Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W84
 


  BibliadeEstudioAdventistaApocalipsis 16BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Apocalipsis


 

Apo 16:1  Y oí gran voz del templo diciendo a los siete ángeles: «Id y derramad las siete tazas del furor de Dios, en la tierra».
Apo 16:2  Y fue el primero, y derramó su taza en la tierra; e hízose llaga mala y perniciosa en los hombres, los que tenían la marca de la bestia y los que adoraban su imagen.
Apo 16:3  Y el segundo derramó su taza en la mar; e hízose sangre, cual de muerto, y toda alma de vida murió, la en la mar.
Apo 16:4  Y el tercero derramó su taza en los ríos y los manantiales de las aguas; y se hicieron sangre.
Apo 16:5  Y oí al ángel de las aguas diciendo: «Justo eres, el que es y el que era, el santo; porque esto has juzgado;
Apo 16:6  porque sangre de santos y profetas derramaron, y sangre les has dado a beber: dignos son».
Apo 16:7  Y oí al altar diciendo: «Sí, Señor, el Dios el omnipotente, verdaderos y justos, tus juicios».
Apo 16:8  Y el cuarto derramó su taza en el sol, y fuele dado abrasar a los hombres en fuego.
Apo 16:9  Y abrasáronse los hombres de abrasamiento grande; y blasfemaron el nombre del Dios, el que tiene la potestad sobre estas plagas; y no se arrepintieron para darle gloria.
Apo 16:10  Y el quinto derramó su taza en el trono de la bestia; y fue el reino de ella entenebrecido, y se mordían las lenguas por el dolor;
Apo 16:11  y blasfemaron al Dios del cielo por sus trabajos y por sus llagas; y no se arrepintieron de sus obras.
Apo 16:12  Y el sexto derramó su taza sobre el río el grande: Eufrates; y secóse el agua de él, para que se preparase el camino de los reyes, los de oriente sol.
Apo 16:13  Y vi de la boca del dragón y de la boca de la bestia y de la boca del pseudoprofeta espíritus tres, inmundos, cual ranas;
Apo 16:14  pues son espíritus de demonios que(a)  hacen señales, los que salen a los reyes del orbe entero, a reunirles para la guerra del día el grande de Dios, el Omnipotente.
Apo 16:15  (He aquí vengo como ladrón: bienaventurado el que vela y cuida sus vestiduras, para no desnudo andar y que vean su vergüenza).
Apo 16:16  Y los congregó en el lugar el que se llama en hebreo «Harmagedón»(b) .
Apo 16:17  Y el séptimo derramó su taza en el aire; y salió voz grande del templo, desde el trono, diciendo: «Hecho está».
Apo 16:18  Y hubo relámpagos, y voces, y truenos; y terremoto hubo grande, cual no hubo desde que hombres hubo sobre la tierra, tamaño terremoto, tan grande.
Apo 16:19  Y se hizo la ciudad, la grande, tres partes; y las ciudades de las gentes cayeron. Y Babilonia, la grande, rememorada fue a faz de Dios, para darle el cáliz del vino del furor de él.
Apo 16:20  Y toda isla huyó; y montes no se hallaron(c) .
Apo 16:21  Y granizo grande, como talentar(d)  baja del cielo sobre los hombres; y blasfemaron los hombres a Dios por la plaga del granizo; porque grande es la plaga de él sobremanera.

 


 

Apo 16:1  Del templo oí una gran voz, que decía a los siete ángeles: Id y derramad las siete copas de la ira de Dios sobre la tierra.
Apo 16:2  Fue el primero y derramó su copa sobre la tierra, y sobrevino una peste maligna y perniciosa sobre los hombres que tenían la marca de la bestia y que se postraban ante su imagen.
Apo 16:3  El segundo derramó su copa sobre el mar, y se convirtió en sangre como de muerto, y murió todo ser viviente en el mar.
Apo 16:4  El tercero derramó su copa sobre los ríos y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre*
Apo 16:5  Y oí al ángel de las aguas que decía: Justo eres tú, el que es, el que era, el Santo, porque así has juzgado.
Apo 16:6  Pues que derramaban la sangre de los santos y de los profetas, tú les has dado a beber sangre; bien se lo merecen."
Apo 16:7  Y oí al altar que decía: Sí, Señor, Dios todopoderoso, verdaderos y justos son tus juicios.
Apo 16:8  El cuarto derramó su copa sobre el sol, y fuese dado abrasar a los hombres con el fuego.
Apo 16:9  Eran abrasados los hombres con grandes ardores, y blasfemaban el nombre de Dios que tiene poder sobre estas plagas; pero no se arrepintieron para darle gloria."
Apo 16:10  El quinto derramó su copa sobre el trono de la bestia, y su reino se cubrió de tinieblas, y de dolor se mordían las lenguas,
Apo 16:11  y blasfemaban del Dios del cielo a causa de sus penas y de sus úlceras, pero de sus obras no se arrepentían.
Apo 16:12  El sexto derramó su copa sobre el gran río Eufrates, y secóse su agua, de suerte que quedó expedito el camino a los reyes del naciente sol.
Apo 16:13  Y vi que de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta salían tres espíritus inmundos, como ranas,
Apo 16:14  que son los espíritus de los demonios, que hacen señales que se dirigen hacia los reyes de la tierra para juntarlos a la batalla del día grande del Dios todopoderoso.
Apo 16:15  He aquí que vengo como ladrón, bienaventurado el que vela y guarda sus vestidos, para no andar desnudo y que se vean sus vergüenzas.
Apo 16:16  Y los juntó en el sitio que en hebreo se llama Harmagedón. p El séptimo derramó su copa en el aire, y salió del templo una gran voz, que procedía del trono de Dios, diciendo: Hecho está.
Apo 16:18  Y hubo relámpagos, y voces, y truenos, y un gran terremoto, cual no lo hubo desde que existen los hombres sobre la haz de la tierra.
Apo 16:19  La gran ciudad se hizo tres partes, y hundiéronse las ciudades de las naciones, y la gran Babilonia fue recordada delante de Dios, para darle el cáliz del vino del furor de su cólera.
Apo 16:20  Huyeron todas las islas, y las montañas desaparecieron.
Apo 16:21  Una granizada grande, como de un talento, cayó del cielo sobre los hombres, y blasfemaron los hombres contra Dios por la plaga del granizo, porque era grande en extremo su plaga.

 


 

Apo 16:1  Entonces oí una fuerte voz que salía del templo, y que les decía a los siete ángeles: «Vayan y vacíen las siete copas que representan el enojo de Dios.»
Apo 16:2  El primer ángel fue y vació su copa sobre la tierra, y a todos los que tenían la marca del monstruo y adoraban su estatua les salió una llaga terrible y dolorosa.
Apo 16:3  El segundo ángel vació su copa sobre el mar, y el agua del mar se convirtió en sangre, como la sangre de los que mueren asesinados. Así murió todo lo que tenía vida en el mar.
Apo 16:4  El tercer ángel vació su copa sobre los ríos y sobre los manantiales, y el agua se convirtió en sangre.
Apo 16:5  Luego oí decir al ángel que tiene poder sobre el agua: «Dios, tú eres santo, vives por siempre, y tus castigos son justos.
Apo 16:6  Tus enemigos mataron a muchos de tu pueblo santo, y también a tus profetas. Por eso ahora tú les das a beber sangre, ¡pues se lo merecen!»
Apo 16:7  Y escuché una voz que salía del altar y decía: «Sí, Señor Dios todopoderoso, estos castigos son correctos y justos.»
Apo 16:8  El cuarto ángel vació su copa sobre el sol, al cual se le permitió quemar a la gente.
Apo 16:9  Todos quedaron terriblemente quemados, pero ni aun así se volvieron a Dios ni lo alabaron. Al contrario, ofendieron a Dios, que tiene poder para suspender esos terribles castigos.
Apo 16:10  El quinto ángel vació su copa sobre el trono del monstruo, y su reino quedó en la oscuridad. La gente se mordía la lengua de dolor, porque las llagas los hacían sufrir mucho. Pero ni aun así dejaron de hacer lo malo, sino que ofendieron a Dios por el dolor que sentían; ¡ofendieron a Dios, que vive en el cielo!
Apo 16:12  El sexto ángel vació su copa sobre el gran río Éufrates, y el agua del río se secó para que los reyes del Oriente pudieran pasar.
Apo 16:13  Entonces vi que de la boca del dragón, de la boca del monstruo y de la boca del falso profeta, salieron tres espíritus malos que parecían ranas.
Apo 16:14  Eran espíritus de demonios, que hacían cosas extraordinarias y maravillosas. Salieron para reunir a todos los reyes del mundo, para que lucharan contra el Dios todopoderoso. Lo harán cuando llegue el día en que Dios juzgará a todo el mundo.
Apo 16:15  Por eso el Señor Jesús dice: «Yo volveré cuando menos lo esperen. Volveré como el ladrón, que roba en la noche menos esperada. ¡Dios bendecirá al que se mantenga despierto y vestido, pues no lo sorprenderán desnudo! ¡Ni tendrá nada de qué avergonzarse!»
Apo 16:16  Los espíritus malos reunieron a los reyes en un lugar, que en hebreo se llama Harmagedón.
Apo 16:17  El séptimo ángel vació su copa sobre el aire, y desde el trono que está en el templo salió una fuerte voz que decía: «¡Ya está hecho!»
Apo 16:18  Y hubo relámpagos, voces, truenos y un gran terremoto, más terrible que todos los terremotos que han sacudido a la tierra desde que hay gente en ella.
Apo 16:19  El terremoto partió en tres a la gran ciudad de Babilonia, y las ciudades de todo el mundo se derrumbaron. Dios no se olvidó de Babilonia, sino que la castigó terriblemente, con todo su enojo.
Apo 16:20  Todas las islas y las montañas desaparecieron,
Apo 16:21  y del cielo cayeron grandes granizos sobre la gente. Los granizos parecían rocas, pues pesaban más de cuarenta kilos. Y la gente insultó y ofendió a Dios, porque aquellos terribles granizos fueron un castigo muy duro. 

 


 

Apo 16:1  En esto oí una voz grande del templo, que decía a los siete ángeles: Id, y derramad las siete tazas de la ira de Dios en la tierra.
Apo 16:2  Partió, pues, el primero, y derramó su taza sobre la tierra, y se formó una úlcera cruel y maligna en los hombres, que tenían la señal o divisa de la bestia, y en los que adoraron su imagen.
Apo 16:3  El segundo ángel derramó su taza en el mar y quedó convertido en sangre como de un cuerpo muerto; y todo animal viviente en el mar murió.
Apo 16:4  El tercer ángel derramó su taza sobre los ríos y sobre los manantiales de aguas, y se convirtieron en sangre.
Apo 16:5  Aquí oí al ángel que tiene el cuidado de las aguas, que decía: Justo eres, Señor, tú que eres y has sido siempre santo en estos juicios que ejerces.
Apo 16:6  Porque ellos derramaron la sangre de los santos y de los profetas, sangre les has dado a beber, que bien lo merecen.
Apo 16:7  Y a otro oí que decía desde el altar: Sí, por cierto, Señor Dios Todopoderoso, verdaderos y justos son tus juicios.
Apo 16:8  El cuarto ángel derramó su taza en el sol, y se le dió fuerza para afligir a los hombres con ardor y con fuego.
Apo 16:9  Y los hombres, abrasándose con el calor excesivo, blasfemaron el Nombre de Dios que tiene en su mano estas plagas, en vez de hacer penitencia para darle gloria.
Apo 16:10  El quinto ángel derramó su taza sobre la silla o trono de la bestia; y quedó su reino lleno de tinieblas, y se despedazaron las lenguas en el exceso de su dolor.
Apo 16:11  Y blasfemaron del Dios del cielo por causa de sus dolores y llagas, mas no se arrepintieron de sus obras.
Apo 16:12  El sexto ángel derramó su taza en el gran río Eufrates, y secó sus aguas, a fin de abrir camino a los reyes que habían de venir del oriente.
Apo 16:13  Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos en figura de ranas;
Apo 16:14  porque éstos son espíritus de demonios que hacen prodigios, y van a los reyes de toda la tierra con el fin de convocarlos en batalla para el día grande del Dios Todopoderoso.
Apo 16:15  Mirad que vengo como ladrón, dice el Señor. Dichoso el que vela, y guarda bien sus vestidos, para no andar desnudo, y que no vean sus vergüenzas.
Apo 16:16  Todos éstos serán reunidos en un campo, que en hebreo se llama Armagedón.
Apo 16:17  En fin, el séptimo ángel derramó su taza por el aire, y salió una voz grande del templo por la parte del trono, que decía: Hecho está.
Apo 16:18  Y siguieron relámpagos, y voces, y truenos, y se sintió un gran terremoto, tal y tan grande, como nunca hubo desde que hay hombres sobre la tierra.
Apo 16:19  Con lo cual la ciudad grande se rompió en tres partes; y las ciudades de las naciones se arruinaron; y de la gran Babilonia se hizo memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino de la indignación de su cólera.
Apo 16:20  Y todas las islas desaparecieron, y no quedó rastro de montes.
Apo 16:21  Y cayó del cielo sobre los hombres granizo, del tamaño como de un talento; y los hombres blasfemaron de Dios por la plaga del granizo, plaga que fue en extremo grande. 

 


 

Apo 16:1 

Las copas de ira
  Oí una gran voz que decía desde el templo a los siete ángeles: Id y derramad sobre la tierra las siete copas de la ira de Dios.
Apo 16:2  Fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra, y vino una úlcera maligna y pestilente(A) sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y que adoraban su imagen.
Apo 16:3  El segundo ángel derramó su copa sobre el mar, y éste se convirtió en sangre como de muerto; y murió todo ser vivo que había en el mar.
Apo 16:4  El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos, y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre.(B)
Apo 16:5  Y oí al ángel de las aguas, que decía: Justo eres tú, oh Señor, el que eres y que eras, el Santo, porque has juzgado estas cosas.
Apo 16:6  Por cuanto derramaron la sangre de los santos y de los profetas, también tú les has dado a beber sangre; pues lo merecen.
Apo 16:7  También oí a otro, que desde el altar decía: Ciertamente, Señor Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos.
Apo 16:8  El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, al cual fue dado quemar a los hombres con fuego.
Apo 16:9  Y los hombres se quemaron con el gran calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene poder sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria.
Apo 16:10  El quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia; y su reino se cubrió de tinieblas,(C) y mordían de dolor sus lenguas,
Apo 16:11  y blasfemaron contra el Dios del cielo por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de sus obras.
Apo 16:12  El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Eufrates; y el agua de éste se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente.(D)
Apo 16:13  Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas;
Apo 16:14  pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso.
Apo 16:15  He aquí, yo vengo como ladrón.(E) Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.
Apo 16:16  Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón.(F)
Apo 16:17  El séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho está.
Apo 16:18  Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto(G) tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra.
Apo 16:19  Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira.(H)
Apo 16:20  Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados.(I)
Apo 16:21  Y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo(J) como del peso de un talento; y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fue sobremanera grande.

 


 

Apo 16:1  Y oí una gran voz del templo, que decía a los siete ángeles: Id, derramad las copas de la ira de Dios sobre la tierra.
Apo 16:2  Y el primero fue, y derramó su copa en la tierra; y fue hecha una plaga mala y dañosa sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y sobre los que adoraban su imagen.
Apo 16:3  Y el segundo ángel derramó su copa en el mar, y fue vuelto en sangre, como de un muerto; y toda alma viviente fue muerta en el mar.
Apo 16:4  Y el tercer ángel derramó su copa en los ríos, y en las fuentes de las aguas, y fueron vueltas en sangre.
Apo 16:5  Y oí al ángel de las aguas, que decía: Señor, tú eres justo, que eres y que eras el Santo, porque has juzgado estas cosas;
Apo 16:6  porque ellos derramaron la sangre de los santos y de los profetas, tú les has dado también a beber sangre, pues lo merecen.
Apo 16:7  Y oí a otro del altar, que decía: Ciertamente, Señor Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos.
Apo 16:8  Y el cuarto ángel derramó su copa contra el sol, y le fue dado que afligiese a los hombres con calor por fuego.
Apo 16:9  Y los hombres se inflamaron con el gran calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene potestad sobre estas plagas, y no se enmendaron para darle gloria.
Apo 16:10  Y el quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia; y su reino fue hecho tenebroso, y se mordían sus lenguas de dolor;
Apo 16:11  y blasfemaron del Dios del cielo por sus dolores, y por sus plagas, y no se enmendaron de sus obras.
Apo 16:12  Y el sexto ángel derramó su copa en el gran río Eufrates; y el agua de él se secó, para que fuese preparado el camino a los reyes del amanecer del sol.
Apo 16:13  Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas.
Apo 16:14  Porque son espíritus de demonios, que hacen milagros, para ir a los reyes de la tierra y de todo el mundo, para congregarlos para la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso.
Apo 16:15  He aquí, yo vengo como ladrón: Bienaventurado el que vela, y guarda sus vestiduras, para que no ande desnudo, y vean su fealdad.
Apo 16:16  Y los congregó en el lugar que en hebreo se llama Armagedón.
Apo 16:17  Y el séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo desde el trono, diciendo: Hecho es.
Apo 16:18  Entonces fueron hechos relámpagos y voces y truenos; y hubo un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no fue jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra.
Apo 16:19  Y la gran ciudad fue partida en tres partes, y las ciudades de los gentiles se cayeron; y Babilonia la grande vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino de la indignación de su ira.
Apo 16:20  Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados.
Apo 16:21  Y descendió del cielo sobre los hombres un gran granizo cada piedra como del peso de un talento; y los hombres blasfemaron de Dios por la plaga del granizo, porque su plaga fue hecha muy grande. 

 


 

Apo 16:1  And I heard a great voice out of the temple saying to the seven angels, Go your ways, and pour out the vials of the wrath of God upon the earth.
Apo 16:2  And the first went, and poured out his vial upon the earth; and there fell a noisome and grievous sore upon the men which had the mark of the beast, and upon them which worshipped his image.
Apo 16:3  And the second angel poured out his vial upon the sea; and it became as the blood of a dead man: and every living soul died in the sea.
Apo 16:4  And the third angel poured out his vial upon the rivers and fountains of waters; and they became blood.
Apo 16:5  And I heard the angel of the waters say, Thou art righteous, O Lord, which art, and wast, and shalt be, because thou hast judged thus.
Apo 16:6  For they have shed the blood of saints and prophets, and thou hast given them blood to drink; for they are worthy.
Apo 16:7  And I heard another out of the altar say, Even so, Lord God Almighty, true and righteous are thy judgments.
Apo 16:8  And the fourth angel poured out his vial upon the sun; and power was given unto him to scorch men with fire.
Apo 16:9  And men were scorched with great heat, and blasphemed the name of God, which hath power over these plagues: and they repented not to give him glory.
Apo 16:10  And the fifth angel poured out his vial upon the seat of the beast; and his kingdom was full of darkness; and they gnawed their tongues for pain,
Apo 16:11  And blasphemed the God of heaven because of their pains and their sores, and repented not of their deeds.
Apo 16:12  And the sixth angel poured out his vial upon the great river Euphrates; and the water thereof was dried up, that the way of the kings of the east might be prepared.
Apo 16:13  And I saw three unclean spirits like frogs come out of the mouth of the dragon, and out of the mouth of the beast, and out of the mouth of the false prophet.
Apo 16:14  For they are the spirits of devils, working miracles, which go forth unto the kings of the earth and of the whole world, to gather them to the battle of that great day of God Almighty.
Apo 16:15  Behold, I come as a thief. Blessed is he that watcheth, and keepeth his garments, lest he walk naked, and they see his shame.
Apo 16:16  And he gathered them together into a place called in the Hebrew tongue Armageddon.
Apo 16:17  And the seventh angel poured out his vial into the air; and there came a great voice out of the temple of heaven, from the throne, saying, It is done.
Apo 16:18  And there were voices, and thunders, and lightnings; and there was a great earthquake, such as was not since men were upon the earth, so mighty an earthquake, and so great.
Apo 16:19  And the great city was divided into three parts, and the cities of the nations fell: and great Babylon came in remembrance before God, to give unto her the cup of the wine of the fierceness of his wrath.
Apo 16:20  And every island fled away, and the mountains were not found.
Apo 16:21  And there fell upon men a great hail out of heaven, every stone about the weight of a talent: and men blasphemed God because of the plague of the hail; for the plague thereof was exceeding great. 

 


 

Apo 16:1  Y oí una fuerte voz que desde el Santuario decía a los siete Ángeles: «Id y derramad sobre la tierra las siete copas del furor de Dios.»
Apo 16:2  El primero fue y derramó su copa sobre la tierra; y sobrevino una úlcera maligna y perniciosa a los hombres que llevaban la marca de la Bestia y adoraban su imagen.
Apo 16:3  El segundo derramó su copa sobre el mar; y se convirtió en sangre como de muerto, y toda alma viviente murió en el mar.
Apo 16:4  El tercero derramó su copa sobre los ríos y sobre los manantiales de agua; y se convirtieron en sangre.
Apo 16:5  Y oí al Ángel de las aguas que decía: «Justo eres tú, “Aquel que es y que era”, el Santo, pues has hecho así justicia:
Apo 16:6  porque ellos derramaron la sangre de los santos y de los profetas y tú les has dado a beber sangre; lo tienen merecido.»
Apo 16:7  Y oí al altar que decía: «Sí, Señor, Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos».
Apo 16:8  El cuarto derramó su copa sobre el sol; y le fue encomendado abrasar a los hombres con fuego,
Apo 16:9  y los hombres fueron abrasados con un calor abrasador. No obstante, blasfemaron del nombre de Dios que tiene poder sobre tales plagas, y no se arrepintieron dándole gloria.
Apo 16:10  El quinto derramó su copa sobre el trono de la Bestia; y quedó su reino en tinieblas y los hombres se mordían la lengua de dolor.
Apo 16:11  No obstante, blasfemaron del Dios del cielo por sus dolores y por sus llagas, y no se arrepintieron de sus obras.
Apo 16:12  El sexto derramó su copa sobre el gran río Eufrates; y sus aguas se secaron para preparar el camino a los reyes del Oriente.
Apo 16:13  Y vi que de la boca del Dragón, de la boca de la Bestia y de la boca del falso profeta, salían tres espíritus inmundos como ranas.
Apo 16:14  Son espíritus de demonios, que realizan señales y van donde los reyes de todo el mundo para convocarlos a la gran batalla del Gran Día del Dios Todopoderoso.
Apo 16:15  (Mira que vengo como ladrón. Dichoso el que esté en vela y conserve sus vestidos, para no andar desnudo y que se vean sus vergüenzas).
Apo 16:16  Los convocaron en el lugar llamado en hebreo Harmaguedón.
Apo 16:17  El séptimo derramó su copa sobre el aire; entonces salió del Santuario una fuerte voz que decía: «Hecho está».
Apo 16:18  Se produjeron relámpagos, fragor, truenos y un violento terremoto, = como no lo hubo desde que existen = hombres = sobre la tierra, = un terremoto tan violento.
Apo 16:19  La Gran Ciudad se abrió en tres partes, y las ciudades de las naciones se desplomaron; y Dios se acordó de la Gran Babilonia para darle la copa del vino del furor de su cólera.
Apo 16:20  Entonces todas las islas huyeron, y las montañas desaparecieron.
Apo 16:21  Y un gran pedrisco, con piedras de casi un talento de peso, cayó del cielo sobre los hombres. No obstante, los hombres blasfemaron de Dios por la plaga del pedrisco; porque fue ciertamente una plaga muy grande.

 


 

Apo 16:1  Oí una fuerte voz, que salía del santuario y que decía a los siete ángeles: "Vayan y vacíen sobre la tierra esas siete copas de la ira de Dios."
Apo 16:2  El primer ángel fue y vació su copa sobre la tierra; y a toda la gente que tenía la marca del monstruo y adoraba su imagen, le salió una llaga maligna y dolorosa. [1]
Apo 16:3  El segundo ángel vació su copa sobre el mar, y el agua del mar se volvió sangre, como la de un hombre asesinado, y murió todo lo que en el mar tenía vida.
Apo 16:4  El tercer ángel vació su copa sobre los ríos y manantiales, y se volvieron sangre. [2]
Apo 16:5  Luego oí que el ángel de las aguas decía:
"Tú eres justo por haber juzgado así,
oh Dios santo, que eres y que eras,
 
Apo 16:6  porque ellos derramaron la sangre
de tu pueblo santo
y de los profetas,
y ahora tú les has dado a beber sangre.
¡Se lo han merecido!"
Apo 16:7  Oí también que el del altar decía: "Sí, oh Señor, Dios todopoderoso, tú has juzgado con verdad y rectitud."
Apo 16:8  El cuarto ángel vació su copa sobre el sol, y se le dio al sol poder para quemar con fuego a la gente.
Apo 16:9  y todos quedaron terriblemente quemados; pero no se volvieron a Dios ni lo alabaron, sino que dijeron cosas ofensivas contra él, que tiene poder sobre estas calamidades.
Apo 16:10  El quinto ángel vació su copa sobre el trono del monstruo, y su reino quedó en oscuridad. La gente se mordía la lengua de dolor;[3]
Apo 16:11  pero ni aun así dejaron de hacer el mal, sino que a causa de sus dolores y sus llagas dijeron cosas ofensivas contra el Dios del cielo.
Apo 16:12  El sexto ángel vació su copa sobre el gran río Éufrates, y el agua del río se secó[4] para dar paso a los reyes que venían de oriente.
Apo 16:13  Vi que de la boca del dragón, de la boca del monstruo y de la boca del falso profeta, salían tres espíritus impuros en forma de ranas.
Apo 16:14  Eran espíritus de demonios, que hacían señales milagrosas y salían a reunir a todos los reyes del mundo para la batalla del gran día del Dios todopoderoso.
Apo 16:15  "Miren, yo vengo como el ladrón. Dichoso el que se mantiene despierto y conserva su ropa, para que no ande desnudo y se vea la vergüenza de su desnudez."
Apo 16:16  y reunieron a los reyes en el lugar que en hebreo se llama Harmagedón. [5]
Apo 16:17  El séptimo ángel vació su copa en el aire, y desde el santuario salió una fuerte voz que venía del trono y decía: "¡Ya está hecho!"
Apo 16:18  Entonces hubo relámpagos, voces y truenos, y la tierra tembló a causa de un terremoto más violento que todos los terremotos que ha habido desde que hay gente en el mundo.
Apo 16:19  La gran ciudad[6] se partió en tres, y las ciudades del mundo se derrumbaron; y Dios se acordó de la gran ciudad de Babilonia, para hacerla beber el vino de su ira terrible.
Apo 16:20  Todas las islas y los montes desaparecieron,
Apo 16:21  y del cielo cayeron sobre la gente enormes granizos, [7]
 que pesaban más de cuarenta kilos, y los hombres dijeron cosas ofensivas contra Dios por la calamidad del granizo, porque fue un castigo muy grande.

 


 

Apo 16:1  Y oí una voz fuerte procedente del santuario decir a los siete ángeles: “Vayan y derramen en la tierra los siete tazones de la cólera de Dios”.
Apo 16:2  Y el primero se fue y derramó su tazón en la tierra. Y una úlcera perjudicial y maligna llegó a estar sobre los hombres que tenían la marca de la bestia salvaje y que adoraban a su imagen.
Apo 16:3  Y el segundo derramó su tazón en el mar. Y este se convirtió en sangre como de muerto, y toda alma viviente murió, [sí,] las cosas [que había] en el mar.
Apo 16:4  Y el tercero derramó su tazón en los ríos y sobre las fuentes de las aguas. Y se convirtieron en sangre.
Apo 16:5  Y oí al ángel sobre las aguas decir: “Tú, Aquel que eres y que eras, el Leal, eres justo porque has dictado estas decisiones,
Apo 16:6  porque ellos derramaron la sangre de santos y de profetas, y tú les has dado a beber sangre. Lo merecen”.
Apo 16:7  Y oí al altar decir: “Sí, Jehová Dios, el Todopoderoso, verdaderas y justas son tus decisiones judiciales”.
Apo 16:8  Y el cuarto derramó su tazón sobre el sol; y [al sol] se le concedió chamuscar con fuego a los hombres.
Apo 16:9  Y los hombres fueron chamuscados con gran calor, pero blasfemaron contra el nombre de Dios, que tiene la autoridad sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria.
Apo 16:10  Y el quinto derramó su tazón sobre el trono de la bestia salvaje. Y su reino se oscureció, y empezaron a roerse las lenguas de dolor,
Apo 16:11  pero blasfemaron contra el Dios del cielo por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de sus obras.
Apo 16:12  Y el sexto derramó su tazón sobre el gran río Éufrates, y su agua se secó, para que se preparara el camino para los reyes procedentes del nacimiento del sol.
Apo 16:13  Y vi tres expresiones inspiradas inmundas [que se parecían] a ranas salir de la boca del dragón y de la boca de la bestia salvaje y de la boca del falso profeta.
Apo 16:14  Son, de hecho, expresiones inspiradas por demonios, y ejecutan señales, y salen a los reyes de toda la tierra habitada, para reunirlos a la guerra del gran día de Dios el Todopoderoso.
Apo 16:15  “¡Mira! Vengo como ladrón. Feliz es el que se mantiene despierto y guarda sus prendas de vestir exteriores, para que no ande desnudo y la gente mire su vergüenza.”
Apo 16:16  Y los reunieron en el lugar que en hebreo se llama Har–Magedón.
Apo 16:17  Y el séptimo derramó su tazón sobre el aire. Con esto, una voz fuerte salió del santuario, desde el trono, y dijo: “¡Ha acontecido!”.
Apo 16:18  Y ocurrieron relámpagos y voces y truenos, y ocurrió un gran terremoto como el cual no había ocurrido uno desde cuando los hombres vinieron a estar en la tierra, tan extenso el terremoto, tan grande.
Apo 16:19  Y la gran ciudad se dividió en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y Babilonia la Grande fue recordada a vista de Dios, para darle la copa del vino de la cólera de su ira.
Apo 16:20  También, toda isla huyó, y no se hallaron las montañas.
Apo 16:21  Y un granizo grande, con cada piedra como del peso de un talento, descendió del cielo sobre los hombres, y los hombres blasfemaron contra Dios debido a la plaga de granizo, porque la plaga de este fue excepcionalmente grande.

 


 

Apo 16:1  Entonces oí una fuerte voz que salía del templo, y que les decía a los siete ángeles: «Vayan y vacíen las siete copas que representan el enojo de Dios.»
Apo 16:2  El primer ángel fue y vació su copa sobre la tierra, y a todos los que tenían la marca del monstruo y adoraban su estatua les salió una llaga terrible y dolorosa.
Apo 16:3  El segundo ángel vació su copa sobre el mar, y el agua del mar se convirtió en sangre, como la sangre de los que mueren asesinados. Así murió todo lo que tenía vida en el mar.
Apo 16:4  El tercer ángel vació su copa sobre los ríos y sobre los manantiales, y el agua se convirtió en sangre.
Apo 16:5  Luego oí decir al ángel que tiene poder sobre el agua: «Dios, tú eres santo, vives por siempre, y tus castigos son justos.
Apo 16:6  Tus enemigos mataron a muchos de tu pueblo santo, y también a tus profetas. Por eso ahora tú les das a beber sangre, ¡pues se lo merecen!»
Apo 16:7  Y escuché una voz que salía del altar y decía: «Sí, Señor Dios todopoderoso, estos castigos son correctos y justos.»
Apo 16:8  El cuarto ángel vació su copa sobre el sol, al cual se le permitió quemar a la gente.
Apo 16:9  Todos quedaron terriblemente quemados, pero ni aun así se volvieron a Dios ni lo alabaron. Al contrario, ofendieron a Dios, que tiene poder para suspender esos terribles castigos.
Apo 16:10  El quinto ángel vació su copa sobre el trono del monstruo, y su reino quedó en la oscuridad. La gente se mordía la lengua de dolor, porque las llagas los hacían sufrir mucho. Pero ni aun así dejaron de hacer lo malo, sino que ofendieron a Dios por el dolor que sentían; ¡ofendieron a Dios, que vive en el cielo!
Apo 16:12  El sexto ángel vació su copa sobre el gran río Éufrates, y el agua del río se secó para que los reyes del Oriente pudieran pasar.
Apo 16:13  Entonces vi que de la boca del dragón, de la boca del monstruo y de la boca del falso profeta, salieron tres espíritus malos que parecían ranas.
Apo 16:14  Eran espíritus de demonios, que hacían cosas extraordinarias y maravillosas. Salieron para reunir a todos los reyes del mundo, para que lucharan contra el Dios todopoderoso. Lo harán cuando llegue el día en que Dios juzgará a todo el mundo.
Apo 16:15  Por eso el Señor Jesús dice: «Yo volveré cuando menos lo esperen. Volveré como el ladrón, que roba en la noche menos esperada. ¡Dios bendecirá al que se mantenga despierto y vestido, pues no lo sorprenderán desnudo! ¡Ni tendrá nada de qué avergonzarse!»
Apo 16:16  Los espíritus malos reunieron a los reyes en un lugar, que en hebreo se llama Harmagedón.
Apo 16:17  El séptimo ángel vació su copa sobre el aire, y desde el trono que está en el templo salió una fuerte voz que decía: «¡Ya está hecho!»
Apo 16:18  Y hubo relámpagos, voces, truenos y un gran terremoto, más terrible que todos los terremotos que han sacudido a la tierra desde que hay gente en ella.
Apo 16:19  El terremoto partió en tres a la gran ciudad de Babilonia, y las ciudades de todo el mundo se derrumbaron. Dios no se olvidó de Babilonia, sino que la castigó terriblemente, con todo su enojo.
Apo 16:20  Todas las islas y las montañas desaparecieron,
Apo 16:21  y del cielo cayeron grandes granizos sobre la gente. Los granizos parecían rocas, pues pesaban más de cuarenta kilos. Y la gente insultó y ofendió a Dios, porque aquellos terribles granizos fueron un castigo muy duro.

 


 

Apo 16:1  Yo oí una gran voz que salía del Lugar Kadosh decir a los siete malajim: "¡Vayan y derramen sobre la tierra las siete plagas de la furia de YAHWEH!"
Apo 16:2  Así que el primero fue y derramó su copa sobre la tierra; y aparecieron unas úlceras pestilentes y dolorosas en la gente que tenía la marca de la bestia, y que adoraba su nombre.[93]
Apo 16:3  El segundo derramó su copa dentro del mar, y se convirtió en sangre como la de las personas muertas; y toda cosa viviente en el mar murió.
Apo 16:4  El tercero derramó su copa dentro de los ríos y dentro de los manantiales de agua, y se convirtieron en sangre.[94]
Apo 16:5  Entonces oí al malaj de las aguas decir: "Oh HaKadosh, El que es y que era, Tú eres justo en estos juicios tuyos.
Apo 16:6  Ellos derramaron la sangre de tus Kadoshim y de tus profetas, así que los has hecho beber sangre. ¡Ellos lo merecen!"[95]
Apo 16:7  Entonces oí al altar decir: "¡Sí, YAHWEH, El Shaddai,[Am 3:13, 4:13] Justos y verdaderos son Tus Juicios!"
Apo 16:8  El cuarto derramó su copa sobre el sol, y le fue permitido quemar a la gente con fuego.
Apo 16:9  La gente era quemada por el fuego intenso; aún maldijeron El Nombre de YAHWEH, quién tenía autoridad sobre estas plagas, en vez de volverse de sus pecados para darle la gloria.
Apo 16:10  El quinto derramó su copa sobre el trono de la bestia, y su reino se cubrió de tinieblas. La gente roía sus lenguas del dolor,
Apo 16:11  aún maldijeron al Elohim del cielo por sus dolores y llagas, y no se volvieron de sus obras pecaminosas.
Apo 16:12  El sexto derramó su copa dentro del gran río Eufrates; y su agua se secó, para preparar el camino para los reyes del este.
Apo 16:13  Y yo vi tres ruajim inmundos que lucían como ranas; ellos salen de la boca del dragón, de la boca de la bestia y de la boca del fa lso profeta.[96]
Apo 16:14  Ellos son ruajim de demonios que hacen milagros, y van a los reyes de la tierra habitada para reunirlos para la gran Guerra del Gran Día de YAHWEH-HaElyon.
Apo 16:15  "¡Miren, Yo vengo como un ladrón! ¡Qué benditos son aquellos que permanecen alerta y mantienen sus ropas limpias [se mantienen guardando la Toráh], para que no caminen desnudos, y sean puestos a vergüenza pública!"
Apo 16:16  Y reunieron a los reyes en un lugar que en Hebreo es llamado Har Meggidoh.
Apo 16:17  El séptimo derramó su copa en el aire; y un grito salió del Templo del cielo del trono, diciendo: "¡Hecho está!"[97]
Apo 16:18  Había destellos de relámpagos, voces, estruendos de truenos; y hubo un terremoto masivo, cual no lo hubo jamás desde que la humanidad habita la tierra, tan violento fue el terremoto.
Apo 16:19  La gran ciudad fue dividida en tres partes, las ciudades de las naciones cayeron, y YAHWEH recordó a la Gran Bavel y le hizo beber el vino de la copa del furor de su ira.
Apo 16:20  Toda isla huyó, y las montañas no fueron halladas.
Apo 16:21  Y un enorme granizo, cada piedra como de setenta libras, cayó del cielo sobre la gente. Pero la gente maldijo a YAHWEH por la plaga del granizo; porque fue una plaga terrible.

 


 

Apo 16:1  "Luego, oí una fuerte voz que venía del templo y les decía a los siete ángeles: ""Vayan y derramen sobre la tierra la ira de Dios que está en las siete copas""."
Apo 16:2  "Entonces, el primer ángel fue y vació su copa sobre la tierra. A todos los que tenían la marca de la bestia y que adoraban su imagen les salieron llagas terribles y muy dolorosas."
Apo 16:3  "Después, el segundo ángel vació su copa sobre el mar. El agua se convirtió en sangre como de muerto y todos los seres del mar murieron."
Apo 16:4  "El tercer ángel vació su copa sobre los ríos y los manantiales de agua, y se convirtieron en sangre."
Apo 16:5  "Entonces, oí al ángel de las aguas que le decía a Dios: ""Tú eres el que es y ha sido siempre. Tú eres el Santo y eres justo al hacer estos juicios."
Apo 16:6  "Ellos derramaron la sangre de tu pueblo santo y de tus profetas. Ahora les diste sangre para que bebieran. Eso es lo que merecen""."
Apo 16:7  "Oí también que el altar decía: ""Sí, Señor, Dios Todopoderoso, tus juicios son correctos y justos""."
Apo 16:8  "Después, el cuarto ángel vació su copa sobre el sol, y el sol recibió el poder de quemar a la gente con fuego."
Apo 16:9  "Los seres humanos sufrieron graves quemaduras, pero no cambiaron su forma de pensar ni de vivir. No glorificaron a Dios, quien controla esas plagas, sino que maldijeron su nombre."
Apo 16:10  El quinto ángel vació su copa sobre el trono de la bestia y su reino se oscureció. La gente se mordía la lengua de dolor.
Apo 16:11  "Pero no sintieron remordimiento por sus pecados ni cambiaron, sino que por sus dolores y sus llagas maldijeron al Dios del cielo."
Apo 16:12  "Luego, el sexto ángel vació su copa sobre el gran río Éufrates y el agua del río se secó. Así se preparó el camino a los reyes que venían del oriente."
Apo 16:13  "Después, vi a tres espíritus malos que parecían ranas. Salieron de la boca del dragón, de la bestia y del falso profeta."
Apo 16:14  Estos eran espíritus de demonios que tenían el poder de hacer milagros. Salían a reunir a los reyes del mundo entero para la batalla del gran día del Dios Todopoderoso.
Apo 16:15  """Escuchen, voy a llegar de sorpresa como un ladrón. Afortunado el que encuentre despierto y vestido, pues no tendrá que salir desnudo sintiendo vergüenza de que lo vean así""."
Apo 16:16  "Entonces, los espíritus malos reunieron a los reyes en un lugar que en hebreo se llama Armagedón."
Apo 16:17  "El séptimo ángel vació su copa en el aire, y del templo salió una fuerte voz desde el trono que decía: ""¡Todo se acabó!"""
Apo 16:18  "Después hubo rayos, ruidos, truenos y un gran terremoto, el peor de todos desde que el hombre apareció en la tierra."
Apo 16:19  La gran ciudad se partió en tres y se destruyeron las ciudades de las naciones. Dios no olvidó castigar a la gran Babilonia y le dio la copa llena del vino de su terrible ira.
Apo 16:20  Todas las islas desaparecieron y no quedó ninguna montaña.
Apo 16:21  Sobre la gente cayó granizo del cielo que pesaba cerca de cuarenta kilos. La gente maldijo a Dios por esa tremenda tormenta de granizo.

 


 
  Conocen nuestro sitio 445310 visitantes (1652662 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!