Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W135
 


  BibliadeEstudioAdventista2 Timoteo 2.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de 2 Timoteo


 

2Ti 2:1  Tú, pues, hijo mío, confórtate en la gracia la en Cristo Jesús;
2Ti 2:2  y lo que has oído de mí, por muchos testigos, esto encomienda a fieles hombres, los que idóneos han de ser para también a otros enseñar.
2Ti 2:3  Soporta, como bello soldado de Cristo Jesús.
2Ti 2:4  Nadie, militando, implícase en los de la vida negocios; para al reclutador, agradar.
2Ti 2:5  Y, si también luchare alguien, no es coronado, si no legítimamente luchare.
2Ti 2:6  El labrador agrícola debe primero(a)  de los frutos participar.
2Ti 2:7  Entiende lo que digo(b) , pues te dará el Señor entendimiento en todo.
2Ti 2:8  Recuerda a Jesucristo resucitado de muertos, de simiente de David(c) ; según mi Evangelio;
2Ti 2:9  en que soporto, hasta cadenas, como malhechor; empero la palabra de Dios no está encadenada.
2Ti 2:10  Por esto, todo sufro por los elegidos, para que también ellos salud consigan: la en Cristo Jesús con gloria eterna.
2Ti 2:11  Fiel la palabra: pues si hemos conmuerto, también conviviremos;
2Ti 2:12  si sufrimos, también conreinaremos; si negáremos, aquél también nos negará;
2Ti 2:13  si descreemos, aquél fiel permanece; pues negar a sí mismo no puede.
2Ti 2:14  Estas cosas recuerda, conjurando a faz del Señor. (1 Tim. 1,4) No alterques; cosa para nada proficua; para(d)  subversión de las gentes.
2Ti 2:15  Afánate para a ti mismo probado presentarte a Dios: obrero inavergonzable, recta cortando la palabra(e)  de la verdad.
2Ti 2:16  Y los profanos vaniloquios esquiva; pues mucho ayudarán a la impiedad;
2Ti 2:17  y la palabra de ellos como gangrena, pábulo tendrá(f) ; de los que es Himeneo y Fileto;
2Ti 2:18  los cuales acerca de la verdad han desacertado, diciendo que la resurrección ya ha sido(g) ; y subvierten de algunos la fe.
2Ti 2:19  Empero, el firme fundamento de Dios mantiénese, teniendo este sello: Ha conocido el Señor a los que son suyos; y: «Apártese de iniquidad todo el que nombra el nombre de Señor».
2Ti 2:20  Pero, en grande casa, no hay sólo vasos áureos y argénteos, sino también lígneos y lúteos, y unos para honra, otros para deshonra.
2Ti 2:21  Si alguien, pues, se depurare de estas cosas, será vaso para honra, santificado y útil al dueño, para toda obra buena dispuesto.
2Ti 2:22  Y los juveniles apetitos huye, y corre en pos de justicia, fe, caridad, paz con los que aman al Señor, de puro corazón.
2Ti 2:23  Pero las necias e indisciplinadas cuestiones evita, sabiendo que engendran riñas.
2Ti 2:24  Y el siervo de Señor no debe reñir, sino suave ser para con todos, docente, paciente,
2Ti 2:25  en mansedumbre amaestrando a los contradictores; por si les dé Dios arrepentimiento para a conocimiento de verdad venir,
2Ti 2:26  y vuelvan en sí del lazo del diablo, vivos prendidos por él a su voluntad.  

 


 

2Ti 2:1  Tú, pues, hijo mío, ten buen cuidado, confiado en la gracia de Cristo Jesús;"
2Ti 2:2  y lo que de mí oíste ante muchos testigos, encomiéndalo a hombres fieles, capaces de enseñar a otros.
2Ti 2:2  En una casa grande no hay sólo vasos de oro y plata, sino también de madera y de barro; y los unos para usos de honra, los otros para usos viles."
2Ti 2:3  Soporta las fatigas, como buen soldado de Cristo Jesús.
2Ti 2:4  Ningún soldado, al emprender una campaña, se embaraza con los negocios de la vida, para complacer al que le alistó.
2Ti 2:5  Y quienquiera que compite en el estadio, no es coronado, si no compite legítimamente.
2Ti 2:6  El labrador que se fatiga, debe ser el primero en participar de los frutos.
2Ti 2:7  Entiende bien lo que quiero decir, porque el Señor te dará la inteligencia de todo.
2Ti 2:8  Acuérdate de que Jesucristo, del linaje de David, resucitó de entre los muertos, según mi evangelio,
2Ti 2:9  por el cual sufro hasta las cadenas como un malhechor; pero la palabra de Dios no está encadenada."
2Ti 2:10  Todo lo soporto por amor de los elegidos, para que éstos alcancen la salud en Cristo Jesús y la gloría eterna.
2Ti 2:11  Verdadero es el dicho: “Si padecemos con El, también con El viviremos;"
2Ti 2:12  si sufrimos con El, con El remaremos; si le negamos, también El nos negará;"
2Ti 2:13  si le fuéremos infieles, El permanecerá fiel, que no puede negarse a sí mismo.”
2Ti 2:14  Esto has de enseñar, protestando ante Dios no ocuparte en disputas vanas, que para nada sirven, si no es para perdición de los oyentes.
2Ti 2:15  Mira bien cómo presentarte ante Dios, probado como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que distribuye sabiamente la palabra de la verdad.
2Ti 2:16  Evita las profanas y vanas parlerías, que fácilmente llevan a la impiedad,
2Ti 2:17  y su palabra cunde como gangrena. De ellos son Himeneo y Fileto,
2Ti 2:18  que, extraviándose de la verdad, dicen que la resurrección se ha realizado ya, pervirtiendo con esto la fe de algunos.
2Ti 2:19  Pero el sólido fundamento de Dios se mantiene firme con este sello: “El Señor conoce a los que son suyos” y “Apártese de la iniquidad quien tome en sus labios el nombre del Señor.”
2Ti 2:21  Quien se mantenga puro de estos errores, será vaso de honor, santificado, idóneo para uso del Señor, dispuesto para toda obra buena.
2Ti 2:22  Huye las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, la caridad, la paz, con todos los que invocan al Señor con puro corazón.
2Ti 2:23  Evita también las cuestiones necias y tontas, pues siempre engendran altercados,
2Ti 2:24  y al siervo del Señor no le conviene altercar, sino mostrarse manso con todos, pronto para enseñar, sufrido,
2Ti 2:25  y con mansedumbre corregir a los adversarios, por si Dios les concede el arrepentimiento, y reconocer la verdad
2Ti 2:26  y librarse del lazo del diablo, a cuya voluntad están sujetos.

 


 

2Ti 2:1  Hijo mío, Dios te ama mucho porque has creído en Jesucristo. Pídele fuerzas para soportar cualquier cosa.
2Ti 2:2  Tú has oído lo que les he enseñado a muchas personas. Ahora quiero que enseñes eso mismo a cristianos en los que puedas confiar, y que sean capaces de enseñar a otros.
2Ti 2:3  Tú, como buen soldado de Jesucristo, debes estar dispuesto a sufrir por él.
2Ti 2:4  Los soldados que tratan de agradar a sus jefes no se interesan por ninguna otra cosa que no sea el ejército.
2Ti 2:5  De igual manera, el atleta que participa en una carrera no puede ganar el premio si no obedece las reglas de la competencia.
2Ti 2:6  Y el que cultiva la tierra tiene que trabajarla antes de poder disfrutar de la cosecha.
2Ti 2:7  Piensa en estas cosas, y el Señor Jesucristo te ayudará a entenderlo todo.
2Ti 2:8  ¡Acuérdate de Jesucristo! Según la buena noticia que yo enseño, Jesús era de la familia del rey David; y aun cuando murió, resucitó.
2Ti 2:9  Por anunciar esa buena noticia sufro mucho y estoy en la cárcel; me tienen encadenado, como si fuera yo un criminal. Pero el mensaje de Dios no está encadenado.
2Ti 2:10  Por esa razón soporto toda clase de sufrimientos, para que los que Dios ha elegido se salven y reciban la vida eterna que Cristo ofrece junto a Dios.
2Ti 2:11  Esto es verdad: Si morimos por Cristo, también viviremos con él.
2Ti 2:12  Si soportamos los sufrimientos, compartiremos su reinado. Si decimos que no lo conocemos, también él dirá que no nos conoce.
2Ti 2:13  Y aunque no seamos fieles, Cristo permanece fiel; porque él jamás rompe su promesa.
2Ti 2:14  No dejes que nadie olvide estas cosas. Pon a Dios como testigo, y advierte a los miembros de la iglesia que no deben seguir discutiendo. Esas discusiones no ayudan a nadie, y dañan a quienes las oyen.
2Ti 2:15  Haz todo lo posible por ganarte la aprobación de Dios. Así, Dios te aprobará como un trabajador que no tiene de qué avergonzarse, y que enseña correctamente el mensaje verdadero.
2Ti 2:16  No prestes atención a las discusiones de los que no creen en Dios, pues eso no sirve de nada. Los que así discuten, van de mal en peor,
2Ti 2:17  y sus malas enseñanzas se van extendiendo, como el cáncer. Así también lo han hecho Himeneo y Fileto.
2Ti 2:18  Ellos afirman que ya hemos resucitado, pero eso no es verdad, y lo único que logran es confundir a los creyentes.
2Ti 2:19  Pero podemos estar seguros de lo que hemos creído. Porque lo que Dios nos ha enseñado es como la sólida base de un edificio, en donde está escrito lo siguiente: «Dios sabe quiénes son suyos», y también: «Que todos los que adoran a Dios dejen de hacer el mal.»
2Ti 2:20  En la casa de un hombre rico no todo es de oro o de plata, sino que algunos objetos son de madera o de barro. Unos sirven para ocasiones especiales, y otros para usarlos todos los días.
2Ti 2:21  Algo parecido pasa con nosotros: si dejamos de hacer lo malo y nos olvidamos de las falsas enseñanzas, seremos como esos objetos útiles y muy especiales. Toda nuestra vida le será útil a Dios, que es su dueño, y estaremos preparados para hacer toda clase de bien.
2Ti 2:22  No te dejes llevar por las tentaciones propias de tu edad. Tú eres joven, así que aléjate de esas cosas y dedícate a hacer el bien. Busca la justicia, el amor y la paz, y únete a los que, con toda sinceridad, adoran a Dios y confían en él.
2Ti 2:23  No prestes atención a discusiones que no ayudan en nada. Los que así discuten siempre terminan peleando.
2Ti 2:24  Un servidor de Dios no debe andar en peleas. Al contrario, debe ser bueno con todos, saber enseñar, y tener mucha paciencia.
2Ti 2:25  Y cuando corrijas a tus enemigos, hazlo con humildad. Tal vez Dios les dé la oportunidad de arrepentirse y de conocer la verdad.
2Ti 2:26  Se darán cuenta entonces de que cayeron en una trampa del diablo, y lograrán escapar. Por el momento, el diablo los tiene prisioneros y hace con ellos lo que quiere. 

 


 

2Ti 2:1  y las cosas que de mí has oído delante de muchos testigos, confíalas a hombres fieles, que sean aptos para enseñarlas también a otros.
2Ti 2:2  Soporta el trabajo y la fatiga como buen soldado de Jesucristo.
2Ti 2:3  Alguien que se ha alistado en la milicia de Dios no debe embarazarse con negocios del siglo, a fin de agradar a aquel que le alistó y escogió por soldado.
2Ti 2:4  Así mismo ni el que combate en la palestra, o en los juegos públicos, es coronado si no lidiare según las leyes.
2Ti 2:5  El labrador, para recibir los frutos, es necesario que trabaje primero.
2Ti 2:6  Entiende bien lo que digo, que no necesito añadir más, porque Dios te dará en todo inteligencia.
2Ti 2:7  Acuérdate que nuestro Señor Jesucristo, del linaje de David, resucitó de entre los muertos, según la buena nueva que predico,
2Ti 2:8  por el cual estoy yo padeciendo hasta verme entre cadenas, como malhechor; si bien la palabra de Dios no está encadenada.
2Ti 2:9  Por tanto, todo lo sufro por amor de los escogidos, a fin de que consigan también ellos la salvación, adquirida por Jesucristo, con la gloria celestial.
2Ti 2:10  Es una verdad incontrastable que si morimos con él, también con él viviremos;
2Ti 2:11  si con él padecemos, reinaremos también con él; si le negáremos, él nos negará igualmente;
2Ti 2:12  si no creemos, o fuéremos infieles, él permanece siempre fiel, no puede desmentirse a sí mismo.
2Ti 2:13  Estas cosas has de amonestar, poniendo a Dios por testigo. Huye de contiendas de palabras, porque de nada sirven, sino para pervertir a los oyentes.
2Ti 2:14  Ponte en estado de comparecer delante de Dios como un ministro digno de su aprobación, que nada hace de que tenga motivo de avergonzarse, y que sabe dispensar bien la palabra de la verdad.
2Ti 2:15  Evita por tanto y ataja los profanos y vanos discursos de los seductores, porque contribuyen mucho a la impiedad;
2Ti 2:16  y la plática de éstos cunde como gangrena, del número de los cuales son Himeneo y Fileto,
2Ti 2:17  que se han descarriado de la verdad, diciendo que la resurrección está ya hecha, y han pervertido la fe de varios.
2Ti 2:18  Pero el fundamento de Dios se mantiene firme, el cual está marcado con el sello de estas palabras: El Señor conoce a los suyos, y no se perderá uno de ellos; y apártese de la maldad cualquiera que invoca el nombre del Señor.
2Ti 2:19  Por lo demás, en una casa grande no sólo hay vasos de oro y de plata, sino también de madera y de barro, y de ellos unos son para usos decentes, otros para usos viles y bajos. Así sucede en la Iglesia.
2Ti 2:20  Si alguno, pues, se purificare de estas cosas, será un vaso de honor santificado y útil para el servicio del Señor, aparejado para toda obra buena.
2Ti 2:21  Por tanto, huye de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, la caridad y la paz con aquellos que invocan al Señor con limpio corazón y son capaces de ella.
2Ti 2:22  Las cuestiones necias, y que nada contribuyen a la instrucción, evítalas, sabiendo que son un manantial de alterados.
2Ti 2:23  Al siervo de Dios no le conviene o cae bien altercar, sino ser manso con todos, propio para instruir, paciente,
2Ti 2:24  que reprenda con modesta dulzura a los que contradicen a la verdad, por si quizá Dios los trae a penitencia para que conozcan la verdad,
2Ti 2:25  y se desenreden de los lazos del diablo, que los tiene presos a su arbitrio.
2Ti 2:26  Mas has de saber esto, que en los días postreros o hasta el fin del mundo sobrevendrán tiempos peligrosos. 

 


 

2Ti 2:1 

Un buen soldado de Jesucristo
  Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús.
2Ti 2:2  Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.
2Ti 2:3  Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo.
2Ti 2:4  Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.
2Ti 2:5  Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente.
2Ti 2:6  El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero.
2Ti 2:7  Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo.
2Ti 2:8  Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio,
2Ti 2:9  en el cual sufro penalidades, hasta prisiones a modo de malhechor; mas la palabra de Dios no está presa.
2Ti 2:10  Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna.
2Ti 2:11  Palabra fiel es esta:
 Si somos muertos con él, también viviremos con él;
2Ti 2:12  Si sufrimos, también reinaremos con él;
 Si le negáremos, él también nos negará.(A)
2Ti 2:13  Si fuéremos infieles, él permanece fiel;
 El no puede negarse a sí mismo.

Un obrero aprobado
 
2Ti 2:14  Recuérdales esto, exhortándoles delante del Señor a que no contiendan sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino que es para perdición de los oyentes.
2Ti 2:15  Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.
2Ti 2:16  Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad.
2Ti 2:17  Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto,
2Ti 2:18  que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos.
2Ti 2:19  Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.
2Ti 2:20  Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles.
2Ti 2:21  Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.
2Ti 2:22  Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.
2Ti 2:23  Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas.
2Ti 2:24  Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido;
2Ti 2:25  que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad,
2Ti 2:26  y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.

 


 

2Ti 2:1  Pues tú, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús.
2Ti 2:2  Y lo que has oído de mí entre muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que serán idóneos para enseñar también a otros.
2Ti 2:3  Y tú pues, trabaja como fiel soldado de Jesús el Cristo.
2Ti 2:4  Ninguno que milita se enreda en los negocios de esta vida por agradar a aquel que lo tomó por soldado.
2Ti 2:5  Y aun también el que compete en juegos públicos , no es coronado si no hubiere competido legítimamente.
2Ti 2:6  El labrador, para recibir los frutos, es necesario que trabaje primero.
2Ti 2:7  Entiende lo que digo; que el Señor te dará entendimiento en todo.
2Ti 2:8  Acuérdate que Jesús, el Cristo, resucitó de los muertos, el cual fue de la simiente de David, conforme a mi Evangelio;
2Ti 2:9  en el que sufro trabajo, hasta las prisiones a modo de malhechor; mas la palabra de Dios no está presa.
2Ti 2:10  Por tanto, todo lo sufro por amor de los escogidos, para que ellos también consigan la salud que es en el Cristo Jesús con gloria eterna.
2Ti 2:11  Es palabra fiel: Que si somos muertos con él, también viviremos con él;
2Ti 2:12  si sufrimos, también reinaremos con él; si le negáremos, él también nos negará;
2Ti 2:13  si fuéremos infieles, él permanece fiel; no se puede negar a sí mismo.
2Ti 2:14  Esto aconseja, protestando delante del Señor. No tengas contienda en palabras, que para nada aprovecha, antes trastorna a los oyentes.
2Ti 2:15  Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que traza bien la palabra de la verdad.
2Ti 2:16  Mas evita profanas y vanas palabrerías; porque muy adelante irán en la impiedad.
2Ti 2:17  Y la palabra de ellos carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto;
2Ti 2:18  que se han descaminado de la verdad, diciendo que la resurrección es ya hecha, y trastornaron la fe de algunos.
2Ti 2:19  Pero el fundamento de Dios está firme, el cual tiene este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.
2Ti 2:20  Mas en una casa grande, no solamente hay vasos de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y asimismo unos para honra, y otros para deshonra.
2Ti 2:21  Así que, el que se limpiare de estas cosas, será vaso para honra, santificado, y útil para los usos del Señor, y aparejado para toda buena obra.
2Ti 2:22  Huye también de los deseos juveniles; y sigue la justicia, la fe, la caridad, la paz, con los que invocan al Señor de limpio corazón.
2Ti 2:23  Pero las cuestiones locas y sin sabiduría, desecha, sabiendo que engendran contiendas.
2Ti 2:24  Que el siervo del Señor no debe ser litigioso, sino manso para con todos, apto para enseñar, sufrido;
2Ti 2:25  que con mansedumbre enseña a los que se resisten, si por ventura Dios les dé que se arrepientan y conozcan la verdad,
2Ti 2:26  Y se conviertan del lazo del diablo, en que están cautivos, para hacer su voluntad. 

 


 

2Ti 2:1  Thou therefore, my son, be strong in the grace that is in Christ Jesus.
2Ti 2:2  And the things that thou hast heard of me among many witnesses, the same commit thou to faithful men, who shall be able to teach others also.
2Ti 2:3  Thou therefore endure hardness, as a good soldier of Jesus Christ.
2Ti 2:4  No man that warreth entangleth himself with the affairs of this life; that he may please him who hath chosen him to be a soldier.
2Ti 2:5  And if a man also strive for masteries, yet is he not crowned, except he strive lawfully.
2Ti 2:6  The husbandman that laboureth must be first partaker of the fruits.
2Ti 2:7  Consider what I say; and the Lord give thee understanding in all things.
2Ti 2:8  Remember that Jesus Christ of the seed of David was raised from the dead according to my gospel:
2Ti 2:9  Wherein I suffer trouble, as an evil doer, even unto bonds; but the word of God is not bound.
2Ti 2:10  Therefore I endure all things for the elect's sakes, that they may also obtain the salvation which is in Christ Jesus with eternal glory.
2Ti 2:11  It is a faithful saying: For if we be dead with him, we shall also live with him:
2Ti 2:12  If we suffer, we shall also reign with him: if we deny him, he also will deny us:
2Ti 2:13  If we believe not, yet he abideth faithful: he cannot deny himself.
2Ti 2:14  Of these things put them in remembrance, charging them before the Lord that they strive not about words to no profit, but to the subverting of the hearers.
2Ti 2:15  Study to shew thyself approved unto God, a workman that needeth not to be ashamed, rightly dividing the word of truth.
2Ti 2:16  But shun profane and vain babblings: for they will increase unto more ungodliness.
2Ti 2:17  And their word will eat as doth a canker: of whom is Hymenaeus and Philetus;
2Ti 2:18  Who concerning the truth have erred, saying that the resurrection is past already; and overthrow the faith of some.
2Ti 2:19  Nevertheless the foundation of God standeth sure, having this seal, The Lord knoweth them that are his. And, Let every one that nameth the name of Christ depart from iniquity.
2Ti 2:20  But in a great house there are not only vessels of gold and of silver, but also of wood and of earth; and some to honour, and some to dishonour.
2Ti 2:21  If a man therefore purge himself from these, he shall be a vessel unto honour, sanctified, and meet for the master's use, and prepared unto every good work.
2Ti 2:22  Flee also youthful lusts: but follow righteousness, faith, charity, peace, with them that call on the Lord out of a pure heart.
2Ti 2:23  But foolish and unlearned questions avoid, knowing that they do gender strifes.
2Ti 2:24  And the servant of the Lord must not strive; but be gentle unto all men, apt to teach, patient,
2Ti 2:25  In meekness instructing those that oppose themselves; if God peradventure will give them repentance to the acknowledging of the truth;
2Ti 2:26  And that they may recover themselves out of the snare of the devil, who are taken captive by him at his will. 

 


 

2Ti 2:1  Tú, pues, hijo mío, manténte fuerte en la gracia de Cristo Jesús;
2Ti 2:2  y cuanto me has oído en presencia de muchos testigos confíalo a hombres fieles, que sean capaces, a su vez, de instruir a otros.
2Ti 2:3  Soporta las fatigas conmigo, como un buen soldado de Cristo Jesús.
2Ti 2:4  Nadie que se dedica a la milicia se enreda en los negocios de la vida, si quiere complacer al que le ha alistado.
2Ti 2:5  Y lo mismo el atleta; no recibe la corona si no ha competido según el reglamento.
2Ti 2:6  Y el labrador que trabaja es el primero que tiene derecho a percibir los frutos.
2Ti 2:7  Entiende lo que quiero decirte, pues el Señor te dará la inteligencia de todo.
2Ti 2:8  Acuérdate de Jesucristo, resucitado de entre los muertos, descendiente de David, según mi Evangelio;
2Ti 2:9  por él estoy sufriendo hasta llevar cadenas como un malhechor; pero la Palabra de Dios no está encadenada.
2Ti 2:10  Por esto todo lo soporto por los elegidos, para que también ellos alcancen la salvación que está en Cristo Jesús con la gloria eterna.
2Ti 2:11  Es cierta esta afirmación: Si hemos muerto con él, también viviremos con él;
2Ti 2:12  si nos mantenemos firmes, también reinaremos con él; si le negamos, también él nos negará;
2Ti 2:13  si somos infieles, él permanece fiel, pues no puede negarse a sí mismo.
2Ti 2:14  Esto has de enseñar; y conjura en presencia de Dios que se eviten las discusiones de palabras, que no sirven para nada, si no es para perdición de los que las oyen.
2Ti 2:15  Procura cuidadosamente presentarte ante Dios como hombre probado, como obrero que no tiene por qué avergonzarse, como fiel distribuidor de la Palabra de la verdad.
2Ti 2:16  Evita las palabrerías profanas, pues los que a ellas se dan crecerán cada vez más en impiedad,
2Ti 2:17  y su palabra irá cundiendo como gangrena. Himeneo y Fileto son de éstos:
2Ti 2:18  se han desviado de la verdad al afirmar que la resurrección ya ha sucedido; y pervierten la fe de algunos.
2Ti 2:19  Sin embargo el sólido fundamento puesto por Dios se mantiene firme, marcado con este sello: = El Señor conoce a los que son suyos; = y: Apártese de la iniquidad todo el que = pronuncia el nombre del Señor. =
2Ti 2:20  En una casa grande no hay solamente utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos nobles y otros para usos viles.
2Ti 2:21  Si, pues, alguno se mantiene limpio de estas faltas, será un utensilio para uso noble, santificado y útil para su Dueño, dispuesto para toda obra buena.
2Ti 2:22  Huye de las pasiones juveniles. Vete al alcance de la justicia, de la fe, de la caridad, de la paz, en unión de los que invocan al Señor con corazón puro.
2Ti 2:23  Evita las discusiones necias y estúpidas; tú sabes bien que engendran altercados.
2Ti 2:24  Y a un siervo del Señor no le conviene altercar, sino ser amable, con todos, pronto a enseñar, sufrido,
2Ti 2:25  y que corrija con mansedumbre a los adversarios, por si Dios les otorga la conversión que les haga conocer plenamente la verdad,
2Ti 2:26  y volver al buen sentido, librándose de los lazos del Diablo que los tiene cautivos, rendidos a su voluntad.

 


 

2Ti 2:1  y tú, hijo mío, saca fuerzas de la bondad que Dios te ha mostrado por medio de Cristo Jesús.
2Ti 2:2  Lo que me has oído decir delante de muchos testigos, encárgaselo a hombres de confianza que sean capaces de enseñárselo a otros.
2Ti 2:3  Toma tu parte en los sufrimientos como un buen soldado de Cristo Jesús.
2Ti 2:4  Ningún soldado en servicio activo se enreda en los asuntos de la vida civil, porque tiene que agradar a su superior.
2Ti 2:5  De la misma manera, el deportista no puede recibir el premio, si no lucha de acuerdo con las reglas.
2Ti 2:6  El que trabaja en el campo tiene derecho a ser el primero en recibir su parte de la cosecha.
2Ti 2:7  Piensa en esto que digo, porque el Señor te lo hará comprender todo.
2Ti 2:8  Acuérdate de Jesucristo, que resucitó y que era descendiente del rey David, según el evangelio que yo anuncio.
2Ti 2:9  y por causa del evangelio soporto sufrimientos, incluso el estar encadenado como un criminal; pero la palabra de Dios no está encadenada.
2Ti 2:10  Por eso lo soporto todo en bien de los que Dios ha escogido, para que también ellos alcancen la salvación y la gloria eterna en Cristo Jesús.
2Ti 2:11  Esto es muy cierto:
Si hemos muerto con él,
también viviremos con él;[1]
 
2Ti 2:12  si sufrimos con valor,
tendremos parte en su reino;[2]
si le negamos, también él nos negará;[3]
 
2Ti 2:13  si no somos fieles, él sigue siendo fiel, [4]
 porque no puede negarse a sí mismo.
2Ti 2:14  Recuerda a los otros y recomiéndales delante de Dios que hay que evitar las discusiones. No sirven para nada. Lo que hacen es perjudicar a quienes las escuchan.
2Ti 2:15  Haz todo lo posible por presentarte delante de Dios como un hombre de valor comprobado, como un trabajador que no tiene de qué avergonzarse, que enseña debidamente el mensaje de la verdad.
2Ti 2:16  Evita palabrerías mundanas y vacías, porque los que hablan así, se hunden cada vez más en la maldad
2Ti 2:17  y su enseñanza se extiende como un cáncer. Esto es lo que sucede con Himeneo y Fileto,
2Ti 2:18  que se han desviado de la verdad diciendo que nuestra resurrección y a ha tenido lugar, y andan trastornando de esa manera la fe de algunos.
2Ti 2:19  Pero Dios ha puesto una base que permanece firme, en la cual está escrito: "El Señor conoce a los que le pertenecen", y "Todos los que invocan el nombre del Señor han de apartarse de la maldad."[5]
2Ti 2:20  En una casa grande, no solamente hay objetos de oro y de plata, sino también de madera y de barro; unos son para usos especiales y otros para uso común.
2Ti 2:21  Si uno se mantiene limpio de esas faltas, será como un objeto precioso, consagrado y útil al Señor, apropiado para cualquier cosa buena.
2Ti 2:22  Huye de las pasiones de la juventud, y busca la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con todos los que con un corazón limpio invocan al Señor.
2Ti 2:23  No hagas caso de discusiones que no tienen ton ni son; ya sabes que terminan en peleas.
2Ti 2:24  y un siervo del Señor no debe andar en peleas; al contrario, debe ser bueno con todos. Debe ser apto para enseñar; debe tener paciencia
2Ti 2:25  y corregir con corazón humilde a los rebeldes, esperando que Dios haga que se vuelvan a él y conozcan la verdad,
2Ti 2:26  a fin de que se despierten y escapen de la trampa en que el diablo los tiene presos para hacer de ellos lo que quiera. 

 


 

2Ti 2:1  Tú, por lo tanto, hijo mío, sigue adquiriendo poder en la bondad inmerecida que está relacionada con Cristo Jesús,
2Ti 2:2  y las cosas que oíste de mí con el apoyo de muchos testigos, estas cosas encárgalas a hombres fieles, quienes, a su vez, estarán adecuadamente capacitados para enseñar a otros.
2Ti 2:3  Como excelente soldado de Cristo Jesús, acepta tu parte en sufrir el mal.
2Ti 2:4  Ningún hombre que sirve como soldado se envuelve en los negocios comerciales de la vida, a fin de conseguir la aprobación de aquel que lo alistó como soldado.
2Ti 2:5  Además, si alguien compite hasta en los juegos, no es coronado a menos que haya competido de acuerdo con las reglas.
2Ti 2:6  El labrador que trabaja con tesón tiene que ser el primero en participar de los frutos.
2Ti 2:7  Piensa constantemente en lo que estoy diciendo; el Señor verdaderamente te dará discernimiento en todas las cosas.
2Ti 2:8  Acuérdate de que Jesucristo fue levantado de entre los muertos y fue de la descendencia de David, según las buenas nuevas que yo predico;
2Ti 2:9  con relación a las cuales estoy sufriendo el mal hasta el punto de cadenas [de prisión] como malhechor. Sin embargo, la palabra de Dios no está encadenada.
2Ti 2:10  Por esta razón sigo aguantando todas las cosas por causa de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que hay en unión con Cristo Jesús junto con gloria eterna.
2Ti 2:11  Fiel es el dicho: Ciertamente si morimos juntos, también viviremos juntos;
2Ti 2:12  si seguimos aguantando, también reinaremos juntos; si negamos, él también nos negará;
2Ti 2:13  si somos infieles, él permanece fiel, porque no puede negarse a sí mismo.
2Ti 2:14  Sigue recordándoles estas cosas, encargándoles delante de Dios como testigo, que no peleen respecto a palabras, cosa que absolutamente no sirve para nada, porque derrumba a los que escuchan.
2Ti 2:15  Haz lo sumo posible para presentarte aprobado a Dios, trabajador que no tiene de qué avergonzarse, que maneja la palabra de la verdad correctamente.
2Ti 2:16  Mas evita las vanas palabrerías que violan lo que es santo; porque ellos avanzarán a más y más impiedad,
2Ti 2:17  y su palabra se esparcirá como gangrena. Himeneo y Fileto son de ese grupo.
2Ti 2:18  Estos mismos se han desviado de la verdad, diciendo que la resurrección ya ha sucedido; y están subvirtiendo la fe de algunos.
2Ti 2:19  Con todo, el fundamento sólido de Dios queda en pie, y tiene este sello: “Jehová conoce a los que le pertenecen”, y: “Que renuncie a la injusticia todo el que nombra el nombre de Jehová”.
2Ti 2:20  Ahora bien, en una casa grande no hay solamente vasos de oro y de plata, sino también de madera y barro, y algunos para un propósito honroso, pero otros para un propósito falto de honra.
2Ti 2:21  Por eso, si alguien se mantiene apartado de estos, será un vaso para propósito honroso, santificado, útil a su dueño, preparado para toda buena obra.
2Ti 2:22  De modo que, huye de los deseos que acompañan a la juventud, mas sigue tras la justicia, la fe, el amor, la paz, junto con los que de corazón limpio invocan al Señor.
2Ti 2:23  Además, niégate a admitir las cuestiones necias e ignorantes, pues sabes que producen peleas.
2Ti 2:24  Pero el esclavo del Señor no tiene necesidad de pelear, sino de ser amable para con todos, capacitado para enseñar, manteniéndose reprimido bajo lo malo,
2Ti 2:25  instruyendo con apacibilidad a los que no están favorablemente dispuestos; ya que Dios quizás les dé arrepentimiento que conduzca a un conocimiento exacto de la verdad,
2Ti 2:26  y recobren el juicio fuera del lazo del Diablo, ya que han sido pescados vivos por él para la voluntad de ese.

 


 

2Ti 2:1  Hijo mío, Dios te ama mucho porque has creído en Jesucristo. Pídele fuerzas para soportar cualquier cosa.
2Ti 2:2  Tú has oído lo que les he enseñado a muchas personas. Ahora quiero que enseñes eso mismo a cristianos en los que puedas confiar, y que sean capaces de enseñar a otros.
2Ti 2:3  Tú, como buen soldado de Jesucristo, debes estar dispuesto a sufrir por él.
2Ti 2:4  Los soldados que tratan de agradar a sus jefes no se interesan por ninguna otra cosa que no sea el ejército.
2Ti 2:5  De igual manera, el atleta que participa en una carrera no puede ganar el premio si no obedece las reglas de la competencia.
2Ti 2:6  Y el que cultiva la tierra tiene que trabajarla antes de poder disfrutar de la cosecha.
2Ti 2:7  Piensa en estas cosas, y el Señor Jesucristo te ayudará a entenderlo todo.
2Ti 2:8  ¡Acuérdate de Jesucristo! Según la buena noticia que yo enseño, Jesús era de la familia del rey David; y aun cuando murió, resucitó.
2Ti 2:9  Por anunciar esa buena noticia sufro mucho y estoy en la cárcel; me tienen encadenado, como si fuera yo un criminal. Pero el mensaje de Dios no está encadenado.
2Ti 2:10  Por esa razón soporto toda clase de sufrimientos, para que los que Dios ha elegido se salven y reciban la vida eterna que Cristo ofrece junto a Dios.
2Ti 2:11  Esto es verdad: Si morimos por Cristo, también viviremos con él.
2Ti 2:12  Si soportamos los sufrimientos, compartiremos su reinado. Si decimos que no lo conocemos, también él dirá que no nos conoce.
2Ti 2:13  Y aunque no seamos fieles, Cristo permanece fiel; porque él jamás rompe su promesa.
2Ti 2:14  No dejes que nadie olvide estas cosas. Pon a Dios como testigo, y advierte a los miembros de la iglesia que no deben seguir discutiendo. Esas discusiones no ayudan a nadie, y dañan a quienes las oyen.
2Ti 2:15  Haz todo lo posible por ganarte la aprobación de Dios. Así, Dios te aprobará como un trabajador que no tiene de qué avergonzarse, y que enseña correctamente el mensaje verdadero.
2Ti 2:16  No prestes atención a las discusiones de los que no creen en Dios, pues eso no sirve de nada. Los que así discuten, van de mal en peor,
2Ti 2:17  y sus malas enseñanzas se van extendiendo, como el cáncer. Así también lo han hecho Himeneo y Fileto.
2Ti 2:18  Ellos afirman que ya hemos resucitado, pero eso no es verdad, y lo único que logran es confundir a los creyentes.
2Ti 2:19  Pero podemos estar seguros de lo que hemos creído. Porque lo que Dios nos ha enseñado es como la sólida base de un edificio, en donde está escrito lo siguiente: «Dios sabe quiénes son suyos», y también: «Que todos los que adoran a Dios dejen de hacer el mal.»
2Ti 2:20  En la casa de un hombre rico no todo es de oro o de plata, sino que algunos objetos son de madera o de barro. Unos sirven para ocasiones especiales, y otros para usarlos todos los días.
2Ti 2:21  Algo parecido pasa con nosotros: si dejamos de hacer lo malo y nos olvidamos de las falsas enseñanzas, seremos como esos objetos útiles y muy especiales. Toda nuestra vida le será útil a Dios, que es su dueño, y estaremos preparados para hacer toda clase de bien.
2Ti 2:22  No te dejes llevar por las tentaciones propias de tu edad. Tú eres joven, así que aléjate de esas cosas y dedícate a hacer el bien. Busca la justicia, el amor y la paz, y únete a los que, con toda sinceridad, adoran a Dios y confían en él.
2Ti 2:23  No prestes atención a discusiones que no ayudan en nada. Los que así discuten siempre terminan peleando.
2Ti 2:24  Un servidor de Dios no debe andar en peleas. Al contrario, debe ser bueno con todos, saber enseñar, y tener mucha paciencia.
2Ti 2:25  Y cuando corrijas a tus enemigos, hazlo con humildad. Tal vez Dios les dé la oportunidad de arrepentirse y de conocer la verdad.
2Ti 2:26  Se darán cuenta entonces de que cayeron en una trampa del diablo, y lograrán escapar. Por el momento, el diablo los tiene prisioneros y hace con ellos lo que quiere.

 


 

2Ti 2:1  Entonces, tú, hijo mío, revístete del poder que por la misericordia viene del Mashíaj Yahshúa.
2Ti 2:2  Y las cosas que oíste de mí que fueron secundadas por muchos testigos, estas cosas encarga a los hombres llenos de fe, para que sean competentes en enseñar a otros.[5]
2Ti 2:3  Acepta tu parte en sufrir las desgracias como un buen soldado del Mashíaj Yahshúa.
2Ti 2:4  Ningún soldado en servicio se enreda en los asuntos civiles, puesto que tiene que agradar a aquel oficial al mando.
2Ti 2:5  También un atleta no puede ganar un torneo si no compite de acuerdo a las reglas.
2Ti 2:6  El labrador que ha hecho el trabajo arduo debe ser el primero en recibir su parte de la cosecha.
2Ti 2:7  Piensa en lo que te estoy diciendo, porque el Adón te capacitará para entender todo esto.
2Ti 2:8  Recuerda a Yahshúa Ha Mashíaj, quien fue levantado de la muerte, que era zera de David. Estas son las Buenas Noticias que proclamo,
2Ti 2:9  y por lo que estoy sufriendo hasta el punto de estar preso en cadenas. ¡Pero la Palabra de YAHWEH no está atada con cadenas![6]
2Ti 2:10  ¿Por qué persevero a través de todo? Por amor a los que han sido escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que viene del Mashíaj Yahshúa con gloria eterna.
2Ti 2:11  He aquí una palabra en la cual puedes confiar: Si hemos muerto con El, también viviremos con El.
2Ti 2:12  Si perseveramos,[7] también reinaremos con El. Si le negamos, El también nos negará.
2Ti 2:13  Si somos infieles, El permanece fiel,[8] Pues El no puede negarse a Sí mismo.
2Ti 2:14  Permanece recordándole esto a la gente, y ordena solemnemente ante el Adón que no contiendan sobre palabras. ¡No logran nada edificante, y es una catástrofe para los oyentes!
2Ti 2:15  Haz todo lo que puedas para presentarte a YAHWEH como alguien digno de aprobación, como un obrero sin necesidad de avergonzarse, porque maneja sin titubeos la Palabra de la Verdad.[9]
2Ti 2:16  Mas mantente alejado de habladurías malvadas, porque los que se dedican a esto sólo llegan a ser más malvados,
2Ti 2:17  sus enseñanzas se comerán a la gente como gangrena, de los cuales son Himeneo y Fileto,[10]
2Ti 2:18  ellos han errado el blanco en lo que a la verdad se refiere, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y están volcando la fe de algunos.[11]
2Ti 2:19  Sin embargo, el fundamento de YAHWEH está firme, sellado con estas palabras: "El Adón conoce a los suyos,"[Nu 16:5, Nah 1:7] y "Que todos los que invocan pertenecer al Adón, se aparten de hacer maldad."[12][Nu 16:26]
2Ti 2:20  En una casa grande hay ollas y platos, no todos de oro y plata, sino también de madera y barro. Esto es, algunos diseñados para uso honroso y otros para uso deshonroso.[13]
2Ti 2:21  Si una persona se se limpia de cosas inmundas, será un utensilio para uso honroso para el amo de la casa, y listo para todo tipo de buena labor.[14]
2Ti 2:22  Así que huye de las pasiones de la juventud; y junto con los que invocan al Adón con un corazón puro, persigue la justificación, llenura de fe, amor y Shalom.
2Ti 2:23  Pero mantente alejado de controversias ignorantes y estúpidas, sabiendo que engendran peleas.
2Ti 2:24  Y un esclavo del Adón no debe pelear. Por el contrario, debe ser amable con todos, un buen maestro y sin resentimientos cuando sea mal tratado.[15]
2Ti 2:25  También debe ser amable cuando corrige a sus oponentes; pues Elohim quizá pueda concederles la oportunidad de volverse de sus pecados y adquieran conocimiento completo de la verdad,
2Ti 2:26  vuelvan a sus sentidos y escapen a la trampa de ha satán, después de haber sido capturados vivos por El, para hacer su voluntad.

 


 

2Ti 2:1  "Timoteo, hijo mío, saca fuerzas del generoso amor que Dios nos da por medio de Cristo Jesús."
2Ti 2:2  "Has escuchado mis enseñanza s confirmadas por muchos. Ahora enséñaselas a creyentes dignos de confianza, quienes a su vez puedan enseñárselas a otros."
2Ti 2:3  "Como un buen soldado de Jesucristo, comparte conmigo el sufrimiento."
2Ti 2:4  "Ningún soldado pierde su tiempo pensando en asuntos de la vida civil, porque lo único que le preocupa es agradar a su capitán."
2Ti 2:5  "Cuando un atleta participa en una competencia, no puede ganar a menos que obedezca todas las reglas."
2Ti 2:6  El campesino que ha trabajado duro tiene derecho a ser el primero en recibir su parte de la cosecha.
2Ti 2:7  Piensa en lo que te digo y el Señor te ayudará a entenderlo todo.
2Ti 2:8  Nunca olvides que Jesucristo es quien resucitó de la muerte y vino de la familia de David tal como lo dicen las buenas noticias que yo les anuncio a todos.
2Ti 2:9  "Ahora estoy sufriendo por esas buenas noticias hasta el punto de estar encadenado como un criminal, pero el mensaje de Dios no está encadenado."
2Ti 2:10  Por eso soporto todo con paciencia por el bien de los que Dios ha escogido. Lo hago para que puedan tener la salvación que se encuentra en Jesucristo y disfruten de la gloria eterna.
2Ti 2:11  "Esto es cierto: Si morimos con él, también viviremos con él."
2Ti 2:12  "Si seguimos constantes a pesar del sufrimiento, entonces reinaremos con él. Si decimos que no lo conocemos, entonces él también dirá que no nos conoce."
2Ti 2:13  "Si dejamos de ser fieles, él seguirá siendo fiel, pues no puede negarse a sí mismo."
2Ti 2:14  "Sigue recordándoles como advertencia delante de Dios que no se metan en discusiones que no ayudan para nada, que sólo destruyen a los que escuchan."
2Ti 2:15  Esfuérzate por presentarte aprobado ante Dios como un trabajador que no tiene nada de qué avergonzarse y que enseña el mensaje de la verdad sin hacerle ningún cambio.
2Ti 2:16  "Aléjate de los que hablan tonterías, porque esa manera de hablar sólo resulta en que haya cada vez menos respeto hacia Dios."
2Ti 2:17  Su enseñanza se propagará como un cáncer. Himeneo y Fileto han hablado así.
2Ti 2:18  "Se han apartado de la verdadera enseñanza diciendo que ya sucedió la resurrección de todos, y con eso destruyen la fe de algunos."
2Ti 2:19  "A pesar de eso, Dios ha construido una base sólida que continúa firme, en la que se encuentran escritas estas palabras: ""El Señor conoce a su pueblo"" y ""Todo el que dice que pertenece al Señor debe apartarse de la maldad""."
2Ti 2:20  "En una casa grande hay objetos de oro y plata, y también otros de madera y barro. Algunos tienen usos especiales, otros uso común."
2Ti 2:21  "Así sucede en la casa del Señor. Si uno se mantiene puro, puede tener un uso especial, dedicado y útil para el Señor y listo para hacer toda clase de buenas obras."
2Ti 2:22  "Evita las pasiones desordenadas que les complacen a los jóvenes. Esfuérzate por alcanzar una vida recta, tener fe, amor y paz junto con la gente que tiene corazón puro y que ha confiado en el Señor."
2Ti 2:23  No tengas nada que ver con discusiones tontas e inútiles que sólo conducen a peleas.
2Ti 2:24  "Un siervo del Señor no debe pelear, sino que debe ser amable con todos, ser un buen maestro y tener mucha paciencia."
2Ti 2:25  Un siervo del Señor debe enseñar amablemente a los que están en su contra pues tal vez Dios les dará la oportunidad de cambiar y conocer la verdad.
2Ti 2:26  "Ellos eran cautivos del diablo para hacer lo que él quería, tal vez caigan en cuenta de eso y escapen de la trampa."

 


 
  Conocen nuestro sitio 445298 visitantes (1652455 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!