Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W145
 


  BibliadeEstudioAdventista2 Tesalonicenses 3.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de 2 Tesalonicenses.


 

2Ts 3:1  Por lo demás, orad, hermanos, por nosotros, para que la palabra de Dios corra y se glorifique; así como también entre vosotros,
2Ts 3:2  y para que se nos libre de los importunos y malos hombres; pues no de todos, la fe.
2Ts 3:3  Pero fiel es el Señor, que os confirmará y guardará de lo malo.
2Ts 3:4  Y confiamos en Señor, cuanto a vosotros, que, lo que hemos mandado, y hacéis y haréis.
2Ts 3:5  Y el Señor enderece vuestros corazones a la caridad de Dios y paciencia del Cristo.
2Ts 3:6  Y os mandamos, hermanos, en nombre del Señor nuestro Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que desordenadamente anduviere, y no según la doctrina que recibieron de nosotros.
2Ts 3:7  Que vosotros mismos sabéis cómo es menester imitarnos, pues no nos hemos desordenado entre vosotros;
2Ts 3:8  ni gratuitamente pan comido de alguno, sino en fatiga y afán, noche y día trabajando, para no gravar a alguno de vosotros;
2Ts 3:9  no, porque no tengamos potestad, sino porque a nosotros mismos por ejemplar diésemos a vosotros que imitar.
2Ts 3:10  Pues también, cuando estábamos entre vosotros, esto os preceptuamos: que si alguno no quiere trabajar, tampoco coma.
2Ts 3:11  Pues oímos que algunos caminan entre vosotros desordenadamente, nada trabajando, sino ocioseando.
2Ts 3:12  Y a los tales preceptuamos y exhortamos, en Señor Jesucristo, a que, con quietud trabajando, su pan coman.
2Ts 3:13  Y vosotros, hermanos, no desmayéis bellamente haciendo.
2Ts 3:14  Y, si alguien no obedece a la palabra nuestra por la epístola, a éste señalad, y no os mezcléis con él, para que se avergüence;
2Ts 3:15  y, no como enemigo consideréis, sino amonestad como a hermano.
2Ts 3:16  Y el mismo Señor de la paz déos paz siempre, dondequiera. El Señor con todos vosotros.
2Ts 3:17  El saludo de la mano mía: de Pablo; que es señal en toda epístola; así escribo.
2Ts 3:18  «La gracia de nuestro Señor Jesucristo con todos vosotros».  

 


 

2Ts 3:1  Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor sea difundida y acogida con honor, como lo fue entre vosotros,
2Ts 3:2  y para que nos libre de los hombres perversos y malvados; que no de todos es la fe."
2Ts 3:3  Pero fiel es el Señor, que os confirmará y guardará del maligno.
2Ts 3:4  Confiamos en el Señor que cumplís y cumpliréis lo que os hemos encomendado.
2Ts 3:5  El Señor guíe vuestros corazones hacia el amor de Dios y la esperanza paciente de Cristo.
2Ts 3:6  En nombre de nuestro Señor Jesucristo os mandamos apartaros de todo hermano que vive fuera de orden y no sigue las enseñanzas que de nosotros habéis recibido.
2Ts 3:7  Sabéis bien cómo debéis imitarnos, pues no hemos vivido entre vosotros en ociosidad
2Ts 3:8  ni de balde comimos el pan de nadie, sino que con afán y con fatiga trabajamos día y noche para no ser gravosos a ninguno de vosotros·
2Ts 3:9  Y no porque no tuviéramos derecho, sino porque queríamos daros un ejemplo que imitar.
2Ts 3:10  Y mientras estuvimos entre vosotros, os advertíamos que el que no quiere trabajar no coma.
2Ts 3:11  Porque hemos oído que algunos viven entre vosotros en la ociosidad, sin hacer nada, sólo ocupados en curiosearlo todo.
2Ts 3:12  A estos tales les ordenamos y rogamos por amor del Señor Jesucristo que, trabajando sosegadamente, coman su pan.
2Ts 3:13  Cuanto a vosotros, hermanos, no os canséis de hacer el bien.
2Ts 3:14  Y si alguno no obedece este mandato nuestro que por la epístola os damos, a ése señaladle y no os juntéis con él, para que se avergüence.
2Ts 3:15  Mas no por eso le miréis como enemigo, antes corregidle como a hermano.
2Ts 3:16  Que el Señor de la paz os conceda, El mismo, vivir en paz siempre y dondequiera. El Señor sea con todos vosotros.
2Ts 3:17  El saludo es de mi mano, Pablo. Esta es la señal en todas mis epístolas; así escribo."
2Ts 3:18  La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros.

 


 

2Ts 3:1  Por último, hermanos, les pedimos que oren por nosotros, para que hagamos llegar a todas partes el mensaje del Señor Jesús, y para que la gente lo reciba con aprecio, así como lo hicieron ustedes.
2Ts 3:2  Pídanle también a Dios que nos proteja de la gente malvada, porque no todos quieren confiar en Jesucristo.
2Ts 3:3  Pero el Señor Jesucristo les dará una firme confianza y los protegerá del mal, porque él siempre cumple lo que dice.
2Ts 3:4  Gracias al Señor Jesucristo, estamos seguros de que ustedes hacen y seguirán haciendo lo que les hemos ordenado.
2Ts 3:5  Deseamos que el Señor Jesús los ayude a amar a los demás, así como Dios ama a todos, y que les dé su fortaleza para resistir en medio del sufrimiento.
2Ts 3:6  Hermanos míos, con la autoridad que nuestro Señor Jesucristo nos da, les ordenamos que se alejen de cualquier miembro de la iglesia que no quiera trabajar ni viva de acuerdo con la enseñanza que les dimos.
2Ts 3:7  Ustedes saben cómo deben vivir para seguir nuestro ejemplo: nunca estuvimos entre ustedes sin hacer nada,
2Ts 3:8  y nunca recibimos comida sin pagar por ella. Al contrario, trabajábamos de día y de noche para que ninguno de ustedes tuviera que pagar nada por nosotros.
2Ts 3:9  En realidad, teníamos derecho a pedirles que nos ayudaran, pero preferimos trabajar para ganarnos el pan, y así darles un ejemplo a seguir.
2Ts 3:10  Cuando estábamos con ustedes, les decíamos que quien no quiera trabajar tampoco tiene derecho a comer.
2Ts 3:11  Pero nos hemos enterado de que hay entre ustedes algunos que no quieren trabajar, y que se la pasan metiéndose en asuntos ajenos.
2Ts 3:12  A esas personas les llamamos la atención y, con la autoridad que el Señor Jesucristo nos da, les ordenamos que trabajen para ganarse la vida, y que dejen de molestar a los demás.
2Ts 3:13  En cuanto a ustedes, hermanos, no se cansen de hacer el bien.
2Ts 3:14  Aléjense de cualquier miembro de la iglesia que no obedezca lo que ordenamos en esta carta, para que le dé vergüenza.
2Ts 3:15  Pero no lo traten como a un enemigo, sino repréndanlo como a un hermano.
2Ts 3:16  Que el Señor que da la paz, les dé paz en todo lugar y en todo tiempo, y los acompañe siempre.
2Ts 3:17  Yo, Pablo, escribo este saludo final con mi propia mano. Así es como firmo todas mis cartas; esta es mi letra.
2Ts 3:18  Deseo que nuestro Señor sea bueno y amoroso con todos ustedes. 

 


 

2Ts 3:1  y nos veamos libres de los díscolos y malos hombres, porque al fin es de todos el alcanzar la fe.
2Ts 3:2  Pero fiel es Dios, que os fortalecerá y defenderá del espíritu maligno.
2Ts 3:3  Y así confiamos en el Señor, que vosotros hacéis ya ahora lo que ordenamos en esta carta, y que lo haréis en adelante.
2Ts 3:4  El Señor entretanto dirija vuestros corazones en el amor de Dios y en la paciencia de Cristo .
2Ts 3:5  Por lo que os comunicamos, hermanos, en nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de cualquiera de entre vuestros hermanos que proceda desordenadamente, y no conforme a la tradición o enseñanza que ha recibido de nosotros.
2Ts 3:6  Pues bien sabéis vosotros mismos lo que debéis hacer para imitarnos, por cuanto no anduvimos desordenadamente o causando inquietudes entre vosotros;
2Ts 3:7  ni comimos el pan de balde a costa de otro, sino con trabajo y fatiga, trabajando de noche y de día para ganar nuestro sustento, por no ser gravosos a ninguno de vosotros.
2Ts 3:8  No porque no tuviésemos potestad para hacerlo, sino a fin de daros en nuestra persona un dechado para imitar.
2Ts 3:9  Así es que aun estando entre vosotros, os comunicábamos esto: Quien no quiere trabajar, tampoco coma.
2Ts 3:10  Porque hemos oído que andan entre vosotros algunos bulliciosos, que no entienden en otra cosa que en indagar lo que no les importa.
2Ts 3:11  Pues a éstos los apercibimos, y les rogamos encarecidamente por nuestro Señor Jesucristo, que trabajando quietamente en sus casas, coman así su propio pan o el que ellos se ganen.
2Ts 3:12  Vosotros, hermanos, de vuestra parte no os canséis de hacer bien.
2Ts 3:13  Y si alguno no obedeciere lo que ordenamos en nuestra carta, tildadle al tal, y no converséis con él, para que se avergüence y enmiende;
2Ts 3:14  mas no le miréis como a enemigo, sino corregidle como hermano con amor y dulzura.
2Ts 3:15  Así el mismo Señor y autor de la paz os conceda siempre paz en todas partes. El Señor sea con todos vosotros.
2Ts 3:16  El saludo de mi propio puño: Pablo; lo cual sirve de contraseña en toda carta mía; así escribo, o firmo,
2Ts 3:17  la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.
2Ts 3:18  Pablo, apóstol de Jesucristo por mandato de Dios, salvador nuestro y de Cristo Jesús , nuestra esperanza, 

 


 

2Ts 3:1 

Que la palabra de Dios sea glorificada
  Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros,
2Ts 3:2  y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe.
2Ts 3:3  Pero fiel es el Señor, que os afirmará y guardará del mal.
2Ts 3:4  Y tenemos confianza respecto a vosotros en el Señor, en que hacéis y haréis lo que os hemos mandado.
2Ts 3:5  Y el Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios, y a la paciencia de Cristo.

El deber de trabajar
 
2Ts 3:6  Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros.
2Ts 3:7  Porque vosotros mismos sabéis de qué manera debéis imitarnos; pues nosotros no anduvimos desordenadamente entre vosotros,
2Ts 3:8  ni comimos de balde el pan de nadie, sino que trabajamos con afán y fatiga día y noche, para no ser gravosos a ninguno de vosotros;
2Ts 3:9  no porque no tuviésemos derecho, sino por daros nosotros mismos un ejemplo para que nos imitaseis.
2Ts 3:10  Porque también cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma.
2Ts 3:11  Porque oímos que algunos de entre vosotros andan desordenadamente, no trabajando en nada, sino entremetiéndose en lo ajeno.
2Ts 3:12  A los tales mandamos y exhortamos por nuestro Señor Jesucristo, que trabajando sosegadamente, coman su propio pan.
2Ts 3:13  Y vosotros, hermanos, no os canséis de hacer bien.
2Ts 3:14  Si alguno no obedece a lo que decimos por medio de esta carta, a ése señaladlo, y no os juntéis con él, para que se avergüence.
2Ts 3:15  Mas no lo tengáis por enemigo, sino amonestadle como a hermano.

Bendición final
 
2Ts 3:16  Y el mismo Señor de paz os dé siempre paz en toda manera. El Señor sea con todos vosotros.
2Ts 3:17  La salutación es de mi propia mano, de Pablo, que es el signo en toda carta mía; así escribo.
2Ts 3:18  La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.

 


 

2Ts 3:1  Resta, hermanos, que oréis por nosotros, que la Palabra del Señor corra y sea hecha ilustre así como entre vosotros;
2Ts 3:2  y que seamos librados de hombres importunos y malos; porque no es de todos la fe.
2Ts 3:3  Mas fiel es el Señor, que os confirmará y guardará del mal.
2Ts 3:4  Y tenemos confianza de vosotros en el Señor, que hacéis y haréis lo que os hemos mandado.
2Ts 3:5  Y el Señor enderece vuestros corazones en la caridad de Dios, y en la esperanza del Cristo.
2Ts 3:6  Pero os denunciamos, hermanos, en el nombre del Señor nuestro Jesús, el Cristo, que os apartéis de todo hermano que anduviere fuera de orden, y no conforme a la doctrina que recibieron de nosotros;
2Ts 3:7  porque vosotros sabéis de qué manera es necesario imitarnos, porque no anduvimos desordenadamente entre vosotros,
2Ts 3:8  ni comimos el pan de balde de ninguno; sino obrando con trabajo y fatiga de noche y de día, para no ser gravosos a ninguno de vosotros;
2Ts 3:9  no porque no tuviésemos potestad, sino por daros en nosotros un ejemplo, para que nos imitaseis.
2Ts 3:10  Porque aun estando con vosotros, os denunciábamos esto: Que si alguno no quisiere trabajar, tampoco coma.
2Ts 3:11  Porque oímos que andan algunos entre vosotros fuera de orden, no trabajando en nada, sino ocupados en curiosear.
2Ts 3:12  Y a los tales denunciamos y rogamos en el Señor nuestro, Jesús, el Cristo, que, trabajando con silencio, coman su pan.
2Ts 3:13  Y vosotros, hermanos, no os canséis de hacer bien.
2Ts 3:14  Y si alguno no obedeciere a nuestra palabra por esta carta, notad al tal, y no os juntéis con él, para que se avergüence.
2Ts 3:15  Y no lo tengáis como a enemigo, sino amonestadle como a hermano.
2Ts 3:16  Y el mismo Señor de paz os dé siempre paz en toda manera. El Señor sea con todos vosotros.
2Ts 3:17  Salud de mi mano, Pablo, que es signo en todas mis cartas: así escribo.
2Ts 3:18  La gracia de nuestro Señor Jesús el Cristo sea con todos vosotros. Amén. 

 


 

2Ts 3:1  Finally, brethren, pray for us, that the word of the Lord may have free course, and be glorified, even as it is with you:
2Ts 3:2  And that we may be delivered from unreasonable and wicked men: for all men have not faith.
2Ts 3:3  But the Lord is faithful, who shall stablish you, and keep you from evil.
2Ts 3:4  And we have confidence in the Lord touching you, that ye both do and will do the things which we command you.
2Ts 3:5  And the Lord direct your hearts into the love of God, and into the patient waiting for Christ.
2Ts 3:6  Now we command you, brethren, in the name of our Lord Jesus Christ, that ye withdraw yourselves from every brother that walketh disorderly, and not after the tradition which he received of us.
2Ts 3:7  For yourselves know how ye ought to follow us: for we behaved not ourselves disorderly among you;
2Ts 3:8  Neither did we eat any man's bread for nought; but wrought with labour and travail night and day, that we might not be chargeable to any of you:
2Ts 3:9  Not because we have not power, but to make ourselves an ensample unto you to follow us.
2Ts 3:10  For even when we were with you, this we commanded you, that if any would not work, neither should he eat.
2Ts 3:11  For we hear that there are some which walk among you disorderly, working not at all, but are busybodies.
2Ts 3:12  Now them that are such we command and exhort by our Lord Jesus Christ, that with quietness they work, and eat their own bread.
2Ts 3:13  But ye, brethren, be not weary in well doing.
2Ts 3:14  And if any man obey not our word by this epistle, note that man, and have no company with him, that he may be ashamed.
2Ts 3:15  Yet count him not as an enemy, but admonish him as a brother.
2Ts 3:16  Now the Lord of peace himself give you peace always by all means. The Lord be with you all.
2Ts 3:17  The salutation of Paul with mine own hand, which is the token in every epistle: so I write.
2Ts 3:18  The grace of our Lord Jesus Christ be with you all. Amen. The second epistle to the Thessalonians was written from Athens. 

 


 

2Ts 3:1  Finalmente, hermanos, orad por nosotros para que la Palabra del Señor siga propagándose y adquiriendo gloria, como entre vosotros,
2Ts 3:2  y para que nos veamos libres de los hombres perversos y malignos; porque la fe no es de todos.
2Ts 3:3  Fiel es el Señor; él os afianzará y os guardará del Maligno.
2Ts 3:4  En cuanto a vosotros tenemos plena confianza en el Señor de que cumplís y cumpliréis cuanto os mandamos.
2Ts 3:5  Que el Señor guíe vuestros corazones hacia el amor de Dios y la tenacidad de Cristo.
2Ts 3:6  Hermanos, os mandamos en nombre del Señor Jesucristo que os apartéis de todo hermano que viva desordenadamente y no según la tradición que de nosotros recibisteis.
2Ts 3:7  Ya sabéis vosotros cómo debéis imitarnos, pues estando entre vosotros no vivimos desordenadamente,
2Ts 3:8  ni comimos de balde el pan de nadie, sino que día y noche con fatiga y cansancio trabajamos para no ser una carga a ninguno de vosotros.
2Ts 3:9  No porque no tengamos derecho, sino por daros en nosotros un modelo que imitar.
2Ts 3:10  Además, cuando estábamos entre vosotros os mandábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma.
2Ts 3:11  Porque nos hemos enterado que hay entre vosotros algunos que viven desordenadamente, sin trabajar nada, pero metiéndose en todo.
2Ts 3:12  A ésos les mandamos y les exhortamos en el Señor Jesucristo a que trabajen con sosiego para comer su propio pan.
2Ts 3:13  Vosotros, hermanos, no os canséis de hacer el bien.
2Ts 3:14  Si alguno no obedece a lo que os decimos en esta carta, a ése señaladle y no tratéis con él, para que se avergüence.
2Ts 3:15  Pero no lo miréis como a enemigo, sino amonestadle como a hermano.
2Ts 3:16  Que El, el Señor de la paz, os conceda la paz siempre y en todos los órdenes. El Señor sea con todos vosotros.
2Ts 3:17  El saludo va de mi mano, Pablo. Esta es la firma en todas mis cartas; así escribo.
2Ts 3:18  La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros.

 


 

2Ts 3:1  Por último, hermanos, oren por nosotros, para que el mensaje del Señor llegue pronto a todas partes y sea recibido con estimación, como sucedió entre ustedes.
2Ts 3:2  Oren también para que seamos librados de los hombres malos y perversos, porque no todos tienen fe.
2Ts 3:3  Pero el Señor es fiel, y él los mantendrá a ustedes firmes y los protegerá del mal. [1]
2Ts 3:4  y en el Señor tenemos confianza en que ustedes hacen y seguirán haciendo lo que les hemos ordenado.
2Ts 3:5  Que el Señor los ayude a amar como Dios ama y a tener en el sufrimiento la fortaleza de Cristo.
2Ts 3:6  Hermanos, les ordenamos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que se aparten de cualquier hermano que lleve una conducta indisciplinada y que no siga las tradiciones que recibieron de nosotros.
2Ts 3:7  Pues ustedes saben cómo deben vivir para seguir nuestro ejemplo: nosotros no llevamos entre ustedes una conducta indisciplinada,
2Ts 3:8  ni hemos comido el pan de nadie sin pagarlo. Al contrario, trabajamos y luchamos día y noche para no serle una carga a ninguno de ustedes. [2]
2Ts 3:9  y ciertamente teníamos el derecho de pedirles a ustedes que nos ayudaran, pero trabajamos para darles el ejemplo que ustedes deben seguir.
2Ts 3:10  Cuando estuvimos con ustedes, les dimos esta regla: El que no quiera trabajar, que tampoco coma.
2Ts 3:11  Pero hemos sabido que algunos de ustedes llevan una conducta indisciplinada, muy ocupados en no hacer nada. [3]
2Ts 3:12  A tales personas les mandamos y encargamos, por la autoridad del Señor Jesucristo, que trabajen tranquilamente para ganarse la vida.
2Ts 3:13  Pero ustedes, hermanos, no se cansen de hacer el bien.
2Ts 3:14  Si alguno no hace caso a lo que decimos en esta carta, fíjense en quién es y no se junten con él, para que le dé vergüenza.
2Ts 3:15  Pero no lo tengan por enemigo, sino amonéstenlo como a hermano.
2Ts 3:16  y que el mismo Señor de la paz les dé la paz a ustedes en todo tiempo y en todas formas. Que el Señor esté con todos ustedes.
2Ts 3:17  yo, Pablo, les escribo este saludo de mi puño y letra. Así firmo todas mis cartas; así escribo.
2Ts 3:18  Que nuestro Señor Jesucristo derrame su gracia sobre todos ustedes. 

 


 

2Ts 3:1  Finalmente, hermanos, ocúpense en orar por nosotros, para que la palabra de Jehová siga moviéndose rápidamente y siendo glorificada, así como lo es de hecho entre ustedes;
2Ts 3:2  y para que seamos librados de hombres dañinos e inicuos, porque la fe no es posesión de todos.
2Ts 3:3  Pero el Señor es fiel, y él los hará firmes y los guardará del inicuo.
2Ts 3:4  Además, nosotros tenemos confianza en [el] Señor, respecto a ustedes, de que hacen y seguirán haciendo las cosas que ordenamos.
2Ts 3:5  Que el Señor continúe dirigiendo sus corazones con éxito al amor de Dios y al aguante por el Cristo.
2Ts 3:6  Ahora les damos órdenes, hermanos, en el nombre del Señor Jesucristo, de que se aparten de todo hermano que ande desordenadamente y no según la tradición que ustedes recibieron de nosotros.
2Ts 3:7  Porque ustedes mismos saben la manera como deben imitarnos, porque nosotros no nos portamos desordenadamente entre ustedes,
2Ts 3:8  ni comimos alimento de nadie gratis. Al contrario, con esfuerzo laborioso y afán, noche y día estuvimos trabajando para no imponer una carga costosa a ninguno de ustedes.
2Ts 3:9  No que no tengamos autoridad, sino a fin de ofrecernos como ejemplo a ustedes, para que nos imiten.
2Ts 3:10  De hecho, también, cuando estábamos con ustedes, les dábamos esta orden: “Si alguien no quiere trabajar, que tampoco coma”.
2Ts 3:11  Porque estamos oyendo que algunos están andando desordenadamente entre ustedes, y no hacen ningún trabajo, sino que se entremeten en lo que no les atañe.
2Ts 3:12  A los tales les damos la orden y exhortación en [el] Señor Jesucristo de que, trabajando con quietud, coman alimento que ellos mismos ganen.
2Ts 3:13  Por su parte, hermanos, no desistan de hacer lo correcto.
2Ts 3:14  Pero si alguno no es obediente a nuestra palabra mediante esta carta, mantengan a este señalado, dejen de asociarse con él, para que se avergüence.
2Ts 3:15  Y, no obstante, no estén considerándolo como enemigo, sino continúen amonestándolo como a hermano.
2Ts 3:16  Ahora, que el mismo Señor de la paz les dé paz constantemente de toda manera. El Señor esté con todos ustedes.
2Ts 3:17  [Aquí está] mi saludo, de Pablo, de mi propia mano, que es una señal en toda carta; así es como escribo.
2Ts 3:18  La bondad inmerecida de nuestro Señor Jesucristo esté con todos ustedes.

 


 

2Ts 3:1  Por último, hermanos, les pedimos que oren por nosotros, para que hagamos llegar a todas partes el mensaje del Señor Jesús, y para que la gente lo reciba con aprecio, así como lo hicieron ustedes.
2Ts 3:2  Pídanle también a Dios que nos proteja de la gente malvada, porque no todos quieren confiar en Jesucristo.
2Ts 3:3  Pero el Señor Jesucristo les dará una firme confianza y los protegerá del mal, porque él siempre cumple lo que dice.
2Ts 3:4  Gracias al Señor Jesucristo, estamos seguros de que ustedes hacen y seguirán haciendo lo que les hemos ordenado.
2Ts 3:5  Deseamos que el Señor Jesús los ayude a amar a los demás, así como Dios ama a todos, y que les dé su fortaleza para resistir en medio del sufrimiento.
2Ts 3:6  Hermanos míos, con la autoridad que nuestro Señor Jesucristo nos da, les ordenamos que se alejen de cualquier miembro de la iglesia que no quiera trabajar ni viva de acuerdo con la enseñanza que les dimos.
2Ts 3:7  Ustedes saben cómo deben vivir para seguir nuestro ejemplo: nunca estuvimos entre ustedes sin hacer nada,
2Ts 3:8  y nunca recibimos comida sin pagar por ella. Al contrario, trabajábamos de día y de noche para que ninguno de ustedes tuviera que pagar nada por nosotros.
2Ts 3:9  En realidad, teníamos derecho a pedirles que nos ayudaran, pero preferimos trabajar para ganarnos el pan, y así darles un ejemplo a seguir.
2Ts 3:10  Cuando estábamos con ustedes, les decíamos que quien no quiera trabajar tampoco tiene derecho a comer.
2Ts 3:11  Pero nos hemos enterado de que hay entre ustedes algunos que no quieren trabajar, y que se la pasan metiéndose en asuntos ajenos.
2Ts 3:12  A esas personas les llamamos la atención y, con la autoridad que el Señor Jesucristo nos da, les ordenamos que trabajen para ganarse la vida, y que dejen de molestar a los demás.
2Ts 3:13  En cuanto a ustedes, hermanos, no se cansen de hacer el bien.
2Ts 3:14  Aléjense de cualquier miembro de la iglesia que no obedezca lo que ordenamos en esta carta, para que le dé vergüenza.
2Ts 3:15  Pero no lo traten como a un enemigo, sino repréndanlo como a un hermano.
2Ts 3:16  Que el Señor que da la paz, les dé paz en todo lugar y en todo tiempo, y los acompañe siempre.
2Ts 3:17  Yo, Pablo, escribo este saludo final con mi propia mano. Así es como firmo todas mis cartas; esta es mi letra.
2Ts 3:18  Deseo que nuestro Señor sea bueno y amoroso con todos ustedes.

 


 

2Ts 3:1  Finalmente, hermanos, oren por nosotros, para que el mensaje del Adón se extienda rápidamente y reciba honor, tal como lo fue entre ustedes,
2Ts 3:2  y para que seamos librados de hombres malvados y perversos; porque la confianza no es de todos.
2Ts 3:3  Pero el Adón es digno de confianza; El los mantendrá firmes y los guardará del maligno.
2Ts 3:4  Sí, unidos con el Adón, estamos confiados acerca de ustedes, que estén haciendo las cosas que nosotros les decimos y que las continúen haciendo.
2Ts 3:5  Que el Adón dirija sus corazones hacia el amor de YAHWEH, y la perseverancia que el Mashíaj otorga.
2Ts 3:6  Ahora, en El Nombre de nuestro Adón Yahshúa Ha Mashíaj les ordenamos, hermanos, que se mantengan alejados de cualquier hermano que esté llevando una vida de ociosidad, una vida que no se asemeje a las enseñanzas que recibieron de nosotros.[12]
2Ts 3:7  Pues ustedes mismos saben como deben imitarnos, pues no fuimos ociosos cuando estuvimos entre ustedes.
2Ts 3:8  Nosotros no aceptamos la comida de nadie de balde; por el contrario, laboramos y trabajamos arduamente día y noche, como para no ser carga a ninguno de ustedes.
2Ts 3:9  No era que no teníamos derecho de ser mantenidos, pero para hacer de nosotros un ejemplo a ser imitado.[13]
2Ts 3:10  Porque también, cuando estábamos con ustedes, les dimos esta orden: si alguno no quiere trabajar, no debe comer.
2Ts 3:11  Oímos que algunos llevan una vida ociosa ¡no ocupados trabajando, sino entrometiéndose en lo ajeno!
2Ts 3:12  Les ordenamos a dichas personas, en unión con el Adón Yahshúa, les alentamos a asentarse, a ponerse a trabajar y ganarse su propio sustento.[14]
2Ts 3:13  Y a ustedes, hermanos, que están haciendo lo que es bueno, no se desanimen.
2Ts 3:14  Además, si alguno no obedece lo que decimos en esta carta, tomen nota de él y no tengan nada que ver con él, para que se sienta avergonzado.
2Ts 3:15  Pero no lo consideren un enemigo, por el contrario, confórtenlo como a un hermano y traten de que cambie.
2Ts 3:16  Ahora, que el mismo Adón de Shalom les dé Shalom siempre en todas las formas. El Adón esté con todos ustedes.
2Ts 3:17  El saludo es de mi propia mano, de Shaúl. Esta es la señal genuina en toda carta mía, así es como luce mi escritura.
2Ts 3:18  La misericordia de nuestro Adón Yahshúa Ha Mashíaj esté con todos ustedes. Amein.

 


 

2Ts 3:1  "Ahora, hermanos, oren por nosotros para que las enseñanzas del Señor continúen dándose a conocer y para que la gente respete esas enseñanzas, así como lo hacen ustedes."
2Ts 3:2  "Oren también para que siempre estemos protegidos de la gente mala y perversa, porque no todos tienen fe en el Señor."
2Ts 3:3  El Señor es fiel para darles fortaleza y protección contra el mal.
2Ts 3:4  Confiamos en que ustedes hacen ahora lo que les decimos y que continuarán haciéndolo.
2Ts 3:5  Que el Señor los ayude a entender el amor de Dios y la paciencia de Cristo.
2Ts 3:6  "Hermanos, por la autoridad que nuestro Señor Jesucristo nos ha dado, les ordenamos que se alejen de todo creyente que se niegue a trabajar. Porque los que se niegan a trabajar no están siguiendo las enseñanzas que les dimos."
2Ts 3:7  "Ustedes bien saben que deben seguir nuestro ejemplo, que no fuimos perezosos cuando estuvimos con ustedes."
2Ts 3:8  Siempre pagamos la comida que nos dieron. Trabajamos mucho día y noche para no ser una carga para nadie.
2Ts 3:9  "Aunque teníamos el derecho de pedirles ayuda, siempre trabajamos para servirles de ejemplo."
2Ts 3:10  "Cuando estuvimos con ustedes les dimos esta regla: ""El que no trabaje, que no coma""."
2Ts 3:11  "Hemos escuchado que algunos de ustedes no quieren trabajar y no se ocupan en nada; no se preocupan por trabajar, sino por estar pendientes de los demás."
2Ts 3:12  A esos les ordenamos en el nombre del Señor Jesucristo que dejen de molestar a los demás y que se dediquen a trabajar para conseguir su comida y sustento.
2Ts 3:13  "Hermanos, nunca se den por vencidos de hacer el bien."
2Ts 3:14  "Si alguien no obedece lo que les decimos en esta carta, fíjense bien quién es y apártense de él para que le dé vergüenza."
2Ts 3:15  "Pero no lo traten como a un enemigo, más bien corríjanlo como a un hermano."
2Ts 3:16  Que el Señor de paz les de paz en todo momento y de toda manera. Que el Señor esté con todos ustedes.
2Ts 3:17  "Como en todas mis cartas, yo, Pablo, escribo este saludo de mi puño y letra para demostrar que en realidad la carta es mía."
2Ts 3:18  Que nuestro Señor Jesucristo los bendiga en abundancia a todos ustedes.

 


 
  Conocen nuestro sitio 446912 visitantes (1663114 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!