Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W130
 


  BibliadeEstudioAdventista1 Timoteo 3.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de 1 Timoteo


 

1Ti 3:1  Fiel(a)  la palabra: Si alguno episcopado pretende, bella obra anhela.
1Ti 3:2  Debe, pues, el obispo irreprensible ser, de una(b)  mujer marido, sobrio, prudente, decoroso, hospitalario, enseñador(c) ;
1Ti 3:3  no vinolento, percusor, sino benigno, incontencioso, desamante del dinero,
1Ti 3:4  a la propia casa bellamente presidiendo, hijos teniendo en sumisión, con toda honestidad;
1Ti 3:5  (pero si a la propia casa presidir no sabe ¿cómo de iglesia de Dios cuidará?)
1Ti 3:6  no un neófito(d) , para que no, inflado, en juicio caiga del diablo;
1Ti 3:7  Y debe él también testimonio bello tener de los de fuera, para que no en vituperio caiga y lazo del diablo.
1Ti 3:8  Los diáconos(e)  asimismo honestos(f) , no bilingües, no a vino mucho dándose, no torpes logreros;
1Ti 3:9  teniendo el misterio de la fe en pura conciencia.
1Ti 3:10  Y también éstos probados sean primero; después ministren, irreprensibles siendo.
1Ti 3:11  Las mujeres asimismo honestas, no detractoras, sobrias, fieles en todo.
1Ti 3:12  Diáconos sean de una mujer maridos, a hijos bellamente presidiendo y a las propias casas.
1Ti 3:13  Pues los que bellamente ministraren, grada(g)  para sí bella ganan y mucha libre habla(h)  en la fe, la en Cristo Jesús.
1Ti 3:14  Esto te escribo, esperando venir a ti en breve;
1Ti 3:15  y, si tardare, para que sepas cómo se debe en casa de Dios conversar; la que es iglesia del Dios viviente, columna y sostén de la verdad.
1Ti 3:16  Y convenidamente(i)  grande es el de la piedad(j)  misterio; que manifestado fue en carne, justificado en espíritu(k) , visto de ángeles, predicado entre gentes, creído en el mundo, asumido en gloria(l) .

 


 

1Ti 3:1  Verdadero es el dicho: Si alguno desea el episcopado, buena obra desea;"
1Ti 3:2  pero es preciso que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, morigerado, hospitalario, capaz de enseñar;"
1Ti 3:3  no dado al vino ni pendenciero, sino ecuánime, pacífico, no codicioso;"
1Ti 3:4  que sepa gobernar bien su propia casa, que tenga los hijos en sujeción, con toda honestidad;"
1Ti 3:5  pues quien no sabe gobernar su casa, ¿cómo gobernará la Iglesia de Dios?
1Ti 3:6  No neófito, no sea que, hinchado, venga a incurrir en el juicio del diablo.
1Ti 3:7  Conviene asimismo que tenga buena fama ante los de fuera, porque no caiga en infamia y en las redes del diablo.
1Ti 3:8  Conviene que los diáconos sean asimismo honorables, exentos de doblez, no dados al vino ni a torpes ganancias;"
1Ti 3:9  que guarden el misterio de la fe en una conciencia pura,
1Ti 3:10  Sean probados primero, y luego ejerzan su ministerio, si fueren irreprensibles.
1Ti 3:11  También las mujeres deben ser honorables, no chismosas, sobrias y en todo fieles.
1Ti 3:12  Los diáconos sean maridos de una sola mujer, que sepan gobernar a sus hijos y a su propia casa.
1Ti 3:13  Pues los que desempeñaren bien su ministerio alcanzarán honra y gran autoridad en la fe que tenemos en Cristo Jesús.
1Ti 3:14  Esto te escribo con la esperanza de ir a verte pronto,
1Ti 3:15  para que, si tardo, sepas cómo hay que comportarse en la casa de Dios, que es la Iglesia de Dios vivo, columna y sostén de la verdad.
1Ti 3:16  Y sin duda que es grande el misterio de la piedad: “Que se ha manifestado en la carne, ha sido justificado por el Espíritu, ha sido mostrado a los ángeles, predicado a las naciones, creído en el mundo, ensalzado en la gloria.”

 


 

1Ti 3:1  Si alguien desea dirigir una iglesia, realmente desea un buen trabajo.
1Ti 3:2  Pero debe ser alguien a quien no se le pueda acusar de nada malo. Debe tener una sola esposa, controlar todos sus deseos, y pensar dos veces lo que va a hacer. Debe comportarse correctamente, recibir con gusto en su hogar a los visitantes, y saber enseñar.
1Ti 3:3  No debe ser borracho ni violento, ni buscar pelea. Al contrario, debe ser amable y tranquilo, y no estar preocupado sólo por el dinero.
1Ti 3:4  Además, debe gobernar bien a su propia familia y educar a sus hijos, para que sean obedientes y respetuosos.
1Ti 3:5  Porque si no puede gobernar a su propia familia, tampoco podrá gobernar a la iglesia de Dios.
1Ti 3:6  Y no debe ser alguien con poco tiempo de haber creído en Jesucristo, pues puede volverse orgulloso, y entonces recibirá el mismo castigo que Satanás.
1Ti 3:7  Por último, debe contar con el respeto de la gente que no cree en Jesucristo, para que nunca pase vergüenza delante de ellos ni caiga en alguna trampa de Satanás.
1Ti 3:8  Los diáconos deben ser gente respetable; no deben mentir ni beber mucho vino, ni estar preocupados por ganar mucho dinero.
1Ti 3:9  Además, deben creer siempre en todo el mensaje de la buena noticia que Dios nos ha dado, y tener la conciencia tranquila.
1Ti 3:10  Deben tener una sola esposa, y dirigir bien a sus hijos y a toda su familia. Las mujeres también deben hacer bien su trabajo. No deben ser chismosas, sino saber controlarse en todo, y ser personas en las que se pueda confiar. Los que quieran ser diáconos serán puestos a prueba. Si no hay nada de qué acusarlos, y pasan la prueba, trabajarán en la iglesia.
1Ti 3:13  Los que hagan bien su trabajo como diáconos tendrán buena fama, y se ganarán el respeto y la confianza de todos en la iglesia de Cristo.
1Ti 3:14  Espero visitarte pronto. Pero te escribo todo esto,
1Ti 3:15  por si acaso no llego a tiempo. Así sabrás cómo debemos comportarnos los que pertenecemos a la iglesia, que es la familia del Dios vivo. La iglesia sostiene y defiende la verdad.
1Ti 3:16  No hay duda de que es muy profunda la verdad de la religión cristiana: Cristo vino al mundo como hombre. El Espíritu lo declaró inocente. Los ángeles lo vieron. Su mensaje se anunció entre las naciones, y el mundo creyó en él. Fue llevado al cielo y Dios lo colmó de honores. 

 


 

1Ti 3:1  Por consiguiente es preciso que un obispo sea irreprensible, que no se haya casado sino con una sola mujer, sobrio, prudente, grave, modesto, casto, amante de la hospitalidad, propio y capaz para enseñar,
1Ti 3:2  no dado al vino, no violento, sino moderado, no pleitista, no interesado, mas
1Ti 3:3  que sepa gobernar bien su casa, teniendo los hijos a raya con toda decencia.
1Ti 3:4  Pues si uno no sabe gobernar su casa, ¿cómo cuidará de la Iglesia de Dios?
1Ti 3:5  No sea neófito, o recién bautizado; porque hinchado de soberbia, no caiga en la misma condenación del diablo cuando cayó del cielo.
1Ti 3:6  También es necesario que tenga buena reputación entre los extraños o gentiles, para que no caiga en desprecio y en lazo del diablo.
1Ti 3:7  De la misma suerte los diáconos sean honestos, no dobles en sus palabras, no bebedores de mucho vino, no aplicados a negocios sucios,
1Ti 3:8  que traten el misterio de la fe con limpia conciencia.
1Ti 3:9  Y por tanto sean éstos antes probados; y así entren en el ministerio, no siendo tachados de ningún delito.
1Ti 3:10  Las mujeres igualmente han de ser honestas y vergonzosas, no chismosas o calumniadoras, sobrias, fieles en todo.
1Ti 3:11  Los diáconos sean esposos de una sola mujer, que gobiernen bien sus hijos y sus familias.
1Ti 3:12  Pues los que ejercitaren bien su ministerio, se granjearán un ascenso honorífico, mucha confianza para enseñar la fe de Jesucristo.
1Ti 3:13  Te escribo esto con la esperanza de que en breve iré a verte;
1Ti 3:14  y si tardare, para que sepas cómo debes portarte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios vivo, columna y apoyo de la verdad.
1Ti 3:15  Y es ciertamente grande a todas luces el misterio de la piedad, o amor divino, en que el Hijo de Dios se ha manifestado en carne mortal, ha sido justificado por el Espíritu Santo, ha sido visto de los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, elevado a la gloria.
1Ti 3:16  Pero el Espíritu Santo dice claramente que en los venideros tiempos han de apostatar algunos de la fe, dando oídos a espíritus falaces y a doctrinas diabólicas, 

 


 

1Ti 3:1  

Requisitos de los obispos
  Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea.
1Ti 3:2  Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar;
1Ti 3:3  no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro;
1Ti 3:4  que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad
1Ti 3:5  (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?);
1Ti 3:6  no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo.
1Ti 3:7  También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.(A) 

Requisitos de los diáconos
 
1Ti 3:8  Los diáconos asimismo deben ser honestos, sin doblez, no dados a mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas;
1Ti 3:9  que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia.
1Ti 3:10  Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles.
1Ti 3:11  Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo.
1Ti 3:12  Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas.
1Ti 3:13  Porque los que ejerzan bien el diaconado, ganan para sí un grado honroso, y mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús. 

El misterio de la piedad
 
1Ti 3:14  Esto te escribo, aunque tengo la esperanza de ir pronto a verte,
1Ti 3:15  para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.
1Ti 3:16  E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad:
 Dios fue manifestado en carne,
 Justificado en el Espíritu,
 Visto de los ángeles,
 Predicado a los gentiles,
 Creído en el mundo,
 Recibido arriba en gloria. 
 

 


 

1Ti 3:1  La palabra es fiel: Si alguno desea obispado (oficio de pastor o anciano en la Iglesia) , ministerio difícil desea.
1Ti 3:2  Conviene, pues, que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, vigilante, templado, de afectos mundanos mortificados, hospedador, apto para enseñar;
1Ti 3:3  no dado al vino, no heridor, no codicioso de ganancias deshonestas, sino moderado, no litigioso, ajeno de avaricia;
1Ti 3:4  que gobierne bien su casa, que tenga sus hijos en sujeción con toda integridad
1Ti 3:5  (porque el que no sabe gobernar su casa, ¿cómo cuidará de la Iglesia de Dios?);
1Ti 3:6  no un neófito, para que inflándose no caiga en juicio del diablo.
1Ti 3:7  También conviene que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en vergüenza y en lazo del diablo.
1Ti 3:8  Los diáconos asimismo, honestos, no de dos lenguas, no dados a mucho vino, no amadores de ganancias deshonestas;
1Ti 3:9  que tengan el misterio de la fe juntamente con limpia conciencia.
1Ti 3:10  Y éstos también sean antes probados; y así ministren, si fueren irreprensibles.
1Ti 3:11  Las mujeres asimismo honestas, no detractoras; templadas, fieles en todo.
1Ti 3:12  Los diáconos sean maridos de una sola mujer, que gobiernen bien sus hijos y sus casas.
1Ti 3:13  Porque los que bien ministraren, ganan para sí buen grado, y mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús.
1Ti 3:14  Esto te escribo con la esperanza que iré presto a ti;
1Ti 3:15  y si no fuere tan presto, para que sepas cómo convenga conversar en la Casa de Dios, que es la Iglesia del Dios viviente, columna y base de La verdad.
1Ti 3:16  Y sin falta, grande es el misterio de la piedad: Dios se ha manifestado en carne; ha sido justificado con el Espíritu; ha sido visto de los Angeles; ha sido predicado a los gentiles; ha sido creído en el mundo; ha sido recibido en gloria. 

 


 

1Ti 3:1  This is a true saying, If a man desire the office of a bishop, he desireth a good work.
1Ti 3:2  A bishop then must be blameless, the husband of one wife, vigilant, sober, of good behaviour, given to hospitality, apt to teach;
1Ti 3:3  Not given to wine, no striker, not greedy of filthy lucre; but patient, not a brawler, not covetous;
1Ti 3:4  One that ruleth well his own house, having his children in subjection with all gravity;
1Ti 3:5  (For if a man know not how to rule his own house, how shall he take care of the church of God?)
1Ti 3:6  Not a novice, lest being lifted up with pride he fall into the condemnation of the devil.
1Ti 3:7  Moreover he must have a good report of them which are without; lest he fall into reproach and the snare of the devil.
1Ti 3:8  Likewise must the deacons be grave, not doubletongued, not given to much wine, not greedy of filthy lucre;
1Ti 3:9  Holding the mystery of the faith in a pure conscience.
1Ti 3:10  And let these also first be proved; then let them use the office of a deacon, being found blameless.
1Ti 3:11  Even so must their wives be grave, not slanderers, sober, faithful in all things.
1Ti 3:12  Let the deacons be the husbands of one wife, ruling their children and their own houses well.
1Ti 3:13  For they that have used the office of a deacon well purchase to themselves a good degree, and great boldness in the faith which is in Christ Jesus.
1Ti 3:14  These things write I unto thee, hoping to come unto thee shortly:
1Ti 3:15  But if I tarry long, that thou mayest know how thou oughtest to behave thyself in the house of God, which is the church of the living God, the pillar and ground of the truth.
1Ti 3:16  And without controversy great is the mystery of godliness: God was manifest in the flesh, justified in the Spirit, seen of angels, preached unto the Gentiles, believed on in the world, received up into glory. 

 


 

1Ti 3:1  Es cierta esta afirmación: Si alguno aspira al cargo de epíscopo, desea una noble función.
1Ti 3:2  Es, pues, necesario que el epíscopo sea irreprensible, casado una sola vez, sobrio, sensato, educado, hospitalario, apto para enseñar,
1Ti 3:3  ni bebedor ni violento, sino moderado, enemigo de pendencias, desprendido del dinero,
1Ti 3:4  que gobierne bien su propia casa y mantenga sumisos a sus hijos con toda dignidad;
1Ti 3:5  pues si alguno no es capaz de gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la Iglesia de Dios?
1Ti 3:6  Que no sea neófito, no sea que, llevado por la soberbia, caiga en la misma condenación del Diablo.
1Ti 3:7  Es necesario también que tenga buena fama entre los de fuera, para que no caiga en descrédito y en las redes del Diablo.
1Ti 3:8  También los diáconos deben ser dignos, sin doblez, no dados a beber mucho vino ni a negocios sucios;
1Ti 3:9  que guarden el Misterio de la fe con una conciencia pura.
1Ti 3:10  Primero se les someterá a prueba y después, si fuesen irreprensibles, serán diáconos.
1Ti 3:11  Las mujeres igualmente deben ser dignas, no calumniadoras, sobrias, fieles en todo.
1Ti 3:12  Los diáconos sean casados una sola vez y gobiernen bien a sus hijos y su propia casa.
1Ti 3:13  Porque los que ejercen bien el diaconado alcanzan un puesto honroso y grande entereza en la fe de Cristo Jesús.
1Ti 3:14  Te escribo estas cosas con la esperanza de ir pronto donde ti;
1Ti 3:15  pero si tardo, para que sepas cómo hay que portarse en la casa de Dios, que es la Iglesia de Dios vivo, columna y fundamento de la verdad.
1Ti 3:16  Y sin duda alguna, grande es el Misterio de la piedad: El ha sido manifestado en la carne, justificado en el Espíritu, visto de los Ángeles, proclamado a los gentiles, creído en el mundo, levantado a la gloria.

 


 

1Ti 3:1  Esto es muy cierto.
 Si alguien aspira al cargo de presidir la comunidad, [1] a un buen trabajo aspira.
1Ti 3:2  Por eso, el que tiene este cargo ha de ser irreprensible. Debe ser esposo de una sola mujer[2] y llevar una vida seria, juiciosa y respetable. Debe estar siempre dispuesto a hospedar gente en su casa; debe ser apto para enseñar;
1Ti 3:3  no debe ser borracho ni amigo de peleas, sino bondadoso, pacífico y desinteresado en cuanto al dinero.
1Ti 3:4  Debe saber gobernar bien su casa y hacer que sus hijos sean obedientes y de conducta digna;
1Ti 3:5  porque si uno no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la iglesia de Dios?
1Ti 3:6  Por lo tanto, el dirigente no debe ser un recién convertido, no sea que se llene de orgullo y caiga bajo la misma condenación en que cayó el diablo.
1Ti 3:7  También debe ser respetado entre los no creyentes, para que no caiga en deshonra y en alguna trampa del diablo.
1Ti 3:8  Asimismo, los diáconos[3] deben ser hombres respetables, que nunca falten a su palabra ni sean dados a emborracharse ni a desear ganancias mal habidas.
1Ti 3:9  Deben apegarse a la verdad revelada en la cual creemos, y vivir con conciencia limpia.
1Ti 3:10  Primero deben pasar un periodo de prueba, y después, si no hay nada en contra de ellos, podrán servir como diáconos.
1Ti 3:11  Igualmente, las mujeres deben ser respetables, no chismosas, serias y fieles en todo.
1Ti 3:12  Un diácono debe ser esposo de una sola mujer, [4] y saber gobernar bien a sus hijos y su propia casa.
1Ti 3:13  Porque los diáconos que realizan bien su trabajo, se hacen dignos de un lugar de honor, y podrán gozar de gran tranquilidad gracias a su fe en Cristo Jesús.
1Ti 3:14  Espero ir pronto a verte; pero te escribo esto
1Ti 3:15  para que, si me retraso, sepas cómo debe portarse uno en la familia de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, la cual sostiene y defiende la verdad.
1Ti 3:16  No hay duda de que la verdad revelada de nuestra religión es algo muy grande:
Cristo se manifestó en su condición
de hombre,
triunfó en su condición de espíritu
y fue visto por los ángeles.
Fue anunciado a las naciones,
creído en el mundo
 y recibido en la gloria. 

 


 

1Ti 3:1  Esa declaración es fiel.  Si algún hombre está procurando alcanzar un puesto de superintendente, desea una obra excelente.
1Ti 3:2  El superintendente, por lo tanto, debe ser irreprensible, esposo de una sola mujer, moderado en los hábitos, de juicio sano, ordenado, hospitalario, capacitado para enseñar,
1Ti 3:3  no un borracho pendenciero, no un golpeador, sino razonable, no belicoso, no amador del dinero,
1Ti 3:4  hombre que presida su propia casa excelentemente, que tenga hijos en sujeción con toda seriedad
1Ti 3:5  (si de veras no sabe algún hombre presidir su propia casa, ¿cómo cuidará de la congregación de Dios?);
1Ti 3:6  no un hombre recién convertido, por temor de que se hinche [de orgullo] y caiga en el juicio pronunciado contra el Diablo.
1Ti 3:7  Además, debe también tener excelente testimonio de los de afuera, para que no caiga en vituperio y en un lazo del Diablo.
1Ti 3:8  Los siervos ministeriales, igualmente, deben ser serios, no de lengua doble, no dados a mucho vino, no ávidos de ganancia falta de honradez,
1Ti 3:9  manteniendo el secreto sagrado de la fe con una conciencia limpia.
1Ti 3:10  También, que primero se pruebe a estos en cuanto a aptitud; entonces que sirvan como ministros, al estar libres de acusación.
1Ti 3:11  Las mujeres, igualmente, deben ser serias, no calumniadoras, moderadas en los hábitos, fieles en todas las cosas.
1Ti 3:12  Que los siervos ministeriales sean esposos de una sola mujer, y presidan de manera excelente a [sus] hijos y sus propias casas.
1Ti 3:13  Porque los hombres que sirven excelentemente están adquiriendo para sí mismos una excelente posición y gran franqueza de expresión en la fe con relación a Cristo Jesús.
1Ti 3:14  Te escribo estas cosas, aunque espero dentro de poco ir a ti,
1Ti 3:15  pero en caso de que tardara, para que sepas cómo debes comportarte en la casa de Dios, que es la congregación de[l] Dios vivo, columna y apoyo de la verdad.
1Ti 3:16  Realmente, se reconoce que el secreto sagrado de esta devoción piadosa es grande: ‘Él fue puesto de manifiesto en carne, fue declarado justo en espíritu, se apareció a ángeles, fue predicado entre naciones, fue creído en [el] mundo, fue recibido arriba en gloria’.

 


 

1Ti 3:1  Si alguien desea dirigir una iglesia, realmente desea un buen trabajo.
1Ti 3:2  Pero debe ser alguien a quien no se le pueda acusar de nada malo. Debe tener una sola esposa, controlar todos sus deseos, y pensar dos veces lo que va a hacer. Debe comportarse correctamente, recibir con gusto en su hogar a los visitantes, y saber enseñar.
1Ti 3:3  No debe ser borracho ni violento, ni buscar pelea. Al contrario, debe ser amable y tranquilo, y no estar preocupado sólo por el dinero.
1Ti 3:4  Además, debe gobernar bien a su propia familia y educar a sus hijos, para que sean obedientes y respetuosos.
1Ti 3:5  Porque si no puede gobernar a su propia familia, tampoco podrá gobernar a la iglesia de Dios.
1Ti 3:6  Y no debe ser alguien con poco tiempo de haber creído en Jesucristo, pues puede volverse orgulloso, y entonces recibirá el mismo castigo que Satanás.
1Ti 3:7  Por último, debe contar con el respeto de la gente que no cree en Jesucristo, para que nunca pase vergüenza delante de ellos ni caiga en alguna trampa de Satanás.
1Ti 3:8  Los diáconos deben ser gente respetable; no deben mentir ni beber mucho vino, ni estar preocupados por ganar mucho dinero.
1Ti 3:9  Además, deben creer siempre en todo el mensaje de la buena noticia que Dios nos ha dado, y tener la conciencia tranquila.
1Ti 3:10  Deben tener una sola esposa, y dirigir bien a sus hijos y a toda su familia. Las mujeres también deben hacer bien su trabajo. No deben ser chismosas, sino saber controlarse en todo, y ser personas en las que se pueda confiar. Los que quieran ser diáconos serán puestos a prueba. Si no hay nada de qué acusarlos, y pasan la prueba, trabajarán en la iglesia.
1Ti 3:13  Los que hagan bien su trabajo como diáconos tendrán buena fama, y se ganarán el respeto y la confianza de todos en la iglesia de Cristo.
1Ti 3:14  Espero visitarte pronto. Pero te escribo todo esto,
1Ti 3:15  por si acaso no llego a tiempo. Así sabrás cómo debemos comportarnos los que pertenecemos a la iglesia, que es la familia del Dios vivo. La iglesia sostiene y defiende la verdad.
1Ti 3:16  No hay duda de que es muy profunda la verdad de la religión cristiana: Cristo vino al mundo como hombre. El Espíritu lo declaró inocente. Los ángeles lo vieron. Su mensaje se anunció entre las naciones, y el mundo creyó en él. Fue llevado al cielo y Dios lo colmó de honores.

 


 

1Ti 3:1  He aquí una palabra en la cual puedes confiar: cualquiera que aspire a ser dirigente en una Asamblea, está buscando trabajo que vale la pena.
1Ti 3:2  Un director de Asamblea tiene que estar por encima de reproche, tiene que ser fiel a su esposa, con dominio propio, sobrio, ordenado, hospitalario y apto para enseñar.
1Ti 3:3  No debe beber con exceso[13] o meterse en peleas; más bien, debe ser bondadoso y amable. No puede ser un amante del dinero.
1Ti 3:4  Tiene que manejar bien su casa, [14] teniendo hijo s que le obedezcan con todo respeto.
1Ti 3:5  Pues si un hombre no puede gobernar su casa, ¿cómo podrá gobernar la Asamblea Mesiánica de YAHWEH?
1Ti 3:6  No puede ser un nuevo creyente, porque puede hincharse con vanidad y caer bajo el mismo juicio que ha satán.
1Ti 3:7  Además, tiene que tener buena estima de los de afuera, para que no caiga en desgracia y en la trampa de ha satán.
1Ti 3:8  Asimismo, los shammashim, tienen que ser de buena reputación, personas que se pueda confiar en su palabra. Que no se den a beber excesivamente, ni sean codiciosos de ganancias deshonestas.
1Ti 3:9  Tienen que poseer la verdad de la fe, anteriormente escondida, con una conciencia limpia,
1Ti 3:10  y primero ser sometidos a prueba; después, y si es encontrado sin culpa, que sea nombrado shammash.
1Ti 3:11  Similarme nte sus esposas tienen que ser de buena reputación, que no sean chismosas, sino sobrias, fieles en todo.
1Ti 3:12  Que los shammashim, cada uno, sea fiel a su esposa, gobernando bien a sus hijos y a su casa.
1Ti 3:13  Porque aquellos que son buenos siervos como shammashim, obtendrán para sí una posición honrosa, y mucha audacia en la confianza que viene por medio de Yahshúa Ha Mashíaj.[15]
1Ti 3:14  Espero visitarlos pronto, pero estoy escribiendo estas cosas
1Ti 3:15  por si me demoro; tú sabes como conducirte en la casa de YAHWEH, que es la Asamblea Mesiánica del Elohim viviente, columna y baluarte de la verdad.[16]
1Ti 3:16  Grande, sin duda alguna, es la verdad fundamental de nuestra fe que anteriormente estaba escondida. El fue manifestado en la carne , y probado justo en el Ruaj. Visto por malajim, y proclamado entre todas las naciones,[17] confiado por todo este mundo, y levantado al cielo en Gloria.

 


 

1Ti 3:1  "Esto es cierto: el que quiera ser anciano líder, a buena obra se encomienda."
1Ti 3:2  "Es necesario que los ancianos líderes lleven una vida que nadie tenga por qué criticar y muestren las siguientes cualidades: ser sensatos, respetables, tener una sola esposa, tener domino propio, estar dispuestos a recibir en su hogar a los necesitados y ser capaces de instruir en la fe."
1Ti 3:3  "Ellos no deben emborracharse ni pelear, sino ser amables, pacíficos y no amar el dinero."
1Ti 3:4  "Deben dirigir bien a su propia familia, es decir, que sus hijos les obedezcan y siempre los respeten."
1Ti 3:5  "Si un hombre no sabe dirigir a su propia familia, entonces tampoco podrá cuidar de la iglesia de Dios."
1Ti 3:6  Los ancianos líderes no deben ser nuevos creyentes en Cristo para que no se enorgullezcan ni sean condenados como el diablo.
1Ti 3:7  "Además, deben tener el respeto de la gente que no es de la iglesia. De esa manera evitarán críticas y no caerán en las trampas que el diablo tratará de ponerles."
1Ti 3:8  "Los ayudantes de la iglesia deben tener cualidades similares a las de los ancianos líderes: ser respetables, sinceros, no tomar mucho vino y no ganar dinero de manera deshonesta."
1Ti 3:9  Deben seguir la verdad que ahora Dios nos ha dado a conocer y tener la conciencia limpia.
1Ti 3:10  "Primero, hay que ponerlos a prueba y entonces, si no hay nada en su contra, pueden servir."
1Ti 3:11  "Así mismo, las mujeres ayudantes deben tener estas cualidades: tener el respeto de los demás, no hablar mal de otros, tener dominio propio y ser dignas de confianza en todo lo que hacen."
1Ti 3:12  Los ayudantes deben tener una sola esposa y dirigir bien a sus hijos y su hogar.
1Ti 3:13  Los ayudantes que hacen bien su trabajo obtienen un puesto honorable y fortalecen su fe en Jesucristo.
1Ti 3:14  "Espero ir a verte pronto; sin embargo, te escribo estas instrucciones por ahora."
1Ti 3:15  "Tal vez no pueda llegar pronto, así que quiero que sepas cómo se debe vivir en la familia de Dios. Esa familia es la iglesia del Dios viviente, base y apoyo principal de la verdad."
1Ti 3:16  "En ella se basa nuestra vida dedicada a Dios. Sin lugar a dudas qué grande es esa verdad que no se nos reveló sino hasta ahora: Cristo se dio a conocer en cuerpo humano, el Espíritu demostró que lo que él decía era la verdad y fue visto por los ángeles. Él fue anunciado a todas las naciones, gente de todo el mundo creyó en él, y fue llevado a la gloria."

 


 
  Conocen nuestro sitio 445355 visitantes (1653351 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!