Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W242
 


 BibliadeEstudioAdventistaEvangelio.Juan: 20.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Juan.


 

Jua 20:1  Y en uno de los sábados(a) , María, la Magdalena viene, al alba, obscuridad aún habiendo, al monumento, y mira la piedra alzada del monumento.
Jua 20:2  Corre, pues, y viene a Simón Pedro y al otro discípulo al que amaba Jesús, y dícele: «Se han llevado al Señor del monumento, y no sabemos dónde le han puesto».
Jua 20:3  Salió, pues, Pedro y el otro discípulo; y venían al monumento;
Jua 20:4  y corrían los dos juntamente. Y el otro discípulo corrió adelante más rápidamente que Pedro y vino primero(b)  al monumento;
Jua 20:5  e inclinándose de lado(c)  mira yacientes los lienzos; sin embargo no entró.
Jua 20:6  Viene, pues, también Simón Pedro siguiéndole; y entró en el monumento; y contempla los lienzos yaciente;
Jua 20:7  y el sudario el que estaba(d)  sobre su cabeza, no con los lienzos yacientes, sino aparte arrollado en un lugar(e) .
Jua 20:8  Entonces, pues, entró también el otro discípulo, el que vino primero al monumento; y vio y creyó(f) ;
Jua 20:9  pues aún no sabían la Escritura; que debe él de los muertos resucitar.
Jua 20:10  Retiráronse, pues, de nuevo a sí mismos(g)  los discípulos.
Jua 20:11  Pero María estaba parada junto al monumento, fuera, llorando. Como, pues, lloraba, inclinóse de lado al monumento;
Jua 20:12  y ve dos ángeles, en albas(h) , sentados: uno a la cabeza y uno a los pies, donde yacía el cuerpo de Jesús.
Jua 20:13  Y dícenla aquéllos: «Mujer ¿qué lloras?» Y díceles: «Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le pusieron».
Jua 20:14  Esto diciendo, volvióse hacia atrás; y ve a Jesús parado; y no sabía que es Jesús.
Jua 20:15  Dícela Jesús: «Mujer ¿qué lloras? ¿A quién buscas?» Aquélla, pensando que el hortelano es, dícele: «Señor, si tú le has llevado, dime dónde le has puesto, y yo le alzaré».
Jua 20:16  Dícela Jesús: «¡María! Volviéndose aquélla, dícele en hebreo: «¡Rabbuní!» (que se dice: Maestro).
Jua 20:17  Dícela Jesús: «No te adhieras a mí(i) ; pues aún no he ascendido al Padre; pero vete a mis hermanos, y diles: «Asciendo a mi Padre y vuestro Padre, y mi Dios y vuestro Dios».
Jua 20:18  Viene María, la Magdalena, anunciando a los discípulos: que «he visto al Señor y esto me ha dicho».
Jua 20:19  Siendo, pues, tarde en aquel día el primero de los sábados, y las puertas cerradas donde estaban los discípulos congregados por el miedo de los judíos; vino Jesús y detúvose al medio, y díceles: «Paz a vosotros».
Jua 20:20  Y, esto diciendo, mostróles, las manos y el costado. Regocijáronse, pues, los discípulos, viendo al Señor.
Jua 20:21  Dijo, pues, a ellos Jesús de nuevo: «Paz a vosotros; así como me ha enviado el Padre, también yo os envío».
Jua 20:22  Y, esto diciendo, insufló(j) ; y díceles: «Recibid Espíritu santo.
Jua 20:23  Si de alguno perdonareis los pecados, perdonados le están; si de alguno retuviereis, retenidos están».
Jua 20:24  Pero Tomás uno de los doce, el llamado Dídimo, no estaba con ellos, cuando vino Jesús.
Jua 20:25  Dijeron, pues, a él los otros discípulos: «Hemos visto al Señor». Mas él díjoles: «Si no viere yo en sus manos la herida de los clavos, y metiere mi dedo en la herida de los clavos y metiere mi mano en su costado, no creeré, no».
Jua 20:26  Y, después de días ocho, de nuevo estaban dentro sus discípulos, y Tomás con ellos. Viene Jesús, las puertas cerradas; y detúvose en medio y dijo: «Paz a vosotros».
Jua 20:27  Después dice a Tomás: «Trae tu dedo acá, y ve mis manos; y trae tu mano y mete en mi costado; y no te hagas increyente sino creyente».
Jua 20:28  Respondió Tomás y díjole: «¡El Señor mío y el Dios mío!»
Jua 20:29  Dícele Jesús: «¿Porque me has visto, has creído? Bienaventurados los que no han visto, y creído».
Jua 20:30  Muchas ciertamente, pues, y otras señales hizo Jesús a faz de los discípulos, que no están escritas en este libro;
Jua 20:31  mas éstas están escritas, para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que, creyendo, vida tengáis en su nombre.

 


 

Jua 20:1  El día primero de la semana, María Magdalena vino muy de madrugada, cuando aún era de noche, al monumento, y vio quitada la piedra del monumento.
Jua 20:2  Corrió y vino a Simón Pedro y al otro discípulo a quien Jesús amaba, y les dijo: Han tomado al Señor del monumento y no sabemos dónde lo han puesto.
Jua 20:3  Salió, pues, Pedro y el otro discípulo y fueron al monumento.
Jua 20:4  Ambos corrían; pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llegó primero al monumento,"
Jua 20:5  e inclinándose, vio los lienzos; pero no entró."
Jua 20:6  Llegó Simón Pedro después de él, y entró en el monumento y vio los lienzos allí colocados,
Jua 20:7  y el sudario que habían estado sobre su cabeza, no puesto con los lienzos, sino envuelto aparte.
Jua 20:8  Entonces entró también el otro discípulo que vino primero al monumento, y vio y creyó;"
Jua 20:9  porque aún no se habían dado cuenta de la Escritura, según la cual era preciso que Él resucitase de entre los muertos.
Jua 20:10  Los discípulos se fueron de nuevo a casa.
Jua 20:11  María se quedó junto al monumento, fuera, llorando. Mientras lloraba, se inclinó hacia el monumento,
Jua 20:12  y vio a dos ángeles vestidos de blanco, uno a la cabecera y otro a los pies de donde había estado el cuerpo de Jesús.
Jua 20:13  Le dijeron: ¿Por que lloras, mujer? Ella les dijo: Porque han tomado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto. En diciendo esto, se volvió para atrás y vio a Jesús que estaba allí, pero no conoció que fuese Jesús.
Jua 20:14  (TEXTO OMITIDO)
Jua 20:15  Díjole Jesús: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, creyendo que era el hortelano, le dijo: Señor, si lo has llevado tú, dime dónde lo has puesto, y yo lo tomaré.
Jua 20:16  Díjole Jesús: ¡María! Ella, volviéndose, le dijo en hebreo: ¡Rabboní!, que quiere decir Maestro.
Jua 20:17  Jesús le dijo: Deja ya de retenerme, porque aún no he subido al Padre; pero ve a mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios."
Jua 20:18  María Magdalena fue a anunciar a los discípulos: “He visto al Señor,” y las cosas que le había dicho.
Jua 20:19  La tarde del primer día de la semana, estando cerradas las puertas del lugar donde se hallaban reunidos los discípulos por temor de los judíos, vino Jesús y, puesto en medio de ellos, les dijo: La paz sea con vosotros.
Jua 20:20  Y diciendo esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron viendo al Señor.
Jua 20:21  Díjoles otra vez: La paz sea con vosotros. Como me envió mi Padre, así os envío Yo.
Jua 20:22  Diciendo esto, sopló y les dijo: Recibid el Espíritu Santo;"
Jua 20:23  a quienes perdonareis los pecados, les serán perdonados; a quienes se los retuviereis, les serán retenidos."
Jua 20:24  Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Dijéronle, pues, los otros discípulos: Hemos visto al Señor.
Jua 20:25  El les dijo: Si no veo en sus manos la señal de los clavos y meto mi dedo en el lugar de los clavos y mi mano en su costado, no creeré.
Jua 20:26  Pasados ocho días, otra vez estaban dentro los discípulos y Tomás con ellos. Vino Jesús cerradas las puertas y, puesto en medio de ellos, dijo: La paz sea con vosotros.
Jua 20:27  Luego dijo a Tomás: Alarga acá tu dedo y mira mis manos, y tiende tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo, sino fiel.
Jua 20:28  Respondió Tomás y dijo: ¡Señor mío y Dios mío!
Jua 20:29  Jesús le dijo: Porque me has visto has creído; dichosos los que sin ver creyeron."
Jua 20:30  Muchas otras señales hizo Jesús en presencia de los discípulos que no están escritas en este libro;"
Jua 20:31  y éstas fueron escritas para que creáis que Jesús es el Mesías, Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.

 


 

Jua 20:1  El domingo muy temprano, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue a la tumba donde habían puesto a Jesús. Al acercarse, se dio cuenta de que habían movido la piedra que tapaba la entrada de la tumba.
Jua 20:2  Entonces fue corriendo a donde estaban Simón Pedro y el discípulo favorito de Jesús, y les dijo: «¡Se han llevado de la tumba al Señor, y no sabemos dónde lo habrán puesto!»
Jua 20:3  Pedro y el otro discípulo salieron corriendo hacia la tumba. El otro discípulo corrió más rápido que Pedro, y llegó primero.
Jua 20:5  Se inclinó para ver dentro de la tumba, y vio las vendas, pero no entró.
Jua 20:6  Poco después llegó Simón Pedro, y entró en la tumba. También él vio las vendas,
Jua 20:7  y vio además que la tela que había servido para envolver la cabeza de Jesús ya no estaba con las vendas, sino que la habían enrollado y puesto aparte.
Jua 20:8  Luego el otro discípulo entró en la tumba. Cuando vio lo que había pasado, creyó.
Jua 20:9  Antes de eso, los discípulos no habían entendido lo que dice la Biblia acerca de que Jesús tenía que resucitar.
Jua 20:10  Entonces Pedro y el otro discípulo regresaron a sus casas.
Jua 20:11  María se quedó afuera de la tumba, llorando. Mientras lloraba, se inclinó para ver dentro de la tumba,
Jua 20:12  y vio a dos ángeles vestidos de blanco. Estaban sentados, uno donde había estado la cabeza de Jesús y el otro donde habían estado sus pies.
Jua 20:13  Los ángeles le preguntaron: —Mujer, ¿por qué estás llorando? Ella les respondió: —Porque alguien se ha llevado el cuerpo de mi Señor, y no sé dónde lo habrá puesto.
Jua 20:14  Apenas dijo esto, volvió la cara y vio a Jesús allí, pero no sabía que era él.
Jua 20:15  Jesús le dijo: —Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? María pensó que estaba hablando con el que cuidaba el jardín donde estaba la tumba. Por eso le dijo: —Señor, si usted se ha llevado el cuerpo que estaba en esta tumba, dígame dónde lo puso y yo iré a buscarlo.
Jua 20:16  Jesús le dijo: —María. Ella se volvió y le dijo: —¡Maestro!
Jua 20:17  Jesús le dijo: —No me detengas, pues todavía no he ido a reunirme con mi Padre. Pero ve y dile a mis discípulos que voy a reunirme con él, pues también es Padre de ustedes. Él es mi Dios, y también es Dios de ustedes.
Jua 20:18  María Magdalena fue y les dijo a los discípulos que había visto al Señor, y les contó todo lo que él había dicho.
Jua 20:19  En la noche de ese mismo domingo, los discípulos se reunieron en una casa. Las puertas de la casa estaban bien cerradas, porque los discípulos tenían miedo de los líderes judíos. Jesús entró, se puso en medio de ellos, y los saludó diciendo: «¡Que Dios los bendiga y les dé paz!»
Jua 20:20  Después les mostró las heridas de sus manos y de su costado, y los discípulos se alegraron de ver al Señor.
Jua 20:21  Jesús los volvió a saludar de la misma manera, y les dijo: «Como mi Padre me envió, así también yo los envío a ustedes.»
Jua 20:22  Luego sopló sobre ellos, y les dijo: «Reciban al Espíritu Santo.
Jua 20:23  Si ustedes perdonan los pecados de alguien, Dios también se los perdonará. Y si no se los perdonan, Dios tampoco se los perdonará.»
Jua 20:24  Tomás, uno de los doce discípulos, al que le decían el Gemelo, no estaba con los otros cuando Jesús se les apareció.
Jua 20:25  Cuando Tomás llegó, los otros discípulos le dijeron: —¡Hemos visto al Señor! Pero él les contestó: —No creeré nada de lo que me dicen, hasta que vea las marcas de los clavos en sus manos y meta mi dedo en ellas, y ponga mi mano en la herida de su costado.
Jua 20:26  Ocho días después, los discípulos estaban reunidos otra vez en la casa. Tomás estaba con ellos. Las puertas de la casa estaban bien cerradas, pero Jesús entró, se puso en medio de ellos, y los saludó diciendo: «¡Que Dios los bendiga y les dé paz!»
Jua 20:27  Luego le dijo a Tomás: —Mira mis manos y mi costado, y mete tus dedos en las heridas. Y en vez de dudar, debes creer.
Jua 20:28  Tomás contestó: —¡Tú eres mi dueño y mi Dios!
Jua 20:29  Jesús le dijo: —¿Creíste porque me viste? ¡Felices los que confían en mí sin haberme visto!
Jua 20:30  Delante de sus discípulos, Jesús hizo muchas otras cosas que no están escritas en este libro.
Jua 20:31  Pero las cosas que aquí se dicen se escribieron para que ustedes crean que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que así, por medio de su poder reciban la vida eterna.

 


 

Jua 20:1  El primer día de la semana, al amanecer, cuando todavía estaba oscuro, fue María Magdalena al sepulcro, y vio quitada de él la piedra;
Jua 20:2  y sorprendida echó a correr, y fue a estar con Simón Pedro y con aquel otro discípulo amado de Jesús , y les dijo: Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto.
Jua 20:3  Con esta nueva salió Pedro y el dicho discípulo, y se encaminaron al sepulcro.
Jua 20:4  Corrían ambos a la par, mas este otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llegó primero al sepulcro;
Jua 20:5  y habiéndose inclinado, vio los lienzos en el suelo, pero no entró.
Jua 20:6  Llegó tras él Simón Pedro, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos en el suelo,
Jua 20:7  y el sudario o pañuelo que habían puesto sobre la cabeza de Jesús , no junto con los demás lienzos, sino separado y doblado en otro lugar.
Jua 20:8  Entonces el otro discípulo, que había llegado primero al sepulcro, entró también, y vio, y creyó que efectivamente le habían quitado;
Jua 20:9  porque aún no habían entendido lo que dice la Escritura, que Jesús debía resucitar de entre los muertos.
Jua 20:10  Con esto los discípulos se volvieron otra vez a casa.
Jua 20:11  Entretanto María Magdalena estaba fuera llorando, cerca del sepulcro. Con las lágrimas, pues, en los ojos se inclinó a mirar al sepulcro.
Jua 20:12  Y vio a dos ángeles, vestidos de blanco, sentados, uno a la cabecera, y otro a los pies, donde estuvo colocado el cuerpo de Jesús .
Jua 20:13  Le dijeron ellos: Mujer, ¿por qué lloras? Les respondió: Porque se han llevado de aquí a mi Señor; y no sé dónde le han puesto.
Jua 20:14  Dicho esto volviéndose hacia atrás, vio a Jesús en pie; mas no conocía que fuese Jesús .
Jua 20:15  Le dijo Jesús : Mujer, ¿por qué lloras?; ¿a quién buscas? Ella suponiendo que sería el hortelano, le dice: Señor, si tú le has quitado, dime dónde le pusiste; y yo me lo llevaré.
Jua 20:16  Le dijo Jesús : María. Se volvió ella al instante, y le dijo: Rabboni (que quiere decir, Maestro).
Jua 20:17  Le dijo Jesús : No me toques más, porque no he subido todavía a mi Padre; mas anda, ve a mis hermanos, y diles de mi parte: Subo a mi Padre y vuestro Padre; a mi Dios y vuestro Dios.
Jua 20:18  Fue, pues, María Magdalena a dar parte a los discípulos, diciendo: He visto al Señor, y me ha dicho esto.
Jua 20:19  Aquel mismo día primero de la semana, siendo ya muy tarde, y estando cerradas las puertas de la casa, donde se hallaban reunidos los discípulos por miedo de los judíos, vino Jesús , y apareciéndose en medio de ellos, les dijo: La paz sea con vosotros.
Jua 20:20  Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Se llenaron de gozo los discípulos con la vista del Señor.
Jua 20:21  El cual les repitió: La paz sea con vosotros. Como mi Padre me envió, así os envío también a vosotros.
Jua 20:22  Dichas estas palabras, alentó, o dirigió el aliento, hacia ellos; y les dijo: Recibid el Espíritu Santo,
Jua 20:23  quedan perdonados los pecados a aquellos a quienes los perdonareis; y quedan retenidos a los que se los retuvieres.
Jua 20:24  Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con ellos cuando vino Jesús .
Jua 20:25  Le dijeron después los otros discípulos: Hemos visto al Señor. Mas él les respondió: Si yo no veo en sus manos la hendidura de los clavos, y no meto mi dedo en el agujero que en ellas hicieron, y mi mano en la llaga de su costado, no lo creeré.
Jua 20:26  Ocho días después, estaban otra vez los discípulos en el mismo lugar, y Tomás con ellos, vino Jesús estando también cerradas las puertas, y se les puso en medio, y dijo: La paz sea con vosotros.
Jua 20:27  Después dice a Tomás: Mete aquí tu dedo, y registra mis manos, y trae tu mano y métela en mi costado, y no seáis incrédulo, sino fiel.
Jua 20:28  Respondió Tomás, y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!
Jua 20:29  Le dijo Jesús : Tú has creído, ¡oh Tomás!, porque me has visto: bienaventurados aquellos que sin haberme visto han creído.
Jua 20:30  Muchos otros milagros hizo también Jesús en presencia de sus discípulos, que no están escritos en este libro.
Jua 20:31  Pero éstos se han escrito con el fin de que creáis que Jesús es el Cristo , el Hijo de Dios; y para que, creyendo, tengáis vida eterna, en virtud de su nombre.

 


 

Jua 20:1 

La resurrección
  El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al sepulcro; y vio quitada la piedra del sepulcro.
Jua 20:2  Entonces corrió, y fue a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel al que amaba Jesús, y les dijo: Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto.
Jua 20:3  Y salieron Pedro y el otro discípulo, y fueron al sepulcro.
Jua 20:4  Corrían los dos juntos; pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llegó primero al sepulcro.
Jua 20:5  Y bajándose a mirar, vio los lienzos puestos allí, pero no entró.
Jua 20:6  Luego llegó Simón Pedro tras él, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos puestos allí,
Jua 20:7  y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte.
Jua 20:8  Entonces entró también el otro discípulo, que había venido primero al sepulcro; y vio, y creyó.
Jua 20:9  Porque aún no habían entendido la Escritura, que era necesario que él resucitase de los muertos.
Jua 20:10  Y volvieron los discípulos a los suyos.

Jesús se aparece a María Magdalena
(Mr. 16.9-11)
 
Jua 20:11  Pero María estaba fuera llorando junto al sepulcro; y mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro del sepulcro;
Jua 20:12  y vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados el uno a la cabecera, y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto.
Jua 20:13  Y le dijeron: Mujer, ¿por qué lloras? Les dijo: Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto.
Jua 20:14  Cuando había dicho esto, se volvió, y vio a Jesús que estaba allí; mas no sabía que era Jesús.
Jua 20:15  Jesús le dijo: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, pensando que era el hortelano, le dijo: Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo lo llevaré.
Jua 20:16  Jesús le dijo: ¡María! Volviéndose ella, le dijo: ¡Raboni! (que quiere decir, Maestro).
Jua 20:17  Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas vé a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.
Jua 20:18  Fue entonces María Magdalena para dar a los discípulos las nuevas de que había visto al Señor, y que él le había dicho estas cosas.

Jesús se aparece a los discípulos
(Mt. 28.16-20; Mr. 16.14-18; Lc. 24.36-49)
 
Jua 20:19  Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros.
Jua 20:20  Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor.
Jua 20:21  Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío.
Jua 20:22  Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo.
Jua 20:23  A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos.(A)

Incredulidad de Tomás
 
Jua 20:24  Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con ellos cuando Jesús vino.
Jua 20:25  Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré.
Jua 20:26  Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros.
Jua 20:27  Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.
Jua 20:28  Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!
Jua 20:29  Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.

El propósito del libro
 
Jua 20:30  Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro.
Jua 20:31  Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.

 


 

Jua 20:1  Y el primero de los sábados, María Magdalena vino de mañana, siendo aún tinieblas, al sepulcro; y vio la piedra quitada del sepulcro.
Jua 20:2  Entonces corrió, y vino a Simón Pedro, y al otro discípulo, al cual amaba Jesús, y les dice: Han llevado al Señor del sepulcro, y no sabemos dónde le han puesto.
Jua 20:3  Y salió Pedro, y el otro discípulo, y vinieron al sepulcro.
Jua 20:4  Y corrían los dos juntos; mas el otro discípulo corrió más presto que Pedro, y llegó primero al sepulcro.
Jua 20:5  Y bajándose a mirar , vio los lienzos puestos; mas no entró.
Jua 20:6  Llegó luego Simón Pedro siguiéndole, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos puestos,
Jua 20:7  y el sudario, que había sido puesto sobre su cabeza, no puesto con los lienzos, sino envuelto en un lugar aparte.
Jua 20:8  Y entonces entró también el otro discípulo, que había venido primero al monumento, y vio, y creyó.
Jua 20:9  Porque aún no sabían la Escritura: Que era necesario que él resucitase de los muertos.
Jua 20:10  Y volvieron los discípulos a los suyos.
Jua 20:11  Pero María estaba fuera llorando junto al sepulcro; y estando llorando, se bajó y miró al sepulcro;
Jua 20:12  y vio dos ángeles en ropas blancas que estaban sentados, el uno a la cabecera, y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto.
Jua 20:13  Y le dijeron: Mujer, ¿por qué lloras? Les dice: Han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto.
Jua 20:14  Cuando había dicho esto, volvió atrás, y vio a Jesús que estaba allí ; pero no sabía que era Jesús.
Jua 20:15  Le dice Jesús: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, pensando que era el hortelano, le dice: Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo lo llevaré.
Jua 20:16  Le dice Jesús: ¡María! Volviéndose ella, le dice: ¡Raboni! Que quiere decir, Maestro.
Jua 20:17  Le dice Jesús: No me toques; porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.
Jua 20:18  Vino María Magdalena dando las nuevas a los discípulos: Que he visto al Señor, y estas cosas me dijo.
Jua 20:19  Y como fue tarde aquel día, el primero de los sábados, y estando las puertas cerradas donde los discípulos estaban juntos por miedo de los judíos, vino Jesús, y se puso en medio, y les dijo: Paz tengáis.
Jua 20:20  Y habiendo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Entonces los discípulos se gozaron viendo al Señor.
Jua 20:21  Entonces les dijo otra vez: Paz tengáis; como me envió el Padre, así también yo os envío.
Jua 20:22  Y como hubo dicho esto, les sopló, y les dijo: Tomad el Espíritu Santo:
Jua 20:23  A los que soltaréis los pecados, les son sueltos; a los que los retuviereis, serán retenidos.
Jua 20:24  Pero Tomás, uno de los doce, que se dice el Dídimo, no estaba con ellos cuando Jesús vino.
Jua 20:25  Le dijeron pues los otros discípulos: Al Señor hemos visto. Y él les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré.
Jua 20:26  Y ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Vino Jesús, las puertas cerradas, y se puso en medio, y dijo: Paz tengáis.
Jua 20:27  Luego dice a Tomás: Mete tu dedo aquí, y ve mis manos; y alarga acá tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino fiel.
Jua 20:28  Entonces Tomás respondió, y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!
Jua 20:29  Le dice Jesús: Porque me has visto, oh Tomás, creíste: bienaventurados los que no vieron y creyeron.
Jua 20:30  También muchas otras señales, a la verdad, hizo Jesús en presencia de sus discípulos, que no están escritas en este libro.
Jua 20:31  Estas empero son escritas, para que creáis que Jesús es el Cristo, Hijo de Dios; y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.

 


 

Jua 20:1  The first day of the week cometh Mary Magdalene early, when it was yet dark, unto the sepulchre, and seeth the stone taken away from the sepulchre.
Jua 20:2  Then she runneth, and cometh to Simon Peter, and to the other disciple, whom Jesus loved, and saith unto them, They have taken away the Lord out of the sepulchre, and we know not where they have laid him.
Jua 20:3  Peter therefore went forth, and that other disciple, and came to the sepulchre.
Jua 20:4  So they ran both together: and the other disciple did outrun Peter, and came first to the sepulchre.
Jua 20:5  And he stooping down, and looking in, saw the linen clothes lying; yet went he not in.
Jua 20:6  Then cometh Simon Peter following him, and went into the sepulchre, and seeth the linen clothes lie,
Jua 20:7  And the napkin, that was about his head, not lying with the linen clothes, but wrapped together in a place by itself.
Jua 20:8  Then went in also that other disciple, which came first to the sepulchre, and he saw, and believed.
Jua 20:9  For as yet they knew not the scripture, that he must rise again from the dead.
Jua 20:10  Then the disciples went away again unto their own home.
Jua 20:11  But Mary stood without at the sepulchre weeping: and as she wept, she stooped down, and looked into the sepulchre,
Jua 20:12  And seeth two angels in white sitting, the one at the head, and the other at the feet, where the body of Jesus had lain.
Jua 20:13  And they say unto her, Woman, why weepest thou? She saith unto them, Because they have taken away my Lord, and I know not where they have laid him.
Jua 20:14  And when she had thus said, she turned herself back, and saw Jesus standing, and knew not that it was Jesus.
Jua 20:15  Jesus saith unto her, Woman, why weepest thou? whom seekest thou? She, supposing him to be the gardener, saith unto him, Sir, if thou have borne him hence, tell me where thou hast laid him, and I will take him away.
Jua 20:16  Jesus saith unto her, Mary. She turned herself, and saith unto him, Rabboni; which is to say, Master.
Jua 20:17  Jesus saith unto her, Touch me not; for I am not yet ascended to my Father: but go to my brethren, and say unto them, I ascend unto my Father, and your Father; and to my God, and your God.
Jua 20:18  Mary Magdalene came and told the disciples that she had seen the Lord, and that he had spoken these things unto her.
Jua 20:19  Then the same day at evening, being the first day of the week, when the doors were shut where the disciples were assembled for fear of the Jews, came Jesus and stood in the midst, and saith unto them, Peace be unto you.
Jua 20:20  And when he had so said, he shewed unto them his hands and his side. Then were the disciples glad, when they saw the Lord.
Jua 20:21  Then said Jesus to them again, Peace be unto you: as my Father hath sent me, even so send I you.
Jua 20:22  And when he had said this, he breathed on them, and saith unto them, Receive ye the Holy Ghost:
Jua 20:23  Whose soever sins ye remit, they are remitted unto them; and whose soever sins ye retain, they are retained.
Jua 20:24  But Thomas, one of the twelve, called Didymus, was not with them when Jesus came.
Jua 20:25  The other disciples therefore said unto him, We have seen the Lord. But he said unto them, Except I shall see in his hands the print of the nails, and put my finger into the print of the nails, and thrust my hand into his side, I will not believe.
Jua 20:26  And after eight days again his disciples were within, and Thomas with them: then came Jesus, the doors being shut, and stood in the midst, and said, Peace be unto you.
Jua 20:27  Then saith he to Thomas, Reach hither thy finger, and behold my hands; and reach hither thy hand, and thrust it into my side: and be not faithless, but believing.
Jua 20:28  And Thomas answered and said unto him, My Lord and my God.
Jua 20:29  Jesus saith unto him, Thomas, because thou hast seen me, thou hast believed: blessed are they that have not seen, and yet have believed.
Jua 20:30  And many other signs truly did Jesus in the presence of his disciples, which are not written in this book:
Jua 20:31  But these are written, that ye might believe that Jesus is the Christ, the Son of God; and that believing ye might have life through his name.

 


 

Jua 20:1  El primer día de la semana va María Magdalena de madrugada al sepulcro cuando todavía estaba oscuro, y ve la piedra quitada del sepulcro.
Jua 20:2  Echa a correr y llega donde Simón Pedro y donde el otro discípulo a quien Jesús quería y les dice: «Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto.»
Jua 20:3  Salieron Pedro y el otro discípulo, y se encaminaron al sepulcro.
Jua 20:4  Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió por delante más rápido que Pedro, y llegó primero al sepulcro.
Jua 20:5  Se inclinó y vio las vendas en el suelo; pero no entró.
Jua 20:6  Llega también Simón Pedro siguiéndole, entra en el sepulcro y ve las vendas en el suelo,
Jua 20:7  y el sudario que cubrió su cabeza, no junto a las vendas, sino plegado en un lugar aparte.
Jua 20:8  Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado el primero al sepulcro; vio y creyó,
Jua 20:9  pues hasta entonces no habían comprendido que según la Escritura Jesús debía resucitar de entre los muertos.
Jua 20:10  Los discípulos, entonces, volvieron a casa.
Jua 20:11  Estaba María junto al sepulcro fuera llorando. Y mientras lloraba se inclinó hacia el sepulcro,
Jua 20:12  y ve dos ángeles de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies.
Jua 20:13  Dícenle ellos: «Mujer, ¿por qué lloras?» Ella les respondió: «Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto.»
Jua 20:14  Dicho esto, se volvió y vio a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús.
Jua 20:15  Le dice Jesús: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?» Ella, pensando que era el encargado del huerto, le dice: «Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré.»
Jua 20:16  Jesús le dice: «María.» Ella se vuelve y le dice en hebreo: «Rabbuní» - que quiere decir: «Maestro» -.
Jua 20:17  Dícele Jesús: «No me toques, que todavía no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios.»
Jua 20:18  Fue María Magdalena y dijo a los discípulos que había visto al Señor y que había dicho estas palabras.
Jua 20:19  Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estando cerradas, por miedo a los judíos, las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: «La paz con vosotros.»
Jua 20:20  Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron de ver al Señor.
Jua 20:21  Jesús les dijo otra vez: «La paz con vosotros. Como el Padre me envió, también yo os envío.»
Jua 20:22  Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo.
Jua 20:23  A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»
Jua 20:24  Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor.»
Jua 20:25  Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el agujero de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré.»
Jua 20:26  Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro y Tomás con ellos. Se presentó Jesús en medio estando las puertas cerradas, y dijo: «La paz con vosotros.»
Jua 20:27  Luego dice a Tomás: «Acerca aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino creyente.»
Jua 20:28  Tomás le contestó: «Señor mío y Dios mío.»
Jua 20:29  Dícele Jesús: «Porque me has visto has creído. Dichosos los que no han visto y han creído.»
Jua 20:30  Jesús realizó en presencia de los discípulos otras muchas señales que no están escritas en este libro.
Jua 20:31  Estas han sido escritas para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre.

 


 

Jua 20:1  El primer día de la semana, [1] María Magdalena fue al sepulcro muy temprano, cuando todavía estaba oscuro; y vio quitada la piedra que tapaba la entrada.
Jua 20:2  Entonces se fue corriendo a donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, aquel a quien Jesús quería mucho, [2] y les dijo:
 –¡Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde lo han puesto!
Jua 20:3  Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro.
Jua 20:4  Los dos iban corriendo juntos; pero el otro corrió más que Pedro y llegó primero al sepulcro.
Jua 20:5  Se agachó a mirar, y vio allí las vendas, pero no entró.
Jua 20:6  Detrás de él llegó Simón Pedro, y entró en el sepulcro. Él también vio allí las vendas;
Jua 20:7  y además vio que la tela que había servido para envolver la cabeza de Jesús no estaba junto a las vendas, sino enrollada y puesta aparte.
Jua 20:8  Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro, y vio lo que había pasado, y creyó.
Jua 20:9  Pues todavía no habían entendido lo que dice la Escritura, que él tenía que resucitar. [3]
Jua 20:10  Luego, aquellos discípulos regresaron a su casa.
Jua 20:11  María se quedó afuera, junto al sepulcro, llorando. Y llorando como estaba, se agachó para mirar dentro,
Jua 20:12  y vio dos ángeles vestidos de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús; uno a la cabecera y otro a los pies.
Jua 20:13  Los ángeles le preguntaron:
 –Mujer, ¿por qué lloras?
 Ella les dijo:
 –Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde lo han puesto.
Jua 20:14  Apenas dijo esto, volvió la cara y vio allí a Jesús, pero no sabía que era él.
Jua 20:15  Jesús le preguntó:
 –Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?
 Ella, pensando que era el que cuidaba el huerto, le dijo:
 –Señor, si usted se lo ha llevado, dígame dónde lo ha puesto, para que yo vaya a buscarlo.
Jua 20:16  Jesús entonces le dijo:
 –¡María!
 Ella se volvió y le dijo en hebreo:
 –¡Rabuni! (que quiere decir: "Maestro").
Jua 20:17  Jesús le dijo:
 –No me retengas, porque todavía no he ido a reunirme con mi Padre. Pero ve y di a mis hermanos[4] que voy a reunirme con el que es mi Padre y Padre de ustedes, mi Dios y Dios de ustedes.
Jua 20:18  Entonces María Magdalena fue y contó a los discípulos que había visto al Señor, y también les contó lo que él le había dicho. [5]
Jua 20:19  Al llegar la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, los discípulos se habían reunido con las puertas cerradas por miedo a las autoridades judías. [6] Jesús entró y , poniéndose en medio de los discípulos, los saludó diciendo:
 –¡Paz a ustedes!
Jua 20:20  Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y ellos sea legraron de ver al Señor.
Jua 20:21  Luego Jesús les dijo otra vez:
 –¡Paz a ustedes! Como el Padre me envió a mí, así yo los envío a ustedes.
Jua 20:22  y sopló sobre ellos, y les dijo:
 –Reciban el Espíritu Santo.
Jua 20:23  A quienes ustedes perdonen los pecados, les quedarán perdonados; y a quienes no se los perdonen, les quedarán sin perdonar. [7]
Jua 20:24  Tomás, uno de los doce discípulos, al que llamaban el Gemelo, no estaba con ellos cuando llegó Jesús.
Jua 20:25  Después los otros discípulos le dijeron:
 –Hemos visto al Señor. Pero Tomás les contestó:
 –Si no veo en sus manos las heridas de los clavos, y si no meto mi dedo en ellas y mi mano en su costado, no lo podré creer.
Jua 20:26  Ocho días después, los discípulos se habían reunido de nuevo en una casa, y esta vez Tomás estaba también. Tenían las puertas cerradas, pero Jesús entró, se puso en medio de ellos y los saludó, diciendo:
 –¡Paz a ustedes!
Jua 20:27  Luego dijo a Tomás:
 –Mete aquí tu dedo, y mira mis manos; y trae tu mano y métela en mi costado. No seas incrédulo; ¡cree!
Jua 20:28  Tomás entonces exclamó:
 –¡Mi Señor y mi Dios![8]
Jua 20:29  Jesús le dijo:
 –¿Crees porque me has visto? ¡Dichosos los que creen sin haber visto![9]
Jua 20:30  Jesús hizo muchas otras señales milagrosas delante de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro.
Jua 20:31  Pero estas se han escrito para que ustedes crean que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengan vida por medio de él. [10]

 


 

Jua 20:1  El primer día de la semana, María Magdalena vino a la tumba conmemorativa temprano, mientras todavía había oscuridad, y contempló la piedra ya quitada de la tumba conmemorativa.
Jua 20:2  De modo que corrió y vino a Simón Pedro y al otro discípulo, a quien le tenía cariño Jesús, y les dijo: “Han quitado al Señor de la tumba conmemorativa, y no sabemos dónde lo han puesto”.
Jua 20:3  Entonces Pedro y el otro discípulo salieron y se dirigieron hacia la tumba conmemorativa.
Jua 20:4  Sí, los dos juntos echaron a correr; pero el otro discípulo corrió delante de Pedro, más aprisa, y llegó primero a la tumba conmemorativa.
Jua 20:5  Y, agachándose, contempló las vendas echadas, sin embargo no entró.
Jua 20:6  Entonces llegó también Simón Pedro, que le seguía, y entró en la tumba conmemorativa. Y vio las vendas echadas,
Jua 20:7  también el paño que había estado sobre la cabeza de él, no echado con las vendas, sino aparte, arrollado en un lugar.
Jua 20:8  En aquel momento, pues, el otro discípulo que había llegado primero a la tumba conmemorativa también entró, y vio y creyó.
Jua 20:9  Porque todavía no discernían la escritura de que él tenía que levantarse de entre los muertos.
Jua 20:10  De modo que los discípulos se volvieron a casa.
Jua 20:11  María, sin embargo, se quedó de pie fuera, junto a la tumba conmemorativa, llorando. Entonces, mientras lloraba, se agachó para mirar dentro de la tumba conmemorativa
Jua 20:12  y vio a dos ángeles vestidos de blanco, sentados uno a la cabeza y uno a los pies donde había yacido el cuerpo de Jesús.
Jua 20:13  Y le dijeron: “Mujer, ¿por qué lloras?”. Les dijo: “Han quitado a mi Señor, y no sé dónde lo han puesto”.
Jua 20:14  Después de decir estas cosas, ella se volvió atrás y vio a Jesús de pie, pero no discernió que era Jesús.
Jua 20:15  Jesús le dijo: “Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?”. Ella, imaginándose que era el hortelano, le dijo: “Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo lo quitaré”.
Jua 20:16  Jesús le dijo: “¡María!”. Al volverse, le dijo ella en hebreo: “¡Rabboni!” (que significa: “¡Maestro!”).
Jua 20:17  Jesús le dijo: “Deja de colgarte de mí. Porque todavía no he ascendido al Padre. Pero ponte en camino a mis hermanos y diles: ‘Asciendo a mi Padre y Padre de ustedes y a mi Dios y Dios de ustedes’”.
Jua 20:18  María Magdalena fue y llevó las nuevas a los discípulos: “¡He visto al Señor!”, y que él le había dicho estas cosas.
Jua 20:19  Entonces, cuando se hizo tarde aquel día, el primero de la semana, y, aunque las puertas donde estaban los discípulos estaban aseguradas con cerradura por temor a los judíos, Jesús vino y estuvo de pie en medio de ellos, y les dijo: “Tengan paz”.
Jua 20:20  Y después de decir esto, les mostró las manos y también el costado. Entonces los discípulos se regocijaron al ver al Señor.
Jua 20:21  Jesús, por eso, les dijo otra vez: “Tengan paz. Así como el Padre me ha enviado, yo también los envío”.
Jua 20:22  Y después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: “Reciban espíritu santo.
Jua 20:23  Si ustedes perdonan los pecados de cualesquiera personas, les quedan perdonados; si retienen los de cualesquiera personas, quedan retenidos”.
Jua 20:24  Pero Tomás, uno de los doce, que se llamaba El Gemelo, no estaba con ellos cuando vino Jesús.
Jua 20:25  Por consiguiente, los otros discípulos le decían: “¡Hemos visto al Señor!”. Pero él les dijo: “A menos que vea en sus manos la impresión de los clavos y meta mi dedo en la impresión de los clavos y meta mi mano en su costado, de ninguna manera creeré”.
Jua 20:26  Ahora bien, ocho días después, sus discípulos estaban dentro otra vez, y Tomás con ellos. Jesús vino, aunque las puertas estaban aseguradas con cerradura, y estuvo de pie en medio de ellos y dijo: “Tengan paz”.
Jua 20:27  Dijo entonces a Tomás: “Pon tu dedo aquí, y ve mis manos, y toma tu mano y métela en mi costado, y deja de ser incrédulo, y hazte creyente”.
Jua 20:28  En contestación, Tomás le dijo: “¡Mi Señor y mi Dios!”.
Jua 20:29  Jesús le dijo: “¿Porque me has visto has creído? Felices son los que no ven y sin embargo creen”.
Jua 20:30  Por supuesto, Jesús también ejecutó muchas otras señales delante de los discípulos, que no están escritas en este rollo.
Jua 20:31  Pero estas han sido escritas para que ustedes crean que Jesús es el Cristo el Hijo de Dios, y que, a causa de creer, tengan vida por medio de su nombre.

 


 

Jua 20:1  El domingo muy temprano, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue a la tumba donde habían puesto a Jesús. Al acercarse, se dio cuenta de que habían movido la piedra que tapaba la entrada de la tumba.
Jua 20:2  Entonces fue corriendo a donde estaban Simón Pedro y el discípulo favorito de Jesús, y les dijo: «¡Se han llevado de la tumba al Señor, y no sabemos dónde lo habrán puesto!»
Jua 20:3  Pedro y el otro discípulo salieron corriendo hacia la tumba. El otro discípulo corrió más rápido que Pedro, y llegó primero.
Jua 20:5  Se inclinó para ver dentro de la tumba, y vio las vendas, pero no entró.
Jua 20:6  Poco después llegó Simón Pedro, y entró en la tumba. También él vio las vendas,
Jua 20:7  y vio además que la tela que había servido para envolver la cabeza de Jesús ya no estaba con las vendas, sino que la habían enrollado y puesto aparte.
Jua 20:8  Luego el otro discípulo entró en la tumba. Cuando vio lo que había pasado, creyó.
Jua 20:9  Antes de eso, los discípulos no habían entendido lo que dice la Biblia acerca de que Jesús tenía que resucitar.
Jua 20:10  Entonces Pedro y el otro discípulo regresaron a sus casas.
Jua 20:11  María se quedó afuera de la tumba, llorando. Mientras lloraba, se inclinó para ver dentro de la tumba,
Jua 20:12  y vio a dos ángeles vestidos de blanco. Estaban sentados, uno donde había estado la cabeza de Jesús y el otro donde habían estado sus pies.
Jua 20:13  Los ángeles le preguntaron: —Mujer, ¿por qué estás llorando? Ella les respondió: —Porque alguien se ha llevado el cuerpo de mi Señor, y no sé dónde lo habrá puesto.
Jua 20:14  Apenas dijo esto, volvió la cara y vio a Jesús allí, pero no sabía que era él.
Jua 20:15  Jesús le dijo: —Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? María pensó que estaba hablando con el que cuidaba el jardín donde estaba la tumba. Por eso le dijo: —Señor, si usted se ha llevado el cuerpo que estaba en esta tumba, dígame dónde lo puso y yo iré a buscarlo.
Jua 20:16  Jesús le dijo: —María. Ella se volvió y le dijo: —¡Maestro!
Jua 20:17  Jesús le dijo: —No me detengas, pues todavía no he ido a reunirme con mi Padre. Pero ve y dile a mis discípulos que voy a reunirme con él, pues también es Padre de ustedes. Él es mi Dios, y también es Dios de ustedes.
Jua 20:18  María Magdalena fue y les dijo a los discípulos que había visto al Señor, y les contó todo lo que él había dicho.
Jua 20:19  En la noche de ese mismo domingo, los discípulos se reunieron en una casa. Las puertas de la casa estaban bien cerradas, porque los discípulos tenían miedo de los líderes judíos. Jesús entró, se puso en medio de ellos, y los saludó diciendo: «¡Que Dios los bendiga y les dé paz!»
Jua 20:20  Después les mostró las heridas de sus manos y de su costado, y los discípulos se alegraron de ver al Señor.
Jua 20:21  Jesús los volvió a saludar de la misma manera, y les dijo: «Como mi Padre me envió, así también yo los envío a ustedes.»
Jua 20:22  Luego sopló sobre ellos, y les dijo: «Reciban al Espíritu Santo.
Jua 20:23  Si ustedes perdonan los pecados de alguien, Dios también se los perdonará. Y si no se los perdonan, Dios tampoco se los perdonará.»
Jua 20:24  Tomás, uno de los doce discípulos, al que le decían el Gemelo, no estaba con los otros cuando Jesús se les apareció.
Jua 20:25  Cuando Tomás llegó, los otros discípulos le dijeron: —¡Hemos visto al Señor! Pero él les contestó: —No creeré nada de lo que me dicen, hasta que vea las marcas de los clavos en sus manos y meta mi dedo en ellas, y ponga mi mano en la herida de su costado.
Jua 20:26  Ocho días después, los discípulos estaban reunidos otra vez en la casa. Tomás estaba con ellos. Las puertas de la casa estaban bien cerradas, pero Jesús entró, se puso en medio de ellos, y los saludó diciendo: «¡Que Dios los bendiga y les dé paz!»
Jua 20:27  Luego le dijo a Tomás: —Mira mis manos y mi costado, y mete tus dedos en las heridas. Y en vez de dudar, debes creer.
Jua 20:28  Tomás contestó: —¡Tú eres mi dueño y mi Dios!
Jua 20:29  Jesús le dijo: —¿Creíste porque me viste? ¡Felices los que confían en mí sin haberme visto!
Jua 20:30  Delante de sus discípulos, Jesús hizo muchas otras cosas que no están escritas en este libro.
Jua 20:31  Pero las cosas que aquí se dicen se escribieron para que ustedes crean que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que así, por medio de su poder reciban la vida eterna.

 


 

Jua 20:1  Temprano en el primer día de la semana,[169] mientras todavía estaba oscuro, Miryam de Magdala fue al sepulcro y vio que la piedra había sido removida de la entrada del sepulcro.
Jua 20:2  Así que vino corriendo adonde Shimeon Kefa y el otro talmid, el que Yahshúa amaba, y dijo a ellos: "¡Se han lleva do al Adón fuera del sepulcro, y no sabemos dónde le han puesto!"
Jua 20:3  Entonces Kefa y el otro talmid corrieron al sepulcro.
Jua 20:4  Los dos corrieron, pero el otro talmid corrió más deprisa que Kefa, y llegó al sepulcro primero.
Jua 20:5  Inclinándose, vio las sábanas de lino allí, pero no entró.
Jua 20:6  Luego, le seguía Shimeon Kefa; y arribó, entró en el sepulcro, y vio las sabanas de la sepultura puestas allí,
Jua 20:7  también la tela que había estado alrededor de su cabeza puesta allí, no con las sábanas, sino en un lugar separado aún doblada.
Jua 20:8  Entonces el otro talmid, que había llegado primero al sepulcro, también entró, vio y confió.
Jua 20:9  Ellos todavía no habían llegado a entender que el Tanaj enseña que el Mashíaj tenía que resucitar de entre los muertos.[170]
Jua 20:10  Entonces los talmidim regresaron a la casa,
Jua 20:11  pero Miryam se quedó afuera llorando. Mientras lloraba, ella se agachó para mirar dentro del sepulcro,
Jua 20:12  y vio dos malajim vestidos de blanco sentados donde el cuerpo de Yahshúa había estado, uno a la cabeza y otro a los pies.
Jua 20:13  "¿Por qué estás llorando?" Le preguntaron. Ella respondió: "Se llevaron a mi Adón, y yo no sé dónde le han puesto."
Jua 20:14  Mientras decía esto, se volvió y vio a Yahshúa parado allí, pero ella no se dio cuenta que era El.
Jua 20:15  Yahshúa le dijo: "Mujer, ¿por qué estás llorando? ¿A quién buscas?" Pensando que él era el jardinero, le dijo: "Si tú eres el que le llevaste, dime donde le has puesto, y yo misma iré a buscarle."
Jua 20:16  Yahshúa le dijo: "¡Miryam!" Ella volviéndose, gritó en Hebreo: "¡Rabbani!" (Esto es, 'Mi Maestro')
Jua 20:17  Yahshúa le dijo: "No me toques,[171] porque todavía no he regresado a mi Padre. Pero ve a mis hermanos, y diles que Yo voy a mi Padre y al Padre de ustedes, a mi Elohim y al Elohim de ustedes."[172]
Jua 20:18  Miryam de Magdala fue a los talmidim con las noticias que ella había visto al Adón y lo que le había dicho.
Jua 20:19  Por la noche ese mismo día, el primer día de la semana, cuando los talmidim estaban reunidos tras puertas cerradas por miedo a los Yahudim, Yahshúa vino, se paró en el medio de ellos, y dijo: "¡Shalom aleijem!"
Jua 20:20  Habiéndolos saludado, les mostró sus manos y su costado. Los talmidim estaban llenos de alegría por ver al Adón.
Jua 20:21  ¡Shalom aleijem!", Yahshúa repitió. "Así como el Padre me envió, Yo mismo los estoy enviando a ustedes."
Jua 20:22  Habiendo dicho esto, sopló sobre ellos, y les dijo: "¡Reciban el Ruaj HaKodesh!"
Jua 20:23  Si ustedes remiten los pecados de alguien, sus pecados serán remitidos; si los retienen, serán retenidos."[173]
Jua 20:24  Ahora, Toma (el nombre quiere decir mellizo), uno de los Doce, no estaba con ellos cuando Yahshúa vino.
Jua 20:25  Cuando los otros talmidim le dijeron: "Hemos visto al Adón," El respondió: "A menos que vea las marcas de los clavos en sus manos, ponga mi dedo en el lugar donde estaban los clavos y ponga mi mano dentro de su costado, rehúso creerlo."
Jua 20:26  Una semana después, sus talmidim estaban otra vez en una habitación, y esta vez Toma estaba con ellos. A pesar de que las puertas estaban cerradas, Yahshúa vino, se paró entre ellos y dijo: "¡Slalom aleijem!"
Jua 20:27  Entonces le dijo a Toma: "Pon tu dedo aquí, mira mis manos, pon tu mano en mi costado. Que no te falte la confianza, sino: ¡ten confianza!"
Jua 20:28  Toma le respondió: "¡Mi Adón y mi Elohim!"
Jua 20:29  Yahshúa le dijo: "¿Has confiado porque me has visto? ¡Cuán benditos son aquellos que no ven, pero de todas formas confían!"
Jua 20:30  En presencia de los talmidim, Yahshúa hizo muchos otros milagros que no han sido escritos en este libro.
Jua 20:31  Pero estos que han sido escritos, están aquí para que puedan confiar que Yahshúa es el Mashíaj, el Hijo de YAHWEH, y que por esta confianza ustedes puedan tener vida por quien El es.

 


 

Jua 20:1  "Muy temprano el primer día de la semana, María Magdalena fue a la tumba y vio que estaba corrida la piedra que tapaba la entrada."
Jua 20:2  "Entonces se fue corriendo a ver a Simón Pedro y al seguidor a quien Jesús quería mucho, y les dijo: -¡Sacaron el cuerpo de Jesús de la tumba! No sabemos dónde lo pusieron."
Jua 20:3  Pedro y el otro seguidor salieron y fueron a la tumba.
Jua 20:4  Estaban corriendo juntos pero el otro seguidor corría más rápido que Pedro y llegó primero a la tumba.
Jua 20:5  "Se agachó y vio las vendas de lino en el suelo, pero no entró."
Jua 20:6  "Después llegó Simón Pedro, entró a la tumba y vio las vendas en el suelo."
Jua 20:7  Vio también la tela en que habían envuelto la cabeza de Jesús. Estaba enrollada aparte.
Jua 20:8  "Entonces entró el otro seguidor que había llegado antes, vio todo y creyó."
Jua 20:9  Estos seguidores todavía no habían caído en cuenta de que las Escrituras decían que Jesús tenía que resucitar.
Jua 20:10  Luego estos seguidores regresaron a los suyos.
Jua 20:11  "María estaba llorando afuera de la tumba y mientras lloraba, se agachó para ver adentro."
Jua 20:12  Vio a dos ángeles vestidos de blanco. Uno estaba sentado a la cabeza y el otro sentado a los pies de donde había estado el cuerpo de Jesús.
Jua 20:13  "Ellos le dijeron: -Mujer, ¿por qué estás llorando? María respondió: -Han sacado el cuerpo de mi Señor y no sé dónde lo han puesto."
Jua 20:14  "Cuando María dijo esto, ella se volvió y vio a Jesús de pie allí. Pero ella no sabía que él era Jesús."
Jua 20:15  "Jesús le preguntó: -Mujer, ¿por qué estás llorando? ¿A quién buscas? Ella creyó que era el jardinero y le dijo: -Señor, si usted lo sacó de la tumba, dígame dónde lo puso y yo iré por él."
Jua 20:16  "Jesús le dijo: -¡María! Ella se volvió y le dijo en arameo: ¡Rabuni! (que significa ""Maestro"")."
Jua 20:17  "Jesús le dijo: -No trates de retenerme, porque todavía no he subido a mi Padre. Mejor ve a ver a mis hermanos y diles: 'Voy a subir a mi Padre y Dios, que es también su Padre y Dios'."
Jua 20:18  María Magdalena fue y les dijo a los seguidores. -¡Vi al Señor! Y les dijo lo que él le había dicho.
Jua 20:19  "Esa misma tarde del primer día de la semana, los seguidores cerraron las puertas del lugar donde estaban porque les tenían miedo a los judíos. Entonces Jesús vino y estando en medio de ellos, les dijo: -La paz sea con ustedes."
Jua 20:20  "Después de decirles esto, les mostró sus manos y su costado. Se alegraron mucho cuando lo vieron."
Jua 20:21  "Entonces otra vez les dijo: -La paz sea con ustedes. Así como me envió el Padre, yo también los envío a ustedes."
Jua 20:22  "Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: -Reciban el Espíritu Santo."
Jua 20:23  "Cualquier pecado de la gente que ustedes perdonen, será perdonado, y cualquier pecado que no perdonen, no será perdonado."
Jua 20:24  "Tomás no estaba con ellos cuando vino Jesús. Él era uno de los doce seguidores, al que llamaban el Gemelo."
Jua 20:25  Los otros seguidores le estaban diciendo: -¡Vimos al Señor! Pero él les dijo: -No creeré sino hasta que vea la marca de los clavos en sus manos. No creeré hasta que meta el dedo en los huecos de los clavos y hasta que meta la mano en el lado de su cuerpo que cortaron con la lanza.
Jua 20:26  "Una semana después, los seguidores estaban otra vez en la casa. Esta vez Tomás estaba con ellos. Aunque las puertas estaban con llave, Jesús entró y se puso en medio de ellos y dijo: -La paz sea con ustedes."
Jua 20:27  Después le dijo a Tomás: -Pon tu dedo aquí y mira mis manos. Extiende tu mano y métela en este lado de mi cuerpo. Ya deja de dudar y cree.
Jua 20:28  Tomás le contestó: -¡Mi Señor y mi Dios!
Jua 20:29  Jesús le dijo: -¿Tú creíste porque me viste? Afortunados los que no necesitan ver para creer.
Jua 20:30  "Jesús también hizo muchos otros milagros en presencia de sus seguidores, pero no están escritos en este libro."
Jua 20:31  "Sin embargo, estos se escribieron para que ustedes crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengan vida por medio de él."

 


 
  Conocen nuestro sitio 446911 visitantes (1663057 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!