Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W98
 


  BibliadeEstudioAdventista1 de Pedro 2BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de 1.2. de Pedro


 

1Pe 2:1  Despojándoos, pues, de toda malicia y todo dolo, e hipocresía, y envidias y todas detracciones;
1Pe 2:2  cual recién nacidos niños, la racional, indolosa leche ansiad; a fin de que en ella crezcáis en salud;
1Pe 2:3  si ya es que gustasteis que bueno, el Señor.
1Pe 2:4  Al que aproximándoos, a piedra viviente, por hombres, en verdad, desechada, pero, ante Dios, escogida, preciosa,
1Pe 2:5  también vosotros mismos, como piedras vivientes edificaos sobre ella, casa espiritual, en sacerdocio santo, a ofrecer espirituales hostias, aceptas a Dios por Jesucristo.
1Pe 2:6  Por lo cual se contiene en la escritura: (Is. 28,16). He aquí pongo en Sión piedra angular, escogida, preciosa; y el que cree en ella, no será confundido, no;
1Pe 2:7  A vosotros, pues, la honra, a los creyentes; a los desobedientes, empero, piedra que desecharon los edificantes; ésta ha sido hecha en cabeza de ángulo;
1Pe 2:8  y piedra de tropiezo y peña de escándalo; los que tropiezan, a la palabra desobedeciendo; para lo cual también han sido puestos(a) .
1Pe 2:9  Pero vosotros, linaje escogido, regio sacerdocio, gente santa, pueblo de adquisición(b) ; para que las virtudes anunciéis del que os ha llamado de tinieblas a su maravillosa luz;
1Pe 2:10  los, un día, no pueblo; ahora empero, pueblo de Dios; los no compadecidos; ahora, empero, compadecidos.
1Pe 2:11  Amados, exhorto a que, como advenedizos y peregrinos os abstengáis de los carnales apetitos; los cuales militan contra el alma;
1Pe 2:12  vuestra conversación entre las gentes teniendo hermosa; a fin de que, en lo que murmuran de vosotros como malobrantes, por las hermosas obras, contemplando, glorifiquen a Dios en día de visitación(c) .
1Pe 2:13  Someteos, pues, a toda humana criatura(d) , por el Señor; sea a rey, como a descollante;
1Pe 2:14  sea a presidentes, como por él enviados para vindicta de malobrantes, y alabanza de bienobrantes;
1Pe 2:15  pues así es la voluntad de Dios: que, bien obrando, acalléis la de los insensatos hombres ignorancia;
1Pe 2:16  como libres, y no, como por velo teniendo de la malicia, la libertad(e) , sino como siervos de Dios.
1Pe 2:17  A todos honrad; la fraternidad amad; a Dios temed; al rey honrad.
1Pe 2:18  Los siervos sometidos en todo temor a los amos; no sólo a los buenos y clementes, sino también a los torcidos.
1Pe 2:19  Que esto, gracia(f) : si por conciencia de Dios, sobrelleva alguno penas, sufriendo injustamente.
1Pe 2:20  Pues, ¿qué gloria, si, pecando, también abofeteados sufrís? Empero, si, bien obrando y padeciendo, sufrís, esto, gracia ante Dios.
1Pe 2:21  Pues para esto habéis sido llamados; porque también Cristo padeció por vosotros, dejándoos dechado para que siguierais sus huellas;
1Pe 2:22  quien pecado no hizo, ni se halló dolo en su boca;
1Pe 2:23  quien, siendo ultrajado, no a su vez ultrajaba; padeciendo, no conminaba; y entregábase al que juzga justamente;
1Pe 2:24  quien los pecados nuestros el mismo llevó, en su cuerpo, sobre el leño; para que, a los pecados muriendo, a la justicia viviésemos; con cuyas llagas habéis sido sanados.
1Pe 2:25  Pues erais como ovejas errantes; pero os convertisteis ahora al pastor y guarda de vuestras almas.  

 


 

1Pe 2:1  Despojaos, pues, de toda maldad y de todo engaño, de hipocresías, envidias y maledicencias,
1Pe 2:2  y, como niños recién nacidos, apeteced la leche espiritual, para con ella crecer en orden a la salvación,
1Pe 2:3  si es que habéis gustado cuan bueno es el Señor.
1Pe 2:4  A El habéis de allegaros, como a piedra viva rechazada por los hombres, pero por Dios escogida, preciosa,
1Pe 2:5  Vosotros, como piedras vivas, sois edificados en casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, aceptos a Dios por Jesucristo.
1Pe 2:6  Por lo cual en la Escritura se lee: “He aquí que yo pongo en Sión una piedra angular, escogida, preciosa, y el que creyere en ella no será confundido.”
1Pe 2:7  Para vosotros, pues, los creyentes, es honor, mas para los incrédulos esa piedra desechada por los constructores y convertida en cabeza de esquina,
1Pe 2:8  es piedra de tropiezo y roca de escándalo. Rehusando creer, vienen a tropezar en la palabra, pues también a eso fueron destinados.
1Pe 2:9  Pero vosotros sois linaje escogido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido para pregonar el poder del que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.
1Pe 2:10  Vosotros, que un tiempo no erais pueblo, ahora sois pueblo de Dios; no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis conseguido misericordia."
1Pe 2:11  Os ruego, carísimos, que, como peregrinos advenedizos, os abstengáis de los apetitos carnales que combaten contra el alma,
1Pe 2:12  y observéis entre los gentiles una conducta ejemplar, a fin de que, en lo mismo por que os afrentan como malhechores, considerando vuestras buenas obras, glorifiquen a Dios en el día de la visitación.
1Pe 2:13  Por amor del Señor, estad sujetos a toda autoridad humana:
1Pe 2:14  ya al emperador, como soberano; ya a los gobernadores, como delegados suyos para castigo de los malhechores y elogio de los buenos."
1Pe 2:15  Tal es la voluntad de Dios, que, obrando el bien, amordacemos la ignorancia de los hombres insensatos;"
1Pe 2:16  como libres y no como quien tiene la libertad cual cobertura de la maldad, sino como siervos de Dios.
1Pe 2:17  Honrad a todos, amad la fraternidad, temed a Dios y honrad al emperador.
1Pe 2:18  Los siervos estén con todo temor sujetos a sus amos, no sólo a los bondadosos y humanos, sino también a los rigurosos.
1Pe 2:19  Agrada a Dios que por amor suyo soporte uno las ofensas injustamente inferidas.
1Pe 2:20  Pues ¿qué mérito tendríais si, delinquiendo y castigados por ello, lo soportáis? Pero, si por haber hecho el bien padecéis y lo lleváis con paciencia, esto es lo grato a Dios.
1Pe 2:21  Pues para esto fuisteis llamados, ya que también Cristo padeció por vosotros y os dejó ejemplo para que sigáis sus pasos.
1Pe 2:22  El, en quien no hubo pecado y en cuya boca no se halló engaño,
1Pe 2:23  ultrajado, no replicaba con injurias, y, atormentado, no amenazaba, sino que lo remitía al que juzga con justicia.
1Pe 2:24  Llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que, muertos al pecado, viviéramos para la justicia, y por sus heridas hemos sido curados.
1Pe 2:25  Porque erais como ovejas descarriadas; mas ahora os habéis vuelto al pastor y guardián de vuestras almas."

 


 

1Pe 2:1  Por lo tanto, dejen de hacer lo malo. No se digan mentiras, no sean hipócritas, no sean envidiosos ni chismosos.
1Pe 2:2  Más bien, busquen todo lo que sea bueno y que ayude a su espíritu, así como los niños recién nacidos buscan ansiosos la leche de su madre. Si lo hacen así, serán mejores cristianos y Dios los salvará,
1Pe 2:3  pues ustedes han comprobado que el Señor es bueno.
1Pe 2:4  Ustedes son piedras vivas que Dios está usando para construir un templo espiritual. Por lo tanto, acérquense a Jesucristo, pues él es la piedra viva que la gente despreció, pero que Dios eligió como la piedra más valiosa. Además, ustedes son sacerdotes especiales, y por medio de Jesucristo le ofrecerán a Dios los sacrificios que a él le agradan.
1Pe 2:6  Pues Dios dice en la Biblia: «Yo seré para Jerusalén una piedra valiosa y escogida. Seré la piedra principal, y serviré de base al edificio. »El que confíe en mí jamás será engañado.»
1Pe 2:7  Ustedes creen en Dios, y por eso consideran que esa piedra es muy valiosa. Pero a los que no creen, les sucede lo que dice la Biblia: «La piedra que rechazaron los constructores del templo es ahora la piedra principal.»
1Pe 2:8  Y también: «Esta es la piedra por la que muchos caerán; muchos tropezarán en esta roca.» ¡Eso es lo que se merecen! ¡Tropezarán por no aceptar el mensaje de Jesucristo!
1Pe 2:9  Pero ustedes son miembros de la familia de Dios, son sacerdotes al servicio del Rey, y son su pueblo. Dios mismo los sacó de la oscuridad del pecado, y los hizo entrar en su luz maravillosa. Por eso, anuncien las maravillas que Dios ha hecho.
1Pe 2:10  Antes, ustedes no eran nada, pero ahora son el pueblo de Dios. Antes, Dios no les tenía compasión, pero ahora los ama mucho.
1Pe 2:11  Amados hermanos en Cristo, les hablo como si ustedes fueran extranjeros y estuvieran de paso por este mundo. No hagan nada que obedezca a sus malos deseos, pues esos deseos los llevarán a la perdición.
1Pe 2:12  Pórtense bien cuando estén con gente que no cree en Dios. Así, aunque ahora esa gente hable mal de ustedes, como si fueran unos malvados, luego verá el bien que ustedes hacen, y alabará a Dios el día en que él les pida cuentas a todos.
1Pe 2:13  Para que nadie hable mal de nuestro Señor Jesucristo, obedezcan a todas las autoridades del gobierno. Obedezcan al emperador romano, pues él tiene la máxima autoridad en el imperio.
1Pe 2:14  Obedezcan también a los gobernantes. El emperador los ha puesto para castigar a los que hacen lo malo, y para premiar a los que hacen lo bueno.
1Pe 2:15  Dios quiere que ustedes hagan el bien, para que la gente ignorante y tonta no tenga nada que decir en contra de ustedes.
1Pe 2:16  Ustedes son libres porque son servidores de Dios. Pero no crean que por ser libres pueden hacer lo malo.
1Pe 2:17  Respeten a todos, y amen de manera especial a los miembros de la iglesia. Honren a Dios y respeten al emperador romano.
1Pe 2:18  A los esclavos les mando que obedezcan a sus amos y que los respeten. Pero no sólo a los que son buenos y comprensivos, sino también a los que son malos.
1Pe 2:19  Dios bendice a los que, por ser fieles a él, sufren injustamente y soportan el sufrimiento.
1Pe 2:20  Si alguno es castigado por hacer algo malo, y soporta con paciencia el castigo, no está haciendo nada extraordinario. Pero si uno sufre y soporta el sufrimiento por haber hecho algo bueno, Dios lo bendecirá.
1Pe 2:21  Si acaso sufren injustamente, recuerden que Dios les ha ordenado sufrir con paciencia. Y en eso Cristo les ha dado el ejemplo, para que hagan lo mismo, pues él sufrió por ustedes.
1Pe 2:22  Cristo no pecó nunca, y jamás engañó a nadie.
1Pe 2:23  Cuando lo insultaban, jamás contestaba con insultos, y jamás amenazó a quienes lo hicieron sufrir. Más bien, dejó que Dios lo cuidara y se encargara de todo, pues Dios juzga a todos con justicia.
1Pe 2:24  Cristo hizo suyos nuestros pecados, y por eso murió en la cruz. Lo hizo para que nosotros dejemos por completo de hacer el mal, y vivamos haciendo el bien. Cristo fue herido para que ustedes fueran sanados.
1Pe 2:25  Antes, ustedes andaban como ovejas perdidas, pero ahora han regresado a Cristo, que es como un pastor que los cuida y los protege. 

 


 

1Pe 2:1  como niños recién nacidos, apeteced con ansia la leche del espíritu, pura o sin mezcla de fraude, para que con ella vayáis creciendo en salud y robustez,
1Pe 2:2  si es caso que habéis probado cuán dulce es el Señor.
1Pe 2:3  Al cual arrimándoos como a piedra viva que es, desechada sí de los hombres, pero escogida de Dios y apreciada por la principal del edificio,
1Pe 2:4  sois también vosotros a manera de piedras vivas edificadas encima de él, siendo como una casa espiritual, como un nuevo orden de sacerdotes santos, para ofrecer víctimas espirituales, que sean agradables a Dios por Jesucristo.
1Pe 2:5  Por lo que dice la Escritura: Mirad que yo voy a poner en Sión la principal piedra del ángulo, piedra selecta y preciosa; y cualquiera que por la fe se apoyare sobre ella, no quedará confundido.
1Pe 2:6  Así que para vosotros que creéis, sirve de honra; mas para los incrédulos, ésta es la piedra que desecharon los fabricantes, y no obstante, vino a ser la principal o la punta del ángulo:
1Pe 2:7  piedra de tropiezo, y piedra de escándalo para los que tropiezan en la palabra de la buena nueva, y no creen en Cristo , aun cuando fueron a esto destinados.
1Pe 2:8  Vosotros, al contrario, sois el linaje escogido, una clase de sacerdotes reyes, gente santa, pueblo de conquista, para publicar las grandezas de aquel que os sacó de las tinieblas a su luz admirable.
1Pe 2:9  Vosotros que antes no erais tan siquiera pueblo, y ahora sois el pueblo de Dios; que no habíais alcanzado misericordia, y ahora la alcanzasteis.
1Pe 2:10  Por esto, queridos míos, os suplico que como extranjeros y peregrinos, que sois en este mundo, os abstengáis de los deseos carnales, que combaten contra el alma,
1Pe 2:11  llevando una vida ajustada entre los gentiles, a fin de que por lo mismo que os censuran como a malhechores, reflexionando sobre las obras buenas que observan en vosotros, glorifiquen a Dios en el día en que los visitará.
1Pe 2:12  Estad, pues, sumisos a toda humana criatura que se halle constituida sobre vosotros, y esto por respeto a Dios, ya sea el rey, como que está sobre todos;
1Pe 2:13  ya a los gobernadores, como puestos por él para castigo de los malhechores, y alabanza y premio de los buenos;
1Pe 2:14  pues ésta es la voluntad de Dios, que obrando bien tapéis la boca a la ignorancia de los hombres necios e insensatos;
1Pe 2:15  como libres, sí, mas no cubriendo la malicia con capa de libertad, sino obrando en todo como siervos de Dios; esto es, por amor.
1Pe 2:16  Honrad a todos, amad a los hermanos, temed a Dios, respetad al rey.
1Pe 2:17  Vosotros los siervos estad sumisos con todo temor y respeto a los amos, no tan sólo a los buenos y apacibles, sino también a los de recia condición.
1Pe 2:18  Pues el mérito está en sufrir uno por respeto a Dios que le ve, penas padecidas injustamente.
1Pe 2:19  Porque ¿qué alabanza merecéis, si por vuestras faltas sois castigados de vuestros amos, y lo sufrís? Pero si obrando bien sufrís con paciencia los malos tratamientos, en eso está el mérito para con Dios;
1Pe 2:20  que para esto fuisteis llamados a la dignidad de hijos de Dios; puesto que también Cristo , nuestra cabeza, padeció por nosotros, dándoos ejemplo, para que sigáis sus pisadas.
1Pe 2:21  El cual no cometió pecado alguno, ni se halló mentira en su boca;
1Pe 2:22  quien cuando le maldecían, no retornaba maldiciones; cuando le atormentaban, no prorrumpía en amenazas; antes se ponía en manos de aquel que le sentenciaba injustamente.
1Pe 2:23  El es el que llevó la pena de nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero de la cruz, a fin de que nosotros, muertos a los pecados vivamos a la justicia; y él es por cuyas llagas fuisteis vosotros sanados.
1Pe 2:24  Porque andabais como ovejas descarriadas, mas ahora os habéis convertido y reunido al pastor, y obispo o superintendente de vuestras almas.
1Pe 2:25  Así mismo las mujeres sean obedientes a sus maridos, a fin de que con eso si algunos no creen por el medio de la predicación de la palabra, sean ganados sin ella por sólo el trato con sus mujeres, 

 


 

1Pe 2:1  Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones,
1Pe 2:2  desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación,
1Pe 2:3  si es que habéis gustado la benignidad del Señor.(A) 

La piedra viva
 
1Pe 2:4  Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa,
1Pe 2:5  vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.
1Pe 2:6  Por lo cual también contiene la Escritura:
 He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa;
 Y el que creyere en él, no será avergonzado.(B)
1Pe 2:7  Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen,
 La piedra que los edificadores desecharon,
 Ha venido a ser la cabeza del ángulo;(C)
1Pe 2:8  y:
 Piedra de tropiezo, y roca que hace caer,(D)
porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados. 

El pueblo de Dios
 
1Pe 2:9  Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa,(E) pueblo adquirido por Dios,(F) para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;
1Pe 2:10  vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.(G) 

Vivid como siervos de Dios
 
1Pe 2:11  Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma,
1Pe 2:12  manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras.
1Pe 2:13  Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior,
1Pe 2:14  ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien.
1Pe 2:15  Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos;
1Pe 2:16  como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios.
1Pe 2:17  Honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey.
1Pe 2:18  Criados, estad sujetos con todo respeto a vuestros amos; no solamente a los buenos y afables, sino también a los difíciles de soportar.
1Pe 2:19  Porque esto merece aprobación, si alguno a causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente.
1Pe 2:20  Pues ¿qué gloria es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáis? Mas si haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios.
1Pe 2:21  Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas;
1Pe 2:22  el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca;(H)
1Pe 2:23  quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente;
1Pe 2:24  quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.(I)
1Pe 2:25  Porque vosotros erais como ovejas descarriadas,(J) pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas. 
 

 


 

1Pe 2:1  Habiendo pues dejado toda malicia, y todo engaño, y fingimientos, y envidias, y todas las murmuraciones,
1Pe 2:2  desead, como niños recién nacidos, la leche racional, y que es sin engaño, para que por ella crezcáis en salud,
1Pe 2:3  si empero habéis gustado que el Señor es benigno;
1Pe 2:4  al cual allegándoos (que es la Piedra viva, reprobada ciertamente de los hombres, pero elegida de Dios, preciosa),
1Pe 2:5  vosotros también, como piedras vivas, son edificados una casa espiritual, y un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, agradables a Dios por Jesús, el Cristo.
1Pe 2:6  Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sión la principal Piedra de la esquina, escogida, preciosa: Y el que creyere en ella, no será confundido.
1Pe 2:7  Es pues honor a vosotros que creéis; mas para los desobedientes: La Piedra que los edificadores reprobaron, esta fue hecha la cabeza de la esquina;
1Pe 2:8  Y: Piedra de tropiezo, y piedra de escándalo, a aquellos que tropiezan en la Palabra, y no creen en aquello para lo cual fueron ordenados.
1Pe 2:9  Mas vosotros sois el linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido, para que mostréis las virtudes de aquel que os ha llamado de las tinieblas a su luz admirable.
1Pe 2:10  Vosotros, que en el tiempo pasado no erais pueblo, mas ahora sois pueblo de Dios; que en el tiempo pasado no habíais alcanzado misericordia, mas ahora habéis ya alcanzado misericordia.
1Pe 2:11  Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma,
1Pe 2:12  y tened vuestra conversación honesta entre los gentiles; para que, en lo que ellos murmuran de vosotros como de malhechores, siendo testigos de sus buenas obras, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, estimándoos.
1Pe 2:13  Sed pues sujetos a toda ordenación humana por Dios, ya sea a rey, como a superior,
1Pe 2:14  y a a los gobernadores, como de él enviados para venganza de los malhechores, y para loor de los que hacen bien.
1Pe 2:15  Porque ésta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres vanos;
1Pe 2:16  como estando en libertad, y no como teniendo la libertad por cobertura de malicia, sino como siervos de Dios.
1Pe 2:17  Honrad a todos. Amad la fraternidad. Temed a Dios. Honrad al rey.
1Pe 2:18  Vosotros siervos, sed sujetos con todo temor a vuestros amos; no solamente a los buenos y humanos, sino también a los injustos.
1Pe 2:19  Porque esto es debido a la gracia, si alguno a causa de la conciencia que tiene delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente.
1Pe 2:20  Porque ¿qué gloria es, si pecando vosotros sois abofeteados, y lo sufrís? Mas si haciendo bien sois afligidos, y lo sufrís, esto ciertamente es debido a la gracia de Dios.
1Pe 2:21  Porque para esto sois llamados; pues que también el Cristo fue afligido por nosotros, dejándonos ejemplo, para que vosotros sigáis sus pisadas;
1Pe 2:22  el cual no hizo pecado; ni fue hallado engaño en su boca;
1Pe 2:23  quien cuando le maldecían no retornaba maldición, y cuando padecía, no amenazaba, sino remitía la causa al que juzga justamente;
1Pe 2:24  él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros siendo muertos a los pecados, vivamos a la justicia, por cuya herida habéis sido sanados.
1Pe 2:25  Porque vosotros erais como ovejas descarriadas; mas ahora sois ya convertidos al Pastor y Obispo de vuestras almas. 

 


 

1Pe 2:1  Wherefore laying aside all malice, and all guile, and hypocrisies, and envies, and all evil speakings,
1Pe 2:2  As newborn babes, desire the sincere milk of the word, that ye may grow thereby:
1Pe 2:3  If so be ye have tasted that the Lord is gracious.
1Pe 2:4  To whom coming, as unto a living stone, disallowed indeed of men, but chosen of God, and precious,
1Pe 2:5  Ye also, as lively stones, are built up a spiritual house, an holy priesthood, to offer up spiritual sacrifices, acceptable to God by Jesus Christ.
1Pe 2:6  Wherefore also it is contained in the scripture, Behold, I lay in Sion a chief corner stone, elect, precious: and he that believeth on him shall not be confounded.
1Pe 2:7  Unto you therefore which believe he is precious: but unto them which be disobedient, the stone which the builders disallowed, the same is made the head of the corner,
1Pe 2:8  And a stone of stumbling, and a rock of offence, even to them which stumble at the word, being disobedient: whereunto also they were appointed.
1Pe 2:9  But ye are a chosen generation, a royal priesthood, an holy nation, a peculiar people; that ye should shew forth the praises of him who hath called you out of darkness into his marvellous light:
1Pe 2:10  Which in time past were not a people, but are now the people of God: which had not obtained mercy, but now have obtained mercy.
1Pe 2:11  Dearly beloved, I beseech you as strangers and pilgrims, abstain from fleshly lusts, which war against the soul;
1Pe 2:12  Having your conversation honest among the Gentiles: that, whereas they speak against you as evildoers, they may by your good works, which they shall behold, glorify God in the day of visitation.
1Pe 2:13  Submit yourselves to every ordinance of man for the Lord's sake: whether it be to the king, as supreme;
1Pe 2:14  Or unto governors, as unto them that are sent by him for the punishment of evildoers, and for the praise of them that do well.
1Pe 2:15  For so is the will of God, that with well doing ye may put to silence the ignorance of foolish men:
1Pe 2:16  As free, and not using your liberty for a cloke of maliciousness, but as the servants of God.
1Pe 2:17  Honour all men. Love the brotherhood. Fear God. Honour the king.
1Pe 2:18  Servants, be subject to your masters with all fear; not only to the good and gentle, but also to the froward.
1Pe 2:19  For this is thankworthy, if a man for conscience toward God endure grief, suffering wrongfully.
1Pe 2:20  For what glory is it, if, when ye be buffeted for your faults, ye shall take it patiently? but if, when ye do well, and suffer for it, ye take it patiently, this is acceptable with God.
1Pe 2:21  For even hereunto were ye called: because Christ also suffered for us, leaving us an example, that ye should follow his steps:
1Pe 2:22  Who did no sin, neither was guile found in his mouth:
1Pe 2:23  Who, when he was reviled, reviled not again; when he suffered, he threatened not; but committed himself to him that judgeth righteously:
1Pe 2:24  Who his own self bare our sins in his own body on the tree, that we, being dead to sins, should live unto righteousness: by whose stripes ye were healed.
1Pe 2:25  For ye were as sheep going astray; but are now returned unto the Shepherd and Bishop of your souls. 

 


 

1Pe 2:1  Rechazad, por tanto, toda malicia y todo engaño, hipocresías, envidias y toda clase de maledicencias.
1Pe 2:2  Como niños recién nacidos, desead la leche espiritual pura, a fin de que, por ella, crezcáis para la salvación,
1Pe 2:3  si es que = habéis gustado que el Señor es bueno. =
1Pe 2:4  Acercándoos a él, piedra viva, desechada por los hombres, pero elegida, preciosa ante Dios,
1Pe 2:5  también vosotros, cual piedras vivas, entrad en la construcción de un edificio espiritual, para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, aceptos a Dios por mediación de Jesucristo.
1Pe 2:6  Pues está en la Escritura: = He aquí que coloco en Sión una piedra angular, elegida, preciosa y el que crea en ella no será confundido. =
1Pe 2:7  Para vosotros, pues, creyentes, el honor; pero para los incrédulos, = la piedra que los constructores desecharon, en piedra angular se ha convertido, =
1Pe 2:8  = en piedra de tropiezo y roca de escándalo. = Tropiezan en ella porque no creen en la Palabra; para esto han sido destinados.
1Pe 2:9  Pero vosotros sois = linaje elegido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido, = para anunciar las alabanzas de Aquel que os ha llamado de las tinieblas a su admirable luz
1Pe 2:10  vosotros que en un tiempo = no = erais = pueblo = y que ahora sois el Pueblo de Dios, de los que antes = no se tuvo compasión, = pero ahora = son compadecidos. =
1Pe 2:11  Queridos, os exhorto a que, como = extranjeros y forasteros, = os abstengáis de las apetencias carnales que combaten contra el alma.
1Pe 2:12  Tened en medio de los gentiles una conducta ejemplar a fin de que, en lo mismo que os calumnian como malhechores, a la vista de vuestras buenas obras den gloria a Dios en el día de la Visita.
1Pe 2:13  Sed sumisos, a causa del Señor, a toda institución humana: sea al rey, como soberano,
1Pe 2:14  sea a los gobernantes, como enviados por él para castigo de los que obran el mal y alabanza de los que obran el bien.
1Pe 2:15  Pues esta es la voluntad de Dios: que obrando el bien, cerréis la boca a los ignorantes insensatos.
1Pe 2:16  Obrad como hombres libres, y no como quienes hacen de la libertad un pretexto para la maldad, sino como siervos de Dios.
1Pe 2:17  Honrad a todos, amad a los hermanos, temed a Dios, honrad al rey.
1Pe 2:18  Criados, sed sumisos, con todo respeto, a vuestros dueños, no sólo a los buenos e indulgentes, sino también a los severos.
1Pe 2:19  Porque bella cosa es tolerar penas, por consideración a Dios, cuando se sufre injustamente.
1Pe 2:20  ¿Pues qué gloria hay en soportar los golpes cuando habéis faltado? Pero si obrando el bien soportáis el sufrimiento, esto es cosa bella ante Dios.
1Pe 2:21  Pues para esto habéis sido llamados, ya que también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus huellas.
1Pe 2:22  El que no cometió pecado, = y en cuya boca no se halló engaño; =
1Pe 2:23  el que, al ser insultado, no respondía con insultos; al padecer, no amenazaba, sino que se ponía en manos de Aquel que juzga con justicia;
1Pe 2:24  = el mismo que, = sobre el madero, = llevó nuestros pecados = en su cuerpo, a fin de que, muertos a nuestros pecados, viviéramos para la justicia; = con cuyas heridas habéis sido curados. =
1Pe 2:25  Erais = como ovejas descarriadas, = pero ahora habéis vuelto al pastor y guardián de vuestras almas.

 


 

1Pe 2:1  Por lo tanto, despójense de toda clase de maldad, todo engaño, hipocresía y envidia, y toda clase de chismes.
1Pe 2:2  Como niños recién nacidos, busquen con ansia la leche espiritual pura, para que por medio de ella crezcan y tengan salvación,
1Pe 2:3  y a que han gustado la bondad del Señor. [1]
1Pe 2:4  Acérquense, pues, al Señor, la piedra viva que los hombres desecharon, pero que para Dios es una piedra escogida y de mucho valor.
1Pe 2:5  De esta manera, Dios hará de ustedes, como de piedras vivas, un templo espiritual, un sacerdocio santo, que por medio de Jesucristo ofrezca sacrificios espirituales, agradables a Dios.
1Pe 2:6  Por eso también dice la Escritura:
"Yo pongo en Sión una piedra
que es la piedra principal,
escogida y muy valiosa;
el que confíe en ella
no quedará defraudado."[2]
1Pe 2:7  Para ustedes, que creen, esa piedra es de mucho valor; pero para los que no creen se cumple lo que dice la Escritura:
"La piedra que los constructores
despreciaron,
se ha convertido en la piedra
principal."[3]
1Pe 2:8  y también esto otro:
"Una roca, una piedra
con la cual tropezarán."[4]
1Pe 2:9  Pero ustedes son una familia escogida, un sacerdocio al servicio del rey, una nación santa, [5] un pueblo adquirido por Dios. [6] y esto es así para que anuncien las obras maravillosas de Dios, [7] el cual los llamó a salir de la oscuridad para entrar en su luz maravillosa.
1Pe 2:10  Ustedes antes ni siquiera eran pueblo, pero ahora son pueblo de Dios; antes Dios no les tenía compasión, pero ahora les tiene compasión. [8]
1Pe 2:11  Queridos hermanos, les ruego, como a extranjeros de paso por este mundo, que no den lugar a los deseos humanos que luchan contra el alma.
1Pe 2:12  Condúzcanse bien entre los paganos. Así ellos, aunque ahora hablen contra ustedes como si ustedes fueran malhechores, verán el bien que ustedes hacen y alabarán a Dios el día en que él pida cuentas a todos.
1Pe 2:13  Por causa del Señor, sométanse a toda autoridad humana: tanto al emperador, porque ocupa el cargo más alto,
1Pe 2:14  como a los gobernantes que él envía para castigar a los malhechores y honrar a los que hacen el bien.
1Pe 2:15  Porque Dios quiere que ustedes hagan el bien, para que los ignorantes y los tontos no tengan nada que decir en contra de ustedes.
1Pe 2:16  Pórtense como personas libres, aunque sin usar su libertad como un pretexto para hacer lo malo. Pórtense más bien como siervos de Dios.
1Pe 2:17  Den a todos el debido respeto. Amen a los hermanos, reverencien a Dios, respeten al emperador.
1Pe 2:18  Sirvientes, sométanse con todo respeto a sus amos, no solamente a los buenos y comprensivos sino también a los malos.
1Pe 2:19  Porque es cosa agradable a Dios que uno soporte sufrimientos injustamente, por sentido de responsabilidad delante de él.
1Pe 2:20  Pues si a ustedes los castigan por haber hecho algo malo, ¿qué mérito tendrá que lo soporten con paciencia? Pero si sufren por haber hecho el bien, y soportan con paciencia el sufrimiento, eso es agradable a Dios. [9]
1Pe 2:21  Pues para esto los llamó Dios, y a que Cristo sufrió por ustedes, dándoles un ejemplo para que sigan sus pasos.
1Pe 2:22  Cristo no cometió ningún pecado ni engañó jamás a nadie.
1Pe 2:23  Cuando lo insultaban, no contestaba con insultos; cuando lo hacían sufrir, no amenazaba, sino que se encomendaba a Dios, que juzga con rectitud.
1Pe 2:24  Cristo mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, para que nosotros muramos al pecado y vivamos una vida de rectitud. Cristo fue herido para que ustedes fueran sanados.
1Pe 2:25  Pues ustedes andaban antes como ovejas extraviadas, pero ahora han vuelto a Cristo, que los cuida como un pastor y vela por ustedes. [10]

 


 

1Pe 2:1  Por consiguiente, desechen toda maldad y todo lo engañoso, e hipocresía, y envidias, y toda suerte de difamación solapada,
1Pe 2:2  [y,] como criaturas recién nacidas, desarrollen el anhelo por la leche no adulterada que pertenece a la palabra, para que mediante ella crezcan a la salvación,
1Pe 2:3  con tal que hayan gustado que el Señor es bondadoso.
1Pe 2:4  Llegando a él como a una piedra viva, rechazada, es verdad, por los hombres, pero escogida, preciosa, para con Dios,
1Pe 2:5  ustedes mismos también como piedras vivas están siendo edificados en casa espiritual para el propósito de un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptos a Dios mediante Jesucristo.
1Pe 2:6  Porque está contenido en la Escritura: “¡Miren!, voy a colocar en Sión una piedra, escogida, una piedra angular de fundamento, preciosa; y nadie que ejerza fe en ella sufrirá desilusión de manera alguna”.
1Pe 2:7  Para ustedes, por lo tanto, él es precioso, porque son creyentes; pero para los que no creen: “la mismísima piedra que los edificadores rechazaron ha llegado a ser [la] cabeza de[l] ángulo”,
1Pe 2:8  y “una piedra de tropiezo y masa rocosa de ofensa”. Estos tropiezan porque son desobedientes a la palabra. Para este mismo fin también fueron señalados.
1Pe 2:9  Pero ustedes son “una raza escogida, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo para posesión especial, para que declaren en público las excelencias” de aquel que los llamó de la oscuridad a su luz maravillosa.
1Pe 2:10  Porque en un tiempo ustedes no eran pueblo, pero ahora son pueblo de Dios; eran aquellos a quienes no se había mostrado misericordia, pero ahora son aquellos a quienes se ha mostrado misericordia.
1Pe 2:11  Amados, los exhorto como a forasteros y residentes temporales a que sigan absteniéndose de los deseos carnales, los cuales son los mismísimos que llevan a cabo un conflicto en contra del alma.
1Pe 2:12  Mantengan excelente su conducta entre las naciones, para que, en la cosa de que hablan contra ustedes como [de] malhechores, ellos, como resultado de las obras excelentes de ustedes, de las cuales son testigos oculares, glorifiquen a Dios en el día para la inspección [por él].
1Pe 2:13  Por causa del Señor sujétense a toda creación humana: sea a un rey como quien es superior,
1Pe 2:14  o a gobernadores como quienes son enviados por él para infligir castigo a los malhechores, pero para alabar a los que hacen el bien.
1Pe 2:15  Porque así es la voluntad de Dios, para que haciendo el bien amordacen el habla ignorante de los hombres irrazonables.
1Pe 2:16  Sean como personas libres, y, sin embargo, tengan su libertad, no como disfraz para la maldad, sino como esclavos de Dios.
1Pe 2:17  Honren a [hombres] de toda clase, tengan amor a toda la asociación de hermanos, estén en temor de Dios, den honra al rey.
1Pe 2:18  Que los sirvientes de casa estén en sujeción a [sus] dueños con todo [el debido] temor, no solo a los buenos y razonables, sino también a los que son difíciles de complacer.
1Pe 2:19  Porque si alguno, por motivo de conciencia para con Dios, sobrelleva cosas penosas y sufre injustamente, esto es algo que agrada.
1Pe 2:20  Pues, ¿qué mérito hay en ello si, cuando ustedes están pecando y son abofeteados, lo aguantan? Pero si, cuando están haciendo lo bueno y sufren, lo aguantan, esto es algo que agrada a Dios.
1Pe 2:21  De hecho, ustedes fueron llamados a este [curso], porque hasta Cristo sufrió por ustedes, dejándoles dechado para que sigan sus pasos con sumo cuidado y atención.
1Pe 2:22  Él no cometió pecado, ni en su boca se halló engaño.
1Pe 2:23  Cuando lo estaban injuriando, no se puso a injuriar en cambio. Cuando estaba sufriendo, no se puso a amenazar, sino que siguió encomendándose al que juzga con justicia.
1Pe 2:24  Él mismo cargó con nuestros pecados en su propio cuerpo sobre el madero, para que acabáramos con los pecados y viviéramos a la justicia. Y “por sus heridas ustedes fueron sanados”.
1Pe 2:25  Porque ustedes, como ovejas, andaban descarriados; pero ahora se han vuelto al pastor y superintendente de sus almas.

 


 

1Pe 2:1  Por lo tanto, dejen de hacer lo malo. No se digan mentiras, no sean hipócritas, no sean envidiosos ni chismosos.
1Pe 2:2  Más bien, busquen todo lo que sea bueno y que ayude a su espíritu, así como los niños recién nacidos buscan ansiosos la leche de su madre. Si lo hacen así, serán mejores cristianos y Dios los salvará,
1Pe 2:3  pues ustedes han comprobado que el Señor es bueno.
1Pe 2:4  Ustedes son piedras vivas que Dios está usando para construir un templo espiritual. Por lo tanto, acérquense a Jesucristo, pues él es la piedra viva que la gente despreció, pero que Dios eligió como la piedra más valiosa. Además, ustedes son sacerdotes especiales, y por medio de Jesucristo le ofrecerán a Dios los sacrificios que a él le agradan.
1Pe 2:6  Pues Dios dice en la Biblia: «Yo seré para Jerusalén una piedra valiosa y escogida. Seré la piedra principal, y serviré de base al edificio. »El que confíe en mí jamás será engañado.»
1Pe 2:7  Ustedes creen en Dios, y por eso consideran que esa piedra es muy valiosa. Pero a los que no creen, les sucede lo que dice la Biblia: «La piedra que rechazaron los constructores del templo es ahora la piedra principal.»
1Pe 2:8  Y también: «Esta es la piedra por la que muchos caerán; muchos tropezarán en esta roca.» ¡Eso es lo que se merecen! ¡Tropezarán por no aceptar el mensaje de Jesucristo!
1Pe 2:9  Pero ustedes son miembros de la familia de Dios, son sacerdotes al servicio del Rey, y son su pueblo. Dios mismo los sacó de la oscuridad del pecado, y los hizo entrar en su luz maravillosa. Por eso, anuncien las maravillas que Dios ha hecho.
1Pe 2:10  Antes, ustedes no eran nada, pero ahora son el pueblo de Dios. Antes, Dios no les tenía compasión, pero ahora los ama mucho.
1Pe 2:11  Amados hermanos en Cristo, les hablo como si ustedes fueran extranjeros y estuvieran de paso por este mundo. No hagan nada que obedezca a sus malos deseos, pues esos deseos los llevarán a la perdición.
1Pe 2:12  Pórtense bien cuando estén con gente que no cree en Dios. Así, aunque ahora esa gente hable mal de ustedes, como si fueran unos malvados, luego verá el bien que ustedes hacen, y alabará a Dios el día en que él les pida cuentas a todos.
1Pe 2:13  Para que nadie hable mal de nuestro Señor Jesucristo, obedezcan a todas las autoridades del gobierno. Obedezcan al emperador romano, pues él tiene la máxima autoridad en el imperio.
1Pe 2:14  Obedezcan también a los gobernantes. El emperador los ha puesto para castigar a los que hacen lo malo, y para premiar a los que hacen lo bueno.
1Pe 2:15  Dios quiere que ustedes hagan el bien, para que la gente ignorante y tonta no tenga nada que decir en contra de ustedes.
1Pe 2:16  Ustedes son libres porque son servidores de Dios. Pero no crean que por ser libres pueden hacer lo malo.
1Pe 2:17  Respeten a todos, y amen de manera especial a los miembros de la iglesia. Honren a Dios y respeten al emperador romano.
1Pe 2:18  A los esclavos les mando que obedezcan a sus amos y que los respeten. Pero no sólo a los que son buenos y comprensivos, sino también a los que son malos.
1Pe 2:19  Dios bendice a los que, por ser fieles a él, sufren injustamente y soportan el sufrimiento.
1Pe 2:20  Si alguno es castigado por hacer algo malo, y soporta con paciencia el castigo, no está haciendo nada extraordinario. Pero si uno sufre y soporta el sufrimiento por haber hecho algo bueno, Dios lo bendecirá.
1Pe 2:21  Si acaso sufren injustamente, recuerden que Dios les ha ordenado sufrir con paciencia. Y en eso Cristo les ha dado el ejemplo, para que hagan lo mismo, pues él sufrió por ustedes.
1Pe 2:22  Cristo no pecó nunca, y jamás engañó a nadie.
1Pe 2:23  Cuando lo insultaban, jamás contestaba con insultos, y jamás amenazó a quienes lo hicieron sufrir. Más bien, dejó que Dios lo cuidara y se encargara de todo, pues Dios juzga a todos con justicia.
1Pe 2:24  Cristo hizo suyos nuestros pecados, y por eso murió en la cruz. Lo hizo para que nosotros dejemos por completo de hacer el mal, y vivamos haciendo el bien. Cristo fue herido para que ustedes fueran sanados.
1Pe 2:25  Antes, ustedes andaban como ovejas perdidas, pero ahora han regresado a Cristo, que es como un pastor que los cuida y los protege.

 


 

1Pe 2:1  Por consiguiente, despójense de toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidia, y de todas las palabras malignas;
1Pe 2:2  sean como bebés recién nacidos, sedientos por la leche pura de la Palabra; para que por ella puedan crecer hacia la salvación.[10]
1Pe 2:3  Pues ustedes han saboreado que YAHWEH es bueno.[Is 28:16]
1Pe 2:4  Según vienen a El, la Piedra viva,[11] ciertamente rechazada por hombres,[12] pero escogida por YAHWEH y preciosa para El,
1Pe 2:5  ustedes mismos, como piedras vivas, están siendo edificados como casa en el ruaj, para ser kohanim apartados para YAHWEH, para ofrecer sacrificios del ruaj aceptables a El por medio de Yahshúa Ha Mashíaj,
1Pe 2:6  por esto dice en el Tanaj: "Miren, estoy poniendo en Tziyon una piedra, escogida y preciosa piedra angular; el que descanse su confianza en El seguramente, no será humillado."[Sal 118:22]
1Pe 2:7  Ahora, para ustedes que permanecen confiando, El es precioso, pero para los que no están confiando: "La misma piedra que los edificadores rechazaron, ha venido a ser la piedra angular;"[Is 8:14]
1Pe 2:8  También El es: una Piedra que hará tropezar a la gente, y una Roca por la cual se caerán. [Is) 43:20, De 7:6, 10:15] Están tropezando con la Palabra, desobedeciéndola; como fue planeado.
1Pe 2:9  ¡Pero ustedes son un pueblo escogido,[13][Is 43:20, De7:16, 10:15] los kohanim del Rey,[14] [Ex 19:16, Is 61:6] una nación Kadosh,[Ex 19:6] un pueblo para YAHWEH poseer! [Is 43:21, Ex 19:5] ¿Por que? Para que ustedes declaren las alabanzas del que los llamó y los sacó de la oscur idad a su luz maravillosa.[15]
1Pe 2:10  Ustedes que en otro tiempo no eran un pueblo, pero ahora son el pueblo de YAHWEH; antes no habían recibido misericordia, ahora sí han recibido misericordia.[Os 2:23]
1Pe 2:11  Queridos amigos, los aliento a ustedes como expatriados y residentes temporales,[Ge 23:4, 47:9; Sal 39:12, 1Cr 29:15] no se dejen dominar por los deseos de su vieja naturaleza, que siempre están batallando en contra ustedes;
1Pe 2:12  sino vivan tan buena vida entre los paganos,[16] que aun ahora cuando ellos los acusan de ser hacedores de maldad, como resultado de ver sus buenas obras, darán gloria a Elohim en el Día de su venida.[17]
1Pe 2:13  Por amor al Adón, sométanse a toda autoridad humana; ya sea al emperador,[18] como que es supremo;
1Pe 2:14  o a los gobernantes, como mandados por El para castigar a los que hacen el mal y alabar a los que hacen el bien.
1Pe 2:15  Porque es la voluntad de YAHWEH que sus buenas obras silencien los comentarios ignorantes de gente insensata.
1Pe 2:16  Sométanse como personas libres, pero no dejando que su libertad sirva como excusa para la maldad; más bien, sométanse como esclavos de YAHWEH.
1Pe 2:17  Sean respetuosos con todos; permanezcan amando la fraternidad, temiendo a YAHWEH y honrando al emperador.[19]
1Pe 2:18  Criados, sométanse a sus amos mostrándoles completo respeto, y no solamente a los que son bondadosos y considerados, sino también a los que son severos.
1Pe 2:19  Pues es favor inmerecido, cuando alguno que es cuidadoso de YAHWEH, soporta con sufrimiento el castigo no merecido.
1Pe 2:20  Pues ¿qué crédito merecen si soportan una paliza por algo que hicieron mal? Pero si soportan bajo castigo, aunque hayan hecho el bien, YAHWEH los mira con aprobación.
1Pe 2:21  En verdad, a esto fueron llamados, porque el Mashíaj también sufrió por ustedes, dejando un ejemplo para que ustedes sigan sus pasos.
1Pe 2:22  "El no cometió ningún pecado, ni ningún engaño fue encontrado en S u boca."[Is 53:9] .
1Pe 2:23  Cuando fue insultado no arremetió con insultos; cuando sufrió no amenazó, sino los entregó al que juzga con justicia.
1Pe 2:24  El mismo llevó nuestros pecados[Is 53:4, 12] en su cuerpo, sobre la estaca, [De 21:22-23] para que nosotros pudiéramos morir al pecado y vivir para la justificación; por sus llagas fuimos sanados .[20][Is 53:5]
1Pe 2:25  Porque ustedes eran como ovejas descarriadas,[Is 53:6] pero ahora se han vuelto al Pastor,[21] y Guardián[22] de sus vidas.[23]

 


 

1Pe 2:1  "Entonces, no hagan ningún mal: no digan mentiras, no sean hipócritas, no sean envidiosos ni se maldigan unos a otros."
1Pe 2:2  "Sean como bebés recién nacidos y busquen con ansias la leche espiritual pura. Así podrán crecer y ser salvos,"
1Pe 2:3  ya que han comprobado que el Señor es bueno.
1Pe 2:4  "Acérquense al Señor Jesús, quien es la piedra viva, rechazada por los hombres, pero escogida y valiosa ante Dios."
1Pe 2:5  "Ustedes también son como piedras vivas que Dios utiliza para construir un templo espiritual. Ustedes sirven a Dios en ese templo como sacerdotes santos, y por medio de Jesucristo ofrecen sacrificios espirituales agradables a Dios."
1Pe 2:6  "Pues así también dicen las Escrituras dicen: ""Miren, pongo en Sión la piedra principal, escogida por su valor. El que confíe en esa piedra, no será defraudado""."
1Pe 2:7  "Para ustedes los que creen, esa piedra es de mucho valor; pero para los que no creen, se cumple lo que dicen las Escrituras: ""La piedra que los constructores rechazaron se convirtió en la más importante""."
1Pe 2:8  "Para los que no creen, esa piedra también es: ""Una piedra que los hace tropezar. Una piedra que los hace pecar"". Tropezaron porque no obedecieron el mensaje; eso es lo que Dios tenía planeado para ellos."
1Pe 2:9  "Pero ustedes son un pueblo escogido por Dios, sacerdotes al servicio del Rey, una nación santa, y un pueblo que pertenece a Dios, quien los escogió para que anuncien las poderosas obras que ha hecho y los llamó a salir de la oscuridad para entrar en su luz maravillosa."
1Pe 2:10  "Antes, ustedes no eran ni siquiera un pueblo, pero ahora son el pueblo de Dios. Ustedes no habían recibido compasión, pero ahora han recibido la compasión de Dios."
1Pe 2:11  "Queridos hermanos, ustedes son como extranjeros y forasteros en esta sociedad. Por eso les ruego que luchen para no complacer aquellos deseos humanos que van en contra de su nueva vida."
1Pe 2:12  "Ustedes viven rodeados de gente que no cree y tal vez ellos digan que ustedes hacen el mal; sin embargo, si ustedes llevan una vida honesta, ellos verán el bien que ustedes hacen y alabarán a Dios el día en que él venga a juzgar a todos."
1Pe 2:13  "Por el honor que le deben al Señor, respeten a todo ser humano: tanto al rey, que es la máxima autoridad,"
1Pe 2:14  como a los gobernadores que son enviados por el rey para castigar a los que hacen el mal y elogiar a los que hacen el bien.
1Pe 2:15  Dios quiere que ustedes hagan el bien para que de esa manera los necios dejen de hacer acusaciones ignorantes en contra de ustedes.
1Pe 2:16  "Vivan como gente libre, pero no usen su libertad como excusa para hacer el mal. Vivan como siervos de Dios."
1Pe 2:17  Respeten y amen a todos los hermanos de la familia de Dios. Teman a Dios y den honor al rey.
1Pe 2:18  "Esclavos, acepten con respeto la autoridad de su amo, no importa si él es amable y bueno, o si es malo."
1Pe 2:19  Pues Dios bendice a los que están dispuestos a sufrir y soportar dolor injustamente con tal de cumplir la voluntad de Dios.
1Pe 2:20  "Si son castigados por hacer el mal, no hay por qué felicitarlos cuando soporten el dolor, pero si hacen el bien y soportan con paciencia el sufrimiento, Dios los bendecirá."
1Pe 2:21  Dios los llamó a soportar ese sufrimiento porque Cristo también sufrió por ustedes.
1Pe 2:22  """Él no cometió pecado. Ninguna mentira salió de su boca""."
1Pe 2:23  "Cuando insultaban a Cristo, él no respondía con insultos, y cuando sufría no respondía con amenazas. Él dejó todo en manos de Dios, quien siempre juzga con justicia."
1Pe 2:24  "En la cruz, Cristo cargó nuestros pecados en su propio cuerpo para apartarnos de ellos y para que vivamos como le agrada a Dios; por las heridas que él sufrió, ustedes fueron sanados."
1Pe 2:25  "Ustedes eran como ovejas perdidas, pero ahora han regresado al Pastor y Protector de sus vidas."

 


 
  Conocen nuestro sitio 449090 visitantes (1673134 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!