Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W138
 


  BibliadeEstudioAdventista1 Tesalonicenses 1.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de 1 Tesalonicenses.


 

1Ts 1:1  Pablo, y Silvano y Timoteo a la iglesia de los tesalonicenses en Dios Padre y en el Señor Jesucristo. Gracia a vosotros y paz.
1Ts 1:2  Agradecemos a Dios siempre por vosotros, memoria de vosotros haciendo en las oraciones nuestras, incesantemente;
1Ts 1:3  memorando vuestra obra de la fe y del trabajo de la caridad y la paciencia de la esperanza de nuestro Señor Jesucristo delante de Dios y Padre nuestro;
1Ts 1:4  sabiendo, hermanos amados de Dios, la elección vuestra:
1Ts 1:5  que el Evangelio nuestro no fue a vosotros en palabra sólo, sino también en poder, y Espíritu Santo, y en plena confirmación mucha, según sabéis cuáles fuimos entre vosotros, por vosotros.
1Ts 1:6  Y vosotros imitadores nuestros os hicisteis; y del Señor, recibiendo la palabra en tribulación mucha, con gozo de Espíritu Santo;
1Ts 1:7  hasta haceros vosotros modelo a todos los creyentes de la Macedonia y de la Acaya.
1Ts 1:8  Que de vosotros resonó la palabra del Señor, no sólo en la Macedonia y en la Acaya; sino que en todo lugar de la fe vuestra, la para con Dios, ha salido; tal que necesidad no tenemos de hablar cosa alguna;
1Ts 1:9  pues ellos, de nosotros anuncian cuál entrada tuvimos a vosotros, y cómo os convertisteis a Dios, de los ídolos, a servir al Dios viviente y verdadero;
1Ts 1:10  y a aguardar al Hijo suyo de los cielos; al que resucitó de los muertos; a Jesús, al que nos salva de la ira, la que viene.  

 


 

1Ts 1:1  Pablo y Silvano y Timoteo, a la iglesia de Tesalónica en Dios Padre y en el Señor Jesucristo: gracia y paz sean con vosotros.
1Ts 1:2  Siempre estamos dando gracias a Dios por todos vosotros y recordándoos en nuestras oraciones,
1Ts 1:3  haciendo sin cesar ante nuestro Dios y Padre memoria de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestra caridad y de la perseverante esperanza en nuestro Señor Jesucristo,
1Ts 1:4  sabedores de vuestra elección, amados de Dios.
1Ts 1:5  Pues nuestro evangelio entre vosotros no fue sólo en palabras, sino en poder y en Espíritu Santo y en mucha plenitud, según que sabéis cuáles fuimos entre vosotros para vuestro bien.
1Ts 1:6  Os hicisteis imitadores nuestros y del Señor, recibiendo la palabra con gozo en el Espíritu Santo, aun en medio de grandes tribulaciones,
1Ts 1:7  hasta venir a ser ejemplo para todo los fieles de Macedonia y de Acaya.
1Ts 1:8  Desde vosotros, en efecto, ha resonado la palabra del Señor, no sólo en Macedonia y en Acaya, sino que en todo Jugar vuestra fe en Dios se ha divulgado, sin que tengamos necesidad de decir palabra,
1Ts 1:9  pues ellos mismos refieren la acogida que nos hicisteis y cómo os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero
1Ts 1:10  y esperar del cielo a Jesús, su Hijo, a quien resucitó de entre los muertos, quien nos librará de la ira venidera.

 


 

1Ts 1:1  Queridos hermanos de la iglesia de Tesalónica: Nosotros, Pablo, Silvano y Timoteo, los saludamos a ustedes, que pertenecen a Dios Padre y al Señor Jesucristo. Deseamos de todo corazón que Dios los llene de su amor y les dé su paz.
1Ts 1:2  Siempre damos gracias a Dios nuestro Padre, y en nuestras oraciones le pedimos que los ayude. Sabemos bien que, en todo lo que hacen, ustedes demuestran su confianza en Dios y su amor por él. Y aun cuando sufren, se mantienen firmes, esperando la salvación que nuestro Señor Jesucristo les dará.
1Ts 1:4  Hermanos, Dios los ama, y nosotros sabemos que él los ha elegido para que sean parte de su pueblo.
1Ts 1:5  Cuando les anunciamos la buena noticia, no lo hicimos sólo con palabras. Al contrario, cuando estuvimos entre ustedes dejamos bien claro que tenemos el poder de Dios, y que el Espíritu Santo actúa por medio de nosotros, para el bien de ustedes.
1Ts 1:6  Ustedes siguieron nuestro ejemplo y el de nuestro Señor, y aunque sufrieron mucho, recibieron ese mensaje con la profunda alegría que da el Espíritu Santo.
1Ts 1:7  Por eso llegaron a ser un ejemplo para todos los seguidores de Jesucristo que viven en las regiones de Macedonia y Acaya.
1Ts 1:8  Ustedes han anunciado el mensaje de Jesucristo, no sólo en esas regiones sino en muchas otras partes. La gente de esos lugares ya sabe que ustedes confían mucho en Dios, y no hace falta que nosotros les digamos nada más.
1Ts 1:9  Porque todos hablan de lo bien que ustedes nos recibieron, y cuentan cómo ustedes dejaron de adorar ídolos para adorar y servir al Dios vivo y verdadero.
1Ts 1:10  Ellos saben que ustedes esperan que Jesucristo regrese del cielo. Dios hizo que él resucitara para salvarnos del castigo que él dará a los pecadores en el día del juicio. 

 


 

1Ts 1:1  Pablo, y Silvano, y Timoteo, a la Iglesia de los tesalonicenses, congregada en Dios Padre, y en nuestro Señor Jesucristo,
1Ts 1:2  gracia y paz sea con vosotros. Sin cesar damos gracias a Dios por todos vosotros, haciendo continuamente memoria de vosotros en nuestras oraciones,
1Ts 1:3  acordándonos delante del Dios y padre nuestro de las obras de vuestra fe, de los trabajos de vuestra caridad, y de la firmeza de vuestra esperanza en nuestro Señor Jesucristo,
1Ts 1:4  considerando, amados hermanos, que vuestra elección o vocación a la fe es de Dios;
1Ts 1:5  porque nuestra buena nueva no se anunció a vosotros sólo con palabras, sino también con milagros y dones del Espíritu Santo, con eficaz persuasión, porque ya sabéis cuál fue nuestro proceder entre vosotros para procurar vuestro bien.
1Ts 1:6  Vosotros de vuestra parte os hicisteis imitadores nuestros y del Señor, recibiendo su palabra en medio de muchas tribulaciones, con gozo del Espíritu Santo,
1Ts 1:7  de suerte que habéis servido de modelo a cuantos han creído en la Macedonia y en Acaya.
1Ts 1:8  Pues que de vosotros se difundió la palabra del Señor, o la buena nueva, no sólo por la Macedonia y por la Acaya, sino que por todas partes se ha divulgado en tanto grado la fe que tenéis en Dios, que no tenemos necesidad de decir nada sobre esto.
1Ts 1:9  Porque los mismos fieles publican el suceso que tuvo nuestra entrada entre vosotros, y cómo os convertisteis a Dios abandonando los ídolos por servir al Dios vivo y verdadero,
1Ts 1:10  y para esperar del cielo a su Hijo Jesús (a quien resucitó de entre los muertos), y el cual nos libertó de la ira venidera. 

 


 

1Ts 1:1  

Salutación
  Pablo, Silvano y Timoteo, a la iglesia de los tesalonicenses(A) en Dios Padre y en el Señor Jesucristo: Gracia y paz sean a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. 

Ejemplo de los tesalonicenses
 
1Ts 1:2  Damos siempre gracias a Dios por todos vosotros, haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones,
1Ts 1:3  acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo.
1Ts 1:4  Porque conocemos, hermanos amados de Dios, vuestra elección;
1Ts 1:5  pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre, como bien sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor de vosotros.
1Ts 1:6  Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación,(B) con gozo del Espíritu Santo,
1Ts 1:7  de tal manera que habéis sido ejemplo a todos los de Macedonia y de Acaya que han creído.
1Ts 1:8  Porque partiendo de vosotros ha sido divulgada la palabra del Señor, no sólo en Macedonia y Acaya, sino que también en todo lugar vuestra fe en Dios se ha extendido, de modo que nosotros no tenemos necesidad de hablar nada;
1Ts 1:9  porque ellos mismos cuentan de nosotros la manera en que nos recibisteis, y cómo os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero,
1Ts 1:10  y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera. 
 

 


 

1Ts 1:1  Pablo, y Silvano, y Timoteo, a la Iglesia de los tesalonicenses congregada en Dios, el Padre, y en el Señor Jesús el Cristo: Gracia y paz tengáis de Dios nuestro Padre y del Señor Jesús, el Cristo.
1Ts 1:2  Damos siempre gracias a Dios por todos vosotros, haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones;
1Ts 1:3  sin cesar acordándonos de la obra de vuestra fe, y del trabajo y caridad, y del esperar con la esperanza del Señor nuestro, Jesús, el Cristo, delante del Dios y Padre nuestro.
1Ts 1:4  Estando ciertos, hermanos amados, de que sois escogidos de Dios.
1Ts 1:5  Por cuanto nuestro Evangelio no fue entre vosotros en palabra solamente, mas también en potencia, y en el Espíritu Santo, y en gran plenitud; como sabéis cuáles fuimos entre vosotros por causa de vosotros.
1Ts 1:6  Y vosotros fuisteis hechos imitadores de nosotros, y del Señor, recibiendo la palabra con mucha tribulación, con gozo del Espíritu Santo;
1Ts 1:7  de tal manera que habéis sido ejemplo a todos los que han creído en Macedonia y en Acaya.
1Ts 1:8  Porque por vosotros ha sido divulgada la Palabra del Señor no sólo en Macedonia y en Acaya, mas aun en todo lugar vuestra fe, que es en Dios, se ha extendido; de tal manera que no tenemos necesidad de hablar nada.
1Ts 1:9  Porque ellos cuentan de nosotros cuál entrada tuvimos a vosotros; y de qué manera fuisteis convertidos a Dios dejando los ídolos para servir al Dios vivo y verdadero.
1Ts 1:10  Y esperar a su Hijo de los cielos, al cual resucitó de los muertos: a Jesús, el cual nos libró de la ira que ha de venir. 

 


 

1Ts 1:1  Paul, and Silvanus, and Timotheus, unto the church of the Thessalonians which is in God the Father and in the Lord Jesus Christ: Grace be unto you, and peace, from God our Father, and the Lord Jesus Christ.
1Ts 1:2  We give thanks to God always for you all, making mention of you in our prayers;
1Ts 1:3  Remembering without ceasing your work of faith, and labour of love, and patience of hope in our Lord Jesus Christ, in the sight of God and our Father;
1Ts 1:4  Knowing, brethren beloved, your election of God.
1Ts 1:5  For our gospel came not unto you in word only, but also in power, and in the Holy Ghost, and in much assurance; as ye know what manner of men we were among you for your sake.
1Ts 1:6  And ye became followers of us, and of the Lord, having received the word in much affliction, with joy of the Holy Ghost:
1Ts 1:7  So that ye were ensamples to all that believe in Macedonia and Achaia.
1Ts 1:8  For from you sounded out the word of the Lord not only in Macedonia and Achaia, but also in every place your faith to God-ward is spread abroad; so that we need not to speak any thing.
1Ts 1:9  For they themselves shew of us what manner of entering in we had unto you, and how ye turned to God from idols to serve the living and true God;
1Ts 1:10  And to wait for his Son from heaven, whom he raised from the dead, even Jesus, which delivered us from the wrath to come. 

 


 

1Ts 1:1  Pablo, Silvano y Timoteo a la Iglesia de los Tesalonicenses, en Dios Padre y en el Señor Jesucristo. A vosotros gracia y paz.
1Ts 1:2  En todo momento damos gracia a Dios por todos vosotros, recordándoos sin cesar en nuestras oraciones.
1Ts 1:3  Tenemos presente ante nuestro Dios y Padre la obra de vuestra fe, los trabajos de vuestra caridad, y la tenacidad de vuestra esperanza en Jesucristo nuestro Señor.
1Ts 1:4  Conocemos, hermanos queridos de Dios, vuestra elección;
1Ts 1:5  ya que os fue predicado nuestro Evangelio no sólo con palabras sino también con poder y con el Espíritu Santo, con plena persuasión. Sabéis cómo nos portamos entre vosotros en atención a vosotros.
1Ts 1:6  Por vuestra parte, os hicisteis imitadores nuestros y del Señor, abrazando la Palabra con gozo del Espíritu Santo en medio de muchas tribulaciones.
1Ts 1:7  De esta manera os habéis convertido en modelo para todos los creyentes de Macedonia y de Acaya.
1Ts 1:8  Partiendo de vosotros, en efecto, ha resonado la Palabra del Señor y vuestra fe en Dios se ha difundido no sólo en Macedonia y en Acaya, sino por todas partes, de manera que nada nos queda por decir.
1Ts 1:9  Ellos mismos cuentan de nosotros cuál fue nuestra entrada a vosotros, y cómo os convertisteis a Dios, tras haber abandonado los ídolos, para servir a Dios vivo y verdadero,
1Ts 1:10  y esperar así a su Hijo Jesús que ha de venir de los cielos, a quien resucitó de entre los muertos y que nos salva de la Cólera venidera.

 


 

1Ts 1:1  Pablo, Silvano y Timoteo saludan a la comunidad de los creyentes de la ciudad de Tesalónica, que están unidos a Dios el Padre y al Señor Jesucristo. Que Dios derrame su gracia y su paz sobre ustedes.
1Ts 1:2  Siempre damos gracias a Dios por todos ustedes, y los recordamos en nuestras oraciones.
1Ts 1:3  Continuamente recordamos qué activa ha sido su fe, qué servicial su amor, y qué fuerte en los sufrimientos su esperanza en nuestro Señor Jesucristo, delante de nuestro Dios y Padre.
1Ts 1:4  Hermanos amados por Dios, sabemos que él los ha escogido.
1Ts 1:5  Pues cuando nosotros les anunciamos el evangelio, no fue solamente con palabras, sino que lo hicimos también con demostraciones del poder de Dios y de la actividad del Espíritu Santo, y con una gran abundancia de gracias. Bien saben cómo nos portamos entre ustedes, buscando su propio bien.
1Ts 1:6  Ustedes, por su parte, siguieron nuestro ejemplo y el ejemplo del Señor, y recibieron el mensaje con la alegría que el Espíritu Santo les daba en medio de grandes sufrimientos. [1]
1Ts 1:7  De esta manera llegaron a ser un ejemplo para todos los creyentes en las regiones de Macedonia y Acaya.
1Ts 1:8  Partiendo de ustedes, el mensaje del Señor se ha extendido, no solo por Macedonia y Acaya, sino por todas partes, y se sabe de la fe que ustedes tienen en Dios, de manera que y a no es necesario que nosotros digamos nada.
1Ts 1:9  Al contrario, ellos mismos hablan de nuestra llegada a ustedes y de cómo ustedes abandonaron los ídolos y se volvieron al Dios vivo y verdadero para servirle
1Ts 1:10  y esperar que vuelva del cielo Jesús, el Hijo de Dios, al cual Dios resucitó. Jesús es quien nos salva del terrible castigo que viene.

 


 

1Ts 1:1  Pablo y Silvano y Timoteo a la congregación de los tesalonicenses en unión con Dios el Padre y [el] Señor Jesucristo: Que tengan ustedes bondad inmerecida y paz.
1Ts 1:2  Siempre damos gracias a Dios cuando hacemos mención respecto a todos ustedes en nuestras oraciones,
1Ts 1:3  porque incesantemente tenemos presentes su fiel obra y [su] amorosa labor y [su] aguante debido a [su] esperanza en nuestro Señor Jesucristo delante de nuestro Dios y Padre.
1Ts 1:4  Porque sabemos, hermanos amados por Dios, que él los escogió a ustedes,
1Ts 1:5  porque las buenas nuevas que predicamos no resultaron estar entre ustedes con habla solamente, sino también con poder y con espíritu santo y fuerte convicción, tal como ustedes saben qué clase de hombres llegamos a ser para con ustedes por su causa;
1Ts 1:6  y ustedes llegaron a ser imitadores de nosotros y del Señor, puesto que aceptaron la palabra bajo mucha tribulación con gozo de espíritu santo,
1Ts 1:7  de modo que llegaron a ser un ejemplo a todos los creyentes de Macedonia y de Acaya.
1Ts 1:8  La realidad es que no solo ha resonado desde ustedes la palabra de Jehová en Macedonia y en Acaya, sino que en todo lugar la fe de ustedes para con Dios se ha divulgado, de modo que no tenemos necesidad de decir nada.
1Ts 1:9  Porque ellos mismos siguen informando acerca de la manera como primero entramos entre ustedes y cómo ustedes se volvieron de [sus] ídolos a Dios para servir como esclavos a un Dios vivo y verdadero,
1Ts 1:10  y para esperar de los cielos a su Hijo, a quien él levantó de entre los muertos, a saber, a Jesús, que nos libra de la ira que viene.

 


 

1Ts 1:1  Queridos hermanos de la iglesia de Tesalónica: Nosotros, Pablo, Silvano y Timoteo, los saludamos a ustedes, que pertenecen a Dios Padre y al Señor Jesucristo. Deseamos de todo corazón que Dios los llene de su amor y les dé su paz.
1Ts 1:2  Siempre damos gracias a Dios nuestro Padre, y en nuestras oraciones le pedimos que los ayude. Sabemos bien que, en todo lo que hacen, ustedes demuestran su confianza en Dios y su amor por él. Y aun cuando sufren, se mantienen firmes, esperando la salvación que nuestro Señor Jesucristo les dará.
1Ts 1:4  Hermanos, Dios los ama, y nosotros sabemos que él los ha elegido para que sean parte de su pueblo.
1Ts 1:5  Cuando les anunciamos la buena noticia, no lo hicimos sólo con palabras. Al contrario, cuando estuvimos entre ustedes dejamos bien claro que tenemos el poder de Dios, y que el Espíritu Santo actúa por medio de nosotros, para el bien de ustedes.
1Ts 1:6  Ustedes siguieron nuestro ejemplo y el de nuestro Señor, y aunque sufrieron mucho, recibieron ese mensaje con la profunda alegría que da el Espíritu Santo.
1Ts 1:7  Por eso llegaron a ser un ejemplo para todos los seguidores de Jesucristo que viven en las regiones de Macedonia y Acaya.
1Ts 1:8  Ustedes han anunciado el mensaje de Jesucristo, no sólo en esas regiones sino en muchas otras partes. La gente de esos lugares ya sabe que ustedes confían mucho en Dios, y no hace falta que nosotros les digamos nada más.
1Ts 1:9  Porque todos hablan de lo bien que ustedes nos recibieron, y cuentan cómo ustedes dejaron de adorar ídolos para adorar y servir al Dios vivo y verdadero.
1Ts 1:10  Ellos saben que ustedes esperan que Jesucristo regrese del cielo. Dios hizo que él resucitara para salvarnos del castigo que él dará a los pecadores en el día del juicio.

 


 

1Ts 1:1  De: Shaúl, Sila y Timoteo. A: La Asamblea Mesiánica de Tesalónica,[1] unidos con Elohim el Padre y el Adón Yahshúa Ha Mashíaj: Misericordia a ustedes y Shalom.
1Ts 1:2  Nosotros siempre damos gracias a YAHWEH por ustedes, mencionándolos regularmente en nuestras oraciones,
1Ts 1:3  haciendo memoria ante YAHWEH nuestro Padre, lo que el Adón Yahshúa Ha Mashíaj ha hecho de ustedes; como la confianza de ustedes produce obras de amor, trabajo arduo; y su esperanza,[2] perseverancia.
1Ts 1:4  Nosotros sabemos, hermanos, que YAHWEH los ha amado y escogido a ustedes;
1Ts 1:5  que las Buenas Noticias que les llevamos no se convirtieron en ustedes en sólo un asunto de palabras, sino también uno de poder, del Ruaj HaKodesh[3] y convicción total; bien saben como vivimos por causa suya cuando estuvimos con ustedes.
1Ts 1:6  Ustedes, en verdad, se volvieron imitadores nuestros y del Adón; así que aunque estaban pasando por gran tribulación recibieron la palabra con gozo del Ruaj HaKodesh.
1Ts 1:7  De tal manera que llegaron a ser un modelo para todos los creyentes en Macedonia y Acaya,
1Ts 1:8  por el mensaje del Adón que fue dado por ustedes, no sólo en Macedonia y Acaya, sino también en todos los lugares la confianza de ustedes hacia YAHWEH fue conocida. El resultado es que no necesitamos decir nada,
1Ts 1:9  puesto que ellos mismos nos cuentan continuamente de la manera que nos dieron la bienvenida y como se volvieron de los ídolos a YAHWEH, para servir al Elohim verdadero, el que está vivo,
1Ts 1:10  y esperar a su Hijo Yahshúa, el que resucitó de los muertos, que se manifieste desde los cielos, y nos rescate de la inminente furia del juicio de YAHWEH.[4]

 


 

1Ts 1:1  "Estimados hermanos de la iglesia que está unida a Dios Padre y al Señor Jesucristo, en la ciudad de Tesalónica: Un cordial saludo de Pablo, Silvano y Timoteo. Que la paz y las bendiciones de Dios estén con ustedes."
1Ts 1:2  Cada vez que oramos los recordamos y le damos gracias a Dios por todos ustedes.
1Ts 1:3  "Agradecemos a Dios, nuestro Padre, porque su fe y su amor los ha animado y los inspira a trabajar. También damos gracias a Dios porque la esperanza que tienen en nuestro Señor Jesucristo los mantiene constantes."
1Ts 1:4  "Hermanos, Dios los ama, y sabemos que los ha escogido para que sean su pueblo."
1Ts 1:5  "Lo sabemos porque cuando les anunciamos las buenas noticias no lo hicimos sólo con palabras, sino con el poder y total convicción que nos da el Espíritu Santo. Además, viendo nuestra forma de ser, se convencieron de que hacíamos todo por su bien."
1Ts 1:6  "Cambiaron y se volvieron como nosotros, siguiendo el ejemplo del Señor. A pesar de que sufrieron mucho, aceptaron esas enseñanzas con la alegría que les dio el Espíritu Santo."
1Ts 1:7  "Ustedes se convirtieron en un ejemplo para todos los creyentes de Macedonia y Acaya, y"
1Ts 1:8  "han ayudado a extender las enseñanzas del Señor no sólo allí, sino en todas partes. Tanto se ha dado a conocer su fe que nosotros ya no necesitamos decir nada más."
1Ts 1:9  En todas partes la gente habla de la manera tan buena en que nos aceptaron cuando estuvimos allá con ustedes y cómo dejaron de adorar ídolos y cambiaron para servir al verdadero Dios viviente.
1Ts 1:10  "Ustedes comenzaron a esperar la llegada de su Hijo desde el cielo. Él es Jesús, a quien Dios resucitó y quien nos salva del castigo que el mundo va a recibir por su pecado."

 


 
  Conocen nuestro sitio 449002 visitantes (1672881 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!