Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W70
 


  Apocalipsis 02

La version con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Apocalipsis


 

Apo 2:1  Al ángel(a)  de la de éfeso iglesia escribe: «Esto dice el que tiene los siete astros en su diestra; el que camina en medio de los siete candelabros los áureos:
Apo 2:2  «sé tus obras, y tu fatiga y tu paciencia; y que no puedes soportar malos; y has probado a los que se dicen apóstoles, y no son, y les has hallado mendaces;
Apo 2:3  y paciencia tienes, y has sufrido por mi nombre, y no has desfallecido.
Apo 2:4  Empero tengo contra ti que tu caridad la primera has dejado.
Apo 2:5  Recuerda, pues, de dónde has caído, y arrepiéntete y las primeras obras haz; y, si no, vengo a ti, y moveré tu candelabro de su lugar; si no te arrepintieres.
Apo 2:6  Empero esto tienes: que odias las obras de los nicolaítas(b) ; que también yo odio.
Apo 2:7  Quien tiene oreja, escuche lo que el Espíritu dice a las iglesias: «Al que venciere, daréle a comer del leño de la vida; el que está en el paraíso de Dios».
Apo 2:8  Y al ángel de la de Esmirna iglesia escribe: «Esto dice el primero y el último, el que estuvo muerto y vivió:
Apo 2:9  «Sé tu tribulación y tu pobreza (empero rico eres), y la blasfemia de los que se dicen judíos ser, y no son, sino sinagoga de satanás.
Apo 2:10  No temas lo que has de padecer. He aquí ha de arrojar el diablo de entre vosotros en prisión, para que seáis tentados; y tendréis tribulación de días diez. Sé fiel hasta la muerte, y te daré la corona de la vida».
Apo 2:11  Quien tiene oreja, escuche lo que el Espíritu dice a las iglesias: «El que venciere, no será dañado, no, por la muerte la segunda»(c) .
Apo 2:12  Y al ángel de la de Pérgamo iglesia escribe: «Esto dice el que tiene la espada la bifila la aguda»:
Apo 2:13  «Sé dónde habitas: donde el trono de satanás, y tienes mi nombre; y no has negado mi fe; hasta en los días que Antipas mi testigo mi fiel; —que fue muerto entre vosotros, donde satanás habita.
Apo 2:14  Empero tengo contra ti unas pocas cosas: que tienes allí a los que adhieren a la doctrina de Balaán; quien enseñaba a Balac a lanzar escándalo a faz de los hijos de Israel: a comer lo sacrificado a ídolos y a fornicar.
Apo 2:15  Así tienes también tú a los que adhieren a la doctrina de los nicolaítas asimismo.
Apo 2:16  Arrepiéntete, pues; y, si no, vengo a ti prestamente, y guerrearé con ellos en la espada de mi boca».
Apo 2:17  Quien tiene oreja, escuche lo que el Espíritu dice a las iglesias: «Al que venciere, le daré del maná el oculto; y le daré pedrezuela alba(d)  y en la pedrezuela nombre nuevo escrito, que nadie sabe, sino el que recibe».
Apo 2:18  Y al ángel de la de Tiatira iglesia escribe: «Esto dice el Hijo de Dios, el que tiene los ojos como llama de fuego; y sus pies semejantes a electro»:
Apo 2:19  «Sé tus obras; y tu caridad, y tu fe, y tu ministerio y tu paciencia; y tus obras las últimas, más(e)  que las primeras.
Apo 2:20  Empero tengo contra ti: que dejas a la mujer Jezabel; la que se dice a sí misma profetisa, y enseña y seduce a mis siervos a fornicar y comer lo sacrificado a los ídolos.
Apo 2:21  Y la he dado tiempo de arrepentirse; y no quiere arrepentirse de su fornicación.
Apo 2:22  He aquí la arrojo en lecho(f) ; y a los que adulteran con ella, en tribulación grande; si no se arrepintieren de las obras de ella;
Apo 2:23  y a los hijos de ella mataré en muerte; y conocerán todas las iglesias que yo soy el que escudriño riñones y corazones; y daréos a cada cual, según vuestras obras.
Apo 2:24  Y a vosotros digo, los demás de Tiatira, cuantos no tienen esta doctrina; los cuales no han conocido «las profundidades de satanás»; como dicen: no arrojaré sobre vosotros otro peso;
Apo 2:25  sólo que lo que tenéis, retenedlo hasta que yo viniere.
Apo 2:26  Y el que venciere y el que guardare hasta el fin mis obras, daréle potestad sobre las gentes;
Apo 2:27  y las regirá en vara férrea: como los vasos los cerámicos, son quebrantados; como también yo he recibido de mi Padre; y le daré la estrella matutina. Quien tiene oreja, escuche lo que el Espíritu dice a las iglesias».
Apo 2:28  --.
Apo 2:29  --.

 


 

Apo 2:1  Al ángel de la Iglesia de Efeso escribe: Esto dice el que tiene en su diestra las siete estrellas, el que se pasea en medio de los siete candeleros de oro.
Apo 2:2  Conozco tus obras, tus trabajos, tu paciencia, y que no puedes tolerar a los malos, y que has probado a los que se dicen apóstoles, pero no lo son, y los hallaste mentirosos,
Apo 2:3  y tienes paciencia y sufriste por mi nombre, sin desfallecer.
Apo 2:4  Pero tengo contra ti que dejaste tu primera caridad.
Apo 2:5  Considera, pues, de dónde has caído, y arrepiéntete, y practica las obras primeras; si no, vendré a ti y removeré tu candelero de su lugar si no te arrepientes."
Apo 2:6  Mas tienes esto a tu favor, que aborreces las obras de los nicolaítas como las aborrezco yo.
Apo 2:7  El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al vencedor le daré a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de mi Dios.
Apo 2:8  Al ángel de la Iglesia de Esmirna escribe: Esto dice el primero y último, que estuvo muerto y ha vuelto a la vida:
Apo 2:9  Conozco tu tribulación y pobreza, aunque estás rico, y la blasfemia de los que dicen ser judíos y no lo son, antes son la sinagoga de Satán.
Apo 2:10  Nada temas por lo que tienes que padecer. Mira que el diablo os va a arrojar a algunos en la cárcel para que seáis probados, y tendréis una tribulación de diez días. Sé fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida.
Apo 2:11  El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El vencedor no sufrirá daño de la segunda muerte.
Apo 2:12  Al ángel de la Iglesia de Pérgamo escribe: Esto dice el que tiene la espada, la espada de dos filos, la aguda:
Apo 2:13  Conozco dónde moras, donde está el trono de Satán, y que mantienes mi nombre, y no negaste mi fe, aun en los días de Antipas, mi testigo, mi fiel, que fue muerto entre vosotros, donde Satán habita.
Apo 2:14  Pero tengo algo contra ti: que toleras ahí a quienes siguen la doctrina de Balam, el que enseñaba a Balac a poner tropiezos delante de los hijos de Israel, a comer de los sacrificios de los ídolos y fornicar.
Apo 2:15  Así también toleras tú a quienes siguen de igual modo la doctrina de los nicolaítas.
Apo 2:16  Arrepiéntete, pues; si no, vendré a ti pronto y pelearé contra ellos con la espada en mi boca."
Apo 2:17  El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias. Al que venciere le daré del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en ella escrito un nombre nuevo, que nadie conoce sino el que lo recibe.
Apo 2:18  Al ángel de la Iglesia de Tiatira escribe: Esto dice el Hijo de Dios, cuyos ojos son como llamas de fuego, y cuyos pies son semejantes a azófar:
Apo 2:19  Conozco tus obras, tu caridad, tu fe, tu ministerio, tu paciencia y tus obras últimas, mayores que las primeras.
Apo 2:20  Pero tengo contra ti que permites a Jezabel, esa que a sí misma se dice profetisa, enseñar y extraviar a mis siervos hasta hacerlos fornicar y comer de los sacrificios de los ídolos.
Apo 2:21  Yo le he dado tiempo para que se arrepintiese; pero no quiere arrepentirse de su fornicación,"
Apo 2:22  y voy a arrojarla en cama, y a los que con ella adulteran, en tribulación grande, por si se arrepienten de sus obras.
Apo 2:23  Y a sus hijos los haré morir con muerte arrebatada, y conocerán todas las iglesias que yo soy el que escudriña las entrañas y los corazones, y que os daré a cada uno según vuestras obras.
Apo 2:24  Y a vosotros, los demás de Tiatira, los que no seguís semejante doctrina y no conocéis las que dicen profundidades de Satán, no arrojaré sobre vosotros otra carga.
Apo 2:25  Solamente la que tenéis, tenedla fuertemente hasta que yo vaya.
Apo 2:26  Y al que venciere y al que conservare hasta el fin mis obras, yo le daré poder sobre las naciones,
Apo 2:27  y las apacentará con vara de hierro, y serán quebrantados como vasos de barro,
Apo 2:28  como yo lo recibí de mi Padre, y le daré la estrella de la mañana.
Apo 2:29  El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

 


 

Apo 2:1  "Escribe al ángel de la iglesia de Éfeso:
"Yo sostengo las siete estrellas en mi mano derecha, y camino entre los siete candelabros de oro. Pon atención a lo que te voy a decir:
Apo 2:2  'Estoy enterado de todo lo que haces, y sé que por obedecerme has tenido muchas dificultades. También sé que las has soportado con mucha paciencia, y que rechazas a los malvados. Has puesto a prueba a los que no son apóstoles pero dicen serlo, y has demostrado que son unos mentirosos.
Apo 2:3  Has sido paciente, y por obedecerme has sufrido mucho. Pero aun así no te has cansado de obedecerme.
Apo 2:4  'Sin embargo, hay algo que no me gusta de ti, y es que ya no me amas tanto como me amabas cuando te hiciste cristiano.
Apo 2:5  Por eso, acuérdate de cómo eras antes, y vuelve a obedecer a Dios. Deja de hacer lo malo, y compórtarte como al principio. Si no lo haces, yo iré a castigarte y quitaré de su lugar tu candelabro.
Apo 2:6  'Lo que me gusta de ti es que odias, lo mismo que yo, lo que hacen los nicolaitas.
Apo 2:7  'Si alguien tiene oídos, que ponga atención a lo que el Espíritu de Dios les dice a las iglesias.
'A los que triunfen sobre las dificultades y no dejen de confiar en mí, les daré a comer el fruto del árbol que da vida. Ese árbol crece en el hermoso jardín de Dios' ".


El mensaje a la iglesia de Esmirna
Apo 2:8  "Escribe al ángel de la iglesia de Esmirna:
"Yo soy el primero y el último. ¡Había muerto, pero he vuelto a vivir! Escucha bien lo que te voy a decir:
Apo 2:9  'Yo conozco las dificultades por las que ahora pasas, y sé que eres pobre, aunque espiritualmente eres muy rico. También sé lo mal que hablan de ti los que se consideran judíos, que en realidad son un grupo que pertenece a Satanás.
Apo 2:10  'No tengas miedo de lo que vas a sufrir. El diablo meterá a algunos de ustedes en la cárcel, para ver si en verdad confían en mí. Ustedes tendrán muchas dificultades durante un corto tiempo. Pero si confían en mí hasta la muerte, yo les daré como premio la vida eterna.
Apo 2:11  'Si alguien tiene oídos, que ponga atención a lo que el Espíritu de Dios les dice a las iglesias.
'Los que triunfen sobre las dificultades y sigan confiando en mí, jamás serán separados de Dios' ".


El mensaje a la iglesia de Pérgamo
Apo 2:12  "Escribe al ángel de la iglesia de Pérgamo:
"Yo tengo la espada delgada y de doble filo. Escucha lo que te voy a decir:
Apo 2:13  'Yo sé que tú vives en la ciudad donde Satanás tiene su trono, y que a pesar de eso sigues confiando en mí. Ni siquiera dudaste cuando en esa ciudad mataron a Antipas, quien siempre demostró su confianza en mí.
Apo 2:14  'Sin embargo, hay algo que no me gusta de ti, y es que no has rechazado a los que siguen el mal ejemplo de Balaam. Él le aconsejó a Balac que hiciera pecar a los israelitas, y los animó a comer lo que se había ofrecido a dioses falsos, y también a ser infieles a Dios.
Apo 2:15  Tampoco has rechazado a los que siguen las enseñanzas de los nicolaitas.
Apo 2:16  Por eso, vuelve a obedecer a Dios, porque si no lo haces vendré pronto y, con el poder de mi palabra, te castigaré a ti, a los nicolaitas y a sus seguidores.
Apo 2:17  'Si alguien tiene oídos, que ponga atención a lo que el Espíritu de Dios les dice a las iglesias.
'A los que triunfen sobre las dificultades y sigan confiando en mí, les daré a comer del maná escondido y les entregaré una piedra blanca. Sobre esa piedra está escrito un nuevo nombre, que nadie conoce. Sólo los que la reciban sabrán cuál es ese nombre' ".


El mensaje a la iglesia de Tiatira
Apo 2:18  "Escribe al ángel de la iglesia de Tiatira:
"¡Yo soy el Hijo de Dios! Mis ojos parecen llamas de fuego, y mis pies brillan como el bronce bien pulido. Escucha lo que te voy a decir:
Apo 2:19  'Estoy enterado de todo lo que haces. Sé muy bien que me amas y que no has dejado de confiar en mí; también sé que has servido a los demás, y que ahora los estás ayudando mucho más que al principio.
Apo 2:20  'Pero hay algo que no me gusta de ti, y es que has dejado que Jezabel siga engañando a mis servidores. Esa mujer anda diciendo que Dios la envió, y les ha dicho a mis servidores que pueden comer de lo que se ha ofrecido a dioses falsos, y los anima a ser infieles a Dios.
Apo 2:21  Yo le he dado tiempo para que vuelva a obedecer a Dios, pero no ha querido hacerlo, ni ha dejado de creer en dioses falsos.
Apo 2:22  'Yo voy a hacer que esa mujer se enferme gravemente, y que se mueran los que obedecen sus enseñanzas y siguen creyendo en dioses falsos. Pero si se arrepienten y vuelven a obedecer a Dios, no les haré daño.
'Así, todas las iglesias sabrán que yo conozco los pensamientos y deseos de todos, y que a cada uno le daré el castigo que merecen sus malas acciones.
Apo 2:24  'Pero a los que están en Tiatira y no siguen las enseñanzas de esa mujer, ni han llegado a conocer lo que algunos llaman los secretos profundos de Satanás, les doy esta única orden:
Apo 2:25  que sigan creyendo firmemente en mí hasta que yo vuelva.
Apo 2:26  'A los que triunfen sobre las dificultades y no dejen de confiar en mí, les daré como señal de victoria la estrella de la mañana. Y si siempre me obedecen, les daré poder sobre los países del mundo, así como mi Padre me dio ese poder a mí. Gobernarán a esos países, y los tratarán con dureza; ¡los harán pedazos, como si fueran ollas de barro!
Apo 2:29  'Si alguien tiene oídos, que ponga atención a lo que el Espíritu de Dios les dice a las iglesias' ".

 


 

Apo 2:1  Conozco tus obras, y tus trabajos, y tu paciencia, y que no puedes sufrir a los malos; y que has examinado a los que dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos;
Apo 2:2  y que tienes paciencia, y has padecido por mi Nombre, y no desmayaste.
Apo 2:3  Pero contra ti tengo que has perdido el fervor de tu primera caridad.
Apo 2:4  Por tanto, acuérdate del estado de donde has decaído, y arrepiéntete, y vuelve a la práctica de las primeras obras; porque si no, voy a ti, y removeré tu candelero de su sitio si no hicieres penitencia.
Apo 2:5  Pero tienes esto de bueno, que aborreces las acciones de los nicolaítas, que yo también aborrezco.
Apo 2:6  Quien tiene oído, escuche lo que el Espíritu dice a las iglesias: Al que venciere, yo le daré a comer del árbol de la vida, que está en medio del paraíso de mi Dios.
Apo 2:7  Escribe también al ángel de la iglesia de Esmirna: Esto dice aquel que es el primero y el último, que fue muerto, y está vivo:
Apo 2:8  Sé tu tribulación y tu pobreza, si bien eres rico en gracia y santidad; y que eres blasfemado de los que se llaman judíos, y no lo son, antes bien son una sinagoga de Satanás.
Apo 2:9  No temas nada de lo que has de padecer. Mira que el diablo ha de meter a algunos de vosotros en la cárcel para que seáis tentados en la fe; y seréis atribulados por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y te daré la corona de la vida eterna.
Apo 2:10  Quien tiene oído, oiga lo que dice el Espíritu a las iglesias: El que venciere no será dañado por la muerte segunda.
Apo 2:11  Así mismo al ángel de la iglesia de Pérgamo escríbele: Esto dice el que tiene en su boca la espada afilada de dos filtros:
Apo 2:12  Bien sé que habitas en un lugar donde Satanás tiene su asiento y mantienes no obstante mi Nombre, y no has negado mi fe, aun en aquellos días en que Antipas, testigo mío fiel, fue martirizado entre vosotros donde Satanás mora.
Apo 2:13  Sin embargo, algo tengo contra ti, y es que tienes ahí secuaces de la doctrina de Balaam , el cual enseñaba al rey Balac a poner escándalo o tropiezo a los hijos de Israel, para que cayesen en pecado comiendo y cometiendo la fornicación,
Apo 2:14  pues así tienes tú también a los que siguen la doctrina de los nicolaítas.
Apo 2:15  Por lo mismo, arrepiéntete; si no, vendré a ti pronto, y yo pelearé contra ellos con la espada de mi boca.
Apo 2:16  El que tiene oído, escuche lo que dice el Espíritu a las iglesias: Al que venciere le daré yo a comer un maná recóndito, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita esculpido un nombre nuevo, que nadie lo sabe, sino aquel que le recibe.
Apo 2:17  Y al ángel de la iglesia de Tiatira escríbele: Esto dice el Hijo de Dios, que tiene los ojos como llamas de fuego, y los pies semejantes al bronce fino:
Apo 2:18  Conozco tus obras, y tu fe, y caridad, y tus servicios, y paciencia, y que tus obras o virtudes últimas son muy superiores a las primeras.
Apo 2:19  Pero tengo contra ti alguna cosa, y es que permites a cierta mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñar y seducir a mis siervos, para que caigan en fornicación y coman de las cosas sacrificadas a los ídolos.
Apo 2:20  Y le he dado tiempo para hacer penitencia, y no quiere arrepentirse de su torpeza.
Apo 2:21  Yo la voy a reducir a una cama; y los que adulteran con ella, se verán en grandísima aflicción si no hicieran penitencia de sus perversas obras.
Apo 2:22  Y a sus hijos y secuaces entregaré a la muerte, con lo cual sabrán todas las iglesias que yo soy escudriñador de mentes y corazones; y a cada uno de vosotros le daré su merecido. Entretanto os digo a vosotros
Apo 2:23  y a los demás que habitáis en Tiatira: A cuantos no siguen esta doctrina, y no han conocido las honduras de Satanás, o las profundidades, como ellos llaman, yo no echaré sobre vosotros otra carga;
Apo 2:24  pero guardad bien aquello que tenéis recibido de Dios hasta que yo venga a pediros cuenta.
Apo 2:25  Y al que hubiere vencido y observado hasta el fin mis obras o mandamientos, yo le daré autoridad sobre las naciones,
Apo 2:26  y ha de regirlas con varas de hierro, y serán desmenuzadas como vaso de alfarero,
Apo 2:27  conforme al poder que yo tengo recibido de mi Padre; le daré también el lucero de la mañana.
Apo 2:28  Quien tiene oído, escuche lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Apo 2:29  Al ángel de la iglesia de Sardis escríbele también: Esto dice el que tiene a su mandar los siete espíritus de Dios y las siete estrellas: Yo conozco tus obras y que tienes nombre de viviente, y estás muerto.

 


 

Apo 2:1  Escribe al ángel de la iglesia en Efeso:  El que tiene las siete estrellas en su diestra,  el que anda en medio de los siete candeleros de oro,  dice esto:
Apo 2:2  Yo conozco tus obras,  y tu arduo trabajo y paciencia;  y que no puedes soportar a los malos,  y has probado a los que se dicen ser apóstoles,  y no lo son,  y los has hallado mentirosos;
Apo 2:3  y has sufrido,  y has tenido paciencia,  y has trabajado arduamente por amor de mi nombre,  y no has desmayado.
Apo 2:4  Pero tengo contra ti,  que has dejado tu primer amor.
Apo 2:5  Recuerda,  por tanto,  de dónde has caído,  y arrepiéntete,  y haz las primeras obras;  pues si no,  vendré pronto a ti,  y quitaré tu candelero de su lugar,  si no te hubieres arrepentido.
Apo 2:6  Pero tienes esto,  que aborreces las obras de los nicolaítas,  las cuales yo también aborrezco.
Apo 2:7  El que tiene oído,  oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.  Al que venciere,  le daré a comer del árbol de la vida,  el cual está en medio del paraíso de Dios.
Apo 2:8  Y escribe al ángel de la iglesia en Esmirna:  El primero y el postrero,  el que estuvo muerto y vivió,  dice esto:
Apo 2:9  Yo conozco tus obras,  y tu tribulación,  y tu pobreza  (pero tú eres rico),  y la blasfemia de los que se dicen ser judíos,  y no lo son,  sino sinagoga de Satanás.
Apo 2:10  No temas en nada lo que vas a padecer.  He aquí,  el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel,  para que seáis probados,  y tendréis tribulación por diez días.  Sé fiel hasta la muerte,  y yo te daré la corona de la vida.
Apo 2:11  El que tiene oído,  oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.  El que venciere,  no sufrirá daño de la segunda muerte.
Apo 2:12  Y escribe al ángel de la iglesia en Pérgamo:  El que tiene la espada aguda de dos filos dice esto:
Apo 2:13  Yo conozco tus obras,  y dónde moras,  donde está el trono de Satanás;  pero retienes mi nombre,  y no has negado mi fe,  ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros,  donde mora Satanás.
Apo 2:14  Pero tengo unas pocas cosas contra ti:  que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam,  que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel,  a comer de cosas sacrificadas a los ídolos,  y a cometer fornicación.
Apo 2:15  Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas,  la que yo aborrezco.
Apo 2:16  Por tanto,  arrepiéntete;  pues si no,  vendré a ti pronto,  y pelearé contra ellos con la espada de mi boca.
Apo 2:17  El que tiene oído,  oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.  Al que venciere,  daré a comer del maná escondido,  y le daré una piedrecita blanca,  y en la piedrecita escrito un nombre nuevo,  el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.
Apo 2:18  Y escribe al ángel de la iglesia en Tiatira:  El Hijo de Dios,  el que tiene ojos como llama de fuego,  y pies semejantes al bronce bruñido,  dice esto:
Apo 2:19  Yo conozco tus obras,  y amor,  y fe,  y servicio,  y tu paciencia,  y que tus obras postreras son más que las primeras.
Apo 2:20  Pero tengo unas pocas cosas contra ti:  que toleras que esa mujer Jezabel,  que se dice profetisa,  enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos.
Apo 2:21  Y le he dado tiempo para que se arrepienta,  pero no quiere arrepentirse de su fornicación.
Apo 2:22  He aquí,  yo la arrojo en cama,  y en gran tribulación a los que con ella adulteran,  si no se arrepienten de las obras de ella.
Apo 2:23  Y a sus hijos heriré de muerte,  y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón;  y os daré a cada uno según vuestras obras.
Apo 2:24  Pero a vosotros y a los demás que están en Tiatira,  a cuantos no tienen esa doctrina,  y no han conocido lo que ellos llaman las profundidades de Satanás,  yo os digo:  No os impondré otra carga;
Apo 2:25  pero lo que tenéis,  retenedlo hasta que yo venga.
Apo 2:26  Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin,  yo le daré autoridad sobre las naciones,
Apo 2:27  y las regirá con vara de hierro,  y serán quebradas como vaso de alfarero;  como yo también la he recibido de mi Padre;
Apo 2:28  y le daré la estrella de la mañana.
Apo 2:29  El que tiene oído,  oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

 


 

Apo 2:1  Escribe al ángel de la Iglesia de Efeso: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el cual anda en medio de los siete candeleros de oro, dice estas cosas:
Apo 2:2  Yo sé tus obras, y tu trabajo y paciencia; y que tú no puedes sufrir a los malos, y has probado a los que se dicen ser Apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos;
Apo 2:3  y has sufrido, y sufres, y has trabajado por mi Nombre, y no has desfallecido.
Apo 2:4  Pero tengo contra ti que has dejado tu amor más alto, la caridad.
Apo 2:5  Por lo cual ten memoria de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; si no, vendré presto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te enmendares.
Apo 2:6  Mas tienes esto, que aborreces los hechos de los nicolaítas, los cuales yo también aborrezco.
Apo 2:7  El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias: Al que venciere, daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del Paraíso de Dios.
Apo 2:8  Y escribe al ángel de la Iglesia de Esmirna: El primero y el postrero, que fue muerto, y vive, dice estas cosas:
Apo 2:9  Yo sé tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y sé la blasfemia de los que se dicen ser Judíos, y no lo son; mas son la sinagoga de Satanás.
Apo 2:10  No tengas ningún temor de las cosas que has de padecer. He aquí, el diablo ha de enviar algunos de vosotros a la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación de diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.
Apo 2:11  El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias. El que venciere, no recibirá daño de la muerte segunda.
Apo 2:12  Y escribe al ángel de la Iglesia que está en Pérgamo: El que tiene la espada aguda de dos filos, dice estas cosas:
Apo 2:13  Yo sé tus obras, y dónde moras, donde está la silla de Satanás; y tienes mi Nombre, y no has negado mi fe, aun en los días en que fue Antipas mi testigo fiel, el cual ha sido muerto entre vosotros, donde Satanás mora.
Apo 2:14  Pero tengo unas pocas cosas contra ti: porque tú tienes ahí los que tienen la doctrina de Balaam, el cual enseñaba a Balac a poner escándalo delante de los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación.
Apo 2:15  Así también tú tienes a los que tienen la doctrina de los nicolaítas, la cual yo aborrezco.
Apo 2:16  Arrepiéntete, porque de otra manera vendré a ti presto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca.
Apo 2:17  El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias. Al que venciere, daré a comer del Maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita un Nombre nuevo escrito, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.
Apo 2:18  Y escribe al ángel de la Iglesia en Tiatira: El Hijo de Dios, que tiene sus ojos como llama de fuego, y sus pies semejantes al latón fino, dice estas cosas:
Apo 2:19  Yo he conocido tus obras, y caridad, y servicio, y fe, y tu paciencia, y tus obras, las postreras que son muchas más que las primeras.
Apo 2:20  Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que permites aquella mujer, Jezabel, (que se dice profetisa) enseñar, y engañar a mis siervos, a fornicar, y a comer cosas ofrecidas a los ídolos.
Apo 2:21  Y le he dado tiempo para que se arrepienta de la fornicación; y no se ha arrepentido.
Apo 2:22  He aquí, yo la echo en cama, y a los que adulteran con ella, en gran tribulación, si no se arrepintieren de sus obras;
Apo 2:23  y mataré a sus hijos con muerte; y todas las Iglesias sabrán que YO SOY el que escudriño los riñones y los corazones; y daré a cada uno de vosotros según sus obras.
Apo 2:24  Pero yo digo a vosotros, y a los demás que estáis en Tiatira: Cualesquiera que no tienen esta doctrina, y que no han conocido las profundidades de Satanás (como ellos dicen), Yo no enviaré sobre vosotros otra carga.
Apo 2:25  Pero la que tenéis, tenedla hasta que yo venga.
Apo 2:26  Y al que hubiere vencido, y hubiere guardado mis obras hasta el fin, yo le daré potestad sobre los gentiles;
Apo 2:27  y los regirá con vara de hierro, y serán quebrantados como vaso de alfarero, como también yo la he recibido de mi Padre;
Apo 2:28  y le daré la estrella de la mañana.
Apo 2:29  El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias.

 


 

Apo 2:1  Unto the angel of the church of Ephesus write; These things saith he that holdeth the seven stars in his right hand, who walketh in the midst of the seven golden candlesticks;
Apo 2:2  I know thy works, and thy labour, and thy patience, and how thou canst not bear them which are evil: and thou hast tried them which say they are apostles, and are not, and hast found them liars:
Apo 2:3  And hast borne, and hast patience, and for my name's sake hast laboured, and hast not fainted.
Apo 2:4  Nevertheless I have somewhat against thee, because thou hast left thy first love.
Apo 2:5  Remember therefore from whence thou art fallen, and repent, and do the first works; or else I will come unto thee quickly, and will remove thy candlestick out of his place, except thou repent.
Apo 2:6  But this thou hast, that thou hatest the deeds of the Nicolaitans, which I also hate.
Apo 2:7  He that hath an ear, let him hear what the Spirit saith unto the churches; To him that overcometh will I give to eat of the tree of life, which is in the midst of the paradise of God.
Apo 2:8  And unto the angel of the church in Smyrna write; These things saith the first and the last, which was dead, and is alive;
Apo 2:9  I know thy works, and tribulation, and poverty, (but thou art rich) and I know the blasphemy of them which say they are Jews, and are not, but are the synagogue of Satan.
Apo 2:10  Fear none of those things which thou shalt suffer: behold, the devil shall cast some of you into prison, that ye may be tried; and ye shall have tribulation ten days: be thou faithful unto death, and I will give thee a crown of life.
Apo 2:11  He that hath an ear, let him hear what the Spirit saith unto the churches; He that overcometh shall not be hurt of the second death.
Apo 2:12  And to the angel of the church in Pergamos write; These things saith he which hath the sharp sword with two edges;
Apo 2:13  I know thy works, and where thou dwellest, even where Satan's seat is: and thou holdest fast my name, and hast not denied my faith, even in those days wherein Antipas was my faithful martyr, who was slain among you, where Satan dwelleth.
Apo 2:14  But I have a few things against thee, because thou hast there them that hold the doctrine of Balaam, who taught Balac to cast a stumblingblock before the children of Israel, to eat things sacrificed unto idols, and to commit fornication.
Apo 2:15  So hast thou also them that hold the doctrine of the Nicolaitans, which thing I hate.
Apo 2:16  Repent; or else I will come unto thee quickly, and will fight against them with the sword of my mouth.
Apo 2:17  He that hath an ear, let him hear what the Spirit saith unto the churches; To him that overcometh will I give to eat of the hidden manna, and will give him a white stone, and in the stone a new name written, which no man knoweth saving he that receiveth it.
Apo 2:18  And unto the angel of the church in Thyatira write; These things saith the Son of God, who hath his eyes like unto a flame of fire, and his feet are like fine brass;
Apo 2:19  I know thy works, and charity, and service, and faith, and thy patience, and thy works; and the last to be more than the first.
Apo 2:20  Notwithstanding I have a few things against thee, because thou sufferest that woman Jezebel, which calleth herself a prophetess, to teach and to seduce my servants to commit fornication, and to eat things sacrificed unto idols.
Apo 2:21  And I gave her space to repent of her fornication; and she repented not.
Apo 2:22  Behold, I will cast her into a bed, and them that commit adultery with her into great tribulation, except they repent of their deeds.
Apo 2:23  And I will kill her children with death; and all the churches shall know that I am he which searcheth the reins and hearts: and I will give unto every one of you according to your works.
Apo 2:24  But unto you I say, and unto the rest in Thyatira, as many as have not this doctrine, and which have not known the depths of Satan, as they speak; I will put upon you none other burden.
Apo 2:25  But that which ye have already hold fast till I come.
Apo 2:26  And he that overcometh, and keepeth my works unto the end, to him will I give power over the nations:
Apo 2:27  And he shall rule them with a rod of iron; as the vessels of a potter shall they be broken to shivers: even as I received of my Father.
Apo 2:28  And I will give him the morning star.
Apo 2:29  He that hath an ear, let him hear what the Spirit saith unto the churches.

 


 

Apo 2:1  Al Ángel de la Iglesia de Éfeso, escribe: Esto dice el que tiene las siete estrellas en su mano derecha, el que camina entre los siete candeleros de oro.
Apo 2:2  Conozco tu conducta: tus fatigas y paciencia; y que no puedes soportar a los malvados y que pusiste a prueba a los que se llaman apóstoles sin serlo y descubriste su engaño.
Apo 2:3  Tienes paciencia: y has sufrido por mi nombre sin desfallecer.
Apo 2:4  Pero tengo contra ti que has perdido tu amor de antes.
Apo 2:5  Date cuenta, pues, de dónde has caído, arrepiéntete y vuelve a tu conducta primera. Si no, iré donde ti y cambiaré de su lugar tu candelero, si no te arrepientes.
Apo 2:6  Tienes en cambio a tu favor que detestas el proceder de los nicolaítas, que yo también detesto.
Apo 2:7  El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias: al vencedor le daré a comer = del árbol de la vida, que está en el Paraíso = de Dios.
Apo 2:8  Al Ángel de la Iglesia de Esmirna escribe: Esto dice = el Primero y el Ultimo, = el que estuvo muerto y revivió.
Apo 2:9  Conozco tu tribulación y tu pobreza - aunque eres rico - y las calumnias de los que se llaman judíos sin serlo y son en realidad una sinagoga de Satanás.
Apo 2:10  No temas por lo que vas a sufrir: el Diablo va a meter a algunos de vosotros en la cárcel = para que seáis tentados, = y sufriréis una tribulación de = diez días. = Manténte fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida.
Apo 2:11  El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias: el vencedor no sufrirá daño de la muerte segunda.
Apo 2:12  Al Ángel de la Iglesia de Pérgamo escribe: Esto dice el que tiene la espada aguda de dos filos.
Apo 2:13  Sé dónde vives: donde está el trono de Satanás. Eres fiel a mi nombre y no has renegado de mi fe, ni siquiera en los días de Antipas, mi testigo fiel, que fue muerto entre vosotros, ahí donde habita Satanás.
Apo 2:14  Pero tengo alguna cosa contra ti: mantienes ahí algunos que sostienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balaq a poner tropiezos a los hijos de Israel para que comieran carnes inmoladas a los ídolos y fornicaran.
Apo 2:15  Así tú también mantienes algunos que sostienen la doctrina de los nicolaítas.
Apo 2:16  Arrepiéntete, pues; si no, iré pronto donde ti y lucharé contra ésos con la espada de mi boca.
Apo 2:17  El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias: al vencedor le daré maná escondido; y le daré también una piedrecita blanca, y, grabado en la piedrecita, = un nombre nuevo = que nadie conoce, sino el que lo recibe.
Apo 2:18  Escribe al Ángel de la Iglesia de Tiatira: Esto dice el Hijo de Dios, cuyos ojos son como llama de fuego y cuyos pies parecen de metal precioso.
Apo 2:19  Conozco tu conducta: tu caridad, tu fe, tu espíritu de servicio, tu paciencia; tus obras últimas sobrepujan a las primeras.
Apo 2:20  Pero tengo contra ti que toleras a Jezabel, esa mujer que se llama profetisa y está enseñando y engañando a mis siervos para que forniquen y coman carne inmolada a los ídolos.
Apo 2:21  Le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación.
Apo 2:22  Mira, a ella voy a arrojarla al lecho del dolor, y a los que adulteran con ella, a una gran tribulación, si no se arrepienten de sus obras.
Apo 2:23  Y a sus hijos, los voy a herir de muerte: así sabrán todas las Iglesias que yo soy = el que sondea los riñones y los corazones, = y yo os = daré a cada uno según vuestras obras. =
Apo 2:24  Pero a vosotros, a los demás de Tiatira, que no compartís esa doctrina, que no conocéis «las profundidades de Satanás», como ellos dicen, os digo: No os impongo ninguna otra carga;
Apo 2:25  sólo que mantengáis firmemente hasta mi vuelta lo que ya tenéis.
Apo 2:26  Al vencedor, al que se mantenga fiel a mis obras hasta el fin, = le daré = poder sobre = las naciones: =
Apo 2:27  = las regirá con cetro de hierro, como se quebrantan las piezas de arcilla. =
Apo 2:28  Yo también lo he recibido de mi Padre. Y le daré el Lucero del alba.
Apo 2:29  El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias.

 


 

Apo 2:1  "Escribe al ángel de la iglesia de Éfeso: 'Esto dice el que tiene las siete estrellas en su mano derecha y anda en medio de los siete candelabros de oro:
Apo 2:2  yo sé todo lo que haces; conozco tu duro trabajo y tu constancia, y sé que no puedes soportar a los malos. También sé que has puesto a prueba a los que dicen ser apóstoles y no lo son, y has descubierto que son mentirosos.
Apo 2:3  Has sido constante, y has sufrido mucho por mi causa, sin cansarte.
Apo 2:4  Pero tengo una cosa contra ti: que y a no tienes el mismo amorque al principio.
Apo 2:5  Por eso, recuerda de dónde has caído, vuélvete a Dios y haz otra vez lo que hacías al principio. Si no, iré a ti y quitaré tu cande labro de su lugar, a menos que te vuelvas a Dios.
Apo 2:6  Sin embargo, tienes a tu favor que odias los hechos de los nicolaítas, los cuales yo también odio.
Apo 2:7  ¡El que tiene oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias! A los que salgan vencedores les daré a comer del árbol de la vida, [1] que está en el paraíso de Dios. '[2]
Apo 2:8  "Escribe también al ángel de la iglesia de Esmirna: 'Esto dice el primero y el último, el que murió y ha vuelto a vivir:
Apo 2:9  yo conozco tus sufrimientos y tu pobreza, aunque en realidad eres rico. Y sé lo mal que hablan de ti los que se dicen judíos pero no son otra cosa que una congregación de Satanás.
Apo 2:10  No tengas miedo de lo que vas a sufrir, pues el diablo meterá en la cárcel a algunos de ustedes, para que todos ustedes sean puestos a prueba; y tendrán que sufrir durante diez días. Mantente fiel hasta la muerte, yo te daré la vida como premio.
Apo 2:11  ¡El que tiene oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias! Los que salgan vencedores no sufrirán ningún daño de la segunda muerte. '[3]
Apo 2:12  "Escribe también al ángel de la iglesia de Pérgamo: 'Esto dice el que tiene la aguda espada de dos filos:
Apo 2:13  yo sé que vives donde Satanás tiene su trono; sin embargo sigues fiel a mi causa. No renegaste de tu fe en mí, ni siquiera en los días en que a Antipas, mi testigo fiel, lo mataron en esa ciudad donde vive Satanás.
Apo 2:14  Pero tengo unas cuantas cosas contra ti: que ahí tienes algunos que no quieren apartarse de la enseñanza de Balaam, [4] el cual aconsejó a Balac que hiciera pecar a los israelitas incitándolos a comer alimentos ofrecidos en sacrificio a los ídolos[5] y a la prostitución. [6]
Apo 2:15  También tienes ahí algunos que no quieren apartarse de la enseñanza de los nicolaítas.
Apo 2:16  Por eso, vuélvete a Dios; de lo contrario, iré pronto a ti, y con la espada que sale de mi boca pelearé contra ellos.
Apo 2:17  ¡El que tiene oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias! A los que salgan vencedores les daré a comer del maná[7] que está escondido; y les daré también una piedra blanca, [8]
 en la que está escrito un nombre nuevo que nadie conoce sino quien lo recibe. '
Apo 2:18  "Escribe también al ángel de la iglesia de Tiatira: 'Esto dice el Hijo de Dios, el que tiene los ojos como llamas de fuego y los pies como bronce pulido:
Apo 2:19  yo sé todo lo que haces; conozco tu amor, tu fe, tu servicio y tu constancia, y sé que ahora estás haciendo más que al principio.
Apo 2:20  Pero tengo una cosa contra ti: que toleras a esa mujer, Jezabel, [9] que se llama a sí misma profetisa pero engaña con su enseñanza a mis siervos, incitándolos a la prostitución y a comer alimentos ofrecidos en sacrificio a los ídolos.
Apo 2:21  yo le he dado tiempo para que se convierta a Dios; pero ella no ha querido hacerlo ni ha abandonado su prostitución.
Apo 2:22  Por eso, voy a hacerla caer en cama, y mataré a sus hijos; y a los que cometen adulterio con ella, si no dejan de portarse como ella lo hace, les enviaré grandes sufrimientos. Así todas las iglesias se darán cuenta de que yo conozco hasta el fondo la mente y el corazón; y a cada uno de ustedes le daré según lo que haya hecho.
Apo 2:23  (TEXT OMITTED)
Apo 2:24  En cuanto a ustedes, los que están en Tiatira pero no siguen esa enseñanza ni han llegado a conocer lo que ellos llaman los secretos profundos de Satanás, les digo que no les impongo otra carga.
Apo 2:25  Pero conserven lo que tienen, hasta que yo venga.
Apo 2:26  A los que salgan vencedores y sigan hasta el fin haciendo lo que yo quiero que se haga, les daré autoridad sobre las naciones,
Apo 2:27  así como mi Padre me ha dado autoridad a mí; y gobernarán a las naciones con cetro de hierro, y las harán pedazos como a ollas de barro. [10] y les daré también la estrella de la mañana.
Apo 2:28  (TEXT OMITTED)
Apo 2:29  ¡El que tiene oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias!'

 


 

Apo 2:1  ”Al ángel de la congregación que está en Éfeso escribe: Estas son las cosas que dice el que tiene las siete estrellas en su mano derecha, el que anda en medio de los siete candelabros de oro:
Apo 2:2  ‘Conozco tus hechos, y tu labor y aguante, y que no puedes soportar a hombres malos, y que pusiste a prueba a los que dicen ser apóstoles, pero no lo son, y los hallaste mentirosos.
Apo 2:3  También estás mostrando aguante, y has soportado por causa de mi nombre, y no te has cansado.
Apo 2:4  No obstante, tengo [esto] contra ti: que has dejado el amor que tenías al principio.
Apo 2:5  ”’Por lo tanto, recuerda de qué has caído, y arrepiéntete, y haz los hechos de antes. Si no lo haces, vengo a ti, y removeré tu candelabro de su lugar, a menos que te arrepientas.
Apo 2:6  Sin embargo, sí tienes esto: que odias los hechos de la secta de Nicolás, que yo también odio.
Apo 2:7  El que tenga oído, oiga lo que el espíritu dice a las congregaciones: Al que venza, le concederé comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios’.
Apo 2:8  ”Y al ángel de la congregación que está en Esmirna, escribe: Estas son las cosas que él dice, ‘el Primero y el Último’, que llegó a estar muerto y llegó a vivir [de nuevo]:
Apo 2:9  ‘Conozco tu tribulación y pobreza —pero eres rico— y la blasfemia por parte de los que dicen que ellos mismos son judíos, y sin embargo no lo son, sino que son una sinagoga de Satanás.
Apo 2:10  No tengas miedo de las cosas que estás para sufrir. ¡Mira! El Diablo seguirá echando a algunos de ustedes en la prisión para que sean puestos a prueba plenamente, y para que tengan tribulación diez días. Pruébate fiel hasta la misma muerte, y yo te daré la corona de la vida.
Apo 2:11  El que tenga oído, oiga lo que el espíritu dice a las congregaciones: El que venza, de ninguna manera recibirá daño de la muerte segunda’.
Apo 2:12  ”Y al ángel de la congregación que está en Pérgamo escribe: Estas son las cosas que dice el que tiene la aguda espada larga de dos filos:
Apo 2:13  ‘Sé dónde moras, es decir, donde está el trono de Satanás; y sin embargo sigues teniendo firmemente asido mi nombre, y no negaste tu fe en mí ni siquiera en los días de Antipas, mi testigo, el fiel, que fue muerto al lado de ustedes, donde mora Satanás.
Apo 2:14  ”’No obstante, tengo contra ti unas cuantas cosas: que tienes allí a los que tienen firmemente asida la enseñanza de Balaam, el cual anduvo enseñando a Balac a poner un tropiezo delante de los hijos de Israel, a comer cosas sacrificadas a ídolos y a cometer fornicación.
Apo 2:15  Así tú, también, tienes a los que de igual manera tienen firmemente asida la enseñanza de la secta de Nicolás.
Apo 2:16  Por lo tanto, arrepiéntete. Si no lo haces, voy a ti pronto, y guerrearé contra ellos con la espada larga de mi boca.
Apo 2:17  ”’El que tenga oído, oiga lo que el espíritu dice a las congregaciones: Al que venza, le daré del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y, sobre la piedrecita, un nombre nuevo escrito que nadie conoce salvo el que lo recibe’.
Apo 2:18  ”Y al ángel de la congregación que está en Tiatira escribe: Estas son las cosas que dice el Hijo de Dios, el que tiene los ojos como llama de fuego, y sus pies son semejantes a cobre fino:
Apo 2:19  ‘Conozco tus hechos, y tu amor y fe y ministerio y aguante, y que tus hechos recientes son más que los de antes.
Apo 2:20  ”’No obstante, sí tengo [esto] contra ti: que toleras a aquella mujer Jezabel, que a sí misma se llama profetisa, y enseña y extravía a mis esclavos para que cometan fornicación y coman cosas sacrificadas a los ídolos.
Apo 2:21  Y le di tiempo para que se arrepintiera, pero ella no quiere arrepentirse de su fornicación.
Apo 2:22  ¡Mira! Estoy a punto de echarla en un lecho de enfermo, y a los que cometen adulterio con ella, en gran tribulación, a menos que se arrepientan de los hechos de ella.
Apo 2:23  Y a los hijos de ella los mataré con plaga mortífera, de modo que todas las congregaciones sabrán que yo soy el que escudriña los riñones y corazones, y a ustedes les daré individualmente según sus hechos.
Apo 2:24  ”’Sin embargo, les digo a los demás de ustedes que están en Tiatira, a todos los que no tienen esta enseñanza, a los mismísimos que no llegaron a conocer las “cosas profundas de Satanás”, como dicen ellos: No les estoy imponiendo ninguna otra carga.
Apo 2:25  Sin embargo, tengan firmemente asido lo que tienen hasta que yo venga.
Apo 2:26  Y al que venza y observe mis hechos hasta el fin, le daré autoridad sobre las naciones,
Apo 2:27  y pastoreará a la gente con vara de hierro, de modo que serán hechos pedazos como vasos de barro, como lo que he recibido de mi Padre,
Apo 2:28  y le daré la estrella de la mañana.
Apo 2:29  El que tenga oído, oiga lo que el espíritu dice a las congregaciones’.

 


 

Apo 2:1  »Escribe al ángel de la iglesia de Éfeso: “Yo sostengo las siete estrellas en mi mano derecha, y camino entre los siete candelabros de oro. Pon atención a lo que te voy a decir:
Apo 2:2  ‘Estoy enterado de todo lo que haces, y sé que por obedecerme has tenido muchas dificultades. También sé que las has soportado con mucha paciencia, y que rechazas a los malvados. Has puesto a prueba a los que no son apóstoles pero dicen serlo, y has demostrado que son unos mentirosos.
Apo 2:3  Has sido paciente, y por obedecerme has sufrido mucho. Pero aun así no te has cansado de obedecerme.
Apo 2:4  ’Sin embargo, hay algo que no me gusta de ti, y es que ya no me amas tanto como me amabas cuando te hiciste cristiano.
Apo 2:5  Por eso, acuérdate de cómo eras antes, y vuelve a obedecer a Dios. Deja de hacer lo malo, y compórtate como al principio. Si no lo haces, yo iré a castigarte y quitaré tu candelabro de su lugar.
Apo 2:6  ’Lo que me gusta de ti es que, lo mismo que yo, odias lo que hacen los nicolaitas.
Apo 2:7  ’Si alguien tiene oídos, que ponga atención a lo que el Espíritu de Dios les dice a las iglesias. ’A los que triunfen sobre las dificultades y no dejen de confiar en mí, les daré a comer el fruto del árbol que da vida. Ese árbol crece en el hermoso jardín de Dios.’”
Apo 2:8  »Escribe al ángel de la iglesia de Esmirna: “Yo soy el primero y el último. ¡Había muerto, pero he resucitado! Escucha bien lo que te voy a decir:
Apo 2:9  ‘Yo conozco las dificultades por las que ahora pasas, y sé que eres pobre, aunque espiritualmente eres muy rico. También sé lo mal que hablan de ti los que se consideran judíos, pero que en realidad son un grupo que pertenece a Satanás.
Apo 2:10  ’No tengas miedo de lo que vas a sufrir. El diablo meterá a algunos de ustedes en la cárcel, para ver si en verdad confían en mí. Durante algún tiempo, ustedes tendrán muchas dificultades; pero si confían en mí hasta la muerte, yo les daré como premio la vida eterna.
Apo 2:11  ’Si alguien tiene oídos, que ponga atención a lo que el Espíritu de Dios les dice a las iglesias. ’Los que triunfen sobre las dificultades y sigan confiando en mí, jamás serán separados de Dios.’”
Apo 2:12  »Escribe al ángel de la iglesia de Pérgamo: “Yo tengo la espada delgada y de doble filo. Escucha lo que te voy a decir:
Apo 2:13  ‘Yo sé que tú vives en la ciudad donde Satanás tiene su trono, pero también sé que, a pesar de eso, sigues confiando en mí. En esa ciudad mataron a Antipas, quien siempre me sirvió con fidelidad, ¡y ni siquiera entonces dejaste de confiar en mí!
Apo 2:14  ’Sin embargo, hay algo que no me gusta de ti, y es que no has rechazado a los que siguen el mal ejemplo de Balaam. Él le aconsejó a Balac que hiciera pecar a los israelitas, y además los animó a adorar a dioses falsos y a comer de lo que se les había ofrecido.
Apo 2:15  Tampoco has rechazado a los que siguen las enseñanzas de los nicolaitas.
Apo 2:16  Por eso, vuelve a obedecerme, porque si no lo haces, vendré pronto y, con el poder de mi palabra, te castigaré a ti, a los nicolaitas y a sus seguidores.
Apo 2:17  ’Si alguien tiene oídos, que ponga atención a lo que el Espíritu de Dios les dice a las iglesias. ’A los que triunfen sobre las dificultades y sigan confiando en mí, les daré a comer del maná escondido y les entregaré una piedra blanca. Sobre esa piedra está escrito un nuevo nombre, que nadie conoce. Solamente lo conocerán los que reciban la piedra.’”
Apo 2:18  »Escribe al ángel de la iglesia de Tiatira: “¡Yo soy el Hijo de Dios! Mis ojos parecen llamas de fuego, y mis pies brillan como el bronce bien pulido. Escucha lo que te voy a decir:
Apo 2:19  ‘Estoy enterado de todo lo que haces. Sé muy bien que me amas y que no has dejado de confiar en mí; también sé que has servido a los demás, y que ahora los estás ayudando mucho más que al principio.
Apo 2:20  ’Pero hay algo que no me gusta de ti, y es que has dejado que Jezabel siga engañando a mis servidores. Esa mujer anda diciendo que yo la envié, y les ha dicho a mis servidores que pueden comer de lo que se ofrece a dioses falsos, y los anima a serme infieles.
Apo 2:21  Yo le he dado tiempo para que vuelva a obedecerme, pero no ha querido hacerlo, ni ha dejado de creer en dioses falsos.
Apo 2:22  ’Yo voy a hacer que esa mujer se enferme gravemente, y que se mueran los que obedecen sus enseñanzas y siguen creyendo en dioses falsos. Pero si ellos se arrepienten y vuelven a obedecerme, no les haré ningún daño. ’Así, todas las iglesias sabrán que yo conozco los pensamientos y deseos de todos, y que a cada uno le daré el castigo que merecen sus malas acciones.
Apo 2:24  ’Pero a los que están en Tiatira, los cuales no siguen las enseñanzas de esa mujer, ni han llegado a conocer lo que algunos llaman los secretos profundos de Satanás, les doy esta única orden:
Apo 2:25  que sigan creyendo firmemente en mí hasta que yo vuelva.
Apo 2:26  ’A los que triunfen sobre las dificultades y no dejen de confiar en mí, les daré como señal de victoria la estrella de la mañana. Y si me obedecen siempre, les daré poder sobre los países del mundo, así como mi Padre me dio ese poder a mí. Gobernarán a esos países, y los tratarán con dureza; ¡los harán pedazos, como si fueran ollas de barro!
Apo 2:29  ’Si alguien tiene oídos, que ponga atención a lo que el Espíritu de Dios les dice a las iglesias.’”

 


 

Apo 2:1  "Escribe al malaj de la Asamblea Mesiánica de Efeso: He aquí el mensaje del que tiene las siete estrellas en su mano derecha y camina entre las siete menorot de oro:
Apo 2:2  "Yo sé lo que has estado haciendo, cuán arduamente has trabajado, cómo has perseverado, cómo no puedes soportar a la gente perversa y has probado a los que se llaman emisarios,[12] pero no lo son, y los has hallado mentirosos.
Apo 2:3  Tú has perseverado, y has sufrido por amor a Mí sin desfallecer.
Apo 2:4  Pero tengo esto co ntra ti: has perdido el amor que tenías al principio.
Apo 2:5  Por lo tanto, recuerda donde estabas antes de que cayeras, y vuélvete de este pecado, y haz lo que hacías antes.[13] De lo contrario vendré a ti, y removeré la menorah de su lugar, ¡si no te vuelves de tu pecado!
Apo 2:6  Pero tienes esto a tu favor: odias lo que hacen los Nicolaitas,[14] Yo también lo odio.
Apo 2:7  Aquellos que tengan oídos, oigan lo que el Ruaj le está diciendo a las Asambleas Mesiánicas. A aquel, al que prevalezca,[15] Yo le daré el derecho de come r del Arbol de la Vida que está en el Gan-Eden de YAHWEH."[16]
Apo 2:8  "Escribe al malaj de la Asamblea Mesiánica de Esmirna: He aquí el mensaje del Primero y el Ultimo, quién murió y vino a vida de nuevo:
Apo 2:9  "Yo sé lo que estás sufriendo y lo pobre que eres (¡a pesar de esto, eres rico!), y conozco los insultos de los que se hacen llamar Yahudim, pero no lo son; por el contrario, son sinagoga de ha satán.[17]
Apo 2:10  No tengan temor de lo que están próximos a sufrir. Miren, ha satán echará a algunos en la prisión, para ponerlos a prueba, y tendrán tribulación por diez días.[18] Permanezcan llenos de fidelidad, aún hasta el punto de muerte,[19] y Yo les daré vida como sus coronas.
Apo 2:11  Aquellos que tienen oídos, oigan lo que el Ruaj le está diciendo a las Asambleas Mesiánicas. Aquel que prevalezca, no sufrirá daño, en lo más absoluto , de la segunda muerte."[20]
Apo 2:12  "Escribe al malaj de la Asamblea Mesiánica de Pérgamo: He aquí el mensaje del que tiene la espada aguda de dos filos:
Apo 2:13  "Yo sé donde estás viviendo, allí donde está el trono de ha satán. Aún retienes Mi Nombre.[21] No has negado la confianza en mí, ni aún cuando mi confiado siervo Antipas[22] fue muerto en tu pueblo, allí donde vive ha satán.
Apo 2:14  No obstante, tengo una pocas cosas contra ti: tienes un poco de gente que retienen las enseñanzas de Bilaam, quien enseñó a Balak a tenderle trampa a los hijos de Yisra'el, para que comieran comidas que habían sido sacrificadas a los ídolos, y a cometer pecados sexuales.
Apo 2:15  Asimismo, también tienes las enseñanzas de los Nicolaitas.[23]
Apo 2:16  Por lo tanto, vuélvete de estos pecados. De lo contrario vendré a ti muy pronto y haré guerra contra ellos con la espada de mi boca.
Apo 2:17  Los que tienen oídos, oigan lo que el Ruaj está diciendo a las Asambleas Mesiánicas. Aquel que prevalezca, le daré del maná escondido. También le daré una piedra blanca en la que está escrito un nuevo nombre, que nadie conoce excepto el que la recibe.'"[24]
Apo 2:18  "Escribe al malaj de la Asamblea Mesiánica en Tiatira:[25] He aquí el mensaje del Hijo de YAHWEH, cuyos ojos son como llama de fuego ardiente, y cuyos pies son como bronce pulido:
Apo 2:19  Yo sé lo que estás haciendo, conozco tu amor, confianza, servicio y perseverancia. Y sé que estás haciendo más ahora que antes.
Apo 2:20  Pero tengo esto contra ti: continúas tolerando a esa mujer Izevel, la que reclama ser profetiza, pero está enseñando y engañando a mis siervos a cometer pecados sexuales y a comer comidas que han sido sacrificadas a los ídolos.[26]
Apo 2:21  Le di tiempo para volverse de sus pecados, pero no se quiere arrepentir de su inmoralidad.
Apo 2:22  Así que la estoy echando enferma en cama, y los que cometan adulterio con ella los echo en Gran Tribulación, a menos que se vuelvan de los pecados relacionados con lo que ella hace.[27]
Apo 2:23  ¡Y heriré a sus hijos hasta la muerte! Entonces todas las Asambleas Mesiánicas sabrán que Yo soy el que examina las mentes y los corazones, y que Yo les daré a cada uno lo que las obras de cada uno merezcan.
Apo 2:24  Pero al resto de ustedes, Tiatira, a los que no retienen esta enseñanza, los que no han conocido lo que es llamado 'las profundidades de ha satán', les digo esto: No les estoy imponiendo más carga;
Apo 2:25  sólo agárrense fuerte a lo que tienen hasta que Yo venga.
Apo 2:26  Aquel que prevalezca, y haga Mis obras hasta que la meta esté cumplida, Le daré autoridad sobre naciones;
Apo 2:27  las regirá con vara de hierro y las desmenuzará en pedazos como alfarería,[28][Sal 2:8 -9]
Apo 2:28  Así como Yo he recibido autoridad de mi Padre. Yo también le daré la Estrella de la Mañana.[29]
Apo 2:29  Los que tengan oídos, oigan lo que el Ruaj está diciendo a las Asambleas Mesiánicas."'

 


 

Apo 2:1  """Escribe esto al ángel de la iglesia de Éfeso: 'Esto es lo que dice el que tiene las siete estrellas en su mano derecha y que camina entre los siete candelabros de oro."
Apo 2:2  "Yo sé todo lo que haces, que trabajas duro y nunca te rindes, y que no aceptas a los malos. Has puesto a prueba a los que dicen ser apóstoles pero en realidad no lo son y te has dado cuenta de que son sólo unos mentirosos."
Apo 2:3  "Sé que te mantienes firme sin rendirte y que has enfrentado problemas por mi causa, sin darte por vencido."
Apo 2:4  'Pero tengo esto en tu contra: has dejado a un lado el amor que tenías al comienzo.
Apo 2:5  "Así que recuerda dónde estabas antes de caer. Cambia y haz lo que hacías al principio. Si no cambias, vendré a ti y quitaré tu candelabro de su lugar."
Apo 2:6  "Pero tienes esto a tu favor: al igual que yo, odias lo que hacen los nicolaítas."
Apo 2:7  "'Oigan bien lo que el Espíritu está diciendo a las iglesias. Al que salga victorioso, le permitiré comer del árbol de la vida que está en el jardín de Dios'."
Apo 2:8  """Escribe esto al ángel de la iglesia de Esmirna: 'Esto es lo que dice el que es el Primero y el Último, el que murió y ha vuelto a vivir."
Apo 2:9  "Conozco tu sufrimiento y tu pobreza, aunque en realidad eres muy rico. También sé lo mal que hablan de ti los que se dicen ser judíos y no lo son. Ellos no son verdaderos judíos, sino una sinagoga al servicio de Satanás."
Apo 2:10  "No te asustes por los sufrimientos que vienen. Escucha, el diablo va a meter a algunos de ustedes en la cárcel para ponerlos a prueba. Van a sufrir durante diez días, pero sigue firme en tu fe, incluso si tienes que morir. Si no renuncias a tu fe, yo te premiaré con la vida eterna."
Apo 2:11  "'Oigan bien lo que el Espíritu está diciendo a las iglesias. El que salga victorioso, será librado de la segunda muerte'."
Apo 2:12  """Escribe esto al ángel de la iglesia de Pérgamo: 'Esto es lo que dice el que tiene la espada de doble filo:"
Apo 2:13  "'Sé que vives donde Satanás tiene su trono; aun así, has sido muy leal conmigo y no renunciaste a tu fe en mí ni siquiera cuando mataron a Antipas, mi fiel testigo, en esa ciudad donde vive Satanás."
Apo 2:14  "'Sin embargo, tengo algunas cosas en tu contra: hay entre ustedes algunos que siguen las enseñanzas que le dio Balaam a Balac para que hiciera pecar al pueblo de Israel comiendo alimentos ofrecidos en sacrificio a los ídolos y cometiendo pecados sexuales. "
Apo 2:15  "Además, hay algunos que creen en lo que dicen los nicolaítas."
Apo 2:16  "Por lo tanto, cambia; de lo contrario, iré a ti rápidamente y pelearé contra ellos con la espada que sale de mi boca."
Apo 2:17  "'El que pueda oír que escuche lo que el Espíritu dice a las iglesias: 'Al que salga victorioso, le daré el maná escondido. También le daré una piedrita blanca en la que estará escrito un nuevo nombre que sólo puede conocer el que la recibe'."
Apo 2:18  """Escribe esto al ángel de la iglesia de Tiatira: 'Esto es lo que dice el Hijo de Dios, cuyos ojos son como una llama de fuego y cuyos pies son como bronce fino."
Apo 2:19  "'Sé lo que haces y conozco tu amor, tu fe, tu servicio y tu constancia. Sé que ahora estás haciendo más de lo que hacías al principio."
Apo 2:20  "Pero tengo esto en tu contra: permites que esa mujer, Jezabel, haga lo que quiera. Ella dice ser profetisa, pero con sus enseñanzas está alejando de mi lado a mi pueblo y les está haciendo cometer pecados sexuales y comer alimentos ofrecidos en sacrificio a los ídolos."
Apo 2:21  "Le di tiempo para que cambiara, pero ella no ha querido alejarse de su inmoralidad."
Apo 2:22  "'Por eso, voy a hacer que caiga enferma en cama y que los que cometieron adulterio con ella sufran mucho, a menos que dejen de pecar con ella."
Apo 2:23  "Voy a matar a sus seguidores con una plaga y así, todos los creyentes sabrán que yo sé todo lo que la gente piensa y siente. A cada uno de ustedes le pagaré según lo que haya hecho."
Apo 2:24  "'Tengo algo que decir al resto de ustedes en Tiatira: a quienes no siguen esas enseñanzas ni han aprendido lo que ellos llaman los profundos secretos de Satanás, no les exigiré nada más."
Apo 2:25  "Sólo pórtense como lo han hecho, hasta que yo llegue."
Apo 2:26  "Al que salga victorioso y siga haciendo hasta el final lo que yo pido, le daré poder sobre todas las naciones."
Apo 2:27  'Él las gobernará con un bastón de hierro. Las partirá en pedazos como si fueran vasijas de barro.
Apo 2:28  'Esa autoridad es la misma que recibo de mi Padre. También le daré al vencedor la estrella de la mañana.
Apo 2:29  Oigan bien lo que el Espíritu está diciendo a las iglesias.

 


 
  Conocen nuestro sitio 446985 visitantes (1663570 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!