Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W228
 


 BibliadeEstudioAdventistaEvangelio.Juan: 06.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Juan.


 

Jua 6:1  Después de esto, retiróse Jesús allende el mar de la Galilea, de la Tiberíade;
Jua 6:2  y seguíale turba mucha; pues veían las señales que hacía sobre los que estaban enfermos.
Jua 6:3  Y subió al monte Jesús, y allí sentóse con sus discípulos.
Jua 6:4  Y estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos.
Jua 6:5  Alzando, pues, los ojos Jesús, y viendo que mucha turba viene a él, dice a Felipe: «¿De dónde compraremos panes, porque coman éstos?»
Jua 6:6  Y esto decía, tentándole; pues él sabía qué había de hacer.
Jua 6:7  Respondióle Felipe: «De doscientos denarios panes no bástanles, para que cada cual un poco reciba».
Jua 6:8  Dícele uno de sus discípulos: Andrés, el hermano de Simón Pedro:
Jua 6:9  «Hay un niñito aquí, que tiene cinco panes cebadazos y dos pececillos; ¿pero esto qué es para tantos?»
Jua 6:10  Dijo Jesús: «Haced a los hombres recostarse». Y había pasto mucho en el lugar. Recostáronse, pues, los varones, en número de cinco mil.
Jua 6:11  Tomó, pues, los panes Jesús, y, agradeciendo, distribuyó a los recostados; así también de los pececillos cuanto querían.
Jua 6:12  Y, como se hartaron, dice a sus discípulos: «Recoged los sobrantes pedazos, para que nada perezca».
Jua 6:13  Recogieron, pues, y llenaron doce cofines de pedazos de los cinco panes, los cebadazos, que sobraron a los que habían comido.
Jua 6:14  Los hombres, pues, viendo las que hizo señales Jesús, decían: que «éste es verdaderamente el profeta el que viene al mundo».
Jua 6:15  Jesús, pues, conociendo que han de venir a arrebatarle para hacer rey, retiróse de nuevo al monte, él sólo.
Jua 6:16  Y, al atardecer, descendieron sus discípulos a la mar.
Jua 6:17  y, entrando en la barquilla, vinieron allende la mar, a Cafarnaúm. Y obscuridad ya había, y aún no había a ellos venido Jesús;
Jua 6:18  y la mar, viento grande soplando, entumecíase.
Jua 6:19  Habiendo, pues, andado como estadios veinticinco o treinta, divisan a Jesús, paseando sobre la mar y cerca de la barca viniendo, y temieron.
Jua 6:20  Pero él díceles: «Yo soy, no temáis».
Jua 6:21  Querían, pues, acogerle en la barca; y al punto estuvo la barca sobre la tierra a la cual se dirigían.
Jua 6:22  El siguiente día la turba, la parada allende la mar, viendo que barquilla otra no había allí sino una, y que no vino junto a sus discípulos Jesús a la barca, sino solos sus discípulos, se retiraron;
Jua 6:23  otras vinieron barcas de la Tiberíade cerca del lugar donde comieron el pan, bendiciendo el Señor.
Jua 6:24  Cuando vio la turba que Jesús no está allí, ni sus discípulos; entraron ellos en la barca y vinieron a Cafarnaúm, buscando a Jesús;
Jua 6:25  y hallándole allende la mar, dijéronle: «Rabí ¿cuándo acá has llegado?»
Jua 6:26  Respondióles: Jesús y dijo: «En verdad, en verdad dígoos: buscáisme, no porque habéis visto señales, sino porque habéis comido de los panes y hartádoos.
Jua 6:27  Obrad,(a)  pues, no la comida la que perece, sino la comida la que queda para vida eterna, que(b)  el Hijo del hombre os dará; pues a éste el Padre ha sellado: Dios»
Jua 6:28  Dijeron, pues, a él: «¿Qué haremos, para obrar las obras de Dios?»
Jua 6:29  Respondió Jesús y díjoles: «Esta es la obra de Dios: que creáis en el que ha enviado aquél».
Jua 6:30  Dijeron, pues, a él: «¿Cuál, pues haces tú señal, para que veamos y creamos en ti? ¿Qué obras?
Jua 6:31  Nuestros padres el maná comieron en el desierto, según está escrito. «Pan del cielo dióles a comer».
Jua 6:32  Díjoles, pues, Jesús: «En verdad, en verdad dígoos; no Moisés dióos el pan del cielo, sino mi Padre daos el pan del cielo, el verdadero.
Jua 6:33  Pues el pan de Dios es el que desciende del cielo y vida da al mundo.
Jua 6:34  Dijeron, pues a él: «Señor, siempre danos este pan».
Jua 6:35  Díjoles Jesús: «Yo soy el pan de la vida; el que viene a mí, no hambreará, no; y el que cree en mí, no tendrá sed, no, jamás.
Jua 6:36  Pero dígoos que y me habéis visto, y no creéis.
Jua 6:37  Todo lo que me da el Padre, a mí llegará; y al que viene a mí, no le arrojaré fuera, no;
Jua 6:38  pues he descendido del cielo, no para hacer la voluntad, la mía, sino la voluntad del que me ha enviado.
Jua 6:39  Y ésta es la voluntad del que me ha enviado: que todo lo que me ha dado —no pierda yo de ello, sino lo resucite en el último día.
Jua 6:40  Pues ésta es la voluntad de mi Padre que me ha enviado: que todo el que ve al Hijo y cree en él, tenga vida eterna; y resucitaréle yo en el último día».
Jua 6:41  Murmuraban, pues, los judíos acerca de él, porque dijo: «Yo soy el pan el descendido del cielo».
Jua 6:42  y decían: «¿Que no éste es Jesús el hijo de José; de quien nosotros conocemos al padre y la madre? ¿Cómo ahora dice: que «del cielo he descendido?»
Jua 6:43  Respondió Jesús y díjoles: «No murmuréis entre vosotros.
Jua 6:44  Nadie puede venir a mí, si el Padre, el que me ha enviado, no le trajere; y yo resucitaréle en el último día.
Jua 6:45  Está escrito en los profetas: «Y serán todos doctos(c)  de Dios». Todo el que oye del Padre y aprende, viene a mí.
Jua 6:46  No porque al Padre ha visto alguno, si no el que es de Dios; éste ha visto al Padre.
Jua 6:47  En verdad, en verdad dígoos: el que cree, tiene vida eterna.
Jua 6:48  Yo soy el pan de la vida.
Jua 6:49  Vuestros padres comieron en el desierto el maná, y murieron;
Jua 6:50  éste es el pan el que del cielo desciende, para que alguno de él coma, y no muera.
Jua 6:51  Yo soy el pan, el vivo, el del cielo descendido; si alguno comiere de este pan, vivirá por el siglo. Y el pan también que yo daré, la carne mía, es por la del mundo vida».
Jua 6:52  Contendían, pues, entre sí los judíos, diciendo: «¿Cómo puede éste darnos su carne a comer?»
Jua 6:53  Díjoles, pues, Jesús: «En verdad, en verdad dígoos: si no comiereis la carne del Hijo del hombre y bebiereis su sangre, no tenéis vida en vosotros.
Jua 6:54  El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo resucitaréle el último día.
Jua 6:55  Pues mi carne, verdadera es comida, y mi sangre, verdadera es bebida.
Jua 6:56  El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece y yo en él.
Jua 6:57  Según me ha enviado, el vivo, Padre y yo vivo por el Padre, también el que me come, también aquél vivirá por mí.
Jua 6:58  Este es el pan el del cielo descendido; no según comieron los padres, y murieron; el que come este pan vivirá por el siglo».
Jua 6:59  Esto dijo en la sinagoga enseñando en Cafarnaúm.
Jua 6:60  Muchos, pues, oyendo de entre sus discípulos dijeron: «Dura es esta palabra: ¿quién puede oírla?»
Jua 6:61  Sabiendo, pues, Jesús, dentro de sí, que murmuraban acerca de él sus discípulos, díjoles: «¿Esto os escandaliza?
Jua 6:62  ¿Si viereis, pues, al Hijo del hombre ascender a donde estaba primero(d) ?
Jua 6:63  El espíritu es el que vivifica; la carne no aprovecha nada: las palabras que yo os he hablado, espíritu son, y vida son(e) .
Jua 6:64  Empero hay entre vosotros algunos que no creen». Pues sabía desde un principio Jesús, quiénes son los no creyentes, y quién es el que le ha de entregar.
Jua 6:65  Y decía: «Por esto os he dicho que nadie puede venir a mí, si no le ha sido dado por el Padre».
Jua 6:66  Desde entonces muchos de entre sus discípulos volvieron atrás, y ya no con él iban andando.
Jua 6:67  Dijo, pues, Jesús a los doce: «¿No también vosotros queréis iros?»
Jua 6:68  Respondióle Simón Pedro: «Señor, ¿a quién iremos? palabras de vida eterna tienes,
Jua 6:69  y nosotros hemos creído y conocido que tú eres el Santo de Dios».
Jua 6:70  Respondióles Jesús: «¿No yo a vosotros los doce he elegido? Y de entre vosotros uno diablo es».
Jua 6:71  Y decía de Judas, de Simón Iscariotes; pues éste había de entregarle, uno, de entre los doce.

 


 

Jua 6:1  Después de esto partió Jesús al otro lado del mar de Galilea, de Tiberíades,
Jua 6:2  y le seguía una gran muchedumbre, porque veían los milagros que hacía con los enfermos.
Jua 6:3  Subió Jesús a un monte y se sentó con sus discípulos.
Jua 6:4  Estaba cercana la Pascua, la fiesta de los judíos.
Jua 6:5  Levantando, pues, los ojos Jesús y contemplando la gran muchedumbre que venía a El, dijo a Felipe: ¿Dónde compraremos pan para dar de comer a éstos?
Jua 6:6  Esto lo decía para probarle, porque El bien sabía lo que había de hacer.
Jua 6:7  Contestó Felipe: Doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno reciba un pedacito.
Jua 6:8  Díjole uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro:
Jua 6:9  Hay aquí un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero esto, ¿qué es para tantos?"
Jua 6:10  Dijo Jesús: Mandad que se acomoden. Había en aquel sitio mucha hierba verde. Se acomodaron, pues, los hombres, en número de unos cinco mil.
Jua 6:11  Tomó entonces Jesús los panes, y, dando gracias, dio a los que estaban recostados, e igualmente de los peces, cuanto quisieron.
Jua 6:12  Así que se saciaron, dijo a los discípulos: Recoged los fragmentos que han sobrado, para que no se pierdan.
Jua 6:13  Los recogieron, y llenaron doce cestos de fragmentos que de los cinco panes de cebada sobraron a los que habían comido.
Jua 6:14  Los que estaban presentes, viendo el milagro que había hecho, decían: Verdaderamente éste es el Profeta que ha de venir al mundo.
Jua 6:15  Y Jesús, conociendo que iban a venir para arrebatarle y hacerle rey, se retiró al monte El solo.
Jua 6:16  Llegada la tarde, bajaron sus discípulos al mar,
Jua 6:17  y, subiendo en la barca, se dirigían al otro lado del mar, hacia Cafarnaúm. Ya había oscurecido y aún no había vuelto a ellos Jesús,
Jua 6:18  y el mar se había alborotado por el viento fuerte que soplaba.
Jua 6:19  Habiendo, pues, navegado como unos veinticinco o treinta estadios, vieron a Jesús que caminaba sobre el mar y se acercaba ya a la barca, y temieron.
Jua 6:20  Pero El les dijo: Soy yo, no temáis.
Jua 6:21  Querían ellos tomarle en la barca; pero al instante se halló la barca en la ribera adonde se dirigían."
Jua 6:22  Al otro día, la muchedumbre que estaba al otro lado del mar echó de ver que no había sino una barquilla y que Jesús no había entrado con sus discípulos en la barca, sino que los discípulos habían partido solos;"
Jua 6:23  pero llegaron de Tiberíades barcas cerca del sitio donde habían comido el pan, después de haber dado gracias el Señor,
Jua 6:24  y cuando la muchedumbre vio que Jesús no estaba allí, ni sus discípulos tampoco, subieron en las barcas y vinieron a Cafarnaúm en busca de Jesús.
Jua 6:25  Habiéndole hallado al otro lado del mar, le dijeron: Rabí, ¿cuándo has venido aquí?
Jua 6:26  Les contestó Jesús, y dijo: En verdad, en verdad os digo, vosotros me buscáis, no porque habéis visto los milagros, sino porque habéis comido los panes y os habéis saciado;"
Jua 6:27  procuraos, no el alimento perecedero, sino el alimento que permanece hasta la vida eterna, el que el Hijo del hombre os da, porque Dios Padre le ha sellado con su sello.
Jua 6:28  Dijéronle, pues: ¿Qué haremos para hacer obras de Dios?
Jua 6:29  Respondió Jesús y les dijo: La obra de Dios es que creáis en aquel que El ha enviado.
Jua 6:30  Ellos le dijeron: Pues tú, ¿qué señales haces para que veamos y creamos? ¿Qué haces?
Jua 6:31  Nuestros padres comieron el maná en el desierto, según está escrito: “Les dio a comer pan del cielo.”
Jua 6:32  Díjoles, pues, Jesús: En verdad, en verdad os digo: Moisés no os dio pan del cielo; es mi Padre el que os da el verdadero pan del cielo;"
Jua 6:33  porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da la vida al mundo.
Jua 6:34  Dijéronle, pues, ellos: Señor, danos siempre ese pan.
Jua 6:35  Les contestó Jesús: Yo soy el pan de vida; el que viene a mí, no tendrá más ya hambre, y el que cree en mí, jamás tendrá sed."
Jua 6:36  Pero Yo os digo que vosotros me habéis visto, y no me creéis;"
Jua 6:37  todo lo que el Padre me da viene a mí, y al que viene a mí, yo no le echaré fuera,
Jua 6:38  porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.
Jua 6:39  Y ésta es la voluntad del que me envió: que yo no pierda nada de lo que me ha dado, sino que lo resucite en el último día.
Jua 6:40  Porque ésta es la voluntad de mi Padre: que todo el que ve al Hijo y cree en El tenga la vida eterna, y yo le resucitaré en el último día.
Jua 6:41  Murmuraban de El los judíos, porque había dicho: Yo soy el pan que bajó del cielo,
Jua 6:42  y decían: ¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos? Pues ¿cómo dice ahora: Yo he bajado del cielo?
Jua 6:43  Respondió Jesús y les dijo: No murmuréis entre vosotros.
Jua 6:44  Nadie puede venir a mí si el Padre, que me ha enviado, no le trae, y yo le resucitaré en el último día.
Jua 6:45  En los Profetas está escrito: “Y serán todos enseñados de Dios.” Todo el que oye a mi Padre y recibe su enseñanza, viene a mí;"
Jua 6:46  no que alguno haya visto al Padre, sino sólo el que está en Dios, ése ha visto al Padre.
Jua 6:47  En verdad, en verdad os digo: El que cree, tiene la vida eterna.
Jua 6:48  Yo soy el pan de vida;"
Jua 6:49  vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron.
Jua 6:50  Este es el pan que baja del cielo, para que el que lo coma no muera.
Jua 6:51  Yo soy el pan vivo bajado del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para siempre, y el pan que yo le daré es mi carne, vida del mundo."
Jua 6:52  Disputaban entre sí los judíos diciendo: ¿Cómo puede éste darnos de comer de su carne?
Jua 6:53  Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo que, si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros.
Jua 6:54  El que come mi carne y bebe mi sangre tiene la vida eterna, y yo le resucitaré el último día.
Jua 6:55  Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.
Jua 6:56  El que come mi carne y bebe mi sangre está en mí y yo en él.
Jua 6:57  Así como me envió mi Padre vivo, y vivo yo por mi Padre, así también el que me come vivirá por mí.
Jua 6:58  Este es el pan bajado del cielo, no como el pan que comieron los padres, y murieron; el que come este pan vivirá para siempre."
Jua 6:59  Esto lo dijo enseñando en sinagoga en Cafarnaúm.
Jua 6:60  Luego de haberle oído, muchos de sus discípulos dijeron: ¡Duras son estas palabras! ¿Quién puede oírlas?
Jua 6:61  Conociendo Jesús que murmuraban de esto sus discípulos, les dijo: ¿Esto os escandaliza?
Jua 6:62  Pues ¿qué sería si vierais al Hijo del hombre subir allí a donde estaba antes?
Jua 6:63  El espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida;"
Jua 6:64  pero hay algunos de vosotros que no creen. Porque sabía Jesús, desde el principio, quiénes eran los que no creían y quién era el que había de entregarle.
Jua 6:65  Y decía: Por esto os dije que nadie puede venir a mí si no le es dado de mi Padre.
Jua 6:66  Desde entonces muchos de sus discípulos se retiraron y ya no le seguían.
Jua 6:67  Y dijo Jesús a los Doce: ¿Queréis iros vosotros también?
Jua 6:68  Respondióle Simón Pedro: Señor, ¿a quién iríamos? Tú tienes palabras de vida eterna,
Jua 6:69  y nosotros hemos creído y sabemos que tú eres el Santo de Dios.
Jua 6:70  Respondióle Jesús: ¿No he elegido yo a los Doce? Y uno de vosotros es diablo.
Jua 6:71  Hablaba de Judas Iscariote, porque éste, uno de los Doce, había de entregarle.

 


 

Jua 6:1  Después de esto, Jesús fue al otro lado del Lago de Galilea, también conocido como lago de Tiberias.
Jua 6:2  Mucha gente lo seguía, pues había visto los milagros que él hacía al sanar a los enfermos.
Jua 6:3  Se acercaba la fiesta de los judíos llamada Pascua, y Jesús fue a un cerro con sus discípulos, y allí se sentó.
Jua 6:5  Cuando Jesús vio que mucha gente venía hacia él, le preguntó a Felipe: —¿Dónde podemos comprar comida para tanta gente?
Jua 6:6  Jesús ya sabía lo que iba a hacer, pero preguntó esto para ver qué decía su discípulo.
Jua 6:7  Y Felipe respondió: —Ni trabajando doscientos días ganaría uno suficiente dinero para dar un poco de pan a tanta gente.
Jua 6:8  Andrés, que era hermano de Simón Pedro, y que también era discípulo, le dijo a Jesús:
Jua 6:9  —Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos pescados. Pero eso no alcanzará para repartirlo entre todos.
Jua 6:10  Jesús les dijo a sus discípulos que sentaran a la gente. Había allí unos cinco mil hombres, y todos se sentaron sobre la hierba.
Jua 6:11  Jesús, entonces, tomó los panes en sus manos y oró para dar gracias a Dios. Después, los repartió entre toda la gente, e hizo lo mismo con los pescados. Todos comieron cuanto quisieron.
Jua 6:12  Una vez que todos comieron y quedaron satisfechos, Jesús les dijo a sus discípulos: «Recojan lo que sobró, para que no se desperdicie nada.»
Jua 6:13  Ellos obedecieron, y con lo que sobró llenaron doce canastos.
Jua 6:14  Cuando todos vieron este milagro, dijeron: «De veras este es el profeta que tenía que venir al mundo.»
Jua 6:15  Jesús se dio cuenta de que la gente quería llevárselo a la fuerza para hacerlo su rey. Por eso se fue a lo alto del cerro, para estar solo.
Jua 6:16  Al anochecer los discípulos de Jesús subieron a una barca, y comenzaron a cruzar el lago para ir al pueblo de Cafarnaúm. Ya había oscurecido totalmente, y Jesús todavía no había regresado.
Jua 6:18  De pronto empezó a soplar un fuerte viento, y las olas se hicieron cada vez más grandes.
Jua 6:19  Los discípulos ya habían navegado cinco o seis kilómetros, cuando vieron a Jesús caminar sobre el agua. Como Jesús se acercaba cada vez más a la barca, tuvieron miedo.
Jua 6:20  Pero él les dijo: «¡Soy yo! ¡No tengan miedo!»
Jua 6:21  Los discípulos querían que Jesús subiera a la barca, pero muy pronto la barca llegó al lugar adonde iban.
Jua 6:22  Al día siguiente, la gente que estaba al otro lado del lago se enteró de que los discípulos se habían ido en la única barca que había, y de que Jesús no se había ido con ellos.
Jua 6:23  Otras barcas llegaron de la ciudad de Tiberias, y se detuvieron cerca del lugar donde el Señor Jesús había dado gracias por el pan con que alimentó a la gente.
Jua 6:24  Cuando la gente vio que ni Jesús ni sus discípulos venían en esas barcas, decidió ir a buscarlo. Entonces subió a las barcas y cruzó el lago en dirección a Cafarnaúm.
Jua 6:25  La gente encontró a Jesús al otro lado del lago, y le preguntó: —Maestro, ¿cuándo llegaste?
Jua 6:26  Jesús respondió: —Francamente, ustedes me buscan porque comieron hasta quedar satisfechos, y no por haber entendido los milagros que hice.
Jua 6:27  No se preocupen tanto por la comida que se acaba, sino por la comida que dura y que da vida eterna. Esa es la comida que yo, el Hijo del hombre, les daré, y ya Dios mi Padre les ha mostrado que yo tengo autoridad.
Jua 6:28  La gente le preguntó: —¿Qué es lo que Dios quiere que hagamos?
Jua 6:29  Jesús respondió: —Lo único que Dios quiere es que crean en mí, que soy a quien él envió.
Jua 6:30  Entonces le preguntaron: —¿Qué milagro harás para que te creamos? ¡Danos una prueba!
Jua 6:31  Nuestros antepasados comieron el maná en el desierto. Según la Biblia, el maná es el pan del cielo.
Jua 6:32  Jesús les contestó: —Les aseguro que no fue Moisés quien les dio el verdadero pan del cielo, sino Dios mi Padre.
Jua 6:33  El pan que da vida es el que Dios ha enviado desde el cielo.
Jua 6:34  Entonces la gente le dijo: —Señor, danos siempre de ese pan.
Jua 6:35  Jesús les dijo: —Yo soy el pan que da vida. El que confía en mí nunca más volverá a tener hambre; el que cree en mí, nunca más volverá a tener sed.
Jua 6:36  Como les dije, ustedes todavía no creen en mí, a pesar de que han podido verme.
Jua 6:37  Todos los que mi Padre ha elegido para que sean mis seguidores vendrán a buscarme; y cuando vengan, yo no los rechazaré.
Jua 6:38  »No bajé del cielo para hacer lo que yo quiera, sino para obedecer a Dios mi Padre, pues él fue quien me envió.
Jua 6:39  Y mi Padre quiere estar seguro de que no se perderá ninguno de los que él eligió para ser mis seguidores. Cuando llegue el fin del mundo, haré que mis seguidores que hayan muerto vuelvan a vivir. Porque mi Padre quiere que todos los que me ven y creen en mí, que soy su Hijo, tengan vida eterna.
Jua 6:41  Algunos judíos empezaron a hablar mal de Jesús, porque había dicho que él era el pan que bajó del cielo.
Jua 6:42  Decían: «¿No es este Jesús, el hijo de José? ¡Nosotros conocemos a sus padres! ¿Cómo se atreve a decir que bajó del cielo?»
Jua 6:43  Jesús les respondió: «Dejen ya de murmurar.
Jua 6:44  Dios mi Padre me envió. Y si mi Padre no lo quiere, nadie puede ser mi seguidor. Y cuando llegue el fin, yo haré que mis seguidores vuelvan a vivir, para que estén con Dios para siempre.
Jua 6:45  En uno de los libros de los profetas se dice: “Dios enseñará a todos.” Por eso, todos los que escuchan a mi Padre, y aprenden de él, se convierten en mis seguidores.
Jua 6:46  »Como les he dicho, Dios mi Padre me envió, y yo y nadie más ha visto al Padre.
Jua 6:47  Les aseguro que el que cree en mí tendrá vida eterna.
Jua 6:48  »Yo puedo dar vida, pues soy el pan que da vida.
Jua 6:49  Los antepasados de ustedes comieron el maná en el desierto, pero todos murieron.
Jua 6:50  El que cree en mí es como si comiera pan del cielo, y nunca estará separado de Dios. Yo he bajado del cielo, y puedo hacer que todos tengan vida eterna. Yo moriré para dar esa vida a los que creen en mí. Por eso les digo que mi cuerpo es ese pan que da vida; el que lo coma tendrá vida eterna.»
Jua 6:52  Los judíos empezaron a discutir entre ellos, y se preguntaban: «¿Cómo puede este darnos a comer su propio cuerpo?»
Jua 6:53  Jesús les dijo: «Yo soy el Hijo del hombre, y les aseguro que, si ustedes no comen mi cuerpo ni beben mi sangre, no tendrán vida eterna.
Jua 6:54  El que come mi cuerpo y bebe mi sangre, tendrá vida eterna. Cuando llegue el fin del mundo, yo lo resucitaré.
Jua 6:55  Mi cuerpo es la comida verdadera, y mi sangre es la bebida verdadera.
Jua 6:56  El que come mi cuerpo y bebe mi sangre, vive unido a mí y yo vivo unido a él.
Jua 6:57  »Mi Padre, el Dios de la vida, fue el que me envió y me dio vida, pues tiene poder para darla. Por eso, todo el que coma mi cuerpo tendrá vida eterna.
Jua 6:58  Yo soy el pan que bajó del cielo, y el que cree en mí tendrá vida eterna. Yo no soy como el pan que comieron sus antepasados, que murieron a pesar de haberlo comido.»
Jua 6:59  Jesús dijo todas estas cosas en la sinagoga de Cafarnaúm.
Jua 6:60  Cuando muchos de los seguidores de Jesús le oyeron enseñar esto, dijeron: —Esto que dices es muy difícil de aceptar. ¿Quién puede estar de acuerdo contigo?
Jua 6:61  Pero Jesús les respondió: —¿Esto los ofende?
Jua 6:62  Entonces, ¿qué sucedería si me vieran a mí, el Hijo del hombre, subir al cielo, donde antes estaba?
Jua 6:63  El que da vida eterna es el Espíritu de Dios; ninguna persona puede dar esa vida. Las palabras que les he dicho vienen del Espíritu que da esa vida.
Jua 6:64  Pero todavía hay algunos de ustedes que no creen. Jesús dijo esto porque, desde el principio, sabía quiénes eran los que no creían, y quién era el que lo iba a traicionar.
Jua 6:65  También les dijo que nadie podía ser su seguidor si Dios su Padre no se lo permitía.
Jua 6:66  Desde ese momento, muchos de los que seguían a Jesús lo abandonaron.
Jua 6:67  Entonces Jesús les preguntó a sus doce apóstoles: —¿También ustedes quieren irse?
Jua 6:68  Simón Pedro le contestó: —¿Y a quién seguiríamos, Señor? Sólo tus palabras dan vida eterna.
Jua 6:69  Nosotros hemos creído en ti, y sabemos que tú eres el Hijo de Dios.
Jua 6:70  Jesús les dijo: —A ustedes doce yo los elegí; sin embargo, uno de ustedes es un demonio.
Jua 6:71  Jesús se refería a Judas hijo de Simón, el Iscariote. Porque Judas, que era uno de los doce, lo iba a traicionar.

 


 

Jua 6:1  Después de esto pasó Jesús al otro lado del mar de Galilea, que es el lago de Tiberíades.
Jua 6:2  Y como le siguiese una gran muchedumbre porque veían los milagros que hacía con los enfermos,
Jua 6:3  subió a un monte, y se sentó allí con sus discípulos.
Jua 6:4  Se acercaba ya la Pascua , que es la gran fiesta de los judíos.
Jua 6:5  Habiendo, pues, Jesús levantado los ojos, y viendo venir hacia sí un grandísimo gentío, dijo a Felipe: ¿Dónde compraremos panes para dar de comer a toda la gente?
Jua 6:6  Mas esto lo decía para probarle, pues bien sabía él mismo lo que había de hacer.
Jua 6:7  Le respondió Felipe: Doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno de ellos tome un bocado.
Jua 6:8  Le dijo uno de sus díscipulos, Andrés, hermano de Simón Pedro:
Jua 6:9  Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos peces : mas ¿qué es esto para tanta gente?
Jua 6:10  Pero Jesús dijo: Haced sentar a esas gentes. El sitio estaba cubierto de hierba. Se sentaron, pues, cerca de cinco mil hombres.
Jua 6:11  Jesús entonces tomó los panes; y después de haber dado gracias a su eterno Padre, los repartió por medio de sus discípulos entre los que estaban sentados, y lo mismo hizo con los peces , dando a todos cuanto querían.
Jua 6:12  Después que quedaron saciados, dijo a sus discípulos: Recoged los pedazos que han sobrado para que no se pierdan.
Jua 6:13  Lo hicieron así, y llenaron doce cestos de los pedazos que habían sobrado de los cinco panes de cebada, después que todos hubieron comido.
Jua 6:14  Visto el milagro que Jesús había hecho, decían aquellos hombres: Este sin duda es el gran profeta que ha de venir al mundo.
Jua 6:15  Por lo cual, conociendo Jesús que habían de venir para llevárselo por fuerza, y levantarle por rey, huyó él solo otra vez al monte.
Jua 6:16  Siendo ya tarde, sus discípulos bajaron a la orilla del mar.
Jua 6:17  Y habiendo entrado en un barco, iban atravesando el mar hacia Cafarnaúm; era ya noche cerrada, y Jesús no se había juntado todavía con ellos.
Jua 6:18  Entretanto el mar, soplando un viento muy recio, se hinchaba.
Jua 6:19  Después de haber remado como unos veinticinco o treinta estadios, ven venir a Jesús andando sobre las olas y arrimarse a la nave; y, creyéndole un fantasma, se asustaron.
Jua 6:20  Mas él les dijo luego: Soy yo, no tenéis que temer.
Jua 6:21  Quisieron, pues, recibirle consigo a bordo; y la barca tocó luego en el sitio adonde se dirigían.
Jua 6:22  Al día siguiente, aquel gentío que se había quedado en la otra parte del mar, advirtió entonces que allí no había más de una barca, y que Jesús no se había metido en ella con sus discípulos, sino que éstos habían marchado solos.
Jua 6:23  Arribaron a la sazón otras barcas de Tiberíades, cerca del lugar en que el Señor, después de haber dado gracias o echado su bendición, les dio de comer con los cinco panes.
Jua 6:24  Pues como viese la gente que Jesús no estaba allí, ni tampoco sus discípulos, entraron en dichos barcos, y se dirigieron a Cafarnaúm en busca de Jesús .
Jua 6:25  Y habiéndole hallado a la otra parte del lago, le preguntaron: Maestro, ¿cuándo viniste acá?
Jua 6:26  Jesús les respondió, y dijo: En verdad, en verdad os digo, que vosotros me buscáis no por mi palabra atestiguada por los milagros que habéis visto, sino porque os he dado de comer con aquellos panes, hasta saciaros.
Jua 6:27  Trabajad para tener no tanto el manjar que se consume, sino el que dura hasta la vida eterna, el cual os lo dará el Hijo del hombre, pues en éste imprimió su sello o imagen el Padre, que es Dios.
Jua 6:28  Le preguntaron luego ellos: ¿Qué es lo que haremos, para ejercitarnos en obras del agrado de Dios?
Jua 6:29  Les respondió Jesús : La obra agradable a Dios, es que creáis en aquel que él os ha enviado.
Jua 6:30  Le dijeron: ¿Pues qué milagro haces tú para que nosotros veamos y creamos? ¿Qué cosas haces extraordinarias?
Jua 6:31  Nuestros padres comieron el maná en el desierto, según está escrito: Les dio a comer pan del cielo.
Jua 6:32  Les respondió Jesús : En verdad, en verdad os digo: Moisés no os dio pan del cielo; mi Padre es quien os da a vosotros el verdadero pan del cielo.
Jua 6:33  Porque pan de Dios es aquel que ha descendido del cielo, y que da la vida al mundo.
Jua 6:34  Le dijeron ellos: Señor, danos siempre ese pan.
Jua 6:35  A lo que Jesús respondió: Yo soy el pan de vida; el que viene a mí, no tendrá hambre, y el que cree en mí, no tendrá sed jamás.
Jua 6:36  Pero yo os lo he dicho, que vosotros me habéis visto obrar milagros, y con todo no creéis en mí.
Jua 6:37  Todos los que me da el Padre vendrán a mí; y al que viniere a mí por la fe, no le desecharé.
Jua 6:38  Pues he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad de aquel que me ha enviado.
Jua 6:39  Y la voluntad de mi Padre, que me ha enviado, es que yo no pierda ninguno de los que me ha dado, sino que los resucite a todos el último día.
Jua 6:40  Por tanto la voluntad de mi Padre, que me ha enviado, es que todo aquel que ve, o conoce, al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna, y yo le resucitaré el último día.
Jua 6:41  Los judíos entonces comenzaron a murmurar de él, porque había dicho: Yo soy el pan vivo, que he descendido del cielo.
Jua 6:42  Y decían: ¿No es éste aquel Jesús , hijo de José, cuyo padre y cuya madre nosotros conocemos? Pues, ¿cómo dice él: Yo he bajado del cielo?
Jua 6:43  Mas Jesús les respondió: No andéis murmurando entre vosotros.
Jua 6:44  Nadie puede venir a mí, si el Padre que me envió no le atrae; y al tal le resucitaré yo el último día.
Jua 6:45  Escrito está en los profetas: Todos serán enseñados de Dios. Cualquiera, pues, que ha escuchado al Padre, y aprendido su palabra, viene a mí.
Jua 6:46  No porque algún hombre haya visto al Padre, excepto el que es hijo de Dios: éste sí que ha visto al Padre.
Jua 6:47  En verdad, en verdad os digo, que quien cree en mí, tiene la vida eterna.
Jua 6:48  Yo soy el pan de vida.
Jua 6:49  Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron.
Jua 6:50  Mas éste es el pan que desciende del cielo, a fin de que quien comiere de él no muera.
Jua 6:51  Yo soy el pan vivo, que he descendido del cielo. Quien comiere de este pan, vivirá eternamente; y el pan que yo daré, es mi misma carne, la cual daré yo para la vida o salvación del mundo.
Jua 6:52  Comenzaron entonces los judíos a altercar unos con otros, diciendo: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?
Jua 6:53  Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo, que si no comiereis la carne del Hijo del hombre, y no bebiereis su sangre, no tendréis vida en vosotros.
Jua 6:54  Quien come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el último día.
Jua 6:55  Porque mi carne verdaderamente es comida, y mi sangre es verdaderamente bebida.
Jua 6:56  Quien come mi carne y bebe mi sangre, en mí mora, y yo en él.
Jua 6:57  Así como el Padre que me ha enviado vive, y yo vivo por el Padre; así quien me come, también él vivirá por mí.
Jua 6:58  Este es el pan que ha bajado del cielo. No sucederá como a vuestros padres, que comieron el maná, y no obstante murieron. Quien come este pan, vivirá eternamente.
Jua 6:59  Estas cosas las dijo Jesús , enseñando en la sinagoga de Cafarnaúm.
Jua 6:60  Y muchos de sus discípulos habiéndolas oído, dijeron: Dura es esta palabra: ¿y quién es el que puede escucharla?
Jua 6:61  Mas Jesús sabiendo por sí mismo que sus discípulos murmuraban esto, les dijo: ¿Esto os escandaliza?
Jua 6:62  Pues, ¿qué será si viereis al Hijo del hombre subir a donde antes estaba?
Jua 6:63  El espíritu es quien da la vida; la carne o el sentido carnal de nada sirve para entender este misterio; las palabras que yo os he dicho, espíritu y vida son.
Jua 6:64  Pero entre vosotros hay algunos que no creen. Que bien sabía Jesús desde el principio cuáles eran los que no creían, y quién le había de entregar.
Jua 6:65  Así decía: Por esta causa os he dicho que nadie puede venir a mí, si mi Padre no se lo concediere.
Jua 6:66  Desde entonces muchos de sus discípulos dejaron de seguirle, y ya no andaban con él.
Jua 6:67  Por lo que dijo Jesús a los doce apóstoles: ¿Y vosotros queréis también retiraros?
Jua 6:68  Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.
Jua 6:69  Y nosotros hemos creído y conocido que tú eres el Cristo , el Hijo de Dios.
Jua 6:70  Le replicó Jesús : Pues, ¿no soy yo el que os escogí a todos doce, y con todo uno de vosotros es un diablo?
Jua 6:71  Decía esto por Judas Iscariote, hijo de Simón, que, no obstante de ser uno de los doce, le había de vender.

 


 

Jua 6:1 

Alimentación de los cinco mil
  Después de esto, Jesús fue al otro lado del mar de Galilea, el de Tiberias.
Jua 6:2  Y le seguía gran multitud, porque veían las señales que hacía en los enfermos.
Jua 6:3  Entonces subió Jesús a un monte, y se sentó allí con sus discípulos.
Jua 6:4  Y estaba cerca la pascua, la fiesta de los judíos.
Jua 6:5  Cuando alzó Jesús los ojos, y vio que había venido a él gran multitud, dijo a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos?
Jua 6:6  Pero esto decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer.
Jua 6:7  Felipe le respondió: Doscientos denarios de pan no bastarían para que cada uno de ellos tomase un poco.
Jua 6:8  Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, le dijo:
Jua 6:9  Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos?
Jua 6:10  Entonces Jesús dijo: Haced recostar la gente. Y había mucha hierba en aquel lugar; y se recostaron como en número de cinco mil varones.
Jua 6:11  Y tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias, los repartió entre los discípulos, y los discípulos entre los que estaban recostados; asimismo de los peces, cuanto querían.
Jua 6:12  Y cuando se hubieron saciado, dijo a sus discípulos: Recoged los pedazos que sobraron, para que no se pierda nada.
Jua 6:13  Recogieron, pues, y llenaron doce cestas de pedazos, que de los cinco panes de cebada sobraron a los que habían comido.
Jua 6:14  Aquellos hombres entonces, viendo la señal que Jesús había hecho, dijeron: Este verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo.
Jua 6:15  Pero entendiendo Jesús que iban a venir para apoderarse de él y hacerle rey, volvió a retirarse al monte él solo.

Jesús anda sobre el mar
(Mt. 14.22-27; Mr. 6.45-52)
 
Jua 6:16  Al anochecer, descendieron sus discípulos al mar,
Jua 6:17  y entrando en una barca, iban cruzando el mar hacia Capernaum. Estaba ya oscuro, y Jesús no había venido a ellos.
Jua 6:18  Y se levantaba el mar con un gran viento que soplaba.
Jua 6:19  Cuando habían remado como veinticinco o treinta estadios, vieron a Jesús que andaba sobre el mar y se acercaba a la barca; y tuvieron miedo.
Jua 6:20  Mas él les dijo: Yo soy; no temáis.
Jua 6:21  Ellos entonces con gusto le recibieron en la barca, la cual llegó en seguida a la tierra adonde iban.

La gente busca a Jesús
 
Jua 6:22  El día siguiente, la gente que estaba al otro lado del mar vio que no había habido allí más que una sola barca, y que Jesús no había entrado en ella con sus discípulos, sino que éstos se habían ido solos.
Jua 6:23  Pero otras barcas habían arribado de Tiberias junto al lugar donde habían comido el pan después de haber dado gracias el Señor.
Jua 6:24  Cuando vio, pues, la gente que Jesús no estaba allí, ni sus discípulos, entraron en las barcas y fueron a Capernaum, buscando a Jesús.

Jesús, el pan de vida
 
Jua 6:25  Y hallándole al otro lado del mar, le dijeron: Rabí, ¿cuándo llegaste acá?
Jua 6:26  Respondió Jesús y les dijo: De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis.
Jua 6:27  Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre.
Jua 6:28  Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios?
Jua 6:29  Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado.
Jua 6:30  Le dijeron entonces: ¿Qué señal, pues, haces tú, para que veamos, y te creamos? ¿Qué obra haces?
Jua 6:31  Nuestros padres comieron el maná en el desierto,(A) como está escrito: Pan del cielo les dio a comer.(B)
Jua 6:32  Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés el pan del cielo, mas mi Padre os da el verdadero pan del cielo.
Jua 6:33  Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.
Jua 6:34  Le dijeron: Señor, danos siempre este pan.
Jua 6:35  Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.
Jua 6:36  Mas os he dicho, que aunque me habéis visto, no creéis.
Jua 6:37  Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.
Jua 6:38  Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.
Jua 6:39  Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero.
Jua 6:40  Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.
Jua 6:41  Murmuraban entonces de él los judíos, porque había dicho: Yo soy el pan que descendió del cielo.
Jua 6:42  Y decían: ¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos? ¿Cómo, pues, dice éste: Del cielo he descendido?
Jua 6:43  Jesús respondió y les dijo: No murmuréis entre vosotros.
Jua 6:44  Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.
Jua 6:45  Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios.(C) Así que, todo aquel que oyó al Padre, y aprendió de él, viene a mí.
Jua 6:46  No que alguno haya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios; éste ha visto al Padre.
Jua 6:47  De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna.
Jua 6:48  Yo soy el pan de vida.
Jua 6:49  Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron.
Jua 6:50  Este es el pan que desciende del cielo, para que el que de él come, no muera.
Jua 6:51  Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.
Jua 6:52  Entonces los judíos contendían entre sí, diciendo: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?
Jua 6:53  Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.
Jua 6:54  El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.
Jua 6:55  Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.
Jua 6:56  El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él.
Jua 6:57  Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí.
Jua 6:58  Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el maná, y murieron; el que come de este pan, vivirá eternamente.
Jua 6:59  Estas cosas dijo en la sinagoga, enseñando en Capernaum.

Palabras de vida eterna
 
Jua 6:60  Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír?
Jua 6:61  Sabiendo Jesús en sí mismo que sus discípulos murmuraban de esto, les dijo: ¿Esto os ofende?
Jua 6:62  ¿Pues qué, si viereis al Hijo del Hombre subir adonde estaba primero?
Jua 6:63  El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.
Jua 6:64  Pero hay algunos de vosotros que no creen. Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién le había de entregar.
Jua 6:65  Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre.
Jua 6:66  Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él.
Jua 6:67  Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros?
Jua 6:68  Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.
Jua 6:69  Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.(D)
Jua 6:70  Jesús les respondió: ¿No os he escogido yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo?
Jua 6:71  Hablaba de Judas Iscariote, hijo de Simón; porque éste era el que le iba a entregar, y era uno de los doce.

 


 

Jua 6:1  Pasadas estas cosas, se fue Jesús al otro lado del mar de Galilea, que es de Tiberias.
Jua 6:2  Y le seguía grande multitud, porque veían sus señales que hacía en los enfermos.
Jua 6:3  Subió pues Jesús a un monte, y se sentó allí con sus discípulos.
Jua 6:4  Y estaba cerca la Pascua, la Fiesta de los judíos.
Jua 6:5  Cuando alzó Jesús los ojos, y vio que había venido a él grande multitud, dice a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos?
Jua 6:6  Mas esto decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer.
Jua 6:7  Le respondió Felipe: Doscientos denarios de pan no les bastarán, para que cada uno de ellos tome un poco.
Jua 6:8  Le dice uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro:
Jua 6:9  Un muchacho está aquí que tiene cinco panes de cebada y dos peces pequeños; ¿mas qué es esto entre tantos?
Jua 6:10  Entonces Jesús dijo: Haced recostar los hombres. Y había mucha hierba en aquel lugar; y se recostaron como número de cinco mil varones.
Jua 6:11  Y tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias, repartió a los discípulos, y los discípulos a los que estaban recostados; asimismo de los peces, cuanto querían.
Jua 6:12  Y cuando fueron saciados, dijo a sus discípulos: Recoged los pedazos que han quedado, para que no se pierda nada.
Jua 6:13  Recogieron pues, y llenaron doce cestas de pedazos de los cinco panes de cebada, que sobraron a los que habían comido.
Jua 6:14  Aquellos hombres entonces, como vieron la señal que Jesús había hecho, decían: Este verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo.
Jua 6:15  Y sabiendo Jesús que habían de venir para arrebatarle, y hacerle rey, volvió a retirarse al monte, él solo.
Jua 6:16  Y como se hizo tarde, descendieron sus discípulos al mar;
Jua 6:17  y entrando en un navío, iban cruzando el mar hacia Capernaum. Y era ya oscuro, y Jesús no había venido a ellos.
Jua 6:18  Y el mar comenzó a levantarse con un gran viento.
Jua 6:19  Cuando hubieron navegado como veinticinco o treinta estadios, ven a Jesús que andaba sobre el mar, y se acercaba al navío; y tuvieron miedo.
Jua 6:20  Pero él les dijo: YO SOY; no tengáis miedo.
Jua 6:21  Y ellos le recibieron de buena gana en el navío; y luego el navío llegó a la tierra donde iban.
Jua 6:22  El día siguiente, la multitud que estaba al otro lado del mar, como vio que no había allí otra navecilla sino una, en la cual habían entrado sus discípulos, y que Jesús no había entrado con sus discípulos en el navío, sino que sus discípulos se habían ido solos;
Jua 6:23  y que otras navecillas habían arribado de Tiberias junto al lugar donde habían comido el pan después de haber el Señor dado gracias;
Jua 6:24  cuando vio pues la multitud que Jesús no estaba allí, ni sus discípulos, entraron ellos en las navecillas, y vinieron a Capernaum buscando a Jesús.
Jua 6:25  Y hallándole al otro lado del mar, le dijeron: Rabí, ¿cuándo llegaste acá?
Jua 6:26  Les respondió Jesús, y dijo: De cierto, de cierto os digo, que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis.
Jua 6:27  Trabajad no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del hombre os dará; porque a éste señaló el Padre, que es Dios.
Jua 6:28  Y le dijeron: ¿Qué haremos para que obremos las obras de Dios?
Jua 6:29  Respondió Jesús, y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él envió.
Jua 6:30  Le dijeron entonces: ¿Qué señal pues haces tú, para que veamos, y te creamos? ¿Qué obras?
Jua 6:31  Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Pan del cielo les dio a comer.
Jua 6:32  Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés pan del cielo; mas mi Padre os da el verdadero pan del cielo.
Jua 6:33  Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.
Jua 6:34  Y le dijeron: Señor, danos siempre este pan.
Jua 6:35  Y Jesús les dijo: YO SOY el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.
Jua 6:36  Mas ya os he dicho, que aunque me habéis visto, no creéis.
Jua 6:37  Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.
Jua 6:38  Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.
Jua 6:39  Y esta es la voluntad del que me envió, del Padre: Que de todo lo que me diere, no pierda de ello, sino que lo resucite en el día postrero.
Jua 6:40  Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.
Jua 6:41  Murmuraban entonces de él los Judíos, porque había dicho: YO SOY el pan que descendí del cielo.
Jua 6:42  Y decían: ¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos? ¿Cómo, pues, dice éste: Del cielo he descendido?
Jua 6:43  Y Jesús respondió, y les dijo: No murmuréis entre vosotros.
Jua 6:44  Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.
Jua 6:45  Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados de Dios. Así que, todo aquel que oyó del Padre, y aprendió, viene a mí.
Jua 6:46  No que alguno haya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios, éste ha visto al Padre.
Jua 6:47  De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna.
Jua 6:48  YO SOY el pan de vida.
Jua 6:49  Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y son muertos.
Jua 6:50  Este es el pan que desciende del cielo, para que el que de él comiere, no muera.
Jua 6:51  YO SOY el pan vivo que he descendido del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.
Jua 6:52  Entonces los judíos contendían entre sí, diciendo: ¿Cómo puede éste darnos su carne a comer?
Jua 6:53  Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no comiereis la carne del Hijo del hombre, y bebiereis su sangre, no tendréis vida en vosotros.
Jua 6:54  El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.
Jua 6:55  Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.
Jua 6:56  El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él.
Jua 6:57  Como me envió el Padre Viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí.
Jua 6:58  Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el maná, y son muertos; el que come de este pan, vivirá eternamente.
Jua 6:59  Estas cosas dijo en la sinagoga, enseñando en Capernaum.
Jua 6:60  Y muchos de sus discípulos oyéndolo, dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír?
Jua 6:61  Y sabiendo Jesús en sí mismo que sus discípulos murmuraban de esto, les dijo: ¿Esto os escandaliza?
Jua 6:62  ¿Pues qué será, si viereis al Hijo del hombre que sube donde estaba primero?
Jua 6:63  El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado, son Espíritu y son vida.
Jua 6:64  Mas hay algunos de vosotros que no creen. Porque Jesús desde el principio sabía quiénes eran los que no creían, y quién le había de entregar.
Jua 6:65  Y decía: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado de mi Padre.
Jua 6:66  Después de esto, muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él.
Jua 6:67  Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis vosotros iros también?
Jua 6:68  Y le respondió Simón Pedro: Señor, ¿A quién iremos? Tú tienes las palabras de vida eterna.
Jua 6:69  Y nosotros creemos y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios Viviente.
Jua 6:70  Jesús les respondió: ¿No he escogido yo a vosotros doce, y uno de vosotros es diablo?
Jua 6:71  Y hablaba de Judas Iscariote, hijo de Simón, porque éste era el que le había de entregar, el cual era uno de los doce.

 


 

Jua 6:1  After these things Jesus went over the sea of Galilee, which is the sea of Tiberias.
Jua 6:2  And a great multitude followed him, because they saw his miracles which he did on them that were diseased.
Jua 6:3  And Jesus went up into a mountain, and there he sat with his disciples.
Jua 6:4  And the passover, a feast of the Jews, was nigh.
Jua 6:5  When Jesus then lifted up his eyes, and saw a great company come unto him, he saith unto Philip, Whence shall we buy bread, that these may eat?
Jua 6:6  And this he said to prove him: for he himself knew what he would do.
Jua 6:7  Philip answered him, Two hundred pennyworth of bread is not sufficient for them, that every one of them may take a little.
Jua 6:8  One of his disciples, Andrew, Simon Peter's brother, saith unto him,
Jua 6:9  There is a lad here, which hath five barley loaves, and two small fishes: but what are they among so many?
Jua 6:10  And Jesus said, Make the men sit down. Now there was much grass in the place. So the men sat down, in number about five thousand.
Jua 6:11  And Jesus took the loaves; and when he had given thanks, he distributed to the disciples, and the disciples to them that were set down; and likewise of the fishes as much as they would.
Jua 6:12  When they were filled, he said unto his disciples, Gather up the fragments that remain, that nothing be lost.
Jua 6:13  Therefore they gathered them together, and filled twelve baskets with the fragments of the five barley loaves, which remained over and above unto them that had eaten.
Jua 6:14  Then those men, when they had seen the miracle that Jesus did, said, This is of a truth that prophet that should come into the world.
Jua 6:15  When Jesus therefore perceived that they would come and take him by force, to make him a king, he departed again into a mountain himself alone.
Jua 6:16  And when even was now come, his disciples went down unto the sea,
Jua 6:17  And entered into a ship, and went over the sea toward Capernaum. And it was now dark, and Jesus was not come to them.
Jua 6:18  And the sea arose by reason of a great wind that blew.
Jua 6:19  So when they had rowed about five and twenty or thirty furlongs, they see Jesus walking on the sea, and drawing nigh unto the ship: and they were afraid.
Jua 6:20  But he saith unto them, It is I; be not afraid.
Jua 6:21  Then they willingly received him into the ship: and immediately the ship was at the land whither they went.
Jua 6:22  The day following, when the people which stood on the other side of the sea saw that there was none other boat there, save that one whereinto his disciples were entered, and that Jesus went not with his disciples into the boat, but that his disciples were gone away alone;
Jua 6:23  (Howbeit there came other boats from Tiberias nigh unto the place where they did eat bread, after that the Lord had given thanks:)
Jua 6:24  When the people therefore saw that Jesus was not there, neither his disciples, they also took shipping, and came to Capernaum, seeking for Jesus.
Jua 6:25  And when they had found him on the other side of the sea, they said unto him, Rabbi, when camest thou hither?
Jua 6:26  Jesus answered them and said, Verily, verily, I say unto you, Ye seek me, not because ye saw the miracles, but because ye did eat of the loaves, and were filled.
Jua 6:27  Labour not for the meat which perisheth, but for that meat which endureth unto everlasting life, which the Son of man shall give unto you: for him hath God the Father sealed.
Jua 6:28  Then said they unto him, What shall we do, that we might work the works of God?
Jua 6:29  Jesus answered and said unto them, This is the work of God, that ye believe on him whom he hath sent.
Jua 6:30  They said therefore unto him, What sign shewest thou then, that we may see, and believe thee? what dost thou work?
Jua 6:31  Our fathers did eat manna in the desert; as it is written, He gave them bread from heaven to eat.
Jua 6:32  Then Jesus said unto them, Verily, verily, I say unto you, Moses gave you not that bread from heaven; but my Father giveth you the true bread from heaven.
Jua 6:33  For the bread of God is he which cometh down from heaven, and giveth life unto the world.
Jua 6:34  Then said they unto him, Lord, evermore give us this bread.
Jua 6:35  And Jesus said unto them, I am the bread of life: he that cometh to me shall never hunger; and he that believeth on me shall never thirst.
Jua 6:36  But I said unto you, That ye also have seen me, and believe not.
Jua 6:37  All that the Father giveth me shall come to me; and him that cometh to me I will in no wise cast out.
Jua 6:38  For I came down from heaven, not to do mine own will, but the will of him that sent me.
Jua 6:39  And this is the Father's will which hath sent me, that of all which he hath given me I should lose nothing, but should raise it up again at the last day.
Jua 6:40  And this is the will of him that sent me, that every one which seeth the Son, and believeth on him, may have everlasting life: and I will raise him up at the last day.
Jua 6:41  The Jews then murmured at him, because he said, I am the bread which came down from heaven.
Jua 6:42  And they said, Is not this Jesus, the son of Joseph, whose father and mother we know? how is it then that he saith, I came down from heaven?
Jua 6:43  Jesus therefore answered and said unto them, Murmur not among yourselves.
Jua 6:44  No man can come to me, except the Father which hath sent me draw him: and I will raise him up at the last day.
Jua 6:45  It is written in the prophets, And they shall be all taught of God. Every man therefore that hath heard, and hath learned of the Father, cometh unto me.
Jua 6:46  Not that any man hath seen the Father, save he which is of God, he hath seen the Father.
Jua 6:47  Verily, verily, I say unto you, He that believeth on me hath everlasting life.
Jua 6:48  I am that bread of life.
Jua 6:49  Your fathers did eat manna in the wilderness, and are dead.
Jua 6:50  This is the bread which cometh down from heaven, that a man may eat thereof, and not die.
Jua 6:51  I am the living bread which came down from heaven: if any man eat of this bread, he shall live for ever: and the bread that I will give is my flesh, which I will give for the life of the world.
Jua 6:52  The Jews therefore strove among themselves, saying, How can this man give us his flesh to eat?
Jua 6:53  Then Jesus said unto them, Verily, verily, I say unto you, Except ye eat the flesh of the Son of man, and drink his blood, ye have no life in you.
Jua 6:54  Whoso eateth my flesh, and drinketh my blood, hath eternal life; and I will raise him up at the last day.
Jua 6:55  For my flesh is meat indeed, and my blood is drink indeed.
Jua 6:56  He that eateth my flesh, and drinketh my blood, dwelleth in me, and I in him.
Jua 6:57  As the living Father hath sent me, and I live by the Father: so he that eateth me, even he shall live by me.
Jua 6:58  This is that bread which came down from heaven: not as your fathers did eat manna, and are dead: he that eateth of this bread shall live for ever.
Jua 6:59  These things said he in the synagogue, as he taught in Capernaum.
Jua 6:60  Many therefore of his disciples, when they had heard this, said, This is an hard saying; who can hear it?
Jua 6:61  When Jesus knew in himself that his disciples murmured at it, he said unto them, Doth this offend you?
Jua 6:62  What and if ye shall see the Son of man ascend up where he was before?
Jua 6:63  It is the spirit that quickeneth; the flesh profiteth nothing: the words that I speak unto you, they are spirit, and they are life.
Jua 6:64  But there are some of you that believe not. For Jesus knew from the beginning who they were that believed not, and who should betray him.
Jua 6:65  And he said, Therefore said I unto you, that no man can come unto me, except it were given unto him of my Father.
Jua 6:66  From that time many of his disciples went back, and walked no more with him.
Jua 6:67  Then said Jesus unto the twelve, Will ye also go away?
Jua 6:68  Then Simon Peter answered him, Lord, to whom shall we go? thou hast the words of eternal life.
Jua 6:69  And we believe and are sure that thou art that Christ, the Son of the living God.
Jua 6:70  Jesus answered them, Have not I chosen you twelve, and one of you is a devil?
Jua 6:71  He spake of Judas Iscariot the son of Simon: for he it was that should betray him, being one of the twelve.

 


 

Jua 6:1  Después de esto, se fue Jesús a la otra ribera del mar de Galilea, el de Tiberíades,
Jua 6:2  y mucha gente le seguía porque veían las señales que realizaba en los enfermos.
Jua 6:3  Subió Jesús al monte y se sentó allí en compañía de sus discípulos.
Jua 6:4  Estaba próxima la Pascua, la fiesta de los judíos.
Jua 6:5  Al levantar Jesús los ojos y ver que venía hacia él mucha gente, dice a Felipe: «¿Donde vamos a comprar panes para que coman éstos?»
Jua 6:6  Se lo decía para probarle, porque él sabía lo que iba a hacer.
Jua 6:7  Felipe le contestó: «Doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno tome un poco.»
Jua 6:8  Le dice uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro:
Jua 6:9  «Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero ¿qué es eso para tantos?»
Jua 6:10  Dijo Jesús: «Haced que se recueste la gente.» Había en el lugar mucha hierba. Se recostaron, pues, los hombres en número de unos 5.000.
Jua 6:11  Tomó entonces Jesús los panes y, después de dar gracias, los repartió entre los que estaban recostados y lo mismo los peces, todo lo que quisieron.
Jua 6:12  Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: «Recoged los trozos sobrantes para que nada se pierda.»
Jua 6:13  Los recogieron, pues, y llenaron doce canastos con los trozos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido.
Jua 6:14  Al ver la gente la señal que había realizado, decía: «Este es verdaderamente el profeta que iba a venir al mundo.»
Jua 6:15  Dándose cuenta Jesús de que intentaban venir a tomarle por la fuerza para hacerle rey, huyó de nuevo al monte él solo.
Jua 6:16  Al atardecer, bajaron sus discípulos a la orilla del mar,
Jua 6:17  y subiendo a una barca, se dirigían al otro lado del mar, a Cafarnaúm. Había ya oscurecido, y Jesús todavía no había venido donde ellos;
Jua 6:18  soplaba un fuerte viento y el mar comenzó a encresparse.
Jua 6:19  Cuando habían remado unos veinticinco o treinta estadios, ven a Jesús que caminaba sobre el mar y se acercaba a la barca, y tuvieron miedo.
Jua 6:20  Pero él les dijo: «Soy yo. No temáis.»
Jua 6:21  Quisieron recogerle en la barca, pero en seguida la barca tocó tierra en el lugar a donde se dirigían.
Jua 6:22  Al día siguiente, la gente que se había quedado al otro lado del mar, vio que allí no había más que una barca y que Jesús no había montado en la barca con sus discípulos, sino que los discípulos se habían marchado solos.
Jua 6:23  Pero llegaron barcas de Tiberíades cerca del lugar donde habían comido pan.
Jua 6:24  Cuando la gente vio que Jesús no estaba allí, ni tampoco sus discípulos, subieron a las barcas y fueron a Cafarnaúm, en busca de Jesús.
Jua 6:25  Al encontrarle a la orilla del mar, le dijeron: «Rabbí, ¿cuándo has llegado aquí?»
Jua 6:26  Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo: vosotros me buscáis, no porque habéis visto señales, sino porque habéis comido de los panes y os habéis saciado.
Jua 6:27  Obrad, no por el alimento perecedero, sino por el alimento que permanece para vida eterna, el que os dará el Hijo del hombre, porque a éste es a quien el Padre, Dios, ha marcado con su sello.»
Jua 6:28  Ellos le dijeron: «¿Qué hemos de hacer para obrar las obras de Dios?»
Jua 6:29  Jesús les respondió: «La obra de Dios es que creáis en quien él ha enviado.»
Jua 6:30  Ellos entonces le dijeron: «¿Qué señal haces para que viéndola creamos en ti? ¿Qué obra realizas?
Jua 6:31  Nuestros padres comieron el maná en el desierto, según está escrito: = Pan del cielo les dio a comer.» =
Jua 6:32  Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo: No fue Moisés quien os dio el pan del cielo; es mi Padre el que os da el verdadero pan del cielo;
Jua 6:33  porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da la vida al mundo.»
Jua 6:34  Entonces le dijeron: «Señor, danos siempre de ese pan.»
Jua 6:35  Les dijo Jesús: «Yo soy el pan de la vida. El que venga a mí, no tendrá hambre, y el que crea en mí, no tendrá nunca sed.
Jua 6:36  Pero ya os lo he dicho: Me habéis visto y no creéis.
Jua 6:37  Todo lo que me dé el Padre vendrá a mí, y al que venga a mí no lo echaré fuera;
Jua 6:38  porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado.
Jua 6:39  Y esta es la voluntad del que me ha enviado; que no pierda nada de lo que él me ha dado, sino que lo resucite el último día.
Jua 6:40  Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que vea al Hijo y crea en él, tenga vida eterna y que yo le resucite el último día.»
Jua 6:41  Los judíos murmuraban de él, porque había dicho: «Yo soy el pan que ha bajado del cielo.»
Jua 6:42  Y decían: «¿No es éste Jesús, hijo de José, cuyo padre y madre conocemos? ¿Cómo puede decir ahora: He bajado del cielo?»
Jua 6:43  Jesús les respondió: «No murmuréis entre vosotros.
Jua 6:44  «Nadie puede venir a mí, si el Padre que me ha enviado no lo atrae; y yo le resucitaré el último día.
Jua 6:45  Está escrito en los profetas: = Serán todos enseñados por Dios. = Todo el que escucha al Padre y aprende, viene a mí.
Jua 6:46  No es que alguien haya visto al Padre; sino aquel que ha venido de Dios, ése ha visto al Padre.
Jua 6:47  En verdad, en verdad os digo: el que cree, tiene vida eterna.
Jua 6:48  Yo soy el pan de la vida.
Jua 6:49  Vuestros padres comieron el maná en el desierto y murieron;
Jua 6:50  este es el pan que baja del cielo, para que quien lo coma no muera.
Jua 6:51  Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo.»
Jua 6:52  Discutían entre sí los judíos y decían: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?»
Jua 6:53  Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.
Jua 6:54  El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día.
Jua 6:55  Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida.
Jua 6:56  El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él.
Jua 6:57  Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí.
Jua 6:58  Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestros padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre.»
Jua 6:59  Esto lo dijo enseñando en la sinagoga, en Cafarnaúm.
Jua 6:60  Muchos de sus discípulos, al oírle, dijeron: «Es duro este lenguaje. ¿Quién puede escucharlo?»
Jua 6:61  Pero sabiendo Jesús en su interior que sus discípulos murmuraban por esto, les dijo: «¿Esto os escandaliza?
Jua 6:62  ¿Y cuando veáis al Hijo del hombre subir adonde estaba antes?...
Jua 6:63  «El espíritu es el que da vida; la carne no sirve para nada. Las palabras que os he dicho son espíritu y son vida.
Jua 6:64  «Pero hay entre vosotros algunos que no creen.» Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían y quién era el que lo iba a entregar.
Jua 6:65  Y decía: «Por esto os he dicho que nadie puede venir a mí si no se lo concede el Padre.»
Jua 6:66  Desde entonces muchos de sus discípulos se volvieron atrás y ya no andaban con él.
Jua 6:67  Jesús dijo entonces a los Doce: «¿También vosotros queréis marcharos?»
Jua 6:68  Le respondió Simón Pedro: «Señor, ¿donde quién vamos a ir? Tú tienes palabras de vida eterna,
Jua 6:69  y nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios.»
Jua 6:70  Jesús les respondió: «¿No os he elegido yo a vosotros, los Doce? Y uno de vosotros es un diablo.»
Jua 6:71  Hablaba de Judas, hijo de Simón Iscariote, porque éste le iba a entregar, uno de los Doce.

 


 

Jua 6:1  Después de esto, Jesús se fue al otro lado del Lago de Galilea, que es el mismo Lago de Tiberias.
Jua 6:2  Mucha gente lo seguía, porque habían visto las señales milagrosas que hacía sanando a los enfermos.
Jua 6:3  Entonces Jesús subió a un monte, y se sentó con sus discípulos.
Jua 6:4  y a estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos.
Jua 6:5  Cuando Jesús miró y vio la mucha gente que lo seguía, le dijo a Felipe:
 –¿Dónde vamos a comprar pan para toda esta gente?
Jua 6:6  Pero lo dijo por ver qué contestaría Felipe, porque Jesús mismo sabía bien lo que había de hacer.
Jua 6:7  Felipe le respondió:
 –Ni siquiera el salario de doscientos días bastaría para comprar el pan suficiente para que cada uno recibiera un poco.
Jua 6:8  Entonces Andrés, que era otro de sus discípulos y hermano de Simón Pedro, le dijo:
Jua 6:9  –Aquí hay un niño que tiene cinco panes de cebada[1] y dos pescados; pero, ¿qué es esto para tanta gente?
Jua 6:10  Jesús respondió:
 –Díganles a todos que se sienten.
 Había mucha hierba en aquel lugar, y se sentaron. Eran unos cinco mil hombres.
Jua 6:11  Jesús tomó en sus manos los panes y , después de dar gracias a Dios, los repartió entre los que estaban sentados. Hizo lo mismo con los pescados, dándoles todo lo que querían.
Jua 6:12  Cuando y a estuvieron satisfechos, Jesús dijo a sus discípulos:
 –Recojan los pedazos sobrantes, para que no se desperdicie nada.
Jua 6:13  Ellos los recogieron, y llenaron doce canastas con los pedazos que sobraron de los cinco panes de cebada.
Jua 6:14  La gente, al ver esta señal milagrosa hecha por Jesús, decía:
 –De veras este es el profeta que había de venir al mundo. [2]
Jua 6:15  Pero como Jesús se dio cuenta de que querían llevárselo ala fuerza para hacerlo rey, se retiró otra vez a lo alto del cerro, para estar solo.
Jua 6:16  Al llegar la noche, los discípulos de Jesús bajaron al lago,
Jua 6:17  subieron a una barca y comenzaron a cruzar el lago para llegara Cafarnaúm. Y a estaba completamente oscuro, y Jesús no había regresado todavía.
Jua 6:18  En esto, el lago se alborotó a causa de un fuerte viento que se había levantado.
Jua 6:19  Cuando y a habían avanzado unos cinco o seis kilómetros, vieron a Jesús, que se acercaba a la barca caminando sobre el agua, y tuvieron miedo.
Jua 6:20  Él les dijo:
 –¡Soy yo, no tengan miedo!
Jua 6:21  Con gusto lo recibieron en la barca, y en un momento llegaron a la tierra adonde iban.
Jua 6:22  Al día siguiente, la gente que estaba al otro lado del lago se dio cuenta de que los discípulos se habían ido en la única barca que allí había, y que Jesús no iba con ellos.
Jua 6:23  Mientras tanto, otras barcas llegaron de la ciudad de Tiberias a un lugar cerca de donde habían comido el pan después que el Señor dio gracias.
Jua 6:24  Así que, al ver que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, la gente subió también a las barcas y se dirigió a Cafarnaúm, a buscarlo.
Jua 6:25  Al llegar ellos al otro lado del lago, encontraron a Jesús y le preguntaron:
 –Maestro, ¿cuándo viniste acá?
Jua 6:26  Jesús les dijo:
 –Les aseguro que ustedes me buscan porque comieron hasta llenarse, y no porque hayan entendido las señales milagrosas.
Jua 6:27  No trabajen por la comida que se acaba, sino por la comida que permanece y que les da vida eterna. Esta es la comida que les dará el Hijo del hombre, porque Dios, el Padre, ha puesto su sello en él.
Jua 6:28  Le preguntaron:
 –¿Qué debemos hacer para realizar las obras que Dios quiere que hagamos?
Jua 6:29  Jesús les contestó:
 –La única obra que Dios quiere es que crean en aquel que él ha enviado.
Jua 6:30  Le preguntaron entonces:
 –¿Qué señal puedes darnos, para que al verla te creamos?¿Cuáles son tus obras?
Jua 6:31  Nuestros antepasados comieron el maná en el desierto, como dice la Escritura: 'Les dio a comer pan del cielo. '[3]
Jua 6:32  Jesús les contestó:
 –Les aseguro que no fue Moisés quien les dio a ustedes el pan del cielo, sino que mi Padre es quien les da el verdadero pan del cielo.
Jua 6:33  Porque el pan que Dios da es el que ha bajado del cielo y da vida al mundo.
Jua 6:34  Ellos le pidieron:
 –Señor, danos siempre ese pan.
Jua 6:35  y Jesús les dijo:
 –Yo soy el pan que da vida. El que viene a mí, nunca tendrá hambre; y el que cree en mí, nunca tendrá sed.
Jua 6:36  Pero como y a les dije, ustedes no creen aunque me han visto.
Jua 6:37  Todos los que el Padre me da, vienen a mí; y a los que vienen a mí, no los echaré fuera.
Jua 6:38  Porque yo no he bajado del cielo para hacer mi propia voluntad, sino para hacer la voluntad de mi Padre, que me ha enviado.
Jua 6:39  y la voluntad del que me ha enviado es que yo no pierda a ninguno de los que me ha dado, sino que los resucite en el día último.
Jua 6:40  Porque la voluntad de mi Padre es que todos los que miran al Hijo de Dios y creen en él, tengan vida eterna; y yo los resucitaré en el día último.
Jua 6:41  Por esto los judíos comenzaron a murmurar de Jesús, porque afirmó: "Yo soy el pan que ha bajado del cielo."
Jua 6:42  y dijeron:
 –¿No es este Jesús, el hijo de José? Nosotros conocemos a su padre y a su madre. ¿Cómo dice ahora que ha bajado del cielo?
Jua 6:43  Jesús les dijo entonces:
 –Dejen de murmurar.
Jua 6:44  Nadie puede venir a mí, si no lo trae el Padre, que me ha enviado; y yo lo resucitaré en el día último.
Jua 6:45  En los libros de los profetas se dice: 'Dios instruirá a todos. '[4] Así que todos los que escuchan al Padre y aprenden de él, vienen a mí.
Jua 6:46  "No es que alguno haya visto al Padre; el único que lo ha visto es el que procede de Dios. [5]
Jua 6:47  Les aseguro que quien cree, tiene vida eterna.
Jua 6:48  yo soy el pan que da vida.
Jua 6:49  Los antepasados de ustedes comieron el maná en el desierto, y a pesar de ello murieron;
Jua 6:50  pero yo hablo del pan que baja del cielo; quien come de él, no muere.
Jua 6:51  yo soy ese pan vivo que ha bajado del cielo; el que come de este pan, vivirá para siempre. El pan que yo daré es mi propia carne. Lo daré por la vida del mundo."[6]
Jua 6:52  Los judíos se pusieron a discutir unos con otros:
 –¿Cómo puede este darnos a comer su propia carne?
Jua 6:53  Jesús les dijo:
 –Les aseguro que si ustedes no comen la carne del Hijo del hombre y beben su sangre, no tendrán vida.
Jua 6:54  El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo lo resucitaré en el día último.
Jua 6:55  Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.
Jua 6:56  El que come mi carne y bebe mi sangre, vive unido a mí, y o vivo unido a él.
Jua 6:57  El Padre, que me ha enviado, tiene vida, yo vivo por él; de la misma manera, el que se alimenta de mí, vivirá por mí.
Jua 6:58  Hablo del pan que ha bajado del cielo. Este pan no es como el maná que comieron los antepasados de ustedes, que a pesar de haberlo comido murieron; el que come de este pan, vivirá para siempre.
Jua 6:59  Jesús enseñó estas cosas en la sinagoga en Cafarnaúm.
Jua 6:60  Al oír estas enseñanzas, muchos de los que seguían a Jesús dijeron:
 –Esto que dice es muy difícil de aceptar; ¿quién puede hacerle caso?
Jua 6:61  Jesús, dándose cuenta de lo que estaban murmurando, les preguntó:
 –¿Esto les ofende?
Jua 6:62  ¿Qué pasaría entonces, si vieran al Hijo del hombre subir adonde antes estaba?
Jua 6:63  El espíritu es el que da vida; lo carnal no sirve para nada. Y las cosas que yo les he dicho son espíritu y vida.
Jua 6:64  Pero todavía hay algunos de ustedes que no creen. Es que Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién era el que lo iba a traicionar.
Jua 6:65  y añadió:
 –Por esto les he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede.
Jua 6:66  Desde entonces, muchos de los que habían seguido a Jesús lo dejaron, y a no andaban con él.
Jua 6:67  Jesús les preguntó a los doce discípulos:
 –¿También ustedes quieren irse?
Jua 6:68  Simón Pedro le contestó:
 –Señor, ¿a quién podemos ir? Tus palabras son palabras de vida eterna.
Jua 6:69  Nosotros y a hemos creído, y sabemos que tú eres el Santo de Dios. [7]
Jua 6:70  Jesús les contestó:
 –¿No los he escogido yo a ustedes doce?[8] Sin embargo, uno de ustedes es un diablo.
Jua 6:71  Al decir esto, Jesús hablaba de Judas, hijo de Simón Iscariote, porque Judas iba a traicionarlo, aunque era uno de los doce discípulos. [9]

 


 

Jua 6:1  Después de estas cosas, Jesús partió para el otro lado del mar de Galilea, o Tiberíades.
Jua 6:2  Pero una gran muchedumbre continuó siguiéndole, porque contemplaban las señales que él ejecutaba en los que estaban mal.
Jua 6:3  De modo que Jesús subió a una montaña, y allí estaba sentado con sus discípulos.
Jua 6:4  Ahora bien, estaba cerca la pascua, la fiesta de los judíos.
Jua 6:5  Por lo tanto, cuando Jesús alzó los ojos y observó que una gran muchedumbre venía a él, dijo a Felipe: “¿Dónde compraremos panes para que estos coman?”.
Jua 6:6  Sin embargo, decía esto para probarlo, porque él mismo sabía lo que iba a hacer.
Jua 6:7  Felipe le contestó: “Doscientos denarios de pan no les bastan, para que cada uno reciba un poco”.
Jua 6:8  Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo:
Jua 6:9  “Aquí está un muchachito que tiene cinco panes de cebada y dos pescaditos. Pero ¿qué son estos entre tantos?”.
Jua 6:10  Jesús dijo: “Hagan que los varones se reclinen como en una comida”. Bueno, había mucha hierba en el lugar. Entonces los hombres se reclinaron, en número de unos cinco mil.
Jua 6:11  De modo que Jesús tomó los panes y, después de dar gracias, los distribuyó a los que estaban reclinados; igualmente también todo lo que querían de los pescaditos.
Jua 6:12  Pero cuando se hubieron saciado dijo a sus discípulos: “Recojan los trozos que sobran, para que nada se desperdicie”.
Jua 6:13  Por lo tanto los recogieron, y llenaron doce cestas de trozos de los cinco panes de cebada, que les sobraron a los que habían comido.
Jua 6:14  Por consiguiente, cuando los hombres vieron las señales que él ejecutó, empezaron a decir: “Con certeza este es el profeta que había de venir al mundo”.
Jua 6:15  Por lo tanto, Jesús, sabiendo que estaban a punto de venir y prenderlo para hacerlo rey, se retiró otra vez a la montaña, él solo.
Jua 6:16  Al anochecer, sus discípulos bajaron al mar,
Jua 6:17  y, subiendo a una barca, se pusieron a cruzar el mar en dirección a Capernaum. Pues bien, ya había oscurecido, y Jesús aún no había venido a ellos.
Jua 6:18  También, el mar empezó a agitarse a causa de un viento fuerte que soplaba.
Jua 6:19  Sin embargo, cuando hubieron remado unos cinco o seis kilómetros, contemplaron a Jesús que andaba sobre el mar y se acercaba a la barca; y se sobrecogieron de temor.
Jua 6:20  Pero él les dijo: “¡Soy yo; no teman!”.
Jua 6:21  Por lo tanto estuvieron dispuestos a recibirlo en la barca, y en seguida la barca llegó a la tierra a la cual trataban de ir.
Jua 6:22  Al día siguiente, la muchedumbre que estaba de pie al otro lado del mar vio que no había allí otra barca sino una pequeña, y que Jesús no había entrado en la barca con sus discípulos, sino que solo sus discípulos habían partido;
Jua 6:23  pero barcas de Tiberíades llegaron cerca del lugar donde habían comido el pan después que el Señor hubo dado gracias.
Jua 6:24  Por lo tanto, cuando la muchedumbre vio que no estaba allí Jesús, ni sus discípulos, subieron a sus barquillas y fueron a Capernaum para buscar a Jesús.
Jua 6:25  Entonces, al hallarlo al otro lado del mar, le dijeron: “Rabí, ¿cuándo llegaste acá?”.
Jua 6:26  Jesús les contestó y dijo: “Muy verdaderamente les digo: Ustedes me buscan, no porque vieron señales, sino porque comieron de los panes y quedaron satisfechos.
Jua 6:27  Trabajen, no por el alimento que perece, sino por el alimento que permanece para vida eterna, que el Hijo del hombre les dará; porque sobre este el Padre, sí, Dios, ha puesto su sello [de aprobación]”.
Jua 6:28  Por lo tanto le dijeron: “¿Qué haremos para obrar las obras de Dios?”.
Jua 6:29  En respuesta, Jesús les dijo: “Esta es la obra de Dios: que ejerzan fe en aquel a quien Ese ha enviado”.
Jua 6:30  Por consiguiente le dijeron: “¿Qué ejecutas tú de señal, entonces, para que [la] veamos y te creamos? ¿Qué obra haces?
Jua 6:31  Nuestros antepasados comieron el maná en el desierto, así como está escrito: ‘Pan del cielo les dio a comer’”.
Jua 6:32  Entonces Jesús les dijo: “Muy verdaderamente les digo: Moisés no les dio el pan del cielo, pero mi Padre sí les da el verdadero pan del cielo.
Jua 6:33  Porque el pan de Dios es aquel que baja del cielo y da vida al mundo”.
Jua 6:34  Por lo tanto le dijeron: “Señor, siempre danos este pan”.
Jua 6:35  Jesús les dijo: “Yo soy el pan de la vida. Al que viene a mí, de ninguna manera le dará hambre, y al que ejerce fe en mí no le dará sed nunca.
Jua 6:36  Pero yo les he dicho: Ustedes hasta me han visto, y sin embargo no creen.
Jua 6:37  Todo lo que el Padre me da vendrá a mí, y al que viene a mí de ninguna manera lo echaré;
Jua 6:38  porque he bajado del cielo para hacer, no la voluntad mía, sino la voluntad del que me ha enviado.
Jua 6:39  Esta es la voluntad del que me ha enviado, que no pierda nada de todo lo que me ha dado, sino que lo resucite en el último día.
Jua 6:40  Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que contempla al Hijo y ejerce fe en él tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día”.
Jua 6:41  Por lo tanto, los judíos se pusieron a murmurar de él porque había dicho: “Yo soy el pan que bajó del cielo”;
Jua 6:42  y empezaron a decir: “¿No es este Jesús, hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos? ¿Cómo es que ahora dice: ‘Yo he bajado del cielo’?”.
Jua 6:43  En respuesta, Jesús les dijo: “Dejen de murmurar entre ustedes.
Jua 6:44  Nadie puede venir a mí a menos que el Padre, que me envió, lo atraiga; y yo lo resucitaré en el último día.
Jua 6:45  Está escrito en los Profetas: ‘Y todos ellos serán enseñados por Jehová’. Todo el que ha oído de parte del Padre, y ha aprendido, viene a mí.
Jua 6:46  No que hombre alguno haya visto al Padre, salvo aquel que es de Dios; este ha visto al Padre.
Jua 6:47  Muy verdaderamente les digo: El que cree tiene vida eterna.
Jua 6:48  ”Yo soy el pan de la vida.
Jua 6:49  Los antepasados de ustedes comieron el maná en el desierto y sin embargo murieron.
Jua 6:50  Este es el pan que baja del cielo, para que cualquiera pueda comer de él y no morir.
Jua 6:51  Yo soy el pan vivo que bajó del cielo; si alguien come de este pan vivirá para siempre; y, de hecho, el pan que yo daré es mi carne a favor de la vida del mundo”.
Jua 6:52  Por eso, los judíos se pusieron a contender unos con otros, y decían: “¿Cómo puede este hombre darnos a comer su carne?”.
Jua 6:53  Entonces Jesús les dijo: “Muy verdaderamente les digo: A menos que coman la carne del Hijo del hombre y beban su sangre, no tienen vida en ustedes.
Jua 6:54  El que se alimenta de mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día;
Jua 6:55  porque mi carne es verdadero alimento, y mi sangre es verdadera bebida.
Jua 6:56  El que se alimenta de mi carne y bebe mi sangre permanece en unión conmigo, y yo en unión con él.
Jua 6:57  Así como me envió el Padre viviente y yo vivo a causa del Padre, así también el que se alimenta de mí, sí, ese mismo vivirá a causa de mí.
Jua 6:58  Este es el pan que bajó del cielo. No es como cuando sus antepasados comieron y sin embargo murieron. El que se alimenta de este pan vivirá para siempre”.
Jua 6:59  Estas cosas las dijo enseñando en asamblea pública en Capernaum.
Jua 6:60  Por lo tanto, muchos de sus discípulos, al oír esto, dijeron: “Este discurso es ofensivo; ¿quién puede escucharlo?”.
Jua 6:61  Pero Jesús, conociendo en sí mismo que sus discípulos murmuraban acerca de esto, les dijo: “¿Esto los hace tropezar?
Jua 6:62  ¿Qué hay, pues, si contemplaran al Hijo del hombre ascender a donde estaba antes?
Jua 6:63  El espíritu es lo que es dador de vida; la carne no sirve para nada. Los dichos que yo les he hablado son espíritu y son vida.
Jua 6:64  Pero hay algunos de ustedes que no creen”. Porque Jesús supo desde [el] principio quiénes eran los que no creían y quién era el que lo traicionaría.
Jua 6:65  Así que pasó a decir: “Por esto les he dicho: Nadie puede venir a mí a menos que se lo conceda el Padre”.
Jua 6:66  Debido a esto, muchos de sus discípulos se fueron a las cosas de atrás, y ya no andaban con él.
Jua 6:67  Por eso Jesús dijo a los doce: “Ustedes no quieren irse también, ¿verdad?”.
Jua 6:68  Simón Pedro le contestó: “Señor, ¿a quién nos iremos? Tú tienes dichos de vida eterna;
Jua 6:69  y nosotros hemos creído y llegado a conocer que tú eres el Santo de Dios”.
Jua 6:70  Jesús les contestó: “Yo los escogí a ustedes, a los doce, ¿no es verdad? No obstante, uno de ustedes es calumniador”.
Jua 6:71  Hablaba, en realidad, de Judas [hijo] de Simón Iscariote; porque este iba a traicionarlo, aunque era uno de los doce.

 


 

Jua 6:1  Después de esto, Jesús fue al otro lado del Lago de Galilea, también conocido como lago de Tiberias.
Jua 6:2  Mucha gente lo seguía, pues había visto los milagros que él hacía al sanar a los enfermos.
Jua 6:3  Se acercaba la fiesta de los judíos llamada Pascua, y Jesús fue a un cerro con sus discípulos, y allí se sentó.
Jua 6:5  Cuando Jesús vio que mucha gente venía hacia él, le preguntó a Felipe: —¿Dónde podemos comprar comida para tanta gente?
Jua 6:6  Jesús ya sabía lo que iba a hacer, pero preguntó esto para ver qué decía su discípulo.
Jua 6:7  Y Felipe respondió: —Ni trabajando doscientos días ganaría uno suficiente dinero para dar un poco de pan a tanta gente.
Jua 6:8  Andrés, que era hermano de Simón Pedro, y que también era discípulo, le dijo a Jesús:
Jua 6:9  —Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos pescados. Pero eso no alcanzará para repartirlo entre todos.
Jua 6:10  Jesús les dijo a sus discípulos que sentaran a la gente. Había allí unos cinco mil hombres, y todos se sentaron sobre la hierba.
Jua 6:11  Jesús, entonces, tomó los panes en sus manos y oró para dar gracias a Dios. Después, los repartió entre toda la gente, e hizo lo mismo con los pescados. Todos comieron cuanto quisieron.
Jua 6:12  Una vez que todos comieron y quedaron satisfechos, Jesús les dijo a sus discípulos: «Recojan lo que sobró, para que no se desperdicie nada.»
Jua 6:13  Ellos obedecieron, y con lo que sobró llenaron doce canastos.
Jua 6:14  Cuando todos vieron este milagro, dijeron: «De veras este es el profeta que tenía que venir al mundo.»
Jua 6:15  Jesús se dio cuenta de que la gente quería llevárselo a la fuerza para hacerlo su rey. Por eso se fue a lo alto del cerro, para estar solo.
Jua 6:16  Al anochecer los discípulos de Jesús subieron a una barca, y comenzaron a cruzar el lago para ir al pueblo de Cafarnaúm. Ya había oscurecido totalmente, y Jesús todavía no había regresado.
Jua 6:18  De pronto empezó a soplar un fuerte viento, y las olas se hicieron cada vez más grandes.
Jua 6:19  Los discípulos ya habían navegado cinco o seis kilómetros, cuando vieron a Jesús caminar sobre el agua. Como Jesús se acercaba cada vez más a la barca, tuvieron miedo.
Jua 6:20  Pero él les dijo: «¡Soy yo! ¡No tengan miedo!»
Jua 6:21  Los discípulos querían que Jesús subiera a la barca, pero muy pronto la barca llegó al lugar adonde iban.
Jua 6:22  Al día siguiente, la gente que estaba al otro lado del lago se enteró de que los discípulos se habían ido en la única barca que había, y de que Jesús no se había ido con ellos.
Jua 6:23  Otras barcas llegaron de la ciudad de Tiberias, y se detuvieron cerca del lugar donde el Señor Jesús había dado gracias por el pan con que alimentó a la gente.
Jua 6:24  Cuando la gente vio que ni Jesús ni sus discípulos venían en esas barcas, decidió ir a buscarlo. Entonces subió a las barcas y cruzó el lago en dirección a Cafarnaúm.
Jua 6:25  La gente encontró a Jesús al otro lado del lago, y le preguntó: —Maestro, ¿cuándo llegaste?
Jua 6:26  Jesús respondió: —Francamente, ustedes me buscan porque comieron hasta quedar satisfechos, y no por haber entendido los milagros que hice.
Jua 6:27  No se preocupen tanto por la comida que se acaba, sino por la comida que dura y que da vida eterna. Esa es la comida que yo, el Hijo del hombre, les daré, y ya Dios mi Padre les ha mostrado que yo tengo autoridad.
Jua 6:28  La gente le preguntó: —¿Qué es lo que Dios quiere que hagamos?
Jua 6:29  Jesús respondió: —Lo único que Dios quiere es que crean en mí, que soy a quien él envió.
Jua 6:30  Entonces le preguntaron: —¿Qué milagro harás para que te creamos? ¡Danos una prueba!
Jua 6:31  Nuestros antepasados comieron el maná en el desierto. Según la Biblia, el maná es el pan del cielo.
Jua 6:32  Jesús les contestó: —Les aseguro que no fue Moisés quien les dio el verdadero pan del cielo, sino Dios mi Padre.
Jua 6:33  El pan que da vida es el que Dios ha enviado desde el cielo.
Jua 6:34  Entonces la gente le dijo: —Señor, danos siempre de ese pan.
Jua 6:35  Jesús les dijo: —Yo soy el pan que da vida. El que confía en mí nunca más volverá a tener hambre; el que cree en mí, nunca más volverá a tener sed.
Jua 6:36  Como les dije, ustedes todavía no creen en mí, a pesar de que han podido verme.
Jua 6:37  Todos los que mi Padre ha elegido para que sean mis seguidores vendrán a buscarme; y cuando vengan, yo no los rechazaré.
Jua 6:38  »No bajé del cielo para hacer lo que yo quiera, sino para obedecer a Dios mi Padre, pues él fue quien me envió.
Jua 6:39  Y mi Padre quiere estar seguro de que no se perderá ninguno de los que él eligió para ser mis seguidores. Cuando llegue el fin del mundo, haré que mis seguidores que hayan muerto vuelvan a vivir. Porque mi Padre quiere que todos los que me ven y creen en mí, que soy su Hijo, tengan vida eterna.
Jua 6:41  Algunos judíos empezaron a hablar mal de Jesús, porque había dicho que él era el pan que bajó del cielo.
Jua 6:42  Decían: «¿No es este Jesús, el hijo de José? ¡Nosotros conocemos a sus padres! ¿Cómo se atreve a decir que bajó del cielo?»
Jua 6:43  Jesús les respondió: «Dejen ya de murmurar.
Jua 6:44  Dios mi Padre me envió. Y si mi Padre no lo quiere, nadie puede ser mi seguidor. Y cuando llegue el fin, yo haré que mis seguidores vuelvan a vivir, para que estén con Dios para siempre.
Jua 6:45  En uno de los libros de los profetas se dice: “Dios enseñará a todos.” Por eso, todos los que escuchan a mi Padre, y aprenden de él, se convierten en mis seguidores.
Jua 6:46  »Como les he dicho, Dios mi Padre me envió, y yo y nadie más ha visto al Padre.
Jua 6:47  Les aseguro que el que cree en mí tendrá vida eterna.
Jua 6:48  »Yo puedo dar vida, pues soy el pan que da vida.
Jua 6:49  Los antepasados de ustedes comieron el maná en el desierto, pero todos murieron.
Jua 6:50  El que cree en mí es como si comiera pan del cielo, y nunca estará separado de Dios. Yo he bajado del cielo, y puedo hacer que todos tengan vida eterna. Yo moriré para dar esa vida a los que creen en mí. Por eso les digo que mi cuerpo es ese pan que da vida; el que lo coma tendrá vida eterna.»
Jua 6:52  Los judíos empezaron a discutir entre ellos, y se preguntaban: «¿Cómo puede este darnos a comer su propio cuerpo?»
Jua 6:53  Jesús les dijo: «Yo soy el Hijo del hombre, y les aseguro que, si ustedes no comen mi cuerpo ni beben mi sangre, no tendrán vida eterna.
Jua 6:54  El que come mi cuerpo y bebe mi sangre, tendrá vida eterna. Cuando llegue el fin del mundo, yo lo resucitaré.
Jua 6:55  Mi cuerpo es la comida verdadera, y mi sangre es la bebida verdadera.
Jua 6:56  El que come mi cuerpo y bebe mi sangre, vive unido a mí y yo vivo unido a él.
Jua 6:57  »Mi Padre, el Dios de la vida, fue el que me envió y me dio vida, pues tiene poder para darla. Por eso, todo el que coma mi cuerpo tendrá vida eterna.
Jua 6:58  Yo soy el pan que bajó del cielo, y el que cree en mí tendrá vida eterna. Yo no soy como el pan que comieron sus antepasados, que murieron a pesar de haberlo comido.»
Jua 6:59  Jesús dijo todas estas cosas en la sinagoga de Cafarnaúm.
Jua 6:60  Cuando muchos de los seguidores de Jesús le oyeron enseñar esto, dijeron: —Esto que dices es muy difícil de aceptar. ¿Quién puede estar de acuerdo contigo?
Jua 6:61  Pero Jesús les respondió: —¿Esto los ofende?
Jua 6:62  Entonces, ¿qué sucedería si me vieran a mí, el Hijo del hombre, subir al cielo, donde antes estaba?
Jua 6:63  El que da vida eterna es el Espíritu de Dios; ninguna persona puede dar esa vida. Las palabras que les he dicho vienen del Espíritu que da esa vida.
Jua 6:64  Pero todavía hay algunos de ustedes que no creen. Jesús dijo esto porque, desde el principio, sabía quiénes eran los que no creían, y quién era el que lo iba a traicionar.
Jua 6:65  También les dijo que nadie podía ser su seguidor si Dios su Padre no se lo permitía.
Jua 6:66  Desde ese momento, muchos de los que seguían a Jesús lo abandonaron.
Jua 6:67  Entonces Jesús les preguntó a sus doce apóstoles: —¿También ustedes quieren irse?
Jua 6:68  Simón Pedro le contestó: —¿Y a quién seguiríamos, Señor? Sólo tus palabras dan vida eterna.
Jua 6:69  Nosotros hemos creído en ti, y sabemos que tú eres el Hijo de Dios.
Jua 6:70  Jesús les dijo: —A ustedes doce yo los elegí; sin embargo, uno de ustedes es un demonio.
Jua 6:71  Jesús se refería a Judas hijo de Simón, el Iscariote. Porque Judas, que era uno de los doce, lo iba a traicionar.

 


 

Jua 6:1  Un tiempo después, Yahshúa fue a la parte más lejana del Lago Kinneret (Mar de Galil),
Jua 6:2  y una gran multitud le siguió, porque ellos habían visto los milagros que El había hecho en los enfermos.
Jua 6:3  Yahshúa subió y se adentró en las lomas, y se sentó allí con sus talmidim.
Jua 6:4  Ahora, la Festividad de Pésaj estaba cerca;
Jua 6:5  de modo que cuando Yahshúa miró, y vio la multitud acercándose, le dijo a Felipe, "¿Dónde podremos comprar pan para que esta gente pueda comer?"
Jua 6:6  Pero Yahshúa dijo esto para probar a Felipe, porque Yahshúa sabía lo que estaba por hacer.
Jua 6:7  Felipe le respondió: "¡La mitad del jornal de un año no compraría suficiente pan para ellos; a cada uno sólo le tocaría una mordida!"
Jua 6:8  Uno de los talmidim, Andri el hermano de Shimeon Kefa, le dijo:
Jua 6:9  "Aquí hay un joven que tiene cinco panes de cebada y dos peces. ¿Pero hasta donde alcanzará entre tanta gente?"[54]
Jua 6:10  Yahshúa dijo: "Hagan que los hombres se sienten."[55] Había mucha hierba allí, así que se sentaron. El número de los hombres era como cinco mil.
Jua 6:11  Entonces Yahshúa cogió el pan, y después de pronunciar una berajah, le dio a todos los que estaban allí sentados, y asimismo con los peces, tanto como quisieron.
Jua 6:12  Después que habían comido hasta saciarse, le dijo a sus talmidim : "Recojan los pedazos sobrantes, para que nada se pierda."
Jua 6:13  Ellos recogieron lo que había sobrado, y llenaron doce canastos de los pedazos sobrantes de los cinco panes de cebada dejados por los que habían comido.
Jua 6:14  Cuando la gente vio el milagro que El había hecho, ellos dijeron: "Este tiene que ser el profeta[56] que está supuesto venir al mundo."
Jua 6:15  Yahshúa sabía que estaban a punto de venir a agarrarlo para hacerlo rey; entonces se retiró a las montañas. Esta vez se fue El solo.
Jua 6:16  Cuando la noche se acercó, sus talmidim fueron al lago,
Jua 6:17  subieron a un bote, e iban cruzando el lago hacia Kefar-Najum. En este momento ya estaba oscuro, y Yahshúa no se había unido a ellos,
Jua 6:18  y el mar se estaba poniendo enfureciendo, porque un viento fuerte soplaba.
Jua 6:19  Ellos habían remado tres o cuatro millas cuando vieron a Yahshúa acercándose al bote, ¡caminando sobre el lago![57] Ellos se aterrorizaron;
Jua 6:20  pero El les dijo: "No tengan temor, soy Yo."
Jua 6:21  Entonces ellos se dispusieron para entrarle al bote, e instantáneamente el bote llegó a la tierra donde se dirigían.
Jua 6:22  Al día siguiente la multitud que se había quedado en la otra orilla del lago se percató que allí sólo había un bote, y que Yahshúa no había entrado al bote con sus talmidim, sino que los talmidim estaban solos cuando zarparon.
Jua 6:23  Entonces otros botes de Tiberías vinieron a la costa cerca del lugar donde habían comido el pan después que Yahshúa había pronunciado la berajah.
Jua 6:24  Cuando la multitud vio que ni Yahshúa ni los talmidim estaban allí, ellos mismos abordaron los botes y fueron a Kefar-Najum en busca de Yahshúa.
Jua 6:25  Cuando le encontraron al otro lado del lago, le preguntaron: "Rabí, ¿cuándo llegaste aquí?"
Jua 6:26  Yahshúa respondió: "¡Sí, en verdad Yo les digo que ustedes no me están buscando porque Yo hice señales milagrosas, sino porque comieron todo el pan que quisieron!
Jua 6:27  No trabajen por la comida que pasa, sino por la comida que se queda para vida eterna, la cual el Ben Ha Adam les dará. Porque en éste, Elohim el Padre ha puesto su sello."
Jua 6:28  Así que le dijeron: "¿Qué debíamos hacer para poner en práctica las obras de Elohim?"
Jua 6:29  Yahshúa respondió: "Aquí está lo que las obras de Elohim son: ¡Confiar en el que El envió!"
Jua 6:30  De modo que le dijeron: "¿que milagro harás para nosotros, para que podamos ver, y confiar en ti? ¿Qué obra puedes hacer?
Jua 6:31  Nuestros padres comieron maná en el desierto"; como dice en el Tanaj: 'El les dio pan del cielo para comer.'[Sal 78:24, Ne 9:15]
Jua 6:32  Yahshúa les dijo: "¡Sí, en verdad! Yo les digo que no fue Moshe quién les dio pan del cielo. Pero mi Padre les está dando el pan genuino del cielo,
Jua 6:33  porque el pan de YAHWEH es el que viene del cielo y da vida al mundo."
Jua 6:34  Ellos le dijeron: "Adón, danos de este pan de ahora en adelante."
Jua 6:35  Yahshúa respondió: "¡Yo soy el pan que es vida! El que venga a mí, nunca tendrá hambre; y el que en mí confíe, nunca tendrá sed.
Jua 6:36  Yo les dije que ustedes han visto, pero aún no confían.
Jua 6:37  Todos los que el Padre me dé, vendrán a mí, y los que vengan a mí, no los echaré afuera.
Jua 6:38  Porque he bajado del cielo, no para hacer mi propia voluntad, sino la voluntad del que me envió.
Jua 6:39  Y ésta es la voluntad del que me envió: Que todos los que El me ha dado, no pierda ninguno, sino que debo resucitarlos en el Ultimo Día.[58]
Jua 6:40  Sí, ésta es la voluntad de mi Padre: Que todos los que vean al Hijo y confíen en El, tengan vida eterna, y Yo los resucite en el Ultimo Día."
Jua 6:41  Al oír esto los Yahudim comenzaron a murmurar acerca de El, porque El había dicho: "Yo soy el pan que ha bajado del cielo."[59]
Jua 6:42  Ellos dijeron: "¿No es éste Yahshúa Ben-Yosef?[60] ¡Nosotros conocemos a su padre y a su madre! ¿Cómo puede decir, he bajado del cielo?"
Jua 6:43  Yahshúa les respondió: "¡Paren de murmurar entre ustedes!
Jua 6:44  Nadie puede venir a mí, a no ser que le atraiga el Padre que me envió, y Yo le resucitaré en el Ultimo Día.
Jua 6:45  Está escrito en los profetas: 'Todos ellos serán enseñados por YAHWEH.'[Is 54:13] Todos los que escuchan al Padre y aprenden de El, vienen a mí.
Jua 6:46  No es que alguno haya visto al Padre, excepto el que viene de YAHWEH; éste ha visto al Padre.
Jua 6:47  ¡Sí, en verdad! Yo les digo, cualquiera que confíe, tiene vida eterna:
Jua 6:48  Yo soy[61] el pan que es vida.
Jua 6:49  Sus padres comieron el maná en el desierto, y murieron.
Jua 6:50  Pero el pan que viene del cielo es tal que una persona lo puede comer, y no morir.
Jua 6:51  Yo soy el pan viviente que ha bajado del cielo; si alguno come este pan, vivirá para siempre. Además, el pan que Yo daré es mi propia carne, la cual daré por la vida del mundo."[62]
Jua 6:52  A esto los Yahudim contendían entre ellos, diciéndose el uno al otro: "¿Cómo puede este hombre darnos a comer su carne?"
Jua 6:53  Entonces Yahshúa les dijo: "¡Sí, en verdad! Yo les digo que a menos que ustedes coman la carne del Ben Ha Adam, y beban su sangre, no tienen vida en ustedes.
Jua 6:54  Cualquiera que coma mi carne y beba mi sangre, tiene vida eterna; esto es: Yo le levantaré a lo alto en el Ultimo Día.
Jua 6:55  Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida.[63]
Jua 6:56  Cualquiera que come mi carne y bebe mi sangre, vive en mí, y Yo vivo en él.
Jua 6:57  Así como el Padre viviente me envió, y Yo vivo por medio del Padre, así también el que me coma a mí vivirá por medio de mí.
Jua 6:58  De modo que éste es el pan que ha bajado del cielo; no es como el pan que los padres comieron. Ellos están muertos, ¡pero el que coma de este pan vivirá para siempre!"
Jua 6:59  El dijo estas cosas mientras enseñaba en una sinagoga en Kefar-Najum.
Jua 6:60  Al oír esto, muchos de sus talmidim dijeron: "Esta es una palabra dura; ¿quién puede soportar oírla?"[64]
Jua 6:61  Pero Yahshúa, sabiendo en sí mismo que sus talmidim estaban murmurando sobre esto, les dijo: "¿Es esto de tropiezo para ustedes?
Jua 6:62  ¿Supongan que pudieran ver al Ben Ha Adam subiendo a donde estaba antes?
Jua 6:63  El Ruaj es el que da vida; la carne no es de ayuda. Las Palabras que les he hablado a ustedes son Ruaj y Vida,
Jua 6:64  a pesar de esto, algunos de ustedes no confían." Porque Yahshúa sabía desde el principio [Bereshit] cual de ellos no iba a confiar en El, también cual de ellos le traicionaría.
Jua 6:65  Y dijo: "Por esto les dije que nadie puede venir a mí a menos que el Padre se lo haga posible a él."
Jua 6:66  Desde este momento en adelante muchos de sus talmidim se volvieron atrás, y ya no viajaban con El.[65]
Jua 6:67  De modo que Yahshúa le dijo a los Doce: "¿No quieren irse ustedes también?"
Jua 6:68  Shimeon Kefa le respondió: "¿Adón a quién iremos? Tú tienes la palabra de vida eterna.
Jua 6:69  Nosotros hemos confiado, y sabemos que Tú eres el HaKadosh de YAHWEH."
Jua 6:70  Yahshúa les respondió: "¿No fui Yo quién los escogió a los Doce? A pesar de esto, uno de ustedes es el enemigo."
Jua 6:71  El hablaba de Yahudáh Ben-Shimeon de Keriot, porque este hombre muy pronto le traicionaría, y era uno de los Doce.

 


 

Jua 6:1  "Después de esto, Jesús cruzó el lago de Galilea (o lago Tiberias)."
Jua 6:2  Mucha gente seguía a Jesús porque veía los milagros que hacía al sanar a los enfermos.
Jua 6:3  Jesús subió a la colina y se sentó allí con sus seguidores.
Jua 6:4  Ya estaba cerca la fiesta de la Pascua judía.
Jua 6:5  "Cuando Jesús miró alrededor, vio a la multitud que se le acercaba y dijo a Felipe: -¿Dónde podremos comprar suficiente pan para que toda esta gente pueda comer?"
Jua 6:6  "Jesús le dijo esto para ponerlo a prueba, pues ya sabía lo que iba a hacer."
Jua 6:7  Felipe le respondió: -Todos tendríamos que trabajar durante un mes para poder comprar suficiente pan para que cada uno coma aquí aunque sea un poquito.
Jua 6:8  "Otro seguidor de Jesús, Andrés, que era el hermano de Simón Pedro, le dijo:"
Jua 6:9  "-Aquí hay un niño que tiene cinco panes de cebada y dos pescados, pero no es suficiente para tanta gente."
Jua 6:10  Jesús le dijo: -Hagan que toda la gente se siente. Era un prado amplio y se pudieron sentar los cinco mil hombres que había.
Jua 6:11  Entonces Jesús tomó los panes y después de dar gracias a Dios se los dio a los que estaban allí. Así mismo repartió el pescado. Todos comieron lo que quisieron.
Jua 6:12  "Cuando quedaron satisfechos, Jesús les dijo a sus seguidores: -Recojan los pedazos que sobraron para no desperdiciar nada."
Jua 6:13  Los seguidores los recogieron hasta llenar doce canastas con las sobras de pan de cebada.
Jua 6:14  Al ver este milagro la gente decía: -¡Seguro que este hombre es el Profeta que iba a venir al mundo!
Jua 6:15  Jesús se dio cuenta de que lo iban a hacer rey a la fuerza. Por eso subió otra vez a la colina para estar solo.
Jua 6:16  Al anochecer los seguidores bajaron al lago.
Jua 6:17  Ya estaba bien oscuro y Jesús todavía no llegaba a donde estaban ellos. Subieron a un bote y comenzaron a cruzar el lago hacia Capernaúm.
Jua 6:18  Había un viento muy fuerte y las olas eran cada vez más grandes.
Jua 6:19  Remaron unos cinco o seis kilómetros y entonces vieron a Jesús caminando sobre el agua. Se estaba acercando al bote y los seguidores estaban asustados.
Jua 6:20  Pero él les dijo: -¡Soy yo! No se asusten.
Jua 6:21  "Después de que Jesús dijo eso, se sintieron contentos de subirlo al bote. Inmediatamente llegaron al lugar donde querían ir."
Jua 6:22  "Algunos de la multitud se habían quedado al otro lado del lago. Al día siguiente ellos vieron que Jesús no se había subido al bote con sus seguidores. Sabían que sus seguidores se habían ido solos, sin Jesús."
Jua 6:23  Entonces algunos botes que venían de Tiberias llegaron cerca del lugar donde la gente había comido pan después de que el Señor dio gracias.
Jua 6:24  Cuando se dieron cuenta de que ni Jesús ni sus seguidores estaban allí. Entonces subieron a los botes y se fueron para Capernaúm a buscar a Jesús.
Jua 6:25  "Cuando ellos lo encontraron al lado del lago, le preguntaron: -Maestro, ¿cuándo llegaste aquí?"
Jua 6:26  Jesús les contestó: -Les digo la verdad: ustedes no me están buscando porque vieron los milagros. Me buscan porque comieron pan y quedaron llenos.
Jua 6:27  No trabajen para ganar la comida que se daña. Mejor trabajen para ganar la comida que se mantiene siempre en buen estado. La comida que da vida eterna es la que da el Hijo del hombre. Dios Padre ha puesto su sello de aprobación sobre el Hijo del hombre.
Jua 6:28  Le preguntaron: -¿Qué es lo que Dios quiere que hagamos?
Jua 6:29  Jesús contestó: -Esto es lo que Dios pide que hagan: que crean en quien él envió.
Jua 6:30  "Le preguntaron: -¿Qué milagro vas a hacer para probar que eres tú? Si vemos que haces un milagro, te creeremos. ¿Qué vas a hacer?"
Jua 6:31  Nuestros antepasados comieron maná en el desierto. Así dice en las Escrituras: 'Dios les dio pan del cielo para que comieran'.
Jua 6:32  "Entonces Jesús les dijo: -Les digo la verdad: Moisés no fue el que les dio pan del cielo, sino que mi Padre es quien les da el verdadero pan del cielo."
Jua 6:33  Pues el pan que Dios da baja del cielo y da vida al mundo.
Jua 6:34  "Le dijeron: -Señor, danos ese pan de ahora en adelante."
Jua 6:35  "Jesús les dijo: -Yo soy el pan de vida. El que viene a mí, nunca tendrá hambre; quien cree en mí, nunca tendrá sed."
Jua 6:36  Pero les dije antes que ustedes ya me han visto y aun así no creen.
Jua 6:37  "Todo aquel que el Padre haga venir a mí, será mi seguidor; yo nunca lo rechazaré."
Jua 6:38  "Porque no bajé del cielo para hacer lo que yo quiero, sino lo que quiere Dios, quien me envió."
Jua 6:39  El Padre me envió y él no quiere que pierda a ninguno de los que me ha dado sino que los resucite en el día final.
Jua 6:40  Él quiere que todo el que vea al Hijo y crea en él tenga vida eterna y yo lo resucite en el día final.
Jua 6:41  "Entonces los judíos empezaron a criticar porque Jesús dijo: ""Yo soy el pan que ha bajado del cielo""."
Jua 6:42  "Y dijeron: -¿No es este Jesús, el hijo de José? Conocemos a su papá y a su mamá, ¿cómo puede decir que ha bajado del cielo?"
Jua 6:43  Jesús les respondió: -Ya dejen de criticar.
Jua 6:44  "El Padre que me envió es quien trae a la gente hacia mí. Yo resucitaré a esa gente en el día final. Si a alguien no lo trae el Padre, entonces ese no puede acercarse a mí."
Jua 6:45  "Los profetas escribieron: 'Y Dios les enseñará a todos'. Todo el que escuche al Padre y aprenda de él, viene a mí."
Jua 6:46  No estoy diciendo que alguno haya visto al Padre. El único que ha visto al Padre es el que vino de Dios y él lo ha visto.
Jua 6:47  """Les digo la verdad: el que cree tiene vida eterna."
Jua 6:48  Yo soy el pan que da vida.
Jua 6:49  "Sus antepasados comieron maná en el desierto, pero de todas maneras murieron."
Jua 6:50  "Aquí está el pan que baja del cielo. El que lo come, no muere."
Jua 6:51  "Yo soy el pan viviente que bajó del cielo. Si alguno come este pan, vivirá para siempre. Este pan es mi cuerpo y lo entregaré para que la gente pueda tener vida""."
Jua 6:52  Entonces los judíos comenzaron a discutir entre ellos. Se preguntaban: -¿Cómo va a hacer ese para darnos a comer su propio cuerpo?
Jua 6:53  "Jesús les dijo: -Les digo la verdad: deben comer el cuerpo del Hijo del hombre y beber su sangre. Si no lo hacen, no tendrán la verdadera vida dentro de ustedes."
Jua 6:54  "El que come mi cuerpo y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final."
Jua 6:55  Mi cuerpo es comida verdadera y mi sangre es bebida verdadera.
Jua 6:56  "El que come mi cuerpo y bebe mi sangre, vive en mí y yo vivo en él."
Jua 6:57  """El Padre que me envió vive, y yo vivo debido a él. Así mismo el que se alimenta de mí, vivirá debido a mí."
Jua 6:58  "Yo no soy como el pan que sus antepasados comieron. Ellos comieron de ese pan, pero de todas maneras murieron. Yo soy el pan que bajó del cielo. Si alguien come de este pan, vivirá para siempre""."
Jua 6:59  Jesús decía esto cuando estaba enseñando en la sinagoga de Capernaúm.
Jua 6:60  "Los seguidores de Jesús oyeron esto, y muchos de ellos dijeron: -Su enseñanza es difícil. ¿Quién puede aceptarla?"
Jua 6:61  Jesús supo que ellos estaban quejándose por esto y les dijo: -¿Les molesta esta enseñanza?
Jua 6:62  ¿Les va a molestar cuando vean que el Hijo del hombre vuelve al lugar de donde vino?
Jua 6:63  "No es el cuerpo el que le da vida a uno, sino el espíritu. Las palabras que les he dicho son espíritu y por lo tanto dan vida."
Jua 6:64  "Pero algunos de ustedes no creen. Es que Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién era el que lo iba a traicionar. También dijo:"
Jua 6:65  -Por esto les digo que ninguno puede venir a mí si el Padre no lo permite.
Jua 6:66  Esta fue la razón por la que muchos seguidores de Jesús lo abandonaron y no lo siguieron más.
Jua 6:67  Entonces Jesús les dijo a los doce apóstoles: -¿Ustedes también se quieren ir?
Jua 6:68  "Simón Pedro le contestó: -Señor, ¿a dónde iríamos? Tú tienes palabras que dan vida eterna."
Jua 6:69  Confiamos en ti y sabemos que eres el Santo de Dios.
Jua 6:70  "Jesús les respondió: -Yo los escogí a ustedes doce, ¿no? Pero hasta uno de ustedes es como el diablo."
Jua 6:71  "Jesús se refería a Judas, el hijo de Simón Iscariote, uno de los doce, quien lo iba a traicionar."

 


 
  Conocen nuestro sitio 449141 visitantes (1673323 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!