Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W62
 


  Romanos 12 

La version con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Romanos


 

Rom 12:1  Exhórtoos; pues, hermanos, por las piedades de Dios, que presentéis vuestros cuerpos hostia viviente, santa, bien placiente a Dios; el espiritual culto vuestro;
Rom 12:2  y no os conforméis a este siglo, sino transformaos con la renovación de la mente, para probaros: cuál(a) , la voluntad de Dios, la buena(b) , y bien placiente y perfecta.
Rom 12:3  Pues digo, por la gracia la dada a mí, a todo el que está entre vosotros: no sentir más allá de lo que se debe sentir, sino sentir para bien sentir(c) ; a cada cual como(d)  Dios repartió medida de fe.
Rom 12:4  Pues, así como en un cuerpo muchos miembros tenemos, y los miembros todos no el mismo oficio tienen,
Rom 12:5  así los muchos un cuerpo somos en Cristo; y, por lo tocante a cada cual, uno de otro miembros,
Rom 12:6  y, teniendo carismas, según la gracia la dada a nosotros, distintos: sea profecía, en razón(e)  de la fe,
Rom 12:7  sea ministerio, en el ministerio(f) ; sea el que enseña, en la enseñanza;
Rom 12:8  sea el que exhorta, en la exhortación; el que distribuye, en simplicidad; el que preside, en solicitud; el que compadece, en hilaridad.
Rom 12:9  ¡El amor, indisimulado! Odiando lo malo, adhiriendo a lo bueno;
Rom 12:10  con amor fraterno unos de otros tiernamente amantes;
Rom 12:11  con la solicitud no perezosos; con espíritu fervorosos; al Señor sirviendo;
Rom 12:12  con la esperanza, gozándoos; en la tribulación pacientes; en la oración, perseverantes;
Rom 12:13  con las necesidades de los santos comunicando(g) ; la hospitalidad persiguiendo(h) ;
Rom 12:14  perseguidores bendecid, y no maldigáis.
Rom 12:15  Gozar con los que gozan; llorar con los que lloran.
Rom 12:16  Lo mismo entre vosotros sintiendo(i) ; no lo alto sintiendo, sino de los humildes dejándoos llevar. No os hagáis prudentes ante vosotros mismos.
Rom 12:17  A nadie mal por mal devolviendo; proveyendo lo bello a faz de todos los hombres;
Rom 12:18  si posible, lo de vosotros(j) , con todos los hombres paz teniendo;
Rom 12:19  no vengándoos, amados; sino dad lugar(k)  a la ira; pues escrito está: Prov. 25,21-22 . «A mí la venganza; yo retribuiré, dice Señor».
Rom 12:20  Empero, «si hambreare tu enemigo, aliméntale; si sed tuviere, dale de beber. Pues, esto haciendo, ascuas de fuego acumularás sobre su cabeza(l) ». No seas vencido de lo malo(m) , sino vence, en lo bueno lo malo.
Rom 12:21  --.

 


 

Rom 12:1  Os ruego, pues, hermanos, por la misericordia de Dios, que ofrezcáis vuestros cuerpos como hostia viva, santa, agradable a Dios, éste es vuestro culto racional.
Rom 12:2  Que no os conforméis a este siglo, sino que os transforméis por la renovación de la mente, para que sepáis discernir cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, lo que es agradable, lo que es perfecto.
Rom 12:3  Por la gracia que me ha sido dada, os encargo a cada uno de vosotros no sentir de sí por encima de lo que conviene sentir, sino sentir modestamente, cada uno según la medida de fe que Dios le repartió.
Rom 12:4  Pues a la manera que en un solo cuerpo tenemos muchos miembros, y todos los miembros no tienen la misma función,
Rom 12:5  así nosotros, siendo muchos, somos un solo cuerpo en Cristo, pero cada miembro está al servicio de los otros miembros.
Rom 12:6  Pues tenemos dones diferentes, según la gracia que nos fue dada: ya sea la profecía, según la medida de la fe;"
Rom 12:7  ya sea el ministerio para servir; el que enseña, en la enseñanza;"
Rom 12:8  el que exhorta, para exhortar; el que da, con sencillez; quien preside, presida con solicitud; quien practica la misericordia, hágalo con alegría."
Rom 12:9  Vuestra caridad sea sincera, aborreciendo el mal, adhiriéndoos al bien,
Rom 12:10  amándoos los unos a los otros con amor fraternal, honrándoos a porfía unos a otros.
Rom 12:11  Sed diligentes sin flojedad, fervorosos de espíritu, como quienes sirven al Señor.
Rom 12:12  Vivid alegres con la esperanza, pacientes en la tribulación, perseverantes en la oración;"
Rom 12:13  subvenid a las necesidades de los santos, sed solícitos en la hospitalidad.
Rom 12:14  Bendecid a los que os persiguen, bendecid y no maldigáis.
Rom 12:15  Alegraos con los que se alegran, llorad con los que lloran.
Rom 12:16  Sed unánimes entre vosotros, no seáis altivos, mas allanaos a los humildes. No seáis prudentes a vuestros propios ojos.
Rom 12:17  No volváis mal por mal, procurad lo bueno a los ojos de todos los hombres.
Rom 12:18  A ser posible y cuanto de vosotros depende, tened paz con todos.
Rom 12:19  No os toméis la justicia por vosotros mismos, amadísimos, antes dad lugar a la ira (de Dios); pues escrito está: “A mí la venganza, yo haré justicia, dice el Señor.”
Rom 12:20  Por lo contrario, “si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber; que haciendo así amontonáis carbones encendidos sobre su cabeza.”
Rom 12:21  No te dejes vencer del mal, antes vence al mal con el bien.

 


 

Rom 12:1  Por eso, hermanos míos, ya que Dios es tan bueno con ustedes, les ruego que dediquen toda su vida a servirle y a hacer todo lo que a él le agrada. Así es como se debe adorarlo.
Rom 12:2  Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto.
Rom 12:3  Dios en su bondad me nombró apóstol, y por eso les pido que no se crean mejores de lo que realmente son. Más bien, véanse ustedes mismos según la capacidad que Dios les ha dado como seguidores de Cristo.
Rom 12:4  El cuerpo humano está compuesto de muchas partes, pero no todas ellas tienen la misma función.
Rom 12:5  Algo parecido pasa con nosotros como iglesia: aunque somos muchos, todos juntos formamos el cuerpo de Cristo.
Rom 12:6  Dios nos ha dado a todos diferentes capacidades, según lo que él quiso darle a cada uno. Por eso, si Dios nos autoriza para hablar en su nombre, hagámoslo como corresponde a un seguidor de Cristo.
Rom 12:7  Si nos pone a servir a otros, sirvámosles bien. Si nos da la capacidad de enseñar, dediquémonos a enseñar.
Rom 12:8  Si nos pide animar a los demás, debemos animarlos. Si de compartir nuestros bienes se trata, no seamos tacaños. Si debemos dirigir a los demás, pongamos todo nuestro empeño. Y si nos toca ayudar a los necesitados, hagámoslo con alegría.


Cómo vivir la vida cristiana
Rom 12:9  Amen a los demás con sinceridad. Rechacen todo lo que sea malo, y no se aparten de lo que sea bueno.
Rom 12:10  Ámense unos a otros como hermanos, y respétense siempre.
Rom 12:11  Trabajen con mucho ánimo, y no sean perezosos. Trabajen para Dios con mucho entusiasmo.
Rom 12:12  Mientras esperan al Señor, muéstrense alegres; cuando sufran por el Señor, muestren paciencia; cuando oren al Señor, muéstrense constantes.
Rom 12:13  Compartan lo que tengan con los pobres de la iglesia. Reciban en sus hogares a los que vengan de otras ciudades y países.
Rom 12:14  No maldigan a sus perseguidores; más bien, pídanle a Dios que los bendiga.
Rom 12:15  Si alguno está alegre, alégrense con él; si alguno está triste, acompáñenlo en su tristeza.
Rom 12:16  Vivan siempre en armonía. Y no sean orgullosos, sino traten como iguales a la gente humilde. No se crean más inteligentes que los demás.
Rom 12:17  Si alguien los trata mal, no le paguen con la misma moneda. Al contrario, busquen siempre hacerle el bien a todos.
Rom 12:18  Hagan todo lo posible por vivir en paz con todo el mundo.
Rom 12:19  Queridos hermanos, no busquen venganza, sino dejen que Dios se encargue de castigar a los malos. Pues en la Biblia Dios dice: "A mí me toca vengarme. Yo le daré a cada cual su merecido".
Rom 12:20  Y también dice: "Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Así harás que se ponga rojo de vergüenza".
Rom 12:21  No se dejen vencer por el mal. Al contrario, triunfen sobre el mal, haciendo el bien.

 


 

Rom 12:1  Ahora, pues, hermanos míos, os ruego encarecidamente, por la misericordia de Dios, que le ofrezcáis vuestros cuerpos como una hostia o víctima viva, santa y agradable a sus ojos, que es el culto racional que debéis ofrecerle.
Rom 12:2  Y no queráis conformaros con este siglo, antes bien transformaos con la renovación de vuestro espíritu; a fin de acertar qué es lo bueno, y lo más agradable, y lo perfecto que Dios quiere de vosotros.
Rom 12:3  Por lo que os exhorto a todos vosotros, en virtud del ministerio que por gracia se me ha dado, a que en vuestro saber o pensar, no os levantéis más alto de lo que debéis, sino que os contengáis dentro de los límites de la moderación, según la medida de fe que Dios ha repartido a cada cual.
Rom 12:4  Porque así como en un solo cuerpo tenemos muchos miembros, mas no todos los miembros tienen un mismo oficio,
Rom 12:5  así nosotros, aunque seamos muchos, formamos en Cristo un solo cuerpo, siendo todos recíprocamente miembros los unos de los otros.
Rom 12:6  Tenemos por tanto dones diferentes, según la gracia que nos es concedida; por lo cual el que ha recibido el don de profecía, úselo siempre según la regla de la fe;
Rom 12:7  el que ha sido llamado al ministerio de la Iglesia, dedíquese a su ministerio; el que ha recibido el don de enseñar, aplíquese a enseñar,
Rom 12:8  el que ha recibido el don de exhortar, exhorte; el que reparte limosna, que la dé con sencillez; el que preside o gobierna, sea con vigilancia; el que hace obras de misericordia, hágalas con apacibilidad y alegría.
Rom 12:9  El amor sea sin fingimiento. Tened horror al mal, y aplicaos perennemente al bien,
Rom 12:10  amándoos recíprocamente con ternura y caridad fraternal, procurando anticiparos unos a otros en las señales de honor y de deferencia.
Rom 12:11  No seáis flojos en cumplir vuestro deber; sed fervorosos de espíritu, acordándoos que el Señor es a quien servís.
Rom 12:12  Alegraos con la esperanza del premio; sed pacientes en la tribulación; en la oración continuos;
Rom 12:13  caritativos para aliviar las necesidades de los santos, o fieles; prontos a ejercer la hospitalidad.
Rom 12:14  Bendecid a los que os persiguen; bendecidlos, y no los maldigáis.
Rom 12:15  Alegraos con los que se alegran y llorad con los que lloran.
Rom 12:16  Estad siempre unidos en unos mismos sentimientos y deseos, no buscando cosas altas, sino acomodándoos a lo que sea más humilde. No queráis teneros dentro de vosotros mismos por sabios o prudentes.
Rom 12:17  A nadie volváis mal por mal, procurando obrar bien no sólo delante de Dios sino también delante de todos los hombres.
Rom 12:18  Vivid en paz si se puede, y cuanto esté de vuestra parte con todos los hombres.
Rom 12:19  No os venguéis vosotros mismos, queridos míos, sino dad lugar a que se pase la cólera; pues está escrito: A mí toca la venganza; yo haré justicia, dice el Señor.
Rom 12:20  Antes bien si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber; que con hacer eso, amontonarás ascuas encendidas sobre su cabeza.
Rom 12:21  No te dejes vencer del mal, o del deseo de venganza, mas procura vencer al mal con el bien, o a fuerza de beneficios.

 


 

Rom 12:1  Así que,  hermanos,  os ruego por las misericordias de Dios,  que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo,  santo,  agradable a Dios,  que es vuestro culto racional.
Rom 12:2  No os conforméis a este siglo,  sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento,  para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios,  agradable y perfecta.
Rom 12:3  Digo,  pues,  por la gracia que me es dada,  a cada cual que está entre vosotros,  que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener,  sino que piense de sí con cordura,  conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.
Rom 12:4  Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros,  pero no todos los miembros tienen la misma función,
Rom 12:5  así nosotros,  siendo muchos,  somos un cuerpo en Cristo,  y todos miembros los unos de los otros.
Rom 12:6  De manera que,  teniendo diferentes dones,  según la gracia que nos es dada,  si el de profecía,  úsese conforme a la medida de la fe;
Rom 12:7  o si de servicio,  en servir;  o el que enseña,  en la enseñanza;
Rom 12:8  el que exhorta,  en la exhortación;  el que reparte,  con liberalidad;  el que preside,  con solicitud;  el que hace misericordia,  con alegría.
Rom 12:9  El amor sea sin fingimiento.  Aborreced lo malo,  seguid lo bueno.
Rom 12:10  Amaos los unos a los otros con amor fraternal;  en cuanto a honra,  prefiriéndoos los unos a los otros.
Rom 12:11  En lo que requiere diligencia,  no perezosos;  fervientes en espíritu,  sirviendo al Señor;
Rom 12:12  gozosos en la esperanza;  sufridos en la tribulación;  constantes en la oración;
Rom 12:13  compartiendo para las necesidades de los santos;  practicando la hospitalidad.
Rom 12:14  Bendecid a los que os persiguen;  bendecid,  y no maldigáis.
Rom 12:15  Gozaos con los que se gozan;  llorad con los que lloran.
Rom 12:16  Unánimes entre vosotros;  no altivos,  sino asociándoos con los humildes.  No seáis sabios en vuestra propia opinión.
Rom 12:17  No paguéis a nadie mal por mal;  procurad lo bueno delante de todos los hombres.
Rom 12:18  Si es posible,  en cuanto dependa de vosotros,  estad en paz con todos los hombres.
Rom 12:19  No os venguéis vosotros mismos,  amados míos,  sino dejad lugar a la ira de Dios;  porque escrito está:  Mía es la venganza,  yo pagaré,  dice el Señor.
Rom 12:20  Así que,  si tu enemigo tuviere hambre,  dale de comer;  si tuviere sed,  dale de beber;  pues haciendo esto,  ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza.
Rom 12:21  No seas vencido de lo malo,  sino vence con el bien el mal.

 


 

Rom 12:1  Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro racional culto.
Rom 12:2  Y no os conforméis a este siglo; mas trasformaos por la renovación de vuestra alma, para que experimentéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.
Rom 12:3  Digo pues por la gracia que me es dada, a todos los que están entre vosotros, que no sepan más de lo que conviene saber; mas que sepan con templanza, cada uno conforme a la medida de fe que Dios repartió.
Rom 12:4  Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, sin embargo todos los miembros no tienen la misma operación;
Rom 12:5  así muchos somos un cuerpo en el Cristo, mas todos miembros los unos de los otros.
Rom 12:6  De manera que, teniendo diferentes dones según la gracia que nos es dada; si es profecía, conforme a la medida de la fe;
Rom 12:7  o ministerio, en servir; o el que enseña, en doctrina;
Rom 12:8  el que exhorta, en exhortar; el que reparte, hágalo en simplicidad; el que preside, en solicitud; el que hace misericordia, en alegría.
Rom 12:9  El amor sea sin fingimiento, aborreciendo lo malo, llegándoos a lo bueno;
Rom 12:10  amando la caridad de la hermandad los unos con los otros; previniéndoos con honra los unos a los otros;
Rom 12:11  en el cuidado no perezosos; ardientes en el Espíritu; sirviendo al Señor;
Rom 12:12  gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración;
Rom 12:13  compartiendo para las necesidades de los santos; siguiendo la hospitalidad.
Rom 12:14  Bendecid a los que os persiguen; bendecid y no maldigáis.
Rom 12:15  Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.
Rom 12:16  Unánimes entre vosotros; no altivos, mas acomodándoos a los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión.
Rom 12:17  No pagando a nadie mal por mal; procurando lo bueno no sólo delante de Dios, mas aun delante de todos los hombres.
Rom 12:18  Si se puede hacer, cuanto es posible en vosotros, tened paz con todos los hombres.
Rom 12:19  No defendiéndoos a vosotros mismos, amados; antes dad lugar a la ira de Dios , porque escrito está: Mía es la venganza; yo pagaré, dice el Señor.
Rom 12:20  Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber: que haciendo esto, ascuas de fuego amontonas sobre su cabeza.
Rom 12:21  No seas vencido de lo malo; mas vence con el bien el mal.

 


 

Rom 12:1  I beseech you therefore, brethren, by the mercies of God, that ye present your bodies a living sacrifice, holy, acceptable unto God, which is your reasonable service.
Rom 12:2  And be not conformed to this world: but be ye transformed by the renewing of your mind, that ye may prove what is that good, and acceptable, and perfect, will of God.
Rom 12:3  For I say, through the grace given unto me, to every man that is among you, not to think of himself more highly than he ought to think; but to think soberly, according as God hath dealt to every man the measure of faith.
Rom 12:4  For as we have many members in one body, and all members have not the same office:
Rom 12:5  So we, being many, are one body in Christ, and every one members one of another.
Rom 12:6  Having then gifts differing according to the grace that is given to us, whether prophecy, let us prophesy according to the proportion of faith;
Rom 12:7  Or ministry, let us wait on our ministering: or he that teacheth, on teaching;
Rom 12:8  Or he that exhorteth, on exhortation: he that giveth, let him do it with simplicity; he that ruleth, with diligence; he that sheweth mercy, with cheerfulness.
Rom 12:9  Let love be without dissimulation. Abhor that which is evil; cleave to that which is good.
Rom 12:10  Be kindly affectioned one to another with brotherly love; in honour preferring one another;
Rom 12:11  Not slothful in business; fervent in spirit; serving the Lord;
Rom 12:12  Rejoicing in hope; patient in tribulation; continuing instant in prayer;
Rom 12:13  Distributing to the necessity of saints; given to hospitality.
Rom 12:14  Bless them which persecute you: bless, and curse not.
Rom 12:15  Rejoice with them that do rejoice, and weep with them that weep.
Rom 12:16  Be of the same mind one toward another. Mind not high things, but condescend to men of low estate. Be not wise in your own conceits.
Rom 12:17  Recompense to no man evil for evil. Provide things honest in the sight of all men.
Rom 12:18  If it be possible, as much as lieth in you, live peaceably with all men.
Rom 12:19  Dearly beloved, avenge not yourselves, but rather give place unto wrath: for it is written, Vengeance is mine; I will repay, saith the Lord.
Rom 12:20  Therefore if thine enemy hunger, feed him; if he thirst, give him drink: for in so doing thou shalt heap coals of fire on his head.
Rom 12:21  Be not overcome of evil, but overcome evil with good.

 


 

Rom 12:1  Os exhorto, pues, hermanos, por la misericordia de Dios, que ofrezcáis vuestros cuerpos como una víctima viva, santa, agradable a Dios: tal será vuestro culto espiritual.
Rom 12:2  Y no os acomodéis al mundo presente, antes bien transformaos mediante la renovación de vuestra mente, de forma que podáis distinguir cuál es la voluntad de Dios: lo bueno, lo agradable, lo perfecto.
Rom 12:3  En virtud de la gracia que me fue dada, os digo a todos y a cada uno de vosotros: No os estiméis en más de lo que conviene; tened más bien una sobria estima según la medida de la fe que otorgó Dios a cada cual.
Rom 12:4  Pues, así como nuestro cuerpo, en su unidad, posee muchos miembros, y no desempeñan todos los miembros la misma función,
Rom 12:5  así también nosotros, siendo muchos, no formamos más que un solo cuerpo en Cristo, siendo cada uno por su parte los unos miembros de los otros.
Rom 12:6  Pero teniendo dones diferentes, según la gracia que nos ha sido dada, si es el don de profecía, ejerzámoslo en la medida de nuestra fe;
Rom 12:7  si es el ministerio, en el ministerio; la enseñanza, enseñando;
Rom 12:8  la exhortación, exhortando. El que da, con sencillez; el que preside, con solicitud; el que ejerce la misericordia, con jovialidad.
Rom 12:9  Vuestra caridad sea sin fingimiento; detestando el mal, adhiriéndoos al bien;
Rom 12:10  amándoos cordialmente los unos a los otros; estimando en más cada uno a los otros;
Rom 12:11  con un celo sin negligencia; con espíritu fervoroso; sirviendo al Señor;
Rom 12:12  con la alegría de la esperanza; constantes en la tribulación; perseverantes en la oración;
Rom 12:13  compartiendo las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad.
Rom 12:14  Bendecid a los que os persiguen, no maldigáis.
Rom 12:15  Alegraos con los que se alegran; llorad con los que lloran.
Rom 12:16  Tened un mismo sentir los unos para con los otros; sin complaceros en la altivez; atraídos más bien por lo humilde; = no os complazcáis en vuestra propia sabiduría. =
Rom 12:17  Sin devolver a nadie mal por mal; = procurando el bien = ante = todos los hombres: =
Rom 12:18  en lo posible, y en cuanto de vosotros dependa, en paz con todos los hombres;
Rom 12:19  no tomando la justicia por cuenta vuestra, queridos míos, dejad lugar a la Cólera, pues dice la Escritura: = Mía es la venganza: yo daré el pago merecido, = dice el Señor.
Rom 12:20  Antes al contrario: = si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; y si tiene sed, dale de beber; haciéndolo así, amontonarás ascuas sobre su cabeza. =
Rom 12:21  No te dejes vencer por el mal; antes bien, vence al mal con el bien.

 


 

Rom 12:1  Por tanto, hermanos míos, les ruego por la misericordia de Dios que se presenten ustedes mismos como ofrenda viva, santa y agradable a Dios. Este es el verdadero[1] culto que deben ofrecer.
Rom 12:2  No vivan y a según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir y lleguen a conocer la voluntad de Dios, es decir, lo que es bueno, lo que le es grato, lo que es perfecto.
Rom 12:3  Por el encargo que Dios en su bondad me ha dado, digo a todos ustedes que ninguno piense de sí mismo más de lo que debe pensar. Antes bien, cada uno piense de sí con moderación, según los dones que Dios le haya dado junto con la fe.
Rom 12:4  Porque así como en un solo cuerpo tenemos muchos miembros, y no todos los miembros sirven para lo mismo,
Rom 12:5  así también nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo y estamos unidos unos a otros como miembros de un mismo cuerpo. [2]
Rom 12:6  Dios nos ha dado diferentes dones, según lo que él quiso dar a cada uno. Por lo tanto, si Dios nos ha dado el don de profecía, hablemos según la fe que tenemos;[3]
Rom 12:7  si nos ha dado el don de servir a otros, sirvámoslos bien. el que haya recibido el don de enseñar, que se dedique a la enseñanza;
Rom 12:8  el que haya recibido el don de animar a otros, que se dedique a animarlos. El que da, hágalo con sencillez; el que ocupa un puesto de responsabilidad, desempeñe su cargo con todo cuidado; el que ayuda a los necesitados, hágalo con alegría. [4]
Rom 12:9  Ámense sinceramente unos a otros. Aborrezcan lo malo y apéguense a lo bueno.
Rom 12:10  Ámense como hermanos los unos a los otros, dándose preferencia y respetándose mutuamente.
Rom 12:11  Esfuércense, no sean perezosos y sirvan al Señor con corazón ferviente.
Rom 12:12  Vivan alegres por la esperanza que tienen; soporten con valor los sufrimientos; no dejen nunca de orar.
Rom 12:13  Hagan suyas las necesidades del pueblo santo; reciban bien a quienes los visitan.
Rom 12:14  Bendigan a quienes los persiguen. Bendíganlos y no los maldigan.
Rom 12:15  Alégrense con los que están alegres y lloren con los que lloran.
Rom 12:16  Vivan en armonía unos con otros. No sean orgullosos, sin opónganse al nivel de los humildes. No presuman de sabios.
Rom 12:17  No paguen a nadie mal por mal. Procuren hacer lo bueno delante de todos.
Rom 12:18  Hasta donde dependa de ustedes, hagan cuanto puedan por vivir en paz con todos.
Rom 12:19  Queridos hermanos, no tomen venganza ustedes mismos, sino dejen que Dios sea quien castigue; porque la Escritura dice: "A mí me corresponde hacer justicia; yo pagaré, dice el Señor."[5]
Rom 12:20  y también: "Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; y si tiene sed, dale de beber; así harás que le arda la cara de vergüenza."[6]
Rom 12:21  No te dejes vencer por el mal. Al contrario, vence con el bien el mal.

 


 

Rom 12:1  Por consiguiente, les suplico por las compasiones de Dios, hermanos, que presenten sus cuerpos como sacrificio vivo, santo, acepto a Dios, un servicio sagrado con su facultad de raciocinio.
Rom 12:2  Y cesen de amoldarse a este sistema de cosas; más bien, transfórmense rehaciendo su mente, para que prueben para ustedes mismos lo que es la buena y la acepta y la perfecta voluntad de Dios.
Rom 12:3  Pues por la bondad inmerecida que se me ha dado digo a cada uno que está allí entre ustedes que no piense más de sí mismo de lo que sea necesario pensar; sino que piense de tal modo que tenga juicio sano, cada uno según le haya distribuido Dios una medida de fe.
Rom 12:4  Porque así como en un solo cuerpo tenemos muchos miembros, pero los miembros no tienen todos la misma función,
Rom 12:5  así nosotros, aunque muchos, somos un solo cuerpo en unión con Cristo, pero miembros que pertenecemos individualmente unos a otros.
Rom 12:6  Entonces, puesto que tenemos dones que difieren según la bondad inmerecida que se nos ha dado, si es profecía, [profeticemos] según la proporción de fe que se [nos] haya dado;
Rom 12:7  o un ministerio, [ocupémonos] en este ministerio; o el que enseña, [ocúpese] en su enseñanza;
Rom 12:8  o el que exhorta, [ocúpese] en su exhortación; el que distribuye, [hágalo] con liberalidad; el que preside, [hágalo] con verdadera solicitud; el que muestra misericordia, [hágalo] con alegría.
Rom 12:9  Sea [su] amor sin hipocresía. Aborrezcan lo que es inicuo; adhiéranse a lo que es bueno.
Rom 12:10  En amor fraternal ténganse tierno cariño unos a otros. En cuanto a mostrarse honra unos a otros, lleven la delantera.
Rom 12:11  No sean holgazanes en sus quehaceres. Fulguren con el espíritu. Sirvan a Jehová como esclavos.
Rom 12:12  Regocíjense en la esperanza. Aguanten bajo tribulación. Perseveren en la oración.
Rom 12:13  Compartan con los santos según las necesidades de estos. Sigan la senda de la hospitalidad.
Rom 12:14  Sigan bendiciendo a los que [los] persiguen; estén bendiciendo, y no maldiciendo.
Rom 12:15  Regocíjense con los que se regocijan; lloren con los que lloran.
Rom 12:16  Estén dispuestos para con otros del mismo modo como lo están para consigo mismos; no tengan la mente puesta en cosas encumbradas, sino déjense llevar con las cosas humildes. No se hagan discretos a sus propios ojos.
Rom 12:17  No devuelvan mal por mal a nadie. Provean cosas excelentes a vista de todos los hombres.
Rom 12:18  Si es posible, en cuanto dependa de ustedes, sean pacíficos con todos los hombres.
Rom 12:19  No se venguen, amados, sino cédanle lugar a la ira; porque está escrito: “Mía es la venganza; yo pagaré, dice Jehová”.
Rom 12:20  Pero, “si tu enemigo tiene hambre, aliméntalo; si tiene sed, dale algo de beber; porque haciendo esto amontonarás brasas ardientes sobre su cabeza”.
Rom 12:21  No te dejes vencer por el mal, sino sigue venciendo el mal con el bien.

 


 

Rom 12:1  Por eso, hermanos míos, ya que Dios es tan bueno con ustedes, les ruego que dediquen toda su vida a servirle y a hacer todo lo que a él le agrada. Así es como se le debe adorar.
Rom 12:2  Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto.
Rom 12:3  Dios en su bondad me nombró apóstol, y por eso les pido que no se crean mejores de lo que realmente son. Más bien, véanse ustedes mismos según la capacidad que Dios les ha dado como seguidores de Cristo.
Rom 12:4  El cuerpo humano está compuesto de muchas partes, pero no todas ellas tienen la misma función.
Rom 12:5  Algo parecido pasa con nosotros como iglesia: aunque somos muchos, todos juntos formamos el cuerpo de Cristo.
Rom 12:6  Dios nos ha dado a todos diferentes capacidades, según lo que él quiso darle a cada uno. Por eso, si Dios nos autoriza para hablar en su nombre, hagámoslo como corresponde a un seguidor de Cristo.
Rom 12:7  Si nos pone a servir a otros, sirvámosles bien. Si nos da la capacidad de enseñar, dediquémonos a enseñar.
Rom 12:8  Si nos pide animar a los demás, debemos animarlos. Si de compartir nuestros bienes se trata, no seamos tacaños. Si debemos dirigir a los demás, pongamos en ello todo nuestro empeño. Y si nos toca ayudar a los necesitados, hagámoslo con alegría.
Rom 12:9  Amen a los demás con sinceridad. Rechacen todo lo que sea malo, y no se aparten de lo que sea bueno.
Rom 12:10  Ámense unos a otros como hermanos, y respétense siempre.
Rom 12:11  Trabajen con mucho ánimo, y no sean perezosos. Trabajen para Dios con mucho entusiasmo.
Rom 12:12  Mientras esperan al Señor, muéstrense alegres; cuando sufran por el Señor, muéstrense pacientes; cuando oren al Señor, muéstrense constantes.
Rom 12:13  Compartan lo que tengan con los pobres de la iglesia. Reciban en sus hogares a los que vengan de otras ciudades y países.
Rom 12:14  No maldigan a sus perseguidores; más bien, pídanle a Dios que los bendiga.
Rom 12:15  Si alguno está alegre, alégrense con él; si alguno está triste, acompáñenlo en su tristeza.
Rom 12:16  Vivan siempre en armonía. Y no sean orgullosos, sino traten como iguales a la gente humilde. No se crean más inteligentes que los demás.
Rom 12:17  Si alguien los trata mal, no le paguen con la misma moneda. Al contrario, busquen siempre hacer el bien a todos.
Rom 12:18  Hagan todo lo posible por vivir en paz con todo el mundo.
Rom 12:19  Queridos hermanos, no busquen la venganza, sino dejen que Dios se encargue de castigar a los malvados. Pues en la Biblia Dios dice: «A mí me toca vengarme. Yo le daré a cada cual su merecido.»
Rom 12:20  Y también dice: «Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Así harás que le arda la cara de vergüenza.»
Rom 12:21  No se dejen vencer por el mal. Al contrario, triunfen sobre el mal haciendo el bien.

 


 

Rom 12:1  Entonces yo los exhorto, hermanos, a la vista de las misericordias de YAHWEH, que se ofrezcan a ustedes mismos como sacrificio viviente y apartados para YAHWEH. Esto le complacerá a El, y es la lógica "adoración al Templo" para ustedes.
Rom 12:2  En otras palabras, no se conformen a los patrones del olam hazeh. En cambio, permanezcan permitiendo que las mentes de ustedes mismos sean renovadas, para que así sepan lo que YAHWEH quiere y estaremos de acuerdo que lo que El quiere es bueno, satisfactorio y capaz de triunfar.[91]
Rom 12:3  Pues, les estoy diciendo a cada uno de ustedes, por medio del inmerecido favor que me ha sido dado, que no tengan ideas exageradas de su propia importancia. En cambio, desarrollen una sobria autoestima, basada en los patrones que YAHWEH ha dado a cada uno de ustedes, a saber, confianza.
Rom 12:4  Porque de la misma manera que hay muchos miembros que componen un cuerpo, pero las partes no todas tienen la misma función;
Rom 12:5  así hay muchos de nosotros que en unión con el Mashíaj componemos un solo cuerpo, con cada uno de nosotros perteneciendo a los demás.
Rom 12:6  Pero tenemos diferentes dones destinados a ser usados de acuerdo a la misericordia que nos ha sido dada. Si tu don es profecía, úsalo hasta el alance de tu confianza;
Rom 12:7  si es el servicio, úsalo para servir; si eres maestro, usa tu don para enseñar;
Rom 12:8  si eres consejero, usa tu don para consolar y exhortar; si tú eres dador, hazlo sencilla y generosamente; si estás en una posición de liderazgo, dirige con diligencia y celo; si eres uno que hace actos de misericordia, hazlos con alegría.
Rom 12:9  No permitas que el amor sea una simple apariencia externa. Retírate de lo que es malvado, y sujétate a lo que es bueno.
Rom 12:10  Amense el uno al otro con devoción y amor fraternal; y sean ejemplo cada uno para con el otro, demostrando respeto.
Rom 12:11  No sean vagos cuando trabajo arduo es necesitado, sino sirvan Yahshúa con fervor en el ruaj.
Rom 12:12  Alégrense en la esperanza, sean pacientes en las tribulaciones, y continúen firmes en la oración.
Rom 12:13  Compartan lo que tienen con el pueblo de YAHWEH, y practiquen la hospitalidad.[92]
Rom 12:14  Bendigan a aquellos que los persiguen; ¡bendíganlos, no los maldigan!
Rom 12:15  Alégrense con aquellos que se alegran, y lloren con los que lloran.
Rom 12:16  Sean sensibles para con las necesidades de los otros; no se crean a ustedes mismos mejores que los demás. No sean vanidosos.[93]
Rom 12:17  No le paguen a nadie mal por mal, sino traten de hacer lo que todos consideran como bueno
Rom 12:18  Si es posible, y hasta donde sea que dependa de ustedes, vivan en Shalom con todas las personas.
Rom 12:19  Nunca busquen venganza, mis amigos, en cambio, dejen eso a la ira de YAHWEH, porque en el Tanaj está escrito: "Dice YAHWEH: 'La venganza es mi responsabilidad; Yo pagaré.'"[De 32:25]
Rom 12:20  Por el contrario, "Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale algo de beber. Porque haciendo esto, acumularás montones de carbones encendidos de vergüenza sobre su cabeza."[Pr 25:21-22]
Rom 12:21  No te dejes conquistar por el mal, conquista el mal con el bien.

 


 

Rom 12:1  "Por eso hermanos, les ruego que entreguen toda su vida como sacrifico vivo a Dios, quien nos ha mostrado compasión. Esa ofrenda que es su vida debe estar dedicada solamente a Dios para poder agradarle. Esta clase de adoración es la que realmente tiene sentido."
Rom 12:2  "No vivan según el modelo de este mundo. Mejor dejen que Dios cambie su vida con una nueva manera de pensar. Así podrán saber lo que Dios quiere para ustedes y también lo que es bueno, perfecto y agradable a él."
Rom 12:3  "Por el privilegio especial que Dios me ha dado, les pido que ninguno se crea mejor que los demás. Más bien, usen su buen juicio para formarse una opinión de sí mismos conforme a la porción de fe que Dios le ha dado a cada uno."
Rom 12:4  Todos tenemos un cuerpo formado de muchas partes y cada una tiene una función distinta.
Rom 12:5  "Así pasa con nosotros, somos muchos, pero todos formamos un solo cuerpo en nuestra relación con Cristo. Como parte de ese cuerpo, cada uno pertenece a los demás."
Rom 12:6  "Pero Dios en su generoso amor le ha dado a cada uno dones diferentes. Si uno tiene el don de la profecía, que lo use de acuerdo con la fe que tiene."
Rom 12:7  "El que recibió el don de servir, que se dedique a servir. El que recibió el don de enseñar, que se dedique a enseñar."
Rom 12:8  "El que recibió el don de animar a otros, que se dedique a animarlos. El que recibió el don de dar, hágalo con el sincero deseo de ayudar. El que recibió el don de dirigir, hágalo lo mejor posible. El que recibió el don de ser compasivo con otros, hágalo con alegría."
Rom 12:9  Su amor debe ser real y sincero. Detesten el mal y apéguense sólo al bien.
Rom 12:10  "Ténganse cariño unos a otros, como hermanos. Den preferencia a los demás y respétense unos a otros."
Rom 12:11  "No sean perezosos con los trabajos que deban hacer para el Señor, y hagan todo con entusiasmo."
Rom 12:12  "Alégrense en la esperanza, tengan paciencia en las dificultades y sean constantes en la oración."
Rom 12:13  Cuiden a los necesitados que hay en el pueblo de Dios. Busquen y reciban en su casa a los que necesitan ayuda.
Rom 12:14  Pidan que Dios bendiga a los que les hagan algo malo; pidan bendiciones y no maldiciones para ellos.
Rom 12:15  Alégrense con los que están alegres. Lloren con los que lloran.
Rom 12:16  "Vivan en paz y armonía unos con otros. No sean orgullosos, sino amigos de los que la gente desprecia. No se crean mejores ni más sabios que ellos."
Rom 12:17  No devuelvan mal por mal. Preocúpense por ganar el respeto de todos haciendo el bien.
Rom 12:18  Traten de hacer lo posible para vivir en paz con los demás.
Rom 12:19  "Queridos amigos, no traten de vengarse de quien les haga algo malo, sino esperen a que Dios lo castigue, porque así está en las Escrituras: ""Yo soy el que castiga, les daré el pago que merecen"", dice el Señor."
Rom 12:20  "En lugar de vengarse, haz esto: ""Si tu enemigo tiene hambre, dale comida. Si tiene sed, dale algo de beber. De esa manera le harás sentir vergüenza""."
Rom 12:21  "No te dejes vencer por el mal, sino derrota el mal con el bien."

 


 
  Conocen nuestro sitio 445394 visitantes (1653492 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!