Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W118
 


  BibliadeEstudioAdventistaHebreos 8.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Hebreos


 

Heb 8:1  Y suma de lo que se dice: Tal tenemos sumo pontífice que se sentó a diestra del trono de la majestad en los cielos;
Heb 8:2  del santuario ministro y del tabernáculo el verdadero, que plantó Dios, y no hombre.
Heb 8:3  Pues todo sumo pontífice para ofrecer y dádivas y hostias ese constituido; por donde necesario(a)  que tenga algo también éste que ofrecer.
Heb 8:4  Sí, por lo tanto, estuviese sobre la tierra, ni sería sacerdote, habiendo quienes ofrecen, según la ley, las dádivas;
Heb 8:5  los cuales a figura y sombra sirven de las cosas celestes; según fue revelado a Moisés, cuando había de fabricar el tabernáculo: Porque Mira, dice, (Ex. 25,40) harás todo según el dechado que se te mostró en el monte.
Heb 8:6  Pero ahora más excelente ha recibido ministerio, cuanto también de una mejor es alianza medianero; la cual sobre mejores promesas ha sido instituida.
Heb 8:7  Pues, si aquella primera hubiese sido intachable, no de segunda se buscara lugar.
Heb 8:8  Pues, tachándoles, dice: (Jer. 31,31-34) . He aquí días vienen, dice Señor y consumaré sobre la casa de Israel y sobre la casa de Judá alianza nueva;
Heb 8:9  no según la alianza que hice a los padres de ellos un día que tomé yo la mano de ellos para sacarles de tierra de Egipto; porque ellos no permanecieron en mi alianza, y yo les desprecié, dice Señor.
Heb 8:10  Porque éste(b)  el pacto que pactaré con la casa de Israel, después de aquellos días, dice Señor: dando mis leyes en su mente también en su corazón inscribirélas,(c)  y seréles en Dios, y ellos seránme en pueblo.
Heb 8:11  Y no enseñará, no, cada cual a su conciudadano y cada cual a su hermano, diciendo: «Conoce tú al Señor»; porque todos sabránme, de pequeño a grande de ellos;
Heb 8:12  porque propicio seré a sus iniquidades; y de sus pecados no me acordaré, no, ya.
Heb 8:13  Al decir: nueva, ha anticuado a la primera; y lo que se anticúa y envejece, cerca(d)  de desaparición.  

 


 

Heb 8:1  El punto culminante de lo que estamos tratando es que tenemos un Pontífice que está sentado a la diestra del trono de la Majestad en los cielos;"
Heb 8:2  ministro del santuario y del tabernáculo verdadero, erigido por el Señor, no por el hombre.
Heb 8:3  Pues todo pontífice es instituido para ofrecer oblaciones y sacrificios, por lo cual es preciso que tenga algo que ofrecer.
Heb 8:4  Si El morara en la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo ya quienes al tenor de la Ley ofrecen oblaciones; los cuales prestan servicio en lo que es imagen y sombra de las cosas celestiales, según que fue revelado a Moisés cuando se disponía a ejecutar la construcción del tabernáculo: “Mira — se le dijo — , y hazlo todo según el modelo que te ha sido mostrado en el monte.”
Heb 8:5  (TEXTO OMITIDO)
Heb 8:6  Pero nuestro Pontífice ha obtenido un ministerio tanto mejor cuanto El es mediador de una más excelente alianza, concertada sobre mejores promesas.
Heb 8:7  Pues si aquella primera estuviera exenta de defecto, no habría lugar a una segunda.
Heb 8:8  Sin embargo, vituperándolos, dice: “He aquí que vendrán días, dice el Señor, en que concertaré con la casa de Israel y con la casa de Judá una alianza nueva,
Heb 8:9  no conforme a la alianza hecha con sus padres el día en que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, puesto que ellos no permanecieron fieles a mi alianza, y yo los menosprecié, dice el Señor.
Heb 8:10  Esta será la alianza que yo haré con la casa de Israel, después de aquellos días, dice el Señor: Imprimiré mis leyes en su mente, y en sus corazones las escribiré, y yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.
Heb 8:11  Y no habrá de enseñar cada uno a su prójimo ni a su hermano, diciendo: Conoce al Señor; porque todos me conocerán, desde el menor hasta el mayor."
Heb 8:12  Porque tendré misericordia de sus iniquidades, y de sus pecados jamás me acordaré.”
Heb 8:13  Al decir “una alianza nueva” declara envejecida la primera. Ahora bien, lo que envejece y se hace anticuado está a punto de desaparecer.

 


 

Heb 8:1  Lo más importante de todo esto es que tenemos un Jefe de sacerdotes que está en el cielo, sentado a la derecha del trono de Dios.
Heb 8:2  Ese sacerdote es Jesucristo, que actúa como sacerdote en el verdadero santuario, es decir, en el verdadero lugar de adoración, hecho por Dios y no por nosotros los humanos.
Heb 8:3  Aquí en la tierra, se nombra a cada jefe de los sacerdotes para presentar a Dios las ofrendas y sacrificios del pueblo. Por eso, también Jesucristo tiene algo que ofrecer a Dios.
Heb 8:4  Si él estuviera aquí, no sería sacerdote, pues ya tenemos sacerdotes que presentan a Dios las ofrendas que ordena la ley de Moisés.
Heb 8:5  Pero el trabajo de esos sacerdotes nos da apenas una ligera idea de lo que pasa en el cielo. Por eso, cuando Moisés iba a construir el santuario, Dios le dijo: «Pon mucho cuidado, porque debes hacerlo todo siguiendo el modelo que te mostré en la montaña».
Heb 8:6  Pero el trabajo que Dios le dio a Jesucristo, nuestro Jefe de Sacerdotes, es mucho mejor, y por medio de él tenemos también un pacto mejor, porque en él Dios nos hace mejores promesas.
Heb 8:7  Si el pacto que Dios hizo antes con el pueblo de Israel hubiera sido perfecto, no habría sido necesario un nuevo pacto.
Heb 8:8  Pero al ver Dios que el pueblo no le obedecía como él esperaba, dijo: «Viene el día en que haré un nuevo pacto con el pueblo de Israel y con el pueblo de Judá.
Heb 8:9  »En el pasado, tomé de la mano a sus antepasados y los saqué de Egipto, y luego hice un pacto con ellos. Pero no lo cumplieron, y por eso no me preocupé más por ellos.
Heb 8:10  »Por eso, este será mi nuevo pacto con el pueblo de Israel: haré que mis enseñanzas las aprendan de memoria, y que sean la guía de su vida. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Les juro que así será.
Heb 8:11  »Ya no hará falta que unos sean maestros de otros, y que les enseñen a conocerme, porque todos me conocerán, desde el más joven hasta el más viejo.
Heb 8:12  »Yo les perdonaré todas sus maldades, y nunca más me acordaré de sus pecados.»
Heb 8:13  Cuando Dios habla de hacer con nosotros un nuevo pacto, es porque considera viejo el pacto anterior. Y lo que se considera viejo e inútil, ya está a punto de desaparecer. 

 


 

Heb 8:1  y es el ministro, o sacerdote, del santuario celestial, y del verdadero Tabernáculo, erigido por el Señor, y no por hombre alguno:
Heb 8:2  que si todo sumo sacerdote es destinado a ofrecer dones y víctimas, forzoso es que también éste tenga alguna cosa que ofrecer;
Heb 8:3  porque si él habitase sobre la tierra, ni aun sacerdote sería, estando ya establecidos a este fin los hijos de la tribu de Leví, que según la ley, ofrecen los dones,
Heb 8:4  y sirven al templo material, bosquejo y sombra de las cosas celestiales. Como le fue respondido a Moisés, al construir el Tabernáculo: Mira, le dijo Dios, hazlo todo conforme al diseño que se te ha mostrado en el monte.
Heb 8:5  Mas nuestro sumo sacerdote, Jesucristo, ha alcanzado un ministerio tanto más excelente, cuanto es mediador de un Testamento o alianza más apreciable, la cual fue otorgada sobre mejores promesas.
Heb 8:6  Pues si aquel primero fuera sin imperfección, de ningún modo se trataría de sustituirle otro.
Heb 8:7  Sin embargo, culpándolos dice a los prevaricadores de la ley antigua: He aquí que vendrán días, dice el Señor, en que otorgaré a la casa de Israel y a la casa de Judá un Testamento o alianza nueva;
Heb 8:8  no como el Testamento o pacto que hice con sus padres cuando los tomé como por la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; por cuanto ellos no guardaron mi alianza, y así yo los deseché, dice el Señor.
Heb 8:9  El Testamento que he de disponer, dice el Señor, para la casa de Israel, después de aquellos días, es el siguiente: Imprimiré mis leyes en la mente de ellos, y las escribiré sobre sus corazones; y yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo;
Heb 8:10  ya no será menester que enseñe cada uno a su prójimo y a su hermano, diciendo: Conoce al Señor; porque con la luz de la fe todos me conocerán desde el menor de ellos hasta el mayor;
Heb 8:11  pues yo les perdonaré sus maldades, y no me acordaré más de sus pecados.
Heb 8:12  Con llamar nuevo a este Testamento, dio por anticuado al primero. Ahora bien, lo que se da por anticuado y viejo, cerca está de quedar abolido.
Heb 8:13  Es verdad que tuvo el primer Testamento o alianza reglamentos sagrados del culto y un santuario terrestre y temporal. 

 


 

Heb 8:1  

El mediador de un nuevo pacto
  Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos,(A)
Heb 8:2  ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre.
Heb 8:3  Porque todo sumo sacerdote está constituido para presentar ofrendas y sacrificios; por lo cual es necesario que también éste tenga algo que ofrecer.
Heb 8:4  Así que, si estuviese sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo aún sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley;
Heb 8:5  los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte.(B)
Heb 8:6  Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.
Heb 8:7  Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo.
Heb 8:8  Porque reprendiéndolos dice:
 He aquí vienen días, dice el Señor,
 En que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto;
Heb 8:9  No como el pacto que hice con sus padres
 El día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto;
 Porque ellos no permanecieron en mi pacto,
 Y yo me desentendí de ellos, dice el Señor. 
Heb 8:10  Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel
 Después de aquellos días, dice el Señor:
 Pondré mis leyes en la mente de ellos,
 Y sobre su corazón las escribiré;
 Y seré a ellos por Dios,
 Y ellos me serán a mí por pueblo; 
Heb 8:11  Y ninguno enseñará a su prójimo,
 Ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor;
 Porque todos me conocerán,
 Desde el menor hasta el mayor de ellos. 
Heb 8:12  Porque seré propicio a sus injusticias,
 Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades.(C)
Heb 8:13  Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer. 
 

 


 

Heb 8:1  Así que, la suma acerca de lo dicho es : Que tenemos tal Sumo Sacerdote que se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos;
Heb 8:2  ministro del Santuario, y de aquel verdadero Tabernáculo que el Señor asentó, y no al hombre.
Heb 8:3  Porque todo sumo sacerdote es puesto para ofrecer presentes y sacrificios; por lo cual es necesario que también éste tuviese algo que ofrecer.
Heb 8:4  Así que si estuviese sobre la tierra, ni aun sería sacerdote, estando aún los otros sacerdotes que ofrecen los presentes según la Ley.
Heb 8:5  (Los cuales sirven de ejemplo y sombra de las cosas celestiales, como fue respondido a Moisés cuando había de hacer el Tabernáculo: Mira, dice: haz todas las cosas conforme al modelo que te ha sido mostrado en el monte).
Heb 8:6  Mas ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto de un mejor testamento es Mediador, el cual es hecho de mejores promesas.
Heb 8:7  Porque si aquel primero fuera sin falta, ciertamente no se hubiera procurado lugar del segundo.
Heb 8:8  Porque reprendiéndolos dice: He aquí, vienen días, dice el Señor, y consumaré para con la casa de Israel y para con la casa de Judá un nuevo testamento;
Heb 8:9  no como el testamento que hice a vuestros padres el día que los tomé por la mano que los sacaría de la tierra de Egipto; porque ellos no permanecieron en mi testamento, y yo los menosprecié a ellos, dice el Señor;
Heb 8:10  por lo cual este es el testamento que ordenaré a la Casa de Israel después de aquellos días, dice el Señor: Daré mis leyes en el alma de ellos, y sobre el corazón de ellos las escribiré; y seré a ellos por Dios, y ellos me serán a mí por pueblo.
Heb 8:11  Y ninguno enseñará a su prójimo, ni ninguno a su hermano diciendo: Conoce al Señor; Porque todos me conocerán, desde el menor de ellos hasta el mayor.
Heb 8:12  Porque seré propicio a sus iniquidades, y a sus pecados; y de sus iniquidades no me acordaré más.
Heb 8:13  Diciéndolo nuevo, dio por viejo al primero; y lo que decae y se envejece, cerca está de desvanecerse. 

 


 

Heb 8:1  Now of the things which we have spoken this is the sum: We have such an high priest, who is set on the right hand of the throne of the Majesty in the heavens;
Heb 8:2  A minister of the sanctuary, and of the true tabernacle, which the Lord pitched, and not man.
Heb 8:3  For every high priest is ordained to offer gifts and sacrifices: wherefore it is of necessity that this man have somewhat also to offer.
Heb 8:4  For if he were on earth, he should not be a priest, seeing that there are priests that offer gifts according to the law:
Heb 8:5  Who serve unto the example and shadow of heavenly things, as Moses was admonished of God when he was about to make the tabernacle: for, See, saith he, that thou make all things according to the pattern shewed to thee in the mount.
Heb 8:6  But now hath he obtained a more excellent ministry, by how much also he is the mediator of a better covenant, which was established upon better promises.
Heb 8:7  For if that first covenant had been faultless, then should no place have been sought for the second.
Heb 8:8  For finding fault with them, he saith, Behold, the days come, saith the Lord, when I will make a new covenant with the house of Israel and with the house of Judah:
Heb 8:9  Not according to the covenant that I made with their fathers in the day when I took them by the hand to lead them out of the land of Egypt; because they continued not in my covenant, and I regarded them not, saith the Lord.
Heb 8:10  For this is the covenant that I will make with the house of Israel after those days, saith the Lord; I will put my laws into their mind, and write them in their hearts: and I will be to them a God, and they shall be to me a people:
Heb 8:11  And they shall not teach every man his neighbour, and every man his brother, saying, Know the Lord: for all shall know me, from the least to the greatest.
Heb 8:12  For I will be merciful to their unrighteousness, and their sins and their iniquities will I remember no more.
Heb 8:13  In that he saith, A new covenant, he hath made the first old. Now that which decayeth and waxeth old is ready to vanish away. 

 


 

Heb 8:1  Este es el punto capital de cuanto venimos diciendo, que tenemos un Sumo Sacerdote tal, que se = sentó a la diestra = del trono de la Majestad en los cielos,
Heb 8:2  al servicio del santuario y de la Tienda verdadera, = erigida por el Señor, = no por un hombre.
Heb 8:3  Porque todo Sumo Sacerdote está instituido para ofrecer dones y sacrificios: de ahí que necesariamente también él tuviera que ofrecer algo.
Heb 8:4  Pues si estuviera en la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo ya quienes ofrezcan dones según la Ley.
Heb 8:5  Estos dan culto en lo que es sombra y figura de realidades celestiales, según le fue revelado a Moisés al emprender la construcción de la Tienda. Pues dice: = Mira, harás todo conforme al modelo que te ha sido mostrado en el monte. =
Heb 8:6  Mas ahora ha obtenido él un ministerio tanto mejor cuanto es Mediador de una mejor Alianza, como fundada en promesas mejores.
Heb 8:7  Pues si aquella primera fuera irreprochable, no habría lugar para una segunda.
Heb 8:8  Porque les dice en tono de reproche: = He aquí que días vienen, dice el Señor, y concertaré con la casa de Israel y con la casa de Judá una nueva Alianza, =
Heb 8:9  = no como la Alianza que hice con sus padres el día en que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto. Como ellos no permanecieron fieles a mi Alianza, también yo me desentendí de ellos, dice el Señor. =
Heb 8:10  = Esta es la Alianza que pactaré con la casa de Israel después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en su mente, en sus corazones las grabaré; y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. =
Heb 8:11  = Y no habrá de instruir cada cual a su conciudadano ni cada uno a su hermano diciendo: «¡Conoce al Señor!», pues todos me conocerán, desde el menor hasta el mayor de ellos. =
Heb 8:12  = Porque me apiadaré de sus iniquidades y de sus pecados no me acordaré ya. =
Heb 8:13  Al decir = nueva, = declaró anticuada la primera; y lo anticuado y viejo está a punto de cesar

 


 

Heb 8:1  Lo más importante de lo que estamos diciendo es que nuestro Sumo Sacerdote es de tal naturaleza que se ha sentado en el cielo, a la derecha del trono de Dios,
Heb 8:2  y oficia como sacerdote en el verdadero santuario, el que fue hecho por el Señor y no por los hombres.
Heb 8:3  Todo sumo sacerdote es nombrado para presentar ofrendas y sacrificios, y por eso es necesario que Jesucristo también tenga algo que ofrecer.
Heb 8:4  Si él estuviera en la tierra, ni siquiera sería sacerdote, pues aquí y a hay sacerdotes que presentan las ofrendas mandadas por la ley de Moisés.
Heb 8:5  Pero estos sacerdotes prestan su servicio por medio de cosas que no son más que copias y sombras[1] de lo que hay en el cielo. Y sabemos que son copias porque, cuando Moisés iba a construir el santuario, Dios le dijo: "Pon atención y hazlo todo según el modelo que te mostré en el monte."[2]
Heb 8:6  Pero nuestro Sumo Sacerdote, que ha recibido un ministerio sacerdotal mucho mejor, es mediador de una alianza mejor, [3]
 basada en mejores promesas.
Heb 8:7  Si la primera alianza hubiera sido perfecta, no habría sido necesaria una segunda alianza.
Heb 8:8  Pero Dios encontró imperfecta a aquella gente, y dijo:
"El Señor dice: Vendrán días
en que haré una nueva alianza con Israel
y con Judá.
 
Heb 8:9  Esta alianza no será como la que hice
con sus antepasados,
cuando los tomé de la mano
para sacarlos de la tierra de Egipto;
y como ellos no cumplieron
mi alianza,
yo los abandoné, dice el Señor.
 
Heb 8:10  La alianza que haré con Israel
después de aquellos días,
será esta, dice el Señor:
Pondré mis leyes en su mente
y las escribiré en su corazón.
yo seré su Dios
y ellos serán mi pueblo.
 
Heb 8:11  y a no será necesario que unos a otros,
compatriotas o parientes,
tengan que instruirse
para que conozcan al Señor,
porque todos me conocerán,
desde el más pequeño
hasta el más grande.
 
Heb 8:12  yo les perdonaré sus maldades
y no me acordaré más
de sus pecados."[4]
Heb 8:13  Cuando Dios habla de una nueva alianza es porque ha declarado vieja a la primera; y a lo que está viejo y anticuado, poco le falta para desaparecer. 

 


 

Heb 8:1  Ahora bien, en cuanto a las cosas que se consideran, este es el punto principal: Tenemos tal sumo sacerdote, y él se ha sentado a la diestra del trono de la Majestad en los cielos,
Heb 8:2  siervo público del lugar santo y de la tienda verdadera, que Jehová levantó, y no el hombre.
Heb 8:3  Porque todo sumo sacerdote es nombrado para ofrecer tanto dádivas como sacrificios; por lo cual fue necesario que este también tuviera algo que ofrecer.
Heb 8:4  Pues bien, si estuviera sobre la tierra, no sería sacerdote, puesto que hay [hombres] que ofrecen las dádivas según la Ley,
Heb 8:5  pero los cuales [hombres] rinden servicio sagrado en una representación típica y sombra de las cosas celestiales; así como Moisés, cuando estaba para hacer la tienda hasta completarla, recibió el mandato divino: Porque dice él: “Ve que hagas todas las cosas conforme a [su] modelo que te fue mostrado en la montaña”.
Heb 8:6  Pero ahora [Jesús] ha obtenido un servicio público más admirable, de modo que también es mediador de un pacto correspondientemente mejor, que ha sido establecido legalmente sobre mejores promesas.
Heb 8:7  Porque si aquel primer pacto hubiera estado exento de falta, no se habría buscado lugar para uno segundo;
Heb 8:8  porque él encuentra falta en el pueblo cuando dice: “‘¡Mira! Vienen días —dice Jehová— y celebraré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto;
Heb 8:9  no según el pacto que hice con sus antepasados en [el] día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, porque no continuaron en mi pacto, de modo que dejé de interesarme en ellos’, dice Jehová”.
Heb 8:10  “‘Porque este es el pacto que pactaré con la casa de Israel después de aquellos días —dice Jehová—. Pondré mis leyes en su mente, y en sus corazones las escribiré. Y yo llegaré a ser su Dios, y ellos mismos llegarán a ser mi pueblo.
Heb 8:11  ”’Y de ningún modo enseñarán ellos cada uno a su conciudadano y cada uno a su hermano, diciendo: “¡Conoce a Jehová!”. Porque todos ellos me conocerán, desde [el] menor hasta [el] mayor de ellos.
Heb 8:12  Porque seré misericordioso en cuanto a sus hechos injustos, y de ningún modo recordaré más sus pecados.’”
Heb 8:13  Al decir él “un nuevo [pacto]” ha hecho anticuado al anterior. Ahora bien, lo que se hace anticuado y envejece está próximo a desvanecerse.

 


 

Heb 8:1  Lo más importante de todo esto es que tenemos un Jefe de sacerdotes que está en el cielo, sentado a la derecha del trono de Dios.
Heb 8:2  Ese sacerdote es Jesucristo, que actúa como sacerdote en el verdadero santuario, es decir, en el verdadero lugar de adoración, hecho por Dios y no por nosotros los humanos.
Heb 8:3  Aquí en la tierra, se nombra a cada jefe de los sacerdotes para presentar a Dios las ofrendas y sacrificios del pueblo. Por eso, también Jesucristo tiene algo que ofrecer a Dios.
Heb 8:4  Si él estuviera aquí, no sería sacerdote, pues ya tenemos sacerdotes que presentan a Dios las ofrendas que ordena la ley de Moisés.
Heb 8:5  Pero el trabajo de esos sacerdotes nos da apenas una ligera idea de lo que pasa en el cielo. Por eso, cuando Moisés iba a construir el santuario, Dios le dijo: «Pon mucho cuidado, porque debes hacerlo todo siguiendo el modelo que te mostré en la montaña».
Heb 8:6  Pero el trabajo que Dios le dio a Jesucristo, nuestro Jefe de Sacerdotes, es mucho mejor, y por medio de él tenemos también un pacto mejor, porque en él Dios nos hace mejores promesas.
Heb 8:7  Si el pacto que Dios hizo antes con el pueblo de Israel hubiera sido perfecto, no habría sido necesario un nuevo pacto.
Heb 8:8  Pero al ver Dios que el pueblo no le obedecía como él esperaba, dijo: «Viene el día en que haré un nuevo pacto con el pueblo de Israel y con el pueblo de Judá.
Heb 8:9  »En el pasado, tomé de la mano a sus antepasados y los saqué de Egipto, y luego hice un pacto con ellos. Pero no lo cumplieron, y por eso no me preocupé más por ellos.
Heb 8:10  »Por eso, este será mi nuevo pacto con el pueblo de Israel: haré que mis enseñanzas las aprendan de memoria, y que sean la guía de su vida. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Les juro que así será.
Heb 8:11  »Ya no hará falta que unos sean maestros de otros, y que les enseñen a conocerme, porque todos me conocerán, desde el más joven hasta el más viejo.
Heb 8:12  »Yo les perdonaré todas sus maldades, y nunca más me acordaré de sus pecados.»
Heb 8:13  Cuando Dios habla de hacer con nosotros un nuevo pacto, es porque considera viejo el pacto anterior. Y lo que se considera viejo e inútil, ya está a punto de desaparecer.

 


 

Heb 8:1  Aquí está el punto principal de todo lo que hemos estado diciendo: nosotros ya tenemos tal Kohen Gadol así como ha sido descrito. Y El sí se sienta a la mano derecha del HaGuedulah en el cielo.[Sal 110:1]
Heb 8:2  Allí sirve en el Lugar Makon Kadosh, esto es, el verdadero Tabernáculo de Reunión, el cual fue erigido por YAHWEH, y no por seres humanos.
Heb 8:3  Porque todo Kohen HaGadol es designado para presentar ofrendas y sacrificios, por lo cual este kohen gadol también tiene que tener algo que ofrecer.
Heb 8:4  Ahora bien, si El estuviese en la tierra ni siquiera sería Kohen, puesto que ya hay Kohanim que presentan ofrendas según la Toráh.
Heb 8:5  Pero a lo que ellos están sirviendo es sólo una copia y una sombra de las cosas originales del cielo; pues cuando Moshe estaba listo para erigir el Tabernáculo, YAHWEH le advirtió: "Mira que hagas todo conforme al modelo que te fue mostrado en el monte."[Ex 25:40]
Heb 8:6  Pero ahora la obra que le fue encomendada a Yahshúa es muy super ior a la de ellos, así como el Pacto del que es mediador es mejor. Porque este Pacto ha sido dado como Toráh sobre la base de mejores promesas.[40]
Heb 8:7  En verdad, si el primer pacto no hubiera tenido terreno para encontrarle defectos,[41] no hubiera sido necesario un segundo.[42]
Heb 8:8  Porque YAHWEH sí encuentra falta en el pueblo cuando dice: "¡Miren! Los días vienen; dice YAHWEH, 'cuando estableceré sobre la casa de Yisra'el y la casa de Yahudáh un nuevo pacto.[43]
Heb 8:9  No será como el pacto que hice con sus padres en el día que los tomé de la mano y los saqué de la tierra de Egipto; porque ellos, por su parte, no permanecieron fieles a mi Pacto;[44] así que Yo, por mi parte, desistí de preocuparme con ellos.' dice YAHWEH 
Heb 8:10  "Porque éste es el Pacto que haré con la casa de Yisra'el después de esos días, dice YAHWEH: 'Pondré mi Toráh en sus mentes y la escribiré en sus corazones; Yo seré su Elohim, y ellos serán mi pueblo.
Heb 8:11  "Ninguno de ellos enseñará a sus conciudadanos ni a sus hermanos, diciendo: "¡Conoce a YAHWEH!"[45] Porque todos me conocerán, desde el menos importante hasta el más grande de ellos.
Heb 8:12  Porque seré misericordioso para con sus perversidades, y nunca más me acordaré de sus pecados.'" [Je 31:31-34]
Heb 8:13  Al usar el término "nuevo," El ha hecho al primer Pacto "viejo"; y algo que se está haciendo viejo, algo en el proceso de envejecimiento, está en camino de desaparecer completamente.[46]

 


 

Heb 8:1  "Este es el asunto principal que estamos tratando: nuestro sumo sacerdote está sentado en el cielo a la derecha del trono de Dios,"
Heb 8:2  "y sirve en el Lugar Santísimo, el verdadero lugar de adoración que fue hecho por Dios, no por los seres humanos."
Heb 8:3  Todos los sumos sacerdotes tienen el trabajo de presentar ofrendas y sacrificios a Dios. También es necesario que nuestro sumo sacerdote ofrezca algo a Dios.
Heb 8:4  Si sirviera en la tierra no sería un sacerdote. Aquí ya hay sacerdotes que siguen la ley al presentar ofrendas a Dios.
Heb 8:5  "El culto que rinden estos sacerdotes es en realidad sólo una copia, una imagen borrosa de lo que se hace en el cielo. Por eso, Dios le advirtió a Moisés cuando iba a construir la Carpa Sagrada: ""Asegúrate de construir todo como el modelo que te mostré en la montaña""."
Heb 8:6  "Pero a Jesús se le ha dado un servicio más importante. Asimismo, también el nuevo pacto que él trajo es más grande que el anterior porque se basa en mejores promesas."
Heb 8:7  "Si el primer pacto no hubiera tenido falla, entonces no se habría necesitado el segundo pacto."
Heb 8:8  "Pero Dios encontró una falla en el pueblo y dijo: ""Dice el Señor: Llegará el tiempo en que haré un nuevo pacto con el pueblo de Israel y con el pueblo de Judá."
Heb 8:9  "No será como el pacto con sus antepasados, cuando los saqué de Egipto con poder. Ellos no fueron fieles a mi pacto, por eso los abandoné, dice el Señor."
Heb 8:10  Este es el nuevo pacto que en el futuro haré con el pueblo de Israel. Pondré mis leyes en su mente y las escribiré en su corazón. Yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.
Heb 8:11  "No tendrán que enseñar a sus vecinos ni a su familia. No habrá necesidad de que alguien les diga que conozcan al Señor. Porque todos me conocerán, desde el primero hasta el último."
Heb 8:12  "Perdonaré todas las maldades que han hecho en mi contra y no recordaré más sus pecados""."
Heb 8:13  Si Dios habla de un nuevo pacto es porque el pacto antiguo envejeció. Todo lo que envejece y se hace inútil está a punto de desaparecer.

 


 
  Conocen nuestro sitio 446985 visitantes (1663584 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!