Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W189
 


  BibliadeEstudioAdventista2 Corintios 8.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de 1.2 de Corintios.


 

2Co 8:1  Y os noticiamos, hermanos, la gracia de Dios la dada en las Iglesias de la Macedonia;
2Co 8:2  porque en mucha prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y la, de profundidad(a) , pobreza de ellos abundó en la riqueza de su simplicidad;
2Co 8:3  porque, según sus fuerzas (atestiguo) y sobre sus fuerzas, espontáneos,
2Co 8:4  con mucha instancia pidiéndonos la gracia y la participación(b)  del ministerio(c)  del para con los santos;
2Co 8:5  y no, según hemos esperado(d) , sino que a sí mismos diéronse primero al Señor, y(e)  a nosotros por voluntad de Dios;
2Co 8:6  de modo que hemos exhortado a Tito, para que, así como antes empezó, así también termine entre vosotros, también esta gracia.
2Co 8:7  Empero, así como en todo abundáis fe, y palabra, y ciencia, y toda solicitud y el nuestro a vosotros amor, ¡que también en esta gracia abundéis!
2Co 8:8  No según mandato digo, sino por la de otros solicitud, y lo noble de vuestro amor probando;
2Co 8:9  (pues conocéis la gracia(f)  de nuestro Señor Jesús, porque, por nosotros, se empobreció, rico siendo, para que vosotros, con la de aquél pobreza enriquecieseis).
2Co 8:10  Y consejo en esto doy. Pues esto os aprovecha, los que no sólo en el hacer, sino también en el querer(g)  habéis adelantado, desde el año anterior.
2Co 8:11  Pero, ahora ya también el hacer terminad a fin de que, al igual que la propensión del querer, así también(h)  el terminar del tener.
2Co 8:12  Pues, si la propensión existe, según lo que tuviere, acepta(i) , no, según lo que no tiene(j) .
2Co 8:13  Pues no, para que a otros refrigerio, a vosotros tribulación,(k)  sino que según igualdad. En el tiempo de ahora vuestra abundancia para la de aquéllos indigencia;
2Co 8:14  a fin de que también la de aquéllos abundancia(l)  se haga para vuestra indigencia; para que se haga igualdad;
2Co 8:15  según está escrito(m) : Ex. 16:18. El que lo mucho, no abundó, y el que lo poco, no minoró.
2Co 8:16  Pero, gracias a Dios al que da la misma solicitud por vosotros en el corazón de Tito;
2Co 8:17  porque ciertamente la exhortación acogió; pero, más solícito hallándose, espontáneo salió a vosotros.
2Co 8:18  Y hemos enviado al par con él al hermano cuya alabanza en el evangelio por todas las Iglesias;
2Co 8:19  (y no sólo, sino también elegido por las Iglesias coperegrino mío en esta gracia(n)  la que es administrada por nosotros para la del Señor gloria y(o)  propensión nuestra);
2Co 8:20  evitando esto: que nadie nos vitupere en esta abundancia(p)  la administrada por nosotros;
2Co 8:21  pues proveemos lo bello, no sólo a faz de Señor, sino también a faz de hombre.
2Co 8:22  Y hemos enviado con ellos a nuestro hermano; a quien hemos probado que en muchas cosas muchas veces solícito es, pero ahora mucho más solícito, con confianza mucha la en vosotros;
2Co 8:23  sea cuanto a Tito, compañero mío y para con vosotros, coadjutor; sean(q)  nuestros hermanos, legados de Iglesias, gloria de Cristo;
2Co 8:24  ¡la demostración, pues(r) , del amor vuestro y la gloriación nuestra por vosotros, para con ellos mostrando, a faz de las Iglesias!  

 


 

2Co 8:1  También quiero, hermanos, haceros conocer la gracia que Dios ha hecho a las iglesias de Macedonia,
2Co 8:2  que la gran tribulación con que han sido probados abundó en gozo y su extremada pobreza se convirtió en riqueza de su liberalidad.
2Co 8:3  Doy testimonio de que, según sus facultades y aun por encima de sus facultades, de iniciativa propia,
2Co 8:4  rápidamente nos rogaban que les hiciésemos la gracia de participar en el socorro a favor de los santos:
2Co 8:5  y no como esperábamos, sino que a sí mismos se entregaron, primeramente al Señor, y luego a nosotros, por la voluntad de Dios.
2Co 8:6  Así que encargamos a Tito que, según había comenzado, así también hiciese entre vosotros esta obra de caridad.
2Co 8:7  Y así como abundáis en todo, en fe, en palabra, en ciencia, en toda obra de celo y en amor hacia nosotros, así abundéis también en esta obra de caridad.
2Co 8:8  No os lo digo como imponiendo un precepto, sino en vista de la solicitud de otros y para que probéis lo sincero de vuestra caridad.
2Co 8:9  Pues conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo que, siendo rico, se hizo pobre por amor nuestro, para que vosotros fueseis ricos por su pobreza;"
2Co 8:10  y os aconsejo esto, pues es lo que os conviene a vosotros, que, desde el año pasado, habéis sido los primeros no sólo en proponeros esta obra, sino en realizarla.
2Co 8:11  Procurad, pues, ahora llevarla a buen término, a fin de que, según la prontitud de la voluntad, así sea la ejecución de aquélla, conforme a vuestras facultades.
2Co 8:12  Cuando está pronta la voluntad, es acepta en la medida de lo que se tiene, no de lo que no se tiene,
2Co 8:13  porque no se trata de que, viviendo otros con desahogo, viváis vosotros en estrechez, sino que haya igualdad, y ahora
2Co 8:14  vuestra abundancia alivie la escasez de aquéllos, para que asimismo su abundancia alivie vuestra penuria, de manera que haya equidad,
2Co 8:15  según está escrito: “Ni el que recogió mucho abundaba, ni el que recogió poco estaba escaso.”
2Co 8:16  y gracias sean dadas a Dios, que puso en el corazón de Tito esta solicitud por vosotros,
2Co 8:17  pues no sólo acogió nuestro ruego, sino que, solícito, por propia iniciativa, partió a vosotros.
2Co 8:18  Y con él enviamos a otro hermano, cuyo elogio en la predicación del Evangelio está difundido por todas las iglesias:
2Co 8:19  y no sólo esto, sino que también fue elegido por las iglesias para compañero nuestro de viaje en esta obra de caridad que hacemos para gloria del mismo Señor y para cumplimiento de nuestra pronta voluntad,
2Co 8:20  mirando a que nadie nos vitupere con motivo de esta importante suma que administramos.
2Co 8:21  Pues procuramos hacer el bien, no sólo ante Dios, sino también ante los hombres.
2Co 8:22  Enviamos con ellos a nuestro hermano, cuya solicitud tenemos bien probada con frecuencia en muchos negocios, y ahora se ha mostrado muy solícito por la gran confianza que tiene en vosotros.
2Co 8:23  Por lo que hace a Tito, es mi compañero y cooperador entre vosotros; cuanto a nuestros hermanos, enviados son de las iglesias, gloria de Cristo."
2Co 8:24  Mostrad, pues, para con ellos vuestra caridad a la faz de las iglesias y la verdad de los encomios que he hecho de vosotros.

 


 

2Co 8:1  Hermanos míos, queremos contarles cómo Dios ha mostrado su amor y su bondad a las iglesias de la región de Macedonia.
2Co 8:2  Estas iglesias han pasado por muchas dificultades, pero están muy felices. Son muy pobres, pero han dado ofrendas como si fueran ricas.
2Co 8:3  Les aseguro que dieron todo lo que podían, y aun más de lo que podían. No lo hicieron por obligación, sino porque quisieron hacerlo,
2Co 8:4  y hasta nos rogaron mucho que los dejáramos colaborar en esta ayuda al pueblo de Dios.
2Co 8:5  Hicieron más de lo que esperábamos. Primero se entregaron a sí mismos al Señor, y después a nosotros. De este modo, hicieron lo que Dios esperaba de ellos.
2Co 8:6  Tito fue quien comenzó a recoger entre ustedes las ofrendas para esta bondadosa ayuda. Por eso le rogamos que siga haciéndolo.
2Co 8:7  Todos saben que ustedes son buenos en todo: su confianza en Dios es firme, hablan mejor, saben más, tienen mucho entusiasmo para servir a los demás, y nos aman mucho. Ahora les toca ser los mejores, contribuyendo para esta bondadosa ayuda.
2Co 8:8  No les estoy dando una orden. Sólo quiero que sepan cómo ofrendan los hermanos de otras iglesias, para que ustedes puedan demostrar que su amor es sincero.
2Co 8:9  Ustedes saben que nuestro Señor Jesucristo era rico, pero tanto los amó a ustedes que vino al mundo y se hizo pobre, para que con su pobreza ustedes llegaran a ser ricos.
2Co 8:10  Por el bien de ustedes, les doy mi consejo acerca de esto. El año pasado ustedes fueron los primeros en dar y, además, lo hicieron con mucho entusiasmo.
2Co 8:11  Terminen lo que empezaron a hacer, y háganlo con el mismo entusiasmo que tenían cuando comenzaron, dando lo que cada uno pueda dar.
2Co 8:12  Si realmente desean contribuir, Dios aceptará con agrado sus ofrendas, pues él no espera que demos lo que no tenemos.
2Co 8:13  Pero no queremos que, por ayudar a otros, les falte a ustedes lo necesario. Lo que deseamos es que haya igualdad.
2Co 8:14  Ahora ustedes tienen mucho, y deben ayudar a los que tienen poco. Puede ser que, en otro momento, ellos tengan mucho y los ayuden a ustedes. De esta manera habrá igualdad.
2Co 8:15  Como dice la Biblia: «Ni le sobró al que recogió mucho, ni le faltó al que recogió poco.»
2Co 8:16  ¡Gracias a Dios que Tito se preocupa por ayudarlos a ustedes tanto como yo!
2Co 8:17  Él estaba tan interesado en ustedes que aceptó mi encargo, y de todo corazón quiso ir a visitarlos.
2Co 8:18  Junto con Tito, mandamos a un hermano en Cristo que trabaja mucho anunciando la buena noticia. En todas las iglesias se habla bien de él,
2Co 8:19  así que lo han elegido para que viaje con nosotros cuando llevemos las ofrendas. Todo esto lo hacemos para honrar a Dios, y para mostrar nuestro deseo de ayudar.
2Co 8:20  No queremos que alguien vaya a criticarnos por la manera en que actuamos con esta gran ofrenda.
2Co 8:21  Tratamos de hacerlo todo bien ante Dios y ante la gente.
2Co 8:22  Con ellos dos les enviamos a otro seguidor de Cristo que, muchas veces, y de distintas maneras, ha mostrado su deseo de ayudar. Ahora más que nunca desea hacerlo, pues confía mucho en ustedes.
2Co 8:23  Recuerden que Tito es mi compañero, y que trabajamos juntos para ayudarlos. Recuerden que los otros dos seguidores que van con Tito son enviados por las iglesias y honran a Cristo.
2Co 8:24  Por eso, demuéstrenles su amor, para que las iglesias que los envían sepan que teníamos razón de estar orgullosos de ustedes. 

 


 

2Co 8:1  Ahora os hago saber, hermanos míos, la gracia que Dios ha hecho a los fieles de las iglesias de Macedonia.
2Co 8:2  Y es, que han sido colmados de gozo a proporción de las muchas tribulaciones con que han sido probados; y que su extrema pobreza ha derramado con abundancia las riquezas de su buen corazón;
2Co 8:3  porque debo darles el testimonio de que de suyo, o voluntariamente, han dado lo que han podido, y aun más de lo que podían,
2Co 8:4  rogándonos con muchas instancias que aceptásemos sus limosnas, y permitiésemos que contribuyesen por su parte al socorro que se da a los santos, o fieles de Jerusalén .
2Co 8:5  Y en esto no solamente han hecho lo que ya de ellos esperábamos, sino que se han entregado a sí mismos, primero al Señor, y después a nosotros mediante la voluntad de Dios.
2Co 8:6  Y esto es lo que nos ha hecho rogar a Tito, que conforme ha comenzado, acabe también de conduciros al cumplimiento de esta buena obra;
2Co 8:7  a fin de que, siendo como sois, ricos en todas las cosas, en fe, en palabras, en ciencia, en toda solicitud, y además de eso en el amor que me tenéis, lo seáis también en esta especie de gracia.
2Co 8:8  No lo digo como quien os impone una ley, sino para excitaros con el ejemplo de la solicitud de los otros, a dar pruebas de vuestra sincera caridad.
2Co 8:9  Porque bien sabéis cuál haya sido la liberalidad de nuestro Señor Jesucristo; el cual siendo rico, se hizo pobre por vosotros a fin de que vosotros fueseis ricos por medio de su pobreza.
2Co 8:10  Y así os doy consejo en esto, como cosa que os importa; puesto que no sólo ya lo comenzasteis a hacer, sino que por vosotros mismos formasteis el designio de hacerlo desde el año pasado.
2Co 8:11  Pues ahora cumplido de hecho; para que así como vuestro ánimo es pronto en querer, así lo sea también en ejecutar según las facultades que tenéis.
2Co 8:12  Porque cuando un hombre tiene gran voluntad de dar, Dios la acepta, no exigiendo de él sino lo que puede, y no lo que no puede.
2Co 8:13  Que no se pretende que los otros tengan holganza, y vosotros estrechez, sino que haya igualdad,
2Co 8:14  supliendo al presente vuestra abundancia la necesidad de los otros; para que así mismo su abundancia en bienes espirituales sea también suplemento a vuestra indigencia en ellos, de donde resulte igualdad, según está escrito.
2Co 8:15  El que recogía mucho maná, no se hallaba con más; ni con menos de lo necesario el que recogía poco.
2Co 8:16  Pero gracias a Dios, que ha inspirado en el corazón de Tito este mismo celo mío por vosotros.
2Co 8:17  Pues no solamente se ha movido por mis ruegos; sino que habiéndose movido aún más por su voluntad hacia vosotros, partió espontáneamente para ir a veros.
2Co 8:18  Os hemos también enviado con él al hermano nuestro, que se ha hecho célebre en todas las iglesias por la buena nueva;
2Co 8:19  y el cual, además de eso, ha sido escogido por las iglesias para acompañarnos en nuestros viajes, y tomar parte en el cuidado que tenemos de procurar este socorro a nuestros hermanos por la gloria del Señor, y para mostrar nuestra pronta voluntad,
2Co 8:20  con lo que tiramos a evitar que alguien nos pueda vituperar, con motivo de la administración de este caudal.
2Co 8:21  Pues atendemos a portarnos bien, no sólo delante de Dios, sino también delante de los hombres.
2Co 8:22  Enviamos así mismo con éstos a otro hermano nuestro, a quien hemos experimentado lleno de celo en muchas ocasiones, y que ahora lo está aun más en la presente; y tengo gran confianza de que le recibiréis bien,
2Co 8:23  lo mismo que a Tito, mi socio y coadjutor entre vosotros, y a los demás hermanos que le acompañan y son los apóstoles o enviados de las iglesias y la gloria de Cristo .
2Co 8:24  Dadles, pues, a vista de las iglesias pruebas propias de vuestra caridad y de la razón que tenemos de gloriarnos acerca de vosotros. 

 


 

2Co 8:1  

La ofrenda para los santos
  Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia;
2Co 8:2  que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad.
2Co 8:3  Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas,
2Co 8:4  pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos.(A)
2Co 8:5  Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios;
2Co 8:6  de manera que exhortamos a Tito para que tal como comenzó antes, asimismo acabe también entre vosotros esta obra de gracia.
2Co 8:7  Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia.
2Co 8:8  No hablo como quien manda, sino para poner a prueba, por medio de la diligencia de otros, también la sinceridad del amor vuestro.
2Co 8:9  Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.
2Co 8:10  Y en esto doy mi consejo; porque esto os conviene a vosotros, que comenzasteis antes, no sólo a hacerlo, sino también a quererlo, desde el año pasado.
2Co 8:11  Ahora, pues, llevad también a cabo el hacerlo, para que como estuvisteis prontos a querer, así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tengáis.
2Co 8:12  Porque si primero hay la voluntad dispuesta, será acepta según lo que uno tiene, no según lo que no tiene.
2Co 8:13  Porque no digo esto para que haya para otros holgura, y para vosotros estrechez,
2Co 8:14  sino para que en este tiempo, con igualdad, la abundancia vuestra supla la escasez de ellos, para que también la abundancia de ellos supla la necesidad vuestra, para que haya igualdad,
2Co 8:15  como está escrito: El que recogió mucho, no tuvo más, y el que poco, no tuvo menos.(B)
2Co 8:16  Pero gracias a Dios que puso en el corazón de Tito la misma solicitud por vosotros.
2Co 8:17  Pues a la verdad recibió la exhortación; pero estando también muy solícito, por su propia voluntad partió para ir a vosotros.
2Co 8:18  Y enviamos juntamente con él al hermano cuya alabanza en el evangelio se oye por todas las iglesias;
2Co 8:19  y no sólo esto, sino que también fue designado por las iglesias como compañero de nuestra peregrinación para llevar este donativo, que es administrado por nosotros para gloria del Señor mismo, y para demostrar vuestra buena voluntad;
2Co 8:20  evitando que nadie nos censure en cuanto a esta ofrenda abundante que administramos,
2Co 8:21  procurando hacer las cosas honradamente, no sólo delante del Señor sino también delante de los hombres.(C)
2Co 8:22  Enviamos también con ellos a nuestro hermano, cuya diligencia hemos comprobado repetidas veces en muchas cosas, y ahora mucho más diligente por la mucha confianza que tiene en vosotros.
2Co 8:23  En cuanto a Tito, es mi compañero y colaborador para con vosotros; y en cuanto a nuestros hermanos, son mensajeros de las iglesias, y gloria de Cristo.
2Co 8:24  Mostrad, pues, para con ellos ante las iglesias la prueba de vuestro amor, y de nuestro gloriarnos respecto de vosotros. 
 

 


 

2Co 8:1  Así mismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que ha sido dada a las Iglesias de Macedonia;
2Co 8:2  que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo permaneció, y su profunda pobreza abundó en riquezas de su bondad.
2Co 8:3  Porque conforme a sus fuerzas, (como yo testifico por ellos), y aun sobre sus fuerzas han sido liberales;
2Co 8:4  rogándonos con muchas súplicas, que recibiésemos la gracia y la comunicación del ministerio que se hace para los santos.
2Co 8:5  Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios.
2Co 8:6  De tal manera que exhortamos a Tito, para que como comenzó antes, así también acabe esta gracia entre vosotros también.
2Co 8:7  Por tanto, como en todo abundáis, en fe, y en Palabra, y en ciencia, y en toda solicitud, y en vuestra caridad con nosotros, que también abundéis en esta gracia.
2Co 8:8  No hablo como quien manda, sino por experimentar la liberalidad de vuestra caridad por la solicitud de los otros.
2Co 8:9  Porque ya sabéis la gracia del Señor nuestro Jesús, el Cristo, que por amor de vosotros se hizo pobre, siendo rico; para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.
2Co 8:10  Y en esto doy mi consejo; porque esto os conviene a vosotros, que comenzasteis, no sólo a hacerlo, sino también a ser solícitos desde el año pasado.
2Co 8:11  Ahora pues, llevad también a cabo el hecho, para que como fue pronto el ánimo de la voluntad, así también sea en cumplirlo de lo que tenéis.
2Co 8:12  Porque si primero hay la voluntad pronta, será acepta por lo que tiene, no por lo que no tiene.
2Co 8:13  Porque no digo esto para que haya para otros desahogo, y para vosotros apretura;
2Co 8:14  sino para que en este tiempo, por la equidad, vuestra abundancia supla la falta de los otros, para que también la abundancia de ellos otra vez supla vuestra falta, y haya igualdad;
2Co 8:15  como está escrito: El que recogió mucho, no tuvo más; y el que poco, no tuvo menos.
2Co 8:16  Pero gracias a Dios que dio la misma solicitud por vosotros en el corazón de Tito.
2Co 8:17  Pues a la verdad recibió la exhortación; mas estando también muy solícito, de su voluntad partió para ir a vosotros.
2Co 8:18  Y enviamos juntamente con él al hermano cuya alabanza es en el Evangelio por todas las Iglesias;
2Co 8:19  y no sólo esto , sino que también fue ordenado por las Iglesias compañero de nuestra peregrinación para llevar esta gracia, que es administrada por nosotros y de vuestro pronto ánimo para gloria del mismo Señor.
2Co 8:20  Evitando que nadie nos vitupere en esta abundancia que ministramos;
2Co 8:21  procurando lo honesto no sólo delante del Señor, sino aun delante de los hombres.
2Co 8:22  Enviamos también con ellos a nuestro hermano, al cual muchas veces hemos experimentado diligente, pero ahora mucho más con la mucha confianza que tenemos en vosotros.
2Co 8:23  En cuanto a Tito, es mi compañero y coadjutor para con vosotros; o acerca de nuestros hermanos, que son apóstoles de las Iglesias, y la gloria del Cristo.
2Co 8:24  Mostrad pues, para con ellos en la faz de las Iglesias la prueba de vuestra caridad, y de nuestro gloriarnos acerca de vosotros. 

 


 

2Co 8:1  Moreover, brethren, we do you to wit of the grace of God bestowed on the churches of Macedonia;
2Co 8:2  How that in a great trial of affliction the abundance of their joy and their deep poverty abounded unto the riches of their liberality.
2Co 8:3  For to their power, I bear record, yea, and beyond their power they were willing of themselves;
2Co 8:4  Praying us with much intreaty that we would receive the gift, and take upon us the fellowship of the ministering to the saints.
2Co 8:5  And this they did, not as we hoped, but first gave their own selves to the Lord, and unto us by the will of God.
2Co 8:6  Insomuch that we desired Titus, that as he had begun, so he would also finish in you the same grace also.
2Co 8:7  Therefore, as ye abound in every thing, in faith, and utterance, and knowledge, and in all diligence, and in your love to us, see that ye abound in this grace also.
2Co 8:8  I speak not by commandment, but by occasion of the forwardness of others, and to prove the sincerity of your love.
2Co 8:9  For ye know the grace of our Lord Jesus Christ, that, though he was rich, yet for your sakes he became poor, that ye through his poverty might be rich.
2Co 8:10  And herein I give my advice: for this is expedient for you, who have begun before, not only to do, but also to be forward a year ago.
2Co 8:11  Now therefore perform the doing of it; that as there was a readiness to will, so there may be a performance also out of that which ye have.
2Co 8:12  For if there be first a willing mind, it is accepted according to that a man hath, and not according to that he hath not.
2Co 8:13  For I mean not that other men be eased, and ye burdened:
2Co 8:14  But by an equality, that now at this time your abundance may be a supply for their want, that their abundance also may be a supply for your want: that there may be equality:
2Co 8:15  As it is written, He that had gathered much had nothing over; and he that had gathered little had no lack.
2Co 8:16  But thanks be to God, which put the same earnest care into the heart of Titus for you.
2Co 8:17  For indeed he accepted the exhortation; but being more forward, of his own accord he went unto you.
2Co 8:18  And we have sent with him the brother, whose praise is in the gospel throughout all the churches;
2Co 8:19  And not that only, but who was also chosen of the churches to travel with us with this grace, which is administered by us to the glory of the same Lord, and declaration of your ready mind:
2Co 8:20  Avoiding this, that no man should blame us in this abundance which is administered by us:
2Co 8:21  Providing for honest things, not only in the sight of the Lord, but also in the sight of men.
2Co 8:22  And we have sent with them our brother, whom we have oftentimes proved diligent in many things, but now much more diligent, upon the great confidence which I have in you.
2Co 8:23  Whether any do enquire of Titus, he is my partner and fellowhelper concerning you: or our brethren be enquired of, they are the messengers of the churches, and the glory of Christ.
2Co 8:24  Wherefore shew ye to them, and before the churches, the proof of your love, and of our boasting on your behalf. 

 


 

2Co 8:1  Os damos a conocer, hermanos, la gracia que Dios ha otorgado a las Iglesias de Macedonia.
2Co 8:2  Pues, aunque probados por muchas tribulaciones, su rebosante alegría y su extrema pobreza han desbordado en tesoros de generosidad.
2Co 8:3  Porque atestiguo que según sus posibilidades, y aun sobre sus posibilidades, espontáneamente
2Co 8:4  nos pedían con mucha insistencia la gracia de participar en el servicio en bien de los santos.
2Co 8:5  Y superando nuestras esperanzas, se entregaron a sí mismos, primero al Señor, y luego a nosotros, por voluntad de Dios,
2Co 8:6  de forma que rogamos a Tito llevara a buen término entre vosotros esta generosidad, tal como la había comenzado.
2Co 8:7  Y del mismo modo que sobresalís en todo: en fe, en palabra, en ciencia, en todo interés y en la caridad que os hemos comunicado, sobresalid también en esta generosidad.
2Co 8:8  No es una orden; sólo quiero, mediante el interés por los demás, probar la sinceridad de vuestra caridad.
2Co 8:9  Pues conocéis la generosidad de nuestro Señor Jesucristo, el cual, siendo rico, por vosotros se hizo pobre a fin de que os enriquecierais con su pobreza.
2Co 8:10  Os doy un consejo sobre el particular: que es lo que os conviene a vosotros, ya que desde el año pasado habéis sido los primeros no sólo en hacer la colecta, sino también en tomar la iniciativa.
2Co 8:11  Ahora llevadla también a cabo, de forma que a vuestra prontitud en la iniciativa corresponda la realización conforme a vuestras posibilidades.
2Co 8:12  Pues si hay prontitud de voluntad es bien acogida con lo que se tenga, y no importa si nada se tiene.
2Co 8:13  No que paséis apuros para que otros tengan abundancia, sino con igualdad.
2Co 8:14  Al presente, vuestra abundancia remedia su necesidad, para que la abundancia de ellos pueda remediar también vuestra necesidad y reine la igualdad,
2Co 8:15  como dice la Escritura: = El que mucho recogió, no tuvo de más; y el que poco, no tuvo de menos. =
2Co 8:16  ¡Gracias sean dadas a Dios, que pone en el corazón de Tito el mismo interés por vosotros!,
2Co 8:17  pues aceptó mi ruego y, más solícito que nunca, por propia iniciativa fue donde vosotros.
2Co 8:18  Con él enviamos al hermano, cuyo renombre a causa del Evangelio se ha extendido por todas las Iglesias.
2Co 8:19  Y no sólo eso, sino que fue designado por elección de todas las Iglesias como compañero nuestro de viaje en esta generosidad, en que servimos nosotros para la gloria del mismo Señor, por iniciativa nuestra.
2Co 8:20  Así evitaremos todo motivo de reproche por esta abundante suma que administramos;
2Co 8:21  pues = procuramos el bien = no sólo = ante el Señor = sino = también ante los hombres. =
2Co 8:22  Con ellos os enviamos también al hermano nuestro, cuya solicitud tenemos ya comprobada muchas veces y de muchas maneras; solicitud aún mayor ahora por la gran confianza que tiene en vosotros.
2Co 8:23  En cuanto a Tito, es compañero y colaborador mío cerca de vosotros; en cuanto a los demás hermanos, son los delegados de las Iglesias: la gloria de Cristo.
2Co 8:24  Mostrad, pues, ante la faz de las Iglesias, vuestra caridad y la razón de nuestro orgullo respecto de vosotros.

 


 

2Co 8:1  Ahora, hermanos, queremos contarles cómo se ha mostrado la bondad de Dios en las iglesias de Macedonia.
2Co 8:2  A pesar de las pruebas por las que han tenido que pasar, son muy felices; y a pesar de ser muy pobres, sus ofrendas han sido tan generosas como si fueran ricos.
2Co 8:3  yo soy testigo de que han ofrendado espontáneamente según sus posibilidades, y aun más allá de ellas. Por su propia iniciativa
2Co 8:4  nos rogaron mucho que les permitiéramos tomar parte en esta ayuda para el pueblo de Dios.
2Co 8:5  y hasta hicieron más de lo que esperábamos, pues se ofrendaron a sí mismos, primero al Señor y luego a nosotros, conforme a la voluntad de Dios.
2Co 8:6  Por eso hemos rogado a Tito que recoja entre ustedes esta bondadosa colecta que él comenzó antes a recoger.
2Co 8:7  Pues ustedes, que sobresalen en todo: en fe, en facilidad de palabra, en conocimientos, en buena disposición para servir y en amor que aprendieron de nosotros, igualmente deben sobresalir en esta obra de caridad.
2Co 8:8  No les digo esto como un mandato; solamente quiero que conozcan la buena disposición de otros, para darles a ustedes la oportunidad de demostrar que su amor es verdadero.
2Co 8:9  Porque y a saben ustedes que nuestro Señor Jesucristo, en su bondad, siendo rico se hizo pobre por causa de ustedes, para que por su pobreza ustedes se hicieran ricos.
2Co 8:10  Por el bien de ustedes les doy mi opinión sobre este asunto. Desde el año pasado, no solo comenzaron ustedes a hacer algo al respecto, sino a hacerlo con entusiasmo.
2Co 8:11  Ahora pues, dentro de sus posibilidades, terminen lo que han comenzado con la misma buena disposición que mostraron al principio, cuando decidieron hacerlo.
2Co 8:12  Porque si alguien de veras quiere dar, Dios le acepta la ofrenda que él dé conforme a sus posibilidades. Dios no pide lo que uno no tiene.
2Co 8:13  No se trata de que por ayudar a otros ustedes pasen necesidad; se trata más bien de que haya igualdad.
2Co 8:14  Ahora ustedes tienen lo que a ellos les falta; en otra ocasión ellos tendrán lo que les falte a ustedes, y de esta manera habrá igualdad.
2Co 8:15  Como dice la Escritura: "Ni le sobró al que había recogido mucho, ni le faltó al que había recogido poco."[1]
2Co 8:16  Gracias a Dios que puso en el corazón de Tito la misma preocupación que yo tengo por ustedes.
2Co 8:17  Pues aceptó mi encargo y , como él mismo está muy interesado en ustedes, ahora va a verlos por su propia voluntad.
2Co 8:18  Junto con Tito, les envío un hermano de quien se habla muy bien en todas las iglesias, por lo bien que ha trabajado en favor del evangelio.
2Co 8:19  Además, las iglesias lo escogieron para que viajara con nosotros y ayudara en esta obra de caridad que estamos haciendo para honrar al Señor y para demostrar nuestros deseos de ayudar.
2Co 8:20  Queremos evitar así que se nos critique a causa de esta gran colecta que estamos recogiendo,
2Co 8:21  y por eso procuramos hacer lo bueno, no solo delante del Señor sino también delante de los hombres.
2Co 8:22  Juntamente con aquellos, les envío otro de nuestros hermanos, que nos ha demostrado de muchas maneras su buena disposición, y mucho más ahora, por la gran confianza que tiene en ustedes.
2Co 8:23  De Tito puedo decir que es mi compañero y que trabaja conmigo para bien de ustedes. Y acerca de los otros dos hermanos, que son enviados de las iglesias y que honran a Cristo.
2Co 8:24  y para que las iglesias lo sepan, muéstrenles ustedes que verdaderamente los aman y que tenemos razón al estar orgullosos de ustedes. 

 


 

2Co 8:1  Ahora les hacemos saber, hermanos, acerca de la bondad inmerecida de Dios que ha sido otorgada a las congregaciones de Macedonia,
2Co 8:2  que durante una gran prueba, bajo aflicción, su abundancia de gozo y su profunda pobreza hicieron abundar las riquezas de su generosidad.
2Co 8:3  Porque según lo que verdaderamente podían hacer —sí, yo testifico, más allá de lo que verdaderamente podían hacer— fue esto,
2Co 8:4  mientras espontáneamente siguieron rogándonos con fuerte súplica por el [privilegio de] dar bondadosamente y de tener participación en el ministerio destinado para los santos.
2Co 8:5  Y no simplemente como lo habíamos esperado, sino que primero se dieron ellos mismos al Señor y a nosotros por la voluntad de Dios.
2Co 8:6  Esto nos hizo animar a Tito a que, tal como él había sido el que lo había iniciado entre ustedes, así también él completara este mismo bondadoso dar de parte de ustedes.
2Co 8:7  No obstante, así como ustedes están abundando en todo, en fe y en palabra y en conocimiento y en toda solicitud y en este amor de nosotros para con ustedes, abunden también en este bondadoso dar.
2Co 8:8  No es a manera de darles mandato que estoy hablando, sino en vista de la solicitud de otros y para poner a prueba lo genuino de su amor.
2Co 8:9  Porque ustedes conocen la bondad inmerecida de nuestro Señor Jesucristo, que, aunque era rico, se hizo pobre por causa de ustedes, para que ustedes se hicieran ricos mediante la pobreza de él.
2Co 8:10  Y en esto doy una opinión: porque este asunto es de provecho para ustedes, en vista de que ya hace un año que ustedes iniciaron no solo el hacer, sino también el querer [hacer];
2Co 8:11  ahora, pues, terminen también el hacerlo, para que, así como hubo prontitud para querer hacer, así mismo haya también un terminarlo de lo que tengan.
2Co 8:12  Porque si primero está allí la prontitud, es especialmente acepto según lo que tiene la persona, no según lo que no tiene.
2Co 8:13  Porque no es mi intención que les sea fácil a otros, pero difícil a ustedes;
2Co 8:14  sino que, mediante una igualación, el sobrante de ustedes precisamente ahora compense lo que les falta a ellos, para que el sobrante de ellos también llegue a compensar lo que les falte a ustedes, para que se efectúe una igualación.
2Co 8:15  Así como está escrito: “La persona que tenía mucho no tuvo demasiado, y a la persona que tenía poco no le faltó”.
2Co 8:16  Ahora bien, a Dios vayan las gracias por haber puesto la misma solicitud por ustedes en el corazón de Tito,
2Co 8:17  porque él de veras ha respondido al estímulo, pero, por ser muy solícito, sale de su propia voluntad hacia ustedes.
2Co 8:18  Pero enviamos junto con él al hermano cuya alabanza en relación con las buenas nuevas se ha extendido por todas las congregaciones.
2Co 8:19  No solo eso, sino que también ha sido nombrado por las congregaciones para que sea nuestro compañero de viaje con respecto a este don bondadoso que ha de ser administrado por nosotros para la gloria del Señor y en prueba de nuestro ánimo pronto.
2Co 8:20  Así evitamos que hombre alguno encuentre falta en nosotros respecto a esta contribución liberal que ha de ser administrada por nosotros.
2Co 8:21  Porque “hacemos provisión honrada, no solo a vista de Jehová, sino también a vista de los hombres”.
2Co 8:22  Además, enviamos con ellos a nuestro hermano del cual en muchas cosas frecuentemente hemos probado que ha sido solícito, mas ahora mucho más solícito debido a la gran confianza que tiene en ustedes.
2Co 8:23  Empero, si hay alguna pregunta respecto a Tito, él es partícipe conmigo y colaborador para bien de ustedes; o si las hay respecto a nuestros hermanos, son apóstoles de congregaciones y gloria de Cristo.
2Co 8:24  Por lo tanto, demuéstrenles la prueba de su amor y de lo que nos jactamos acerca de ustedes, ante el rostro de las congregaciones.

 


 

2Co 8:1  Hermanos míos, queremos contarles cómo Dios ha mostrado su amor y su bondad a las iglesias de la región de Macedonia.
2Co 8:2  Estas iglesias han pasado por muchas dificultades, pero están muy felices. Son muy pobres, pero han dado ofrendas como si fueran ricas.
2Co 8:3  Les aseguro que dieron todo lo que podían, y aun más de lo que podían. No lo hicieron por obligación, sino porque quisieron hacerlo,
2Co 8:4  y hasta nos rogaron mucho que los dejáramos colaborar en esta ayuda al pueblo de Dios.
2Co 8:5  Hicieron más de lo que esperábamos. Primero se entregaron a sí mismos al Señor, y después a nosotros. De este modo, hicieron lo que Dios esperaba de ellos.
2Co 8:6  Tito fue quien comenzó a recoger entre ustedes las ofrendas para esta bondadosa ayuda. Por eso le rogamos que siga haciéndolo.
2Co 8:7  Todos saben que ustedes son buenos en todo: su confianza en Dios es firme, hablan mejor, saben más, tienen mucho entusiasmo para servir a los demás, y nos aman mucho. Ahora les toca ser los mejores, contribuyendo para esta bondadosa ayuda.
2Co 8:8  No les estoy dando una orden. Sólo quiero que sepan cómo ofrendan los hermanos de otras iglesias, para que ustedes puedan demostrar que su amor es sincero.
2Co 8:9  Ustedes saben que nuestro Señor Jesucristo era rico, pero tanto los amó a ustedes que vino al mundo y se hizo pobre, para que con su pobreza ustedes llegaran a ser ricos.
2Co 8:10  Por el bien de ustedes, les doy mi consejo acerca de esto. El año pasado ustedes fueron los primeros en dar y, además, lo hicieron con mucho entusiasmo.
2Co 8:11  Terminen lo que empezaron a hacer, y háganlo con el mismo entusiasmo que tenían cuando comenzaron, dando lo que cada uno pueda dar.
2Co 8:12  Si realmente desean contribuir, Dios aceptará con agrado sus ofrendas, pues él no espera que demos lo que no tenemos.
2Co 8:13  Pero no queremos que, por ayudar a otros, les falte a ustedes lo necesario. Lo que deseamos es que haya igualdad.
2Co 8:14  Ahora ustedes tienen mucho, y deben ayudar a los que tienen poco. Puede ser que, en otro momento, ellos tengan mucho y los ayuden a ustedes. De esta manera habrá igualdad.
2Co 8:15  Como dice la Biblia: «Ni le sobró al que recogió mucho, ni le faltó al que recogió poco.»
2Co 8:16  ¡Gracias a Dios que Tito se preocupa por ayudarlos a ustedes tanto como yo!
2Co 8:17  Él estaba tan interesado en ustedes que aceptó mi encargo, y de todo corazón quiso ir a visitarlos.
2Co 8:18  Junto con Tito, mandamos a un hermano en Cristo que trabaja mucho anunciando la buena noticia. En todas las iglesias se habla bien de él,
2Co 8:19  así que lo han elegido para que viaje con nosotros cuando llevemos las ofrendas. Todo esto lo hacemos para honrar a Dios, y para mostrar nuestro deseo de ayudar.
2Co 8:20  No queremos que alguien vaya a criticarnos por la manera en que actuamos con esta gran ofrenda.
2Co 8:21  Tratamos de hacerlo todo bien ante Dios y ante la gente.
2Co 8:22  Con ellos dos les enviamos a otro seguidor de Cristo que, muchas veces, y de distintas maneras, ha mostrado su deseo de ayudar. Ahora más que nunca desea hacerlo, pues confía mucho en ustedes.
2Co 8:23  Recuerden que Tito es mi compañero, y que trabajamos juntos para ayudarlos. Recuerden que los otros dos seguidores que van con Tito son enviados por las iglesias y honran a Cristo.
2Co 8:24  Por eso, demuéstrenles su amor, para que las iglesias que los envían sepan que teníamos razón de estar orgullosos de ustedes.

 


 

2Co 8:1  Ahora hermanos, les tenemos que decir acerca de la misericordia que YAHWEH ha dado a las Asambleas de Macedonia.
2Co 8:2  A pesar de pruebas severas, y aunque son desesperadamente pobres, su alegría rebozó en una riqueza de generosidad.
2Co 8:3  Les digo que ellos, no simplemente han dado de acuerdo con sus medios, sino por su libre voluntad han dado más allá de sus medios.
2Co 8:4  Mendigaron e imploraron con nosotros por tener el privilegio de compartir este servicio para el pueblo de YAHWEH.
2Co 8:5  También ellos no hicieron esto de la manera que nosotros esperábamos, sino primero se dieron al Adón, esto es, por voluntad de YAHWEH a nosotros.
2Co 8:6  Todo esto nos ha llevado a exhortar a Tito para traer este mismo grato regalo a plenitud entre ustedes, puesto que él ya ha hecho un comienzo.
2Co 8:7  Así como se exceden en todo; en fe, en conversación, en conocimiento, en diligencia de todo tipo, y en el amor de ustedes por nosotros, verán que se exceden en este don también.
2Co 8:8  No estoy dando una orden, sino que estoy probando la autenticidad del amor de ustedes frente a la diligencia de otros.
2Co 8:9  Pues ustedes saben qué generoso nuestro Adón Yahshúa Ha Mashíaj fue por ustedes, siendo rico, El se empobreció a sí mismo, para poderlos enriquecer por medio de su pobreza.
2Co 8:10  Como digo, refiriéndome a este asunto, sólo estoy dando una opinión. Hace un año, no sólo fueron los primeros en actuar, sino los primeros que quisieron hacerlo. Sería para venta ja de ustedes,
2Co 8:11  terminar lo que empezaron, para que su anhelo de querer empezar el proyecto, sea igualado por su anhelo de finalizarlo, así vayan contribuyendo de lo que tienen.
2Co 8:12  Porque si las ansias de dar están ahí, la buena acogida al regalo será medida por lo que tienen, no por lo que no tienen.
2Co 8:13  No es que la ayuda a otros les cause problemas, sino que debe haber un tipo de reciprocidad:
2Co 8:14  En el presente, la abundancia de ustedes puede ayudar a aquellos que están necesitados; para que cuando ustedes estén necesitados, la abundancia de ellos sea de ayuda para ustedes; entonces así habrá reciprocidad
2Co 8:15  Es como el Tanaj dice: "El que recogió mucho, no le sobró nada, y el que recogió poco, no le faltó nada."[Ex 16:18]
2Co 8:16  Ahora, le doy gracias a YAHWEH por hacer que Tito tenga tanta devoción por ustedes como nosotros;
2Co 8:17  pues él no sólo respondió a nuestro llamado, pero siendo tan devoto va a ir a ustedes por su propia iniciativa.
2Co 8:18  Y con él, estamos enviando al hermano que su trabajo por las Buenas Noticias es alabado en todas las Asambleas;
2Co 8:19  no sólo eso, él también ha sido nombrado por las Asambleas para ir con nosotros, para que de la manera que administramos esta obra de caridad traiga honra al Adón, y demuestre nuestras ansias de ayudar.
2Co 8:20  Nuestra intención en esto es demostrar que nuestra conducta en el manejo de estas sumas sustanciales sea fuera de reproche;
2Co 8:21  porque hacemos un gran esfuerzo para hacer lo que es correcto, no sólo a la vista de YAHWEH, sino también a la vista de otras personas.[Pr 3:4]
2Co 8:22  Con estos dos, estamos enviando otro hermano nuestro, uno cuya diligencia hemos comprobado muchas veces de muchas formas, pero ahora es aún más diligente por su gran confianza en ustedes.
2Co 8:23  En cuanto a Tito, él es mi mejor compañero que trabaja conmigo para beneficio de ustedes; y los otros hermanos que con él van, son emisarios de las Asambleas, y dan honor al Mashíaj.
2Co 8:24  Así que el amor que ustedes demuestren por estos hombres, justificará ante ellos nuestra gloria en ustedes, y por medio de ellos, a las Asambleas de donde fueron enviados.[30]

 


 

2Co 8:1  "Hermanos, ahora queremos que conozcan el generoso amor que las iglesias de Macedonia han recibido de Dios."
2Co 8:2  "Ellos han pasado por muchos sufrimientos. Viven en la pobreza, pero a pesar de ella y de las dificultades, han sido muy generosos porque están llenos de alegría."
2Co 8:3  "Les puedo asegurar que ellos dieron todo voluntariamente, y hasta entregaron más de lo que podían."
2Co 8:4  "Incluso, nos han rogado una y otra vez que les demos el privilegio de participar en esta ofrenda para el pueblo de Dios."
2Co 8:5  "No dieron simplemente de la manera que esperábamos, sino que primero se entregaron al Señor y luego a nosotros siguiendo la voluntad de Dios."
2Co 8:6  "Por eso le rogamos a Tito que terminara de recoger su ofrenda bondadosa, ya que él fue quien empezó a recogerla."
2Co 8:7  "Ustedes son ricos en todo: en fe, en habilidad para hablar, en conocimientos, en buena voluntad para ayudar y en el amor que han aprendido de nosotros. Por eso esperamos que al ayudar en esta ofrenda bondadosa también demuestren su generosidad."
2Co 8:8  Pero esto no lo digo como una orden. Lo que quiero es que vean que otros están decididos a ayudar para que así ustedes demuestren que su amor es verdadero.
2Co 8:9  "Ustedes conocen el generoso amor de nuestro Señor Jesucristo, quien siendo rico se hizo pobre por ustedes, para que por medio de su pobreza, ustedes se hicieran ricos."
2Co 8:10  "Les doy mi consejo sobre este asunto: pienso que ahora les conviene aprovechar esta oportunidad ya que hace un año ustedes fueron los primeros en dar, e incluso fueron los primeros que quisieron hacerlo."
2Co 8:11  Terminen entonces ahora lo que comenzaron y den de lo que tienen. Así demostrarán que la buena voluntad que mostraron al principio era sincera.
2Co 8:12  "Si quieren dar, su ofrenda será recibida teniendo en cuenta lo que tienen y no lo que no tienen."
2Co 8:13  "No se trata de que ustedes tengan que pasar necesidades por ayudar a otros, sino que haya igualdad para todos."
2Co 8:14  "Mi intención es que ustedes, que ahora tienen en abundancia, ayuden a otros que no tienen lo necesario. Luego, cuando a ustedes les falte, otros que tienen en abundancia los ayudarán, y así habrá igualdad para todos."
2Co 8:15  "Así dicen las Escrituras: ""Al que recogió mucho, no le sobró, y al que recogió poco, no le faltó""."
2Co 8:16  Doy gracias a Dios porque le dio a Tito los mismos deseos de ayudarlos que tengo yo.
2Co 8:17  "Tito hizo todo lo que le pedimos y como estaba tan dispuesto a ayudarlos, se ofreció a ir a visitarlos."
2Co 8:18  "Junto con él, enviamos al hermano de quien hablan muy bien en todas las iglesias por su trabajo a favor de las buenas noticias."
2Co 8:19  "Además, todas las iglesias escogieron a este hermano para que viajara con nosotros mientras organizamos esta ofrenda. Hacemos esta ofrenda para glorificar al Señor y para demostrar que en realidad queremos ayudar."
2Co 8:20  Hemos sido muy cuidadosos para que nadie nos critique por la manera en que estamos manejando esta ofrenda.
2Co 8:21  "Hemos tratado de hacer lo correcto, no sólo ante los ojos del Señor, sino también ante los ojos de los hombres."
2Co 8:22  Con ellos también estamos enviando a nuestro hermano que siempre está dispuesto a ayudar y que lo ha demostrado de muchas formas. Él ahora quiere ayudar mucho más porque confía mucho en ustedes.
2Co 8:23  "Sobre Tito, les digo que es mi compañero de trabajo y que está trabajando junto a mí para ayudarlos. Sobre los otros hermanos, les puedo decir que son enviados por las iglesias y que también honran a Cristo."
2Co 8:24  "Entonces les pido que les den a ellos una demostración de su amor y de la razón por la cual estamos tan orgullosos de ustedes, para que todas las iglesias lo sepan."

 


 
  Conocen nuestro sitio 445298 visitantes (1652469 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!