Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W192
 


  BibliadeEstudioAdventista2 Corintios 11.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de 1.2 de Corintios.


 

2Co 11:1  Ojalá supieseis algún poco de la insipiencia mía(a) ; —empero, también sufridme.
2Co 11:2  Pues céloos con de Dios celo; que os he concertado a un varón virgen pura presentar: al Cristo;
2Co 11:3  pues temo no sea que, como la serpiente engañó a Eva en su astucia, se corrompan vuestros pensamientos de la simplicidad y pureza la para con Cristo.
2Co 11:4  Pues ciertamente, si el que viene, a otro Jesús predica que no hemos predicado; u otro espíritu recibís que no habéis recibido, o evangelio otro que no habéis recibido, bellamente sufrís(b) .
2Co 11:5  Pues estimo en nada haberme quedado atrás de los muy grandemente apóstoles(c) .
2Co 11:6  Mas, aunque indocto en la palabra, empero no en la ciencia; sino que en todo habiéndonos manifestado en todas las cosas a vosotros.
2Co 11:7  ¿O pecado he hecho humillándome para que vosotros fueseis exaltados, porque gratuitamente el de Dios Evangelio os he evangelizado?
2Co 11:8  Otras Iglesias he despojado tomando estipendio para vuestro servicio; y, presente entre vosotros y necesitado, no he molestado a nadie;
2Co 11:9  (pues la necesidad mía fueron llenando los hermanos, viniendo de Macedonia) y en todo ingravoso heme a vosotros guardado y guardaré.
2Co 11:10  Está la verdad de Cristo en mí: de que esta gloriación no será obstruida para conmigo en las regiones de la Acaya.
2Co 11:11  ¿Por qué? ¿porque no os amo? ¡Dios sabe!
2Co 11:12  Mas, lo que hago, también haré, para cortar la ocasión de los que quieren ocasión(d) , para, en lo que se glorían, hallarse, así como también nosotros.
2Co 11:13  Pues los tales, pseudoapóstoles(e)  obreros fraudulentos, transfigurándose en apóstoles de Cristo.
2Co 11:14  Y no(f)  maravilla; que el mismo Satanás transfigúrase en ángel de luz.
2Co 11:15  No cosa grande, por tanto, sino también sus ministros se transfiguran cual ministros de justicia; cuyo fin será según las obras de ellos.
2Co 11:16  Otra vez digo: que nadie crea ser yo insipiente; pero, de no(g) , también como a insipiente recibidme, para también yo algún tanto gloriarme.
2Co 11:17  Lo que hablo, no según Señor hablo, sino como en insipiencia(h) : en esta materia de gloriación.
2Co 11:18  Puesto que muchos se glorían según la carne; también yo me gloriaré(i) .
2Co 11:19  Pues de grado sufrís a los insipientes, sabios siendo vosotros;
2Co 11:20  pues sufrís, si alguno os esclaviza; si alguno devora; si alguno coge; si alguno se yergue; si alguno de rostro os desgarra(j) .
2Co 11:21  Por afrenta digo, como si nosotros hubiésemos flaqueado; pero en lo que alguno es osado(k)  (en insipiencia digo) osado soy también yo.
2Co 11:22  ¿Hebreos son? También yo. ¿Israelitas son? También yo. ¿Simiente de Abrahán son? También yo.
2Co 11:23  ¿Ministros de Cristo son? (desatinando hablo): más(l)  yo: en trabajos más abundantemente, en prisiones más abundantemente; en golpes desmedidamente; en muertes a menudo.
2Co 11:24  De judíos cinco veces cuarenta(m) , menos uno, he recibido;
2Co 11:25  tres veces he sido apaleado, una vez lapidado, tres veces he naufragado, una noche y día en el piélago(n)  he pasado;
2Co 11:26  viajes(o)  a menudo, peligros de ríos, peligros de bandoleros, peligros de linaje(p) , peligros de gentes, peligros en ciudad, peligros en páramo, peligros en mar, peligros en pseudohermanos,
2Co 11:27  trabajo y miseria; en vigilias a menudo, en hambre y sed, en ayunos a menudo, en frío y desnudez.
2Co 11:28  Fuera de lo demás: el concurso a mí el cotidiano, la solicitud de todas las Iglesias.
2Co 11:29  ¿Quién enferma, y no enfermo? ¿Quién se escandaliza, y yo no me abraso?
2Co 11:30  Si gloriarse es menester, de lo de mi flaqueza gloriaréme.
2Co 11:31  El Dios y Padre del Señor Jesús sabe —el que es bendito por los siglos— que no miento.
2Co 11:32  En Damasco el etnarca(q)  de Aretas, el rey guardaba, la ciudad de los damascenos para prenderme;
2Co 11:33  Y, por ventana, en espuerta, descolgóseme por el muro, y escapé de sus manos.  

 


 

2Co 11:1  ¡ Ojalá soportéis un poco mi demencia! Pero soportadla;"
2Co 11:2  porque os celo con celo de Dios, pues os he desposado a un solo marido para presentaros a Cristo como casta virgen.
2Co 11:3  Pero temo que como la serpiente engañó a Eva con su astucia, también corrompa vuestros pensamientos, apartándolos de la sinceridad y de la santidad debidas a Cristo.
2Co 11:4  Porque si viniese alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o dándoos otro Espíritu que el que os ha sido dado, u otro evangelio que el que habéis recibido, lo soportaríais.
2Co 11:5  Pero yo creo que en nada soy inferior a esos preclaros apóstoles,
2Co 11:6  y aunque imperio de palabra, no de ciencia, pues en todo y siempre la hemos manifestado entre vosotros.
2Co 11:7  ¿O es que he cometido un pecado humillándome a mí mismo, para que vosotros fueseis ensalzados, predicándoos gratuitamente el Evangelio de Dios?
2Co 11:8  Despojé a otras iglesias, recibiendo de ellas estipendio para serviros a vosotros;"
2Co 11:9  y estando entre vosotros y hallándome necesitado, a nadie fue gravoso, pues a mis necesidades subvinieron los hermanos venidos de Macedonia; y en todo momento me guardé y me guardaré de seros gravoso."
2Co 11:10  ? por la verdad de Cristo que está en mí, que esta gloria no sufrirá mengua en las regiones de Acaya.
2Co 11:11  ¿Por qué? ¿Porque no os amo? Eso Dios lo sabe.
2Co 11:12  Lo que yo ahora hago también lo haré en lo futuro, para cortar toda ocasión a los que la buscan de hallar en qué gloriarse igual que nosotros.
2Co 11:13  Pues esos falsos apóstoles, obreros engañosos, se disfrazan de apóstoles de Cristo;"
2Co 11:14  y no es maravilla, pues el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz.
2Co 11:15  No es, pues, mucho que sus ministros se disfracen de ministros de la justicia: Su fin será el que corresponde a sus obras.
2Co 11:16  Una vez más os digo, que nadie me tenga por insensato, y en todo caso, toleradme como insensato, permitiéndome que un poco me gloríe.
2Co 11:17  Lo que voy a decir, no lo digo según el Señor, sino como en locura, que me da pie para gloriarme.
2Co 11:18  Puesto que muchos se glorían según la carne, también yo me gloriaré.
2Co 11:19  Pues con gusto soportáis a los insensatos, siendo vosotros sensatos.
2Co 11:20  Soportáis que os esclavicen, que os devoren, que os engañen, que se engrían, que os abofeteen.
2Co 11:21  Con sonrojo mío lo digo, es que nosotros nos hemos mostrado débiles. En aquello en que cualquiera ose gloriarse, en locura lo digo, también osaré yo.
2Co 11:22  ¿Son hebreos? También yo. ¿Son israelitas? También yo. ¿Son descendencia de Abraham? También yo.
2Co 11:23  ¿Son ministros de Cristo? Hablando en locura, más yo; en muchos trabajos, en muchas prisiones, en muchos azotes, en, frecuentes peligros de muerte."
2Co 11:24  Cinco veces recibí de los judíos cuarenta azotes menos uno.
2Co 11:25  Tres veces fui azotado con varas, una vez fui apedreado, tres veces padecí naufragio, un día y una noche pasé en los abismos del mar;"
2Co 11:26  muchas veces en viaje me vi en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros aje, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre los falsos hermanos,
2Co 11:27  trabajos y miserias, en prolongadas vigilias, en hambre y sed, en ayunos frecuentes, en frío y en desnudez;"
2Co 11:28  esto sin hablar de otras cosas, de mis cuidados de cada día, de la preocupación por todas las iglesias.
2Co 11:29  ¿Quién desfallece que no desfallezca yo? ¿Quién se escandaliza que yo no me abrase?
2Co 11:30  Si es menester gloriarse, me gloriaré en lo que es mi flaqueza.
2Co 11:31  Dios y Padre del Señor Jesucristo, que es bendito por los siglos, sabe que no miento.
2Co 11:32  En Damasco el etnarca del rey Aretas puso guardia en la ciudad de los damascenos para prenderme,
2Co 11:33  y por una ventana, en una espuerta, fui descolgado por el muro, y escapé a sus manos.

 


 

2Co 11:1  Por favor, sopórtenme, aunque parezca yo estar un poco loco.
2Co 11:2  Dios ha hecho que yo me preocupe por ustedes. Lo que quiero es que ustedes sean siempre fieles a Cristo, es decir, que sean como una novia ya comprometida para casarse, que le es fiel a su novio y se mantiene pura para él.
2Co 11:3  Pero tengo miedo de que les pase lo mismo que a Eva, que fue engañada por la astuta serpiente. También ustedes pueden ser engañados y dejar de pensar con sinceridad y pureza acerca de Cristo.
2Co 11:4  Y es que ustedes aceptan con gusto a todo el que viene y les habla de un Jesús distinto del que nosotros les hemos anunciado. Aceptan un espíritu diferente del Espíritu Santo que recibieron, y un mensaje distinto del que aceptaron.
2Co 11:5  Pero yo no soy menos importante que los que vinieron después, y que se creen unos superapóstoles.
2Co 11:6  Aunque yo no hablo tan bien como ellos, sé tanto o más que ellos, y lo he demostrado una y otra vez.
2Co 11:7  ¿Cuál fue mi pecado? Lo único que hice fue anunciarles la buena noticia de Dios sin cobrarles nada; me resté importancia, para dársela a ustedes,
2Co 11:8  y para servirlos y ayudarlos, recibí dinero de otras iglesias.
2Co 11:9  Cuando estuve entre ustedes y necesité algo, nunca les pedí que me ayudaran. Los miembros de la iglesia en la región de Macedonia llegaron y me dieron lo que necesitaba. Traté de que ustedes no tuvieran que molestarse por mí, y así lo seguiré haciendo.
2Co 11:10  Así como estoy seguro de que conozco la verdad de Cristo, también estoy seguro de que en toda la región de Acaya nadie me quitará esta satisfacción.
2Co 11:11  Pero no digo esto porque no los quiera. ¡Dios sabe que los quiero mucho!
2Co 11:12  Voy a continuar como hasta ahora, sin recibir dinero de ustedes. Así esos falsos profetas no podrán sentirse importantes. Andan engañando a la gente diciendo que son apóstoles de Cristo y que sirven a Dios igual que nosotros.
2Co 11:14  Lo cual no es extraño. ¡Hasta Satanás se disfraza de ángel de luz,
2Co 11:15  y también sus ayudantes se disfrazan de gente que hace el bien! Pero al final recibirán el castigo que merecen por sus malas acciones.
2Co 11:16  Vuelvo a repetirles: no quiero que me tomen por loco. Y aunque lo estuviera, acéptenme así, para que pueda sentirme un poco orgulloso.
2Co 11:17  Voy a decirles algo, pero no de parte de Dios. Reconozco que hablar bien de mí mismo es una locura,
2Co 11:18  pero ya que hay tantos que hablan bien de sí mismos, ¿por qué no voy a hacerlo yo también?
2Co 11:19  ¡Ustedes son tan inteligentes, que con mucho gusto soportan a los locos!
2Co 11:20  ¡Hasta aguantan a quienes los tratan como esclavos y se aprovechan de ustedes, a quienes los engañan y desprecian, y a quienes los golpean en la cara!
2Co 11:21  Me da vergüenza decirlo, pero nosotros no nos atrevimos a tratarlos así. Pero ya que otros se atreven a presumir, yo también lo voy a hacer, aunque sea una locura.
2Co 11:22  Si ellos son hebreos, yo también lo soy. ¿Son israelitas? Yo también. ¿Son de la familia de Abraham? Yo también.
2Co 11:23  ¿Son servidores de Cristo? Yo lo soy más todavía, aunque sea una locura decirlo. Yo he trabajado más que ellos, he estado preso más veces, me han azotado con látigos más que a ellos, y he estado más veces que ellos en peligro de muerte.
2Co 11:24  Cinco veces las autoridades judías me han dado treinta y nueve azotes con un látigo.
2Co 11:25  Tres veces las autoridades romanas me han golpeado con varas. Una vez me tiraron piedras. En tres ocasiones se hundió el barco en que yo viajaba. Una vez pasé una noche y un día en alta mar, hasta que me rescataron.
2Co 11:26  He viajado mucho. He cruzado ríos arriesgando mi vida, he estado a punto de ser asaltado, me he visto en peligro entre la gente de mi pueblo y entre los extranjeros, en la ciudad y en el campo, en el mar y entre falsos hermanos de la iglesia.
2Co 11:27  He trabajado mucho, y he tenido dificultades. Muchas noches las he pasado sin dormir. He sufrido hambre y sed, y por falta de ropa he pasado frío.
2Co 11:28  Por si esto fuera poco, nunca dejo de preocuparme por todas las iglesias.
2Co 11:29  Me enferma ver que alguien se enferme, y me avergüenza y me enoja ver que se haga pecar a otros.
2Co 11:30  Si de algo puedo estar orgulloso, es de lo débil que soy.
2Co 11:31  El Dios y Padre del Señor Jesús, que merece ser siempre alabado, sabe que no estoy mintiendo.
2Co 11:32  Cuando estuve en Damasco, el gobernador nombrado por el rey Aretas puso guardias en la ciudad para arrestarme.
2Co 11:33  Pero pude escapar porque unos amigos me pusieron en un canasto, y me bajaron por una ventana de la muralla de la ciudad. 

 


 

2Co 11:1  ¡Oh, si soportaseis por un poco mi indiscreción! Mas, sí, soportadme, y sufridme,
2Co 11:2  ya que soy amante celoso de vosotros y celoso en nombre de Dios. Pues que os tengo desposados con este único esposo, que es Cristo , para presentaros a él como una pura y casta virgen.
2Co 11:3  Mas temo que así como la serpiente engañó a Eva con su astucia, así sean maleados vuestros espíritus, y degeneren de la sencillez propia del discípulo de Cristo .
2Co 11:4  En efecto, si el que va a predicaros, os anunciase otro Cristo que el que os hemos predicado; u os hiciese recibir otro espíritu más perfecto que el que habéis recibido; u otra buena nueva mejor que el que habéis abrazado, pudierais con razón sufrirlo, y seguirle;
2Co 11:5  mas yo nada pienso haber hecho menos que los más grandes apóstoles.
2Co 11:6  Porque dado que yo sea tosco en el hablar, no lo soy ciertamente en la ciencia de Cristo ; en fin, vosotros nos tenéis bien conocidos en todo.
2Co 11:7  ¿Acaso habré cometido una falta cuando, por ensalzaros a vosotros, me he humillado yo mismo, predicándoos gratuitamente la buena nueva de Dios?
2Co 11:8  He despojado, por decirlo así, a otras iglesias, recibiendo de ellas las asistencias de que necesitaba para serviros a vosotros.
2Co 11:9  Y estando yo en vuestra patria, y necesitado, a nadie no obstante fui gravoso, proveyéndome de lo que me faltaba los hermanos venidos de Macedonia; y en todas ocasiones me guardé de serviros de carga, y me guardaré en adelante.
2Co 11:10  Os aseguro por la verdad de Cristo que está en mí, que no tendrá mengua en mí esta gloria en las regiones de Acaya.
2Co 11:11  ¿Y por qué? ¿Será porque no os amo? Dios lo sabe, y ve mi intenso amor.
2Co 11:12  Pero yo hago esto, y lo haré todavía, a fin de cortar enteramente una ocasión de gloriarse a aquellos que la buscan con hacer alarde de parecer en todo semejantes a nosotros, para encontrar en esto un motivo de gloriarse.
2Co 11:13  Pues los tales falsos apóstoles son operarios engañosos, e hipócritas, que se disfrazan de apóstoles de Cristo .
2Co 11:14  Y no es de extrañar, pues el mismo Satanás se transforma en ángel de luz.
2Co 11:15  Así no es mucho que sus ministros se transfiguren en ministros de justicia o de santidad; mas su paradero será conforme a sus obras.
2Co 11:16  Vuelvo a repetir, (no me tenga ninguno por imprudente, o al menos sufridme como si lo fuese, y permitidme que me alabe todavía algún tanto)
2Co 11:17  lo que voy a decir para tomar de ello motivo de gloriarme, creed, si queréis, que yo no lo digo según Dios, sino que es una especie de imprudencia o jactancia mía;
2Co 11:18  mas ya que muchos se glorían según la carne, dejad, que yo también me gloriaré,
2Co 11:19  puesto que siendo como sois prudentes, aguantáis sin pena a los imprudentes.
2Co 11:20  Porque vosotros aguantáis a quien os reduce a esclavitud, a quien os devora, a quien toma vuestros bienes estafándoos, a quien os trata con altanería, a quien os hiere en el rostro, o llena de injurias.
2Co 11:21  Digo esto con confusión mía, pues en este punto pasamos por sobrado débiles, o moderados. Pero en cualquiera otra cosa de que alguno presumiere y se vanagloriare (os parecerá que hablo sin cordura) no menos presumo yo:
2Co 11:22  ¿Son hebreos?, yo también lo soy. ¿Son israelitas?, también yo. ¿Son del linaje de Abrahán?, también lo soy yo:
2Co 11:23  ¿Son ministros de Cristo ? (aunque me expongo a pasar por imprudente), diré que yo lo soy más que ellos, pues me he visto en muchísimos más trabajos, más en las cárceles, en azotes sin medida, en riesgos de muerte frecuentemente;
2Co 11:24  cinco veces recibí de los judíos cuarenta azotes menos uno;
2Co 11:25  tres veces fui azotado con varas; una vez apedreado; tres veces naufragué; estuve una noche y un día como hundido en alta mar, a punto de sumergirme.
2Co 11:26  Me he hallado en penosos viajes muchas veces, en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en poblado, peligros en despoblado, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos;
2Co 11:27  en toda suerte de trabajos y miserias, en muchas vigilias y desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y desnudez.
2Co 11:28  Fuera de estas cosas o males exteriores, cargan sobre mí las ocurrencias de cada día, por la solicitud y cuidado de todas las iglesias.
2Co 11:29  ¿Quién enferma, que no enferme yo con él?; ¿quién es escandalizado, o cae en pecado, que yo no me requeme?
2Co 11:30  Si es preciso gloriarse de alguna cosa, me gloriaré de aquellas que son propias de mi flaqueza.
2Co 11:31  Dios que es el Padre de nuestro Señor Jesucristo, y que es para siempre bendito, sabe que no miento ni exagero.
2Co 11:32  Y aún no he dicho que estando en Damasco, el gobernador de la provincia por el rey Aretas, tenía puestas guardias a la ciudad para prenderme;
2Co 11:33  mas por una ventana fui descolgado del muro abajo en un serón, y así escapé de sus manos. 

 


 

2Co 11:1  ¡Ojalá me toleraseis un poco de locura! Sí, toleradme.
2Co 11:2  Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo.
2Co 11:3  Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva,(A) vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.
2Co 11:4  Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis;
2Co 11:5  y pienso que en nada he sido inferior a aquellos grandes apóstoles.
2Co 11:6  Pues aunque sea tosco en la palabra, no lo soy en el conocimiento; en todo y por todo os lo hemos demostrado.
2Co 11:7  ¿Pequé yo humillándome a mí mismo, para que vosotros fueseis enaltecidos, por cuanto os he predicado el evangelio de Dios de balde?
2Co 11:8  He despojado a otras iglesias, recibiendo salario para serviros a vosotros.
2Co 11:9  Y cuando estaba entre vosotros y tuve necesidad, a ninguno fui carga, pues lo que me faltaba, lo suplieron los hermanos que vinieron de Macedonia,(B) y en todo me guardé y me guardaré de seros gravoso.
2Co 11:10  Por la verdad de Cristo que está en mí, que no se me impedirá esta mi gloria en las regiones de Acaya.
2Co 11:11  ¿Por qué? ¿Porque no os amo? Dios lo sabe.
2Co 11:12  Mas lo que hago, lo haré aún, para quitar la ocasión a aquellos que la desean, a fin de que en aquello en que se glorían, sean hallados semejantes a nosotros.
2Co 11:13  Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo.
2Co 11:14  Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz.
2Co 11:15  Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras. 

Sufrimientos de Pablo como apóstol
 
2Co 11:16  Otra vez digo: Que nadie me tenga por loco; o de otra manera, recibidme como a loco, para que yo también me gloríe un poquito.
2Co 11:17  Lo que hablo, no lo hablo según el Señor, sino como en locura, con esta confianza de gloriarme.
2Co 11:18  Puesto que muchos se glorían según la carne, también yo me gloriaré;
2Co 11:19  porque de buena gana toleráis a los necios, siendo vosotros cuerdos.
2Co 11:20  Pues toleráis si alguno os esclaviza, si alguno os devora, si alguno toma lo vuestro, si alguno se enaltece, si alguno os da de bofetadas.
2Co 11:21  Para vergüenza mía lo digo, para eso fuimos demasiado débiles.
 Pero en lo que otro tenga osadía (hablo con locura), también yo tengo osadía.
2Co 11:22  ¿Son hebreos? Yo también. ¿Son israelitas? Yo también. ¿Son descendientes de Abraham? También yo.
2Co 11:23  ¿Son ministros de Cristo? (Como si estuviera loco hablo.) Yo más; en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles(C) más; en peligros de muerte muchas veces.
2Co 11:24  De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno.(D)
2Co 11:25  Tres veces he sido azotado con varas;(E) una vez apedreado;(F) tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar;
2Co 11:26  en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación,(G) peligros de los gentiles,(H) peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos;
2Co 11:27  en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez;
2Co 11:28  y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias.
2Co 11:29  ¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno?
2Co 11:30  Si es necesario gloriarse, me gloriaré en lo que es de mi debilidad.
2Co 11:31  El Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien es bendito por los siglos, sabe que no miento.
2Co 11:32  En Damasco, el gobernador de la provincia del rey Aretas guardaba la ciudad de los damascenos para prenderme;
2Co 11:33  y fui descolgado del muro en un canasto por una ventana, y escapé de sus manos.(I) 
 

 


 

2Co 11:1  Bien que toleraseis un poco mi locura; pero toleradme.
2Co 11:2  Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado a un marido, para presentaros como una virgen limpia al Cristo.
2Co 11:3  Mas temo que como la serpiente engañó a Eva con su astucia, sean corrompidos así vuestros sentidos en alguna manera, y caigan de la simplicidad que es en el Cristo.
2Co 11:4  Por lo cual si alguno que viniere predicare otro Cristo diferente al que hemos predicado, o recibiereis otro Espíritu del que habéis recibido, u otro Evangelio del que habéis aceptado, lo sufrierais bien.
2Co 11:5  En verdad pienso que en nada he sido inferior a aquellos grandiosos apóstoles.
2Co 11:6  Porque aunque soy basto en la palabra, empero no en la ciencia; mas en todo somos ya del todo manifiestos a vosotros.
2Co 11:7  ¿Por ventura pequé humillándome a mí mismo, para que vosotros fueseis ensalzados? Porque os he predicado el Evangelio de Dios de balde.
2Co 11:8  He sacado de las otras Iglesias, recibiendo salario para ministraros a vosotros.
2Co 11:9  Y estando con vosotros y teniendo necesidad, a ninguno de vosotros fui carga; porque lo que me faltaba, lo suplieron los hermanos que vinieron de Macedonia; y en todo me guardé de seros gravoso, y me guardaré.
2Co 11:10  Es la verdad del Cristo en mí, que esta gloria no me será sellado en las partes de Acaya.
2Co 11:11  ¿Por qué? ¿Porque no os amo? Dios lo sabe.
2Co 11:12  Mas lo que hago, lo haré aún, para quitar la ocasión de aquellos que la desean para ser hallados semejantes a nosotros en lo que se glorían.
2Co 11:13  Porque estos falsos apóstoles, son obreros fraudulentos, transfigurándose en apóstoles de Cristo.
2Co 11:14  Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se transfigura en ángel de luz.
2Co 11:15  Así que, no es mucho si sus ministros se transfiguran como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.
2Co 11:16  Otra vez digo: Que nadie me estime ser loco; de otra manera, recibidme como a loco, para que aun me gloríe yo un poquito.
2Co 11:17  Lo que hablo, no lo hablo según el Señor, sino como en locura, con esta confianza de gloria.
2Co 11:18  Puesto que muchos se glorían según la carne, también yo me gloriaré.
2Co 11:19  Porque de buena gana toleráis los locos, siendo vosotros sabios;
2Co 11:20  porque toleráis si alguno os pone en servidumbre, si alguno os devora, si alguno toma, si alguno se ensalza, si alguno os hiere en la cara.
2Co 11:21  Lo digo en cuanto a la afrenta, como si nosotros hubiésemos sido flacos (en esta parte). Pero en lo que otro tuviere osadía (hablo con locura), también yo tengo osadía.
2Co 11:22  ¿Son hebreos? Yo también. ¿Son israelitas? Yo también. ¿Son simiente de Abraham? También yo.
2Co 11:23  ¿Son ministros de Cristo? (Como poco sabio hablo), yo más; en trabajos más abundante ; en azotes más; en cárceles más; en muertes, muchas veces.
2Co 11:24  De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno.
2Co 11:25  Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; noche y día he estado en lo profundo (del mar);
2Co 11:26  en caminos, muchas veces; peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros con falsos hermanos;
2Co 11:27  en trabajo y fatiga, en muchas vigilias, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez;
2Co 11:28  y además de otras cosas, mi combate de cada día es la solicitud de todas las Iglesias.
2Co 11:29  ¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿Quién se tropieza, y yo no me quemo?
2Co 11:30  Si es necesario gloriarse, me gloriaré yo de lo que es de mi flaqueza.
2Co 11:31  El Dios y Padre del Señor nuestro Jesús, el Cristo, que es bendito por los siglos, sabe que no miento.
2Co 11:32  En Damasco, el capitán de la gente del rey Aretas guardaba la ciudad de los damascenos para prenderme;
2Co 11:33  y fui descolgado del muro por una ventana, y escapé de sus manos. 

 


 

2Co 11:1  Would to God ye could bear with me a little in my folly: and indeed bear with me.
2Co 11:2  For I am jealous over you with godly jealousy: for I have espoused you to one husband, that I may present you as a chaste virgin to Christ.
2Co 11:3  But I fear, lest by any means, as the serpent beguiled Eve through his subtilty, so your minds should be corrupted from the simplicity that is in Christ.
2Co 11:4  For if he that cometh preacheth another Jesus, whom we have not preached, or if ye receive another spirit, which ye have not received, or another gospel, which ye have not accepted, ye might well bear with him.
2Co 11:5  For I suppose I was not a whit behind the very chiefest apostles.
2Co 11:6  But though I be rude in speech, yet not in knowledge; but we have been throughly made manifest among you in all things.
2Co 11:7  Have I committed an offence in abasing myself that ye might be exalted, because I have preached to you the gospel of God freely?
2Co 11:8  I robbed other churches, taking wages of them, to do you service.
2Co 11:9  And when I was present with you, and wanted, I was chargeable to no man: for that which was lacking to me the brethren which came from Macedonia supplied: and in all things I have kept myself from being burdensome unto you, and so will I keep myself.
2Co 11:10  As the truth of Christ is in me, no man shall stop me of this boasting in the regions of Achaia.
2Co 11:11  Wherefore? because I love you not? God knoweth.
2Co 11:12  But what I do, that I will do, that I may cut off occasion from them which desire occasion; that wherein they glory, they may be found even as we.
2Co 11:13  For such are false apostles, deceitful workers, transforming themselves into the apostles of Christ.
2Co 11:14  And no marvel; for Satan himself is transformed into an angel of light.
2Co 11:15  Therefore it is no great thing if his ministers also be transformed as the ministers of righteousness; whose end shall be according to their works.
2Co 11:16  I say again, Let no man think me a fool; if otherwise, yet as a fool receive me, that I may boast myself a little.
2Co 11:17  That which I speak, I speak it not after the Lord, but as it were foolishly, in this confidence of boasting.
2Co 11:18  Seeing that many glory after the flesh, I will glory also.
2Co 11:19  For ye suffer fools gladly, seeing ye yourselves are wise.
2Co 11:20  For ye suffer, if a man bring you into bondage, if a man devour you, if a man take of you, if a man exalt himself, if a man smite you on the face.
2Co 11:21  I speak as concerning reproach, as though we had been weak. Howbeit whereinsoever any is bold, (I speak foolishly,) I am bold also.
2Co 11:22  Are they Hebrews? so am I. Are they Israelites? so am I. Are they the seed of Abraham? so am I.
2Co 11:23  Are they ministers of Christ? (I speak as a fool) I am more; in labours more abundant, in stripes above measure, in prisons more frequent, in deaths oft.
2Co 11:24  Of the Jews five times received I forty stripes save one.
2Co 11:25  Thrice was I beaten with rods, once was I stoned, thrice I suffered shipwreck, a night and a day I have been in the deep;
2Co 11:26  In journeyings often, in perils of waters, in perils of robbers, in perils by mine own countrymen, in perils by the heathen, in perils in the city, in perils in the wilderness, in perils in the sea, in perils among false brethren;
2Co 11:27  In weariness and painfulness, in watchings often, in hunger and thirst, in fastings often, in cold and nakedness.
2Co 11:28  Beside those things that are without, that which cometh upon me daily, the care of all the churches.
2Co 11:29  Who is weak, and I am not weak? who is offended, and I burn not?
2Co 11:30  If I must needs glory, I will glory of the things which concern mine infirmities.
2Co 11:31  The God and Father of our Lord Jesus Christ, which is blessed for evermore, knoweth that I lie not.
2Co 11:32  In Damascus the governor under Aretas the king kept the city of the Damascenes with a garrison, desirous to apprehend me:
2Co 11:33  And through a window in a basket was I let down by the wall, and escaped his hands. 

 


 

2Co 11:1  ¡Ojalá pudierais soportar un poco mi necedad! ¡Sí que me la soportáis!
2Co 11:2  Celoso estoy de vosotros con celos de Dios. Pues os tengo desposados con un solo esposo para presentaros cual casta virgen a Cristo.
2Co 11:3  Pero temo que, al igual que la serpiente engañó a Eva con su astucia, se perviertan vuestras mentes apartándose de la sinceridad con Cristo.
2Co 11:4  Pues, cualquiera que se presenta predicando otro Jesús del que os prediqué, y os proponga recibir un Espíritu diferente del que recibisteis, y un Evangelio diferente del que abrazasteis ¡lo toleráis tan bien!
2Co 11:5  Sin embargo, no me juzgo en nada inferior a esos «superapóstoles».
2Co 11:6  Pues si carezco de elocuencia, no así de ciencia; que en todo y en presencia de todos os lo hemos demostrado.
2Co 11:7  ¿Acaso tendré yo culpa porque me abajé a mí mismo para ensalzaros a vosotros anunciándoos gratuitamente el Evangelio de Dios?
2Co 11:8  A otras Iglesias despojé, recibiendo de ellas con qué vivir para serviros.
2Co 11:9  Y estando entre vosotros y necesitado, no fui gravoso a nadie; fueron los hermanos llegados de Macedonia los que remediaron mi necesidad. En todo evité el seros gravoso, y lo seguiré evitando.
2Co 11:10  ¡Por la verdad de Cristo que está en mí!, que esta gloria no me será arrebatada en las regiones de Acaya.
2Co 11:11  ¿Por qué? ¿Porque no os amo? ¡Dios lo sabe!
2Co 11:12  Y lo que hago, continuaré haciéndolo para quitar todo pretexto a los que lo buscan con el fin de ser iguales a nosotros en lo que se glorían.
2Co 11:13  Porque esos tales son unos falsos apóstoles, unos trabajadores engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo.
2Co 11:14  Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz.
2Co 11:15  Por tanto, no es mucho que sus ministros se disfracen también de ministros de justicia. Pero su fin será conforme a sus obras.
2Co 11:16  Digo una vez más que nadie me tome por fatuo; pero, aunque sea como fatuo, permitidme que también me gloríe yo un poco.
2Co 11:17  Lo que os voy a decir, no lo diré según el Señor, sino como en un acceso de locura, en la seguridad de tener algo de qué gloriarme.
2Co 11:18  Ya que tantos otros se glorían según la carne, también yo me voy a gloriar.
2Co 11:19  Gustosos soportáis a los fatuos, ¡vosotros que sois sensatos!
2Co 11:20  Soportáis que os esclavicen, que os devoren, que os roben, que se engrían, que os abofeteen.
2Co 11:21  Para vergüenza vuestra lo digo; ¡como si nos hubiéramos mostrado débiles...! En cualquier cosa en que alguien presumiere - es un locura lo que digo - también presumo yo.
2Co 11:22  ¿Que son hebreos? También yo lo soy. ¿Que son israelitas? ¡También yo! ¿Son descendencia de Abraham? ¡También yo!
2Co 11:23  ¿Ministros de Cristo? - ¡Digo una locura! - ¡Yo más que ellos! Más en trabajos; más en cárceles; muchísimo más en azotes; en peligros de muerte, muchas veces.
2Co 11:24  Cinco veces recibí de los judíos cuarenta azotes menos uno.
2Co 11:25  Tres veces fui azotado con varas; una vez apedreado; tres veces naufragué; un día y una noche pasé en el abismo.
2Co 11:26  Viajes frecuentes; peligros de ríos; peligros de salteadores; peligros de los de mi raza; peligros de los gentiles; peligros en ciudad; peligros en despoblado; peligros por mar; peligros entre falsos hermanos;
2Co 11:27  trabajo y fatiga; noches sin dormir, muchas veces; hambre y sed; muchos días sin comer; frío y desnudez.
2Co 11:28  Y aparte de otras cosas, mi responsabilidad diaria: la preocupación por todas las Iglesias.
2Co 11:29  ¿Quién desfallece sin que desfallezca yo? ¿Quién sufre escándalo sin que yo me abrase?
2Co 11:30  Si hay que gloriarse, en mi flaqueza me gloriaré.
2Co 11:31  El Dios y Padre del Señor Jesús, ¡bendito sea por todos los siglos!, sabe que no miento.
2Co 11:32  En Damasco, el etnarca del rey Aretas tenía puesta guardia en la ciudad de los damascenos con el fin de prenderme.
2Co 11:33  Por una ventana y en una espuerta fui descolgado muro abajo. Así escapé de sus manos.

 


 

2Co 11:1  ¡Ojalá me soportaran ustedes un poco de locura! Como quiera que sea, sopórtenme.
2Co 11:2  Porque el celo que siento por ustedes es un celo que viene de Dios. Yo los he comprometido en casamiento con un solo esposo, Cristo, y quiero presentarlos ante él puros como una virgen.
2Co 11:3  Pero temo que, así como la serpiente engañó con su astucia a Eva, [1] también ustedes se dejen engañar, y que sus pensamientos se aparten de la actitud sincera y pura hacia Cristo.
2Co 11:4  Ustedes soportan con gusto a cualquiera que llega hablándoles de un Jesús diferente del que nosotros les hemos predicado; y aceptan de buena gana un espíritu diferente del Espíritu que y a recibieron y un evangelio diferente del que y a han aceptado.
2Co 11:5  Pues bien, yo no me siento inferior en nada a esos super apóstoles que vinieron después.
2Co 11:6  Aunque yo sea torpe en mi modo de hablar, no lo soy en cuanto a conocimientos; y esto se lo hemos demostrado a ustedes siempre y en todos nuestros hechos.
2Co 11:7  ¿Será que hice mal en anunciarles el evangelio de Dios sin cobrarles nada, humillándome yo para enaltecerlos a ustedes?
2Co 11:8  Les he quitado su dinero a otras iglesias, al aceptar que ellos me pagaran para poder servirles a ustedes.
2Co 11:9  y cuando estando entre ustedes necesité algo, nunca fui una carga para ninguno; pues los hermanos que llegaron de Macedonia me dieron lo que necesitaba. Procuré no ser una carga para ustedes, y así seguiré haciéndolo.
2Co 11:10  Tan seguro estoy de que conozco la verdad de Cristo, como de que nadie me va a quitar este motivo de orgullo en toda la región de Acaya.
2Co 11:11  ¿Por qué hablo así? ¿Será porque no los quiero a ustedes?¡Dios sabe que sí los quiero!
2Co 11:12  Pero voy a seguir haciendo lo que hago, para no dar oportunidad a esos que andan buscando pretexto para tener un orgullo como el nuestro;
2Co 11:13  pues no son más que falsos apóstoles y engañadores que se disfrazan de apóstoles de Cristo.
2Co 11:14  y esto no es nada raro, y a que Satanás mismo se disfraza de ángel de luz;
2Co 11:15  por eso resulta muy natural que sus servidores pretendan aparecer como defensores de la justicia. ¡Pero habrán de terminar como sus hechos merecen!
2Co 11:16  Vuelvo a decirles que nadie piense que estoy loco; pero si así lo piensan, déjenme que les hable como un loco, para que también yo pueda gloriarme un poco,
2Co 11:17  aunque esta manera de gloriarme sea más bien una locura y no palabras que el Señor apruebe.
2Co 11:18  ¡Ya que hay tantos que se glorían de sus propios méritos, también yo me gloriaré!
2Co 11:19  Ustedes son muy sabios, pero soportan de buena gana a los locos,
2Co 11:20  y soportan también a aquellos que los obligan a servir, que los explotan, que los engañan, que los tratan con desprecio o que los golpean en la cara.
2Co 11:21  Aunque me da vergüenza decirlo, ¡nosotros fuimos demasiado débiles para portarnos así! Pero si los otros se atreven a jactarse, también yo me atreveré, aunque esto sea una locura.
2Co 11:22  ¿Son ellos hebreos? yo también. ¿Son israelitas? y o también. ¿Son descendientes de Abraham? yo también. [2]
2Co 11:23  ¿Son siervos de Cristo? yo lo soy más que ellos, aunque al decir esto hablo como un loco. Yo he trabajado más que ellos, me han encarcelado más veces que a ellos, he sido azotado más que ellos, y muchas veces he estado en peligro de muerte.
2Co 11:24  En cinco ocasiones los judíos me castigaron con los treinta y nueve azotes.
2Co 11:25  Tres veces me apalearon, y una me apedrearon. En tres ocasiones se hundió el barco en que yo viajaba, y , a punto de ahogarme, pasé una noche y un día en alta mar.
2Co 11:26  He viajado mucho, y me he visto en peligros de ríos, en peligros de ladrones, y en peligros entre mis paisanos y entre los extranjeros. También me he visto en peligros en la ciudad, en el campo y en el mar, y en peligros entre falsos hermanos.
2Co 11:27  He pasado trabajos y dificultades; muchas veces me he quedado sin dormir; he sufrido hambre y sed; muchas veces no he comido; he sufrido por el frío y por la falta de ropa.
2Co 11:28  Además de estas y otras cosas, cada día pesa sobre mí la preocupación por todas las iglesias.
2Co 11:29  Si alguien enferma, también yo enfermo; y si hacen caer a alguno, yo me indigno.
2Co 11:30  Si de algo hay que gloriarse, me gloriaré de las cosas que demuestran mi debilidad.
2Co 11:31  El Dios y Padre del Señor Jesús, que es digno de alabanza por siempre, sabe que digo la verdad.
2Co 11:32  Cuando estuve en Damasco, el gobernador que servía al rey Aretas puso guardias a las puertas de la ciudad, para que me arrestaran;
2Co 11:33  pero hubo quienes me bajaron en un canasto por una ventana de la muralla de la ciudad, y así escapé de sus manos. [3] 

 


 

2Co 11:1  Quisiera que me soportaran un poco de sinrazón. ¡Pero, de hecho, me están soportando!
2Co 11:2  Porque estoy celoso de ustedes con un celo piadoso, porque yo personalmente los prometí en matrimonio a un solo esposo para presentarlos cual virgen casta al Cristo.
2Co 11:3  Mas tengo miedo de que de algún modo, así como la serpiente sedujo a Eva por su astucia, las mentes de ustedes sean corrompidas y alejadas de la sinceridad y castidad que se deben al Cristo.
2Co 11:4  Porque, como están las cosas, si alguien viene y predica a un Jesús que no sea el que nosotros predicamos, o si ustedes reciben un espíritu que no sea el que recibieron, o buenas nuevas que no sean las que aceptaron, con facilidad [lo] soportan.
2Co 11:5  Porque yo considero que ni en una sola cosa he resultado ser inferior a sus apóstoles superfinos.
2Co 11:6  Pero aunque yo sea inexperto en el habla, ciertamente no lo soy en conocimiento; pero [esto se lo] hemos manifestado a ustedes de toda forma en todas las cosas.
2Co 11:7  ¿O cometí un pecado al humillarme para que ustedes fueran ensalzados, porque, sin costo, gustosamente les declaré las buenas nuevas de Dios?
2Co 11:8  Robé a otras congregaciones, aceptando provisiones, a fin de ministrarles a ustedes;
2Co 11:9  y, no obstante, cuando estuve presente con ustedes y me encontré necesitado, no me hice una carga a nadie absolutamente, porque los hermanos que habían venido de Macedonia suministraron abundantemente lo que me hacía falta. Sí, de toda forma me guardé de ser una carga para ustedes, y me guardaré de serlo.
2Co 11:10  Es una verdad de Cristo, en mi caso, que no se le pondrá coto a esta jactancia mía en las regiones de Acaya.
2Co 11:11  ¿Por qué razón? ¿Porque no los amo a ustedes? Dios sabe [que los amo].
2Co 11:12  Ahora bien, lo que estoy haciendo lo haré todavía, para cortar el pretexto a los que quieren un pretexto para que se les halle iguales a nosotros en el puesto del cual se jactan.
2Co 11:13  Porque tales hombres son apóstoles falsos, obreros engañosos, que se transforman en apóstoles de Cristo.
2Co 11:14  Y no es maravilla, porque Satanás mismo sigue transformándose en ángel de luz.
2Co 11:15  No es, por lo tanto, gran cosa el que sus ministros también sigan transformándose en ministros de justicia. Pero su fin será conforme a sus obras.
2Co 11:16  Otra vez digo: No piense ningún hombre que soy irrazonable. Sin embargo, si ustedes realmente piensan que lo soy, acéptenme aunque sea como irrazonable, para que yo también me jacte un poco.
2Co 11:17  Lo que hablo, no lo hablo según el ejemplo del Señor, sino como con falta de razón, en esta exagerada seguridad propia del jactarse.
2Co 11:18  Ya que muchos están jactándose según la carne, yo también me jactaré.
2Co 11:19  Porque ustedes gustosamente soportan a los irrazonables, puesto que ustedes son razonables.
2Co 11:20  De hecho, soportan a cualquiera que los esclaviza, a cualquiera que devora [lo que tienen], a cualquiera que arrebata [lo que tienen], a cualquiera que se ensalza a sí mismo por encima [de ustedes], a cualquiera que los hiere en el rostro.
2Co 11:21  Digo esto para deshonra [nuestra], como si nuestra posición hubiera sido débil.  Pero si algún otro se porta con osadía en algo —estoy hablando irrazonablemente— yo también me porto con osadía en ello.
2Co 11:22  ¿Son hebreos ellos? Yo también lo soy. ¿Son israelitas? Yo también lo soy. ¿Son descendencia de Abrahán? Yo también.
2Co 11:23  ¿Son ministros de Cristo? Respondo como loco: más sobresalientemente soy yo uno; en labores, más abundantemente; en prisiones, más abundantemente; en golpes, con exceso; a punto de morir, frecuentemente.
2Co 11:24  De los judíos cinco veces recibí cuarenta golpes menos uno,
2Co 11:25  tres veces fui golpeado con varas, una vez fui apedreado, tres veces experimenté naufragio, una noche y un día los he pasado en lo profundo;
2Co 11:26  en viajes a menudo, en peligros de ríos, en peligros por parte de salteadores, en peligros por parte de [mi propia] raza, en peligros por parte de las naciones, en peligros en la ciudad, en peligros en el desierto, en peligros en el mar, en peligros entre falsos hermanos,
2Co 11:27  en labor y afán, en noches sin dormir a menudo, en hambre y sed, en abstinencia de alimento muchas veces, en frío y desnudez.
2Co 11:28  Además de esas cosas de carácter externo, hay lo que se me viene encima de día en día, la inquietud por todas las congregaciones.
2Co 11:29  ¿Quién es débil, y no soy débil yo? ¿A quién se hace tropezar, y no ardo yo [de indignación]?
2Co 11:30  Si hay que jactarse, me jactaré de las cosas que tienen que ver con mi debilidad.
2Co 11:31  El Dios y Padre del Señor Jesús, sí, Aquel que ha de ser alabado para siempre, sabe que no estoy mintiendo.
2Co 11:32  En Damasco, el gobernador bajo Aretas el rey estaba guardando la ciudad de los damascenos para prenderme,
2Co 11:33  pero por una ventana del muro fui descolgado en un cesto de mimbre, y escapé de sus manos.

 


 

2Co 11:1  Por favor, sopórtenme, aunque parezca yo estar un poco loco.
2Co 11:2  Dios ha hecho que yo me preocupe por ustedes. Lo que quiero es que ustedes sean siempre fieles a Cristo, es decir, que sean como una novia ya comprometida para casarse, que le es fiel a su novio y se mantiene pura para él.
2Co 11:3  Pero tengo miedo de que les pase lo mismo que a Eva, que fue engañada por la astuta serpiente. También ustedes pueden ser engañados y dejar de pensar con sinceridad y pureza acerca de Cristo.
2Co 11:4  Y es que ustedes aceptan con gusto a todo el que viene y les habla de un Jesús distinto del que nosotros les hemos anunciado. Aceptan un espíritu diferente del Espíritu Santo que recibieron, y un mensaje distinto del que aceptaron.
2Co 11:5  Pero yo no soy menos importante que los que vinieron después, y que se creen unos superapóstoles.
2Co 11:6  Aunque yo no hablo tan bien como ellos, sé tanto o más que ellos, y lo he demostrado una y otra vez.
2Co 11:7  ¿Cuál fue mi pecado? Lo único que hice fue anunciarles la buena noticia de Dios sin cobrarles nada; me resté importancia, para dársela a ustedes,
2Co 11:8  y para servirlos y ayudarlos, recibí dinero de otras iglesias.
2Co 11:9  Cuando estuve entre ustedes y necesité algo, nunca les pedí que me ayudaran. Los miembros de la iglesia en la región de Macedonia llegaron y me dieron lo que necesitaba. Traté de que ustedes no tuvieran que molestarse por mí, y así lo seguiré haciendo.
2Co 11:10  Así como estoy seguro de que conozco la verdad de Cristo, también estoy seguro de que en toda la región de Acaya nadie me quitará esta satisfacción.
2Co 11:11  Pero no digo esto porque no los quiera. ¡Dios sabe que los quiero mucho!
2Co 11:12  Voy a continuar como hasta ahora, sin recibir dinero de ustedes. Así esos falsos profetas no podrán sentirse importantes. Andan engañando a la gente diciendo que son apóstoles de Cristo y que sirven a Dios igual que nosotros.
2Co 11:14  Lo cual no es extraño. ¡Hasta Satanás se disfraza de ángel de luz,
2Co 11:15  y también sus ayudantes se disfrazan de gente que hace el bien! Pero al final recibirán el castigo que merecen por sus malas acciones.
2Co 11:16  Vuelvo a repetirles: no quiero que me tomen por loco. Y aunque lo estuviera, acéptenme así, para que pueda sentirme un poco orgulloso.
2Co 11:17  Voy a decirles algo, pero no de parte de Dios. Reconozco que hablar bien de mí mismo es una locura,
2Co 11:18  pero ya que hay tantos que hablan bien de sí mismos, ¿por qué no voy a hacerlo yo también?
2Co 11:19  ¡Ustedes son tan inteligentes, que con mucho gusto soportan a los locos!
2Co 11:20  ¡Hasta aguantan a quienes los tratan como esclavos y se aprovechan de ustedes, a quienes los engañan y desprecian, y a quienes los golpean en la cara!
2Co 11:21  Me da vergüenza decirlo, pero nosotros no nos atrevimos a tratarlos así. Pero ya que otros se atreven a presumir, yo también lo voy a hacer, aunque sea una locura.
2Co 11:22  Si ellos son hebreos, yo también lo soy. ¿Son israelitas? Yo también. ¿Son de la familia de Abraham? Yo también.
2Co 11:23  ¿Son servidores de Cristo? Yo lo soy más todavía, aunque sea una locura decirlo. Yo he trabajado más que ellos, he estado preso más veces, me han azotado con látigos más que a ellos, y he estado más veces que ellos en peligro de muerte.
2Co 11:24  Cinco veces las autoridades judías me han dado treinta y nueve azotes con un látigo.
2Co 11:25  Tres veces las autoridades romanas me han golpeado con varas. Una vez me tiraron piedras. En tres ocasiones se hundió el barco en que yo viajaba. Una vez pasé una noche y un día en alta mar, hasta que me rescataron.
2Co 11:26  He viajado mucho. He cruzado ríos arriesgando mi vida, he estado a punto de ser asaltado, me he visto en peligro entre la gente de mi pueblo y entre los extranjeros, en la ciudad y en el campo, en el mar y entre falsos hermanos de la iglesia.
2Co 11:27  He trabajado mucho, y he tenido dificultades. Muchas noches las he pasado sin dormir. He sufrido hambre y sed, y por falta de ropa he pasado frío.
2Co 11:28  Por si esto fuera poco, nunca dejo de preocuparme por todas las iglesias.
2Co 11:29  Me enferma ver que alguien se enferme, y me avergüenza y me enoja ver que se haga pecar a otros.
2Co 11:30  Si de algo puedo estar orgulloso, es de lo débil que soy.
2Co 11:31  El Dios y Padre del Señor Jesús, que merece ser siempre alabado, sabe que no estoy mintiendo.
2Co 11:32  Cuando estuve en Damasco, el gobernador nombrado por el rey Aretas puso guardias en la ciudad para arrestarme.
2Co 11:33  Pero pude escapar porque unos amigos me pusieron en un canasto, y me bajaron por una ventana de la muralla de la ciudad.

 


 

2Co 11:1  Yo quisiera que me toleraran un poco de tonterías. ¡Por favor, tolérenme!
2Co 11:2  Porque estoy celoso por ustedes con la clase de celos de YAHWEH desde que prometí presentarlos como una doncella pura en matrimonio, para su único esposo el Mashíaj.
2Co 11:3  Y temo que de alguna manera, sus mentes sean seducidas para alejarse de la simple y pura devoción al Mashíaj, tal como Javah fue engañada por la astucia de la serpiente.
2Co 11:4  Porque si alguien viene y les habla de otro Yahshúa diferente al que nosotros le proclamamos, o si reciben un ruaj diferente al que han recibido, o aceptan algunas llamadas "buenas noticias" diferentes a las Buenas Noticias que ya aceptaron, ustedes pueden muy bien soportarlo.
2Co 11:5  Porque no me considero a mí mismo diferente a estos "súper-emisarios".
2Co 11:6  Puede que yo no sea un orador con mucha habilidad,[33] pero tengo el conocimiento; de cualquier manera, hemos hecho esto claro a ustedes de todas las formas y en todas las circunstancias.
2Co 11:7  ¿O pequé yo en humillarme para que ustedes pudieran ser exaltados, proclamándoles las Buenas Noticias sin pedir nada económico a cambio?
2Co 11:8  He robado a otras Asambleas por aceptar ayuda de ellos para servirlos a ustedes.
2Co 11:9  Y cuando estuve con ustedes y tenía necesidades, no fui carga para ninguno, mis necesidades fueron suplidas por los hermanos de Macedonia. En nada he sido carga para ustedes, ni lo seré.
2Co 11:10  La verdad plena del Mashíaj está en mí, para que esta jactancia que en cuanto a mí concierne no sea silenciada en ninguna parte de Acaya.
2Co 11:11  ¿Por qué nunca aceptaré que mi sustento provenga de ustedes? ¿Es que no los amo? ¡YAHWEH sabe que sí los amo!
2Co 11:12  No, lo hago, y seguiré haciéndolo, para privar de pretexto a aquellos que quieren una excusa para jactarse diciendo que trabajan igual que nosotros.
2Co 11:13  El hecho es que esos hombres son reproducciones de emisarios; ellos dicen mentiras acerca de su trabajo, y se disfrazan como emisarios del Mashíaj.
2Co 11:14  No hay nada sorprendente en eso, porque el mismo ha satán se disfraza de malaj de luz.
2Co 11:15  Así que, no es nada sorprendente que sus sirvientes se disfracen como siervos de justificación. Ellos encontrarán la recompensa conforme a lo que sus obras merecen.
2Co 11:16  Repito, que nadie piense que soy un tonto. Pero si lo hacen, por lo menos recíbanme como un tonto; ¡para que yo también me jacte un poco!
2Co 11:17  Lo que estoy diciendo no es en acuerdo con el Adón, sino que esta jactancia vanidosa es dicha como la diría un tonto.
2Co 11:18  Puesto que muchos se jactan en una forma carnal, yo también me jactaré de esta forma.
2Co 11:19  ¡Porque como ustedes mismos son tan sabios, con gusto aportan a los tontos!
2Co 11:20  Ustedes soportan si alguien los convierte en esclavos, los explotan, los defraudan, se hinchan de vanidad y les dan bofetadas en la cara.[34]
2Co 11:21  ¡Para mi vergüenza tengo que admitir que hemos sido muy débiles para hacer tales cosas! Pero si alguien se atreve a jactarse de algo, ¡estoy hablando como un necio! También yo soy tan atrevido.
2Co 11:22  ¿Son ellos Hebreos? Yo también. ¿Son ellos Israelim? Yo también. ¿Son ellos descendientes de Avraham? Yo también.
2Co 11:23  ¿Son ellos siervos del Mashíaj? (¡Estoy hablando como un loco!) ¡Soy uno mejor! He trabajado más arduamente, más a menudo he estado en prisión, he sufrido más golpizas, he estado cerca de la muerte una y otra vez.
2Co 11:24  Cinco veces he recibido "cuarenta azotes menos uno" de manos de Judíos.
2Co 11:25  Tres veces me han golpeado con vara, una vez apedreado, tres veces he naufragado. He pasado noche y día en el mar abierto.
2Co 11:26  En mis muchos viajes he estado expuesto a peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de mi propia gente, peligros de los Gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos.
2Co 11:27  Me he fatigado y soportado estrecheces, muy a menudo sin suficiente tiempo para dormir, frecuentemente he estado con hambre y sed, la he pasado sin comida, he estado desnudo y con frío.[35]
2Co 11:28  Y aparte de estas cosas externas, hay una presión diaria por mi preocupación ansiosa por todas las Asambleas.
2Co 11:29  ¿Quién es débil sin que yo comparta en su debilidad? ¿Quién cae en pecado sin que yo me queme por dentro?
2Co 11:30  Si tengo que jactarme, me jactaré por las cosas que demuestran lo débil que soy.
2Co 11:31  ¡YAHWEH el Padre de nuestro Adón Yahshúa, sea bendito para siempre, sabe que no estoy mintiendo!
2Co 11:32  Cuando estuve en Dammesek, el gobernador bajo el Rey Aretas tenía la ciudad de Dammesek custodiada para arrestarme;
2Co 11:33  pero fui bajado en una canasta por un hueco en la muralla y escapé de sus garras.

 


 

2Co 11:1  "Me gustaría que fueran pacientes conmigo, incluso cuando digo tonterías. ¡Sí, ténganme paciencia!"
2Co 11:2  "Me preocupo por ustedes, tal como lo hace Dios, pues yo prometí entregarlos en matrimonio a un solo esposo: Cristo. A él quiero presentarlos como una virgen pura."
2Co 11:3  "Pero me temo que así como la serpiente engañó a Eva con su astucia, la mente de ustedes también se corrompa y se desvíen de la pureza y la devoción que tienen por Cristo."
2Co 11:4  "Ustedes toleran a los que les dan un mensaje sobre Jesús distinto al que les hemos anunciado. Están dispuestos a aceptar un espíritu diferente al Espíritu que ya recibieron, y también están dispuestos a recibir unas buenas noticias distintas a las que nosotros les enseñamos. Si son pacientes con ellos, entonces también sean pacientes conmigo."
2Co 11:5  Yo creo que en nada soy inferior a esos superapóstoles que han venido a ustedes.
2Co 11:6  "Quizás no tenga gran habilidad para hablar, pero no me falta conocimiento y eso se lo hemos demostrado claramente en todas las formas posibles."
2Co 11:7  Les anuncié las buenas noticias de Dios sin cobrarles nada. Me humillé para que ustedes fueran engrandecidos. ¿Piensan que hice mal?
2Co 11:8  Les quité dinero a otras iglesias cuando acepté que me pagaran para poder servirles a ustedes.
2Co 11:9  "Mientras estuve con ustedes y tuve necesidades, no fui una carga para ustedes porque los hermanos que vinieron de Macedonia me ayudaron con lo que necesitaba. Seguiré tratando, como hasta ahora, de no ser una carga para ustedes de ningún modo."
2Co 11:10  "Ya que la verdad de Cristo está conmigo, nadie en toda Acaya podrá evitar que me sienta orgulloso de esto."
2Co 11:11  ¿Creen que digo esto porque no los quiero? Dios sabe que los amo mucho.
2Co 11:12  "Seguiré evitando ser una carga para ustedes como lo he hecho hasta ahora, para que esa gente no tenga motivos para presumir ni se crea igual a nosotros."
2Co 11:13  Ellos son falsos apóstoles porque son trabajadores que engañan a la gente haciéndose pasar por apóstoles de Cristo.
2Co 11:14  Eso no nos sorprende porque Satanás también se disfraza de ángel de luz.
2Co 11:15  "Entonces es natural que los siervos de Satanás pretendan aparecer como los siervos del bien; sin embargo, al final, ellos recibirán el pago por sus obras."
2Co 11:16  "Lo digo de nuevo: que nadie piense que soy un tonto, pero si piensan que lo soy, acéptenme entonces como un tonto para que yo también pueda presumir un poco."
2Co 11:17  "Al presumir de mí mismo con tanta confianza, actúo como un tonto y no con la autoridad del Señor."
2Co 11:18  "Mucha gente presume de su vida en el mundo, entonces yo también seré presumido."
2Co 11:19  "Ustedes son inteligentes, pero con gusto soportan a los tontos."
2Co 11:20  Yo sé que tendrán paciencia porque ustedes soportan a quienes los convierten en esclavos y los explotan. Tienen paciencia con quienes los toman bajo su control. Son tolerantes también con los que se creen mejores que ustedes y hasta con los que les dan bofetadas.
2Co 11:21  "Da vergüenza decirlo: no los pudimos tratar como lo hacen ellos porque fuimos demasiado débiles. Si alguien se atreve a presumir, yo también lo haré, aunque sé que estoy diciendo una tontería."
2Co 11:22  ¿Son ellos hebreos? Yo también lo soy. ¿Son ellos israelitas? También yo lo soy. ¿Son descendientes de Abraham? Yo también.
2Co 11:23  ¿Sirven ellos a Cristo? Yo le sirvo más. ¡Parezco un loco hablando así! Yo he trabajado mucho más que ellos; he estado más veces en prisión; he soportado más azotes que ellos y muchas veces he estado en peligro de muerte.
2Co 11:24  En cinco ocasiones los judíos me castigaron con los treinta y nueve azotes.
2Co 11:25  Tres veces me golpearon con palos; una vez casi me matan a pedradas; tres veces estuve en naufragios; una vez tuve que pasar todo un día y una noche perdido en medio del mar.
2Co 11:26  "He viajado de aquí para allá continuamente; he estado en peligro en los ríos, en peligro de ladrones, en peligro por causa de mis compatriotas y de los que no son judíos. También he estado en peligro en las ciudades, en los desiertos y en los mares. He estado en peligro por causa de falsos hermanos."
2Co 11:27  "He hecho trabajos duros y fatigantes; he pasado muchas noches sin dormir; muchas veces he sufrido hambre y sed, y he tenido que soportar el frío sin tener con qué cubrirme."
2Co 11:28  "He tenido muchos otros problemas y, sobre todo, tengo siempre una gran carga: la preocupación diaria por todas las iglesias."
2Co 11:29  "Cuando alguien se debilita, me siento débil y cuando alguien hace pecar a otra persona, me molesto mucho."
2Co 11:30  "Si tengo que enorgullecerme de algo, me enorgulleceré de las cosas que muestran mi debilidad."
2Co 11:31  "El Dios y Padre de nuestro Señor Jesús, quien es bendito por siempre, sabe que no estoy mintiendo."
2Co 11:32  "Cuando estuve en Damasco, el gobernador del rey Aretas ordenó poner guardias en las puertas de la ciudad para tratar de arrestarme."
2Co 11:33  "Pero algunos me pusieron en un canasto, lo bajaron por una ventana de la muralla de la ciudad y así pude escapar del gobernador y salir de esa ciudad."

 


 
  Conocen nuestro sitio 445355 visitantes (1653338 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!