Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W152
 


  BibliadeEstudioAdventistaFilipenses 3.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Filipenses.


 

Flp 3:1  "Ahora hermanos míos, ¡alégrense en el Señor! En cuanto a lo que sigue, para mí no es molestia repetirles lo mismo; al contrario, lo hago por su seguridad."
Flp 3:2  "Cuídense de los que son como perros, de los que hacen cosas malas. ¡Ojo con los mutiladores del cuerpo!"
Flp 3:3  "Nosotros somos los que estamos verdaderamente circuncidados, los que adoramos a Dios por medio de su Espíritu y nos alegramos de lo que Cristo hace en nuestra vida sin poner nuestra confianza en lo que logramos por nosotros mismos."
Flp 3:4  "Aunque yo tendría razones para confiar en lo que he logrado por mí mismo, no lo hago. Así que si alguien piensa que tiene razones para confiar en lo que ha logrado por sí mismo, yo tendría más razones que cualquier otro."
Flp 3:5  "Me hicieron la circuncisión cuando tenía ocho días de nacido, soy israelita y pertenezco a la familia de Benjamín. Soy hebreo y mis padres también fueron hebreos y la ley era muy importante para mí pues yo era fariseo."
Flp 3:6  "Estaba tan dedicado a la religión judía que perseguía a los creyentes, y nadie podía reprocharme nada porque siempre obedecía la ley."
Flp 3:7  "En esa época pensaba que todo eso era muy valioso, pero gracias a Cristo, ahora sé que eso no tiene ningún valor."
Flp 3:8  "Es más, creo que nada vale la pena comparado con la enorme dicha de conocer a Jesucristo, mi Señor. Por Cristo he abandonado todo lo que creía haber alcanzado. Ahora sé que eso sólo era basura. De esa manera he conseguido tener ahora a Cristo en mi vida"
Flp 3:9  "y estar unido a él. En él soy aprobado por Dios, no por seguir la ley, sino por la fe en Cristo. La aprobación viene de Dios y es por la fe."
Flp 3:10  "Lo que quiero es conocer a Cristo y experimentar el poder de su resurrección. Quiero compartir con él sus sufrimientos. También quisiera ser como él en su muerte,"
Flp 3:11  y de alguna manera poder alcanzar la resurrección de los muertos.
Flp 3:12  "No quiero decir que ya llegué a la perfección en todo, sino que sigo adelante. Estoy tratando de alcanzar esa meta, pues esa es la razón por la cual Jesucristo se apoderó de mí."
Flp 3:13  "Hermanos, no considero haber llegado ya a la meta, pero esto sí es lo que hago: me olvido del pasado y me esfuerzo por alcanzar lo que está adelante."
Flp 3:14  Sigo hacia la meta para ganar el premio celestial que Dios me ofreció cuando me llamó por medio de Cristo.
Flp 3:15  "Entonces tengamos esa misma actitud todos los que hemos llegado a la madurez. Si en algo piensan diferente, eso también se lo aclarará Dios."
Flp 3:16  "En todo caso, sigamos viviendo de acuerdo a la verdad que ya hemos alcanzado."
Flp 3:17  "Hermanos, traten todos de imitar lo que yo he hecho. Fíjense en aquellos que siguen nuestro ejemplo."
Flp 3:18  "Porque como muchas veces les he dicho, y ahora lo repito llorando, muchos viven como enemigos de la cruz de Cristo."
Flp 3:19  Ellos viven de una manera que los está llevando a la destrucción. Su religión consiste en complacerse a sí mismos. Presumen de hacer lo que debería darles vergüenza y sólo tienen la mirada puesta en las cosas terrenales.
Flp 3:20  "En cambio, nuestra patria está en el cielo y de ahí estamos esperando que venga el Salvador, Nuestro Señor Jesucristo."
Flp 3:21  Cristo va a cambiar nuestro modesto cuerpo para que sea como su propio cuerpo esplendoroso. Eso lo hará por medio del poder que tiene para dominar todas las cosas.  

 


 

Flp 3:1  Por lo demás, hermanos míos, alegraos en el Señor. Escribiros siempre lo mismo no es molesto para mí, y es para vosotros saludable.
Flp 3:2  Ojo a los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de la mutilación.
Flp 3:3  Porque la circuncisión somos nosotros, los que servimos en el Espíritu de Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús y no ponemos nuestra confianza en la carne.
Flp 3:4  Aunque yo podría confiar en la carne, y si hay algún otro que crea poder gloriarse en ella, yo más todavía.
Flp 3:5  Circuncidado al octavo día, de la raza de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo nacido de hebreos, y, según la Ley, fariseo,
Flp 3:6  y por el celo de ella, perseguidor de la Iglesia; según la justicia de la Ley, irreprensible."
Flp 3:7  Pero cuanto tuve por ventaja, lo reputo daño por amor de Cristo,
Flp 3:8  y aun todo lo tengo por daño, a causa del sublime conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por cuyo amor todo lo sacrifiqué y lo tengo por estiércol, con tal de gozar a Cristo
Flp 3:9  y ser hallado en El no en posesión de mi justicia de la Ley, sino de la justicia que nos viene por la fe de Jesucristo y que procede de Dios por la fe;"
Flp 3:10  para conocerle a El y el poder de su resurrección y la participación en sus padecimientos, conformándome a El en la muerte,
Flp 3:11  por si logro alcanzar la resurrección de los muertos.
Flp 3:12  No es que la haya alcanzado ya, es decir, que haya logrado la perfección, sino que la sigo por si le doy alcance, por cuanto yo mismo fui alcanzado por Cristo Jesús.
Flp 3:13  Hermanos, yo no creo haberla aún alcanzado; pero dando al olvido lo que ya queda atrás, me lanzo en persecución de lo que tengo delante;"
Flp 3:14  corro hacia la meta, hacia el galardón de la soberana vocación de Dios en Cristo Jesús.
Flp 3:15  Y cuantos somos perfectos, esto mismo sintamos; y si en algo sentís de otra manera, Dios os hará ver eso que os digo."
Flp 3:16  De cualquier modo, adonde hayamos llegado, sigamos adelante por los mismos pasos.
Flp 3:17  Sed, hermanos, imitadores míos, y atended a los que andan según el modelo que en nosotros tenéis.
Flp 3:18  Porque son muchos los que andan, de quienes frecuentemente os dije, y ahora con lágrimas os lo digo, que son enemigos de la cruz de Cristo.
Flp 3:19  El término de ésos será la perdición, su Dios es el vientre, y sa gloria en su vergüenza, que tienen el corazón puesto en las cosas terrenas.
Flp 3:20  Porque nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde esperamos al Salvador y Señor Jesucristo,
Flp 3:21  que transformará nuestro cuerpo miserable, conforme a su cuerpo glorioso, en virtud del poder que tiene para someter a sí todas las cosas.

 


 

Flp 3:1  Además, hermanos, alégrense de estar unidos al Señor. A mí no me molesta repetirles lo que ya les había escrito, y a ustedes les hace bien que lo repita.
Flp 3:2  ¡Cuídense de esa gente despreciable y malvada, que los quiere circuncidar!
Flp 3:3  Los verdaderos circuncidados somos nosotros, los que guiados por el Espíritu adoramos a Dios y estamos orgullosos de pertenecer a Jesucristo. Nosotros no creemos que podamos hacer nada para salvarnos. Si la salvación dependiera de la circuncisión, yo podría sentirme más orgulloso que cualquiera:
Flp 3:5  me circuncidaron a los ocho días de nacido, pertenezco a la nación de Israel, y soy de la tribu de Benjamín; ¡soy más hebreo que muchos hebreos! En cuanto a cumplir la ley, pertenecí al grupo de los fariseos.
Flp 3:6  Tanto me preocupaba por cumplir la ley que perseguía a los miembros de la iglesia. ¡Nadie puede culparme de no haber cumplido la ley!
Flp 3:7  Pero, gracias a lo que Cristo hizo por mí, ahora pienso que no vale la pena lo que antes consideré de valor.
Flp 3:8  Todo eso lo he dejado a un lado, y lo considero basura, con tal de llegar a conocer bien a Cristo, pues no hay mejor conocimiento. Y quiero que Dios me acepte, no por haber obedecido la ley, sino por confiar en Cristo, pues así es como Dios quiere aceptarnos.
Flp 3:10  Por eso, lo único que deseo es conocer a Cristo; es decir, sentir el poder de su resurrección, sufrir como él sufrió, y aun morir como él murió,
Flp 3:11  ¡y espero que Dios me conceda resucitar de los muertos!
Flp 3:12  Con esto no quiero decir que yo haya logrado ya hacer todo lo que les he dicho, ni tampoco que ya sea yo perfecto. Pero sí puedo decir que sigo adelante, luchando por alcanzar esa meta, pues para eso me salvó Jesucristo.
Flp 3:13  Hermanos, yo sé muy bien que todavía no he alcanzado la meta; pero he decidido no fijarme en lo que ya he recorrido, sino que ahora me concentro en lo que me falta por recorrer.
Flp 3:14  Así que sigo adelante, hacia la meta, para llevarme el premio que Dios nos llama a recibir por medio de Jesucristo.
Flp 3:15  Todos los que ya hemos progresado mucho en nuestra vida cristiana debemos pensar de esta manera. Y si algunos de ustedes piensan de manera diferente, hasta eso les hará ver Dios con claridad.
Flp 3:16  Lo importante es que todos nosotros sigamos las mismas reglas.
Flp 3:17  Hermanos míos, sigan mi ejemplo. Y fíjense en los que así lo hacen.
Flp 3:18  Hay muchos que viven como si la muerte de Cristo en la cruz no sirviera de nada. Eso ya se lo había dicho a ustedes varias veces, pero ahora vuelvo a repetirlo con lágrimas en los ojos.
Flp 3:19  Esa gente va a terminar en el infierno. Vive sólo para comer, y está orgullosa de lo que hace, cuando en realidad debería sentir vergüenza. Sólo piensa en las cosas malas de este mundo.
Flp 3:20  Nosotros, en cambio, somos ciudadanos del cielo, y esperamos que de allí vuelva nuestro Salvador, el Señor Jesucristo.
Flp 3:21  Nuestros débiles cuerpos serán destruidos, pero él los transformará en cuerpos gloriosos como el suyo. Esto lo hará con el mismo poder con que controla todo el universo. 

 


 

Flp 3:1  En fin, hermanos míos, vosotros alegraos en el Señor. A mí no me es molesto escribiros las mismas cosas, y para vosotros es necesario.
Flp 3:2  Guardaos, pues, os repito, de esos canes, guardaos de los malos obreros, guardaos de los falsos circuncisos.
Flp 3:3  Porque los verdaderos circuncisos somos nosotros, que servimos en espíritu a Dios y nos gloriamos en Jesucristo, lejos de poner confianza en la carne.
Flp 3:4  aunque podría gloriarme yo también en la carne. Si alguno, pues, presume aventajarse según la carne, sepa que más puedo yo,
Flp 3:5  pues fui circuncidado al octavo día, soy del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo, hijo de hebreos, fariseo en la manera de observar la ley,
Flp 3:6  celoso por el judaísmo, hasta perseguir la iglesia de Dios; y en cuanto a la justicia que consiste en la ley, ha sido mi proceder irreprensible.
Flp 3:7  Pero estas cosas que antes las consideraba yo como ventajas mías, me han parecido desventajas y pérdidas al poner los ojos en Jesucristo.
Flp 3:8  Y en verdad, todo lo tengo por pérdida o desventaja, en cotejo del sublime conocimiento de mi Señor Jesucristo, por cuyo amor he abandonado y perdido todas las cosas, y las miro como basura, por ganar a Cristo ,
Flp 3:9  y en él hallarme, no con tener la justicia mía, la cual es la que viene de la ley, sino aquella que nace de la fe de Jesucristo, la justicia que viene de Dios por la fe,
Flp 3:10  a fin de conocerle a él, esto es, a Cristo , y la eficacia de su resurrección , y participar de sus penas, asemejándome a su muerte,
Flp 3:11  de modo que al cabo pueda arribar a merecer la resurrección gloriosa de los muertos;
Flp 3:12  no que lo haya logrado ya todo, ni llegado a la perfección de asemejarme a Cristo ; pero yo sigo mi carrera para ver si alcanzo aquello para lo cual fui destinado, o llamado, por Jesucristo.
Flp 3:13  Yo, hermanos míos, no pienso haber tocado al fin de mi carrera. Mi única mira es, olvidando las cosas de atrás, y atendiendo sólo y mirando a las de adelante,
Flp 3:14  ir corriendo hacia el hito, para ganar el premio a que Dios llama desde lo alto por Jesucristo.
Flp 3:15  Pensemos, pues, así todos los que somos perfectos; que si vosotros pensáis de otra suerte, confío en que Dios os iluminará también en esto y sacará del error.
Flp 3:16  Mas en cuanto a los conocimientos a que hemos arribado ya en las verdades de la fe, tengamos los mismos sentimientos, y perseveremos en la misma regla.
Flp 3:17  ¡Oh hermanos!, sed imitadores míos, y poned los ojos en aquellos que proceden conforme al dechado nuestro que tenéis.
Flp 3:18  Porque muchos andan por ahí, como os decía repetidas veces, (y aún ahora lo digo con lágrimas) que se portan como enemigos de la cruz de Cristo ,
Flp 3:19  el paradero de los cuales es la perdición; cuyo Dios es el vientre, y que hacen gala de lo que es su desdoro y confusión, aferrados a las cosas terrenas.
Flp 3:20  Pero nosotros vivimos ya como ciudadanos del cielo, de donde así mismo estamos aguardando al salvador Jesucristo Señor nuestro,
Flp 3:21  el cual transformará nuestro vil cuerpo, y lo hará conforme al suyo glorioso, con la misma virtud eficaz, con que puede también sujetar a su imperio todas las cosas y hacer cuanto quiera de ellas. 

 


 

Flp 3:1  

Prosigo al blanco
  Por lo demás, hermanos, gozaos en el Señor. A mí no me es molesto el escribiros las mismas cosas, y para vosotros es seguro.
Flp 3:2  Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de los mutiladores del cuerpo.
Flp 3:3  Porque nosotros somos la circuncisión, los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne.
Flp 3:4  Aunque yo tengo también de qué confiar en la carne. Si alguno piensa que tiene de qué confiar en la carne, yo más:
Flp 3:5  circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín,(A) hebreo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo;(B)
Flp 3:6  en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia;(C) en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible.
Flp 3:7  Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo.
Flp 3:8  Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo,
Flp 3:9  y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe;
Flp 3:10  a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte,
Flp 3:11  si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos.
Flp 3:12  No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús.
Flp 3:13  Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,
Flp 3:14  prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.
Flp 3:15  Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios.
Flp 3:16  Pero en aquello a que hemos llegado, sigamos una misma regla, sintamos una misma cosa.
Flp 3:17  Hermanos, sed imitadores de mí,(D) y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros.
Flp 3:18  Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo;
Flp 3:19  el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal.
Flp 3:20  Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;
Flp 3:21  el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas. 
 

 


 

Flp 3:1  Resta, hermanos, que os gocéis en el Señor. A mí, a la verdad, no me es molesto el escribiros las mismas cosas, y para vosotros es seguro.
Flp 3:2  Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos del cortamiento.
Flp 3:3  Porque nosotros somos la circuncisión, los que servimos en espíritu a Dios, y nos gloriamos en el Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne.
Flp 3:4  Aunque yo tengo también de qué confiar en la carne. Si alguno parece que tiene de qué confiar en la carne, yo más que nadie .
Flp 3:5  Circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo;
Flp 3:6  en cuanto a celo, perseguidor de la Iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible.
Flp 3:7  Pero las cosas que para mí eran ganancias, las he apreciado pérdidas por Cristo.
Flp 3:8  Y ciertamente, aun aprecio todas las cosas como pérdida por el eminente conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por quien lo he perdido todo, y lo tengo por estiércol, para ganar a Cristo,
Flp 3:9  y por ser hallado en él, no teniendo mi justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe;
Flp 3:10  por conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, en conformidad a su muerte,
Flp 3:11  si en alguna manera llegase a la resurrección de los muertos.
Flp 3:12  No que ya lo haya alcanzado, ni que ya sea perfecto; mas sigo para asir de aquello como también soy asido del Cristo Jesús.
Flp 3:13  Hermanos, yo mismo no hago cuenta de haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago : olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,
Flp 3:14  prosigo al blanco, al premio del soberano llamamiento de Dios en Cristo Jesús.
Flp 3:15  Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios.
Flp 3:16  Pero en aquello a que hemos llegado, vamos por la misma regla, sintamos una misma cosa.
Flp 3:17  Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad los que así anduvieren como nos tenéis por ejemplo.
Flp 3:18  Porque muchos andan, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos del madero del Cristo,
Flp 3:19  cuyo fin será la perdición, cuyo dios es el vientre, y su gloria esta en su vergüenza; que sienten lo terrenal.
Flp 3:20  Mas nuestra vivienda es en los cielos; de donde también esperamos el Salvador, al Señor Jesús, el Cristo;
Flp 3:21  el cual transformará el cuerpo de nuestra bajeza, para ser semejante al cuerpo de su gloria, por la operación con la cual puede también sujetar a sí todas las cosas. 

 


 

Flp 3:1  Finally, my brethren, rejoice in the Lord. To write the same things to you, to me indeed is not grievous, but for you it is safe.
Flp 3:2  Beware of dogs, beware of evil workers, beware of the concision.
Flp 3:3  For we are the circumcision, which worship God in the spirit, and rejoice in Christ Jesus, and have no confidence in the flesh.
Flp 3:4  Though I might also have confidence in the flesh. If any other man thinketh that he hath whereof he might trust in the flesh, I more:
Flp 3:5  Circumcised the eighth day, of the stock of Israel, of the tribe of Benjamin, an Hebrew of the Hebrews; as touching the law, a Pharisee;
Flp 3:6  Concerning zeal, persecuting the church; touching the righteousness which is in the law, blameless.
Flp 3:7  But what things were gain to me, those I counted loss for Christ.
Flp 3:8  Yea doubtless, and I count all things but loss for the excellency of the knowledge of Christ Jesus my Lord: for whom I have suffered the loss of all things, and do count them but dung, that I may win Christ,
Flp 3:9  And be found in him, not having mine own righteousness, which is of the law, but that which is through the faith of Christ, the righteousness which is of God by faith:
Flp 3:10  That I may know him, and the power of his resurrection, and the fellowship of his sufferings, being made conformable unto his death;
Flp 3:11  If by any means I might attain unto the resurrection of the dead.
Flp 3:12  Not as though I had already attained, either were already perfect: but I follow after, if that I may apprehend that for which also I am apprehended of Christ Jesus.
Flp 3:13  Brethren, I count not myself to have apprehended: but this one thing I do, forgetting those things which are behind, and reaching forth unto those things which are before,
Flp 3:14  I press toward the mark for the prize of the high calling of God in Christ Jesus.
Flp 3:15  Let us therefore, as many as be perfect, be thus minded: and if in any thing ye be otherwise minded, God shall reveal even this unto you.
Flp 3:16  Nevertheless, whereto we have already attained, let us walk by the same rule, let us mind the same thing.
Flp 3:17  Brethren, be followers together of me, and mark them which walk so as ye have us for an ensample.
Flp 3:18  (For many walk, of whom I have told you often, and now tell you even weeping, that they are the enemies of the cross of Christ:
Flp 3:19  Whose end is destruction, whose God is their belly, and whose glory is in their shame, who mind earthly things.)
Flp 3:20  For our conversation is in heaven; from whence also we look for the Saviour, the Lord Jesus Christ:
Flp 3:21  Who shall change our vile body, that it may be fashioned like unto his glorious body, according to the working whereby he is able even to subdue all things unto himself. 

 


 

Flp 3:1  Por lo demás, hermanos míos, alegraos en el Señor... Volver a escribiros las mismas cosas, a mí no me es molestia, y a vosotros os da seguridad.
Flp 3:2  Atención a los perros; atención a los obreros malos; atención a los falsos circuncisos.
Flp 3:3  Pues los verdaderos circuncisos somos nosotros, los que damos culto según el Espíritu de Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús sin poner nuestra confianza en la carne,
Flp 3:4  aunque yo tengo motivos para confiar también en la carne. Si algún otro cree poder confiar en la carne, más yo.
Flp 3:5  Circuncidado el octavo día; del linaje de Israel; de la tribu de Benjamín; hebreo e hijo de hebreos; en cuanto a la Ley, fariseo;
Flp 3:6  en cuanto al celo, perseguidor de la Iglesia; en cuanto a la justicia de la Ley, intachable.
Flp 3:7  Pero lo que era para mí ganancia, lo he juzgado una pérdida a causa de Cristo.
Flp 3:8  Y más aún: juzgo que todo es pérdida ante la sublimidad del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por quien perdí todas las cosas, y las tengo por basura para ganar a Cristo,
Flp 3:9  y ser hallado en él, no con la justicia mía, la que viene de la Ley, sino la que viene por la fe de Cristo, la justicia que viene de Dios, apoyada en la fe,
Flp 3:10  y conocerle a él, el poder de su resurrección y la comunión en sus padecimientos hasta hacerme semejante a él en su muerte,
Flp 3:11  tratando de llegar a la resurrección de entre los muertos.
Flp 3:12  No que lo tenga ya conseguido o que sea ya perfecto, sino que continúo mi carrera por si consigo alcanzarlo, habiendo sido yo mismo alcanzado por Cristo Jesús.
Flp 3:13  Yo, hermanos, no creo haberlo alcanzado todavía. Pero una cosa hago: olvido lo que dejé atrás y me lanzo a lo que está por delante,
Flp 3:14  corriendo hacia la meta, para alcanzar el premio a que Dios me llama desde lo alto en Cristo Jesús.
Flp 3:15  Así pues, todos los perfectos tengamos estos sentimientos, y si en algo sentís de otra manera, también eso os lo declarará Dios.
Flp 3:16  Por lo demás, desde el punto a donde hayamos llegado, sigamos adelante.
Flp 3:17  Hermanos, sed imitadores míos, y fijaos en los que viven según el modelo que tenéis en nosotros.
Flp 3:18  Porque muchos viven según os dije tantas veces, y ahora os lo repito con lágrimas, como enemigos de la cruz de Cristo,
Flp 3:19  cuyo final es la perdición, cuyo Dios es el vientre, y cuya gloria está en su vergüenza, que no piensan más que en las cosas de la tierra.
Flp 3:20  Pero nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde esperamos como Salvador al Señor Jesucristo,
Flp 3:21  el cual transfigurará este miserable cuerpo nuestro en un cuerpo glorioso como el suyo, en virtud del poder que tiene de someter a sí todas las cosas.

 


 

Flp 3:1  Por lo demás, hermanos míos, alégrense en el Señor. Para mí no es ninguna molestia repetir lo que y a les he escrito, y para ustedes es útil.
Flp 3:2  Cuídense de esa gente despreciable, de los malos trabajadores, de esos que mutilan el cuerpo;
Flp 3:3  porque los verdaderos circuncidados[a] somos nosotros, los que adoramos a Dios movidos por su Espíritu, y nos gloriamos de ser de Cristo Jesús, y no ponemos nuestra confianza en las cosas externas.
Flp 3:4  Aunque también yo tengo razones para confiar en tales cosas. Nadie tendría más razones que yo para confiar en ellas:
Flp 3:5  me circuncidaron a los ocho días de nacer, [b] soy de raza israelita, pertenezco a la tribu de Benjamín, soy hebreo e hijo de hebreos. En cuanto a la interpretación de la ley judía, fui del partido fariseo;[c]
Flp 3:6  era tan fanático, que perseguía a los de la iglesia;[d] y en cuanto a la justicia que se basa en el cumplimiento de la ley, era irreprochable. [e]
Flp 3:7  Pero todo esto, que antes valía mucho para mí, ahora, a causa de Cristo, lo tengo por algo sin valor.
Flp 3:8  Aún más, a nada le concedo valor si lo comparo con el bien supremo de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por causa de Cristo lo he perdido todo, y todo lo considero basura a cambio de ganarlo a él
Flp 3:9  y encontrarme unido a él; no con una justicia propia, adquirida por medio de la ley, sino con la justicia que se adquiere por la fe en Cristo, la que da Dios con base en la fe. [f]
Flp 3:10  Lo que quiero es conocer a Cristo, sentir en mí el poder de su resurrección y la solidaridad en sus sufrimientos; haciéndome semejante a él en su muerte, [g]
Flp 3:11  espero llegar a la resurrección de los muertos.
Flp 3:12  No quiero decir que y a lo haya conseguido todo, ni que y a sea perfecto; pero sigo adelante con la esperanza de alcanzarlo, puesto que Cristo Jesús me alcanzó primero.
Flp 3:13  Hermanos, no digo que yo mismo y a lo haya alcanzado; lo que sí hago es olvidarme de lo que queda atrás y esforzarme por alcanzar lo que está delante,
Flp 3:14  para llegar a la meta y ganar el premio celestial que Dios nos llama a recibir por medio de Cristo Jesús.
Flp 3:15  Todos los que y a poseemos una fe madura, debemos pensar de esta manera. Si en alguna cosa ustedes piensan de otro modo, Dios les hará ver esto también.
Flp 3:16  Pero, eso sí, debemos vivir de acuerdo con lo que y a hemos alcanzado.
Flp 3:17  Hermanos, sigan mi ejemplo y fíjense también en los que viven según el ejemplo que nosotros les hemos dado a ustedes.
Flp 3:18  Ya les he dicho muchas veces, y ahora se lo repito con lágrimas, que hay muchos que están viviendo como enemigos de la cruz de Cristo,
Flp 3:19  y su fin es la perdición. Su dios son sus propios apetitos, y sienten orgullo de lo que debería darles vergüenza. Solo piensan en las cosas de este mundo.
Flp 3:20  En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, [h] y estamos esperando que del cielo venga el Salvador, el Señor Jesucristo,
Flp 3:21  que cambiará nuestro cuerpo miserable para que sea como su propio cuerpo glorioso. Y lo hará por medio del poder que tiene para dominar todas las cosas. [i] 

 


 

Flp 3:1  Finalmente, hermanos míos, continúen regocijándose en [el] Señor. El escribirles las mismas cosas no se me hace molesto, pero les sirve de seguridad a ustedes.
Flp 3:2  Cuídense de los perros, cuídense de los obradores de perjuicio, cuídense de los que mutilan la carne.
Flp 3:3  Porque nosotros somos los que tenemos la circuncisión verdadera, los que estamos rindiendo servicio sagrado por el espíritu de Dios y tenemos nuestra jactancia en Cristo Jesús y no tenemos nuestra confianza en la carne,
Flp 3:4  aunque yo, si acaso hay alguno, ciertamente tengo base para confianza también en la carne.  Si algún otro cree que tiene base para confianza en la carne, yo con más razón:
Flp 3:5  circuncidado al octavo día, de la estirpe de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo [nacido] de hebreos; respecto a ley, fariseo;
Flp 3:6  respecto a celo, perseguidor de la congregación; respecto a la justicia que es por medio de ley, uno que se probó exento de culpa.
Flp 3:7  No obstante, cuantas cosas eran para mí ganancias, estas las he considerado pérdida a causa del Cristo.
Flp 3:8  Pues, en cuanto a eso, de veras sí considero también que todas las cosas son pérdida a causa del sobresaliente valor del conocimiento de Cristo Jesús mi Señor. Por motivo de él he sufrido la pérdida de todas las cosas y las considero como un montón de basura, a fin de ganar a Cristo
Flp 3:9  y ser hallado en unión con él, teniendo, no mi propia justicia, que resulta de la ley, sino la que es mediante fe en Cristo, la justicia que proviene de Dios sobre la base de la fe,
Flp 3:10  a fin de conocerlo a él y el poder de su resurrección y una participación en sus sufrimientos, sometiéndome a una muerte como la de él,
Flp 3:11  [para ver] si de algún modo puedo alcanzar la resurrección más temprana de entre los muertos.
Flp 3:12  No que lo haya recibido ya, ni que ya haya sido perfeccionado, sino que prosigo para ver si también puedo asir aquello para lo cual yo también he sido asido por Cristo Jesús.
Flp 3:13  Hermanos, todavía no me considero como si [lo] hubiera asido; pero hay una cosa en cuanto a ello: Olvidando las cosas que quedan atrás, y extendiéndome hacia adelante a las cosas más allá,
Flp 3:14  prosigo hacia la meta para el premio de la llamada hacia arriba por Dios mediante Cristo Jesús.
Flp 3:15  Nosotros, pues, cuantos somos maduros, seamos de esta actitud mental; y si ustedes se inclinan mentalmente de otro modo en sentido alguno, Dios les revelará la [actitud] mencionada.
Flp 3:16  De todos modos, hasta donde hayamos progresado, sigamos andando ordenadamente en esta misma rutina.
Flp 3:17  Unidamente háganse imitadores de mí, hermanos, y fijen los ojos en los que andan de la manera que concuerde con el ejemplo que ustedes tienen en nosotros.
Flp 3:18  Porque hay muchos —solía mencionarlos frecuentemente, pero ahora los menciono también llorando— que andan como enemigos del madero de tormento del Cristo,
Flp 3:19  y su fin es la destrucción, y su dios es su vientre, y su gloria consiste en su vergüenza, y tienen la mente puesta en las cosas de la tierra.
Flp 3:20  En cuanto a nosotros, nuestra ciudadanía existe en los cielos, lugar de donde también aguardamos con intenso anhelo a un salvador, el Señor Jesucristo,
Flp 3:21  que amoldará de nuevo nuestro cuerpo humillado para que se conforme a su cuerpo glorioso, según la operación del poder que él tiene, hasta para sujetar todas las cosas a sí mismo.

 


 

Flp 3:1  Además, hermanos, alégrense de estar unidos al Señor. A mí no me molesta repetirles lo que ya les había escrito, y a ustedes les hace bien que lo repita.
Flp 3:2  ¡Cuídense de esa gente despreciable y malvada, que los quiere circuncidar!
Flp 3:3  Los verdaderos circuncidados somos nosotros, los que guiados por el Espíritu adoramos a Dios y estamos orgullosos de pertenecer a Jesucristo. Nosotros no creemos que podamos hacer nada para salvarnos. Si la salvación dependiera de la circuncisión, yo podría sentirme más orgulloso que cualquiera:
Flp 3:5  me circuncidaron a los ocho días de nacido, pertenezco a la nación de Israel, y soy de la tribu de Benjamín; ¡soy más hebreo que muchos hebreos! En cuanto a cumplir la ley, pertenecí al grupo de los fariseos.
Flp 3:6  Tanto me preocupaba por cumplir la ley que perseguía a los miembros de la iglesia. ¡Nadie puede culparme de no haber cumplido la ley!
Flp 3:7  Pero, gracias a lo que Cristo hizo por mí, ahora pienso que no vale la pena lo que antes consideré de valor.
Flp 3:8  Todo eso lo he dejado a un lado, y lo considero basura, con tal de llegar a conocer bien a Cristo, pues no hay mejor conocimiento. Y quiero que Dios me acepte, no por haber obedecido la ley, sino por confiar en Cristo, pues así es como Dios quiere aceptarnos.
Flp 3:10  Por eso, lo único que deseo es conocer a Cristo; es decir, sentir el poder de su resurrección, sufrir como él sufrió, y aun morir como él murió,
Flp 3:11  ¡y espero que Dios me conceda resucitar de los muertos!
Flp 3:12  Con esto no quiero decir que yo haya logrado ya hacer todo lo que les he dicho, ni tampoco que ya sea yo perfecto. Pero sí puedo decir que sigo adelante, luchando por alcanzar esa meta, pues para eso me salvó Jesucristo.
Flp 3:13  Hermanos, yo sé muy bien que todavía no he alcanzado la meta; pero he decidido no fijarme en lo que ya he recorrido, sino que ahora me concentro en lo que me falta por recorrer.
Flp 3:14  Así que sigo adelante, hacia la meta, para llevarme el premio que Dios nos llama a recibir por medio de Jesucristo.
Flp 3:15  Todos los que ya hemos progresado mucho en nuestra vida cristiana debemos pensar de esta manera. Y si algunos de ustedes piensan de manera diferente, hasta eso les hará ver Dios con claridad.
Flp 3:16  Lo importante es que todos nosotros sigamos las mismas reglas.
Flp 3:17  Hermanos míos, sigan mi ejemplo. Y fíjense en los que así lo hacen.
Flp 3:18  Hay muchos que viven como si la muerte de Cristo en la cruz no sirviera de nada. Eso ya se lo había dicho a ustedes varias veces, pero ahora vuelvo a repetirlo con lágrimas en los ojos.
Flp 3:19  Esa gente va a terminar en el infierno. Vive sólo para comer, y está orgullosa de lo que hace, cuando en realidad debería sentir vergüenza. Sólo piensa en las cosas malas de este mundo.
Flp 3:20  Nosotros, en cambio, somos ciudadanos del cielo, y esperamos que de allí vuelva nuestro Salvador, el Señor Jesucristo.
Flp 3:21  Nuestros débiles cuerpos serán destruidos, pero él los transformará en cuerpos gloriosos como el suyo. Esto lo hará con el mismo poder con que controla todo el universo.

 


 

Flp 3:1  En conclusión, mis hermanos, regocíjense en unión con el Adón. No es un problema para mí repetir lo que les he dicho antes, y para ustedes es salvaguardia:
Flp 3:2  ¡Cuídense de los perros, los obreros de maldad, los mutilados![14]
Flp 3:3  ¡Porque somos nosotros los que somos circuncisos, nosotros que adoramos por el Ruaj de YAHWEH y nos gloriamos en el Adón Yahshúa! Nosotros no ponemos nuestros corazones en cualidades humanas,[15]
Flp 3:4  aunque yo en verdad, tengo razones para tener la confianza en esas cosas. Si alguno cree que tiene motivos para tener confianza en cualidades humanas, yo tengo mejores motivos;
Flp 3:5  *brit-milah en el octavo día, *de Am-Yisra'el de nacimiento, *de la tribu de Binyamin, *de lengua Hebrea, con padres de lengua hebrea, *con respecto a la Toráh, un Parush,
Flp 3:6  *con respecto a celo, perseguidor de la Asamblea Mesiánica, *con respecto a la justificación demandada por legalismos, sin culpa.
Flp 3:7  Pero las cosas que eran de ventaja para mí, yo, por amor al Mashíaj las he desechado como desventajas.
Flp 3:8  No sólo eso, sino que yo considero todo en desventaja en comparación al valor supremo de conocer al Mashíaj Yahshúa como mi Adón. Fue por su causa que yo abandoné todo y lo considero todo como basura para ganar al Mashíaj
Flp 3:9  y ser encontrado en unión con El, no teniendo ninguna justificación propia basándose en legalismos por medio de Toráh,[16] pero teniendo esa justificación que viene por la llenura de fe del Mashíaj, la justificación de YAHWEH basada en la verdad.
Flp 3:10  Sí, lo abandoné todo, para poder conocerlo a El, esto es, conocer el poder de la resurrección y de la comunión con sus sufrimientos, como así estoy siendo sumiso a su muerte,
Flp 3:11  para que de alguna manera pueda ser resucitado de los muertos.
Flp 3:12  No es que ya lo obtuve, o que ya llegué a la meta, no, sigo persiguiéndola con la esperanza de poseer eso por lo que el Mashíaj Yahshúa a mí me alcanzó.
Flp 3:13  Hermanos, yo por mi parte no pienso en mí mismo como de haberlo alcanzado ya, pero algo hago: olvidando lo que está detrás y esforzándome hacia lo que está delante,
Flp 3:14  sigo persiguiendo la meta de modo que gane el premio ofrecido por el supremo llamamiento de YAHWEH en el Mashíaj Yahshúa.[17]
Flp 3:15  Por lo tanto, todos los muchos de nosotros que somos maduros, seguimos prestando atención a esto, y si tienen diferente pensar acerca de cualquier cosa, YAHWEH también revelará esto a ustedes.
Flp 3:16  Solamente que nuestra conducta sea del nivel al cuál ya hemos alcanzado.
Flp 3:17  Hermanos, únanse en imitarme a mí,[18] y presten atención a los que viven de acuerdo al patrón que hemos establecido para ustedes.
Flp 3:18  Porque muchos, les he contado de ellos a menudo anteriormente, e igual ahora lo digo con lágrimas, viven como enemigos de la estaca de ejecución del Mashíaj.[19]
Flp 3:19  ¡Están en camino a la destrucción! Su meta es la panza, están orgullosos de lo que debían estar avergonzados, puesto que están ocupados con las cosas del mundo.[20]
Flp 3:20  Pero nosotros somos ciudadanos del cielo, y es de allá que esperamos al salvador, el Adón Yahshúa Ha Mashíaj.
Flp 3:21  El transformará los cuerpos que tenemos en este estado de humillación y los hará como su glorioso cuerpo, usando el poder que le permite poner todo bajo su control.

 


 

Flp 3:1  "Ahora hermanos míos, ¡alégrense en el Señor! En cuanto a lo que sigue, para mí no es molestia repetirles lo mismo; al contrario, lo hago por su seguridad."
Flp 3:2  "Cuídense de los que son como perros, de los que hacen cosas malas. ¡Ojo con los mutiladores del cuerpo!"
Flp 3:3  "Nosotros somos los que estamos verdaderamente circuncidados, los que adoramos a Dios por medio de su Espíritu y nos alegramos de lo que Cristo hace en nuestra vida sin poner nuestra confianza en lo que logramos por nosotros mismos."
Flp 3:4  "Aunque yo tendría razones para confiar en lo que he logrado por mí mismo, no lo hago. Así que si alguien piensa que tiene razones para confiar en lo que ha logrado por sí mismo, yo tendría más razones que cualquier otro."
Flp 3:5  "Me hicieron la circuncisión cuando tenía ocho días de nacido, soy israelita y pertenezco a la familia de Benjamín. Soy hebreo y mis padres también fueron hebreos y la ley era muy importante para mí pues yo era fariseo."
Flp 3:6  "Estaba tan dedicado a la religión judía que perseguía a los creyentes, y nadie podía reprocharme nada porque siempre obedecía la ley."
Flp 3:7  "En esa época pensaba que todo eso era muy valioso, pero gracias a Cristo, ahora sé que eso no tiene ningún valor."
Flp 3:8  "Es más, creo que nada vale la pena comparado con la enorme dicha de conocer a Jesucristo, mi Señor. Por Cristo he abandonado todo lo que creía haber alcanzado. Ahora sé que eso sólo era basura. De esa manera he conseguido tener ahora a Cristo en mi vida"
Flp 3:9  "y estar unido a él. En él soy aprobado por Dios, no por seguir la ley, sino por la fe en Cristo. La aprobación viene de Dios y es por la fe."
Flp 3:10  "Lo que quiero es conocer a Cristo y experimentar el poder de su resurrección. Quiero compartir con él sus sufrimientos. También quisiera ser como él en su muerte,"
Flp 3:11  y de alguna manera poder alcanzar la resurrección de los muertos.
Flp 3:12  "No quiero decir que ya llegué a la perfección en todo, sino que sigo adelante. Estoy tratando de alcanzar esa meta, pues esa es la razón por la cual Jesucristo se apoderó de mí."
Flp 3:13  "Hermanos, no considero haber llegado ya a la meta, pero esto sí es lo que hago: me olvido del pasado y me esfuerzo por alcanzar lo que está adelante."
Flp 3:14  Sigo hacia la meta para ganar el premio celestial que Dios me ofreció cuando me llamó por medio de Cristo.
Flp 3:15  "Entonces tengamos esa misma actitud todos los que hemos llegado a la madurez. Si en algo piensan diferente, eso también se lo aclarará Dios."
Flp 3:16  "En todo caso, sigamos viviendo de acuerdo a la verdad que ya hemos alcanzado."
Flp 3:17  "Hermanos, traten todos de imitar lo que yo he hecho. Fíjense en aquellos que siguen nuestro ejemplo."
Flp 3:18  "Porque como muchas veces les he dicho, y ahora lo repito llorando, muchos viven como enemigos de la cruz de Cristo."
Flp 3:19  Ellos viven de una manera que los está llevando a la destrucción. Su religión consiste en complacerse a sí mismos. Presumen de hacer lo que debería darles vergüenza y sólo tienen la mirada puesta en las cosas terrenales.
Flp 3:20  "En cambio, nuestra patria está en el cielo y de ahí estamos esperando que venga el Salvador, Nuestro Señor Jesucristo."
Flp 3:21  Cristo va a cambiar nuestro modesto cuerpo para que sea como su propio cuerpo esplendoroso. Eso lo hará por medio del poder que tiene para dominar todas las cosas.

 


 
  Conocen nuestro sitio 446912 visitantes (1663134 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!