Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W53
 


  Romanos 03 

La version con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Romanos


 

Rom 3:1  ¿Qué, pues, lo más del judío(a) , o cuál el provecho de la circuncisión?
Rom 3:2  Mucho en todo modo. Lo primero, porque confiados fueron los dichos de Dios.
Rom 3:3  Pero ¿qué, si descreyeron algunos? ¿Acaso el descreimiento de ellos la credibilidad de Dios anonadará?
Rom 3:4  ¡No sea! y; hágase(b)  Dios veraz, pero todo hombre mendaz; según lo que está escrito: «Para que seas justificado en tus palabras, y venzas, cuando se te juzgare».
Rom 3:5  Pero, si la injusticia de nosotros, de Dios justicia realza ¿qué diremos? ¿Acaso, injusto Dios, quien infiere ira? (según hombre digo).
Rom 3:6  ¡No sea! De otra suerte ¿cómo juzgará Dios el mundo?
Rom 3:7  Pues, si la verdad de Dios, en la mentira mía ha abundado en gloria suya ¿que aún también yo como pecador soy juzgado?
Rom 3:8  ¿y(c)  no (según se nos blasfema, según dicen algunos que nosotros decimos) haremos los males porque vengan los bienes? la condenación de los cuales(d)  es justa.
Rom 3:9  ¿Qué, pues? ¿Nos aventajamos?(e) . En manera alguna, pues ya hemos acusado, y a judíos y helenos que todos bajo pecado están;
Rom 3:10  según está escrito que: no hay justo, ni uno; (Sal. 14,1-3)
Rom 3:11  no hay quien entienda; no hay quien busque a Dios; (Sal. 53.2-4)
Rom 3:12  todos han declinado; a una inutilizádose, no hay quien haga bondad; no hay siquiera uno. (Sal. 5,10)
Rom 3:13  Tumba abierta, su laringe; con sus lenguas engañaran; Sal. 140,4 veneno de áspides, bajo sus labios; (Sal. 10,7)
Rom 3:14  cuya boca, de ellos, de maldición, y amargura hínchese (Is. 59:7,
Rom 3:15  veloces sus pies para verter sangre,
Rom 3:16  quebranto y miseria en sus caminos; (Lc, 1,79)
Rom 3:17  y camino de paz no conocieron, (Sal. 36,2)
Rom 3:18  no hay temor de Dios ante sus ojos.
Rom 3:19  Y sabemos que cuanto la ley habla, a los en la ley habla; para que toda boca se selle, y reo se haga todo el mundo para con Dios.
Rom 3:20  Puesto que por obras de ley no se justificará toda carne a faz de él; pues, por ley, conocimiento de pecado.
Rom 3:21  Y pues ahora, fuera de ley(f) , justicia de Dios se ha manifestado, testificada por la ley y los profetas;
Rom 3:22  justicia de Dios, por fe de Jesucristo a todos y sobre todos los creyentes; pues no hay diferencia;
Rom 3:23  pues todos pecaron y carecen(g)  de la gloria de Dios;
Rom 3:24  justificándose gratuitamente por su gracia, por la redención la en Cristo Jesús;
Rom 3:25  a quien propuso Dios como propiciación por la fe en la sangre de él, en manifestación de su justicia, por la remisión de las precedentes culpas,
Rom 3:26  en la paciencia de Dios, para la manifestación de su justicia en el presente tiempo; a fin de ser él justo y justificando al de fe de Jesús.
Rom 3:27  ¿Dónde, pues, la gloriación? Excluyóse. ¿Por qué ley? ¿de las obras? Jamás; sino por ley de fe.
Rom 3:28  Inferimos, pues, que justificado es con fe el hombre, sin obras de ley.
Rom 3:29  ¿O de judíos Dios solamente, que no también de gentes? Sí; también de gentes;
Rom 3:30  puesto que uno el Dios, el que justificará la circuncisión con fe y el prepucio por la fe.
Rom 3:31  ¿La ley, pues, desvirtuamos por la fe? ¡No sea! sino que ley establecemos.

 


 

Rom 3:1  ¿En qué, pues, aventaja el judío, o de qué aprovecha la circuncisión? Mucho en todos los aspectos,
Rom 3:2  y primeramente porque a ellos les han sido confiados los oráculos de Dios”
Rom 3:3  ¡ Pues qué! Si algunos han sido incrédulos, ¿acaso va a anular su incredulidad la fidelidad de Dios?
Rom 3:4  No, ciertamente. Antes hay que confesar que Dios es veraz y todo hombre falaz, según está escrito: “Para que seas reconocido justo en tus palabras y triunfes cuando fueres juzgado”·
Rom 3:5  Pero si nuestra injusticia hace resaltar la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿No es Dios injusto en desfogar su ira? (hablando a lo humano).
Rom 3:6  De ninguna manera. Si así fuese, ¿cómo podría Dios juzgar al mundo ?
Rom 3:7  Pero si la veracidad de Dios resalta más por mi mendacidad, para gloria suya, ¿por qué voy a ser yo juzgado pecador?
Rom 3:8  ¿Y por qué no decir lo que algunos calumniosamente nos atribuyen, asegurando que decimos: Hagamos el mal para que venga el bien? La condenación de éstos es justa.
Rom 3:9  ¿Qué, pues, diremos? ¿Los aventajamos? No en todo. Pues ya hemos probado que judíos y gentiles nos hallamos todos bajo el pecado,
Rom 3:10  según está escrito: “No hay justo ni siquiera uno,
Rom 3:11  no hay uno sabio, no hay quien busque a Dios.
Rom 3:12  Todos se han extraviado, todos están corrompidos, no hay quien haga el bien, no hay ni siquiera uno.”
Rom 3:13  “Sepulcro abierto es su garganta, con sus lenguas urden enveneno de áspides hay bajo sus labios, ganos,
Rom 3:14  su boca rebosa maldición y amargura,
Rom 3:15  veloces son sus pies para derramar sangre,
Rom 3:16  calamidad y miseria abunda en sus caminos,
Rom 3:17  y la senda de la paz no la conocieron,
Rom 3:18  no hay temor de Dios ante sus ojos.”
Rom 3:19  Ahora bien, sabemos que cuanto dice la Ley, lo dice a los que viven bajo la Ley, para tapar toda boca y que todo el mundo se confiese reo ante Dios.
Rom 3:20  De aquí que por las obras de la Ley “nadie será justificado ante El, pues de la Ley sólo nos viene el conocimiento del pecado.”
Rom 3:21  Mas ahora, sin la Ley, se ha manifestado la justicia de Dios, atestiguada por la Ley y los Profetas;"
Rom 3:22  la justicia de Dios por la fe en Jesucristo, para todos los que creen, sin distinción;"
Rom 3:23  pues todos pecaron y todos están privados de la gloria de Dios,
Rom 3:24  y ahora son justificados gratuitamente por su gracia, en virtud de la redención operada por Cristo Jesús,
Rom 3:25  a quien Dios preordenó instrumento de propiciación, mediante la fe, en su sangre, para manifestación de su justicia,
Rom 3:26  habiendo pasado por alto los pecados cometidos anteriormente en el tiempo de la paciencia de Dios, para manifestación de su justicia en el tiempo presente, a fin de mostrar que es justo y que justifica a todo el que cree en Jesús.
Rom 3:27  ¿Dónde está, pues, tu jactancia? Ha quedado excluida. ¿Por qué ley? ¿Por la ley de las obras? No, sino por la ley de la fe,
Rom 3:28  pues sostenemos que el hombre es justificado por la fe sin las obras de la Ley.
Rom 3:29  ¿Acaso Dios es sólo Dios de los judíos? ¿No lo es también de los gentiles? Sí, también lo es de los gentiles,
Rom 3:30  puesto que no hay más que un solo Dios, que justifica a la circuncisión por la fe y al prepucio por la fe.
Rom 3:31  ¿Anulamos, pues, la Ley con la fe? No, ciertamente, antes la confirmamos.

 


 

Rom 3:1  Vamos a ver: ¿Vale la pena ser judío? ¿Conviene circuncidarse?
Rom 3:2  ¡Claro que sí! Porque el mensaje de Dios se les dio a los judíos antes que a nadie.
Rom 3:3  Y aunque es verdad que algunos de ellos no hicieron caso del mensaje, eso no significa que Dios dejará de cumplirles todo lo que les prometió.
Rom 3:4  ¡De ninguna manera! Aunque todo el mundo miente, Dios siempre dice la verdad. Así lo dice la Biblia:
"Todos reconocerán,
que siempre dices la verdad.
Por eso ganarás el pleito
cuando te acusen ante los jueces".
Rom 3:5  Todo lo malo que hacemos demuestra que Dios es justo cuando se enoja y nos castiga. No por eso vamos a decir que Dios es injusto.
Rom 3:6  ¡De ninguna manera! Si Dios no fuera justo, ¿cómo podría decidir quiénes son malos y quiénes son buenos?
Rom 3:7  Alguien podría pensar que no merece ser castigado, ya que sus mentiras hacen que la verdad de Dios se vea con mayor claridad. En tal caso podría alegarse que es mejor hacer lo malo, ya que Dios convierte lo malo en bueno. Pero no se equivoquen. Pensar así es un error. Además, no es eso lo que quiero enseñar, aunque algunos me acusan de hacerlo. En todo caso, Dios es justo y castigará a esos mentirosos.


Nadie es justo
Rom 3:9  ¿Quiere decir todo esto que nosotros los judíos somos mejores que los demás? ¡Claro que no! Como ya les dije, seamos judíos o no lo seamos, todos somos pecadores.
Rom 3:10  La Biblia nos lo dice:
"Nadie es justo.
Rom 3:11  Nadie entiende nada,
ni quiere buscar a Dios.
Rom 3:12  Todos se han alejado de él;
todos se han vuelto malos.
Nadie, absolutamente nadie,
quiere hacer lo bueno.
Rom 3:13  Sólo dicen cosas malas;
sólo saben decir mentiras.
Hacen tanto daño
con sus palabras,
como una serpiente
con su veneno.
Rom 3:14  Hablan con amargura
y maldicen a la gente.
Rom 3:15  Fácilmente se enojan
y matan a cualquiera.
Rom 3:16  A donde quiera que van,
todo lo destruyen
y lo dejan destrozado.
Rom 3:17  No saben vivir en paz,
Rom 3:18  ni respetan a Dios".
Rom 3:19  Sabemos que la ley de Moisés tiene valor para los que se someten a ella. Y lo que la ley dice es para que nadie pueda declararse inocente; es para que todo el mundo se reconozca culpable ante Dios.
Rom 3:20  El cumplimiento de la ley no nos hace inocentes ante Dios; la ley sólo sirve para que reconozcamos que somos pecadores.


La confianza en Jesucristo
Rom 3:21  La Biblia misma nos enseña claramente que ahora Dios nos acepta sin necesidad de cumplir la ley.
Rom 3:22  Dios acepta a todos los que creen y confían en Jesucristo, sin importar si son judíos o no lo son.
Rom 3:23  Todos hemos pecado, y por eso estamos lejos de Dios.
Rom 3:24  Pero él nos ama mucho y nos declara inocentes sin pedirnos nada a cambio. Por medio de Jesús nos ha librado del castigo que merecían nuestros pecados.
Rom 3:25  Dios envió a Jesucristo para morir por nosotros. Si confiamos en que Jesús murió por nosotros, Dios nos perdonará. Con esto Dios demuestra que es justo y que, gracias a su paciencia, ahora nos perdona todo lo malo que antes hicimos. Él es justo, y sólo acepta a los que confían en Jesús.
Rom 3:27  Ante Dios, no tenemos nada de qué estar orgullosos. Pues Dios nos acepta porque confiamos en Jesucristo, y no por obedecer la ley de Moisés.
Rom 3:29  Dios no es solamente Dios de los judíos; en realidad, él es Dios de todos, sean o no judíos.
Rom 3:30  Hay un solo Dios, y es el Dios que acepta a todos los que confían en Jesucristo, sean judíos o no lo sean.
Rom 3:31  Pero si confiamos en Jesús, eso no quiere decir que la ley ya no sirva. Al contrario, si confiamos en él, la ley cobra más valor.

 


 

Rom 3:1  ¿Cuál es, pues, me diréis, la ventaja de los judíos sobre los gentiles?; o ¿qué utilidad se saca en ser del pueblo circuncidado?
Rom 3:2  La ventaja de los judíos es grande de todos modos. Y principalmente porque a ellos les fueron confiados los oráculos de Dios.
Rom 3:3  Porque, en fin, si algunos de ellos no han creído, ¿su infidelidad frustrará por ventura la fidelidad de Dios? Sin duda que no,
Rom 3:4  siendo Dios, como es, veraz, y mentiroso todo hombre según aquellos que David dijo a Dios: A fin de que tú seas reconocido fiel en tus palabras, y salgas vencedor en los juicios que de ti se hacen.
Rom 3:5  Mas si nuestra injusticia o iniquidad hace resaltar la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿No será Dios (hablo a lo humano) injusto en castigarnos?
Rom 3:6  Nada menos. Porque si así fuese, ¿cómo sería Dios el juez del mundo?
Rom 3:7  Pero si la fidelidad o verdad de Dios, añadirá alguno, con ocasión de mi infidelidad o malicia se ha manifestado más gloriosa, ¿por qué razón todavía soy yo condenado como pecador?
Rom 3:8  ¿Y por qué (como con una insigne calumnia esparcen algunos que nosotros decimos) no hemos de hacer nosotros un mal, a fin de que de él resulte un bien? Los que dicen esto son justamente condenados.
Rom 3:9  ¿Diremos, pues, que somos los judíos más dignos que los gentiles? No por cierto. Pues ya hemos demostrado que así judíos como gentiles todos están sujetos al pecado,
Rom 3:10  según aquello que dice la Escritura: No hay uno que sea justo;
Rom 3:11  no hay quien sea cuerdo, no hay quien busque a Dios;
Rom 3:12  todos se descarriaron, todos se inutilizaron; no hay quien obre bien, no hay siquiera uno;
Rom 3:13  su garganta es un sepulcro abierto, se han servido de sus lenguas para urdir enredos; dentro de sus labios tienen veneno de áspides;
Rom 3:14  su boca está llena de maldición y de amargura;
Rom 3:15  son sus pies ligeros para ir a derramar sangre;
Rom 3:16  todos sus pasos se dirigen a oprimir y a hacer infelices a los demás;
Rom 3:17  porque la senda de la paz nunca la conocieron,
Rom 3:18  ni tienen el temor de Dios ante sus ojos.
Rom 3:19  Pero sabemos que cuantas cosas dice la ley, todas las dirige a los que profesan la ley a fin de que toda boca enmudezca, y todo el mundo, así judíos como gentiles, se reconozca reo delante de Dios;
Rom 3:20  supuesto que delante de él ningún hombre será justificado por solas las obras de la ley. Porque por la ley se nos ha dado el conocimiento del pecado.
Rom 3:21  Cuando ahora la justicia que da Dios sin la ley se nos ha hecho patente, según está atestiguada por la ley y los profetas.
Rom 3:22  Y esta justicia que da Dios por la fe en Jesucristo, es para todos y sobre todos los que creen en él, pues no hay distinción alguna entre judío y gentil;
Rom 3:23  porque todos pecaron, y tienen necesidad de la gloria o gracia de Dios,
Rom 3:24  siendo justificados gratuitamente por la gracia del mismo, en virtud de la redención que todos tienen en Jesucristo,
Rom 3:25  a quien Dios propuso para ser la víctima de propiciación en virtud de su sangre por medio de la fe, a fin de demostrar la justicia que da él mismo perdonando los pecados pasados,
Rom 3:26  soportados por Dios con tanta paciencia, con el fin, digo, de manifestar su justicia en el tiempo presente; por donde se vea cómo él es justo en sí mismo, y que justifica al que tiene la fe de Jesucristo.
Rom 3:27  Ahora, pues, ¿dónde está, ¡oh judío!, el motivo de gloriarte? Queda excluido. ¿Por qué ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe.
Rom 3:28  Así que, concluimos ser justificado el hombre por la fe viva sin las obras de la ley.
Rom 3:29  Porque en fin, ¿es acaso Dios de los judíos solamente?; ¿no es también Dios de los gentiles? Sí, por cierto, de los gentiles también.
Rom 3:30  Porque uno es realmente el Dios que justifica por medio de la fe a los circuncidados, y que con la misma fe justifica a los no circuncidados.
Rom 3:31  Luego nosotros, dirá alguno, ¿destruimos la ley de Moisés por la fe en Jesucristo? No hay tal, antes bien confirmamos la ley.

 


 

Rom 3:1  ¿Qué ventaja tiene,  pues,  el judío?  ¿o de qué aprovecha la circuncisión?
Rom 3:2  Mucho,  en todas maneras.  Primero,  ciertamente,  que les ha sido confiada la palabra de Dios.
Rom 3:3  ¿Pues qué,  si algunos de ellos han sido incrédulos?  ¿Su incredulidad habrá hecho nula la fidelidad de Dios?
Rom 3:4  De ninguna manera;  antes bien sea Dios veraz,  y todo hombre mentiroso;  como está escrito:
Para que seas justificado en tus palabras,
 Y venzas cuando fueres juzgado.
Rom 3:5  Y si nuestra injusticia hace resaltar la justicia de Dios,  ¿qué diremos?  ¿Será injusto Dios que da castigo?  (Hablo como hombre.)
Rom 3:6  En ningua manera;  de otro modo,  ¿cómo juzgaría Dios al mundo?
Rom 3:7  Pero si por mi mentira la verdad de Dios abundó para su gloria,  ¿por qué aún soy juzgado como pecador?
Rom 3:8  ¿Y por qué no decir  (como se nos calumnia,  y como algunos,  cuya condenación es justa,  afirma que nosotros decimos):  Hagamos males para que vengan bienes?
Rom 3:9  ¿Qué,  pues?  Somos nosotros mejores que ellos?  En ninguna manera;  pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles,  que todos están bajo pecado.
Rom 3:10  Como está escrito:
No hay justo,  ni aun uno;
Rom 3:11  No hay quien entienda.
 No hay quien busque a Dios.
Rom 3:12  Todos se desviaron,  a una se hicieron inútiles;
 No hay quien haga lo bueno,  no hay ni siquiera uno.
Rom 3:13  Sepulcro abierto es su garganta;
 Con su lengua engañan.
 Veneno de áspides hay debajo de sus labios;
Rom 3:14  Su boca está llena de maldición y de amargura.
Rom 3:15  Sus pies se apresuran para derramar sangre;
Rom 3:16  Quebranto y desventura hay en sus caminos;
Rom 3:17  Y no conocieron camino de paz.
Rom 3:18  No hay temor de Dios delante de sus ojos.
Rom 3:19  Pero sabemos que todo lo que la ley dice,  lo dice a los que están bajo la ley,  para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios;
Rom 3:20  ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él;  porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.
Rom 3:21  Pero ahora,  aparte de la ley,  se ha manifestado la justicia de Dios,  testificada por la ley y por los profetas;
Rom 3:22  la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo,  para todos los que creen en él.  Porque no hay diferencia,
Rom 3:23  por cuanto todos pecaron,  y están destituidos de la gloria de Dios,
Rom 3:24  siendo justificados gratuitamente por su gracia,  mediante la redención que es en Cristo Jesús,
Rom 3:25  a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre,  para manifestar su justicia,  a causa de haber pasado por alto,  en su paciencia,  los pecados pasados,
Rom 3:26  con la mira de manifestar en este tiempo su justicia,  a fin de que él sea el justo,  y el que justifica al que es de la fe de Jesús.
Rom 3:27  ¿Dónde,  pues,  está la jactancia?  Queda excluida.  ¿Por cuál ley?  ¿Por la de las obras?  No,  sino por la ley de la fe.
Rom 3:28  Concluimos,  pues,  que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.
Rom 3:29  ¿Es Dios solamente Dios de los judíos?  ¿No es también Dios de los gentiles?  Ciertamente,  también de los gentiles.
Rom 3:30  Porque Dios es uno,  y él justificará por la fe a los de la circuncisión,  y por medio de la fe a los de la incircuncisión.
Rom 3:31  ¿Luego por la fe invalidamos la ley?  En ninguna manera,  sino que confirmamos la ley.

 


 

Rom 3:1  ¿Qué, pues, tiene más el Judío? ¿O qué aprovecha la circuncisión?
Rom 3:2  Mucho en todas maneras. Lo primero ciertamente, que la Palabra de Dios les ha sido confiada.
Rom 3:3  ¿Pues qué, si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿La incredulidad de ellos habrá por esto hecho vana la verdad de Dios?
Rom 3:4  En ninguna manera; porque Dios es Verdadero y todo hombre es mentiroso, como está escrito: Para que seas justificado en tus dichos, y venzas cuando juzgares.
Rom 3:5  Y si nuestra iniquidad engrandece la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Será por esto injusto Dios que da castigo? (hablo como hombre.)
Rom 3:6  En ninguna manera; de otro modo, ¿cómo juzgaría Dios el mundo?
Rom 3:7  Pero si la verdad de Dios creció para su gloria por mi mentira, ¿por qué aún así yo soy juzgado como pecador?
Rom 3:8  ¿Y por qué no decir (como somos infamados, y como algunos dicen que nosotros decimos): Hagamos males para que vengan bienes? La condenación de los cuales es justa.
Rom 3:9  ¿Qué pues? ¿Somos mejores que ellos? En ninguna manera, porque ya hemos comprobado a judíos y a griegos, que todos están bajo pecado.
Rom 3:10  Como está escrito: No hay justo, ni aun uno;
Rom 3:11  no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios;
Rom 3:12  todos se apartaron, a una fueron hechos inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni aun uno;
Rom 3:13  sepulcro abierto es su garganta; con sus lenguas tratan engañosamente; veneno de áspides está debajo de sus labios;
Rom 3:14  cuya boca está llena de maledicencia y de amargura;
Rom 3:15  sus pies son ligeros a derramar sangre;
Rom 3:16  quebrantamiento y desventura hay en sus caminos;
Rom 3:17  y camino de paz no conocieron:
Rom 3:18  no hay temor de Dios delante de sus ojos.
Rom 3:19  Pero sabemos que todo lo que la ley dice, a los que están en la ley lo dice, para que toda boca se tape, y que todo el mundo se sujete a Dios;
Rom 3:20  porque por las obras de la ley ninguna carne se justificará delante de él; porque por la ley es el conocimiento del pecado.
Rom 3:21  Pero ahora, sin la ley, la justicia de Dios se ha manifestado, testificada por la ley y por los profetas;
Rom 3:22  la justicia, digo, de Dios por la fe de Jesús el Cristo, para todos y sobre todos los que creen en él. Porque no hay diferencia,
Rom 3:23  por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios;
Rom 3:24  justificados gratuitamente por su gracia mediante la redención que es en Jesús el Cristo;
Rom 3:25  al cual Dios ha propuesto por aplacación mediante la fe en su sangre, para manifestación de su justicia, para la remisión de los pecados pasados;
Rom 3:26  por la paciencia de Dios, manifestando su justicia en este tiempo, para que él solo sea el Justo y el que justifica al que es de la fe de Jesús el Cristo.
Rom 3:27  ¿Dónde pues está la jactancia? Es echada fuera. ¿Por cuál ley? ¿De las obras? No; sino por la ley de la fe.
Rom 3:28  Así que, concluimos que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.
Rom 3:29  ¿O es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Cierto, también es Dios de los gentiles.
Rom 3:30  Porque un solo Dios es de todos , el cual justificará por la fe la circuncisión, y por la fe la incircuncisión.
Rom 3:31  ¿Luego deshacemos la ley por la fe? En ninguna manera; antes establecemos la ley.

 


 

Rom 3:1  What advantage then hath the Jew? or what profit is there of circumcision?
Rom 3:2  Much every way: chiefly, because that unto them were committed the oracles of God.
Rom 3:3  For what if some did not believe? shall their unbelief make the faith of God without effect?
Rom 3:4  God forbid: yea, let God be true, but every man a liar; as it is written, That thou mightest be justified in thy sayings, and mightest overcome when thou art judged.
Rom 3:5  But if our unrighteousness commend the righteousness of God, what shall we say? Is God unrighteous who taketh vengeance? (I speak as a man)
Rom 3:6  God forbid: for then how shall God judge the world?
Rom 3:7  For if the truth of God hath more abounded through my lie unto his glory; why yet am I also judged as a sinner?
Rom 3:8  And not rather, (as we be slanderously reported, and as some affirm that we say,) Let us do evil, that good may come? whose damnation is just.
Rom 3:9  What then? are we better than they? No, in no wise: for we have before proved both Jews and Gentiles, that they are all under sin;
Rom 3:10  As it is written, There is none righteous, no, not one:
Rom 3:11  There is none that understandeth, there is none that seeketh after God.
Rom 3:12  They are all gone out of the way, they are together become unprofitable; there is none that doeth good, no, not one.
Rom 3:13  Their throat is an open sepulchre; with their tongues they have used deceit; the poison of asps is under their lips:
Rom 3:14  Whose mouth is full of cursing and bitterness:
Rom 3:15  Their feet are swift to shed blood:
Rom 3:16  Destruction and misery are in their ways:
Rom 3:17  And the way of peace have they not known:
Rom 3:18  There is no fear of God before their eyes.
Rom 3:19  Now we know that what things soever the law saith, it saith to them who are under the law: that every mouth may be stopped, and all the world may become guilty before God.
Rom 3:20  Therefore by the deeds of the law there shall no flesh be justified in his sight: for by the law is the knowledge of sin.
Rom 3:21  But now the righteousness of God without the law is manifested, being witnessed by the law and the prophets;
Rom 3:22  Even the righteousness of God which is by faith of Jesus Christ unto all and upon all them that believe: for there is no difference:
Rom 3:23  For all have sinned, and come short of the glory of God;
Rom 3:24  Being justified freely by his grace through the redemption that is in Christ Jesus:
Rom 3:25  Whom God hath set forth to be a propitiation through faith in his blood, to declare his righteousness for the remission of sins that are past, through the forbearance of God;
Rom 3:26  To declare, I say, at this time his righteousness: that he might be just, and the justifier of him which believeth in Jesus.
Rom 3:27  Where is boasting then? It is excluded. By what law? of works? Nay: but by the law of faith.
Rom 3:28  Therefore we conclude that a man is justified by faith without the deeds of the law.
Rom 3:29  Is he the God of the Jews only? is he not also of the Gentiles? Yes, of the Gentiles also:
Rom 3:30  Seeing it is one God, which shall justify the circumcision by faith, and uncircumcision through faith.
Rom 3:31  Do we then make void the law through faith? God forbid: yea, we establish the law.

 


 

Rom 3:1  ¿Cuál es, pues, la ventaja del judío? ¿Cuál la utilidad de la circuncisión?
Rom 3:2  Grande, de todas maneras. Ante todo, a ellos les fueron confiados los oráculos de Dios.
Rom 3:3  Pues ¿qué? Si algunos de ellos fueron infieles ¿frustrará, por ventura, su infidelidad la fidelidad de Dios?
Rom 3:4  ¡De ningún modo! Dios tiene que ser veraz y = todo hombre mentiroso, = como dice la Escritura: = Para que seas justificado en tus palabras y triunfes al ser juzgado. =
Rom 3:5  Pero si nuestra injusticia realza la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Será acaso injusto Dios al descargar su cólera? (Hablo en términos humanos.)
Rom 3:6  ¡De ningún modo! Si no, ¿cómo juzgará Dios al mundo?
Rom 3:7  Pero si con mi mentira sale ganando la verdad de Dios para gloria suya ¿por qué razón soy también yo todavía juzgado como pecador?
Rom 3:8  Y ¿por qué no hacer el mal para que venga el bien, como algunos calumniosamente nos acusan que decimos? Esos tales tienen merecida su condenación.
Rom 3:9  Entonces ¿qué? ¿Llevamos ventaja? ¡De ningún modo!
Rom 3:10  Pues ya demostramos que tanto judíos como griegos están bajo el pecado, como dice la Escritura: = No hay quien sea justo, ni siquiera uno solo. =
Rom 3:11  = No hay un sensato, no hay quien busque a Dios. =
Rom 3:12  = Todos se desviaron, a una se corrompieron; no hay quien obre el bien, no hay siquiera uno. =
Rom 3:13  = Sepulcro abierto es su garganta, con su lengua urden engaños. Veneno de áspides bajo sus labios; =
Rom 3:14  = maldición y amargura rebosa su boca. =
Rom 3:15  = Ligeros sus pies para derramar sangre; =
Rom 3:16  = ruina y miseria son sus caminos. =
Rom 3:17  = El camino de la paz no lo conocieron, =
Rom 3:18  = no hay temor de Dios ante sus ojos. =
Rom 3:19  Ahora bien, sabemos que cuanto dice la ley lo dice para los que están bajo la ley, para que toda boca enmudezca y el mundo entero se reconozca reo ante Dios,
Rom 3:20  ya que = nadie será justificado ante él = por las obras de la ley, pues la ley no da sino el conocimiento del pecado.
Rom 3:21  Pero ahora, independientemente de la ley, la justicia de Dios se ha manifestado, atestiguada por la ley y los profetas,
Rom 3:22  justicia de Dios por la fe en Jesucristo, para todos los que creen - pues no hay diferencia alguna;
Rom 3:23  todos pecaron y están privados de la gloria de Dios -
Rom 3:24  y son justificados por el don de su gracia, en virtud de la redención realizada en Cristo Jesús,
Rom 3:25  a quien exhibió Dios como instrumento de propiciación por su propia sangre, mediante la fe, para mostrar su justicia, habiendo pasado por alto los pecados cometidos anteriormente,
Rom 3:26  en el tiempo de la paciencia de Dios; en orden a mostrar su justicia en el tiempo presente, para ser él justo y justificador del que cree en Jesús.
Rom 3:27  ¿Dónde está, entonces, el derecho a gloriarse? Queda eliminado.!? Por qué ley? ¿Por la de las obras? No. Por la ley de la fe.
Rom 3:28  Porque pensamos que el hombre es justificado por la fe, sin las obras de la ley.
Rom 3:29  ¿Acaso Dios lo es únicamente de los judíos y no también de los gentiles? ¡Sí, por cierto!, también de los gentiles;
Rom 3:30  porque no hay más que un solo Dios, que justificará a los circuncisos en virtud de la fe y a los incircuncisos por medio de la fe.
Rom 3:31  Entonces ¿por la fe privamos a la ley de su valor? ¡De ningún modo! Más bien, la consolidamos.

 


 

Rom 3:1  Entonces, ¿qué ventajas tiene el ser judío o el estar circuncidado?
Rom 3:2  Muchas y por muchas razones. En primer lugar, Dios confió su mensaje a los judíos.
Rom 3:3  ¿Qué pasa entonces? ¿Acaso Dios dejará de ser fiel, por el hecho de que algunos de ellos hayan sido infieles?
Rom 3:4  ¡Claro que no! Al contrario, Dios actúa siempre conforme a la verdad, aunque todo hombre sea mentiroso; pues la Escritura dice:
"Serás tenido por justo en lo que dices,
y saldrás vencedor cuando te juzguen."[1]
Rom 3:5  Pero si nuestra maldad sirve para poner de relieve que Dios es justo, ¿qué diremos? ¿Que Dios es injusto cuando nos castiga?(Hablo según criterios humanos. )
Rom 3:6  ¡Claro que no! Porque si Dios fuera injusto, ¿cómo podría juzgar al mundo?
Rom 3:7  Pero si mi mentira sirve para que la verdad de Dios resulte todavía más gloriosa, ¿por qué se me juzga a mí como pecador?
Rom 3:8  En tal caso, ¿por qué no hacer lo malo para que venga lo bueno? Esto es precisamente lo que algunos, para desacreditarme, dicen que yo enseño; pero tales personas merecen la condenación. [2]
Rom 3:9  ¿Qué pues? ¿Tenemos nosotros, los judíos, alguna ventaja sobre los demás? ¡Claro que no![3] Porque y a hemos demostrado que todos, tanto los judíos como los que no lo son, están bajo el poder del pecado,
Rom 3:10  pues las Escrituras dicen:
"¡No hay ni uno solo que sea justo!
 
Rom 3:11  No hay quien tenga entendimiento;
no hay quien busque a Dios.
 
Rom 3:12  Todos se han ido por mal camino;
todos por igual se han pervertido.
¡No hay quien haga lo bueno!
¡No hay ni siquiera uno![4]
 
Rom 3:13  Su garganta es un sepulcro abierto,
su lengua es mentirosa, [5]
sus labios esconden veneno de víbora[6]
 
Rom 3:14  y su boca está llena
de maldición y amargura. [7]
 
Rom 3:15  Sus pies corren ágiles a derramar sangre;
 
Rom 3:16  destrucción y miseria hay en sus caminos,
 
Rom 3:17  y no conocen el camino de la paz. [8]
 
Rom 3:18  Jamás tienen presente
que hay que temer a Dios."[9]
Rom 3:19  Sabemos que todo lo que dice el libro de la ley, lo dice a quienes están sometidos a ella, para que todos callen y el mundo entero caiga bajo el juicio de Dios;
Rom 3:20  porque nadie podrá decir que ha cumplido la ley y que Dios debe reconocerlo como justo, [10]
 y a que la ley solamente sirve para hacernos saber que somos pecadores.
Rom 3:21  Pero ahora, sin la ley, Dios ha mostrado de qué manera nos hace justos, y esto lo confirman la misma ley y los profetas:
Rom 3:22  por medio de la fe en Jesucristo, Dios hace justos a todos los que creen. Pues no hay diferencia:
Rom 3:23  todos han pecado y están lejos de la presencia gloriosa de Dios. [11]
Rom 3:24  Pero Dios, en su bondad y gratuitamente, los hace justos, [12] mediante la liberación[13] que realizó Cristo Jesús.
Rom 3:25  Dios hizo que Cristo, al derramar su sangre, fuera el instrumento del perdón. [14] Este perdón se alcanza por la fe. Así quería Dios mostrar cómo nos hace justos: perdonando los pecados que habíamos cometido antes,
Rom 3:26  porque él es paciente. Él quería mostrar en el tiempo presente cómo nos hace justos; pues así como él es justo, hace justos a los que creen en Jesús.
Rom 3:27  ¿Dónde, pues, queda el orgullo del hombre ante Dios? ¡Queda eliminado! ¿Por qué razón? No por haber cumplido la ley, sino por haber creído.
Rom 3:28  Así llegamos a esta conclusión: que Dios hace justo al hombre por la fe, independientemente del cumplimiento de la ley.
Rom 3:29  ¿Acaso Dios es solamente Dios de los judíos? ¿No lo es también de todas las naciones? ¡Claro está que lo es también de todas las naciones,
Rom 3:30  pues no hay más que un Dios: el Dios que hace justos a los que tienen fe, sin tomar en cuenta si están o no están circuncidados!
Rom 3:31  Entonces, ¿con la fe le quitamos el valor a la ley? ¡Claro que no! Más bien afirmamos el valor de la ley.

 


 

Rom 3:1  ¿Cuál, pues, es la superioridad del judío, o cuál es el provecho de la circuncisión?
Rom 3:2  Muchísimo de todas maneras. En primer lugar, porque a ellos fueron encomendadas las sagradas declaraciones formales de Dios.
Rom 3:3  ¿Cuál, pues, [es el caso]? Si algunos no expresaron fe, ¿acaso su falta de fe hará sin efecto la fidelidad de Dios?
Rom 3:4  ¡Jamás suceda eso! Más bien, sea Dios hallado veraz, aunque todo hombre sea hallado mentiroso, así como está escrito: “Para que seas probado justo en tus palabras y ganes cuando se te esté juzgando”.
Rom 3:5  Sin embargo, si nuestra injusticia hace resaltar la justicia de Dios, ¿qué diremos? Dios no es injusto cuando descarga su ira, ¿verdad? (Estoy hablando como lo hace un hombre.)
Rom 3:6  ¡Jamás suceda eso! ¿Cómo, de otro modo, juzgará Dios al mundo?
Rom 3:7  No obstante, si con motivo de mi mentira la verdad de Dios se ha hecho más prominente para gloria de él, ¿por qué, también, todavía se me juzga como pecador?
Rom 3:8  ¿Y [por qué] no [decir], así como lo que se nos imputa falsamente y así como declaran algunos que decimos: “Hagamos las cosas malas para que vengan las cosas buenas”? El juicio contra tales [hombres] está en armonía con la justicia.
Rom 3:9  ¿Qué, pues? ¿Estamos en mejor posición nosotros? ¡De ninguna manera! Porque arriba hemos hecho el cargo de que tanto los judíos como los griegos están todos bajo pecado;
Rom 3:10  así como está escrito: “No hay justo, ni siquiera uno;
Rom 3:11  no hay quien tenga perspicacia alguna, no hay quien busque a Dios.
Rom 3:12  Todos se han desviado, todos juntos se han hecho inútiles; no hay quien haga bondad, no hay siquiera uno solo”.
Rom 3:13  “Sepulcro abierto es su garganta, con sus lenguas han usado engaño.” “Hay veneno de áspides detrás de sus labios.”
Rom 3:14  “Y su boca está llena de maldición y de expresión amarga.”
Rom 3:15  “Sus pies son veloces para derramar sangre.”
Rom 3:16  “Ruina y desdicha se hallan en sus caminos,
Rom 3:17  y no han conocido el camino de la paz.”
Rom 3:18  “No hay temor de Dios delante de sus ojos.”
Rom 3:19  Ahora bien, sabemos que todas las cosas que la Ley dice, las dirige a los que están bajo la Ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede expuesto a castigo ante Dios.
Rom 3:20  Así es que por obras de ley ninguna carne será declarada justa ante él, porque por ley es el conocimiento exacto del pecado.
Rom 3:21  Mas ahora, aparte de ley, la justicia de Dios ha sido puesta de manifiesto, según dan testimonio de ella la Ley y los Profetas;
Rom 3:22  sí, la justicia de Dios mediante la fe en Jesucristo, para todos los que tienen fe. Porque no hay distinción.
Rom 3:23  Porque todos han pecado y no alcanzan a la gloria de Dios,
Rom 3:24  y es como dádiva gratuita que por su bondad inmerecida se les está declarando justos mediante la liberación por el rescate [pagado] por Cristo Jesús.
Rom 3:25  Dios lo presentó como ofrenda para propiciación mediante fe en su sangre. Esto fue con el fin de exhibir su propia justicia, porque estaba perdonando los pecados que habían ocurrido en el pasado mientras Dios estaba ejerciendo longanimidad;
Rom 3:26  para exhibir su propia justicia en esta época presente, para que él sea justo hasta al declarar justo al hombre que tiene fe en Jesús.
Rom 3:27  Entonces, ¿dónde está la jactancia? Queda excluida. ¿Mediante qué ley? ¿La de obras? No, por cierto, sino mediante la ley de la fe.
Rom 3:28  Porque estimamos que el hombre es declarado justo por fe aparte de obras de ley.
Rom 3:29  ¿O es él el Dios de los judíos únicamente? ¿No lo es también de gente de las naciones? Sí, de gente de las naciones también,
Rom 3:30  si en verdad Dios es uno solo, que declarará justos a los circuncisos como resultado de fe y justos a los incircuncisos por medio de su fe.
Rom 3:31  ¿Abolimos ley, pues, por medio de nuestra fe? ¡Jamás suceda eso! Al contrario, establecemos ley.

 


 

Rom 3:1  Vamos a ver: ¿Vale la pena ser judío? ¿Conviene circuncidarse?
Rom 3:2  ¡Claro que sí! Porque el mensaje de Dios se les dio a los judíos antes que a nadie.
Rom 3:3  Y aunque es verdad que algunos de ellos no hicieron caso del mensaje, eso no significa que Dios dejará de cumplirles todo lo que les prometió.
Rom 3:4  ¡De ninguna manera! Aunque todo el mundo miente, Dios siempre dice la verdad. Así lo dice la Biblia: «Todos reconocerán que siempre dices la verdad. Por eso ganarás el pleito cuando te acusen ante los jueces.»
Rom 3:5  Todo lo malo que hacemos demuestra que Dios es justo cuando se enoja y nos castiga. No por eso vamos a decir que Dios es injusto.
Rom 3:6  ¡De ninguna manera! Si Dios no fuera justo, ¿cómo podría decidir quiénes son malos y quiénes son buenos?
Rom 3:7  Alguien podría pensar que no merece ser castigado, ya que sus mentiras hacen que la verdad de Dios se vea con mayor claridad. En tal caso, podría alegarse que es mejor hacer lo malo, ya que Dios convierte lo malo en bueno. Pero no se equivoquen. Pensar así es un error. Además, no es eso lo que quiero enseñar, aunque algunos me acusan de hacerlo. En todo caso, Dios es justo, y castigará a esos mentirosos.
Rom 3:9  ¿Quiere decir todo esto que nosotros, los judíos, somos mejores que los demás? ¡Claro que no! Como ya les dije, seamos judíos o no lo seamos, todos somos pecadores.
Rom 3:10  La Biblia nos lo dice: «Nadie es justo.
Rom 3:11  Nadie entiende nada, ni quiere buscar a Dios.
Rom 3:12  Todos se han alejado de él; todos se han vuelto malos. Nadie, absolutamente nadie, quiere hacer lo bueno.
Rom 3:13  Sólo dicen cosas malas; sólo saben decir mentiras. Hacen tanto daño con sus palabras, como una serpiente con su veneno.
Rom 3:14  Hablan con amargura y maldicen a la gente.
Rom 3:15  Fácilmente se enojan y matan a cualquiera.
Rom 3:16  A dondequiera que van, todo lo destruyen y lo dejan destrozado.
Rom 3:17  No saben vivir en paz,
Rom 3:18  ni respetan a Dios.»
Rom 3:19  Sabemos que la ley de Moisés tiene valor para los que se someten a ella. Y lo que la ley dice, es para que nadie pueda declararse inocente; es para que todo el mundo se reconozca culpable ante Dios.
Rom 3:20  El cumplimiento de la ley no nos hace inocentes ante Dios; la ley sólo sirve para que reconozcamos que somos pecadores.
Rom 3:21  La Biblia misma nos enseña claramente que ahora Dios nos acepta sin necesidad de cumplir la ley.
Rom 3:22  Dios acepta a todos los que creen y confían en Jesucristo, sin importar si son judíos o no lo son.
Rom 3:23  Todos hemos pecado, y por eso estamos lejos de Dios.
Rom 3:24  Pero él nos ama mucho, y nos declara inocentes sin pedirnos nada a cambio. Por medio de Jesús, nos ha librado del castigo que merecían nuestros pecados.
Rom 3:25  Dios envió a Jesucristo para morir por nosotros. Si confiamos en que Jesús murió por nosotros, Dios nos perdonará. Con esto Dios demuestra que es justo y que, gracias a su paciencia, ahora nos perdona todo lo malo que antes hicimos. Él es justo, y sólo acepta a los que confían en Jesús.
Rom 3:27  Ante Dios, no tenemos nada de qué estar orgullosos. Pues Dios nos acepta porque confiamos en Jesucristo, y no por obedecer la ley de Moisés.
Rom 3:29  Dios no es solamente Dios de los judíos; en realidad, él es Dios de todos, sean o no judíos.
Rom 3:30  Hay un solo Dios, y es el Dios que acepta a todos los que confían en Jesucristo, sean judíos o no lo sean.
Rom 3:31  Pero si confiamos en Jesús, eso no quiere decir que la ley ya no sirva. Al contrario, si confiamos en él, la ley cobra más valor.

 


 

Rom 3:1  Entonces, ¿qué ventaja tiene el Judío? ¿Cuál es el valor de estar circuncidado?
Rom 3:2  ¡Mucho, en todas las maneras! En primer lugar a los Judíos les fue confiado los oráculos de YAHWEH.[22]
Rom 3:3  ¿Pues, y que, si algunos de ellos han sido infieles? ¿Acaso su infidelidad cancela la fidelidad de YAHWEH?
Rom 3:4  ¡YAHWEH no lo permita! ¡Antes bien, YAHWEH sería veraz aunque todos fueran mentirosos! Como dice el Tanaj: "Así para ti, YAHWEH sea probado justo con tus palabras y seas vencedor cuando te juzguen."[Sal 51:4]
Rom 3:5  Ahora bien, si nuestra injusticia hace resaltar la justicia de YAHWEH, ¿qué podríamos decir? ¿Que YAHWEH es inicuo para infligir su ira sobre nosotros? Estoy hablando aquí de la forma que la gente habla comúnmente.
Rom 3:6  ¡YAHWEH no lo permita! De otra forma, ¿cómo juzgaría YAHWEH al mundo?
Rom 3:7  Pero tú dices: "Si por medio de mi mentira, la verdad de YAHWEH es resaltada y le trae mayor gloria, ¿por qué todavía soy juzgado simplemente por ser un pecador?"
Rom 3:8  ¡En verdad! ¿Por qué no decir (como dice alguna gente que nos calumnian, declarando que nosotros decimos): "Hagamos lo malo, para que venga lo bueno?" ¡Contra ellos, el juicio, es un justo juicio![23]
Rom 3:9  Así pues, ¿tenemos alguna ventaja los Judíos? No totalmente; porque ya yo he declarado que todos, Judíos y Gentiles por igual son controlados por el pecado.
Rom 3:10  Como dice en el Tanaj: "¡No hay ni uno sólo que sea justo, ni aún uno! Nadie tiene entendimiento,
Rom 3:11  no hay quien busque a YAHWEH 
Rom 3:12  todos se han ido por mal camino y al mismo tiempo se han vuelto inservibles; ¡no hay uno que muestre bondad, ni tan siquiera uno! [Sal 14:1-3, 53:1-3]
Rom 3:13  "Sus gargantas son sepulcros abiertos, usan sus lenguas para engañar.[Sal 5:9] Veneno de víboras hay debajo de sus labios.[Sal 140:3]
Rom 3:14  Sus bocas están llenas de maldición y amargura.[Sal 10:7]
Rom 3:15  "Sus pies se apresuran para derramar sangre,
Rom 3:16  ruina y miseria hay en sus caminos,
Rom 3:17  y el camino del Shalom, no lo conocen.[Is 59:7-8, Pr 1:16]
Rom 3:18  "No hay temor a YAHWEH ante sus ojos."[Is 59:7-8, Pr 1:16]
Rom 3:19  Además sabemos que lo que dice la Toráh, lo dice a aquellos que viven dentro del marco de la Toráh; de modo que es para que toda boca sea callada y al mundo entero sea mostrado el merecimiento del juicio adverso de YAHWEH.[24]
Rom 3:20  Pues ante El nadie de entre los vivos será considerado justificado basado en la observancia legalista de los mandamientos de la Toráh, porque lo que la Toráh hace verdaderamente es mostrar a la gente cuán pecadores son.[25]
Rom 3:21  Pero ahora, muy aparte de la Toráh, la manera de YAHWEH para hacer que la gente sea justificada ante El ha sido evidente, además, que la Toráh y los profetas dan testimonio de esto;
Rom 3:22  y es la justificación que viene de YAHWEH por medio de la llenura de fe de Yahshúa Ha Mashíaj, para todos los que continúan confiando. Porque no hay ninguna diferencia si uno es Judío o Gentil.
Rom 3:23  Por cuanto todos han pecado, y están lejos de la gloria de YAHWEH.
Rom 3:24  Por la misericordia de YAHWEH, sin haberla merecido, todos han sido dados el beneficio de ser considerados justificados ante El, mediante el acto de liberación de nuestra esclavitud al pecado que fue alcanzado por el Mashíaj Yahshúa.
Rom 3:25  YAHWEH dio a Yahshúa como Kapparah por los pecados por medio de la llenura de fe con respecto al sacrificio de Su muerte sangrienta. Esto reaseguró la justicia de YAHWEH, porque en su paciencia, El ha perdonado [ni con castigo, ni remisión] los pecados que la gente ha cometido en el pasado;
Rom 3:26  y esto afirma Su justicia en la era presente mostrando que El es justo en sí mismo, y también que El es el que justifica a la gente por medio de la confianza con llenura de fe de Yahshúa Ha Mashíaj.[26]
Rom 3:27  Entonces, pues, ¿qué lugar ha sido dejado para la jactancia? Absolutamente ninguno. ¿Qué clase de Toráh la excluye? ¿Una que se basa en la observancia legalista de los mandamientos? No, en cambio una Toráh que tiene que ver con la confianza.
Rom 3:28  Por tanto, mantenemos el punto de vista que la persona será considerada justificada por YAHWEH basado en la confianza, que nada tiene que ver con la observancia legalista de los mandamientos de la Toráh.[27]
Rom 3:29  ¿O es YAHWEH el Elohim de los Judíos solamente? ¿No es también Elohim de los Gentiles? Sí, en verdad, El es Elohim de los Gentiles;
Rom 3:30  porque, como pueden admitir, YAHWEH es uno.[Dt 6:4] Por consiguiente, El considera justificado al circunciso, basado en la confianza y al incircunciso por medio de la misma confianza.
Rom 3:31  ¿Entonces abolimos la Toráh por medio de esta confianza? ¡YAHWEH no lo permita! Por el contrario confirmamos la Toráh.[28]

 


 

Rom 3:1  "Entonces, ¿cuáles son las ventajas de ser judío? ¿Qué beneficio tiene la circuncisión?"
Rom 3:2  Pues es buena en muchos sentidos. Lo más importante es que Dios confió sus enseñanzas a los judíos.
Rom 3:3  "Es cierto que algunos judíos no son fieles a Dios, pero, ¿por eso dejará Dios de hacer lo que prometió?"
Rom 3:4  "¡De ninguna manera! Dios siempre dice la verdad, aunque todos los hombres sean mentirosos. Así dicen las Escrituras: ""Se demostrará que tus palabras son ciertas, y vencerás cuando te juzguen""."
Rom 3:5  Cuando hacemos cosas malas demostramos lo recto que es Dios. ¿Será posible entonces decir que Dios hace mal cuando nos castiga? (Estoy hablando según la lógica humana.)
Rom 3:6  "¡Claro que no! Si Dios no pudiera castigarnos, entonces no podría juzgar al mundo."
Rom 3:7  "Sería lo mismo decir: ""Si mis mentiras le dan honra a la verdad de Dios, entonces ¿por qué me culpan de ser pecador?"""
Rom 3:8  "También sería como decir: ""Hagamos el mal para que venga el bien"". Muchos nos critican y dicen que eso es lo que nosotros enseñamos. Con razón Dios los condenará."
Rom 3:9  ¿Y qué significa todo eso? ¿Estamos los judíos en mejores condiciones que los que no son judíos? ¡Claro que no! Ya dijimos que tanto los judíos como los que no son judíos son culpables de pecar.
Rom 3:10  "Así dicen las Escrituras: ""No hay quien no haya pecado. ¡Ni uno solo!"
Rom 3:11  No hay quien tenga entendimiento. No hay nadie que de verdad quiera conocer a Dios.
Rom 3:12  "Todos han abandonado a Dios. Todos se hicieron inútiles. No hay nadie que haga el bien. ¡Ni uno solo!"""
Rom 3:13  """Su boca es como una tumba abierta; con la lengua dicen mentiras"". ""Lo que dicen es como el veneno de una serpiente""."
Rom 3:14  """Su boca está llena de maldición y amargura""."
Rom 3:15  """Están siempre listos para herir o matar;"
Rom 3:16  "dondequiera que van, causan destrucción y tristeza."
Rom 3:17  "No conocen el camino que lleva a la paz""."
Rom 3:18  """No les pasa por la mente tener respeto ni temor de Dios""."
Rom 3:19  "Ahora sabemos que lo que dice la ley es para los que tienen la ley. Se acabaron las excusas, todo el mundo está bajo el juicio de Dios"
Rom 3:20  porque nadie consigue ser aprobado por obedecer la ley. La ley sólo nos muestra nuestro pecado.
Rom 3:21  "Pero ahora Dios nos muestra lo que anunciaban la ley y los profetas: la manera en que Dios nos aprueba no tiene nada que ver con la ley,"
Rom 3:22  "sino que tiene que ver con la fe en Jesucristo. Dios aprueba a todo el que tiene fe en Jesucristo, no importa quién sea."
Rom 3:23  Todos pecaron y por eso no pueden participar de la gloria de Dios.
Rom 3:24  "Dios, por su generoso amor, aprueba a todos los que creen. Es un regalo de Dios hecho posible porque Cristo Jesús nos liberó del pecado."
Rom 3:25  "Dios ofreció a Jesucristo para hacer posible, por medio de su muerte, el perdón de los pecados. El perdón se recibe a través de la fe. Él ofreció a Jesucristo como sacrificio para demostrar que él siempre es justo en lo que hace. Lo demostró en el pasado cuando en su paciencia pasó por alto los pecados de muchos, y también ahora al aprobar a todo aquel que confía en Jesús."
Rom 3:26  **
Rom 3:27  "Así que no podemos presumir de nada porque la fe no da lugar al orgullo, como sí lo da el cumplir la ley."
Rom 3:28  Por eso decimos que uno es aprobado por la fe y no por cumplir la ley.
Rom 3:29  ¿Acaso Dios es sólo Dios de los judíos? ¿No lo es también de los que no son judíos? ¡Claro que sí!
Rom 3:30  "Hay un solo Dios y él aprobará a los judíos por la fe, pero también por la fe aprobará a los que no son judíos."
Rom 3:31  "Entonces, ¿con la fe eliminamos la ley? ¡De ninguna manera! Por el contrario, confirmamos lo que la ley enseña."

 


 
  Conocen nuestro sitio 449090 visitantes (1673125 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!