Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W149
 


  BibliadeEstudioAdventistaColosenses 4.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Colosenses.


 

Col 4:1  Los amos, lo justo y la igualdad a los siervos tribuid, sabiendo que también vosotros tenéis amo en el cielo.
Col 4:2  En la oración perseverad, velando en ella, en agradecimiento;
Col 4:3  orando a la vez también por nosotros, para que Dios nos abra puerta de la palabra, para hablar el misterio del Cristo; por lo que también atado estoy;
Col 4:4  a fin de (Efes. 5:15) manifestarlo según debo hablar.
Col 4:5  En sabiduría caminad con los de fuera, la ocasión redimiendo.
Col 4:6  La palabra vuestra, siempre en gracia, con sal sazonada, que sepáis cómo debéis a cada uno responder.
Col 4:7  Lo acerca de mí, todo os noticiará Tíquico, el amado hermano, y fiel ministro y consiervo en Señor;
Col 4:8  a quien he enviado a vosotros a esto mismo, para que conozcáis lo acerca de nosotros y él consuele los corazones vuestros;
Col 4:9  con Onésimo, el fiel y amado hermano; que es de entre vosotros; todo os noticiarán lo de acá.
Col 4:10  Os saluda Aristarco, el concautivo mío, y Marco, el primo de Bernabé, acerca del cual habéis recibido recomendaciones (cuando viniere a vosotros, recibidle)
Col 4:11  y Jesús, el que es llamado Justo; los que son de circuncisión: éstos solos(a)  cooperadores para el reino de Dios; los que se me han hecho consuelo.
Col 4:12  Salúdaos Epafrás, el de entre vosotros, siervo de Cristo Jesús, siempre esforzándose por vosotros en las oraciones, para que os estéis perfectos y plenamente confirmados en toda voluntad de Dios.
Col 4:13  Porque testifícoos que tiene mucho trabajo por vosotros, y los de Laodicea y los de Hierápolis.
Col 4:14  Salúdaos Lucas, el médico, el amado, y Demas.
Col 4:15  Saludad a los de Laodicea hermanos, y a Ninfas y la de su casa iglesia.
Col 4:16  Y, cuando se hubiere leído ante vosotros la epístola, haced que también en la de los laodicenos iglesia se lea; y la(b)  de Laodicea, que vosotros también leáis.
Col 4:17  Y decid a Arquipo: «Mira el ministerio que has recibido en Señor, para que le cumplas».
Col 4:18  El saludo de mi mano —de Pablo. Acordaos de mis prisiones. La gracia con vosotros.  

 


 

Col 4:1  Amos, proveed a vuestros siervos de lo que es justo y equitativo, mirando a que también vosotros tenéis Amo en los cielos.
Col 4:2  Perseverad constantemente en la oración, velando en ella con nacimiento de gracias,
Col 4:3  orando a una también por nosotros, para que Dios nos abra puerta para la palabra, para anunciar el misterio de Cristo, por amor del cual estoy preso,
Col 4:4  a fin de que lo pregone según conviene que yo hable.
Col 4:5  Portaos discretamente con los de fuera, rescatando el tiempo.
Col 4:6  Sea vuestra conversación agradable, salpicada de sal, de manera que sepáis cómo os convenga responder a cada uno.
Col 4:7  De mis cosas os informará Tíquico, el hermano amado, fiel ministro y consiervo en el Señor,
Col 4:8  a quien os envío con este fin, para que tengáis noticias nuestras y lleve el consuelo a vuestros corazones,
Col 4:9  junto con Onésimo, el hermano fiel y querido, que es de los vuestros. Ellos os informarán de lo que aquí pasa.
Col 4:10  Os saluda Aristarco, mi compañero de cautiverio, y Marcos, primo hermano de Bernabé, acerca del cual habéis recibido algunos avisos; si llega a vosotros, acogedle,"
Col 4:11  y Jesús, llamado Justo, que son de la circuncisión y mis únicos colaboradores en el reino de Dios, habiéndome sido de gran consuelo.
Col 4:12  Os saluda Epafras, que es de los vuestros, siervo de Cristo Jesús, que en todo momento combate por vosotros en sus oraciones, a fin de que perseveréis perfectos y cumplidos en todo lo que Dios quiere de vosotros”
Col 4:13  Yo le rindo testimonio de que se toma mucho trabajo por vosotros y por los de Laodicea y Hierápolis.
Col 4:14  Os saluda Lucas, el médico amado, y Demás.
Col 4:15  Saludad a los hermanos de Laodicea y a Ninfas, y a la iglesia de su casa.
Col 4:16  Y cuando hayáis leído esta epístola, haced que sea también leída en la iglesia de Laodicea, y la que recibiréis de Laodicea, leedla también vosotros.
Col 4:17  Decid a Arquipo: Atiende al ministerio que en el Señor has recibido, para ver de cumplirlo bien.
Col 4:18  El saludo es de mi mano, Pablo, Acordaos de mis cadenas. La gracia sea con vosotros.

 


 

Col 4:1  Los que aún tienen esclavos, deben ser amos justos y tratar bien a sus esclavos. Recuerden que en el cielo también tienen un Amo, que es el Señor Jesucristo.
Col 4:2  Dediquen siempre tiempo a la oración, y den gracias a Dios.
Col 4:3  Oren también por nosotros, y pídanle a Dios que podamos anunciar libremente el mensaje y explicar el plan secreto de Cristo. Precisamente por anunciarlo estoy ahora preso.
Col 4:4  Pídanle a Dios que yo pueda explicar ese mensaje con toda claridad.
Col 4:5  Usen su inteligencia para tratar como se debe a los que no confían en Cristo. Aprovechen bien cada oportunidad que tengan
Col 4:6  de conversar con ellos. Hablen siempre de cosas buenas, díganlas de manera agradable, y piensen bien cómo se debe contestar a cada uno.
Col 4:7  Tíquico, fiel seguidor de Cristo y compañero nuestro, les contará todo lo que tiene que ver conmigo. Él siempre me ha ayudado, y juntos hemos servido al Señor.
Col 4:8  Por eso mismo lo estoy enviando a ustedes, para que les dé ánimo y les diga cómo estamos.
Col 4:9  Con él va también Onésimo, que es un fiel miembro de la iglesia de ustedes y al cual queremos mucho. Ellos les contarán todo lo que pasa por aquí.
Col 4:10  Aristarco, que está preso conmigo, les envía saludos. También los saluda Marcos, el primo de Bernabé. Si él llega a visitarlos, no dejen de recibirlo.
Col 4:11  Jesús, al que llaman el Justo, también les envía saludos. De todos los judíos que han confiado en Cristo, sólo ellos me han ayudado en mi trabajo por el reino de Dios, y me han animado mucho.
Col 4:12  Reciban saludos de Epafras, un servidor de Jesucristo que también pertenece a la iglesia de ustedes. Él siempre ora por ustedes, y pide a Dios que los ayude, para que sigan confiando firmemente en Cristo y se mantengan cumpliendo la voluntad de Dios, sin cometer ninguna falta.
Col 4:13  Yo mismo he visto cómo Epafras se preocupa por ustedes y por los de las iglesias en Hierápolis y Laodicea.
Col 4:14  También les envían saludos Demas y el médico Lucas, a quien queremos mucho.
Col 4:15  Saluden de mi parte a los miembros de la iglesia en Laodicea. También a Ninfa y a los cristianos que se reúnen en su casa para adorar a Dios.
Col 4:16  Cuando ustedes hayan leído esta carta, háganla llegar a los que se reúnen en Laodicea, para que también ellos la lean, y ustedes a su vez lean la carta que yo les envié a ellos.
Col 4:17  Díganle a Arquipo que trate de hacer bien el trabajo que el Señor Jesucristo le ha encargado.
Col 4:18  Yo mismo, con mi propia mano les escribo esto: «Recuerden que estoy preso. Deseo de todo corazón que Dios los llene de su amor.» 

 


 

Col 4:1  Amos, tratad a los siervos según lo que dictan la justicia y la equidad, sabiendo que también vosotros tenéis un amo en el cielo.
Col 4:2  Perseverad en la oración, velando en ella y acompañándola con acciones de gracias,
Col 4:3  orando por nosotros, para que Dios nos abra la puerta de la predicación a fin de anunciar el misterio de la redención de los hombres por Cristo , (por cuya causa estoy todavía preso).
Col 4:4  y para que yo le manifieste de la manera firme con que debo hablar de él.
Col 4:5  Portaos sabiamente y con prudencia con aquellos que están fuera de la Iglesia, resarciendo el tiempo perdido.
Col 4:6  Vuestra conversación sea siempre con agrado, sazonada con la sal de la discreción, de suerte que acertéis a responder a cada uno como conviene.
Col 4:7  De todas mis cosas os informará Tíquico, mi carísimo hermano, y fiel ministro, y consiervo en el Señor,
Col 4:8  al cual he enviado a vosotros expresamente para que se informe de vuestras cosas y consuele vuestros corazones,
Col 4:9  junto con Onésimo, mi muy amado y fiel hermano, el cual es vuestro compatriota. Estos os contarán todo lo que aquí pasa.
Col 4:10  Os saluda Aristarco, mi compañero en la prisión, y Marcos, primo de Barnabé, acerca del cual os tengo ya hechos mis encargos, si fuere a vosotros, recibidle bien.
Col 4:11  Os saluda también Jesús , por sobrenombre Justo, éstos son de los circuncisos, o de los hebreos convertidos; y ellos solos son los que me ayudan a anunciar el reino de Dios, y me han servid de consuelo.
Col 4:12  Os saluda Epafras, el cual es de los vuestros, o vuestro paisano, siervo fiel de Jesucristo, siempre solícito en rogar por vosotros en sus oraciones, para que seáis perfectos, y conozcáis bien todo lo que Dios quiere de vosotros.
Col 4:13  Pues yo soy testigo de lo mucho que se afana por vosotros, y por los de Laodicea, y de Hierápolis.
Col 4:14  Os saluda el muy amado Lucas, médico, y también Demas.
Col 4:15  Saludad vosotros a los hermanos de Laodicea, y a Ninfas, y a la Iglesia que tiene en su casa.
Col 4:16  Leída que sea esta carta entre vosotros, haced que se lea también en la iglesia de Laodicea, como el que vosotros asimismo leáis la de los laodicenses.
Col 4:17  Finalmente, decid de mi parte a Arquipo: Considera bien el ministerio, que has recibido en nombre del Señor, a fin de desempeñar todos sus cargos.
Col 4:18  El saludo va de mi propia mano, Pablo. Acordaos de mis cadenas. La gracia sea con vosotros. Amén. 

 


 

Col 4:1  Amos, haced lo que es justo y recto con vuestros siervos, sabiendo que también vosotros tenéis un Amo en los cielos.(A)
Col 4:2  Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias;
Col 4:3  orando también al mismo tiempo por nosotros, para que el Señor nos abra puerta para la palabra, a fin de dar a conocer el misterio de Cristo, por el cual también estoy preso,
Col 4:4  para que lo manifieste como debo hablar.
Col 4:5  Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo.(B)
Col 4:6  Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno. 

Salutaciones finales
 
Col 4:7  Todo lo que a mí se refiere, os lo hará saber Tíquico,(C) amado hermano y fiel ministro y consiervo en el Señor,
Col 4:8  el cual he enviado a vosotros para esto mismo, para que conozca lo que a vosotros se refiere, y conforte vuestros corazones,(D)
Col 4:9  con Onésimo,(E) amado y fiel hermano, que es uno de vosotros. Todo lo que acá pasa, os lo harán saber.
Col 4:10  Aristarco,(F) mi compañero de prisiones, os saluda, y Marcos(G) el sobrino de Bernabé, acerca del cual habéis recibido mandamientos; si fuere a vosotros, recibidle;
Col 4:11  y Jesús, llamado Justo; que son los únicos de la circuncisión que me ayudan en el reino de Dios, y han sido para mí un consuelo.
Col 4:12  Os saluda Epafras,(H) el cual es uno de vosotros, siervo de Cristo, siempre rogando encarecidamente por vosotros en sus oraciones, para que estéis firmes, perfectos y completos en todo lo que Dios quiere.
Col 4:13  Porque de él doy testimonio de que tiene gran solicitud por vosotros, y por los que están en Laodicea, y los que están en Hierápolis.
Col 4:14  Os saluda Lucas(I) el médico amado, y Demas.(J)
Col 4:15  Saludad a los hermanos que están en Laodicea, y a Ninfas y a la iglesia que está en su casa.
Col 4:16  Cuando esta carta haya sido leída entre vosotros, haced que también se lea en la iglesia de los laodicenses, y que la de Laodicea la leáis también vosotros.
Col 4:17  Decid a Arquipo:(K) Mira que cumplas el ministerio que recibiste en el Señor.
Col 4:18  La salutación de mi propia mano, de Pablo. Acordaos de mis prisiones. La gracia sea con vosotros. Amén. 
 

 


 

Col 4:1  Amos, haced lo que es justo y derecho con vuestros siervos, sabiendo que también vosotros tenéis amo en los cielos.
Col 4:2  Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias;
Col 4:3  orando también juntamente por nosotros, que el Señor nos abra la puerta de la palabra, para que hablemos el misterio del Cristo, (por el cual aun estoy preso),
Col 4:4  para que lo manifieste como me conviene hablar.
Col 4:5  Andad en sabiduría para con los extraños, ganando la ocasión.
Col 4:6  Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal; para que sepáis cómo os conviene responder a cada uno.
Col 4:7  Todos mis negocios os lo hará saber Tíquico, hermano amado y fiel ministro y consiervo en el Señor,
Col 4:8  el cual os he enviado a esto mismo, para que entienda vuestros negocios, y consuele vuestros corazones;
Col 4:9  con Onésimo, amado y fiel hermano, el cual es de vosotros. Todo lo que acá pasa, os lo harán saber.
Col 4:10  Aristarco, mi compañero en la prisión, os saluda, y Marcos, el sobrino de Bernabé (acerca del cual habéis recibido mandamientos; si fuere a vosotros, recibidle),
Col 4:11  y Jesús, el que se llama el Justo; los cuales son de la circuncisión, éstos solos son los que me ayudan en el Reino de Dios, y me han sido consuelo.
Col 4:12  Os saluda Epafras, el cual es de vosotros, siervo de Cristo, siempre solícito por vosotros en sus oraciones, para que estéis firmes , perfectos y cumplidos en todo lo que Dios quiere.
Col 4:13  Porque le doy testimonio, que tiene gran celo por vosotros, y por los que están en Laodicea, y los que están en Hierápolis.
Col 4:14  Os saluda Lucas, el médico amado, y Demas.
Col 4:15  Saludad a los hermanos que están en Laodicea, y a Ninfas, y a la Iglesia que está en su casa.
Col 4:16  Y cuando esta carta fuere leída entre vosotros, haced que también sea leída en la Iglesia de los laodicenses; y la de Laodicea que la leáis también vosotros.
Col 4:17  Y decid a Arquipo: Mira que cumplas el ministerio que has recibido en el Señor.
Col 4:18  La salutación de mi mano, de Pablo. Acordaos de mis prisiones. La gracia sea con vosotros. Amén. 

 


 

Col 4:1  Masters, give unto your servants that which is just and equal; knowing that ye also have a Master in heaven.
Col 4:2  Continue in prayer, and watch in the same with thanksgiving;
Col 4:3  Withal praying also for us, that God would open unto us a door of utterance, to speak the mystery of Christ, for which I am also in bonds:
Col 4:4  That I may make it manifest, as I ought to speak.
Col 4:5  Walk in wisdom toward them that are without, redeeming the time.
Col 4:6  Let your speech be alway with grace, seasoned with salt, that ye may know how ye ought to answer every man.
Col 4:7  All my state shall Tychicus declare unto you, who is a beloved brother, and a faithful minister and fellowservant in the Lord:
Col 4:8  Whom I have sent unto you for the same purpose, that he might know your estate, and comfort your hearts;
Col 4:9  With Onesimus, a faithful and beloved brother, who is one of you. They shall make known unto you all things which are done here.
Col 4:10  Aristarchus my fellowprisoner saluteth you, and Marcus, sister's son to Barnabas, (touching whom ye received commandments: if he come unto you, receive him;)
Col 4:11  And Jesus, which is called Justus, who are of the circumcision. These only are my fellowworkers unto the kingdom of God, which have been a comfort unto me.
Col 4:12  Epaphras, who is one of you, a servant of Christ, saluteth you, always labouring fervently for you in prayers, that ye may stand perfect and complete in all the will of God.
Col 4:13  For I bear him record, that he hath a great zeal for you, and them that are in Laodicea, and them in Hierapolis.
Col 4:14  Luke, the beloved physician, and Demas, greet you.
Col 4:15  Salute the brethren which are in Laodicea, and Nymphas, and the church which is in his house.
Col 4:16  And when this epistle is read among you, cause that it be read also in the church of the Laodiceans; and that ye likewise read the epistle from Laodicea.
Col 4:17  And say to Archippus, Take heed to the ministry which thou hast received in the Lord, that thou fulfil it.
Col 4:18  The salutation by the hand of me Paul. Remember my bonds. Grace be with you. Amen. Written from Rome to Colossians by Tychicus and Onesimus. 

 


 

Col 4:1  Amos, dad a vuestros esclavos lo que es justo y equitativo, teniendo presente que también vosotros tenéis un Amo en el cielo.
Col 4:2  Sed perseverantes en la oración, velando en ella con acción de gracias;
Col 4:3  orad al mismo tiempo también por nosotros para que Dios nos abra una puerta a la Palabra, y podamos anunciar el Misterio de Cristo, por cuya causa estoy yo encarcelado,
Col 4:4  para darlo a conocer anunciándolo como debo hacerlo.
Col 4:5  Portaos prudentemente con los de fuera, aprovechando bien el tiempo presente.
Col 4:6  Que vuestra conversación sea siempre amena, sazonada con sal, sabiendo responder a cada cual como conviene.
Col 4:7  En cuanto a mí, de todo os informará Tíquico, el hermano querido, fiel ministro y consiervo en el Señor,
Col 4:8  a quien os envío expresamente para que sepáis de nosotros y consuele vuestros corazones.
Col 4:9  Y con él a Onésimo, el hermano fiel y querido compatriota vuestro. Ellos os informarán de todo cuanto aquí sucede.
Col 4:10  Os saludan Aristarco, mi compañero de cautiverio, y Marcos, primo de Bernabé, acerca del cual recibisteis ya instrucciones. Si va a vosotros, dadle buena acogida.
Col 4:11  Os saluda también Jesús, llamado Justo; son los únicos de la circuncisión que colaboran conmigo por el Reino de Dios y que han sido para mí un consuelo.
Col 4:12  Os saluda Epafras, vuestro compatriota, siervo de Cristo Jesús, que se esfuerza siempre a favor vuestro en sus oraciones, para que os mantengáis perfectos cumplidores de toda voluntad divina.
Col 4:13  Yo soy testigo de lo mucho que se afana por vosotros, por los de Laodicea y por los de Hierápolis.
Col 4:14  Os saluda Lucas, el médico querido, y Demás.
Col 4:15  Saludad a los hermanos de Laodicea, a Ninfas y la Iglesia de su casa.
Col 4:16  Una vez que hayáis leído esta carta entre vosotros, procurad que sea también leída en la Iglesia de Laodicea. Y por vuestra parte leed vosotros la que os venga de Laodicea.
Col 4:17  Decid a Arquipo: «Considera el ministerio que recibiste en el Señor, para que lo cumplas».
Col 4:18  El saludo va de mi mano, Pablo. Acordaos de mis cadenas. La gracia sea con vosotros.

 


 

Col 4:1  Ustedes, amos, sean justos y razonables con sus esclavos. Acuérdense de que también ustedes tienen un Señor en el cielo.
Col 4:2  Manténganse constantes en la oración, siempre alerta y dando gracias a Dios.
Col 4:3  Oren también por nosotros, a fin de que el Señor nos abra las puertas para predicar el mensaje y anunciar el designio secreto de Cristo, pues por eso estoy preso. [1]
Col 4:4  Oren para que yo lo dé a conocer tan claramente como debo hacerlo.
Col 4:5  Compórtense sabiamente con los no creyentes, y aprovechen bien el tiempo.
Col 4:6  Su conversación debe ser siempre agradable y de buen gusto, y deben saber también cómo contestar a cada uno.
Col 4:7  Nuestro querido hermano Tíquico, que ha sido un fiel ayudante y que ha servido al Señor conmigo, les llevará noticias mías.
Col 4:8  Por esto lo envío a ustedes, para que les diga cómo estamos y los anime.
Col 4:9  Con él va también Onésimo, nuestro querido y fiel hermano, que es uno de ustedes. Ellos les contarán todo lo que pasa por aquí.
Col 4:10  Aristarco, mi compañero de cárcel, les manda saludos; y también Marcos, el primo de Bernabé. Ustedes y a tienen instrucciones respecto a Marcos; si va a visitarlos, recíbanlo bien.
Col 4:11  También los saluda Jesús, al que llaman el Justo. Estos son los únicos entre los creyentes judíos que han trabajado conmigo por el reino de Dios, y han sido un gran consuelo para mí.
Col 4:12  Les manda saludos Epafras, un siervo de Cristo Jesús; él es uno de ustedes, y siempre está rogando por ustedes en sus oraciones, para que se mantengan perfectamente firmes, entregados del todo a hacer la voluntad de Dios.
Col 4:13  yo soy testigo de lo mucho que Epafras se preocupa por ustedes y por los que están en Laodicea y en Hierápolis.
Col 4:14  Lucas, el médico amado, los saluda, y también Demas.
Col 4:15  Saluden a los hermanos que están en Laodicea. Saluden también a Ninfa y a la congregación que se reúne en su casa.
Col 4:16  Después de haber leído ustedes esta carta, mándenla a la iglesia de Laodicea, para que también allí sea leída; y ustedes, a su vez, lean la carta que les llegue de allá.
Col 4:17  Díganle esto a Arquipo: "Procura cumplir bien el servicio que te han encomendado en nombre del Señor."
Col 4:18  yo, Pablo, les escribo este saludo de mi puño y letra. Recuerden que estoy preso. Que Dios derrame su gracia sobre ustedes. 

 


 

Col 4:1  Amos, sigan dando lo que es justo y lo que es equitativo a [sus] esclavos, sabiendo que también ustedes tienen un Amo en el cielo.
Col 4:2  Sean perseverantes en la oración, y permanezcan despiertos en ella con acción de gracias,
Col 4:3  al mismo tiempo orando también por nosotros, para que Dios nos abra una puerta de expresión, para hablar el secreto sagrado acerca del Cristo, por el cual, de hecho, estoy en cadenas de prisión;
Col 4:4  para que lo ponga de manifiesto como debo hablar.
Col 4:5  Sigan andando en sabiduría para con los de afuera, comprándose todo el tiempo oportuno que queda.
Col 4:6  Que su habla siempre sea con gracia, sazonada con sal, para que sepan cómo deben dar una respuesta a cada uno.
Col 4:7  Todos mis asuntos se los hará saber Tíquico, [mi] amado hermano y fiel ministro y coesclavo en [el] Señor.
Col 4:8  Con el mismísimo propósito de que sepan de las cosas que tienen que ver con nosotros, y para que él consuele sus corazones, lo envío a ustedes
Col 4:9  junto con Onésimo, mi fiel y amado hermano, que es de entre ustedes. Todas las cosas de aquí, ellos se las harán saber.
Col 4:10  Aristarco, mi compañero de cautiverio, les envía sus saludos, y también Marcos el primo de Bernabé (respecto de quien ustedes recibieron mandatos de recibirlo con gusto si alguna vez fuera a ustedes),
Col 4:11  y Jesús, que se llama Justo, los cuales son de los circuncisos. Solamente estos son mis colaboradores para el reino de Dios, y estos mismos han venido a ser para mí un socorro fortalecedor.
Col 4:12  Epafras, que es de entre ustedes, esclavo de Cristo Jesús, les envía sus saludos, y siempre está esforzándose a favor de ustedes en [sus] oraciones, para que al fin estén de pie completos y con firme convicción en toda la voluntad de Dios.
Col 4:13  Yo verdaderamente doy testimonio de él, que se empeña mucho a favor de ustedes y de los [que están] en Laodicea y de los [que están] en Hierápolis.
Col 4:14  Lucas el médico amado les envía sus saludos, y también Demas.
Col 4:15  Den mis saludos a los hermanos [que están] en Laodicea, y a Ninfa y a la congregación [que se reúne] en su casa.
Col 4:16  Y cuando esta carta haya sido leída entre ustedes, hagan arreglos para que también se lea en la congregación de los laodicenses, y para que ustedes también lean la de Laodicea.
Col 4:17  También, digan a Arquipo: “Sigue vigilando el ministerio que aceptaste en [el] Señor, que lo cumplas”.
Col 4:18  [Aquí está] mi saludo, de Pablo, de mi propia mano. Continúen teniendo presentes mis cadenas [de prisión]. La bondad inmerecida sea con ustedes.

 


 

Col 4:1  Los que aún tienen esclavos, deben ser amos justos y tratar bien a sus esclavos. Recuerden que en el cielo también tienen un Amo, que es el Señor Jesucristo.
Col 4:2  Dediquen siempre tiempo a la oración, y den gracias a Dios.
Col 4:3  Oren también por nosotros, y pídanle a Dios que podamos anunciar libremente el mensaje y explicar el plan secreto de Cristo. Precisamente por anunciarlo estoy ahora preso.
Col 4:4  Pídanle a Dios que yo pueda explicar ese mensaje con toda claridad.
Col 4:5  Usen su inteligencia para tratar como se debe a los que no confían en Cristo. Aprovechen bien cada oportunidad que tengan
Col 4:6  de conversar con ellos. Hablen siempre de cosas buenas, díganlas de manera agradable, y piensen bien cómo se debe contestar a cada uno.
Col 4:7  Tíquico, fiel seguidor de Cristo y compañero nuestro, les contará todo lo que tiene que ver conmigo. Él siempre me ha ayudado, y juntos hemos servido al Señor.
Col 4:8  Por eso mismo lo estoy enviando a ustedes, para que les dé ánimo y les diga cómo estamos.
Col 4:9  Con él va también Onésimo, que es un fiel miembro de la iglesia de ustedes y al cual queremos mucho. Ellos les contarán todo lo que pasa por aquí.
Col 4:10  Aristarco, que está preso conmigo, les envía saludos. También los saluda Marcos, el primo de Bernabé. Si él llega a visitarlos, no dejen de recibirlo.
Col 4:11  Jesús, al que llaman el Justo, también les envía saludos. De todos los judíos que han confiado en Cristo, sólo ellos me han ayudado en mi trabajo por el reino de Dios, y me han animado mucho.
Col 4:12  Reciban saludos de Epafras, un servidor de Jesucristo que también pertenece a la iglesia de ustedes. Él siempre ora por ustedes, y pide a Dios que los ayude, para que sigan confiando firmemente en Cristo y se mantengan cumpliendo la voluntad de Dios, sin cometer ninguna falta.
Col 4:13  Yo mismo he visto cómo Epafras se preocupa por ustedes y por los de las iglesias en Hierápolis y Laodicea.
Col 4:14  También les envían saludos Demas y el médico Lucas, a quien queremos mucho.
Col 4:15  Saluden de mi parte a los miembros de la iglesia en Laodicea. También a Ninfa y a los cristianos que se reúnen en su casa para adorar a Dios.
Col 4:16  Cuando ustedes hayan leído esta carta, háganla llegar a los que se reúnen en Laodicea, para que también ellos la lean, y ustedes a su vez lean la carta que yo les envié a ellos.
Col 4:17  Díganle a Arquipo que trate de hacer bien el trabajo que el Señor Jesucristo le ha encargado.
Col 4:18  Yo mismo, con mi propia mano les escribo esto: «Recuerden que estoy preso. Deseo de todo corazón que Dios los llene de su amor.»

 


 

Col 4:1  Amos, traten a sus esclavos con justicia y equidad. Recuerden que ustedes también tienen un amo en el cielo.
Col 4:2  Sigan perseverando en la oración, velando en ella con acción de gracias.
Col 4:3  Oren también por nosotros, que YAHWEH nos abra una puerta para proclamar el mensaje acerca del secreto del Mashíaj, pues por esto estoy en prisión,
Col 4:4  y oren que yo pueda hablar como debo hacerlo, en tal forma que el mensaje sea con claridad.
Col 4:5  Procedan sabiamente para con los de afuera, haciendo uso completo de toda oportunidad;
Col 4:6  que su conversación sea siempre con gracia e interesante, para que sepan como responder a cualquier individuo en particular.
Col 4:7  Nuestro querido hermano Tíquico, quien es un fiel trabajador y consiervo y esclavo en el Adón les dará todas las noticias acerca de mí.
Col 4:8  Lo he mandado a ustedes por esta misma razón, para que sepan como estamos y así los pueda alentar.
Col 4:9  Les he mandado a Onésimo, el querido y fiel hermano, que es uno de ustedes, ellos les dirán todo lo que ha pasado aquí.
Col 4:10  Aristarco, mi compañero de prisión, manda saludos, como también Marcos, el primo de Bar-Nabba, de quien han recibido instrucciones, si él va a ustedes, denle la bienvenida.
Col 4:11  Yeshúa, el llamado Justo, también manda saludos. Estos tres están entre los circuncisos y entre mis compañeros de trabajo para el Reino de YAHWEH, y se han convertido en un consuelo para mí.
Col 4:12  Epafras manda saludos, él es uno de ustedes, un siervo del Mashíaj Yahshúa, que siempre agoniza en sus oraciones por ustedes, orando que puedan mantenerse en pie, firmes, maduros y completamente confiados según se dedican como Kadosh totalmente al Adón.
Col 4:13  Porque puedo testificar de él, que trabaja arduamente por ustedes y por los de Laodicea e Hierápolis.
Col 4:14  Nuestro amado amigo Lucas el Doctor y Demas les mandan saludos.
Col 4:15  Den mis saludos a los hermanos en Laodicea, también a Ninfas y a la Asamblea que se reúne en su casa.
Col 4:16  Después que esta carta haya sido leída a ustedes, que también se lea en la Asamblea de Laodicea; y ustedes lean la de Laodicea.
Col 4:17  Díganle a Arquipo: "Mira, completa la tarea que te fue dada en el Adón."
Col 4:18  Este saludo, yo Shaúl, escribo con mi propio puño y letra. ¡Recuerden mis prisiones! ¡La misericordia esté con ustedes! Amein.

 


 

Col 4:1  "Amos, den a sus esclavos lo que es bueno y justo. Recuerden que ustedes también tienen un amo en el cielo."
Col 4:2  Nunca dejen de orar. Estén listos para enfrentar cualquier situación mediante la oración y el dar gracias a Dios.
Col 4:3  "Pidan a Dios que nos abra el camino para contar su mensaje a la gente. Aunque ahora estoy en prisión por anunciar este mensaje, oren para que podamos enseñar el plan secreto que Dios ha dado a conocer sobre Cristo."
Col 4:4  "Oren para que yo pueda dar a conocer claramente esta verdad, pues esa es mi misión."
Col 4:5  "Compórtense con sabiduría ante los que no tienen fe, utilizando su tiempo de la mejor manera posible."
Col 4:6  "Sean siempre amables e inteligentes al hablar, así tendrán una buena respuesta para cada pregunta que les hagan."
Col 4:7  "Nuestro estimado hermano Tíquico, fiel ayudante y siervo del Señor junto conmigo, les dará noticias mías."
Col 4:8  "Lo envío porque quiero que ustedes sepan cómo estamos, y para que él los anime."
Col 4:9  "Envío a Tíquico con Onésimo, fiel y estimado hermano en Cristo, que es uno de los suyos. Ellos les contarán todo lo que ha pasado aquí."
Col 4:10  "Aristarco, mi compañero aquí en la cárcel les manda saludos, al igual que Marcos, el primo de Bernabé. Ya les di instrucciones acerca de Marcos de recibirlo muy bien si alguna vez va a visitarlos."
Col 4:11  "Jesús, a quien llaman el Justo, también les manda saludos. Ellos son los únicos judíos creyentes que han trabajado conmigo por el reino de Dios y han sido un gran consuelo para mí."
Col 4:12  "También los saluda Epafras, quien es siervo de Jesucristo y uno más de ustedes. Él siempre ora y pide que se mantengan fuertes, que lleguen a ser maduros y que entiendan completamente lo que Dios quiere que hagan."
Col 4:13  Puedo decirles que Epafras ha trabajado duro por ustedes y por todos los de Laodicea y de Hierápolis.
Col 4:14  "Demas y Lucas, el querido doctor, los saludan."
Col 4:15  "Saluden de mi parte a todos los hermanos de Laodicea, a Ninfa y a toda la iglesia que se reúne en su casa."
Col 4:16  "Cuando terminen de leer esta carta, por favor asegúrense de llevarla a la iglesia de Laodicea. Quiero que ellos la lean y que ustedes lean la que les envié a los de Laodicea."
Col 4:17  "Díganle esto a Arquipo: ""Asegúrate de hacer el trabajo que el Señor te ha encomendado""."
Col 4:18  "Yo, Pablo, los saludo y les escribo estas palabras de mi puño y letra desde la prisión. Que el Señor los bendiga en abundancia."

 


 
  Conocen nuestro sitio 446912 visitantes (1663148 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!