Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W83
 


  BibliadeEstudioAdventistaApocalipsis 15BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Apocalipsis


 

Apo 15:1  Y vi otra señal en el cielo grande y maravillosa; ángeles siete teniendo plagas siete, las postreras; porque en ellas consumóse el furor de Dios.
Apo 15:2  Y vi como mar vítreo mezclado con fuego, y a los triunfantes de la bestia y de la imagen de ella y del número del nombre de ella, estantes sobre el mar el vítreo, teniendo cítaras de Dios.
Apo 15:3  Y cantan el cantar de Moisés, el siervo de Dios, y el cantar del Cordero, diciendo: «Grandes y maravillosas, tus obras, Señor, el Dios el omnipotente; justos y verdaderos tus caminos, ¡el rey de las gentes!
Apo 15:4  ¿Quién no temerá, no, Señor, y glorificará tu nombre? Porque sólo santo(a) ; porque todas las gentes llegarán y adorarán a faz tuya, porque tus justicias manifestáronse».
Apo 15:5  Y, después de esto vi, y abrióse el templo del tabernáculo del testimonio en el cielo;
Apo 15:6  y salieron los siete ángeles los que tenían las siete plagas, del templo(b) , vestidos de lino puro esplendoroso y ceñidos alrededor de los pechos con ceñidores áureos.
Apo 15:7  Y uno de los cuatro vivientes dio a los siete ángeles siete tazas áureas repletas del furor del Dios el que vive por los siglos de los siglos.
Apo 15:8  Y llenóse el templo de humo(c)  de la gloria de Dios y de su poder; y nadie podía entrar en el templo; hasta que se consumaron las siete plagas de los siete ángeles.  

 


 

Apo 15:1  Vi en el cielo otra señal grande y maravillosa, siete ángeles que tenían siete plagas, las postreras, porque con ellas se consuma la ira de Dios.
Apo 15:2  Vi como un mar de vidrio, mezclado de fuego, y a los vencedores de la bestia, y de su imagen, y del número de su nombre, que estaban en pie sobre el mar de vidrio y tenían las cítaras de Dios,
Apo 15:3  y cantaban el cántico de Moisés, siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y estupendas son tus obras, Señor, Dios todopoderoso; justos y verdaderos tus caminos, Rey de las naciones."
Apo 15:4  ¿Quién no te temerá, Señor, y no glorificará tu nombre? Porque tú solo eres santo, y todas las naciones vendrán y se postrarán delante de ti, pues tus fallos se han hecho manifiestos*
Apo 15:5  Después de esto vi cómo se abrió el templo de la tienda del testimonio en el cielo,
Apo 15:6  y salieron del templo los siete ángeles que tenían las siete plagas, vestidos de lino puro, brillante, y ceñidos los pechos con cinturones de oro.
Apo 15:7  Uno de los cuatro vivientes dio a los siete ángeles siete copas de oro, llenas de la cólera de Dios, que vive por los siglos de los siglos.
Apo 15:8  Se llenó el templo de humo de la gloria de Dios y de su poder, y nadie podía entrar en el templo hasta que se hubiesen consumado las siete plagas de los siete ángeles.

 


 

Apo 15:1  Vi en el cielo algo extraordinario: siete ángeles con las últimas siete plagas terribles que vendrían sobre la tierra. Después de todo eso, el enojo de Dios se calmaría.
Apo 15:2  Vi también algo que parecía un mar de cristal mezclado con fuego. Junto a ese mar estaban de pie los que habían vencido al monstruo, los que no aceptaron ser marcados con el número de su nombre ni habían adorado a su estatua. Dios les había dado arpas,
Apo 15:3  y con ellas cantaban el canto de Moisés, dedicado al Cordero. Decían: «Señor, Dios todopoderoso, todo lo que tú haces es grande y maravilloso. »Tú eres el Rey del mundo, todo lo que haces es justo y correcto.
Apo 15:4  »Dios mío, todos te honran y te alaban, pues sólo tú eres santo. »Todos los países del mundo vendrán a adorarte, pues bien saben que eres justo.»
Apo 15:5  Después de esto miré hacia el cielo, y vi que se abría el templo.
Apo 15:6  De él salieron los siete ángeles con las siete plagas terribles que iban a suceder. Estaban vestidos con una tela fina y costosa, limpia y brillante, y se cubrían el pecho con protectores de oro.
Apo 15:7  Uno de los cuatro seres vivientes le dio una copa llena de vino a cada uno de los ángeles. Las siete copas de vino representaban el enojo de Dios, quien vive para siempre.
Apo 15:8  El templo se llenó con el humo que salía de la grandeza y del poder de Dios. Y a nadie se le dejaba entrar en el templo antes de que llegaran las siete plagas terribles que llevaban los siete ángeles. 

 


 

Apo 15:1  Vi también en el cielo otro prodigio grande y admirable: Siete ángeles que tenían en su mano las siete plagas que son las postreras; porque en ellas será colmada la ira o castigo de Dios.
Apo 15:2  Y vi así mismo cómo un mar de vidrio revuelto con fuego, y a los que habían vencido a la bestia, y a su imagen y al número de su nombre, que estaban sobre el mar transparente, teniendo unas cítaras de Dios,
Apo 15:3  y cantando el cántico de Moisés, siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandiosas y admirables son tus obras, ¡oh Señor Dios omnipotente!, justos y verdaderos son tus caminos, ¡oh Rey de los siglos!
Apo 15:4  ¿Quién no te temerá, ¡oh Señor!, y no engrandecerá tu santo Nombre puesto que tú solo eres el Santo?; de aquí es que todas las naciones vendrán, y se postrarán en tu acatamiento, visto que tus juicios están manifiestos.
Apo 15:5  Después de esto miré otra vez; y he aquí que fue abierto en el cielo el templo del Tabernáculo del testimonio, o el lugar santísimo.
Apo 15:6  Y salieron del templo los siete ángeles que tenían las siete plagas en sus manos, vestidos de lino limpio y blanquísimo, y ceñidos junto a la altura del pecho con ceñidores de oro.
Apo 15:7  Y uno de los cuatro animales dio a los siete ángeles siete cálices de oro, llenos de la ira del Dios que vive por los siglos de los siglos.
Apo 15:8  Y se llenó el templo de humo a causa de la majestad de Dios, y de su virtud o grandeza; y nadie podía entrar en el templo hasta que las siete plagas de los siete ángeles fuesen terminadas.

 


 

Apo 15:1  

Los ángeles con las siete postreras plagas
  Vi en el cielo otra señal, grande y admirable: siete ángeles que tenían las siete plagas postreras; porque en ellas se consumaba la ira de Dios.
Apo 15:2  Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios.
Apo 15:3  Y cantan el cántico de Moisés(A) siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos.
Apo 15:4  ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre?(B) pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán,(C) porque tus juicios se han manifestado.
Apo 15:5  Después de estas cosas miré, y he aquí fue abierto en el cielo el templo del tabernáculo del testimonio;(D)
Apo 15:6  y del templo salieron los siete ángeles que tenían las siete plagas, vestidos de lino limpio y resplandeciente, y ceñidos alrededor del pecho con cintos de oro.
Apo 15:7  Y uno de los cuatro seres vivientes dio a los siete ángeles siete copas de oro, llenas de la ira de Dios, que vive por los siglos de los siglos.
Apo 15:8  Y el templo se llenó de humo(E) por la gloria de Dios, y por su poder; y nadie podía entrar en el templo hasta que se hubiesen cumplido las siete plagas de los siete ángeles. 
 

 


 

Apo 15:1  Y vi otra señal en el cielo, grande y admirable, que era siete ángeles que tenían las siete plagas postreras, porque en ellas es consumada la ira de Dios.
Apo 15:2  Y vi así como un mar de vidrio mezclado con fuego; y vi los que habían alcanzado la victoria de la bestia, y de su imagen, y de su marca, y del número de su nombre, estar sobre el mar semejante al vidrio, teniendo las arpas de Dios.
Apo 15:3  Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso. Tus caminos son justos y verdaderos, Rey de los santos.
Apo 15:4  ¿Quién no te temerá, oh Señor, y engrandecerá tu Nombre? Porque tú sólo eres Santo; por lo cual todos los gentiles vendrán, y adorarán delante de ti, porque tus juicios son manifestados.
Apo 15:5  Y después de estas cosas miré, y he aquí el templo del Tabernáculo del testimonio fue abierto en el cielo.
Apo 15:6  Y salieron del Templo los siete ángeles, que tenían las siete plagas, vestidos de lino limpio y blanco, y ceñidos alrededor de los pechos con cintos de oro.
Apo 15:7  Y uno de los cuatro animales dio a los siete ángeles siete copas de oro, llenas de la ira de Dios, que vive para siempre jamás.
Apo 15:8  Y fue el templo lleno de humo por la majestad de Dios, y por su potencia; y ninguno podía entrar en el templo, hasta que fuesen consumadas las siete plagas de los siete ángeles.

 


 

Apo 15:1  And I saw another sign in heaven, great and marvellous, seven angels having the seven last plagues; for in them is filled up the wrath of God.
Apo 15:2  And I saw as it were a sea of glass mingled with fire: and them that had gotten the victory over the beast, and over his image, and over his mark, and over the number of his name, stand on the sea of glass, having the harps of God.
Apo 15:3  And they sing the song of Moses the servant of God, and the song of the Lamb, saying, Great and marvellous are thy works, Lord God Almighty; just and true are thy ways, thou King of saints.
Apo 15:4  Who shall not fear thee, O Lord, and glorify thy name? for thou only art holy: for all nations shall come and worship before thee; for thy judgments are made manifest.
Apo 15:5  And after that I looked, and, behold, the temple of the tabernacle of the testimony in heaven was opened:
Apo 15:6  And the seven angels came out of the temple, having the seven plagues, clothed in pure and white linen, and having their breasts girded with golden girdles.
Apo 15:7  And one of the four beasts gave unto the seven angels seven golden vials full of the wrath of God, who liveth for ever and ever.
Apo 15:8  And the temple was filled with smoke from the glory of God, and from his power; and no man was able to enter into the temple, till the seven plagues of the seven angels were fulfilled. 

 


 

Apo 15:1  Luego vi en el cielo otra señal grande y maravillosa: siete Ángeles, que llevaban siete plagas, las últimas, porque con ellas se consuma el furor de Dios.
Apo 15:2  Y vi también como un mar de cristal mezclado de fuego, y a los que habían triunfado de la Bestia y de su imagen y de la cifra de su nombre, de pie junto al mar de cristal, llevando las cítaras de Dios.
Apo 15:3  Y cantan el cántico de Moisés, siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: «Grandes y maravillosas son tus obras, Señor, Dios Todopoderoso; justos y verdaderos tus caminos, = ¡oh Rey de las naciones! =
Apo 15:4  = ¿Quién no temerá, = Señor, y no glorificará tu nombre? Porque sólo tú eres santo, = y todas las naciones vendrán y se postrarán ante ti, = porque han quedado de manifiesto tus justos designios».
Apo 15:5  Después de esto vi que se abría en el cielo el Santuario de la Tienda del Testimonio,
Apo 15:6  y salieron del Santuario los siete Ángeles que llevaban las siete plagas, vestidos de lino puro, resplandeciente, ceñido el talle con cinturones de oro.
Apo 15:7  Luego, uno de los cuatro Vivientes entregó a los siete Ángeles siete copas de oro llenas del furor de Dios, que vive por los siglos de los siglos.
Apo 15:8  = Y el Santuario se llenó del humo de la gloria de Dios = y de su poder, = y nadie podía entrar en el Santuario = hasta que se consumaran las siete plagas de los siete Ángeles.

 


 

Apo 15:1  Vi en el cielo otra señal grande y asombrosa: siete ángeles con las siete últimas calamidades, con las cuales llegaba a su fin la ira de Dios.
Apo 15:2  Vi también lo que parecía ser un mar de cristal mezclado con fuego; junto a ese mar de cristal estaban de pie, con arpas que Dios les había dado, los que habían alcanzado la victoria sobre el monstruo y su imagen, y sobre el número de su nombre.
Apo 15:3  y cantaban el canto de Moisés, [1] siervo de Dios, y el canto del Cordero. Decían:
"Grande y maravilloso
es todo lo que has hecho,
Señor, Dios todopoderoso;
rectos y verdaderos son tus caminos,
oh Rey de las naciones.
 
Apo 15:4  ¿Quién no te temerá, oh Señor?
¿Quién no te alabará?
Pues solamente tú eres santo;
todas las naciones vendrán y te adorarán,
porque tus juicios
han sido manifestados."
Apo 15:5  Después de esto, miré y vi abrirse en el cielo el santuario, la tienda de la alianza. [2]
Apo 15:6  Del santuario salieron aquellos siete ángeles que llevaban las siete calamidades. Iban vestidos de lino limpio y brillante, y llevaban cinturones de oro a la altura del pecho.
Apo 15:7  Uno de los cuatro seres vivientes dio a cada uno de los siete ángeles una copa de oro llena de la ira de Dios, el cual vive por todos los siglos.
Apo 15:8  y el santuario se llenó del humo procedente de la grandeza y del poder de Dios, y nadie podía entrar en él hasta que hubieran terminado las siete calamidades que llevaban los siete ángeles. 

 


 

Apo 15:1  Y vi en el cielo otra señal, grande y maravillosa: siete ángeles con siete plagas. Estas son las últimas, porque por medio de ellas la cólera de Dios queda terminada.
Apo 15:2  Y vi lo que parecía ser un mar vítreo mezclado con fuego, y, de pie al lado del mar vítreo, a los que salen victoriosos de la bestia salvaje y de su imagen y del número de su nombre, y estos tenían arpas de Dios.
Apo 15:3  Y están cantando la canción de Moisés el esclavo de Dios y la canción del Cordero, y dicen: “Grandes y maravillosas son tus obras, Jehová Dios, el Todopoderoso. Justos y verdaderos son tus caminos, Rey de la eternidad.
Apo 15:4  ¿Quién no te temerá verdaderamente, Jehová, y glorificará tu nombre, porque solo tú eres leal? Porque todas las naciones vendrán y adorarán delante de ti, porque tus justos decretos han sido manifestados”.
Apo 15:5  Y después de estas cosas vi, y se abrió el santuario de la tienda del testimonio en el cielo,
Apo 15:6  y del santuario salieron los siete ángeles con las siete plagas, vestidos de lino limpio y brillante y ceñidos alrededor de los pechos con cinturones de oro.
Apo 15:7  Y una de las cuatro criaturas vivientes dio a los siete ángeles siete tazones de oro que estaban llenos de la cólera de Dios, que vive para siempre jamás.
Apo 15:8  Y el santuario se llenó de humo a causa de la gloria de Dios y a causa de su poder, y nadie podía entrar en el santuario sino hasta que las siete plagas de los siete ángeles fueran terminadas.

 


 

Apo 15:1  Vi en el cielo algo extraordinario: siete ángeles con las últimas siete plagas terribles que vendrían sobre la tierra. Después de todo eso, el enojo de Dios se calmaría.
Apo 15:2  Vi también algo que parecía un mar de cristal mezclado con fuego. Junto a ese mar estaban de pie los que habían vencido al monstruo, los que no aceptaron ser marcados con el número de su nombre ni habían adorado a su estatua. Dios les había dado arpas,
Apo 15:3  y con ellas cantaban el canto de Moisés, dedicado al Cordero. Decían: «Señor, Dios todopoderoso, todo lo que tú haces es grande y maravilloso. »Tú eres el Rey del mundo, todo lo que haces es justo y correcto.
Apo 15:4  »Dios mío, todos te honran y te alaban, pues sólo tú eres santo. »Todos los países del mundo vendrán a adorarte, pues bien saben que eres justo.»
Apo 15:5  Después de esto miré hacia el cielo, y vi que se abría el templo.
Apo 15:6  De él salieron los siete ángeles con las siete plagas terribles que iban a suceder. Estaban vestidos con una tela fina y costosa, limpia y brillante, y se cubrían el pecho con protectores de oro.
Apo 15:7  Uno de los cuatro seres vivientes le dio una copa llena de vino a cada uno de los ángeles. Las siete copas de vino representaban el enojo de Dios, quien vive para siempre.
Apo 15:8  El templo se llenó con el humo que salía de la grandeza y del poder de Dios. Y a nadie se le dejaba entrar en el templo antes de que llegaran las siete plagas terribles que llevaban los siete ángeles.

 


 

Apo 15:1  Entonces vi otra señal en el cielo, una grande y maravillosa: siete malajim con siete plagas que son las finales; porque con ellas la furia de YAHWEH se cumple.
Apo 15:2  Yo vi lo que lucía como un mar de cristal mezclado con fuego. Aquellos que fueron victoriosos sobre la bestia, su imagen y el número de su nombre estaban parados al pie del mar de cristal, sosteniendo arpas que YAHWEH les había dado.
Apo 15:3  Ellos cantaban la canción de Moshe, el siervo de YAHWEH, y la canción del Cordero: "¡Grandes y maravillosas son tus obras, YAHWEH, El Shaddai![Am 3:13, 4:13] ¡Justos y verdaderos son Tus caminos, ¡O Rey de los Kadoshim!
Apo 15:4  YAHWEH, ¿quién no temerá y glorificará Tu Nombre? Porque sólo Tú eres Kadosh. Todas las naciones vendrán y adorarán delante de ti, porque tus obras justas han sido reveladas."
Apo 15:5  Después de esto miré, y el Lugar Kadosh (esto es, el Tabernáculo del Testimonio del Cielo) fue abierto,
Apo 15:6  y del Lugar Kadosh salieron los siete malajim con las siete plagas. Ellos estaban vestidos de lino limpio reluciente, y tenían cintos de oro alrededor de sus pechos.
Apo 15:7  Uno de los cuatro seres vivientes dio a los siete malajim siete copas de oro llenas de la ira de YAHWEH, quién vive por siempre y para siempre.
Apo 15:8  Entonces el Lugar Kadosh se llenó de humo de la Shejinah de YAHWEH, esto es, de Su poder; y nadie podía entrar en el Lugar Kadosh hasta que las siete plagas de los siete malajim hubieran cumplido su propósito.

 


 

Apo 15:1  "Luego, vi en el cielo otra señal grande y extraordinaria: siete ángeles que traían las últimas siete plagas. Después de estas plagas, acabaría la ira de Dios."
Apo 15:2  "Había como un mar de vidrio mezclado con fuego y junto al mar vi a los que vencieron a la bestia, a su imagen y al número de su nombre. Ellos tenían las arpas que Dios les había dado."
Apo 15:3  "Cantaban la canción de Moisés, siervo de Dios, y la canción del Cordero: ""Grandes y maravillosas son tus obras, Señor, Dios Todopoderoso. Lo que tú haces es correcto y justo, Rey de las naciones."
Apo 15:4  "Señor, toda la gente te temerá. Todos alabarán tu nombre, pues sólo tú eres santo. Todas las naciones vendrán ante ti a adorarte, porque es claro que tus juicios son justos""."
Apo 15:5  "Después de esto, vi que se abría el templo del cielo, el Lugar Santo de la presencia de Dios."
Apo 15:6  "Salieron de allí los siete ángeles que traían las siete plagas. Estaban vestidos con ropa de lino limpia y brillante, y llevaban bandas doradas alrededor del pecho."
Apo 15:7  "Entonces, una de las cuatro criaturas le dio a cada uno de los ángeles una copa de oro llena de la ira de Dios, quien vive por siempre."
Apo 15:8  "El templo se llenó del humo de la gloria y del poder de Dios, y nadie pudo entrar allí hasta que se acabaron las siete plagas traídas por los siete ángeles."

 


 
  Conocen nuestro sitio 449165 visitantes (1673523 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!