Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W90
 


  BibliadeEstudioAdventistaApocalipsis 22BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Apocalipsis


 

Apo 22:1  Y mostróme un río de agua de vida, espléndido como cristal, el que salía del trono de Dios y del Cordero.
Apo 22:2  En medio de la plaza de ella, y, del río, aquende y allende, leño de vida, haciendo frutos doce; cada mes, dando su fruto; y las hojas del leño para sanidad de las gentes.
Apo 22:3  Y toda maldición no habrá ya. Y el trono de Dios y del Cordero en ella estará, y los siervos de él serviránle,
Apo 22:4  y verán su faz; y el nombre de él, sobre sus frentes.
Apo 22:5  Y noche no habrá ya, y no tienen necesidad de lámpara y luz de sol; porque Señor Dios iluminaráles, y reinarán por los siglos de los siglos.
Apo 22:6  Y díjome: «Estas palabras, fieles y verdaderas; y el Señor Dios de los espíritus de los profetas envió su ángel a mostrar a sus siervos las cosas que han de acontecer en breve.
Apo 22:7  Y he aquí vengo pronto. Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro».
Apo 22:8  Y yo, Juan, el que oyó y vio estas cosas. Y cuando oí y miré, caí a adorar delante de los pies del ángel, el que me mostraba estas cosas.
Apo 22:9  Y díceme: «Mira; no: consiervo tuyo soy y de tus hermanos, los profetas y de los que guardan las palabras de este libro; a Dios adora».
Apo 22:10  Y díceme: «No selles(a)  las palabras de la profecía de este libro; que el tiempo cerca está.
Apo 22:11  El que agravia, agravie todavía; y el contaminado contamínese todavía; y el justo, justicia haga todavía, y el santo, santifíquese todavía.
Apo 22:12  He aquí vengo pronto, y el galardón mío, conmigo, a retribuir a cada uno, como la obra es de él.
Apo 22:13  Yo el alfa y la o, el primero y el último, el principio y el fin.
Apo 22:14  Bienaventurados los que lavan sus estolas, para que sea su potestad sobre el leño de la vida; y, para que por las puertas entren en la ciudad.
Apo 22:15  Fuera(b)  los canes(c) , y los hechiceros, y los rameros, y los homicidas, y los idólatras, y todo el que ama y hace mentira.
Apo 22:16  Yo, Jesús, he enviado mi ángel a testificaros esto para las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella, la esplendorosa, la matutina(d) .
Apo 22:17  Y el Espíritu y la esposa dicen: «Ven»; y quien oye, diga: «Ven». Y quien tiene sed, venga; quien quiere, coja agua de vida gratuitamente.
Apo 22:18  Testifico yo a todo el que oye las palabras de la profecía de este libro: si alguno añadiere a ellas, añadirá Dios sobre él las plagas, las escritas en este libro;
Apo 22:19  y, si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, quitará Dios su parte del leño de la vida y de la ciudad la santa, de(e)  las cosas escritas en este libro(f) .
Apo 22:20  Dice el que testifica estas cosas: «Sí; vengo pronto». Amén; ven, Señor Jesús.
Apo 22:21  La gracia del Señor Jesús con todos.  

 


 

Apo 22:1  Y me mostró un río de agua de vida, clara como el cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero.
Apo 22:2  En medio de la calle y a un lado y otro del río había un árbol de vida que daba doce frutos, cada fruto en su mes, y las hojas del árbol eran saludables para las naciones.
Apo 22:3  No habrá ya maldición alguna, y el trono de Dios y del Cordero estará en ella,
Apo 22:4  y sus siervos le servirán, y verán su rostro, y llevarán su nombre sobre la frente.
Apo 22:5  No habrá ya noche, ni tendrá necesidad de luz de antorcha, ni de luz del sol, porque el Señor Dios los alumbrará, y reinarán por los siglos de los siglos.
Apo 22:6  Y me dijo: Estas son las palabras fieles y verdaderas, y el Señor, Dios de los espíritus de los profetas, envió su ángel para mostrar a sus siervos las cosas que están para suceder pronto.
Apo 22:7  He aquí que vengo presto. Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro.
Apo 22:8  Y yo, Juan, oí y vi estas cosas. Cuando las oí y vi, caí de hinojos para postrarme a los pies del ángel que me las mostraba.
Apo 22:9  Pero me dijo: No hagas eso, pues soy consiervo tuyo, y de tus hermanos los profetas, y de los que guardan las palabras de este libro; adora a Dios."
Apo 22:10  Y me dijo: No selles los discursos de la profecía de este libro, porque el tiempo está cercano.
Apo 22:11  El que es injusto continúe aún en sus injusticias, el torpe prosiga en sus torpezas, el justo practique aún la justicia y el santo santifíquese más.
Apo 22:12  He aquí que vengo presto, y conmigo mi recompensa, para dar a cada uno según sus obras.
Apo 22:13  Yo soy el alfa y la omega, el primero y el último, el principio y el fin.
Apo 22:14  Bienaventurados los que lavan sus túnicas para tener derecho al árbol de la vida y a entrar por las puertas que dan acceso a la ciudad.
Apo 22:15  Fuera perros, hechiceros, fornicarios, homicidas, idólatras y todos los que aman y practican la mentira.
Apo 22:16  Yo, Jesús, envié a un ángel para testificaros estas cosas sobre las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella brillante de la mañana.
Apo 22:17  Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que escucha diga: Ven. Y el que tenga sed, venga, y el que quiera tome gratis el agua de la vida.
Apo 22:18  Yo atestiguo a todo el que escucha mis palabras de la profecía de este libro que, si alguno añade a estas cosas, Dios añadirá sobre él las plagas escritas en este libro;"
Apo 22:19  y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, quitará Dios su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa que están escritos en este libro.
Apo 22:20  Dice el que testifica estas cosas: Sí, vengo pronto. Amén. Ven, Señor Jesús.
Apo 22:21  La gracia del Señor Jesús sea con todos* Amén.

 


 

Apo 22:1  Luego el ángel me mostró un río de aguas que dan vida eterna. Ese río salía del trono de Dios y del Cordero, y era claro como el cristal;
Apo 22:2  sus aguas pasaban por en medio de la calle principal de la ciudad. En cada orilla del río había árboles que daban fruto una vez al mes, o sea, doce veces al año. Sus frutos dan vida eterna, y sus hojas sirven para sanar las enfermedades de todo el mundo.
Apo 22:3  En la ciudad no habrá nada ni nadie que desagrade a Dios. Allí estará el trono de Dios y del Cordero, y los servidores de Dios lo adorarán.
Apo 22:4  Todos podrán ver a Dios cara a cara, y el nombre de Dios estará escrito en sus frentes.
Apo 22:5  Allí nunca será de noche, y nunca nadie necesitará la luz de una lámpara ni la luz del sol, porque Dios el Señor será su luz, y ellos reinarán para siempre.
Apo 22:6  El ángel me dijo: «Todos pueden confiar en lo que aquí se dice, pues es la verdad. El Señor, el mismo Dios que da su Espíritu a los profetas, ha enviado a su ángel para mostrarles a sus servidores lo que pronto sucederá.» Y Jesús dice:
Apo 22:7  «¡Pongan atención! ¡Yo vengo pronto! Dios bendiga a los que hagan caso de la profecía que está en este libro.»
Apo 22:8  Yo, Juan, vi y oí todas estas cosas. Y después de verlas y oírlas, me arrodillé para adorar al ángel que me las mostró,
Apo 22:9  pero él me dijo: «¡No lo hagas! Adora a Dios, pues todos somos servidores de él: tanto tú como yo, y los profetas y todos los que obedecen la Palabra de Dios.»
Apo 22:10  Además me dijo: «No guardes en secreto las profecías de este libro, porque pronto sucederán.
Apo 22:11  Deja que el malo siga haciendo lo malo; y que quien tenga la mente sucia, siga haciendo cosas sucias. Al que haga el bien, déjalo que siga haciéndolo, y al que haya entregado su vida a Dios, deja que se entregue más a él.» Jesús dice:
Apo 22:12  «¡Pongan atención! ¡Yo vengo pronto! Y traigo el premio que le daré a cada persona, de acuerdo con lo que haya hecho.
Apo 22:13  Yo soy el principio y el fin, el primero y el último.»
Apo 22:14  A los que dejen de hacer lo malo, Dios los bendecirá, pues les dará el derecho a comer de los frutos del árbol que da vida eterna. Ellos podrán entrar por los portones de la ciudad.
Apo 22:15  Afuera se quedarán los malvados, los que practican la brujería, los que tienen relaciones sexuales prohibidas, los asesinos, los que adoran a dioses falsos y todos los que engañan y practican el mal. Jesús dice:
Apo 22:16  «Yo he enviado a mi ángel, para que les diga a las iglesias todas estas cosas. Yo soy el descendiente del rey David; yo soy la estrella que brilla al amanecer.»
Apo 22:17  El Espíritu de Dios y la esposa del Cordero dicen: «¡Ven, Señor Jesús!» Y todos los que estén escuchando digan: «¡Ven, Señor Jesús!» Y el que tenga sed y quiera agua, que venga y tome gratis del agua que da vida eterna.
Apo 22:18  A todos los que escuchen el mensaje de esta profecía, les advierto esto: si alguien le añade algo a este libro, Dios lo castigará con todas las plagas terribles que están descritas en el libro.
Apo 22:19  Y si alguien le quita algo al mensaje de esta profecía, Dios no lo dejará tomar su parte del fruto del árbol que da vida, ni lo dejará vivir en la ciudad santa, como se ha dicho en este libro.
Apo 22:20  El que anuncia estas cosas dice: «Les aseguro que vengo pronto». ¡Así sea! ¡Ven, Señor Jesús!
Apo 22:21  Que el amor del Señor Jesús los acompañe siempre. 

 


 

Apo 22:1  Se mostró también un río de agua de vida, claro como un cristal, que manaba del solio de Dios y del Cordero.
Apo 22:2  En medio de la plaza de la ciudad, y de la una y otra parte del río estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto, y las hojas del árbol sanan a las gentes.
Apo 22:3  Allí no habrá jamás maldición alguna, sino que Dios y el Cordero estarán de asiento en ella, y sus siervos le servirán de continuo.
Apo 22:4  Y verán su cara, y tendrán el nombre de él sobre sus frentes.
Apo 22:5  Y allí no habrá jamás noche, ni necesitarán luz de antorcha, ni luz de sol, por cuanto el Señor Dios los alumbrará; y reinarán por los siglos de los siglos.
Apo 22:6  Me dijo más: Estas palabras son dignas de todo crédito y muy verdaderas. Y el Señor Dios de los espíritus de los profetas ha enviado su ángel a manifestar a sus siervos cosas que deben suceder pronto.
Apo 22:7  Mas he aquí, dice el Señor, que yo vengo a toda prisa. Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro.
Apo 22:8  Y yo, Juan, soy el que he oído, y visto estas cosas. Y después de oídas y vistas, me postré ante los pies del ángel, que me las enseñaba, en acto de adorarle.
Apo 22:9  Pero él me dijo: Guárdate de hacerlo, que yo soy un consiervo tuyo, y de tus hermanos los profetas, y de los que observan las palabras de la profecía de este libro. Adora a Dios.
Apo 22:10  Me dijo también: No selles las palabras de la profecía de este libro, pues el tiempo está cerca.
Apo 22:11  El que daña, dañe aún; y el que está sucio, prosiga ensuciándose; pero el justo, justifíquese más y más; y el santo, más y más se santifique.
Apo 22:12  Mirad que vengo luego, y traigo conmigo mi galardón, para recompensar a cada uno según sus obras.
Apo 22:13  Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio , y el fin.
Apo 22:14  Bienaventurados los que lavan sus vestiduras en la sangre del Cordero, para tener derecho al árbol de la vida y a entrar por las puertas de la ciudad santa.
Apo 22:15  Queden fuera los perros, y los hechiceros, y los deshonestos, y los homicidas, y los idólatras, y todo aquel que ama y practica la mentira.
Apo 22:16  Yo, Jesús , envié mi ángel a notificaros estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz, o estirpe, y la descendencia de David, el lucero brillante de la mañana.
Apo 22:17  Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Diga también quien escucha: Ven. Así mismo el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome gratis el agua de vida.
Apo 22:18  Ahora bien, yo protesto a todos los que oyen las palabras de la profecía de este libro, que si alguno añadiere a ellas cualquier cosa, Dios descargará sobre él las plagas escritas en este libro.
Apo 22:19  Y si alguno quitare cualquier cosa de las palabras del libro de esta profecía, Dios le quitará a él del Libro de la vida y de la ciudad santa, y no le dará parte en lo escrito en este libro.
Apo 22:20  El que da testimonio de estas cosas, dice: Ciertamente yo vengo luego. ¡Amén!. Ven, ¡oh Señor Jesús !
Apo 22:21  La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén. 

 


 

Apo 22:1  Después me mostró un río limpio de agua de vida,(A) resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero.
Apo 22:2  En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida,(B) que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones.
Apo 22:3  Y no habrá más maldición;(C) y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán,
Apo 22:4  y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes.
Apo 22:5  No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará;(D) y reinarán por los siglos de los siglos.(E)

La venida de Cristo está cerca
 
Apo 22:6  Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado su ángel, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto.
Apo 22:7  ¡He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro.
Apo 22:8  Yo Juan soy el que oyó y vio estas cosas. Y después que las hube oído y visto, me postré para adorar a los pies del ángel que me mostraba estas cosas.
Apo 22:9  Pero él me dijo: Mira, no lo hagas; porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios.
Apo 22:10  Y me dijo: No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca.
Apo 22:11  El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía.(F)
Apo 22:12  He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo,(G) para recompensar a cada uno según sea su obra.(H)
Apo 22:13  Yo soy el Alfa y la Omega,(I) el principio y el fin, el primero y el último.(J)
Apo 22:14  Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida,(K) y para entrar por las puertas en la ciudad.
Apo 22:15  Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira.
Apo 22:16  Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David,(L) la estrella resplandeciente de la mañana.
Apo 22:17  Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.(M)
Apo 22:18  Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro.
Apo 22:19  Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía,(N) Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.
Apo 22:20  El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús.
Apo 22:21  La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.

 


 

Apo 22:1  Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero.
Apo 22:2  En el medio de la plaza de ella, y de un lado y del otro del río, el árbol de la vida, que lleva doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol son para la sanidad de los gentiles.
Apo 22:3  Y toda cosa maldita no será más; sino el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán.
Apo 22:4  Y verán su rostro; y su Nombre estará en sus frentes.
Apo 22:5  Y allí no habrá más noche; y no tienen necesidad de lumbre de lámpara, ni de lumbre de sol: porque el Señor Dios los alumbrará; y reinarán para siempre jamás.
Apo 22:6  Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el Señor Dios de los santos profetas ha enviado su ángel, para mostrar a sus siervos las cosas que es necesario que sean hechas presto.
Apo 22:7  Y he aquí, vengo presto: Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro.
Apo 22:8  Yo Juan soy el que ha oído, y visto estas cosas. Y después que hube oído y visto, me postré para adorar delante de los pies del ángel que me mostraba estas cosas.
Apo 22:9  Y él me dijo: Mira que no lo hagas, porque yo soy siervo contigo, y con tus hermanos los profetas, y con los que guardan las palabras de la profecía de este libro. Adora a Dios.
Apo 22:10  Y me dijo: No selles las palabras de la profecía de este libro; porque el tiempo está cerca.
Apo 22:11  El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es sucio, ensúciese todavía. Y el que es justo, sea todavía justificado; y el santo sea santificado todavía.
Apo 22:12  Y he aquí, yo vengo presto, y mi galardón está conmigo, para recompensar a cada uno según fuere su obra.
Apo 22:13  YO SOY el Alfa y la Omega, principio y fin, el primero y el postrero.
Apo 22:14  Bienaventurados los que hacen sus mandamientos, para que su potencia y potestad sea en el árbol de la vida, y que entren por las puertas en la Ciudad.
Apo 22:15  Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, y los disolutos, y los homicidas, y los idólatras, y cualquiera que ama y hace mentira.
Apo 22:16  Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las Iglesias. YO SOY la raíz y el linaje de David, y la estrella resplandeciente y de la mañana.
Apo 22:17  Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiere, tome del agua de la vida gratuitamente.
Apo 22:18  Porque yo testifico a cualquiera que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios pondrá sobre él las plagas que están escritas en este libro.
Apo 22:19  Y si alguno disminuyere de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa Ciudad, y de las cosas que están escritas en este libro.
Apo 22:20  El que da testimonio de estas cosas, dice: Ciertamente, vengo en breve. Amén, sea así. ¡Ven, Señor Jesús!
Apo 22:21  La gracia de nuestro Señor Jesús el Cristo sea con todos vosotros. Amén. 

 


 

Apo 22:1  And he shewed me a pure river of water of life, clear as crystal, proceeding out of the throne of God and of the Lamb.
Apo 22:2  In the midst of the street of it, and on either side of the river, was there the tree of life, which bare twelve manner of fruits, and yielded her fruit every month: and the leaves of the tree were for the healing of the nations.
Apo 22:3  And there shall be no more curse: but the throne of God and of the Lamb shall be in it; and his servants shall serve him:
Apo 22:4  And they shall see his face; and his name shall be in their foreheads.
Apo 22:5  And there shall be no night there; and they need no candle, neither light of the sun; for the Lord God giveth them light: and they shall reign for ever and ever.
Apo 22:6  And he said unto me, These sayings are faithful and true: and the Lord God of the holy prophets sent his angel to shew unto his servants the things which must shortly be done.
Apo 22:7  Behold, I come quickly: blessed is he that keepeth the sayings of the prophecy of this book.
Apo 22:8  And I John saw these things, and heard them. And when I had heard and seen, I fell down to worship before the feet of the angel which shewed me these things.
Apo 22:9  Then saith he unto me, See thou do it not: for I am thy fellowservant, and of thy brethren the prophets, and of them which keep the sayings of this book: worship God.
Apo 22:10  And he saith unto me, Seal not the sayings of the prophecy of this book: for the time is at hand.
Apo 22:11  He that is unjust, let him be unjust still: and he which is filthy, let him be filthy still: and he that is righteous, let him be righteous still: and he that is holy, let him be holy still.
Apo 22:12  And, behold, I come quickly; and my reward is with me, to give every man according as his work shall be.
Apo 22:13  I am Alpha and Omega, the beginning and the end, the first and the last.
Apo 22:14  Blessed are they that do his commandments, that they may have right to the tree of life, and may enter in through the gates into the city.
Apo 22:15  For without are dogs, and sorcerers, and whoremongers, and murderers, and idolaters, and whosoever loveth and maketh a lie.
Apo 22:16  I Jesus have sent mine angel to testify unto you these things in the churches. I am the root and the offspring of David, and the bright and morning star.
Apo 22:17  And the Spirit and the bride say, Come. And let him that heareth say, Come. And let him that is athirst come. And whosoever will, let him take the water of life freely.
Apo 22:18  For I testify unto every man that heareth the words of the prophecy of this book, If any man shall add unto these things, God shall add unto him the plagues that are written in this book:
Apo 22:19  And if any man shall take away from the words of the book of this prophecy, God shall take away his part out of the book of life, and out of the holy city, and from the things which are written in this book.
Apo 22:20  He which testifieth these things saith, Surely I come quickly. Amen. Even so, come, Lord Jesus.
Apo 22:21  The grace of our Lord Jesus Christ be with you all. Amen. 

 


 

Apo 22:1  Luego me mostró el río de agua de Vida, brillante como el cristal, que brotaba del trono de Dios y del Cordero.
Apo 22:2  En medio de la plaza, = a una y otra margen del río, hay árboles de Vida, que dan fruto doce veces, una vez cada mes; y sus hojas sirven de medicina para los gentiles. =
Apo 22:3  = Y no habrá ya maldición alguna; = el trono de Dios y del Cordero estará en la ciudad y los siervos de Dios le darán culto.
Apo 22:4  Verán su rostro y llevarán su nombre en la frente.
Apo 22:5  Noche ya no habrá; no tienen necesidad de luz de lámpara ni de luz del sol, porque el Señor Dios los alumbrará y reinarán por los siglos de los siglos.
Apo 22:6  Luego me dijo: «Estas palabras son ciertas y verdaderas; el Señor Dios, que inspira a los profetas, ha enviado a su Ángel para manifestar a sus siervos = lo que ha de suceder = pronto.
Apo 22:7  Mira, vengo pronto. Dichoso el que guarde las palabras proféticas de este libro.»
Apo 22:8  Yo, Juan, fui el que vi y oí esto. Y cuando lo oí y vi, caí a los pies del Ángel que me había mostrado todo esto para adorarle.
Apo 22:9  Pero él me dijo: «No, cuidado; yo soy un siervo como tú y tus hermanos los profetas y los que guardan las palabras de este libro. A Dios tienes que adorar.»
Apo 22:10  Y me dijo: «No selles las palabras proféticas de este libro, porque el Tiempo está cerca.
Apo 22:11  Que el injusto siga cometiendo injusticias y el manchado siga manchándose; que el justo siga practicando la justicia y el santo siga santificándose.
Apo 22:12  = Mira, vengo = pronto = y traigo mi recompensa = conmigo = para pagar a cada uno según su trabajo. =
Apo 22:13  Yo soy el Alfa y la Omega, = el Primero y el Ultimo, = el Principio y el Fin.
Apo 22:14  Dichosos los que laven sus vestiduras, así podrán disponer del árbol de la Vida y entrarán por las puertas en la Ciudad.
Apo 22:15  ¡Fuera los perros, los hechiceros, los impuros, los asesinos, los idólatras, y todo el que ame y practique la mentira!»
Apo 22:16  Yo, Jesús, he enviado a mi Ángel para daros testimonio de lo referente a las Iglesias. Yo soy el Retoño y el descendiente de David, el Lucero radiante del alba.»
Apo 22:17  El Espíritu y la Novia dicen: «¡Ven!» Y el que oiga, diga: «¡Ven!» Y = el que tenga sed, que se acerque, = y el que quiera, = reciba gratis agua = de vida.
Apo 22:18  Yo advierto a todo el que escuche las palabras proféticas de este libro: «Si alguno añade algo sobre esto, Dios echará sobre él las plagas que se describen en este libro.
Apo 22:19  Y si alguno quita algo a las palabras de este libro profético, Dios le quitará su parte en el árbol de la Vida y en la Ciudad Santa, que se describen en este libro.»
Apo 22:20  Dice el que da testimonio de todo esto: «Sí, vengo pronto.» ¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús!
Apo 22:21  Que la gracia del Señor Jesús sea con todos. ¡Amén!

 


 

Apo 22:1  El ángel me mostró un río limpio, de agua de vida. [1] Era claro como el cristal, y salía del trono de Dios y del Cordero.
Apo 22:2  En medio de la calle principal de la ciudad y a cada lado del río, crecía el árbol de la vida, [2] que da fruto cada mes, es decir, doce veces al año; y las hojas del árbol sirven para sanara las naciones. [3]
Apo 22:3  y a no habrá allí nada puesto bajo maldición. El trono de Dios y del Cordero estará en la ciudad, y sus siervos lo adorarán.
Apo 22:4  Lo verán cara a cara, [4] y llevarán su nombre en la frente.
Apo 22:5  Allí no habrá noche, y los que allí vivan no necesitarán luz de lámpara ni luz del sol, [5] porque Dios el Señor les dará su luz, y ellos reinarán por todos los siglos. [6]
Apo 22:6  El ángel me dijo: "Estas palabras son verdaderas y dignas de confianza. El Señor, el mismo Dios que inspira a los profetas, ha enviado su ángel para mostrar a sus siervos lo que pronto va a suceder."
Apo 22:7  "¡Vengo pronto! ¡Dichoso el que hace caso del mensaje profético que está escrito en este libro!"
Apo 22:8  yo, Juan, vi y oí estas cosas. Y después de verlas y oírlas, me arrodillé a los pies del ángel que me las había mostrado, para adorarlo.
Apo 22:9  Pero él me dijo: "No hagas eso, pues yo soy siervo de Dios, lo mismo que tú y que tus hermanos los profetas y que todos los que hacen caso de lo que está escrito en este libro. Adora a Dios."[7]
Apo 22:10  También me dijo: "No guardes en secreto el mensaje profético que está escrito en este libro, porque y a se acerca el tiempo de su cumplimiento.
Apo 22:11  Deja que el malo siga en su maldad, y que el impuro siga en su impureza; pero que el bueno siga haciendo el bien, y que el santo siga santificándose."
Apo 22:12  "Sí, vengo pronto, y traigo el premio que voy a dar a cada uno conforme a lo que haya hecho.
Apo 22:13  yo soy el alfa y la omega, el primero y el último, el principio y el fin."
Apo 22:14  Dichosos los que lavan sus ropas[8] para tener derecho al árbol de la vida[9] y poder entrar por las puertas de la ciudad.
Apo 22:15  Pero fuera se quedarán los pervertidos, los que practican la brujería, los que cometen inmoralidades sexuales, los asesinos, los que adoran ídolos y todos los que aman y practican el engaño.
Apo 22:16  "Yo, Jesús, he enviado mi ángel para declarar todo esto alas iglesias. Yo soy el retoño[10] que desciende de David. Soy la estrella brillante de la mañana."[11]
Apo 22:17  El Espíritu Santo y la esposa del Cordero[12] dicen: "¡Ven!" y el que escuche, diga: "¡Ven!" y el que tenga sed, y quiera, venga y tome del agua de la vida sin que le cueste nada.
Apo 22:18  A todos los que escuchan el mensaje profético escrito en este libro, les advierto esto: Si alguno añade algo a estas cosas, Dios le añadirá a él las calamidades que en este libro se han descrito.
Apo 22:19  y si alguno quita algo del mensaje profético escrito en este libro, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa que en este libro se han descrito.
Apo 22:20  El que declara esto, dice: "Sí, vengo pronto." Amén. ¡Ven, Señor Jesús!
Apo 22:21  Que el Señor Jesús derrame su gracia sobre todos.

 


 

Apo 22:1  Y él me mostró un río de agua de vida, claro como el cristal, que fluía desde el trono de Dios y del Cordero,
Apo 22:2  por en medio de su camino ancho. Y de este lado del río, y de aquel lado, [había] árboles de vida que producían doce cosechas de fruto, y que daban sus frutos cada mes. Y las hojas de los árboles [eran] para la curación de las naciones.
Apo 22:3  Y ya no habrá ninguna maldición. Pero el trono de Dios y del Cordero estará en [la ciudad], y sus esclavos le rendirán servicio sagrado;
Apo 22:4  y verán su rostro, y tendrán su nombre en sus frentes.
Apo 22:5  Además, ya no habrá noche, y no tienen necesidad de luz de lámpara ni [tienen] luz solar, porque Jehová Dios arrojará luz sobre ellos, y reinarán para siempre jamás.
Apo 22:6  Y me dijo: “Estas palabras son fieles y verdaderas; sí, Jehová el Dios de las expresiones inspiradas de los profetas envió a su ángel para mostrar a sus esclavos las cosas que tienen que efectuarse dentro de poco.
Apo 22:7  Y, ¡mira!, vengo pronto. Feliz es cualquiera que observa las palabras de la profecía de este rollo”.
Apo 22:8  Pues bien, yo, Juan, fui el que oyó y vio estas cosas. Y cuando hube oído y visto, caí para adorar delante de los pies del ángel que me había estado mostrando estas cosas.
Apo 22:9  Pero él me dice: “¡Ten cuidado! ¡No hagas eso! Yo simplemente soy coesclavo tuyo y de tus hermanos que son profetas, y de los que están observando las palabras de este rollo. Adora a Dios”.
Apo 22:10  También me dice: “No selles las palabras de la profecía de este rollo, porque el tiempo señalado está cerca.
Apo 22:11  El que está haciendo injusticia, haga injusticia todavía; y el sucio sea ensuciado todavía; pero el justo haga justicia todavía, y el santo sea hecho santo todavía.
Apo 22:12  ”‘¡Mira! Vengo pronto, y el galardón que doy está conmigo, para dar a cada uno según sea su obra.
Apo 22:13  Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin.
Apo 22:14  Felices son los que lavan sus ropas largas, para que sea suya la autoridad [de ir] a los árboles de la vida, y para que consigan entrada en la ciudad por sus puertas.
Apo 22:15  Afuera están los perros y los que practican espiritismo y los fornicadores y los asesinos y los idólatras y todo aquel a quien le gusta la mentira y se ocupa en ella.’
Apo 22:16  ”‘Yo, Jesús, envié a mi ángel para darles a ustedes testimonio de estas cosas para las congregaciones. Yo soy la raíz y la prole de David, y la brillante estrella de la mañana’”.
Apo 22:17  Y el espíritu y la novia siguen diciendo: “¡Ven!”. Y cualquiera que oiga, diga: “¡Ven!”. Y cualquiera que tenga sed, venga; cualquiera que desee, tome gratis el agua de la vida.
Apo 22:18  “Estoy dando testimonio a todo el que oye las palabras de la profecía de este rollo: Si alguien hace una añadidura a estas cosas, Dios le añadirá a él las plagas que están escritas en este rollo;
Apo 22:19  y si alguien quita algo de las palabras del rollo de esta profecía, Dios le quitará su porción de los árboles de la vida y de la santa ciudad, cosas de las cuales se ha escrito en este rollo.
Apo 22:20  ”El que da testimonio de estas cosas dice: ‘Sí; vengo pronto’.” “¡Amén! Ven, Señor Jesús.”
Apo 22:21  [Que] la bondad inmerecida del Señor Jesucristo [esté] con los santos.

 


 

Apo 22:1  Luego el ángel me mostró un río de aguas que dan vida eterna. Ese río salía del trono de Dios y del Cordero, y era claro como el cristal;
Apo 22:2  sus aguas pasaban por en medio de la calle principal de la ciudad. En cada orilla del río había árboles que daban fruto una vez al mes, o sea, doce veces al año. Sus frutos dan vida eterna, y sus hojas sirven para sanar las enfermedades de todo el mundo.
Apo 22:3  En la ciudad no habrá nada ni nadie que desagrade a Dios. Allí estará el trono de Dios y del Cordero, y los servidores de Dios lo adorarán.
Apo 22:4  Todos podrán ver a Dios cara a cara, y el nombre de Dios estará escrito en sus frentes.
Apo 22:5  Allí nunca será de noche, y nunca nadie necesitará la luz de una lámpara ni la luz del sol, porque Dios el Señor será su luz, y ellos reinarán para siempre.
Apo 22:6  El ángel me dijo: «Todos pueden confiar en lo que aquí se dice, pues es la verdad. El Señor, el mismo Dios que da su Espíritu a los profetas, ha enviado a su ángel para mostrarles a sus servidores lo que pronto sucederá.» Y Jesús dice:
Apo 22:7  «¡Pongan atención! ¡Yo vengo pronto! Dios bendiga a los que hagan caso de la profecía que está en este libro.»
Apo 22:8  Yo, Juan, vi y oí todas estas cosas. Y después de verlas y oírlas, me arrodillé para adorar al ángel que me las mostró,
Apo 22:9  pero él me dijo: «¡No lo hagas! Adora a Dios, pues todos somos servidores de él: tanto tú como yo, y los profetas y todos los que obedecen la Palabra de Dios.»
Apo 22:10  Además me dijo: «No guardes en secreto las profecías de este libro, porque pronto sucederán.
Apo 22:11  Deja que el malo siga haciendo lo malo; y que quien tenga la mente sucia, siga haciendo cosas sucias. Al que haga el bien, déjalo que siga haciéndolo, y al que haya entregado su vida a Dios, deja que se entregue más a él.» Jesús dice:
Apo 22:12  «¡Pongan atención! ¡Yo vengo pronto! Y traigo el premio que le daré a cada persona, de acuerdo con lo que haya hecho.
Apo 22:13  Yo soy el principio y el fin, el primero y el último.»
Apo 22:14  A los que dejen de hacer lo malo, Dios los bendecirá, pues les dará el derecho a comer de los frutos del árbol que da vida eterna. Ellos podrán entrar por los portones de la ciudad.
Apo 22:15  Afuera se quedarán los malvados, los que practican la brujería, los que tienen relaciones sexuales prohibidas, los asesinos, los que adoran a dioses falsos y todos los que engañan y practican el mal. Jesús dice:
Apo 22:16  «Yo he enviado a mi ángel, para que les diga a las iglesias todas estas cosas. Yo soy el descendiente del rey David; yo soy la estrella que brilla al amanecer.»
Apo 22:17  El Espíritu de Dios y la esposa del Cordero dicen: «¡Ven, Señor Jesús!» Y todos los que estén escuchando digan: «¡Ven, Señor Jesús!» Y el que tenga sed y quiera agua, que venga y tome gratis del agua que da vida eterna.
Apo 22:18  A todos los que escuchen el mensaje de esta profecía, les advierto esto: si alguien le añade algo a este libro, Dios lo castigará con todas las plagas terribles que están descritas en el libro.
Apo 22:19  Y si alguien le quita algo al mensaje de esta profecía, Dios no lo dejará tomar su parte del fruto del árbol que da vida, ni lo dejará vivir en la ciudad santa, como se ha dicho en este libro.
Apo 22:20  El que anuncia estas cosas dice: «Les aseguro que vengo pronto». ¡Así sea! ¡Ven, Señor Jesús!
Apo 22:21  Que el amor del Señor Jesús los acompañe siempre.

 


 

Apo 22:1  Después el malaj me mostró el Río de Agua de Vida, resplandeciente como el cristal, fluyendo del trono de YAHWEH y del Cordero.
Apo 22:2  en el medio de la calle y en cada lado del Río, había un Árbol de la Vida que produce doce tipos de frutos, uno diferente todos los meses; y las hojas del árbol eran para sanidad de las naciones;[119]
Apo 22:3  nunca jamás habrá maldiciones. El trono de YAHWEH y del Cordero estará en la ciudad, y sus siervos le adoraran;
Apo 22:4  ellos verán Su Rostro, y Su Nombre estará en sus frentes.[120]
Apo 22:5  La noche ya no existirá, de modo que no necesitarán la luz de una lámpara ni la luz del sol, porque YAHWEH Elohim alumbrará sobre ellos. Y ellos reinarán como reyes por siempre y para siempre.
Apo 22:6  Entonces me dijo: "Estas palabras son verdaderas y dignas de ser confiadas: YAHWEH, Elohim de los ruajim de los profetas, envió su malaj para mostrar a sus siervos las cosas que tienen que suceder pronto."
Apo 22:7  "¡Miren, Yo vengo muy pronto, Bendita es la persona que obedece las palabras de esta profecía, escritas en este libro!"
Apo 22:8  Entonces yo, Yojanán, el que está oyendo y viendo estas cosas, cuando las oí y las vi, caí y me postré para adorar a los pies del malaj que me mostraba todas estas cosas.
Apo 22:9  Pero él me dijo: "¡No hagas eso! Yo sólo soy un consiervo contigo y tus hermanos los profetas y de aquellos que obedecen las palabras, en este libro. ¡Adora a YAHWEH!"
Apo 22:10  Entonces él me dijo: "No selles las palabras de la profecía en este libro,[Da 12:4] porque el tiempo de su cumplimiento está cerca.[121]
Apo 22:11  "El que permanezca actuando perversamente, siga actuando perversamente. El que permanezca siendo inmundo, siga haciéndose inmundo. También, el que es justo, siga haciendo lo que es justo, y el que es Kadosh, siga siendo Kadosh."
Apo 22:12  "¡Presten atención!" Dice Yahshúa: "Yo vengo pronto, y mis recompensas están conmigo, para dar a cada persona de acuerdo con sus obras.
Apo 22:13  Yo soy el 'Alef' y la 'Tav,' El Primero y el Ultimo, el Principio y el Fin."
Apo 22:14  ¡Qué bendecidos son aquellos que guardan la Toráh, para que así tengan derecho a comer del Arbol de la Vida y para entrar por las puertas de la ciudad![122]
Apo 22:15  Afuera están los perros,[123] los que mal usan las drogas en relación con lo oculto, los inmorales sexuales, los asesinos, los adoradores de ídolos, y todos los que aman y practican falsedad.
Apo 22:16  "Yo, Yahshúa he mandado a mi malaj, para darles este testimonio a las Comunidades Mesiánicas. Yo soy la Raíz y la Descendencia de David, la Estrella Brillante de la Mañana.
Apo 22:17  El Ruaj y la Esposa dicen: '¡Ven!' Que todos los que oiga digan: '¡Ven!' Y todos los que tienen sed vengan, el que desee, tome del agua gratuitamente."
Apo 22:18  Yo advierto a todos los que oyen las palabras de la profecía en este libro, que si alguno le añade, YAHWEH le añadirá las plagas escritas en este libro.
Apo 22:19  Y si alguno le quita algo a las palabras del libro de esta profecía, YAHWEH quitará su parte del Arbol de la Vida, y de la ciudad Kadosh, como es descrita en este libro.
Apo 22:20  "El que da testimonio de estas cosas dice: '¡Si, Yo vengo pronto!'" ¡Amein! ¡Ven, Adón Yahshúa!
Apo 22:21  ¡La gracia del Adón Yahshúa esté con todos!

 


 

Apo 22:1  Luego el ángel me mostró el río del agua que da vida. Era tan brillante como el cristal y salía del trono de Dios y del Cordero.
Apo 22:2  "Corría en medio de la calle de la ciudad. A cada lado del río estaba el árbol de la vida que produce fruto cada mes, es decir doce veces al año; sus hojas se usan para sanar a todas las naciones."
Apo 22:3  "No habrá en la ciudad nada que Dios considere inaceptable. Allí estará el trono de Dios y del Cordero, y los que sirven a Dios lo adorarán."
Apo 22:4  Verán su rostro y su nombre de él estará en la frente.
Apo 22:5  Nunca más se hará de noche ni se necesitará la luz de una lámpara o del sol. El Señor Dios les dará su luz y reinarán para siempre.
Apo 22:6  "Entonces el ángel me dijo: ""Estas palabras son verdaderas y dignas de confianza. El Señor, el Dios que inspira a los profetas, ha enviado a su ángel para que mostrara a sus siervos lo que va a suceder pronto""."
Apo 22:7  "¡Oigan! Voy a llegar pronto. Afortunado el que hace caso de las palabras de la profecía que está en este libro""."
Apo 22:8  "Yo soy Juan, el que vio y oyó todas estas cosas. Cuando las vi y las escuché, me arrodillé para adorar al ángel que me las había mostrado."
Apo 22:9  "Pero él me dijo: ""¡No hagas eso! Yo sólo soy un siervo de Dios como tú y tus hermanos los profetas, y todos los que toman en cuenta lo que dice este libro. Adora a Dios""."
Apo 22:10  "Luego me dijo: ""No mantengas en secreto las palabras de la profecía que está en este libro, porque está cerca el tiempo en que se van a cumplir."
Apo 22:11  "Deja que el que hace el mal, siga haciendo el mal; que el impuro, siga siendo impuro; que el bueno, siga siendo bueno; y que el santo, siga siendo santo""."
Apo 22:12  """¡Estén alerta porque vengo pronto! Traeré conmigo la recompensa que cada cual merece por lo que ha hecho."
Apo 22:13  "Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el Principio y el Fin."
Apo 22:14  """Afortunados los que lavan sus ropas porque comerán del árbol de la vida y entrarán por las puertas de la ciudad."
Apo 22:15  "Afuera de la ciudad quedarán los perversos: los que practican la brujería, los que cometen pecados sexuales, los asesinos, los que adoran falsos dioses y todos a los que les gusta mentir y lo hacen todo el tiempo."
Apo 22:16  """Yo, Jesús, he enviado a mi ángel para que les cuente todo esto a las iglesias. Soy el descendiente de la familia de David, soy la brillante Estrella de la mañana""."
Apo 22:17  "El Espíritu y la novia del Cordero dicen: ""¡Ven! Que todos los que escuchen también digan: ""¡Ven!"" Que todo el que tenga sed y quiera, venga y beba gratis del agua de la vida."
Apo 22:18  "Tenga cuidado todo el que escuche las palabras de la profecía de este libro. A quien le añada algo, Dios le añadirá a él las plagas escritas en este libro."
Apo 22:19  "Si alguien le quita algo a las palabras de la profecía de este libro, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa, que se nombran aquí."
Apo 22:20  "Jesús, el que dice que estas palabras son ciertas, dice: ""Sí, vengo pronto."" Así sea. ¡Ven, Señor Jesús!"
Apo 22:21  Que el generoso amor del Señor Jesús esté con todos.

 


 
  Conocen nuestro sitio 445394 visitantes (1653498 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!