Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W180
 


  BibliadeEstudioAdventista1 Corintios 15.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de 1.2 de Corintios.


 

1Co 15:1  Y os noto, hermanos, el Evangelio que os he evangelizado; que también recibisteis; en que también perseveráis;
1Co 15:2  por el cual asimismo os salváis: con qué palabra heos evangelizado, si(a)  retenéis; a no ser que en vano hayáis creído.
1Co 15:3  Pues trasmitíos, entre lo primero; lo que asimismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras;
1Co 15:4  y que fue sepultado, y que resucitó al día el tercero, según las Escrituras;
1Co 15:5  y que apareció a Cefas; luego a los doce.
1Co 15:6  Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez; de los cuales los más quedan hasta ahora; pero algunos se han dormido.
1Co 15:7  Después apareció a Santiago; luego a los apóstoles todos.
1Co 15:8  Y, al último de todos, tal como si a un abortivo, apareció también a mí.
1Co 15:9  Pues yo soy el más pequeño de los apóstoles; que no soy digno de llamarme apóstol; por esto: porque perseguí a la Iglesia de Dios;
1Co 15:10  pero, por gracia de Dios, soy lo que soy; y su gracia, la para conmigo, no vana se hizo; sino que más que ellos todos heme fatigado; aunque no yo, sino la gracia de Dios conmigo.
1Co 15:11  Ya, pues, yo, ya aquéllos, así predicamos, y así habéis creído.
1Co 15:12  Pero, si Cristo es predicado que de muertos ha resucitado, ¿cómo dicen, entre vosotros, algunos que resurrección de muertos no hay?
1Co 15:13  Pero, si resurrección de muertos no hay, ni Cristo ha resucitado;
1Co 15:14  pero, si Cristo no ha resucitado, vana, por tanto, nuestra predicación; vana también vuestra fe;
1Co 15:15  y somos hallados asimismo, falsos testigos de Dios: porque hemos testimoniado contra Dios: que resucitó al Cristo, a quien no resucitó; si ya, en verdad, los muertos no resucitan.
1Co 15:16  Pues, si muertos no resucitan, ni Cristo ha resucitado;
1Co 15:17  y, si Cristo no ha resucitado, vana vuestra fe es: aún estáis en vuestros pecados;
1Co 15:18  por tanto también los que se han dormido en Cristo, han perecido.
1Co 15:19  Si, en esta vida, en Cristo estamos esperando sólo, más lastimosos de todos los hombres somos.
1Co 15:20  Pero, ahora Cristo ha resucitado de entre muertos, primicias de los dormidos.
1Co 15:21  Porque, después que, por hombre, la muerte, también, por hombre, resurrección de muertos.
1Co 15:22  Pues, así como en Adán todos mueren, así también en el Cristo todos serán vivificados;
1Co 15:23  y cada cual en su propio orden: primicias Cristo; después, los del Cristo en la parusia(b)  de él;
1Co 15:24  luego el fin, cuando entregare el reino a Dios y Padre; cuando anulare todo principado, y toda potestad y virtud,
1Co 15:25  Que necesario es que él reine, hasta que pusiere todos los enemigos bajo sus pies.
1Co 15:26  Postrera enemiga anulada es la muerte.
1Co 15:27  Pues todo ha sido sometido bajo los pies de él. Y, cuando dice: «Todo ha sido sometido», claro(c)  que, fuera del que ha sometido a él todas las cosas;
1Co 15:28  y, cuando sometiere a él todas las cosas; entonces el mismo Hijo se someterá al que ha sometido a él todas las cosas; para que sea Dios todo en todos.
1Co 15:29  De no ¿qué harán los que se bautizan por los muertos(d) ? Si, del todo, los muertos no resucitan ¿qué también se bautizan por ellos?
1Co 15:30  ¿Qué también nosotros peligramos a toda hora?
1Co 15:31  Cada día muero; sí, ¡por vuestra gloriación, hermanos; la que tengo en Cristo Jesús, nuestro Señor!
1Co 15:32  Si, según(e)  hombre, con fieras lidié en éfeso, ¿cuál para mí el provecho? Si muertos no resucitan, Is. 22,13 comamos y bebamos; que mañana morimos.
1Co 15:33  No os descaminéis: corrompen costumbres buenas conversaciones malas.
1Co 15:34  Recobraos justamente, y no pequéis; porque desconocimiento de Dios algunos tienen. Para confusión os hablo.
1Co 15:35  Empero dirá alguno: «¿Cómo resucitan los muertos? ¿Y con qué cuerpo vienen?
1Co 15:36  Insensato, tú lo que siembras no se vivifica, si no muriere;
1Co 15:37  y lo que siembras, no el cuerpo, el que ha de nacer, siembras, sino desnudo grano, por ejemplo, de trigo o de algo de lo demás;
1Co 15:38  y Dios dale cuerpo, según ha querido; y a cada una de las simientes, propio cuerpo.
1Co 15:39  No toda carne la misma carne; sino una de hombres; otra, carne de bestias; otra, carne de volátiles; otra, de peces.
1Co 15:40  Y cuerpos celestes, y cuerpos terrenos(f) ; empero, otra, por cierto, la de los celestes gloria, y otra, la de los terrenos.
1Co 15:41  Otra, gloria de sol; y otra, gloria de luna; y otra, gloria de estrellas; que estrella de estrella difiere en gloria.
1Co 15:42  Así también la resurrección de los muertos. Siémbrase en corrupción; levántase en incorruptibilidad:
1Co 15:43  Siémbrase en deshonra; levántase en gloria;
1Co 15:44  Siémbrase cuerpo anímico; levántase cuerpo espiritual. Si hay cuerpo anímico, hay también espiritual.
1Co 15:45  Así también está escrito: «Hecho fue el primer hombre Adán, en alma viviente, el último Adán, en espíritu vivificante».
1Co 15:46  Empero no primero lo espiritual, sino lo anímico; después, lo espiritual.
1Co 15:47  El primer hombre, de tierra, lúteo; el segundo hombre, de cielo.
1Co 15:48  Cual el lúteo, tales también los lúteos; y cual el celeste, tales también los celestes;
1Co 15:49  y, según hemos llevado la imagen del lúteo, llevaremos también la imagen del celeste.
1Co 15:50  Pero esto digo, hermanos, que carne y sangre, reino de Dios poseer no pueden, ni la corrupción la incorruptibilidad posee.
1Co 15:51  He aquí misterio os digo: todos no dormiremos; todos, empero, nos transformaremos,
1Co 15:52  en un momento, en un cerrar de ojo, en la postrera trompeta; pues trompeteará, y los muertos levantaránse incorruptibles, y nosotros(g)  nos transformaremos.
1Co 15:53  Que debe esto corruptible revestirse incorruptibilidad, y esto mortal revestirse inmortalidad.
1Co 15:54  Y, cuando esto corruptible se revistiere incorruptibilidad, y esto mortal se revistiere inmortalidad, entonces haráse la palabra la escrita; Is. 25,8 Devorada fue la muerte en victoria.
1Co 15:55  Os. 13,14 . ¿Dónde, muerte, tu victoria? ¿Dónde, muerte, tu aguijón?
1Co 15:56  Pero el aguijón de la muerte, el pecado(h) , y el poder del pecado, la ley;
1Co 15:57  Pero, a Dios gracias, al que nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo.
1Co 15:58  Así que, hermanos míos amados, estables hacéos, inamovibles, abundando en la obra del Señor siempre; sabiendo que vuestra fatiga no es vana en el Señor.  

 


 

1Co 15:1  Os traigo a la memoria, hermanos, el Evangelio que os he predicado, que habéis recibido, en el que os mantenéis firmes,
1Co 15:2  y por el cual sois salvos, si lo retenéis tal como yo os lo anuncié, a no ser que hayáis creído en vano.
1Co 15:3  Pues, a la verdad, os he transmitido, en primer lugar, lo que yo mismo he recibido, que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras;"
1Co 15:4  que fue sepultado, que resucitó al tercer día, según las Escrituras,
1Co 15:5  y que se apareció a Cefas, luego a los Doce.
1Co 15:6  Después se apareció una vez a más de quinientos hermanos, de los cuales muchos viven todavía, y algunos murieron;"
1Co 15:7  luego se apareció a Santiago, luego a todos los apóstoles;"
1Co 15:8  y después de todos, como a un aborto, se me apareció también a mí.
1Co 15:9  Porque yo soy el menor de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, pues perseguí a la Iglesia de Dios.
1Co 15:10  Mas por la gracia de Dios soy lo que soy, y la gracia que me confirió no ha sido estéril, antes he trabajado más que todos ellos, pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo.
1Co 15:11  Pues, tanto yo como ellos, esto predicamos y esto habéis creído.
1Co 15:12  Pues si de Cristo se predica que ha resucitado de los muertos, ¿cómo entre vosotros dicen algunos que no hay resurrección de los muertos?
1Co 15:13  Si la resurrección de los muertos no se da, tampoco Cristo resucitó.
1Co 15:14  Y si Cristo no resucitó, vana es nuestra predicación, vana nuestra fe.
1Co 15:15  Seremos falsos testigos de Dios, porque contra Dios testificamos que ha resucitado a Cristo, a quien no resucitó, puesto que los muertos no resucitan.
1Co 15:16  Porque si los muertos no resucitan, ni Cristo resucitó;"
1Co 15:17  y si Cristo no resucitó, vana es vuestra fe, aún estáis en vuestros pecados.
1Co 15:18  Y hasta los que murieron en Cristo perecieron.
1Co 15:19  Si sólo mirando a esta vida tenemos la esperanza puesta en Cristo, somos los más miserables de todos los hombres.
1Co 15:20  Pero no, Cristo ha resucitado de entre los muertos, primicias de los que reposan.
1Co 15:21  Porque, como por un hombre vino la muerte, también por un hombre vino la resurrección de los muertos.
1Co 15:22  Y como en Adán mueren todos, así también en Cristo serán todos vivificados.
1Co 15:23  Pero cada uno a su tiempo: el primero Cristo; luego los de Cristo, cuando El venga."
1Co 15:24  Después será el fin, cuando entregue a Dios Padre el reino, cuando haya reducido a la nada todo principado, toda potestad y todo poder.
1Co 15:25  Pues preciso es que El reine “hasta poner a todos sus enemigos bajo su pies.”
1Co 15:26  El último enemigo reducido a la nada será la muerte,
1Co 15:27  pues “ha puesto todas las cosas bajo sus pies.” Cuando dice que todas las cosas están sometidas, evidentemente no incluyó a aquel que todas se las sometió;"
1Co 15:28  antes cuando le queden sometidas todas las cosas, entonces el mismo Hijo se sujetará a quien a El todo se lo sometió, para que sea Dios todo en todas las cosas.
1Co 15:29  Si fuese de otro modo, ¿qué sacarán los que se bautizan por los muertos? Si en ninguna manera resucitan los muertos, ¿por qué se bautizan por ellos?
1Co 15:30  Y nosotros mismos, ¿por qué estamos siempre en peligro?
1Co 15:31  Cada día muero; os lo juro, hermanos, por la gloria que de vosotros tengo en Jesucristo nuestro Señor."
1Co 15:32  Si por solos motivos humanos luché con las fieras en Efeso, ¿qué me aprovechó? Si los muertos no resucitan, “comamos y bebamos, que mañana moriremos.”
1Co 15:33  No os engañéis: “las conversaciones malas estragan las buenas costumbres.”
1Co 15:34  Volved, como es justo, a la cordura y no pequéis, porque algunos viven en la ignorancia de Dios. Para vuestra confusión os lo digo.
1Co 15:35  Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitan los muertos? ¿Con qué cuerpo vuelven a la vida?
1Co 15:36  ¡Necio! Lo que tú siembras no nace si no muere.
1Co 15:37  Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de nacer, sino un simple grano, por ejemplo, de trigo, o algún otro tal.
1Co 15:38  Y Dios le da el cuerpo según ha querido, a cada una de las semillas el propio cuerpo.
1Co 15:39  No es toda carne la misma carne, sino que una es la de los hombres, otra la de los ganados, otra la de las aves y otra la de los peces.
1Co 15:40  Y hay cuerpos celestes y cuerpos terrestres, y uno es el resplandor de los cuerpos celestes y otro el de los terrestres.
1Co 15:41  Uno es el resplandor del sol, otro el de la luna y otro el de las estrellas; y una estrella se diferencia de la de otra en el resplandor."
1Co 15:42  Pues así en la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, y se resucita en incorrupción.
1Co 15:43  Se siembra en ignominia, y se levanta en gloria. Se siembra en flaqueza, y se levanta en poder.
1Co 15:44  Se siembra cuerpo animal, y se levanta un cuerpo espiritual. Pues si hay un cuerpo animal, también lo hay espiritual.
1Co 15:45  Que por eso está escrito: “El primer hombre, Adán, fue hecho alma viviente”; el último Adán, espíritu vivificante."
1Co 15:46  Pero no es primero lo espiritual, sino lo animal, después lo espiritual.
1Co 15:47  El primer hombre fue de la tierra, terreno; el segundo hombre fue del cielo."
1Co 15:48  Cual es el terreno, tales son los terrenos; cual es el celestial, tales son los celestiales."
1Co 15:49  Y como llevamos la imagen del terreno, llevaremos también la imagen del celestial.
1Co 15:50  Pero yo os digo, hermanos, que la carne y la sangre no pueden poseer el reino de Dios, ni la corrupción heredará la incorrupción.
1Co 15:51  Voy a declararos un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados.
1Co 15:52  En un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al último toque de la trompeta — pues tocará la trompeta — , los muertos resucitarán incorruptibles y nosotros seremos transformados.
1Co 15:53  Porque es preciso que este ser corruptible se revista de incorruptibilidad y que este ser mortal se revista de inmortalidad.
1Co 15:54  Y cuando este ser corruptible se revista de incorruptibilidad y este ser mortal se revista de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito:
1Co 15:55  “La muerte ha sido sorbida por la victoria. ¿Dónde está, muerte, tu victoria? ¿Dónde está, muerte, tu aguijón?”
1Co 15:56  El aguijón de la muerte es el pecado, y la fuerza del pecado la Ley.
1Co 15:57  Pero gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo.
1Co 15:58  Así, pues, hermanos míos muy amados, manteneos firmes, inconmovibles, abundando siempre en la obra del Señor, teniendo presente que vuestro trabajo no es vano en el Señor.

 


 

1Co 15:1  Queridos hermanos, quiero recordarles la buena noticia que les di. Ustedes la recibieron con gusto y confiaron en ella.
1Co 15:2  Si continúan confiando firmemente en esa buena noticia, serán salvos. Pero si no, de nada les servirá haberla aceptado.
1Co 15:3  Lo primero que les enseñé fue lo mismo que yo aprendí: que Cristo murió en lugar de nosotros, que éramos pecadores. Tal como lo enseña la Biblia,
1Co 15:4  fue sepultado y, después de tres días, Dios lo resucitó.
1Co 15:5  Primero se le apareció a Pedro, y después a los doce apóstoles.
1Co 15:6  Luego se les apareció a más de quinientos de sus seguidores a la vez. Algunos de ellos todavía viven, y otros ya murieron.
1Co 15:7  Más tarde se apareció a Santiago, y luego a todos los apóstoles.
1Co 15:8  Por último, se me apareció a mí; a pesar de que lo conocí mucho tiempo después que los otros apóstoles. Por eso me considero
1Co 15:9  el menos importante de los apóstoles, y ni siquiera merezco que la gente me llame así, pues le hice mucho daño a la iglesia de Dios.
1Co 15:10  Sin embargo, Dios fue bueno conmigo, y por eso soy apóstol. No desprecié el poder especial que me dio, y trabajé más que los otros apóstoles; aunque en realidad todo lo hice gracias a ese poder especial de Dios.
1Co 15:11  Pero ni yo ni los otros apóstoles importamos. Lo que sí importa es que todos nosotros hemos anunciado esa buena noticia, y que ustedes han creído en ella.
1Co 15:12  La buena noticia que anunciamos es que Dios resucitó a Cristo. Pero entonces, ¿cómo es que algunos de ustedes dicen que los muertos no resucitan?
1Co 15:13  Porque, si los muertos no resucitan, entonces Cristo tampoco resucitó.
1Co 15:14  Y si Cristo no resucitó, esta buena noticia que anunciamos no sirve para nada, y de nada sirve tampoco que ustedes crean en Cristo.
1Co 15:15  Si fuera cierto que los muertos no resucitan, nosotros estaríamos diciendo una mentira acerca de Dios, pues afirmamos que él resucitó a Cristo.
1Co 15:16  Si en realidad los muertos no resucitan, entonces tampoco Cristo resucitó.
1Co 15:17  Y si Cristo no resucitó, de nada sirve que ustedes crean en él, pues sus pecados aún no habrán sido perdonados.
1Co 15:18  Y los que antes creyeron en Cristo y murieron, están totalmente perdidos.
1Co 15:19  Si nuestra esperanza es que Cristo nos ayude solamente en esta vida, no hay nadie más digno de lástima que nosotros.
1Co 15:20  Sin embargo, ¡Cristo resucitó! Esto nos enseña que también resucitarán los que murieron.
1Co 15:21  Por el pecado de Adán todos fuimos castigados con la muerte; pero, gracias a Cristo, ahora podemos volver a vivir.
1Co 15:23  Cada uno resucitará a su debido tiempo: primero Cristo; después, cuando él vuelva, resucitarán los que creyeron en él.
1Co 15:24  Luego vendrá el fin del mundo, cuando Cristo derrotará a todas las autoridades y a todos los poderes, y le entregará el reinado a Dios el Padre.
1Co 15:25  Cristo reinará hasta que haya vencido a todos sus enemigos.
1Co 15:26  El último enemigo que Cristo vencerá es la muerte.
1Co 15:27  Cuando la Biblia dice: «Dios puso todo bajo su dominio», la palabra «todo» no incluye a Dios, porque es Dios quien puso todo bajo la autoridad de Cristo.
1Co 15:28  Y cuando todo esté bajo el dominio del Hijo, él mismo se pondrá bajo la autoridad de Dios. Así, Dios estará sobre todas las cosas, pues él es quien puso todo bajo el dominio de Cristo.
1Co 15:29  Algunos se bautizan en lugar de alguien que ya ha muerto, y piensan que así lo salvarán. Pero, si en verdad los muertos no vuelven a vivir, ¿para qué bautizarse?
1Co 15:30  ¿Y para qué poner en peligro nuestra vida en todo momento?
1Co 15:31  Ustedes bien saben que todos los días estoy en peligro de muerte. Esto es tan cierto como la satisfacción que tengo de que ustedes creen en Cristo.
1Co 15:32  En Éfeso luché con hombres que parecían fieras salvajes. Pero, si es verdad que los muertos no vuelven a vivir, entonces ¿qué gané con eso? Mejor hagamos lo que algunos dicen: «Comamos y bebamos, que mañana moriremos.»
1Co 15:33  ¡No se dejen engañar! Bien dice el dicho, que «Las malas amistades echan a perder las buenas costumbres.»
1Co 15:34  Piensen bien lo que hacen, y no sigan desobedeciendo a Dios. Algunos de ustedes deberían sentir vergüenza de no conocerlo.
1Co 15:35  Tal vez alguien me pregunte: ¿Y cómo volverán los muertos a la vida? ¿Qué clase de cuerpo tendrán?
1Co 15:36  ¡Qué preguntas más tontas! Para que una planta crezca, primero tiene que morir la semilla que fue sembrada.
1Co 15:37  Lo que se siembra es una simple semilla de trigo, o de alguna otra cosa, muy distinta de la planta que va a nacer.
1Co 15:38  A cada semilla Dios le da el cuerpo que él quiere darle.
1Co 15:39  No todos los cuerpos son iguales. Los seres humanos tenemos una clase de cuerpo, y los animales tienen otra clase. Lo mismo pasa con los pájaros y los peces.
1Co 15:40  Hay también cuerpos que viven en el cielo, y cuerpos que viven en la tierra. La belleza de los cuerpos del cielo no es como la de los cuerpos de la tierra.
1Co 15:41  El brillo del sol no es como el de la luna y las estrellas, y aun cada una de las estrellas tiene un brillo distinto.
1Co 15:42  Así pasará cuando los muertos vuelvan a la vida.
1Co 15:43  Cuando alguien muere, se entierra su cuerpo, y ese cuerpo se vuelve feo y débil. Pero cuando esa persona vuelva a la vida, su cuerpo será hermoso y fuerte, y no volverá a morir.
1Co 15:44  Se entierra el cuerpo físico, pero resucita un cuerpo espiritual. Así como hay cuerpos físicos, hay también cuerpos espirituales.
1Co 15:45  La Biblia dice que Dios hizo a Adán, y que Adán fue el primer hombre con vida. Pero Cristo, a quien podemos llamar el último Adán, es un espíritu que da vida.
1Co 15:46  Así que primero llegó a existir lo físico, y luego lo espiritual.
1Co 15:47  El primer hombre fue hecho del polvo de la tierra. El segundo hombre vino del cielo.
1Co 15:48  Todos los que vivimos en esta tierra tenemos un cuerpo como el de Adán, que fue hecho de tierra. Todos los que viven en el cielo tienen un cuerpo como el de Cristo.
1Co 15:49  Y así como nos parecemos al primer hombre, que fue sacado de la tierra, así también nos pareceremos a Cristo, que es del cielo.
1Co 15:50  Hermanos míos, lo que es de sangre y carne no tiene cabida en el reino de Dios, que es eterno.
1Co 15:51  Les voy a contar algo que Dios tenía en secreto: No todos moriremos, pero todos seremos transformados.
1Co 15:52  En un abrir y cerrar de ojos, cuando Cristo vuelva, se oirá el último toque de la trompeta, y los muertos volverán a vivir para no morir jamás. Y nosotros seremos transformados.
1Co 15:53  Dios cambiará estos cuerpos nuestros, que mueren y se destruyen, por cuerpos que vivirán para siempre y que nunca serán destruidos.
1Co 15:54  Cuando esto suceda, se cumplirá lo que dice la Biblia: «¡La muerte ha sido destruida!
1Co 15:55  ¿Dónde está ahora su victoria? ¿Dónde está su poder para herirnos?»
1Co 15:56  El pecado produce la muerte, y existe porque hay una ley.
1Co 15:57  ¡Pero gracias a Dios, podemos vencerlo por medio de nuestro Señor Jesucristo!
1Co 15:58  Por eso, mis queridos hermanos, manténganse firmes, y nunca dejen de trabajar más y más por el Señor Jesús. Y sepan que nada de lo que hacen para Dios es inútil. 

 


 

1Co 15:1  Quiero ahora, hermanos míos, renovaros la memoria de la buena nueva que os he predicado, que vosotros recibisteis, en el cual estáis firmes,
1Co 15:2  y por el cual sois salvados, a fin de que veáis si lo conserváis de la manera que os lo prediqué, porque de otra suerte en vano habríais abrazado la fe.
1Co 15:3  En primer lugar, pues, os he enseñado lo mismo que yo aprendí del Señor, es a saber, que Cristo murió por nuestros pecados conforme a las Escrituras.
1Co 15:4  Y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, según las mismas Escrituras.
1Co 15:5  Y que se apareció a Cefas, o Pedro, y después a los once apóstoles.
1Co 15:6  Posteriormente se dejó ver en una sola vez de más de quinientos hermanos juntos, de los cuales, aunque han muerto algunos, la mayor parte viven todavía.
1Co 15:7  Se apareció también a Santiago, y después a los apóstoles todos.
1Co 15:8  Finalmente después de todos se me apareció también a mí, que vengo a ser como un abortivo,
1Co 15:9  siendo como soy el menor de los apóstoles, que ni merezco ser llamado apóstol, pues que perseguí la Iglesia de Dios.
1Co 15:10  Mas por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia no ha sido estéril en mí; antes he trabajado más copiosamente que todos; pero no yo sino más bien la gracia de Dios que está conmigo.
1Co 15:11  Así que tanto yo, como ellos, esto es lo que predicamos todos, y esto habéis creído vosotros.
1Co 15:12  Ahora bien, si se predica a Cristo como resucitado de entre los muertos, ¿cómo es que algunos de vosotros andan diciendo que no hay resurrección de muertos?
1Co 15:13  Pues si no hay resurrección de muertos, como dicen ellos, tampoco resucitó Cristo .
1Co 15:14  Mas si Cristo no resucitó, luego vana es nuestra predicación, y vana es también nuestra fe.
1Co 15:15  Además de eso somos convencidos por testigos falsos respecto a Dios; por cuanto hemos testificado contra Dios, diciendo que resucitó a Cristo , al cual no ha resucitado, si los muertos no resucitan.
1Co 15:16  Porque en verdad que si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó.
1Co 15:17  Y si Cristo no resucitó, vana es vuestra fe, pues todavía estáis en vuestros pecados.
1Co 15:18  Por consiguiente, aun los que murieron creyendo en Cristo , son perdidos sin remedio.
1Co 15:19  Si nosotros sólo tenemos esperanza en Cristo mientras dura nuestra vida, somos los más desdichados de todos los hombres.
1Co 15:20  Pero Cristo , hermanos míos, ha resucitado de entre los muertos, y ha venido a ser como las primicias de los difuntos.
1Co 15:21  Porque así como por un hombre vino la muerte al mundo, por un hombre debe venir también la resurrección de los muertos.
1Co 15:22  Que así como en Adán mueren todos, así en Cristo todos serán vivificados.
1Co 15:23  Cada uno por su orden Cristo el primero; después los que son de Cristo y que han creído en su venida.
1Co 15:24  En seguida será el fin del mundo; cuando Jesucristo hubiere entregado su reino, o Iglesia, a su Dios y Padre, cuando haya destruido todo imperio, y toda potencia, y toda dominación.
1Co 15:25  Entretanto debe reinar, hasta ponerle a todos los enemigos debajo de sus pies.
1Co 15:26  Y la muerte será el último enemigo destruido; porque todas las cosas las sujetó Dios debajo de los pies de su Hijo. Mas cuando dice la Escritura:
1Co 15:27  Todas las cosas están sujetas a él, sin duda queda exceptuado aquel que se las sujetó todas.
1Co 15:28  Y cuando ya todas las cosas estuvieren sujetas a él, entonces el Hijo mismo quedará sujeto en cuanto hombre al que se las sujetó todas, a fin de que en todas las cosas todo sea de Dios.
1Co 15:29  De otra manera, ¿qué harán aquellos que se bautizan para aliviar a los difuntos, si absolutamente los muertos no resucitan? ¿Por qué, pues, se bautizan por los muertos?
1Co 15:30  ¿Y a qué fin a toda hora nos exponemos nosotros a tantos peligros?
1Co 15:31  No hay día, tenedlo por cierto, hermanos, en que yo no muera por asegurar la gloria vuestra y también mía, que está en Jesucristo nuestro Señor.
1Co 15:32  ¿De qué me sirve (hablando como hombre) haber combatido en Efeso contra bestias feroces, si no resucitan los muertos? En este caso, no pensemos más que en comer y beber, puesto que mañana moriremos.
1Co 15:33  No deis lugar a la seducción, las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.
1Co 15:34  Estad alerta, ¡oh justos!, y guardaos del pecado; porque entre nosotros hay hombres que no conocen a Dios, lo digo para confusión vuestra.
 
1Co 15:35  Pero ¿de qué manera resucitarán los muertos?, me dirá alguno, o ¿con qué cuerpo vendrán?
1Co 15:36  ¡Necio!, lo que tú siembras no recibe vida, si primero no muere.
1Co 15:37  Y al sembrar, no siembras el cuerpo de la planta que ha de nacer después, sino el grano desnudo, por ejemplo, de trigo, o de alguna otra especie.
1Co 15:38  Sin embargo, Dios le da cuerpo según quiere, y a cada una de las semillas el cuerpo que es propio de ella.
1Co 15:39  No toda carne es la misma carne; sino que una es la carne de los hombres, otra la de las bestias, otra la de las aves, otra la de los peces .
1Co 15:40  Hay así mismo cuerpos celestes y cuerpos terrestres; pero una es la hermosura de los celestes y otra la de los terrestres.
1Co 15:41  Entre aquellos mismos una es la claridad del sol, otra la claridad de la luna y otra la claridad de las estrellas. Y aun hay diferencia en la claridad entre estrella y estrella.
1Co 15:42  Así sucederá también en la resurrección de los muertos. El cuerpo, a manera de una semilla, es puesto en la tierra en estado de corrupción, y resucitará incorruptible.
1Co 15:43  Es puesto en la tierra todo disforme, y resucitará glorioso. Es puesto en tierra privado de movimiento y resucitará lleno de vigor.
1Co 15:44  Es puesto en tierra como un cuerpo animal, y resucitará como un cuerpo todo espiritual. Porque así como hay cuerpo animal, lo hay también espiritual, según está escrito:
1Co 15:45  El primer hombre Adán fue formado con alma viviente; el último Adán, Jesucristo, ha sido llenado de un espíritu vivificante.
1Co 15:46  Pero no es el cuerpo espiritual el que ha sido formado primero, sino el cuerpo animal, y en seguida el espiritual.
1Co 15:47  El primer hombre es el terreno, formado de la tierra; y el segundo hombre es el celestial, que viene del cielo.
1Co 15:48  Así como el primer hombre ha sido terreno, han sido también terrenos sus hijos; y así como es celestial el segundo hombre, son también celestiales sus hijos.
1Co 15:49  Según esto, así como hemos llevado grabada la imagen del hombre terreno, llevemos también la imagen del hombre celestial.
1Co 15:50  Digo esto, hermanos míos, porque la carne y sangre, o los hombres carnales, no pueden poseer el reino de Dios, ni la corrupción poseerá esta herencia incorruptible.
1Co 15:51  Ved aquí, hermanos, un misterio que voy a declararos: Todos a la verdad resucitaremos; mas no todos seremos cambiados en hombres celestiales.
1Co 15:52  En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, al son de la última trompeta: porque sonará la trompeta, y los muertos resucitarán en un estado incorruptible, y entonces nosotros seremos transformados.
1Co 15:53  Porque es necesario que este cuerpo corruptible sea revestido de incorruptibilidad, y que este cuerpo mortal sea revestido de inmortalidad.
1Co 15:54  Mas cuando este cuerpo mortal haya sido revestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra escrita: La muerte ha sido absorbida por una victoria.
1Co 15:55  ¿Dónde está, ¡oh muerte!, tu victoria? ¿Dónde está, ¡oh muerte!, tu aguijón?
1Co 15:56  Aguijón de la muerte es el pecado; al paso que la fuerza del pecado es ocasionada de la ley.
1Co 15:57  Pero demos gracias a Dios, que nos ha dado victoria contra la muerte y el pecado, por virtud de nuestro Señor Jesucristo.
1Co 15:58  Así que, amados hermanos míos, estad firmes y constantes, trabajando siempre más y más en la obra del Señor, que sabéis que vuestro trabajo no quedará sin recompensa delante del Señor. 

 


 

1Co 15:1  

La resurrección de los muertos
  Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis;
1Co 15:2  por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano.
1Co 15:3  Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras;(A)
1Co 15:4  y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;(B)
1Co 15:5  y que apareció a Cefas,(C) y después a los doce.(D)
1Co 15:6  Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen.
1Co 15:7  Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles;
1Co 15:8  y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí.(E)
1Co 15:9  Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios.(F)
1Co 15:10  Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo.
1Co 15:11  Porque o sea yo o sean ellos, así predicamos, y así habéis creído.
1Co 15:12  Pero si se predica de Cristo que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos?
1Co 15:13  Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó.
1Co 15:14  Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.
1Co 15:15  Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan.
1Co 15:16  Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó;
1Co 15:17  y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados.
1Co 15:18  Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron.
1Co 15:19  Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres.
1Co 15:20  Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho.
1Co 15:21  Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos.
1Co 15:22  Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.
1Co 15:23  Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.
1Co 15:24  Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia.
1Co 15:25  Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.(G)
1Co 15:26  Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.
1Co 15:27  Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies.(H) Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas.
1Co 15:28  Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.
1Co 15:29  De otro modo, ¿qué harán los que se bautizan por los muertos, si en ninguna manera los muertos resucitan? ¿Por qué, pues, se bautizan por los muertos?
1Co 15:30  ¿Y por qué nosotros peligramos a toda hora?
1Co 15:31  Os aseguro, hermanos, por la gloria que de vosotros tengo en nuestro Señor Jesucristo, que cada día muero.
1Co 15:32  Si como hombre batallé en Efeso contra fieras, ¿qué me aprovecha? Si los muertos no resucitan, comamos y bebamos, porque mañana moriremos.(I)
1Co 15:33  No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.
1Co 15:34  Velad debidamente, y no pequéis; porque algunos no conocen a Dios; para vergüenza vuestra lo digo.
1Co 15:35  Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán?
1Co 15:36  Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes.
1Co 15:37  Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano;
1Co 15:38  pero Dios le da el cuerpo como él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo.
1Co 15:39  No toda carne es la misma carne, sino que una carne es la de los hombres, otra carne la de las bestias, otra la de los peces, y otra la de las aves.
1Co 15:40  Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales; pero una es la gloria de los celestiales, y otra la de los terrenales.
1Co 15:41  Una es la gloria del sol, otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas, pues una estrella es diferente de otra en gloria.
1Co 15:42  Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción.
1Co 15:43  Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder.
1Co 15:44  Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual.
1Co 15:45  Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente;(J) el postrer Adán, espíritu vivificante.
1Co 15:46  Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual.
1Co 15:47  El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo.
1Co 15:48  Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales.
1Co 15:49  Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.
1Co 15:50  Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.
1Co 15:51  He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados,
1Co 15:52  en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.(K)
1Co 15:53  Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.
1Co 15:54  Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria.(L)
1Co 15:55  ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?(M)
1Co 15:56  ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley.
1Co 15:57  Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.
1Co 15:58  Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano. 
 

 


 

1Co 15:1  Además os declaro, hermanos, el Evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también estan firmes;
1Co 15:2  por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, estáis siendo salvos, si no creisteis en vano.
1Co 15:3  Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo yo aprendí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras;
1Co 15:4  y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;
1Co 15:5  y que apareció a Cefas, y después a los doce.
1Co 15:6  Después apareció a más de quinientos hermanos juntos; de los cuales muchos viven aún, y otros son muertos.
1Co 15:7  Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles.
1Co 15:8  Y a la postre de todos, como a un abortivo, me apareció a mí.
1Co 15:9  Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí la Iglesia de Dios.
1Co 15:10  Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia hacía mí no ha sido en vano para conmigo; antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios que fue conmigo.
1Co 15:11  Porque, o sea yo o sean ellos, así predicamos, y así habéis creído.
1Co 15:12  Y si el Cristo es predicado que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos?
1Co 15:13  Porque si no hay resurrección de muertos, Cristo tampoco resucitó;
1Co 15:14  y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.
1Co 15:15  Y aun somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él haya levantado al Cristo; al cual empero no levantó, si los muertos no resucitan.
1Co 15:16  Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó.
1Co 15:17  Y si el Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; y aún estáis en vuestros pecados.
1Co 15:18  Entonces también los que durmieron en el Cristo son perdidos.
1Co 15:19  Si en esta vida solamente esperamos en el Cristo, somos los más miserables de todos los hombres.
1Co 15:20  Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron (es hecho).
1Co 15:21  Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos.
1Co 15:22  Porque de la manera que en Adán todos mueren, así también en el Cristo todos serán vivificados.
1Co 15:23  Mas cada uno en su orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.
1Co 15:24  Luego el fin; cuando entregará el Reino al Dios y al Padre, cuando quitará todo imperio, y toda potencia y potestad.
1Co 15:25  Porque es necesario que él reine, hasta poner a todos sus enemigos debajo de sus pies.
1Co 15:26  Y el postrer enemigo que será deshecho, será la muerte.
1Co 15:27  Porque todas las cosas sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice: Todas las cosas son sujetadas a él, claro está exceptuado aquel que sujetó a él todas las cosas.
1Co 15:28  Mas luego que todas las cosas le fueren sujetas, entonces también el mismo Hijo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.
1Co 15:29  De otro modo, ¿qué harán los que se bautizan por los muertos, si en ninguna manera los muertos resucitan? ¿Por qué pues se bautizan por los muertos?
1Co 15:30  ¿Y por qué nosotros peligramos a toda hora?
1Co 15:31  Cada día trago la muerte por mantenerme en la gloriación de haberlos enseñado, la cual tengo en Cristo Jesús Señor nuestro.
1Co 15:32  Si como hombre batallé en Efeso contra las bestias, ¿qué me aprovecha? Si los muertos no resucitan, comamos y bebamos, que mañana moriremos.
1Co 15:33  No erréis; los malos compañeros corrompen el buen carácter.
1Co 15:34  Velad debidamente, y no pequéis; porque algunos no conocen a Dios; para vergüenza vuestra hablo.
1Co 15:35  Mas dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán?
1Co 15:36  Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muriere antes.
1Co 15:37  Y lo que siembras, no siembras el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, acaso de trigo, o de otro grano;
1Co 15:38  mas Dios le da el cuerpo como quiso, y a cada simiente su propio cuerpo.
1Co 15:39  Toda carne no es la misma carne; mas una carne ciertamente es la de los hombres, y otra carne la de los animales, y otra la de los peces, y otra la de las aves.
1Co 15:40  Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales; mas ciertamente una es la gloria de los celestiales, y otra la de los terrenales.
1Co 15:41  Una es la gloria del sol, y otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas; porque una estrella es diferente de otra en gloria.
1Co 15:42  Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción; se levantará en incorrupción;
1Co 15:43  se siembra en vergüenza, se levantará con gloria; se siembra en flaqueza, se levantará con potencia;
1Co 15:44  se siembra cuerpo animal, se levantará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual.
1Co 15:45  Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán en alma viviente; el postrer Adán, en Espíritu vivificante.
1Co 15:46  Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual.
1Co 15:47  El primer hombre, es de la tierra, terrenal; el segundo hombre es el Señor, del cielo.
1Co 15:48  Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales.
1Co 15:49  Y como trajimos la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.
1Co 15:50  Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el Reino de Dios; ni la corrupción hereda la incorrupción.
1Co 15:51  He aquí, os digo un misterio: Todos ciertamente resucitaremos, mas no todos seremos transformados.
1Co 15:52  En un momento, en un abrir de ojo, a la final trompeta; porque será tocada la trompeta, y los muertos serán levantados sin corrupción; mas nosotros seremos transformados.
1Co 15:53  Porque es necesario que esto corruptible sea vestido de incorrupción, y esto mortal sea vestido de inmortalidad.
1Co 15:54  Y cuando esto corruptible fuere vestido de incorrupción, y esto mortal fuere vestido de inmortalidad, entonces será cumplida la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte con victoria.
1Co 15:55  ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?
1Co 15:56  Ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y la potencia del pecado, la ley.
1Co 15:57  Mas a Dios gracias, que nos dio la victoria por el Señor nuestro Jesús, el Cristo.
1Co 15:58  Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es vano. 

 


 

1Co 15:1  Moreover, brethren, I declare unto you the gospel which I preached unto you, which also ye have received, and wherein ye stand;
1Co 15:2  By which also ye are saved, if ye keep in memory what I preached unto you, unless ye have believed in vain.
1Co 15:3  For I delivered unto you first of all that which I also received, how that Christ died for our sins according to the scriptures;
1Co 15:4  And that he was buried, and that he rose again the third day according to the scriptures:
1Co 15:5  And that he was seen of Cephas, then of the twelve:
1Co 15:6  After that, he was seen of above five hundred brethren at once; of whom the greater part remain unto this present, but some are fallen asleep.
1Co 15:7  After that, he was seen of James; then of all the apostles.
1Co 15:8  And last of all he was seen of me also, as of one born out of due time.
1Co 15:9  For I am the least of the apostles, that am not meet to be called an apostle, because I persecuted the church of God.
1Co 15:10  But by the grace of God I am what I am: and his grace which was bestowed upon me was not in vain; but I laboured more abundantly than they all: yet not I, but the grace of God which was with me.
1Co 15:11  Therefore whether it were I or they, so we preach, and so ye believed.
1Co 15:12  Now if Christ be preached that he rose from the dead, how say some among you that there is no resurrection of the dead?
1Co 15:13  But if there be no resurrection of the dead, then is Christ not risen:
1Co 15:14  And if Christ be not risen, then is our preaching vain, and your faith is also vain.
1Co 15:15  Yea, and we are found false witnesses of God; because we have testified of God that he raised up Christ: whom he raised not up, if so be that the dead rise not.
1Co 15:16  For if the dead rise not, then is not Christ raised:
1Co 15:17  And if Christ be not raised, your faith is vain; ye are yet in your sins.
1Co 15:18  Then they also which are fallen asleep in Christ are perished.
1Co 15:19  If in this life only we have hope in Christ, we are of all men most miserable.
1Co 15:20  But now is Christ risen from the dead, and become the firstfruits of them that slept.
1Co 15:21  For since by man came death, by man came also the resurrection of the dead.
1Co 15:22  For as in Adam all die, even so in Christ shall all be made alive.
1Co 15:23  But every man in his own order: Christ the firstfruits; afterward they that are Christ's at his coming.
1Co 15:24  Then cometh the end, when he shall have delivered up the kingdom to God, even the Father; when he shall have put down all rule and all authority and power.
1Co 15:25  For he must reign, till he hath put all enemies under his feet.
1Co 15:26  The last enemy that shall be destroyed is death.
1Co 15:27  For he hath put all things under his feet. But when he saith all things are put under him, it is manifest that he is excepted, which did put all things under him.
1Co 15:28  And when all things shall be subdued unto him, then shall the Son also himself be subject unto him that put all things under him, that God may be all in all.
1Co 15:29  Else what shall they do which are baptized for the dead, if the dead rise not at all? why are they then baptized for the dead?
1Co 15:30  And why stand we in jeopardy every hour?
1Co 15:31  I protest by your rejoicing which I have in Christ Jesus our Lord, I die daily.
1Co 15:32  If after the manner of men I have fought with beasts at Ephesus, what advantageth it me, if the dead rise not? let us eat and drink; for to morrow we die.
1Co 15:33  Be not deceived: evil communications corrupt good manners.
1Co 15:34  Awake to righteousness, and sin not; for some have not the knowledge of God: I speak this to your shame.
1Co 15:35  But some man will say, How are the dead raised up? and with what body do they come?
1Co 15:36  Thou fool, that which thou sowest is not quickened, except it die:
1Co 15:37  And that which thou sowest, thou sowest not that body that shall be, but bare grain, it may chance of wheat, or of some other grain:
1Co 15:38  But God giveth it a body as it hath pleased him, and to every seed his own body.
1Co 15:39  All flesh is not the same flesh: but there is one kind of flesh of men, another flesh of beasts, another of fishes, and another of birds.
1Co 15:40  There are also celestial bodies, and bodies terrestrial: but the glory of the celestial is one, and the glory of the terrestrial is another.
1Co 15:41  There is one glory of the sun, and another glory of the moon, and another glory of the stars: for one star differeth from another star in glory.
1Co 15:42  So also is the resurrection of the dead. It is sown in corruption; it is raised in incorruption:
1Co 15:43  It is sown in dishonour; it is raised in glory: it is sown in weakness; it is raised in power:
1Co 15:44  It is sown a natural body; it is raised a spiritual body. There is a natural body, and there is a spiritual body.
1Co 15:45  And so it is written, The first man Adam was made a living soul; the last Adam was made a quickening spirit.
1Co 15:46  Howbeit that was not first which is spiritual, but that which is natural; and afterward that which is spiritual.
1Co 15:47  The first man is of the earth, earthy: the second man is the Lord from heaven.
1Co 15:48  As is the earthy, such are they also that are earthy: and as is the heavenly, such are they also that are heavenly.
1Co 15:49  And as we have borne the image of the earthy, we shall also bear the image of the heavenly.
1Co 15:50  Now this I say, brethren, that flesh and blood cannot inherit the kingdom of God; neither doth corruption inherit incorruption.
1Co 15:51  Behold, I shew you a mystery; We shall not all sleep, but we shall all be changed,
1Co 15:52  In a moment, in the twinkling of an eye, at the last trump: for the trumpet shall sound, and the dead shall be raised incorruptible, and we shall be changed.
1Co 15:53  For this corruptible must put on incorruption, and this mortal must put on immortality.
1Co 15:54  So when this corruptible shall have put on incorruption, and this mortal shall have put on immortality, then shall be brought to pass the saying that is written, Death is swallowed up in victory.
1Co 15:55  O death, where is thy sting? O grave, where is thy victory?
1Co 15:56  The sting of death is sin; and the strength of sin is the law.
1Co 15:57  But thanks be to God, which giveth us the victory through our Lord Jesus Christ.
1Co 15:58  Therefore, my beloved brethren, be ye stedfast, unmoveable, always abounding in the work of the Lord, forasmuch as ye know that your labour is not in vain in the Lord.

 


 

1Co 15:1  Os recuerdo, hermanos, el Evangelio que os prediqué, que habéis recibido y en el cual permanecéis firmes,
1Co 15:2  por el cual también sois salvados, si lo guardáis tal como os lo prediqué... Si no, ¡habríais creído en vano!
1Co 15:3  Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras;
1Co 15:4  que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras;
1Co 15:5  que se apareció a Cefas y luego a los Doce;
1Co 15:6  después se apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales todavía la mayor parte viven y otros murieron.
1Co 15:7  Luego se apareció a Santiago; más tarde, a todos los apóstoles.
1Co 15:8  Y en último término se me apareció también a mí, como a un abortivo.
1Co 15:9  Pues yo soy el último de los apóstoles: indigno del nombre de apóstol, por haber perseguido a la Iglesia de Dios.
1Co 15:10  Mas, por la gracia de Dios, soy lo que soy; y la gracia de Dios no ha sido estéril en mí. Antes bien, he trabajado más que todos ellos. Pero no yo, sino la gracia de Dios que está conmigo.
1Co 15:11  Pues bien, tanto ellos como yo esto es lo que predicamos; esto es lo que habéis creído.
1Co 15:12  Ahora bien, si se predica que Cristo ha resucitado de entre los muertos ¿cómo andan diciendo algunos entre vosotros que no hay resurrección de los muertos?
1Co 15:13  Si no hay resurrección de los muertos, tampoco Cristo resucitó.
1Co 15:14  Y si no resucitó Cristo, vacía es nuestra predicación, vacía también vuestra fe.
1Co 15:15  Y somos convictos de falsos testigos de Dios porque hemos atestiguado contra Dios que resucitó a Cristo, a quien no resucitó, si es que los muertos no resucitan.
1Co 15:16  Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó.
1Co 15:17  Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana: estáis todavía en vuestros pecados.
1Co 15:18  Por tanto, también los que durmieron en Cristo perecieron.
1Co 15:19  Si solamente para esta vida tenemos puesta nuestra esperanza en Cristo, ¡somos los más dignos de compasión de todos los hombres!
1Co 15:20  ¡Pero no! Cristo resucitó de entre los muertos como primicias de los que durmieron.
1Co 15:21  Porque, habiendo venido por un hombre la muerte, también por un hombre viene la resurrección de los muertos.
1Co 15:22  Pues del mismo modo que en Adán mueren todos, así también todos revivirán en Cristo.
1Co 15:23  Pero cada cual en su rango: Cristo como primicias; luego los de Cristo en su Venida.
1Co 15:24  Luego, el fin, cuando entregue a Dios Padre el Reino, después de haber destruido todo Principado, Dominación y Potestad.
1Co 15:25  Porque debe él reinar = hasta que ponga a todos sus enemigos bajo sus pies. =
1Co 15:26  El último enemigo en ser destruido será la Muerte.
1Co 15:27  Porque = ha sometido todas las cosas bajo sus pies. = Mas cuando diga que «todo está sometido», es evidente que se excluye a Aquel que ha sometido a él todas las cosas.
1Co 15:28  Cuando hayan sido sometidas a él todas las cosas, entonces también el Hijo se someterá a Aquel que ha sometido a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todo.
1Co 15:29  De no ser así ¿a qué viene el bautizarse por los muertos? Si los muertos no resucitan en manera alguna ¿por qué bautizarse por ellos?
1Co 15:30  Y nosotros mismos ¿por qué nos ponemos en peligro a todas horas?
1Co 15:31  Cada día estoy a la muerte ¡sí hermanos! gloria mía en Cristo Jesús Señor nuestro, que cada día estoy en peligro de muerte.
1Co 15:32  Si por motivos humanos luché en Éfeso contra las bestias ¿qué provecho saqué? Si los muertos no resucitan, = comamos y bebamos, que mañana moriremos. =
1Co 15:33  No os engañéis: «Las malas compañías corrompen las buenas costumbres.»
1Co 15:34  Despertaos, como conviene, y no pequéis; que hay entre vosotros quienes desconocen a Dios. Para vergüenza vuestra lo digo.
1Co 15:35  Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitan los muertos? ¿Con qué cuerpo vuelven a la vida?
1Co 15:36  ¡Necio! Lo que tú siembras no revive si no muere.
1Co 15:37  Y lo que tú siembras no es el cuerpo que va a brotar, sino un simple grano, de trigo por ejemplo o de alguna otra planta.
1Co 15:38  Y Dios le da un cuerpo a su voluntad: a cada semilla un cuerpo peculiar.
1Co 15:39  No toda carne es igual, sino que una es la carne de los hombres, otra la de los animales, otra la de las aves, otra la de los peces.
1Co 15:40  Hay cuerpos celestes y cuerpos terrestres; pero uno es el resplandor de los cuerpos celestes y otro el de los cuerpos terrestres.
1Co 15:41  Uno es el resplandor del sol, otro el de la luna, otro el de las estrellas. Y una estrella difiere de otra en resplandor.
1Co 15:42  Así también en la resurrección de los muertos: se siembra corrupción, resucita incorrupción;
1Co 15:43  se siembra vileza, resucita gloria; se siembra debilidad, resucita fortaleza;
1Co 15:44  se siembra un cuerpo natural, resucita un cuerpo espiritual. Pues si hay un cuerpo natural, hay también un cuerpo espiritual.
1Co 15:45  En efecto, así es como dice la Escritura: = Fue hecho el primer hombre, = Adán, = alma viviente; = el último Adán, espíritu que da vida.
1Co 15:46  Mas no es lo espiritual lo que primero aparece, sino lo natural; luego, lo espiritual.
1Co 15:47  El primer hombre, salido de la tierra, es terreno; el segundo, viene del cielo.
1Co 15:48  Como el hombre terreno, así son los hombres terrenos; como el celeste, así serán los celestes.
1Co 15:49  Y del mismo modo que hemos llevado la imagen del hombre terreno, llevaremos también la imagen del celeste.
1Co 15:50  Os digo esto, hermanos: La carne y la sangre no pueden heredar el Reino de los cielos: ni la corrupción hereda la incorrupción.
1Co 15:51  ¡Mirad! Os revelo un misterio: No moriremos todos, mas todos seremos transformados.
1Co 15:52  En un instante, en un pestañear de ojos, al toque de la trompeta final, pues sonará la trompeta, los muertos resucitarán incorruptibles y nosotros seremos transformados.
1Co 15:53  En efecto, es necesario que este ser corruptible se revista de incorruptibilidad; y que este ser mortal se revista de inmortalidad.
1Co 15:54  Y cuando este ser corruptible se revista de incorruptibilidad y este ser mortal se revista de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: = La muerte ha sido devorada en la victoria. =
1Co 15:55  = ¿Dónde está, oh muerte, = tu victoria? = ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? =
1Co 15:56  El aguijón de la muerte es el pecado; y la fuerza del pecado, la Ley.
1Co 15:57  Pero ¡gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo!
1Co 15:58  Así pues, hermanos míos amados, manteneos firmes, inconmovibles, progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que vuestro trabajo no es vano el Señor.

 


 

1Co 15:1  Ahora, hermanos, quiero que se acuerden del evangelio que les he predicado. Este es el evangelio que ustedes aceptaron, y en el cual están firmes.
1Co 15:2  También por medio de este evangelio se salvarán, si se mantienen firmes en él, tal como yo se lo anuncié; de lo contrario, habrán creído en vano.
1Co 15:3  En primer lugar les he enseñado la misma tradición que y o recibí, a saber, que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras;[1]
1Co 15:4  que lo sepultaron y que resucitó al tercer día, también según las Escrituras;[2]
1Co 15:5  y que se apareció a Cefas, [3] y luego a los doce. [4]
1Co 15:6  Después se apareció a más de quinientos hermanos a la vez, la mayoría de los cuales vive todavía, aunque algunos y a han muerto.
1Co 15:7  Después se apareció a Santiago, [5] y luego a todos los apóstoles.
1Co 15:8  Por último se me apareció también a mí, [6] que soy como un niño nacido anormalmente.
1Co 15:9  Pues yo soy el menos importante de los apóstoles, y ni siquiera merezco llamarme apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios.
1Co 15:10  Pero soy lo que soy porque Dios fue bueno conmigo; y su bondad para conmigo no ha resultado en vano. Al contrario, he trabajado más que todos ellos; aunque no he sido yo, sino Dios, que en su bondad me ha ayudado.
1Co 15:11  Lo que importa es que, tanto yo como ellos, esto es lo que hemos predicado, y esto es lo que ustedes han creído.
1Co 15:12  Pero si nuestro mensaje es que Cristo resucitó, ¿por qué dicen algunos de ustedes que los muertos no resucitan?
1Co 15:13  Porque si los muertos no resucitan, entonces tampoco Cristo resucitó;
1Co 15:14  y si Cristo no resucitó, el mensaje que predicamos no vale para nada, ni tampoco vale para nada la fe que ustedes tienen.
1Co 15:15  Si esto fuera así, nosotros resultaríamos ser testigos falsos de Dios, puesto que estaríamos afirmando en contra de Dios que él resucitó a Cristo, cuando en realidad no lo habría resucitado si fuera verdad que los muertos no resucitan.
1Co 15:16  Porque si los muertos no resucitan, entonces tampoco Cristo resucitó;
1Co 15:17  y si Cristo no resucitó, la fe de ustedes no vale para nada: todavía siguen en sus pecados.
1Co 15:18  En este caso, también están perdidos los que murieron creyendo en Cristo.
1Co 15:19  Si nuestra esperanza en Cristo solamente vale para esta vida, somos los más desdichados de todos.
1Co 15:20  Pero lo cierto es que Cristo ha resucitado. Él es el primer fruto de la cosecha: ha sido el primero en resucitar.
1Co 15:21  Así como por causa de un hombre vino la muerte, también por causa de un hombre viene la resurrección de los muertos.
1Co 15:22  y así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos tendrán vida. [7]
1Co 15:23  Pero cada uno en el orden que le corresponda: Cristo en primer lugar; después, cuando Cristo vuelva, los que son suyos. [8]
1Co 15:24  Entonces vendrá el fin, cuando Cristo derrote a todos los señoríos, autoridades y poderes, [9] y entregue el reino al Dios y Padre.
1Co 15:25  Porque Cristo tiene que reinar hasta que todos sus enemigos estén puestos debajo de sus pies;[10]
1Co 15:26  y el último enemigo que será derrotado es la muerte. [11]
1Co 15:27  Porque Dios lo ha sometido todo bajo los pies de Cristo. [12] Pero cuando dice que todo le ha quedado sometido, es claro que esto no incluye a Dios mismo, y a que es él quien le sometió todas las cosas.
1Co 15:28  y cuando todo haya quedado sometido a Cristo, entonces Cristo mismo, que es el Hijo, se someterá a Dios, que es quien sometió a él todas las cosas. Así, Dios será todo en todo.
1Co 15:29  De otra manera, los que se bautizan por los muertos, ¿paraqué lo harían? Si los muertos no resucitan, ¿para qué bautizarse por ellos?
1Co 15:30  ¿Y por qué estamos nosotros en peligro a todas horas?
1Co 15:31  Porque, hermanos, todos los días estoy en peligro de muerte. Esto es tan cierto como la satisfacción que siento por ustedes en Cristo Jesús nuestro Señor.
1Co 15:32  Si yo, al luchar con las fieras[13] en Éfeso, lo hubiera hecho por razones humanas, ¿qué habría ganado con eso? Si es verdad que los muertos no resucitan, entonces, como algunos dicen: "¡Comamos y bebamos, que mañana moriremos!"[14]
1Co 15:33  No se dejen engañar. Como alguien dijo: "Los malos compañeros echan a perder las buenas costumbres."[15]
1Co 15:34  Vuelvan verdaderamente al buen juicio, y no pequen, pues algunos de ustedes no conocen a Dios. Digo esto para que se avergüencen.
1Co 15:35  Tal vez alguno preguntará: "¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Qué clase de cuerpo tendrán?"
1Co 15:36  ¡Vaya pregunta tonta! Cuando se siembra, la semilla tiene que morir para que tome vida la planta.
1Co 15:37  Lo que se siembra no es la planta que ha de brotar, sino el simple grano, sea de trigo o de otra cosa.
1Co 15:38  Después Dios le da la forma que él quiere, y a cada semilla le da el cuerpo que le corresponde.
1Co 15:39  No todos los cuerpos son iguales; uno es el cuerpo del hombre, otro el de los animales, otro el de las aves y otro el de los peces.
1Co 15:40  Del mismo modo, hay cuerpos celestes y cuerpos terrestres; pero una es la hermosura de los cuerpos celestes y otra la hermosura de los cuerpos terrestres.
1Co 15:41  El brillo del sol es diferente del brillo de la luna y del brillo de las estrellas; y aun entre las estrellas, el brillo de una es diferente del de otra.
1Co 15:42  Lo mismo pasa con la resurrección de los muertos. Lo que se entierra es corruptible; lo que resucita es incorruptible.
1Co 15:43  Lo que se entierra es despreciable; lo que resucita es glorioso. Lo que se entierra es débil; lo que resucita es fuerte.
1Co 15:44  Lo que se entierra es un cuerpo material; lo que resucita es un cuerpo espiritual. Si hay cuerpo material, también hay cuerpo espiritual.
1Co 15:45  Así dice la Escritura: "El primer hombre, Adán, se convirtió en un ser viviente";[16] pero el último Adán se convirtió en espíritu que da vida.
1Co 15:46  Sin embargo, lo espiritual no es primero, sino lo material; después lo espiritual.
1Co 15:47  El primer hombre, hecho de tierra, era de la tierra; el segundo hombre es del cielo.
1Co 15:48  Los cuerpos de la tierra son como aquel hombre hecho de tierra; y los del cielo son como aquel que es del cielo.
1Co 15:49  Así como nos parecemos al hombre hecho de tierra, así también nos pareceremos a aquel que es del cielo.
1Co 15:50  Quiero decirles, hermanos, que lo puramente material no puede tener parte en el reino de Dios, y que lo corruptible no puede tener parte en lo incorruptible.
1Co 15:51  Pero quiero que conozcan el designio secreto de Dios: No todos moriremos, pero todos seremos transformados
1Co 15:52  en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, cuando suene el último toque de trompeta. Porque sonará la trompeta, y los muertos serán resucitados para no volver a morir. Y nosotros seremos transformados. [17]
1Co 15:53  Pues nuestra naturaleza corruptible se revestirá de lo incorruptible, y nuestro cuerpo mortal se revestirá de inmortalidad.
1Co 15:54  y cuando nuestra naturaleza corruptible se haya revestido de lo incorruptible, y cuando nuestro cuerpo mortal se haya revestido de inmortalidad, se cumplirá lo que dice la Escritura: "La muerte ha sido devorada por la victoria. [18]
1Co 15:55  ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?"[19]
1Co 15:56  El aguijón de la muerte es el pecado, y el pecado ejerce su poder por la ley.
1Co 15:57  ¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo!
1Co 15:58  Por lo tanto, mis queridos hermanos, sigan firmes y constantes, trabajando siempre más y más en la obra del Señor; porque ustedes saben que no es en vano el trabajo que hacen en unión con el Señor. 

 


 

1Co 15:1  Ahora les doy a conocer, hermanos, las buenas nuevas que les declaré, las cuales también recibieron, en las cuales también están firmes,
1Co 15:2  mediante las cuales también están siendo salvados, con el habla con que les declaré las buenas nuevas, si las tienen firmemente asidas, a no ser, de hecho, que se hayan hecho creyentes en balde.
1Co 15:3  Porque les transmití, entre las primeras cosas, lo que yo también recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras;
1Co 15:4  y que fue enterrado, sí, que ha sido levantado al tercer día según las Escrituras;
1Co 15:5  y que se apareció a Cefas, entonces a los doce.
1Co 15:6  Después de eso se apareció a más de quinientos hermanos de una vez, de los cuales la mayoría permanece hasta ahora, pero algunos se han dormido [en la muerte].
1Co 15:7  Después de eso se apareció a Santiago, luego a todos los apóstoles;
1Co 15:8  pero último de todos también se me apareció a mí como si fuera a uno nacido prematuramente.
1Co 15:9  Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, y no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la congregación de Dios.
1Co 15:10  Mas por la bondad inmerecida de Dios soy lo que soy. Y su bondad inmerecida que fue para conmigo no resultó ser en vano, sino que trabajé laboriosamente mucho más que todos ellos, pero no yo, sino la bondad inmerecida de Dios que está conmigo.
1Co 15:11  Sin embargo, sea yo o sean ellos, así estamos predicando y así han creído ustedes.
1Co 15:12  Ahora bien, si de Cristo se está predicando que él ha sido levantado de entre los muertos, ¿cómo dicen algunos entre ustedes que no hay resurrección de los muertos?
1Co 15:13  Realmente, si no hay resurrección de los muertos, tampoco ha sido levantado Cristo.
1Co 15:14  Pero si Cristo no ha sido levantado, nuestra predicación ciertamente es en vano, y nuestra fe es en vano.
1Co 15:15  Además, también se nos halla falsos testigos de Dios, porque hemos dado testimonio contra Dios de que él levantó al Cristo, pero a quien no levantó si los muertos verdaderamente no han de ser levantados.
1Co 15:16  Porque si los muertos no han de ser levantados, tampoco ha sido levantado Cristo.
1Co 15:17  Además, si Cristo no ha sido levantado, la fe de ustedes es inútil; todavía están en sus pecados.
1Co 15:18  De hecho, también, los que se durmieron [en la muerte] en unión con Cristo perecieron.
1Co 15:19  Si solo en esta vida hemos esperado en Cristo, de todos los hombres somos los más dignos de lástima.
1Co 15:20  Sin embargo, ahora Cristo ha sido levantado de entre los muertos, las primicias de los que se han dormido [en la muerte].
1Co 15:21  Pues, dado que la muerte es mediante un hombre, la resurrección de los muertos también es mediante un hombre.
1Co 15:22  Porque así como en Adán todos están muriendo, así también en el Cristo todos serán vivificados.
1Co 15:23  Pero cada uno en su propia categoría: Cristo las primicias, después los que pertenecen al Cristo durante su presencia.
1Co 15:24  En seguida, el fin, cuando él entrega el reino a su Dios y Padre, cuando haya reducido a nada todo gobierno y toda autoridad y poder.
1Co 15:25  Porque él tiene que reinar hasta que [Dios] haya puesto a todos los enemigos debajo de sus pies.
1Co 15:26  Como el último enemigo, la muerte ha de ser reducida a nada.
1Co 15:27  Porque [Dios] “sujetó todas las cosas debajo de sus pies”. Mas cuando dice que ‘todas las cosas han sido sujetadas’, es evidente que esto es con la excepción de aquel que le sujetó todas las cosas.
1Co 15:28  Pero cuando todas las cosas le hayan sido sujetadas, entonces el Hijo mismo también se sujetará a Aquel que le sujetó todas las cosas, para que Dios sea todas las cosas para con todos.
1Co 15:29  De otro modo, ¿qué harán los que se bautizan con el propósito de [ser] personas muertas? Si los que han muerto no han de ser levantados en manera alguna, ¿por qué se bautizan ellos también con el propósito de [contarse entre los] tales?
1Co 15:30  ¿Por qué también estamos nosotros en peligro cada hora?
1Co 15:31  Diariamente me enfrento con la muerte. Esto lo afirmo por el alborozo que por causa de ustedes, hermanos, tengo en Cristo Jesús nuestro Señor.
1Co 15:32  Si yo, lo mismo que los hombres, he peleado con bestias salvajes en Éfeso, ¿de qué me sirve? Si los muertos no han de ser levantados, “comamos y bebamos, porque mañana hemos de morir”.
1Co 15:33  No se extravíen. Las malas compañías echan a perder los hábitos útiles.
1Co 15:34  Despierten de manera justa al estado sobrio y no practiquen el pecado, porque algunos no tienen conocimiento de Dios. Hablo para hacer que sientan vergüenza.
1Co 15:35  No obstante, alguien dirá: “¿Cómo han de ser levantados los muertos? Sí, ¿con qué clase de cuerpo vienen?”.
1Co 15:36  ¡Persona irrazonable! Lo que siembras no es vivificado a menos que primero muera;
1Co 15:37  y en cuanto a lo que siembras, no siembras el cuerpo que se desarrollará, sino un grano desnudo, sea de trigo o cualquiera de los demás;
1Co 15:38  pero Dios le da un cuerpo así como le ha agradado, y a cada una de las semillas su propio cuerpo.
1Co 15:39  No toda carne es la misma carne, sino que hay una de la humanidad, y hay otra carne del ganado, y otra carne de las aves, y otra de los peces.
1Co 15:40  Y hay cuerpos celestes, y cuerpos terrestres; mas la gloria de los cuerpos celestes es de una clase, y la de los cuerpos terrestres es de una clase diferente.
1Co 15:41  La gloria del sol es de una clase, y la gloria de la luna es otra, y la gloria de las estrellas es otra; de hecho, estrella difiere de estrella en gloria.
1Co 15:42  Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, se levanta en incorrupción.
1Co 15:43  Se siembra en deshonra, se levanta en gloria. Se siembra en debilidad, se levanta en poder.
1Co 15:44  Se siembra cuerpo físico, se levanta cuerpo espiritual. Si hay cuerpo físico, también lo hay espiritual.
1Co 15:45  Así también está escrito: “El primer hombre, Adán, llegó a ser alma viviente”. El último Adán llegó a ser un espíritu dador de vida.
1Co 15:46  No obstante, no es primero lo que es espiritual, sino lo que es físico, después lo que es espiritual.
1Co 15:47  El primer hombre procede de la tierra y es hecho de polvo; el segundo hombre procede del cielo.
1Co 15:48  Tal como el que fue hecho de polvo [es], así aquellos hechos de polvo [son] también; y tal como el celestial [es], así los que son celestiales [son] también.
1Co 15:49  Y así como hemos llevado la imagen de aquel hecho de polvo, llevaremos también la imagen del celestial.
1Co 15:50  Sin embargo, esto digo, hermanos: que carne y sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni tampoco la corrupción hereda la incorrupción.
1Co 15:51  ¡Miren! Les digo un secreto sagrado: No todos nos dormiremos [en la muerte], pero todos seremos cambiados,
1Co 15:52  en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, durante la última trompeta. Porque sonará la trompeta, y los muertos serán levantados incorruptibles, y nosotros seremos cambiados.
1Co 15:53  Porque esto que es corruptible tiene que vestirse de incorrupción, y esto que es mortal tiene que vestirse de inmortalidad.
1Co 15:54  Pero cuando [esto que es corruptible se vista de incorrupción y] esto que es mortal se vista de inmortalidad, entonces se efectuará el dicho que está escrito: “La muerte es tragada para siempre”.
1Co 15:55  “Muerte, ¿dónde está tu victoria? Muerte, ¿dónde está tu aguijón?.”
1Co 15:56  El aguijón que produce muerte es el pecado, mas el poder para el pecado es la Ley.
1Co 15:57  ¡Pero gracias a Dios, porque él nos da la victoria mediante nuestro Señor Jesucristo!
1Co 15:58  Por consiguiente, amados hermanos míos, háganse constantes, inmovibles, siempre teniendo mucho que hacer en la obra del Señor, sabiendo que su labor no es en vano en lo relacionado con [el] Señor.

 


 

1Co 15:1  Queridos hermanos, quiero recordarles la buena noticia que les di. Ustedes la recibieron con gusto y confiaron en ella.
1Co 15:2  Si continúan confiando firmemente en esa buena noticia, serán salvos. Pero si no, de nada les servirá haberla aceptado.
1Co 15:3  Lo primero que les enseñé fue lo mismo que yo aprendí: que Cristo murió en lugar de nosotros, que éramos pecadores. Tal como lo enseña la Biblia,
1Co 15:4  fue sepultado y, después de tres días, Dios lo resucitó.
1Co 15:5  Primero se le apareció a Pedro, y después a los doce apóstoles.
1Co 15:6  Luego se les apareció a más de quinientos de sus seguidores a la vez. Algunos de ellos todavía viven, y otros ya murieron.
1Co 15:7  Más tarde se apareció a Santiago, y luego a todos los apóstoles.
1Co 15:8  Por último, se me apareció a mí; a pesar de que lo conocí mucho tiempo después que los otros apóstoles. Por eso me considero
1Co 15:9  el menos importante de los apóstoles, y ni siquiera merezco que la gente me llame así, pues le hice mucho daño a la iglesia de Dios.
1Co 15:10  Sin embargo, Dios fue bueno conmigo, y por eso soy apóstol. No desprecié el poder especial que me dio, y trabajé más que los otros apóstoles; aunque en realidad todo lo hice gracias a ese poder especial de Dios.
1Co 15:11  Pero ni yo ni los otros apóstoles importamos. Lo que sí importa es que todos nosotros hemos anunciado esa buena noticia, y que ustedes han creído en ella.
1Co 15:12  La buena noticia que anunciamos es que Dios resucitó a Cristo. Pero entonces, ¿cómo es que algunos de ustedes dicen que los muertos no resucitan?
1Co 15:13  Porque, si los muertos no resucitan, entonces Cristo tampoco resucitó.
1Co 15:14  Y si Cristo no resucitó, esta buena noticia que anunciamos no sirve para nada, y de nada sirve tampoco que ustedes crean en Cristo.
1Co 15:15  Si fuera cierto que los muertos no resucitan, nosotros estaríamos diciendo una mentira acerca de Dios, pues afirmamos que él resucitó a Cristo.
1Co 15:16  Si en realidad los muertos no resucitan, entonces tampoco Cristo resucitó.
1Co 15:17  Y si Cristo no resucitó, de nada sirve que ustedes crean en él, pues sus pecados aún no habrán sido perdonados.
1Co 15:18  Y los que antes creyeron en Cristo y murieron, están totalmente perdidos.
1Co 15:19  Si nuestra esperanza es que Cristo nos ayude solamente en esta vida, no hay nadie más digno de lástima que nosotros.
1Co 15:20  Sin embargo, ¡Cristo resucitó! Esto nos enseña que también resucitarán los que murieron.
1Co 15:21  Por el pecado de Adán todos fuimos castigados con la muerte; pero, gracias a Cristo, ahora podemos volver a vivir.
1Co 15:23  Cada uno resucitará a su debido tiempo: primero Cristo; después, cuando él vuelva, resucitarán los que creyeron en él.
1Co 15:24  Luego vendrá el fin del mundo, cuando Cristo derrotará a todas las autoridades y a todos los poderes, y le entregará el reinado a Dios el Padre.
1Co 15:25  Cristo reinará hasta que haya vencido a todos sus enemigos.
1Co 15:26  El último enemigo que Cristo vencerá es la muerte.
1Co 15:27  Cuando la Biblia dice: «Dios puso todo bajo su dominio», la palabra «todo» no incluye a Dios, porque es Dios quien puso todo bajo la autoridad de Cristo.
1Co 15:28  Y cuando todo esté bajo el dominio del Hijo, él mismo se pondrá bajo la autoridad de Dios. Así, Dios estará sobre todas las cosas, pues él es quien puso todo bajo el dominio de Cristo.
1Co 15:29  Algunos se bautizan en lugar de alguien que ya ha muerto, y piensan que así lo salvarán. Pero, si en verdad los muertos no vuelven a vivir, ¿para qué bautizarse?
1Co 15:30  ¿Y para qué poner en peligro nuestra vida en todo momento?
1Co 15:31  Ustedes bien saben que todos los días estoy en peligro de muerte. Esto es tan cierto como la satisfacción que tengo de que ustedes creen en Cristo.
1Co 15:32  En Éfeso luché con hombres que parecían fieras salvajes. Pero, si es verdad que los muertos no vuelven a vivir, entonces ¿qué gané con eso? Mejor hagamos lo que algunos dicen: «Comamos y bebamos, que mañana moriremos.»
1Co 15:33  ¡No se dejen engañar! Bien dice el dicho, que «Las malas amistades echan a perder las buenas costumbres.»
1Co 15:34  Piensen bien lo que hacen, y no sigan desobedeciendo a Dios. Algunos de ustedes deberían sentir vergüenza de no conocerlo.
1Co 15:35  Tal vez alguien me pregunte: ¿Y cómo volverán los muertos a la vida? ¿Qué clase de cuerpo tendrán?
1Co 15:36  ¡Qué preguntas más tontas! Para que una planta crezca, primero tiene que morir la semilla que fue sembrada.
1Co 15:37  Lo que se siembra es una simple semilla de trigo, o de alguna otra cosa, muy distinta de la planta que va a nacer.
1Co 15:38  A cada semilla Dios le da el cuerpo que él quiere darle.
1Co 15:39  No todos los cuerpos son iguales. Los seres humanos tenemos una clase de cuerpo, y los animales tienen otra clase. Lo mismo pasa con los pájaros y los peces.
1Co 15:40  Hay también cuerpos que viven en el cielo, y cuerpos que viven en la tierra. La belleza de los cuerpos del cielo no es como la de los cuerpos de la tierra.
1Co 15:41  El brillo del sol no es como el de la luna y las estrellas, y aun cada una de las estrellas tiene un brillo distinto.
1Co 15:42  Así pasará cuando los muertos vuelvan a la vida.
1Co 15:43  Cuando alguien muere, se entierra su cuerpo, y ese cuerpo se vuelve feo y débil. Pero cuando esa persona vuelva a la vida, su cuerpo será hermoso y fuerte, y no volverá a morir.
1Co 15:44  Se entierra el cuerpo físico, pero resucita un cuerpo espiritual. Así como hay cuerpos físicos, hay también cuerpos espirituales.
1Co 15:45  La Biblia dice que Dios hizo a Adán, y que Adán fue el primer hombre con vida. Pero Cristo, a quien podemos llamar el último Adán, es un espíritu que da vida.
1Co 15:46  Así que primero llegó a existir lo físico, y luego lo espiritual.
1Co 15:47  El primer hombre fue hecho del polvo de la tierra. El segundo hombre vino del cielo.
1Co 15:48  Todos los que vivimos en esta tierra tenemos un cuerpo como el de Adán, que fue hecho de tierra. Todos los que viven en el cielo tienen un cuerpo como el de Cristo.
1Co 15:49  Y así como nos parecemos al primer hombre, que fue sacado de la tierra, así también nos pareceremos a Cristo, que es del cielo.
1Co 15:50  Hermanos míos, lo que es de sangre y carne no tiene cabida en el reino de Dios, que es eterno.
1Co 15:51  Les voy a contar algo que Dios tenía en secreto: No todos moriremos, pero todos seremos transformados.
1Co 15:52  En un abrir y cerrar de ojos, cuando Cristo vuelva, se oirá el último toque de la trompeta, y los muertos volverán a vivir para no morir jamás. Y nosotros seremos transformados.
1Co 15:53  Dios cambiará estos cuerpos nuestros, que mueren y se destruyen, por cuerpos que vivirán para siempre y que nunca serán destruidos.
1Co 15:54  Cuando esto suceda, se cumplirá lo que dice la Biblia: «¡La muerte ha sido destruida!
1Co 15:55  ¿Dónde está ahora su victoria? ¿Dónde está su poder para herirnos?»
1Co 15:56  El pecado produce la muerte, y existe porque hay una ley.
1Co 15:57  ¡Pero gracias a Dios, podemos vencerlo por medio de nuestro Señor Jesucristo!
1Co 15:58  Por eso, mis queridos hermanos, manténganse firmes, y nunca dejen de trabajar más y más por el Señor Jesús. Y sepan que nada de lo que hacen para Dios es inútil.

 


 

1Co 15:1  Ahora, hermanos, debo recordarles de las Buenas Noticias que proclamé a ustedes, y que recibieron, y por las cuales han tomado su decisión,
1Co 15:2  y por lo que están siendo salvos, con tal que permanezcan sujetos fuertemente al mensaje que se les ha proclamado. Porque si no lo hacen, su confianza habrá sido en vano.
1Co 15:3  Porque entre lo primero que les transmití, fue lo que yo también recibí, y a saber, esto: el Mashíaj murió por nuestros pecados, de acuerdo con el Tanaj, que dice:
1Co 15:4  fue sepultado; y resucitó al tercer día, de acuerdo con lo que dice el Tanaj;
1Co 15:5  fue visto por Kefa, después por los doce;
1Co 15:6  y después de esto fue visto por más de quinientos hermanos en el mismo tiempo, la mayoría todavía están vivos, pero algunos han muerto.
1Co 15:7  Después fue visto por Yaakov, y por todos los emisarios;
1Co 15:8  y el último de todos, fue visto por mí, a pesar que nací en el momento equivocado.
1Co 15:9  Porque yo soy el menor de los emisarios, indigno de llamarme emisario, porque perseguí a la Asamblea Mesiánica de YAHWEH.
1Co 15:10  Pero por la misericordia de YAHWEH, soy lo que soy, y su misericordia hacia mí no fue en vano; por el contrario, he trabajado más arduamente que todos, a pesar de que no fui yo, sino la misericordia de YAHWEH conmigo.
1Co 15:11  De cualquier manera, tanto yo como ellos, esto es lo que proclamamos y esto es lo que ustedes creyeron.
1Co 15:12  Pero si ha sido proclamado que el Mashíaj fue resucitado de los muertos ¿cómo es que algunos de ustedes están diciendo que no hay tal cosa como la resurrección de los muertos?
1Co 15:13  Si no hay resurrección de los muertos, entonces el Mashíaj no ha sido resucitado;
1Co 15:14  y si el Mashíaj no ha sido resucitado, entonces lo que hemos proclamado ha sido en vano; también la confianza de ustedes ha sido en vano.
1Co 15:15  Además, somos hallados fa lsos testigos de YAHWEH, en haber testificado que YAHWEH resucitó al Mashíaj, a quien no levantó, si es cierto que los muertos no son resucitados.
1Co 15:16  Porque si los muertos no son resucitados, entonces el Mashíaj no ha sido resucitado tampoco;
1Co 15:17  y si el Mashíaj no ha sido resucitado, la confianza de ustedes no tiene sentido, y permanecen en sus pecados.
1Co 15:18  También, si éste es el caso, los que murieron en unión con el Mashíaj están perdidos.
1Co 15:19  Si es sólo para esta vida que hemos puesto nuestra esperanza en el Mashíaj, somos los más dignos de lástima de todos los hombres.[64]
1Co 15:20  Pero el hecho es que el Mashíaj ha sido resucitado de entre los muertos, la primicia de los que han muerto.
1Co 15:21  Porque ya que la muerte vino por un hombre, también la resurrección vino por medio de un hombre.
1Co 15:22  Porque así en relación con Adam todos mueren, y en relación con el Mashíaj todos serán vivificados.[65]
1Co 15:23  Pero cada uno en su propio orden; el Mashíaj es la primicia; después todos los que pertenecen al Mashíaj en el momento de su venida.
1Co 15:24  Después la culminación cuando entregue el Reino a YAHWEH el Padre, y cuando haya puesto fin a todo reinado, sí, a toda autoridad y poder.
1Co 15:25  Porque El tiene que reinar hasta que haya puesto a todos sus enemigos bajo sus pies.
1Co 15:26  Y el último enemigo que será destruido es la muerte.
1Co 15:27  Pues "El puso todas las cosas en sujeción bajo sus pies."[Sal 8:6] Pero cuando dice: "todas las cosas" han sido sujetas, obviamente no incluye a YAHWEH, quien es el mismo que somete todo al Mashíaj.
1Co 15:28  Y cuando todas las cosas estén sujetas al Hijo, entonces El se someterá a sí mismo a YAHWEH,[66] quien sometió todo a El, para que así YAHWEH sea Todo en todos.
1Co 15:29  Si fuera de otra manera, ¿qué alcanzarán los que se sumergen por los muertos?[67] Si los muertos no son realmente resucitados, ¿por qué se sumerge la gente por ellos?
1Co 15:30  Por este hecho, nosotros mismos ¿por qué nos enfrentamos al peligro hora tras hora?
1Co 15:31  Hermanos, por el derecho de jactarme que el Mashíaj Yahshúa, nuestro Adón me da, les digo solemnemente que yo muero todos los días.
1Co 15:32  Si mi batalla en Efeso contra "bestias salvajes"[68] fue sólo sobre la base humana, ¿qué gano con eso? Si los muertos no son levantados, muy bien podríamos decir: "¡Comamos y bebamos, porque mañana moriremos!"[Is 22:13, 56:12]
1Co 15:33  No se dejen engañar. "Las malas compañías corrompen el buen carácter."
1Co 15:34  ¡Vuelvan a sus sentidos! ¡Vivan rectamente y dejen de pecar! Hay algunos que les falta conocimiento de YAHWEH, digo esto para vergüenza de ustedes.
1Co 15:35  Pero alguno preguntará: "¿De qué manera serán los muertos resucitados? ¿Qué clase de cuerpo tendrán?"
1Co 15:36  ¡Estúpido! Cuando siembras una semilla, no germina sin antes morirse.
1Co 15:37  También lo que siembras no es el cuerpo que será, sino una semilla desnuda, diríamos de trigo o de otra cosa.[69]
1Co 15:38  Pero YAHWEH le da el cuerpo que El había propuesto para ella y para cada tipo de semilla El le da su propio cuerpo.
1Co 15:39  No toda materia viviente es la misma materia viviente; por el contrario hay una clase de seres humanos, otra clase de materia viviente para animales, otra para aves y otra para peces.
1Co 15:40  Además, hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales; pero la belleza de los cuerpos celestiales es una cosa; mientras que la belleza de los cuerpos terrenales es otra.
1Co 15:41  El sol tiene una clase de belleza, la luna otra, las estrellas aun otra; en realidad cada estrella tiene su propia clase individual de belleza.
1Co 15:42  Así es con la resurrección de los muertos. Cuando el cuerpo es "sembrado" se corrompe; cuando es levantado no puede corromperse.
1Co 15:43  Cuando es sembrado está sin dignidad; cuando sea levantado será muy bonito.
1Co 15:44  Cuando es sembrado, es un cuerpo humano ordinario; cuando sea levantado será un cuerpo controlado por el Ruaj. Si hay un cuerpo humano ordinario hay un cuerpo controlado por el Ruaj.
1Co 15:45  De hecho el Tanaj lo dice: "Adam el primer hombre fue un ser humano viviente;" [Ge 2:7] pero el "Adam" postrero es el Ruaj dador de vida.
1Co 15:46  Mas, el cuerpo del Ruaj no vino primero, sino el humano ordinario, el que es del Ruaj vino después.
1Co 15:47  El primer hombre es de la tierra, hecho del polvo; el segundo hombre es del cielo.
1Co 15:48  La gente nacida del polvo es como el hombre del polvo; y la gente nacida del cielo, es como el hombre del cielo;
1Co 15:49  y tal como tenemos la imagen del hombre del polvo, también tendremos la imagen del hombre del cielo.[70]
1Co 15:50  Les digo esto hermanos: la carne y la sangre no pueden compartir en el Reino de YAHWEH, tampoco algo que se corrompe comparte en donde es incorruptible.
1Co 15:51  ¡Miren, les digo un secreto! ¡No todos nosotros moriremos! ¡Pero todos seremos trasformados!
1Co 15:52  Sólo tomará un momento, en un abrir y cerrar de los ojos, al Shofar final. Porque el Shofar sonará, y los muertos serán resucitados para vivir eternamente y nosotros también seremos transformados.[71]
1Co 15:53  Este material que se corrompe tiene que ser revestido de incorrupción, esto que es mortal tiene que ser revestido de inmortalidad.
1Co 15:54  Cuando lo que se corrompe se vista de incorrupción; y lo que es mortal se vista de inmortalidad, entonces este pasaje del Tanaj será cumplido: "La muerte será tragada en la victoria." [Is 25:8]
1Co 15:55  "Muerte, ¿dónde está tu victoria? Muerte, ¿dónde está tu aguijon?"[Os 13:14]
1Co 15:56  El aguijón de la muerte es el pecado; y el pecado deriva su poder de la Toráh;
1Co 15:57  ¡pero gracias sean dadas a YAHWEH, quien nos da la victoria por medio de nuestro Adón Yahshúa Ha Mashíaj!
1Co 15:58  Mis queridos hermanos, párense firmes e inmovibles, siempre haciendo el trabajo del Adón tan vigorosamente como puedan, sabiendo que unidos con el Adón sus esfuerzos no son en vano.

 


 

1Co 15:1  "Hermanos, ahora quiero que recuerden las buenas noticias que les anuncié. Han aceptado este mensaje y están firmes en él."
1Co 15:2  "Es el mensaje que los salva si siguen creyendo en lo que les anuncié. Si no, habrán creído en vano."
1Co 15:3  "Les he comunicado el mensaje que recibí, del cual les he dicho lo más importante: que Cristo murió por nuestros pecados, tal como dicen las Escrituras."
1Co 15:4  "Que fue enterrado y al tercer día resucitó, como dicen las Escrituras."
1Co 15:5  "Y que se apareció a Pedro, y luego a los doce."
1Co 15:6  "Después se apareció a más de quinientos hermanos al mismo tiempo. Muchos de ellos todavía están vivos, otros ya han muerto."
1Co 15:7  "Luego, Cristo se apareció a Santiago y de nuevo a los apóstoles."
1Co 15:8  "Por último, se me apareció a mí. Conmigo fue diferente, como un bebé nacido a destiempo."
1Co 15:9  "Porque soy el menos importante de los apóstoles, y ni siquiera merezco ser llamado apóstol porque perseguí a la iglesia de Dios."
1Co 15:10  "Pero lo soy porque Dios fue bondadoso conmigo, y esa bondad no ha sido desperdiciada. He trabajado más duro que el resto de los apóstoles. Aunque en realidad no he sido yo el que ha trabajado, sino la bondad de Dios que está conmigo."
1Co 15:11  "Entonces, no importa si el que anuncia soy yo o los otros apóstoles. Todos anunciamos ese mismo mensaje que ustedes han creído."
1Co 15:12  "Ya que todos nosotros les anunciamos que Cristo fue resucitado de la muerte, ¿cómo es posible, entonces, que algunos de ustedes digan que no hay resurrección?"
1Co 15:13  "Si no hay resurrección, entonces Cristo tampoco ha sido resucitado."
1Co 15:14  "Si Cristo no ha sido resucitado, entonces nuestro mensaje no tiene caso ni su fe tampoco."
1Co 15:15  "Si los muertos no resucitan, entonces somos culpables de mentir acerca de Dios, porque les dijimos a todos que él resucitó a Cristo, sin ser cierto."
1Co 15:16  "Si los muertos no resucitan, entonces Cristo tampoco ha resucitado."
1Co 15:17  "Si Cristo no ha resucitado, su fe no vale nada y todavía son culpables de su pecado."
1Co 15:18  Los que murieron creyendo en Cristo también están perdidos.
1Co 15:19  "Si nuestra esperanza en Cristo es sólo para esta vida, entonces somos los seres humanos más dignos de lástima."
1Co 15:20  Pero en realidad Cristo ha resucitado y fue el primero de todos los que serán resucitados de la muerte.
1Co 15:21  "Así como la muerte llegó a la humanidad por medio de un hombre, también por medio de un hombre llega la resurrección."
1Co 15:22  "Así como Adán trajo la muerte a todos, Cristo nos traerá vida a todos nosotros."
1Co 15:23  "Pero todos deben ser resucitados en cierto orden. Primero fue Cristo y luego, cuando Cristo regrese, serán resucitados también los que pertenecen a él."
1Co 15:24  "Después vendrá el fin, cuando Cristo acabará con todos los gobernantes, las autoridades y los poderes y entregará el reino a Dios Padre."
1Co 15:25  Pues Cristo debe reinar hasta que todos los enemigos estén bajo su poder.
1Co 15:26  "El último enemigo en ser destruido será la muerte,"
1Co 15:27  "porque la Escritura dice: ""Dios puso todo bajo su poder"". Cuando dice que todo está bajo el poder de Cristo, es claro que esto no incluye a Dios, porque Dios fue quien puso todo bajo su poder."
1Co 15:28  "Cuando todo esté dominado por él, entonces el Hijo mismo se pondrá bajo el poder de Dios, quien puso todo bajo el poder de Cristo, para que Dios tenga el control absoluto de todo."
1Co 15:29  "De otra manera, ¿qué harían los que se bautizan por los muertos? Si los muertos no serán resucitados, ¿para qué se bautizan por ellos?"
1Co 15:30  ¿Y por qué nos arriesgamos a todas horas?
1Co 15:31  "Hermanos, yo muero todos los días. Esto es tan cierto como el orgullo que siento porque ustedes son creyentes en Cristo Jesús, nuestro Señor."
1Co 15:32  "Cuando luché contra las fieras en Éfeso, ¿qué hubiera ganado si lo hubiera hecho sólo por razones humanas? Si los muertos no resucitan, entonces ""comamos y bebamos, que mañana moriremos""."
1Co 15:33  "Pero no se dejen engañar: ""Las malas compañías dañan las buenas costumbres""."
1Co 15:34  "¡Reaccionen! Entren en razón y salgan del pecado, pues yo sé que algunos de ustedes no conocen a Dios y digo esto para que les dé vergüenza."
1Co 15:35  Tal vez alguien preguntará: ¿Cómo van a ser resucitados los muertos? ¿Qué clase de cuerpo van a tener?
1Co 15:36  "¡Qué pregunta tan tonta! La semilla no germina a menos que muera, ¿verdad?"
1Co 15:37  "Y lo que siembras es una simple semilla que todavía no tiene la forma que ha de tener después, es decir que no tiene el mismo cuerpo, así se trate de trigo u otro grano."
1Co 15:38  Dios le da a cada semilla la forma que él escoje. Cada semilla recibe el cuerpo que le corresponde.
1Co 15:39  No todos los cuerpos son iguales. Los hombres tienen un cuerpo y los animales tienen otro. Las aves tienen un cuerpo y los peces otro.
1Co 15:40  "Hay también cuerpos celestes y cuerpos terrestres. Pero los cuerpos celestes tienen un tipo de belleza, mientras que los cuerpos terrestres tienen otro."
1Co 15:41  "El sol tiene un tipo de belleza, y la luna otro. Las estrellas tienen otro tipo de belleza, y cada una tiene una belleza diferente."
1Co 15:42  Así será la resurrección de los muertos. El cuerpo que se pone en la tierra se pudre. Pero el cuerpo que es resucitado nunca se pudre.
1Co 15:43  "El cuerpo que se entierra no tiene honor, pero el que resucita es glorioso. El cuerpo que se entierra es débil, pero el que resucita es fuerte."
1Co 15:44  "Lo que se entierra es el cuerpo físico, pero lo que resucita es el cuerpo espiritual. Pues así como hay cuerpos físicos, también hay cuerpos espirituales."
1Co 15:45  "Así dice la Escritura: ""El primer hombre, Adán, se convirtió en ser vivo"". El último Adán, es decir Cristo, se convirtió en Espíritu que da vida."
1Co 15:46  "Entonces, el hombre espiritual no apareció primero, sino el hombre físico, y luego el espiritual."
1Co 15:47  "El primer hombre viene del polvo de la tierra. En cambio, el segundo hombre viene del cielo."
1Co 15:48  "Los que pertenecen a la tierra son como el hombre que viene del polvo de la tierra, pero los que pertenecen al cielo son como el que viene del cielo."
1Co 15:49  "Ahora somos como el hombre que viene del polvo de la tierra, pero luego seremos como el hombre que viene del cielo."
1Co 15:50  "Les digo esto, hermanos: nuestro cuerpo de carne y hueso no puede tener parte en el reino de Dios. Pues lo que se pudre no puede ser parte de lo que nunca se pudre."
1Co 15:51  "Pero escuchen este secreto: no todos moriremos, pero todos seremos transformados."
1Co 15:52  "En un abrir y cerrar de ojos seremos transformados. Esto sucederá al toque final de la trompeta, pues la trompeta va a sonar, y los muertos serán resucitados con un cuerpo que nunca se pudre y todos seremos transformados."
1Co 15:53  "Nuestro cuerpo que se va a podrir, se vestirá con lo que nunca se pudre; y este cuerpo que va a morir, se vestirá con lo que nunca muere."
1Co 15:54  "Cuando lo que se pudre se vista con lo que nunca se pudre, y cuando lo que muere se vista con lo que nunca muere, entonces lo que dice la Escritura se hará realidad: ""La muerte ha sido devorada por la victoria""."
1Co 15:55  """Muerte, ¿dónde está tu victoria? Muerte, ¿dónde está tu poder para matar?"""
1Co 15:56  El poder que tiene la muerte para matar es el pecado. El poder del pecado es la ley.
1Co 15:57  Pero demos gracias a Dios que nos ha dado la victoria a través de nuestro Señor Jesucristo.
1Co 15:58  "Por lo tanto, hermanos, permanezcan firmes y no dejen que nada los haga cambiar. Dedíquense totalmente a trabajar para el Señor, bien saben que su trabajo no es en vano."

 


 
  Conocen nuestro sitio 446891 visitantes (1662804 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!