Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W69
 


  Apocalipsis 01 

La version con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Apocalipsis


 

Apo 1:1  Apocalipsis(a)  de Jesucristo que le dio Dios, para manifestar a sus siervos lo que ha de acontecer en breve; y significó enviando, por su ángel, a su siervo Juan;
Apo 1:2  el que testificó la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo, cuanto vio.
Apo 1:3  Bienaventurado quien lee, y quien oye las palabras de la profecía y guarda lo en ella escrito; que el tiempo, cerca.
Apo 1:4  Juan a las siete iglesias las del Asia(b) : gracia a vosotros y paz del que es, y que era y que viene; y de los siete espíritus los a faz de su trono,
Apo 1:5  y de Jesucristo, —el testigo el fiel, el primogénito(c)  de los muertos y el príncipe de los reyes de la tierra. Al que nos ama, y nos lavó de nuestros pecados en su sangre;
Apo 1:6  e hízonos reino, sacerdotes para Dios y su Padre; a él la gloria y el imperio por los siglos de los siglos; amén.
Apo 1:7  «He aquí viene con las nubes, y verále todo ojo, y los que le traspasaron; y plañirán sobre él todas las tribus de la tierra». Sí; amén.
Apo 1:8  «Yo soy el alfa y la O(d)  [principio y fin], dice Señor Dios; el que es, y que era y que viene, el todopoderoso».
Apo 1:9  Yo Juan, vuestro hermano y copartícipe en la tribulación, y reino y paciencia, en Jesús, estuve en la isla llamada Patmos, por la palabra de Dios y el testimonio de Jesús;
Apo 1:10  estuve(e)  en espíritu en el dominico día, y oí detrás de mí una voz grande, como de trompeta,
Apo 1:11  diciendo: «Lo que miras, escribe en libro y envía a las siete iglesias: a éfeso, y a Esmirna, y a Pérgamo, y a Tiatira, y a Sardis, y a Filadelfia y a Laodicea»:
Apo 1:12  y volvíme a mirar la voz la que hablaba conmigo; y volviéndome, vi siete candelabros áureos;
Apo 1:13  y en medio de los candelabros a uno semejando hijo de hombre, revestido de talar y ceñido, a los pechos, de ceñidor áureo;
Apo 1:14  y su cabeza y los cabellos, esplendentes, como lana esplendente; como nieve; y sus ojos, como llama de fuego;
Apo 1:15  y sus pies semejantes a electro; como en horno encendidos; y su voz, como voz de aguas muchas;
Apo 1:16  y en su diestra mano, astros siete y de su boca, espada aguda, bifila saliendo; y su rostro, como el sol luce en su fuerza.
Apo 1:17  Y, cuando le vi, caí ante sus pies como muerto; y puso su diestra sobre mí, diciendo: «No temas: yo soy el primero y el último,
Apo 1:18  y el viviente, y estuve muerto, y he aquí viviente soy por los siglos de los siglos; y tengo las llaves de la muerte y del infierno.
Apo 1:19  Escribe, pues, lo que has visto, y lo que es, y lo que ha de ser, después de esto.
Apo 1:20  El misterio de los siete astros que has visto en mi diestra, y los siete candelabros los áureos —los siete astros, ángeles de las siete iglesias son, y los candelabros los siete, siete iglesias son.

 


 

Apo 1:1  Apocalipsis de Jesucristo, que, para instruir a sus siervos sobre las cosas que han de suceder pronto, ha dado Dios a conocer por su ángel a su siervo Juan,
Apo 1:2  el cual da testimonio de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo, de todo lo que él ha visto.
Apo 1:3  Bienaventurado el que lee, y los que escuchan las palabras de esta profecía, y los que observan las cosas en ella escritas, pues el tiempo está próximo.
Apo 1:4  Juan, a las siete Iglesias que hay en Asia: Con vosotros sean la gracia y la paz, de parte del que es, del que era y del que viene, y de los siete espíritus que están delante de su trono,
Apo 1:5  y de Jesucristo, el testigo veraz, el primogénito de los muertos, el príncipe de los reyes de la tierra. Al que nos ama y nos ha absuelto de nuestros pecados por la virtud de su sangre,
Apo 1:6  y nos ha hecho un reino y sacerdotes de Dios, su Padre, a El la gloria y el imperio por los siglos de los siglos, amén.
Apo 1:7  Ved que viene en las nubes del cielo, y todo ojo le verá, y cuantos le traspasaron; y se lamentarán todas las tribus de la tierra. Sí, amén."
Apo 1:8  Yo soy el alfa y la omega, dice el Señor Dios; el que es, el que era, el que viene, el todopoderoso."
Apo 1:9  Yo, Juan, vuestro hermano y compañero en la tribulación, en el reino y en la paciencia en Jesús, hallándome en la isla llamada Patmos, por la palabra de Dios y por el testimonio de Jesús,
Apo 1:10  fui arrebatado en espíritu el día del Señor y oí tras de mí una voz fuerte, como de trompeta, que decía:
Apo 1:11  Lo que vieres escríbelo en un libro y envíalo a las siete iglesias, a Efeso, a Esmirna, a Pérgamo, a Tiatira, a Sardes, a Filadelfia y a Laodicea.
Apo 1:12  Me volví para ver al que hablaba conmigo;"
Apo 1:13  y vuelto vi siete candeleros de oro, y en medio de los candeleros a uno, semejante a un hijo de hombre, vestido de una túnica talar y ceñidos los pechos con un cinturón de oro.
Apo 1:14  Su cabeza y sus cabellos eran blancos como la lana blanca, como la nieve; sus ojos, como llamas de fuego;"
Apo 1:15  sus pies, semejantes al azófar, como azófar incandescente en el horno, y su voz, como la voz de muchas aguas.
Apo 1:16  Tenía en su diestra siete estrellas, y de su boca salía una espada aguda de dos filos, y su aspecto era como el sol cuando resplandece en toda su fuerza.
Apo 1:17  Así que le vi, caí a sus pies como muerto; pero él puso su diestra sobre mí, diciendo:"
Apo 1:18  No temas, yo soy el primero y el último, el viviente, que fui muerto y ahora vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del infierno.
Apo 1:19  Escribe, pues, lo que vieres, tanto lo presente como lo que ha de ser después de esto.
Apo 1:20  Cuanto al misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra y los siete candeleros de oro, las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros las siete iglesias.

 


 

Apo 1:1  Dios le ha mostrado a Jesucristo lo que pronto sucederá, para que él se lo enseñe a sus servidores. Por eso Jesucristo se lo ha comunicado a Juan, su servidor, por medio de un ángel; y Juan ha puesto por escrito toda la verdad.
Apo 1:3  ¡Dios bendiga a quien lea en público este mensaje! ¡Y bendiga también a los que lo escuchen y lo obedezcan! ¡Ya viene el día en que Dios cumplirá todo lo que se anuncia en este libro!


Saludo
Apo 1:4  Yo, Juan, saludo a las siete iglesias que están en la provincia de Asia. Dios es el que vive, el que siempre ha vivido, y el que está por venir. Deseo que Dios y Jesucristo y los siete espíritus que están delante de su trono los amen a ustedes y les den su paz. Podemos confiar en que Jesucristo nos ama y dice la verdad acerca de Dios. Él fue el primero en resucitar, y es también el que gobierna sobre todos los reyes de la tierra.
Por medio de la muerte de Jesucristo, Dios nos ha perdonado nuestros pecados.
Apo 1:6  Además, Cristo nos permite gobernar como reyes, y nos ha nombrado sacerdotes al servicio de Dios su Padre. Por eso, ¡alaben todos a Jesucristo, y que sólo él tenga todo el poder del mundo! Amén.
Apo 1:7  ¡Miren!
¡Cristo viene en las nubes!
Todos lo verán venir,
aun los que lo mataron;
y todos los habitantes del mundo
llorarán por él.
Así sucederá, ¡Amén!
Apo 1:8  El Señor todopoderoso, el que vive, siempre ha vivido y está por llegar, dice: "Yo soy el principio y el fin".


Visión sobre Jesucristo
Apo 1:9  Yo, Juan, soy su hermano en Cristo, pues ustedes y yo confiamos en él. Y por confiar en él, pertenezco al reino de Dios, lo mismo que ustedes; tengo los mismos problemas y dificultades, pero también tengo la fuerza que Dios nos da para soportar esos sufrimientos. Por anunciar el mensaje de Dios y hablar de Jesucristo fui enviado a la isla de Patmos.
Apo 1:10  Pero un domingo, quedé bajo el poder del Espíritu Santo. Entonces escuché detrás de mí una voz muy fuerte, que sonaba como una trompeta.
Apo 1:11  Esa voz me dijo: "Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias de la provincia de Asia, es decir, a las iglesias de Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardes, Filadelfia y Laodicea".
Apo 1:12  Cuando me volví para ver quién me hablaba, vi siete candelabros de oro.
Apo 1:13  En medio de los candelabros vi a alguien que parecía ser Jesús, el Hijo del hombre. Vestía una ropa que le llegaba hasta los pies, y a la altura del pecho llevaba un cinturón de oro.
Apo 1:14  Su cabello era tan blanco como la lana, y hasta parecía estar cubierto de nieve. Sus ojos parecían llamas de fuego,
Apo 1:15  y sus pies brillaban como el bronce que se funde en el fuego y luego se pule. Su voz resonaba como enormes y estruendosas cataratas.
Apo 1:16  En su mano derecha tenía siete estrellas, y de su boca salía una espada delgada y de doble filo. Su cara brillaba como el sol de mediodía.
Apo 1:17  Al verlo, caí a sus pies como muerto. Pero él puso su mano derecha sobre mí, y me dijo:
"No tengas miedo. Yo soy el primero y el último,
Apo 1:18  y estoy vivo. Estuve muerto, pero ahora vivo para siempre, y tengo poder sobre la muerte.
Apo 1:19  "Escribe lo que has visto: lo que ahora sucede y lo que sucederá después.
Apo 1:20  Yo te explicaré el significado secreto de las siete estrellas que viste en mi mano, y de los siete candelabros de oro. Las siete estrellas representan a los ángeles de las siete iglesias, y los siete candelabros representan a las siete iglesias.

 


 

Apo 1:1  el cual ha dado testimonio de ser palabra de Dios, y testificación de Jesucristo, todo cuanto ha visto.
Apo 1:2  Bienaventurado el que lee con respeto, y escucha con docilidad las palabras de esta profecía, y observa las cosas escritas en ella, pues el tiempo de cumplirse está cerca.
Apo 1:3  Juan a las siete iglesias del Asia Menor. Gracia y paz a vosotros, de parte de aquel que es, y que era, y que ha de venir, y de parte de los siete espíritus, que asisten ante su trono,
Apo 1:4  y de parte de Jesucristo, el cual es testigo fiel, primogénito, o el primero que resucitó de entre los muertos, y soberano de los reyes de la tierra, el cual nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre,
Apo 1:5  y nos ha hecho reino y sacerdotes de Dios, Padre suyo. Al mismo la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.
Apo 1:6  Mirad cómo viene sentado sobre las nubes del cielo, y han de verle todos los ojos, y los mismos que le traspasaron o clavaron en la cruz. Y todos los pueblos de la tierra se herirán los pechos al verle. Sí, por cierto. Así será.
Apo 1:7  Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin de todas las cosas, dice el Señor Dios, que es, y que era, y que ha de venir, el Todopode-roso.
Apo 1:8  Yo Juan, vuestro hermano y compañero en la tribulación, y en el reino de los cielos, y en la tolerancia por Cristo Jesús , estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y del testimonio que daba de Jesús .
Apo 1:9  Un día de domingo fui arrebatado en espíritu, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta,
Apo 1:10  que decía: Lo que ves, escríbelo en un libro, y remítelo a las siete Iglesias de Asia, a saber, a Efeso, a Esmirna, a Pérgamo, a Tiatira, a Sardis, a Filadelfia, y a Laodicea.
Apo 1:11  Entonces me volví para conocer la voz que hablaba conmigo. Y vuelto vi siete candeleros de oro,
Apo 1:12  y en medio de los siete candeleros de oro vi a uno parecido al Hijo del Hombre, vestido de ropa talar, ceñido a la altura del pecho con una faja de oro.
Apo 1:13  Su cabeza y sus cabellos eran blancos como la lana más blanca, y como la nieve; sus ojos parecían llamas de fuego;
Apo 1:14  sus pies semejantes a bronce fino, cuando está fundido en horno ardiente; y su voz como el ruido de muchas aguas.
Apo 1:15  Y tenía en su mano derecha siete estrellas, y de su boca salía una espada de dos filos, y su rostro era resplandeciente como el sol de mediodía.
Apo 1:16  Y así que le vi, caí a sus pies como muerto. Mas él puso su diestra sobre mí, diciendo: No temas. Yo soy el primero y el último, o principio y fin de todo;
Apo 1:17  y estoy vivo, aunque fui muerto; y ahora he aquí que vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves, de la muerte y del infierno.
Apo 1:18  Escribe, pues las cosas que has visto, tanto las que son, como las que han de suceder después de éstas.
Apo 1:19  En cuanto al misterio de las siete estrellas que viste en mi mano derecha, y los siete candeleros de oro, las siete estrellas son los siete ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros son las siete iglesias.
Apo 1:20  Escribe al ángel de la iglesia de Efeso: Esto dice el que tiene las siete estrellas en su mano derecha, el que anda en medio de los siete candeleros de oro:

 


 

Apo 1:1  La revelación de Jesucristo,  que Dios le dio,  para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto;  y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan,
Apo 1:2  que ha dado testimonio de la palabra de Dios,  y del testimonio de Jesucristo,  y de todas las cosas que ha visto.
Apo 1:3  Bienaventurado el que lee,  y los que oyen las palabras de esta profecía,  y guardan las cosas en ella escritas;  porque el tiempo está cerca.
Apo 1:4  Juan,  a las siete iglesias que están en Asia:  Gracia y paz a vosotros,  del que es y que era y que ha de venir,  y de los siete espíritus que están delante de su trono;
Apo 1:5  y de Jesucristo el testigo fiel,  el primogénito de los muertos,  y el soberano de los reyes de la tierra.  Al que nos amó,  y nos lavó de nuestros pecados con su sangre,
Apo 1:6  y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios,  su Padre;  a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos.  Amén.
Apo 1:7  He aquí que viene con las nubes,  y todo ojo le verá,  y los que le traspasaron;  y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él.  Sí,  amén.
Apo 1:8  Yo soy el Alfa y la Omega,  principio y fin,  dice el Señor,  el que es y que era y que ha de venir,  el Todopoderoso.
Apo 1:9  Yo Juan,  vuestro hermano,  y copartícipe vuestro en la tribulación,  en el reino y en la paciencia de Jesucristo,  estaba en la isla llamada Patmos,  por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo.
Apo 1:10  Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor,  y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta,
Apo 1:11  que decía:  Yo soy el Alfa y la Omega,  el primero y el último.  Escribe en un libro lo que ves,  y envíalo a las siete iglesias que están en Asia:  a Efeso,  Esmirna,  Pérgamo,  Tiatira,  Sardis,  Filadelfia y Laodicea.
Apo 1:12  Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo;  y vuelto,  vi siete candeleros de oro,
Apo 1:13  y en medio de los siete candeleros,  a uno semejante al Hijo del Hombre,  vestido de una ropa que llegaba hasta los pies,  y ceñido por el pecho con un cinto de oro.
Apo 1:14  Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana,  como nieve;  sus ojos como llama de fuego;
Apo 1:15  y sus pies semejantes al bronce bruñido,  refulgente como en un horno;  y su voz como estruendo de muchas aguas.
Apo 1:16  Tenía en su diestra siete estrellas;  de su boca salía una espada aguda de dos filos;  y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza.
Apo 1:17  Cuando le vi,  caí como muerto a sus pies.  Y él puso su diestra sobre mí,  diciéndome:  No temas;  yo soy el primero y el último;
Apo 1:18  y el que vivo,  y estuve muerto;  mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos,  amén.  Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.
Apo 1:19  Escribe las cosas que has visto,  y las que son,  y las que han de ser después de estas.
Apo 1:20  El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra,  y de los siete candeleros de oro:  las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias,  y los siete candeleros que has visto,  son las siete iglesias.

 


 

Apo 1:1  La revelación de Jesús, el Cristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que conviene que sean hechas presto; y envió, y las indicó por señales por su ángel a Juan su siervo,
Apo 1:2  el cual ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesús, el Cristo, y de todas las cosas que ha visto.
Apo 1:3  Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta Profecía, y guardan las cosas que en ella están escritas, porque el tiempo está cerca.
Apo 1:4  Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia sea con vosotros, y paz del que es y que era, y que ha de venir, y de los siete Espíritus que están delante de su trono;
Apo 1:5  y de Jesús, el Cristo, el testigo fiel, el Primogénito de los muertos, y Príncipe de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos ha lavado de nuestros pecados con su sangre,
Apo 1:6  y nos ha hecho reyes y sacerdotes para Dios y su Padre: a él sea gloria e imperio para siempre jamás. Amén.
Apo 1:7  He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra se lamentarán sobre él. Así sea. Amén.
Apo 1:8  YO SOY el Alfa y la Omega: principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.
Apo 1:9  Yo Juan, vuestro hermano, y participante en la tribulación y en el Reino, y en la paciencia de Jesús, el Cristo; estaba en la isla que es llamada Patmos, por la palabra de Dios y el testimonio de Jesús, el Cristo.
Apo 1:10  Yo fui en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta,
Apo 1:11  que decía: YO SOY el Alfa y la Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete Iglesias que están en Asia: a Efeso, y a Esmirna, y a Pérgamo, y a Tiatira, y a Sardis, y a Filadelfia, y a Laodicea.
Apo 1:12  Y me volví a ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro;
Apo 1:13  y en medio de los siete candeleros, uno semejante al Hijo de hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por los pechos con una cinta de oro.
Apo 1:14  Y su cabeza y sus cabellos eran blancos como la lana blanca, como la nieve; y sus ojos como llama de fuego;
Apo 1:15  y sus pies semejantes al latón fino, ardientes como en un horno; y su voz como ruido de muchas aguas.
Apo 1:16  Y tenía en su diestra siete estrellas; y de su boca salía una espada aguda de dos filos. Y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza.
Apo 1:17  Y cuando yo le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; YO SOY el primero y el último;
Apo 1:18  y el que vivo, y he sido muerto; y he aquí que vivo para siempre jamás, Amén. Y tengo las llaves del infierno y de la muerte.
Apo 1:19  Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de éstas.
Apo 1:20  El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y los siete candeleros de oro. Las siete estrellas son los ángeles de las siete Iglesias; y los siete candeleros que has visto, son las siete Iglesias.

 


 

Apo 1:1  The Revelation of Jesus Christ, which God gave unto him, to shew unto his servants things which must shortly come to pass; and he sent and signified it by his angel unto his servant John:
Apo 1:2  Who bare record of the word of God, and of the testimony of Jesus Christ, and of all things that he saw.
Apo 1:3  Blessed is he that readeth, and they that hear the words of this prophecy, and keep those things which are written therein: for the time is at hand.
Apo 1:4  John to the seven churches which are in Asia: Grace be unto you, and peace, from him which is, and which was, and which is to come; and from the seven Spirits which are before his throne;
Apo 1:5  And from Jesus Christ, who is the faithful witness, and the first begotten of the dead, and the prince of the kings of the earth. Unto him that loved us, and washed us from our sins in his own blood,
Apo 1:6  And hath made us kings and priests unto God and his Father; to him be glory and dominion for ever and ever. Amen.
Apo 1:7  Behold, he cometh with clouds; and every eye shall see him, and they also which pierced him: and all kindreds of the earth shall wail because of him. Even so, Amen.
Apo 1:8  I am Alpha and Omega, the beginning and the ending, saith the Lord, which is, and which was, and which is to come, the Almighty.
Apo 1:9  I John, who also am your brother, and companion in tribulation, and in the kingdom and patience of Jesus Christ, was in the isle that is called Patmos, for the word of God, and for the testimony of Jesus Christ.
Apo 1:10  I was in the Spirit on the Lord's day, and heard behind me a great voice, as of a trumpet,
Apo 1:11  Saying, I am Alpha and Omega, the first and the last: and, What thou seest, write in a book, and send it unto the seven churches which are in Asia; unto Ephesus, and unto Smyrna, and unto Pergamos, and unto Thyatira, and unto Sardis, and unto Philadelphia, and unto Laodicea.
Apo 1:12  And I turned to see the voice that spake with me. And being turned, I saw seven golden candlesticks;
Apo 1:13  And in the midst of the seven candlesticks one like unto the Son of man, clothed with a garment down to the foot, and girt about the paps with a golden girdle.
Apo 1:14  His head and his hairs were white like wool, as white as snow; and his eyes were as a flame of fire;
Apo 1:15  And his feet like unto fine brass, as if they burned in a furnace; and his voice as the sound of many waters.
Apo 1:16  And he had in his right hand seven stars: and out of his mouth went a sharp twoedged sword: and his countenance was as the sun shineth in his strength.
Apo 1:17  And when I saw him, I fell at his feet as dead. And he laid his right hand upon me, saying unto me, Fear not; I am the first and the last:
Apo 1:18  I am he that liveth, and was dead; and, behold, I am alive for evermore, Amen; and have the keys of hell and of death.
Apo 1:19  Write the things which thou hast seen, and the things which are, and the things which shall be hereafter;
Apo 1:20  The mystery of the seven stars which thou sawest in my right hand, and the seven golden candlesticks. The seven stars are the angels of the seven churches: and the seven candlesticks which thou sawest are the seven churches.

 


 

Apo 1:1  Revelación de Jesucristo; se la concedió Dios para manifestar a sus siervos = lo que ha de suceder = pronto; y envió a su Ángel para dársela a conocer a su siervo Juan,
Apo 1:2  el cual ha atestiguado la Palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo: todo lo que vio.
Apo 1:3  Dichoso el que lea y los que escuchen las palabras de esta profecía y guarden lo escrito en ella, porque el Tiempo está cerca.
Apo 1:4  Juan, a las siete Iglesias de Asia. Gracia y paz a vosotros de parte de «Aquel que es, que era y que va a venir», de parte de los siete Espíritus que están ante su trono,
Apo 1:5  y de parte de Jesucristo, = el Testigo fiel, el Primogénito = de entre los muertos, = el Príncipe de los reyes de la tierra. = Al que nos ama y nos ha lavado con su sangre de nuestros pecados
Apo 1:6  y ha hecho de nosotros = un Reino de Sacerdotes = para su Dios y Padre, a él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén.
Apo 1:7  Mirad, = viene acompañado de nubes: = todo ojo le verá, hasta = los que le traspasaron, = y = por él harán duelo todas las razas = de la tierra. Sí. Amén.
Apo 1:8  Yo soy el Alfa y la Omega, dice el Señor Dios, «Aquel que es, que era y que va a venir», el Todopoderoso.
Apo 1:9  Yo, Juan, vuestro hermano y compañero de la tribulación, del reino y de la paciencia, en Jesús. Yo me encontraba en la isla llamada Patmos, por causa de la Palabra de Dios y del testimonio de Jesús.
Apo 1:10  Caí en éxtasis el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz, como de trompeta, que decía:
Apo 1:11  «Lo que veas escríbelo en un libro y envíalo a las siete Iglesias: a Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardes, Filadelfia y Laodicea».
Apo 1:12  Me volví a ver qué voz era la que me hablaba y al volverme, vi siete candeleros de oro,
Apo 1:13  y en medio de los candeleros = como a un Hijo de hombre, = vestido de una túnica talar, ceñido al talle con un = ceñidor de oro. =
Apo 1:14  = Su cabeza y sus cabellos eran blancos, como la lana blanca, = como la nieve; = sus ojos como = llama de = fuego =;
Apo 1:15  = sus pies parecían de metal = precioso acrisolado en el horno; = su voz como voz de grandes aguas. =
Apo 1:16  Tenía en su mano derecha siete estrellas, y de su boca salía una espada aguda de dos filos; y su rostro, como el sol cuando brilla con toda su fuerza.
Apo 1:17  Cuando lo vi, caí a sus pies como muerto. El puso su mano derecha sobre mí diciendo: «No temas, soy yo, = el Primero y el Ultimo, =
Apo 1:18  el que vive; estuve muerto, pero ahora estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la Muerte y del Hades.
Apo 1:19  Escribe, pues, lo que has visto: lo que ya es y = lo que va a suceder más tarde. =
Apo 1:20  La explicación del misterio de las siete estrellas que has visto en mi mano derecha y de los siete candeleros de oro es ésta: las siete estrellas son los Ángeles de las siete Iglesias, y los siete candeleros son las siete Iglesias.

 


 

Apo 1:1  Esta es la revelación que Dios hizo a Jesucristo, para que él mostrara a sus siervos lo que pronto ha de suceder. Jesucristo lo hadado a conocer enviando su ángel a su siervo Juan,
Apo 1:2  el cual ha dicho la verdad de todo lo que vio, y es testigo del mensaje de Dios confirmado por Jesucristo.
Apo 1:3  Dichoso el que lee y dichosos los que escuchan la lectura de este mensaje profético, y hacen caso de lo que aquí está escrito, porque y a se acerca el tiempo.
Apo 1:4  Juan saluda a las siete[1] iglesias de la provincia de Asia. Reciban ustedes gracia y paz de parte del que es y era y ha devenir, [2] y de parte de los siete espíritus[3] que están delante de su trono,
Apo 1:5  y también de parte de Jesucristo, testigo fiel, que fue el primero en resucitar y tiene autoridad sobre los reyes de la tierra. Cristo nos ama, y nos ha librado de nuestros pecados derramando su sangre,
Apo 1:6  y ha hecho de nosotros un reino; nos ha hecho sacerdotes al servicio de su Dios y Padre. ¡Que la gloria y el poder sean suyos para siempre! Amén.
 
Apo 1:7  ¡Cristo viene en las nubes!
Todos lo verán,
incluso los que lo traspasaron;
y todos los pueblos del mundo
harán duelo por él. [4]
Sí, amén.
Apo 1:8  "Yo soy el alfa y la omega, "[5]
 dice el Señor, el Dios todopoderoso, el que es y era y ha de venir.
Apo 1:9  yo, Juan, soy hermano de ustedes, y por mi unión con Jesús tengo parte con ustedes en el reino de Dios, en los sufrimientos y en la fortaleza para soportarlos. Por haber anunciado el mensaje de Dios confirmado por Jesús, me encontraba yo en la isla llamada Patmos.
Apo 1:10  y sucedió que en el día del Señor[6] quedé bajo el poder del Espíritu, y oí detrás de mí una fuerte voz, como un toque de trompeta,
Apo 1:11  que me decía: "Escribe en un libro lo que ves, y mándalo alas siete iglesias de la provincia de Asia: a Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardes, Filadelfia y Laodicea."
Apo 1:12  Me volví para ver de quién era la voz que me hablaba; y al hacerlo vi siete candelabros de oro,
Apo 1:13  y en medio de los siete candelabros vi a alguien que parecía ser un hijo de hombre, [7] vestido con una ropa que le llegaba hasta los pies y con un cinturón de oro a la altura del pecho.
Apo 1:14  Sus cabellos eran blancos como la lana, [8] o como la nieve, y sus ojos parecían llamas de fuego.
Apo 1:15  Sus pies brillaban como bronce pulido, fundido en un horno; y su voz era tan fuerte como el ruido de una cascada. [9]
Apo 1:16  En su mano derecha tenía siete estrellas, y de su boca salía una aguda espada de dos filos. Su cara era como el sol cuando brilla en todo su esplendor.
Apo 1:17  Al verlo, caí a sus pies como muerto. Pero él, poniendo su mano derecha sobre mí, me dijo: "No tengas miedo; yo soy el primero y el último, [10]
Apo 1:18  y el que vive. Estuve muerto, pero ahora vivo para siempre. Y o tengo las llaves del reino de la muerte.
Apo 1:19  Escribe lo que has visto: lo que ahora hay y lo que va a haber después.
Apo 1:20  Este es el secreto de las siete estrellas que has visto en mi mano derecha, y de los siete candelabros de oro: las siete estrellas representan a los ángeles de las siete iglesias, y los siete candelabros representan a las siete iglesias.

 


 

Apo 1:1  Una revelación por Jesucristo, que Dios le dio, para mostrar a sus esclavos las cosas que tienen que suceder dentro de poco. Y él envió a su ángel y mediante este [la] presentó en señales a su esclavo Juan,
Apo 1:2  que dio testimonio de la palabra que Dios dio y del testimonio que Jesucristo dio, aun de todas las cosas que vio.
Apo 1:3  Feliz es el que lee en voz alta, y los que oyen, las palabras de esta profecía, y que observan las cosas que se han escrito en ella; porque el tiempo señalado está cerca.
Apo 1:4  Juan, a las siete congregaciones que están en el [distrito de] Asia: Que tengan bondad inmerecida y paz de parte de “Aquel que es y que era y que viene”, y de los siete espíritus que están delante de su trono,
Apo 1:5  y de Jesucristo, “el Testigo Fiel”, “El primogénito de los muertos”, y “El Gobernante de los reyes de la tierra”.  Al que nos ama y que nos desató de nuestros pecados por medio de su propia sangre
Apo 1:6  —e hizo que fuéramos un reino, sacerdotes para su Dios y Padre—, sí, a él sea la gloria y la potencia para siempre. Amén.
Apo 1:7  ¡Miren! Viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que lo traspasaron; y todas las tribus de la tierra se golpearán en desconsuelo a causa de él. Sí, amén.
Apo 1:8  “Yo soy el Alfa y la Omega —dice Jehová Dios—, Aquel que es y que era y que viene, el Todopoderoso.”
Apo 1:9  Yo Juan, hermano de ustedes y partícipe con ustedes en la tribulación y reino y aguante en compañía con Jesús, llegué a estar en la isla que se llama Patmos por hablar acerca de Dios y por dar testimonio de Jesús.
Apo 1:10  Por inspiración llegué a estar en el día del Señor, y oí detrás de mí una voz poderosa como la de una trompeta,
Apo 1:11  que decía: “Lo que ves, escríbelo en un rollo y envíalo a las siete congregaciones, en Éfeso y en Esmirna y en Pérgamo y en Tiatira y en Sardis y en Filadelfia y en Laodicea”.
Apo 1:12  Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo, y, habiéndome vuelto, vi siete candelabros de oro,
Apo 1:13  y en medio de los candelabros a alguien semejante a un hijo de hombre, vestido de una prenda de vestir que llegaba hasta los pies, y ceñido por los pechos con un cinturón de oro.
Apo 1:14  Además, su cabeza y su cabello eran blancos como lana blanca, como nieve, y sus ojos como una llama de fuego;
Apo 1:15  y sus pies eran semejantes al cobre fino cuando fulgura en el horno; y su voz era como el sonido de muchas aguas.
Apo 1:16  Y en su mano derecha tenía siete estrellas, y de su boca salía una aguda espada larga de dos filos, y su semblante era como el sol cuando resplandece en su poder.
Apo 1:17  Y cuando lo vi, caí como muerto a sus pies.  Y él puso su mano derecha sobre mí y dijo: “No tengas temor. Yo soy el Primero y el Último,
Apo 1:18  y el viviente; y llegué a estar muerto, pero, ¡mira!, vivo para siempre jamás, y tengo las llaves de la muerte y del Hades.
Apo 1:19  Por lo tanto, escribe las cosas que viste, y las cosas que son y las cosas que se efectuarán después de estas.
Apo 1:20  En cuanto al secreto sagrado de las siete estrellas que viste sobre mi mano derecha, y [de] los siete candelabros de oro: Las siete estrellas significan [los] ángeles de las siete congregaciones, y los siete candelabros significan siete congregaciones.

 


 

Apo 1:1  Dios le ha mostrado a Jesucristo lo que pronto sucederá, para que él se lo enseñe a sus servidores. Por eso Jesucristo se lo ha comunicado a Juan, su servidor, por medio de un ángel; y Juan ha puesto por escrito toda la verdad.
Apo 1:3  ¡Dios bendiga a quien lea en público este mensaje! ¡Y bendiga también a los que lo escuchen y lo obedezcan! ¡Ya viene el día en que Dios cumplirá todo lo que se anuncia en este libro!
Apo 1:4  Yo, Juan, saludo a las siete iglesias que están en la provincia de Asia. Dios es el que vive, el que siempre ha vivido, y el que está por venir. Deseo que Dios y Jesucristo, y los siete espíritus que están delante de su trono, los amen a ustedes y les den su paz. Podemos confiar en que Jesucristo nos ama y dice la verdad acerca de Dios. Él fue el primero en resucitar, y es también el que gobierna sobre todos los reyes de la tierra. Por medio de la muerte de Jesucristo, Dios nos ha perdonado nuestros pecados.
Apo 1:6  .Además, Cristo nos permite gobernar como reyes, y nos ha puesto como sacerdotes al servicio de Dios su Padre. Por eso, ¡alaben todos a Jesucristo, y que sólo él tenga todo el poder del mundo! Amén.
Apo 1:7  .¡Miren! ¡Cristo viene en las nubes! Todos lo verán venir, aun los que lo mataron; y todos los habitantes del mundo llorarán por él. Así sucederá. Amén.
Apo 1:8  .El Señor todopoderoso, el que vive y siempre ha vivido, y que está por llegar, dice: «Yo soy el principio y el fin».
Apo 1:9  .Yo, Juan, soy su hermano en Cristo, pues ustedes y yo confiamos en él. Y por confiar en él, pertenezco al reino de Dios, lo mismo que ustedes; tengo los mismos problemas y dificultades, pero también tengo la fuerza que Dios nos da para soportar esos sufrimientos. Por anunciar el mensaje de Dios y hablar de Jesucristo fui enviado a la isla de Patmos.
Apo 1:10  .Pero un domingo quedé bajo el poder del Espíritu Santo. Entonces escuché detrás de mí una voz muy fuerte, que sonaba como una trompeta.
Apo 1:11  .Esa voz me dijo: «Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias de la provincia de Asia, es decir, a las iglesias de Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardes, Filadelfia y Laodicea.»
Apo 1:12  .Cuando me volví para ver quién me hablaba, vi siete candelabros de oro.
Apo 1:13  En medio de los candelabros vi a alguien que parecía ser Jesús, el Hijo del hombre. Vestía una ropa que le llegaba hasta los pies, y a la altura del pecho llevaba un cinturón de oro.
Apo 1:14  Su cabello era tan blanco como la lana, y hasta parecía estar cubierto de nieve. Sus ojos parecían llamas de fuego,
Apo 1:15  y sus pies brillaban como el bronce que se funde en el fuego y luego se pule. Su voz resonaba como enormes y estruendosas cataratas.
Apo 1:16  En su mano derecha tenía siete estrellas, y de su boca salía una espada delgada y de doble filo. Su cara brillaba como el sol de mediodía.
Apo 1:17  Al verlo, caí a sus pies como muerto. Pero él puso su mano derecha sobre mí, y me dijo: «No tengas miedo. Yo soy el primero y el último,
Apo 1:18  y estoy vivo. Estuve muerto, pero ahora vivo para siempre, y tengo poder sobre la muerte.
Apo 1:19  »Escribe lo que has visto, tanto lo que ahora sucede como lo que sucederá después.
Apo 1:20  Yo te explicaré el significado secreto de las siete estrellas que viste en mi mano, y de los siete candelabros de oro. Las siete estrellas representan a los ángeles de las siete iglesias, y los siete candelabros representan a las siete iglesias.

 


 

Apo 1:1  Esta es la revelación[1] que YAHWEH dio a Yahshúa Ha Mashíaj, para que El pudiera mostrar a sus siervos lo que tiene que suceder muy pronto. El la comunicó enviando su malaj a su siervo Yojanán,
Apo 1:2  quién dio testimonio de la Palabra de YAHWEH, y del testimonio de Yahshúa Ha Mashíaj, y todo lo mucho que vio.
Apo 1:3  ¡Benditos sean los que leen y los que oyen las palabras de esta profecía, con tal que obedezcan las cosas escritas en ella![2] ¡Porque el tiempo está cerca!
Apo 1:4  De: Yojanán A: Las siete Asambleas Mesiánicas en la provincia de Asia:[3] Misericordia y Shalom a ustedes, del Unico que es, del que era, y del que ha de venir; de los siete Ruajim delante de Su trono;[4]
Apo 1:5  y de Yahshúa Ha Mashíaj el Testigo lleno de F idelidad, el primero que ha nacido de entre los muertos, y el que gobierna a todos los reyes de la tierra. A El, al que nos ama, que nos ha liberado de nuestros pecados al costo de Su Sangre;
Apo 1:6  por El somos un reino, esto es, kohanim para YAHWEH Su Padre, a El sea la Gloria y el Dominio por siempre y para siempre. Amein.
Apo 1:7  ¡Miren! ¡El viene con las nubes![Da 7:13] Todo ojo le verá, incluyendo aquellos que lo traspasaron; y todas las tribus [5] de La Tierra estarán de luto.[Zc 12:10, 12, 14] ¡Sí! ¡Amein!
Apo 1:8  "Yo soy el 'Alef' y la 'Tav'," dice YAHWEH,[Ge 1:1] Elohim de los ejércitos del cielo, El que es, que fue y que está viniendo, HaElyon.[6]
Apo 1:9  Yo, Yojanán, soy un hermano de ustedes, y compañero que comparte los sufrimientos en el reino y la perseverancia que vienen de estar unidos con Yahshúa. Yo había sido deportado a la isla llamada Patmos[7] por haber proclamado el mensaje de YAHWEH y dado testimonio de Yahshúa.
Apo 1:10  Fui llevado en el Ruaj en el Día de YAHWEH,[8] y oí detrás de mí una gran voz como de shofar,
Apo 1:11  diciendo: "¡Escribe en un rollo lo que ves, y mándalo a las siete Asambleas Mesiánicas de Asia: Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea!"
Apo 1:12  Yo me volví para ver quién me estaba hablando; y cuando me volví, vi siete menorot de oro;
Apo 1:13  y entre los menorot había alguien como el Ben Ha Adam,[Da 7:13] que vestía una túnica que llegaba hasta sus pies y una banda de oro alrededor de su pecho.
Apo 1:14  Su cabeza y su cabello eran blancos como lana de color blanco nieve; sus ojos como llama de fuego ardiente;
Apo 1:15  sus pies como bronce pulido, refinado en horno; y su voz como el sonido de aguas que se precipitan.[9][Da 10:5 -6; Ez 1:24, 43:2]
Apo 1:16  En su mano derecha tenía siete estrellas, de su boca salía una espada aguda de doble filo;[10] y su rostro era como el sol resplandeciente con todo vigor.
Apo 1:17  Cuando le vi, caí a sus pies como un hombre muerto. El puso su mano derec ha sobre mí, y me dijo: "¡No tengas temor! Yo soy el Primero y el Ultimo,
Apo 1:18  **El que Vive, y estuvo muerto, ¡pero mira! ¡Yo estoy vivo por siempre y para siempre! Y tengo las llaves de la Muerte y del Sheol.
Apo 1:19  Así que, escribe lo que ves, ambos lo que es ahora y lo que sucederá después.
Apo 1:20  He aquí el significado secreto de las siete estrellas que has visto en mi mano derecha, y de los siete menorot de oro: Las siete estrellas son los malajim de las siete Asambleas Mesiánicas, y los siete menorot son las siete Asambleas Mesiánicas.[11]

 


 

Apo 1:1  Esta es la revelación que le dio Dios a Jesucristo para mostrarles a sus seguidores todo lo que pronto va a suceder. Jesucristo envió a su ángel para que le mostrara esto a su siervo Juan.
Apo 1:2  "Él contó todo lo que vio, es decir, la verdad que le dio Jesucristo, el mensaje de Dios."
Apo 1:3  "Afortunado el que lee esta profecía y también los que escuchan y hacen caso de este mensaje, porque está cerca el tiempo en que esto sucederá."
Apo 1:4  "De Juan, Para las siete iglesias que están en Asia: Que todos ustedes gocen del generoso amor y la paz de parte del que es, era y será, de parte de los siete espíritus que están ante su trono"
Apo 1:5  "y de Jesucristo, quien es el testigo fiel, el primero en resucitar y el que gobierna por encima de los reyes del mundo. Cristo nos ama y con su sangre nos liberó de nuestros pecados,"
Apo 1:6  ha hecho de nosotros un reino y nos hizo sacerdotes que sirven a Dios su Padre. ¡A él sean el poder y la gloria por siempre! Así sea.
Apo 1:7  "Miren, Cristo va a venir en las nubes. Todos lo verán, incluso los que le atravesaron el costado con una lanza, y todas las naciones de la tierra llorarán por él. Así sea."
Apo 1:8  "El Señor Dios dice: ""Yo soy el Alfa y la Omega, el que es, era y será. Soy el Todopoderoso""."
Apo 1:9  "Yo soy Juan, hermano de ustedes en Cristo; estamos unidos en Jesús y compartimos su sufrimiento, su reino y su fortaleza. Me encontraba en la isla de Patmos por ser fiel al mensaje de Dios y dar testimonio sobre Jesús."
Apo 1:10  "En el día del Señor, el Espíritu me tomó bajo su control y oí detrás de mí una voz tan fuerte como una trompeta,"
Apo 1:11  "que decía: ""Escribe en un libro lo que veas y envíaselo a las siete iglesias: Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea""."
Apo 1:12  Entonces me volví para ver quién me hablaba y vi siete candelabros de oro.
Apo 1:13  "En medio de ellos, estaba uno que parecía un ser humano, vestido con una túnica larga y tenía una banda dorada atada a su pecho."
Apo 1:14  "Su cabello era blanco como la lana o la nieve, y sus ojos brillaban como llamas de fuego."
Apo 1:15  Sus pies eran como bronce brillante recién salido del horno y su voz era como el sonido de una catarata.
Apo 1:16  En su mano derecha tenía siete estrellas y de su boca salía una espada de doble filo. Su cara se veía como el sol cuando brilla con fuerza.
Apo 1:17  "Al verlo, caí a sus pies como muerto. Luego, él puso su mano derecha sobre mí y dijo: ""No tengas miedo. Yo soy el Primero y el Último."
Apo 1:18  "Soy el que vive; estuve muerto, pero mira: ahora vivo para siempre. Tengo poder sobre la muerte y también tengo las llaves del lugar de los muertos."
Apo 1:19  "Escribe lo que has visto, lo que está sucediendo y lo que va a suceder después de esto."
Apo 1:20  Aquí está el significado secreto de las siete estrellas que viste en mi mano derecha y de los siete candelabros dorados: los siete candelabros son las siete iglesias y las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias.

 


 
  Conocen nuestro sitio 445355 visitantes (1653313 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!