Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W51
 


  Romanos 01 

La version con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Romanos


 

Rom 1:1  Pablo, siervo de Cristo Jesús, llamado apóstol, segregado para evangelio de Dios;
Rom 1:2  que antes prometió, por sus profetas en Escrituras santas,
Rom 1:3  acerca de su Hijo, el nacido de simiente de David, según carne;
Rom 1:4  el declarado Hijo de Dios, en poder, según espíritu de santificación por resurrección de muertos: Jesucristo, Señor nuestro;
Rom 1:5  por quien hemos recibido gracia y apostolado para obediencia de fe en todas las gentes, por su nombre;
Rom 1:6  en las cuales estáis también vosotros llamados de Jesucristo:
Rom 1:7  a todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados santos: gracia a vosotros y paz de Dios, Padre nuestro y de Señor Jesucristo.
Rom 1:8  Primero ciertamente, agradezco a mi Dios, por Jesucristo, acerca de todos vosotros, porque vuestra fe se va anunciando en todo el mundo.
Rom 1:9  Pues testigo mío es Dios (a quien sirvo en mi espíritu en el Evangelio de su Hijo): de cómo incesantemente memoria de vosotros hago,
Rom 1:10  siempre en mis oraciones pidiendo, si de algún modo ya alguna vez buen viaje he de tener, en la voluntad de Dios, para ir a vosotros.
Rom 1:11  Pues anhelo veros, para que alguna participe yo dádiva a vosotros espiritual, para que os confirméis;
Rom 1:12  y esto es: para consolarme juntamente con vosotros por la entre vosotros fe, y vuestra y mía.
Rom 1:13  Y no quiero que ignoréis, hermanos, que muchas veces me he propuesto ir a vosotros (y he sido impedido hasta aquí mismo) para algún fruto tener también en vosotros, según que también en las demás gentes.
Rom 1:14  Y a helenos, y a bárbaros; y a sapientes y a insipientes deudor soy.
Rom 1:15  Así lo dentro de mí, pronto(a)  para también a vosotros los de Roma evangelizar.
Rom 1:16  Pues no me avergüenzo del Evangelio; pues la virtud de Dios es en salud a todo creyente: y a judío y a heleno.
Rom 1:17  Pues, justicia de Dios en él se revela, de fe en fe(b) , según está escrito: «Y el justo de fe vivirá».
Rom 1:18  Pues revélase ira de Dios, desde el cielo, sobre toda impiedad e injusticia de hombres, los que la verdad en injusticia detienen(c) ;
Rom 1:19  por esto: porque lo cognoscible de Dios manifiesto es en ellos; porque Dios se les ha manifestado.
Rom 1:20  Pues las cosas invisibles de él, por creación del mundo, en las hechuras, entendidas se miran(d) , y la eterna su virtud y divinidad; para que sean ellos indefendibles;
Rom 1:21  por esto: porque, conociendo a Dios, no como a Dios glorificaron o agradecieron, sino que se desvanecieron en sus pensamientos, y entenebrecióse su insipiente corazón.
Rom 1:22  Jactándose de ser sabios, infatuáronse,
Rom 1:23  y mudaron la gloria del incorruptible Dios, en semejanza de imagen(e)  de corruptible hombre, y de volátiles, y de cuadrúpedos y de reptiles.
Rom 1:24  Por lo cual entrególes Dios en las concupiscencias de sus corazones, a inmundicias de deshonrar sus cuerpos entre ellos(f) ;
Rom 1:25  los que mudaron la verdad en la mentira, y reverenciaron y sirvieron a la criatura que no al que creó; quien es bendito por los siglos; amén.
Rom 1:26  Por esto entrególes Dios a pasiones de deshonra; pues también las hembras de ellos mudaron el natural uso en el contra naturaleza;
Rom 1:27  e igualmente también los machos, desechando el natural uso de la hembra, inflamáronse en el apetito de ellos unos con otros; machos en machos la torpeza obrando; y el merecido (que era menester) de su descamino en sí mismos recibiendo.
Rom 1:28  Y, así como no probaron a Dios tener en conocimiento, entrególes Dios a réprobo entendimiento, a hacer lo no conveniente;
Rom 1:29  repletos de toda injusticia, malicia, ramería, codicia, maldad; henchidos de envidia, matanza, contención, dolo, malignidad;
Rom 1:30  susurrones, detractores, odiadores de Dios, ultrajadores, soberbiosos, jactanciosos, inventores de maldades, a padres inobedientes;
Rom 1:31  desatinados, desleales, desamantes, despiadados;
Rom 1:32  los cuales, la justicia de Dios conociendo: que los que tales cosas hacen, dignos de muerte son; no sólo las hacen, sino también asienten a los obrantes.

 


 

Rom 1:1  Pablo, siervo de Cristo Jesús, llamado al apostolado, elegido para predicar el Evangelio de Dios,
Rom 1:2  que por sus profetas había prometido en las Santas Escrituras,
Rom 1:3  acerca de su Hijo, nacido de la descendencia de David según la carne,
Rom 1:4  constituido Hijo de Dios en poder según el Espíritu de santidad a partir de la resurrección de entre los muertos, Jesucristo nuestro Señor,
Rom 1:5  por el cual hemos recibido la gracia y el apostolado para promover la obediencia de la fe, para gloria de su nombre, en todas las naciones,
Rom 1:6  entre las cuales os contáis también vosotros, los llamados de Jesucristo;"
Rom 1:7  a todos los amados de Dios, llamados santos, que están en Roma, la gracia y la paz con vosotros de parte de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo.
Rom 1:8  Ante todo doy gracias a mi Dios por Jesucristo, por todos vosotros, de que vuestra fe es conocida en todo el mundo.
Rom 1:9  Testigo me es Dios, a quien sirvo en mi espíritu, mediante la predicación del Evangelio de su Hijo, que sin cesar hago memoria de vosotros,
Rom 1:10  suplicándole siempre en mis oraciones que por fin algún día, por voluntad de Dios, se me allane el camino para ir a veros.
Rom 1:11  Porque, a la verdad, deseo veros, para comunicaros algún don espiritual, para confirmaros,
Rom 1:12  o mejor, para consolarme con vosotros por la mutua comunicación de nuestra común fe.
Rom 1:13  No quiero que ignoréis, hermanos, que muchas veces me he propuesto ir — pero he sido impedido hasta el presente -, para recoger algún fruto también entre vosotros, como en las demás gentes.
Rom 1:14  Me debo tanto a los griegos como a los bárbaros, tanto a los sabios como a los ignorantes.
Rom 1:15  Así que en cuanto en mí está, pronto estoy a evangelizaros también a vosotros los de Roma.
Rom 1:16  Pues no me avergüenzo del Evangelio, que es poder de Dios para la salud de todo el que cree, del judío primero, pero también del griego,
Rom 1:17  porque en él se revela la justicia de Dios, de fe en fe, según está escrito: “El justo por la fe vivirá.”
Rom 1:18  En efecto, la ira de Dios se manifiesta desde el cielo sobre toda impiedad e injusticia de los hombres, que aprisionan la verdad con la injusticia.
Rom 1:19  Pues lo cognoscible de Dios es manifiesto entre ellos, ya que Dios se lo manifestó;"
Rom 1:20  porque desde la creación del mundo los atributos invisibles de Dios, tanto su eterno poder como su divinidad, se dejan ver a la inteligencia a través de las criaturas. De manera que son inexcusables,
Rom 1:21  por cuanto, conociendo a Dios, no le glorificaron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se entontecieron en sus razonamientos, viniendo a oscurecerse su insensato corazón;"
Rom 1:22  y alardeando de sabios, se hicieron necios,
Rom 1:23  y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por la semejanza de la imagen del humano corruptible, y de aves, cuadrúpedos y reptiles.
Rom 1:24  Por esto los entregó Dios a los deseos de su corazón, a la impureza, conque deshonran sus propios cuerpos,
Rom 1:25  pues cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en lugar del Criador, que es bendito por los siglos, amén.
Rom 1:26  Por lo cual los entregó Dios a las pasiones vergonzosas, pues las mujeres mudaron el uso natural en uso contra naturaleza;"
Rom 1:27  e igualmente los varones, dejando el uso natural de la mujer, se abrasaron en la concupiscencia de unos por otros, los varones de los varones, cometiendo torpezas y recibiendo en sí mismos el pago debido a su extravío.
Rom 1:28  Y como no procuraron conocer a Dios, Dios los entregó a su reprobo sentir, que los lleva a cometer torpezas
Rom 1:29  y a llenarse de toda injusticia, malicia, avaricia, maldad; llenos de envidia, dados al homicidio, a contiendas, a engaños, a malignidad; chismosos,"
Rom 1:30  calumniadores, aborrecidos de Dios, ultrajadores, orgullosos, fanfarrones, inventores de maldades, rebeldes a los padres,
Rom 1:31  insensatos, desleales, desamorados, despiadados;"
Rom 1:32  los cuales, conociendo la sentencia de Dios que quienes tales cosas hacen son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que aplauden a quienes las hacen.

 


 

Rom 1:1  Queridos hermanos de la iglesia en Roma:
Yo soy servidor y apóstol de Jesucristo porque Dios me eligió para anunciar las buenas noticias que él tiene para nosotros.
Rom 1:2  Dios había prometido enviarnos a su Hijo. Así lo habían anunciado sus profetas en la Biblia.
Esas buenas noticias nos dicen que su hijo Jesucristo vino al mundo como descendiente del rey David. Jesucristo murió, pero Dios lo resucitó, y con eso demostró que Jesucristo es el poderoso Hijo de Dios.
Rom 1:5  Jesús me demostró su amor y me eligió para que le sirva como apóstol, pues quiere que todo el mundo le obedezca y crea en él.
Rom 1:6  Ustedes, que viven en Roma, son algunos de los que han creído en Jesucristo.
Rom 1:7  Dios los ama y los ha elegido para formar parte de su pueblo. Le pido a Dios, nuestro Padre, y al Señor Jesucristo, que también ellos les demuestren su amor y les den su paz.


Agradecimiento
Rom 1:8  En primer lugar, doy gracias a mi Dios por cada uno de ustedes, en nombre de Jesucristo. En todas partes se habla bien de ustedes y se sabe que confían en Dios y le obedecen.
Rom 1:9  Yo sirvo a Dios anunciando las buenas noticias acerca de su Hijo, y lo hago de todo corazón. Dios es testigo de que siempre oro por ustedes,
Rom 1:10  y de que siempre le pido que, si él así lo quiere, me permita ir por fin a visitarlos.
Rom 1:11  Tengo muchos deseos de ir a verlos y darles ayuda espiritual. Así su confianza en Dios será permanente,
Rom 1:12  y podremos ayudarnos unos a otros gracias a la fuerza de esa confianza que tenemos en Dios.
Rom 1:13  Hermanos en Cristo, quiero que sepan que muchas veces he tratado de ir a Roma para verlos, pero nunca ha faltado algo que me lo impida. Me gustaría ir allá para anunciar esta buena noticia, como ya lo he hecho en otros lugares, para que muchos crean en Jesús.
Rom 1:14  Tengo que anunciar esta buena noticia a todo el mundo, no importa que sepan mucho o no sepan nada, ni que sean humildes o importantes. Por eso tengo tantos deseos de ir a Roma.
(no aparece el versiculo 15 numerado)
La buena noticia es poderosa
Rom 1:16  No me da vergüenza anunciar esta buena noticia. Gracias al poder de Dios, todos los que la escuchan y creen en Jesús son salvados; no importa si son judíos o no lo son.
Rom 1:17  La buena noticia nos enseña que Dios acepta a los que creen en Jesús. Como dice la Biblia: "Aquellos a quienes Dios ha aceptado y confían en él, vivirán para siempre".


Todos somos culpables
Rom 1:18  Pero hay gente malvada que no deja que otros conozcan la verdad acerca de Dios. Y Dios, que vive en el cielo, está muy enojado con ellos.
Rom 1:19  Esa gente sabe todo lo que se puede saber acerca de Dios, pues Dios mismo se lo ha mostrado.
Rom 1:20  Por medio de lo que Dios ha creado, todos podemos conocerlo, y también podemos ver su poder. Así que esa gente no tiene excusa,
Rom 1:21  pues saben de Dios, pero no lo respetan ni le dan las gracias. No piensan más que en puras tonterías y en hacer lo malo.
Rom 1:22  Creen que lo saben todo, pero en realidad no saben nada.
Rom 1:23  En vez de adorar al único y poderoso Dios que vive para siempre, adoran a ídolos que ellos mismos se han hecho: ídolos con forma de seres humanos, mortales al fin y al cabo, o con forma de pájaros, de animales de cuatro patas y de serpientes.
Rom 1:24  Por eso Dios los ha dejado hacer lo que quieran, y sus malos pensamientos los han llevado a hacer con sus cuerpos cosas vergonzosas.
Rom 1:25  En vez de adorar al Dios verdadero, adoran dioses falsos; adoran las cosas que Dios ha creado, en vez de adorar al Dios que las creó y que merece ser adorado por siempre. Amén.
Rom 1:26  Por esa razón, Dios ha dejado que esa gente haga todo lo malo que quiera. Por ejemplo, entre ellos hay mujeres que no quieren tener relaciones sexuales con los hombres, sino con otras mujeres.
Rom 1:27  Y también hay hombres que se comportan así, pues no volvieron a tener relaciones sexuales con sus mujeres y se dejaron dominar por sus deseos de tener relaciones con otros hombres. De este modo, hicieron cosas vergonzosas los unos con los otros, y ahora sufren en carne propia el castigo que se buscaron.
Rom 1:28  Como no han querido tener en cuenta a Dios, Dios los ha dejado hacer todo lo malo que su inútil mente los lleva hacer.
Rom 1:29  Son gente injusta, malvada y codiciosa. Son envidiosos, asesinos, peleoneros, tramposos y chismosos.
Rom 1:30  Hablan mal de los demás, odian a Dios, son insolentes y orgullosos, y se creen muy importantes. Siempre están inventando nuevas maneras de hacer el mal, y no obedecen a sus padres.
Rom 1:31  No quieren entender la verdad, ni se puede confiar en ellos. No aman a nadie ni se compadecen de nadie.
Rom 1:32  Saben que Dios ha dicho que quienes hacen esto merecen la muerte, pero no sólo siguen haciéndolo sino que felicitan a quienes también lo hacen.

 


 

Rom 1:1  Pablo, siervo de Jesucristo, apóstol por vocación divina, escogido para predicar la buena nueva de Dios,
Rom 1:2  buena nueva que el mismo Dios había prometido anteriormente por sus profetas en las santas Escrituras,
Rom 1:3  acerca de su Hijo Jesucristo nuestro Señor, que le nació según la carne del linaje de David,
Rom 1:4  y que fue predestinado para ser Hijo de Dios con soberano poder, según el espíritu de santificación por su resurrección de entre los muertos,
Rom 1:5  por el cual nosotros hemos recibido la gracia y el apostolado para someter a la fe por la virtud de su nombre a todas las naciones,
Rom 1:6  entre las cuales sois también contados vosotros, llamados a ella por Jesucristo.
Rom 1:7  A todos aquellos que estáis en Roma, que sois amados de Dios, y santos por vuestra vocación, gracia y paz de parte de Dios nuestro Padre y de nuestro Señor Jesucristo.
Rom 1:8  Primero yo doy gracias a mi Dios por medio de Jesucristo acerca de todos vosotros, de que vuestra fe es celebrada por todo el mundo.
Rom 1:9  Dios, a quien sirvo con todo mi espíritu en la predicación de la buena nueva de su Hijo, es mi testigo de que continuamente hago memoria de vosotros,
Rom 1:10  pidiéndole siempre en mis oraciones que, si es de su voluntad, me abra finalmente algún camino favorable para ir a veros.
Rom 1:11  Porque tengo muchos deseos de ello, a fin de comunicaros alguna gracia espiritual con la que seáis fortalecidos,
Rom 1:12  quiero decir, para que hallándome entre vosotros podamos consolarnos mutuamente los unos a los otros, por medio de la fe, que es común a vosotros y a mí.
Rom 1:13  Mas no quiero, hermanos, que dejéis de saber, que muchas veces he propuesto hacer este viaje, para lograr también entre vosotros algún fruto, así como entre las demás naciones; pero hasta ahora no me ha sido posible.
Rom 1:14  Deudor soy igualmente a griegos y a bárbaros, a sabios y a ignorantes.
Rom 1:15  Así (por lo que a mí toca) pronto estoy a predicar la buena nueva también a los que vivís en Roma,
Rom 1:16  que no me avergüenzo yo de la buena nueva, siendo él como es la virtud de Dios para salvar a todos los que creen, a los judíos primero, y después a los gentiles.
Rom 1:17  Y en la buena nueva es en donde se nos ha revelado la justicia que viene de Dios la cual nace de la fe, y se perfecciona en la fe, según aquello que está escrito: El justo vive por la fe.
Rom 1:18  Se descubre también en él la ira de Dios que descargará del cielo sobre toda la impiedad e injusticia de aquellos hombres, que tienen aprisionada injustamente la verdad de Dios;
Rom 1:19  puesto que ellos han conocido claramente lo que se puede conocer de Dios, porque Dios se lo ha manifestado.
Rom 1:20  En efecto, las perfecciones invisibles de Dios, aun su eterno poder y su divinidad, se han hecho visibles después de la creación del mundo, por el conocimiento que de ellas nos dan sus criaturas; y así tales hombres no tienen disculpa;
Rom 1:21  porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias; sino que ensoberbecidos devanearon en sus discursos, y quedó su insensato corazón lleno de tinieblas;
Rom 1:22  y mientras se jactaban de sabios, fueron unos necios,
Rom 1:23  hasta llegar a transferir a un simulacro en imagen de hombre corruptible, y a figuras de aves, y de bestias cuadrúpedas, y de serpientes, el honor debido solamente a Dios incorruptible o inmortal.
Rom 1:24  Por lo cual, Dios los abandonó a los deseos de su depravado corazón, a los vicios de la impureza, en tanto grado que deshonraron ellos mismos sus propios cuerpos;
Rom 1:25  ellos que habían colocado la mentira en el lugar de la verdad de Dios, dando culto y sirviendo a las criaturas en lugar de adorar al Creador, solamente el cual es digno de ser bendito por todos los siglos. Amén.
Rom 1:26  Por eso los entregó Dios a pasiones infames. Pues sus mismas mujeres invirtieron el uso natural, en el que es contrario a la naturaleza.
Rom 1:27  Del mismo modo también los varones, desechando el uso natural de la mujer, se abrasaron en amores brutales de unos con otros, cometiendo torpezas nefandas varones con varones, y recibiendo en sí mismo la paga merecida de su obcecación.
Rom 1:28  Pues como no quisieron reconocer a Dios, Dios los entregó a un réprobo sentido, de suerte que han hecho acciones indignas del hombre,
Rom 1:29  quedando atestados de toda suerte de iniquidad, de malicia, de fornicación, de avaricia, de perversidad; llenos de envidia, homicidas, pendencieros, fraudulentos, malignos, chismosos,
Rom 1:30  infamadores, enemigos de Dios, ultrajadores, soberbios, altaneros, inventores de vicios, desobedientes a sus padres,
Rom 1:31  irracionales, desgarrados, desamorados, desleales, despiadados,
Rom 1:32  los cuales en medio de haber conocido la justicia de Dios, no echaron de ver, que los que hacen tales cosas, son dignos de muerte eterna, y no sólo los que las hacen, sino también los que aprueban a los que las hacen.

 


 

Rom 1:1  Pablo,  siervo de Jesucristo,  llamado a ser apóstol,  apartado para el evangelio de Dios,
Rom 1:2  que él había prometido antes por sus profetas en las santas Escrituras,
Rom 1:3  acerca de su Hijo,  nuestro Señor Jesucristo,  que era del linaje de David según la carne,
Rom 1:4  que fue declarado Hijo de Dios con poder,  según el Espíritu de santidad,  por la resurrección de entre los muertos,
Rom 1:5  y por quien recibimos la gracia y el apostolado,  para la obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su nombre;
Rom 1:6  entre las cuales estáis también vosotros,  llamados a ser de Jesucristo;
Rom 1:7  a todos los que estáis en Roma,  amados de Dios,  llamados a ser santos:  Gracia y paz a vosotros,  de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.
Rom 1:8  Primeramente doy gracias a mi Dios mediante Jesucristo con respecto a todos vosotros,  de que vuestra fe se divulga por todo el mundo.
Rom 1:9  Porque testigo me es Dios,  a quien sirvo en mi espíritu en el evangelio de su Hijo,  de que sin cesar hago mención de vosotros siempre en mis oraciones,
Rom 1:10  rogando que de alguna manera tenga al fin,  por la voluntad de Dios,  un próspero viaje para ir a vosotros.
Rom 1:11  Porque deseo veros,  para comunicaros algún don espiritual,  a fin de que seáis confirmados;
Rom 1:12  esto es,  para ser mutuamente confortados por la fe que nos es común a vosotros y a mí.
Rom 1:13  Pero no quiero,  hermanos,  que ignoréis que muchas veces me he propuesto ir a vosotros  (pero hasta ahora he sido estorbado),  para tener también entre vosotros algún fruto,  como entre los demás gentiles.
Rom 1:14  A griegos y a no griegos,  a sabios y a no sabios soy deudor.
Rom 1:15  Así que,  en cuanto a mí,  pronto estoy a anunciaros el evangelio también a vosotros que estáis en Roma.
Rom 1:16  Porque no me avergüenzo del evangelio,  porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree;  al judío primeramente,  y también al griego.
Rom 1:17  Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe,  como está escrito:  Mas el justo por la fe vivirá.
Rom 1:18  Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad;
Rom 1:19  porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto,  pues Dios se lo manifestó.
Rom 1:20  Porque las cosas invisibles de él,  su eterno poder y deidad,  se hacen claramente visibles desde la creación del mundo,  siendo entendidas por medio de las cosas hechas,  de modo que no tienen excusa.
Rom 1:21  Pues habiendo conocido a Dios,  no le glorificaron como a Dios,  ni le dieron gracias,  sino que se envanecieron en sus razonamientos,  y su necio corazón fue entenebrecido.
Rom 1:22  Profesando ser sabios,  se hicieron necios,
Rom 1:23  y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible,  de aves,  de cuadrúpedos y de reptiles.
Rom 1:24  Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia,  en las concupiscencias de sus corazones,  de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos,
Rom 1:25  ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira,  honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador,  el cual es bendito por los siglos.  Amén.
Rom 1:26  Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas;  pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza,
Rom 1:27  y de igual modo también los hombres,  dejando el uso natural de la mujer,  se encendieron en su lascivia unos con otros,  cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres,  y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.
Rom 1:28  Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios,  Dios los entregó a una mente reprobada,  para hacer cosas que no convienen;
Rom 1:29  estando atestados de toda injusticia,  fornicación,  perversidad,  avaricia,  maldad;  llenos de envidia,  homicidios,  contiendas,  engaños y malignidades;
Rom 1:30  murmuradores,  detractores,  aborrecedores de Dios,  injuriosos,  soberbios,  altivos,  inventores de males,  desobedientes a los padres,
Rom 1:31  necios,  desleales,  sin afecto natural,  implacables,  sin misericordia;
Rom 1:32  quienes habiendo entendido el juicio de Dios,  que los que practican tales cosas son dignos de muerte,  no sólo las hacen,  sino que también se complacen con los que las practican.

 


 

Rom 1:1  Pablo, siervo de Jesús, el Cristo, llamado a ser apóstol, apartado para el Evangelio de Dios,
Rom 1:2  (que él había antes prometido por sus profetas en las santas Escrituras,)
Rom 1:3  de su Hijo, (el cual le nació de la simiente de David según la carne;
Rom 1:4  el cual fue declarado Hijo de Dios con potencia, según el Espíritu de santificación, por la resurrección de los muertos), de Jesús, el Cristo, Señor nuestro,
Rom 1:5  por el cual recibimos la gracia y el apostolado, para hacer que se obedezca a la fe entre todos los gentiles en su Nombre,
Rom 1:6  de los cuales sois también vosotros, los llamados de Jesús, el Cristo;
Rom 1:7  a todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos: Gracia y paz tengáis de Dios nuestro Padre, y del Señor Jesús, el Cristo.
Rom 1:8  Primeramente, doy gracias a mi Dios por Jesús, el Cristo, acerca de todos vosotros, de que vuestra fe es predicada en todo el mundo.
Rom 1:9  Porque testigo me es Dios, al cual sirvo en mi espíritu en el Evangelio de su Hijo, que sin cesar me acuerdo de vosotros siempre en mis oraciones,
Rom 1:10  rogando, si al fin tendré, por la voluntad de Dios, próspero viaje para ir a vosotros.
Rom 1:11  Porque deseo veros, para repartir con vosotros algún don espiritual, para confirmaros;
Rom 1:12  para ser juntamente consolado con vosotros por la común fe, vuestra y mía.
Rom 1:13  Pero no quiero, hermanos, que ignoréis que muchas veces me he propuesto ir a vosotros (pero hasta ahora he sido estorbado), para tener también entre vosotros algún fruto, como entre los otros gentiles.
Rom 1:14  A griegos y a bárbaros, a sabios y a no sabios soy deudor.
Rom 1:15  Así que, en cuanto a mí, presto estoy a anunciar el Evangelio también a los que estáis en Roma.
Rom 1:16  Porque no me avergüenzo del Evangelio del Cristo, porque es potencia de Dios para dar salud a todo aquel que cree; al judío primeramente y también al griego.
Rom 1:17  Porque en él la justicia de Dios se descubre de fe en fe. Como está escrito: Mas el justo vivirá por la fe.
Rom 1:18  Porque manifiesta es la ira de Dios del cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que detienen la verdad con injusticia;
Rom 1:19  porque lo que de Dios se conoce, a ellos es manifiesto; porque Dios se lo manifestó.
Rom 1:20  Porque las cosas invisibles de él; su eterna potencia y divinidad, se ven entendidas por la creación del mundo, y por las cosas que son hechas, para que no haya excusa;
Rom 1:21  porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias; antes se desvanecieron en sus fantasías, y el tonto corazón de ellos fue entenebrecido.
Rom 1:22  Diciéndose ser sabios, se hicieron fatuos,
Rom 1:23  y trocaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, y de aves, y de animales de cuatro pies, y de serpientes.
Rom 1:24  Por lo cual también Dios los entregó a las concupiscencias de sus corazones para inmundicia, para que contaminasen sus cuerpos entre sí mismos ;
Rom 1:25  los cuales mudaron la verdad de Dios en mentira, honrando y sirviendo a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.
Rom 1:26  Por lo cual Dios los entregó a afectos vergonzosos; pues aun sus mujeres mudaron el natural uso en el uso que es contra naturaleza;
Rom 1:27  y del mismo modo también los machos, dejando el uso natural de las hembras, se encendieron en sus concupiscencias los unos con los otros, cometiendo cosas nefandas machos con machos, y recibiendo en sí mismos la recompensa que provino de su error.
Rom 1:28  Y como a ellos no les pareció tener a Dios en cuenta, Dios los entregó a perverso entendimiento, para que hicieran lo que no conviene,
Rom 1:29  atestados de toda iniquidad, de fornicación, de malicia, de avaricia, de maldad, llenos de envidia, de homicidios, de contiendas, de engaños, de malignidades,
Rom 1:30  murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres,
Rom 1:31  necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia;
Rom 1:32  que habiendo entendido la justicia de Dios, no entendieron que los que hacen tales cosas son dignos de muerte; no sólo los que las hacen, más aún los que consienten a los que las hacen.

 


 

Rom 1:1  Paul, a servant of Jesus Christ, called to be an apostle, separated unto the gospel of God,
Rom 1:2  (Which he had promised afore by his prophets in the holy scriptures,)
Rom 1:3  Concerning his Son Jesus Christ our Lord, which was made of the seed of David according to the flesh;
Rom 1:4  And declared to be the Son of God with power, according to the spirit of holiness, by the resurrection from the dead:
Rom 1:5  By whom we have received grace and apostleship, for obedience to the faith among all nations, for his name:
Rom 1:6  Among whom are ye also the called of Jesus Christ:
Rom 1:7  To all that be in Rome, beloved of God, called to be saints: Grace to you and peace from God our Father, and the Lord Jesus Christ.
Rom 1:8  First, I thank my God through Jesus Christ for you all, that your faith is spoken of throughout the whole world.
Rom 1:9  For God is my witness, whom I serve with my spirit in the gospel of his Son, that without ceasing I make mention of you always in my prayers;
Rom 1:10  Making request, if by any means now at length I might have a prosperous journey by the will of God to come unto you.
Rom 1:11  For I long to see you, that I may impart unto you some spiritual gift, to the end ye may be established;
Rom 1:12  That is, that I may be comforted together with you by the mutual faith both of you and me.
Rom 1:13  Now I would not have you ignorant, brethren, that oftentimes I purposed to come unto you, (but was let hitherto,) that I might have some fruit among you also, even as among other Gentiles.
Rom 1:14  I am debtor both to the Greeks, and to the Barbarians; both to the wise, and to the unwise.
Rom 1:15  So, as much as in me is, I am ready to preach the gospel to you that are at Rome also.
Rom 1:16  For I am not ashamed of the gospel of Christ: for it is the power of God unto salvation to every one that believeth; to the Jew first, and also to the Greek.
Rom 1:17  For therein is the righteousness of God revealed from faith to faith: as it is written, The just shall live by faith.
Rom 1:18  For the wrath of God is revealed from heaven against all ungodliness and unrighteousness of men, who hold the truth in unrighteousness;
Rom 1:19  Because that which may be known of God is manifest in them; for God hath shewed it unto them.
Rom 1:20  For the invisible things of him from the creation of the world are clearly seen, being understood by the things that are made, even his eternal power and Godhead; so that they are without excuse:
Rom 1:21  Because that, when they knew God, they glorified him not as God, neither were thankful; but became vain in their imaginations, and their foolish heart was darkened.
Rom 1:22  Professing themselves to be wise, they became fools,
Rom 1:23  And changed the glory of the uncorruptible God into an image made like to corruptible man, and to birds, and fourfooted beasts, and creeping things.
Rom 1:24  Wherefore God also gave them up to uncleanness through the lusts of their own hearts, to dishonour their own bodies between themselves:
Rom 1:25  Who changed the truth of God into a lie, and worshipped and served the creature more than the Creator, who is blessed for ever. Amen.
Rom 1:26  For this cause God gave them up unto vile affections: for even their women did change the natural use into that which is against nature:
Rom 1:27  And likewise also the men, leaving the natural use of the woman, burned in their lust one toward another; men with men working that which is unseemly, and receiving in themselves that recompence of their error which was meet.
Rom 1:28  And even as they did not like to retain God in their knowledge, God gave them over to a reprobate mind, to do those things which are not convenient;
Rom 1:29  Being filled with all unrighteousness, fornication, wickedness, covetousness, maliciousness; full of envy, murder, debate, deceit, malignity; whisperers,
Rom 1:30  Backbiters, haters of God, despiteful, proud, boasters, inventors of evil things, disobedient to parents,
Rom 1:31  Without understanding, covenantbreakers, without natural affection, implacable, unmerciful:
Rom 1:32  Who knowing the judgment of God, that they which commit such things are worthy of death, not only do the same, but have pleasure in them that do them.

 


 

Rom 1:1  Pablo, siervo de Cristo Jesús, apóstol por vocación, escogido para el Evangelio de Dios,
Rom 1:2  que había ya prometido por medio de sus profetas en las Escrituras Sagradas,
Rom 1:3  acerca de su Hijo, nacido del linaje de David según la carne,
Rom 1:4  constituido Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por su resurrección de entre los muertos, Jesucristo Señor nuestro,
Rom 1:5  por quien recibimos la gracia y el apostolado, para predicar la obediencia de la fe a gloria de su nombre entre todos los gentiles,
Rom 1:6  entre los cuales os contáis también vosotros, llamados de Jesucristo,
Rom 1:7  a todos los amados de Dios que estáis en Roma, santos por vocación, a vosotros gracia y paz, de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.
Rom 1:8  Ante todo, doy gracias a mi Dios por medio de Jesucristo, por todos vosotros, pues vuestra fe es alabada en todo el mundo.
Rom 1:9  Porque Dios, a quien venero en mi espíritu predicando el Evangelio de su Hijo, me es testigo de cuán incesantemente me acuerdo de vosotros,
Rom 1:10  rogándole siempre en mis oraciones, si es de su voluntad, encuentre por fin algún día ocasión favorable de llegarme hasta vosotros,
Rom 1:11  pues ansío veros, a fin de comunicaros algún don espiritual que os fortalezca,
Rom 1:12  o más bien, para sentir entre vosotros el mutuo consuelo de la común fe: la vuestra y la mía.
Rom 1:13  Pues no quiero que ignoréis, hermanos, las muchas veces que me propuse ir a vosotros - pero hasta el presente me he visto impedido - con la intención de recoger también entre vosotros algún fruto, al igual que entre los demás gentiles.
Rom 1:14  Me debo a los griegos y a los bárbaros; a los sabios y a los ignorantes:
Rom 1:15  de ahí mi ansia por llevaros el Evangelio también a vosotros, habitantes de Roma.
Rom 1:16  Pues no me avergüenzo del Evangelio, que es una fuerza de Dios para la salvación de todo el que cree: del judío primeramente y también del griego.
Rom 1:17  Porque en él se revela la justicia de Dios, de fe en fe, como dice la Escritura: = El justo vivirá por la fe. =
Rom 1:18  En efecto, la cólera de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que aprisionan la verdad en la injusticia;
Rom 1:19  pues lo que de Dios se puede conocer, está en ellos manifiesto: Dios se lo manifestó.
Rom 1:20  Porque lo invisible de Dios, desde la creación del mundo, se deja ver a la inteligencia a través de sus obras: su poder eterno y su divinidad, de forma que son inexcusables;
Rom 1:21  porque, habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios ni le dieron gracias, antes bien se ofuscaron en sus razonamientos y su insensato corazón se entenebreció:
Rom 1:22  jactándose de sabios se volvieron estúpidos,
Rom 1:23  y = cambiaron la gloria = del Dios incorruptible = por una representación = en forma de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos, de reptiles.
Rom 1:24  Por eso Dios los entregó a las apetencias de su corazón hasta una impureza tal que deshonraron entre sí sus cuerpos;
Rom 1:25  a ellos que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en vez del Creador, que es bendito por los siglos. Amén.
Rom 1:26  Por eso los entregó Dios a pasiones infames; pues sus mujeres invirtieron las relaciones naturales por otras contra la naturaleza;
Rom 1:27  igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío.
Rom 1:28  Y como no tuvieron a bien guardar el verdadero conocimiento de Dios, entrególos Dios a su mente insensata, para que hicieran lo que no conviene:
Rom 1:29  llenos de toda injusticia, perversidad, codicia, maldad, henchidos de envidia, de homicidio, de contienda, de engaño, de malignidad, chismosos,
Rom 1:30  detractores, enemigos de Dios, ultrajadores, altaneros, fanfarrones, ingeniosos para el mal, rebeldes a sus padres,
Rom 1:31  insensatos, desleales, desamorados, despiadados,
Rom 1:32  los cuales, aunque conocedores del veredicto de Dios que declara dignos de muerte a los que tales cosas practican, no solamente las practican, sino que aprueban a los que las cometen.

 


 

Rom 1:1  Los saluda Pablo, siervo de Cristo Jesús llamado por él para ser apóstol y apartado para anunciar el evangelio de Dios.
Rom 1:2  Por medio de sus profetas, Dios y a lo había prometido en las santas Escrituras.
Rom 1:3  Es el mensaje que trata de su Hijo Jesucristo, nuestro Señor, quien nació, como hombre, de la descendencia de David, pero a partir de su resurrección fue constituido Hijo de Dios con plenos poderes, como espíritu santificador. [1]
Rom 1:4  (TEXT OMITTED)
Rom 1:5  Por medio de Jesucristo recibí el privilegio de ser apóstol, puesto a su servicio, para que en todas las naciones haya quienes crean en él y le obedezcan.
Rom 1:6  Entre ellos están también ustedes, que viven en Roma. Dios los ama, y los ha llamado a ser de Jesucristo y a formar parte del pueblo santo. Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo derramen su gracia y su paz sobre ustedes.
Rom 1:7  (TEXT OMITTED)
Rom 1:8  En primer lugar, por medio de Jesucristo doy gracias a mi Dios por cada uno de ustedes, porque en todas partes se habla de su fe.
Rom 1:9  Dios, a quien yo sirvo con todo mi corazón anunciando el evangelio de su Hijo, es testigo de que continuamente los recuerdo,
Rom 1:10  y en mis oraciones pido siempre a Dios que, si es su voluntad, me conceda que vaya por fin a visitarlos.
Rom 1:11  Porque deseo verlos y prestarles alguna ayuda espiritual, para que estén más firmes;
Rom 1:12  es decir, para que nos animemos unos a otros con esta fe que ustedes y yo tenemos.
Rom 1:13  Quiero que sepan, hermanos, que muchas veces me he propuesto ir a verlos, pero hasta ahora siempre se me han presentado obstáculos. Mi deseo es recoger alguna cosecha espiritual entre ustedes, como la he recogido entre las otras naciones.
Rom 1:14  Me siento en deuda con todos, sean cultos o incultos, sabios o ignorantes;
Rom 1:15  por eso estoy tan ansioso de anunciarles el evangelio también a ustedes que viven en Roma.
Rom 1:16  No me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para que todos los que creen[2] alcancen la salvación, los judíos en primer lugar, pero también los que no lo son.
Rom 1:17  Pues el evangelio nos muestra de qué manera Dios nos hace justos: [3] es por fe, de principio a fin. Así lo dicen las Escrituras: "El justo por la fe vivirá."[4]
Rom 1:18  Pues Dios muestra su ira castigando desde el cielo a toda la gente mala e injusta, que con su injusticia mantiene prisionera la verdad.
Rom 1:19  Lo que de Dios se puede conocer, ellos lo conocen muy bien, porque él mismo se lo ha mostrado;
Rom 1:20  pues lo invisible de Dios se puede llegar a conocer, si se reflexiona en lo que él ha hecho. En efecto, desde que el mundo fue creado, claramente se ha podido ver que él es Dios y que su poder nunca tendrá fin. Por eso los malvados no tienen disculpa. [5]
Rom 1:21  Pues aunque han conocido a Dios, no lo han honrado como a Dios ni le han dado gracias. Al contrario, han terminado pensando puras tonterías, y su necia mente se ha quedado a oscuras.
Rom 1:22  Decían que eran sabios, pero se hicieron tontos;
Rom 1:23  porque han cambiado la gloria del Dios inmortal por imágenes del hombre mortal, y hasta por imágenes de aves, cuadrúpedos y reptiles.
Rom 1:24  Por eso, Dios los ha abandonado a los impuros deseos que hay en ellos, y han cometido unos con otros acciones vergonzosas.
Rom 1:25  En lugar de la verdad de Dios, han buscado la mentira, y han honrado y adorado las cosas creadas por Dios y no a Dios mismo, que las creó y que merece alabanza por siempre. Amén.
Rom 1:26  Por eso, Dios los ha abandonado a pasiones vergonzosas. Hasta sus mujeres han cambiado las relaciones naturales por las que van contra la naturaleza;
Rom 1:27  de la misma manera, los hombres han dejado sus relaciones naturales con la mujer y arden en malos deseos los unos por los otros. Hombres con hombres cometen acciones vergonzosas, y sufren en su propio cuerpo el castigo merecido por su perversión.
Rom 1:28  Como no quisieron reconocer a Dios, él los ha abandonado a sus perversos pensamientos, para que hagan lo que no deben.
Rom 1:29  Están llenos de toda clase de injusticia, perversidad, avaricia y maldad. Son envidiosos, asesinos, pendencieros, engañadores, perversos y chismosos.
Rom 1:30  Hablan mal de los demás, son enemigos de Dios, insolentes, vanidosos y orgullosos; inventan maldades, desobedecen a sus padres,
Rom 1:31  no quieren entender, no cumplen su palabra, no sienten cariño por nadie, no sienten compasión.
Rom 1:32  Saben muy bien que Dios ha decretado que quienes hacen estas cosas merecen la muerte; y , sin embargo, las siguen haciendo, y hasta ven con gusto que otros las hagan.

 


 

Rom 1:1  Pablo, esclavo de Jesucristo y llamado a ser apóstol, separado para las buenas nuevas de Dios,
Rom 1:2  que él prometió en tiempo pasado mediante sus profetas en las santas Escrituras,
Rom 1:3  acerca de su Hijo, que provino de la descendencia de David según la carne,
Rom 1:4  pero que con poder fue declarado Hijo de Dios según el espíritu de la santidad mediante la resurrección de entre los muertos —sí, Jesucristo nuestro Señor,
Rom 1:5  mediante quien recibimos bondad inmerecida y un apostolado para que hubiera obediencia de fe entre todas las naciones respecto a su nombre,
Rom 1:6  entre las cuales [naciones] ustedes también son los llamados para pertenecer a Jesucristo—
Rom 1:7  a todos los que están en Roma como amados de Dios, llamados a ser santos: Que tengan bondad inmerecida y paz de parte de Dios nuestro Padre y de[l] Señor Jesucristo.
Rom 1:8  Ante todo, doy gracias a mi Dios mediante Jesucristo acerca de todos ustedes, porque por todo el mundo se habla de la fe de ustedes.
Rom 1:9  Porque Dios, a quien rindo servicio sagrado con mi espíritu respecto a las buenas nuevas acerca de su Hijo, es mi testigo de cómo sin cesar siempre hago mención de ustedes en mis oraciones,
Rom 1:10  rogando que, si de algún modo es posible, ahora por fin sea prosperado en la voluntad de Dios para ir a ustedes.
Rom 1:11  Porque anhelo verlos, para impartirles algún don espiritual a fin de que se les haga firmes;
Rom 1:12  o, más bien, para que haya un intercambio de estímulo entre ustedes, por cada uno mediante la fe del otro, tanto la de ustedes como la mía.
Rom 1:13  Pero no quiero que ignoren, hermanos, que muchas veces me propuse ir a ustedes —pero he sido estorbado hasta ahora— para adquirir algún fruto también entre ustedes lo mismo que entre las demás naciones.
Rom 1:14  Tanto a griegos como a bárbaros, tanto a sabios como a insensatos, soy deudor:
Rom 1:15  de modo que por mi parte tengo vivo interés en declararles las buenas nuevas también a ustedes, allí en Roma.
Rom 1:16  Porque no me avergüenzo de las buenas nuevas; son, en realidad, el poder de Dios para salvación a todo el que tiene fe, al judío primero, y también al griego;
Rom 1:17  porque en ellas se revela la justicia de Dios a causa de fe y hacia fe, así como está escrito: “Mas el justo... por medio de la fe vivirá”.
Rom 1:18  Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que suprimen la verdad de un modo injusto,
Rom 1:19  porque lo que puede conocerse acerca de Dios está entre ellos manifiesto, porque Dios se lo ha puesto de manifiesto.
Rom 1:20  Porque las [cualidades] invisibles de él se ven claramente desde la creación del mundo en adelante, porque se perciben por las cosas hechas, hasta su poder sempiterno y Divinidad, de modo que ellos son inexcusables;
Rom 1:21  porque, aunque conocieron a Dios, no lo glorificaron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se hicieron casquivanos en sus razonamientos, y se les oscureció su fatuo corazón.
Rom 1:22  Aunque afirmaban que eran sabios, se hicieron necios
Rom 1:23  y tornaron la gloria del Dios incorruptible en algo semejante a la imagen del hombre corruptible, y de aves y cuadrúpedos y cosas que se arrastran.
Rom 1:24  Por lo tanto, en conformidad con los deseos de sus corazones, Dios los entregó a la inmundicia, para que sus cuerpos fueran deshonrados entre sí,
Rom 1:25  hasta a los que cambiaron la verdad de Dios por la mentira y veneraron y rindieron servicio sagrado a la creación más bien que a Aquel que creó, que es bendito para siempre. Amén.
Rom 1:26  Por eso Dios los entregó a apetitos sexuales vergonzosos, porque sus hembras cambiaron el uso natural de sí mismas a uno que es contrario a la naturaleza;
Rom 1:27  y así mismo hasta los varones dejaron el uso natural de la hembra y se encendieron violentamente en su lascivia unos para con otros, varones con varones, obrando lo que es obsceno y recibiendo en sí mismos la recompensa completa, que se les debía por su error.
Rom 1:28  Y así como no aprobaron el tener a Dios en conocimiento exacto, Dios los entregó a un estado mental desaprobado, para que hicieran las cosas que no son apropiadas,
Rom 1:29  llenos como estaban de toda injusticia, iniquidad, codicia, maldad, estando llenos de envidia, asesinato, contienda, engaño, genio malicioso, siendo susurradores,
Rom 1:30  difamadores solapados, odiadores de Dios, insolentes, altivos, presumidos, inventores de cosas perjudiciales, desobedientes a los padres,
Rom 1:31  sin entendimiento, falsos en los acuerdos, sin tener cariño natural, despiadados.
Rom 1:32  Aunque estos conocen muy bien el justo decreto de Dios, que los que practican tales cosas son merecedores de muerte, no solo siguen haciéndolas, sino que también consienten a los que las practican.

 


 

Rom 1:1  Queridos hermanos de la iglesia en Roma: Yo soy servidor y apóstol de Jesucristo porque Dios me eligió para anunciar las buenas noticias que él tiene para nosotros.
Rom 1:2  Dios había prometido enviarnos a su Hijo. Así lo habían anunciado sus profetas en la Biblia. Esas buenas noticias nos dicen que su hijo Jesucristo vino al mundo como descendiente del rey David. Jesucristo murió, pero Dios lo resucitó por el poder de su Espíritu, y con eso demostró que Jesucristo es el poderoso Hijo de Dios.
Rom 1:5  Jesús me demostró su amor y me eligió para que le sirva como apóstol, pues quiere que todo el mundo lo obedezca y crea en él.
Rom 1:6  Ustedes, que viven en Roma, son algunos de los que han creído en Jesucristo.
Rom 1:7  Dios los ama y los ha apartado para que sean parte de su pueblo. Le pido a Dios, nuestro Padre, y al Señor Jesucristo, que también ellos les demuestren su amor y les den su paz.
Rom 1:8  En primer lugar, doy gracias a mi Dios por cada uno de ustedes, en nombre de Jesucristo. En todas partes se habla bien de ustedes, y se sabe que confían en Dios y lo obedecen.
Rom 1:9  Yo sirvo a Dios anunciando las buenas noticias acerca de su Hijo, y lo hago de todo corazón. Dios es testigo de que siempre oro por ustedes,
Rom 1:10  y de que siempre le pido que me permita ir por fin a visitarlos, si él así lo quiere.
Rom 1:11  Tengo muchos deseos de ir a verlos y darles ayuda espiritual. Así su confianza en Dios será permanente,
Rom 1:12  y podremos ayudarnos unos a otros, gracias a la fuerza de esa confianza que tenemos en Dios.
Rom 1:13  Hermanos en Cristo, quiero que sepan que muchas veces he tratado de ir a Roma para verlos, pero nunca ha faltado algo que me lo impida. Me gustaría ir allá para anunciar esta buena noticia, como ya lo he hecho en otros lugares, para que muchos crean en Jesús.
Rom 1:14  Tengo que anunciar esta buena noticia a todo el mundo, no importa que sepan mucho o no sepan nada, ni que sean humildes o importantes. Por eso tengo tantos deseos de ir a Roma.
Rom 1:16  No me da vergüenza anunciar esta buena noticia. Gracias al poder de Dios, todos los que la escuchan y creen en Jesús son salvados; no importa si son judíos o no lo son.
Rom 1:17  La buena noticia nos enseña que Dios acepta a los que creen en Jesús. Como dice la Biblia: «Aquellos a quienes Dios ha aceptado, y confían en él, vivirán para siempre.»
Rom 1:18  Pero hay gente malvada, la cual no deja que otros conozcan la verdad acerca de Dios. Y Dios, que vive en el cielo, está muy enojado con ellos.
Rom 1:19  Esa gente sabe todo lo que se puede saber acerca de Dios, pues Dios mismo se lo ha mostrado.
Rom 1:20  Por medio de lo que Dios ha creado, todos podemos conocerlo, y también podemos ver su poder. Así que esa gente no tiene excusa,
Rom 1:21  pues saben de Dios, pero no lo respetan ni le dan las gracias. No piensan más que en hacer lo malo y en puras tonterías.
Rom 1:22  Creen que lo saben todo, pero en realidad no saben nada.
Rom 1:23  En vez de adorar al único y poderoso Dios, que vive para siempre, adoran a ídolos que ellos mismos se han hecho: ídolos con forma de seres humanos, mortales al fin y al cabo, o con forma de pájaros, de animales de cuatro patas y de serpientes.
Rom 1:24  Por eso Dios los ha dejado hacer lo que quieran, y sus malos pensamientos los han llevado a hacer con sus cuerpos cosas vergonzosas.
Rom 1:25  En vez de adorar al Dios verdadero, adoran a dioses falsos; adoran las cosas que Dios ha creado, en vez de adorar al Dios que las creó y que merece ser adorado por siempre. Amén.
Rom 1:26  Por esa razón, Dios ha dejado que esa gente haga todo lo malo que quiera. Por ejemplo, entre ellos hay mujeres que no quieren tener relaciones sexuales con los hombres, sino con otras mujeres.
Rom 1:27  Y también hay hombres que se comportan de la misma manera, pues no volvieron a tener relaciones sexuales con sus mujeres, sino que se dejaron dominar por sus deseos de tener relaciones con otros hombres. De este modo, hicieron cosas vergonzosas los unos con los otros, y ahora sufren en carne propia el castigo que se buscaron.
Rom 1:28  Como no han querido tener en cuenta a Dios, Dios los ha dejado hacer todo lo malo que su mente inútil los lleva a hacer.
Rom 1:29  Son gente injusta, malvada y codiciosa. Son envidiosos, asesinos, peleadores, tramposos y chismosos.
Rom 1:30  Hablan mal de los demás, odian a Dios, son insolentes y orgullosos, y se creen muy importantes. Siempre están inventando nuevas maneras de hacer el mal, y no obedecen a sus padres.
Rom 1:31  No quieren entender la verdad, ni se puede confiar en ellos. No aman a nadie ni se compadecen de nadie.
Rom 1:32  Dios ya lo ha dicho, y ellos lo saben, que quienes hacen esto merecen la muerte. Y a pesar de eso, no sólo siguen haciéndolo, sino que felicitan a quienes también lo hacen.

 


 

Rom 1:1  De: Shaúl [deseado], un esclavo del Mashíaj Yahshúa, un emisario, porque fui llamado y apartado para las Buenas Noticias de YAHWEH.[1]
Rom 1:2  YAHWEH prometió de antemano estas Buenas Noticias por medio de los profetas en el Tanaj.
Rom 1:3  Acerca de su Hijo, físicamente del linaje de David;
Rom 1:4  espiritualmente, El ha sido poderosamente demostrado ser Hijo de YAHWEH, apartado por haber sido resucitado de entre los muertos; El es Yahshúa Ha Mashíaj nuestro Adón.
Rom 1:5  Por medio de El hemos recibido misericordia y nos ha sido dado el trabajo de ser emisarios En Nombre de El, para promocionar la obediencia basada en la confianza a todos los Gentiles,[2]
Rom 1:6  incluyéndolos a ustedes que han sido llamados por Yahshúa Ha Mashíaj.
Rom 1:7  A: Todos los que están en Roma, amados por YAHWEH, que han sido llamados y han sido apartados para El: Gracia a ustedes y Shalom de YAHWEH nuestro Padre y del Adón Yahshúa Ha Mashíaj.
Rom 1:8  Primeramente doy gracias a mi Elohim mediante Yahshúa Ha Mashíaj por todos ustedes, porque el reporte sobre la confianza de ustedes se ha difundido por todo el mundo.
Rom 1:9  Porque YAHWEH es mi testigo, a quien sirvo en mi ruaj, divulgando las Buenas Noticias acerca de su Hijo, que yo los recuerdo regularmente
Rom 1:10  en mis oraciones, y siempre rogando para que de alguna forma, ahora o en el futuro, pueda, por voluntad de YAHWEH, tener éxito en ir a visitarlos.
Rom 1:11  Porque anhelo verlos, para poder compartir con ustedes algún regalo en el ruaj que pueda fortalecerlos,
Rom 1:12  o, para decirlo de otra forma, por estar yo con ustedes, podamos, por la fe que compartimos, alentarnos el uno al otro.
Rom 1:13  Hermanos, quiero que sepan que a pesar de que he sido impedido de visitarlos hasta ahora, frecuentemente he planeado hacerlo, de manera que tenga frutos entre ustedes de la misma forma que los tengo de otros Gentiles.
Rom 1:14  Tengo una deuda hacia ambos, Griegos civilizados y gente incivilizada,[3] los educados y los ignorantes;
Rom 1:15  por lo tanto, estoy ansioso de proclamar las Buenas Noticias también a ustedes que viven en Roma.
Rom 1:16  Pues no me avergüenzo de las Buenas Noticias, porque es el medio poderoso de YAHWEH de traer salvación a todo aquel que permanece confiando, al Judío especialmente, pero igualmente a los Gentiles.[4]
Rom 1:17  Porque en ellas se revela como YAHWEH convierte a la gente justa a su vista, y desde el principio al fin es por medio de la confianza, como dice en el Tanaj: "Mas la persona que es justa, por su confianza vivirá."[5][Hab 2:4]
Rom 1:18  Lo que es revelado, es la ira de YAHWEH desde el cielo contra todos los incrédulos y perversos, que en su perversidad se mantienen reprimiendo la verdad;
Rom 1:19  porque lo que de YAHWEH se conoce es revelado a ellos, porque YAHWEH se los reveló.[6]
Rom 1:20  Por siempre, desde la creación del universo, Sus cualidades invisibles, tanto Su eterno poder como Su naturaleza Divina han sido vistas claramente, porque pueden ser comprendidas por todo lo que ha hecho. Por lo tanto no tienen excusa;
Rom 1:21  porque, aunque ellos conocen quién es YAHWEH, no le glorifican como a Elohim ni le dan gracias. Por el contrario, se envanecieron en sus pensamientos; y su necio corazón fue entenebrecido.
Rom 1:22  ¡Profesando ser sabios, se hicieron necios![7]
Rom 1:23  ¡De hecho, cambiaron la Gloria del YAHWEH inmortal por semejanza de meras imágenes, como un ser humano mortal, o como pájaros, animales o reptiles!
Rom 1:24  Por lo cual YAHWEH los entregó a la vileza de la lujuria de sus corazones,[8] al mal uso vergonzoso de los cuerpos de cada uno con los otros.
Rom 1:25  Han cambiado la verdad de YAHWEH por la falsedad, adorando y sirviendo a cosas creadas, antes que al Creador; alabado sea El para siempre, Amein.
Rom 1:26  Por esto, YAHWEH los ha entregado a pasiones degradantes; de tal modo que sus mujeres cambian las relaciones sexuales naturales por las contra a su naturaleza;
Rom 1:27  y asimismo los hombres, dejando las relaciones naturales con el sexo opuesto, se queman con pasión el uno por el otro, hombres cometiendo actos vergonzosos con otros hombres y recibiendo en su propio cuerpo el castigo apropiado a sus perversiones.
Rom 1:28  En otras palabras, puesto que no han considerado a YAHWEH digno de conocer, YAHWEH los ha entregado a formas de pensar despreciables, para que hagan las cosas impropias.
Rom 1:29  Están llenos de toda clase de perversidad, maldad, avaricia y vicio; repletos de envidia, asesinatos, disputas, engaños y mala voluntad; son murmuradores,
Rom 1:30  calumniadores, aborrecedores de YAHWEH; son insolentes, arrogantes y jactanciosos; traman hechos malvados; son desobedientes a sus padres;
Rom 1:31  son estúpidos, desleales, despiadados e implacables.
Rom 1:32  Conocen muy bien el decreto justo de YAHWEH, que los que hacen tales cosas merecen la muerte; pese a ello, no sólo continúan haciéndolas, sino que aplauden a otros que hacen lo mismo.[9]

 


 

Rom 1:1  "Esta carta la escribo yo, Pablo, siervo de Cristo Jesús, quien me llamó para ser apóstol. Me escogió para anunciar a todos las buenas noticias de Dios."
Rom 1:2  "Dios había prometido estas buenas noticias a su pueblo desde hace mucho tiempo, por medio de sus profetas en las Sagradas Escrituras."
Rom 1:3  "Las buenas noticias tratan del Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo. Como humano, él nació de la familia de David, pero por el poder de Dios a través del Espíritu Santo fue declarado Hijo de Dios al ser resucitado de entre los muertos."
Rom 1:4  "Las buenas noticias tratan del Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo. Como humano, él nació de la familia de David, pero por el poder de Dios a través del Espíritu Santo fue declarado Hijo de Dios al ser resucitado de entre los muertos."
Rom 1:5  "Por medio de Jesucristo, Dios me dio el privilegio de ser apóstol para que la gente de todas las naciones crea y obedezca a Dios. Hago este trabajo para honrar a Cristo."
Rom 1:6  "También a ustedes, los de Roma, Dios los ha llamado para pertenecer a Jesucristo."
Rom 1:7  Esta carta la escribo para toda la gente de Roma que Dios ama y ha llamado para ser su pueblo santo. Que la paz y el generoso amor de Dios Padre y de nuestro Señor Jesucristo estén siempre con ustedes.
Rom 1:8  "Ante todo, le doy gracias a Dios por todos ustedes por medio de Jesucristo. Todo el mundo habla de la fe que ustedes tienen."
Rom 1:9  Dios sabe que siempre los tengo presentes en mis oraciones. Le sirvo a él con todo mi corazón anunciando las buenas noticias sobre su Hijo.
Rom 1:10  Siempre le pido que pueda ir a verlos y esto será posible si Dios lo quiere.
Rom 1:11  Quiero verlos para poder darles un don espiritual que les ayudará a ser fuertes.
Rom 1:12  "Mejor dicho, espero poder estar con ustedes para que juntos podamos apoyarnos con la fe que tenemos. Su fe me ayudará a mí y mi fe los ayudará a ustedes."
Rom 1:13  "Hermanos, quiero que sepan que he intentado visitarlos varias veces, pero esto no ha sido posible. He querido visitarlos para ayudarlos a crecer espiritualmente, así como he ayudado a otros pueblos."
Rom 1:14  "Tengo que servir a todos: a los cultos e incultos, a los sabios y a los necios."
Rom 1:15  Por eso estoy listo para anunciarles las buenas noticias también a ustedes que están en Roma.
Rom 1:16  "No vacilo en anunciar las buenas noticias porque son el poder que Dios usa para salvar a todos los que creen. Se anunciaron primero a los judíos, pero también son para los que no son judíos."
Rom 1:17  "Las buenas noticias muestran cómo Dios nos aprueba por medio de la fe. La aprobación de Dios depende sólo de la fe, como dicen las Escrituras: ""El que está bien con Dios, vivirá por la fe""."
Rom 1:18  Dios muestra su ira desde el cielo contra la falta de respeto que la gente le tiene y la injusticia en que viven. Conocen la verdad pero la ocultan con las cosas malas que hacen.
Rom 1:19  "Lo que se conoce sobre Dios, ellos lo saben muy bien porque Dios mismo se los ha mostrado."
Rom 1:20  "Hay mucho acerca de Dios que la gente no puede ver: su poder eterno y todo aquello que lo hace ser Dios. De hecho, desde el comienzo del mundo, la gente ha podido entender todo esto con facilidad, porque se hace evidente en todo lo que Dios ha hecho. Así que no tienen excusa para hacer todo el mal que hacen."
Rom 1:21  "Aunque los seres humanos conocían a Dios, no lo respetaron como él merece ni le dieron gracias. Terminaron pensando bobadas y se cerraron al entendimiento."
Rom 1:22  "Se creían sabios, pero sólo eran unos tontos,"
Rom 1:23  "y cambiaron la grandeza del Dios inmortal para adorar ídolos, hechos con forma de simples hombres mortales, aves, cuadrúpedos y serpientes."
Rom 1:24  "La gente estaba llena de pecado y quería hacer solamente el mal, por eso Dios los dejó que siguieran cometiendo pecados sexuales y deshonraran su cuerpo unos con otros."
Rom 1:25  "Cambiaron la verdad de Dios por la mentira. Adoraron y sirvieron a la creación en lugar de adorar y servir a Dios, el Creador, a quien sea la honra para siempre. Así sea."
Rom 1:26  "Por eso Dios los dejó seguir sus pasiones vergonzosas. Sus mujeres dejaron de tener relaciones sexuales con los hombres, que es lo natural, y empezaron a tener relaciones sexuales con otras mujeres."
Rom 1:27  "De la misma forma, los hombres dejaron de tener relaciones sexuales con las mujeres, que es lo natural, y empezaron a desearse entre ellos. Los hombres hicieron cosas vergonzosas con otros hombres, y recibieron en sí mismos el pago merecido por su desviación."
Rom 1:28  "Ya que la gente creyó que no era importante conocer a Dios, él los dejó que siguieran pervirtiendo su mente y terminaron haciendo lo que no deben."
Rom 1:29  "Esta gente se mantiene haciendo toda clase de injusticia, corrupción, codicia y maldad. Viven llenos de envidia, asesinatos, peleas y fraudes. Siempre están pensando mal de los demás. Son unos chismosos;"
Rom 1:30  "hablan mal de los demás. Odian a Dios; son insolentes, orgullosos, vanidosos, inventan maldades y no obedecen a sus padres."
Rom 1:31  "Son insensatos, no cumplen sus promesas, son insensibles y no tienen piedad de nadie."
Rom 1:32  "Aunque saben que la ley de Dios dice que quienes hacen esto merecen morir, no les importa y siguen haciéndolo. Además afirman que los que hacen todo eso están en lo correcto."

 


 
  Conocen nuestro sitio 449090 visitantes (1673112 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!