Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W231
 


 BibliadeEstudioAdventistaEvangelio.Juan: 09.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Juan.


 

Jua 9:1  Y pasando Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento.
Jua 9:2  Y preguntáronle sus discípulos diciendo: «Rabí, ¿quién pecó: éste o sus padres para que ciego naciera?»
Jua 9:3  Respondió Jesús: «Ni éste pecó, ni sus padres; pero para que se manifiesten las obras de Dios en él.
Jua 9:4  Nosotros debemos obrar las obras del que me ha enviado, mientras día es; viene noche, cuando nadie puede obrar.
Jua 9:5  En tanto yo en el mundo fuere, luz soy del mundo».
Jua 9:6  Esto diciendo, esputó en tierra, e hizo lodo del esputo, y puso el lodo sobre sus ojos;
Jua 9:7  y díjole: «Véte, lávate en el natatorio de Siloé «(lo que se interpreta: Enviado). Retiróse, pues, y lavóse y vino viendo.
Jua 9:8  Los vecinos, pues, y los que le veían antes, porque mendigo era, decían: «¿No éste es el sentado y mendigando?»
Jua 9:9  Otros decían: que «éste es»; otros decían: «No, sino semejante a él es»: Aquél decía: que «yo soy».
Jua 9:10  Decíanle, pues: «¿Cómo abriéronsete los ojos?»
Jua 9:11  Respondió aquél: «El hombre, el llamado Jesús, lodo hizo, y untó mis ojos y díjome: que «vete a Siloé, y lávate». Yéndome, pues, y lavándome, vi».
Jua 9:12  Y dijéronle: «¿Dónde está aquél?». Dice «No sé».
Jua 9:13  Llévanle, pues, a los fariseos, al antes ciego.
Jua 9:14  Y era sábado el día en que el lodo hizo Jesús y abrió sus ojos.
Jua 9:15  De nuevo, pues, preguntáronle también los fariseos cómo vio. Y él díjoles: «Lodo puso sobre mis ojos, y lavéme, y veo».
Jua 9:16  Decían, pues, de entre los fariseos algunos: «No es éste de Dios —el hombre, porque el sábado no guarda». Otros decían: «¿Cómo puede un hombre pecador tales señales hacer?» Y escisión había en ellos.
Jua 9:17  Dicen, pues, al ciego de nuevo: «¿Qué tú dices de él, porque te abrió los ojos?» Y él dijo: «Que profeta es».
Jua 9:18  No creyeron, pues, los judíos de él: que fue ciego y vio hasta que llamaron a los padres, del que vio;
Jua 9:19  y les preguntaron, diciendo: «¿Este es el hijo vuestro, que vosotros decís que ciego nació? ¿Cómo, pues, ve ahora?»
Jua 9:20  Respondieron, pues, sus padres, y dijeron: «Sabemos que éste es el hijo nuestro y que ciego nació;
Jua 9:21  mas cómo ahora ve, no sabemos; o quién abrió sus ojos, nosotros no sabemos; a él preguntad; edad tiene; él acerca de sí mismo hablará».
Jua 9:22  Esto dijeron sus padres porque temían a los judíos; pues ya habían acordado los judíos que, si alguno le confesaba Cristo, fuese entredicho de la sinagoga.
Jua 9:23  Por esto sus padres dijeron: que «edad tiene; a él preguntad»,
Jua 9:24  Llamaron, pues, al hombre por segunda vez, al que había sido ciego, y dijéronle: «Da gloria a Dios, nosotros sabemos que este hombre pecador es».
Jua 9:25  Respondió, pues, aquél: «Si pecador es, no sé: una cosa sé: que, siendo ciego, ahora veo».
Jua 9:26  Dijéronle pues: «¿Qué te hizo? ¿Cómo abrió tus ojos?»
Jua 9:27  Respondióles: «Díjeos ya, y no oísteis(a) . ¿Qué otra vez queréis oír? ¿Qué también vosotros queréis discípulos suyos haceros?»
Jua 9:28  E improperáronle y dijeron: «Tú discípulo eres de aquél, pero nosotros de Moisés somos discípulos.
Jua 9:29  Nosotros sabemos que a Moisés ha hablado Dios; pero éste no sabemos de dónde es».
Jua 9:30  Respondió el hombre y díjoles: «Pues en esto lo admirable está: que vosotros no sabéis de dónde es; y abrió mis ojos.
Jua 9:31  Sabemos que Dios a pecadores no oye; empero, si alguno temeroso de Dios fuere y su voluntad hiciere, a éste oye.
Jua 9:32  Desde el siglo no se ha oído que abriera alguno ojos de ciego nato;
Jua 9:33  si no fuese éste de Dios, no pudiera hacer nada».
Jua 9:34  Respondieron y dijéronle: «En pecados tú naciste todo, ¿y tú nos enseñas?»; y arrojáronle fuera.
Jua 9:35  Oyó Jesús que le arrojaron fuera; y hallándole, dijo: «¿Tú crees en el Hijo del hombre?»
Jua 9:36  «¿Y quién es —dijo— Señor, para creer yo en él?»
Jua 9:37  Díjole Jesús: «Y le has visto, y el que habla contigo, ése es».
Jua 9:38  Y él dijo: «Creo, Señor»; y adoróle.
Jua 9:39  Y dijo Jesús: «A juicio yo a este mundo he venido, para que, los que no ven, vean, y los que ven, ciegos se hagan».
Jua 9:40  Y oyeron, de entre los fariseos, esto los que con él estaban; y dijéronle: «¿Que también nosotros ciegos somos?»
Jua 9:41  Díjoles Jesús: «Si ciegos fueseis, no tendríais pecado; mas ahora decís: que «vemos»; vuestro pecado queda.»

 


 

Jua 9:1  Pasando, vio a un hombre ciego de nacimiento,
Jua 9:2  y sus discípulos le preguntaron diciendo: Rabí, ¿quién pecó: éste o sus padres, para que naciera ciego?
Jua 9:3  Contestó Jesús: Ni pecó éste ni sus padres, sino para que se manifiesten en él las obras de Dios.
Jua 9:4  Es preciso que yo haga las obras del que me envió, mientras es de día; venida la noche, ya nadie puede trabajar."
Jua 9:5  Mientras estoy en el mundo, soy luz del mundo.
Jua 9:6  Diciendo esto, escupió en el suelo, hizo con saliva un poco de lodo y untó con él los ojos,
Jua 9:7  y le dijo: Vete y lávate en la piscina de Siloé — que quiere decir “enviado” — . Fue, pues, se lavó y volvió con vista.
Jua 9:8  Los vecinos y los que antes le conocían, pues era mendigo, decían: ¿No es éste el que estaba sentado pidiendo limosna?
Jua 9:9  Unos decían que era él; otros decían: No, pero se le parece. El decía: Soy yo."
Jua 9:10  Entonces le decían: Pues ¿cómo se te han abierto los ojos?
Jua 9:11  Respondió él: Ese hombre llamado Jesús hizo lodo, me untó los ojos y me dijo: Vete a Siloé y lávate; fui, me lavé y recobré la vista."
Jua 9:12  Y le dijeron: ¿Dónde está ése? Contestó: No lo sé.
Jua 9:13  Llevan a presencia de los fariseos al antes ciego,
Jua 9:14  pues era sábado el día en que Jesús hizo lodo y le abrió los ojos.
Jua 9:15  De nuevo le preguntaron los fariseos cómo había recobrado la vista. El les dijo: Me puso lodo sobre los ojos, me lavé y veo.
Jua 9:16  Dijeron entonces algunos de los fariseos: No puede venir de Dios este hombre, pues no guarda el sábado. Otros decían: ¿Y cómo puede un hombre pecador hacer tales milagros? Y había desacuerdo entre ellos.
Jua 9:17  Otra vez dijeron al ciego: ¿Qué dices tú de ese que te abrió los ojos? El contestó: Que es profeta.
Jua 9:18  No querían creer los judíos que aquél era ciego y que había recobrado la vista, hasta que llamaron a sus padres,
Jua 9:19  y les preguntaron, diciendo: ¿Es éste vuestro hijo, de quien vosotros decís que nació ciego? ¿Cómo ahora ve?
Jua 9:20  Respondieron los padres y dijeron: Lo que sabemos es que éste es nuestro hijo y que nació ciego;"
Jua 9:21  cómo ve ahora, no lo sabemos; quién le abrió los ojos, nosotros no lo sabemos; preguntádselo a él; edad tiene; que él hable por sí."
Jua 9:22  Esto dijeron sus padres porque temían a los judíos, que ya éstos habían convenido en que, si alguno le confesaba Mesías, fuera expulsado de la sinagoga.
Jua 9:23  Por esto sus padres dijeron: Edad tiene, preguntadle a él.
Jua 9:24  Llamaron, pues, por segunda vez al ciego y le dijeron: Da gloria a Dios; nosotros sabemos que ese hombre es pecador."
Jua 9:25  A esto respondió él: Si es pecador, no lo sé; lo que sé es que, siendo ciego, ahora veo."
Jua 9:26  Dijéronle también: ¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos?
Jua 9:27  El les respondió: Os lo he dicho ya y no habéis escuchado. ¿Para qué queréis oírlo otra vez? ¿Es que queréis haceros discípulos suyos?
Jua 9:28  Ellos, insultándole, dijeron: Sé tú discípulo suyo; nosotros somos discípulos de Moisés."
Jua 9:29  Nosotros sabemos que Dios habló a Moisés; cuanto a éste, no sabemos de dónde viene."
Jua 9:30  Respondió el hombre y les dijo: Eso es de maravillar: que vosotros no sepáis de dónde viene, habiéndome abierto a mí los ojos.
Jua 9:31  Sabido es que Dios no oye a los pecadores; pero, si uno es piadoso y hace su voluntad, a ése le escucha."
Jua 9:32  Jamás se oyó decir que nadie haya abierto los ojos a un ciego de nacimiento.
Jua 9:33  Si éste no fuera de Dios, no podría hacer nada.
Jua 9:34  Respondieron y dijéronle: Eres todo pecado desde que naciste, ¿? pretendes enseñarnos? Y le echaron fuera.
Jua 9:35  Oyó Jesús que le habían echado fuera, y, encontrándole, le dijo: ¿Crees en el Hijo del hombre?
Jua 9:36  Respondió él y dijo: ¿Quién es, Señor, para que crea en El?
Jua 9:37  Díjole Jesús: Le estás viendo; es el que habla contigo."
Jua 9:38  Dijo él: Creo, Señor, y se postró ante El.
Jua 9:39  Jesús dijo: Yo he venido al mundo para un juicio, para que los que no ven, vean, y los que ven, se vuelvan ciegos.
Jua 9:40  Oyeron esto algunos fariseos que estaban con El, y le dijeron: Conque ¿nosotros somos también ciegos?
Jua 9:41  Díjoles Jesús: Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; pero ahora decís: Vemos, y vuestro pecado permanece."

 


 

Jua 9:1  Cuando Jesús salió del templo, vio por el camino a un joven que había nacido ciego.
Jua 9:2  Los discípulos le preguntaron a Jesús: —Maestro, ¿quién tiene la culpa de que este joven haya nacido ciego? ¿Fue por algo malo que hizo él mismo, o por algo malo que hicieron sus padres?
Jua 9:3  Jesús les respondió: —Ni él ni sus padres tienen la culpa. Nació así para que ustedes vean cómo el poder de Dios lo sana.
Jua 9:4  Mientras yo esté con ustedes, hagamos el trabajo que Dios mi Padre me mandó hacer; vendrá el momento en que ya nadie podrá trabajar.
Jua 9:5  Mientras yo estoy en el mundo, soy la luz del mundo.
Jua 9:6  Enseguida Jesús escupió en el suelo, hizo un poco de lodo con la saliva, y se lo puso al joven en los ojos.
Jua 9:7  Entonces le dijo: «Ve a la piscina de Siloé, y lávate los ojos.» El ciego fue y se lavó, y cuando regresó ya podía ver.
Jua 9:8  Sus vecinos y todos los que antes lo habían visto pedir limosna se preguntaban: «¿No es este el joven ciego que se sentaba a pedir dinero?»
Jua 9:9  Unos decían: «Sí, es él.» Otros decían: «No, no es él, aunque se le parece mucho.» Pero él mismo decía: «¡Claro que soy yo!»
Jua 9:10  Entonces le preguntaron: —¿Cómo es que ya puedes ver?
Jua 9:11  Él respondió: —Un hombre llamado Jesús hizo lodo, me lo puso en los ojos, y me dijo que fuera a la piscina de Siloé y que me lavara. Yo fui, y en cuanto me lavé los ojos pude ver.
Jua 9:12  —¿Y dónde está Jesús? —le preguntaron. —No lo sé —contestó él.
Jua 9:13  Cuando Jesús hizo lodo y sanó al ciego era día de descanso obligatorio. Por eso, algunos llevaron ante los fariseos al joven que había sido sanado.
Jua 9:15  Los fariseos le preguntaron: —¿Cómo es que ya puedes ver? El joven les respondió: —Jesús me puso lodo en los ojos, y ahora puedo ver.
Jua 9:16  Algunos fariseos dijeron: «A ese hombre no lo ha enviado Dios, pues desobedece la ley que prohíbe trabajar en sábado.» Pero otros decían: «¿Cómo puede un pecador hacer milagros como este?» Y no se ponían de acuerdo.
Jua 9:17  Entonces le preguntaron al que había sido ciego: —Ya que ese hombre te dio la vista, ¿qué opinas de él? —Yo creo que es un profeta —les contestó.
Jua 9:18  Pero los jefes judíos no creían que ese joven hubiera sido ciego y que ahora pudiera ver. Entonces llamaron a los padres del joven
Jua 9:19  y les preguntaron: —¿Es este su hijo? ¿Es cierto que nació ciego? ¿Cómo es que ahora puede ver?
Jua 9:20  Los padres respondieron: —De que este es nuestro hijo, y de que nació ciego, no tenemos ninguna duda.
Jua 9:21  Pero no sabemos cómo es que ya puede ver, ni quién lo sanó. Pregúntenselo a él, pues ya es mayor de edad y puede contestar por sí mismo.
Jua 9:22  Los padres dijeron esto porque tenían miedo de los jefes judíos, ya que ellos se habían puesto de acuerdo para expulsar de la sinagoga a todo el que creyera y dijera que Jesús era el Mesías.
Jua 9:24  Los jefes judíos volvieron a llamar al que había sido ciego, y le dijeron: —Júranos por Dios que nos vas a decir la verdad. Nosotros sabemos que el hombre que te sanó es un pecador.
Jua 9:25  Él les contestó: —Yo no sé si es pecador. ¡Lo que sí sé es que antes yo era ciego, y ahora veo!
Jua 9:26  Volvieron a preguntarle: —¿Qué hizo? ¿Cómo fue que te sanó?
Jua 9:27  Él les contestó: —Ya les dije lo que hizo, pero ustedes no me hacen caso. ¿Para qué quieren que les repita lo mismo? ¿Acaso también ustedes quieren ser sus seguidores?
Jua 9:28  Los jefes judíos lo insultaron y le dijeron: —Seguidor de ese hombre lo serás tú. Nosotros somos seguidores de Moisés.
Jua 9:29  Y sabemos que Dios le habló a Moisés; pero de ese Jesús no sabemos nada.
Jua 9:30  El joven les respondió: —¡Qué extraño! Ustedes no saben de dónde viene y, sin embargo, a mí me ha sanado.
Jua 9:31  Sabemos que Dios no escucha a los pecadores, pero sí escucha a los que lo adoran y lo obedecen.
Jua 9:32  Nunca he sabido que alguien le haya dado la vista a uno que nació ciego.
Jua 9:33  Si este hombre no fuera enviado por Dios, no podría hacer nada.
Jua 9:34  Entonces le contestaron: —Ahora resulta que tú, siendo pecador desde que naciste, nos vas a enseñar. ¡Ya no te queremos en nuestra sinagoga!
Jua 9:35  Jesús se enteró de esto, y cuando se encontró con el joven le preguntó: —¿Crees en el Hijo del hombre?
Jua 9:36  El joven le respondió: —Señor, dígame usted quién es, para que yo crea en él.
Jua 9:37  Jesús le dijo: —Lo estás viendo. Soy yo, el que habla contigo.
Jua 9:38  Entonces el joven se arrodilló ante Jesús y le dijo: —Señor Jesús, creo en ti.
Jua 9:39  Luego Jesús dijo: «Yo he venido al mundo para juzgarlos a todos. Les daré vista a los ciegos, y se la quitaré a los que ahora creen ver bien.»
Jua 9:40  Algunos fariseos que estaban por allí lo oyeron decir esto, y le preguntaron: —¿Quieres decir que nosotros también somos ciegos?
Jua 9:41  Jesús les contestó: —Si ustedes reconocieran que no ven tanto como creen, Dios no los culparía por sus pecados. Pero como creen ver muy bien, Dios sí los culpará por sus pecados.

 


 

Jua 9:1  Al pasar vio Jesús a un hombre ciego de nacimiento :
Jua 9:2  Y sus díscipulos le preguntaron: Maestro, ¿qué pecados son la causa de que éste haya nacido ciego, los suyos, o los de sus padres?
Jua 9:3  Respondió Jesús : No es por culpa de éste, ni de sus padres; sino para que las obras de Dios resplandezcan en él.
Jua 9:4  Conviene que yo haga las obras de aquel que me ha enviado, mientras dura el día, viene la noche, cuando nadie puede trabajar.
Jua 9:5  Mientras estoy en el mundo, yo soy la luz del mundo.
Jua 9:6  Así que hubo dicho esto, escupió en tierra, y formó lodo con la saliva, y lo aplicó sobre los ojos del ciego,
Jua 9:7  y le dijo: Anda, y lávate en la piscina de Siloé (palabra que significa el Enviado). Se fue, pues, y se lavó allí, y volvió con vista.
Jua 9:8  Por lo cual los vecinos, y los que antes le habían visto pedir limosna, decían: ¿No es éste aquel que sentado allá, pedía limosna? Este es, respondían algunos.
Jua 9:9  Y otros decían: No es él, sino alguno que se le parece. Pero él decía: Sí, que soy yo.
Jua 9:10  Le preguntaban, pues: ¿Cómo se te han abierto los ojos?
Jua 9:11  Respondió: Aquel hombre que se llama Jesús , hizo un poquito de lodo, y lo aplicó a mis ojos, y me dijo: Ve a la piscina de Siloé, y lávate allí. Yo fui, me lavé, y veo.
Jua 9:12  Le preguntaron: ¿Dónde está ése? Respondió: No lo sé.
Jua 9:13  Llevaron, pues a los fariseos al que antes estaba ciego.
Jua 9:14  Es de advertir que cuando Jesús formó el lodo y le abrió los ojos era día de sábado.
Jua 9:15  Nuevamente, pues, los fariseos le preguntaban también cómo había logrado la vista. El les respondió: Puso lodo sobre mis ojos, me lavé, y veo.
Jua 9:16  Sobre lo que decían algunos de los fariseos: No es enviado de Dios este hombre, pues no guarda el sábado. Otros, decían: ¿Cómo un hombre pecador puede hacer tales milagros? Y había desacuerdo entre ellos.
Jua 9:17  Dicen, pues, otra vez al ciego: Y tú ¿qué dices del que te ha abierto los ojos? Respondió: Que es un profeta.
Jua 9:18  Pero por lo mismo no creyeron los judíos que hubiese sido ciego, y recibido la vista, hasta que llamaron a sus padres;
Jua 9:19  y les preguntaron: ¿Es éste vuestro hijo, de quien vosotros decís que nació ciego? Pues ¿cómo ve ahora?
Jua 9:20  Sus padres les respondieron, diciendo: Sabemos que éste es hijo nuestro, y que nació ciego;
Jua 9:21  pero cómo ahora ve, no lo sabemos; ni tampoco sabemos quién le ha abierto los ojos; preguntádselo a él, edad tiene, él dara razón de sí.
Jua 9:22  Esto dijeron sus padres por temor de los judíos; porque ya éstos habían decretado echar de la sinagoga a cualquiera que reconociese a Jesús por el Cristo , o Mesías.
Jua 9:23  --
Jua 9:24  Llamaron, pues, otra vez al hombre que había sido ciego, y le dijeron: Da gloria a Dios; nosotros sabemos que ese hombre es un pecador.
Jua 9:25  Mas él les respondió: Si es pecador, yo no lo sé; sólo sé que yo antes era ciego, y ahora veo.
Jua 9:26  Le replicaron: ¿Qué hizo él contigo? ¿Cómo te abrió los ojos?
Jua 9:27  Les respondió: Os lo he dicho ya, y lo habéis oído, ¿a qué fin queréis oírlo de nuevo? ¿Acaso será que también vosotros queréis haceros discípulos suyos?
Jua 9:28  Entonces le llenaron de maldiciones, y por fin le dijeron: Tú seas su discípulo, que nosotros somos discípulos de Moisés.
Jua 9:29  Nosotros sabemos que a Moisés le habló Dios; mas éste no sabemos de dónde es.
Jua 9:30  Respondió aquel hombre, y les dijo: Aquí está la maravilla, que vosotros no sabéis de dónde es éste, y con todo ha abierto mis ojos,
Jua 9:31  Lo que sabemos es que Dios no oye a los pecadores; sino que aquel que honra a Dios y hace su voluntad, éste es a quien Dios oye.
Jua 9:32  Desde que el mundo es mundo no se ha oído jamás que alguno haya abierto los ojos de un ciego de nacimiento .
Jua 9:33  Si este hombre no fuese enviado de Dios, no podría hacer nada de lo que hace.
Jua 9:34  Le dijeron en respuesta: Saliste del vientre de tu madre envuelto en pecado, ¿y tú nos das lecciones? Y le arrojaron fuera.
Jua 9:35  Oyó Jesús que le habían echado fuera; y encontrándose con él, le dijo: ¿Crees tú en el Hijo de Dios?
Jua 9:36  Respondió él y dijo: ¿Quién es, Señor, para que yo crea en él?
Jua 9:37  Le dijo Jesús : Le viste ya, y es el mismo que está hablando contigo.
Jua 9:38  Entonces dijo él: Creo, Señor. Y postrándose a sus pies, le adoró.
Jua 9:39  Y añadió Jesús : Yo vine a este mundo a ejercer un justo juicio, para que los que no ven, vean, y los que ven queden ciegos.
Jua 9:40  Oyeron esto algunos de los fariseos, que estaban con él, y le dijeron: Pues, ¿nosotros somos también ciegos?
Jua 9:41  Les respondió Jesús : Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; pero por lo mismo que decís: Nosotros vemos, y os juzgáis muy instruidos, por eso vuestro pecado persevera en vosotros.

 


 

Jua 9:1 

Jesús sana a un ciego de nacimiento
  Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento.
Jua 9:2  Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego?
Jua 9:3  Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.
Jua 9:4  Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar.
Jua 9:5  Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo.(A)
Jua 9:6  Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego,
Jua 9:7  y le dijo: Vé a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo.
Jua 9:8  Entonces los vecinos, y los que antes le habían visto que era ciego, decían: ¿No es éste el que se sentaba y mendigaba?
Jua 9:9  Unos decían: El es; y otros: A él se parece. El decía: Yo soy.
Jua 9:10  Y le dijeron: ¿Cómo te fueron abiertos los ojos?
Jua 9:11  Respondió él y dijo: Aquel hombre que se llama Jesús hizo lodo, me untó los ojos, y me dijo: Vé al Siloé, y lávate; y fui, y me lavé, y recibí la vista.
Jua 9:12  Entonces le dijeron: ¿Dónde está él? El dijo: No sé.

Los fariseos interrogan al ciego sanado
 
Jua 9:13  Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego.
Jua 9:14  Y era día de reposo[a] cuando Jesús había hecho el lodo, y le había abierto los ojos.
Jua 9:15  Volvieron, pues, a preguntarle también los fariseos cómo había recibido la vista. El les dijo: Me puso lodo sobre los ojos, y me lavé, y veo.
Jua 9:16  Entonces algunos de los fariseos decían: Ese hombre no procede de Dios, porque no guarda el día de reposo.[b] Otros decían: ¿Cómo puede un hombre pecador hacer estas señales? Y había disensión entre ellos.
Jua 9:17  Entonces volvieron a decirle al ciego: ¿Qué dices tú del que te abrió los ojos? Y él dijo: Que es profeta.
Jua 9:18  Pero los judíos no creían que él había sido ciego, y que había recibido la vista, hasta que llamaron a los padres del que había recibido la vista,
Jua 9:19  y les preguntaron, diciendo: ¿Es éste vuestro hijo, el que vosotros decís que nació ciego? ¿Cómo, pues, ve ahora?
Jua 9:20  Sus padres respondieron y les dijeron: Sabemos que éste es nuestro hijo, y que nació ciego;
Jua 9:21  pero cómo vea ahora, no lo sabemos; o quién le haya abierto los ojos, nosotros tampoco lo sabemos; edad tiene, preguntadle a él; él hablará por sí mismo.
Jua 9:22  Esto dijeron sus padres, porque tenían miedo de los judíos, por cuanto los judíos ya habían acordado que si alguno confesase que Jesús era el Mesías, fuera expulsado de la sinagoga.
Jua 9:23  Por eso dijeron sus padres: Edad tiene, preguntadle a él.
Jua 9:24  Entonces volvieron a llamar al hombre que había sido ciego, y le dijeron: Da gloria a Dios; nosotros sabemos que ese hombre es pecador.
Jua 9:25  Entonces él respondió y dijo: Si es pecador, no lo sé; una cosa sé, que habiendo yo sido ciego, ahora veo.
Jua 9:26  Le volvieron a decir: ¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos?
Jua 9:27  El les respondió: Ya os lo he dicho, y no habéis querido oír; ¿por qué lo queréis oír otra vez? ¿Queréis también vosotros haceros sus discípulos?
Jua 9:28  Y le injuriaron, y dijeron: Tú eres su discípulo; pero nosotros, discípulos de Moisés somos.
Jua 9:29  Nosotros sabemos que Dios ha hablado a Moisés; pero respecto a ése, no sabemos de dónde sea.
Jua 9:30  Respondió el hombre, y les dijo: Pues esto es lo maravilloso, que vosotros no sepáis de dónde sea, y a mí me abrió los ojos.
Jua 9:31  Y sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a ése oye.
Jua 9:32  Desde el principio no se ha oído decir que alguno abriese los ojos a uno que nació ciego.
Jua 9:33  Si éste no viniera de Dios, nada podría hacer.
Jua 9:34  Respondieron y le dijeron: Tú naciste del todo en pecado, ¿y nos enseñas a nosotros? Y le expulsaron.

Ceguera espiritual
 
Jua 9:35  Oyó Jesús que le habían expulsado; y hallándole, le dijo: ¿Crees tú en el Hijo de Dios?
Jua 9:36  Respondió él y dijo: ¿Quién es, Señor, para que crea en él?
Jua 9:37  Le dijo Jesús: Pues le has visto, y el que habla contigo, él es.
Jua 9:38  Y él dijo: Creo, Señor; y le adoró.
Jua 9:39  Dijo Jesús: Para juicio he venido yo a este mundo; para que los que no ven, vean, y los que ven, sean cegados.
Jua 9:40  Entonces algunos de los fariseos que estaban con él, al oír esto, le dijeron: ¿Acaso nosotros somos también ciegos?
Jua 9:41  Jesús les respondió: Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; mas ahora, porque decís: Vemos, vuestro pecado permanece.

 


 

Jua 9:1  Y pasando Jesús, vio un hombre ciego desde su nacimiento.
Jua 9:2  Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que naciese ciego?
Jua 9:3  Respondió Jesús: Ni éste pecó, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.
Jua 9:4  A mí me conviene hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede obrar.
Jua 9:5  Entre tanto que estuviere en el mundo, luz soy del mundo.
Jua 9:6  Esto dicho, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó el lodo sobre los ojos del ciego,
Jua 9:7  y le dijo: Ve, lávate en el estanque de Siloé (que significa, si lo declaras, Enviado). Y fue entonces, y se lavó, y volvió viendo.
Jua 9:8  Entonces los vecinos, y los que antes le habían visto que era ciego, decían: ¿no es éste el que se sentaba y mendigaba?
Jua 9:9  Unos decían: Este es; y otros: A él se parece. El decía: Yo soy.
Jua 9:10  Entonces le decían: ¿Cómo te fueron abiertos los ojos?
Jua 9:11  Respondió él y dijo: Un hombre que se llama Jesús, hizo lodo, y me untó los ojos, y me dijo: Ve al estanque de Siloé, y lávate; y fui, y me lavé, y recibí la vista.
Jua 9:12  Entonces le dijeron: ¿Dónde está aquel? El dijo: No sé.
Jua 9:13  Llevaron a los fariseos al que antes había sido ciego.
Jua 9:14  Y era sábado cuando Jesús había hecho el lodo, y le había abierto los ojos.
Jua 9:15  Y le volvieron a preguntar también los fariseos de qué manera había recibido la vista. Y él les dijo: Me puso lodo sobre los ojos, y me lavé, y veo.
Jua 9:16  Entonces unos de los fariseos le decían: Este hombre no es de Dios, que no guarda el sábado. Y otros decían: ¿Cómo puede un hombre pecador hacer estas señales? Y había disensión entre ellos.
Jua 9:17  Vuelven a decir al ciego: ¿Tú, qué dices del que te abrió los ojos? Y él dijo: Que es profeta.
Jua 9:18  Mas los judíos no creían de él, que había sido ciego, y hubiese recibido la vista, hasta que llamaron a los padres del que había recibido la vista;
Jua 9:19  y les preguntaron, diciendo: ¿Es éste vuestro hijo, el que vosotros decís que nació ciego? ¿Cómo, pues, ve ahora?
Jua 9:20  Les respondieron sus padres y dijeron: Sabemos que éste es nuestro hijo, y que nació ciego;
Jua 9:21  mas cómo vea ahora, no sabemos; o quién le haya abierto los ojos, nosotros no lo sabemos; él tiene edad, preguntadle a él; él hablará de sí.
Jua 9:22  Esto dijeron sus padres, porque tenían miedo de los judíos; porque ya los judíos habían conspirado, que si alguno confesase ser él el Cristo, fuera expulsado de la sinagoga.
Jua 9:23  Por eso dijeron sus padres: Edad tiene, preguntadle a él.
Jua 9:24  Así que, volvieron a llamar al hombre que había sido ciego, y le dijeron: Da gloria a Dios; nosotros sabemos que este hombre es pecador.
Jua 9:25  Entonces él respondió, y dijo: Si es pecador, no lo sé; una cosa sé, que habiendo yo sido ciego, ahora veo.
Jua 9:26  Y le volvieron a decir: ¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos?
Jua 9:27  Les respondió: Ya os lo he dicho, y lo habéis oído; ¿qué más queréis oír? ¿Queréis también vosotros haceros sus discípulos?
Jua 9:28  Y le maldijeron, y dijeron: Tú seas su discípulo; pero nosotros discípulos de Moisés somos.
Jua 9:29  Nosotros sabemos que a Moisés habló Dios; mas éste no sabemos de dónde es.
Jua 9:30  Les respondió aquel hombre, y les dijo: Por cierto, maravillosa cosa es ésta, que vosotros no sabéis de dónde sea, y a mí me abrió los ojos.
Jua 9:31  Y sabemos que Dios no oye a los pecadores; mas si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a éste oye.
Jua 9:32  Desde el siglo no fue oído, que abriese alguno los ojos de uno que nació ciego.
Jua 9:33  Si éste no fuera venido de Dios, no pudiera hacer nada.
Jua 9:34  Respondieron, y le dijeron: En pecados eres nacido del todo, ¿y tú nos enseñas? Y le echaron fuera.
Jua 9:35  Oyó Jesús que le habían echado fuera; y hallándole, le dijo: ¿Crees tú en el Hijo de Dios?
Jua 9:36  Respondió él, y dijo: ¿Quién es, Señor, para que crea en él?
Jua 9:37  Y le dijo Jesús: Y le has visto, y el que habla contigo, él es.
Jua 9:38  Y él dice: Creo, Señor; y le adoró.
Jua 9:39  Y dijo Jesús: Yo, para juicio he venido a este mundo; para que los que no ven, vean; y los que ven, sean cegados.
Jua 9:40  Y oyeron esto algunos de los fariseos que estaban con él, y le dijeron: ¿Somos nosotros también ciegos?
Jua 9:41  Les dijo Jesús: Si fuerais ciegos, no tuvierais pecado; mas ahora porque decís: Vemos, por tanto vuestro pecado permanece.

 


 

Jua 9:1  And as Jesus passed by, he saw a man which was blind from his birth.
Jua 9:2  And his disciples asked him, saying, Master, who did sin, this man, or his parents, that he was born blind?
Jua 9:3  Jesus answered, Neither hath this man sinned, nor his parents: but that the works of God should be made manifest in him.
Jua 9:4  I must work the works of him that sent me, while it is day: the night cometh, when no man can work.
Jua 9:5  As long as I am in the world, I am the light of the world.
Jua 9:6  When he had thus spoken, he spat on the ground, and made clay of the spittle, and he anointed the eyes of the blind man with the clay,
Jua 9:7  And said unto him, Go, wash in the pool of Siloam, (which is by interpretation, Sent.) He went his way therefore, and washed, and came seeing.
Jua 9:8  The neighbours therefore, and they which before had seen him that he was blind, said, Is not this he that sat and begged?
Jua 9:9  Some said, This is he: others said, He is like him: but he said, I am he.
Jua 9:10  Therefore said they unto him, How were thine eyes opened?
Jua 9:11  He answered and said, A man that is called Jesus made clay, and anointed mine eyes, and said unto me, Go to the pool of Siloam, and wash: and I went and washed, and I received sight.
Jua 9:12  Then said they unto him, Where is he? He said, I know not.
Jua 9:13  They brought to the Pharisees him that aforetime was blind.
Jua 9:14  And it was the sabbath day when Jesus made the clay, and opened his eyes.
Jua 9:15  Then again the Pharisees also asked him how he had received his sight. He said unto them, He put clay upon mine eyes, and I washed, and do see.
Jua 9:16  Therefore said some of the Pharisees, This man is not of God, because he keepeth not the sabbath day. Others said, How can a man that is a sinner do such miracles? And there was a division among them.
Jua 9:17  They say unto the blind man again, What sayest thou of him, that he hath opened thine eyes? He said, He is a prophet.
Jua 9:18  But the Jews did not believe concerning him, that he had been blind, and received his sight, until they called the parents of him that had received his sight.
Jua 9:19  And they asked them, saying, Is this your son, who ye say was born blind? how then doth he now see?
Jua 9:20  His parents answered them and said, We know that this is our son, and that he was born blind:
Jua 9:21  But by what means he now seeth, we know not; or who hath opened his eyes, we know not: he is of age; ask him: he shall speak for himself.
Jua 9:22  These words spake his parents, because they feared the Jews: for the Jews had agreed already, that if any man did confess that he was Christ, he should be put out of the synagogue.
Jua 9:23  Therefore said his parents, He is of age; ask him.
Jua 9:24  Then again called they the man that was blind, and said unto him, Give God the praise: we know that this man is a sinner.
Jua 9:25  He answered and said, Whether he be a sinner or no, I know not: one thing I know, that, whereas I was blind, now I see.
Jua 9:26  Then said they to him again, What did he to thee? how opened he thine eyes?
Jua 9:27  He answered them, I have told you already, and ye did not hear: wherefore would ye hear it again? will ye also be his disciples?
Jua 9:28  Then they reviled him, and said, Thou art his disciple; but we are Moses' disciples.
Jua 9:29  We know that God spake unto Moses: as for this fellow, we know not from whence he is.
Jua 9:30  The man answered and said unto them, Why herein is a marvellous thing, that ye know not from whence he is, and yet he hath opened mine eyes.
Jua 9:31  Now we know that God heareth not sinners: but if any man be a worshipper of God, and doeth his will, him he heareth.
Jua 9:32  Since the world began was it not heard that any man opened the eyes of one that was born blind.
Jua 9:33  If this man were not of God, he could do nothing.
Jua 9:34  They answered and said unto him, Thou wast altogether born in sins, and dost thou teach us? And they cast him out.
Jua 9:35  Jesus heard that they had cast him out; and when he had found him, he said unto him, Dost thou believe on the Son of God?
Jua 9:36  He answered and said, Who is he, Lord, that I might believe on him?
Jua 9:37  And Jesus said unto him, Thou hast both seen him, and it is he that talketh with thee.
Jua 9:38  And he said, Lord, I believe. And he worshipped him.
Jua 9:39  And Jesus said, For judgment I am come into this world, that they which see not might see; and that they which see might be made blind.
Jua 9:40  And some of the Pharisees which were with him heard these words, and said unto him, Are we blind also?
Jua 9:41  Jesus said unto them, If ye were blind, ye should have no sin: but now ye say, We see; therefore your sin remaineth.

 


 

Jua 9:1  Vio, al pasar, a un hombre ciego de nacimiento.
Jua 9:2  Y le preguntaron sus discípulos: «Rabbí, ¿quién pecó, él o sus padres, para que haya nacido ciego?»
Jua 9:3  Respondió Jesús: «Ni él pecó ni sus padres; es para que se manifiesten en él las obras de Dios.
Jua 9:4  Tenemos que trabajar en las obras del que me ha enviado mientras es de día; llega la noche, cuando nadie puede trabajar.
Jua 9:5  Mientras estoy en el mundo, soy luz del mundo.»
Jua 9:6  Dicho esto, escupió en tierra, hizo barro con la saliva, y untó con el barro los ojos del ciego
Jua 9:7  y le dijo: «Vete, lávate en la piscina de Siloé» (que quiere decir Enviado). El fue, se lavó y volvió ya viendo.
Jua 9:8  Los vecinos y los que solían verle antes, pues era mendigo, decían: «¿No es éste el que se sentaba para mendigar?»
Jua 9:9  Unos decían: «Es él». «No, decían otros, sino que es uno que se le parece.» Pero él decía: «Soy yo.»
Jua 9:10  Le dijeron entonces: «¿Cómo, pues, se te han abierto los ojos?»
Jua 9:11  El respondió: «Ese hombre que se llama Jesús, hizo barro, me untó los ojos y me dijo: “Vete a Siloé y lávate.” Yo fui, me lavé y vi.»
Jua 9:12  Ellos le dijeron: «¿Dónde está ése?» El respondió: «No lo sé.»
Jua 9:13  Lo llevan donde los fariseos al que antes era ciego.
Jua 9:14  Pero era sábado el día en que Jesús hizo barro y le abrió los ojos.
Jua 9:15  Los fariseos a su vez le preguntaron cómo había recobrado la vista. El les dijo: «Me puso barro sobre los ojos, me lavé y veo.»
Jua 9:16  Algunos fariseos decían: «Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado.» Otros decían: «Pero, ¿cómo puede un pecador realizar semejantes señales?» Y había disensión entre ellos.
Jua 9:17  Entonces le dicen otra vez al ciego: «¿Y tú qué dices de él, ya que te ha abierto los ojos?» El respondió: «Que es un profeta.»
Jua 9:18  No creyeron los judíos que aquel hombre hubiera sido ciego, hasta que llamaron a los padres del que había recobrado la vista
Jua 9:19  y les preguntaron: «¿Es éste vuestro hijo, el que decís que nació ciego? ¿Cómo, pues, ve ahora?»
Jua 9:20  Sus padres respondieron: «Nosotros sabemos que este es nuestro hijo y que nació ciego.
Jua 9:21  Pero, cómo ve ahora, no lo sabemos; ni quién le ha abierto los ojos, eso nosotros no lo sabemos. Preguntadle; edad tiene; puede hablar de sí mismo.»
Jua 9:22  Sus padres decían esto por miedo por los judíos, pues los judíos se habían puesto ya de acuerdo en que, si alguno le reconocía como Cristo, quedara excluido de la sinagoga.
Jua 9:23  Por eso dijeron sus padres: «Edad tiene; preguntádselo a él.»
Jua 9:24  Le llamaron por segunda vez al hombre que había sido ciego y le dijeron: «Da gloria a Dios. Nosotros sabemos que ese hombre es un pecador.»
Jua 9:25  Les respondió: «Si es un pecador, no lo sé. Sólo sé una cosa: que era ciego y ahora veo.»
Jua 9:26  Le dijeron entonces: «¿Qué hizo contigo? ¿Cómo te abrió los ojos?»
Jua 9:27  El replicó: «Os lo he dicho ya, y no me habéis escuchado. ¿Por qué queréis oírlo otra vez? ¿Es qué queréis también vosotros haceros discípulos suyos?»
Jua 9:28  Ellos le llenaron de injurias y le dijeron: «Tú eres discípulo de ese hombre; nosotros somos discípulos de Moisés.
Jua 9:29  Nosotros sabemos que a Moisés le habló Dios; pero ése no sabemos de dónde es.»
Jua 9:30  El hombre les respondió: «Eso es lo extraño: que vosotros no sepáis de dónde es y que me haya abierto a mí los ojos.
Jua 9:31  Sabemos que Dios no escucha a los pecadores; mas, si uno es religioso y cumple su voluntad, a ése le escucha.
Jua 9:32  Jamás se ha oído decir que alguien haya abierto los ojos de un ciego de nacimiento.
Jua 9:33  Si éste no viniera de Dios, no podría hacer nada.»
Jua 9:34  Ellos le respondieron: «Has nacido todo entero en pecado ¿y nos da lecciones a nosotros?» Y le echaron fuera.
Jua 9:35  Jesús se enteró de que le habían echado fuera y, encontrándose con él, le dijo: «¿Tú crees en el Hijo del hombre?»
Jua 9:36  El respondió: «¿Y quién es, Señor, para que crea en él?»
Jua 9:37  Jesús le dijo: «Le has visto; el que está hablando contigo, ése es.»
Jua 9:38  El entonces dijo: «Creo, Señor.» Y se postró ante él.
Jua 9:39  Y dijo Jesús: «Para un juicio he venido a este mundo: para que los que no ven, vean; y los que ven, se vuelvan ciegos.»
Jua 9:40  Algunos fariseos que estaban con él oyeron esto y le dijeron: «Es que también nosotros somos ciegos?»
Jua 9:41  Jesús les respondió: Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; pero, como decís: “Vemos” vuestro pecado permanece.»

 


 

Jua 9:1  Al salir, Jesús vio a su paso a un hombre que había nacido ciego.
Jua 9:2  Sus discípulos le preguntaron:
 –Maestro, ¿por qué nació ciego este hombre? ¿Por el pecado de sus padres, o por su propio pecado?
Jua 9:3  Jesús les contestó:
 –Ni por su propio pecado ni por el de sus padres; fue más bien para que en él se demuestre lo que Dios puede hacer.
Jua 9:4  Mientras es de día, tenemos que hacer el trabajo del que me envió; pues viene la noche, cuando nadie puede trabajar.
Jua 9:5  Mientras estoy en este mundo, soy la luz del mundo. [1]
Jua 9:6  Después de haber dicho esto, Jesús escupió en el suelo, hizo con la saliva un poco de lodo y se lo untó al ciego en los ojos.
Jua 9:7  Luego le dijo:
 –Ve a lavarte al estanque de Siloé (que significa: "Enviado"). El ciego fue y se lavó, y cuando regresó y a podía ver.
Jua 9:8  Los vecinos y los que antes lo habían visto pedir limosna se preguntaban:
 –¿No es este el que se sentaba a pedir limosna?
Jua 9:9  Unos decían:
 –Sí, es él.
 Otros decían:
 –No, no es él, aunque se le parece.
 Pero él mismo decía:
 –Sí, yo soy.
Jua 9:10  Entonces le preguntaron:
 –¿Y cómo es que ahora puedes ver?
Jua 9:11  Él les contestó:
 –Ese hombre que se llama Jesús hizo lodo, me lo untó en los ojos, y me dijo: 'Ve al estanque de Siloé, y lávate. ' yo fui, y en cuanto me lavé, pude ver.
Jua 9:12  Entonces le preguntaron:
 –¿Dónde está ese hombre? y él les dijo:
 –No lo sé.
Jua 9:13  El día en que Jesús hizo el lodo y devolvió la vista al ciego era sábado. Por eso llevaron ante los fariseos al que había sido ciego,
Jua 9:14  (TEXT OMITTED)
Jua 9:15  y ellos le preguntaron cómo era que y a podía ver. Y él les contestó:
 –Me puso lodo en los ojos, me lavé, y ahora veo.
Jua 9:16  Algunos fariseos dijeron:
 –El que hizo esto no puede ser de Dios, porque no respeta el sábado. Pero otros decían:
 –¿Cómo puede hacer estas señales milagrosas, si es pecador? De manera que hubo división entre ellos,
Jua 9:17  y volvieron a preguntarle al que antes era ciego:
 –Puesto que te ha dado la vista, ¿qué dices de él? Él contestó:
 –Yo digo que es un profeta.
Jua 9:18  Pero los judíos no quisieron creer que había sido ciego y que ahora podía ver, hasta que llamaron a sus padres
Jua 9:19  y les preguntaron:
 –¿Es este su hijo? ¿Declaran ustedes que nació ciego? ¿Cómo es que ahora puede ver?
Jua 9:20  Sus padres contestaron:
 –Sabemos que este es nuestro hijo, y que nació ciego;
Jua 9:21  pero no sabemos cómo es que ahora puede ver, ni tampoco sabemos quién le dio la vista. Pregúntenselo a él; y a es mayor de edad, y él mismo puede darles razón.
Jua 9:22  Sus padres dijeron esto por miedo, pues los judíos se habían puesto de acuerdo para expulsar de la sinagoga a cualquiera que reconociera que Jesús era el Mesías.
Jua 9:23  Por eso dijeron sus padres: "Pregúntenselo a él, que y a es mayor de edad."
Jua 9:24  Los judíos volvieron a llamar al que había sido ciego, y le dijeron:
 –Dinos la verdad delante de Dios. Nosotros sabemos que ese hombre es pecador.
Jua 9:25  Él les contestó:
 –Si es pecador, no lo sé. Lo que sí sé es que yo era ciego y ahora veo.
Jua 9:26  Volvieron a preguntarle:
 –¿Qué te hizo? ¿Qué hizo para darte la vista?
Jua 9:27  Les contestó:
 –Ya se lo he dicho, pero no me hacen caso. ¿Por qué quieren que se lo repita? ¿Es que también ustedes quieren seguirlo?
Jua 9:28  Entonces lo insultaron, y le dijeron:
 –Tú serás discípulo de ese hombre; nosotros somos discípulos de Moisés.
Jua 9:29  y sabemos que Dios le habló a Moisés, [2] pero de ese no sabemos ni siquiera de dónde ha salido.
Jua 9:30  El hombre les contestó:
 –¡Qué cosa tan rara! Ustedes no saben de dónde ha salido, y en cambio a mí me ha dado la vista.
Jua 9:31  Bien sabemos que Dios no escucha a los pecadores; solamente escucha a los que lo adoran y hacen su voluntad. [3]
Jua 9:32  Nunca se ha oído decir de nadie que diera la vista a una persona que nació ciega.
Jua 9:33  Si este hombre no viniera de Dios, no podría hacer nada.
Jua 9:34  Le dijeron entonces:
 –Tú, que naciste lleno de pecado, ¿quieres darnos lecciones a nosotros?
 y lo expulsaron de la sinagoga.
Jua 9:35  Jesús oyó decir que habían expulsado al ciego; y cuando se encontró con él, le preguntó:
 –¿Crees tú en el Hijo del hombre?
Jua 9:36  Él le dijo:
 –Señor, dime quién es, para que yo crea en él.
Jua 9:37  Jesús le contestó:
 –Ya lo has visto: soy yo, con quien estás hablando.
Jua 9:38  Entonces el hombre se puso de rodillas delante de Jesús, y le dijo:
 –Creo, Señor.
Jua 9:39  Luego dijo Jesús:
 –Yo he venido a este mundo para hacer juicio, para que los ciegos vean y para que los que ven se vuelvan ciegos.
Jua 9:40  Algunos fariseos que estaban con él, al oír esto, le preguntaron:
 –¿Acaso nosotros también somos ciegos?
Jua 9:41  Jesús les contestó:
 –Si ustedes fueran ciegos, no tendrían culpa de sus pecados. Pero como dicen que ven, son culpables.

 


 

Jua 9:1  Entonces, al ir pasando, vio a un hombre ciego de nacimiento.
Jua 9:2  Y sus discípulos le preguntaron: “Rabí, ¿quién pecó: este hombre, o sus padres, para que naciera ciego?”.
Jua 9:3  Jesús contestó: “Ni este hombre pecó, ni sus padres, sino que fue para que las obras de Dios se pusieran de manifiesto en su caso.
Jua 9:4  Tenemos que obrar las obras del que me envió mientras es de día; la noche viene cuando nadie puede trabajar.
Jua 9:5  Mientras estoy en el mundo, luz soy del mundo”.
Jua 9:6  Después de decir estas cosas, escupió en la tierra e hizo barro con la saliva, y puso su barro sobre los ojos [del hombre]
Jua 9:7  y le dijo: “Ve a lavarte en el estanque de Siloam” (que se traduce ‘Enviado’). Y él se fue, pues, y se lavó, y volvió viendo.
Jua 9:8  Por lo tanto, los vecinos y los que solían ver que era mendigo empezaron a decir: “Este es el hombre que estaba sentado y mendigaba, ¿no es así?”.
Jua 9:9  Unos decían: “Es este”. Otros decían: “De ninguna manera, pero se le parece”. El hombre decía: “Soy yo”.
Jua 9:10  Por consiguiente, empezaron a decirle: “Entonces, ¿cómo se te abrieron los ojos?”.
Jua 9:11  Él contestó: “El hombre que se llama Jesús hizo barro y me [lo] untó en los ojos y me dijo: ‘Ve a Siloam y lávate’. Por lo tanto fui y me lavé, y recibí la vista”.
Jua 9:12  Entonces le dijeron: “¿Dónde está ese [hombre]?”. Él dijo: “No sé”.
Jua 9:13  Condujeron al hombre mismo que antes había sido ciego a los fariseos.
Jua 9:14  A propósito, era sábado el día en que Jesús había hecho el barro y le había abierto los ojos.
Jua 9:15  Esta vez, pues, los fariseos también se pusieron a preguntarle cómo había recibido la vista. Él les dijo: “Me puso barro sobre los ojos, y me lavé, y tengo vista”.
Jua 9:16  Entonces algunos de los fariseos se pusieron a decir: “Este no es hombre de Dios, porque no observa el sábado”. Otros decían: “¿Cómo puede un hombre pecador ejecutar señales de esa clase?”. De modo que hubo una división entre ellos.
Jua 9:17  Por eso dijeron otra vez al ciego: “¿Qué dices tú de él, ya que te abrió los ojos?”. El [hombre] dijo: “Es profeta”.
Jua 9:18  Sin embargo, los judíos no creían, respecto de él, que hubiera sido ciego y hubiera recibido la vista, hasta que llamaron a los padres del hombre que había recibido la vista.
Jua 9:19  Y les preguntaron: “¿Es este su hijo que ustedes dicen que nació ciego? ¿Cómo es, pues, que ve ahora?”.
Jua 9:20  Entonces sus padres dijeron en respuesta: “Sabemos que este es nuestro hijo, y que nació ciego.
Jua 9:21  Pero cómo es que ve ahora, no lo sabemos, o quién le abrió los ojos, no lo sabemos. Pregúntenle. Es mayor de edad. Él tiene que hablar por sí mismo”.
Jua 9:22  Sus padres dijeron estas cosas porque temían a los judíos, porque los judíos ya habían quedado de acuerdo en que, si alguno lo confesaba como Cristo, fuera expulsado de la sinagoga.
Jua 9:23  Por eso sus padres dijeron: “Es mayor de edad. Interróguenle”.
Jua 9:24  Por eso ellos llamaron por segunda vez al hombre que había sido ciego y le dijeron: “Da gloria a Dios; nosotros sabemos que este hombre es pecador”.
Jua 9:25  Él, a su vez, contestó: “Si es pecador, no lo sé. Una cosa sí sé: que, siendo el caso que yo era ciego, ahora veo”.
Jua 9:26  Por tanto le dijeron: “¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos?”.
Jua 9:27  Él les contestó: “Ya se lo dije a ustedes, y sin embargo no escucharon. ¿Por qué quieren oírlo otra vez? No quieren hacerse discípulos de él también, ¿verdad?”.
Jua 9:28  Ante esto, ellos lo injuriaron y dijeron: “Tú eres discípulo de ese [hombre], pero nosotros somos discípulos de Moisés.
Jua 9:29  Nosotros sabemos que Dios ha hablado a Moisés; pero en cuanto a este, no sabemos de dónde es”.
Jua 9:30  En respuesta, el hombre les dijo: “Esto sí que es una maravilla, que ustedes no sepan de dónde es, y sin embargo me abrió los ojos.
Jua 9:31  Sabemos que Dios no escucha a pecadores, pero si alguien es temeroso de Dios y hace su voluntad, a este escucha.
Jua 9:32  Desde la antigüedad jamás se ha oído que alguien abriera los ojos a uno que hubiera nacido ciego.
Jua 9:33  Si este [hombre] no fuera de Dios, no podría hacer nada”.
Jua 9:34  En respuesta le dijeron: “Tú naciste del todo en pecados, ¿y sin embargo nos enseñas a nosotros?”. ¡Y lo echaron fuera!
Jua 9:35  Jesús oyó que lo habían echado fuera, y, al hallarlo, le dijo: “¿Pones tú fe en el Hijo del hombre?”.
Jua 9:36  Él contestó: “¿Y quién es, señor, para que ponga fe en él?”.
Jua 9:37  Le dijo Jesús: “Lo has visto y, además, el que habla contigo es ese”.
Jua 9:38  Entonces él dijo: “Pongo fe [en él], Señor”. Y le rindió homenaje.
Jua 9:39  Y Jesús dijo: “Para [este] juicio he venido a este mundo: para que los que no ven, vean, y los que ven, queden ciegos”.
Jua 9:40  Aquellos de los fariseos que estaban con él oyeron estas cosas, y le dijeron: “Nosotros no somos ciegos también, ¿verdad?”.
Jua 9:41  Jesús les dijo: “Si fueran ciegos, no tendrían pecado. Pero ahora ustedes dicen: ‘Vemos’. Su pecado permanece”.

 


 

Jua 9:1  Cuando Jesús salió del templo, vio por el camino a un joven que había nacido ciego.
Jua 9:2  Los discípulos le preguntaron a Jesús: —Maestro, ¿quién tiene la culpa de que este joven haya nacido ciego? ¿Fue por algo malo que hizo él mismo, o por algo malo que hicieron sus padres?
Jua 9:3  Jesús les respondió: —Ni él ni sus padres tienen la culpa. Nació así para que ustedes vean cómo el poder de Dios lo sana.
Jua 9:4  Mientras yo esté con ustedes, hagamos el trabajo que Dios mi Padre me mandó hacer; vendrá el momento en que ya nadie podrá trabajar.
Jua 9:5  Mientras yo estoy en el mundo, soy la luz del mundo.
Jua 9:6  Enseguida Jesús escupió en el suelo, hizo un poco de lodo con la saliva, y se lo puso al joven en los ojos.
Jua 9:7  Entonces le dijo: «Ve a la piscina de Siloé, y lávate los ojos.» El ciego fue y se lavó, y cuando regresó ya podía ver.
Jua 9:8  Sus vecinos y todos los que antes lo habían visto pedir limosna se preguntaban: «¿No es este el joven ciego que se sentaba a pedir dinero?»
Jua 9:9  Unos decían: «Sí, es él.» Otros decían: «No, no es él, aunque se le parece mucho.» Pero él mismo decía: «¡Claro que soy yo!»
Jua 9:10  Entonces le preguntaron: —¿Cómo es que ya puedes ver?
Jua 9:11  Él respondió: —Un hombre llamado Jesús hizo lodo, me lo puso en los ojos, y me dijo que fuera a la piscina de Siloé y que me lavara. Yo fui, y en cuanto me lavé los ojos pude ver.
Jua 9:12  —¿Y dónde está Jesús? —le preguntaron. —No lo sé —contestó él.
Jua 9:13  Cuando Jesús hizo lodo y sanó al ciego era día de descanso obligatorio. Por eso, algunos llevaron ante los fariseos al joven que había sido sanado.
Jua 9:15  Los fariseos le preguntaron: —¿Cómo es que ya puedes ver? El joven les respondió: —Jesús me puso lodo en los ojos, y ahora puedo ver.
Jua 9:16  Algunos fariseos dijeron: «A ese hombre no lo ha enviado Dios, pues desobedece la ley que prohíbe trabajar en sábado.» Pero otros decían: «¿Cómo puede un pecador hacer milagros como este?» Y no se ponían de acuerdo.
Jua 9:17  Entonces le preguntaron al que había sido ciego: —Ya que ese hombre te dio la vista, ¿qué opinas de él? —Yo creo que es un profeta —les contestó.
Jua 9:18  Pero los jefes judíos no creían que ese joven hubiera sido ciego y que ahora pudiera ver. Entonces llamaron a los padres del joven
Jua 9:19  y les preguntaron: —¿Es este su hijo? ¿Es cierto que nació ciego? ¿Cómo es que ahora puede ver?
Jua 9:20  Los padres respondieron: —De que este es nuestro hijo, y de que nació ciego, no tenemos ninguna duda.
Jua 9:21  Pero no sabemos cómo es que ya puede ver, ni quién lo sanó. Pregúntenselo a él, pues ya es mayor de edad y puede contestar por sí mismo.
Jua 9:22  Los padres dijeron esto porque tenían miedo de los jefes judíos, ya que ellos se habían puesto de acuerdo para expulsar de la sinagoga a todo el que creyera y dijera que Jesús era el Mesías.
Jua 9:24  Los jefes judíos volvieron a llamar al que había sido ciego, y le dijeron: —Júranos por Dios que nos vas a decir la verdad. Nosotros sabemos que el hombre que te sanó es un pecador.
Jua 9:25  Él les contestó: —Yo no sé si es pecador. ¡Lo que sí sé es que antes yo era ciego, y ahora veo!
Jua 9:26  Volvieron a preguntarle: —¿Qué hizo? ¿Cómo fue que te sanó?
Jua 9:27  Él les contestó: —Ya les dije lo que hizo, pero ustedes no me hacen caso. ¿Para qué quieren que les repita lo mismo? ¿Acaso también ustedes quieren ser sus seguidores?
Jua 9:28  Los jefes judíos lo insultaron y le dijeron: —Seguidor de ese hombre lo serás tú. Nosotros somos seguidores de Moisés.
Jua 9:29  Y sabemos que Dios le habló a Moisés; pero de ese Jesús no sabemos nada.
Jua 9:30  El joven les respondió: —¡Qué extraño! Ustedes no saben de dónde viene y, sin embargo, a mí me ha sanado.
Jua 9:31  Sabemos que Dios no escucha a los pecadores, pero sí escucha a los que lo adoran y lo obedecen.
Jua 9:32  Nunca he sabido que alguien le haya dado la vista a uno que nació ciego.
Jua 9:33  Si este hombre no fuera enviado por Dios, no podría hacer nada.
Jua 9:34  Entonces le contestaron: —Ahora resulta que tú, siendo pecador desde que naciste, nos vas a enseñar. ¡Ya no te queremos en nuestra sinagoga!
Jua 9:35  Jesús se enteró de esto, y cuando se encontró con el joven le preguntó: —¿Crees en el Hijo del hombre?
Jua 9:36  El joven le respondió: —Señor, dígame usted quién es, para que yo crea en él.
Jua 9:37  Jesús le dijo: —Lo estás viendo. Soy yo, el que habla contigo.
Jua 9:38  Entonces el joven se arrodilló ante Jesús y le dijo: —Señor Jesús, creo en ti.
Jua 9:39  Luego Jesús dijo: «Yo he venido al mundo para juzgarlos a todos. Les daré vista a los ciegos, y se la quitaré a los que ahora creen ver bien.»
Jua 9:40  Algunos fariseos que estaban por allí lo oyeron decir esto, y le preguntaron: —¿Quieres decir que nosotros también somos ciegos?
Jua 9:41  Jesús les contestó: —Si ustedes reconocieran que no ven tanto como creen, Dios no los culparía por sus pecados. Pero como creen ver muy bien, Dios sí los culpará por sus pecados.

 


 

Jua 9:1  Mientras Yahshúa pasaba, vio un hombre ciego de nacimiento.
Jua 9:2  Sus talmidim le preguntaron: "Rabí, ¿quién pecó, este hombre o sus padres, para que naciera ciego?"
Jua 9:3  Yahshúa respondió: "Su ceguera no es causada por sus pecados, ni por los de sus padres, sucedió para que el poder de YAHWEH pueda ser visto actuando en él.
Jua 9:4  Mientras el día dura, debo seguir haciendo el trabajo del que me envió; la noche viene,[92] cuando nadie puede trabajar.
Jua 9:5  Mientras esté en el mundo, Yo soy la luz del mundo."
Jua 9:6  Habiendo dicho esto, escupió en la tierra, hizo un poco de lodo con la saliva, y untó el lodo en los ojos del hombre,
Jua 9:7  y le dijo: "¡Ve y lávate en el estanque de Shiloaj!" (El nombre traducido es: "Enviado.") De modo que fue, se lavó, y regresó viendo.
Jua 9:8  Sus vecinos, y aquellos que le habían visto mendigar dijeron: "¿No es éste el hombre que solía sentarse y mendigar?"
Jua 9:9  Alguien dijo: "Sí, ese es"; mientras otros dijeron: "No, pero se parece." Sin embargo, él mismo dijo: "Yo soy él mismo."
Jua 9:10  Ellos le preguntaron: "¿Cómo se abrieron tus ojos?"
Jua 9:11  El respondió: "El hombre llamado Yahshúa hizo lodo, lo untó en mis ojos, y me dijo: '¡Ve al Shiloaj y lávate!' Así que fui; y tan pronto como me lavé, pude ver."
Jua 9:12  Ellos le dijeron: "¿Dónde está El?" Y él respondió que no sabía.
Jua 9:13  Ellos llevaron al hombre que había estado ciego a los Perushim.
Jua 9:14  El día que Yahshúa había hecho lodo y abierto sus ojos era Shabbat.
Jua 9:15  Por lo tanto, los Perushim le preguntaron otra vez que cómo había sido posible que pudiera ver; y él les dijo: "El untó lodo en mis ojos, me lavé, y ahora puedo ver."
Jua 9:16  A esto, algunos de los Perushim dijeron: "Este hombre no es de Elohim, porque no guarda el Shabbat."[93] Pero otros dijeron: "¿Cómo un hombre que es un pecador, hace milagros como éste?" Y entonces había división entre ellos.
Jua 9:17  Una vez más hablaron con el ciego: "Puesto que tú eres el que cuyos ojos fueron abiertos por El, ¿qué dices tú acerca de El?" El respondió: "Es un profeta."
Jua 9:18  Los Yahudim, sin embargo, no estaban dispuestos a creer que él había sido ciego y que ahora podía ver, hasta llamaron a los padres del hombre que había recibido la vista.
Jua 9:19  Ellos les preguntaron: "¿Es éste hijo de ustedes, que dice que nació ciego? ¿Cómo es que puede ver?"
Jua 9:20  Sus padres respondieron: "Nosotros sabemos que éste es nuestro hijo, y que él nació ciego;
Jua 9:21  pero cómo es que puede ver ahora, no sabemos, ni tampoco sabemos quién le abrió sus ojos. ¡Pregúntenle a él, tiene suficiente edad, él puede hablar por sí mismo!"
Jua 9:22  Los padres dijeron esto, porque tenían miedo de los Yahudim, por cuanto los Yahudim ya habían acordado que cualquiera que reconociera a Yahshúa como el Mashíaj, sería expulsado de la sinagoga.
Jua 9:23  Por esto sus padres dijeron: "El tiene suficiente edad, pregúntenle a él."
Jua 9:24  Así que una segunda vez llamaron al hombre que había estado ciego; y le dijeron: "¡Jura por Elohim que dirás la verdad! Nosotros sabemos que este hombre es un pecador."
Jua 9:25  El respondió: "Si es un pecador o no, yo no sé. Una cosa yo sí sé: Yo estaba ciego, y ahora veo."
Jua 9:26  Así que le dijeron: "¿Qué fue lo que te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos?"
Jua 9:27  El respondió: "Ya yo se los he dicho, y ustedes no escucharon. ¿Por qué lo quieren oír otra vez? ¿Quizás ustedes también quieren ser sus talmidim?"
Jua 9:28  Entonces ellos se unieron en su contra, y dijeron: "Tú puede ser que seas su talmid, ¡pero nosotros somos los talmidim de Moshe!
Jua 9:29  Nosotros sabemos que Elohim ha hablado a Moshe, pero en cuanto a éste; ¡nosotros no sabemos de dónde es!"
Jua 9:30  "Que cosa tan extraña," el hombre respondió: "que ustedes no sepan de dónde es El, ¡considerando que abrió mis ojos!
Jua 9:31  Nosotros sabemos que Elohim no oye a los pecadores; pero si alguno teme a Elohim, y hace su voluntad, a éste Elohim sí le oye.[94]
Jua 9:32  En toda la historia nadie ha oído de alguien que haya abierto los ojos de un hombre que nació ciego.
Jua 9:33  ¡Si este hombre no fuera de Elohim, nada podría hacer!"
Jua 9:34  "¡Tú eres un mamzer!" Ellos le acusaron. "¿Nos estás dando una reprensión?" Y entonces le expulsaron.
Jua 9:35  Yahshúa oyó que habían expulsado al hombre, lo encontró, y le dijo: "¿Confías tú en el Ben Ha Adam?"
Jua 9:36  "Adón," él respondió, "dime quién es, para que pueda confiar en El."
Jua 9:37  Yahshúa le dijo: "Tú le has visto. De hecho, El es el que está hablando contigo ahora."
Jua 9:38  "¡Adón, yo confío!" El dijo, y se postró de rodillas delante de El.
Jua 9:39  Yahshúa dijo: "Es para juzgar que Yo vine a este mundo, para que los que no ven, puedan ver; y los que sí ven, sean cegados."
Jua 9:40  Algunos de los Perushim que estaban cerca, oyeron esto, y le dijeron: "¿Así que estamos ciegos, no es así?"
Jua 9:41  Yahshúa les respondió: "Si fueran ciegos, no serían culpables de pecado. Pero puesto que todavía dicen: 'Nosotros vemos,' la culpa de ustedes permanece."

 


 

Jua 9:1  Una vez Jesús estaba caminando y vio a un hombre que era ciego de nacimiento.
Jua 9:2  "Sus seguidores le preguntaron: -Maestro, este hombre nació ciego. ¿Quién pecó, él o sus padres?"
Jua 9:3  "Jesús les respondió: -No es que hayan pecado ni él ni sus padres, este hombre nació ciego para que Dios pudiera mostrarles un milagro."
Jua 9:4  Durante el día debemos hacer el trabajo del que me envió porque cuando viene la noche nadie puede trabajar.
Jua 9:5  "Mientras esté en el mundo, yo soy la luz del mundo."
Jua 9:6  "Después de decir esto, Jesús escupió en el suelo, hizo barro con la saliva y se la puso en los ojos al ciego."
Jua 9:7  "Le dijo: -Ve a lavarte al estanque de Siloé (Siloé quiere decir: ""enviado""). Luego el ciego fue, se lavó y regresó. Ahora podía ver."
Jua 9:8  "Sus vecinos y los que lo habían visto pedir limosna decían: ""¿No es este el hombre que se la pasaba sentado pidiendo limosna?"""
Jua 9:9  "Algunos dijeron: ""Sí, es él"". Otros dijeron: ""No, no es él. Sólo se le parece"". Pero él mismo decía: -Sí, soy yo."
Jua 9:10  Entonces le preguntaron: -¿Cómo es que ahora puedes ver?
Jua 9:11  "Él respondió: -El hombre que se llama Jesús hizo barro y me lo puso en los ojos. Después me dijo: 'Ve a Siloé y lávate'. Así que yo fui y cuando me lavé, pude ver."
Jua 9:12  Ellos le preguntaron: -¿Dónde está Jesús? Él contestó: -No sé.
Jua 9:13  Llevaron al hombre que había sido ciego a los fariseos.
Jua 9:14  Jesús había hecho barro y lo había puesto en los ojos del ciego en un día de descanso.
Jua 9:15  "Entonces los fariseos le preguntaron al hombre: -¿Cómo es que puedes ver? Él les respondió: -Me puso barro en los ojos. Yo me lavé, y ahora puedo ver."
Jua 9:16  "Algunos de los fariseos dijeron: ""Este hombre no es de Dios porque no respeta el día de descanso"". Otros decían: ""Pero un hombre pecador no puede hacer milagros como estos"". Entonces hubo una discusión entre ellos."
Jua 9:17  Luego le dijeron otra vez al ciego: -¿Tú qué dices sobre Jesús ahora que te dio la vista? El hombre dijo: -Es un profeta.
Jua 9:18  Los judíos no creían que él había sido ciego ni que había recibido la vista. Pero después llamaron a los padres del hombre y
Jua 9:19  "les preguntaron: -¿Es este su hijo? Dicen que nació ciego. Entonces, ¿cómo es que ahora puede ver?"
Jua 9:20  "Sus padres contestaron: -Sabemos que él es nuestro hijo y que nació ciego,"
Jua 9:21  pero no sabemos cómo es que ahora ve. Tampoco sabemos quién le dio la vista. Pregúntenle a él. Ya está grande y puede hablar por sí mismo.
Jua 9:22  "Sus padres dijeron esto porque les tenían miedo a los líderes judíos, quienes se habían puesto de acuerdo para castigar a cualquiera que creyera que Jesús era el Cristo. El castigo consistía en expulsarlo de la sinagoga. Por eso sus padres dijeron:"
Jua 9:23  """Pregúntenle a él, ya está grande y puede hablar por sí mismo""."
Jua 9:24  "Después, los líderes judíos lo llamaron por segunda vez y le dijeron: -Da honra a Dios y di la verdad. Nosotros sabemos que ese hombre es un pecador."
Jua 9:25  Entonces él respondió: -Yo no sé si es un pecador o no. Lo que sí sé es que yo era ciego y ahora puedo ver.
Jua 9:26  Le preguntaron entonces: -¿Qué te hizo él? ¿Cómo te dio la vista?
Jua 9:27  "Él les respondió: -Ya les dije, pero ustedes no lo quieren aceptar. ¿Por qué lo quieren oír otra vez? ¿Es que también quieren hacerse sus seguidores?"
Jua 9:28  "Entonces lo insultaron y le dijeron: -Tú eres su seguidor, pero nosotros seguimos a Moisés."
Jua 9:29  "Nosotros sabemos que Dios le habló a Moisés, pero no sabemos ni de dónde viene ese hombre."
Jua 9:30  "El hombre les contestó: -¡Eso sí que está raro! Ustedes no saben de dónde salió él, y a mí me dio la vista."
Jua 9:31  "Sabemos que Dios no escucha a los pecadores, sino que escucha a los que lo adoran y hacen lo que él quiere."
Jua 9:32  Nunca hemos escuchado que alguien le dé la vista a un hombre que nació ciego.
Jua 9:33  "Si este hombre no viniera de Dios, no hubiera podido hacer nada."
Jua 9:34  "Ellos le contestaron: -Tú has sido pecador desde que naciste, ¿y estás tratando de enseñarnos? Entonces los líderes judíos lo expulsaron."
Jua 9:35  "Jesús oyó que lo habían expulsado, así que cuando lo encontró, le dijo: -¿Tú crees en el Hijo del hombre?"
Jua 9:36  "El hombre le contestó: -Señor, ¿y quién es él? Dímelo para que así yo pueda creer en él."
Jua 9:37  "Jesús le dijo: -Tú ya lo has visto. Ese soy yo, con quien estás hablando."
Jua 9:38  "El hombre se arrodilló delante de él y le dijo: -Creo, Señor."
Jua 9:39  "Entonces Jesús dijo: -He venido para que se haga justicia, para que los ciegos vean y para que los que ven, se queden ciegos."
Jua 9:40  "Algunos fariseos estaban con él, oyeron esto y le dijeron: -¿Qué estás diciendo? ¿Que nosotros también somos ciegos?"
Jua 9:41  "Jesús les dijo: -Si ustedes realmente fueran ciegos, no serían culpables de su pecado. Pero como dicen que pueden ver, siguen siendo culpables."

 


 
  Conocen nuestro sitio 446912 visitantes (1663109 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!