Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W137
 


  BibliadeEstudioAdventista2 Timoteo 4.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de 2 Timoteo


 

2Ti 4:1  Conjuro a faz de Dios y de Jesucristo del que ha de juzgar vivientes y muertos, y por su aparición y su reino:
2Ti 4:2  predica la palabra; insiste a tiempo, a destiempo; convence, increpa; exhorta con toda longanimidad y doctrina.
2Ti 4:3  Pues habrá tiempo, cuando la santa doctrina no tolerarán; sino que, según los propios apetitos, se hacinarán maestros, picándoseles(a)  el oído;
2Ti 4:4  y ciertamente, de la verdad el oído apartarán; pero a las fábulas se convertirán.
2Ti 4:5  Mas tú vela en todo; soporta; obra haz de evangelista; tu ministerio completa.
2Ti 4:6  Que ya yo soy libado(b) , y el tiempo de mi disgregación está próximo. (Flp. 2,17)
2Ti 4:7  La bella lid he lidiado, la carrera consumado, la fe conservado.
2Ti 4:8  Por lo demás, guardada me está la de la justicia(c)  corona, que me dará en aquél día, el justo juez; y no sólo a mí, sino también a todos los que han amado su aparición(d) .
2Ti 4:9  Apresúrate a venir a mí presto.
2Ti 4:10  Que Demas me ha abandonado, amando el presente siglo, y ha partido a Tesalónica; Crescente, a Galacia; Tito, a Dalmacia;
2Ti 4:11  Lucas está sólo conmigo. A Marco tomando trae contigo; porque me es útil para ministerio.
2Ti 4:12  Y a Tíquico envié a éfeso.
2Ti 4:13  El capote que dejé en Tróade, cerca de Carpo, viniendo, trae, y los libros; sobre todo, los pergaminos.
2Ti 4:14  Alejandro, el herrero, muchos males me ha mostrado(e) ; le pagará el Señor, según sus obras;
2Ti 4:15  de quien también tú guárdate; pues muy mucho resistió a las palabras nuestras.
2Ti 4:16  En mi primera defensa(f)  nadie me acompañó; sino que todos me abandonaron; no se les impute.
2Ti 4:17  Pero el Señor me asistió y confortóme para que por mí la predicación fuese completada y oyesen todas las gentes; y librado fui de boca de león.
2Ti 4:18  Libraráme el Señor de toda obra mala, y salvará para su reino, el celestial; a quien la gloria por los siglos de los siglos, amén.
2Ti 4:19  Saluda a Prisca y áquilas y la de Onesíforo casa.
2Ti 4:20  Erasto quedó en Corinto; y a Trófimo dejé, en Mileto, enfermo.
2Ti 4:21  Apresúrate, para, antes del invierno, venir. Salúdate Eubulo, y Pudente, y Lino, y Claudia y los hermanos todos.
2Ti 4:22  El Señor Jesucristo con tu espíritu. La gracia con vosotros.

 


 

2Ti 4:1  Te conjuro delante de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a vivos y muertos, por su aparición y por su reino:
2Ti 4:2  Predica la palabra, insiste a tiempo y a destiempo, arguye, enseña, exhorta con toda longanimidad y doctrina;"
2Ti 4:3  pues vendrá un tiempo en que no sufrirán la sana doctrina, antes, deseosos de novedades, se rodearán de maestros conforme a sus pasiones,
2Ti 4:4  y apartarán los oídos de la verdad para volverlos a las fábulas.
2Ti 4:5  Pero tú vela en todo, soporta los trabajos, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio.
2Ti 4:6  Cuanto a mí, a punto estoy de derramarme en libación, siendo ya inminente el tiempo de mi partida.
2Ti 4:7  He combatido el buen combate, he terminado mi carrera, he guardado la fe.
2Ti 4:8  Ya me está preparada la corona de la justicia, que me otorgará aquel día el Señor, justo Juez, y no sólo a mí, sino a todos los que aman su venida.
2Ti 4:9  Date prisa a venir a mí,
2Ti 4:10  porque Demás me ha abandonado por amor de este siglo, y se marchó a Tesalónica; Crescente a Galacia y Tito a Dalmacia."
2Ti 4:11  Sólo Lucas está conmigo. A Marcos tómale y tráele contigo, que me es muy útil para el ministerio.
2Ti 4:12  A Tíquico lo mandé a Efeso.
2Ti 4:13  El capote que dejé en Tróade, en casa de Carpió, tráelo al venir, y asimismo los libros, sobre todo los pergaminos.
2Ti 4:14  Alejandro, el herrero, me ha hecho mucho mal. El Señor le dará la paga según sus obras.
2Ti 4:15  Tú guárdate de él, porque ha mostrado gran resistencia a nuestras palabras.
2Ti 4:16  En primera defensa nadie me asistió, antes me desampararon todos. No les sea tomado en cuenta.
2Ti 4:17  El Señor me asistió y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación y todas las naciones la oigan. Así fui librado de la boca del león.
2Ti 4:18  El Señor me librará de todo mal y me guardará para su reino celestial. A El sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.
2Ti 4:19  Saluda a Frisca y a Aquila y a la casa de Onesiforo.
2Ti 4:20  Erasto quedó en Corinto. A Trófimo le dejé enfermo en Mileto.
2Ti 4:21  Date prisa a venir antes del invierno. Te saludan Eubulo, Pudente, Lino, Claudia y todos los hermanos.
2Ti 4:22  El Señor sea con tu espíritu. La gracia sea con vosotros.

 


 

2Ti 4:1  Cuando Jesucristo venga como Rey, juzgará a todos, tanto a los que estén vivos como a los que estén muertos. Por eso pongo a Dios y a Jesucristo por testigos de lo que te ordeno.
2Ti 4:2  Tú anuncia el mensaje de Dios en todo momento. Anúncialo, aunque ese momento no parezca ser el mejor. Muéstrale a la gente sus errores, corrígela y anímala; instrúyela con mucha paciencia.
2Ti 4:3  Porque llegará el día en que la gente no querrá escuchar la buena enseñanza. Al contrario, querrá oír enseñanzas diferentes. Por eso buscará maestros que le digan lo que quiere oír.
2Ti 4:4  La gente no escuchará la verdadera enseñanza, sino que prestará atención a toda clase de cuentos.
2Ti 4:5  Pero tú, Timoteo, mantén la calma en todo momento, soporta los sufrimientos y anuncia siempre la buena noticia. Haz bien tu trabajo.
2Ti 4:6  Ya falta poco para que yo muera, y mi muerte será mi ofrenda a Dios.
2Ti 4:7  He luchado por obedecer a Dios en todo, y lo he logrado; he llegado a la meta, y en ningún momento he dejado de confiar en Dios.
2Ti 4:8  Sé que Dios es un juez justo y que, cuando juzgue a todos, me dará una corona como premio a mi obediencia. Y no sólo a mí me la dará, sino también a todos los que esperan con ansias su regreso.
2Ti 4:9  Haz todo lo posible por venir a verme pronto.
2Ti 4:10  Demas me ha abandonado y se ha ido a la ciudad de Tesalónica, pues ama demasiado las cosas de este mundo. Crescente se fue a la región de Galacia, y Tito a la de Dalmacia.
2Ti 4:11  El único que está conmigo es Lucas. Marcos puede ayudarme mucho en mi trabajo, así que búscalo y tráelo contigo cuando vengas.
2Ti 4:12  A Tíquico lo envié a la ciudad de Éfeso.
2Ti 4:13  Cuando vengas, tráeme el abrigo que dejé en la ciudad de Tróade, en casa de Carpo. Trae también los libros, especialmente los pergaminos.
2Ti 4:14  Cuídate de Alejandro, el herrero, pues me ha hecho mucho daño y está en contra de lo que enseñamos. Pero yo sé que el Señor Jesucristo habrá de castigarlo.
2Ti 4:16  La primera vez que tuve que presentar mi defensa ante las autoridades de Roma, nadie me ayudó. ¡Todos me abandonaron! Le pido a Dios que no los castigue por eso.
2Ti 4:17  Pero el Señor Jesucristo sí me ayudó, y me dio valor para anunciar su mensaje a gente de otros países. Así Dios me salvó de la muerte, como si me hubiera rescatado de la boca de un león hambriento.
2Ti 4:18  Yo sé que Dios siempre me cuidará y me protegerá de todo mal, hasta que me lleve a su reino celestial. ¡Él merece que lo alabemos por siempre! Amén.
2Ti 4:19  Dale mis saludos a Priscila y a Áquila, y a toda la familia de Onesíforo.
2Ti 4:20  Erasto se quedó en la ciudad de Corinto, y a Trófimo lo dejé en la ciudad de Mileto porque estaba enfermo.
2Ti 4:21  Haz todo lo posible por venir antes de que llegue el invierno. Te envían sus saludos Eubulo, Pudente, Lino y Claudia, y todos los hermanos de la iglesia.
2Ti 4:22  Que el Señor Jesucristo te bendiga. Que el amor de Dios los acompañe siempre. 

 


 

2Ti 4:1  predica la palabra de Dios con toda fuerza y valentía, insiste con ocasión y sin ella, reprende, ruega, exhorta con toda paciencia y doctrina.
2Ti 4:2  Porque vendrá tiempo en que los hombres no podrán sufrir la sana doctrina, sino que, teniendo una comezón extremada de oír doctrinas que lisonjeen sus pasiones, recurrirán a un montón de doctores propios para satisfacer sus desordenados deseos,
2Ti 4:3  y cerrarán sus oídos a la verdad, y los aplicarán a las fábulas.
2Ti 4:4  Tú entretanto vigila en todas las cosas de tu ministerio, soporta las aflicciones, desempeña el oficio de evangelista, cumple todos los cargos de tu ministerio. Vive con templanza.
2Ti 4:5  Que yo ya estoy a punto de ser inmolado, y se acerca el tiempo de mi muerte.
2Ti 4:6  He combatido con valor, he concluido la carrera, he guardado la fe.
2Ti 4:7  Nada me resta sino aguardar la corona de justicia que me está reservada, y que me dará el Señor en aquel día como justo juez, y no sólo a mí, sino también a los que llenos de fe desean su venida. Date prisa en venir pronto a mí.
2Ti 4:8  Porque Demas me ha desamparado por el amor de este siglo, y se ha ido a Tesalónica;
2Ti 4:9  Crescente partió para Galacia, Tito para Dalmacia.
2Ti 4:10  Sólo Lucas está conmigo. Toma a Marcos, y tráele contigo; porque me es del caso para el ministerio evangélico.
2Ti 4:11  A Tíquico le he enviado a Efeso.
2Ti 4:12  Cuando vengas, tráete contigo la capa o capote que dejé en Tróade en casa de Carpo, y los libros, sobre todo los pergaminos o papeles.
2Ti 4:13  Alejandro, el calderero me ha hecho mucho mal; el Señor le dará el pago conforme a sus obras.
2Ti 4:14  Guárdate tú también de él, porque se ha opuesto sobremanera a nuestra doctrina.
2Ti 4:15  En mi primera defensa, nadie me asistió, antes todos me desampararon, ruego a Dios se lo perdone.
2Ti 4:16  Mas el Señor me asistió y alentó, para que yo acabase de predicar, y me oyesen todas las naciones; y fui librado de la boca o garras del león.
2Ti 4:17  El Señor me librará de todo pecado, y me conducirá a su reino celestial, a él sea dada la gloria por los siglos de los siglos. Amén.
2Ti 4:18  Saluda a Prisca, y a Aquilas, y a la familia de Onesíforo.
2Ti 4:19  Erasto se quedó en Corinto. Y a Trófimo le dejé enfermo en Mileto.
2Ti 4:20  Apresúrate a venir antes del invierno. Te saludan Eubulo, y Pudente, y Lino, y Claudia, y los hermanos todos de esta ciudad.
2Ti 4:21  El Señor Jesucristo sea con tu espíritu. La gracia permanezca con vosotros. Amén.
2Ti 4:22  Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo para instruir a los escogidos de Dios en la fe y en el conocimiento de la verdad que es según la piedad, 

 


 

2Ti 4:1 

Predica la palabra
  Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino,
2Ti 4:2  que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.
2Ti 4:3  Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias,
2Ti 4:4  y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.
2Ti 4:5  Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio.
2Ti 4:6  Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano.
2Ti 4:7  He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.
2Ti 4:8  Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

Instrucciones personales
 
2Ti 4:9  Procura venir pronto a verme,
2Ti 4:10  porque Demas(A) me ha desamparado, amando este mundo, y se ha ido a Tesalónica. Crescente fue a Galacia, y Tito(B) a Dalmacia.
2Ti 4:11  Sólo Lucas(C) está conmigo. Toma a Marcos(D) y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio.
2Ti 4:12  A Tíquico(E) lo envié a Efeso.
2Ti 4:13  Trae, cuando vengas, el capote que dejé en Troas(F) en casa de Carpo, y los libros, mayormente los pergaminos.
2Ti 4:14  Alejandro(G) el calderero me ha causado muchos males; el Señor le pague conforme a sus hechos.
2Ti 4:15  Guárdate tú también de él, pues en gran manera se ha opuesto a nuestras palabras.
2Ti 4:16  En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta.
2Ti 4:17  Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león.
2Ti 4:18  Y el Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. A él sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Saludos y bendición final
 
2Ti 4:19  Saluda a Prisca y a Aquila,(H) y a la casa de Onesíforo.(I)
2Ti 4:20  Erasto(J) se quedó en Corinto, y a Trófimo(K) dejé en Mileto enfermo.
2Ti 4:21  Procura venir antes del invierno. Eubulo te saluda, y Pudente, Lino, Claudia y todos los hermanos.
2Ti 4:22  El Señor Jesucristo esté con tu espíritu. La gracia sea con vosotros. Amén.

 


 

2Ti 4:1  Requiero yo, pues, delante de Dios, y del Señor Jesús, el Cristo, que ha de juzgar a los vivos y los muertos en su manifestación y en su Reino.
2Ti 4:2  Que prediques la Palabra; que apresures a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende duramente ; exhorta con toda paciencia y doctrina.
2Ti 4:3  Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina; antes, teniendo las orejas sarnosas, se amontonarán maestros que les hablan conforme a sus concupiscencias,
2Ti 4:4  y así apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.
2Ti 4:5  Tú por tanto vela en todo, trabaja, haz la obra del evangelista, cumple tu ministerio,
2Ti 4:6  porque a mí ya me sacrifican, y el tiempo de mi desatamiento está cercano.
2Ti 4:7  He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.
2Ti 4:8  Desde ahora, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que desean su venida.
2Ti 4:9  Procura venir pronto a mí,
2Ti 4:10  porque Demas me ha desamparado, amando este siglo, y se ha ido a Tesalónica; Crescente a Galacia, Tito a Dalmacia.
2Ti 4:11  Lucas sólo está conmigo. Toma a Marcos, y traéle contigo; porque me es útil para el ministerio.
2Ti 4:12  A Tíquico envié a Efeso.
2Ti 4:13  Trae, cuando vinieres, el capote que dejé en Troas en casa de Carpo; y los libros, mayormente los pergaminos.
2Ti 4:14  Alejandro el calderero me ha causado muchos males: Dios le pague conforme a sus hechos.
2Ti 4:15  Guárdate tú también de él; que en grande manera ha resistido a nuestras palabras.
2Ti 4:16  En mi primera defensa ninguno me ayudó, antes me desampararon todos; no les sea imputado.
2Ti 4:17  Mas el Señor me ayudó, y me esforzó para que por mí fuese cumplida la predicación, y todos los gentiles oyesen; y fui librado de la boca del león.
2Ti 4:18  Y el Señor me librará de toda obra mala, y me salvará para su Reino celestial, al cual sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.
2Ti 4:19  Saluda a Prisca y a Aquila, y a la casa de Onesíforo.
2Ti 4:20  Erasto se quedó en Corinto; y a Trófimo dejé enfermo en Mileto.
2Ti 4:21  Procura venir antes del invierno. Eubulo te saluda, y Pudente, y Lino, y Claudia, y todos los hermanos.
2Ti 4:22  El Señor Jesús, el Cristo, sea con tu espíritu. La Gracia sea con vosotros. Amén. 

 


 

2Ti 4:1  I charge thee therefore before God, and the Lord Jesus Christ, who shall judge the quick and the dead at his appearing and his kingdom;
2Ti 4:2  Preach the word; be instant in season, out of season; reprove, rebuke, exhort with all longsuffering and doctrine.
2Ti 4:3  For the time will come when they will not endure sound doctrine; but after their own lusts shall they heap to themselves teachers, having itching ears;
2Ti 4:4  And they shall turn away their ears from the truth, and shall be turned unto fables.
2Ti 4:5  But watch thou in all things, endure afflictions, do the work of an evangelist, make full proof of thy ministry.
2Ti 4:6  For I am now ready to be offered, and the time of my departure is at hand.
2Ti 4:7  I have fought a good fight, I have finished my course, I have kept the faith:
2Ti 4:8  Henceforth there is laid up for me a crown of righteousness, which the Lord, the righteous judge, shall give me at that day: and not to me only, but unto all them also that love his appearing.
2Ti 4:9  Do thy diligence to come shortly unto me:
2Ti 4:10  For Demas hath forsaken me, having loved this present world, and is departed unto Thessalonica; Crescens to Galatia, Titus unto Dalmatia.
2Ti 4:11  Only Luke is with me. Take Mark, and bring him with thee: for he is profitable to me for the ministry.
2Ti 4:12  And Tychicus have I sent to Ephesus.
2Ti 4:13  The cloke that I left at Troas with Carpus, when thou comest, bring with thee, and the books, but especially the parchments.
2Ti 4:14  Alexander the coppersmith did me much evil: the Lord reward him according to his works:
2Ti 4:15  Of whom be thou ware also; for he hath greatly withstood our words.
2Ti 4:16  At my first answer no man stood with me, but all men forsook me: I pray God that it may not be laid to their charge.
2Ti 4:17  Notwithstanding the Lord stood with me, and strengthened me; that by me the preaching might be fully known, and that all the Gentiles might hear: and I was delivered out of the mouth of the lion.
2Ti 4:18  And the Lord shall deliver me from every evil work, and will preserve me unto his heavenly kingdom: to whom be glory for ever and ever. Amen.
2Ti 4:19  Salute Prisca and Aquila, and the household of Onesiphorus.
2Ti 4:20  Erastus abode at Corinth: but Trophimus have I left at Miletum sick.
2Ti 4:21  Do thy diligence to come before winter. Eubulus greeteth thee, and Pudens, and Linus, and Claudia, and all the brethren.
2Ti 4:22  The Lord Jesus Christ be with thy spirit. Grace be with you. Amen. The second epistle unto Timotheus, ordained the first bishop of the church of the Ephesians, was written from Rome, when Paul was brought before Nero the second time. 

 


 

2Ti 4:1  Te conjuro en presencia de Dios y de Cristo Jesús que ha de venir a juzgar a vivos y muertos, por su Manifestación y por su Reino:
2Ti 4:2  Proclama la Palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, amenaza, exhorta con toda paciencia y doctrina.
2Ti 4:3  Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la doctrina sana, sino que, arrastrados por su propias pasiones, se harán con un montón de maestros por el prurito de oír novedades;
2Ti 4:4  apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a las fábulas.
2Ti 4:5  Tú, en cambio, pórtate en todo con prudencia, soporta los sufrimientos, realiza la función de evangelizador, desempeña a la perfección tu ministerio.
2Ti 4:6  Porque yo estoy a punto de ser derramado en libación y el momento de mi partida es inminente.
2Ti 4:7  He competido en la noble competición, he llegado a la meta en la carrera, he conservado la fe.
2Ti 4:8  Y desde ahora me aguarda la corona de la justicia que aquel Día me entregará el Señor, el justo Juez; y no solamente a mí, sino también a todos los que hayan esperado con amor su Manifestación.
2Ti 4:9  Apresúrate a venir a mí cuanto antes,
2Ti 4:10  porque me ha abandonado Demás por amor a este mundo y se ha marchado a Tesalónica; Crescente, a Galacia; Tito, a Dalmacia.
2Ti 4:11  El único que está conmigo es Lucas. Toma a Marcos y tráele contigo, pues me es muy útil para el ministerio.
2Ti 4:12  A Tíquico le he mandado a Éfeso.
2Ti 4:13  Cuando vengas, tráeme el abrigo que me dejé en Tróada, en casa de Carpo, y los libros, en especial los pergaminos.
2Ti 4:14  Alejandro, el herrero, me ha hecho mucho mal. = El Señor le retribuirá según sus obras. =
2Ti 4:15  Tú también guárdate de él, pues se ha opuesto tenazmente a nuestra predicación.
2Ti 4:16  En mi primera defensa nadie me asistió, antes bien todos me desampararon. Que no se les tome en cuenta.
2Ti 4:17  Pero el Señor me asistió y me dio fuerzas para que, por mi medio, se proclamara plenamente el mensaje y lo oyeran todos los gentiles. Y fui = librado de la boca del león. =
2Ti 4:18  El Señor me librará de toda obra mala y me salvará guardándome para su Reino celestial. A él la gloria por los siglos de los siglos. Amén.
2Ti 4:19  Saluda a Prisca y Aquila y a la familia de Onesíforo.
2Ti 4:20  Erasto se quedó en Corinto; a Trófimo le dejé enfermo en Mileto.
2Ti 4:21  Date prisa en venir antes del invierno. Te saludan Eubulo, Pudente, Lino, Claudia y todos los hermanos.
2Ti 4:22  El Señor sea con tu espíritu. La gracia sea con vosotros.

 


 

2Ti 4:1  delante de Dios y de Cristo Jesús, que vendrá glorioso como Rey a juzgar a los vivos y a los muertos, te encargo mucho
2Ti 4:2  que prediques el mensaje, y que insistas cuando sea oportuno y aun cuando no lo sea. Convence, reprende y anima, enseñando con toda paciencia.
2Ti 4:3  Porque va a llegar el tiempo en que la gente no soportará la sana enseñanza; más bien, según sus propios caprichos, se buscarán un montón de maestros que solo les enseñen lo que ellos quieran oír.
2Ti 4:4  Darán la espalda a la verdad y harán caso a toda clase de cuentos.
2Ti 4:5  Pero tú conserva siempre el buen juicio, soporta los sufrimientos, dedícate a anunciar el evangelio, cumple bien con tu trabajo.
2Ti 4:6  yo y a estoy para ser ofrecido en sacrificio; y a se acerca la hora de mi muerte.
2Ti 4:7  He peleado la buena batalla, he llegado al término de la carrera, me he mantenido fiel.
2Ti 4:8  Ahora me espera la corona merecida que el Señor, el Juez justo, me dará en aquel día. Y no me la dará solamente a mí, sino también a todos los que con amor esperan su venida gloriosa.
2Ti 4:9  Haz lo posible por venir pronto a verme;
2Ti 4:10  pues Demas, que amaba más las cosas de esta vida, me ha abandonado y se ha ido a Tesalónica. Crescente se ha ido a la región de Galacia, y Tito a la de Dalmacia.
2Ti 4:11  Solamente Lucas está conmigo. Busca a Marcos y tráelo contigo, porque puede ser una ayuda para mí en el trabajo.
2Ti 4:12  A Tíquico lo mandé a Éfeso.
2Ti 4:13  Cuando vengas, tráeme la capa que dejé en Tróade, en casa de Carpo; también los libros, y especialmente los pergaminos.
2Ti 4:14  Alejandro el herrero se ha portado muy mal conmigo; el Señor le pagará conforme a lo que ha hecho.
2Ti 4:15  Cuídate tú también de él, porque se ha puesto muy en contra de nuestro mensaje.
2Ti 4:16  En mi primera defensa ante las autoridades, nadie me ayudó; todos me abandonaron. Espero que Dios no se lo tome en cuenta.
2Ti 4:17  Pero el Señor sí me ayudó y me dio fuerzas, de modo que pude llevar a cabo la predicación del mensaje de salvación y hacer que lo oyeran todos los paganos. Así el Señor me libró de la boca del león,
2Ti 4:18  y me librará de todo mal, y me salvará llevándome a su reino celestial. ¡Gloria a él para siempre! Amén.
2Ti 4:19  Saludos a Prisca y a Áquila, y a la familia de Onesíforo.
2Ti 4:20  Erasto se quedó en Corinto, y a Trófimo lo dejé enfermo en Mileto.
2Ti 4:21  Procura venir antes del invierno. Te mandan saludos Eubulo, Pudente, Lino, Claudia y todos los hermanos.
2Ti 4:22  Que el Señor Jesucristo esté contigo, y que Dios derrame su gracia sobre todos ustedes. 

 


 

2Ti 4:1  Solemnemente te encargo delante de Dios y de Cristo Jesús, que está destinado a juzgar a los vivos y a los muertos, y por su manifestación y su reino:
2Ti 4:2  predica la palabra, ocúpate en ello urgentemente en tiempo favorable, en tiempo dificultoso; censura, corrige, exhorta, con toda gran paciencia y [arte de] enseñar.
2Ti 4:3  Porque habrá un período en que no soportarán la enseñanza saludable, sino que, de acuerdo con sus propios deseos, acumularán para sí mismos maestros para que les regalen los oídos;
2Ti 4:4  y apartarán sus oídos de la verdad, puesto que serán desviados a cuentos falsos.
2Ti 4:5  Tú, sin embargo, mantén tu juicio en todas las cosas, sufre el mal, haz [la] obra de evangelizador, efectúa tu ministerio plenamente.
2Ti 4:6  Porque ya estoy siendo derramado como libación, y el debido tiempo de mi liberación es inminente.
2Ti 4:7  He peleado la excelente pelea, he corrido la carrera hasta terminarla, he observado la fe.
2Ti 4:8  De este tiempo en adelante me está reservada la corona de la justicia, que el Señor, el justo juez, me dará como galardón en aquel día; sin embargo, no solo a mí, sino también a todos los que han amado su manifestación.
2Ti 4:9  Haz lo sumo posible por venir a mí dentro de poco.
2Ti 4:10  Pues Demas me ha abandonado porque ha amado el presente sistema de cosas, y se ha ido a Tesalónica; Crescente, a Galacia; Tito, a Dalmacia.
2Ti 4:11  Solo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráelo contigo, porque me es útil para ministrar.
2Ti 4:12  Pero a Tíquico lo he enviado a Éfeso.
2Ti 4:13  Cuando vengas, trae la capa que dejé en Troas con Carpo, y los rollos, especialmente los pergaminos.
2Ti 4:14  Alejandro el calderero en cobre me hizo muchos males —Jehová se lo pagará conforme a sus hechos—,
2Ti 4:15  y tú también guárdate de él, porque opuso resistencia a nuestras palabras a grado excesivo.
2Ti 4:16  En mi primera defensa nadie vino a mi lado, sino que todos procedieron a abandonarme —que no se les ponga en su cuenta—;
2Ti 4:17  pero el Señor estuvo cerca de mí y me infundió poder, para que por medio de mí la predicación se efectuara plenamente y todas las naciones la oyeran; y fui librado de la boca del león.
2Ti 4:18  El Señor me librará de toda obra inicua y [me] salvará para su reino celestial. A él sea la gloria para siempre jamás. Amén.
2Ti 4:19  Da mis saludos a Prisca y a Áquila y a la casa de Onesíforo.
2Ti 4:20  Erasto se quedó en Corinto, pero a Trófimo lo dejé enfermo en Mileto.
2Ti 4:21  Haz lo sumo posible por llegar antes del invierno.  Eubulo te envía sus saludos, y [lo mismo] Pudente y Lino y Claudia y todos los hermanos.
2Ti 4:22  El Señor [esté] con el espíritu que [manifiestas]. Su bondad inmerecida [esté] con ustedes.

 


 

2Ti 4:1  Cuando Jesucristo venga como Rey, juzgará a todos, tanto a los que estén vivos como a los que estén muertos. Por eso pongo a Dios y a Jesucristo por testigos de lo que te ordeno.
2Ti 4:2  Tú anuncia el mensaje de Dios en todo momento. Anúncialo, aunque ese momento no parezca ser el mejor. Muéstrale a la gente sus errores, corrígela y anímala; instrúyela con mucha paciencia.
2Ti 4:3  Porque llegará el día en que la gente no querrá escuchar la buena enseñanza. Al contrario, querrá oír enseñanzas diferentes. Por eso buscará maestros que le digan lo que quiere oír.
2Ti 4:4  La gente no escuchará la verdadera enseñanza, sino que prestará atención a toda clase de cuentos.
2Ti 4:5  Pero tú, Timoteo, mantén la calma en todo momento, soporta los sufrimientos y anuncia siempre la buena noticia. Haz bien tu trabajo.
2Ti 4:6  Ya falta poco para que yo muera, y mi muerte será mi ofrenda a Dios.
2Ti 4:7  He luchado por obedecer a Dios en todo, y lo he logrado; he llegado a la meta, y en ningún momento he dejado de confiar en Dios.
2Ti 4:8  Sé que Dios es un juez justo y que, cuando juzgue a todos, me dará una corona como premio a mi obediencia. Y no sólo a mí me la dará, sino también a todos los que esperan con ansias su regreso.
2Ti 4:9  Haz todo lo posible por venir a verme pronto.
2Ti 4:10  Demas me ha abandonado y se ha ido a la ciudad de Tesalónica, pues ama demasiado las cosas de este mundo. Crescente se fue a la región de Galacia, y Tito a la de Dalmacia.
2Ti 4:11  El único que está conmigo es Lucas. Marcos puede ayudarme mucho en mi trabajo, así que búscalo y tráelo contigo cuando vengas.
2Ti 4:12  A Tíquico lo envié a la ciudad de Éfeso.
2Ti 4:13  Cuando vengas, tráeme el abrigo que dejé en la ciudad de Tróade, en casa de Carpo. Trae también los libros, especialmente los pergaminos.
2Ti 4:14  Cuídate de Alejandro, el herrero, pues me ha hecho mucho daño y está en contra de lo que enseñamos. Pero yo sé que el Señor Jesucristo habrá de castigarlo.
2Ti 4:16  La primera vez que tuve que presentar mi defensa ante las autoridades de Roma, nadie me ayudó. ¡Todos me abandonaron! Le pido a Dios que no los castigue por eso.
2Ti 4:17  Pero el Señor Jesucristo sí me ayudó, y me dio valor para anunciar su mensaje a gente de otros países. Así Dios me salvó de la muerte, como si me hubiera rescatado de la boca de un león hambriento.
2Ti 4:18  Yo sé que Dios siempre me cuidará y me protegerá de todo mal, hasta que me lleve a su reino celestial. ¡Él merece que lo alabemos por siempre! Amén.
2Ti 4:19  Dale mis saludos a Priscila y a Áquila, y a toda la familia de Onesíforo.
2Ti 4:20  Erasto se quedó en la ciudad de Corinto, y a Trófimo lo dejé en la ciudad de Mileto porque estaba enfermo.
2Ti 4:21  Haz todo lo posible por venir antes de que llegue el invierno. Te envían sus saludos Eubulo, Pudente, Lino y Claudia, y todos los hermanos de la iglesia.
2Ti 4:22  Que el Señor Jesucristo te bendiga. Que el amor de Dios los acompañe siempre.

 


 

2Ti 4:1  Te encargo solemnemente ante YAHWEH y el Mashíaj Yahshúa, quien cuando se manifieste y establezca su Reino juzgará a vivos y muertos:
2Ti 4:2  ¡Proclama la Palabra! Tenla a mano, tanto si el momento es propicio o no. Convence, censura y exhorta con enseñanza y paciencia inagotable.
2Ti 4:3  Pues el tiempo está cerca cuando la gente no tendrá paciencia para enseñanza sólida, sino que abastecerán sus pasiones y reunirán para sí mismos alrededor de ellos maestros que enseñen lo que sus oídos tengan comezón para oír.[20]
2Ti 4:4  Se apartarán de oír la verdad y se volverán a un lado para oír fábulas.
2Ti 4:5  Pero tú, mantente firme en toda situación, soporta los sufrimientos, haz el trabajo que un proclamador de las Buenas Noticias debe hacer, y haz todo lo que tu servicio a YAHWEH requiera.
2Ti 4:6  Pues, en cuanto a mí, ya estoy siendo derramado en el altar; sí, la hora de mi partida ha llegado.
2Ti 4:7  He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he mantenido la fe.
2Ti 4:8  Todo lo que me espera es la corona de la justificación que el Adón, "El Juez Justo," me concederá en aquel Día; y no solo a mí, sino a todos los que han estado anhelando que El se manifieste.
2Ti 4:9  Haz lo mejor que puedas para venir a verme pronto.
2Ti 4:10  Porque Demas, que ha caído enamorado con este mundo, me ha abando nado, y se ha ido a Tesalónica; Crescente ha ido a Galacia; Tito ha ido a Dalmacia.
2Ti 4:11  Sólo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es muy útil para mi trabajo.
2Ti 4:12  A Tíquico he mandado a Efeso.
2Ti 4:13  Cuando vengan, trae el saco que dejé con Carpo en Troas, también los rollos y especialmente los pergaminos.
2Ti 4:14  Alejandro el orfebre me ha hecho mucho daño, el Adón le pagará de acuerdo a sus actos;[Sal 28:4, Pr 24:1]
2Ti 4:15  y tú te debes cuidar de él, porque amargamente se opone a todo lo que he mos dicho.
2Ti 4:16  La primera vez que tuve que presentar mi defensa nadie estuvo conmigo, todos me abandonaron, que no sea tomado en cuenta en contra de ellos.
2Ti 4:17  Pero el Adón estuvo a mi lado, y me dio poder para proclamar el mensaje completo, para que todos los Goyim lo oyeran y fui rescatado de la boca del león. [Sal 22:21; Da 6:21, 23]
2Ti 4:18  El Adón me rescatará de todo ataque malévolo y me llevará sano y salvo a su Reino Celestial. A El la Gloria por siempre y para siempre. Amein.
2Ti 4:19  Saluda a Priscila y Aquila y a la casa de Onésiforo.
2Ti 4:20  Erasto se ha quedado en Corinto y Trófimo lo dejé enfermo en Mileto.
2Ti 4:21  Haz lo mejor que puedas para venir antes del invierno. Eubulo te manda saludos y también Pudente, Lino, Claudia y todos los hermanos.
2Ti 4:22  El Adón esté con tu ruaj. Misericordia sea contigo.

 


 

2Ti 4:1  "Cuando Jesucristo regrese como rey, juzgará a los vivos y a los muertos. Así que ante Dios y Jesucristo te ordeno"
2Ti 4:2  "que anuncies el mensaje y que estés siempre listo para enseñar. Muéstrales lo malo que han hecho, corrígelos cuando se equivoquen y anímalos; enseña siempre con paciencia."
2Ti 4:3  Porque llegarán tiempos en que la gente no querrá escuchar la verdadera enseñanza que conduce a una vida recta y sólo buscarán rodearse de maestros que los complazcan diciendo lo que quieren escuchar.
2Ti 4:4  La gente dejará de escuchar la verdad y comenzará a dejarse guiar por historias falsas.
2Ti 4:5  "Pero no pierdas la calma, soporta los sufrimientos y dedícate a contar las buenas noticias y a cumplir los deberes de un siervo de Dios."
2Ti 4:6  Ya se acerca el momento de mi muerte. Mi vida es derramada como un sacrificio a Dios.
2Ti 4:7  "Me fue bien en la competencia: he peleado bien, he terminado la carrera y no he perdido la fe."
2Ti 4:8  "Ahora me espera una corona que recibiré por agradar a Dios. El Señor, juez justo, me la dará ese día, y también a todos los que esperan con anhelo su llegada."
2Ti 4:9  Ven tan pronto como puedas.
2Ti 4:10  Demas me abandonó porque amaba las cosas de este mundo y se fue a Tesalónica. Crescente se fue a Galacia y Tito a Dalmacia.
2Ti 4:11  "Sólo Lucas está conmigo, así que busca a Marcos y tráelo cuando vengas. Él me será útil en el trabajo aquí."
2Ti 4:12  A Tíquico lo envié a Éfeso.
2Ti 4:13  "Cuando vengas, por favor tráeme la capa que dejé en la casa de Carpo, en Troas. También tráeme mis libros, especialmente los escritos en pergamino."
2Ti 4:14  "Alejandro, el herrero, me trató muy mal. El Señor lo castigará por lo que hizo."
2Ti 4:15  Tú también cuídate de él porque se opuso a nuestra enseñanza.
2Ti 4:16  "En mi primera defensa nadie me ayudó, todos me abandonaron. Que Dios no tome eso en contra de ellos."
2Ti 4:17  "Pero el Señor estuvo conmigo y me dio fuerzas para aprovechar al máximo la oportunidad de anunciar el mensaje para que todos los que no son judíos pudieran oír, y así me rescató de la boca del león."
2Ti 4:18  El Señor me salvará cuando alguien quiera atacarme y me llevará a su reino en el cielo. ¡Al Señor sea el honor por toda la eternidad! Así sea.
2Ti 4:19  "Saludos a Prisca y Aquila, y a la familia de Onesíforo."
2Ti 4:20  Erasto se quedó en Corinto y a Trófimo lo deje enfermo en Mileto.
2Ti 4:21  "Haz todo lo posible por venir antes del invierno. Saludos de Eubulo, Pudente, Lino, Claudia y de todos los hermanos en Cristo."
2Ti 4:22  Que el Señor esté contigo. Que Dios los bendiga en abundancia.

 


 
  Conocen nuestro sitio 449002 visitantes (1672903 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!