Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W64
 


  Romanos 14 

La version con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Romanos


 

Rom 14:1  Y al débil en la fe(a)  acoged, no para juicios de opiniones.
Rom 14:2  Uno cree(b)  comer todo; otro, enfermo(c) , hortalizas come.
Rom 14:3  El que come, al que no come, no desprecie; y el que no come, al que come no juzgue; pues Dios le ha acogido.
Rom 14:4  Tú ¿quién eres el que juzgas a ajeno siervo? Para el propio Señor álzase(d)  o cae; alzaráse, empero; porque puede el Señor alzarle.
Rom 14:5  Uno juzga día ante día(e) ; otro juzga todo día. Cada cual en el propio sentir plenamente se confirme(f) .
Rom 14:6  El que observa el día, para Señor observa (y el que no observa el día, para Señor no observa). Y el que come, para Señor come; pues agradece a Dios; y el que no come, para Señor no come, y agradece a Dios.
Rom 14:7  Pues nadie de nosotros para sí mismo vive; y nadie para sí mismo muere;
Rom 14:8  pues sea que vivamos, para el Señor vivimos; sea que muramos, para el Señor morimos. Luego sea que vivamos, sea que muramos, del Señor somos.
Rom 14:9  Que, para esto, Cristo murió y ha vivido(g) , para que, y a muertos y a vivos señoree.
Rom 14:10  Y tú ¿qué juzgas a tu hermano? O también tú ¿qué desprecias a tu hermano? Pues todos nos presentaremos al tribunal de Dios.
Rom 14:11  Que escrito está: Is. 45,23 . ¡Vivo yo!, dice Señor: que a mí se doblará toda rodilla; y toda lengua confesará a Dios.
Rom 14:12  Por consiguiente cada uno de nosotros acerca de sí mismo razón dará a Dios.
Rom 14:13  Luego, no más ya unos a otros juzguemos; sino esto juzgad más bien: el no poner tropiezo al hermano o escándalo.
Rom 14:14  Sé y estoy cierto, en Señor Jesús, de que nada común(h)  por sí mismo, sino para el que cree que algo común es; —para aquél, común(i) .
Rom 14:15  Pues, si por comida tu hermano es contristado, ya no, según caridad caminas. No con tu comida a aquél pierdas, por quien Cristo murió.
Rom 14:16  No se blasfeme, pues, vuestro bien(j) .
Rom 14:17  Que no es el reino de Dios comida y bebida, sino justicia, y paz, y gozo en Espíritu Santo;
Rom 14:18  pues el que en esto sirve al Cristo ¡bienplaciente a Dios y probado(k)  a los hombres!
Rom 14:19  Por lo tanto, lo de la paz persigamos y lo de la edificación de los unos a los otros (guardemos).
Rom 14:20  No a causa de comida deshagas la obra de Dios. Todas las cosas ciertamente puras; pero malo para el hombre el que, por medio de tropiezo, come;
Rom 14:21  Bello el no comer carnes, ni beber vino, ni(l)  en lo que tu hermano tropieza, o se escandaliza o flaquea.
Rom 14:22  Tú, la fe que tienes, para ti mismo ten a faz de Dios. Bienaventurado el que no juzga(m)  a sí mismo en lo que probare;
Rom 14:23  pero el que, vacilando, comiere, condenado está, porque no de fe(n) ; y todo lo no de fe, pecado es.

 


 

Rom 14:1  Acoged al flaco en la fe, sin entrar en disputas sobre opiniones.
Rom 14:2  Hay quien cree poder comer de todo; otro, flaco, tiene que contentarse con verduras."
Rom 14:3  El que come no desprecie al que no come y el que no come no juzgue al que come, porque Dios le acogió.
Rom 14:4  ¿Quién eres tú para juzgar al criado ajeno? Que esté en pie o caiga, es asunto que no concierne sino a su amo; pero se mantendrá en pie, que poderoso es el Señor para sostenerle."
Rom 14:5  Hay quien distingue un día de otro día, y hay quien juzga iguales todos los días; cada uno proceda según su propio sentir."
Rom 14:6  El que distingue los días, por el Señor los distingue; y el que come, por el Señor come, dando gracias a Dios; y el que no come, por el Señor no come, dando gracias a Dios."
Rom 14:7  Porque ninguno de nosotros para sí mismo vive, y ninguno para sí mismo muere;"
Rom 14:8  pues, si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, morimos para el Señor. En fin, sea que vivamos, sea que muramos, del Señor somos."
Rom 14:9  Que por esto murió Cristo y resucitó, para dominar sobre muertos y vivos.
Rom 14:10  Y tú, ¿cómo juzgas a tu hermano o por qué desprecias a tu hermano? Pues todos hemos de comparecer ante el tribunal de Dios.
Rom 14:11  Porque escrito está: “Vivo yo, dice el Señor, que a mí se doblará toda rodilla y toda lengua rendirá homenaje a Dios.”
Rom 14:12  Por consiguiente, cada uno dará a Dios cuenta de sí.
Rom 14:13  No nos juzguemos, pues, ya más los unos a los otros; y mirad sobre todo no pongáis tropiezos o escándalo al hermano."
Rom 14:14  Yo sé, y estoy persuadido en el Señor Jesús, que nada hay de suyo impuro; mas para el que juzga que algo es impuro, para ése lo es."
Rom 14:15  Si por tu comida tu hermano se entristeciese, ya no andas en caridad. Mira que por tu comida no seas ocasión de que se pierda aquel por quien Cristo murió.
Rom 14:16  No sea, pues, vuestra libertad materia de maledicencia,
Rom 14:17  porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo.
Rom 14:18  Pues el que en esto sirve a Cristo es grato a Dios y aplaudido de los hombres.
Rom 14:19  Por tanto, trabajemos por la paz y por nuestra mutua edificación.
Rom 14:20  No destruyas, por amor de la comida, la obra de Dios. Todas las cosas son puras, pero es malo para el hombre comer escandalizando.
Rom 14:21  Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni hacer nada en que tu hermano tropiece o se escandalice o flaquee.
Rom 14:22  La convicción que tú tienes, guárdala para ti y para Dios. Dichoso el que a sí mismo no tenga que reprocharse en las resoluciones que tome.
Rom 14:23  El que no sale de dudas, si come, se condena, porque ya no procede según conciencia, y todo lo que no es según conciencia es pecado.

 


 

Rom 14:1  Reciban bien a los cristianos débiles, es decir, a los que todavía no entienden bien qué es lo que Dios ordena. Si en algo no están de acuerdo con ellos, no discutan.
Rom 14:2  Por ejemplo, hay quienes se sienten fuertes y creen que está bien comer de todo, mientras que los débiles sólo comen verduras.
Rom 14:3  Pero los que comen de todo no deben despreciar a los otros. De igual manera, los que sólo comen verduras no deben criticar a los que comen de todo, pues Dios los ha aceptado por igual.
Rom 14:4  Ustedes no tienen derecho de criticar al esclavo de otro. Es el dueño del esclavo quien decide si su esclavo trabaja bien o no. Así también, Dios es el único que tiene poder para ayudar a cada uno a cumplir bien su trabajo.
Rom 14:5  Permítanme darles otro ejemplo. Hay algunos que piensan que ciertos días son especiales, mientras que para otras personas todos los días son iguales. Cada uno debe estar seguro de que piensa lo correcto.
Rom 14:6  Los que piensan que cierto día es especial, lo hacen para honrar a Dios. Y los que comen de todo, lo hacen también para honrar a Dios, y le dan las gracias. Igual sucede con los que sólo comen verduras, pues lo hacen para honrar a Dios, y también le dan las gracias.
Rom 14:7  Nuestra vida y nuestra muerte ya no son nuestras, sino que son de Dios.
Rom 14:8  Si vivimos o morimos, es para honrar al Señor Jesucristo. Ya sea que estemos vivos, o que estemos muertos, somos de él.
Rom 14:9  En realidad, Jesucristo murió y resucitó para tener autoridad sobre los vivos y los muertos.
Rom 14:10  Por eso no deben ustedes criticar a los otros hermanos de la iglesia, ni despreciarlos, porque todos seremos juzgados por Dios.
Rom 14:11  En la Biblia Dios dice:
"Juro por mi vida
que, en mi presencia,
todos se arrodillarán
y me alabarán".
Rom 14:12  Así que todos tendremos que presentarnos delante de Dios para que él nos juzgue.


No hagan daño a otros
Rom 14:13  Ya no debemos criticarnos unos a otros. Al contrario, no hagamos que por culpa nuestra un seguidor de Cristo peque o pierda su confianza en Dios.
Rom 14:14  A mí, nuestro Señor Jesús me ha enseñado que ningún alimento es malo en sí mismo. Pero si alguien piensa que alguna comida no se debe comer, entonces no debe comerla.
Rom 14:15  Si algún hermano se ofende por lo que ustedes comen, es porque no le están mostrando amor. No permitan que, por insistir en comer ciertos alimentos, acabe en el infierno alguien por quien Cristo murió.
Rom 14:16  No permitan que se hable mal de la libertad que Cristo les ha dado.
Rom 14:17  En el reino de Dios no importa lo que se come ni lo que se bebe. Más bien, lo que importa es hacer el bien, y vivir en paz y con alegría. Y todo esto puede hacerse por medio del Espíritu Santo.
Rom 14:18  Si servimos a Jesucristo de esta manera, agradaremos a Dios y la gente nos respetará.
Rom 14:19  Por lo tanto, vivamos en paz unos con otros, y ayudémonos a crecer más en la nueva vida que Cristo nos ha dado.
Rom 14:20  No permitan que por insistir en lo que se debe o no se debe comer, se arruine todo lo bueno que Dios ha hecho en la vida del hermano débil. La verdad es que toda comida es buena; lo malo es que por comer algo, se haga que otro hermano deje de creer en Dios.
Rom 14:21  Más vale no comer carne, ni beber vino, ni hacer nada que pueda causarle problemas a otros hermanos.
Rom 14:22  Lo que ustedes decidan sobre estas cosas es algo entre Dios y ustedes. ¡Dichosos los que se sienten libres para hacer algo, y no se sienten mal de haberlo hecho!
Rom 14:23  Pero si alguien no está seguro si debe o no comer algo, y lo come, hace mal, porque no está actuando de acuerdo con lo que cree. Y ustedes bien saben que eso es malo, pues todo lo que se hace en contra de lo que uno cree, es pecado.

 


 

Rom 14:1  Tratad con caridad al que todavía es débil en la fe o poco instruido en ella, sin andar con él en disputas de opiniones.
Rom 14:2  Porque tal hay que tiene por lícito el comer de todo, mientras el débil no comerá sino legumbres, o verduras.
Rom 14:3  El que de todo come, no desprecie ni condene al que no se atreve a comer de todo; y el que no come de todo, no se meta en juzgar al que come; pues Dios le ha recibido por suyo o en su Iglesia.
Rom 14:4  ¿Quién eres tú para juzgar al que es siervo de otro? Si cae, o si se mantiene firme, esto pertenece a su amo; pero firme se mantendrá, pues poderoso es Dios para sostenerlo.
Rom 14:5  Del mismo modo también uno hace diferencia entre día y día, al paso que otro tiene todos los días por iguales, cada uno obre según le dicte su recta conciencia.
Rom 14:6  El que hace distinción de días, la hace para agradar al Señor. Y el que come de todo para agradar al Señor come, pues da gracias a Dios. Y el que se abstiene de ciertas viandas, por respeto al Señor lo hace; y así es que da gracias a Dios.
Rom 14:7  Como quiera que ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno de nosotros muere para sí.
Rom 14:8  Que como somos de Dios, si vivimos, para el Señor vivimos, y si morimos para el Señor morimos. Ora, pues, vivamos, ora muramos, del Señor somos.
Rom 14:9  Porque a este fin murió Cristo , y resucitó, para redimirnos y adquirir un soberano dominio sobre vivos y muertos.
Rom 14:10  Ahora bien, ¿por qué tú que sigues todavía la ley condenas a tu hermano?; o ¿por qué tú que no la sigues desprecias a tu hermano que aún la guarda? No le juzgues, porque todos hemos de comparecer ante el tribunal de Cris-to.
Rom 14:11  Pues escrito está: Yo juro por mí mismo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, y que toda lengua o nación ha de confesar que soy Dios.
Rom 14:12  Así que cada uno de nosotros ha de dar cuenta a Dios de sí mismo.
Rom 14:13  No nos juzguemos, pues, ya más unos a otros; pensad sí, y poned cuidado en no causar tropiezo o escándalo al hermano.
Rom 14:14  Yo bien sé, y estoy seguro según la doctrina del Señor Jesús , que ninguna cosa es de suyo inmunda, sino que viene a ser inmunda para aquel que por tal la tiene.
Rom 14:15  Mas si por lo que comes, tu hermano se estristece y escandaliza, ya tu proceder no es conforme a caridad. No quieras por tu manjar perder a aquel por quien Cristo murió.
Rom 14:16  No se dé, pues, ocasión a que se blasfeme de nuestro bien.
Rom 14:17  Que no consiste el reino de Dios en comer, ni en beber esto o aquello, sino en la justicia, en la paz y en el gozo del Espíritu Santo.
Rom 14:18  Pues el que así sirve a Cristo , agrada a Dios, y tiene la aprobación de los hombres.
Rom 14:19  En suma, procuremos las cosas que contribuyen a la paz, y observemos las que pueden servir a nuestra mutua edificación.
Rom 14:20  No quieras por un manjar destruir la obra de Dios, escandalizando al prójimo. Es verdad que todas las viandas son limpias; pero hace mal el hombre al comer de ellas con escándalo de los otros.
Rom 14:21  Y al contrario, hace bien en no comer carne, y en no beber vino, ni en tomar otra cosa por la cual su hermano se ofende, o se escandaliza, o se debilita en la fe.
Rom 14:22  ¿Tienes tú una fe ilustrada?; tenla para contigo delante de Dios y obra según ella. Dichoso aquel que no es condenado por su misma conciencia en lo que resuelve.
Rom 14:23  Pero aquel que hace distinción de viandas, si come contra su conciencia, es condenado por ella misma, porque no obra de buena fe. Y todo lo que no es según la fe o dictamen de la conciencia, pecado es.

 


 

Rom 14:1  Recibid al débil en la fe,  pero no para contender sobre opiniones.
Rom 14:2  Porque uno cree que se ha de comer de todo;  otro,  que es débil,  come legumbres.
Rom 14:3  El que come,  no menosprecie al que no come,  y el que no come,  no juzgue al que come;  porque Dios le ha recibido.
Rom 14:4  ¿Tú quién eres,  que juzgas al criado ajeno?  Para su propio señor está en pie,  o cae;  pero estará firme,  porque poderoso es el Señor para hacerle estar firme.
Rom 14:5  Uno hace diferencia entre día y día;  otro juzga iguales todos los días.  Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente.
Rom 14:6  El que hace caso del día,  lo hace para el Señor;  y el que no hace caso del día,  para el Señor no lo hace.  El que come,  para el Señor come,  porque da gracias a Dios;  y el que no come,  para el Señor no come,  y da gracias a Dios.
Rom 14:7  Porque ninguno de nosotros vive para sí,  y ninguno muere para sí.
Rom 14:8  Pues si vivimos,  para el Señor vivimos;  y si morimos,  para el Señor morimos.  Así pues,  sea que vivamos,  o que muramos,  del Señor somos.
Rom 14:9  Porque Cristo para esto murió y resucitó,  y volvió a vivir,  para ser Señor así de los muertos como de los que viven.
Rom 14:10  Pero tú,  ¿por qué juzgas a tu hermano?  O tú también,  ¿por qué menosprecias a tu hermano?  Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo.
Rom 14:11  Porque escrito está:
 Vivo yo,  dice el Señor,  que ante mí se doblará toda rodilla,
 Y toda lengua confesará a Dios.
Rom 14:12  De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.
Rom 14:13  Así que,  ya no nos juzguemos más los unos a los otros,  sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano.
Rom 14:14  Yo sé,  y confío en el Señor Jesús,  que nada es inmundo en sí mismo;  mas para el que piensa que algo es inmundo,  para él lo es.
Rom 14:15  Pero si por causa de la comida tu hermano es contristado,  ya no andas conforme al amor.  No hagas que por la comida tuya se pierda aquel por quien Cristo murió.
Rom 14:16  No sea,  pues,  vituperado vuestro bien;
Rom 14:17  porque el reino de Dios no es comida ni bebida,  sino justicia,  paz y gozo en el Espíritu Santo.
Rom 14:18  Porque el que en esto sirve a Cristo,  agrada a Dios,  y es aprobado por los hombres.
Rom 14:19  Así que,  sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación.
Rom 14:20  No destruyas la obra de Dios por causa de la comida.  Todas las cosas a la verdad son limpias;  pero es malo que el hombre haga tropezar a otros con lo que come.
Rom 14:21  Bueno es no comer carne,  ni beber vino,  ni nada en que tu hermano tropiece,  o se ofenda,  o se debilite.
Rom 14:22  ¿Tienes tú fe?  Tenla para contigo delante de Dios.  Bienaventurado el que no se condena a sí mismo en lo que aprueba.
Rom 14:23  Pero el que duda sobre lo que come,  es condenado,  porque no lo hace con fe;  y todo lo que no proviene de fe,  es pecado.

 


 

Rom 14:1  Al enfermo en la fe sobrellevad, pero no hasta discernimientos dudosos.
Rom 14:2  Porque alguno cree que se ha de comer de todas las cosas; otro enfermo, come legumbres.
Rom 14:3  El que come, no menosprecie al que no come; y el que no come, no juzgue al que come; porque Dios le ha levantado.
Rom 14:4  ¿Tú quién eres que juzgas al siervo ajeno? Por su señor está en pie, o cae; y si cae se afirmará; que poderoso es el Señor para afirmarle.
Rom 14:5  También alguno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté asegurado en su alma.
Rom 14:6  El que hace caso del día, hágalo para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace. El que come, come para el Señor, porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios.
Rom 14:7  Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí.
Rom 14:8  Que si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así que, o que vivamos, o que muramos, del Señor somos.
Rom 14:9  Porque el Cristo para esto murió, y resucitó, (y volvió a vivir,) para enseñorearse así de los muertos como de los que viven.
Rom 14:10  Mas tú ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos estaremos delante del tribunal del Cristo.
Rom 14:11  Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que a mí se doblará toda rodilla, y toda lengua confesará a Dios.
Rom 14:12  De manera que, cada uno de nosotros dará a Dios razón de sí.
Rom 14:13  Así que, no juzguemos más los unos de los otros; antes bien juzgad de que no pongáis tropiezo o escándalo al hermano.
Rom 14:14  Yo sé, y confío en el Señor Jesús, que por amor a él nada hay inmundo; mas a aquel que piensa de alguna cosa ser inmunda, para él es inmunda.
Rom 14:15  Pero si por causa de la comida tu hermano es contristado, ya no andas conforme a la caridad. No eches a perder con tu comida a aquel por el cual el Cristo murió.
Rom 14:16  Así que no sea blasfemado vuestro bien;
Rom 14:17  que el Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo por el Espíritu Santo.
Rom 14:18  Porque el que en esto sirve al Cristo, agrada a Dios, y es acepto a los hombres.
Rom 14:19  Así que, sigamos lo que hace a la paz, y a la edificación de los unos a los otros.
Rom 14:20  No destruyas la obra de Dios por causa de la comida. Todas las cosas a la verdad son limpias; mas malo es al hombre que come con escándalo.
Rom 14:21  Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni nada en que tu hermano tropiece, o se ofenda o sea enfermo.
Rom 14:22  Tú tienes fe; tenla contigo delante de Dios. Bienaventurado el que no se condena a sí mismo con lo que aprueba.
Rom 14:23  Mas el que hace diferencia, si comiere, es condenado; porque no comió por fe; y todo lo que no sale de fe, es pecado.

 


 

Rom 14:1  Him that is weak in the faith receive ye, but not to doubtful disputations.
Rom 14:2  For one believeth that he may eat all things: another, who is weak, eateth herbs.
Rom 14:3  Let not him that eateth despise him that eateth not; and let not him which eateth not judge him that eateth: for God hath received him.
Rom 14:4  Who art thou that judgest another man's servant? to his own master he standeth or falleth. Yea, he shall be holden up: for God is able to make him stand.
Rom 14:5  One man esteemeth one day above another: another esteemeth every day alike. Let every man be fully persuaded in his own mind.
Rom 14:6  He that regardeth the day, regardeth it unto the Lord; and he that regardeth not the day, to the Lord he doth not regard it. He that eateth, eateth to the Lord, for he giveth God thanks; and he that eateth not, to the Lord he eateth not, and giveth God thanks.
Rom 14:7  For none of us liveth to himself, and no man dieth to himself.
Rom 14:8  For whether we live, we live unto the Lord; and whether we die, we die unto the Lord: whether we live therefore, or die, we are the Lord's.
Rom 14:9  For to this end Christ both died, and rose, and revived, that he might be Lord both of the dead and living.
Rom 14:10  But why dost thou judge thy brother? or why dost thou set at nought thy brother? for we shall all stand before the judgment seat of Christ.
Rom 14:11  For it is written, As I live, saith the Lord, every knee shall bow to me, and every tongue shall confess to God.
Rom 14:12  So then every one of us shall give account of himself to God.
Rom 14:13  Let us not therefore judge one another any more: but judge this rather, that no man put a stumblingblock or an occasion to fall in his brother's way.
Rom 14:14  I know, and am persuaded by the Lord Jesus, that there is nothing unclean of itself: but to him that esteemeth any thing to be unclean, to him it is unclean.
Rom 14:15  But if thy brother be grieved with thy meat, now walkest thou not charitably. Destroy not him with thy meat, for whom Christ died.
Rom 14:16  Let not then your good be evil spoken of:
Rom 14:17  For the kingdom of God is not meat and drink; but righteousness, and peace, and joy in the Holy Ghost.
Rom 14:18  For he that in these things serveth Christ is acceptable to God, and approved of men.
Rom 14:19  Let us therefore follow after the things which make for peace, and things wherewith one may edify another.
Rom 14:20  For meat destroy not the work of God. All things indeed are pure; but it is evil for that man who eateth with offence.
Rom 14:21  It is good neither to eat flesh, nor to drink wine, nor any thing whereby thy brother stumbleth, or is offended, or is made weak.
Rom 14:22  Hast thou faith? have it to thyself before God. Happy is he that condemneth not himself in that thing which he alloweth.
Rom 14:23  And he that doubteth is damned if he eat, because he eateth not of faith: for whatsoever is not of faith is sin.

 


 

Rom 14:1  Acoged bien al que es débil en la fe, sin discutir opiniones.
Rom 14:2  Uno cree poder comer de todo, mientras el débil no come más que verduras.
Rom 14:3  El que come, no desprecie al que no come; y el que no come, tampoco juzgue al que come, pues Dios le ha acogido.
Rom 14:4  ¿Quién eres tú para juzgar al criado ajeno? Que se mantenga en pie o caiga sólo interesa a su amo; pero quedará en pie, pues poderoso es el Señor para sostenerlo.
Rom 14:5  Este da preferencia a un día sobre todo; aquél los considera todos iguales. ¡Aténgase cada cual a su conciencia!
Rom 14:6  El que se preocupa por los días, lo hace por el Señor; el que come, lo hace por el Señor, pues da gracias a Dios: y el que no come, lo hace por el Señor, y da gracias a Dios.
Rom 14:7  Porque ninguno de nosotros vive para sí mismo; como tampoco muere nadie para sí mismo.
Rom 14:8  Si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así que, ya vivamos ya muramos, del Señor somos.
Rom 14:9  Porque Cristo murió y volvió a la vida para eso, para ser Señor de muertos y vivos.
Rom 14:10  Pero tú ¿por qué juzgas a tu hermano? Y tú ¿por qué desprecias a tu hermano? En efecto, todos hemos de comparecer ante el tribunal de Dios,
Rom 14:11  pues dice la Escritura: = ¡Por mi vida!, = dice el Señor, = que toda rodilla se doblará ante mí, y toda lengua bendecirá a Dios. =
Rom 14:12  Así pues, cada uno de vosotros dará cuenta de sí mismo a Dios.
Rom 14:13  Dejemos, por tanto, de juzgarnos los unos a los otros: juzgad más bien que no se debe poner tropiezo o escándalo al hermano. -
Rom 14:14  Bien sé, y estoy persuadido de ello en el Señor Jesús, que nada hay de suyo impuro; a no ser para el que juzga que algo es impuro, para ése si lo hay -.
Rom 14:15  Ahora bien, si por un alimento tu hermano se entristece, tú no procedes ya según la caridad. ¡Que por tu comida no destruyas a aquel por quien murió Cristo!
Rom 14:16  Por tanto, no expongáis a la maledicencia vuestro privilegio.
Rom 14:17  Que el Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo.
Rom 14:18  Toda vez que quien así sirve a Cristo, se hace grato a Dios y aprobado por los hombres.
Rom 14:19  Procuremos, por tanto, lo que fomente la paz y la mutua edificación.
Rom 14:20  No vayas a destruir la obra de Dios por un alimento. Todo es puro, ciertamente, pero es malo comer dando escándalo.
Rom 14:21  Lo bueno es no comer carne, ni beber vino, ni hacer cosa que sea para tu hermano ocasión de caída, tropiezo o debilidad.
Rom 14:22  La fe que tú tienes, guárdala para ti delante de Dios. ¡Dichoso aquel que no se juzga culpable a sí mismo al decidirse!
Rom 14:23  Pero el que come dudando, se condena, porque no obra conforme a la fe; pues todo lo que no procede de la buena fe es pecado.

 


 

Rom 14:1  Reciban bien al que es débil en la fe, y no entren en discusiones con él.
Rom 14:2  Por ejemplo, hay quienes piensan que pueden comer de todo, mientras otros, que son débiles en la fe, comen solamente verduras.
Rom 14:3  Pues bien, el que come de todo no debe menospreciar al que no come ciertas cosas; y el que no come ciertas cosas no debe criticar al que come de todo, pues Dios lo ha aceptado.
Rom 14:4  ¿Quién eres tú para criticar al servidor de otro? Si queda bien o queda mal, es asunto de su propio amo. Pero quedará bien, porque el Señor tiene poder para hacerlo quedar bien.
Rom 14:5  Otro caso: Hay quienes dan más importancia a un día que a otro, y hay quienes creen que todos los días son iguales. [1] Cada uno debe estar convencido de lo que cree.
Rom 14:6  El que guarda cierto día, para honrar al Señor lo guarda. Y el que come de todo, para honrar al Señor lo come, y da gracias a Dios; y el que no come ciertas cosas, para honrar al Señor deja de comerlas, y también da gracias a Dios.
Rom 14:7  Ninguno de nosotros vive para sí mismo ni muere para sí mismo.
Rom 14:8  Si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. De manera que, tanto en la vida como en la muerte, del Señor somos.
Rom 14:9  Para eso murió Cristo y volvió a la vida: para ser Señor tanto de los muertos como de los vivos.
Rom 14:10  ¿Por qué, entonces, criticas a tu hermano? ¿O tú, por qué lo desprecias? Todos tendremos que presentarnos delante de Dios, para que él nos juzgue.
Rom 14:11  Porque la Escritura dice:
"Juro por mi vida, dice el Señor,
que ante mí todos doblarán la rodilla
y todos alabarán a Dios."[2]
Rom 14:12  Así pues, cada uno de nosotros tendrá que dar cuenta de sí mismo a Dios.
Rom 14:13  Por eso, y a no debemos criticarnos unos a otros. Al contrario, propónganse ustedes no hacer nada que sea causa de que su hermano tropiece, o que ponga en peligro su fe.
Rom 14:14  yo sé que no hay nada impuro en sí mismo;[3] como creyente en el Señor Jesús, estoy seguro de ello. Pero si alguno piensa que una cosa es impura, será impura para él. [4]
Rom 14:15  Ahora bien, si por lo que tú comes tu hermano se siente ofendido, tu conducta y a no es de amor. ¡Que tu comida no sea causa de que se pierda aquel por quien Cristo murió!
Rom 14:16  No den, pues, lugar a que se hable mal de ese bien que ustedes tienen.
Rom 14:17  Porque el reino de Dios no es cuestión de comer o beber determinadas cosas, sino de vivir en justicia, paz y alegría por medio del Espíritu Santo.
Rom 14:18  El que de esta manera sirve a Cristo, agrada a Dios y es aprobado por los hombres.
Rom 14:19  Por lo tanto, busquemos todo lo que conduce a la paz y a la edificación mutua.
Rom 14:20  No eches a perder la obra de Dios por causa de la comida. En realidad, todos los alimentos son limpios; lo malo es comer algo que haga perder la fe a otros.
Rom 14:21  Es mejor no comer carne, ni beber vino, ni hacer nada que sea causa de que tu hermano tropiece. [5]
Rom 14:22  La fe que tienes, debes tenerla tú mismo delante de Dios. ¡Dichoso aquel que usa de su libertad sin cargos de conciencia!
Rom 14:23  Pero el que no está seguro de si debe o no comer algo, al comerlo se hace culpable, porque no lo come con la convicción queda la fe; y todo lo que no se hace con la convicción que da la fe, es pecado.

 


 

Rom 14:1  Reciban con gusto al que tiene debilidades en [su] fe, pero no para tomar decisiones sobre cuestiones de duda interna.
Rom 14:2  Un [hombre] tiene fe para comer de todo, pero el que es débil come legumbres.
Rom 14:3  El que come no menosprecie al que no come, y el que no come no juzgue al que come, porque Dios ha recibido con gusto a ese.
Rom 14:4  ¿Quién eres tú para juzgar al sirviente de casa ajeno? Para su propio amo está en pie o cae. En verdad, se le hará estar en pie, porque Jehová puede hacer que esté en pie.
Rom 14:5  Un [hombre] juzga un día como superior a otro; otro juzga un día como todos los demás; cada uno esté plenamente convencido en su propia mente.
Rom 14:6  El que observa el día, lo observa para Jehová. También, el que come, come para Jehová, pues da gracias a Dios; y el que no come, no come para Jehová, y sin embargo da gracias a Dios.
Rom 14:7  Ninguno de nosotros, de hecho, vive con respecto a sí mismo únicamente, y ninguno muere con respecto a sí mismo únicamente;
Rom 14:8  pues tanto si vivimos, vivimos para Jehová, como si morimos, morimos para Jehová. Por consiguiente, tanto si vivimos como si morimos, pertenecemos a Jehová.
Rom 14:9  Porque con este fin murió Cristo y volvió a vivir otra vez, para ser Señor tanto sobre los muertos como sobre los vivos.
Rom 14:10  Pero ¿por qué juzgas a tu hermano? ¿O por qué también menosprecias a tu hermano? Pues todos estaremos de pie ante el tribunal de Dios;
Rom 14:11  porque está escrito: “‘Tan ciertamente como que vivo yo —dice Jehová—, ante mí toda rodilla se doblará, y toda lengua hará reconocimiento abierto a Dios’”.
Rom 14:12  De manera que cada uno de nosotros rendirá cuenta de sí mismo a Dios.
Rom 14:13  Por lo tanto, ya no andemos juzgándonos unos a otros, sino más bien hagan que esto sea su decisión: el no poner delante de un hermano tropiezo ni causa para dar un traspié.
Rom 14:14  Yo sé, y de ello estoy persuadido en el Señor Jesús, que nada de sí mismo es contaminado; solo cuando el hombre considera que algo es contaminado, para él es contaminado.
Rom 14:15  Pues si por causa de alimento se contrista tu hermano, no andas ya de acuerdo con el amor. No arruines por tu alimento a aquel por quien Cristo murió.
Rom 14:16  No dejen, pues, que del bien que ustedes hacen se hable con daño para ustedes.
Rom 14:17  Porque el reino de Dios no significa comer y beber, sino que [significa] justicia y paz y gozo con espíritu santo.
Rom 14:18  Pues el que a este respecto sirve como esclavo a Cristo es acepto a Dios y tiene aprobación entre los hombres.
Rom 14:19  Por eso, pues, sigamos tras las cosas que contribuyen a la paz y las cosas que sirven para edificación mutua.
Rom 14:20  Deja de demoler la obra de Dios simplemente por causa de alimento. Es verdad que todas las cosas son limpias, pero le es perjudicial al hombre que con ocasión de tropiezo come.
Rom 14:21  Es bueno no comer carne, ni beber vino, ni hacer cosa alguna por la cual tu hermano tropiece.
Rom 14:22  La fe que tienes, tenla de acuerdo contigo mismo a vista de Dios. Feliz es el hombre que no se impone juicio por lo que aprueba.
Rom 14:23  Pero si tiene dudas, ya está condenado si come, porque no [come] por fe. En realidad, todo lo que no es por fe es pecado.

 


 

Rom 14:1  Reciban bien a los cristianos débiles, es decir, a los que todavía no entienden bien qué es lo que Dios ordena. Si en algo no están de acuerdo con ellos, no discutan.
Rom 14:2  Por ejemplo, hay quienes se sienten fuertes y creen que está bien comer de todo, mientras que los débiles sólo comen verduras.
Rom 14:3  Pero los que comen de todo no deben despreciar a los otros. De igual manera, los que sólo comen verduras no deben criticar a los que comen de todo, pues Dios los ha aceptado por igual.
Rom 14:4  Ustedes no tienen derecho de criticar al esclavo de otro. Es el dueño del esclavo quien decide si su esclavo trabaja bien o no. Así también, Dios es el único que tiene poder para ayudar a cada uno a cumplir bien su trabajo.
Rom 14:5  Permítanme darles otro ejemplo. Hay algunos que piensan que ciertos días son especiales, mientras que para otras personas todos los días son iguales. Cada uno debe estar seguro de que piensa lo correcto.
Rom 14:6  Los que piensan que cierto día es especial, lo hacen para honrar a Dios. Y los que comen de todo, lo hacen también para honrar a Dios, y le dan las gracias. Igual sucede con los que sólo comen verduras, pues lo hacen para honrar a Dios, y también le dan las gracias.
Rom 14:7  Nuestra vida y nuestra muerte ya no son nuestras, sino que son de Dios.
Rom 14:8  Si vivimos o morimos, es para honrar al Señor Jesucristo. Ya sea que estemos vivos, o que estemos muertos, somos de él.
Rom 14:9  En realidad, Jesucristo murió y resucitó para tener autoridad sobre los vivos y los muertos.
Rom 14:10  Por eso no deben ustedes criticar a los otros hermanos de la iglesia, ni despreciarlos, porque todos seremos juzgados por Dios.
Rom 14:11  En la Biblia Dios dice: «Juro por mi vida que, en mi presencia, todos se arrodillarán y me alabarán.»
Rom 14:12  Así que todos tendremos que presentarnos delante de Dios, para que él nos juzgue.
Rom 14:13  Ya no debemos criticarnos unos a otros. Al contrario, no hagamos que, por culpa nuestra, un seguidor de Cristo peque o pierda su confianza en Dios.
Rom 14:14  A mí, nuestro Señor Jesús me ha enseñado que ningún alimento es malo en sí mismo. Pero si alguien piensa que alguna comida no se debe comer, entonces no debe comerla.
Rom 14:15  Si algún hermano se ofende por lo que ustedes comen, es porque no le están mostrando amor. No permitan que, por insistir en comer ciertos alimentos, acabe en el infierno alguien por quien Cristo murió.
Rom 14:16  No permitan que se hable mal de la libertad que Cristo les ha dado.
Rom 14:17  En el reino de Dios no importa lo que se come ni lo que se bebe. Más bien, lo que importa es hacer el bien, y vivir en paz y con alegría. Y todo esto puede hacerse por medio del Espíritu Santo.
Rom 14:18  Si servimos a Jesucristo de esta manera, agradaremos a Dios y la gente nos respetará.
Rom 14:19  Por lo tanto, vivamos en paz unos con otros, y ayudémonos a crecer más en la nueva vida que Cristo nos ha dado.
Rom 14:20  No permitan que, por insistir en lo que se debe o no se debe comer, se arruine todo lo bueno que Dios ha hecho en la vida del hermano débil. La verdad es que toda comida es buena; lo malo es que por comer algo, se haga que otro hermano deje de creer en Dios.
Rom 14:21  Más vale no comer carne, ni beber vino, ni hacer nada que pueda causarle problemas a otros hermanos.
Rom 14:22  Lo que ustedes decidan sobre estas cosas es algo entre Dios y ustedes. ¡Dichosos los que se sienten libres para hacer algo, y no se sienten mal de haberlo hecho!
Rom 14:23  Pero si alguien no está seguro si debe o no comer algo, y lo come, hace mal, porque no está actuando de acuerdo con lo que cree. Y ustedes bien saben que eso es malo, pues todo lo que se hace en contra de lo que uno cree, es pecado.

 


 

Rom 14:1  Ahora, para una persona que su confianza es débil, recíbanlo con agrado, pero no para discutir sobre opiniones.
Rom 14:2  Una persona que tiene la confianza que se lo permite, come cualquier cosa, mientras otra, que su confianza es débil, come solamente vegetales.
Rom 14:3  El que come cualquier cosa, no debe abochornar al que se abstiene, y el que se abstiene, no debe juzgar al que come cualquier cosa, porque YAHWEH le ha aceptado a él.
Rom 14:4  ¿Quién eres tú para hacer juicio sobre el siervo de alguien? Es ante su propio amo, que él caerá o se mantendrá firme; y el hecho es que él se mantendrá firme, porque el Adón hará que se mantenga firme.[97]
Rom 14:5  Una persona considera algunos días de más estima que otros, mientras otra considera que todos son iguales. Lo que es importante es estar totalmente convencido en su propia mente.
Rom 14:6  Aquel que observa un día como especial, lo hace para honrar al Adón. También, el que come cualquier cosa, lo hace para honrar al Adón, de modo que le da gracias a YAHWEH; de la misma forma, el que se abstiene, se abstiene para honrar al Adón, y él también da gracias a YAHWEH.
Rom 14:7  Porque ninguno de nosotros vive sólo en relación con él mismo, y ninguno de nosotros muere sólo en relación con él mismo;
Rom 14:8  pues si vivimos, vivimos en relación para con el Adón; y si morimos, morimos en relación para con el Adón. Así que, de cualquier modo, vivimos o morimos, pertenecemos al Adón.
Rom 14:9  En verdad, fue por esta precisa razón que el Mashíaj murió y regresó a la vida, para que pudiera ser Adón tanto para los muertos como para los vivos.
Rom 14:10  Entonces, ¿por qué ustedes dictan juicio sobre su hermano? ¿O por qué menosprecias a tu hermano? Pues todos nosotros estaremos ante el Trono del juicio de YAHWEH.[98]
Rom 14:11  Por tanto, está escrito en el Tanaj : "Tan cierto como que vivo Yo, dice YAHWEH, toda rodilla se doblará ante mí, y toda lengua públicamente reconocerá a YAHWEH."[Is 45:23]
Rom 14:12  De manera que todos y cada uno de nosotros, tendremos que dar cuenta de nosotros mismos a YAHWEH
Rom 14:13  Por lo tanto, ¡debemos suprimir esa costumbre de juzgarnos el uno al otro! En cambio, hagan este juicio: de no poner piedras de tropiezo o tender trampas en el camino de su hermano.
Rom 14:14  Yo sé, esto es, he sido persuadido por el Adón Yahshúa Ha Mashíaj que nada es inmundo;
Rom 14:15  y si tu hermano se está irritando por la comida que tú comes, tu vida ya no es una de amor. ¡No destruyan por sus hábitos de comida a alguien por quien el Mashíaj murió!
Rom 14:16  No dejen lo que ustedes saben que es bueno que sea hablado como malo;
Rom 14:17  pues el Reino de YAHWEH no es comida ni bebida, sino justicia, Shalom y alegría en el Ruaj HaKodesh.
Rom 14:18  Cualquiera que sirva al Mashíaj de esta manera, complace a YAHWEH, y tiene aprobación de muchos.[99]
Rom 14:19  Así que persigamos las cosas que hacen Shalom y edificación mutua.
Rom 14:20  No derrumben el trabajo de YAHWEH por simples comidas. De cierto es que todas las cosas son limpias;[100] pero está mal que alguien por sus hábitos de comida haga que otro se aleje de la fe.
Rom 14:21  Lo que es bueno es no comer carne, ni beber vino, ni hacer cualquier cosa que por ello su hermano tropiece.
Rom 14:22  La creencia que tengan sobre esas cosas, manténganlas entre ustedes[101] y YAHWEH. ¡Feliz la persona que está libre de condenación propia cuando aprueba algo!
Rom 14:23  Pero el que duda, está bajo condenación si come, porque su acción no está basada en la confianza. Y cualquier cosa que no está basada en la confianza, es pecado.[102]

 


 

Rom 14:1  Reciban bien en su grupo a los que tienen dudas y no dejen que esas dudas sean motivo de discusiónes entre ustedes.
Rom 14:2  "Unos creen que se puede comer toda clase de alimentos, pero otros que tienen dudas creen que solamente se puede comer verduras."
Rom 14:3  "El que coma toda clase de alimentos no debe creerse mejor que aquel que no come de todo. Y el que no come de todo no debe criticar al que come toda clase de alimentos, pues Dios lo aceptó así."
Rom 14:4  "Tú no puedes juzgar al siervo de otro, sólo el propio amo puede aceptar o condenar a su siervo. Y será aceptado porque el Señor es capaz de hacer que su siervo sea aceptado."
Rom 14:5  "Otro caso: unos piensan que un día es más importante que otro, y hay quienes piensan que todos los días son iguales. Cada uno debe decidir por sí mismo."
Rom 14:6  "El que le da más importancia a un día que a otro, lo hace para agradar al Señor. El que come todos los alimentos lo hace para agradar al Señor, pues le da gracias. El que no come de todo, lo hace también para el Señor, y le da gracias."
Rom 14:7  Todos vivimos para el Señor y ninguno vive para sí mismo ni muere para sí mismo.
Rom 14:8  "Si vivimos, para el Señor vivimos y si morimos, para el Señor morimos. Así que vivos o muertos pertenecemos al Señor."
Rom 14:9  Cristo murió y resucitó por esta razón: para ser Señor de vivos y muertos.
Rom 14:10  "Entonces, ¿por qué juzgas a tu hermano? ¿O por qué te crees mejor que tu hermano? Dios es nuestro juez y todos tendremos que presentarnos ante él."
Rom 14:11  "Como dicen las Escrituras: ""El Señor dice: Prometo por mi vida, que todos se arrodillarán ante mí, y todos reconocerán a Dios""."
Rom 14:12  Así que cada uno de nosotros tendrá que rendirle cuentas a Dios.
Rom 14:13  "Por eso, dejemos de criticarnos unos a otros. Mejor tratemos de no hacer nada que pueda perjudicar la fe de nuestro hermano o llevarlo a cometer pecados."
Rom 14:14  "Como creyente en el Señor Jesús, estoy seguro de que ningún alimento en sí está prohibido. Pero si alguien cree que hay alimentos prohibidos, entonces estarán prohibidos para él."
Rom 14:15  "Si lo que comes le hace daño a la fe de tu hermano, entonces ya no actúas por amor. Cristo murió por esa persona, así que no permitas que lo que tú comes destruya su fe."
Rom 14:16  "Si así lo haces, otros pueden decir que haces mal aunque lo que hagas sea bueno."
Rom 14:17  En el reino de Dios la comida y la bebida no son importantes. El reino de Dios tiene que ver con agradarle a él y con la paz y la felicidad que trae el Espíritu Santo.
Rom 14:18  "El que sirve a Cristo de esta manera, agrada a Dios y será estimado por todos."
Rom 14:19  "Entonces, hagamos lo que trae paz y ayudémonos unos a otros a fortalecer nuestra fe."
Rom 14:20  "No destruyas la obra de Dios por causa de la comida. Todo se puede comer, pero no está bien comer algo que haga pecar a otro."
Rom 14:21  Es mejor no comer carne ni tomar vino si eso hace que tu hermano caiga en pecado. Es mejor no hacer nada que haga que otro caiga en pecado.
Rom 14:22  Tus creencias sobre estas cosas deben ser un secreto entre Dios y tú. Afortunado el que puede hacer lo que cree que es correcto sin sentirse culpable.
Rom 14:23  "Pero el que come algo dudando que está bien comerlo, se condena a sí mismo porque va contra sus creencias. Así que todo lo que hagas contra tus creencias es pecado."

 


 
  Conocen nuestro sitio 445310 visitantes (1652644 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!