Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W76
 


  Apocalipsis 08

La version con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Apocalipsis


 

Apo 8:1  Y, cuando abrió el sello el séptimo, hízose silencio en el cielo, como media hora(a) ;
Apo 8:2  y vi a los siete ángeles, que a faz de Dios están; y diéronseles siete trompetas.
Apo 8:3  Y otro ángel vino y púsose ante el altar, teniendo turíbulo áureo, y diéronsele timiamas muchos(b) , para que diese a las oraciones de los santos todos, sobre el altar áureo, el a faz del trono.
Apo 8:4  Y ascendió el humo de los timiamas a las oraciones de los santos, de mano del ángel, a faz de Dios.
Apo 8:5  Y recibió el ángel el turíbulo, e hinchióle del fuego del altar, y lanzó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos y temblor.
Apo 8:6  Y los siete ángeles los que tenían las siete trompetas, aprestáronse a trompetear.
Apo 8:7  Y el primero trompeteó: y hubo granizo y fuego mezclados de sangre, y arrojados fueron sobre la tierra: y el tercio de la tierra se abrasó; y el tercio de los árboles se abrasó, y toda hierba verde se abrasó.
Apo 8:8  Y el segundo ángel trompeteó: y uno cual monte grande, en fuego ardiendo, fue arrojado a la mar: y se hizo el tercio de la mar sangre;
Apo 8:9  y murió el tercio de las criaturas las en la mar, las que tenían almas; y el tercio de las naves pereció.
Apo 8:10  Y el tercer ángel trompeteó, y cayó del cielo un astro grande, ardiendo cual antorcha, y cayó sobre el tercio de los ríos y sobre los manantiales de las aguas.
Apo 8:11  Y el nombre del astro se dice el Ajenjo. Y convirtióse el tercio de las aguas en ajenjo, y muchos de los hombres murieron de las aguas por haberse amargado.
Apo 8:12  Y el cuarto ángel trompeteó: y fue herido el tercio del sol y el tercio de la luna y el tercio de los astros, para que se entenebreciera el tercio de ellos, y el día para que no luciera el tercio de él, y la noche asimismo.
Apo 8:13  Y vi y oí a un águila volando en medio del cielo, diciendo con voz grande: «¡Ay, ay, ay! de los que habitan sobre la tierra, por las demás voces de la trompeta de los tres ángeles que van a trompetear(c) ».

 


 

Apo 8:1  Cuando abrió el séptimo sello, hubo un silencio en el cielo por espacio corno de media hora.
Apo 8:2  Vi siete ángeles, que estaban en pie delante de Dios, a los cuales fueron dadas siete trompetas.
Apo 8:3  Llegó otro ángel, y púsose en pie junto al altar, con un incensario de oro, y fuéronle dados muchos perfumes para unirlos a las oraciones de todos los santos sobre el altar de oro, que está delante del trono.
Apo 8:4  El humo de los perfumes subió, con las oraciones de los santos, de la mano del ángel a la presencia de Dios.
Apo 8:5  Tomó el ángel el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó sobre la tierra; y hubo truenos, voces, relámpagos y temblores."
Apo 8:6  Los siete ángeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas.
Apo 8:7  Tocó el primero la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclado con sangre, que fue arrojado sobre la tierra; y quedó abrasada la tercera parte de las tierra, y quedó abrasada la tercera parte de los árboles, y toda hierba verde quedó abrasada."
Apo 8:8  El segundo ángel tocó la trompeta, y fue arrojada en el mar como una gran montaña ardiendo en llamas, y convirtióse en sangre la tercera parte del mar,
Apo 8:9  y murió la tercera parte de las criaturas que hay en el mar de las que tienen vida, y la tercera parte de las naves fue destruida.
Apo 8:10  Tocó las trompeta el tercer ángel, y cayó del cielo un astro grande, ardiendo como una tea, y cayó en la tercera parte de los ríos y en las fuentes de las aguas.
Apo 8:11  El nombre de ese astro es Ajenjo. Convirtióse en ajenjo la tercera parte de las aguas, y muchos de los hombres murieron por las aguas, que se habían vuelto amargas.
Apo 8:12  Tocó el cuarto ángel la trompeta, y fue herida la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas, de suerte que se oscureció la tercera parte de las mismas, y el día perdió una tercera parte de su brillo, y asimismo la noche.
Apo 8:13  Vi y oí un águila, que volaba por medio del cielo, diciendo con poderosa voz: ¡Ay, ay, ay de los moradores de la tierra por los restantes toques de trompeta de los tres ángeles que todavía han de tocar!

 


 

Apo 8:1  Cuando el Cordero rompió el séptimo sello, todos en el cielo guardaron silencio durante media hora.
Apo 8:2  Entonces vi que se le dio una trompeta a cada uno de los siete ángeles que estaban de pie delante de Dios.
Apo 8:3  Después vino otro ángel con un tazón de oro, y en ese tazón pusieron mucho incienso, para que lo ofreciera ante el altar junto con las oraciones del pueblo de Dios.
Apo 8:4  El humo del incienso subió de la mano del ángel, junto con las oraciones, hasta donde estaba Dios.
Apo 8:5  Entonces el ángel tomó el tazón y lo llenó con los carbones encendidos que estaban sobre el altar. Luego, lanzó todo sobre la tierra, y por todos lados hubo un resonar de truenos, y relámpagos, y un fuerte temblor de tierra.
Apo 8:6  Después, los siete ángeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas.


Las primeras cuatro trompetas
Apo 8:7  El primer ángel tocó su trompeta, y desde el cielo cayeron granizo y fuego mezclados con sangre. Se quemó la tercera parte de la tierra, y también la tercera parte de todos los árboles y de toda la hierba.
Apo 8:8  El segundo ángel tocó su trompeta, y algo parecido a una gran montaña envuelta en llamas fue lanzado al mar. Entonces, la tercera parte del mar se convirtió en sangre,
Apo 8:9  y murió la tercera parte de todo lo que vivía en el mar, y fue destruida la tercera parte de los barcos.
Apo 8:10  Cuando el tercer ángel tocó su trompeta, una gran estrella cayó del cielo sobre la tercera parte de los ríos y de los manantiales. Esa estrella ardía como una antorcha,
Apo 8:11  y se llamaba "Amargura". Entonces, la tercera parte de las aguas se volvió amarga, y mucha gente murió al beberlas.
Apo 8:12  El cuarto ángel tocó su trompeta, y la tercera parte del sol, de la luna y de las estrellas se dañó y dejó de alumbrar. Por eso el sol no alumbraba durante la tercera parte del día, y la luna y las estrellas no brillaban durante la tercera parte de la noche.
Apo 8:13  Luego vi un águila que volaba en lo alto del cielo, y la oí decir con fuerte voz: "¡Qué mal les va a ir a todos los que viven en el mundo, cuando los otros tres ángeles toquen sus trompetas!"

 


 

Apo 8:1  Y vi luego a siete ángeles que estaban en pie delante de Dios; y se les dieron siete trompetas.
Apo 8:2  Vino entonces otro ángel, y se puso ante el altar con un incensario de oro; y se les dieron muchos perfumes, compuestos de las oraciones de todos los santos para que los ofreciese sobre el altar de oro, colocado ante el trono de Dios.
Apo 8:3  Y el humo de los perfumes o aromas encendidos de las oraciones de los santos subió por la mano del ángel al acatamiento de Dios.
Apo 8:4  Tomó luego el ángel el incensario, lo llenó del fuego del altar, y arrojando este fuego a la tierra, se sintieron truenos y voces, y relámpagos, y un gran terremoto.
Apo 8:5  Entretanto los siete ángeles, que tenían las siete trompetas, se dispusieron para tocarlas.
Apo 8:6  Tocó, pues, el primer ángel la trompeta; y se formó una tempestad de granizo y fuego, mezclados con sangre, y descargó sobre la tierra, con lo que la tercera parte de la tierra se abrasó, y con ella se quemó la tercera parte de los árboles, y toda la hierba verde.
Apo 8:7  El segundo ángel tocó también la trompeta; y al momento se vio caer en el mar como un gran monte, todo de fuego, y la tercera parte del mar se convirtió en sangre;
Apo 8:8  y murió la tercera parte de las criaturas que vivían en el mar, y pereció la tercera parte de las naves.
Apo 8:9  Y el tercer ángel tocó la trompeta; y cayó del cielo una gran estrella o cometa, ardiendo como una tea, y vino a caer en la tercera parte de los ríos y en los manantiales de las aguas.
Apo 8:10  Y el nombre de la estrella es Ajenjo; y así la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo, o tomó su mal gusto; con lo que muchos hombres murieron a causa de las aguas, porque se hicieron amargas.
Apo 8:11  Después tocó la trompeta el cuarto ángel; y quedó herida de tinieblas la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas, de tal manera que se oscurecieron en su tercera parte, y así quedó privado el día de la tercera parte de su luz, y lo mismo la noche.
Apo 8:12  Entonces miré, y oí la voz de un águila que iba volando por medio del cielo, y diciendo a grandes gritos: ¡Ay, ay, ay, de los moradores de la tierra, por causa del sonido de las trompetas que los otros tres ángeles han de tocar!
Apo 8:13  El quinto ángel tocó la trompeta; y vi una estrella del cielo caída en la tierra, y se le dió la llave del pozo del abismo.

 


 

Apo 8:1  Cuando abrió el séptimo sello,  se hizo silencio en el cielo como por media hora.
Apo 8:2  Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios;  y se les dieron siete trompetas.
Apo 8:3  Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar,  con un incensario de oro;  y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos,  sobre el altar de oro que estaba delante del trono.
Apo 8:4  Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos.
Apo 8:5  Y el ángel tomó el incensario,  y lo llenó del fuego del altar,  y lo arrojó a la tierra;  y hubo truenos,  y voces,  y relámpagos,  y un terremoto.
Apo 8:6  Y los siete ángeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas.
Apo 8:7  El primer ángel tocó la trompeta,  y hubo granizo y fuego mezclados con sangre,  que fueron lanzados sobre la tierra;  y la tercera parte de los árboles se quemó,  y se quemó toda la hierba verde.
Apo 8:8  El segundo ángel tocó la trompeta,  y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar;  y la tercera parte del mar se convirtió en sangre.
Apo 8:9  Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar,  y la tercera parte de las naves fue destruida.
Apo 8:10  El tercer ángel tocó la trompeta,  y cayó del cielo una gran estrella,  ardiendo como una antorcha,  y cayó sobre la tercera parte de los ríos,  y sobre las fuentes de las aguas.
Apo 8:11  Y el nombre de la estrella es Ajenjo.  Y la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo;  y muchos hombres murieron a causa de esas aguas,  porque se hicieron amargas.
Apo 8:12  El cuarto ángel tocó la trompeta,  y fue herida la tercera parte del sol,  y la tercera parte de la luna,  y la tercera parte de las estrellas,  para que se oscureciese la tercera parte de ellos,  y no hubiese luz en la tercera parte del día,  y asimismo de la noche.
Apo 8:13  Y miré,  y oí a un ángel volar por en medio del cielo,  diciendo a gran voz:  ¡Ay,  ay,  ay,  de los que moran en la tierra,  a causa de los otros toques de trompeta que están para sonar los tres ángeles!

 


 

Apo 8:1  Y cuando él abrió el séptimo sello, fue hecho silencio en el cielo como por media hora.
Apo 8:2  Y vi siete ángeles que estaban delante de Dios; y les fueron dadas siete trompetas.
Apo 8:3  Y otro ángel vino, y se paró delante del altar, teniendo un incensario de oro; y le fue dado mucho incienso de las oraciones de todos los santos para que los pusiese sobre el altar de oro, el cual está delante del trono.
Apo 8:4  Y el humo del incienso de las oraciones de los santos subió de la mano del ángel delante de Dios.
Apo 8:5  Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo echó en la tierra; y fueron hechos truenos, y voces, y relámpagos, y temblor de tierra.
Apo 8:6  Y los siete ángeles que tenían las siete trompetas, se aparejaron para tocar trompeta.
Apo 8:7  Y el primer ángel tocó la trompeta, y fue hecho granizo, y fuego mezclado con sangre, y fueron enviados en la tierra, y la tercera parte de los árboles fue quemada, y toda la hierba verde fue quemada.
Apo 8:8  Y el segundo ángel tocó la trompeta, y como un gran monte ardiendo con fuego fue lanzado en el mar; y la tercera parte del mar fue vuelta en sangre.
Apo 8:9  Y murió la tercera parte de las criaturas que estaban en el mar, las cuales tenían vida, y la tercera parte de los navíos pereció.
Apo 8:10  Y el tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha encendida, y cayó en la tercera parte de los ríos, y en las fuentes de las aguas.
Apo 8:11  Y el nombre de la estrella se dice Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas fue vuelta en Ajenjo; y muchos hombres murieron por las aguas, porque fueron hechas amargas.
Apo 8:12  Y el cuarto ángel tocó la trompeta, y fue herida la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas; de tal manera que se oscureció la tercera parte de ellos, y no alumbraba la tercera parte del día, y lo mismo de la noche.
Apo 8:13  Y miré, y oí un ángel volar por medio del cielo, diciendo a alta voz: ¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! ¡De los que moran en la tierra, por causa de las otras voces de trompeta de los tres ángeles que han de tocar sus trompetas!

 


 

Apo 8:1  And when he had opened the seventh seal, there was silence in heaven about the space of half an hour.
Apo 8:2  And I saw the seven angels which stood before God; and to them were given seven trumpets.
Apo 8:3  And another angel came and stood at the altar, having a golden censer; and there was given unto him much incense, that he should offer it with the prayers of all saints upon the golden altar which was before the throne.
Apo 8:4  And the smoke of the incense, which came with the prayers of the saints, ascended up before God out of the angel's hand.
Apo 8:5  And the angel took the censer, and filled it with fire of the altar, and cast it into the earth: and there were voices, and thunderings, and lightnings, and an earthquake.
Apo 8:6  And the seven angels which had the seven trumpets prepared themselves to sound.
Apo 8:7  The first angel sounded, and there followed hail and fire mingled with blood, and they were cast upon the earth: and the third part of trees was burnt up, and all green grass was burnt up.
Apo 8:8  And the second angel sounded, and as it were a great mountain burning with fire was cast into the sea: and the third part of the sea became blood;
Apo 8:9  And the third part of the creatures which were in the sea, and had life, died; and the third part of the ships were destroyed.
Apo 8:10  And the third angel sounded, and there fell a great star from heaven, burning as it were a lamp, and it fell upon the third part of the rivers, and upon the fountains of waters;
Apo 8:11  And the name of the star is called Wormwood: and the third part of the waters became wormwood; and many men died of the waters, because they were made bitter.
Apo 8:12  And the fourth angel sounded, and the third part of the sun was smitten, and the third part of the moon, and the third part of the stars; so as the third part of them was darkened, and the day shone not for a third part of it, and the night likewise.
Apo 8:13  And I beheld, and heard an angel flying through the midst of heaven, saying with a loud voice, Woe, woe, woe, to the inhabiters of the earth by reason of the other voices of the trumpet of the three angels, which are yet to sound!

 


 

Apo 8:1  Cuando el Cordero abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo, como una media hora...
Apo 8:2  Vi entonces a los siete Ángeles que están en pie delante de Dios; les fueron entregadas siete trompetas.
Apo 8:3  Otro Ángel vino y se puso junto al altar con un badil de oro. Se le dieron muchos perfumes para que, con las oraciones de todos los santos, los ofreciera sobre el altar de oro colocado delante del trono.
Apo 8:4  Y por mano del Ángel subió delante de Dios la humareda de los perfumes con las oraciones de los santos.
Apo 8:5  Y el Ángel tomó el badil = y lo llenó con brasas = del altar = y las arrojó = sobre la tierra. Entonces hubo truenos, fragor, relámpagos y temblor de tierra.
Apo 8:6  Los siete Ángeles de las siete trompetas se dispusieron a tocar.
Apo 8:7  Tocó el primero... Hubo entonces pedrisco y fuego mezclados con sangre, que fueron arrojados sobre la tierra: la tercera parte de los árboles quedó abrasada, toda hierba verde quedó abrasada.
Apo 8:8  Tocó el segundo Ángel... Entonces fue arrojado al mar algo como una enorme montaña ardiendo, y la tercera parte del mar se convirtió en sangre.
Apo 8:9  Pereció la tercera parte de las criaturas del mar que tienen vida, y la tercera parte de las naves fue destruida.
Apo 8:10  Tocó el tercer Ángel... Entonces cayó del cielo una estrella grande, ardiendo como una antorcha. Cayó sobre la tercera parte de los ríos y sobre las manantiales de agua.
Apo 8:11  La estrella se llama Ajenjo. La tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo, y mucha gente murió por las aguas, que se habían vuelto amargas.
Apo 8:12  Tocó el cuarto Ángel... Entonces fue herida la tercera parte del sol, la tercera parte de la luna y la tercera parte de las estrellas; quedó en sombra la tercera parte de ellos; el día perdió una tercera parte de su claridad y lo mismo la noche.
Apo 8:13  Y seguí viendo: Oí un Águila que volaba por lo alto del cielo y decía con fuerte voz: «¡Ay, ay, ay de los habitantes de la tierra, cuando suenen las voces que quedan de las trompetas de los tres Ángeles que van a tocar!»

 


 

Apo 8:1  Cuando el Cordero rompió el séptimo sello del rollo, hubo silencio en el cielo durante una media hora.
Apo 8:2  Luego vi a los siete ángeles que estaban de pie delante de Dios, a los cuales se les dieron siete trompetas.
Apo 8:3  Después vino otro ángel, con un incensario de oro, y se puso de pie ante el altar; y se le dio mucho incienso, para ofrecerlo sobre el altar de oro[1] que estaba delante del trono, junto con las oraciones del pueblo santo.
Apo 8:4  El humo del incienso subió de la mano del ángel a la presencia de Dios, junto con las oraciones del pueblo santo.
Apo 8:5  Entonces el ángel tomó el incensario, lo llenó con brasas de fuego del altar, y lo lanzó sobre la tierra; y hubo truenos, voces, relámpagos y un terremoto.
Apo 8:6  Los siete ángeles que tenían las siete trompetas se prepararon para tocarlas.
Apo 8:7  El primer ángel tocó su trompeta, y fueron lanzados sobre la tierra granizo y fuego[2] mezclados con sangre. Se quemó la tercera parte de la tierra, junto con la tercera parte de los árboles y toda la hierba verde.
Apo 8:8  El segundo ángel tocó su trompeta, y fue lanzado al mar algo que parecía un gran monte ardiendo en llamas; y la tercera parte del mar se volvió sangre. [3]
Apo 8:9  La tercera parte de todo lo que vivía en el mar, murió, y la tercera parte de los barcos fueron destruidos.
Apo 8:10  El tercer ángel tocó su trompeta, y una gran estrella, ardiendo como una antorcha, cayó del cielo sobre la tercera parte de los ríos y sobre los manantiales.
Apo 8:11  La estrella se llamaba Amargura; y la tercera parte de las aguas se volvió amarga, y a causa de aquellas aguas amargas murió mucha gente.
Apo 8:12  El cuarto ángel tocó su trompeta, y fue dañada la tercera parte del sol, la tercera parte de la luna y la tercera parte de las estrellas. De modo que una tercera parte de ellos quedó oscura, y no dieron su luz durante la tercera parte del día ni de la noche. [4]
Apo 8:13  Luego miré, y oí un águila que volaba en medio del cielo y decía con fuerte voz: "¡Ay, ay, ay de los habitantes de la tierra, cuando suenen las trompetas que van a tocar los otros tres ángeles!"

 


 

Apo 8:1  Y cuando él abrió el séptimo sello, en el cielo ocurrió un silencio como por media hora.
Apo 8:2  Y vi a los siete ángeles que están de pie delante de Dios, y les fueron dadas siete trompetas.
Apo 8:3  Y llegó otro ángel y se puso de pie junto al altar, teniendo una vasija de oro para el incienso; y se le dio una gran cantidad de incienso para que lo ofreciera con las oraciones de todos los santos sobre el altar de oro que estaba delante del trono.
Apo 8:4  Y el humo del incienso ascendió de la mano del ángel con las oraciones de los santos delante de Dios.
Apo 8:5  Pero inmediatamente el ángel tomó la vasija del incienso, y la llenó del fuego del altar y lo arrojó a la tierra. Y ocurrieron truenos y voces y relámpagos y un terremoto.
Apo 8:6  Y los siete ángeles con las siete trompetas se prepararon para tocarlas.
Apo 8:7  Y el primero tocó su trompeta. Y ocurrió granizo y fuego mezclados con sangre, y esto fue arrojado a la tierra; y la tercera parte de la tierra se quemó, y la tercera parte de los árboles se quemó, y toda la vegetación verde se quemó.
Apo 8:8  Y el segundo ángel tocó su trompeta. Y algo semejante a una montaña grande que ardía en fuego fue arrojado al mar. Y la tercera parte del mar se convirtió en sangre;
Apo 8:9  y murió la tercera parte de las criaturas que están en el mar, las cuales tienen alma, y la tercera parte de los barcos fue destrozada.
Apo 8:10  Y el tercer ángel tocó su trompeta. Y una gran estrella que ardía como una lámpara cayó del cielo, y cayó sobre la tercera parte de los ríos y sobre las fuentes de aguas.
Apo 8:11  Y el nombre dado a la estrella es Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas se tornó en ajenjo, y muchos de los hombres murieron a causa de las aguas, porque se habían hecho amargas.
Apo 8:12  Y el cuarto ángel tocó su trompeta. Y la tercera parte del sol fue herida, y la tercera parte de la luna y la tercera parte de las estrellas, para que se oscureciera la tercera parte de ellos y el día no tuviera iluminación durante su tercera parte, e igualmente la noche.
Apo 8:13  Y vi, y oí un águila que volaba en medio del cielo decir con voz fuerte: “¡Ay, ay, ay de los que moran en la tierra por causa de los demás toques de trompeta de los tres ángeles que están a punto de tocar sus trompetas!”.

 


 

Apo 8:1  Cuando el Cordero rompió el séptimo sello, todos en el cielo guardaron silencio durante media hora.
Apo 8:2  Entonces vi que se le dio una trompeta a cada uno de los siete ángeles que estaban de pie delante de Dios.
Apo 8:3  Después vino otro ángel con un tazón de oro, y en ese tazón pusieron mucho incienso, para que lo ofreciera ante el altar junto con las oraciones del pueblo de Dios.
Apo 8:4  El humo del incienso subió de la mano del ángel, junto con las oraciones, hasta donde estaba Dios.
Apo 8:5  Entonces el ángel tomó el tazón y lo llenó con los carbones encendidos que estaban sobre el altar. Luego, lanzó todo sobre la tierra, y por todos lados hubo un fuerte ruido de truenos, y relámpagos, y un temblor de tierra.
Apo 8:6  Después, los siete ángeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas.
Apo 8:7  El primer ángel tocó su trompeta, y desde el cielo cayeron granizo y fuego mezclados con sangre. Se quemó la tercera parte de la tierra, y también la tercera parte de todos los árboles y de toda la hierba.
Apo 8:8  El segundo ángel tocó su trompeta, y fue lanzado al mar algo parecido a una gran montaña envuelta en llamas. Entonces, la tercera parte del mar se convirtió en sangre,
Apo 8:9  y murió la tercera parte de todo lo que vivía en el mar, y fue destruida la tercera parte de los barcos.
Apo 8:10  Cuando el tercer ángel tocó su trompeta, una gran estrella cayó del cielo sobre la tercera parte de los ríos y de los manantiales. Esa estrella ardía como una antorcha,
Apo 8:11  y se llamaba «Amargura». Entonces, la tercera parte de las aguas se volvió amarga, y mucha gente murió al beberla.
Apo 8:12  El cuarto ángel tocó su trompeta, y la tercera parte del sol, de la luna y de las estrellas se dañó y dejó de alumbrar. Por eso el sol no alumbraba durante la tercera parte del día, y la luna y las estrellas no brillaban durante la tercera parte de la noche.
Apo 8:13  Luego vi un águila que volaba en lo alto del cielo, y la oí decir con fuerte voz: «¡Qué mal les va a ir a todos los que viven en el mundo, cuando los otros tres ángeles toquen sus trompetas!»

 


 

Apo 8:1  Cuando el Cordero rompió el séptimo sello, hubo silencio en el cielo por lo que parecía ser una media hora.
Apo 8:2  Entonces vi siete malajim que estaban parados delante de YAHWEH, y les fueron dados siete shofarot.
Apo 8:3  Otro malaj vino y se paró ante el altar con un incensario de oro; y se le dio una gran cantidad de incienso para añadir a las oraciones de todo los Kadoshim de YAHWEH,
Apo 8:4  sobre el altar de oro que estaba delante del trono. De la mano del malaj subió ante YAHWEH el humo del incienso con las oraciones de los Kadoshim de YAHWEH.
Apo 8:5  Entonces el malaj cogió el incensario, lo llenó de fuego del altar, y lo arrojó a tierra; y hubo truenos que retumbaban, voces, centelleo de relámpagos y un terremoto.
Apo 8:6  Ahora los siete malajim con los siete shofarot se prepararon para sonarlos.
Apo 8:7  El primero sonó su shofar; y hubo granizo y fuego mezclado con sangre, y fueron lanzados a la tierra. Una tercera parte de la tierra se quemó, una tercera parte de los árboles fue quemada, y toda la hierba verde fue quemada.
Apo 8:8  El segundo malaj sonó su shofar, y lo que lucía como una enorme montaña ardiendo fue arrojada al mar. Una tercera parte del mar se convirtió en sangre,
Apo 8:9  una tercera parte de todas las criaturas vivientes en el mar murieron y una tercera parte de las naves fueron destruidas.
Apo 8:10  El tercer malaj sonó su shofar, y una gran estrella, ardiendo como una antorcha, cayó del cielo en la tercera parte de los ríos, y en los manantiales de agua.
Apo 8:11  El nombre de la estrella era "Amargura," y una tercera parte de las aguas se volvieron amargas; y mucha gente murió por las aguas que se habían vuelto amargas.
Apo 8:12  El cuarto malaj sonó su shofar, y la tercera parte del sol fue dañada, también la tercera parte de la luna y la tercera parte de las estrellas; así la tercera parte de ellas fue oscurecida, el día tuvo un tercio menos de luz, y asimismo la noche.
Apo 8:13  Entonces miré, y oí un águila solitaria dar un fuerte alarido, mientras volaba por medio del cielo: "¡Ay, ay, ay! ¡A la gente que vive en la tierra, a causa de los restantes toques de los tres malajim que tienen que sonar su shofar!"

 


 

Apo 8:1  "Cuando el Cordero rompió el séptimo sello, hubo silencio en el cielo durante casi media hora."
Apo 8:2  Luego vi a los siete ángeles de pie ante Dios y cada uno recibió una trompeta.
Apo 8:3  Llegó otro ángel y se puso de pie frente al altar. Tenía un recipiente de oro con mucho incienso para ofrecerlo junto con las oraciones de todo el pueblo de Dios. Así que puso esta ofrenda sobre el altar de oro que estaba frente al trono.
Apo 8:4  El humo del incienso salió del recipiente que el ángel tenía en la mano y llegó ante Dios junto con las oraciones de su pueblo.
Apo 8:5  "Luego, el ángel tomó el recipiente donde estaba el incienso, lo llenó con fuego del altar. Entonces lo arrojó sobre la tierra, y hubo truenos, ruidos, rayos y un terremoto."
Apo 8:6  Luego los siete ángeles con las siete trompetas se prepararon para tocarlas.
Apo 8:7  "El primer ángel tocó la trompeta, y cayeron sobre la tierra granizo y fuego mezclados con sangre. Se quemaron la tercera parte de la tierra, la tercera parte de los árboles y todo el pasto."
Apo 8:8  "El segundo ángel tocó la trompeta, y cayó sobre el mar algo parecido a una gran montaña envuelta en llamas que hizo que la tercera parte del mar se convirtiera en sangre."
Apo 8:9  Murió la tercera parte de todos los seres del mar y fue destruida la tercera parte de todos los barcos.
Apo 8:10  "El tercer ángel tocó la trompeta y cayó del cielo una gran estrella encendida como una antorcha, sobre la tercera parte de los ríos y los manantiales."
Apo 8:11  La estrella se llamaba Ajenjo y volvió amarga la tercera parte del agua de los ríos. Mucha gente murió por haber bebido de esa agua.
Apo 8:12  "El cuarto ángel tocó la trompeta y la tercera parte del sol, la luna y las estrellas fueron golpeadas y se oscurecieron. Así, una tercera parte del día y de la noche quedaron sin luz."
Apo 8:13  "Entonces, vi un águila volando alto y oí que decía con voz fuerte: ""Desastres, desastres, desastres para la gente que vive en la tierra. Comenzarán después de que los tres últimos ángeles toquen las trompetas""."

 


 
  Conocen nuestro sitio 445310 visitantes (1652642 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!