Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  CH26
 

  


La Aplicacion

Esta parte del mensaje es muy importante, porque debemos hacer el sermón práctico. Hay unos que hacen la aplicación práctica después de cada punto, pero parece natural que hay una aplicación práctica al fin del mensaje. Por tanto, si uno hace aplicación práctica después de cada punto, sería bueno siempre dejar algo que decir al fin del sermón. La aplicación puede ser una de varias clases:

1. Instrucción.

Si el tema es la necesidad del estudio de la Biblia, en la aplicación sería bueno decir cómo pueden estudiarla con provecho. A veces el predicador despide a su congregación convencida y deseosa, pero ignorando la manera de satisfacer su deseo.

2. Persuasión.

No es suficiente que los hombres sean convencidos, sino es necesario que lo sientan. Los hombres, por lo general, no dejan el pecado porque lo deben dejar. Tienen que sentir la culpabilidad del pecado antes que lo dejen. En otras palabras, tienen que ser persuadidos de que es a su propio interés eterno dejarlo. Tenemos que persuadir a los hombres. Por tanto necesitamos considerar las emociones y los hechos. La voluntad no obra independiente de las emociones; obra movida por ellas. La razón no gobierna a muchos hombres. Sus hechos dependen de sus emociones. Necesitamos estudiar este punto para conocer cómo las emociones pueden impulsar acción. Necesitamos dar atención especial a los motivos que guían a los hombres a accionar. Podemos definir estos motivos como las necesidades espirituales, intelectuales, morales y materiales. El predicador tratará especialmente de las fases espirituales y eternas en estos motivos para guiar a los hombres a acción

En esta parte del mensaje se propone



La aplicación se puede hacer de varias maneras:



Para persuadir es necesario considerar:



¿Qué motivos generalmente conducen al hombre a la acción?


 
Conviene siempre una aplicación
al final del
 
 

 
  Conocen nuestro sitio 481000 visitantes (1777498 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!