Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W71
 


  Apocalipsis 03

La version con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Apocalipsis


 

Apo 3:1  Y al ángel de la de Sardis iglesia escribe: «Esto dice el que tiene los siete espíritus de Dios y los siete astros(a) : «Sé tus obras: que nombre tienes de que vives, y muerto estás.
Apo 3:2  Sé vigilante, y confirma lo demás que hubiera tenido que morir; que no he hallado tus obras llenas a faz de mi Dios.
Apo 3:3  Recuerda, pues, cómo has recibido(b)  y oído, y guarda, y arrepiéntete. Si, pues, no velares, llegaré a ti como ladrón, y no conocerás, no, en que hora llegaré a ti.
Apo 3:4  Empero, tienes unos pocos nombres(c)  en Sardis, que no han contaminado sus vestiduras; y caminarán conmigo en albas, porque dignos son.
Apo 3:5  El que venciere así envolveráse en vestiduras albas; y no borraré, no, su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre a faz de mi Padre y a faz de sus ángeles.
Apo 3:6  Quien tiene oreja, escuche lo que el Espíritu dice a las iglesias».
Apo 3:7  Y al ángel de la de Filadelfia iglesia escribe: «Esto dice el Santo, el Verdadero; el que tiene la llave de David(d) ; el que abre y nadie cerrará; y que cierra y nadie abre:
Apo 3:8  Sé tus obras. He aquí he dado a faz de ti puerta abierta(e) , que nadie puede cerrarla; porque poca tienes fuerza, y(f)  has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre.
Apo 3:9  He aquí daré de la sinagoga de satanás, de los que se dicen judíos ser, y no son, sino que mienten; he aquí haréles que se lleguen(g)  y adoren a faz de tus pies, y conozcan que yo te he amado.
Apo 3:10  Porque has guardado la palabra de mi paciencia, también yo te guardaré de la hora de la tentación la que ha de venir sobre el orbe entero, a tentar a los que habitan sobre la tierra.
Apo 3:11  Vengo pronto; conserva, lo que tienes, para que nadie tome tu corona.
Apo 3:12  El que venciere, haréle columna en el templo de mi Dios; y fuera no saldrá, no, ya; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios: la nueva Jerusalén, la que desciende del cielo, desde mi Dios; y mi nombre el nuevo(h) .
Apo 3:13  Quien tiene oreja, escuche lo que el Espíritu dice a las iglesias».
Apo 3:14  Y al ángel de la de Laodicea iglesia escribe: «Esto dice el Amén, el testigo el fiel y verdadero, el principio de la criatura de Dios:
Apo 3:15  «Sé tus obras: que ni frío eres ni cálido. Ojalá frío fueras o cálido.
Apo 3:16  Así, porque tibio eres, y ni cálido ni frío, he de vomitarte de mi boca(i) .
Apo 3:17  Porque dices: que «rico soy y estoy enriquecido y de nada necesidad tengo»; y no sabes que tú eres el desventurado, y el miserando, y mendigo, y ciego y desnudo;
Apo 3:18  aconséjote comprar de mí oro acrisolado en crisol, para que enriquezcas, y vestiduras albas, para que te vistas, y no parezca la vergüenza de tu desnudez; y colirio para ungir tus ojos, para que veas(j) .
Apo 3:19  Yo a cuantos amo, reprendo y castigo: cela(k) , pues, y arrepiéntete.
Apo 3:20  He aquí estoy a la puerta y golpeo: si alguno oyere mi voz y abriere la puerta, entraré a él y cenaré con él, y él conmigo.
Apo 3:21  El que venciere, le daré sentarse conmigo en mi trono; como también yo he vencido y sentándome con mi Padre en su trono.
Apo 3:22  Quien tiene oreja, escuche lo que el Espíritu dice a las iglesias».

 


 

Apo 3:1  Al ángel de la Iglesia de Sardes escribe: Esto dice el que tiene los siete espíritus de Dios y las siete estrellas: Conozco tus obras y que tienes nombre de vivo, pero estás muerto.
Apo 3:2  Estáte alerta y consolida lo demás, que está para morir, pues no he hallado perfectas tus obras en la presencia de mi Dios.
Apo 3:3  Por tanto, acuérdate de lo que has recibido y has escuchado, y guárdalo y arrepiéntete. Porque si no velas, vendré como ladrón, y no sabrás la hora en que vendré a ti.
Apo 3:4  Pero tienes en Sardes algunas personas que no han manchado sus vestidos y caminarán conmigo vestidos de blanco, porque son dignos.
Apo 3:5  El que venciere, ése se vestirá de vestiduras blancas, jamás borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles.
Apo 3:6  El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias.
Apo 3:7  Al ángel de la Iglesia de Filadelfia escribe: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, que abre y nadie cierra, y cierra y nadie abre.
Apo 3:8  Conozco tus obras; mira que he puesto ante ti una puerta abierta, que nadie puede cerrar, porque teniendo poco poder, guardaste, sin embargo, mi palabra y no negaste mi nombre."
Apo 3:9  He aquí que yo te entregaré algunos de la sinagoga de Satán, de esos que dicen ser judíos y no lo son, sino que mienten; yo los obligaré a venir y postrarse a tus pies y a reconocer que te amo."
Apo 3:10  Porque has conservado mi paciencia, yo también te guardaré en la hora de la tentación que está para venir sobre la tierra para probar a los moradores de ella. Vengo pronto.
Apo 3:11  Guarda bien lo que tienes, no sea que otro se lleve tu corona.
Apo 3:12  Al vencedor yo le haré columna en el templo de mi Dios, y no saldrá ya jamás fuera de él, y sobre él escribiré el nombre de Dios y el nombre de la ciudad de mi Dios, de la nueva Jerusalén, la que desciende del cielo de mi Dios, y mi nombre nuevo.
Apo 3:13  El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Apo 3:14  Al ángel de la Iglesia de Laodicea escribe: Esto dice el Amén, el testigo fiel y veraz, el principio de la creación de Dios.
Apo 3:15  Conozco tus obras y que no eres ni frío ni caliente”
Apo 3:16  Ojalá fueras frío o caliente, mas porque eres tibio y no eres caliente ni frío, estoy para vomitarte de mi boca.
Apo 3:17  Porque dices: Yo soy rico, me he enriquecido y de nada tengo necesidad, y no sabes que eres un desdichado, un miserable, un indigente, un ciego y un desnudo;"
Apo 3:18  te aconsejo que compres de mi oro acrisolado por el fuego, para que te enriquezcas, y vestiduras blancas para que te vistas, y no aparezca la vergüenza de tu desnudez, y colirio para ungir tus ojos a fin de que veas.
Apo 3:19  Yo reprendo y corrijo a cuantos amo: ten, pues, celo y arrepiéntete.
Apo 3:20  Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno escucha mi voz y abre la puerta, yo entraré a él y cenaré con él y él conmigo."
Apo 3:21  Al que venciere le haré sentarse conmigo en mi trono, así como yo también vencí y me senté con mi Padre en su trono.
Apo 3:22  El que tenga oídos oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

 


 

Apo 3:1  "Escribe al ángel de la iglesia de Sardes:
"Yo tengo los siete espíritus de Dios y las siete estrellas. Escucha lo que te voy a decir:
'Estoy enterado de todo lo que haces, y sé que tienes fama de obedecerme fielmente. Pero eso no es verdad.
Apo 3:2  Así que levántate y esfuérzate por mejorar las cosas que aún haces bien, pero que estás a punto de no seguir haciendo, pues he visto que no obedeces a mi Dios.
Apo 3:3  Acuérdate de todo lo que has aprendido acerca de Dios, y arrepiéntete y vuelve a obedecerlo. Si no lo haces, iré a castigarte, y llegaré cuando menos lo esperes; lo haré como el ladrón, que nunca se sabe cuando llegará a robar.
Apo 3:4  'Sin embargo, en Sardes hay algunas personas que no han hecho lo malo. Por eso, estarán conmigo vistiendo ropa blanca, símbolo de victoria y santidad, pues se lo merecen.
Apo 3:5  'A los que triunfen sobre las dificultades y mantengan su confianza en mí, los vestiré con ropas blancas, y no borraré sus nombres del libro de la vida. Y los reconoceré delante de mi Padre y de los ángeles que le sirven.
Apo 3:6  'Si alguien tiene oídos, que ponga atención a lo que el Espíritu de Dios dice a las iglesias' ".


El mensaje a la iglesia de Filadelfia
Apo 3:7  "Escribe al ángel de la iglesia de Filadelfia:
"Yo soy el verdadero Hijo de Dios, y gobierno sobre el reino de David. Cuando abro una puerta, nadie puede volver a cerrarla; y cuando la cierro, nadie puede volver a abrirla. Ahora escucha lo que te voy a decir:
Apo 3:8  'Estoy enterado de todo lo que haces, y sé que me has obedecido en todo y nunca has negado conocerme, a pesar de que tienes poco poder. Por eso, pon atención: Voy a darte la oportunidad de servirme, y nadie te lo podrá impedir. Yo te he abierto la puerta, y nadie podrá cerrarla.
Apo 3:9  Ya verás lo que haré con esos mentirosos que pertenecen a Satanás. Dicen que son judíos, pero en realidad no lo son. Haré que se arrodillen delante de ti, para que vean cuanto te amo.
Apo 3:10  'Todos en el mundo tendrán dificultades y sufrimientos. Así veré quién confía en mí y quién no. Pero a ti te protegeré, porque tú me obedeciste cuando te ordené que no dejaras de confiar en mí.
Apo 3:11  Pronto regresaré. Sigue creyendo fielmente en mí, y así nadie te quitará tu premio.
Apo 3:12  'A los que triunfen sobre las dificultades y mantengan su confianza en mí, les daré un lugar importante en el templo de mi Dios, y nunca tendrán que salir de allí. En ellos escribiré el nombre de mi Dios y el de la ciudad celestial, que es la Nueva Jerusalén que vendrá. También escribiré en ellos mi nuevo nombre.
Apo 3:13  'Si alguien tiene oídos, que ponga atención a lo que el Espíritu de Dios les dice a las iglesias' ".


El mensaje a la iglesia de Laodicea
Apo 3:14  "Escribe al ángel de la iglesia de Laodicea:
"¡Yo soy el Amén! Y me llamo así porque enseño la verdad acerca de Dios y nunca miento. Por medio de mí, Dios creó todas las cosas. Escucha bien lo que te voy a decir:
Apo 3:15  'Estoy enterado de todo lo que haces, y sé que no me obedeces del todo, sino sólo un poco. ¡Sería mejor que me obedecieras completamente, o que de plano no me obedecieras!
Apo 3:16  Pero como sólo me obedeces un poco, te rechazaré por completo.
Apo 3:17  Pues tú dices que eres rico, que te ha ido muy bien y que no necesitas de nada. Pero no te das cuenta de que eres un desdichado, un miserable, y que estás pobre, ciego y desnudo.
Apo 3:18  Por eso te aconsejo que compres de mí lo que de veras te hará rico. Porque lo que yo doy es de mucho valor, como el oro refinado en el fuego. Si no quieres pasar la vergüenza de estar desnudo, acepta la ropa blanca que yo te doy para que te cubras con ella, y las gotas medicinales para tus ojos. Sólo así podrás ver.
Apo 3:19  'Yo reprendo y corrijo a los que amo. Por eso, vuélvete a Dios y obedécelo completamente.
Apo 3:20  Yo estoy a tu puerta, y llamo;
si oyes mi voz y me abres,
entraré en tu casa
y cenaré contigo.
Apo 3:21  'Los que triunfen sobre las dificultades y mantengan su confianza en mí, reinarán conmigo, así como yo he triunfado y ahora reino con mi Padre.
Apo 3:22  'Si tienes oídos, pon atención a lo que el Espíritu de Dios les dice a las iglesias' "".

 


 

Apo 3:1  Despierta, pues, sé vigilante, y consolida lo restante de tu grey, que está para morir. Porque yo no hallo tus obras cabales en presencia de mi Dios.
Apo 3:2  Ten, pues, en la memoria lo que has recibido y aprendido, y obsérvalo, y arrepiéntete. Porque si no velares, vendré a ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré a ti.
Apo 3:3  Con todo, tienes en Sardis unos pocos sujetos que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en el cielo vestidos de blanco, porque lo merecen.
Apo 3:4  El que venciere será igualmente vestido de ropas blancas, y no borraré su nombre del libro de la vida, antes bien le celebraré delante de mi Padre y delante de sus ángeles.
Apo 3:5  Quien tiene oídos escuche lo que dice el Espíritu a las iglesias.
Apo 3:6  Escribe así mismo al ángel de la iglesia de Filadelfia: Esto dice el Santo y el veraz, el que tiene la llave del nuevo reino de David; el que abre, y ninguno cierra; cierra, y ninguno abre;
Apo 3:7  Yo conozco tus obras. He aquí que puse delante de tus ojos abierta una puerta que nadie podrá cerrar; porque aunque tú tienes poca fuerza, o virtud, con todo, has guardado mi palabra o mis mandamientos, y no negaste mi Nombre.
Apo 3:8  Yo voy a traer de la sinagoga de Satanás a los que dicen ser judíos y no lo son, sino que mienten; como quiera yo haré que ellos vengan y se postren a tus pies, y entenderán con eso que yo te amo.
Apo 3:9  Ya que has guardado la doctrina de mi paciencia, yo también te libraré del tiempo de tentación que ha de sobrevenir a todo el universo para prueba de los moradores de la tierra.
Apo 3:10  Mira que vengo luego: mantén lo que tienes de bueno en tu alma, no sea que otro se lleve tu corona.
Apo 3:11  Al que venciere, yo le haré columna en el templo de mi Dios, de donde no saldrá jamás fuera; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén , que desciende del cielo, y viene o trae su origen de mi Dios, y el nombre mío nuevo.
Apo 3:12  Quien tiene oído, escuche lo que dice el Espíritu a las iglesias.
Apo 3:13  En fin, al ángel de la iglesia de Laodicea escribirás: Esto dice la misma verdad, el testigo fiel y verdadero, el principio , o causa, de las criaturas de Dios:
Apo 3:14  Conozco bien tus obras, que ni eres frío, ni caliente: ¡Ojalá fueras frío o caliente!
Apo 3:15  Mas por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, estoy para vomitarte de mi boca.
Apo 3:16  Porque estáis diciendo: Yo soy rico y hacendado, y de nada tengo falta; y no conoces que eres un desdichado, y miserable, y pobre, y ciego, y desnudo.
Apo 3:17  Te aconsejo que compres de mí el oro afinado en el fuego, con que te hagas rico, y te vistas de ropas blancas, y no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio para que veas.
Apo 3:18  Yo a los que amo, los reprendo y castigo. Arde, pues, en celo de la gloria de Dios, y haz penitencia.
Apo 3:19  He aquí que estoy a la puerta de tu corazón, y llamo; si alguno escuchare mi voz y me abriere la puerta, entraré a él, y con él cenaré, y él conmigo.
Apo 3:20  Al que venciere, le haré sentar conmigo en mi trono; así como yo fui vencedor, y me senté con mi Padre en su trono.
Apo 3:21  El que tiene oído escuche lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Apo 3:22  Después de esto miré; y he aquí que en un éxtasis vi una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta que hablaba conmigo, me dijo: Sube acá, y te mostraré las cosas que han de suceder en adelante.

 


 

Apo 3:1  Escribe al ángel de la iglesia en Sardis:  El que tiene los siete espíritus de Dios,  y las siete estrellas,  dice esto:  Yo conozco tus obras,  que tienes nombre de que vives,  y estás muerto.
Apo 3:2  Sé vigilante,  y afirma las otras cosas que están para morir;  porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios.
Apo 3:3  Acuérdate,  pues,  de lo que has recibido y oído;  y guárdalo,  y arrepiéntete.  Pues si no velas,  vendré sobre ti como ladrón,  y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.
Apo 3:4  Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras;  y andarán conmigo en vestiduras blancas,  porque son dignas.
Apo 3:5  El que venciere será vestido de vestiduras blancas;  y no borraré su nombre del libro de la vida,  y confesaré su nombre delante de mi Padre,  y delante de sus ángeles.
Apo 3:6  El que tiene oído,  oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Apo 3:7  Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia:  Esto dice el Santo,  el Verdadero,  el que tiene la llave de David,  el que abre y ninguno cierra,  y cierra y ninguno abre:
Apo 3:8  Yo conozco tus obras;  he aquí,  he puesto delante de ti una puerta abierta,  la cual nadie puede cerrar;  porque aunque tienes poca fuerza,  has guardado mi palabra,  y no has negado mi nombre.
Apo 3:9  He aquí,  yo entrego de la sinagoga de Satanás a los que se dicen ser judíos y no lo son,  sino que mienten;  he aquí,  yo haré que vengan y se postren a tus pies,  y reconozcan que yo te he amado.
Apo 3:10  Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia,  yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero,  para probar a los que moran sobre la tierra.
Apo 3:11  He aquí,  yo vengo pronto;  retén lo que tienes,  para que ninguno tome tu corona.
Apo 3:12  Al que venciere,  yo lo haré columna en el templo de mi Dios,  y nunca más saldrá de allí;  y escribiré sobre él el nombre de mi Dios,  y el nombre de la ciudad de mi Dios,  la nueva Jerusalén,  la cual desciende del cielo,  de mi Dios,  y mi nombre nuevo.
Apo 3:13  El que tiene oído,  oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Apo 3:14  Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea:  He aquí el Amén,  el testigo fiel y verdadero,  el principio de la creación de Dios,  dice esto:
Apo 3:15  Yo conozco tus obras,  que ni eres frío ni caliente.  ¡Ojalá fueses frío o caliente!
Apo 3:16  Pero por cuanto eres tibio,  y no frío ni caliente,  te vomitaré de mi boca.
Apo 3:17  Porque tú dices:  Yo soy rico,  y me he enriquecido,  y de ninguna cosa tengo necesidad;  y no sabes que tú eres un desventurado,  miserable,  pobre,  ciego y desnudo.
Apo 3:18  Por tanto,  yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego,  para que seas rico,  y vestiduras blancas para vestirte,  y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez;  y unge tus ojos con colirio,  para que veas.
Apo 3:19  Yo reprendo y castigo a todos los que amo;  sé,  pues,  celoso,  y arrepiéntete.
Apo 3:20  He aquí,  yo estoy a la puerta y llamo;  si alguno oye mi voz y abre la puerta,  entraré a él,  y cenaré con él,  y él conmigo.
Apo 3:21  Al que venciere,  le daré que se siente conmigo en mi trono,  así como yo he vencido,  y me he sentado con mi Padre en su trono.
Apo 3:22  El que tiene oído,  oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

 


 

Apo 3:1  Y escribe al ángel de la Iglesia que está en Sardis: El que tiene los siete Espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice estas cosas: Yo conozco tus obras; que tienes nombre de que vives, y estás muerto.
Apo 3:2  Sé vigilante, y confirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios.
Apo 3:3  Acuérdate pues de lo que has recibido y has oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Y si no velares, vendré a ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré a ti.
Apo 3:4  Mas tienes unas pocas personas también en Sardis que no han ensuciado sus vestiduras , y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas.
Apo 3:5  El que venciere, será así vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.
Apo 3:6  El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias.
Apo 3:7  Y escribe al ángel de la Iglesia que está en Filadelfia: El Santo y Verdadero, que tiene la llave de David; que abre y ninguno cierra; que cierra y ninguno abre, dice estas cosas:
Apo 3:8  Yo conozco tus obras: he aquí, he dado la puerta abierta delante de ti, y ninguno la puede cerrar; porque tienes algo de potencia, y has guardado mi Palabra, y no has negado mi Nombre.
Apo 3:9  He aquí, yo doy de la sinagoga de Satanás, a los que se dicen ser judíos, y no lo son, mas mienten; he aquí, yo los constreñiré a que vengan y adoren delante de tus pies, y sepan que yo te he amado.
Apo 3:10  Porque has guardado la Palabra de mi paciencia, yo te guardaré de la hora de la tentación, que ha de venir en todo el universo mundo, para probar los que moran en la tierra.
Apo 3:11  He aquí, que yo vengo presto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.
Apo 3:12  Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá fuera; y escribiré sobre él el Nombre de mi Dios, y el nombre de la Ciudad de mi Dios, que es la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo de con mi Dios, y mi Nombre nuevo.
Apo 3:13  El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias.
Apo 3:14  Y escribe al ángel de la Iglesia de los laodicenses: He aquí, el que dice Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios;
Apo 3:15  Yo conozco tus obras, que ni eres frío, ni hirviente. ¡Bien que fueses frío, o hirviente!
Apo 3:16  Mas porque eres tibio, y no frío ni hirviente, yo te vomitaré de mi boca.
Apo 3:17  Porque tú dices: Yo soy rico, y estoy enriquecido, y no tengo necesidad de ninguna cosa; y no conoces que tú eres un desventurado y miserable y pobre y ciego y desnudo;
Apo 3:18  Yo te amonesto que de mí compres oro afinado en fuego, para que seas hecho rico, y seas vestido de vestiduras blancas, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.
Apo 3:19  Yo reprendo y castigo a todos los que amo: sé pues celoso, y enmiéndate.
Apo 3:20  He aquí, que yo estoy parado a la puerta y llamo; si alguno oyere mi voz, y abriere la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.
Apo 3:21  Al que venciere, yo le daré que se siente conmigo en mi trono; así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.
Apo 3:22  El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias.

 


 

Apo 3:1  And unto the angel of the church in Sardis write; These things saith he that hath the seven Spirits of God, and the seven stars; I know thy works, that thou hast a name that thou livest, and art dead.
Apo 3:2  Be watchful, and strengthen the things which remain, that are ready to die: for I have not found thy works perfect before God.
Apo 3:3  Remember therefore how thou hast received and heard, and hold fast, and repent. If therefore thou shalt not watch, I will come on thee as a thief, and thou shalt not know what hour I will come upon thee.
Apo 3:4  Thou hast a few names even in Sardis which have not defiled their garments; and they shall walk with me in white: for they are worthy.
Apo 3:5  He that overcometh, the same shall be clothed in white raiment; and I will not blot out his name out of the book of life, but I will confess his name before my Father, and before his angels.
Apo 3:6  He that hath an ear, let him hear what the Spirit saith unto the churches.
Apo 3:7  And to the angel of the church in Philadelphia write; These things saith he that is holy, he that is true, he that hath the key of David, he that openeth, and no man shutteth; and shutteth, and no man openeth;
Apo 3:8  I know thy works: behold, I have set before thee an open door, and no man can shut it: for thou hast a little strength, and hast kept my word, and hast not denied my name.
Apo 3:9  Behold, I will make them of the synagogue of Satan, which say they are Jews, and are not, but do lie; behold, I will make them to come and worship before thy feet, and to know that I have loved thee.
Apo 3:10  Because thou hast kept the word of my patience, I also will keep thee from the hour of temptation, which shall come upon all the world, to try them that dwell upon the earth.
Apo 3:11  Behold, I come quickly: hold that fast which thou hast, that no man take thy crown.
Apo 3:12  Him that overcometh will I make a pillar in the temple of my God, and he shall go no more out: and I will write upon him the name of my God, and the name of the city of my God, which is new Jerusalem, which cometh down out of heaven from my God: and I will write upon him my new name.
Apo 3:13  He that hath an ear, let him hear what the Spirit saith unto the churches.
Apo 3:14  And unto the angel of the church of the Laodiceans write; These things saith the Amen, the faithful and true witness, the beginning of the creation of God;
Apo 3:15  I know thy works, that thou art neither cold nor hot: I would thou wert cold or hot.
Apo 3:16  So then because thou art lukewarm, and neither cold nor hot, I will spue thee out of my mouth.
Apo 3:17  Because thou sayest, I am rich, and increased with goods, and have need of nothing; and knowest not that thou art wretched, and miserable, and poor, and blind, and naked:
Apo 3:18  I counsel thee to buy of me gold tried in the fire, that thou mayest be rich; and white raiment, that thou mayest be clothed, and that the shame of thy nakedness do not appear; and anoint thine eyes with eyesalve, that thou mayest see.
Apo 3:19  As many as I love, I rebuke and chasten: be zealous therefore, and repent.
Apo 3:20  Behold, I stand at the door, and knock: if any man hear my voice, and open the door, I will come in to him, and will sup with him, and he with me.
Apo 3:21  To him that overcometh will I grant to sit with me in my throne, even as I also overcame, and am set down with my Father in his throne.
Apo 3:22  He that hath an ear, let him hear what the Spirit saith unto the churches.

 


 

Apo 3:1  Al Ángel de la Iglesia de Sardes escribe: Esto dice el que tiene los siete Espíritus de Dios y las siete estrellas. Conozco tu conducta; tienes nombre como de quien vive, pero estás muerto.
Apo 3:2  Ponte en vela, reanima lo que te queda y está a punto de morir. Pues no he encontrado tus obras llenas a los ojos de mi Dios.
Apo 3:3  Acuérdate, por tanto, de cómo recibiste y oíste mi Palabra: guárdala y arrepiéntete. Porque, si no estás en vela, vendré como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.
Apo 3:4  Tienes no obstante en Sardes unos pocos que no han manchado sus vestidos. Ellos andarán conmigo vestidos de blanco; porque lo merecen.
Apo 3:5  El vencedor será así revestido de blancas vestiduras y no borraré su nombre del libro de la vida, sino que me declararé por él delante de mi Padre y de sus Ángeles.
Apo 3:6  El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias.
Apo 3:7  Al Ángel de la Iglesia de Filadelfia escribe: Esto dice el Santo, el Veraz, el que = tiene la llave de David: si él abre, nadie puede cerrar; si él cierra, nadie puede abrir. =
Apo 3:8  Conozco tu conducta: mira que he abierto ante ti una puerta que nadie puede cerrar, porque, aunque tienes poco poder, has guardado mi Palabra y no has renegado de mi nombre.
Apo 3:9  Mira que te voy a entregar algunos de la Sinagoga de Satanás, de los que se proclaman judíos y no lo son, sino que mienten; yo haré que = vayan a postrarse delante de tus pies, = para que sepan = que yo te he amado. =
Apo 3:10  Ya que has guardado mi recomendación de ser paciente, también yo te guardaré de la hora de la prueba que va a venir sobre el mundo entero para probar a los habitantes de la tierra.
Apo 3:11  Vengo pronto; mantén con firmeza lo que tienes, para que nadie te arrebate tu corona.
Apo 3:12  Al vencedor le pondré de columna en el Santuario de mi Dios, y no saldrá fuera ya más; y grabaré en él el nombre de mi Dios, y el nombre de la Ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, que baja del cielo enviada por mi Dios, y mi = nombre nuevo. =
Apo 3:13  El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias.
Apo 3:14  Al Ángel de la Iglesia de Laodicea escribe: Así habla el Amén, el Testigo fiel y veraz, el Principio de la creación de Dios.
Apo 3:15  Conozco tu conducta: no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente!
Apo 3:16  Ahora bien, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, voy a vomitarte de mi boca.
Apo 3:17  Tú dices: «Soy rico; me he enriquecido; nada me falta». Y no te das cuenta de que eres un desgraciado, digno de compasión, pobre, ciego y desnudo.
Apo 3:18  Te aconsejo que me compres oro acrisolado al fuego para que te enriquezcas, vestidos blancos para que te cubras, y no quede al descubierto la vergüenza de tu desnudez, y un colirio para que te des en los ojos y recobres la vista.
Apo 3:19  = Yo a los que amo, los reprendo y corrijo. = Sé, pues, ferviente y arrepiéntete.
Apo 3:20  Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo.
Apo 3:21  Al vencedor le concederé sentarse conmigo en mi trono, como yo también vencí y me senté con mi Padre en su trono.
Apo 3:22  El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias.

 


 

Apo 3:1  "Escribe también al ángel de la iglesia de Sardes: 'Esto dice el que tiene los siete espíritus de Dios y las siete estrellas: yo sé todo lo que haces, y sé que estás muerto aunque tienes fama de estar vivo.
Apo 3:2  Despiértate y refuerza las cosas que todavía quedan, pero que ya están a punto de morir, pues he visto que lo que haces no es perfecto delante de mi Dios.
Apo 3:3  Recuerda, pues, la enseñanza que has recibido; síguela y vuélvete a Dios. Si no te mantienes despierto, iré a ti como el ladrón, cuando menos lo esperes.
Apo 3:4  Sin embargo, ahí en Sardes tienes unas cuantas personas que no han manchado sus ropas; ellas andarán conmigo vestidas de blanco, [1] porque se lo merecen.
Apo 3:5  Los que salgan vencedores serán así vestidos de blanco, y no borraré sus nombres del libro de la vida, [2] sino que los reconoceré delante de mi Padre y delante de sus ángeles.
Apo 3:6  ¡El que tiene oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias!'
Apo 3:7  "Escribe también al ángel de la iglesia de Filadelfia: 'Esto dice el que es santo y verdadero, el que tiene la llave del rey David, [3] el que cuando abre nadie puede cerrar y cuando cierra nadie puede abrir:
Apo 3:8  yo sé todo lo que haces; mira, delante de ti he puesto una puerta abierta que nadie puede cerrar, y aunque tienes poca fuerza, has hecho caso de mi palabra y no me has negado.
Apo 3:9  yo haré que los de la congregación de Satanás, los mentirosos que dicen ser judíos y no lo son, vayan a arrodillarse a tus pies, para que sepan que yo te he amado.
Apo 3:10  Has cumplido mi mandamiento de ser constante, y por eso yo te protegeré de la hora de prueba que va a venir sobre el mundo entero para poner a prueba a todos los que viven en la tierra.
Apo 3:11  Vengo pronto. Conserva lo que tienes, para que nadie te arrebate tu premio.
Apo 3:12  A los que salgan vencedores les daré que sean columnas en el templo de mi Dios, y nunca más saldrán de allí; y en ellos escribiré el nombre de mi Dios y el nombre de la ciudad de mi Dios, [4] la nueva Jerusalén que viene del cielo, de mi Dios;[5] y también escribiré en ellos mi nombre nuevo.
Apo 3:13  ¡El que tiene oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias!'
Apo 3:14  "Escribe también al ángel de la iglesia de Laodicea: 'Esto dice el Amén, [6] el testigo fiel y verdadero, el origen de todo lo que Dios creó:
Apo 3:15  yo sé todo lo que haces. Sé que no eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente!
Apo 3:16  Pero como eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.
Apo 3:17  Pues tú dices que eres rico, que te ha ido muy bien y que note hace falta nada; y no te das cuenta de que eres un desdichado, miserable, pobre, ciego y desnudo.
Apo 3:18  Por eso te aconsejo que de mí compres oro refinado en el fuego, para que seas realmente rico; y que de mí compres ropa blanca para vestirte y cubrir tu vergonzosa desnudez, y una medicina para que te la pongas en los ojos y veas.
Apo 3:19  yo reprendo y corrijo a todos los que amo. [7] Por lo tanto, sé fervoroso y vuélvete a Dios.
Apo 3:20  Mira, yo estoy llamando a la puerta; si alguien oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaremos juntos.
Apo 3:21  A los que salgan vencedores les daré un lugar conmigo en mi trono, así como yo he vencido y me he sentado con mi Padre en su trono.
Apo 3:22  ¡El que tiene oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias!' "

 


 

Apo 3:1  ”Y al ángel de la congregación que está en Sardis escribe: Estas son las cosas que dice el que tiene los siete espíritus de Dios y las siete estrellas: ‘Conozco tus hechos, que tienes nombre de estar vivo, pero estás muerto.
Apo 3:2  Hazte vigilante, y fortalece las cosas restantes que estaban a punto de morir, porque no he hallado tus hechos plenamente ejecutados delante de mi Dios.
Apo 3:3  Por lo tanto, continúa teniendo presente cómo has recibido y cómo oíste, y sigue guardándo[lo], y arrepiéntete. Ciertamente, a menos que despiertes vendré como ladrón, y no sabrás de ningún modo a qué hora vendré sobre ti.
Apo 3:4  ”’No obstante, sí tienes en Sardis unos cuantos nombres que no contaminaron sus prendas de vestir exteriores, y andarán conmigo en [prendas] blancas, porque son dignos.
Apo 3:5  El que venza será vestido así de prendas de vestir exteriores blancas; y de ninguna manera borraré su nombre del libro de la vida, sino que haré reconocimiento de su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles.
Apo 3:6  El que tenga oído, oiga lo que el espíritu dice a las congregaciones’.
Apo 3:7  ”Y al ángel de la congregación que está en Filadelfia escribe: Estas son las cosas que dice el que es santo, el que es verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre de modo que nadie cierre, y cierra de modo que nadie abra:
Apo 3:8  ‘Conozco tus hechos —¡mira!, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar—, que tienes un poco de poder, y guardaste mi palabra y no resultaste falso a mi nombre.
Apo 3:9  ¡Mira! Daré a los de la sinagoga de Satanás, que dicen ser judíos, y sin embargo no lo son, sino que mienten... ¡mira!, los haré venir y rendir homenaje ante tus pies y les haré saber que yo te he amado.
Apo 3:10  Porque guardaste la palabra acerca de mi aguante, yo también te guardaré de la hora de prueba, que ha de venir sobre toda la tierra habitada, para someter a prueba a los que moran en la tierra.
Apo 3:11  Vengo pronto. Sigue teniendo firmemente asido lo que tienes, para que nadie tome tu corona.
Apo 3:12  ”’Al que venza... lo haré columna en el templo de mi Dios, y ya no saldrá [de este] nunca, y sobre él escribiré el nombre de mi Dios y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén que desciende del cielo desde mi Dios, y ese nuevo nombre mío.
Apo 3:13  El que tenga oído, oiga lo que el espíritu dice a las congregaciones’.
Apo 3:14  ”Y al ángel de la congregación que está en Laodicea escribe: Estas son las cosas que dice el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación por Dios:
Apo 3:15  ‘Conozco tus hechos, que no eres ni frío ni caliente. Quisiera que fueras frío o, si no, caliente.
Apo 3:16  Así, por cuanto eres tibio, y ni caliente ni frío, voy a vomitarte de mi boca.
Apo 3:17  Porque dices: “Soy rico y he adquirido riquezas y no necesito absolutamente nada”, pero no sabes que eres desdichado y lastimoso y pobre y ciego y desnudo,
Apo 3:18  te aconsejo que compres de mí oro acrisolado por fuego, para que te enriquezcas, y prendas de vestir exteriores blancas, para que llegues a estar vestido y para que la vergüenza de tu desnudez no quede manifiesta, y pomada para los ojos, para que te la frotes en los ojos a fin de que veas.
Apo 3:19  ”’A todos aquellos a quienes les tengo cariño los censuro y los disciplino. Por lo tanto, sé celoso y arrepiéntete.
Apo 3:20  ¡Mira! Estoy de pie a la puerta, y toco. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, yo entraré en su [casa] y cenaré con él, y él conmigo.
Apo 3:21  Al que venza, le concederé sentarse conmigo en mi trono, así como yo vencí y me senté con mi Padre en su trono.
Apo 3:22  El que tenga oído, oiga lo que el espíritu dice a las congregaciones’”.

 


 

Apo 3:1  »Escribe al ángel de la iglesia de Sardes: “Yo tengo los siete espíritus de Dios y las siete estrellas. Escucha lo que te voy a decir: ‘Estoy enterado de todo lo que haces, y sé que tienes fama de obedecerme fielmente. Pero la verdad es que no me obedeces.
Apo 3:2  Así que levántate y esfuérzate por mejorar las cosas que aún haces bien, pero que estás a punto de no seguir haciendo, pues he visto que no obedeces a mi Dios.
Apo 3:3  Acuérdate de todo lo que has aprendido acerca de Dios, y vuelve a obedecerlo. Arrepiéntete. Si no lo haces, iré a castigarte cuando menos lo esperes; llegaré a ti como el ladrón, que nunca sabes cuándo llegará a robar.
Apo 3:4  ’Sin embargo, en Sardes hay algunas personas que no han hecho lo malo. Por eso, andarán conmigo vestidos con ropas blancas, símbolo de victoria y santidad, pues se lo merecen.
Apo 3:5  ’A los que triunfen sobre las dificultades y mantengan su confianza en mí, los vestiré con ropas blancas, y no borraré sus nombres del libro de la vida. Y los reconoceré delante de mi Padre y de los ángeles que le sirven.
Apo 3:6  ’Si alguien tiene oídos, que ponga atención a lo que el Espíritu de Dios dice a las iglesias.’”
Apo 3:7  »Escribe al ángel de la iglesia de Filadelfia: “Yo soy el verdadero Hijo de Dios. Yo gobierno sobre el reino de David. Cuando abro una puerta, nadie puede volver a cerrarla; y cuando la cierro, nadie puede volver a abrirla. Ahora escucha lo que te voy a decir:
Apo 3:8  ‘Estoy enterado de todo lo que haces, y sé que, a pesar de que tienes poco poder, me has obedecido en todo y nunca has negado conocerme. Por eso, pon atención: Voy a darte la oportunidad de servirme, y nadie te lo podrá impedir. Yo te he abierto la puerta, y nadie podrá cerrarla.
Apo 3:9  Ya verás lo que haré con esos mentirosos que pertenecen a Satanás. Dicen que son judíos, pero en realidad no lo son. Haré que se arrodillen delante de ti, para que vean cuánto te amo.
Apo 3:10  ’Todos en el mundo tendrán dificultades y sufrimientos. Pero a ti te protegeré, porque tú me obedeciste cuando te ordené que no dejaras de confiar en mí.
Apo 3:11  Pronto regresaré. Sigue creyendo fielmente en mí, y así nadie te quitará tu premio.
Apo 3:12  ’A los que triunfen sobre las dificultades y mantengan su confianza en mí, les daré un lugar importante en el templo de mi Dios, y nunca tendrán que salir de allí. En ellos escribiré el nombre de mi Dios y el de la ciudad celestial, que es la Nueva Jerusalén que vendrá. También escribiré en ellos mi nuevo nombre.
Apo 3:13  ’Si alguien tiene oídos, que ponga atención a lo que el Espíritu de Dios les dice a las iglesias.’”
Apo 3:14  »Escribe al ángel de la iglesia de Laodicea: “¡Yo soy el Amén! Y me llamo así porque enseño la verdad acerca de Dios y nunca miento. Por medio de mí, Dios creó todas las cosas. Escucha bien lo que te voy a decir:
Apo 3:15  ‘Estoy enterado de todo lo que haces, y sé que no me obedeces del todo, sino sólo un poco. ¡Sería mejor que me obedecieras completamente, o que de plano no me obedecieras!
Apo 3:16  Pero como sólo me obedeces un poco, te rechazaré por completo.
Apo 3:17  Pues tú dices que eres rico, que te ha ido muy bien y que no necesitas de nada. Pero no te das cuenta de que eres un pobre ciego, desdichado y miserable, y que estás desnudo.
Apo 3:18  Por eso te aconsejo que compres de mí lo que de veras te hará rico. Porque lo que yo doy es de mucho valor, como el oro que se refina en el fuego. Si no quieres pasar la vergüenza de estar desnudo, acepta la ropa blanca que yo te doy, para que te cubras con ella, y las gotas medicinales para tus ojos. Sólo así podrás ver.
Apo 3:19  ’Yo reprendo y corrijo a los que amo. Por eso, vuélvete a Dios y obedécelo completamente.
Apo 3:20  ’Yo estoy a tu puerta, y llamo; si oyes mi voz y me abres, entraré en tu casa y cenaré contigo.
Apo 3:21  ’Los que triunfen sobre las dificultades y mantengan su confianza en mí reinarán conmigo, así como yo he triunfado y ahora reino con mi Padre.
Apo 3:22  ’Si tienes oídos, pon atención a lo que el Espíritu de Dios les dice a las iglesias.’”»

 


 

Apo 3:1  "Escribe al malaj de la Asamblea Mesiánica de Sardis:[30] He aquí el mensaje del que tiene los siete Ruajim de YAHWEH y las siete estrellas: Yo sé lo que estás haciendo: ¡Tienes una reputación por estar vivo, pero de hecho, estás muerto!
Apo 3:2  Despiértate, y fortalece lo que queda, ¡antes de que también mueras! Porque he encontrado lo que estás haciendo incompleto ante la vista de mi Elohim.
Apo 3:3  Por tanto, ¡recuerda lo que recibiste y oíste; obedécelo, y vuélvete de tu pecado! Porque si no te despiertas, vendré como un ladrón, y no sabes en que momento vendré sobre ti.
Apo 3:4  Sin embargo, tienes un poco de gente en Sardis que han guardado la Toráh; y caminarán conmigo vestidos de blanco, porque son dignos.
Apo 3:5  El que prevalezca, como ellos, será vestido de ropa blanca; y no borraré su nombre del Libro de la Vida;[31] de hecho, Yo le reconoceré delante de mi Padre, y delante de sus malajim.
Apo 3:6  Los que tienen oídos, oigan lo que el Ruaj está diciendo a las Asambleas Mesiánicas."'
Apo 3:7  "Escribe al malaj de la Asamblea Mesiánica de Filadelfia:[32] He aquí el mensaje del HaKadosh, el Unico Verdadero, el que tiene la llave de David, quién si abre algo, nadie más puede cerra rlo, y si cierra algo, nadie más puede abrirlo.[Is 22:22]
Apo 3:8  "Yo sé lo que estás haciendo. Mira, Yo he puesto delante de ti una puerta abierta la cual nadie la puede cerrar. Yo sé que tienes poco poder, aún has obedecido a mi mensaje y no has negado Mi Nombre.[33]
Apo 3:9  Aquí te doy algunos de la sinagoga de ha satán, [34] los que dicen ser Judíos, pero no lo son, por el contrario, están mintiendo; mira, los haré venir a postrarse ante tus pies, y ellos sabrán que Yo te he amado.
Apo 3:10  Porque tú sí obedeciste mi mensaje acerca de perseverar, te guardaré en tiempos de aflicción que vienen sobre el mundo entero, para poner a prueba a la gente que vive en la tierra.[35]
Apo 3:11  Yo estoy viniendo pronto; agárrate de lo que tienes, para que nadie te arrebate tu corona.
Apo 3:12  Yo haré del que prevalezca, columna del Templo de mi Elohim, y nunca lo abandonará. También escribiré en él, El Nombre de YAHWEH, y el nombre de la ciudad de YAHWEH, la Yerushalayim de lo Alto, la cual desciende desde dentro del cielo de YAHWEH, y mi nuevo Nombre propio.
Apo 3:13  Los que tienen oídos, oigan lo que el Ruaj le dice a las Asambleas Mesiánicas."'
Apo 3:14  "Escribe al malaj de la Asamblea Mesiánica de Laodicea: He aquí el mensaje del Amein, el Testigo lleno de F idelidad y Verdadero, el gobernador de la Creación de YAHWEH:[36]
Apo 3:15  "Yo sé lo que estás haciendo: No eres caliente ni frío.[37] ¡Cuánto quisiera que fueras uno o el otro!
Apo 3:16  Así que, porque eres tibio, ni frío ni caliente, ¡Yo te vomitaré de mi boca!
Apo 3:17  Te mantienes diciendo: 'Yo soy rico, me he hecho rico,[Os 12:9] 6**¡no necesito nada! ¡No sabes que eres un desgraciado, das lástima, pobre, ciego y desnudo!
Apo 3:18  Mi consejo a ti es que compres de mí oro refinado por fuego, para que puedas ser rico; y ropas blancas, para que puedas vestirte, y no te tengas que avergonzar de tu desnudez; y colirio para ungir tus ojos, para que puedas ver.[38]
Apo 3:19  ¡En cuanto a mí, Yo reprendo y disciplino a todos los que amo; así que esfuércense y vuélvanse de sus pecados!
Apo 3:20  He aquí, Yo estoy en pie a la puerta llamando. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, Yo entraré en él, y cenaré con él, y él cenará conmigo.[39]
Apo 3:21  Yo permitiré al que prevalezca, se siente conmigo en Mi trono, así como Yo he prevalecido, y me he sentado con mi Padre en Su trono.
Apo 3:22  Los que tienen oídos, oigan lo que el Ruaj le está diciendo a las Asambleas Mesiánicas."'

 


 

Apo 3:1  """Escribe esto al ángel de la iglesia de Sardis: 'Esto es lo que dice el que tiene los siete espíritus de Dios y las siete estrellas. 'Yo sé todo lo que haces. Pareces estar vivo, pero en realidad estás muerto."
Apo 3:2  "Despierta y fortalece lo que te queda de fe antes de que se acabe, porque he visto que tus obras no son lo suficientemente buenas ante los ojos de mi Dios."
Apo 3:3  "Así que no olvides lo que has recibido y escuchado; obedécelo y cambia. Si no despiertas, vendré a ti de repente como un ladrón y no sabrás en qué momento te sorprenderé."
Apo 3:4  "'Sin embargo, aún hay unos pocos de ustedes en Sardis que no han manchado su ropa. Ellos caminarán conmigo vestidos de blanco porque son dignos."
Apo 3:5  "El que salga victorioso, irá vestido de blanco. No quitaré su nombre del libro de la vida y delante de mi Padre y de sus ángeles, diré que es mío."
Apo 3:6  Oigan bien lo que el Espíritu dice a las iglesias'.
Apo 3:7  """Escribe esto al ángel de la iglesia de Filadelfia: 'Esto es lo que dice el que es santo y verdadero, el que tiene la llave del reino de David. Cuando él abre, nadie puede volver a cerrar; y cuando cierra, nadie puede volver a abrir."
Apo 3:8  "'Yo sé todo lo que haces. Escucha bien: he puesto ante ti una puerta abierta que nadie puede cerrar. Sé que aunque no tienes mucho poder, has seguido mis enseñanzas y no has renunciado a tu fe en mí."
Apo 3:9  "Hay un grupo que pertenece a la sinagoga de Satanás, son unos mentirosos que dicen ser judíos pero en realidad no lo son. Haré que ellos vengan y se arrodillen a tus pies y les haré saber que yo te he amado. "
Apo 3:10  "Tú obedeciste mi mandato de resistir pacientemente, por eso te protegeré del tiempo de sufrimiento que llegará sobre todo el mundo para poner a prueba a los habitantes de la tierra."
Apo 3:11  'Vendré pronto. Sigue fiel como hasta ahora y nadie te quitará tu premio.
Apo 3:12  "El que salga victorioso, será una columna en el templo de mi Dios y permanecerá siempre allí. En él escribiré el nombre de mi Dios y de su ciudad, la nueva Jerusalén que bajará del cielo, de donde está mi Dios. También escribiré sobre él mi nombre nuevo."
Apo 3:13  Oigan bien lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Apo 3:14  """Escribe esto al ángel de la iglesia de Laodicea: 'Esto dice el Amén, el testigo fiel y verdadero que dio inicio a todo lo que Dios creó:"
Apo 3:15  Sé todo lo que haces. No eres ni frío ni caliente. ¡Sería bueno que fueras lo uno o lo otro!
Apo 3:16  "Como eres tibio, no frío ni caliente, te voy a escupir de mi boca."
Apo 3:17  "Tú dices que eres rico, que tienes cosas en abundancia y que no necesitas nada, pero no te das cuenta de que en realidad eres un desdichado, miserable, pobre, ciego y desnudo."
Apo 3:18  "Te aconsejo que compres de mí, oro que ha sido refinado en fuego para que así seas realmente rico. Compra también de mí, ropa blanca para que cubras tu vergonzosa desnudez y compra también de mí, medicina para tus ojos para que así realmente puedas ver."
Apo 3:19  "'Yo corrijo y castigo a los que amo. Así que, esfuérzate y cambia."
Apo 3:20  "Mira, aquí estoy llamando a la puerta. Si alguien escucha mi voz y me abre, entraré, cenaré con él y él conmigo."
Apo 3:21  "'Al que salga victorioso, le permitiré sentarse a mi lado en mi trono, de la misma manera que yo conseguí la victoria y me senté al lado de mi Padre en su trono."
Apo 3:22  "Oigan bien lo que el Espíritu dice a las iglesias'""."

 


 
  Conocen nuestro sitio 449090 visitantes (1673124 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!