Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W224
 


 BibliadeEstudioAdventistaEvangelio.Juan: 02.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Juan.


 

Jua 2:1  Y al tercer día boda hubo en Caná de la Galilea, y estaba la madre de Jesús allí;
Jua 2:2  y habíase también convidado a Jesús y a sus discípulos a la boda.
Jua 2:3  Y, faltando vino, dice la madre de Jesús a él: «Vino no tienen».
Jua 2:4  Dícele Jesús: «¿Qué a mí y a ti(a) , mujer? aún no llega mi hora(b) ».
Jua 2:5  Dice su madre a los servidores: «Cuanto os dijere él, haced».
Jua 2:6  Y había allí lapídeas hidrias(c)  seis, conforme a la purificación de los judíos, puestas, que cogían cada una metretas(d)  dos o tres.
Jua 2:7  Díceles Jesús: «Llenad las hidrias de agua». Y llenáronlas hasta arriba.
Jua 2:8  Y díceles: «Sacad ahora y llevad al arquitriclino(e) ». Y ellos llevaron.
Jua 2:9  Y, como gustó el arquitriclino el agua vino hecha (y no sabía de dónde es; pero los servidores sabían, los que habían sacado el agua), llama al esposo el arquitriclino,
Jua 2:10  y dícele: «Todo hombre primero el hermoso vino pone, y, cuando están ebrios(f) , el inferior: tú has guardado el hermoso vino hasta ahora».
Jua 2:11  Esta hizo principio(g)  de las señales Jesús, en Caná de la Galilea; y manifestó su gloria; y creyeron en él sus discípulos.
Jua 2:12  Después de esto bajó a Cafarnaúm él, y la madre de él, y los hermanos, y los discípulos de él; y allí permaneció no muchos días.
Jua 2:13  Y cerca estaba la Pascua de los judíos, y subió a Jerusalén Jesús.
Jua 2:14  Y halló en el santuario los vendientes de bueyes, y ovejas y palomas, y los cambistas sentados;
Jua 2:15  y, haciendo un azote de cuerdas, todos(h)  arrojó del santuario, así las ovejas como los bueyes; y de los cambistas desparramó los cambios(i) , y las mesas volcó;
Jua 2:16  y a los que las palomas vendían, dijo: «Alzad esto de aquí; no hagáis la casa de mi Padre casa de negocio».
Jua 2:17  Recordaron los discípulos que está escrito: «El celo de tu casa devórame».
Jua 2:18  Respondieron, pues, los judíos y dijeron: «¿Qué señal nos muestras, que esto haces?»
Jua 2:19  Respondió Jesús y díjoles: «Disolved este templo, y en tres días levantárele».
Jua 2:20  Dijéronle, pues, los judíos: «En cuarenta y seis años edificóse este templo; ¿y tú en tres días levantarásle?»
Jua 2:21  Mas aquél decía del templo de su cuerpo.
Jua 2:22  Cuando resurgió, pues, de muertos, recordaron sus discípulos que esto decía y creyeron a la escritura y la palabra que dijo Jesús.
Jua 2:23  Y, como estaba en Jerusalén, en la pascua, la fiesta, muchos creyeron en su nombre, viendo sus señales, que hacía;
Jua 2:24  mas Jesús mismo no se creía(j)  de ellos, por conocer él a todos,
Jua 2:25  y porque no menester había él de que alguno atestiguara acerca del hombre; pues él conocía qué había en el hombre.

 


 

Jua 2:1  Al tercer día hubo una boda en Caná de Galilea, y estaba allí la Madre de Jesús.
Jua 2:2  Fue invitado también Jesús con sus discípulos a la boda.
Jua 2:3  No tenían vino, porque el vino de la boda se había acabado. La madre de Jesús le dijo: No tienen vino.
Jua 2:4  Díjole Jesús: Mujer, ¿qué nos va a ti y a mí? No es aún llegada mi hora.
Jua 2:5  Dijo la madre a los servidores: Haced lo que El os diga.
Jua 2:6  Había allí seis tinajas de piedra para las purificaciones de los judíos, en cada una de las cuales cabían dos o tres metretas.
Jua 2:7  Díjoles Jesús: Llenad las tinajas de agua. Las llenaron hasta el borde,
Jua 2:8  y El les dijo: Sacad ahora y llevadlo al maestre sala. Se lo llevaron,
Jua 2:9  y luego que el maestresala probó el agua convertida en vino — él no sabía de dónde venía, pero lo sabían los servidores, que habían sacado el agua — , llamó al novio
Jua 2:10  y le dijo: Todos sirven primero el vino bueno, y cuando están ya bebidos, el peor; pero tú has guardado hasta ahora el vino mejor."
Jua 2:11  Este fue el primer milagro que hizo Jesús, en Cana de Galilea, manifestó su gloria y creyeron en El sus discípulos.
Jua 2:12  Después de esto bajó a Cafarnaúm El con su Madre, sus hermanos y sus discípulos, y permanecieron allí algunos días.
Jua 2:13  Estaba próxima la Pascua de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén.
Jua 2:14  Encontró en el templo a los vendedores de bueyes, de ovejas y de palomas, y a los cambistas sentados;"
Jua 2:15  y, haciendo de cuerdas un azote, los arrojó a todos del templo, con las ovejas y los bueyes; derramó el dinero de los cambistas y derribó las mesas;"
Jua 2:16  y a los que vendían palomas les dijo: Quitad de aquí todo esto y no hagáis de la casa de mi Padre casa de contratación.
Jua 2:17  Se acordaron sus discípulos que está escrito: “El celo de tu casa me consume.”
Jua 2:18  Los judíos tomaron la palabra y le dijeron: ¿Qué señal das para obrar así?
Jua 2:19  Respondió Jesús y dijo: Destruid este templo y en tres días lo levantaré.
Jua 2:20  Replicaron los judíos: Cuarenta y seis años se han empleado en edificar este templo, ¿y tú vas a levantarlo en tres días?
Jua 2:21  Pero El hablaba del templo de su cuerpo.
Jua 2:22  Cuando resucitó de entre los muertos, se acordaron sus discípulos de que había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra que Jesús había dicho.
Jua 2:23  Al tiempo en que estuvo en Jerusalén por la fiesta de la Pascua, creyeron muchos en su nombre viendo los milagros que hacía;"
Jua 2:24  pero Jesús no se confiaba a ellos, porque los conocía a todos,
Jua 2:25  y no tenía necesidad de que nadie diese testimonio del hombre, pues El conocía lo que en el hombre había.

 


 

Jua 2:1  Tres días después María, la madre de Jesús, fue a una boda en un pueblo llamado Caná, en la región de Galilea.
Jua 2:2  Jesús y sus discípulos también habían sido invitados.
Jua 2:3  Durante la fiesta de bodas se acabó el vino. Entonces María le dijo a Jesús: —Ya no tienen vino.
Jua 2:4  Jesús le respondió: —Madre, ese no es asunto nuestro. Aún no ha llegado el momento de que yo les diga quién soy.
Jua 2:5  Entonces María les dijo a los sirvientes: «Hagan todo lo que Jesús les diga.»
Jua 2:6  Allí había seis grandes tinajas para agua, de las que usan los judíos en sus ceremonias religiosas. En cada tinaja cabían unos cien litros.
Jua 2:7  Jesús les dijo a los sirvientes: «Llenen de agua esas tinajas.» Los sirvientes llenaron las tinajas hasta el borde.
Jua 2:8  Luego Jesús les dijo: «Ahora, saquen un poco y llévenselo al encargado de la fiesta, para que lo pruebe.» Así lo hicieron.
Jua 2:9  El encargado de la fiesta probó el agua que había sido convertida en vino, y se sorprendió, porque no sabía de dónde había salido ese vino. Pero los sirvientes sí lo sabían. Enseguida el encargado de la fiesta llamó al novio
Jua 2:10  y le dijo: «Siempre se sirve primero el mejor vino, y luego, cuando ya los invitados han bebido bastante, se sirve el vino corriente. Tú, en cambio, has dejado el mejor vino para el final.»
Jua 2:11  Jesús hizo esta primera señal en Caná de Galilea. Así empezó a mostrar el gran poder que tenía, y sus discípulos creyeron en él.
Jua 2:12  Después de esto, Jesús fue con su madre, sus hermanos y sus discípulos al pueblo de Cafarnaúm, y allí se quedaron unos días.
Jua 2:13  Como ya se acercaba la fiesta de los judíos llamada la Pascua, Jesús fue a la ciudad de Jerusalén.
Jua 2:14  Allí, en el templo, encontró a algunos hombres vendiendo bueyes, ovejas y palomas; otros estaban sentados a sus mesas, cambiando monedas extranjeras por monedas judías.
Jua 2:15  Al ver esto, Jesús tomó unas cuerdas, hizo un látigo con ellas, y echó a todos fuera del templo, junto con sus ovejas y bueyes. También arrojó al piso las monedas de los que cambiaban dinero, y volcó sus mesas.
Jua 2:16  Y a los que vendían palomas les ordenó: «Saquen esto de aquí. ¡La casa de Dios, mi Padre, no es un mercado!»
Jua 2:17  Al ver esto, los discípulos recordaron el pasaje de la Biblia que dice: «El amor que siento por tu templo me quema como un fuego.»
Jua 2:18  Luego, los jefes de los judíos le preguntaron a Jesús: —¿Con qué autoridad haces esto?
Jua 2:19  Jesús les contestó: —Destruyan este templo, y en sólo tres días volveré a construirlo.
Jua 2:20  Los jefes respondieron: —Para construir este templo fueron necesarios cuarenta y seis años, ¿y tú crees poder construirlo en tres días?
Jua 2:21  Pero Jesús estaba hablando de su propio cuerpo.
Jua 2:22  Por eso, cuando Jesús resucitó, los discípulos recordaron que él había dicho esto. Entonces creyeron lo que dice la Biblia y lo que Jesús había dicho.
Jua 2:23  Mientras Jesús estaba en la ciudad de Jerusalén, durante la fiesta de la Pascua, muchos creyeron en él porque vieron los milagros que hacía.
Jua 2:24  Pero Jesús no confiaba en ellos, ni necesitaba que le dijeran nada de nadie, porque los conocía a todos y sabía lo que pensaban.

 


 

Jua 2:1  Tres días después se celebraron unas bodas en Caná de Galilea, donde se hallaba la madre de Jesús .
Jua 2:2  Fue también convidado a las bodas Jesús con sus discípulos.
Jua 2:3  Y como viniese a faltar el vino, dijo a Jesús su madre: No tienen vino.
Jua 2:4  Le respondió Jesús : Mujer, ¿qué nos va a mí y a ti? Aún no es llegada mi hora.
Jua 2:5  Dijo entonces su madre a los sirvientes: Haced lo que él os diga.
Jua 2:6  Estaban allí seis tinajas de piedra, destinadas para las purificaciones de los judíos; en cada una de las cuales cabían dos o tres cántaras.
Jua 2:7  Les dijo Jesús : Llenad de agua aquellas tinajas. Y las llenaron hasta arriba.
Jua 2:8  Les dijo después Jesús : Sacad ahora en algún vaso, y llevadle al mayordomo. Lo hicieron así.
Jua 2:9  Apenas probó el mayordomo el agua convertida en vino, como él no sabía de dónde era, aunque sabían los sirvientes que la habían sacado, llamó al esposo.
Jua 2:10  Y le dijo: Todos sirven al principio el vino mejor; y cuando los convidados han bebido ya a satisfacción, sacan el más flojo: tú al contrario has reservado el buen vino para lo último.
Jua 2:11  Así en Caná de Galilea hizo Jesús el primero de sus milagros, con que manifestó su gloria, y sus discípulos creyeron más en él.
Jua 2:12  Después de esto pasó a Cafarnaúm con su madre, sus hermanos o parientes, y sus discípulos, en donde se detuvieron pocos días.
Jua 2:13  Estaba ya cerca la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén .
Jua 2:14  Y encontrando en el templo gentes que vendían bueyes, y ovejas, y palomas, y cambistas sentados en sus mesas,
Jua 2:15  habiendo formado de cuerdas como un azote, los echó a todos del templo, con las ovejas y bueyes, y derramó por el suelo el dinero de los cambistas, derribando las mesas.
Jua 2:16  Y hasta a los que vendían palomas, les dijo: Quitad eso de aquí, y no queráis hacer de la casa de mi Padre una casa de tráfico.
Jua 2:17  Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me tiene consumido.
Jua 2:18  Pero los judíos se dirigieron a él, y le preguntaron: ¿Qué señal nos das de tu autoridad para hacer estas cosas?
Jua 2:19  Les respondió Jesús : Destruid este templo, y yo en tres días lo reedificaré.
Jua 2:20  Los judíos le dijeron: Cuarenta y seis años se han gastado en la reedificación de este templo, y tú lo has de levantar en tres días?
Jua 2:21  Mas él les hablaba del templo de su cuerpo.
Jua 2:22  Así, cuando hubo resucitado de entre los muertos, sus discípulos hicieron memoria de que lo dijo por esto, y creyeron, con más viva fe, a la Escritura y a las palabras de Jesús .
Jua 2:23  En el tiempo, pues, que estuvo en Jerusalén con motivo de la fiesta de la Pascua , creyeron muchos en su nombre, viendo los milagros que hacía.
Jua 2:24  Verdad es que Jesús no se fiaba de ello, porque los conocía bien a todos,
Jua 2:25  y no necesitaba que nadie le diera testimonio acerca de hombre alguno, porque sabía él mismo lo que hay dentro de cada hombre.

 


 

Jua 2:1 

Las bodas de Caná
  Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús.
Jua 2:2  Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos.
Jua 2:3  Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino.
Jua 2:4  Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora.
Jua 2:5  Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere.(A)
Jua 2:6  Y estaban allí seis tinajas de piedra para agua, conforme al rito de la purificación de los judíos, en cada una de las cuales cabían dos o tres cántaros.
Jua 2:7  Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba.
Jua 2:8  Entonces les dijo: Sacad ahora, y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron.
Jua 2:9  Cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo,
Jua 2:10  y le dijo: Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior; mas tú has reservado el buen vino hasta ahora.
Jua 2:11  Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en él.
Jua 2:12  Después de esto descendieron a Capernaum,(B) él, su madre, sus hermanos y sus discípulos; y estuvieron allí no muchos días.

Jesús purifica el templo
(Mt. 21.12-13; Mr. 11.15-18; Lc. 19.45-46)
 
Jua 2:13  Estaba cerca la pascua(C) de los judíos; y subió Jesús a Jerusalén,
Jua 2:14  y halló en el templo a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas allí sentados.
Jua 2:15  Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas;
Jua 2:16  y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado.
Jua 2:17  Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consume.(D)
Jua 2:18  Y los judíos respondieron y le dijeron: ¿Qué señal nos muestras, ya que haces esto?
Jua 2:19  Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.(E)
Jua 2:20  Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás?
Jua 2:21  Mas él hablaba del templo de su cuerpo.
Jua 2:22  Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho.

Jesús conoce a todos los hombres
 
Jua 2:23  Estando en Jerusalén en la fiesta de la pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo las señales que hacía.
Jua 2:24  Pero Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque conocía a todos,
Jua 2:25  y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre.

 


 

Jua 2:1  Y al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús.
Jua 2:2  Y fue también llamado Jesús y sus discípulos a las bodas.
Jua 2:3  Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: Vino no tienen.
Jua 2:4  Y le dice Jesús: ¿Qué tengo yo contigo, mujer? Aún no ha venido mi hora.
Jua 2:5  Su madre dice a los que servían: Haced todo lo que os dijere.
Jua 2:6  Y estaban allí seis tinajuelas de piedra para agua, conforme a la purificación de los judíos, que cabían en cada una dos o tres cántaros.
Jua 2:7  Les dice Jesús: Llenad estas tinajuelas de agua. Y las llenaron hasta arriba.
Jua 2:8  Y les dice: Sacad ahora, y presentad al maestresala. Y le presentaron.
Jua 2:9  Y cuando el maestresala gustó el agua hecha vino, que no sabía de dónde era; (mas los que servían, lo sabían, quienes habían sacado el agua), el maestresala llama al esposo,
Jua 2:10  Y le dice: Todo hombre pone primero el buen vino, y cuando ya están satisfechos, entonces lo que es peor; mas tú has guardado el buen vino hasta ahora.
Jua 2:11  Este principio de los señales hizo el Señor en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en él.
Jua 2:12  Después de esto descendió a Capernaum, él, su madre, y sus hermanos, y sus discípulos; y estuvieron allí no muchos días.
Jua 2:13  Y estaba cerca la Pascua de los judíos; y subió Jesús a Jerusalén.
Jua 2:14  Y halló en el Templo a los que vendían bueyes, y ovejas, y palomas, y a los cambiadores de dinero sentados.
Jua 2:15  Y hecho un azote de cuerdas, los echó a todos del Templo, y las ovejas, y los bueyes; y derramó los dineros de los cambiadores, y trastornó las mesas;
Jua 2:16  y a los que vendían las palomas, dijo: Quitad de aquí esto; no hagáis la Casa de mi Padre casa de mercado.
Jua 2:17  Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu Casa me consumió.
Jua 2:18  Y los judíos respondieron, y le dijeron: ¿Qué señal nos muestras de que haces esto?
Jua 2:19  Respondió Jesús, y les dijo: Desatad este templo, y en tres días yo lo levantaré.
Jua 2:20  Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue este templo edificado, ¿y tú en tres días lo levantarás?
Jua 2:21  Mas él hablaba del templo de su cuerpo.
Jua 2:22  Por tanto, cuando resucitó de los muertos, sus discípulos se acordaron que les había dicho esto; y creyeron a la Escritura, y a la palabra que Jesús había dicho.
Jua 2:23  Y estando en Jerusalén en la Pascua, en el día de la Fiesta, muchos creyeron en su nombre, viendo las señales que hacía.
Jua 2:24  Mas el mismo Jesús no se confiaba a sí mismo de ellos, porque él conocía a todos,
Jua 2:25  y no tenía necesidad que alguien le diese testimonio del hombre; porque él sabía lo que había en el hombre.

 


 

Jua 2:1  And the third day there was a marriage in Cana of Galilee; and the mother of Jesus was there:
Jua 2:2  And both Jesus was called, and his disciples, to the marriage.
Jua 2:3  And when they wanted wine, the mother of Jesus saith unto him, They have no wine.
Jua 2:4  Jesus saith unto her, Woman, what have I to do with thee? mine hour is not yet come.
Jua 2:5  His mother saith unto the servants, Whatsoever he saith unto you, do it.
Jua 2:6  And there were set there six waterpots of stone, after the manner of the purifying of the Jews, containing two or three firkins apiece.
Jua 2:7  Jesus saith unto them, Fill the waterpots with water. And they filled them up to the brim.
Jua 2:8  And he saith unto them, Draw out now, and bear unto the governor of the feast. And they bare it.
Jua 2:9  When the ruler of the feast had tasted the water that was made wine, and knew not whence it was: (but the servants which drew the water knew;) the governor of the feast called the bridegroom,
Jua 2:10  And saith unto him, Every man at the beginning doth set forth good wine; and when men have well drunk, then that which is worse: but thou hast kept the good wine until now.
Jua 2:11  This beginning of miracles did Jesus in Cana of Galilee, and manifested forth his glory; and his disciples believed on him.
Jua 2:12  After this he went down to Capernaum, he, and his mother, and his brethren, and his disciples: and they continued there not many days.
Jua 2:13  And the Jews' passover was at hand, and Jesus went up to Jerusalem,
Jua 2:14  And found in the temple those that sold oxen and sheep and doves, and the changers of money sitting:
Jua 2:15  And when he had made a scourge of small cords, he drove them all out of the temple, and the sheep, and the oxen; and poured out the changers' money, and overthrew the tables;
Jua 2:16  And said unto them that sold doves, Take these things hence; make not my Father's house an house of merchandise.
Jua 2:17  And his disciples remembered that it was written, The zeal of thine house hath eaten me up.
Jua 2:18  Then answered the Jews and said unto him, What sign shewest thou unto us, seeing that thou doest these things?
Jua 2:19  Jesus answered and said unto them, Destroy this temple, and in three days I will raise it up.
Jua 2:20  Then said the Jews, Forty and six years was this temple in building, and wilt thou rear it up in three days?
Jua 2:21  But he spake of the temple of his body.
Jua 2:22  When therefore he was risen from the dead, his disciples remembered that he had said this unto them; and they believed the scripture, and the word which Jesus had said.
Jua 2:23  Now when he was in Jerusalem at the passover, in the feast day, many believed in his name, when they saw the miracles which he did.
Jua 2:24  But Jesus did not commit himself unto them, because he knew all men,
Jua 2:25  And needed not that any should testify of man: for he knew what was in man.

 


 

Jua 2:1  Tres días después se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la madre de Jesús.
Jua 2:2  Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos.
Jua 2:3  Y, como faltara vino, porque se había acabado el vino de la boda, le dice a Jesús su madre: «No tienen vino.»
Jua 2:4  Jesús le responde: «¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora.»
Jua 2:5  Dice su madre a los sirvientes: = «Haced lo que él os diga.» =
Jua 2:6  Había allí seis tinajas de piedra, puestas para las purificaciones de los judíos, de dos o tres medidas cada una.
Jua 2:7  Les dice Jesús: «Llenad las tinajas de agua.» Y las llenaron hasta arriba.
Jua 2:8  «Sacadlo ahora, les dice, y llevadlo al maestresala.» Ellos lo llevaron.
Jua 2:9  Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, como ignoraba de dónde era (los sirvientes, los que habían sacado el agua, sí que lo sabían), llama el maestresala al novio
Jua 2:10  y le dice: «Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora.»
Jua 2:11  Así, en Caná de Galilea, dio Jesús comienzo a sus señales. Y manifestó su gloria, y creyeron en él sus discípulos.
Jua 2:12  Después bajó a Cafarnaúm con su madre y sus hermanos y sus discípulos, pero no se quedaron allí muchos días.
Jua 2:13  Se acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén.
Jua 2:14  Y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas en sus puestos.
Jua 2:15  Haciendo un látigo con cuerdas, echó a todos fuera del Templo, con las ovejas y los bueyes; desparramó el dinero de los cambistas y les volcó las mesas;
Jua 2:16  y dijo a los que vendían palomas: «Quitad esto de aquí. No hagáis de la Casa de mi Padre una casa de mercado.»
Jua 2:17  Sus discípulos se acordaron de que estaba escrito: = El celo por tu Casa me devorará. =
Jua 2:18  Los judíos entonces le replicaron diciéndole: «Qué señal nos muestras para obrar así?»
Jua 2:19  Jesús les respondió: «Destruid este Santuario y en tres días lo levantaré.»
Jua 2:20  Los judíos le contestaron: «Cuarenta y seis años se han tardado en construir este Santuario, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?»
Jua 2:21  Pero él hablaba del Santuario de su cuerpo.
Jua 2:22  Cuando resucitó, pues, de entre los muertos, se acordaron sus discípulos de que había dicho eso, y creyeron en la Escritura y en las palabras que había dicho Jesús.
Jua 2:23  Mientras estuvo en Jerusalén, por la fiesta de la Pascua, creyeron muchos en su nombre al ver las señales que realizaba.
Jua 2:24  Pero Jesús no se confiaba a ellos porque los conocía a todos
Jua 2:25  y no tenía necesidad de que se le diera testimonio acerca de los hombres, pues él conocía lo que hay en el hombre.

 


 

Jua 2:1  Al tercer día hubo una boda en Caná, un pueblo de Galilea. La madre de Jesús estaba allí,
Jua 2:2  y Jesús y sus discípulos fueron también invitados a la boda.
Jua 2:3  Se acabó el vino, y la madre de Jesús le dijo:
 –Ya no tienen vino.
Jua 2:4  Jesús le contestó:
 –Mujer, ¿por qué me dices esto? Mi hora[1] no ha llegado todavía.
Jua 2:5  Ella dijo a los que estaban sirviendo:
 –Hagan todo lo que él les diga. [2]
Jua 2:6  Había allí seis tinajas de piedra, para el agua que usan los judíos en sus ceremonias de purificación. [3] En cada tinaja cabían de cincuenta a setenta litros de agua.
Jua 2:7  Jesús dijo a los sirvientes:
 –Llenen de agua estas tinajas. Las llenaron hasta arriba,
Jua 2:8  y Jesús les dijo:
 –Ahora saquen un poco y llévenselo al encargado de la fiesta. Así lo hicieron.
Jua 2:9  El encargado de la fiesta probó el agua convertida en vino, sin saber de dónde había salido; solo los sirvientes lo sabían, pues ellos habían sacado el agua. Así que el encargado llamó al novio
Jua 2:10  y le dijo:
 –Todo el mundo sirve primero el mejor vino, y cuando los invitados y a han bebido bastante, entonces se sirve el vino corriente. Pero tú has guardado el mejor vino hasta ahora.
Jua 2:11  Esto que hizo Jesús en Caná de Galilea fue la primera señal milagrosa con la cual mostró su gloria; y sus discípulos creyeron en él.
Jua 2:12  Después de esto se fue a Cafarnaúm, acompañado de su madre, sus hermanos y sus discípulos; y allí estuvieron unos cuantos días.
Jua 2:13  Como y a se acercaba la fiesta de la Pascua[4] de los judíos, Jesús fue a Jerusalén.
Jua 2:14  y encontró en el templo a los vendedores de novillos, ovejas y palomas, y a los que estaban sentados en los puestos donde se le cambiaba el dinero a la gente.
Jua 2:15  Al verlo, Jesús tomó unas cuerdas, se hizo un látigo y los echó a todos del templo, junto con sus ovejas y sus novillos. A los que cambiaban dinero les arrojó las monedas al suelo y les volcó las mesas.
Jua 2:16  A los vendedores de palomas les dijo:
 –¡Saquen esto de aquí! ¡No hagan un mercado de la casa de mi Padre!
Jua 2:17  Entonces sus discípulos se acordaron de la Escritura que dice: "Me consumirá el celo por tu casa."[5]
Jua 2:18  Los judíos le preguntaron:
 –¿Qué prueba nos das de tu autoridad para hacer esto?
Jua 2:19  Jesús les contestó:
 –Destruyan este templo, y en tres días volveré a levantarlo. [6]
Jua 2:20  Los judíos le dijeron:
 –Cuarenta y seis años se ha trabajado en la construcción de este templo, [7] ¿y tú en tres días lo vas a levantar?
Jua 2:21  Pero el templo al que Jesús se refería era su propio cuerpo.
Jua 2:22  Por eso, cuando resucitó, sus discípulos se acordaron de esto que había dicho, y creyeron en la Escritura y en las palabras de Jesús.
Jua 2:23  Mientras Jesús estaba en Jerusalén, en la fiesta de la Pascua, muchos creyeron en él al ver las señales milagrosas que hacía.
Jua 2:24  Pero Jesús no confiaba en ellos, porque los conocía a todos.
Jua 2:25  No necesitaba que nadie le dijera nada acerca de la gente, pues él mismo conocía el corazón del hombre.

 


 

Jua 2:1  Ahora bien, al tercer día se efectuó un banquete de bodas en Caná de Galilea, y estaba allí la madre de Jesús.
Jua 2:2  Jesús y sus discípulos también fueron invitados al banquete de bodas.
Jua 2:3  Cuando faltó el vino, la madre de Jesús le dijo: “No tienen vino”.
Jua 2:4  Pero Jesús le dijo: “¿Qué tengo que ver contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora”.
Jua 2:5  Su madre dijo a los que ministraban: “Todo cuanto les diga, háganlo”.
Jua 2:6  Sucedió que había puestas allí seis tinajas de piedra para agua según lo exigido por los reglamentos de purificación de los judíos, cada una de las cuales podía contener dos o tres medidas de líquido.
Jua 2:7  Jesús les dijo: “Llenen de agua las tinajas de agua”. Y las llenaron hasta el borde.
Jua 2:8  Y les dijo: “Saquen un poco ahora y llévenlo al director del banquete”. De modo que ellos lo llevaron.
Jua 2:9  Pues bien, cuando el director del banquete probó el agua que había sido convertida en vino, pero no sabía de dónde venía, aunque lo sabían los que ministraban que habían sacado el agua, el director del banquete llamó al novio
Jua 2:10  y le dijo: “Todo otro hombre pone primero el vino excelente, y cuando la gente está embriagada, el inferior. Tú has reservado el vino excelente hasta ahora”.
Jua 2:11  Jesús ejecutó esto en Caná de Galilea como principio de sus señales, y puso de manifiesto su gloria; y sus discípulos pusieron su fe en él.
Jua 2:12  Después de esto, él y su madre y hermanos y sus discípulos bajaron a Capernaum, pero no se quedaron allí muchos días.
Jua 2:13  Pues bien, se acercaba la pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén.
Jua 2:14  Y halló en el templo a los que vendían ganado vacuno y ovejas y palomas, y a los corredores de cambios en sus asientos.
Jua 2:15  Por consiguiente, después de hacer un látigo de cuerdas, expulsó del templo a todos aquellos junto con las ovejas y el ganado vacuno, y desparramó las monedas de los cambistas y volcó sus mesas.
Jua 2:16  Y dijo a los que vendían las palomas: “¡Quiten estas cosas de aquí! ¡Dejen de hacer de la casa de mi Padre una casa de mercancías!”.
Jua 2:17  Sus discípulos recordaron que está escrito: “El celo por tu casa me consumirá”.
Jua 2:18  Por lo tanto, en respuesta, los judíos le dijeron: “¿Qué señal tienes para mostrarnos, ya que haces estas cosas?”.
Jua 2:19  En respuesta, Jesús les dijo: “Derriben este templo, y en tres días lo levantaré”.
Jua 2:20  Por eso dijeron los judíos: “Este templo fue edificado en cuarenta y seis años, ¿y tú en tres días lo levantarás?”.
Jua 2:21  Pero él hablaba acerca del templo de su cuerpo.
Jua 2:22  Sin embargo, cuando fue levantado de entre los muertos, sus discípulos recordaron que él solía decir esto; y creyeron la Escritura y el dicho que Jesús dijo.
Jua 2:23  Sin embargo, cuando estuvo en Jerusalén en la pascua, en la fiesta de esta, muchos pusieron su fe en el nombre de él al ver las señales que él ejecutaba.
Jua 2:24  Pero Jesús mismo no se confiaba a ellos, porque los conocía a todos
Jua 2:25  y porque no tenía necesidad de que nadie diera testimonio acerca del hombre, porque él mismo conocía lo que había en el hombre.

 


 

Jua 2:1  Tres días después María, la madre de Jesús, fue a una boda en un pueblo llamado Caná, en la región de Galilea.
Jua 2:2  Jesús y sus discípulos también habían sido invitados.
Jua 2:3  Durante la fiesta de bodas se acabó el vino. Entonces María le dijo a Jesús: —Ya no tienen vino.
Jua 2:4  Jesús le respondió: —Madre, ese no es asunto nuestro. Aún no ha llegado el momento de que yo les diga quién soy.
Jua 2:5  Entonces María les dijo a los sirvientes: «Hagan todo lo que Jesús les diga.»
Jua 2:6  Allí había seis grandes tinajas para agua, de las que usan los judíos en sus ceremonias religiosas. En cada tinaja cabían unos cien litros.
Jua 2:7  Jesús les dijo a los sirvientes: «Llenen de agua esas tinajas.» Los sirvientes llenaron las tinajas hasta el borde.
Jua 2:8  Luego Jesús les dijo: «Ahora, saquen un poco y llévenselo al encargado de la fiesta, para que lo pruebe.» Así lo hicieron.
Jua 2:9  El encargado de la fiesta probó el agua que había sido convertida en vino, y se sorprendió, porque no sabía de dónde había salido ese vino. Pero los sirvientes sí lo sabían. Enseguida el encargado de la fiesta llamó al novio
Jua 2:10  y le dijo: «Siempre se sirve primero el mejor vino, y luego, cuando ya los invitados han bebido bastante, se sirve el vino corriente. Tú, en cambio, has dejado el mejor vino para el final.»
Jua 2:11  Jesús hizo esta primera señal en Caná de Galilea. Así empezó a mostrar el gran poder que tenía, y sus discípulos creyeron en él.
Jua 2:12  Después de esto, Jesús fue con su madre, sus hermanos y sus discípulos al pueblo de Cafarnaúm, y allí se quedaron unos días.
Jua 2:13  Como ya se acercaba la fiesta de los judíos llamada la Pascua, Jesús fue a la ciudad de Jerusalén.
Jua 2:14  Allí, en el templo, encontró a algunos hombres vendiendo bueyes, ovejas y palomas; otros estaban sentados a sus mesas, cambiando monedas extranjeras por monedas judías.
Jua 2:15  Al ver esto, Jesús tomó unas cuerdas, hizo un látigo con ellas, y echó a todos fuera del templo, junto con sus ovejas y bueyes. También arrojó al piso las monedas de los que cambiaban dinero, y volcó sus mesas.
Jua 2:16  Y a los que vendían palomas les ordenó: «Saquen esto de aquí. ¡La casa de Dios, mi Padre, no es un mercado!»
Jua 2:17  Al ver esto, los discípulos recordaron el pasaje de la Biblia que dice: «El amor que siento por tu templo me quema como un fuego.»
Jua 2:18  Luego, los jefes de los judíos le preguntaron a Jesús: —¿Con qué autoridad haces esto?
Jua 2:19  Jesús les contestó: —Destruyan este templo, y en sólo tres días volveré a construirlo.
Jua 2:20  Los jefes respondieron: —Para construir este templo fueron necesarios cuarenta y seis años, ¿y tú crees poder construirlo en tres días?
Jua 2:21  Pero Jesús estaba hablando de su propio cuerpo.
Jua 2:22  Por eso, cuando Jesús resucitó, los discípulos recordaron que él había dicho esto. Entonces creyeron lo que dice la Biblia y lo que Jesús había dicho.
Jua 2:23  Mientras Jesús estaba en la ciudad de Jerusalén, durante la fiesta de la Pascua, muchos creyeron en él porque vieron los milagros que hacía.
Jua 2:24  Pero Jesús no confiaba en ellos, ni necesitaba que le dijeran nada de nadie, porque los conocía a todos y sabía lo que pensaban.

 


 

Jua 2:1  Dos días después había una boda en Kenah de Galil y la madre de Yahshúa estaba allí.
Jua 2:2  Yahshúa también estaba invitado a la boda junto con sus talmidim.
Jua 2:3  El vino se terminó, y la madre de Yahshúa le dijo: "Ellos ya no tienen vino."
Jua 2:4  Yahshúa respondió: "Madre, ¿por qué eso me tiene que importar a mí o a ti? Aún mi hora no ha llegado."
Jua 2:5  Su madre le dijo a los sirvientes: "Hagan lo que El les diga."[12]
Jua 2:6  Ahora bien, había allí seis vasijas de piedra utilizadas para guardar agua para la ceremonia Judía del lavado de manos,[13] cada una con una capacidad de veinte o treinta galones.
Jua 2:7  Yahshúa les dijo: "Llenen las vasijas con agua," y ellos las llenaron hasta el borde.
Jua 2:8  Entonces les dijo: "Ahora, saquen un poco y llévenlo al maestro de ceremonias del banquete," y ellos se lo llevaron.
Jua 2:9  El maestro de ceremonias probó el agua; ¡ahora estaba convertida en vino! El no sabía de donde había venido, pero los sirvientes que habían sacado el agua si sabían. Así que llamó al novio,
Jua 2:10  y le dijo: "Todo el mundo sirve el mejor vino primero y el de inferior calidad después que la gente ha bebido libremente. ¡Pero tú has guardado el buen vino hasta ahora!"
Jua 2:11  Esta, la primera de las señales milagrosas de Yahshúa, la hizo en Kenah de Galil; El manifestó su gloria, y sus talmidim vinieron a confiar en El.[14]
Jua 2:12  Después de esto, El, su madre, sus hermanos y sus talmidim fueron a Kefar-Najum, y se quedaron allí unos días.
Jua 2:13  Era casi el tiempo para la Festividad de Pésaj en Yahudáh, así que Yahshúa subió a Yerushalayim.
Jua 2:14  En los terrenos del Templo se encontró a aquellos que vendían bueyes, corderos y palomas, y a otros que se sentaban junto a las mesas cambiando dinero.
Jua 2:15  Haciendo un látigo con cuerdas, echó fuera de los terrenos del Templo a todos, también echó los corderos y los bueyes. Volcó las mesas de los cambistas de dinero, regando todas las monedas;
Jua 2:16  y a los vendedores de palomas les dijo: "¡Saquen todas estas cosas de aquí! ¿Cómo se atreven a convertir la casa de mi Padre en un mercado?"[15]
Jua 2:17  Sus talmidim se recordaron después que el Tanaj dice: "El celo por tu casa me devorará."[Sal 69:9]
Jua 2:18  Así que los Yahudim le confrontaron preguntándole: "¿Qué señales milagrosas puedes mostrarnos para probar que tienes el derecho de hacer esto?"
Jua 2:19  Yahshúa les respondió: "Destruyan este Templo y en tres días Yo lo levantaré otra vez."[16]
Jua 2:20  Los Yahudim dijeron: "Tomó cuarenta y seis años para construir este Templo, ¿y Tú lo vas a levantar en tres días?"
Jua 2:21  Pero el "templo" del que El hablaba era su propio cuerpo.
Jua 2:22  Por lo tanto, cuando El fue levantado de entre los muertos sus talmidim recordaron que El había dicho esto; y confiaron en el Tanaj y en lo que Yahshúa había dicho .
Jua 2:23  Ahora, mientras Yahshúa estaba en Yerushalayim en el tiempo de la Festividad de Pésaj hubo mucha gente que creyó en Su Nombre[17] cuando vio los milagros que El hacía.
Jua 2:24  Pero El mismo no se fiaba de ellos, porque conocía como es la gente;
Jua 2:25  esto es, El no necesitaba que nadie le informara sobre una persona, porque conocía lo que hay en el corazón de la gente.

 


 

Jua 2:1  Dos días después hubo una boda en Caná de Galilea. La mamá de Jesús fue a la boda.
Jua 2:2  También habían invitado a Jesús y a sus seguidores.
Jua 2:3  "Cuando se acabó el vino, la mamá de Jesús le dijo: -Ya no tienen vino."
Jua 2:4  "Jesús le dijo: -Mamá, no deberías decirme lo que tengo que hacer. No ha llegado el momento para que yo comience mi misión."
Jua 2:5  La mamá de Jesús les dijo a los que estaban sirviendo: -Hagan todo lo que él les diga.
Jua 2:6  En ese lugar había seis vasijas de piedra y cada una podía contener entre ochenta y ciento veinte litros de agua. Los judíos las usaban para lavarse en sus ceremonias.
Jua 2:7  Jesús les dijo a los que servían: -Llenen las vasijas con agua. Entonces las llenaron hasta el borde.
Jua 2:8  Luego Jesús les dijo: -Ahora saquen un poco de agua y llévenla al encargado del banquete. Entonces llevaron el agua al encargado.
Jua 2:9  "Este probó el agua que se había convertido en vino. Él no sabía de dónde lo habían sacado, pero los siervos sí. Después, el encargado del banquete llamó al novio y"
Jua 2:10  "le dijo: -Todo el mundo sirve el mejor vino primero. Cuando los invitados se emborrachan, sirven el más barato. Pero tú has guardado el mejor vino hasta ahora."
Jua 2:11  Este fue el primero de los milagros que Jesús hizo. Sucedió en Caná de Galilea. Así mostró su grandeza y sus seguidores creyeron en él.
Jua 2:12  "Después de esto, Jesús fue con su mamá, sus hermanos y sus seguidores a Capernaúm y se quedaron allí unos pocos días."
Jua 2:13  "Era casi la fecha de la Pascua judía, así que Jesús se fue a Jerusalén."
Jua 2:14  "En el área del templo, Jesús encontró a la gente vendiendo terneros, ovejas y palomas y también a los que cambian dinero sentados en sus mesas."
Jua 2:15  Entonces Jesús hizo un látigo de cuerdas y echó a todos del área del templo junto con las ovejas y los terneros. Arrojó al suelo las monedas de los que cambian dinero y les volcó sus mesas.
Jua 2:16  A los que estaban vendiendo palomas les dijo: -¡Sáquenlas de aquí! ¡No hagan de la casa de mi padre una plaza de mercado!
Jua 2:17  "Cuando pasó esto, los seguidores recordaron que estaba escrito: ""La emoción que siento por tu casa acabará conmigo"". Los judíos le respondieron:"
Jua 2:18  -Muéstranos un milagro para probar que tienes derecho de hacer esto.
Jua 2:19  Jesús les contestó: -Destruyan este templo y lo volveré a construir en tres días.
Jua 2:20  "Los judíos le dijeron: -Para construir este templo se demoraron cuarenta y seis años, ¿y tú vas a construirlo en tres días?"
Jua 2:21  "Con la palabra ""templo"", Jesús quiso decir ""mi cuerpo""."
Jua 2:22  "Después de que él fue resucitado de la muerte, sus seguidores recordaron lo que había dicho. Entonces creyeron en las Escrituras y en lo que Jesús dijo."
Jua 2:23  "Jesús estaba en Jerusalén durante la fiesta de la Pascua, y mucha gente creyó en él porque vio los milagros que hizo."
Jua 2:24  Pero Jesús no confiaba en ellos porque sabía lo que estaban pensando.
Jua 2:25  Jesús no necesitaba que nadie le dijera cómo era la gente porque sabía de antemano lo que todos pensaban.

 


 
  Conocen nuestro sitio 446985 visitantes (1663565 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!