Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W124
 


  BibliadeEstudioAdventistaFilemon 1.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Filemon


 

Flm 1:1  Pablo, encadenado de Cristo Jesús, y Timoteo, el hermano, a Filemón, el amado y cooperador nuestro;
Flm 1:2  y a Apia, la hermana, y a Arquipo, el conmilitón nuestro, y a la, en tu casa, iglesia.
Flm 1:3  Gracia a vosotros y paz de Dios, Padre nuestro, y Señor Jesucristo.
Flm 1:4  Agradezco a mi Dios, siempre memoria de ti haciendo en mis oraciones,
Flm 1:5  oyendo la caridad tuya y la fe, que tienes para con el Señor Jesús y para con todos los santos;
Flm 1:6  a fin de que la comunicación de tu fe, activa se haga en conocimiento de todo bien(a) , el en nosotros, para con Cristo Jesús.
Flm 1:7  Pues gozo mucho tuve y consuelo en tu caridad, porque las entrañas de los santos refrigeradas están por ti, hermano.
Flm 1:8  Por lo cual, libre habla en Cristo teniendo mucha para ordenarte lo conveniente;
Flm 1:9  por el amor más bien ruego, tal siendo, como(b)  Pablo: anciano, y ahora ya también encadenado de Jesucristo;
Flm 1:10  ruégote por el hijo mío, que engendré en las prisiones: Onésimo;
Flm 1:11  el un tiempo para ti inútil, pero ahora ya, y a ti y a mí muy útil,
Flm 1:12  el que te he remitido; y tú a él, esto es: las entrañas mías(c) , acoge.
Flm 1:13  Al que yo quería conmigo retener, para que, por ti, me sirviese en las prisiones del evangelio.
Flm 1:14  Pero, sin el asentimiento tuyo, nada he querido hacer, para que no como de fuerza el bien tuyo sea, sino de grado.
Flm 1:15  Porque tal vez por esto se apartó por una hora, para que sempiterno le recobres;
Flm 1:16  no ya como siervo, sino más que siervo: hermano amado, sobre todo para mí y cuánto más para ti, y en carne y en Señor.
Flm 1:17  Si, pues, me tienes por compañero, acógele como a mí.
Flm 1:18  Y, si algo te ha agraviado o debe, esto a mí cárgamelo.
Flm 1:19  Yo, Pablo, he escrito de mi mano; yo pagaré; por no decirte que aún a ti mismo te me debes además.
Flm 1:20  Sí, hermano; yo te disfrute en Señor: refrigera mis entrañas en Cristo.
Flm 1:21  Confiado en tu obediencia te he escrito, sabiendo que aún sobre(d)  lo que digo, harás.
Flm 1:22  Y a la vez también prepárame hospedaje; pues espero que, por vuestras oraciones donado(e)  seré a vosotros.
Flm 1:23  Salúdate Epafrás, el concautivo mío en Cristo Jesús,
Flm 1:24  Marco, Aristarco, Demas, Lucas, mis cooperadores.
Flm 1:25  La gracia de nuestro Señor Jesucristo con vuestro espíritu.  

 


 

Flm 1:1  Pablo, preso de Cristo Jesús, y el hermano Timoteo, a Filemón, nuestro amado y colaborador,
Flm 1:2  a la hermana Apia, a Arquipo, nuestro camarada, y a la iglesia de tu casa:
Flm 1:3  Con vosotros sea la gracia y la paz de parte de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo.
Flm 1:4  Haciendo sin cesar memoria de ti en mis oraciones, doy gracias a mi Dios,
Flm 1:5  al oír la caridad y la fe que tienes hacia el Señor Jesús y hacia todos los santos.
Flm 1:6  Que la comunicación de tu fe venga a ser eficaz en orden a Cristo, en el conocimiento perfecto de todo el bien que hay en vosotros.
Flm 1:6  no ya como siervo, antes, más que siervo, hermano amado, muy amado para mí, pero mucho más para ti, según la ley humana y según el Señor.
Flm 1:7  En verdad, he recibido gran alegría y consuelo de tu caridad, hermano, porque sé que confortas a los santos.
Flm 1:8  Por lo cual, aunque tendría plena libertad en Cristo para ordenarte lo que es justo,
Flm 1:9  mas prefiero apelar a tu caridad. Siendo el que soy, Pablo, anciano, y ahora prisionero de Cristo Jesús,
Flm 1:10  te suplico por mi hijo, a quien entre cadenas engendré, por Onésimo,
Flm 1:11  un tiempo inútil para ti, mas ahora, para ti y para mí muy útil,
Flm 1:12  que te remito, mejor, no a él, sino mis entrañas.
Flm 1:13  Querría retenerlo junto a mí, para que en tu lugar me sirviera en mi prisión por el Evangelio;"
Flm 1:14  pero sin tu consentimiento nada he querido hacer, a fin de que ese favor no me lo hicieras por necesidad, sino por voluntad.
Flm 1:15  Tal vez se te apartó por un momento, para que por siempre le tuvieras, !
Flm 1:17  Si me tienes, pues, por compañero, acógele como a mí mismo.
Flm 1:18  Si en algo te ofendió o algo te debe, pónlo a mi cuenta.
Flm 1:19  Yo, Pablo, de mi puño lo escribo, yo te lo pagaré, por no decirte que tú mismo te me debes.
Flm 1:20  Sí, hermano; que obtenga yo de ti esta satisfacción en el Señor. Consuela en Cristo mis entrañas."
Flm 1:21  Te escribo confiado en tu obediencia, y cierto de que harás más de lo que yo te digo.
Flm 1:22  Y vete preparándome el hospedaje, porque espero por vuestras oraciones seros restituido.
Flm 1:23  Te saluda Epafras, compañero de mi cautiverio en Cristo Jesús;"
Flm 1:24  Marcos, Aristarco, Demás, Lucas, mis colaboradores.
Flm 1:25  La gracia del Señor Jesucristo sea con vuestro espíritu. Amén.

 


 

Flm 1:1  Filemón, querido compañero de trabajo: Te escribe Pablo. Como bien sabes, estoy preso por servir a Jesucristo. Recibe mis saludos y los del hermano Timoteo.
Flm 1:2  También saludamos a toda la iglesia que se reúne en tu casa, y a la hermana Apia y al hermano Arquipo, nuestro compañero de trabajo.
Flm 1:3  Deseamos de todo corazón que Dios nuestro Padre, y el Señor Jesucristo, los llenen siempre de amor y paz.
Flm 1:4  Filemón, siempre doy gracias a mi Dios al acordarme de ti en mis oraciones,
Flm 1:5  porque me han dicho que amas al Señor Jesús y confías en él, y que sientes el mismo amor por todos los que forman parte del pueblo de Dios.
Flm 1:6  Tú confías en el Señor, lo mismo que nosotros. Por eso le pido a Dios que sigas confiando en él hasta que conozcas todo el bien que podemos hacer, gracias al amor que sentimos por Cristo.
Flm 1:7  Hermano Filemón, estoy muy contento y animado de saber que amas mucho a los demás, pues tú has consolado y animado a todos los que pertenecen al pueblo de Dios.
Flm 1:8  Yo ya soy viejo, y ahora estoy en la cárcel por servir a Jesucristo. Yo sé que tú me amas. Por eso, aunque te lo podría ordenar, pues Cristo me ha dado esa autoridad, prefiero pedirte que me hagas el siguiente favor:
Flm 1:10  Te ruego que recibas bien a Onésimo. Para mí, él es como un hijo, pues yo le anuncié la buena noticia aquí en la cárcel.
Flm 1:11  Antes, Onésimo fue para ti un esclavo inútil, pero ahora nos es útil a ti y a mí.
Flm 1:12  Por eso ahora te lo envío de vuelta, y espero que lo recibas como si me recibieras a mí.
Flm 1:13  Me hubiera gustado que se quedara conmigo, para que me ayudara en lugar tuyo mientras yo siga preso por anunciar la buena noticia.
Flm 1:14  Pero no haré nada sin que tú estés de acuerdo, para que el favor que te pido no te resulte una obligación.
Flm 1:15  Tal vez Onésimo se alejó de ti por algún tiempo, para que ahora sea tuyo para siempre.
Flm 1:16  Sólo que ahora ya no lo tendrás como a un esclavo, sino como a un hermano muy querido, lo cual es mucho mejor. Yo lo quiero mucho, pero tú debes quererlo aún más. Quiérelo como a un miembro de la familia del Señor, y no como a cualquier persona.
Flm 1:17  Si realmente me consideras tu hermano, te pido que lo recibas como si me recibieras a mí.
Flm 1:18  Si Onésimo te hizo algo malo, o si te debe algo, cóbramelo a mí.
Flm 1:19  Con esta firma, que es de mi puño y letra, me comprometo a pagarte todo. Aunque, francamente, no deberías cobrarme nada, pues todo lo que tienes, y todo lo que eres, me lo debes a mí.
Flm 1:20  Hermano Filemón, hazme este favor, pero no lo hagas por mí, sino por tu amor al Señor. Tú y yo somos hermanos: ¡dame esa tranquilidad!
Flm 1:21  Te escribo porque estoy seguro de que harás lo que te pido, y mucho más.
Flm 1:22  Y aprovecho la ocasión para pedirte que me prepares un lugar donde quedarme, porque espero que, por las oraciones de ustedes, Dios me deje salir de la cárcel para ir a visitarlos.
Flm 1:23  Epafras, que está preso conmigo por servir a Jesucristo, te envía saludos.
Flm 1:24  También te envían saludos Marcos, Aristarco, Demas y Lucas, que son mis compañeros de trabajo.
Flm 1:25  Deseo de todo corazón que el amor del Señor Jesucristo los acompañe siempre. 

 


 

Flm 1:1  y a la carísima hermana nuestra Apia, su esposa, y a Arquipo, nuestro compañero en los combates, o en la milicia de Cristo , y a la Iglesia congregada en tu casa,
Flm 1:2  gracia y paz a vosotros, de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.
Flm 1:3  Acordándome siempre de ti en mis oraciones, querido Filemón, doy gracias a mi Dios,
Flm 1:4  oyendo la fe que tienes en el Señor Jesús , y tu caridad para con todos los santos o fieles,
Flm 1:5  y de qué manera la liberalidad que nace de tu fe resplandece a la vista de todo el mundo, haciéndose patente por medio de todas las obras buenas que se practican en tu casa por amor de Jesucristo.
Flm 1:6  Así es que no he tenido gran gozo y consuelo en las obras de tu caridad, viendo cuánto recreo y alivio han recibido de tu bondad, hermano mío, los corazones de los santos, o fieles necesitados.
Flm 1:7  Por este motivo, no obstante la libertad que pudiese yo tomarme en Jesucristo para mandarte una cosa que es de tu obligación,
Flm 1:8  con todo, lo mucho que te amo me hace preferir suplicártela, aunque sea lo que soy respecto de ti, esto es, aunque yo sea Pablo, el apóstol, ya anciano, y además preso ahora por amor de Jesucristo.
Flm 1:9  Te ruego, pues, por mi hijo Onésimo, a quien he engendrado, o dado la vida de la gracia, entre las cadenas,
Flm 1:10  Onésimo, que en algún tiempo fue para ti inútil, y ahora tanto para ti como para mí es provechoso,
Flm 1:11  el cual te lo vuelvo a enviar. Tú de tu parte recíbele como a mis entrañas, o como si fuera hijo mío.
Flm 1:12  Yo había pensado retenerle conmigo, para que me sirviese por ti, durante la prisión en que estoy por la buena nueva;
Flm 1:13  pero nada he querido hacer sin tu consentimiento, para que tu beneficio no fuese como forzado, sino voluntario.
Flm 1:14  Que quizá él te ha dejado por algún tiempo, a fin de que le recobrases para siempre,
Flm 1:15  no ya como siervo, sino como quien de siervo ha venido a ser por el bautismo un hermano muy amado, de mí en particular; ¿pero cuánto más de ti, pues que te pertenece según el mundo y según el Señor?
Flm 1:16  Ahora bien, si me tienes por íntimo compañero tuyo, acógele como a mí mismo.
Flm 1:17  Y si te ha causado algún detrimento o te debe algo, apúntalo a mi cuenta.
Flm 1:18  Yo, Pablo, te lo he escrito de mi puño; yo lo pagaré, por no decirte que tú te me debes todo a mí, puesto que te convertí a la fe.
Flm 1:19  Sí, por cierto, hermano. Reciba yo de ti este gozo en el Señor. Da en nombre del Señor este consuelo a mi corazón.
Flm 1:20  Confiado en tu obediencia te escribo, sabiendo que harás aun mucho más de lo que digo.
Flm 1:21  Y al mismo tiempo dispónme también hospedaje; pues espero que por vuestras oraciones os he de ser restituido.
Flm 1:22  Epafras, preso conmigo por amor de Jesucristo, te saluda,
Flm 1:23  con Marcos, Aristarco, Demas y Lucas que me ayudan y acompañan.
Flm 1:24  La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vuestro espíritu. Amén.
Flm 1:25  Dios, que en otro tiempo habló a nuestros padres en diferentes ocasiones y de muchas maneras por los profetas, 

 


 

Flm 1:1  

Salutación
  Pablo, prisionero de Jesucristo, y el hermano Timoteo, al amado Filemón, colaborador nuestro,
Flm 1:2  y a la amada hermana Apia, y a Arquipo(A) nuestro compañero de milicia, y a la iglesia que está en tu casa:
Flm 1:3  Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. 

El amor y la fe de Filemón
 
Flm 1:4  Doy gracias a mi Dios, haciendo siempre memoria de ti en mis oraciones,
Flm 1:5  porque oigo del amor y de la fe que tienes hacia el Señor Jesús, y para con todos los santos;
Flm 1:6  para que la participación de tu fe sea eficaz en el conocimiento de todo el bien que está en vosotros por Cristo Jesús.
Flm 1:7  Pues tenemos gran gozo y consolación en tu amor, porque por ti, oh hermano, han sido confortados los corazones de los santos. 

Pablo intercede por Onésimo
 
Flm 1:8  Por lo cual, aunque tengo mucha libertad en Cristo para mandarte lo que conviene,
Flm 1:9  más bien te ruego por amor, siendo como soy, Pablo ya anciano, y ahora, además, prisionero de Jesucristo;
Flm 1:10  te ruego por mi hijo Onésimo,(B) a quien engendré en mis prisiones,
Flm 1:11  el cual en otro tiempo te fue inútil, pero ahora a ti y a mí nos es útil,
Flm 1:12  el cual vuelvo a enviarte; tú, pues, recíbele como a mí mismo.
Flm 1:13  Yo quisiera retenerle conmigo, para que en lugar tuyo me sirviese en mis prisiones por el evangelio;
Flm 1:14  pero nada quise hacer sin tu consentimiento, para que tu favor no fuese como de necesidad, sino voluntario.
Flm 1:15  Porque quizás para esto se apartó de ti por algún tiempo, para que le recibieses para siempre;
Flm 1:16  no ya como esclavo, sino como más que esclavo, como hermano amado, mayormente para mí, pero cuánto más para ti, tanto en la carne como en el Señor.
Flm 1:17  Así que, si me tienes por compañero, recíbele como a mí mismo.
Flm 1:18  Y si en algo te dañó, o te debe, ponlo a mi cuenta.
Flm 1:19  Yo Pablo lo escribo de mi mano, yo lo pagaré; por no decirte que aun tú mismo te me debes también.
Flm 1:20  Sí, hermano, tenga yo algún provecho de ti en el Señor; conforta mi corazón en el Señor.
Flm 1:21  Te he escrito confiando en tu obediencia, sabiendo que harás aun más de lo que te digo.
Flm 1:22  Prepárame también alojamiento; porque espero que por vuestras oraciones os seré concedido. 

Salutaciones y bendición final
 
Flm 1:23  Te saludan Epafras,(C) mi compañero de prisiones por Cristo Jesús,
Flm 1:24  Marcos,(D) Aristarco,(E) Demas(F) y Lucas,(G) mis colaboradores.
Flm 1:25  La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vuestro espíritu. Amén. 
 

 


 

Flm 1:1  Pablo, preso por causa de Cristo Jesús, y el hermano Timoteo, a Filemón amado, y ayudador nuestro;
Flm 1:2  y a la amada Apia hermana , y a Arquipo, compañero de nuestra milicia, y a la Iglesia que está en tu casa:
Flm 1:3  Gracia y paz halléis del Dios nuestro Padre, y del Señor Jesús, el Cristo.
Flm 1:4  Doy gracias a mi Dios, haciendo siempre memoria de ti en mis oraciones.
Flm 1:5  Oyendo tu caridad, y la fe que tienes en el Señor Jesús, y para con todos los santos;
Flm 1:6  que la comunicación de tu fe sea eficaz, para conocimiento de todo el bien que está en vosotros, por Cristo Jesús.
Flm 1:7  Porque tenemos gran gozo y consolación en tu caridad, de que por ti, oh hermano, han sido recreadas las entrañas de los santos.
Flm 1:8  Por lo cual, aunque tengo mucha resolución en Cristo de mandarte en lo que te conviene,
Flm 1:9  ruego antes por la caridad porque soy tal, es a saber, Pablo ya anciano, y aun ahora preso por amor de Jesús, el Cristo;
Flm 1:10  lo que ruego es por mi hijo Onésimo, que he engendrado en mi prisión,
Flm 1:11  el cual en otro tiempo te fue inútil, mas ahora a ti y a mí nos es útil;
Flm 1:12  el cual te vuelvo a enviar; tú pues, recíbele como a mí mismo.
Flm 1:13  Yo quisiera detenerle conmigo, para que en lugar de ti me sirviese en la prisión del Evangelio;
Flm 1:14  mas nada quise hacer sin tu consejo, porque tu beneficio no fuese como de necesidad, sino voluntario.
Flm 1:15  Porque quizás para esto se apartó de ti por algún tiempo, para que le vuelvas a tener para siempre;
Flm 1:16  ya no como siervo, antes más que siervo, a saber como hermano amado, mayormente de mí, y cuánto más de ti, en la carne y en el Señor.
Flm 1:17  Así que, si me tienes por compañero, recíbele como a mí.
Flm 1:18  Y si en algo te dañó, o te debe, ponlo a mi cuenta.
Flm 1:19  Yo Pablo lo escribí de mi mano, yo lo pagaré; por no decirte que aun a ti mismo te me debes demás.
Flm 1:20  Así, hermano, yo me goce de ti en el Señor; que recrees mi corazón en el Señor.
Flm 1:21  Te he escrito confiando en tu obediencia, sabiendo que aun harás más de lo que digo.
Flm 1:22  Y asimismo prepárame también alojamiento; porque espero que por vuestras oraciones os tengo de ser concedido.
Flm 1:23  Te saludan Epafras, mi compañero en la prisión por el Cristo Jesús.
Flm 1:24  Marcos, Aristarco, Demas, y Lucas, mis ayudadores.
Flm 1:25  La gracia de nuestro Señor Jesús el Cristo sea con vuestro espíritu, Amén. 

 


 

Flm 1:1  Paul, a prisoner of Jesus Christ, and Timothy our brother, unto Philemon our dearly beloved, and fellowlabourer,
Flm 1:2  And to our beloved Apphia, and Archippus our fellowsoldier, and to the church in thy house:
Flm 1:3  Grace to you, and peace, from God our Father and the Lord Jesus Christ.
Flm 1:4  I thank my God, making mention of thee always in my prayers,
Flm 1:5  Hearing of thy love and faith, which thou hast toward the Lord Jesus, and toward all saints;
Flm 1:6  That the communication of thy faith may become effectual by the acknowledging of every good thing which is in you in Christ Jesus.
Flm 1:7  For we have great joy and consolation in thy love, because the bowels of the saints are refreshed by thee, brother.
Flm 1:8  Wherefore, though I might be much bold in Christ to enjoin thee that which is convenient,
Flm 1:9  Yet for love's sake I rather beseech thee, being such an one as Paul the aged, and now also a prisoner of Jesus Christ.
Flm 1:10  I beseech thee for my son Onesimus, whom I have begotten in my bonds:
Flm 1:11  Which in time past was to thee unprofitable, but now profitable to thee and to me:
Flm 1:12  Whom I have sent again: thou therefore receive him, that is, mine own bowels:
Flm 1:13  Whom I would have retained with me, that in thy stead he might have ministered unto me in the bonds of the gospel:
Flm 1:14  But without thy mind would I do nothing; that thy benefit should not be as it were of necessity, but willingly.
Flm 1:15  For perhaps he therefore departed for a season, that thou shouldest receive him for ever;
Flm 1:16  Not now as a servant, but above a servant, a brother beloved, specially to me, but how much more unto thee, both in the flesh, and in the Lord?
Flm 1:17  If thou count me therefore a partner, receive him as myself.
Flm 1:18  If he hath wronged thee, or oweth thee ought, put that on mine account;
Flm 1:19  I Paul have written it with mine own hand, I will repay it: albeit I do not say to thee how thou owest unto me even thine own self besides.
Flm 1:20  Yea, brother, let me have joy of thee in the Lord: refresh my bowels in the Lord.
Flm 1:21  Having confidence in thy obedience I wrote unto thee, knowing that thou wilt also do more than I say.
Flm 1:22  But withal prepare me also a lodging: for I trust that through your prayers I shall be given unto you.
Flm 1:23  There salute thee Epaphras, my fellowprisoner in Christ Jesus;
Flm 1:24  Marcus, Aristarchus, Demas, Lucas, my fellowlabourers.
Flm 1:25  The grace of our Lord Jesus Christ be with your spirit. Amen. Written from Rome to Philemon, by Onesimus a servant. 

 


 

Flm 1:1  Pablo, preso de Cristo Jesús, y Timoteo, el hermano, a nuestro querido amigo y colaborador Filemón,
Flm 1:2  a la hermana Apfia, a nuestro compañero de armas, Arquipo, y a la Iglesia de tu casa.
Flm 1:3  Gracia y paz a vosotros de parte de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo.
Flm 1:4  Doy gracias sin cesar a mi Dios, recordándote en mis oraciones,
Flm 1:5  pues tengo noticia de tu caridad y de tu fe para con el Señor Jesús y para bien de todos los santos,
Flm 1:6  a fin de que tu participación en la fe se haga eficiente mediante el conocimiento perfecto de todo el bien que hay en nosotros en orden a Cristo.
Flm 1:7  Pues tuve gran alegría y consuelo a causa de tu caridad, por el alivio que los corazones de los santos han recibido de ti, hermano.
Flm 1:8  Por lo cual, aunque tengo en Cristo bastante libertad para mandarte lo que conviene,
Flm 1:9  prefiero más bien rogarte en nombre de la caridad, yo, este Pablo ya anciano, y además ahora preso de Cristo Jesús.
Flm 1:10  Te ruego en favor de mi hijo, a quien engendré entre cadenas, Onésimo,
Flm 1:11  que en otro tiempo te fue inútil, pero ahora muy útil para ti y para mí.
Flm 1:12  Te lo devuelvo, a éste, mi propio corazón.
Flm 1:13  Yo querría retenerle conmigo, para que me sirviera en tu lugar, en estas cadenas por el Evangelio;
Flm 1:14  mas, sin consultarte, no he querido hacer nada, para que esta buena acción tuya no fuera forzada sino voluntaria.
Flm 1:15  Pues tal vez fue alejado de ti por algún tiempo, precisamente para que lo recuperaras para siempre,
Flm 1:16  y no como esclavo, sino como algo mejor que un esclavo, como un hermano querido, que, siéndolo mucho para mí, ¡cuánto más lo será para ti, no sólo como amo, sino también en el Señor!.
Flm 1:17  Por tanto, si me tienes como algo unido a ti, acógele como a mí mismo.
Flm 1:18  Y si en algo te perjudicó, o algo te debe, ponlo a mi cuenta.
Flm 1:19  Yo mismo, Pablo, lo firmo con mi puño; yo te lo pagaré... Por no recordarte deudas para conmigo, pues tú mismo te me debes.
Flm 1:20  Sí, hermano, hazme este favor en el Señor. ¡Alivia mi corazón en Cristo!
Flm 1:21  Te escribo confiado en tu docilidad, seguro de que harás más de lo que te pido.
Flm 1:22  Y al mismo tiempo, prepárame hospedaje; pues espero que por vuestras oraciones se os concederá la gracia de mi presencia.
Flm 1:23  Te saludan Epafras, mi compañero de cautiverio en Cristo Jesús,
Flm 1:24  Marcos, Aristarco, Demás y Lucas, mis colaboradores.
Flm 1:25  Que la gracia del Señor Jesucristo sea con vuestro espíritu.

 


 

Flm 1:1  Pablo, preso por causa de Cristo Jesús, y el hermano Timoteo saludan a Filemón, querido compañero de trabajo,
Flm 1:2  y a la iglesia que se reúne en su casa, así como a la hermana Apia y a Arquipo, [a] nuestro compañero en la lucha.
Flm 1:3  Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo derramen su gracia y su paz sobre ustedes.
Flm 1:4  Siempre doy gracias a mi Dios al acordarme de ti en mis oraciones,
Flm 1:5  porque he tenido noticias del amor y la fe que tienes para con el Señor Jesús y para con todos los que pertenecen al pueblo santo.
Flm 1:6  Y pido a Dios que tu participación en la misma fe te lleve a conocer todo el bien que podemos realizar por amor a Cristo.
Flm 1:7  Estoy muy contento y animado por tu amor, y a que tú, hermano, has llenado de consuelo el corazón de los que pertenecen al pueblo santo.
Flm 1:8  Por eso, aunque en nombre de Cristo tengo derecho a ordenarte lo que debes hacer,
Flm 1:9  prefiero rogártelo en nombre del amor. Yo, Pablo, y a anciano, y ahora preso por causa de Cristo Jesús,
Flm 1:10  te pido un favor para mi hijo Onésimo, [b] de quien he llegado a ser padre según la fe aquí en la cárcel.
Flm 1:11  En otro tiempo, Onésimo fue para ti un esclavo inútil, pero ahora nos es útil[c] tanto a ti como a mí.
Flm 1:12  Te lo envío de nuevo: es el hijo de mis entrañas.
Flm 1:13  Yo hubiera querido que se quedara aquí conmigo, para que me sirviera en tu lugar mientras estoy preso por causa del evangelio.
Flm 1:14  Pero no quiero hacer nada que tú antes no hayas aprobado, para que el favor que me haces no sea por obligación sino por tu propia voluntad.
Flm 1:15  Tal vez Onésimo se apartó de ti por algún tiempo para que ahora lo tengas para siempre,
Flm 1:16  ya no como un esclavo, sino como algo mejor que un esclavo: como un hermano querido. Yo lo quiero mucho, pero tú debes quererlo todavía más, no solo humanamente sino también como hermano en el Señor.
Flm 1:17  Así pues, si me tienes por hermano en la fe, recíbelo como si se tratara de mí mismo.
Flm 1:18  Si te ha hecho algún daño, o si te debe algo, cóbramelo a mí.
Flm 1:19  Yo, Pablo, escribo esto con mi puño y letra: yo lo pagaré. Por no decir que lo pongas a tu cuenta, y a que tú me debes tu propia persona.
Flm 1:20  Sí, hermano, te pido este favor por amor al Señor; consuela mi corazón como hermano en Cristo.
Flm 1:21  Te escribo porque estoy seguro de tu obediencia, y sé que harás más de lo que te pido.
Flm 1:22  Además de esto, prepárame alojamiento; porque espero que, en respuesta a las oraciones de ustedes, Dios les concederá que yo vaya a verlos.
Flm 1:23  Saludos de Epafras, mi compañero de cárcel por causa de Cristo Jesús,
Flm 1:24  y también de Marcos, Aristarco, Demas y Lucas, que me ayudan en el trabajo. [d]
Flm 1:25  Que el Señor Jesucristo derrame su gracia sobre ustedes. 

 


 

Flm 1:1  Pablo, prisionero por Cristo Jesús, y Timoteo, [nuestro] hermano, a Filemón, amado nuestro y colaborador,
Flm 1:2  y a Apfia, nuestra hermana, y a Arquipo, nuestro compañero de armas, y a la congregación que está en tu casa:
Flm 1:3  Que tengan ustedes bondad inmerecida y paz de parte de Dios nuestro Padre y de[l] Señor Jesucristo.
Flm 1:4  Siempre doy gracias a mi Dios cuando hago mención de ti en mis oraciones,
Flm 1:5  pues sigo oyendo de tu amor y de la fe que tienes para con el Señor Jesús y para con todos los santos;
Flm 1:6  para que el compartir tu fe entre en acción por tu reconocimiento de toda cosa buena entre nosotros con relación a Cristo.
Flm 1:7  Porque obtuve mucho gozo y consuelo a causa de tu amor, por cuanto los tiernos cariños de los santos han sido refrescados por medio de ti, hermano.
Flm 1:8  Por esta misma razón, aunque tengo gran franqueza de expresión con relación a Cristo para ordenar que hagas lo que es propio,
Flm 1:9  más bien te estoy exhortando sobre la base del amor, puesto que soy tal como soy, Pablo, hombre de edad, sí, ahora también un prisionero por Cristo Jesús;
Flm 1:10  te estoy exhortando respecto a mi hijo, para quien llegué a ser padre estando en mis cadenas [de prisión], Onésimo,
Flm 1:11  que en otro tiempo te fue inútil, pero que ahora nos es útil a ti y a mí.
Flm 1:12  A este mismísimo te lo devuelvo, sí, a él, es decir, a mis propios tiernos cariños.
Flm 1:13  Quisiera retenerlo para mí mismo para que, en lugar de a ti, siguiera ministrándome a mí en las cadenas [de prisión] que llevo por las buenas nuevas.
Flm 1:14  Pero sin tu consentimiento no quiero hacer nada, para que tu buen acto no sea como obligado, sino de tu propia voluntad.
Flm 1:15  Quizás realmente sea por esto por lo que se escabulló por una hora, para que vuelvas a tenerlo para siempre,
Flm 1:16  ya no como esclavo, sino como más que esclavo, como hermano amado —lo cual es especialmente para mí, sin embargo cuánto más para ti—, tanto en relación carnal como en [el] Señor.
Flm 1:17  Por lo tanto, si me consideras como partícipe, recíbelo amablemente como lo harías conmigo.
Flm 1:18  Además, si te hizo alguna injusticia o te debe algo, tenlo cargado a mi cuenta.
Flm 1:19  Yo, Pablo, escribo de mi propia mano: Yo lo pagaré —por no decirte que, además, hasta tú mismo te me debes—.
Flm 1:20  Sí, hermano, saque yo provecho de ti en relación con [el] Señor: refresca mis tiernos cariños en relación con Cristo.
Flm 1:21  Confiando en tu anuencia, te escribo, pues sé que harás aún más de las cosas que digo.
Flm 1:22  Pero junto con eso, también alístame alojamiento, porque espero que, por las oraciones de ustedes, yo les sea puesto en libertad.
Flm 1:23  Te envía saludos Epafras, mi compañero en cautiverio en unión con Cristo,
Flm 1:24  [también] Marcos, Aristarco, Demas, Lucas, mis colaboradores.
Flm 1:25  La bondad inmerecida del Señor Jesucristo [esté] con el espíritu que ustedes [manifiestan].

 


 

Flm 1:1  Filemón, querido compañero de trabajo: Te escribe Pablo. Como bien sabes, estoy preso por servir a Jesucristo. Recibe mis saludos y los del hermano Timoteo.
Flm 1:2  También saludamos a toda la iglesia que se reúne en tu casa, y a la hermana Apia y al hermano Arquipo, nuestro compañero de trabajo.
Flm 1:3  Deseamos de todo corazón que Dios nuestro Padre, y el Señor Jesucristo, los llenen siempre de amor y paz.
Flm 1:4  Filemón, siempre doy gracias a mi Dios al acordarme de ti en mis oraciones,
Flm 1:5  porque me han dicho que amas al Señor Jesús y confías en él, y que sientes el mismo amor por todos los que forman parte del pueblo de Dios.
Flm 1:6  Tú confías en el Señor, lo mismo que nosotros. Por eso le pido a Dios que sigas confiando en él hasta que conozcas todo el bien que podemos hacer, gracias al amor que sentimos por Cristo.
Flm 1:7  Hermano Filemón, estoy muy contento y animado de saber que amas mucho a los demás, pues tú has consolado y animado a todos los que pertenecen al pueblo de Dios.
Flm 1:8  Yo ya soy viejo, y ahora estoy en la cárcel por servir a Jesucristo. Yo sé que tú me amas. Por eso, aunque te lo podría ordenar, pues Cristo me ha dado esa autoridad, prefiero pedirte que me hagas el siguiente favor:
Flm 1:10  Te ruego que recibas bien a Onésimo. Para mí, él es como un hijo, pues yo le anuncié la buena noticia aquí en la cárcel.
Flm 1:11  Antes, Onésimo fue para ti un esclavo inútil, pero ahora nos es útil a ti y a mí.
Flm 1:12  Por eso ahora te lo envío de vuelta, y espero que lo recibas como si me recibieras a mí.
Flm 1:13  Me hubiera gustado que se quedara conmigo, para que me ayudara en lugar tuyo mientras yo siga preso por anunciar la buena noticia.
Flm 1:14  Pero no haré nada sin que tú estés de acuerdo, para que el favor que te pido no te resulte una obligación.
Flm 1:15  Tal vez Onésimo se alejó de ti por algún tiempo, para que ahora sea tuyo para siempre.
Flm 1:16  Sólo que ahora ya no lo tendrás como a un esclavo, sino como a un hermano muy querido, lo cual es mucho mejor. Yo lo quiero mucho, pero tú debes quererlo aún más. Quiérelo como a un miembro de la familia del Señor, y no como a cualquier persona.
Flm 1:17  Si realmente me consideras tu hermano, te pido que lo recibas como si me recibieras a mí.
Flm 1:18  Si Onésimo te hizo algo malo, o si te debe algo, cóbramelo a mí.
Flm 1:19  Con esta firma, que es de mi puño y letra, me comprometo a pagarte todo. Aunque, francamente, no deberías cobrarme nada, pues todo lo que tienes, y todo lo que eres, me lo debes a mí.
Flm 1:20  Hermano Filemón, hazme este favor, pero no lo hagas por mí, sino por tu amor al Señor. Tú y yo somos hermanos: ¡dame esa tranquilidad!
Flm 1:21  Te escribo porque estoy seguro de que harás lo que te pido, y mucho más.
Flm 1:22  Y aprovecho la ocasión para pedirte que me prepares un lugar donde quedarme, porque espero que, por las oraciones de ustedes, Dios me deje salir de la cárcel para ir a visitarlos.
Flm 1:23  Epafras, que está preso conmigo por servir a Jesucristo, te envía saludos.
Flm 1:24  También te envían saludos Marcos, Aristarco, Demas y Lucas, que son mis compañeros de trabajo.
Flm 1:25  Deseo de todo corazón que el amor del Señor Jesucristo los acompañe siempre.

 


 

Flm 1:1  De: Shaúl, un prisionero por causa del Mashíaj Yahshúa, y del hermano Timoteo. A: Nuestro querido compañero de trabajo Filemón,
Flm 1:2  también junto con la hermana Apia, Arquipo soldado y compañero, y a la Asamblea que se reúne en tu casa:
Flm 1:3  Misericordia y Shalom a ustedes de YAHWEH nuestro Padre y del Adón Yahshúa Ha Mashíaj.
Flm 1:4  Le doy gracias a mi Elohim siempre que te menciono en mis oraciones, Filemón,
Flm 1:5  pues estoy oyendo de tu amor y tu compromiso con el Adón Yahshúa, y para con todo el pueblo de YAHWEH.
Flm 1:6  Oro que el compañerismo, basado en tu compromiso, producirá comprensión plena de todas las buenas cosas que son nuestras en unión con el Mashíaj.
Flm 1:7  Pues tu amor me ha dado mucha alegría y aliento. Hermano, has refrescado el corazón del pueblo de YAHWEH.
Flm 1:8  Por lo tanto no dudaría, en unión con el Mashíaj, dirigirte a hacer las cosas que debes hacer.
Flm 1:9  Pero, puesto que yo, Shaúl, soy el tipo de persona que soy, un hombre viejo y, además de esto, por causa del Mashíaj Yahshúa, también prisionero, prefiero apelar a ti sobre la base del amor.
Flm 1:10  Mi petición a ti concierne mi hijo Onésimo, de quien me hice padre estando en prisión.[1]
Flm 1:11  Su nombre quiere decir: "útil", y a pesar de que en un tiempo era inservible para ti, ahora se ha hecho muy útil; no sólo para ti, sino para mí.
Flm 1:12  Así que, regresándolo a ti, te mando parte de mi corazón.
Flm 1:13  Yo hubiera querido con mucho amor retenerlo a mi lado para que me sirviera en tu lugar mientras estoy en prisión por causa de las Buenas Noticias.
Flm 1:14  Pero no quise hacer nada sin tu consentimiento, para que lo bueno que hagas por mí, fuese voluntario y no forzado.
Flm 1:15  Quizás la razón por la que se separó de ti por un tiempo breve, fue para que le pudieras tener de vuelta para siempre;
Flm 1:16  no más como esclavo, sino más que un esclavo, como un amado hermano. Y eso es él, especialmente para mí. Pero, ¡cuánto más querido debe ser para ti, tanto humanamente como en unión con el Adón![2]
Flm 1:17  Así que, si estás en compañerismo conmigo, recíbelo como si fuera a mí.
Flm 1:18  Y si él te ha hecho algún mal, o te debe algo, ponlo en mi cuenta.
Flm 1:19  Yo Shaúl, escribo con mi propia mano y te lo pagaré (no mencionaré, por supuesto, que tú me debes tu propia vida.)
Flm 1:20  Sí, hermano, hazme este favor en el Adón, refresca mi corazón en el Mashíaj.
Flm 1:21  Confiando que responderás positivamente, escribo sabiendo que, de hecho, harás más de lo que te pido.
Flm 1:22  Una cosa más: Por favor alista una habitación para mí; porque espero, que por las oraciones de todos ustedes, YAHWEH me dará la oportunidad de visitarte.
Flm 1:23  Epafras, mi compañero en la prisión por causa del Mashíaj Yahshúa, te manda saludos,
Flm 1:24  como también Marcos, Aristarco, Demas y Lucas mis colaboradores.
Flm 1:25  La misericordia del Adón Yahshúa Ha Mashíaj esté con tu ruaj.

 


 

Flm 1:1  "Estimado Filemón, compañero de trabajo: Te saludamos yo, Pablo, prisionero por la causa de Jesucristo, y nuestro hermano Timoteo."
Flm 1:2  "También les escribimos a nuestra hermana Apia, y a nuestro compañero Arquipo en la lucha por la fe, y a la iglesia que se reúne en tu casa."
Flm 1:3  Que la paz y las bendiciones de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo estén con ustedes.
Flm 1:4  "Siempre doy gracias a mi Dios al recordarte en mis oraciones,"
Flm 1:5  porque he escuchado del amor que tienes por todo el pueblo santo de Dios y también de la fe que tienes en nuestro Señor Jesucristo.
Flm 1:6  Pido a Dios que la fe que compartes con nosotros te haga entender todas las bendiciones que Cristo nos ha dado.
Flm 1:7  "Estoy muy contento y alegre porque con tu amor, hermano, has animado al pueblo de Dios."
Flm 1:8  "Así que aunque siendo tu hermano en Cristo puedo atreverme a decirte qué hacer,"
Flm 1:9  "prefiero suplicártelo en nombre del amor. Yo, Pablo, ya viejo y ahora prisionero por la causa de Jesucristo,"
Flm 1:10  "te pido un favor para Onésimo, quien se ha convertido en un hijo para mí aquí en la prisión."
Flm 1:11  "Antes, él no te era útil, pero ahora se ha vuelto muy útil para ti y para mí."
Flm 1:12  Te envío de nuevo a Onésimo aunque eso me parta el alma.
Flm 1:13  Me gustaría que se quedara conmigo para que me ayudara en tu lugar mientras estoy prisionero por haber anunciado las buenas noticias.
Flm 1:14  "Pero no quiero hacer nada sin tu permiso, para que no hagas el favor por obligación sino por tu propia voluntad."
Flm 1:15  Tal vez Onésimo fue apartado de ti por un poco tiempo para que pudieras tenerlo de vuelta para siempre.
Flm 1:16  "Ya no vuelve como un esclavo, sino como algo más valioso que un esclavo: como un hermano querido. Yo lo aprecio muchísimo, pero tú lo apreciarás aún más, no sólo como ser humano sino también como hermano en el Señor."
Flm 1:17  "Si me consideras tu hermano en la fe, entonces recibe a Onésimo de nuevo, como si me recibieras a mí."
Flm 1:18  "Si Onésimo te ha tratado mal o si te debe algo, yo lo pagaré."
Flm 1:19  "Yo, Pablo, escribo con mi propia mano: estoy dispuesto a pagarte lo que Onésimo te deba, por no decir que me debes tu propia vida en la fe."
Flm 1:20  "Entonces, hermano, hazme este favor como seguidor del Señor. Esto me levantaría el ánimo como hermano en Cristo."
Flm 1:21  Te escribo esta carta confiado en que harás lo que te pido y aun más.
Flm 1:22  "Prepárame también un lugar dónde quedarme, porque espero que Dios responda a sus oraciones de que yo pueda ir a visitarlos."
Flm 1:23  "Saludos de Epafras, un compañero de prisión por la causa de Jesucristo."
Flm 1:24  "También te mandan saludos Marcos, Aristarco, Demas y Lucas, mis compañeros de trabajo."
Flm 1:25  Que nuestro Señor Jesucristo los bendiga en abundancia.

 


 
  Conocen nuestro sitio 445310 visitantes (1652648 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!