Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W148
 


  BibliadeEstudioAdventistaColosenses 3.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Colosenses.


 

Col 3:1  Si habéis, pues, conresucitado en Cristo, lo de arriba buscad; donde el Cristo está en diestra de Dios sentado;
Col 3:2  lo de arriba pensad, no lo sobre la tierra.
Col 3:3  Que habéis muerto, y la vida vuestra escondida está, con el Cristo, en Dios.
Col 3:4  Cuando el Cristo se manifestare: la vida vuestra, entonces también vosotros, con él, manifestados seréis en gloria.
Col 3:5  Mortificad, pues, los miembros vuestros, los sobre la tierra: ramería, impureza, pasión(a) , apetito malo y la avaricia; la que es idolatría;
Col 3:6  por las cuales cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de la inobediencia(b) ;
Col 3:7  en las cuales también vosotros caminasteis un día cuando vivíais en éstas.
Col 3:8  Pero ahora ya deponedlo también vosotros todo: ira, enojo, malicia, blasfemia, torpe habla de la boca vuestra.
Col 3:9  No mintáis unos a otros, desvistiéndoos del viejo hombre con sus obras;
Col 3:10  y vistiéndoos del nuevo, el que es renovado, en conocimiento, según la imagen del que le creó;
Col 3:11  donde no hay heleno y judío, circuncisión y prepucio, bárbaro, escita, siervo y libre, sino el todo y en todo, Cristo.
Col 3:12  Vestíos, pues, como elegidos de Dios, santos y amados, entrañas de misericordia, bondad, humildad, mansedumbre, longanimidad;
Col 3:13  sobrellevando unos a otros y condonándoos, si alguno contra alguno tuviere queja; tal como también el Señor ha condonado a vosotros, así también vosotros;
Col 3:14  y sobre todo esto, la caridad(c) , la que es lazo de la perfección.
Col 3:15  Y la paz del Cristo triunfe en vuestros corazones; a la cual también fuisteis llamados en un cuerpo; y gratos(d)  haceos.
Col 3:16  La palabra del Cristo inhabite en vosotros ricamente, en toda sabiduría, enseñando y (1 Cor. 10:31). amonestándoos, con salmos, himnos y cantares espirituales, en la gracia cantando, en vuestros corazones, a Dios.
Col 3:17  Y todo lo que hiciereis en palabra o en obra, todo, en nombre de Señor Jesucristo; agradeciendo al Dios y Padre, mediante él.
Col 3:18  Las mujeres, sujetaos a los maridos; cual conviene en Señor.
Col 3:19  Los maridos, amad a las mujeres, y no os amarguéis para con ellas.
Col 3:20  Los hijos, obedeced a los padres en todo; que esto bien placiente es en Señor.
Col 3:21  Los padres, no irritéis a los hijos vuestros, para que no se apoquen.
Col 3:22  Los siervos, obedeced en todo a los carnales amos; no en servicio al ojo, como a hombres placiendo, sino en simplicidad de corazón, temiendo al Señor; a
Col 3:23  lo que hiciereis, de alma obrad, cual para el Señor; y no para hombres;
Col 3:24  sabiendo que de Señor recibiréis la remuneración de la herencia: al Señor Cristo servid.
Col 3:25  Pues el que prevarica, recibirá lo que prevaricó; y no hay acepción de personas.  

 


 

Col 3:1  Si fuisteis, pues, resucitados con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios;"
Col 3:2  pensad en las cosas de arriba, no en las de la tierra.
Col 3:3  Estáis muertos, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.
Col 3:4  Cuando se manifieste Cristo, vuestra vida, entonces también os manifestaréis gloriosos con El.
Col 3:5  Mortificad, pues, vuestros miembros terrenos, la fornicación, la impureza, la liviandad, la concupiscencia y la avaricia, que es una especie de idolatría,
Col 3:6  por las cuales viene la cólera de Dios,
Col 3:7  y en las que también vosotros anduvisteis un tiempo, cuando vivíais en ellos.
Col 3:8  Pero ahora deponed también todas estas cosas: ira, indignación, maldad, maledicencia y torpe lenguaje.
Col 3:9  No os engañéis unos a otros; despojaos del nombre viejo con todas sus obras,"
Col 3:10  y vestios del nuevo, que sin cesar se renueva, para lograr el perfecto conocimiento, según la imagen de su Creador,
Col 3:11  donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro o escita, siervo o libre, porque Cristo lo es todo en todos.
Col 3:12  Vosotros, pues, como elegidos de Dios, santos amados, revestios de entrañas de misericordia, bondad, humildad, mansedumbre, longanimidad,
Col 3:13  soportándoos y perdonándoos mutuamente, siempre que alguno diere a otro motivo de queja. Como el Señor os perdonó, así también perdonaos vosotros.
Col 3:14  Pero por encima de todo esto, vestios de la caridad, que es vínculo de la perfección.
Col 3:15  Y la paz de Cristo reine en vuestros corazones, pues a ella habéis sido llamados en un solo cuerpo. Sed agradecidos.
Col 3:16  La palabra de Cristo habite en vosotros abundantemente, enseñándoos y exhortándoos unos a otros con toda sabiduría, con salmos, himnos y cánticos espirituales, cantando y dando gracias a Dios en vuestros corazones.
Col 3:17  Y todo cuanto hacéis de palabra o de obra, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por El.
Col 3:18  Las mujeres estén sometidas a los maridos, como conviene en el Señor.
Col 3:19  Y vosotros, maridos, amad a vuestras mujeres y no seáis duros con ellas.
Col 3:20  Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, que esto es grato al Señor.
Col 3:21  Padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, por que no se hagan pusilánimes.
Col 3:22  Siervos, obedeced en todo a vuestros amos según la carne, no sirviendo al ojo como quien busca agradar a los hombres, sino con sencillez de corazón, por temor del Señor.
Col 3:23  Todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como obedeciendo al Señor y no a los hombres,
Col 3:24  teniendo en cuenta que del Señor recibiréis por recompensa la herencia. Servid, pues, al Señor, Cristo.
Col 3:25  El que hace injuria recibirá según la injuria que hiciere, que no hay en El acepción de personas.

 


 

Col 3:1  Dios les dio nueva vida, pues los resucitó juntamente con Cristo. Por eso, dediquen toda su vida a hacer lo que a Dios le agrada. Piensen en las cosas del cielo, donde Cristo gobierna a la derecha de Dios. No piensen en las cosas de este mundo.
Col 3:3  Pues ustedes ya han muerto para el mundo, y ahora, por medio de Cristo, Dios les ha dado la vida verdadera. Cuando Cristo venga, también ustedes estarán con él y compartirán su gloriosa presencia.
Col 3:5  Por eso, den muerte a todos sus malos deseos; no tengan relaciones sexuales prohibidas, no sean indecentes, dominen sus malos deseos, y no busquen amontonar dinero, pues es lo mismo que adorar a dioses falsos.
Col 3:6  Todo esto hace que Dios se enoje con los desobedientes.
Col 3:7  Ustedes mismos se comportaban así antes de conocer a Cristo.
Col 3:8  Pero ahora tienen que dejar también todo esto: no se enojen, no busquen hacer el mal a otros, no ofendan a Dios ni insulten a sus semejantes,
Col 3:9  ni se mientan unos a otros, porque ustedes ya han dejado la vida de pecado
Col 3:10  y ahora viven de manera diferente. En realidad, ustedes son personas nuevas, que cada vez se parecen más a Dios, su creador, y cada vez lo conocen mejor.
Col 3:11  Por eso, ya no importa si alguien es judío o no lo es, o si está circuncidado o no lo está. Tampoco tiene importancia si pertenece a un pueblo muy desarrollado o poco desarrollado, o si es esclavo o libre. Lo que importa es que Cristo lo es todo, y está en todos.
Col 3:12  Dios los ama mucho a ustedes, y los ha elegido para que formen parte de su pueblo. Por eso, vivan como se espera de ustedes: amen a los demás, sean buenos, humildes, amables y pacientes.
Col 3:13  Sean tolerantes los unos con los otros, y si alguien tiene alguna queja contra otro, perdónense, así como el Señor los ha perdonado a ustedes.
Col 3:14  Y sobre todo, ámense unos a otros, porque el amor es el mejor lazo de unión.
Col 3:15  Ustedes fueron llamados a formar un solo cuerpo, el cuerpo de Cristo. Dejen que la paz de Cristo gobierne sus corazones, y sean agradecidos.
Col 3:16  No se olviden nunca de las maravillosas enseñanzas de Cristo. Y cuando se enseñen unos a otros, o se corrijan, háganlo de manera inteligente. Canten salmos, himnos y cantos espirituales, dando gracias a Dios de todo corazón.
Col 3:17  Y todo lo que hagan o digan, háganlo como verdaderos seguidores del Señor Jesucristo, y denle gracias a Dios el Padre por lo que Cristo ha hecho por ustedes.
Col 3:18  Ustedes, las esposas, deben sujetarse a sus esposos, pues es lo que se espera de ustedes como cristianas.
Col 3:19  Y ustedes, los esposos, deben amar a sus esposas y no maltratarlas.
Col 3:20  Ustedes, los hijos, deben obedecer a sus padres en todo, pues eso agrada al Señor.
Col 3:21  Y ustedes, los padres, no deben hacer enojar a sus hijos, para que no se desanimen.
Col 3:22  Ustedes, los esclavos, deben obedecer en todo a sus amos aquí en la tierra. No lo hagan para quedar bien con ellos, y sólo cuando los estén mirando. Más bien, háganlo con sinceridad y por respeto al Señor.
Col 3:23  Todo lo que hagan, háganlo de buena gana, como si estuvieran sirviendo al Señor Jesucristo y no a la gente.
Col 3:24  Porque ya saben que Dios les dará, en recompensa, parte de la herencia que ha prometido a su pueblo. Recuerden que sirven a Cristo, que es su verdadero dueño.
Col 3:25  En cambio, todo el que haga lo malo será castigado, según lo que haya hecho, porque Dios no tiene favoritos. 

 


 

Col 3:1  Ahora bien, si habéis resucitado con Cristo , buscad las cosas que son de arriba, donde Cristo está sentado a la diestra de Dios Padre;
Col 3:2  saboreaos en las cosas del cielo, no en las de la tierra.
Col 3:3  Porque muertos estáis ya, y vuestra nueva vida está escondida con Cristo en Dios.
Col 3:4  Cuando aparezca Cristo , que es vuestra vida, entonces apareceréis también vosotros con él gloriosos.
Col 3:5  Haced morir, pues, los miembros del hombre terreno que hay en vosotros; la fornicación, la impureza, las pasiones deshonestas, la concupiscencia desordenada y la avaricia, que todo viene a ser una idolatría;
Col 3:6  por las cuales cosas descarga la ira de Dios sobre los incrédulos,
Col 3:7  y en las cuales anduvisteis también vosotros en otro tiempo, pasando en aquellos desórdenes vuestra vida.
Col 3:8  Mas ahora dad ya de mano a todas estas cosas, a la cólera, al enojo, a la malicia, a la maledicencia, y lejos de vuestra boca toda palabra deshonesta.
Col 3:9  No mintáis los unos a los otros; en suma, desnudaos del hombre viejo con sus acciones,
Col 3:10  y vestíos del nuevo, de aquel que por el conocimiento de la fe se renueva según la imagen del Señor que le creó,
Col 3:11  para con el cual no hay distinción de gentil y judío, de circunciso y no circunciso, de bárbaro y escita, de esclavo y libre, sino que Cristo es todo el bien, y está en todos.
Col 3:12  Revestíos, pues, como escogidos que sois de Dios, santos y amados, revestíos de entrañas de compasión, de benignidad, de humildad, de modestia, de paciencia,
Col 3:13  sufriéndoos los unos a los otros, y perdonándoos mutuamente, si alguno tiene queja contra otro, así como el Señor os ha perdonado, así lo habéis de hacer también vosotros.
Col 3:14  Pero sobre todo mantened la caridad, la cual es el vínculo de la perfección.
Col 3:15  Y la paz de Cristo triunfe en vuestros corazones, paz divina a la cual fuisteis asimismo llamados para formar todos un solo cuerpo, y sed agradecidos a Dios por éste y otros beneficios.
Col 3:16  La palabra de Cristo o su doctrina en abundancia tenga su morada entre vosotros, con toda sabiduría, enseñándoos y animándoos unos a otros, con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando de corazón con gracia o edificación las alabanzas a Dios.
Col 3:17  Todo cuanto hacéis, sea de palabra o de obra, hacedlo todo en nombre de nuestro Señor Jesucristo, y a gloria suya, dando por medio de él gracias a Dios Padre.
Col 3:18  Mujeres, estad sujetas a los maridos, como es debido, en lo que es según el Señor.
Col 3:19  Maridos, amad a vuestras mujeres, y no las tratéis con aspereza.
Col 3:20  Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto es agradable al Señor.
Col 3:21  Padres, no provoquéis a ira, o no irritéis, a vuestros hijos con excesiva severidad, para que no se hagan pusilánimes o apocados.
Col 3:22  Siervos, obedeced en todo a vuestros amos temporales, no sirviéndolos sólo mientras tienen la vista sobre vosotros, o solamente cuando os miran, como si no deseaseis más que complacer a los hombres, sino con sencillez de corazón y temor de Dios.
Col 3:23  Todo lo que hagáis, hacedlo de buena gana, como quien sirve a Dios y no a hombres,
Col 3:24  sabiendo que recibiréis del Señor la herencia del cielo por galardón o salario; pues a Cristo nuestro Señor es a quien servís en la persona de vuestros amos.
Col 3:25  Mas el que obra mal o injustamente llevará el pago de su injusticia, porque en Dios no hay preferencia de personas. 

 


 

Col 3:1  Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.(A)
Col 3:2  Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.
Col 3:3  Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.
Col 3:4  Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria. 

La vida antigua y la nueva
 
Col 3:5  Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;
Col 3:6  cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia,
Col 3:7  en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.
Col 3:8  Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.
Col 3:9  No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre(B) con sus hechos,
Col 3:10  y revestido del nuevo,(C) el cual conforme a la imagen del que lo creó(D) se va renovando hasta el conocimiento pleno,
Col 3:11  donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.
Col 3:12  Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;
Col 3:13  soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros(E) si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.(F)
Col 3:14  Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.
Col 3:15  Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.
Col 3:16  La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.
Col 3:17  Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.(G) 

Deberes sociales de la nueva vida
 
Col 3:18  Casadas, estad sujetas a vuestros maridos,(H) como conviene en el Señor.
Col 3:19  Maridos, amad a vuestras mujeres,(I) y no seáis ásperos con ellas.
Col 3:20  Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor.(J)
Col 3:21  Padres, no exasperéis a vuestros hijos,(K) para que no se desalienten.
Col 3:22  Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios.
Col 3:23  Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;
Col 3:24  sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.
Col 3:25  Mas el que hace injusticia, recibirá la injusticia que hiciere,(L) porque no hay acepción de personas.(M) 
 

 


 

Col 3:1  Si habéis pues resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está el Cristo sentado a la diestra de Dios.
Col 3:2  Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.
Col 3:3  Porque muertos sois, y vuestra vida está escondida con el Cristo en Dios.
Col 3:4  Cuando se manifestare el Cristo, nuestra vida, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.
Col 3:5  Mortificad, pues, vuestros miembros que están sobre la tierra: fornicación, inmundicia, deleite carnal , mala concupiscencia, y avaricia, la cual es servicio de ídolos;
Col 3:6  por estas cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de rebelión.
Col 3:7  En las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo viviendo en ellas.
Col 3:8  Mas ahora, dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, maledicencia, palabras deshonestas de vuestra boca.
Col 3:9  No mintáis los unos a los otros, despojándoos del viejo hombre con sus hechos,
Col 3:10  y revestíos del nuevo, el cual por el conocimiento es renovado conforme a la imagen del que lo creó;
Col 3:11  donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre; mas Cristo es el todo, y en todos.
Col 3:12  Vestíos pues, (como escogidos de Dios, santos y amados) de entrañas de misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de tolerancia;
Col 3:13  soportándoos los unos a los otros, y perdonándoos los unos a los otros, si alguno tuviere queja del otro, de la manera que el Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.
Col 3:14  Y sobre todas estas cosas vestíos de caridad, la cual es el vínculo de la perfección.
Col 3:15  Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, en la cual asimismo sois llamados en un cuerpo; y sed agradecidos.
Col 3:16  La palabra del Cristo habite en vosotros en abundancia en toda sabiduría, enseñándoos y exhortándoos los unos a los otros con salmos e himnos y canciones espirituales, con gracia cantando en vuestros corazones al Señor.
Col 3:17  Y todo lo que hagáis, sea de palabra, o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias al Dios y Padre por él.
Col 3:18  Casadas, estad sujetas a vuestros propios maridos, como conviene en el Señor.
Col 3:19  Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis desapacibles con ellas.
Col 3:20  Hijos, obedeced a vuestros padres en todo; porque esto agrada al Señor.
Col 3:21  Padres, no irritéis a vuestros hijos, para que no se vuelvan de poco ánimo.
Col 3:22  Siervos, obedeced en todo a vuestros amos carnales, no sirviendo al ojo, como los que agradan solamente a los hombres, sino con sencillez de corazón, temiendo a Dios;
Col 3:23  y todo lo que hagáis, hacedlo de buen ánimo, como al Señor, y no a los hombres;
Col 3:24  estando ciertos que del Señor recibiréis el salario de herencia, porque al Señor Cristo servís.
Col 3:25  Mas el que hace injuria, recibirá la injuria que hiciere; ya que no hay acepción de personas. 

 


 

Col 3:1  If ye then be risen with Christ, seek those things which are above, where Christ sitteth on the right hand of God.
Col 3:2  Set your affection on things above, not on things on the earth.
Col 3:3  For ye are dead, and your life is hid with Christ in God.
Col 3:4  When Christ, who is our life, shall appear, then shall ye also appear with him in glory.
Col 3:5  Mortify therefore your members which are upon the earth; fornication, uncleanness, inordinate affection, evil concupiscence, and covetousness, which is idolatry:
Col 3:6  For which things' sake the wrath of God cometh on the children of disobedience:
Col 3:7  In the which ye also walked some time, when ye lived in them.
Col 3:8  But now ye also put off all these; anger, wrath, malice, blasphemy, filthy communication out of your mouth.
Col 3:9  Lie not one to another, seeing that ye have put off the old man with his deeds;
Col 3:10  And have put on the new man, which is renewed in knowledge after the image of him that created him:
Col 3:11  Where there is neither Greek nor Jew, circumcision nor uncircumcision, Barbarian, Scythian, bond nor free: but Christ is all, and in all.
Col 3:12  Put on therefore, as the elect of God, holy and beloved, bowels of mercies, kindness, humbleness of mind, meekness, longsuffering;
Col 3:13  Forbearing one another, and forgiving one another, if any man have a quarrel against any: even as Christ forgave you, so also do ye.
Col 3:14  And above all these things put on charity, which is the bond of perfectness.
Col 3:15  And let the peace of God rule in your hearts, to the which also ye are called in one body; and be ye thankful.
Col 3:16  Let the word of Christ dwell in you richly in all wisdom; teaching and admonishing one another in psalms and hymns and spiritual songs, singing with grace in your hearts to the Lord.
Col 3:17  And whatsoever ye do in word or deed, do all in the name of the Lord Jesus, giving thanks to God and the Father by him.
Col 3:18  Wives, submit yourselves unto your own husbands, as it is fit in the Lord.
Col 3:19  Husbands, love your wives, and be not bitter against them.
Col 3:20  Children, obey your parents in all things: for this is well pleasing unto the Lord.
Col 3:21  Fathers, provoke not your children to anger, lest they be discouraged.
Col 3:22  Servants, obey in all things your masters according to the flesh; not with eyeservice, as menpleasers; but in singleness of heart, fearing God:
Col 3:23  And whatsoever ye do, do it heartily, as to the Lord, and not unto men;
Col 3:24  Knowing that of the Lord ye shall receive the reward of the inheritance: for ye serve the Lord Christ.
Col 3:25  But he that doeth wrong shall receive for the wrong which he hath done: and there is no respect of persons. 

 


 

Col 3:1  Así pues, si habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.
Col 3:2  Aspirad a las cosas de arriba, no a las de la tierra.
Col 3:3  Porque habéis muerto, y vuestra vida está oculta con Cristo en Dios.
Col 3:4  Cuando aparezca Cristo, vida vuestra, entonces también vosotros apareceréis gloriosos con él.
Col 3:5  Por tanto, mortificad vuestros miembros terrenos: fornicación, impureza, pasiones, malos deseos y la codicia, que es una idolatría,
Col 3:6  todo lo cual atrae la cólera de Dios sobre los rebeldes,
Col 3:7  y que también vosotros practicasteis en otro tiempo, cuando vivíais entre ellas.
Col 3:8  Mas ahora, desechad también vosotros todo esto: cólera, ira, maldad, maledicencia y palabras groseras, lejos de vuestra boca.
Col 3:9  No os mintáis unos a otros. Despojaos del hombre viejo con sus obras,
Col 3:10  y revestíos del hombre nuevo, que se va renovando hasta alcanzar un conocimiento perfecto, según la imagen de su Creador,
Col 3:11  donde no hay griego y judío; circuncisión e incircuncisión; bárbaro, escita, esclavo, libre, sino que Cristo es todo y en todos.
Col 3:12  Revestíos, pues, como elegidos de Dios, santos y amados, de entrañas de misericordia, de bondad, humildad, mansedumbre, paciencia,
Col 3:13  soportándoos unos a otros y perdonándoos mutuamente, si alguno tiene queja contra otro. Como el Señor os perdonó, perdonaos también vosotros.
Col 3:14  Y por encima de todo esto, revestíos del amor, que es el vínculo de la perfección.
Col 3:15  Y que la paz de Cristo presida vuestros corazones, pues a ella habéis sido llamados formando un solo Cuerpo. Y sed agradecidos.
Col 3:16  La palabra de Cristo habite en vosotros con toda su riqueza; instruíos y amonestaos con toda sabiduría, cantad agradecidos, himnos y cánticos inspirados,
Col 3:17  y todo cuanto hagáis, de palabra y de boca, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por su medio a Dios Padre.
Col 3:18  Mujeres, sed sumisas a vuestros maridos, como conviene en el Señor.
Col 3:19  Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas.
Col 3:20  Hijos, obedeced en todo a vuestros padres, porque esto es grato a Dios en el Señor.
Col 3:21  Padres, no exasperéis a vuestros hijos, no sea que se vuelvan apocados.
Col 3:22  Esclavos, obedeced en todo a vuestros amos de este mundo, no porque os vean, como quien busca agradar a los hombres; sino con sencillez de corazón, en el temor del Señor.
Col 3:23  Todo cuanto hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres,
Col 3:24  conscientes de que el Señor os dará la herencia en recompensa. El Amo a quien servís es Cristo.
Col 3:25  El que obre la injusticia, recibirá conforme a esa injusticia; que no hay acepción de personas.

 


 

Col 3:1  Por lo tanto, y a que ustedes han sido resucitados con Cristo, busquen las cosas del cielo, donde Cristo está sentado a la derecha de Dios. [1]
Col 3:2  Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra.
Col 3:3  Pues ustedes murieron, y Dios les tiene reservado el vivir con Cristo.
Col 3:4  Cristo mismo es la vida de ustedes. [2]
 Cuando él aparezca, ustedes también aparecerán con él llenos de gloria.
Col 3:5  Hagan, pues, morir todo lo que hay de terrenal en ustedes: que nadie cometa inmoralidades sexuales, ni haga cosas impuras, ni siga sus pasiones y malos deseos, ni se deje llevar por la avaricia (que es una forma de idolatría).
Col 3:6  Por estas cosas viene el terrible castigo de Dios sobre aquellos que no lo obedecen;
Col 3:7  y en su vida pasada ustedes las hacían.
Col 3:8  Pero ahora dejen todo eso: el enojo, la pasión, la maldad, los insultos y las palabras indecentes.
Col 3:9  No se mientan los unos a los otros, puesto que y a se han despojado de lo que antes eran y de las cosas que antes hacían,
Col 3:10  y se han revestido de la nueva naturaleza: la del nuevo hombre, que se va renovando a imagen de Dios, su Creador, [3] para llegar a conocerlo plenamente.
Col 3:11  y a no tiene importancia el ser griego o judío, el estar circuncidado o no estarlo, el ser extranjero, inculto, esclavo o libre, [4] sino que Cristo es todo y está en todos.
Col 3:12  Dios los ama a ustedes y los ha escogido para que pertenezcan al pueblo santo. Revístanse de sentimientos de compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia. [5]
Col 3:13  Sopórtense unos a otros, y perdónense si alguno tiene una queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes.
Col 3:14  Sobre todo revístanse de amor, que es el lazo de la perfecta unión.
Col 3:15  y que la paz de Cristo reine en sus corazones, porque con este propósito los llamó Dios a formar un solo cuerpo. Y sean agradecidos.
Col 3:16  Que el mensaje de Cristo permanezca siempre en ustedes con todas sus riquezas. Instrúyanse y amonéstense unos a otros con toda sabiduría. Con corazón agradecido canten a Dios salmos, himnos y cantos espirituales.
Col 3:17  y todo lo que hagan o digan, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él. [6]
Col 3:18  Esposas, sométanse a sus esposos, pues este es su deber como creyentes en el Señor.
Col 3:19  Esposos, amen a sus esposas y no las traten con aspereza.
Col 3:20  Hijos, obedezcan en todo a sus padres, porque esto agrada al Señor.
Col 3:21  Padres, no hagan enojar a sus hijos, para que no se desanimen.
Col 3:22  Esclavos, obedezcan en todo a quienes aquí en la tierra son sus amos, no solamente cuando ellos los estén mirando, para quedar bien con ellos, sino de corazón sincero, por temor al Señor.
Col 3:23  Todo lo que hagan, háganlo de buena gana, como si estuvieran sirviendo al Señor y no a los hombres.
Col 3:24  Pues y a saben que, en recompensa, el Señor les dará parte en la herencia. Porque ustedes sirven a Cristo, que es su verdadero Señor.
Col 3:25  Pero el que hace lo malo, recibirá el pago del mal que ha hecho, porque Dios juzga imparcialmente. [7] 

 


 

Col 3:1  Sin embargo, si ustedes fueron levantados con el Cristo, sigan buscando las cosas de arriba, donde el Cristo está sentado a la diestra de Dios.
Col 3:2  Mantengan la mente fija en las cosas de arriba, no en las cosas sobre la tierra.
Col 3:3  Porque ustedes murieron, y su vida ha sido escondida con el Cristo en unión con Dios.
Col 3:4  Cuando el Cristo, nuestra vida, sea puesto de manifiesto, entonces ustedes también serán puestos de manifiesto con él en gloria.
Col 3:5  Amortigüen, por lo tanto, los miembros de su cuerpo que están sobre la tierra en cuanto a fornicación, inmundicia, apetito sexual, deseo perjudicial y codicia, que es idolatría.
Col 3:6  Por causa de esas cosas viene la ira de Dios.
Col 3:7  En esas mismísimas cosas ustedes, también, anduvieron en un tiempo cuando vivían en ellas.
Col 3:8  Pero ahora realmente deséchenlas todas de ustedes: ira, cólera, maldad, habla injuriosa y habla obscena de su boca.
Col 3:9  No estén mintiéndose unos a otros. Desnúdense de la vieja personalidad con sus prácticas,
Col 3:10  y vístanse de la nueva [personalidad], que mediante conocimiento exacto va haciéndose nueva según la imagen de Aquel que la ha creado,
Col 3:11  donde no hay ni griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, extranjero, escita, esclavo, libre, sino que Cristo es todas las cosas y en todos.
Col 3:12  De consiguiente, como escogidos de Dios, santos y amados, vístanse de los tiernos cariños de la compasión, la bondad, la humildad mental, la apacibilidad y la gran paciencia.
Col 3:13  Continúen soportándose unos a otros y perdonándose liberalmente unos a otros si alguno tiene causa de queja contra otro. Como Jehová los perdonó liberalmente a ustedes, así también háganlo ustedes.
Col 3:14  Pero, además de todas estas cosas, [vístanse de] amor, porque es un vínculo perfecto de unión.
Col 3:15  También, que la paz del Cristo controle en sus corazones, porque, de hecho, ustedes fueron llamados a ella en un solo cuerpo. Y muéstrense agradecidos.
Col 3:16  Que la palabra del Cristo resida en ustedes ricamente en toda sabiduría. Sigan enseñándose y amonestándose unos a otros con salmos, alabanzas a Dios, canciones espirituales con gracia, cantando en sus corazones a Jehová.
Col 3:17  Y cualquier cosa que hagan en palabra o en obra, háganlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre mediante él.
Col 3:18  Esposas, estén en sujeción a [sus] esposos, como es decoroso en [el] Señor.
Col 3:19  Esposos, sigan amando a [sus] esposas y no se encolericen amargamente con ellas.
Col 3:20  Hijos, sean obedientes a [sus] padres en todo, porque esto es muy agradable en [el] Señor.
Col 3:21  Padres, no estén exasperando a sus hijos, para que ellos no se descorazonen.
Col 3:22  Esclavos, sean obedientes en todo a los que son [sus] amos en sentido carnal, no con actos de servir al ojo, como quienes procuran agradar a los hombres, sino con sinceridad de corazón, con temor de Jehová.
Col 3:23  Cualquier cosa que estén haciendo, trabajen en ello de toda alma como para Jehová, y no para los hombres,
Col 3:24  porque ustedes saben que es de Jehová de quien recibirán el debido galardón de la herencia. Sirvan como esclavos al Amo, Cristo.
Col 3:25  Ciertamente el que haga injusticia recibirá de vuelta lo que haya hecho injustamente, y no hay parcialidad.

 


 

Col 3:1  Dios les dio nueva vida, pues los resucitó juntamente con Cristo. Por eso, dediquen toda su vida a hacer lo que a Dios le agrada. Piensen en las cosas del cielo, donde Cristo gobierna a la derecha de Dios. No piensen en las cosas de este mundo.
Col 3:3  Pues ustedes ya han muerto para el mundo, y ahora, por medio de Cristo, Dios les ha dado la vida verdadera. Cuando Cristo venga, también ustedes estarán con él y compartirán su gloriosa presencia.
Col 3:5  Por eso, den muerte a todos sus malos deseos; no tengan relaciones sexuales prohibidas, no sean indecentes, dominen sus malos deseos, y no busquen amontonar dinero, pues es lo mismo que adorar a dioses falsos.
Col 3:6  Todo esto hace que Dios se enoje con los desobedientes.
Col 3:7  Ustedes mismos se comportaban así antes de conocer a Cristo.
Col 3:8  Pero ahora tienen que dejar también todo esto: no se enojen, no busquen hacer el mal a otros, no ofendan a Dios ni insulten a sus semejantes,
Col 3:9  ni se mientan unos a otros, porque ustedes ya han dejado la vida de pecado
Col 3:10  y ahora viven de manera diferente. En realidad, ustedes son personas nuevas, que cada vez se parecen más a Dios, su creador, y cada vez lo conocen mejor.
Col 3:11  Por eso, ya no importa si alguien es judío o no lo es, o si está circuncidado o no lo está. Tampoco tiene importancia si pertenece a un pueblo muy desarrollado o poco desarrollado, o si es esclavo o libre. Lo que importa es que Cristo lo es todo, y está en todos.
Col 3:12  Dios los ama mucho a ustedes, y los ha elegido para que formen parte de su pueblo. Por eso, vivan como se espera de ustedes: amen a los demás, sean buenos, humildes, amables y pacientes.
Col 3:13  Sean tolerantes los unos con los otros, y si alguien tiene alguna queja contra otro, perdónense, así como el Señor los ha perdonado a ustedes.
Col 3:14  Y sobre todo, ámense unos a otros, porque el amor es el mejor lazo de unión.
Col 3:15  Ustedes fueron llamados a formar un solo cuerpo, el cuerpo de Cristo. Dejen que la paz de Cristo gobierne sus corazones, y sean agradecidos.
Col 3:16  No se olviden nunca de las maravillosas enseñanzas de Cristo. Y cuando se enseñen unos a otros, o se corrijan, háganlo de manera inteligente. Canten salmos, himnos y cantos espirituales, dando gracias a Dios de todo corazón.
Col 3:17  Y todo lo que hagan o digan, háganlo como verdaderos seguidores del Señor Jesucristo, y denle gracias a Dios el Padre por lo que Cristo ha hecho por ustedes.
Col 3:18  Ustedes, las esposas, deben sujetarse a sus esposos, pues es lo que se espera de ustedes como cristianas.
Col 3:19  Y ustedes, los esposos, deben amar a sus esposas y no maltratarlas.
Col 3:20  Ustedes, los hijos, deben obedecer a sus padres en todo, pues eso agrada al Señor.
Col 3:21  Y ustedes, los padres, no deben hacer enojar a sus hijos, para que no se desanimen.
Col 3:22  Ustedes, los esclavos, deben obedecer en todo a sus amos aquí en la tierra. No lo hagan para quedar bien con ellos, y sólo cuando los estén mirando. Más bien, háganlo con sinceridad y por respeto al Señor.
Col 3:23  Todo lo que hagan, háganlo de buena gana, como si estuvieran sirviendo al Señor Jesucristo y no a la gente.
Col 3:24  Porque ya saben que Dios les dará, en recompensa, parte de la herencia que ha prometido a su pueblo. Recuerden que sirven a Cristo, que es su verdadero dueño.
Col 3:25  En cambio, todo el que haga lo malo será castigado, según lo que haya hecho, porque Dios no tiene favoritos.

 


 

Col 3:1  Así que, si fuiste resucitado con el Mashíaj, entonces, busca las cosas de arriba, donde el Mashíaj está sentado a la diestra de YAHWEH.[25][Sal 110:1]
Col 3:2  Enfoquen sus mentes en las cosas de arriba, no en las cosas de la tierra.
Col 3:3  Porque ustedes han muerto y sus vidas están escondidas con el Mashíaj en YAHWEH.
Col 3:4  ¡Cuando el Mashíaj, que es nuestra vida, se manifieste, entonces ustedes también serán manifestados con El en gloria!
Col 3:5  Por lo tanto, hagan morir los miembros terrenales de su naturaleza: inmoralidad sexual, impureza, codicia, deseos malignos y avaricia (que es una forma de idolatría);[26]
Col 3:6  pues es por estas cosas que la ira de YAHWEH viene sobre los que le desobedecen.
Col 3:7  Es verdad que ustedes en la vida que vivieron en un tiempo practicaban estas cosas.
Col 3:8  Pero ahora, deséchenlas: ira, irritación, mezquindad, calumnia y lenguaje obsceno.[27]
Col 3:9  Nunca mientan el uno al otro, porque se han despojado del viejo yo con sus prácticas,
Col 3:10  y se han revestido de un nuevo yo, que se está renovando continuamente en más y más conocimiento y acercándose más y más a la imagen de su Creador.
Col 3:11  El nuevo yo no tiene espacio para discriminar entre Gentil y Judío, circunciso e incircunciso, extranjero y salvaje, esclavo y hombre libre; por el contrario, en todos, el Mashíaj es todo.
Col 3:12  Por lo tanto, como el pueblo escogido de YAHWEH, Kadosh, tiernamente amado, revístanse con sentimientos de compasión y bondad, humildad, gentileza y paciencia.
Col 3:13  Sopórtense unos a otros, si alguno tiene queja de otro, perdónelo. En verdad, de la misma forma que el Adón los ha perdonado, así ustedes tienen que perdonar.
Col 3:14  Sobre todas estas cosas vístanse de amor, que perfectamente mantiene unido todo;
Col 3:15  y dejen que el Shalom que viene del Mashíaj sea el que haga las decisiones de sus corazones, pues por esto fueron llamados, para ser miembros de un solo cuerpo. Sean agradecidos.
Col 3:16  Permitan que la Palabra del Mashíaj[28] en toda su riqueza, viva en ustedes, según se enseñan y se aconsejan unos a otros en toda sabiduría, al cantar salmos, himnos, y cantos espirituales con gratitud en sus corazones para con YAHWEH.
Col 3:17  Esto es, todo lo que hagan o digan, que sea en El Nombre del Adón Yahshúa dando gracias por medio de El a Elohim el Padre.
Col 3:18  Esposas, estén sometidas a sus esposos, como es apropiado en el Adón.
Col 3:19  Esposos, amen a sus esposas y no las traten con dureza.
Col 3:20  Niños, obedezcan a sus padres en todo, porque esto agrada al Adón.
Col 3:21  Padres, no irriten a sus hijos y se vuelvan unos resentidos, para que no se desalienten.
Col 3:22  Esclavos, obedezcan a sus amos humanos en todo, no sirviendo solamente cuando ellos están vigilando, para gana r sus favores, sino con un corazón sincero, temiendo al Adón.
Col 3:23  Pongan su empeño en cualquier trabajo que hagan, no como los que están sirviendo a otras personas, sino al Adón.
Col 3:24  Recuerden que su recompensa es la herencia del Adón. Ustedes se están esclavizando para el Adón, para el Mashíaj.
Col 3:25  No se preocupen, los que están haciendo el mal, recibirán en pago su propio mal, y no hay muestras de favoritismos.

 


 

Col 3:1  "Con Cristo, ustedes fueron resucitados de la muerte, por eso busquen las cosas del cielo, donde él está sentado a la derecha de Dios."
Col 3:2  Concéntrense en las cosas celestiales y no en las terrenales
Col 3:3  "pues ustedes han muerto a su vieja manera de vivir, y ahora la nueva vida que disfrutan con Cristo, está guardada en Dios."
Col 3:4  "Por eso, cuando Cristo vuelva, ustedes compartirán su gloria."
Col 3:5  "Así que saquen de su vida todo lo malo: pecados sexuales, inmoralidades, malos pensamientos, malos deseos y codicia, que es una forma de adorar ídolos."
Col 3:6  Todo esto hace que Dios se enoje con los que son desobedientes.
Col 3:7  "Eso era lo que hacían ustedes antes, cuando llevaban una vida mala."
Col 3:8  "Pero ahora, quiten de su vida todo esto: la ira, el enojo, la maldad, los insultos y las malas palabras."
Col 3:9  No se mientan unos a otros porque ya se despojaron del antiguo ser humano que eran y del mal que hacían.
Col 3:10  Ustedes se han revestido de una nueva forma de ser. Dios los está haciendo nuevos a imagen del aquel que los creó hasta que lleguen al pleno conocimiento de él.
Col 3:11  "Ahora se acabaron las diferencias entre los judíos y los que no son judíos, entre los que tienen la circuncisión y los que no la tienen. Ya no importa ser inculto, bárbaro, esclavo o libre. Cristo está en todos y él es lo único que importa."
Col 3:12  "Dios los escogió y los hizo su pueblo santo porque los ama. Por eso, vivan siempre con compasión, bondad, humildad, gentileza y mucha paciencia."
Col 3:13  "No se enojen unos con otros, más bien, perdónense unos a otros. Cuando alguien haga algo malo, perdónenlo, así como también el Señor los perdonó a ustedes."
Col 3:14  Pero lo más importante de todo es que se amen unos a otros porque el amor es lo que los mantiene perfectamente unidos.
Col 3:15  Permitan que la paz de Cristo controle siempre su manera de pensar pues Cristo los ha llamado a formar un solo cuerpo para que haya paz; y den gracias a Dios siempre.
Col 3:16  Permitan que el mensaje de Cristo viva plenamente entre ustedes. Enséñense y aconséjense unos a otros con toda la sabiduría que Dios les da. Canten salmos y canciones espirituales con el corazón lleno de agradecimiento a Dios.
Col 3:17  "Siempre dediquen al Señor Jesús todo lo que digan y lo que hagan, dando gracias a Dios Padre a través de Jesús. "
Col 3:18  "Esposas, estén dispuestas a servir a su esposo, que es lo que deben hacer como seguidoras del Señor."
Col 3:19  "Esposos, amen a su esposa y no la traten mal."
Col 3:20  "Hijos, obedezcan siempre a sus padres, porque eso es lo que agrada al Señor."
Col 3:21  "Padres, no sean tan exigentes con sus hijos, para que ellos no se desanimen."
Col 3:22  "Siervos, siempre obedezcan a su amo en todo, incluso cuando no los esté mirando. Porque más que agradar a la gente, lo que les debe importar es trabajar honestamente por respeto al Señor."
Col 3:23  "Cuando hagan cualquier trabajo, háganlo de todo corazón, como si estuvieran trabajando para el Señor y no para los hombres."
Col 3:24  "Recuerden que ustedes van a recibir la recompensa del Señor que Dios le prometió a su pueblo pues ustedes son siervos de Cristo, su Señor."
Col 3:25  Recuerden que todo el que haga lo malo será castigado y que el Señor trata a todos por igual.

 


 
  Conocen nuestro sitio 446953 visitantes (1663265 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!