Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W125
 


  BibliadeEstudioAdventistaTito 1.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Tito


 

Tit 1:1  Pablo, siervo de Dios, apóstol de Jesucristo, según fe de elegidos de Dios y conocimiento de verdad, la según piedad,
Tit 1:2  en esperanza de vida eterna; que prometió el inmendaz Dios, antes de tiempos seculares;
Tit 1:3  y manifestó, en sazones propias, su palabra, en predicación; que ha sido confiada a mí, según ordenación de nuestro Salvador, Dios;
Tit 1:4  a Tito, verdadero hijo, por la común fe: gracia y paz de Dios Padre y Cristo Jesús, Salvador nuestro.
Tit 1:5  Por esta causa te dejé en Creta: para que, lo que falta, acabases de corregir; y constituyeses en cada ciudad ancianos(a) ; cual yo te ordené:
Tit 1:6  si alguno es irreprensible, de una mujer marido, hijos teniendo fieles, no en acusación de libertinaje o insumisos.
Tit 1:7  Que debe el obispo irreprensible ser, como de Dios dispensador: no arrogante, no iracundo, no vinolento, no percusor, no torpe logrero;
Tit 1:8  sino hospitalario, benigno, sobrio, justo, santo, continente,
Tit 1:9  atenido a la, según la doctrina, fiel palabra; para que poderoso sea, y a exhortar en la enseñanza la sana, y a los que contradicen, refutar.
Tit 1:10  Pues hay muchos también insumisos, vanílocuos y embaidores; sobre todo los de la circuncisión;
Tit 1:11  a quienes hay que refrenar; los cuales enteras casas trastornan, enseñando lo que no se debe, por causa de torpe lucro.
Tit 1:12  Dijo uno de ellos, propio de ellos profeta(b) : Los cretenses siempre embusteros, malas bestias, vientres haraganes.
Tit 1:13  Este testimonio es verdadero. Por la cual causa repréndeles ásperamente, para que sanen en la fe,
Tit 1:14  no ateniéndose a judaicas fábulas y mandamientos de hombres que de sí apartan la verdad.
Tit 1:15  Todo(c)  puro a los puros; pero a los manchados e infieles, nada puro; sino que manchadas están, y su mente y su conciencia.
Tit 1:16  A Dios confiesan conocer, mas con las obras niegan; abominables siendo y rebeldes, y, para toda obra buena, reprobados.  

 


 

Tit 1:1  Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, conforme a la fe de los escogidos de Dios y al conocimiento de la verdad, que se ajusta a la piedad,
Tit 1:2  en la esperanza de la vida eterna, que prometió desde los tiempos eternos el Dios que no miente,
Tit 1:3  y que en el tiempo prefijado manifestó su palabra por la predicación a mí confiada según el mandato de nuestro Salvador, Dios:
Tit 1:4  a Tito, hijo mío verdadero según la fe común, la gracia y la paz de parte de Dios Padre y de Cristo Jesús, nuestro Salvador.
Tit 1:5  Te dejé en Creta para que acabases de ordenar lo que faltaba y constituyeses por las ciudades presbíteros en la forma que te ordené.
Tit 1:6  Que sean irreprochables, maridos de una sola mujer, cuyos hijos sean fieles, que no estén tachados de liviandad o desobediencia.
Tit 1:7  Porque es preciso que el obispo sea inculpable, como administrador de Dios; no soberbio, ni iracundo, ni dado al vino, ni pendenciero, ni codicioso de torpes ganancias,"
Tit 1:8  sino hospitalario, amador de los buenos, modesto, justo, santo, continente,
Tit 1:9  guardador de la palabra fiel; que se ajuste a la doctrina, de suerte que pueda exhortar con doctrina sana y argüir a los contradictores."
Tit 1:10  Porque hay muchos, indisciplinados, charlatanes, embaucadores, sobre todo los de la circuncisión,
Tit 1:11  a los cuales es preciso tapar la boca, que revuelven del todo las casas, enseñando lo que no deben, llevados del deseo de torpe ganancia.
Tit 1:12  Bien dijo uno de ellos, su propio profeta: “Los cretenses, siempre embusteros, bestias malas y glotones,”
Tit 1:13  Verdadero es tal testimonio. Por tanto, repréndelos severamente, para que se mantengan sanos en la fe,
Tit 1:14  que no den oídos a las fábulas judaicas y a los preceptos de los hombres que reniegan de la verdad.
Tit 1:15  Todo es limpio para los limpios, mas para los impuros y para los infieles nada hay puro, porque su mente y su conciencia están contaminadas.
Tit 1:16  Alardean de conocer a Dios, pero con las obras le niegan, abominables, rebeldes e incapaces de toda obra buena.

 


 

Tit 1:1  Querido Tito: Yo te ayudé a confiar en Jesucristo, y por eso tú eres para mí como un verdadero hijo. Tú y yo confiamos en Dios; por eso yo le pido a él, que es nuestro Padre, y a Jesucristo, nuestro Salvador, que te llenen de su amor y de su paz. Como bien sabes, soy servidor de Dios y apóstol de Jesucristo. Fui enviado por él para que los elegidos de Dios confíen en él, y para que lleguen a conocer la verdad que enseña nuestra religión. Así estarán seguros de recibir la vida eterna, que Dios nuestro Salvador prometió desde hace mucho tiempo. Y sabemos que Dios no miente. En el momento que él consideró oportuno, me dio ese mensaje y me pidió que lo anunciara a los demás.
Tit 1:5  Te dejé en la isla de Creta para que resolvieras los problemas pendientes, y para que nombraras líderes en las iglesias de cada pueblo. Tal y como te dije,
Tit 1:6  un líder de la iglesia debe ser alguien al que no se le pueda acusar de nada malo. Debe ser esposo de una sola mujer, y sus hijos deben creer en Jesucristo y ser obedientes.
Tit 1:7  Dios les ha encargado a los líderes de la iglesia que vigilen el trabajo de todos, para que todo se haga bien. Por eso, no deben ser tiranos, ni enojarse con facilidad ni emborracharse. Tampoco deben ser violentos, ni tramposos en sus negocios.
Tit 1:8  Al contrario, deben hacer siempre lo bueno, y recibir con gusto en su casa a quienes los visiten. Deben pensar bien las cosas antes de hacerlas, y ser justos, santos y disciplinados en todo.
Tit 1:9  No deberán creer otro mensaje que no sea el verdadero mensaje recibido de Dios, y mucho menos enseñarlo. Así podrán animar a otros por medio de la buena enseñanza, y convencer a los que se oponen a ella.
Tit 1:10  Porque por allí andan muchos que no obedecen la verdadera enseñanza, sino que engañan a los demás con sus enseñanzas tontas. Esto pasa, sobre todo, con algunos de ustedes que insisten en seguir practicando la circuncisión.
Tit 1:11  No los dejes enseñar, porque confunden a familias enteras, y lo hacen sólo para ganar dinero.
Tit 1:12  Fue uno de los propios profetas de Creta el que dijo: «Esa gente de Creta es mentirosa, glotona y perezosa. Se portan como animales salvajes.»
Tit 1:13  ¡Y es verdad! Por eso tienes que reprender mucho a esta clase de gente, y ayudarla para que vuelva a confiar en Jesucristo como es debido.
Tit 1:14  Ayúdalos a no prestar atención a mandamientos dados por gente mentirosa, ni a cuentos inventados por los judíos.
Tit 1:15  Los que obedecen sinceramente a Jesucristo consideran que todo es bueno. Pero los que no obedecen ni confían en él, creen que nada es bueno; sólo piensan en lo malo, y no les remuerde la conciencia.
Tit 1:16  Dicen que conocen a Dios pero, cuando vemos el mal que hacen, sabemos que eso no es cierto. Son odiosos y desobedientes, incapaces de hacer algo bueno. 

 


 

Tit 1:1  y que da la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no puede mentir, ha prometido y destinado antes de todos los siglos,
Tit 1:2  habiendo hecho ver en su tiempo el cumplimiento de su palabra en la predicación de la buena nueva que se me ha confiado a mí por mandato de Dios, salvador nuestro,
Tit 1:3  a Tito, hijo querido, según la fe que nos es común, gracia y paz de Dios Padre, y de Jesucristo Salvador nuestro.
Tit 1:4  La causa porque te dejé en Creta, es para que arregles y corrijas las cosas que falten, y establezcas en cada ciudad presbíteros, conforme yo te prescribí,
Tit 1:5  escogiendo para tan sagrado ministerio a quien sea sin tacha, casado una sola vez, que tenga hijos fieles, no infamados de lujuria, ni desobedientes.
Tit 1:6  Porque es necesario que un obispo sea irreprensible, o sin crimen, como que es el ecónomo de Dios o el dispensador de sus riquezas, no soberbio, no colérico, no dado al vino, no percusor, o violento, no codicioso de sórdida ganancia;
Tit 1:7  sino amante de la hospitalidad, dulce y afable, sobrio, justo, religioso, continente,
Tit 1:8  adicto a las verdades de la fe, según se le han enseñado a él, a fin de que sea capaz de instruir en la sana doctrina, y argüir a los que contradijeren.
Tit 1:9  Porque aun hay muchos desobedientes, charlatanes y embaucadores, sobre todo de los circuncisos, o judíos convertidos,
Tit 1:10  a quienes es necesario tapar la boca; que trastornan familias enteras, enseñando cosas que no convienen con la buena nueva por amor de una torpe ganancia, o vil interés.
Tit 1:11  Dijo uno de ellos, propio profeta, de esos mismos isleños: Son los cretenses siempre mentirosos, malignas bestias, vientres perezosos.
Tit 1:12  Este testimonio es verdadero. Por tanto, repréndelos fuertemente, para que conserven sana la fe,
Tit 1:13  y no den oídos a las fábulas judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad.
Tit 1:14  Para los limpios todas las cosas son limpias; mas para los contaminados, y que no tienen fe no hay nada limpio, sino que tienen contaminadas su alma y su conciencia con los pecados.
Tit 1:15  Profesan conocer a Dios, mas lo niegan con las obras, siendo como son abominables y rebeldes, y negados para toda obra buena.
Tit 1:16  Mas tú has de enseñar solamente cosas conforme a la sana doctrina, 

 


 

Tit 1:1  

Salutación
  Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, conforme a la fe de los escogidos de Dios y el conocimiento de la verdad que es según la piedad,
Tit 1:2  en la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos,
Tit 1:3  y a su debido tiempo manifestó su palabra por medio de la predicación que me fue encomendada por mandato de Dios nuestro Salvador,
Tit 1:4  a Tito,(A) verdadero hijo en la común fe: Gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y del Señor Jesucristo nuestro Salvador. 

Requisitos de ancianos y obispos
 
Tit 1:5  Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé;
Tit 1:6  el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía.
Tit 1:7  Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas,
Tit 1:8  sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo,
Tit 1:9  retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen.(B)
Tit 1:10  Porque hay aún muchos contumaces, habladores de vanidades y engañadores, mayormente los de la circuncisión,
Tit 1:11  a los cuales es preciso tapar la boca; que trastornan casas enteras, enseñando por ganancia deshonesta lo que no conviene.
Tit 1:12  Uno de ellos, su propio profeta, dijo: Los cretenses, siempre mentirosos, malas bestias, glotones ociosos.
Tit 1:13  Este testimonio es verdadero; por tanto, repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe,
Tit 1:14  no atendiendo a fábulas judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad.
Tit 1:15  Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas.
Tit 1:16  Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra. 
 

 


 

Tit 1:1  Pablo, siervo de Dios, y apóstol de Jesús, el Cristo, según la fe de los escogidos de Dios, y el conocimiento de la verdad que es según la piedad,
Tit 1:2  para la esperanza de la vida eterna, la cual prometió el Dios, que no puede mentir, antes de los tiempos de los siglos,
Tit 1:3  y la manifestó a sus tiempos: Es su palabra por la predicación, que me es a mí encomendada por mandamiento de nuestro salvador Dios;
Tit 1:4  a Tito, verdadero hijo en la común fe: Gracia, misericordia, y paz del Dios Padre, y del Señor Jesús, el Cristo, salvador nuestro.
Tit 1:5  Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo que falta, y pusieses ancianos por las villas, así como yo te mandé;
Tit 1:6  el que fuere irreprensible, marido de una mujer, que tenga hijos fieles que no pueden ser acusados de disolución, ni contumaces.
Tit 1:7  Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como dispensador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no heridor, no codicioso de ganancias deshonestas;
Tit 1:8  sino hospedador, amador de los buenos, templado, justo, santo, continente;
Tit 1:9  retenedor de la doctrina conforma a la fiel palabra, para que también pueda exhortar con sana doctrina, y convencer a los que contradicen.
Tit 1:10  Porque hay aún muchos contumaces, y habladores de vanidades, y engañadores (de las almas), mayormente los que son de la circuncisión,
Tit 1:11  A los cuales es preciso tapar la boca; que trastornan casas enteras; enseñando lo que no conviene, por ganancia deshonesta.
Tit 1:12  Dijo uno de ellos, su propio profeta: Los cretenses, siempre mentirosos, malas bestias, vientres perezosos.
Tit 1:13  Este testimonio es verdadero; por tanto, repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe,
Tit 1:14  no atendiendo a fábulas judaicas, y a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad.
Tit 1:15  Porque todas las cosas son limpias a los limpios; mas a los contaminados e infieles nada es limpio; antes su alma y conciencia son contaminadas.
Tit 1:16  Profesan conocer a Dios; mas con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, y reprobados para toda buena obra. 

 


 

Tit 1:1  Paul, a servant of God, and an apostle of Jesus Christ, according to the faith of God's elect, and the acknowledging of the truth which is after godliness;
Tit 1:2  In hope of eternal life, which God, that cannot lie, promised before the world began;
Tit 1:3  But hath in due times manifested his word through preaching, which is committed unto me according to the commandment of God our Saviour;
Tit 1:4  To Titus, mine own son after the common faith: Grace, mercy, and peace, from God the Father and the Lord Jesus Christ our Saviour.
Tit 1:5  For this cause left I thee in Crete, that thou shouldest set in order the things that are wanting, and ordain elders in every city, as I had appointed thee:
Tit 1:6  If any be blameless, the husband of one wife, having faithful children not accused of riot or unruly.
Tit 1:7  For a bishop must be blameless, as the steward of God; not selfwilled, not soon angry, not given to wine, no striker, not given to filthy lucre;
Tit 1:8  But a lover of hospitality, a lover of good men, sober, just, holy, temperate;
Tit 1:9  Holding fast the faithful word as he hath been taught, that he may be able by sound doctrine both to exhort and to convince the gainsayers.
Tit 1:10  For there are many unruly and vain talkers and deceivers, specially they of the circumcision:
Tit 1:11  Whose mouths must be stopped, who subvert whole houses, teaching things which they ought not, for filthy lucre's sake.
Tit 1:12  One of themselves, even a prophet of their own, said, The Cretians are alway liars, evil beasts, slow bellies.
Tit 1:13  This witness is true. Wherefore rebuke them sharply, that they may be sound in the faith;
Tit 1:14  Not giving heed to Jewish fables, and commandments of men, that turn from the truth.
Tit 1:15  Unto the pure all things are pure: but unto them that are defiled and unbelieving is nothing pure; but even their mind and conscience is defiled.
Tit 1:16  They profess that they know God; but in works they deny him, being abominable, and disobedient, and unto every good work reprobate. 

 


 

Tit 1:1  Pablo, siervo de Dios, apóstol de Jesucristo para llevar a los escogidos de Dios a la fe y al pleno conocimiento de la verdad que es conforme a la piedad,
Tit 1:2  con la esperanza de vida eterna, prometida desde toda la eternidad por Dios que no miente,
Tit 1:3  y que en el tiempo oportuno ha manifestado su Palabra por la predicación a mí encomendada según el mandato de Dios nuestro Salvador,
Tit 1:4  a Tito, verdadero hijo según la fe común. Gracia y paz de parte de Dios Padre y de Cristo Jesús, nuestro Salvador.
Tit 1:5  El motivo de haberte dejado en Creta, fue para que acabaras de organizar lo que faltaba y establecieras presbíteros en cada ciudad, como yo te ordené.
Tit 1:6  El candidato debe ser irreprochable, casado una sola vez, cuyos hijos sean creyentes, no tachados de libertinaje ni de rebeldía.
Tit 1:7  Porque el epíscopo, como administrador de Dios, debe ser irreprochable; no arrogante, no colérico, no bebedor, no violento, no dado a negocios sucios;
Tit 1:8  sino hospitalario, amigo del bien, sensato, justo, piadoso, dueño de sí.
Tit 1:9  Que esté adherido a la palabra fiel, conforme a la enseñanza, para que sea capaz de exhortar con la sana doctrina y refutar a los que contradicen.
Tit 1:10  Porque hay muchos rebeldes, vanos habladores y embaucadores, sobre todo entre los de la circuncisión,
Tit 1:11  a quienes es menester tapar la boca; hombres que trastornan familias enteras, enseñando por torpe ganancia lo que no deben.
Tit 1:12  Uno de ellos, profeta suyo, dijo: «Los cretenses son siempre mentirosos, malas bestias, vientres perezosos.»
Tit 1:13  Este testimonio es verdadero. Por tanto repréndeles severamente, a fin de que conserven sana la fe,
Tit 1:14  y no den oídos a fábulas judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad.
Tit 1:15  Para los limpios todo es limpio; mas para los contaminados e incrédulos nada hay limpio, pues su mente y conciencia están contaminadas.
Tit 1:16  Profesan conocer a Dios, mas con sus obras le niegan; son abominables y rebeldes e incapaces de toda obra buena.

 


 

Tit 1:1  Carta de Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, enviado por él para que los elegidos de Dios lleguen a la fe y al conocimiento de la verdad que se encuentra en nuestra religión,
Tit 1:2  sostenidos por la esperanza de la vida eterna. Dios, que no miente, prometió esta vida desde la eternidad,
Tit 1:3  y ahora, a su debido tiempo, ha dado a conocer su mensaje por medio de la predicación que me ha sido confiada por mandato de Dios nuestro Salvador.
Tit 1:4  A Tito, verdadero hijo en la fe común a los dos. Que Dios nuestro Padre y Jesucristo nuestro Salvador derramen su gracia y su paz sobre ti.
Tit 1:5  Cuando te dejé en la isla de Creta, lo hice para que arreglaras lo que quedaba por arreglar y para que, en cada pueblo, nombraras ancianos de la iglesia, de acuerdo con lo que yo te encargué.
Tit 1:6  Un anciano[1] debe llevar una vida irreprochable. Debe ser esposo de una sola mujer, [2] y sus hijos deben ser creyentes y no estar acusados de mala conducta o de ser rebeldes.
Tit 1:7  Pues el que preside la comunidad está encargado de las cosas de Dios, y por eso es necesario que lleve una vida irreprochable. No debe ser terco, ni de mal genio; no debe ser borracho, ni amigo de peleas, ni desear ganancias mal habidas.
Tit 1:8  Al contrario, siempre debe estar dispuesto a hospedar gente en su casa, y debe ser un hombre de bien, de buen juicio, justo, santo y disciplinado.
Tit 1:9  Debe apegarse al verdadero mensaje que se le enseñó, para que también pueda animar a otros con la sana enseñanza y convencer a los que contradicen.
Tit 1:10  Porque hay muchos rebeldes, sobre todo entre los que vienen del judaísmo, que dicen cosas sin sentido y engañan a la gente.
Tit 1:11  A esos hay que taparles la boca, pues trastornan familias enteras, enseñando lo que no deben para obtener ganancias mal habidas.
Tit 1:12  Fue un profeta de la misma isla de Creta quien dijo de sus paisanos: "Los cretenses, siempre mentirosos, salvajes, glotones y perezosos."[3]
Tit 1:13  y dijo la verdad; por eso, repréndelos duramente, para que sean sanos en su fe
Tit 1:14  y para que no hagan caso de cuentos inventados por los judíos, ni de lo que ordenan los que dan la espalda a la verdad.
Tit 1:15  Para los puros todas las cosas son puras;[4] pero para los que son impuros y no aceptan la fe, nada hay puro, pues tienen impuras la mente y la conciencia.
Tit 1:16  Dicen conocer a Dios, pero con sus hechos lo niegan; son odiosos y rebeldes, incapaces de ninguna obra buena. 

 


 

Tit 1:1  Pablo, esclavo de Dios y apóstol de Jesucristo según la fe de los escogidos de Dios y el conocimiento exacto de la verdad que concuerda con la devoción piadosa
Tit 1:2  sobre la base de una esperanza de la vida eterna que Dios, que no puede mentir, prometió antes de tiempos de larga duración,
Tit 1:3  mientras que a sus propios tiempos puso de manifiesto su palabra en la predicación que me fue encomendada, bajo mandato de nuestro Salvador, Dios;
Tit 1:4  a Tito, un hijo genuino según una fe de la que participamos en común: Que haya bondad inmerecida y paz de parte de Dios [el] Padre y de Cristo Jesús nuestro Salvador.
Tit 1:5  Por esta razón te dejé en Creta, para que corrigieras las cosas defectuosas e hicieras nombramientos de ancianos en ciudad tras ciudad, como te di órdenes;
Tit 1:6  si hay algún hombre libre de acusación, esposo de una sola mujer, que tenga hijos creyentes no acusados de disolución, ni ingobernables.
Tit 1:7  Porque el superintendente tiene que estar libre de acusación como mayordomo de Dios, no [ser] voluntarioso, ni propenso a la ira, ni borracho pendenciero, ni golpeador, ni ávido de ganancia falta de honradez,
Tit 1:8  sino hospitalario, amador del bien, de juicio sano, justo, leal, que ejerza autodominio,
Tit 1:9  que se adhiera firmemente a la fiel palabra en lo que toca a su [arte de] enseñar, para que pueda exhortar por la enseñanza que es saludable y también censurar a los que contradicen.
Tit 1:10  Porque hay muchos hombres ingobernables, habladores sin provecho y engañadores de la mente, especialmente esos hombres que se adhieren a la circuncisión.
Tit 1:11  Hay que cerrar la boca a estos, puesto que estos mismos hombres siguen subvirtiendo casas enteras, enseñando cosas que no deben por causa de la ganancia falta de honradez.
Tit 1:12  Uno de entre ellos, su propio profeta, dijo: “Los cretenses siempre son mentirosos, bestias salvajes perjudiciales, glotones desocupados”.
Tit 1:13  Este testimonio es verdadero. Por esta misma causa sigue censurándolos con severidad, para que estén saludables en la fe,
Tit 1:14  y no presten atención a las fábulas judaicas y a los mandamientos de hombres que se apartan de la verdad.
Tit 1:15  Todas las cosas son limpias a los limpios. Pero a los contaminados y sin fe nada les es limpio, sino que tienen contaminada tanto la mente como la conciencia.
Tit 1:16  Declaran públicamente que conocen a Dios, pero por sus obras lo repudian, porque son detestables y desobedientes y no aprobados para obra buena de clase alguna.

 


 

Tit 1:1  Querido Tito: Yo te ayudé a confiar en Jesucristo, y por eso tú eres para mí como un verdadero hijo. Tú y yo confiamos en Dios; por eso yo le pido a él, que es nuestro Padre, y a Jesucristo, nuestro Salvador, que te llenen de su amor y de su paz. Como bien sabes, soy servidor de Dios y apóstol de Jesucristo. Fui enviado por él para que los elegidos de Dios confíen en él, y para que lleguen a conocer la verdad que enseña nuestra religión. Así estarán seguros de recibir la vida eterna, que Dios nuestro Salvador prometió desde hace mucho tiempo. Y sabemos que Dios no miente. En el momento que él consideró oportuno, me dio ese mensaje y me pidió que lo anunciara a los demás.
Tit 1:5  Te dejé en la isla de Creta para que resolvieras los problemas pendientes, y para que nombraras líderes en las iglesias de cada pueblo. Tal y como te dije,
Tit 1:6  un líder de la iglesia debe ser alguien al que no se le pueda acusar de nada malo. Debe ser esposo de una sola mujer, y sus hijos deben creer en Jesucristo y ser obedientes.
Tit 1:7  Dios les ha encargado a los líderes de la iglesia que vigilen el trabajo de todos, para que todo se haga bien. Por eso, no deben ser tiranos, ni enojarse con facilidad ni emborracharse. Tampoco deben ser violentos, ni tramposos en sus negocios.
Tit 1:8  Al contrario, deben hacer siempre lo bueno, y recibir con gusto en su casa a quienes los visiten. Deben pensar bien las cosas antes de hacerlas, y ser justos, santos y disciplinados en todo.
Tit 1:9  No deberán creer otro mensaje que no sea el verdadero mensaje recibido de Dios, y mucho menos enseñarlo. Así podrán animar a otros por medio de la buena enseñanza, y convencer a los que se oponen a ella.
Tit 1:10  Porque por allí andan muchos que no obedecen la verdadera enseñanza, sino que engañan a los demás con sus enseñanzas tontas. Esto pasa, sobre todo, con algunos de ustedes que insisten en seguir practicando la circuncisión.
Tit 1:11  No los dejes enseñar, porque confunden a familias enteras, y lo hacen sólo para ganar dinero.
Tit 1:12  Fue uno de los propios profetas de Creta el que dijo: «Esa gente de Creta es mentirosa, glotona y perezosa. Se portan como animales salvajes.»
Tit 1:13  ¡Y es verdad! Por eso tienes que reprender mucho a esta clase de gente, y ayudarla para que vuelva a confiar en Jesucristo como es debido.
Tit 1:14  Ayúdalos a no prestar atención a mandamientos dados por gente mentirosa, ni a cuentos inventados por los judíos.
Tit 1:15  Los que obedecen sinceramente a Jesucristo consideran que todo es bueno. Pero los que no obedecen ni confían en él, creen que nada es bueno; sólo piensan en lo malo, y no les remuerde la conciencia.
Tit 1:16  Dicen que conocen a Dios pero, cuando vemos el mal que hacen, sabemos que eso no es cierto. Son odiosos y desobedientes, incapaces de hacer algo bueno.

 


 

Tit 1:1  De: Shaúl, esclavo de YAHWEH y un emisario[1] de Yahshúa Ha Mashíaj, enviado a promover entre el pueblo escogido de YAHWEH la confianza y el conocimiento de la verdad que lleva a Kedushah,
Tit 1:2  y están basados en cierta esperanza de vida eterna. YAHWEH, que no miente, prometió esa vida antes del principio del tiempo;
Tit 1:3  pero a su debido tiempo, manifestó públicamente Su palabra por medio de la proclamación con la cual he sido confiado por orden de YAHWEH nuestro Salvador.
Tit 1:4  A: Tito, un verdadero hijo en la fe que compartimos: Misericordia, favor inmerecido y Shalom de Elohim el Padre y del Mashíaj Yahshúa, nuestro Salvador.
Tit 1:5  La razón por la que te dejé en Creta,[2] fue para que atendieras los asuntos que todavía no estaban en orden y para que nombraras dirigentes en las Asambleas de cada ciudad, esas fueron mis intenciones.
Tit 1:6  Un dirigente debe ser sin culpa, esposo de una sola mujer,[3] que tenga hijos creyentes y no tengan reputación de ser indómitos ni rebeldes.
Tit 1:7  Porque el dirigente tiene que ser irreprochable, para que se le confíen los asuntos de YAHWEH; no puede ser voluntarioso o irritable, no debe beber excesivamente, no debe meterse en peleas ni ser codicioso de ganancias deshonestas.
Tit 1:8  Más bien, hospitalario, amante de lo bueno, de mente sensata, íntegro, Kadosh y que tenga dominio propio.
Tit 1:9  Debe sujetarse firmemente, digno de la confianza que está de acuerdo con las enseñanzas; para que por sus sólidas enseñanzas pueda exhortar, alentar y rebatir a los que contradicen.
Tit 1:10  Porque hay muchos, especialmente de la circuncisión, que son rebeldes y diluyen la mente de muchos con palabras inútiles y engañosas.[4]
Tit 1:11  Tienen que ser silenciados, porque están trastornando casas enteras enseñando lo que no deben, y haciéndolo por ganancias deshonestas.[5]
Tit 1:12  Aun uno de los profetas cretenses[6] dijo: "Los cretenses son siempre mentirosos, brutos, malvados y vagos glotones."
Tit 1:13  ¡Y esto es verdad! Por esta razón debes ser severo cuando reprendes a los que han seguido esta falsa enseñanza, para que puedan llegar a ser sólidos en su confianza,
Tit 1:14  y dejar de prestar atención a fábulas judaicas, y a mandamientos de hombres que rechazan la verdad.[7]
Tit 1:15  Todas las cosas son puras para los que en sí mismos son puros. Pero nada es puro para los que son profanos y desconfiados, pues hasta sus mentes y conciencias han sido profanadas.
Tit 1:16  Profesan que conocen a YAHWEH, pero con sus acciones le niegan. Son detestables y desobedientes, han probado que nada bueno pueden hacer.[8]

 


 

Tit 1:1  "Estimado Tito: Te saludo yo, Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo. Fui enviado para que el pueblo que Dios ha escogido tenga fe en él y para que conozca la verdad que enseña cómo servir a Dios. La meta es que tengan la esperanza de vida eterna que Dios prometió desde antes de que el tiempo existiera, y él no miente. Dios mostró esa vida al mundo en el momento apropiado y la dio a conocer a través del mensaje que me encargó anunciar. Hago este trabajo por mandato de Dios nuestro Salvador. Mi verdadero hijo en la fe que compartimos, que la paz y las bendiciones de Dios nuestro Padre y de Cristo Jesús nuestro Salvador estén siempre contigo."
Tit 1:2  "Estimado Tito: Te saludo yo, Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo. Fui enviado para que el pueblo que Dios ha escogido tenga fe en él y para que conozca la verdad que enseña cómo servir a Dios. La meta es que tengan la esperanza de vida eterna que Dios prometió desde antes de que el tiempo existiera, y él no miente. Dios mostró esa vida al mundo en el momento apropiado y la dio a conocer a través del mensaje que me encargó anunciar. Hago este trabajo por mandato de Dios nuestro Salvador. Mi verdadero hijo en la fe que compartimos, que la paz y las bendiciones de Dios nuestro Padre y de Cristo Jesús nuestro Salvador estén siempre contigo."
Tit 1:3  "Estimado Tito: Te saludo yo, Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo. Fui enviado para que el pueblo que Dios ha escogido tenga fe en él y para que conozca la verdad que enseña cómo servir a Dios. La meta es que tengan la esperanza de vida eterna que Dios prometió desde antes de que el tiempo existiera, y él no miente. Dios mostró esa vida al mundo en el momento apropiado y la dio a conocer a través del mensaje que me encargó anunciar. Hago este trabajo por mandato de Dios nuestro Salvador. Mi verdadero hijo en la fe que compartimos, que la paz y las bendiciones de Dios nuestro Padre y de Cristo Jesús nuestro Salvador estén siempre contigo."
Tit 1:4  "Estimado Tito: Te saludo yo, Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo. Fui enviado para que el pueblo que Dios ha escogido tenga fe en él y para que conozca la verdad que enseña cómo servir a Dios. La meta es que tengan la esperanza de vida eterna que Dios prometió desde antes de que el tiempo existiera, y él no miente. Dios mostró esa vida al mundo en el momento apropiado y la dio a conocer a través del mensaje que me encargó anunciar. Hago este trabajo por mandato de Dios nuestro Salvador. Mi verdadero hijo en la fe que compartimos, que la paz y las bendiciones de Dios nuestro Padre y de Cristo Jesús nuestro Salvador estén siempre contigo."
Tit 1:5  "Te dejé en Creta para que pudieras terminar lo que quedaba por hacer y nombraras ancianos líderes de la iglesia en cada pueblo. Como te dije,"
Tit 1:6  "un anciano líder debe tener estas cualidades: una reputación sin mancha, una sola esposa e hijos fieles que nadie pueda acusar de tener mala conducta ni de ser rebeldes."
Tit 1:7  "Un anciano líder debe vivir con honestidad porque está encargado de la obra de Dios. No debe ser arrogante, ni enojarse fácilmente, ni tomar mucho vino, ni gustarle andar en peleas ni ganar dinero de manera deshonesta."
Tit 1:8  "Al contrario, debe estar dispuesto a recibir en su hogar a los necesitados, hacer el bien, ser sensato y justo, hacer lo que agrada a Dios y tener dominio propio."
Tit 1:9  "Un anciano líder de la iglesia se apega al mensaje verdadero tal como lo enseñamos. Así con la enseñanza que produce una vida recta, podrá ayudar a los creyentes y corregir a los que se opongan."
Tit 1:10  "Pues hay muchos que son rebeldes, hablan de cosas que no sirven para nada y llevan a otros por el mal camino. En particular me refiero a todos aquellos entre nosotros que dicen que los que no son judíos deben ser circuncidados."
Tit 1:11  Ellos están destruyendo familias enteras enseñando lo que no deben para conseguir dinero mal habido. ¡Hay que taparle la boca a esa gente!
Tit 1:12  "Hasta un profeta de la misma Creta lo ha dicho: ""Los de Creta son unos mentirosos, unos animales y unos perezosos que no dejan de comer""."
Tit 1:13  "Lo que ese profeta dijo es cierto, así que corrígelos con firmeza para que su fe se fortalezca."
Tit 1:14  De esa manera ellos no prestarán atención a leyendas judías ni a reglas inventadas por los que le dan la espalda a la verdad.
Tit 1:15  "Para los de corazón puro, todo es puro, pero para los que están llenos de pecado y no tienen fe, nada es puro. Por el contrario, su manera de pensar y su conciencia están corrompidas."
Tit 1:16  "Dicen que conocen a Dios, pero todo lo malo que hacen demuestra que no lo aceptan. Son muy malos, se niegan a obedecer y no son capaces de hacer nada bueno."

 


 
  Conocen nuestro sitio 445354 visitantes (1653278 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!