Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W60
 


  Romanos 10 

La version con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Romanos


 

Rom 10:1  Hermanos, el beneplácito(a)  ciertamente de mi corazón, y mi plegaria a Dios por ellos en salud.
Rom 10:2  Pues testifícoles que celo de Dios tienen, pero no según conocimiento;
Rom 10:3  pues, desconociendo la justicia de Dios, y la propia buscando establecer, a la justicia de Dios no se sometieron.
Rom 10:4  Que fin de ley, Cristo, en justicia, a todo creyente.
Rom 10:5  Que Moisés escribe que la justicia, la por ley, haciendo el hombre, vivirá en ella.
Rom 10:6  Pero la por fe justicia así dice: «No digas en tu corazón(b) : «¿Quién ascenderá al cielo?» (esto es: a Cristo bajar).
Rom 10:7  O: «¿Quién bajará al abismo?» (esto es: a Cristo de entre muertos sacar).
Rom 10:8  Mas ¿qué dice(c) ? (la Escritura). Dt. 30,14 . Cerca está de ti la palabra(d) , en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de la fe que predicamos.
Rom 10:9  Porque, si confesares en tu boca a Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le resucitó de muertos, te salvarás;
Rom 10:10  pues con corazón se cree para justicia; con boca, empero, se confiesa para salud.
Rom 10:11  Pues dice la Escritura: «Todo el que cree en él, no será confundido».
Rom 10:12  Que no hay distinción, y de judío y de heleno; pues el mismo Señor de todos, que es rico para con todos los que le invocan.
Rom 10:13  Que todo el que invocare el nombre del Señor, se salvará.
Rom 10:14  ¿Cómo, pues, invocarán al que no han creído? ¿Y cómo creerán a quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin predicador?
Rom 10:15  ¿Y cómo predicarán, si no se les enviare? según está escrito: Is. 52,7 . ¡Qué hermosos los pies de los que evangelizan (paz, de los que evangelizan) lo bueno!
Rom 10:16  Pero no todos han obedecido al Evangelio. Pues Isaías dice: Is. 53,1 . «Señor, ¿quién creyó a nuestra oída?
Rom 10:17  Luego la fe por oído, y el oído por medio de palabra de Cristo.
Rom 10:18  Empero digo: ¿Acaso no oyeron? Antes bien: Sl. 19,5 Por toda la tierra ha salido el son de ellos, y hasta los fines del orbe, las palabras de ellos.
Rom 10:19  Pero digo: ¿Acaso Israel no conoció? Primero Moisés dice: Dt. 32,21 . Yo celaréos en no gente; en gente insipiente irritaréos. E Isaías atrévese y dice: Is. 65,1 . Hallado fui de los que no me buscaban; manifiesto híceme a los que no me interrogaban(e) . Y a Israel dice: Is. 65,2 . Todo el día he extendido mis manos a pueblo que desobedece y contradice.
Rom 10:20  --.
Rom 10:21  --.

 


 

Rom 10:1  Hermanos, a ellos va el afecto de mi corazón y por ellos se dirigen a Dios mis súplicas, para que sean salvos.
Rom 10:2  Yo declaro en favor suyo que tienen celo por Dios, pero no según la ciencia;"
Rom 10:3  porque ignorando la justicia de Dios y buscando afirmar la propia, no se sometieron a la justicia de Dios;"
Rom 10:4  porque el fin de la Ley es Cristo, para la justificación de todo el que cree.
Rom 10:5  Pues de la justicia proveniente de la Ley escribe Moisés que “el hombre que la cumpliere vivirá por ella.”
Rom 10:6  Pero la justicia que viene de la fe dice así: “No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al cielo?” Esto es, para bajar a Cristo;"
Rom 10:7  o ¿quién bajará al abismo?” Esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos.
Rom 10:8  Pero ¿qué dice? “Cerca de ti está la palabra, en tu boca, en tu corazón,” esto es, la palabra de la fe que predicamos.
Rom 10:9  Porque si confesares con tu boca a Jesús como Señor y creyeres en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo.
Rom 10:10  Porque con el corazón se cree para la justicia, y con la boca se confiesa para la salud.
Rom 10:11  Pues la Escritura dice: “Todo el que creyere en El no será confundido.”
Rom 10:12  No hay distinción entre judío y gentil. Uno mismo es el Señor de todos, rico para todos los que le invocan,
Rom 10:13  pues “todo el que invocare el nombre del Señor será salvo.”
Rom 10:14  Pero ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán sin haber oído? ¿Y cómo oirán si nadie les predica?
Rom 10:15  ¿Y cómo predicarán si no son enviados? Según está escrito: “¡Cuan hermosos los pies de los que anuncian buenas nuevas!”
Rom 10:16  Pero no todos obedecen al Evangelio. Porque Isaías dice: “Señor, ¿quién creyó nuestra predicación?”
Rom 10:17  Por consiguiente, la fe es por la predicación, y la predicación por la palabra de Cristo.
Rom 10:18  Pero digo yo: ¿Es que no han oído? Cierto que sí. “Por toda la tierra se difundió su voz, y hasta los confines del orbe su pregón.”
Rom 10:19  ¿Pero acaso Israel no conoció? Es Moisés el primero que dice: “Yo os provocaré a celos de uno que no es pueblo, os provocaré a cólera por un pueblo insensato.”
Rom 10:20  E Isaías se atreve a decir: “Fui hallado de los que no me buscaban, me dejé ver de los que no preguntaban por mí.”
Rom 10:21  Pero a Israel le dice: “Todo el día extendí mis manos hacia el pueblo incrédulo y rebelde.”

 


 

Rom 10:1  Hermanos en Cristo, con todo mi corazón deseo y pido a Dios que él salve del castigo a los israelitas.
Rom 10:2  Estoy seguro de que ellos tienen muchos deseos de servir a Dios, pero no saben cómo hacerlo.
Rom 10:3  No comprenden que sólo Dios nos puede declarar inocentes. Por eso han tratado de hacer algo para que Dios los acepte. En realidad, han rechazado la manera en que Dios quiere aceptarlos.
Rom 10:4  Dios ya no nos acepta por obedecer la ley; ahora sólo acepta a los que confían en Cristo. Con Cristo, la ley llegó a su cumplimiento.


Todos pueden ser salvos
Rom 10:5  Al referirse a los que obedecen la ley para que Dios los acepte, Moisés escribió lo siguiente: "La persona que obedezca la ley se salvará si la cumple".
Rom 10:6  Al contrario, esto es lo que dice de los que confían en Dios para que él los acepte: "Nunca te preguntes: "¿Quién subirá al cielo?"", es decir, subir al cielo para pedirle a Cristo que baje.
Rom 10:7  "Tampoco te preguntes: "¿Quién bajará al mundo de los muertos?"", es decir, bajar allá para pedirle a Cristo que vuelva a vivir.
Rom 10:8  Más bien, la Biblia dice: "El mensaje de Dios está cerca de ti; está en tu boca y en tu corazón". Y ese mismo mensaje es el que les traemos: que debemos confiar en Dios.
Rom 10:9  Pues si ustedes reconocen con su propia boca que Jesús es el Señor, y si creen de corazón que Dios lo resucitó, entonces se librarán del castigo que merecen.
Rom 10:10  Pues si creemos de todo corazón, seremos aceptados por Dios; y si con nuestra boca reconocemos que Jesús es el Señor, Dios nos salvará.
Rom 10:11  La Biblia dice: "Dios no deja en vergüenza a los que confían en él".
Rom 10:12  No importa si son judíos o no lo son, porque todos tienen el mismo Dios, y él es muy bueno con todos los que le piden ayuda.
Rom 10:13  Pues la Biblia también dice: "Dios salvará a todos los que lo llamen".
Rom 10:14  Pero, ¿cómo van a llamarlo, si no confían en él? ¿Y cómo van a confiar en él, si nada saben de él? ¿Y cómo van a saberlo, si nadie les habla acerca del Señor Jesucristo?
Rom 10:15  ¿Y cómo hablarán de Jesucristo, si Dios no los envía? Como dice la Biblia: "¡Qué hermoso es ver llegar a los que traen buenas noticias!"
Rom 10:16  Sin embargo, no todos han aceptado estas buenas noticias. Como dijo el profeta Isaías: "Señor, ¿quién ha creído a nuestro mensaje?"
Rom 10:17  Así que las personas llegan a confiar en Dios cuando oyen el mensaje acerca de Jesucristo.
Rom 10:18  Pero yo pregunto: ¿Será que no han tenido oportunidad de oír el mensaje? ¡Claro que lo han oído! Porque la Biblia dice:
"El mensaje fue anunciado
por todas partes;
las voces de los mensajeros
se oyeron por todo el mundo".
Rom 10:19  Vuelvo entonces a preguntar: ¿Será que los israelitas no se han dado cuenta? ¡Claro que sí se han dado cuenta! Pues, en primer lugar, Dios dijo por medio de Moisés:
Haré que los israelitas se pongan celosos
de un pueblo sin importancia.
Haré que se enojen
con gente de poco entendimiento.
Rom 10:20  Después, Isaías se atrevió a recordar algo que Dios había dicho:
"Me encontraron aquellos
que no me buscaban.
Me aparecí a gente
que no preguntaba por mí".
Rom 10:21  Pero del pueblo de Israel, Dios dijo por medio de Isaías:
"Todo el día le ofrecí ayuda
a un pueblo terco y desobediente".

 


 

Rom 10:1  Es cierto, hermanos míos, que siento en mi corazón un singular afecto a Israel, y pido muy de veras a Dios su salvación.
Rom 10:2  Yo les confieso y me consta que tienen celo de las cosas de Dios, pero no es un celo según la ciencia.
Rom 10:3  Porque no conociendo la justicia que viene de Dios, y esforzándose a establecer la suya propia, no se han sujetado a Dios para recibir de él esta justicia.
Rom 10:4  Siendo así que el fin de la ley es Cristo para justificar a todos los que creen en él.
Rom 10:5  Porque Moisés dejó escrito, que el hombre que cumpliere la justicia ordenada por la ley o sus mandamientos, hallará en ella la vida.
Rom 10:6  Pero de la justicia que procede de la fe, dice así: No digas en tu corazón: ¿Quién podrá subir al cielo?, esto es, para hacer que Cristo descienda;
Rom 10:7  ¿o quién ha de bajar al abismo?, esto es, para sacar a vida de entre los muertos a Cristo .
Rom 10:8  Mas ¿qué es lo que dice la Escritura? Cerca está de ti la palabra que da la justificación, en tu boca está y en tu corazón; esta palabra es la palabra de la fe que predicamos.
Rom 10:9  Pues si confesareis con tu boca al Señor Jesús , y creyeres en tu corazón que Dios le ha resucitado de entre los muertos, serás salvo.
Rom 10:10  Porque es necesario creer de corazón para justificarse, y confesar la fe con las palabras u obras para salvarse.
Rom 10:11  Por esto dice la Escritura: Cuantos creen en él, no serán confundidos.
Rom 10:12  Puesto que no hay distinción de judío y de gentil; por cuanto uno mismo es el Señor de todos, rico para con todos aquellos que le invocan.
Rom 10:13  Porque todo aquel que invocare de veras el nombre del Señor, será salvo.
Rom 10:14  Mas ¿cómo le han de invocar, si no creen en él? O ¿cómo creerán en él, si de él nada han oído hablar? Y ¿cómo oirán hablar de él, si no se les predica?
Rom 10:15  Y ¿cómo habrá predicadores, si nadie los envía?, según aquello que está escrito: ¡Qué feliz es la llegada de los que anuncian la buena nueva de la paz, de los que anuncian los verdaderos bienes!
Rom 10:16  Verdad es que no todos obedecen la buena nueva. Y por eso dijo Isaías: ¡Oh Señor!, ¿quién ha creído lo que nos ha oído predicar?
Rom 10:17  Así que la fe proviene de oír, y oír depende de la predicación de la palabra de Cristo .
Rom 10:18  Pero pregunto: Pues qué, ¿no la han oído ya? Sí, ciertamente: su voz ha resonado por toda la tierra, y se han oído sus palabras hasta las extremidades del mundo.
Rom 10:19  Mas digo yo: ¿Será que Israel no lo ha entendido? No por cierto. Moisés es el primero en decir en nombre de Dios: Yo he de provocaros a celos por un pueblo que no es pueblo mío; y haré que una nación insensata o ignorante venga a ser el objeto de vuestra indignación y envidia.
Rom 10:20  Isaías, levanta la voz, y dice: Me hallaron los que no me buscaban; me descubrí claramente a los que no preguntaban por mí.
Rom 10:21  Y, al contrario, dice a Israel: Todo el día tuve mis manos extendidas a ese pueblo incrédulo y rebelde a mis palabras.

 


 

Rom 10:1  Hermanos,  ciertamente el anhelo de mi corazón,  y mi oración a Dios por Israel,  es para salvación.
Rom 10:2  Porque yo les doy testimonio de que tienen celo de Dios,  pero no conforme a ciencia.
Rom 10:3  Porque ignorando la justicia de Dios,  y procurando establecer la suya propia,  no se han sujetado a la justicia de Dios;
Rom 10:4  porque el fin de la ley es Cristo,  para justicia a todo aquel que cree.
Rom 10:5  Porque de la justicia que es por la ley Moisés escribe así:  El hombre que haga estas cosas,  vivirá por ellas.
Rom 10:6  Pero la justicia que es por la fe dice así:  No digas en tu corazón:  ¿Quién subirá al cielo?  (esto es,  para traer abajo a Cristo);
Rom 10:7  o,  ¿quién descenderá al abismo?  (esto es,  para hacer subir a Cristo de entre los muertos).
Rom 10:8  Mas  ¿qué dice?  Cerca de ti está la palabra,  en tu boca y en tu corazón.  Esta es la palabra de fe que predicamos:
Rom 10:9  que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor,  y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos,  serás salvo.
Rom 10:10  Porque con el corazón se cree para justicia,  pero con la boca se confiesa para salvación.
Rom 10:11  Pues la Escritura dice:  Todo aquel que en él creyere,  no será avergonzado.
Rom 10:12  Porque no hay diferencia entre judío y griego,  pues el mismo que es Señor de todos,  es rico para con todos los que le invocan;
Rom 10:13  porque todo aquel que invocare el nombre del Señor,  será salvo.
Rom 10:14  ¿Cómo,  pues,  invocarán a aquel en el cual no han creído?  ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído?  ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?
Rom 10:15  ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados?  Como está escrito:  ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz,  de los que anuncian buenas nuevas!
Rom 10:16  Mas no todos obedecieron al evangelio;  pues Isaías dice:  Señor,  ¿quién ha creído a nuestro anuncio?
Rom 10:17  Así que la fe es por el oír,  y el oír,  por la palabra de Dios.
Rom 10:18  Pero digo:  ¿No han oído?  Antes bien,
 Por toda la tierra ha salido la voz de ellos,
 Y hasta los fines de la tierra sus palabras.
Rom 10:19  También digo:  ¿No ha conocido esto Israel?  Primeramente Moisés dice:
 Yo os provocaré a celos con un pueblo que no es pueblo;
 Con pueblo insensato os provocaré a ira.
Rom 10:20  E Isaías dice resueltamente:
 Fui hallado de los que no me buscaban;
 Me manifesté a los que no preguntaban por mí.
Rom 10:21  Pero acerca de Israel dice:  Todo el día extendí mis manos a un puebo rebelde y contradictor.

 


 

Rom 10:1  Hermanos, ciertamente la voluntad de mi corazón y mi oración a Dios sobre Israel, es para salud.
Rom 10:2  Porque yo les doy testimonio que tienen celo de Dios, mas no conforme a ciencia.
Rom 10:3  Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia , no se han sujetado a la justicia de Dios.
Rom 10:4  Porque el fin de la ley es el Cristo, para dar justicia a todo aquel que cree.
Rom 10:5  Porque Moisés describe la justicia que es por la ley: Que el hombre que hiciere estas cosas, vivirá por ellas.
Rom 10:6  Mas de la justicia que es por la fe dice así: No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al cielo? (esto es, para traer de lo alto al Cristo);
Rom 10:7  o, ¿quién descenderá al abismo? (esto es, para volver a traer el Cristo de los muertos.)
Rom 10:8  Mas ¿qué dice? Cercana está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe, la cual predicamos:
Rom 10:9  Que si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.
Rom 10:10  Porque con el corazón se cree para alcanzar justicia; mas con la boca se hace confesión para alcanzar salud.
Rom 10:11  Porque la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.
Rom 10:12  Porque no hay diferencia de judío y de griego; porque el mismo es el Señor de todos, rico para con todos los que le invocan;
Rom 10:13  porque todo aquel que invocare el Nombre del Señor, será salvo.
Rom 10:14  ¿Cómo, pues invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán a aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán si no hay quién les predique?
Rom 10:15  ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian el Evangelio de la paz, de los que anuncian el Evangelio de lo que es bueno!
Rom 10:16  Mas no todos obedecen al Evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?
Rom 10:17  Luego la fe es por el oír; y el oído, por la palabra del Cristo.
Rom 10:18  Mas digo: ¿No han oído? Cierto por toda la tierra ha salido la fama de ellos, y hasta los extremos de la redondez de la tierra las palabras de ellos.
Rom 10:19  Mas digo: ¿No ha venido al conocimiento Israel? Primeramente Moisés dice: Yo os provocaré a celos con gente que no es mía; con gente ignorante os provocaré a ira.
Rom 10:20  E Isaías osa decir: Fui hallado de los que no me buscaban; me manifesté a los que no preguntaban por mí.
Rom 10:21  Y contra Israel dice: Todo el día extendí mis manos a un pueblo rebelde y contradictor.

 


 

Rom 10:1  Brethren, my heart's desire and prayer to God for Israel is, that they might be saved.
Rom 10:2  For I bear them record that they have a zeal of God, but not according to knowledge.
Rom 10:3  For they being ignorant of God's righteousness, and going about to establish their own righteousness, have not submitted themselves unto the righteousness of God.
Rom 10:4  For Christ is the end of the law for righteousness to every one that believeth.
Rom 10:5  For Moses describeth the righteousness which is of the law, That the man which doeth those things shall live by them.
Rom 10:6  But the righteousness which is of faith speaketh on this wise, Say not in thine heart, Who shall ascend into heaven? (that is, to bring Christ down from above:)
Rom 10:7  Or, Who shall descend into the deep? (that is, to bring up Christ again from the dead.)
Rom 10:8  But what saith it? The word is nigh thee, even in thy mouth, and in thy heart: that is, the word of faith, which we preach;
Rom 10:9  That if thou shalt confess with thy mouth the Lord Jesus, and shalt believe in thine heart that God hath raised him from the dead, thou shalt be saved.
Rom 10:10  For with the heart man believeth unto righteousness; and with the mouth confession is made unto salvation.
Rom 10:11  For the scripture saith, Whosoever believeth on him shall not be ashamed.
Rom 10:12  For there is no difference between the Jew and the Greek: for the same Lord over all is rich unto all that call upon him.
Rom 10:13  For whosoever shall call upon the name of the Lord shall be saved.
Rom 10:14  How then shall they call on him in whom they have not believed? and how shall they believe in him of whom they have not heard? and how shall they hear without a preacher?
Rom 10:15  And how shall they preach, except they be sent? as it is written, How beautiful are the feet of them that preach the gospel of peace, and bring glad tidings of good things!
Rom 10:16  But they have not all obeyed the gospel. For Esaias saith, Lord, who hath believed our report?
Rom 10:17  So then faith cometh by hearing, and hearing by the word of God.
Rom 10:18  But I say, Have they not heard? Yes verily, their sound went into all the earth, and their words unto the ends of the world.
Rom 10:19  But I say, Did not Israel know? First Moses saith, I will provoke you to jealousy by them that are no people, and by a foolish nation I will anger you.
Rom 10:20  But Esaias is very bold, and saith, I was found of them that sought me not; I was made manifest unto them that asked not after me.
Rom 10:21  But to Israel he saith, All day long I have stretched forth my hands unto a disobedient and gainsaying people.

 


 

Rom 10:1  Hermanos, el anhelo de mi corazón y mi oración a Dios en favor de ellos es que se salven.
Rom 10:2  Testifico en su favor que tienen celo de Dios, pero no conforme a un pleno conocimiento.
Rom 10:3  Pues desconociendo la justicia de Dios y empeñándose en establecer la suya propia, no se sometieron a la justicia de Dios.
Rom 10:4  Porque el fin de la ley es Cristo, para justificación de todo creyente.
Rom 10:5  En efecto, Moisés escribe acerca de la justicia que nace de la ley: = Quien la cumpla, vivirá por ella. =
Rom 10:6  Mas la justicia que viene de la fe dice así: = No digas = en tu corazón = ¿quién subirá al cielo?, = es decir: para hacer bajar a Cristo;
Rom 10:7  o bien: ¿quién bajará al abismo?, es decir: para hacer subir a Cristo de entre los muertos.
Rom 10:8  Entonces, ¿qué dice? = Cerca de ti está la palabra: en tu boca y en tu corazón, = es decir, la palabra de la fe que nosotros proclamamos.
Rom 10:9  Porque, si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo.
Rom 10:10  Pues con el corazón se cree para conseguir la justicia, y con la boca se confiesa para conseguir la salvación.
Rom 10:11  Porque dice la Escritura: = Todo el que crea en él no será confundido. =
Rom 10:12  Que no hay distinción entre judío y griego, pues uno mismo es el Señor de todos, rico para todos los que le invocan.
Rom 10:13  Pues = todo el que invoque el nombre del Señor se salvará. =
Rom 10:14  Pero ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Cómo creerán en aquel a quien no han oído? ¿Cómo oirán sin que se les predique?
Rom 10:15  Y ¿cómo predicarán si no son enviados? Como dice la Escritura: = ¡Cuán hermosos los pies de los que anuncian el bien! =
Rom 10:16  Pero no todos obedecieron a la Buena Nueva. Porque Isaías dice: = ¡Señor!, ¿quién ha creído a nuestra predicación? =
Rom 10:17  Por tanto, la fe viene de la predicación, y la predicación, por la Palabra de Cristo.
Rom 10:18  Y pregunto yo: ¿Es que no han oído? ¡Cierto que sí! = Por toda la tierra se ha difundido su voz y hasta los confines de la tierra sus palabras. =
Rom 10:19  Pero pregunto: ¿Es que Israel no comprendió? Moisés es el primero en decir: = Os volveré celosos de una que no es nación; contra una nación estúpida os enfureceré. =
Rom 10:20  Isaías, a su vez, se atreve a decir: = Fui hallado de quienes no me buscaban; me manifesté a quienes no preguntaban por mi. =
Rom 10:21  Mas a Israel dice: = Todo el día extendí mis manos hacia un pueblo incrédulo y rebelde. =

 


 

Rom 10:1  Hermanos, el deseo de mi corazón y mi oración a Dios por los israelitas es que alcancen la salvación.
Rom 10:2  En su favor puedo decir que tienen un gran deseo de servir a Dios; solo que ese deseo no está basado en el verdadero conocimiento.
Rom 10:3  Pues no reconocen que es Dios quien hace justos a los hombres, y pretenden ser justos por sí mismos; y así no se han sometido a lo que Dios estableció para hacernos justos.
Rom 10:4  Porque la ley llega a su término con Cristo, y así todos por la fe pueden llegar a ser justos. [1]
Rom 10:5  De la justicia basada en la ley, Moisés escribió esto: "La persona que cumpla la ley, vivirá por ella."[2]
Rom 10:6  Pero de la justicia basada en la fe, se dice: "No pienses: '¿Quién subirá al cielo?' –esto es, para hacer que Cristo baje–;
Rom 10:7  o '¿Quién bajará al abismo?' " –esto es, para hacer que Cristo suba de entre los muertos.
Rom 10:8  ¿Qué es, pues, lo que dice?: "La palabra está cerca de ti, en tu boca y en tu corazón." Esta palabra es el mensaje de fe que predicamos. [3]
Rom 10:9  Si con tu boca reconoces a Jesús como Señor, y con tu corazón crees que Dios lo resucitó, alcanzarás la salvación.
Rom 10:10  Pues con el corazón se cree para alcanzar la justicia, y con la boca se reconoce a Jesucristo para alcanzar la salvación.
Rom 10:11  La Escritura dice: "El que confíe en él, no quedará defraudado."[4]
Rom 10:12  No hay diferencia entre los judíos y los no judíos; pues el mismo Señor es Señor de todos, y da con abundancia a todos los que lo invocan.
Rom 10:13  Porque esto es lo que dice: "Todos los que invoquen el nombre del Señor, alcanzarán la salvación."[5]
Rom 10:14  Pero ¿cómo van a invocarlo, si no han creído en él? ¿Y cómo van a creer en él, si no han oído hablar de él? ¿Y cómo van a oír, si no hay quien les anuncie el mensaje?
Rom 10:15  ¿Y cómo van a anunciar el mensaje, si no son enviados? Como dice la Escritura: "¡Qué hermosa es la llegada de los que traen buenas noticias!"[6]
Rom 10:16  Pero no todos han aceptado el evangelio. Es como dice Isaías: "Señor, ¿quién ha creído al oír nuestro mensaje?"[7]
Rom 10:17  Así pues, la fe nace al oír el mensaje, y el mensaje viene de la palabra de Cristo.
Rom 10:18  Pero yo pregunto: ¿Será tal vez que no oyeron el mensaje?¡Claro que lo oyeron! Porque la Escritura dice:
"La voz de ellos salió
por toda la tierra,
y hasta los últimos rincones del mundo
llegaron sus palabras."[8]
Rom 10:19  y vuelvo a preguntar: ¿Será que los de Israel no se han dado cuenta? En primer lugar, Moisés dice:
"Yo los pondré a ustedes celosos
de un pueblo que no es pueblo;
los haré enojar contra un pueblo
que no quiere entender."[9]
Rom 10:20  Luego, Isaías se atreve a decir:
"Los que no me buscaban,
me encontraron;
y me mostré
a los que no preguntaban por mí."[10]
Rom 10:21  y al hablar de los israelitas, Isaías dice: "Todo el día extendí mis manos a un pueblo desobediente y rebelde."[11]

 


 

Rom 10:1  Hermanos, la buena voluntad de mi corazón y mi ruego a Dios por ellos son, en realidad, para su salvación.
Rom 10:2  Porque les doy testimonio de que tienen celo por Dios; mas no conforme a conocimiento exacto;
Rom 10:3  pues, a causa de no conocer la justicia de Dios, pero de procurar establecer la suya propia, no se sujetaron a la justicia de Dios.
Rom 10:4  Porque Cristo es el fin de la Ley, para que todo el que ejerza fe tenga justicia.
Rom 10:5  Porque Moisés escribe que el hombre que ha cumplido la justicia de la Ley vivirá por ella.
Rom 10:6  Pero la justicia que resulta de la fe habla de esta manera: “No digas en tu corazón: ‘¿Quién ascenderá al cielo?’, esto es, para hacer bajar a Cristo;
Rom 10:7  o: ‘¿Quién descenderá al abismo?’, esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos”.
Rom 10:8  Pero ¿qué dice? “La palabra está cerca de ti, en tu propia boca y en tu propio corazón”; es decir, la “palabra” de fe, que predicamos.
Rom 10:9  Porque si declaras públicamente aquella ‘palabra en tu propia boca’, que Jesús es Señor, y en tu corazón ejerces fe en que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo.
Rom 10:10  Porque con el corazón se ejerce fe para justicia, pero con la boca se presenta declaración pública para salvación.
Rom 10:11  Pues dice la Escritura: “Ninguno que cifre su fe en él será desilusionado”.
Rom 10:12  Porque no hay distinción entre judío y griego, puesto que hay el mismo Señor sobre todos, que es rico para con todos los que lo invocan.
Rom 10:13  Porque “todo el que invoque el nombre de Jehová será salvo”.
Rom 10:14  Sin embargo, ¿cómo invocarán a aquel en quien no han puesto fe? ¿Cómo, a su vez, pondrán fe en aquel de quien no han oído? ¿Cómo, a su vez, oirán sin alguien que predique?
Rom 10:15  ¿Cómo, a su vez, predicarán a menos que hayan sido enviados? Así como está escrito: “¡Cuán hermosos son los pies de los que declaran buenas nuevas de cosas buenas!”.
Rom 10:16  Sin embargo, no todos obedecieron las buenas nuevas. Pues Isaías dice: “Jehová, ¿quién puso fe en la cosa oída de parte de nosotros?”.
Rom 10:17  De modo que la fe sigue a lo oído. A su vez, lo oído es mediante la palabra acerca de Cristo.
Rom 10:18  Sin embargo, pregunto: No es que no hayan oído, ¿verdad? Pues, de hecho, “por toda la tierra salió su sonido, y hasta las extremidades de la tierra habitada sus expresiones”.
Rom 10:19  Con todo, pregunto: No es que Israel no haya sabido, ¿verdad? Primero dice Moisés: “Los incitaré a ustedes a celos mediante aquello que no es nación; los incitaré a cólera violenta mediante una nación estúpida”.
Rom 10:20  Pero Isaías se hace muy denodado y dice: “Fui hallado por los que no me buscaban; vine a ser manifiesto a los que no preguntaban por mí”.
Rom 10:21  Pero en cuanto a Israel dice: “Todo el día he extendido mis manos hacia un pueblo que es desobediente y respondón”.

 


 

Rom 10:1  Hermanos en Cristo, con todo mi corazón deseo y pido a Dios que él salve del castigo a los israelitas.
Rom 10:2  Estoy seguro de que ellos tienen muchos deseos de servir a Dios, pero no saben cómo hacerlo.
Rom 10:3  No comprenden que sólo Dios nos puede declarar inocentes. Por eso han tratado de hacer algo para que Dios los acepte. En realidad, han rechazado la manera en que Dios quiere aceptarlos.
Rom 10:4  Dios ya no nos acepta por obedecer la ley; ahora sólo acepta a los que confían en Cristo. Con Cristo, la ley llegó a su cumplimiento.
Rom 10:5  Al referirse a los que obedecen la ley para que Dios los acepte, Moisés escribió lo siguiente: «La persona que obedezca la ley se salvará si la cumple.»
Rom 10:6  Al contrario, esto es lo que dice de los que confían en Dios para que él los acepte: «Nunca te preguntes: “¿Quién subirá al cielo?”», es decir, subir al cielo para pedirle a Cristo que baje.
Rom 10:7  «Tampoco te preguntes: “¿Quién bajará al mundo de los muertos?”», es decir, bajar allá para pedirle a Cristo que resucite.
Rom 10:8  Más bien, la Biblia dice: «El mensaje de Dios está cerca de ti; está en tu boca y en tu corazón.» Y ese mismo mensaje es el que les traemos: que debemos confiar en Dios.
Rom 10:9  Pues si ustedes reconocen con su propia boca que Jesús es el Señor, y si creen de corazón que Dios lo resucitó, entonces se librarán del castigo que merecen.
Rom 10:10  Pues si creemos de todo corazón, seremos aceptados por Dios; y si con nuestra boca reconocemos que Jesús es el Señor, Dios nos salvará.
Rom 10:11  La Biblia dice: «Dios no deja en vergüenza a los que confían en él.»
Rom 10:12  No importa si son judíos o no lo son, porque todos tienen el mismo Dios, y él es muy bueno con todos los que le piden ayuda.
Rom 10:13  Pues la Biblia también dice: «Dios salvará a los que lo reconozcan como su Dios.»
Rom 10:14  Pero, ¿cómo van a reconocerlo, si no confían en él? ¿Y cómo van a confiar en él, si nada saben de él? ¿Y cómo van a saberlo, si nadie les habla acerca del Señor Jesucristo?
Rom 10:15  ¿Y cómo hablarán de Jesucristo, si Dios no los envía? Como dice la Biblia: «¡Qué hermoso es ver llegar a los que traen buenas noticias!»
Rom 10:16  Sin embargo, no todos han aceptado estas buenas noticias. Como dijo el profeta Isaías: «Señor, ¡nadie ha creído a nuestro mensaje!»
Rom 10:17  Así que las personas llegan a confiar en Dios cuando oyen el mensaje acerca de Jesucristo.
Rom 10:18  Pero yo pregunto: ¿Será que no han tenido oportunidad de oír el mensaje? ¡Claro que lo han oído! Porque la Biblia dice: «Sus palabras recorren toda la tierra y llegan hasta el fin del mundo.»
Rom 10:19  Vuelvo entonces a preguntar: ¿Será que los israelitas no se han dado cuenta? ¡Claro que sí se han dado cuenta! Pues, en primer lugar, Dios dijo por medio de Moisés: «Haré que los israelitas se pongan celosos de un pueblo sin importancia. Haré que se enojen con gente de poco entendimiento.»
Rom 10:20  Después, Isaías se atrevió a recordar algo que Dios había dicho: «Me encontraron aquellos que no me buscaban. Me presenté ante gente que no preguntaba por mí.»
Rom 10:21  Pero del pueblo de Israel, Dios dijo por medio de Isaías: «Todo el día le ofrecí ayuda a un pueblo terco y desobediente.»

 


 

Rom 10:1  Hermanos, el deseo de lo más profundo de mi corazón y mi oración a YAHWEH por Yisra'el, es por su salvación.
Rom 10:2  Puedo testificar de su celo por YAHWEH, pero no es basado en una comprensión correcta;
Rom 10:3  porque como ignoran sobre el plan de YAHWEH por el cual la gente se convierta para ser consideradas justificadas, sino que tratan de establecer su propio plan, no se han sometido al plan de YAHWEH para considerar a la gente justificada.[68]
Rom 10:4  Porque la meta a la que el Tanaj apunta es el Mashíaj, quien ofrece justificación a todos los que confían.[69]
Rom 10:5  Pues Moshe escribe acerca de la justificación basada en la Toráh, que la persona que hace estas cosas, obtendrá vida por medio de ellas.[Le 18:15]
Rom 10:6  Además, la justificación basada en la confianza dice: "No digas en tu corazón, '¿Quién ascenderá al cielo?'" esto es, para hacer bajar al Mashíaj
Rom 10:7  o, "¿Quién descenderá al Sheol?" esto es, para levantar al Mashíaj de los muertos.
Rom 10:8  Mas, ¿qué dice? "La palabra está cerca de ti, en tu boca y en tu corazón";[70][De 30:11-14] esto es, la palabra acerca de la confianza que nosotros proclamamos, a saber,
Rom 10:9  que si confesaras públicamente con tu boca que Yahshúa es el Amo y confiaras en tu corazón que YAHWEH le levantó de los muertos, serás salvo.
Rom 10:10  Porque con el corazón uno permanece creyendo y entonces continúa hacia la justificación, mientras que con la boca uno permanece dando testimonio público y continúa hacia la salvación.[71]
Rom 10:11  Pues el pasaje citado dice que todos los que descasan su confianza en El, no serán humillados.[Is 28:16]
Rom 10:12  Esto quiere decir que no hay diferencia entre Judío y Gentil, YAHWEH es el mismo para todos, rico hacia todos los que le invocan,
Rom 10:13  porque todos los que invoquen El Nombre de YAHWEH, serán salvos.[72][Jl 2:32]
Rom 10:14  Pero ¿cómo podrán invocar a alguien, en quien no han confiado? ¿Y cómo pueden confiar en alguien que no han oído nada sobre El? ¿Y cómo pueden oír acerca de alguien si nadie lo proclama?
Rom 10:15  ¿Y cómo puede la gente proclamarlo si YAHWEH no los manda? Como el Tanaj lo dice: "¡Cuán hermosos en las montañas de Yisra'el son los pies de aquel que trae las Buenas Noticias, proclamando Shalom, anunciando Salvación!"[73][Is 52:7]
Rom 10:16  El problema es que no todos han prestado atención a las Buenas Noticias para obedecerlas. Pues Yeshayah dice: "YAHWEH, ¿Quién ha confiado en lo que ha oído de nosotros?

 


 

Rom 10:1  "Hermanos, mi mayor deseo y mi oración es que Dios salve a todos los judíos."
Rom 10:2  "Puedo decir esto en su favor: hacen un gran esfuerzo para honrar a Dios, pero no entienden lo más importante."
Rom 10:3  No han entendido cómo es que Dios nos aprueba. Por eso trataron de ser aprobados a su manera y no aceptaron la manera como Dios nos aprueba.
Rom 10:4  "En lo que respecta a ser aprobados por Dios, Cristo hizo que el que tiene fe no necesite la ley."
Rom 10:5  "Esto es lo que Moisés escribe acerca de cómo tener la aprobación a través de la ley: ""El que quiera tener vida por medio de la ley que haga todo lo que la ley ordene""."
Rom 10:6  "Pero esto es lo que dice de la aprobación por Dios a través de la fe: ""No digas: ¿Quién subirá al cielo?"" (Es decir: para traer a Cristo a la tierra.)"
Rom 10:7  "Tampoco preguntes: ""¿Quién bajará al mundo de los muertos?"" (Es decir: ""¿Quién va a traer a Cristo y a resucitarlo de entre los muertos?"")"
Rom 10:8  "Las Escrituras también dicen: ""El mensaje de Dios está muy cerca de ti. Está tan cerca como lo están tu boca y tu corazón"". Es el mismo mensaje de fe que nosotros anunciamos."
Rom 10:9  Serás salvo si reconoces abiertamente que Jesús es el Señor y si crees de todo corazón que Dios lo levantó de la muerte.
Rom 10:10  Pues Dios te aprobará si crees de todo corazón y te salvará si con tu boca lo anuncias a otros.
Rom 10:11  "La Escritura dice: ""Todo el que confía en esa piedra (Cristo) no será defraudado""."
Rom 10:12  "La Escritura dice ""todo"" porque a Dios no le importa si uno es judío o no. Es el mismo Señor que es Señor de todos. Es generoso con todos los que le piden ayuda."
Rom 10:13  "Porque ""Todos los que confían en el Señor serán salvos""."
Rom 10:14  "Pero, ¿cómo van a confiar en el Señor si no han oído hablar de él? ¿Y cómo van a oír de él si no hay quien les diga el mensaje?"
Rom 10:15  "¿Y cómo van a decir el mensaje si no hay quien los envíe? Así dicen las Escrituras: ""¡Son tan hermosos los pies de los que anuncian las buenas noticias!"""
Rom 10:16  "No obstante, no todos ellos hicieron caso de las buenas noticias. Por eso Isaías pregunta: ""Señor, ¿quién ha creído nuestro mensaje?"""
Rom 10:17  "Así que, la fe es el resultado de oír el mensaje pues para que alguien pueda oír el mensaje tiene que haber otro que le hable de Cristo."
Rom 10:18  "Pero yo pregunto: ¿Será que el pueblo de Israel no oyó nuestro mensaje? Claro que sí. Como dicen las Escrituras: ""Sus voces se han oído en toda la tierra, y sus palabras han llegado a todos los rincones del mundo"". Pregunto nuevamente: ""¿El pueblo de Israel no entendió?"" Claro que entendió. Primero, Moisés dijo de parte de Dios: ""Haré que ustedes sientan celos de gente que no es en realidad una nación. Usaré una nación ignorante para que les dé ira""."
Rom 10:19  "Pero yo pregunto: ¿Será que el pueblo de Israel no oyó nuestro mensaje? Claro que sí. Como dicen las Escrituras: ""Sus voces se han oído en toda la tierra, y sus palabras han llegado a todos los rincones del mundo"". Pregunto nuevamente: ""¿El pueblo de Israel no entendió?"" Claro que entendió. Primero, Moisés dijo de parte de Dios: ""Haré que ustedes sientan celos de gente que no es en realidad una nación. Usaré una nación ignorante para que les dé ira""."
Rom 10:20  "Luego Isaías se atrevió a decir de parte de Dios: ""Los que no me estaban buscando, me encontraron. Me aparecí ante los que no preguntaban por mí""."
Rom 10:21  "Sin embargo esto es lo que dice Dios acerca de Israel: ""Durante todo el día he esperado a este pueblo, pero es gente desobediente que no quiere seguirme""."

 


 
  Conocen nuestro sitio 448148 visitantes (1667966 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!