Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W155
 


  BibliadeEstudioAdventistaEfesios 2.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Efesios.


 

Efe 2:1  Y a vosotros, estando muertos por vuestras caídas y pecados;
Efe 2:2  en que un día habéis caminado según el siglo(a)  de este mundo, según el príncipe de la potestad del aire(b) , del espíritu el que ahora opera en los hijos de la desobediencia;
Efe 2:3  entre los cuales también nosotros todos un día hemos conversado en las concupiscencias de nuestra carne; haciendo las voluntades de la carne y de los pensamientos, y éramos hijos, por naturaleza, de ira, como también los demás;
Efe 2:4  pero Dios, rico siendo en misericordia, por su mucho amor con que nos amó;
Efe 2:5  y, estando nosotros muertos por las caídas, convivificónos en el Cristo (por gracia habéis sido salvados);
Efe 2:6  y conresucitó y consentó en lo celestial, en Cristo Jesús;
Efe 2:7  para manifestar en los siglos, los sobrevinientes, la excesiva riqueza de su benignidad para con nosotros en Cristo Jesús.
Efe 2:8  Pues, por la gracia, habéis sido salvados por fe; y éste, no de vosotros: de Dios don(c) ;
Efe 2:9  no por obras, para que nadie se gloríe;
Efe 2:10  pues de él somos hechura, creados en Cristo Jesús para obras buenas, que previno Dios, para que en ellas caminásemos.
Efe 2:11  Por lo cual, rememorad que un día vosotros las gentes en carne, los que sois dichos «prepucio» por la que es dicha «circuncisión» en carne, a mano hecha;
Efe 2:12  que estabais en aquel tiempo sin Cristo, extrañados del estado de Israel y huéspedes de los testamentos de la promesa, esperanza no teniendo, y sin Dios en el mundo.
Efe 2:13  Y ahora ya en Cristo Jesús vosotros que un día estabais lejos, habéis sido hechos cercanos en la sangre del Cristo.
Efe 2:14  Que él es nuestra paz, el que hizo entrambos(d)  uno y la pared media del cercado disolviendo,
Efe 2:15  la enemistad, en su carne, la ley(e)  de los mandamientos con doctrinas, anulando, para los dos crear, en sí mismo, en un nuevo hombre, haciendo paz;
Efe 2:16  y reconciliar ambos en un cuerpo para Dios por la cruz, matando la enemistad en sí mismo.
Efe 2:17  Y, viniendo, evangelizó paz a vosotros, los de lejos, y paz a los de cerca;
Efe 2:18  que por él tenemos el acceso ambos a dos, en un Espíritu, al Padre.
Efe 2:19  Por lo tanto, ya no sois huéspedes y advenedizos, sino que sois conciudadanos de los santos y domésticos de Dios,
Efe 2:20  sobreedificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo piedra angular el mismo Cristo Jesús;
Efe 2:21  en quien toda edificación que se compagina, crece en templo santo, en Señor;
Efe 2:22  en quien también vosotros coedificados sois para morada del Cristo en Espíritu.  

 


 

Efe 2:1  Y vosotros estabais muertos por vuestros delitos y pecados,
Efe 2:2  en los que en otro tiempo habéis vivido, siguiendo el espíritu de este mundo, bajo el príncipe de las potestades aéreas, el espíritu que actúa en los hijos rebeldes;"
Efe 2:3  entre los cuales todos nosotros fuimos también contados en otro tiempo y seguimos los deseos de nuestra carne, cumpliendo la voluntad de ella y sus depravados deseos, siendo por naturaleza hijos de ira, como los demás;"
Efe 2:4  pero Dios, que es rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó,
Efe 2:5  y estando nosotros muertos por nuestros delitos, nos dio vida con Cristo — de gracia habéis sido salvados — ,
Efe 2:6  y con El nos resucitó y nos sentó en los cielos en Cristo Jesús,
Efe 2:7  a fin de mostrar en los siglos venideros la excelsa riqueza de su gracia, por su bondad hacia nosotros en Cristo Jesús.
Efe 2:8  Pues de gracia habéis sido salvados por la fe, y esto no os viene de vosotros, es don de Dios;"
Efe 2:9  no viene de las obras, para que nadie se gloríe;"
Efe 2:10  que hechura suya somos, creados en Cristo Jesús, para hacer buenas obras, que Dios de antemano preparó para que en ellas anduviésemos.
Efe 2:11  Por lo cual, acordaos de que un tiempo vosotros, gentiles según la carne, llamados incircuncisión por la llamada circuncisión, que se hace en la carne,
Efe 2:12  estuvisteis entonces sin Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel, extraños a las alianzas de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo;"
Efe 2:13  mientras que ahora, por Cristo Jesús, los que un tiempo estabais lejos, habéis sido acercados por la sangre de Cristo,
Efe 2:14  pues El es nuestra paz, que hizo de los dos pueblos uno, derribando el muro de separación, la enemistad,
Efe 2:15  anulando en su carne la Ley de los mandamientos formulada en decretos, para hacer en sí mismo de los dos un solo hombre nuevo, y estableciendo la paz,
Efe 2:16  y reconciliándolos a ambos en un solo cuerpo con Dios por la cruz, dando muerte en sí mismo a la enemistad.
Efe 2:17  Y viniendo, nos anunció la paz a los de lejos y la paz a los de cerca,
Efe 2:18  pues por El tenemos los unos y los otros el poder de acercarnos al Padre en un mismo Espíritu.
Efe 2:19  Por tanto, ya no sois extranjeros y huéspedes, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios,
Efe 2:20  edificados sobre el fundamento de los apóstoles y de los profetas, siendo piedra angular el mismo Cristo Jesús,
Efe 2:21  en quien bien trabada se alza toda la edificación para templo santo en el Señor,
Efe 2:22  en quien vosotros también sois edificados para morada de Dios en el Espíritu.

 


 

Efe 2:1  Antes, ustedes estaban muertos para Dios, pues hacían el mal y vivían en pecado;
Efe 2:2  seguían el mal ejemplo de la gente de este mundo, y obedecían al poderoso espíritu en los aires, que gobierna sobre los malos espíritus y domina a las personas que desobedecen a Dios.
Efe 2:3  Antes nosotros nos comportábamos así, y vivíamos obedeciendo a los malos deseos de nuestro cuerpo y nuestra mente. ¡Con justa razón merecíamos ser castigados por Dios, como todos los demás!
Efe 2:4  Pero Dios es muy compasivo, y su amor por nosotros es inmenso.
Efe 2:5  Por eso, aunque estábamos muertos por culpa de nuestros pecados, él nos dio vida al resucitar a Cristo. Nos hemos salvado gracias al amor de Dios.
Efe 2:6  Dios, al resucitar a Jesucristo, nos resucitó y nos dio un lugar en el cielo, junto a él.
Efe 2:7  Hizo esto para mostrar, en el futuro, la bondad y el gran amor con que nos amó por medio de Jesucristo.
Efe 2:8  Ustedes han sido salvados porque aceptaron el amor de Dios. Ninguno de ustedes se ganó la salvación, sino que Dios se la regaló.
Efe 2:9  La salvación de ustedes no es el resultado de sus propios esfuerzos. Por eso nadie puede sentirse orgulloso.
Efe 2:10  Nosotros somos creación de Dios. Por nuestra unión con Jesucristo, nos creó para que vivamos haciendo el bien, lo cual Dios ya había planeado desde antes.
Efe 2:11  Los judíos los llaman a ustedes «los no circuncidados», y ellos a sí mismos se llaman «los circuncidados», pues se circuncidan en el cuerpo. Ustedes no son judíos, y deben recordar que antes no tenían a Cristo ni eran parte del pueblo de Israel. Tampoco formaban parte del pacto ni de la promesa que Dios hizo con su pueblo. Vivían en este mundo sin Dios y sin esperanza.
Efe 2:13  Pero ahora ustedes, que estaban lejos de Dios, ya han sido acercados a él, pues están unidos a Jesucristo por medio de su muerte en la cruz.
Efe 2:14  Cristo nos ha dado la paz. Por medio de su sacrificio en la cruz, Cristo ha puesto fin al odio que, como una barrera, separaba a los judíos de los que no son judíos, y de dos pueblos ha hecho uno solo.
Efe 2:15  Cristo ha puesto fin a los mandatos y reglas de la ley, y por medio de sí mismo ha creado, con los dos grupos, un solo pueblo amigo.
Efe 2:16  Por medio de su muerte en la cruz, Cristo puso fin a la enemistad que había entre los dos grupos, y los unió, formando así un solo pueblo que viviera en paz con Dios.
Efe 2:17  Cristo vino y anunció las buenas noticias de paz a todos, tanto a ustedes, que no son judíos y estaban lejos de Dios, como a los que son judíos y estaban cerca de él.
Efe 2:18  Por medio de lo que Jesucristo hizo, tanto los judíos como los no judíos tenemos un mismo Espíritu, y podemos acercarnos a Dios el Padre.
Efe 2:19  Por eso, ante Dios ustedes ya no son extranjeros. Al contrario, ahora forman parte de su pueblo y tienen todos los derechos; ahora son de la familia de Dios.
Efe 2:20  Todos los miembros de la iglesia son como un edificio, el cual está construido sobre la enseñanza de los apóstoles y los profetas. En ese edificio Jesucristo es la piedra principal.
Efe 2:21  Es él quien mantiene firme todo el edificio y quien lo hace crecer, para que llegue a formar un templo dedicado al Señor.
Efe 2:22  Por su unión con Jesucristo, ustedes también forman parte de ese edificio, en donde Dios habita por medio de su Espíritu. 

 


 

Efe 2:1  El es el que os dio vida a vosotros, estando como estabais muertos espiritualmente por vuestros delitos y pecados,
Efe 2:2  en que vivisteis en otro tiempo, según la costumbre de este siglo mundano, a merced del príncipe que ejerce su potestad sobre este aire, que es el espíritu que al presente domina en los hijos rebeldes,
Efe 2:3  entre los cuales fuimos así mismo todos nosotros en otro tiempo siguiendo nuestros deseos carnales, haciendo la voluntad de la carne y de las sugestiones de los demás vicios, y éramos por naturaleza u origen hijos de ira, no menos que todos los demás;
Efe 2:4  pero Dios, que es rico en misericordia, movido del excesivo amor con que nos amó,
Efe 2:5  aun cuando estábamos muertos por los pecados, y éramos objetos de su cólera, nos dio vida en Cristo (por cuya gracia vosotros habéis sido salvados)
Efe 2:6  y nos resucitó con él, y nos hizo sentar sobre los cielos en la persona de Jesucristo,
Efe 2:7  para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia, en vista de la bondad usada con nosotros por amor de Jesucristo.
Efe 2:8  Porque de pura gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no viene de vosotros, siendo como es un don de Dios;
Efe 2:9  tampoco en virtud de vuestras obras anteriores, puramente naturales, para que nadie pueda gloriarse.
Efe 2:10  Por cuanto somos hechura suya en la gracia como lo fuimos en la naturaleza, creados en Jesucristo para obras buenas, preparadas por Dios desde la eternidad para que nos ejercitemos en ellas y merezcamos la gloria.
Efe 2:11  Así, pues, acordaos, que en otro tiempo vosotros que erais gentiles de origen y llamados incircuncisos por los que se llaman circuncidados a causa de la circuncisión hecha en su carne, por mano de hombre,
Efe 2:12  acordaos, digo, que vosotros no teníais entonces parte alguna con Jesucristo, estabais enteramente separados de la sociedad de Israel, extranjeros, por lo tocante a las alianzas, sin esperanza de la promesa o bienes prometidos, y sin Dios en este mundo.
Efe 2:13  Mas ahora que creéis en Cristo Jesús , vosotros que en otro tiempo estabais alejados de Dios y de sus promesas, os habéis puesto cerca por la sangre de Jesucristo.
Efe 2:14  Pues él es la paz nuestra, el que de los dos pueblos judío y gentil ha hecho uno, rompiendo, por medio del sacrificio de su carne, el muro de separación, esa enemistad que los dividía,
Efe 2:15  aboliendo con sus preceptos evangélicos la ley de los ritos, o las ceremonias legales, para formar en sí mismo de dos un solo hombre nuevo, haciendo la paz,
Efe 2:16  y reconciliando a ambos pueblos ya reunidos en un solo cuerpo con Dios por medio de la cruz, destruyendo en sí mismo la enemistad de ellos.
Efe 2:17  Y así vino al mundo a evangelizar la paz a vosotros los gentiles, que estabais alejados de Dios, como a los judíos, que estaban cercanos;
Efe 2:18  pues por él es por quien unos y otros tenemos cabida con el Padre eterno, unidos en el mismo Espíritu.
Efe 2:19  Así que ya no sois extraños, ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos y domésticos o familiares de la Casa de Dios;
Efe 2:20  pues estáis edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, y unidos en Jesucristo, el cual es la principal piedra angular de la nueva Jerusalén ,
Efe 2:21  sobre quien trabado todo el espiritual edificio se alza para ser un templo santo del Señor.
Efe 2:22  Por él entráis también vosotros, gentiles, a ser parte de la estructura de este edificio, para llegar a ser morada de Dios por medio del Espíritu Santo. 

 


 

Efe 2:1  

Salvos por gracia
  Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,
Efe 2:2  en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,
Efe 2:3  entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.
Efe 2:4  Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,
Efe 2:5  aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo(A) (por gracia sois salvos),
Efe 2:6  y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,
Efe 2:7  para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.
Efe 2:8  Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;
Efe 2:9  no por obras, para que nadie se gloríe.
Efe 2:10  Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. 

Reconciliación por medio de la cruz
 
Efe 2:11  Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne.
Efe 2:12  En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.
Efe 2:13  Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.
Efe 2:14  Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación,
Efe 2:15  aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas,(B) para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz,
Efe 2:16  y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo,(C) matando en ella las enemistades.
Efe 2:17  Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca;(D)
Efe 2:18  porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre.
Efe 2:19  Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios,
Efe 2:20  edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo,
Efe 2:21  en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor;
Efe 2:22  en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu. 
 

 


 

Efe 2:1  Y él os hizo vivir a vosotros, estando muertos en vuestros delitos y pecados,
Efe 2:2  en que en otro tiempo anduvisteis conforme a la condición de este mundo, conforme a la voluntad del príncipe de la potestad de este aire, el espíritu que ahora obra en los hijos de incredulidad,
Efe 2:3  entre los cuales todos nosotros también vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de la mente; y éramos por naturaleza hijos de ira, también como los demás.
Efe 2:4  Pero Dios, que es rico en misericordia, por su mucha caridad con que nos amó,
Efe 2:5  aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con el Cristo; por cuya gracia sois salvos;
Efe 2:6  y juntamente nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en lugares celestiales en Cristo Jesús,
Efe 2:7  para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.
Efe 2:8  Porque por gracia sois salvos por la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;
Efe 2:9  no por obras, para que nadie se gloríe.
Efe 2:10  Porque somos hechura suya, criados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó para que anduviésemos en ellas.
Efe 2:11  Por tanto, acordaos que en otro tiempo vosotros erais gentiles en carne, que erais llamados incircuncisión de la que se llama circuncisión en carne, la cual se hace con mano;
Efe 2:12  que en aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la república de Israel, y extranjeros a los Pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.
Efe 2:13  Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre del Cristo.
Efe 2:14  Porque él es nuestra paz, que de ambos hizo uno, deshaciendo la pared intermedia de separación;
Efe 2:15  deshaciendo en su carne las enemistades, que eran la ley de los mandamientos en orden a ritos, para edificar en sí mismo los dos en un nuevo hombre, haciendo la paz,
Efe 2:16  y reconciliando a ambos con Dios por el madero en un mismo cuerpo, matando en ella las enemistades.
Efe 2:17  Y vino, y anunció la paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca;
Efe 2:18  que por él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre.
Efe 2:19  Así que ya no sois extranjeros y advenedizos, sino juntamente ciudadanos con los santos, y domésticos de Dios;
Efe 2:20  sobreedificados sobre el fundamento de los apóstoles y de los profetas, siendo la principal piedra del ángulo, Jesús, el Cristo;
Efe 2:21  en el cual, compaginado todo el edificio, va creciendo para ser un Templo Santo en el Señor;
Efe 2:22  en el cual vosotros también sois juntamente edificados, por morada de Dios en el Espíritu. 

 


 

Efe 2:1  And you hath he quickened, who were dead in trespasses and sins;
Efe 2:2  Wherein in time past ye walked according to the course of this world, according to the prince of the power of the air, the spirit that now worketh in the children of disobedience:
Efe 2:3  Among whom also we all had our conversation in times past in the lusts of our flesh, fulfilling the desires of the flesh and of the mind; and were by nature the children of wrath, even as others.
Efe 2:4  But God, who is rich in mercy, for his great love wherewith he loved us,
Efe 2:5  Even when we were dead in sins, hath quickened us together with Christ, (by grace ye are saved;)
Efe 2:6  And hath raised us up together, and made us sit together in heavenly places in Christ Jesus:
Efe 2:7  That in the ages to come he might shew the exceeding riches of his grace in his kindness toward us through Christ Jesus.
Efe 2:8  For by grace are ye saved through faith; and that not of yourselves: it is the gift of God:
Efe 2:9  Not of works, lest any man should boast.
Efe 2:10  For we are his workmanship, created in Christ Jesus unto good works, which God hath before ordained that we should walk in them.
Efe 2:11  Wherefore remember, that ye being in time past Gentiles in the flesh, who are called Uncircumcision by that which is called the Circumcision in the flesh made by hands;
Efe 2:12  That at that time ye were without Christ, being aliens from the commonwealth of Israel, and strangers from the covenants of promise, having no hope, and without God in the world:
Efe 2:13  But now in Christ Jesus ye who sometimes were far off are made nigh by the blood of Christ.
Efe 2:14  For he is our peace, who hath made both one, and hath broken down the middle wall of partition between us;
Efe 2:15  Having abolished in his flesh the enmity, even the law of commandments contained in ordinances; for to make in himself of twain one new man, so making peace;
Efe 2:16  And that he might reconcile both unto God in one body by the cross, having slain the enmity thereby:
Efe 2:17  And came and preached peace to you which were afar off, and to them that were nigh.
Efe 2:18  For through him we both have access by one Spirit unto the Father.
Efe 2:19  Now therefore ye are no more strangers and foreigners, but fellowcitizens with the saints, and of the household of God;
Efe 2:20  And are built upon the foundation of the apostles and prophets, Jesus Christ himself being the chief corner stone;
Efe 2:21  In whom all the building fitly framed together groweth unto an holy temple in the Lord:
Efe 2:22  In whom ye also are builded together for an habitation of God through the Spirit. 

 


 

Efe 2:1  Y a vosotros que estabais muertos en vuestros delitos y pecados,
Efe 2:2  en los cuales vivisteis en otro tiempo según el proceder de este mundo, según el Príncipe del imperio del aire, el Espíritu que actúa en los rebeldes...
Efe 2:3  entre ellos vivíamos también todos nosotros en otro tiempo en medio de las concupiscencias de nuestra carne, siguiendo las apetencias de la carne y de los malos pensamientos, destinados por naturaleza, como los demás, a la Cólera...
Efe 2:4  Pero Dios, rico en misericordia, por el grande amor con que nos amo,
Efe 2:5  estando muertos a causa de nuestros delitos, nos vivificó juntamente con Cristo - por gracia habéis sido salvados -
Efe 2:6  y con él nos resucitó y nos hizo sentar en los cielos en Cristo Jesús,
Efe 2:7  a fin de mostrar en los siglos venideros la sobreabundante riqueza de su gracia, por su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.
Efe 2:8  Pues habéis sido salvados por la gracia mediante la fe; y esto no viene de vosotros, sino que es un don de Dios;
Efe 2:9  tampoco viene de las obras, para que nadie se gloríe.
Efe 2:10  En efecto, hechura suya somos: creados en Cristo Jesús, en orden a las buenas obras que de antemano dispuso Dios que practicáramos.
Efe 2:11  Así que, recordad cómo en otro tiempo vosotros, los gentiles según la carne, llamados = incircuncisos = por la que se llama = circuncisión = - por una operación practicada en la carne -,
Efe 2:12  estabais a la sazón lejos de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel y extraños a las alianzas de la Promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.
Efe 2:13  Mas ahora, en Cristo Jesús, vosotros, los que en otro tiempo estabais lejos, habéis llegado a estar cerca por la sangre de Cristo.
Efe 2:14  Porque él es nuestra paz: el que de los dos pueblos hizo uno, derribando el muro que los separaba, la enemistad,
Efe 2:15  anulando en su carne la Ley de los mandamientos con sus preceptos, para crear en sí mismo, de los dos, un solo Hombre Nuevo, haciendo la paz,
Efe 2:16  y reconciliar con Dios a ambos en un solo Cuerpo, por medio de la cruz, dando en sí mismo muerte a la Enemistad.
Efe 2:17  Vino a anunciar la paz: = paz a vosotros que estabais lejos, y paz a los que estaban cerca. =
Efe 2:18  Pues por él, unos y otros tenemos libre acceso al Padre en un mismo Espíritu.
Efe 2:19  Así pues, ya no sois extraños ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y familiares de Dios,
Efe 2:20  edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, siendo la piedra angular Cristo mismo,
Efe 2:21  en quien toda edificación bien trabada se eleva hasta formar un templo santo en el Señor,
Efe 2:22  en quien también vosotros estáis siendo juntamente edificados, hasta ser morada de Dios en el Espíritu.

 


 

Efe 2:1  Antes ustedes estaban muertos a causa de las maldades y pecados
Efe 2:2  en que vivían, pues seguían los criterios de este mundo y hacían la voluntad de aquel espíritu que domina en el aire[1] y que anima a los que desobedecen a Dios.
Efe 2:3  De esa manera vivíamos también todos nosotros en otro tiempo, siguiendo nuestros malos deseos y cumpliendo los caprichos de nuestra naturaleza pecadora y de nuestros pensamientos. A causa de eso, merecíamos con toda razón el terrible castigo de Dios, igual que los demás.
Efe 2:4  Pero Dios es tan misericordioso y nos amó con un amor tan grande,
Efe 2:5  que nos dio vida juntamente con Cristo cuando todavía estábamos muertos a causa de nuestros pecados. Por la bondad de Dios han recibido ustedes la salvación.
Efe 2:6  y en unión con Cristo Jesús nos resucitó, y nos hizo sentar con él en el cielo.
Efe 2:7  Hizo esto para demostrar en los tiempos futuros su generosidad y su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.
Efe 2:8  Pues por la bondad de Dios han recibido ustedes la salvación por medio de la fe. No es esto algo que ustedes mismos hayan conseguido, sino que es un don de Dios.
Efe 2:9  No es el resultado de las propias acciones, de modo que nadie puede gloriarse de nada;
Efe 2:10  pues es Dios quien nos ha hecho; él nos ha creado en Cristo Jesús para que hagamos buenas obras, siguiendo el camino que él nos había preparado de antemano.
Efe 2:11  Así pues, ustedes, que no son judíos, y a quienes llaman "no circuncidados" los judíos (que circuncidan al hombre en el cuerpo, y a sí mismos se llaman "circuncidados"),
Efe 2:12  recuerden que en otro tiempo estaban sin Cristo, separados de la nación de Israel, y no tenían parte en las alianzas[2] ni en la promesa de Dios. Vivían en este mundo, sin Dios y sin esperanza.
Efe 2:13  Pero ahora, unidos a Cristo Jesús por la sangre que él derramó, ustedes que antes estaban lejos están cerca.
Efe 2:14  Cristo es nuestra paz. Él hizo de judíos y de no judíos un solo pueblo, destruyó el muro[3] que los separaba y anuló en su propio cuerpo la enemistad que existía.
Efe 2:15  Puso fin a la ley que consistía en mandatos y reglamentos, y en sí mismo creó de las dos partes un solo hombre nuevo. Así hizo la paz.
Efe 2:16  Él puso fin, en sí mismo, a la enemistad que existía entre los dos pueblos, y con su muerte en la cruz los reconcilió con Dios, haciendo de ellos un solo cuerpo. [4]
Efe 2:17  Cristo vino a traer buenas noticias de paz a todos, tanto a ustedes que estaban lejos de Dios como a los que estaban cerca. [5]
Efe 2:18  Pues por medio de Cristo, los unos y los otros podemos acercarnos al Padre por un mismo Espíritu.
Efe 2:19  Por eso, ustedes y a no son extranjeros, y a no están fuera de su tierra, sino que ahora comparten con el pueblo santo los mismos derechos, y son miembros de la familia de Dios.
Efe 2:20  Ustedes son como un edificio levantado sobre los fundamentos que son los apóstoles y los profetas, [6] y Jesucristo mismo es la piedra principal. [7]
Efe 2:21  En Cristo, todo el edificio va levantándose en todas y cada una de sus partes, hasta llegar a ser, en el Señor, un templo santo.
Efe 2:22  En él también ustedes se unen todos entre sí para llegar a ser un templo en el cual Dios vive por medio de su Espíritu. 

 


 

Efe 2:1  Además, a ustedes [Dios los vivificó] aunque estaban muertos en sus ofensas y pecados,
Efe 2:2  en los cuales en un tiempo anduvieron conforme al sistema de cosas de este mundo, conforme al gobernante de la autoridad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de la desobediencia.
Efe 2:3  Sí, entre ellos todos nosotros en un tiempo nos comportamos en armonía con los deseos de nuestra carne, y hacíamos las cosas que eran la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos naturalmente hijos de la ira así como los demás.
Efe 2:4  Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,
Efe 2:5  nos vivificó junto con el Cristo, aun cuando estábamos muertos en ofensas —por bondad inmerecida han sido salvados ustedes—
Efe 2:6  y nos levantó juntos y nos sentó juntos en los lugares celestiales en unión con Cristo Jesús,
Efe 2:7  a fin de que en los sistemas de cosas venideros se demostraran las riquezas sobrepujantes de su bondad inmerecida en su benevolencia para con nosotros en unión con Cristo Jesús.
Efe 2:8  Por esta bondad inmerecida, en verdad, ustedes han sido salvados mediante fe; y esto no debido a ustedes: es dádiva de Dios.
Efe 2:9  No, no es debido a obras, a fin de que nadie tenga base para jactarse.
Efe 2:10  Porque somos producto de su obra y fuimos creados en unión con Cristo Jesús para obras buenas, las cuales Dios preparó por anticipado para que anduviéramos en ellas.
Efe 2:11  Por lo tanto, sigan recordando que en otro tiempo ustedes eran gente de las naciones en cuanto a la carne; “incircuncisión” eran llamados por lo que se llama “circuncisión”, hecha en la carne con las manos...
Efe 2:12  que estaban en aquel mismo tiempo sin Cristo, alejados del estado de Israel y extraños a los pactos de la promesa, y no tenían esperanza, y estaban sin Dios en el mundo.
Efe 2:13  Pero ahora, en unión con Cristo Jesús, ustedes los que en un tiempo estaban lejos han llegado a estar cerca por la sangre del Cristo.
Efe 2:14  Porque él es nuestra paz, el que hizo de los dos grupos uno solo y destruyó el muro de en medio que los separaba.
Efe 2:15  Por medio de su carne abolió la enemistad, la Ley de mandamientos que consistía en decretos, para crear de los dos pueblos en unión consigo mismo un solo hombre nuevo, y hacer la paz;
Efe 2:16  y para reconciliar plenamente con Dios a ambos pueblos en un solo cuerpo mediante el madero de tormento, porque había matado la enemistad por medio de sí mismo.
Efe 2:17  Y vino y les declaró las buenas nuevas de paz a ustedes, los que estaban lejos, y paz a los que estaban cerca,
Efe 2:18  porque mediante él nosotros, ambos pueblos, tenemos el acceso al Padre por un solo espíritu.
Efe 2:19  Ciertamente, por lo tanto, ustedes ya no son extraños y residentes forasteros, sino que son conciudadanos de los santos y son miembros de la casa de Dios,
Efe 2:20  y han sido edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular de fundamento.
Efe 2:21  En unión con él, el edificio entero, unido armoniosamente, va creciendo para [ser] un templo santo para Jehová.
Efe 2:22  En unión con él, ustedes, también, están siendo edificados juntamente para [ser] lugar donde habite Dios por espíritu.

 


 

Efe 2:1  Antes, ustedes estaban muertos para Dios, pues hacían el mal y vivían en pecado;
Efe 2:2  seguían el mal ejemplo de la gente de este mundo, y obedecían al poderoso espíritu en los aires, que gobierna sobre los malos espíritus y domina a las personas que desobedecen a Dios.
Efe 2:3  Antes nosotros nos comportábamos así, y vivíamos obedeciendo a los malos deseos de nuestro cuerpo y nuestra mente. ¡Con justa razón merecíamos ser castigados por Dios, como todos los demás!
Efe 2:4  Pero Dios es muy compasivo, y su amor por nosotros es inmenso.
Efe 2:5  Por eso, aunque estábamos muertos por culpa de nuestros pecados, él nos dio vida al resucitar a Cristo. Nos hemos salvado gracias al amor de Dios.
Efe 2:6  Dios, al resucitar a Jesucristo, nos resucitó y nos dio un lugar en el cielo, junto a él.
Efe 2:7  Hizo esto para mostrar, en el futuro, la bondad y el gran amor con que nos amó por medio de Jesucristo.
Efe 2:8  Ustedes han sido salvados porque aceptaron el amor de Dios. Ninguno de ustedes se ganó la salvación, sino que Dios se la regaló.
Efe 2:9  La salvación de ustedes no es el resultado de sus propios esfuerzos. Por eso nadie puede sentirse orgulloso.
Efe 2:10  Nosotros somos creación de Dios. Por nuestra unión con Jesucristo, nos creó para que vivamos haciendo el bien, lo cual Dios ya había planeado desde antes.
Efe 2:11  Los judíos los llaman a ustedes «los no circuncidados», y ellos a sí mismos se llaman «los circuncidados», pues se circuncidan en el cuerpo. Ustedes no son judíos, y deben recordar que antes no tenían a Cristo ni eran parte del pueblo de Israel. Tampoco formaban parte del pacto ni de la promesa que Dios hizo con su pueblo. Vivían en este mundo sin Dios y sin esperanza.
Efe 2:13  Pero ahora ustedes, que estaban lejos de Dios, ya han sido acercados a él, pues están unidos a Jesucristo por medio de su muerte en la cruz.
Efe 2:14  Cristo nos ha dado la paz. Por medio de su sacrificio en la cruz, Cristo ha puesto fin al odio que, como una barrera, separaba a los judíos de los que no son judíos, y de dos pueblos ha hecho uno solo.
Efe 2:15  Cristo ha puesto fin a los mandatos y reglas de la ley, y por medio de sí mismo ha creado, con los dos grupos, un solo pueblo amigo.
Efe 2:16  Por medio de su muerte en la cruz, Cristo puso fin a la enemistad que había entre los dos grupos, y los unió, formando así un solo pueblo que viviera en paz con Dios.
Efe 2:17  Cristo vino y anunció las buenas noticias de paz a todos, tanto a ustedes, que no son judíos y estaban lejos de Dios, como a los que son judíos y estaban cerca de él.
Efe 2:18  Por medio de lo que Jesucristo hizo, tanto los judíos como los no judíos tenemos un mismo Espíritu, y podemos acercarnos a Dios el Padre.
Efe 2:19  Por eso, ante Dios ustedes ya no son extranjeros. Al contrario, ahora forman parte de su pueblo y tienen todos los derechos; ahora son de la familia de Dios.
Efe 2:20  Todos los miembros de la iglesia son como un edificio, el cual está construido sobre la enseñanza de los apóstoles y los profetas. En ese edificio Jesucristo es la piedra principal.
Efe 2:21  Es él quien mantiene firme todo el edificio y quien lo hace crecer, para que llegue a formar un templo dedicado al Señor.
Efe 2:22  Por su unión con Jesucristo, ustedes también forman parte de ese edificio, en donde Dios habita por medio de su Espíritu.

 


 

Efe 2:1  Ustedes estaban muertos por sus pecados y actos de desobediencia,
Efe 2:2  caminaban en las sendas del olam hazeh y obedecían al gobernador de los poderes del aire,[8] que todavía está operando en los desobedientes de Toráh.
Efe 2:3  Es verdad, todos vivíamos así en un tiempo, seguíamos las pasiones de nuestra vieja naturaleza y obedecíamos sus deseos y los de nuestros pensamientos. En nuestra condición natural, estábamos en camino a la ira de YAHWEH, tal como todos los demás.
Efe 2:4  Pero YAHWEH es tan rico en misericordia y nos ama con un amor tan intenso,
Efe 2:5  que El nos trajo vida con el Mashíaj, a pesar de que estábamos muertos por nuestros actos de desobediencia; es por misericordia que han sido salvos.[9]
Efe 2:6  Esto es, YAHWEH nos resucitó con el Mashíaj y nos sentó con El en el cielo,
Efe 2:7  para exhibir en los tiempos venideros qué infinitamente rica es Su misericordia ; y cuán grande es Su bondad hacia nosotros que estamos unidos con el Mashíaj Yahshúa.
Efe 2:8  Pues han sido salvos por misericordia, por medio de confiar, de modo que esto no lo hicieron ustedes, pues fue don de YAHWEH.
Efe 2:9  No fueron salvos por sus propias obras; por tanto, nadie debe jactarse.[10]
Efe 2:10  Somos hechura de YAHWEH, creados en unión con el Mashíaj Yahshúa, para una vida de buenas obras de antemano preparada por YAHWEH, para que así hiciéramos.[11]
Efe 2:11  Por lo tanto, recuerden el estado en que estaban antes:[12] Ustedes, Gentiles de nacimiento, llamados los incircuncisos por aquellos que por una simple operación en la carne son llamados circuncisos,
Efe 2:12  en aquel tiempo no tenían Mashíaj. Estaban apartados de la vida nacional de Yisra'el, extranjeros a los Pactos que personifican la promesa de YAHWEH. Estaban en este mundo sin esperanza y sin Elohim.
Efe 2:13  Pero ahora ustedes, que estaban muy lejos,[13] han sido acercados por medio del derramamiento de la sangre del Mashíaj.
Efe 2:14  Porque El mismo es nuestro Shalom, El nos ha hecho a ambos pueblos uno y ha derrumbado la mejitzah que nos dividía,[14]
Efe 2:15  destruyendo en su propio cuerpo la enemistad ocasionada por la Toráh con sus mandamientos, manifestada en la forma de dogmas.[15] El hizo esto, para crear en unión con El mismo de los dos, un hombre renovado, y entonces hacer Shalom.[16]
Efe 2:16  Para así, reconciliar para YAHWEH, ambos pueblos en un sólo cuerpo, siendo ejecutado como un criminal, entonces mató en sí mismo esa enemistad.[17]
Efe 2:17  También cuando vino, El anunció como Buenas Noticias, Shalom a ti que estás lejos, y Shalom a aquellos que están cerca, [18] [Is 57:19]
Efe 2:18  noticias, que por medio de El ambos tenemos acceso en un Ruaj al Padre.[19]
Efe 2:19  Así que, entonces, ya no son extranjeros ni desconocidos. Por el contrario, ustedes son conciudadanos con el pueblo de YAHWEH y miembros de la misma familia de YAHWEH.[20]
Efe 2:20  Ustedes han edificado sobre el fundamento de los emisarios y de los profetas, con la piedra angular, siendo esta, Yahshúa Ha Mashíaj mismo.
Efe 2:21  En unión con El, el edificio completo crece hacia el Lugar Kadosh de morada en YAHWEH.
Efe 2:22  ¡Si, en unión con El, ustedes están siendo edificados juntos en el hogar de YAHWEH en el Ruaj![21]

 


 

Efe 2:1  Hace tiempo ustedes estaban espiritualmente muertos a causa de sus pecados y sus ofensas contra Dios.
Efe 2:2  "Antes vivían pecando, igual que todo el mundo, y se dejaban guiar por el que gobierna las fuerzas de maldad que están en el aire y que todavía actúa por medio de los que desobedecen a Dios."
Efe 2:3  "Antes todos nosotros vivíamos así. Nuestra forma de vida era complacer los deseos de la naturaleza humana. Hacíamos cualquier cosa que el cuerpo deseara o que la mente pudiera imaginar. Tal como los demás, merecíamos que Dios nos castigara con su enojo."
Efe 2:4  "Pero la compasión de Dios es muy grande, y él nos amó con un inmenso amor."
Efe 2:5  "Estábamos muertos espiritualmente a causa de nuestras ofensas contra Dios, pero él nos dio vida al unirnos con Jesucristo. Fíjense, ustedes fueron salvos sólo gracias a la generosidad de Dios."
Efe 2:6  Él nos levantó de la muerte junto con Cristo y nos sentó junto a él en el cielo.
Efe 2:7  Dios hizo esto para mostrar en el futuro su inmensa generosidad siendo bondadoso con nosotros a través de Jesucristo.
Efe 2:8  "Ustedes fueron salvos gracias a la generosidad de Dios porque tuvieron fe. No se salvaron a sí mismos, su salvación fue un regalo de Dios."
Efe 2:9  La salvación no es algo que ustedes hayan conseguido pues nadie puede decir que se salvó a sí mismo.
Efe 2:10  "Nosotros somos obra de Dios, fuimos creados por Cristo para hacer el bien tal como Dios ya lo tenía planeado."
Efe 2:11  "Recuerden que ustedes no nacieron como judíos, que se llaman a sí mismos ""circuncidados"" y los llamaban a ustedes ""no circuncidados"". (Pero la circuncisión es sólo algo que ellos se hacen en el cuerpo.)"
Efe 2:12  Recuerden que ustedes no tenían a Cristo: no eran ciudadanos de Israel. No tenían nada que ver con los pactos ni con las promesas de Dios. Ustedes vivían sin Dios en el mundo y sin ninguna esperanza.
Efe 2:13  "Pero ahora, unidos a Cristo ya no están lejos de Dios porque la muerte de Cristo los acercó a Dios."
Efe 2:14  "Cristo nos trajo la paz y es quien nos ha unido a todos en un solo pueblo. Antes, los judíos y los que no son judíos se odiaban y estaban divididos como si un muro los separara, pero Cristo murió para derrumbar ese muro de odio."
Efe 2:15  "La ley tenía muchos mandamientos y normas, pero Cristo acabó con esa ley para que los dos grupos se conviertan en un solo pueblo con él. Así, Cristo hizo la paz."
Efe 2:16  "Cristo murió en la cruz y con su muerte terminó el odio entre los pueblos, hizo que todos estuvieran en paz con Dios y que fueran un solo cuerpo."
Efe 2:17  Cristo vino y proclamó la paz tanto a ustedes que estaban lejos de Dios como a los que estaban cerca de él.
Efe 2:18  Gracias a Cristo todos podemos acercarnos al Padre por medio del mismo Espíritu.
Efe 2:19  "Por lo tanto, ustedes los que no son judíos ya no son extranjeros, sino ciudadanos junto con el pueblo santo y forman parte de la familia de Dios."
Efe 2:20  "Ustedes los creyentes son esa casa, construida sobre una base sólida formada por los apóstoles y profetas, siendo Cristo mismo la piedra más importante de la construcción."
Efe 2:21  "Todo el edificio se mantiene unido debido a él, quien hace que crezca y se convierta en un templo santo para el Señor."
Efe 2:22  "Gracias a Cristo, ustedes y los judíos forman parte del mismo templo donde vive Dios a través del Espíritu."

 


 
  Conocen nuestro sitio 446890 visitantes (1662741 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!