Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W146
 


  BibliadeEstudioAdventistaColosenses 1.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Colosenses.


 

Col 1:1  Pablo, apóstol de Jesucristo por voluntad de Dios; y Timoteo, el hermano,
Col 1:2  a los en Colosas, santos y fieles hermanos en Cristo Jesús: gracia a vosotros y paz, de Dios, Padre nuestro y de Señor Jesucristo.
Col 1:3  Agradecemos al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, siempre por vosotros orando;
Col 1:4  oyendo vuestra fe en Cristo Jesús y la caridad que tenéis para con todos los santos,
Col 1:5  por la esperanza, la reservada a vosotros en los cielos; la que antes habéis oído en la palabra de la verdad del Evangelio,
Col 1:6  la llegada a vosotros, así como también en todo el mundo está fructificando(a)  y creciendo; así como también en vosotros, desde el día que oísteis y conocisteis la gracia de Dios, en verdad;
Col 1:7  según aprendisteis de Epafrás, el amado consiervo nuestro, que es fiel para vosotros ministro del Cristo;
Col 1:8  que también nos ha manifestado la caridad vuestra en espíritu.
Col 1:9  Por esto también nosotros, desde el día que oímos, no cesamos, por vosotros orando y pidiendo que seáis llenos del conocimiento de la voluntad suya, en toda sabiduría, e inteligencia espiritual;
Col 1:10  para caminar dignos del Señor, para toda complacencia, en toda obra buena fructificando
Col 1:11  y creciendo en el conocimiento de Dios, en toda fuerza fortalecidos, según la potencia de la gloria suya, para toda paciencia y longanimidad, con gozo;
Col 1:12  agradeciendo al Padre que nos ha capacitado para la parte(b)  de la herencia de los santos, en la luz;
Col 1:13  quien nos libró de la potestad de las tinieblas y trasladó al reino del Hijo del amor suyo;
Col 1:14  en quien tenemos la redención: la remisión de los pecados;
Col 1:15  quien es imagen del Dios, el invisible, primogénito de toda criatura;
Col 1:16  que en él creado fue todo en los cielos y, sobre la tierra; lo visible y lo invisible, ora tronos, ora dominaciones; ora principados, ora potestades: todo por él y para él ha sido creado;
Col 1:17  y él es ante todo; y todo en él susténtase.
Col 1:18  Y él es la cabeza del cuerpo de la iglesia; el que(c)  principio, primogénito(d)  de entre los muertos; para que se haga en todas las cosas él primando.
Col 1:19  Porque en él plugo que toda la plenitud(e)  inhabitase;
Col 1:20  y, por él, lo reconciliase todo consigo; pacificando por la sangre de su cruz, ora lo sobre la tierra, ora lo en los cielos.
Col 1:21  Y a vosotros, que un día erais extraños y enemigos, por la mente, en las obras, las malas;—
Col 1:22  pero ahora ya reconcilió en el cuerpo de su carne, por la muerte, para presentaros santos e inmaculados, e irreprensibles faz a faz de él;
Col 1:23  si ya perseveráis en la fe fundados, y estables y no removibles de la esperanza del Evangelio que oísteis, el que ha sido predicado en toda criatura, la bajo el cielo; del cual he sido yo, Pablo, hecho ministro.
Col 1:24  Ahora gózome en los padecimientos por vosotros, y lleno de mi parte(f)  las deficiencias de las tribulaciones del(g)  Cristo en mi carne, por el cuerpo suyo, que es la iglesia;
Col 1:25  de la cual he sido yo hecho ministro, según la dispensación de Dios, la dada a mí para con vosotros, para cumplir(h)  la palabra de Dios:
Col 1:26  el misterio(i) , el oculto desde los siglos y desde las generaciones; —y ahora ha sido descubierto a sus santos;
Col 1:27  a quienes quiso Dios manifestar cuál(j)  la riqueza de la gloria de este misterio, entre las gentes, el que es Cristo entre vosotros: la esperanza de la gloria;
Col 1:28  a quien nosotros anunciamos, amonestando a todo hombre y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, para presentar a todo hombre, perfecto en Cristo;
Col 1:29  para lo cual también me fatigo lidiando, según la operación suya, la que obra en mí, en poder.  

 


 

Col 1:1  Pablo, apóstol de Cristo Jesús por la voluntad de Dios, y el hermano Timoteo,
Col 1:2  a los santos y fieles, hermanos en Cristo, que moran en Colosas: la gracia y la paz con vosotros de parte de Dios, nuestro Padre.
Col 1:3  Incesantemente damos gracias a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, en nuestras oraciones por vosotros,
Col 1:4  pues hemos sabido de vuestra fe en Cristo Jesús y de la caridad que tenéis hacia todos los santos,
Col 1:5  en vista de la esperanza que os está reservada en los cielos, de la cual tuvisteis noticia por la palabra verdadera del Evangelio,
Col 1:6  que os llegó, y como en todo el mundo, también entre vosotros fructifica y crece desde el día en que oísteis y conocisteis la gracia de Dios en su pureza,
Col 1:7  según que la aprendisteis de Epafras, nuestro amado consiervo, que es por nosotros fiel ministro de Cristo,
Col 1:8  el cual nos ha dado a conocer vuestra caridad en el Espíritu.
Col 1:9  Por esto, también desde el día en que tuvimos esta noticia, no cesamos de orar y pedir por vosotros; para que seáis llenos del conocimiento de la voluntad de Dios, con toda sabiduría e inteligencia espiritual,"
Col 1:10  y andéis de una manera digna del Señor, procurando serle gratos en todo, dando frutos de toda obra buena y creciendo en el conocimiento de Dios,
Col 1:11  corroborados en toda virtud por el poder de su gloria, para el ejercicio alegre de la paciencia y de la longanimidad en todas las cosas,
Col 1:12  dando gracias a Dios Padre, que os ha hecho capaces de participar de la herencia de los santos en el reino de la luz;"
Col 1:13  el cual nos libró del poder de las tinieblas y nos trasladó al reino del Hijo de su amor,
Col 1:14  en quien tenemos la redención y la remisión de los pecados.
Col 1:15  El es la imagen de Dios invisible, primogénito de toda criatura;"
Col 1:16  porque en El fueron creadas todas las cosas del cielo y de la tierra, las visibles y las invisibles, los tronos, las dominaciones, los principados, las potestades; todo fue creado por El y para El."
Col 1:17  El es antes que todo, y todo subsiste en él.
Col 1:18  El es la cabeza del cuerpo, que es la Iglesia; El es el principio, el primogénito de los muertos, para que tenga la primacía en todas las cosas;"
Col 1:19  porque plugo a Dios que en El habitase toda la plenitud
Col 1:20  y por El reconciliar consigo, pacificando por la sangre de su cruz todas las cosas, así las de la tierra como las del cielo.
Col 1:21  Y a vosotros, que erais en otro tiempo extraños y enemigos de corazón por las malas obras,
Col 1:22  ahora os ha reconciliado en su cuerpo de carne, por su muerte, para presentaros santos e inmaculados e irreprensibles delante de El,
Col 1:23  si perseveráis firmemente fundados e inconmovibles en la fe y no os apartáis de la esperanza del Evangelio que habéis oído, que ha sido predicado a toda criatura bajo los cielos, y cuyo ministro he sido constituido yo, Pablo.
Col 1:24  Ahora me alegro de mis padecimientos por vosotros, y suplo en mi carne lo que falta a las tribulaciones de Cristo por su cuerpo, que es la Iglesia.
Col 1:25  De ella soy yo ministro en virtud de la dispensación divina a mí confiada en beneficio vuestro, para llevar a cabo la predicación de la palabra de Dios,
Col 1:26  el misterio escondido desde los siglos y desde las generaciones y ahora manifestado a sus santos,
Col 1:27  a quienes quiso Dios dar a conocer cuál es la riqueza de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es Cristo en vosotros, la esperanza de la gloria.
Col 1:28  Al cual nosotros anunciamos, amonestando a todos los hombres e instruyéndolos en toda sabiduría, a fin de presentarlos a todos perfectos en Cristo,
Col 1:29  por lo cual me fatigo, luchando con la energía de su fuerza, que obra poderosamente en mí.

 


 

Col 1:1  Queridos hermanos de la iglesia de Colosas: Nosotros, Pablo y Timoteo, les enviamos nuestros saludos. Ustedes son parte del pueblo especial de Dios y han puesto su confianza en Cristo. Yo soy apóstol de Jesucristo porque Dios, nuestro Padre, así lo quiso. Deseo de todo corazón que Dios y el Señor Jesucristo les den mucho amor y paz.
Col 1:3  Siempre que oramos por ustedes, damos gracias a Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo,
Col 1:4  pues hemos sabido que ustedes confían mucho en Cristo y aman a todos los que forman parte del pueblo de Dios.
Col 1:5  Ustedes se comportan así porque, desde que oyeron el mensaje verdadero de la buena noticia, saben bien lo que Dios les tiene guardado en el cielo.
Col 1:6  Esta buena noticia se está anunciando por todo el Imperio Romano, y está dando buenos resultados. Así ocurrió entre ustedes desde el día en que supieron de verdad cuánto los ama Dios.
Col 1:7  Eso lo aprendieron de labios de Epafras, nuestro querido compañero de trabajo, que tan fielmente les sirve por amor a Jesucristo.
Col 1:8  Él nos ha traído noticias de ustedes, y nos ha contado cómo el Espíritu Santo les hace amar a los demás.
Col 1:9  Desde el momento en que supimos todo eso, no hemos dejado de orar por ustedes. Y siempre le pedimos a Dios que puedan conocer su voluntad, y que tengan toda la sabiduría y la inteligencia que da el Espíritu Santo.
Col 1:10  Así podrán vivir de acuerdo con lo que el Señor quiere, y le agradarán al hacer toda clase de buenas acciones y al aumentar su conocimiento de Dios;
Col 1:11  por su gran poder cobrarán nuevas fuerzas, y podrán soportar con paciencia todas las dificultades. Así, con gran alegría,
Col 1:12  darán gracias a Dios, el Padre. Porque él nos ha preparado para que recibamos, en su reino de luz, la herencia que él ha prometido a su pueblo elegido.
Col 1:13  Dios nos rescató de la oscuridad en que vivíamos, y nos llevó al reino de su amado Hijo,
Col 1:14  quien por su muerte nos salvó y perdonó nuestros pecados.
Col 1:15  Cristo es el Hijo de Dios, y existe desde antes de la creación del mundo; él es la imagen del Dios que no podemos ver.
Col 1:16  Por medio de él, Dios creó todo lo que hay en el cielo y en la tierra, lo que puede verse y lo que no se puede ver, y también los espíritus poderosos que tienen dominio y autoridad. En pocas palabras: Dios creó todo por medio de Cristo y para Cristo.
Col 1:17  Cristo existía antes de todas las cosas. Por medio de él, todo se mantiene en orden,
Col 1:18  y él gobierna a su iglesia y le da vida. Él es la cabeza, y la iglesia es su cuerpo. Cristo es el principio de todas las cosas. Por eso él fue el primero en resucitar, para que ocupe el primer lugar en todo.
Col 1:19  Y en él se encuentra todo el poder divino.
Col 1:20  Por medio de Cristo, Dios hizo que todo el universo volviera a estar en paz con él. Y esto lo hizo posible por medio de la muerte de su Hijo en la cruz.
Col 1:21  Antes, ustedes estaban lejos de Dios y eran sus enemigos, pues pensaban y hacían lo malo. Sin embargo, ahora Dios los ha hecho sus amigos por medio de la muerte de su Hijo, quien se hizo hombre. Dios lo hizo así para que ustedes pudieran presentarse ante él sin pecado y libres de culpa.
Col 1:23  Pero esto será así, sólo si mantienen su confianza en Cristo y siguen creyendo en lo que nos promete el mensaje de la buena noticia. Este mensaje ha sido anunciado por todo el Imperio Romano, y yo colaboro anunciándolo.
Col 1:24  Ahora me alegro de sufrir por ustedes, pues así voy completando en mi propio cuerpo los sufrimientos del cuerpo de Cristo, que es la iglesia.
Col 1:25  Por el bien de ustedes, Dios me ha hecho servidor de la iglesia y me ha enviado a anunciar su mensaje.
Col 1:26  Este mensaje habla del plan que, desde hacía muchos siglos, Dios había mantenido en secreto, pero que ahora ha revelado a su pueblo elegido.
Col 1:27  Dios decidió darles a conocer este plan tan grande y maravilloso para todas las naciones, y que es el siguiente: Dios envió a Cristo, para que habite en ustedes y les dé la seguridad de que van a compartir el poder y la gloria de Dios.
Col 1:28  Nosotros anunciamos a Cristo, y con toda sabiduría aconsejamos y enseñamos a todos, para que lleguen a ser perfectos como Cristo.
Col 1:29  Para esto trabajo y lucho con la fuerza y el poder que Cristo me da. 

 


 

Col 1:1  Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y Timoteo su hermano,
Col 1:2  a los santos y fieles hermanos en Jesucristo, residentes en Colosas,
Col 1:3  la gracia y paz sea con vosotros, de parte de Dios, padre nuestro , y de Jesucristo nuestro Señor. Damos gracias al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, orando siempre por vosotros,
Col 1:4  al oír vuestra fe en Cristo Jesús y el amor que tenéis a todos los santos, o fieles.
Col 1:5  en vista de la esperanza de la gloria, que os está reservada en los cielos, esperanza que habéis adquirido cuando se os anunció la verdadera doctrina del Evangelio.
Col 1:6  El cual se ha propagado entre vosotros, como así mismo en todo el mundo, donde fructifica y va creciendo, del modo que lo ha hecho entre vosotros, desde aquel día en que oísteis y conocisteis la gracia de Dios según la verdad,
Col 1:7  conforme la aprendisteis de nuestro carísimo Epafras, que es nuestro compañero en el servicio de Dios, y un fiel ministro de Jesucristo para con vosotros;
Col 1:8  el cual así mismo nos ha informado de vuestro amor todo espiritual.
Col 1:9  Por eso también nosotros desde el día en que lo supimos, no cesamos de orar por vosotros y de pedir a Dios que alcancéis pleno conocimiento de su voluntad, con toda sabiduría e inteligencia espiritual,
Col 1:10  a fin de que sigáis una conducta digna de Dios agradándole en todo, produciendo frutos en toda especie de obras buenas, y adelantando en la ciencia de Dios,
Col 1:11  corroborados en toda suerte de fortaleza por el poder glorioso de su gracia, para tener siempre una perfecta paciencia, y longanimidad acompañada de alegría,
Col 1:12  dando gracias a Dios Padre, que nos ha hecho dignos de participar en la suerte y herencia de los santos, iluminándonos con la luz del Evangelio;
Col 1:13  que nos ha arrebatado del poder de las tinieblas y trasladado al reino de su Hijo muy amado,
Col 1:14  por cuya sangre hemos sido nosotros rescatados y recibido la remisión de los pecados,
Col 1:15  y el cual es imagen perfecta del Dios invisible, engendrado desde siempre ante toda criatura;
Col 1:16  pues por él fueron creadas todas las cosas en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, ora sean tronos, ora dominaciones, ora principados, ora potestades, todas las cosas fueron creadas por él mismo y en atención a él mismo;
Col 1:17  y así él tiene ser ante todas las cosas, y todas subsisten por él y por él son conservadas.
Col 1:18  Y él es la cabeza del cuerpo de la Iglesia y el principio de la resurrección , el primero a renacer de entre los muertos, para que en todo tenga él la primacía;
Col 1:19  pues quiso el Padre poner en él la plenitud de todo ser.
Col 1:20  y reconciliar por él todas las cosas consigo, restableciendo la paz entre cielo y tierra por medio de la sangre que derramó en la cruz.
Col 1:21  Igualmente a vosotros que antes os habíais extrañado de Dios, y erais enemigos suyos de corazón, por causa de vuestras malas obras,
Col 1:22  ahora, en fin, os ha reconciliado en el cuerpo mortal de su carne por medio de la muerte que ha padecido, a fin de presentaros santos sin mancilla, e irreprensibles delante de él en la gloria,
Col 1:23  con tal que perseveréis cimentados en la fe, y firmes e inconmovibles en la esperanza del Evangelio que oísteis, y que ha sido predicando en todas las naciones que habitan debajo del cielo, del cual yo, Pablo, he sido hecho ministro.
Col 1:24  Yo que ahora gozo de lo que padezco por vosotros, y estoy cumpliendo en mi carne lo que resta que padecer a Cristo en sus miembros, sufriendo trabajos en pro de su cuerpo místico, el cual es la Iglesia,
Col 1:25  cuyo ministro soy yo por la disposición de Dios, ministerio que se me ha dado en orden a vosotros, gentiles, para desempeñar la predicación de la palabra de Dios,
Col 1:26  anunciándoos el misterio escondido a los siglos y generaciones pasadas, y que ahora ha sido revelado a sus santos,
Col 1:27  a quienes Dios ha querido hacer patentes las riquezas de la gloria de este misterio entre las naciones, el cual no es otra cosa que Cristo , hecho por la fe la esperanza de vuestra gloria.
Col 1:28  Este es a quien predicamos nosotros, amonestando a todos los hombres, e instruyéndolos a todos en toda sabiduría o conocimientos celestiales, para hacerlos a todos perfectos en Jesucristo,
Col 1:29  a cuyo fin dirijo yo todos mis esfuerzos, peleando según el impulso que ejerce en mí el Señor, con su poderosa virtud. 

 


 

Col 1:1  

Salutación
  Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Timoteo,
Col 1:2  a los santos y fieles hermanos en Cristo que están en Colosas: Gracia y paz sean a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. 

Pablo pide que Dios les conceda sabiduría espiritual
 
Col 1:3  Siempre orando por vosotros, damos gracias a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo,
Col 1:4  habiendo oído de vuestra fe en Cristo Jesús, y del amor que tenéis a todos los santos,
Col 1:5  a causa de la esperanza que os está guardada en los cielos, de la cual ya habéis oído por la palabra verdadera del evangelio,
Col 1:6  que ha llegado hasta vosotros, así como a todo el mundo, y lleva fruto y crece también en vosotros, desde el día que oísteis y conocisteis la gracia de Dios en verdad,
Col 1:7  como lo habéis aprendido de Epafras,(A) nuestro consiervo amado, que es un fiel ministro de Cristo para vosotros,
Col 1:8  quien también nos ha declarado vuestro amor en el Espíritu.
Col 1:9  Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual,
Col 1:10  para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios;
Col 1:11  fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad;
Col 1:12  con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz;
Col 1:13  el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,
Col 1:14  en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.(B) 

Reconciliación por medio de la muerte de Cristo
 
Col 1:15  El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.
Col 1:16  Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.
Col 1:17  Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten;
Col 1:18  y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia,(C) él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia;
Col 1:19  por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,
Col 1:20  y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.(D)
Col 1:21  Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado
Col 1:22  en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él;
Col 1:23  si en verdad permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído, el cual se predica en toda la creación que está debajo del cielo; del cual yo Pablo fui hecho ministro. 

Ministerio de Pablo a los gentiles
 
Col 1:24  Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia;
Col 1:25  de la cual fui hecho ministro, según la administración de Dios que me fue dada para con vosotros, para que anuncie cumplidamente la palabra de Dios,
Col 1:26  el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos,
Col 1:27  a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria,
Col 1:28  a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre;
Col 1:29  para lo cual también trabajo, luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí. 
 

 


 

Col 1:1  Pablo, apóstol de Jesús, el Cristo, por la voluntad de Dios, y el hermano Timoteo,
Col 1:2  A los santos y hermanos fieles en Cristo que están en Colosas: Gracia y paz a vosotros de Dios Padre nuestro, y del Señor Jesús, el Cristo.
Col 1:3  Damos gracias al Dios y Padre del Señor nuestro Jesús, el Cristo, siempre orando por vosotros;
Col 1:4  habiendo oído vuestra fe en el Cristo Jesús, y la caridad que tenéis para con todos los santos,
Col 1:5  a causa de la esperanza que os está guardada en los cielos; la cual habéis oído ya por la palabra de la verdad del Evangelio;
Col 1:6  el cual ha llegado hasta vosotros, como está por todo el mundo; y fructifica, como también en vosotros, desde el día que oísteis y conocisteis la gracia de Dios en verdad,
Col 1:7  como lo habéis aprendido de Epafras, nuestro consiervo amado, el cual es para vosotros un fiel ministro de Cristo Jesús;
Col 1:8  quien también nos ha declarado vuestra caridad en Espíritu.
Col 1:9  Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir a Dios que seáis llenos del conocimiento de su voluntad, en toda sabiduría y entendimiento espiritual;
Col 1:10  para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, fructificando en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios.
Col 1:11  Corroborados de toda fortaleza, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y tolerancia con gozo;
Col 1:12  dando gracias al Padre que nos hizo dignos para participar en la herencia de los santos en luz;
Col 1:13  que nos libró de la potestad de las tinieblas, y nos traspasó en el Reino de su amado Hijo,
Col 1:14  en el cual tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados.
Col 1:15  El cual es la imagen del Dios invisible, el Primogénito de toda criatura.
Col 1:16  Porque por él fueron creadas todas las cosas que están en los cielos, y que están en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por él y en él.
Col 1:17  Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas consisten por él;
Col 1:18  y él es la cabeza, del cuerpo de la Iglesia, principio y primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga el primado.
Col 1:19  Por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,
Col 1:20  y por él reconciliar todas las cosas a sí, pacificando por la sangre de su madero, así lo que está en la tierra como lo que está en los cielos.
Col 1:21  A vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos de ánimo en malas obras, ahora empero os ha reconciliado
Col 1:22  en el cuerpo de su carne por medio de la muerte, para haceros santos, y sin mancha, e irreprensibles delante de él;
Col 1:23  si empero permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del Evangelio que habéis oído; el cual es predicado a toda criatura que está debajo del cielo; del cual yo Pablo soy hecho ministro.
Col 1:24  Que ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las tribulaciones del Cristo por su cuerpo, que es la Iglesia;
Col 1:25  de la cual soy hecho ministro, por la dispensación de Dios la cual me es dada en vosotros, para que cumpla la palabra de Dios;
Col 1:26  a saber , el misterio escondido desde los siglos y generaciones y que ahora ha sido manifestado a sus santos,
Col 1:27  a los cuales quiso Dios hacer notorias las riquezas de la gloria de este misterio en los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria,
Col 1:28  el cual nosotros anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando en toda sabiduría, para hacer a todo hombre perfecto en el Cristo Jesús;
Col 1:29  en lo cual aun trabajo, combatiendo por la operación de él, la cual él obra en mí poderosamente. 

 


 

Col 1:1  Paul, an apostle of Jesus Christ by the will of God, and Timotheus our brother,
Col 1:2  To the saints and faithful brethren in Christ which are at Colosse: Grace be unto you, and peace, from God our Father and the Lord Jesus Christ.
Col 1:3  We give thanks to God and the Father of our Lord Jesus Christ, praying always for you,
Col 1:4  Since we heard of your faith in Christ Jesus, and of the love which ye have to all the saints,
Col 1:5  For the hope which is laid up for you in heaven, whereof ye heard before in the word of the truth of the gospel;
Col 1:6  Which is come unto you, as it is in all the world; and bringeth forth fruit, as it doth also in you, since the day ye heard of it, and knew the grace of God in truth:
Col 1:7  As ye also learned of Epaphras our dear fellowservant, who is for you a faithful minister of Christ;
Col 1:8  Who also declared unto us your love in the Spirit.
Col 1:9  For this cause we also, since the day we heard it, do not cease to pray for you, and to desire that ye might be filled with the knowledge of his will in all wisdom and spiritual understanding;
Col 1:10  That ye might walk worthy of the Lord unto all pleasing, being fruitful in every good work, and increasing in the knowledge of God;
Col 1:11  Strengthened with all might, according to his glorious power, unto all patience and longsuffering with joyfulness;
Col 1:12  Giving thanks unto the Father, which hath made us meet to be partakers of the inheritance of the saints in light:
Col 1:13  Who hath delivered us from the power of darkness, and hath translated us into the kingdom of his dear Son:
Col 1:14  In whom we have redemption through his blood, even the forgiveness of sins:
Col 1:15  Who is the image of the invisible God, the firstborn of every creature:
Col 1:16  For by him were all things created, that are in heaven, and that are in earth, visible and invisible, whether they be thrones, or dominions, or principalities, or powers: all things were created by him, and for him:
Col 1:17  And he is before all things, and by him all things consist.
Col 1:18  And he is the head of the body, the church: who is the beginning, the firstborn from the dead; that in all things he might have the preeminence.
Col 1:19  For it pleased the Father that in him should all fulness dwell;
Col 1:20  And, having made peace through the blood of his cross, by him to reconcile all things unto himself; by him, I say, whether they be things in earth, or things in heaven.
Col 1:21  And you, that were sometime alienated and enemies in your mind by wicked works, yet now hath he reconciled
Col 1:22  In the body of his flesh through death, to present you holy and unblameable and unreproveable in his sight:
Col 1:23  If ye continue in the faith grounded and settled, and be not moved away from the hope of the gospel, which ye have heard, and which was preached to every creature which is under heaven; whereof I Paul am made a minister;
Col 1:24  Who now rejoice in my sufferings for you, and fill up that which is behind of the afflictions of Christ in my flesh for his body's sake, which is the church:
Col 1:25  Whereof I am made a minister, according to the dispensation of God which is given to me for you, to fulfil the word of God;
Col 1:26  Even the mystery which hath been hid from ages and from generations, but now is made manifest to his saints:
Col 1:27  To whom God would make known what is the riches of the glory of this mystery among the Gentiles; which is Christ in you, the hope of glory:
Col 1:28  Whom we preach, warning every man, and teaching every man in all wisdom; that we may present every man perfect in Christ Jesus:
Col 1:29  Whereunto I also labour, striving according to his working, which worketh in me mightily. 

 


 

Col 1:1  Pablo, apóstol de Cristo Jesús por voluntad de Dios, y Timoteo el hermano,
Col 1:2  a los santos de Colosas, hermanos fieles en Cristo. Gracia a vosotros y paz de parte de Dios, nuestro Padre.
Col 1:3  Damos gracias sin cesar a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, por vosotros en nuestras oraciones,
Col 1:4  al tener noticia de vuestra fe en Cristo Jesús y de la caridad que tenéis con todos los santos,
Col 1:5  a causa de la esperanza que os está reservada en los cielos y acerca de la cual fuisteis ya instruidos por la Palabra de la verdad, el Evangelio,
Col 1:6  que llegó hasta vosotros, y fructifica y crece entre vosotros lo mismo que en todo el mundo, desde el día en que oísteis y conocisteis la gracia de Dios en la verdad:
Col 1:7  tal como os la enseñó Epafras, nuestro querido consiervo y fiel ministro de Cristo, en lugar nuestro,
Col 1:8  el cual nos informó también de vuestro amor en el Espíritu.
Col 1:9  Por eso, tampoco nosotros dejamos de rogar por vosotros desde el día que lo oímos, y de pedir que lleguéis al pleno conocimiento de su voluntad con toda sabiduría e inteligencia espiritual,
Col 1:10  para que viváis de una manera digna del Señor, agradándole en todo, fructificando en toda obra buena y creciendo en el conocimiento de Dios;
Col 1:11  confortados con toda fortaleza por el poder de su gloria, para toda constancia en el sufrimiento y paciencia; dando con alegría
Col 1:12  gracias al Padre que os ha hecho aptos para participar en la herencia de los santos en la luz.
Col 1:13  El nos libró del poder de las tinieblas y nos trasladó al Reino del Hijo de su amor,
Col 1:14  en quien tenemos la redención: el perdón de los pecados.
Col 1:15  El es Imagen de Dios invisible, Primogénito de toda la creación,
Col 1:16  porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por él y para él,
Col 1:17  él existe con anterioridad a todo, y todo tiene en él su consistencia.
Col 1:18  El es también la Cabeza del Cuerpo, de la Iglesia: El es el Principio, el Primogénito de entre los muertos, para que sea él el primero en todo,
Col 1:19  pues Dios tuvo a bien hacer residir en él toda la Plenitud,
Col 1:20  y reconciliar por él y para él todas las cosas, pacificando, mediante la sangre de su cruz, lo que hay en la tierra y en los cielos.
Col 1:21  Y a vosotros, que en otro tiempo fuisteis extraños y enemigos, por vuestros pensamientos y malas obras,
Col 1:22  os ha reconciliado ahora, por medio de la muerte en su cuerpo de carne, para presentaros santos, inmaculados e irreprensibles delante de El;
Col 1:23  con tal que permanezcáis sólidamente cimentados en la fe, firmes e inconmovibles en la esperanza del Evangelio que oísteis, que ha sido proclamado a toda criatura bajo el cielo y del que yo, Pablo, he llegado a ser ministro.
Col 1:24  Ahora me alegro por los padecimientos que soporto por vosotros, y completo en mi carne lo que falta a las tribulaciones de Cristo, en favor de su Cuerpo, que es la Iglesia,
Col 1:25  de la cual he llegado a ser ministro, conforme a la misión que Dios me concedió en orden a vosotros para dar cumplimiento a la Palabra de Dios,
Col 1:26  al Misterio escondido desde siglos y generaciones, y manifestado ahora a sus santos,
Col 1:27  a quienes Dios quiso dar a conocer cuál es la riqueza de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es Cristo entre vosotros, la esperanza de la gloria,
Col 1:28  al cual nosotros anunciamos, amonestando e instruyendo a todos los hombres con toda sabiduría, a fin de presentarlos a todos perfectos en Cristo.
Col 1:29  Por esto precisamente me afano, luchando con la fuerza de Cristo que actúa poderosamente en mí.

 


 

Col 1:1  Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, junto con el hermano Timoteo,
Col 1:2  saluda a los del pueblo santo que están en Colosas, fieles hermanos en Cristo. Que Dios nuestro Padre derrame su gracia y su paz sobre ustedes.
Col 1:3  Siempre que oramos por ustedes damos gracias a Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo.
Col 1:4  Pues hemos recibido noticias de su fe en Cristo Jesús y del amor que tienen a todo el pueblo santo,
Col 1:5  animados por la esperanza de lo que a ustedes se les ha reservado en el cielo. De esto y a oyeron hablar al escuchar el mensaje de la verdad contenido en el evangelio
Col 1:6  que llegó hasta ustedes. Este mensaje está creciendo y dando fruto en todas partes del mundo, igual que ha sucedido entre ustedes desde que oyeron hablar de la bondad de Dios y reconocieron su verdad.
Col 1:7  Esto les enseñó nuestro querido Epafras, quien ha trabajado con nosotros y en quien ustedes tienen un fiel servidor de Cristo.
Col 1:8  Él nos ha traído noticias de ustedes y del amor que el Espíritu les inspira.
Col 1:9  Por esto nosotros, desde el día que lo supimos, no hemos dejado de orar por ustedes y de pedir a Dios que los haga conocer plenamente su voluntad y les dé toda clase de sabiduría y entendimiento espiritual.
Col 1:10  Así podrán portarse como deben hacerlo los que son del Señor, haciendo siempre lo que a él le agrada, dando frutos de toda clase de buenas obras y creciendo en el conocimiento de Dios.
Col 1:11  Pedimos que él, con su glorioso poder, los haga fuertes; así podrán ustedes soportarlo todo con mucha fortaleza y paciencia, y con alegría
Col 1:12  darán gracias al Padre, que los ha capacitado a ustedes para recibir en la luz la parte de la herencia que él dará al pueblo santo.
Col 1:13  Dios nos libró del poder de las tinieblas[1] y nos llevó al reino de su amado Hijo,
Col 1:14  por quien tenemos la liberación[2] y el perdón de los pecados.
Col 1:15  Cristo es la imagen visible de Dios, que es invisible; es su hijo primogénito, anterior a todo lo creado. [3]
Col 1:16  En él Dios creó todo lo que hay en el cielo y en la tierra, tanto lo visible como lo invisible, así como los seres espirituales que tienen dominio, autoridad y poder. [4] Todo fue creado por medio de él y para él. [5]
Col 1:17  Cristo existe antes que todas las cosas, y por él se mantiene todo en orden. [6]
Col 1:18  Además, Cristo es la cabeza de la iglesia, que es su cuerpo. [7] Él, que es el principio, fue el primero en resucitar, para tener así el primer puesto en todo. [8]
Col 1:19  Pues en Cristo quiso residir todo el poder divino,
Col 1:20  y por medio de él Dios reconcilió a todo el universo ordenándolo hacia él, tanto lo que está en la tierra como lo que está en el cielo, haciendo la paz mediante la sangre que Cristo derramó en la cruz.
Col 1:21  Ustedes antes eran extranjeros y enemigos de Dios en sus corazones, por las cosas malas que hacían,
Col 1:22  pero ahora Cristo los ha reconciliado mediante la muerte que sufrió en su existencia terrena. Y lo hizo para tenerlos a ustedes en su presencia, santos, sin mancha y sin culpa.
Col 1:23  Pero para esto deben permanecer firmemente basados en la fe, sin apartarse de la esperanza que tienen por el mensaje del evangelio que oyeron. Este es el mensaje que se ha anunciado en todas partes del mundo, y que yo, Pablo, ayudo a predicar.
Col 1:24  Ahora me alegro de lo que sufro por ustedes, porque de esta manera voy completando, en mi propio cuerpo, lo que falta de los sufrimientos de Cristo[9] por la iglesia, que es su cuerpo.
Col 1:25  Dios ha hecho de mí un servidor de la iglesia, por el encargo que él me dio, para bien de ustedes, de anunciar en todas partes su mensaje,
Col 1:26  es decir, el designio secreto que desde hace siglos y generaciones Dios tenía escondido, pero que ahora ha manifestado al pueblo santo.
Col 1:27  A ellos Dios les quiso dar a conocer la gloriosa riqueza que ese designio encierra para todas las naciones. Y ese designio secreto es Cristo, que está entre ustedes y que es la esperanza de la gloria que han de tener.
Col 1:28  Nosotros anunciamos a Cristo, aconsejando y enseñando a todos en toda sabiduría, para presentarlos perfectos en Cristo.
Col 1:29  Para esto trabajo y lucho con toda la fuerza y el poder que Cristo me da. 

 


 

Col 1:1  Pablo, apóstol de Cristo Jesús por la voluntad de Dios, y Timoteo [nuestro] hermano,
Col 1:2  a los santos y fieles hermanos en unión con Cristo en Colosas: Que tengan bondad inmerecida y paz de parte de Dios nuestro Padre.
Col 1:3  Damos gracias a Dios el Padre de nuestro Señor Jesucristo siempre que oramos por ustedes,
Col 1:4  puesto que oímos de su fe relacionada con Cristo Jesús y del amor que les tienen a todos los santos
Col 1:5  a causa de la esperanza que está reservada para ustedes en los cielos. De esta [esperanza] oyeron antes por la declaración de la verdad de esas buenas nuevas
Col 1:6  que se les han presentado, así como ellas están llevando fruto y aumentando en todo el mundo tal como [lo están haciendo] entre ustedes también, desde el día en que oyeron y conocieron con exactitud la bondad inmerecida de Dios en verdad.
Col 1:7  Eso es lo que ustedes han aprendido de Epafras, nuestro amado coesclavo, que es un fiel ministro del Cristo a favor nuestro,
Col 1:8  que también nos dio a conocer el amor de ustedes en sentido espiritual.
Col 1:9  Por eso nosotros también, desde el día en que [lo] oímos, no hemos cesado de orar por ustedes y de pedir que se les llene del conocimiento exacto de su voluntad en toda sabiduría y comprensión espiritual,
Col 1:10  para que anden de una manera digna de Jehová a fin de que [le] agraden plenamente mientras siguen llevando fruto en toda buena obra y aumentando en el conocimiento exacto de Dios,
Col 1:11  siendo hechos poderosos con todo poder al alcance de la gloriosa potencia de él para que aguanten plenamente y sean sufridos con gozo,
Col 1:12  dando gracias al Padre que los ha hecho idóneos para participar en la herencia de los santos en la luz.
Col 1:13  Él nos libró de la autoridad de la oscuridad y nos transfirió al reino del Hijo de su amor,
Col 1:14  por medio de quien tenemos nuestra liberación por rescate, el perdón de nuestros pecados.
Col 1:15  Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación;
Col 1:16  porque por medio de él todas las [otras] cosas fueron creadas en los cielos y sobre la tierra, las cosas visibles y las cosas invisibles, no importa que sean tronos, o señoríos, o gobiernos, o autoridades. Todas las [otras] cosas han sido creadas mediante él y para él.
Col 1:17  También, él es antes de todas las [otras] cosas y por medio de él se hizo que todas las [otras] cosas existieran,
Col 1:18  y él es la cabeza del cuerpo, la congregación. Él es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que llegara a ser el que es primero en todas las cosas;
Col 1:19  porque [Dios] tuvo a bien el que toda la plenitud morara en él,
Col 1:20  y mediante él reconciliar de nuevo consigo mismo todas las [otras] cosas, haciendo la paz mediante la sangre [que derramó] en el madero de tormento, no importa que estas sean las cosas sobre la tierra o las cosas en los cielos.
Col 1:21  En verdad, a ustedes, que en otro tiempo estaban alejados y eran enemigos porque tenían la mente [puesta] en las obras que eran inicuas,
Col 1:22  él ahora los ha reconciliado de nuevo por medio del cuerpo carnal de aquel mediante [su] muerte, para presentarlos santos y sin tacha y no expuestos a ninguna acusación delante de él,
Col 1:23  con tal que, por supuesto, continúen en la fe, establecidos sobre el fundamento, y constantes, y no dejándose mover de la esperanza de esas buenas nuevas que ustedes oyeron, y que se han predicado en toda la creación que está bajo el cielo. De estas [buenas nuevas] yo Pablo llegué a ser ministro.
Col 1:24  Me regocijo ahora en mis sufrimientos por ustedes, y yo, a mi vez, lleno lo que falta de las tribulaciones del Cristo en mi carne a favor del cuerpo de él, que es la congregación.
Col 1:25  Llegué a ser ministro de esta [congregación] de acuerdo con la mayordomía procedente de Dios, que me fue dada en el interés de ustedes, de predicar la palabra de Dios plenamente,
Col 1:26  el secreto sagrado que fue escondido de los pasados sistemas de cosas y de las generaciones pasadas. Mas ahora ha sido puesto de manifiesto a sus santos,
Col 1:27  a quienes ha agradado a Dios dar a conocer lo que son las gloriosas riquezas de este secreto sagrado entre las naciones. Es Cristo en unión con ustedes, la esperanza de la gloria [de él].
Col 1:28  Él es a quien damos publicidad, amonestando a todo hombre y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de que presentemos a todo hombre completo en unión con Cristo.
Col 1:29  Con este fin, verdaderamente trabajo duro, esforzándome de acuerdo con la operación de él y que obra en mí con poder.

 


 

Col 1:1  Queridos hermanos de la iglesia de Colosas: Nosotros, Pablo y Timoteo, les enviamos nuestros saludos. Ustedes son parte del pueblo especial de Dios y han puesto su confianza en Cristo. Yo soy apóstol de Jesucristo porque Dios, nuestro Padre, así lo quiso. Deseo de todo corazón que Dios y el Señor Jesucristo les den mucho amor y paz.
Col 1:3  Siempre que oramos por ustedes, damos gracias a Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo,
Col 1:4  pues hemos sabido que ustedes confían mucho en Cristo y aman a todos los que forman parte del pueblo de Dios.
Col 1:5  Ustedes se comportan así porque, desde que oyeron el mensaje verdadero de la buena noticia, saben bien lo que Dios les tiene guardado en el cielo.
Col 1:6  Esta buena noticia se está anunciando por todo el Imperio Romano, y está dando buenos resultados. Así ocurrió entre ustedes desde el día en que supieron de verdad cuánto los ama Dios.
Col 1:7  Eso lo aprendieron de labios de Epafras, nuestro querido compañero de trabajo, que tan fielmente les sirve por amor a Jesucristo.
Col 1:8  Él nos ha traído noticias de ustedes, y nos ha contado cómo el Espíritu Santo les hace amar a los demás.
Col 1:9  Desde el momento en que supimos todo eso, no hemos dejado de orar por ustedes. Y siempre le pedimos a Dios que puedan conocer su voluntad, y que tengan toda la sabiduría y la inteligencia que da el Espíritu Santo.
Col 1:10  Así podrán vivir de acuerdo con lo que el Señor quiere, y le agradarán al hacer toda clase de buenas acciones y al aumentar su conocimiento de Dios;
Col 1:11  por su gran poder cobrarán nuevas fuerzas, y podrán soportar con paciencia todas las dificultades. Así, con gran alegría,
Col 1:12  darán gracias a Dios, el Padre. Porque él nos ha preparado para que recibamos, en su reino de luz, la herencia que él ha prometido a su pueblo elegido.
Col 1:13  Dios nos rescató de la oscuridad en que vivíamos, y nos llevó al reino de su amado Hijo,
Col 1:14  quien por su muerte nos salvó y perdonó nuestros pecados.
Col 1:15  Cristo es el Hijo de Dios, y existe desde antes de la creación del mundo; él es la imagen del Dios que no podemos ver.
Col 1:16  Por medio de él, Dios creó todo lo que hay en el cielo y en la tierra, lo que puede verse y lo que no se puede ver, y también los espíritus poderosos que tienen dominio y autoridad. En pocas palabras: Dios creó todo por medio de Cristo y para Cristo.
Col 1:17  Cristo existía antes de todas las cosas. Por medio de él, todo se mantiene en orden,
Col 1:18  y él gobierna a su iglesia y le da vida. Él es la cabeza, y la iglesia es su cuerpo. Cristo es el principio de todas las cosas. Por eso él fue el primero en resucitar, para que ocupe el primer lugar en todo.
Col 1:19  Y en él se encuentra todo el poder divino.
Col 1:20  Por medio de Cristo, Dios hizo que todo el universo volviera a estar en paz con él. Y esto lo hizo posible por medio de la muerte de su Hijo en la cruz.
Col 1:21  Antes, ustedes estaban lejos de Dios y eran sus enemigos, pues pensaban y hacían lo malo. Sin embargo, ahora Dios los ha hecho sus amigos por medio de la muerte de su Hijo, quien se hizo hombre. Dios lo hizo así para que ustedes pudieran presentarse ante él sin pecado y libres de culpa.
Col 1:23  Pero esto será así, sólo si mantienen su confianza en Cristo y siguen creyendo en lo que nos promete el mensaje de la buena noticia. Este mensaje ha sido anunciado por todo el Imperio Romano, y yo colaboro anunciándolo.
Col 1:24  Ahora me alegro de sufrir por ustedes, pues así voy completando en mi propio cuerpo los sufrimientos del cuerpo de Cristo, que es la iglesia.
Col 1:25  Por el bien de ustedes, Dios me ha hecho servidor de la iglesia y me ha enviado a anunciar su mensaje.
Col 1:26  Este mensaje habla del plan que, desde hacía muchos siglos, Dios había mantenido en secreto, pero que ahora ha revelado a su pueblo elegido.
Col 1:27  Dios decidió darles a conocer este plan tan grande y maravilloso para todas las naciones, y que es el siguiente: Dios envió a Cristo, para que habite en ustedes y les dé la seguridad de que van a compartir el poder y la gloria de Dios.
Col 1:28  Nosotros anunciamos a Cristo, y con toda sabiduría aconsejamos y enseñamos a todos, para que lleguen a ser perfectos como Cristo.
Col 1:29  Para esto trabajo y lucho con la fuerza y el poder que Cristo me da.

 


 

Col 1:1  De: Shaúl, por la voluntad de YAHWEH, un emisario del Mashíaj Yahshúa y del hermano Timoteo.
Col 1:2  A: Los Kadoshim de YAHWEH en Colosas, fieles hermanos en el Mashíaj: Misericordia a ustedes y Shalom de YAHWEH nuestro Padre.[1]
Col 1:3  Siempre que oramos le damos gracias a YAHWEH por ustedes, el Padre de nuestro Adón Yahshúa Ha Mashíaj.
Col 1:4  Pues hemos oído de la confianza[2] de ustedes en el Mashíaj Yahshúa, y del amor que todos tienen por el pueblo de YAHWEH.
Col 1:5  Tanto una como la otra surgen de la confiada esperanza de que reciban lo que ha sido guardado arriba en el cielo para ustedes. Ustedes que oyeron acerca de esto anteriormente en el mensaje de la verdad de las Buenas Noticias,[3]
Col 1:6  ha hecho que su presencia sea sentida entre ustedes, como también está llevando fruto y multiplicando[Ge 1:28] a través del mundo, de la misma manera que lo ha hecho entre ustedes desde el día que oyeron y entendieron la misericordia de YAHWEH como realmente es.
Col 1:7  Lo aprendieron de Epafras, nuestro amado consiervo, esclavo y fiel obrero del Mashíaj para ustedes;
Col 1:8  y nos ha informado acerca del amor que el Ruaj les ha dado.
Col 1:9  Por lo tanto, desde el día que nos enteramos, no hemos cesado de orar por ustedes, pidiendo a YAHWEH que los llene del conocimiento de Su voluntad en toda sabiduría y entendimiento que el Ruaj otorga,[4]
Col 1:10  para que vivan vidas dignas del Adón, agradándole totalmente, llevando fruto en toda buena obra y multiplicándolo en pleno conocimiento de YAHWEH.
Col 1:11  Nosotros oramos que estén constantemente fortaleciéndose con todo el poder que viene de Su Glorioso poderío; para que puedan perseverar[5] y ser pacientes, alegremente en cualquier situación;
Col 1:12  dando gracias al Padre por habernos hecho aptos para compartir en la herencia de sus Kadoshim en luz.
Col 1:13  El nos ha rescatado del dominio de las tinieblas y nos ha transferido al Reino de su Hijo amado.
Col 1:14  Es a través de su Hijo, que tenemos redención, esto es, nuestros pecados han sido perdonados.
Col 1:15  El es la imagen visible del Elohim invisible. El es el supremo de toda la creación,
Col 1:16  porque en conexión con El, todas las cosas fueron creadas en el cielo y en la tierra; visible e invisible; ya sean tronos, dominios, gobernantes o autoridades; todo ha sido creado por El y para El.
Col 1:17  El existió antes que todas las cosas y mantiene todo sujeto, unido en coherencia.[6]
Col 1:18  También El es la cabeza del cuerpo que es la Asamblea Mesiánica; El es el principio, el primogénito nacido de entre los muertos, para que así tenga la preeminencia en todo.
Col 1:19  Pues le complació a YAHWEH tener todo su ser viviendo en su Hijo,
Col 1:20  y por medio de su Hijo reconciliar todas las cosas con El, ya sea en el cielo o en la tierra, haciendo Shalom por medio de El, y haciendo que su Hijo derramara S u Sangre al ser ejecutado en la estaca.[7]
Col 1:21  En otras palabras, ustedes, que por sus obras perversas[8] en un tiempo estaban separados de YAHWEH y tenían una actitud hostil para con El,
Col 1:22  ahora se han reconciliado en el cuerpo físico de su Hijo, por medio de su muerte, para presentarlos Kadoshim y sin defecto o reproche ante El;
Col 1:23  con tal que, por supuesto, continúen confiando, cimentados y afianzados, y no permitan ser movidos y separados de la esperanza en las Buenas Noticias que oyeron.[9] Estas son las Buenas Noticias que han sido proclamadas en toda la creación bajo el cielo; y yo, Shaúl, fui hecho un siervo de ellas.
Col 1:24  ¡En mis sufrimientos presentes por causa de ustedes, me regocijo! Y estoy completando en mi propia carne lo que falta de las aflicciones del Mashíaj en Nombre de Su cuerpo, que es la Asamblea Mesiánica.
Col 1:25  Fui hecho siervo de las Buenas Noticias, porque YAHWEH me dio este trabajo a hacer para el beneficio de ustedes. El trabajo es que se conozca completamente el mensaje de YAHWEH,
Col 1:26  el secreto oculto por generaciones y siglos, pero ahora manifestado claramente a la gente que El ha apartado para S í mismo.
Col 1:27  A ellos, los Gentiles, YAHWEH quiso que conocieran cuán grande es la gloriosa riqueza de este secreto, y el secreto es este:[10] ¡El Mashíaj está unido con ustedes! ¡En esto descansa la esperanza de gloria de ustedes!
Col 1:28  Nosotros, por nuestra parte, lo proclamamos a El; advertimos, consolamos y enseñamos a todos en toda sabiduría, para así poder presentar a todos como habiendo alcanzado la meta unidos al Mashíaj.[11]
Col 1:29  Por esto trabajo, luchando con toda la energía que El tan poderosamente aviva en mí.

 


 

Col 1:1  "Querido pueblo santo de Dios que es fiel a Jesucristo y vive en la ciudad de Colosas. Un cordial saludo de Pablo, apóstol de Jesucristo por voluntad de Dios, y de Timoteo, nuestro hermano en Cristo. Que la paz y las bendiciones de nuestro Padre Dios estén con ustedes."
Col 1:2  "Querido pueblo santo de Dios que es fiel a Jesucristo y vive en la ciudad de Colosas. Un cordial saludo de Pablo, apóstol de Jesucristo por voluntad de Dios, y de Timoteo, nuestro hermano en Cristo. Que la paz y las bendiciones de nuestro Padre Dios estén con ustedes."
Col 1:3  "Siempre que oramos, damos gracias a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo,"
Col 1:4  porque hemos escuchado que ustedes tienen mucha fe en Jesucristo. También hemos oído del amor que muestran por todo el pueblo santo de Dios.
Col 1:5  "Esa fe viene de la esperanza de recibir lo que Dios les tiene guardado en el cielo. Ustedes conocieron esa esperanza a través del mensaje verdadero, o sea, las buenas noticias"
Col 1:6  que llegaron hasta ustedes. Ese mensaje se está anunciando por todo el mundo y está dando buenos resultados en todas partes. Lo mismo está sucediendo entre ustedes. El mensaje está creciendo entre todos desde el primer día en que oyeron las buenas noticias de Dios y entendieron la verdad sobre el generoso amor que él tiene.
Col 1:7  "Epafras, nuestro buen amigo y colaborador, les enseñó las buenas noticias; en él tienen ustedes un fiel servidor de Cristo."
Col 1:8  Él nos contó del amor que ustedes tienen gracias al Espíritu Santo.
Col 1:9  "Por lo tanto, desde que supimos todo eso no hemos dejado de orar por ustedes. Pedimos a Dios que los llene de conocimiento para entender su voluntad, y que les dé toda clase de sabiduría y entendimiento espiritual."
Col 1:10  "Así, vivirán para dar honor al Señor y agradarle en todo. Como resultado podrán hacer toda clase de buenas obras y conocerán mejor a Dios."
Col 1:11  "Además, el poder glorioso de Dios los fortalecerá para que puedan resistir todo con paciencia."
Col 1:12  "Darán gracias al Padre llenos de alegría, porque él les ha dado el privilegio de compartir la herencia que tiene preparada para todo el que obedece la voluntad de Dios y vive en la luz."
Col 1:13  "Dios nos rescató del poder de la oscuridad y nos hizo entrar al reino de su Hijo amado,"
Col 1:14  quien pagó el precio de nuestra libertad y así tenemos el perdón de nuestros pecados.
Col 1:15  "Nadie puede ver a Dios, pero Jesús es Dios en forma visible y supremo Señor de toda la creación."
Col 1:16  "Con su poder creó todo lo que hay en el cielo y en la tierra, todo lo que se ve y lo que no se ve, ya sean ellos seres espirituales, poderes, autoridades o gobernantes. Todo ha sido creado por él y para él."
Col 1:17  "Cristo existió antes que todas las cosas, y todo el universo sigue su curso gracias a él."
Col 1:18  "Cristo es la cabeza de la iglesia, que es su cuerpo. Él dio comienzo a todo y fue el primero en resucitar de la muerte. Entonces él es el más importante en todo sentido."
Col 1:19  A Dios le agradó que todo lo que él es habitara plenamente en Cristo.
Col 1:20  "Y con gusto decidió reconciliar consigo todas las cosas, tanto las que están en el cielo, como las que están en la tierra. Dios hizo las paces con nosotros a través de la sangre que Cristo derramó en la cruz."
Col 1:21  "Antes, ustedes estaban alejados de Dios y su manera de pensar los hacía enemigos de Dios porque practicaban la maldad."
Col 1:22  "Pero ahora Cristo, por medio de su muerte física, los ha convertido en amigos de Dios. Cristo murió para presentarlos santos ante Dios, es decir, sin ninguna mancha ni maldad que pueda ser juzgada por Dios."
Col 1:23  "Cristo hará esto si siguen creyendo en las buenas noticias que escucharon. Tengan una buena base y manténganse firmes en su fe. No se alejen de la esperanza que les dan las buenas noticias, que se han contado en todas partes del mundo y que yo como siervo ayudo a anunciar."
Col 1:24  "Me alegro en medio de mis sufrimientos por ustedes; pues lo que sufro en mi propio cuerpo completa lo que falta de los sufrimientos de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia."
Col 1:25  "Dios, según su plan, me hizo un siervo de la iglesia, y mi trabajo es presentarles el mensaje de Dios en forma completa,"
Col 1:26  que es el plan secreto que ha estado oculto para todos desde el comienzo del mundo. Pero ahora Dios lo ha dado a conocer a su pueblo santo
Col 1:27  "porque quiso que su pueblo entendiera esa grandiosa y maravillosa verdad para todas las naciones, que antes no les había mostrado. El plan secreto es Cristo que vive en ustedes, que les da la esperanza de disfrutar la grandeza de Dios."
Col 1:28  "Nosotros damos a conocer a Cristo a todos, aconsejándoles y enseñándoles con toda la sabiduría que Dios nos da, pues queremos presentarlos a todos ante Dios espiritualmente maduros en Cristo."
Col 1:29  Trabajo con mucho empeño por el poder de Cristo que actúa en mí y me fortalece.

 


 
  Conocen nuestro sitio 446901 visitantes (1662975 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!