Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W73
 


  Apocalipsis 05

La version con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Apocalipsis


 

Apo 5:1  Y vi en la diestra del sentado en el trono un libro, escrito, por dentro y fuera, sellado con sellos siete.
Apo 5:2  Y vi un ángel fuerte, pregonando con voz grande: «¿Quién, digno de abrir el libro y desatar sus sellos(a) ?»
Apo 5:3  Y ninguno podía, en el cielo, ni sobre la tierra ni por debajo de la tierra, abrir el libro ni mirarle(b) .
Apo 5:4  Y yo lloraba mucho, porque nadie digno fue hallado de abrir el libro ni de mirarle.
Apo 5:5  Y uno de los ancianos díceme: «No llores: he aquí ha vencido el león, el de la tribu de Judá, la raíz de David, para abrir el libro y los siete sellos de él».
Apo 5:6  Y vi, en medio del trono y de los cuatro vivientes y en medio de los ancianos, un Cordero estante, como inmolado, teniendo cuernos siete y ojos siete(c) ; los que son los siete espíritus de Dios enviados a toda la tierra.
Apo 5:7  Y vino, y tomó de la diestra del sentado en el trono el libro;
Apo 5:8  y, cuando hubo tomado el libro, los cuatro vivientes y los veinticuatro ancianos cayeron a faz del Cordero, teniendo cada cual cítara y tazas áureas henchidas de timiamas, las que son las oraciones de los santos.
Apo 5:9  Y cantan cantar nuevo, diciendo: «Digno eres de tomar el libro y abrir los sellos de él; porque has sido inmolado y nos has comprado para Dios, en tu sangre, de toda tribu, y lengua, y pueblo y gente;
Apo 5:10  y les has hecho, para nuestro Dios, reino y sacerdotes; y reinarán sobre la tierra».
Apo 5:11  Y vi, y oí voz de ángeles muchos en torno del trono, y de los vivientes y de los ancianos; y era su número miríadas de miríadas, y millares de millares,
Apo 5:12  diciendo con voz grande: «Digno es el Cordero, el inmolado, de tomar la potestad, y riqueza, y sabiduría, y fuerza, y honor, y gloria y bendición».
Apo 5:13  Y toda criatura que en el cielo, y sobre la tierra y por debajo de la tierra y sobre el mar es; y lo en ellos todo, oí decir: «Al sentado en el trono y al Cordero, la bendición, y el honor, y la gloria y el poder por los siglos de los siglos».
Apo 5:14  Y los cuatro vivientes decían: «Amén». Y los ancianos cayeron y adoraron.

 


 

Apo 5:1  Vi a la derecha del que estaba sentado en el trono un libro, escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos.
Apo 5:2  Vi un ángel poderoso que pregonaba a grandes voces: ¿Quién será digno de abrir el libro y soltar sus sellos?
Apo 5:3  Y nadie podía, ni en el cielo, ni en la tierra, ni debajo de la tierra, abrir el libro ni verlo.
Apo 5:4  Yo lloraba mucho, porque ninguno era hallado digno de abrirlo y verlo.
Apo 5:5  Pero uno de los ancianos me dijo: No llores, mira que ha vencido el león de la tribu de Judá, la raíz de David, para abrir el libro y sus siete sellos.
Apo 5:6  Vi en medio del trono y de los cuatro vivientes, y en medio de los ancianos, un Cordero, que estaba en pie como degollado, que tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete espíritus de Dios, enviados a toda la tierra.
Apo 5:7  Vino y tomó el libro de la diestra del que estaba sentado en el trono.
Apo 5:8  Y cuando lo hubo tomado, los cuatro vivientes y los veinticuatro ancianos cayeron delante del Cordero, teniendo cada uno su cítara y copas de oro llenas de perfumes, que son las oraciones de los santos.
Apo 5:9  Cantaron un cántico nuevo, que decía: Digno eres de tomar el libro y abrir sus sellos, porque fuiste degollado y con tu sangre has comprado para Dios hombres de toda tribu, lengua, pueblo y nación,
Apo 5:10  y los hiciste para nuestro Dios reino y sacerdotes, y reinan sobre la tierra.
Apo 5:11  Vi y oí la voz de muchos ángeles en rededor del trono, y de los vivientes, y de los ancianos; y era su número de miríadas de miríadas, y de millares de millares,"
Apo 5:12  que decían a grandes voces: Digno es el Cordero, que ha sido degollado, de recibir el poder, la riqueza, la sabiduría, la fortaleza, el honor, la gloria y la bendición.
Apo 5:13  Y todas las criaturas que existen en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y en todo cuanto hay en ellos, oí que decían: Al que está sentado en el trono y al Cordero, la bendición, el honor, la gloria y el imperio por los siglos de los siglos.
Apo 5:14  Y los cuatro vivientes respondieron: Amén. Y los ancianos cayeron de hinojos y adoraron.

 


 

Apo 5:1  En la mano derecha del que estaba sentado en el trono vi un libro enrollado. Las hojas del libro estaban escritas por ambos lados, y el libro estaba cerrado con siete sellos.
Apo 5:2  Luego vi a un ángel poderoso que preguntaba con fuerte voz: "¿Quién tiene la autoridad de romper los sellos y abrir el rollo?"
Apo 5:3  Y no había nadie en todo el universo que pudiera abrir el rollo ni mirar su contenido.
Apo 5:4  Yo me puse a llorar mucho porque no había quien pudiera hacerlo.
Apo 5:5  Pero uno de los ancianos me dijo:
"No llores más, pues el heredero del trono de David, a quien se le llama el León de Judá, ha salido vencedor. Por eso sólo él tiene la autoridad de romper los siete sellos y abrir el rollo".
Apo 5:6  Entonces vi un Cordero cerca del trono. En el cuerpo llevaba las marcas de haber sido sacrificado. Estaba de pie, rodeado por los cuatro seres vivientes y por los veinticuatro ancianos. Tenía siete cuernos, y también siete ojos. Estos son los siete espíritus de Dios, que han sido enviados para visitar toda la tierra.
Apo 5:7  El Cordero fue y tomó el libro enrollado que tenía en la mano derecha el que estaba sentado en el trono.
Apo 5:8  Apenas hizo esto, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se arrodillaron delante de él. Cada uno tenía un arpa, y llevaba una copa llena de incienso que representaba las oraciones del pueblo de Dios.
Apo 5:9  Y todos ellos cantaban esta nueva canción:
"Sólo tú mereces tomar el libro
y romper sus sellos.
Porque fuiste sacrificado,
y con tu sangre
rescataste para Dios,
a gente de toda raza,
idioma, pueblo y nación.
Apo 5:10  Los hiciste reyes
y sacerdotes para nuestro Dios;
ellos gobernarán la tierra".
Apo 5:11  Luego oí el murmullo de muchos ángeles. Eran millones y millones de ángeles que rodeaban al trono, a los cuatro seres vivientes y a los veinticuatro ancianos.
Apo 5:12  Y decían con fuerte voz:
"El Cordero que fue sacrificado,
merece recibir el poder y la riqueza,
la sabiduría y la fuerza,
el honor y la alabanza".
Apo 5:13  Y también oí decir a todos los seres del universo:
"¡Que todos alaben
al que está sentado en el trono,
y también al Cordero!
Que lo llamen maravilloso,
y por siempre admiren su poder".
Apo 5:14  Los cuatro seres vivientes decían: "¡Así sea!", y los veinticuatro ancianos se arrodillaron y adoraron al que está sentado en el trono, y al Cordero.

 


 

Apo 5:1  Al mismo tiempo vi a un ángel fuerte y poderoso pregonar a grandes voces: ¿Quién es el digno de abrir el libro, y de levantar sus sellos?
Apo 5:2  Y ninguno podía, ni en el cielo, ni en la tierra, ni debajo de la tierra, abrir el libro, ni aun mirarlo.
Apo 5:3  Y yo me deshacía en lágrimas, porque nadie se halló que fuese digno de abrir el libro ni registrarlo.
Apo 5:4  Entonces uno de los ancianos me dijo: No llores. Mira cómo ya el león de la tribu de Judá, la estirpe de David, ha ganado la victoria para abrir el libro y levantar sus siete sellos.
Apo 5:5  Y miré, y vi que en medio del solio y de los cuatro animales, y en medio de los ancianos, estaba un Cordero como inmolado, el cual tenía siete cuernos, esto es, un poder inmenso, y siete ojos, que son o significan los siete espíritus de Dios despachados a toda la tierra.
Apo 5:6  El cual vino, y recibió el libro de la mano derecha de aquel que estaba sentado en el solio.
Apo 5:7  Y cuando hubo abierto el libro, los cuatro animales y los veinticuatro ancianos se postraron ante el Cordero, teniendo todos cítaras y copas, o incensarios de oro, llenos de perfumes, que son las oraciones de los santos.
Apo 5:8  Y cantaban un cántico nuevo, diciendo: Digno eres, Señor, de recibir el libro y de abrir sus sellos; porque tú has sido entregado a la muerte, y con tu sangre nos has rescatado para Dios de todas las tribus, y lenguas, y pueblos y naciones,
Apo 5:9  con que nos hiciste para nuestro Dios reyes y sacerdotes; y reinaremos sobre la tierra hasta que después reinemos contigo en el cielo.
Apo 5:10  Vi también y oí la voz de muchos ángeles alrededor del solio, y de los animales, y de los ancianos, y su número era millares de millares,
Apo 5:11  los cuales decían en alta voz: Digno es el Cordero, que ha sido sacrificado, de recibir el poder, y la divinidad, y la sabiduría, y la fortaleza, y el honor, y la gloria y la bendición.
Apo 5:12  Y a todas las criaturas que hay en el cielo y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y las que hay en el mar; a cuantas hay en todos estos lugares, a todas las oí decir: ¡Al que está sentado en el trono, y al Cordero, bendición, y honra, y gloria, y potestad por los siglos de los siglos!
Apo 5:13  A lo que los cuatro animales respondían: Amén. Y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros, y adoraron a aquel que vive por los siglos de los siglos.
 
Apo 5:14  Vi, pues, cómo el Cordero abrió el primero de los siete sellos, y oí al primero de los cuatro animales que decía, con voz como de trueno: Ven y verás.

 


 

Apo 5:1  Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera,  sellado con siete sellos.
Apo 5:2  Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran voz:  ¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos?
Apo 5:3  Y ninguno,  ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra,  podía abrir el libro,  ni aun mirarlo.
Apo 5:4  Y lloraba yo mucho,  porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro,  ni de leerlo,  ni de mirarlo.
Apo 5:5  Y uno de los ancianos me dijo:  No llores.  He aquí que el León de la tribu de Judá,  la raíz de David,  ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos.
Apo 5:6  Y miré,  y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes,  y en medio de los ancianos,  estaba en pie un Cordero como inmolado,  que tenía siete cuernos,  y siete ojos,  los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra.
Apo 5:7  Y vino,  y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono.
Apo 5:8  Y cuando hubo tomado el libro,  los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero;  todos tenían arpas,  y copas de oro llenas de incienso,  que son las oraciones de los santos;
Apo 5:9  y cantaban un nuevo cántico,  diciendo:  Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos;  porque tú fuiste inmolado,  y con tu sangre nos has redimido para Dios,  de todo linaje y lengua y pueblo y nación;
Apo 5:10  y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes,  y reinaremos sobre la tierra.
Apo 5:11  Y miré,  y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono,  y de los seres vivientes,  y de los ancianos;  y su número era millones de millones,
Apo 5:12  que decían a gran voz:  El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder,  las riquezas,  la sabiduría,  la fortaleza,  la honra,  la gloria y la alabanza.
Apo 5:13  Y a todo lo creado que está en el cielo,  y sobre la tierra,  y debajo de la tierra,  y en el mar,  y a todas las cosas que en ellos hay,  oí decir:  Al que está sentado en el trono,  y al Cordero,  sea la alabanza,  la honra,  la gloria y el poder,  por los siglos de los siglos.
Apo 5:14  Los cuatro seres vivientes decían:  Amén;  y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos.

 


 

Apo 5:1  Y vi en la mano derecha del que estaba sentado sobre el trono un libro escrito de dentro y de fuera, sellado con siete sellos.
Apo 5:2  Y vi un fuerte ángel predicando en alta voz: ¿Quién es digno de abrir el libro, y de desatar sus sellos?
Apo 5:3  Y ninguno podía, ni en el cielo, ni en la tierra, ni debajo de la tierra, abrir el libro, ni mirarlo.
Apo 5:4  Y yo lloraba mucho, porque no había sido hallado ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo.
Apo 5:5  Y uno de los ancianos me dice: No llores; he aquí el León de la tribu de Judá, la Raíz de David, que ha vencido para abrir el libro, y desatar sus siete sellos.
Apo 5:6  Y miré; y he aquí en medio del trono y de los cuatro animales, y en medio de los ancianos, estaba un Cordero como muerto, que tenía siete cuernos, y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios enviados en toda la tierra.
Apo 5:7  Y él vino, y tomó el libro de la mano derecha de aquel que estaba sentado en el trono.
Apo 5:8  Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro animales y los veinticuatro ancianos cayeron sobre sus rostros delante del Cordero, teniendo cada uno arpas, y copas de oro llenas de perfumes, que son las oraciones de los santos;
Apo 5:9  y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro, y de abrir sus sellos; porque tú fuiste muerto, y nos has redimido para Dios con tu sangre, de todo linaje y lengua y pueblo y nación;
Apo 5:10  y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos en la tierra.
Apo 5:11  Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los animales, y de los ancianos; y la multitud de ellos era millones y millones,
Apo 5:12  que decían a alta voz: El Cordero que fue muerto es digno de tomar potencia, y riquezas, y sabiduría, y fortaleza, y honra, y gloria, y bendición.
Apo 5:13  Y oí a toda criatura que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y que está sobre el mar, y todas las cosas que están en él, diciendo: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea alabanza, honra, y gloria, y potencia, para siempre jamás.
Apo 5:14  Y los cuatro animales decían: Amén. Y los veinticuatro ancianos cayeron sobre sus rostros , y adoraron al que vive para siempre jamás.

 


 

Apo 5:1  And I saw in the right hand of him that sat on the throne a book written within and on the backside, sealed with seven seals.
Apo 5:2  And I saw a strong angel proclaiming with a loud voice, Who is worthy to open the book, and to loose the seals thereof?
Apo 5:3  And no man in heaven, nor in earth, neither under the earth, was able to open the book, neither to look thereon.
Apo 5:4  And I wept much, because no man was found worthy to open and to read the book, neither to look thereon.
Apo 5:5  And one of the elders saith unto me, Weep not: behold, the Lion of the tribe of Juda, the Root of David, hath prevailed to open the book, and to loose the seven seals thereof.
Apo 5:6  And I beheld, and, lo, in the midst of the throne and of the four beasts, and in the midst of the elders, stood a Lamb as it had been slain, having seven horns and seven eyes, which are the seven Spirits of God sent forth into all the earth.
Apo 5:7  And he came and took the book out of the right hand of him that sat upon the throne.
Apo 5:8  And when he had taken the book, the four beasts and four and twenty elders fell down before the Lamb, having every one of them harps, and golden vials full of odours, which are the prayers of saints.
Apo 5:9  And they sung a new song, saying, Thou art worthy to take the book, and to open the seals thereof: for thou wast slain, and hast redeemed us to God by thy blood out of every kindred, and tongue, and people, and nation;
Apo 5:10  And hast made us unto our God kings and priests: and we shall reign on the earth.
Apo 5:11  And I beheld, and I heard the voice of many angels round about the throne and the beasts and the elders: and the number of them was ten thousand times ten thousand, and thousands of thousands;
Apo 5:12  Saying with a loud voice, Worthy is the Lamb that was slain to receive power, and riches, and wisdom, and strength, and honour, and glory, and blessing.
Apo 5:13  And every creature which is in heaven, and on the earth, and under the earth, and such as are in the sea, and all that are in them, heard I saying, Blessing, and honour, and glory, and power, be unto him that sitteth upon the throne, and unto the Lamb for ever and ever.
Apo 5:14  And the four beasts said, Amen. And the four and twenty elders fell down and worshipped him that liveth for ever and ever.

 


 

Apo 5:1  Vi también en la mano derecha del que está sentado en el trono = un libro, escrito por el anverso y el reverso, = sellado con siete sellos.
Apo 5:2  Y vi a un Ángel poderoso que proclamaba con fuerte voz: «¿Quién es digno de abrir el libro y soltar sus sellos?»
Apo 5:3  Pero nadie era capaz, ni en el cielo ni en la tierra ni bajo tierra, de abrir el libro ni de leerlo.
Apo 5:4  Y yo lloraba mucho porque no se había encontrado a nadie digno de abrir el libro ni de leerlo.
Apo 5:5  Pero uno de los Ancianos me dice: «No llores; mira, ha triunfado = el León = de la tribu = de Judá, el Retoño = de David; él podrá abrir el libro y sus siete sellos.»
Apo 5:6  Entonces vi, de pie, en medio del trono y de los cuatro Vivientes y de los Ancianos, un Cordero, como degollado; tenía siete cuernos y = siete ojos, = que son los siete Espíritus de Dios, = enviados a toda la tierra. =
Apo 5:7  Y se acercó y tomó el libro de la mano derecha del que está sentado en el trono.
Apo 5:8  Cuando lo tomó, los cuatro Vivientes y los veinticuatro Ancianos se postraron delante del Cordero. Tenía cada uno una cítara y copas de oro llenas de perfumes, que son las oraciones de los santos.
Apo 5:9  Y cantan un cántico nuevo diciendo: «Eres digno de tomar el libro y abrir sus sellos porque fuiste degollado y compraste para Dios con tu sangre hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación;
Apo 5:10  y has hecho de ellos para nuestro Dios = un Reino de Sacerdotes, = y reinan sobre la tierra.»
Apo 5:11  Y en la visión oí la voz de una multitud de Ángeles alrededor del trono, de los Vivientes y de los Ancianos. Su número era = miríadas de miríadas y millares de millares, =
Apo 5:12  y decían con fuerte voz: «Digno es el Cordero degollado de recibir el poder, la riqueza, la sabiduría, la fuerza, el honor, la gloria y la alabanza.»
Apo 5:13  Y toda criatura, del cielo, de la tierra, de debajo de la tierra y del mar, y todo lo que hay en ellos, oí que respondían: «Al que está sentado en el trono y al Cordero, alabanza, honor, gloria y potencia por los siglos de los siglos.»
Apo 5:14  Y los cuatro Vivientes decían: «Amén»; y los Ancianos se postraron para adorar.

 


 

Apo 5:1  En la mano derecha del que estaba sentado en el trono vi un rollo escrito por dentro y por fuera, y sellado con siete sellos.
Apo 5:2  y vi un ángel poderoso que preguntaba a gran voz: "¿Quiénes digno de abrir el rollo y romper sus sellos?"
Apo 5:3  Pero ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra había nadie que pudiera abrir el rollo, ni mirarlo.
Apo 5:4  y yo lloraba mucho, porque no se había encontrado a nadie digno de abrir el rollo, ni de mirarlo.
Apo 5:5  Pero uno de los ancianos me dijo: "No llores más, pues el León de la tribu de Judá, [1] el retoño de David, [2] ha vencido y puede abrir el rollo y romper sus siete sellos."
Apo 5:6  Entonces, en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, vi un Cordero. [3] Estaba de pie, pero se veía que había sido sacrificado. Tenía siete cuernos[4] y siete ojos, que son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra.
Apo 5:7  Aquel Cordero fue y tomó el rollo de la mano derecha del que estaba sentado en el trono;
Apo 5:8  y en cuanto tomó el rollo, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se pusieron de rodillas delante del Cordero. Todos ellos tenían arpas, y llevaban copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones del pueblo santo.
Apo 5:9  y cantaban este canto nuevo:
"Tú eres digno de tomar el rollo y de romper sus sellos,
porque fuiste sacrificado;
y derramando tu sangre redimiste para Dios
gentes de toda raza, lengua, pueblo y nación.
Apo 5:10  De ellos hiciste un reino,
hiciste sacerdotes para nuestro Dios, [5]
y reinarán sobre la tierra."
Apo 5:11  Luego miré, y oí la voz de muchos ángeles que estaban alrededor del trono, de los seres vivientes y de los ancianos. Había millones y millones de ellos,
Apo 5:12  y decían con fuerte voz:
"¡El Cordero que fue sacrificado
es digno de recibir
el poder y la riqueza,
la sabiduría y la fuerza,
el honor, la gloria y la alabanza!"
Apo 5:13  y oí también que todas las cosas creadas por Dios en el cielo, en la tierra, debajo de la tierra y en el mar, decían:
"¡Al que está sentado en el trono
y al Cordero,
sean dados la alabanza, el honor,
la gloria y el poder
por todos los siglos!"
Apo 5:14  Los cuatro seres vivientes respondían: "¡Amén!" y los veinticuatro ancianos se pusieron de rodillas y adoraron.

 


 

Apo 5:1  Y vi en la mano derecha del que estaba sentado sobre el trono un rollo escrito por dentro y por el reverso, fuertemente sellado con siete sellos.
Apo 5:2  Y vi a un ángel fuerte que proclamaba con voz fuerte: “¿Quién es digno de abrir el rollo y desatar sus sellos?”.
Apo 5:3  Pero ni en el cielo ni sobre la tierra ni debajo de la tierra había siquiera uno que pudiera abrir el rollo o mirar en él.
Apo 5:4  Y me puse a llorar muchísimo porque no se hallaba a nadie digno de abrir el rollo ni mirar en él.
Apo 5:5  Pero uno de los ancianos me dice: “Deja de llorar. ¡Mira! El León que es de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el rollo y sus siete sellos”.
Apo 5:6  Y vi de pie en medio del trono y de las cuatro criaturas vivientes, y en medio de los ancianos, un cordero como si hubiera sido degollado, que tenía siete cuernos y siete ojos, los cuales [ojos] significan los siete espíritus de Dios que han sido enviados por toda la tierra.
Apo 5:7  Y él fue y en seguida [lo] tomó de la mano derecha del que estaba sentado en el trono.
Apo 5:8  Y cuando tomó el rollo, las cuatro criaturas vivientes y los veinticuatro ancianos cayeron delante del Cordero, cada uno teniendo un arpa y tazones de oro que estaban llenos de incienso, y el [incienso] significa las oraciones de los santos.
Apo 5:9  Y cantan una canción nueva, y dicen: “Eres digno de tomar el rollo y de abrir sus sellos, porque fuiste degollado y con tu sangre compraste para Dios personas de toda tribu y lengua y pueblo y nación,
Apo 5:10  e hiciste que fueran un reino y sacerdotes para nuestro Dios, y han de reinar sobre la tierra”.
Apo 5:11  Y vi, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono y de las criaturas vivientes y de los ancianos —y el número de ellos era miríadas de miríadas y millares de millares—,
Apo 5:12  que decían con voz fuerte: “El Cordero que fue degollado es digno de recibir el poder y riquezas y sabiduría y fuerza y honra y gloria y bendición”.
Apo 5:13  Y a toda criatura que está en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que hay en ellos, oí decir: “Al que está sentado en el trono y al Cordero sean la bendición y la honra y la gloria y la potencia para siempre jamás”.
Apo 5:14  Y las cuatro criaturas vivientes se pusieron a decir: “¡Amén!”, y los ancianos cayeron y adoraron.

 


 

Apo 5:1  En la mano derecha del que estaba sentado en el trono vi un libro enrollado. Las hojas del libro estaban escritas por ambos lados, y el libro estaba cerrado con siete sellos.
Apo 5:2  Luego vi a un ángel poderoso que preguntaba con fuerte voz: «¿Quién tiene la autoridad de romper los sellos y de abrir el rollo?»
Apo 5:3  Y no había nadie en todo el universo que pudiera abrir el rollo ni mirar su contenido.
Apo 5:4  Yo me puse a llorar mucho, porque no había quien pudiera hacerlo.
Apo 5:5  Pero uno de los ancianos me dijo: «No llores más, que ha salido vencedor el heredero del trono de David, a quien se le llama el León de Judá. Sólo él tiene la autoridad de romper los siete sellos y de abrir el rollo.»
Apo 5:6  Entonces vi un Cordero cerca del trono. En el cuerpo llevaba las marcas de haber sido sacrificado. Estaba de pie, rodeado por los cuatro seres vivientes y por los veinticuatro ancianos. Tenía siete cuernos, y también siete ojos. Estos son los siete espíritus de Dios, que han sido enviados para visitar toda la tierra.
Apo 5:7  El Cordero fue y tomó el libro enrollado que tenía en la mano derecha el que estaba sentado en el trono.
Apo 5:8  Apenas hizo esto, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se arrodillaron delante de él. Cada uno tenía un arpa, y llevaba una copa llena de incienso que representaba las oraciones del pueblo de Dios.
Apo 5:9  Y todos ellos cantaban esta nueva canción: «Sólo tú mereces tomar el libro y romper sus sellos. Porque fuiste sacrificado, y con tu sangre rescataste para Dios, a gente de toda raza, idioma, pueblo y nación.
Apo 5:10  Los hiciste reyes y sacerdotes para nuestro Dios; ellos gobernarán la tierra.»
Apo 5:11  Luego oí el murmullo de muchos ángeles. Eran millones y millones de ángeles que rodeaban el trono, a los cuatro seres vivientes y a los veinticuatro ancianos.
Apo 5:12  Y decían con fuerte voz: «El Cordero que fue sacrificado, merece recibir el poder y la riqueza, la sabiduría y la fuerza, el honor y la alabanza.»
Apo 5:13  Y también oí decir a todos los seres del universo: «¡Que todos alaben al que está sentado en el trono, y también al Cordero! Que lo llamen maravilloso, y por siempre admiren su poder.»
Apo 5:14  Los cuatro seres vivientes decían: «¡Así sea!», y los veinticuatro ancianos se arrodillaron y adoraron al que está sentado en el trono, y al Cordero.

 


 

Apo 5:1  Después vi en la mano derecha del que está sentado en el trono [41] un rollo escrito por dentro y por fuera y sellado con siete sellos;[42]
Apo 5:2  y vi un malaj poderoso proclamando a gran voz: "¿Quién es digno de abrir el rollo y romper sus sellos?"
Apo 5:3  Pero nadie, ni el cielo, ni en la tierra, ni debajo de la tierra pudo abrir el rollo ni aun mirar lo que había dentro de él.
Apo 5:4  Yo lloré y lloré, porque no fue encontrado nadie digno de abrir el rollo ni mirar dentro de él.
Apo 5:5  Uno de los ancianos me dijo: "No llores; mira, el León de la tribu de Yahudáh, la Raíz de David, ha ganado el derecho de abrir el rollo y romper sus siete sellos."
Apo 5:6  Entonces vi allí en pie con el trono y los cuatro seres vivientes, en medio del círculo de los ancianos, un Cordero que parecía que había sido sacrificado. El tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete Ruajim de YAHWEH enviados por toda la tierra.
Apo 5:7  El vino, y cogió el rollo de la mano derecha del que está sentado en el trono.
Apo 5:8  Cuando cogió el rollo, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos cayeron postrados delante del Cordero. Cada uno tenía un arpa de oro, y copas de oro llenas de pedazos de incienso, que son las oraciones de los Kadoshim de YAHWEH;
Apo 5:9  y ellos cantaban una canción nueva: "Tú eres digno de coger el rollo y romper sus sellos; porque fuiste sacrificado; al costo de sangre redimiste para YAHWEH personas de toda tribu, lengua, pueblo y nación.[43]
Apo 5:10  Tú los formaste en un reino para YAHWEH gobernar, kohanim para servirle a El; y ellos gobernaran sobre la tierra."
Apo 5:11  Entonces miré, y oí el sonido de gran número de malajim; ¡miles y miles, millones y millones! Todos estaban alrededor del trono, los seres vivientes y los ancianos;
Apo 5:12  y todos ellos gritaban: "¡Digno es el Cordero sacrificado de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, el honor, la gloria y la alabanza!"
Apo 5:13  Y oí a toda criatura en el cielo, en la tierra, debajo de la tierra y en el mar; sí, todo lo que hay en ellos, diciendo: "¡Al que está sentado en el trono y al Cordero pertenecen la alabanza, el honor, la gloria y el poder por siempre y para siempre!"
Apo 5:14  Los cuatro seres vivientes dijeron: "¡Amein!" Y los ancianos cayeron postrados y adoraron.

 


 

Apo 5:1  "En la mano derecha del que estaba sentado en el trono vi un rollo que estaba escrito por ambas caras, y que estaba cerrado con siete sellos."
Apo 5:2  "Y vi un ángel poderoso que decía con voz fuerte: ""¿Quién es digno de romper los sellos y abrir el rollo?"""
Apo 5:3  "Pero no había nadie ni en el cielo, ni en la tierra, ni debajo de ella que pudiera abrirlo y leerlo."
Apo 5:4  "Yo lloraba mucho, pues no se había encontrado a nadie que mereciera abrir el rollo y leer lo que decía."
Apo 5:5  "Entonces uno de los ancianos me dijo: ""Deja de llorar. Oye, el León de la familia de Judá, el descendiente de David ha ganado la victoria. Él puede romper los siete sellos y abrir el rollo""."
Apo 5:6  "Luego vi a un Cordero frente al trono, con las cuatro criaturas y los ancianos a su alrededor. Parecía un Cordero sacrificado. Tenía siete cuernos y siete ojos que son los siete espíritus de Dios enviados a toda la tierra."
Apo 5:7  Entonces el Cordero vino y tomó el rollo de la mano derecha del que estaba sentado en el trono.
Apo 5:8  "En ese momento, las cuatro criaturas y los veinticuatro ancianos se arrodillaron ante el Cordero. Cada uno tenía un arpa y vasijas doradas llenas de incienso que son las oraciones del pueblo santo de Dios."
Apo 5:9  "Todos ellos cantaban una canción nueva al Cordero: ""Tú mereces tomar el rollo y romper sus sellos porque fuiste sacrificado. Con tu sangre compraste un pueblo para Dios de todas las razas, lenguas, pueblos y naciones."
Apo 5:10  "Hiciste que ese pueblo fuera un reino y que fueran sacerdotes para nuestro Dios. Ellos reinarán sobre la tierra""."
Apo 5:11  "Luego oí las voces de millones y millones de ángeles que estaban alrededor del trono, de las criaturas y de los ancianos."
Apo 5:12  "Ellos decían con voz fuerte: ""El Cordero que fue sacrificado es digno de recibir el poder, la riqueza, la sabiduría, la fuerza, el honor, la gloria y la alabanza""."
Apo 5:13  "Escuché entonces a todos los seres en el cielo, en la tierra, debajo de ella y en el mar, que decían: ""¡Toda la alabanza, el honor, la gloria y el poder sean para el que está sentado en el trono y para el Cordero por siempre!"""
Apo 5:14  "Las cuatro criaturas respondían: ""¡Así sea!"", y los ancianos se arrodillaban y adoraban."

 


 
  Conocen nuestro sitio 449002 visitantes (1672868 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!