Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W89
 


  BibliadeEstudioAdventistaApocalipsis 21BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Apocalipsis


 

Apo 21:1  Y vi cielo nuevo y tierra nueva; que el primer cielo y la primera tierra se fueron y la mar no es ya.
Apo 21:2  Y la ciudad, la santa Jerusalén nueva, vi descender del cielo desde Dios, preparada como esposa ataviada para su marido.
Apo 21:3  Y oí voz grande del trono, diciendo: «He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y habitará con ellos; y ellos pueblos suyos serán, y el mismo Dios con ellos será su Dios;
Apo 21:4  y enjugará toda lágrima de los ojos de ellos; y la muerte no será ya; ni lloro, ni clamor, ni trabajo no será ya, pues lo primero se fue».
Apo 21:5  Y dijo el sentado en el trono: «He aquí nuevo hago todo». Y dice: «Escribe que «estas palabras fieles y verdaderas son».
Apo 21:6  Y díjome: «Hechas(a)  están. Yo, el alfa y la o(b) , el principio y el fin. Yo al sediento le daré de la fuente del agua de la vida gratuitamente.
Apo 21:7  El que venciere, heredará esto, y seréle Dios y él seráme hijo.
Apo 21:8  Pero a los malos e increyentes, y abominables, y homicidas, y rameros; y hechiceros, e idólatras y todos los mendaces, la parte de ellos en el lago el que arde con fuego y azufre; lo que es la muerte la segunda.
Apo 21:9  Y vino uno de los siete ángeles los que tenían las siete tazas las repletas de las siete plagas las últimas, y habló conmigo, diciendo: «Ven, te mostraré la esposa, la mujer del Cordero».
Apo 21:10  Y llevóme en espíritu a un monte grande y alto y mostróme la ciudad, la santa Jerusalén descendiendo del cielo, desde Dios,
Apo 21:11  teniendo la gloria de Dios; la lumbrera de ella semejante a piedra preciosísima, como piedra jaspe cristalizante(c) ;
Apo 21:12  teniendo muro grande y alto; teniendo puertas doce, y sobre las puertas ángeles doce, y nombres escritos; que son de las doce tribus de hijos de Israel:
Apo 21:13  a oriente, puertas tres y a septentrión, puertas tres, y al mediodía, puertas tres, y al occidente, puertas tres.
Apo 21:14  Y el muro de la ciudad, teniendo fundamentos doce y sobre ellos doce nombres, de los doce apóstoles del Cordero.
Apo 21:15  Y el que hablaba conmigo, tenía medida: caña áurea, para medir la ciudad y sus puertas y su muro.
Apo 21:16  Y la ciudad cuadrangular sita está, y su longitud cuanta su latitud. Y midió la ciudad con la caña por estadios doce millares: la longitud y la latitud y la altura de ella iguales son.
Apo 21:17  Y midió su muro: ciento cuarenta y cuatro codos, medida de hombre, la que es de ángel(d) .
Apo 21:18  Y era la estructura de su muro, jaspe; y la ciudad, oro puro, símil a vidrio puro.
Apo 21:19  Los fundamentos del muro de la ciudad, con toda piedra preciosa adornados: el fundamento el primero, jaspe; el segundo, zafiro; el tercero, calcedonia; el cuarto, esmeralda;
Apo 21:20  el quinto, sardónice(e) ; el sexto, sardio; el séptimo, crisólito; el octavo, berilo; el nono, topacio; el décimo, crisóprasa; el undécimo, jacinto; el duodécimo, amatista.
Apo 21:21  Y las doce puertas, doce margaritas; cada una de las puertas era de una margarita. Y la calle de la ciudad, oro puro, como vidrio translúcido.
Apo 21:22  Y templo no vi en ella; pues el Señor Dios el Omnipotente, templo de ella es, y el Cordero.
Apo 21:23  Y la ciudad necesidad no tiene del sol ni de la luna, que le luzcan; que la gloria de Dios la ha iluminado, y su lámpara, el Cordero.
Apo 21:24  Y caminarán las gentes a la luz de ella; y los reyes de la tierra traen la gloria suya a ella;
Apo 21:25  y sus puertas no se cerrarán, no, de día (que noche no habrá allí);
Apo 21:26  y traerán la gloria y el honor de las gentes a ella.
Apo 21:27  Y no entrará, no, en ella todo común(f)  y el que hace abominación y mentira; sino los escritos en el libro de la vida del Cordero.  

 


 

Apo 21:1  Vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían desaparecido; y el mar no existía ya."
Apo 21:2  Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, del lado de Dios, ataviada como una esposa que se engalana para su esposo.
Apo 21:3  Oí una voz grande, que del trono decía: He aquí el tabernáculo de Dios entre los hombres, y erigirá su tabernáculo entre ellos, y ellos serán su pueblo y el mismo Dios será con ellos,
Apo 21:4  y enjugará las lágrimas de sus ojos, y la muerte no existirá más, ni habrá duelo, ni gritos, ni trabajo, porque todo esto es ya pasado.
Apo 21:5  Y dijo el que estaba sentado en el trono: He aquí que hago nuevas todas las cosas. Y dijo: Escribe, porque éstas son las palabras fieles y verdaderas.
Apo 21:6  Díjome: Hecho está. Yo soy el alfa y la omega, el principio y el fin. Al que tenga sed le daré gratis de la fuente de agua de vida.
Apo 21:7  El que venciere heredará estas cosas, y seré su Dios, y él será mi hijo.
Apo 21:8  Los cobardes, los infieles, los abominables, los homicidas, los fornicadores, los hechiceros, los idólatras y todos los embusteros tendrán su parte en el estanque que arde con fuego y azufre, que es la segunda muerte.
Apo 21:9  Vino uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, llenas de las siete últimas plagas, y habló conmigo y me dijo: Ven y te mostraré la novia, la esposa del Cordero.
Apo 21:10  Me llevó en espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que descendía del cielo, de parte de Dios, que tenía la gloria de Dios.
Apo 21:11  Su brillo era semejante a la piedra más preciosa, como la piedra de jaspe pulimentada.
Apo 21:12  Tenía un muro grande y alto y doce puertas, y sobre las doce puertas doce ángeles y nombres escritos, que son los nombres de las doce tribus de los hijos de Israel:
Apo 21:13  de la parte de oriente, tres puertas; de la parte del norte, tres puertas; de la parte del mediodía, tres puertas, y de la parte del poniente, tres puertas."
Apo 21:14  El muro de la ciudad tenía doce hiladas, y sobre ellas los nombres de los doce apóstoles del Cordero.
Apo 21:15  El que hablaba conmigo tenía una medida, una caña de oro, para medir la ciudad, sus puertas y su muro.
Apo 21:16  La ciudad estaba asentada sobre una base cuadrangular, y su longitud era tanta como su anchura. Midió con la caña la ciudad, y tenía doce mil estadios, siendo iguales su longitud, su latitud y su altura.
Apo 21:17  Midió su muro, que tenía ciento cuarenta y cuatro codos, medida humana, que era la del ángel.
Apo 21:18  Su muro era de jaspe, y la ciudad oro puro, semejante al vidrio puro;"
Apo 21:19  y las hiladas del muro de la ciudad eran de todo género de piedras preciosas: la primera, de jaspe; la segunda, de zafiro; la tercera, de calcedonia; la cuarta, de esmeralda;"
Apo 21:20  la quinta, de sardónica; la sexta, de cornalina; la séptima, de crisólito; la octava, de berilo; la novena, de topacio; la décima, de crisoprasa; la undécima, de jacinto, y la duodécima, de amatista."
Apo 21:21  Las doce puertas eran doce perlas, cada una de las puertas era una perla, y la plaza de la ciudad era de oro puro, como vidrio transparente.
Apo 21:22  Pero templo no vi en ella, pues el Señor, Dios todopoderoso, con el Cordero, era su templo.
Apo 21:23  La ciudad no había menester de sol ni de luna que la iluminasen, porque la gloria de Dios la iluminaba y su lumbrera era el Cordero.
Apo 21:24  A su luz caminarán las naciones, y los reyes de la tierra llevarán a ella su gloria.
Apo 21:25  Sus puertas no se cerrarán de día, pues noche allí no habrá,
Apo 21:26  y llevarán a ella la gloria y el honor de las naciones.
Apo 21:27  En ella no entrará cosa impura ni quien cometa abominación y mentira, sino los que están escritos en el libro de la vida del Cordero.

 


 

Apo 21:1  Después vi un cielo nuevo y una tierra nueva, pues ya el primer cielo y la primera tierra habían dejado de existir, lo mismo que el mar.
Apo 21:2  Vi también que la ciudad santa, la nueva Jerusalén, bajaba del cielo, donde vive Dios. La ciudad parecía una novia vestida para su boda, lista para encontrarse con su novio.
Apo 21:3  Y oí que del trono salía una fuerte voz que decía: «Aquí es donde Dios vive con su pueblo. Dios vivirá con ellos, y ellos serán suyos para siempre. En efecto, Dios mismo será su único Dios.
Apo 21:4  Él secará sus lágrimas, y no morirán jamás. Tampoco volverán a llorar, ni a lamentarse, ni sentirán ningún dolor, porque lo que antes existía ha dejado de existir.»
Apo 21:5  Dios dijo desde su trono: «¡Yo hago todo nuevo!» Y también dijo: «Escribe, porque estas palabras son verdaderas y dignas de confianza.»
Apo 21:6  Después me dijo: «¡Ya todo está hecho! Yo soy el principio y el fin. Al que tenga sed, a cambio de nada le daré a beber del agua de la fuente que da vida eterna.
Apo 21:7  A los que triunfen sobre las dificultades y sigan confiando en mí, les daré todo eso, y serán mis hijos, y yo seré su Dios.
Apo 21:8  Pero a los cobardes, a los que no confíen en mí, a los que hagan cosas terribles que no me agradan, a los que hayan matado a otros, a los que tengan relaciones sexuales prohibidas, a los que practiquen la brujería, a los que adoren dioses falsos, y a los mentirosos, los lanzaré al lago donde el azufre arde en llamas; y allí se quedarán, separados de mí para siempre.»
Apo 21:9  Después vino uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas con las últimas plagas terribles, y me dijo: «Acércate; voy a mostrarte a la novia, la que va a ser la esposa del Cordero».
Apo 21:10  Y en la visión que el Espíritu de Dios me mostró, el ángel me llevó a un cerro grande y alto, y me enseñó la gran ciudad santa de Jerusalén, que bajaba del cielo, donde está Dios.
Apo 21:11  La presencia de Dios la hacía brillar, y su brillo era como el de una joya, como el de un diamante, transparente como el cristal.
Apo 21:12  Por fuera estaba rodeada por una muralla alta y grande. En la muralla había doce portones; en cada portón había un ángel, y en cada portón estaba escrito el nombre de una de las doce tribus de Israel.
Apo 21:13  Tres de sus portones daban al este, tres daban al norte, tres daban al oeste, y tres daban al sur.
Apo 21:14  La muralla estaba construida sobre doce grandes rocas, y en cada roca estaba escrito uno de los nombres de los doce apóstoles del Cordero.
Apo 21:15  El ángel que me hablaba tenía una regla de oro, y con esa regla midió la ciudad, sus portones y su muralla.
Apo 21:16  La ciudad era cuadrada; sus cuatro lados medían lo mismo. El ángel midió la ciudad con la regla de oro, y medía dos mil doscientos kilómetros, tanto de ancho como de largo y de alto.
Apo 21:17  El ángel también midió la muralla, y era de sesenta y cinco metros, según las medidas humanas que estaba usando el ángel.
Apo 21:18  La muralla estaba hecha de diamante, y el oro con que estaba hecha la ciudad era tan puro que dejaba pasar la luz, como si fuera cristal.
Apo 21:19  Las rocas sobre las que estaba construida la muralla estaban adornadas con toda clase de piedras preciosas: la primera roca está adornada con diamantes; la segunda, con zafiros; la tercera, con ágatas; la cuarta, con esmeraldas;
Apo 21:20  la quinta, con ónices; la sexta, con rubíes; la séptima, con crisólitos; la octava, con berilos; la novena, con topacios; la décima, con crisoprasas; la undécima, con jacintos; y la duodécima, con amatistas.
Apo 21:21  Y los doce portones eran doce perlas; cada portón estaba hecho de una sola perla. La calle principal de la ciudad estaba cubierta de un oro tan puro que brillaba como el vidrio transparente.
Apo 21:22  En la ciudad no vi ningún templo, porque su templo es el Señor, el Dios todopoderoso, y también el Cordero.
Apo 21:23  La ciudad no necesita que el sol o la luna la iluminen, porque el brillo de Dios la ilumina, y el Cordero es su lámpara.
Apo 21:24  Gente de todos los países caminará a la luz que sale de la ciudad, y los reyes de la tierra le entregarán sus riquezas.
Apo 21:25  Los portones de la ciudad no se cerrarán de día, y allí nunca será de noche.
Apo 21:26  Le entregarán las riquezas y todo lo bello de los países.
Apo 21:27  Pero nunca entrará en ella nada que desagrade a Dios; no entrarán los que han adorado a dioses falsos, ni los objetos que hayan usado en su culto. Sólo podrán entrar los que tengan anotados sus nombres en el libro del Cordero. En ese libro están anotados los que recibirán la vida eterna.

 


 

Apo 21:1  Y vi un cielo nuevo y tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra desaparecieron; y ya no había mar.
Apo 21:2  Ahora, pues, yo, Juan, vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén , descender del cielo por la mano de Dios, compuesta, como una novia engalanada para su esposo.
Apo 21:3  Y oí una voz grande que venía del trono, y decía: Ved aquí el Tabernáculo de Dios entre los hombres, y el Señor morará con ellos. Y ellos serán su pueblo, y el mismo Dios habitando en medio de ellos será su Dios.
Apo 21:4  Y Dios enjugará de sus ojos todas las lágrimas; y no habrá ya muerte, ni llanto, ni alarido, ni habrá más dolor, porque las cosas de antes son pasadas.
Apo 21:5  Y dijo el que estaba sentado en el solio: He aquí que renuevo todas las cosas. Y me dijo a mí: Escribe, porque todas estas palabras son dignísimas de fe y verdaderas.
Apo 21:6  Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin de todo. Al sediento yo le daré de beber gratuitamente, o sin interés, de la fuente del agua de la vida.
Apo 21:7  El que venciere poseerá todas estas cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.
Apo 21:8  Mas en orden a los cobardes, e incrédulos, y execrables o desalmados, y homicidas, y deshonestos, y hechiceros, e idólatras, y a todos los embusteros, su suerte será en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda, y eterna.
Apo 21:9  Vino después un ángel de los siete que tenían las tazas llenas de las siete plagas postreras, y habló conmigo, diciendo: Ven, y te mostraré la esposa, novia del Cordero.
Apo 21:10  Con eso me llevó en espíritu a un monte grande y encumbrado, y me mostró la ciudad santa de Jerusalén , que descendía del cielo y venía de Dios,
Apo 21:11  la cual tenía la claridad de Dios; cuya luz era semejante a una piedra preciosa, a piedra de jaspe, transparente como cristal.
Apo 21:12  Y tenía un muro grande y alto con doce puertas, y en las puertas doce ángeles y nombres esculpidos, que son los nombres de las doce tribus de los hijos de Israel.
Apo 21:13  Tres puertas al oriente, y tres puertas al norte, tres puertas al mediodía, y otras tres al poniente.
Apo 21:14  Y el muro de la ciudad tenía doce cimientos, y en ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.
Apo 21:15  Y el que hablaba conmigo tenía una caña de medir, que era de oro, para medir la ciudad, y sus puertas, y la muralla.
Apo 21:16  Es de advertir que la ciudad es cuadrada, y tan larga como ancha; midió, pues, la ciudad con la caña de oro, y tenía doce mil estadios siendo iguales su longitud, altura y latitud.
Apo 21:17  Midió también la muralla, y la halló de ciento cuarenta y cuatro codos de alto, medida de hombre, que era también la del ángel.
Apo 21:18  El material de este muro era de piedra jaspe; mas la ciudad era de un oro puro tan transparente, que se parecía a un vidrio, o cristal, sin mota.
Apo 21:19  Y los fundamentos del muro de la ciudad estaban adornados con toda suerte de piedras preciosas. El primer fundamento era de jaspe, el segundo de zafiro, el tercero de calcedonia o rubí, el cuarto de esmeralda,
Apo 21:20  el quinto de sardónica, el sexto de cornalina, el séptimo de crisólito, el octavo de berilo, el noveno de topacio, el décimo de crisopraso o lapislázuli, el undécimo de jacinto, el duodécimo de amatista.
Apo 21:21  Y las doce puertas son doce perlas; y cada puerta estaba hecha de una de estas perlas, y el pavimento de la ciudad de oro puro y transparente como el cristal.
Apo 21:22  Y yo no vi templo en ella; por cuanto el Señor Dios omnipotente es su templo, con el Cordero.
Apo 21:23  Y la ciudad no necesita sol ni luna que alumbren en ella; porque la claridad de Dios la tiene iluminada, y su lumbrera es el Cordero.
Apo 21:24  Y a la luz de ella andarán las gentes; y los reyes de la tierra llevarán a ella su gloria y su majestad.
Apo 21:25  Y sus puertas no se cerrarán al fin de cada día, porque no habrá allí noche.
Apo 21:26  Y en ella se introducirá, y vendrá a parar, la gloria y la honra de las naciones.
Apo 21:27  No entrará en esta ciudad cosa sucia, o contaminada, ni quien comete abominación y falsedad, sino solamente los que se hallan escritos en el Libro de la vida del Cordero. 

 


 

Apo 21:1 

Cielo nuevo y tierra nueva
  Vi un cielo nuevo y una tierra nueva;(A) porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.
Apo 21:2  Y yo Juan vi la santa ciudad,(B) la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios,(C) dispuesta como una esposa ataviada para su marido.(D)
Apo 21:3  Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo,(E) y Dios mismo estará con ellos como su Dios.
Apo 21:4  Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte,(F) ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor;(G) porque las primeras cosas pasaron.
Apo 21:5  Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.
Apo 21:6  Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente(H) de la fuente del agua de la vida.
Apo 21:7  El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.(I)
Apo 21:8  Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

La nueva Jerusalén
 
Apo 21:9  Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras, y habló conmigo, diciendo: Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero.
Apo 21:10  Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén,(J) que descendía del cielo, de Dios,
Apo 21:11  teniendo la gloria de Dios. Y su fulgor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal.
Apo 21:12  Tenía un muro grande y alto con doce puertas; y en las puertas, doce ángeles, y nombres inscritos, que son los de las doce tribus de los hijos de Israel;
Apo 21:13  al oriente tres puertas; al norte tres puertas; al sur tres puertas; al occidente tres puertas.(K)
Apo 21:14  Y el muro de la ciudad tenía doce cimientos, y sobre ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.
Apo 21:15  El que hablaba conmigo tenía una caña de medir, de oro, para medir la ciudad, sus puertas y su muro.(L)
Apo 21:16  La ciudad se halla establecida en cuadro, y su longitud es igual a su anchura; y él midió la ciudad con la caña, doce mil estadios; la longitud, la altura y la anchura de ella son iguales.
Apo 21:17  Y midió su muro, ciento cuarenta y cuatro codos, de medida de hombre, la cual es de ángel.
Apo 21:18  El material de su muro era de jaspe; pero la ciudad era de oro puro, semejante al vidrio limpio;
Apo 21:19  y los cimientos del muro de la ciudad estaban adornados con toda piedra preciosa. El primer cimiento era jaspe; el segundo, zafiro; el tercero, ágata; el cuarto, esmeralda;
Apo 21:20  el quinto, ónice; el sexto, cornalina; el séptimo, crisólito; el octavo, berilo; el noveno, topacio; el décimo, crisopraso; el undécimo, jacinto; el duodécimo, amatista.
Apo 21:21  Las doce puertas eran doce perlas;(M) cada una de las puertas era una perla. Y la calle de la ciudad era de oro puro, transparente como vidrio.
Apo 21:22  Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero.
Apo 21:23  La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina,(N) y el Cordero es su lumbrera.
Apo 21:24  Y las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella; y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella.
Apo 21:25  Sus puertas nunca serán cerradas de día, pues allí no habrá noche.
Apo 21:26  Y llevarán la gloria y la honra de las naciones a ella.(O)
Apo 21:27  No entrará en ella ninguna cosa inmunda,(P) o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.

 


 

Apo 21:1  Y vi un cielo nuevo, y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra se fueron, y el mar ya no es.
Apo 21:2  Y yo Juan vi la santa Ciudad, Jerusalén la nueva, que descendía del cielo, aderezada de Dios, como la esposa ataviada para su marido.
Apo 21:3  Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo será con ellos y será su Dios.
Apo 21:4  Y limpiará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y la muerte no será más; y no habrá más llanto, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas son pasadas.
Apo 21:5  Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.
Apo 21:6  Y me dijo: Hecho es. YO SOY el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré de la fuente del agua de vida gratuitamente.
Apo 21:7  El que venciere, recibirá todas las cosas por heredad; y yo seré su Dios, y él será mi hijo.
Apo 21:8  Mas a los temerosos, e incrédulos, a los abominables, y homicidas, a los fornicarios y hechiceros, y a los idólatras, y a todos los mentirosos, su parte será en el lago ardiendo de fuego y de azufre, que es la muerte segunda.
Apo 21:9  Y vino a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete postreras plagas, y habló conmigo, diciendo: Ven, yo te mostraré la Esposa, mujer del Cordero.
Apo 21:10  Y me llevó en el espíritu a un gran y alto monte, y me mostró la gran Ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo de con Dios,
Apo 21:11  teniendo la claridad de Dios; y su lumbre era semejante a una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, resplandeciente como cristal.
Apo 21:12  Y tenía un muro grande y alto con doce puertas; y en las puertas, doce ángeles, y nombres escritos, que son los de las doce tribus de los hijos de Israel.
Apo 21:13  Al oriente tres puertas; al aquilón tres puertas; al mediodía tres puertas; al poniente tres puertas.
Apo 21:14  Y el muro de la Ciudad tenía doce fundamentos; y en ellos los nombres de los doce apóstoles del Cordero.
Apo 21:15  Y el que hablaba conmigo, tenía una caña de oro, para medir la ciudad, y sus puertas, y su muro.
Apo 21:16  Y la ciudad está situada y puesta cuadrangular, y su largura es tanta como su anchura. Y él midió la Ciudad con la caña de oro, doce mil estadios; y la largura y la altura y la anchura de ella son iguales.
Apo 21:17  Y midió su muro de ciento cuarenta y cuatro codos, de medida de hombre, la cual es de ángel.
Apo 21:18  Y el material de su muro era de jaspe; mas la Ciudad era de oro puro, semejante al vidrio limpio.
Apo 21:19  Y los fundamentos del muro de la Ciudad estaban adornados de toda piedra preciosa. El primer fundamento era jaspe; el segundo, zafiro; el tercero, calcedonia; el cuarto, esmeralda;
Apo 21:20  el quinto, sardónica; el sexto, sardónice; el séptimo, crisólito; el octavo, berilo; el noveno, topacio; el décimo, crisopraso; el undécimo, jacinto; el duodécimo, amatista.
Apo 21:21  Y las doce puertas son doce perlas, en cada una, una; cada puerta era de una perla. Y la plaza de la Ciudad era de oro puro como vidrio muy resplandeciente.
Apo 21:22  Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero.
Apo 21:23  Y la Ciudad no tenía necesidad de sol, ni de luna, para que resplandezcan en ella; porque la claridad de Dios la ha alumbrado, y el Cordero es su lámpara.
Apo 21:24  Y los gentiles que hubieren sido salvos andarán en la lumbre de ella; y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella.
Apo 21:25  Y sus puertas nunca serán cerradas de día, porque allí no habrá noche.
Apo 21:26  Y llevarán la gloria y la honra de los gentiles a ella.
Apo 21:27  No entrará en ella ninguna cosa sucia, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están escritos en el libro de la vida del Cordero. 

 


 

Apo 21:1  And I saw a new heaven and a new earth: for the first heaven and the first earth were passed away; and there was no more sea.
Apo 21:2  And I John saw the holy city, new Jerusalem, coming down from God out of heaven, prepared as a bride adorned for her husband.
Apo 21:3  And I heard a great voice out of heaven saying, Behold, the tabernacle of God is with men, and he will dwell with them, and they shall be his people, and God himself shall be with them, and be their God.
Apo 21:4  And God shall wipe away all tears from their eyes; and there shall be no more death, neither sorrow, nor crying, neither shall there be any more pain: for the former things are passed away.
Apo 21:5  And he that sat upon the throne said, Behold, I make all things new. And he said unto me, Write: for these words are true and faithful.
Apo 21:6  And he said unto me, It is done. I am Alpha and Omega, the beginning and the end. I will give unto him that is athirst of the fountain of the water of life freely.
Apo 21:7  He that overcometh shall inherit all things; and I will be his God, and he shall be my son.
Apo 21:8  But the fearful, and unbelieving, and the abominable, and murderers, and whoremongers, and sorcerers, and idolaters, and all liars, shall have their part in the lake which burneth with fire and brimstone: which is the second death.
Apo 21:9  And there came unto me one of the seven angels which had the seven vials full of the seven last plagues, and talked with me, saying, Come hither, I will shew thee the bride, the Lamb's wife.
Apo 21:10  And he carried me away in the spirit to a great and high mountain, and shewed me that great city, the holy Jerusalem, descending out of heaven from God,
Apo 21:11  Having the glory of God: and her light was like unto a stone most precious, even like a jasper stone, clear as crystal;
Apo 21:12  And had a wall great and high, and had twelve gates, and at the gates twelve angels, and names written thereon, which are the names of the twelve tribes of the children of Israel:
Apo 21:13  On the east three gates; on the north three gates; on the south three gates; and on the west three gates.
Apo 21:14  And the wall of the city had twelve foundations, and in them the names of the twelve apostles of the Lamb.
Apo 21:15  And he that talked with me had a golden reed to measure the city, and the gates thereof, and the wall thereof.
Apo 21:16  And the city lieth foursquare, and the length is as large as the breadth: and he measured the city with the reed, twelve thousand furlongs. The length and the breadth and the height of it are equal.
Apo 21:17  And he measured the wall thereof, an hundred and forty and four cubits, according to the measure of a man, that is, of the angel.
Apo 21:18  And the building of the wall of it was of jasper: and the city was pure gold, like unto clear glass.
Apo 21:19  And the foundations of the wall of the city were garnished with all manner of precious stones. The first foundation was jasper; the second, sapphire; the third, a chalcedony; the fourth, an emerald;
Apo 21:20  The fifth, sardonyx; the sixth, sardius; the seventh, chrysolite; the eighth, beryl; the ninth, a topaz; the tenth, a chrysoprasus; the eleventh, a jacinth; the twelfth, an amethyst.
Apo 21:21  And the twelve gates were twelve pearls; every several gate was of one pearl: and the street of the city was pure gold, as it were transparent glass.
Apo 21:22  And I saw no temple therein: for the Lord God Almighty and the Lamb are the temple of it.
Apo 21:23  And the city had no need of the sun, neither of the moon, to shine in it: for the glory of God did lighten it, and the Lamb is the light thereof.
Apo 21:24  And the nations of them which are saved shall walk in the light of it: and the kings of the earth do bring their glory and honour into it.
Apo 21:25  And the gates of it shall not be shut at all by day: for there shall be no night there.
Apo 21:26  And they shall bring the glory and honour of the nations into it.
Apo 21:27  And there shall in no wise enter into it any thing that defileth, neither whatsoever worketh abomination, or maketh a lie: but they which are written in the Lamb's book of life. 

 


 

Apo 21:1  Luego vi = un cielo nuevo y una tierra nueva = - porque el primer cielo y la primera tierra desaparecieron, y el mar no existe ya.
Apo 21:2  Y vi la Ciudad Santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, de junto a Dios, engalanada como una novia ataviada para su esposo.
Apo 21:3  Y oí una fuerte voz que decía desde el trono: «Esta es la morada de Dios con los hombres. Pondrá = su morada entre ellos y ellos serán = su = pueblo = y él = Dios - con - ellos, = será su Dios.
Apo 21:4  = Y enjugará toda lágrima de sus ojos, = y no habrá ya muerte ni habrá llanto, ni gritos ni fatigas, porque el mundo viejo ha pasado.»
Apo 21:5  Entonces dijo el que está sentado en el trono: «Mira que hago un mundo nuevo.» Y añadió: «Escribe: Estas son palabras ciertas y verdaderas.»
Apo 21:6  Me dijo también: «Hecho está: yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin; al que tenga sed, yo le daré del manantial del agua de la vida gratis.
Apo 21:7  Esta será la herencia del vencedor: = yo seré = Dios = para él, y él será hijo para mi. =
Apo 21:8  Pero los cobardes, los incrédulos, los abominables, los asesinos, los impuros, los hechiceros, los idólatras y todos los embusteros tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre: que es la muerte segunda.
Apo 21:9  Entonces vino uno de los siete Ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete últimas plagas, y me habló diciendo: «Ven, que te voy a enseñar a la Novia, a la Esposa del Cordero.»
Apo 21:10  = Me trasladó en espíritu a un monte grande y alto = y me mostró la Ciudad Santa de Jerusalén, que bajaba del cielo, de junto a Dios,
Apo 21:11  y = tenía la gloria de Dios. = Su resplandor era como el de una piedra muy preciosa, como jaspe cristalino.
Apo 21:12  Tenía una muralla grande y alta con doce puertas; y sobre las puertas, doce Ángeles y nombres grabados, que son = los de las doce tribus de los hijos de Israel; =
Apo 21:13  = al oriente tres puertas; al norte tres puertas; al mediodía tres puertas; al occidente tres puertas. =
Apo 21:14  La muralla de la ciudad se asienta sobre doce piedras, que llevan los nombres de los doce Apóstoles del Cordero.
Apo 21:15  El que hablaba conmigo tenía una caña de medir, de oro, para medir la ciudad, sus puertas y su muralla.
Apo 21:16  La ciudad es un cuadrado: su largura es igual a su anchura. Midió la ciudad con la caña, y tenía 12.000 estadios. Su largura, anchura y altura son iguales.
Apo 21:17  Midió luego su muralla, y tenía 144 codos - con medida humana, que era la del Ángel -.
Apo 21:18  El material de esta muralla es jaspe y la ciudad es de oro puro semejante al vidrio puro.
Apo 21:19  Los asientos de la muralla de la ciudad están adornados de toda clase de piedras preciosas: el primer asiento es de jaspe, el segundo de zafiro, el tercero de calcedonia, el cuarto de esmeralda,
Apo 21:20  el quinto de sardónica, el sexto de cornalina, el séptimo de crisólito, el octavo de berilo, el noveno de topacio, el décimo de crisoprasa, el undécimo de jacinto, el duodécimo de amatista.
Apo 21:21  Y las doce puertas son doce perlas, cada una de las puertas hecha de una sola perla; y la plaza de la ciudad es de oro puro, trasparente como el cristal.
Apo 21:22  Pero no vi Santuario alguno en ella; porque el Señor, el Dios Todopoderoso, y el Cordero, es su Santuario.
Apo 21:23  La ciudad no necesita ni de sol ni de luna que la alumbren, porque la ilumina la gloria de Dios, y su lámpara es el Cordero.
Apo 21:24  = Las naciones caminarán a su luz, = y los reyes de la tierra irán a llevarle su esplendor.
Apo 21:25  = Sus puertas no se cerrarán con el día = - porque allí no habrá noche -
Apo 21:26  = y traerán a ella el esplendor y los = tesoros = de las naciones. =
Apo 21:27  Nada profano entrará en ella, ni los que cometen abominación y mentira, sino solamente los inscritos en el libro de la vida del Cordero.

 


 

Apo 21:1  Después vi un cielo nuevo y una tierra nueva;[1] porque el primer cielo y la primera tierra habían dejado de existir, y también el mar.
Apo 21:2  Vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, de la presencia de Dios. Estaba arreglada como una novia vestida para su prometido. [2]
Apo 21:3  y oí una fuerte voz que venía del trono, y que decía: "Aquí está el lugar donde Dios vive con los hombres. [3] Vivirá con ellos, y ellos serán sus pueblos, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. [4]
Apo 21:4  Secará todas las lágrimas de ellos, [5] y ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento, ni dolor; porque todo lo que antes existía ha dejado de existir."
Apo 21:5  El que estaba sentado en el trono dijo: "Yo hago nuevas todas las cosas." y también dijo: "Escribe, porque estas palabras son verdaderas y dignas de confianza."
Apo 21:6  Después me dijo: "Ya está hecho. Yo soy el alfa y la omega, el principio y el fin. [6] Al que tenga sed le daré a beber del manantial del agua de la vida, sin que le cueste nada.
Apo 21:7  El que salga vencedor recibirá todo esto como herencia; y yo seré su Dios y él será mi hijo. [7]
Apo 21:8  Pero en cuanto a los cobardes, los incrédulos, los odiosos, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican la brujería, los que adoran ídolos, y todos los mentirosos, a ellos les tocará ir al lago de azufre ardiente, que es la segunda muerte."[8]
Apo 21:9  Vino uno de los siete ángeles que tenían las siete copas[9] llenas de las siete últimas calamidades, y me dijo: "Ven, que te voy a enseñar a la novia, la esposa del Cordero."[10]
Apo 21:10  y en la visión que me hizo ver el Espíritu, el ángel me llevó a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que bajaba del cielo, de la presencia de Dios.
Apo 21:11  La ciudad brillaba con el resplandor de Dios; su brillo era como el de una piedra preciosa, como un diamante, transparente como el cristal.
Apo 21:12  Alrededor de la ciudad había una muralla grande y alta, que tenía doce puertas, y en cada puerta había un ángel; en las puertas estaban escritos los nombres de las doce tribus de Israel.
Apo 21:13  Tres puertas daban al este, tres al norte, tres al sur y tres al oeste. [11]
Apo 21:14  La muralla de la ciudad tenía doce piedras por base, en lasque estaban escritos los nombres de los doce apóstoles del Cordero.
Apo 21:15  El ángel que hablaba conmigo llevaba una caña de oro para medir la ciudad, sus puertas y su muralla. [12]
Apo 21:16  La ciudad era cuadrada; su largo era igual a su ancho. El ángel midió con su caña la ciudad: medía doce mil esta Dios;[13] su largo, su alto y su ancho eran iguales.
Apo 21:17  Luego midió la muralla: medía ciento cuarenta y cuatro codos, [14] según las medidas humanas que el ángel estaba usando.
Apo 21:18  La muralla estaba hecha de diamante, y la ciudad era de oro puro, como vidrio pulido.
Apo 21:19  Las piedras de la base de la muralla estaban adornadas con toda clase de piedras preciosas: la primera, con diamante; la segunda, con zafiro; la tercera, con ágata; la cuarta, con esmeralda;
Apo 21:20  la quinta, con ónice; la sexta, con rubí; la séptima, con crisólito; la octava, con berilo; la novena, con topacio; la décima, con crisoprasa; la undécima, con jacinto; y la duodécima, con amatista.
Apo 21:21  Las doce puertas eran doce perlas; cada puerta estaba hecha de una sola perla. Y la calle principal de la ciudad era de oro puro, como vidrio transparente.
Apo 21:22  No vi ningún santuario en la ciudad, porque el Señor, el Dios todopoderoso, es su santuario, y también el Cordero.
Apo 21:23  La ciudad no necesita ni sol ni luna que la alumbren, porque la alumbra el resplandor de Dios, y su lámpara es el Cordero.
Apo 21:24  Las naciones caminarán a la luz de la ciudad, y los reyes del mundo le entregarán sus riquezas. [15]
Apo 21:25  Sus puertas no se cerrarán de día, y en ella no habrá noche.
Apo 21:26  Le entregarán las riquezas y el esplendor de las naciones;
Apo 21:27  pero nunca entrará nada impuro, ni nadie que haga cosas odiosas o engañosas. Solamente entrarán los que tienen su nombre escrito en el libro de la vida[16] del Cordero. 

 


 

Apo 21:1  Y vi un nuevo cielo y una nueva tierra; porque el cielo anterior y la tierra anterior habían pasado, y el mar ya no existe.
Apo 21:2  Vi también la santa ciudad, la Nueva Jerusalén, que descendía del cielo desde Dios y preparada como una novia adornada para su esposo.
Apo 21:3  Con eso, oí una voz fuerte desde el trono decir: “¡Mira! La tienda de Dios está con la humanidad, y él residirá con ellos, y ellos serán sus pueblos. Y Dios mismo estará con ellos.
Apo 21:4  Y limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado”.
Apo 21:5  Y Aquel que estaba sentado en el trono dijo: “¡Mira!, voy a hacer nuevas todas las cosas”. También, dice: “Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas”.
Apo 21:6  Y me dijo: “¡Han acontecido! Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. A cualquiera que tenga sed le daré de la fuente del agua de la vida gratis.
Apo 21:7  Cualquiera que venza heredará estas cosas, y yo seré su Dios y él será mi hijo.
Apo 21:8  Pero en cuanto a los cobardes y los que no tienen fe y los que son repugnantes en su suciedad, y asesinos y fornicadores y los que practican espiritismo, e idólatras y todos los mentirosos, su porción será en el lago que arde con fuego y azufre. Esto significa la muerte segunda”.
Apo 21:9  Y vino uno de los siete ángeles que tenían los siete tazones que estaban llenos de las siete últimas plagas, y habló conmigo y dijo: “Ven acá, te mostraré a la novia, la esposa del Cordero”.
Apo 21:10  De modo que me llevó en [el poder del] espíritu a una montaña grande y encumbrada, y me mostró la santa ciudad de Jerusalén, que descendía del cielo desde Dios,
Apo 21:11  y que tenía la gloria de Dios. Su resplandor era semejante a una piedra preciosísima, como piedra de jaspe que brillara con claridad cristalina.
Apo 21:12  Tenía un muro grande y encumbrado, y tenía doce puertas, y a las puertas doce ángeles, y había nombres inscritos, que son los de las doce tribus de los hijos de Israel.
Apo 21:13  Al oriente había tres puertas, y al norte tres puertas, y al sur tres puertas, y al occidente tres puertas.
Apo 21:14  El muro de la ciudad también tenía doce piedras de fundamento, y sobre ellas los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.
Apo 21:15  Ahora bien, el que hablaba conmigo tenía como medida una caña de oro, para que midiera la ciudad y sus puertas y su muro.
Apo 21:16  Y la ciudad se extiende en cuadro, y su longitud es tan grande como su anchura. Y midió la ciudad con la caña, doce mil estadios; su longitud y anchura y altura son iguales.
Apo 21:17  También, midió su muro, ciento cuarenta y cuatro codos, según la medida de hombre, [y] a la vez de ángel.
Apo 21:18  Ahora bien, la estructura del muro era jaspe, y la ciudad era oro puro, semejante a vidrio claro.
Apo 21:19  Los fundamentos del muro de la ciudad estaban adornados con toda clase de piedra preciosa: el primer fundamento era jaspe; el segundo, zafiro; el tercero, calcedonia; el cuarto, esmeralda;
Apo 21:20  el quinto, sardónica; el sexto, sardio; el séptimo, crisólito; el octavo, berilo; el nono, topacio; el décimo, crisoprasa; el undécimo, jacinto; el duodécimo, amatista.
Apo 21:21  También, las doce puertas eran doce perlas; cada una de las puertas estaba hecha de una sola perla. Y el camino ancho de la ciudad era oro puro, como vidrio transparente.
Apo 21:22  Y no vi en ella templo, porque Jehová Dios el Todopoderoso es su templo; también [lo es] el Cordero.
Apo 21:23  Y la ciudad no tiene necesidad de que el sol ni la luna resplandezcan sobre ella, porque la gloria de Dios la alumbraba, y su lámpara era el Cordero.
Apo 21:24  Y las naciones andarán por medio de su luz, y los reyes de la tierra llevarán a ella su gloria.
Apo 21:25  Y sus puertas de ninguna manera se cerrarán de día, pues allí no existirá noche.
Apo 21:26  Y llevarán a ella la gloria y la honra de las naciones.
Apo 21:27  Pero cualquier cosa que no sea sagrada, y cualquiera que se ocupe en una cosa repugnante, y la mentira, no entrará en ella de ninguna manera; solamente [entrarán] los que estén escritos en el rollo de la vida del Cordero.

 


 

Apo 21:1  Después vi un cielo nuevo y una tierra nueva, pues ya el primer cielo y la primera tierra habían dejado de existir, lo mismo que el mar.
Apo 21:2  Vi también que la ciudad santa, la nueva Jerusalén, bajaba del cielo, donde vive Dios. La ciudad parecía una novia vestida para su boda, lista para encontrarse con su novio.
Apo 21:3  Y oí que del trono salía una fuerte voz que decía: «Aquí es donde Dios vive con su pueblo. Dios vivirá con ellos, y ellos serán suyos para siempre. En efecto, Dios mismo será su único Dios.
Apo 21:4  Él secará sus lágrimas, y no morirán jamás. Tampoco volverán a llorar, ni a lamentarse, ni sentirán ningún dolor, porque lo que antes existía ha dejado de existir.»
Apo 21:5  Dios dijo desde su trono: «¡Yo hago todo nuevo!» Y también dijo: «Escribe, porque estas palabras son verdaderas y dignas de confianza.»
Apo 21:6  Después me dijo: «¡Ya todo está hecho! Yo soy el principio y el fin. Al que tenga sed, a cambio de nada le daré a beber del agua de la fuente que da vida eterna.
Apo 21:7  A los que triunfen sobre las dificultades y sigan confiando en mí, les daré todo eso, y serán mis hijos, y yo seré su Dios.
Apo 21:8  Pero a los cobardes, a los que no confíen en mí, a los que hagan cosas terribles que no me agradan, a los que hayan matado a otros, a los que tengan relaciones sexuales prohibidas, a los que practiquen la brujería, a los que adoren dioses falsos, y a los mentirosos, los lanzaré al lago donde el azufre arde en llamas; y allí se quedarán, separados de mí para siempre.»
Apo 21:9  Después vino uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas con las últimas plagas terribles, y me dijo: «Acércate; voy a mostrarte a la novia, la que va a ser la esposa del Cordero».
Apo 21:10  Y en la visión que el Espíritu de Dios me mostró, el ángel me llevó a un cerro grande y alto, y me enseñó la gran ciudad santa de Jerusalén, que bajaba del cielo, donde está Dios.
Apo 21:11  La presencia de Dios la hacía brillar, y su brillo era como el de una joya, como el de un diamante, transparente como el cristal.
Apo 21:12  Por fuera estaba rodeada por una muralla alta y grande. En la muralla había doce portones; en cada portón había un ángel, y en cada portón estaba escrito el nombre de una de las doce tribus de Israel.
Apo 21:13  Tres de sus portones daban al este, tres daban al norte, tres daban al oeste, y tres daban al sur.
Apo 21:14  La muralla estaba construida sobre doce grandes rocas, y en cada roca estaba escrito uno de los nombres de los doce apóstoles del Cordero.
Apo 21:15  El ángel que me hablaba tenía una regla de oro, y con esa regla midió la ciudad, sus portones y su muralla.
Apo 21:16  La ciudad era cuadrada; sus cuatro lados medían lo mismo. El ángel midió la ciudad con la regla de oro, y medía dos mil doscientos kilómetros, tanto de ancho como de largo y de alto.
Apo 21:17  El ángel también midió la muralla, y era de sesenta y cinco metros, según las medidas humanas que estaba usando el ángel.
Apo 21:18  La muralla estaba hecha de diamante, y el oro con que estaba hecha la ciudad era tan puro que dejaba pasar la luz, como si fuera cristal.
Apo 21:19  Las rocas sobre las que estaba construida la muralla estaban adornadas con toda clase de piedras preciosas: la primera roca está adornada con diamantes; la segunda, con zafiros; la tercera, con ágatas; la cuarta, con esmeraldas;
Apo 21:20  la quinta, con ónices; la sexta, con rubíes; la séptima, con crisólitos; la octava, con berilos; la novena, con topacios; la décima, con crisoprasas; la undécima, con jacintos; y la duodécima, con amatistas.
Apo 21:21  Y los doce portones eran doce perlas; cada portón estaba hecho de una sola perla. La calle principal de la ciudad estaba cubierta de un oro tan puro que brillaba como el vidrio transparente.
Apo 21:22  En la ciudad no vi ningún templo, porque su templo es el Señor, el Dios todopoderoso, y también el Cordero.
Apo 21:23  La ciudad no necesita que el sol o la luna la iluminen, porque el brillo de Dios la ilumina, y el Cordero es su lámpara.
Apo 21:24  Gente de todos los países caminará a la luz que sale de la ciudad, y los reyes de la tierra le entregarán sus riquezas.
Apo 21:25  Los portones de la ciudad no se cerrarán de día, y allí nunca será de noche.
Apo 21:26  Le entregarán las riquezas y todo lo bello de los países.
Apo 21:27  Pero nunca entrará en ella nada que desagrade a Dios; no entrarán los que han adorado a dioses falsos, ni los objetos que hayan usado en su culto. Sólo podrán entrar los que tengan anotados sus nombres en el libro del Cordero. En ese libro están anotados los que recibirán la vida eterna.

 


 

Apo 21:1  Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva;[Is 65:17, 66:22] pues el cielo viejo y la tierra vieja habían pasado, y el mar ya no estaba allí.
Apo 21:2  También vi la ciudad Kadosh, la Yerushalayim de lo Alto, descendiendo desde el cielo de YAHWEH, preparada como una esposa, hermosamente vestida para su esposo.[116]
Apo 21:3  Oí una gran voz del trono que decía: "¡Miren! La Shejinah de YAHWEH está con la humanidad, y El vivirá con ellos. Ellos serán Su pueblo, y El mismo, YAHWEH con ellos, será Su Elohim.[Le 26:11-12; Is 7:14; 8:8, 10; Je 31:33(34); Ez 37:27; 2Cr 6:18]
Apo 21:4  El enjugará toda lágrima de sus ojos. Ya no habrá más muerte; y ya no habrá más luto, llanto ni dolor; porque el viejo orden ha pasado."
Apo 21:5  Entonces El que estaba sentado en el trono dijo: "¡Miren, Yo estoy haciendo todo nuevo!" También dijo: "Escribe: ¡Estas palabras son verdaderas y dignas de ser confiadas!'"
Apo 21:6  Y El me dijo: "¡Hecho está! Yo soy el 'Alef' y la 'Tav,' El principio y el fin. A cualquiera que tenga sed, Yo mismo le daré gratuitamente agua de la Fuente de la Vida.
Apo 21:7  Aquel que gane la victoria, recibe estas cosas, y Yo seré su Elohim, y él será mi hijo.
Apo 21:8  Pero, en cuanto a los cobardes, los que no son dignos de confianza, los viles, los asesinos, los inmorales sexuales, aquellos que dan mal uso a las drogas con relación a lo oculto, los adoradores de ídolos, y todos los mentirosos, su destino es el lago que arde con fuego y azufre, la segunda muerte.
Apo 21:9  Uno de los siete malajim que tenía las siete copas de las siete plagas se acercó a mí y dijo: "Ven, te mostraré la novia, la esposa del Cordero."
Apo 21:10  Me llevó en el Ruaj a la cumbre de una gran y alta montaña, y me enseñó la ciudad Kadosh, Yerushalayim, descendiendo del cielo de YAHWEH.
Apo 21:11  Era la Shejinah de YAHWEH, su fulgor era como una joya cuyo precio es inestimable, como un diama nte tan claro como un cristal.
Apo 21:12  Tenía un gran muro alto con doce puertas; a las puertas doce malajim; e inscritos en las puertas estaban los nombres de las doce tribus de Yisra'el.[117]
Apo 21:13  Al este, tres puertas; tres puertas al norte; tres puertas al sur y tres puertas al oeste.
Apo 21:14  El muro de la ciudad tenía doce piedras de cimientos, y en éstas estaban escritos los doce nombres de los doce emisarios del Cordero.
Apo 21:15  El malaj que hablaba conmigo tenía una caña de medir de oro con la cual medir la ciudad, sus puertas y su muro.
Apo 21:16  La ciudad está planeada en un cuadrado, su longitud es igual a su anchura. Con su caña él midió la ciudad a mil quinientas millas; con la longitud y la altura igual.
Apo 21:17  El midió su muro, doscientos dieciséis pies de medida humana corriente, que el malaj estaba usando.
Apo 21:18  El muro estaba hecho de diamante y la ciudad de oro puro, semejante al cristal puro.
Apo 21:19  Los cimientos del muro de la ciudad estaban decorados con toda clase de piedras preciosas; la primera piedra de cimiento era de diamante, la segunda de zafiro, la tercera de calcedonia, la cuarta de esmeralda,
Apo 21:20  la quinta de ónice, la sexta de cornalina, la séptima de crisolito; la octava de berilio; la novena de topacio; la décima de crisoprasa; la undécima de turquesa y la duodécima de amatista.
Apo 21:21  Las doce puertas eran doce perlas;[118] y cada una de las puertas estaban hechas de una sola perla. La calle principal de la ciudad era de oro puro, transparente como el cristal.
Apo 21:22  No vi un Templo en la ciudad; porque YAHWEH, El Shaddai es su Templo, tal como lo es el Cordero.
Apo 21:23  La ciudad no tiene necesidad del sol ni de la luna que resplandezcan sobre ella; porque la Shejinah de YAHWEH le da luz, y su lámpara es el Cordero.
Apo 21:24  Las naciones caminarán bajo su luz, y los reyes de la tierra traerán su esplendor a ella.
Apo 21:25  Sus puertas nunca cerrarán, permanecerán abiertas todo el día porque la noche no existirá allí,
Apo 21:26  y el honor y esplendor de las naciones será traído a ella.
Apo 21:27  Nada impuro podrá entrar en ella, tampoco nadie que haga cosas vergonzosas o mienta; los Unicos que pueden entrar son aquellos que sus nombres están escritos en el Libro de la Vida del Cordero.

 


 

Apo 21:1  Luego vi un cielo nuevo y una tierra nueva. El primer cielo y la primera tierra habían desaparecido. El mar ya no existía.
Apo 21:2  "También vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén que bajaba del cielo, desde donde está Dios. La ciudad estaba arreglada como una novia para su novio, lista para casarse."
Apo 21:3  "Oí una fuerte voz del cielo que decía: ""Ahora, el hogar de Dios está con los seres humanos y él vivirá con ellos. Serán su pueblo y Dios mismo estará con ellos como su Dios."
Apo 21:4  "Él secará todas sus lágrimas, y ya no habrá muerte ni sufrimiento, ni llanto, ni dolor, porque el mundo que existía antes ya desapareció""."
Apo 21:5  "Entonces, el que estaba sentado en el trono dijo: ""Yo estoy haciendo todo nuevo."" También dijo: ""Escribe esto porque estas palabras son verdaderas y confiables""."
Apo 21:6  "Después me dijo: ""¡Ya está hecho! Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. A todos los que tengan sed, les permitiré beber del manantial del agua que da vida."
Apo 21:7  Todo eso voy a darle al que salga victorioso; yo seré su Dios y él será mi hijo.
Apo 21:8  "Pero los cobardes, los que renunciaron a su fe, los abominables, los asesinos, los que cometen pecados sexuales, los que practican la brujería, los que adoran ídolos y todos los mentirosos, tendrán un lugar en el lago de fuego y azufre. Esta es la segunda muerte""."
Apo 21:9  "Luego, vino uno de los siete ángeles que tenía las siete copas con las últimas siete plagas y me dijo: ""Ven acá que te voy a mostrar a la novia del Cordero""."
Apo 21:10  "El ángel me llevó por medio del Espíritu a lo alto de una montaña y me mostró la ciudad santa de Jerusalén, que bajaba del cielo, desde donde está Dios."
Apo 21:11  "La ciudad brillaba con la luz de Dios. Parecía una piedra preciosa, un diamante, y era clara como un cristal."
Apo 21:12  "Tenía una muralla grande y alta con doce puertas, en las cuales había doce ángeles. En cada puerta estaba escrito el nombre de una de las familias de Israel."
Apo 21:13  "Había tres puertas hacia el oriente, tres hacia el norte, tres hacia el sur y tres hacia el occidente."
Apo 21:14  "La muralla de la ciudad estaba construida sobre doce cimientos de piedra, y sobre cada piedra estaba escrito el nombre de uno de los doce apóstoles del Cordero."
Apo 21:15  "El ángel que estaba hablando conmigo tenía una vara de oro para medir la ciudad, sus puertas y su muralla."
Apo 21:16  La ciudad era cuadrada y su largo era igual a su ancho. El ángel midió la ciudad y cada uno de sus lados medía como dos mil doscientos kilómetros.
Apo 21:17  Luego midió la muralla. Medía sesenta y cinco metros de alto según las medidas humanas que el ángel estaba usando.
Apo 21:18  "La muralla estaba hecha de diamante, y la ciudad era de oro puro tan claro como el cristal."
Apo 21:19  "Las bases de la muralla estaban adornadas con toda clase de piedras preciosas. La primera con diamante, la segunda con zafiro, la tercera con ágata, la cuarta con esmeralda,"
Apo 21:20  "la quinta con ónix, la sexta con rubí, la séptima con cuarzo amarillo, la octava con aguamarina, la novena con topacio, la décima con crisopraso, la undécima con jacinto y la duodécima con amatista."
Apo 21:21  Cada una de las doce puertas era una perla y la calle de la ciudad era de oro puro transparente como el vidrio.
Apo 21:22  "No vi ningún templo en la ciudad, pues su templo era el Señor Dios Todopoderoso y el Cordero."
Apo 21:23  La ciudad no necesita la luz del sol ni de la luna porque el esplendor de Dios la ilumina y el Cordero es su lámpara.
Apo 21:24  Las naciones vivirán a la luz que sale de la ciudad y los reyes de la tierra le entregarán su gloria a ella.
Apo 21:25  Sus puertas nunca se cerrarán durante el día y en ella no habrá noche.
Apo 21:26  Las riquezas y el esplendor de las naciones serán llevados a la ciudad.
Apo 21:27  "No entrará a ella nada impuro ni el que haga cosas vergonzosas o diga mentiras, sólo los que tengan su nombre escrito en el libro de la vida del Cordero."

 


 
  Conocen nuestro sitio 445310 visitantes (1652641 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!