Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W116
 


  BibliadeEstudioAdventistaHebreos 6.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Hebreos


 

Hebreos 6 — No está disponible en esta traducción. 

 


 

Heb 6:1  Por lo cual, dejando a un lado las doctrinas elementales sobre Cristo, tendamos a lo perfecto, no echando de nuevo los fundamentos de la penitencia de las obras muertas y de la fe en Dios,
Heb 6:2  la doctrina sobre los bautismos y la imposición de las manos, la resurrección de los muertos y el juicio eterno.
Heb 6:3  I.,o que toca a la perfección, eso es lo que me propongo exponer con la ayuda de Dios.
Heb 6:4  Porque quienes, una vez iluminados, gustaron el don celestial y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo,
Heb 6:5  gustaron lo hermoso de la palabra de Dios y los prodigios del siglo venidero,
Heb 6:6  y (sin embargo) cayeron, es imposible que sean renovados otra vez a penitencia, crucificando para sí mismos al Hijo de Dios y poniéndole en ludibrio.
Heb 6:7  Porque la tierra, que absorbe la lluvia caída a menudo sobre ella y produce frutos de bendición para el que la cultiva, recibirá las bendiciones de Dios;"
Heb 6:8  pero la que produce espinas y abrojos es reprobada y está próxima a ser maldita, y su fin será el fuego.
Heb 6:9  Aunque hablamos de este modo, sin embargo, confiamos y esperamos de vosotros, carísimos, algo mejor y más conducente a la salvación.
Heb 6:10  Que no es Dios injusto para que se olvide de vuestra obra y del amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y perseverando en servirlos.
Heb 6:11  Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre hasta el fin la misma diligencia por el logro de la esperanza,
Heb 6:12  no emperezándoos, sino haciéndoos imitadores de los que por la fe y la paciencia han alcanzado la herencia de las promesas.
Heb 6:13  En efecto, cuando Dios hizo a Abraham la promesa, como no tenía ninguno mayor por quien jurar, juró por sí mismo, diciendo:
Heb 6:14  “Te bendeciré abundantemente, te multiplicaré grandemente.”
Heb 6:15  Y así, perseverando en esperar, alcanzó la promesa.
Heb 6:16  Porque los hombres suelen jurar por alguno mayor, y el juramento pone entre ellos fin a toda controversia y les sirve de garantía.
Heb 6:17  Por lo cual, queriendo Dios mostrar solemnemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su propósito, interpuso el juramento,
Heb 6:18  a fin de que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos firme consuelo los que buscamos refugio, asiéndonos a la esperanza que se nos ofrece.
Heb 6:19  La cual tenemos como segura y firme áncora de nuestra alma, y que penetra hasta detrás del velo,
Heb 6:20  adonde entró por nosotros como precursor Jesús, instituido Pontífice para siempre, según el orden de Melquisedec.

 


 

Heb 6:1  Por eso, sigamos aprendiendo más y más, hasta que lleguemos a ser cristianos maduros. Dejemos de ocuparnos de las primeras enseñanzas que se nos dieron acerca de Cristo, y no sigamos hablando de cosas simples. Dejemos de hacer lo malo, sigamos a Cristo, y dejemos de pecar para no morir. Ya sabemos que debemos confiar en Dios,
Heb 6:2  y que debemos bautizarnos; también sabemos que los que creen en Cristo reciben el Espíritu Santo, que los muertos volverán a vivir, y que habrá un juicio final.
Heb 6:3  Claro que todo esto lo seguiremos enseñando, si Dios así nos lo permite.
Heb 6:4  Pero los que dejan de creer en Cristo ya no pueden volver a ser amigos de Dios, aunque alguna vez hayan creído que el mensaje de Dios es la verdad, y con gusto lo hayan recibido como un regalo. Si dejan de creer en Cristo, lo que habrán hecho será volver a clavarlo en la cruz y burlarse de él ante todo el mundo. No importa que hayan recibido el Espíritu Santo junto con los demás, ni que hayan sabido lo bueno que es el mensaje de Dios, ni lo poderoso que Dios será en el nuevo mundo, si dejan de creer en Cristo ya no podrán volver a él.
Heb 6:7  En esto la gente es como un terreno. Los que creen en Cristo son como el terreno que recibe mucha lluvia y produce una buena cosecha para el sembrador, y Dios lo bendice.
Heb 6:8  Pero los que dejan de creer son como un terreno que sólo produce plantas con espinas: no sirve para nada, y Dios lo maldice. Al final, se le prende fuego.
Heb 6:9  Mis queridos hermanos, aunque les decimos estas cosas, estamos seguros de que ustedes no han dejado de creer, sino que siguen confiando en Dios. Eso es lo mejor para ustedes, pues así serán salvados.
Heb 6:10  Dios es justo, y nunca olvidará lo que ustedes han hecho, y siguen haciendo, para ayudar a su pueblo elegido. De esa manera, ustedes también demuestran que aman a Dios.
Heb 6:11  Deseamos que sigan con ese mismo entusiasmo hasta el fin, para que reciban todo lo bueno que con tanta paciencia esperan recibir.
Heb 6:12  No queremos que se vuelvan perezosos. Más bien, sin dudar ni un instante sigan el ejemplo de los que confían en Dios, porque así recibirán lo que Dios les ha prometido.
Heb 6:13  Dios le hizo a Abraham esta promesa: «Yo te bendeciré mucho, y haré que tengas muchos descendientes.» Cuando Dios le juró a Abraham que cumpliría esta promesa, tuvo que jurar por sí mismo, porque no tenía a nadie más grande por quien jurar.
Heb 6:15  Abraham esperó con paciencia, y Dios cumplió su promesa.
Heb 6:16  Cuando alguien jura, usa el nombre de alguien más importante, para ponerlo por testigo.
Heb 6:17  Por eso, cuando Dios quiso asegurar que cumpliría su promesa, juró que daría lo prometido sin cambiar nada.
Heb 6:18  Ahora bien, como Dios no miente, su promesa y su juramento no pueden cambiar. Esto nos consuela, porque nosotros queremos que Dios nos proteja, y confiamos en que él nos dará lo prometido.
Heb 6:19  Esta confianza nos da plena seguridad; es como el ancla de un barco, que lo mantiene firme y quieto en el mismo lugar. Y esta confianza nos la da Jesucristo, que traspasó la cortina del templo de Dios en el cielo, y entró al lugar más sagrado.
Heb 6:20  Lo hizo para dejarnos libre el camino hacia Dios, pues Cristo es para siempre el Jefe de Sacerdotes, como lo fue Melquisedec. 

 


 

Heb 6:1  y de la doctrina sobre los bautismos, de la imposición de las manos o confirmación, de la resurrección de los muertos y del juicio perdurable,
Heb 6:2  y he aquí lo que, con el fervor de Dios, vamos a hacer ahora.
Heb 6:3  Porque es moralmente imposible que aquellos que han sido una vez iluminados, que así mismo han gustado el don celestial de la Eucaristía, que han sido hechos partícipes de los dones del Espíritu Santo,
Heb 6:4  que se han alimentado con la santa palabra de Dios y la esperanza de las maravillas del siglo venidero,
Heb 6:5  y que después de todo esto han caído; es imposible, digo, que sean renovados por la penitencia, puesto que cuanto es de su parte crucifican de nuevo en sí mismo al Hijo de Dios, y le exponen al escarnio.
Heb 6:6  Porque la tierra que embebe la lluvia que cae a menudo sobre ella, y produce hierba que es provechosa a los que la cultivan, recibe la bendición de Dios,
Heb 6:7  mas la que brota espinas y abrojos es abandonada de su dueño, y queda expuesta a la maldición, y al fin para en ser abrasada.
Heb 6:8  Por lo demás, carísimos hermanos, aunque os hablamos de esta manera, tenemos mejor opinión de vosotros y de vuestra salvación.
Heb 6:9  Porque no es Dios injusto, para olvidarse de lo que habéis hecho, y de la caridad que por respeto a su Nombre habéis mostrado, en haber asistido y en asistir a los santos, o fieles necesitados.
Heb 6:10  Deseamos que cada uno de vosotros muestre el mismo fervor hasta el fin para el cumplimiento o perfección de su esperanza,
Heb 6:11  a fin de que no os hagáis flojos, o remisos, sino imitadores de aquellos santos patriarcas, que por su fe, y larga paciencia han llegado a ser los herederos de las promesas celestiales.
Heb 6:12  Por eso en la promesa que Dios hizo a Abrahán, como no tenía otro mayor por quien jurar, juró por sí mismo,
Heb 6:13  diciendo en seguida: Está bien cierto de que yo te llenaré de bendiciones, y te multiplicaré sobremanera.
Heb 6:14  Y así aguardando con longanimidad o larga paciencia, alcanzó la promesa.
Heb 6:15  Ello es que los hombres juran por quien es mayor que ellos; y el juramento es la mayor seguridad que pueden dar, para terminar sus diferencias.
Heb 6:16  Por lo cual queriendo Dios mostrar más cumplidamente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo o resolución, interpuso juramento;
Heb 6:17  para que a vista de dos cosas inmutables, promesa y juramento, en que no es posible que Dios mienta o falte a ellas, tengamos un poderosísimo consuelo los que consideramos nuestro refugio y ponemos la mira en alcanzar los bienes que nos propone la esperanza,
Heb 6:18  la cual sirve a nuestra alma como de una áncora segura y firme, y penetra hasta el Santuario que está del velo adentro:
Heb 6:19  Donde entró Jesús por nosotros el primero como nuestro precursor, constituido sumo sacerdote por toda la eternidad según el orden de Melquisedec.
Heb 6:20  En efecto, este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios altísimo, es el que salió al encuentro a Abrahán cuando volvía victorioso de la derrota de los cuatro reyes, y el que le bendijo; 

 


 

Heb 6:1  Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios,
Heb 6:2  de la doctrina de bautismos, de la imposición de manos, de la resurrección de los muertos y del juicio eterno.
Heb 6:3  Y esto haremos, si Dios en verdad lo permite.
Heb 6:4  Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo,
Heb 6:5  y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero,
Heb 6:6  y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio.
Heb 6:7  Porque la tierra que bebe la lluvia que muchas veces cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos por los cuales es labrada, recibe bendición de Dios;
Heb 6:8  pero la que produce espinos y abrojos es reprobada, está próxima a ser maldecida,(A) y su fin es el ser quemada.
Heb 6:9  Pero en cuanto a vosotros, oh amados, estamos persuadidos de cosas mejores, y que pertenecen a la salvación, aunque hablamos así.
Heb 6:10  Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún.
Heb 6:11  Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza,
Heb 6:12  a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.
Heb 6:13  Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo,
Heb 6:14  diciendo: De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente.(B)
Heb 6:15  Y habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa.
Heb 6:16  Porque los hombres ciertamente juran por uno mayor que ellos, y para ellos el fin de toda controversia es el juramento para confirmación.
Heb 6:17  Por lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento;
Heb 6:18  para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros.
Heb 6:19  La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que penetra hasta dentro del velo,(C)
Heb 6:20  donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.(D) 

 


 

Heb 6:1  Por lo cual, dejando ya la palabra del comienzo en la institución del Cristo, vamos adelante a la perfección, no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de las obras de muerte, y de la fe en Dios,
Heb 6:2  de la doctrina de los bautismos, y de la imposición de manos, y de la resurrección de los muertos, y del juicio eterno.
Heb 6:3  Y esto haremos, a la verdad, si Dios lo permitiere.
Heb 6:4  Porque es imposible que los que una vez recibieron la luz, y que gustaron aquel don celestial, y que fueron hechos partícipes del Espíritu Santo;
Heb 6:5  y que así mismo gustaron la buena palabra de Dios, y las virtudes del siglo venidero,
Heb 6:6  y recayeron, sean renovados de nuevo por arrepentimiento colgando en el madero otra vez para sí mismos al Hijo de Dios, y exponiéndolo a vituperio.
Heb 6:7  Porque la tierra que embebe el agua que muchas veces vino sobre ella, y que engendra hierba a su tiempo a aquellos de los cuales es labrada, recibe bendición de Dios.
Heb 6:8  Mas la que produce espinas y abrojos, es reprobada, y cercana de maldición, y su fin será por fuego.
Heb 6:9  Pero de vosotros, oh amados, esperamos mejores cosas que éstas y más cercanas a la salud, aunque hablamos así.
Heb 6:10  Porque Dios no es injusto que se olvide de vuestra obra y el trabajo de la caridad que habéis mostrado en su nombre, habiendo ayudado a los santos y ayudándoles.
Heb 6:11  Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin para cumplimiento de su esperanza,
Heb 6:12  que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.
Heb 6:13  Porque prometiendo Dios a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo,
Heb 6:14  diciendo: Que te bendeciré bendiciendo, y multiplicando, te multiplicaré.
Heb 6:15  Y así, esperando con largura de ánimo, alcanzó la promesa.
Heb 6:16  Porque los hombres ciertamente por el mayor que ellos juran; y el fin de todas sus controversias es el juramento para confirmación.
Heb 6:17  En lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento,
Heb 6:18  para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo, los que nos acogemos a unirnos a la esperanza propuesta;
Heb 6:19  la cual tenemos como por segura y firme ancla del alma, y que entra hasta en lo que está dentro del velo,
Heb 6:20  donde entró por nosotros nuestro precursor Jesús, hecho Sumo Sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec. 

 


 

Heb 6:1  Therefore leaving the principles of the doctrine of Christ, let us go on unto perfection; not laying again the foundation of repentance from dead works, and of faith toward God,
Heb 6:2  Of the doctrine of baptisms, and of laying on of hands, and of resurrection of the dead, and of eternal judgment.
Heb 6:3  And this will we do, if God permit.
Heb 6:4  For it is impossible for those who were once enlightened, and have tasted of the heavenly gift, and were made partakers of the Holy Ghost,
Heb 6:5  And have tasted the good word of God, and the powers of the world to come,
Heb 6:6  If they shall fall away, to renew them again unto repentance; seeing they crucify to themselves the Son of God afresh, and put him to an open shame.
Heb 6:7  For the earth which drinketh in the rain that cometh oft upon it, and bringeth forth herbs meet for them by whom it is dressed, receiveth blessing from God:
Heb 6:8  But that which beareth thorns and briers is rejected, and is nigh unto cursing; whose end is to be burned.
Heb 6:9  But, beloved, we are persuaded better things of you, and things that accompany salvation, though we thus speak.
Heb 6:10  For God is not unrighteous to forget your work and labour of love, which ye have shewed toward his name, in that ye have ministered to the saints, and do minister.
Heb 6:11  And we desire that every one of you do shew the same diligence to the full assurance of hope unto the end:
Heb 6:12  That ye be not slothful, but followers of them who through faith and patience inherit the promises.
Heb 6:13  For when God made promise to Abraham, because he could swear by no greater, he sware by himself,
Heb 6:14  Saying, Surely blessing I will bless thee, and multiplying I will multiply thee.
Heb 6:15  And so, after he had patiently endured, he obtained the promise.
Heb 6:16  For men verily swear by the greater: and an oath for confirmation is to them an end of all strife.
Heb 6:17  Wherein God, willing more abundantly to shew unto the heirs of promise the immutability of his counsel, confirmed it by an oath:
Heb 6:18  That by two immutable things, in which it was impossible for God to lie, we might have a strong consolation, who have fled for refuge to lay hold upon the hope set before us:
Heb 6:19  Which hope we have as an anchor of the soul, both sure and stedfast, and which entereth into that within the veil;
Heb 6:20  Whither the forerunner is for us entered, even Jesus, made an high priest for ever after the order of Melchisedec. 

 


 

Heb 6:1  Por eso, dejando aparte la enseñanza elemental acerca de Cristo, elevémonos a lo perfecto, sin reiterar los temas fundamentales del arrepentimiento de las obras muertas y de la fe en Dios;
Heb 6:2  de la instrucción sobre los bautismos y de la imposición de las manos; de la resurrección de los muertos y del juicio eterno.
Heb 6:3  Y así procederemos con el favor de Dios.
Heb 6:4  Porque es imposible que cuantos fueron una vez iluminados, gustaron el don celestial y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo,
Heb 6:5  saborearon las buenas nuevas de Dios y los prodigios del mundo futuro,
Heb 6:6  y a pesar de todo cayeron, se renueven otra vez mediante la penitencia, pues crucifican por su parte de nuevo al Hijo de Dios y le exponen a pública infamia.
Heb 6:7  Porque la tierra que recibe frecuentes lluvias y produce buena vegetación para los que la cultivan participa de la bendición de Dios.
Heb 6:8  Por lo contrario, la que produce = espinas y abrojos = es desechada, y cerca está de la = maldición, = y terminará por ser quemada.
Heb 6:9  Pero de vosotros, queridos, aunque hablemos así, esperamos cosas mejores y conducentes a la salvación.
Heb 6:10  Porque no es injusto Dios para olvidarse de vuestra labor y del amor que habéis mostrado hacia su nombre, con los servicios que habéis prestado y prestáis a los santos.
Heb 6:11  Deseamos, no obstante, que cada uno de vosotros manifieste hasta el fin la misma diligencia para la plena realización de la esperanza,
Heb 6:12  de forma que no os hagáis indolentes, sino más bien imitadores de aquellos que, mediante la fe y la perseverancia, heredan las promesas.
Heb 6:13  Cuando Dios hizo la Promesa a Abraham, no teniendo a otro mayor por quien jurar, = juró por sí mismo =
Heb 6:14  diciendo: = ¡Sí!, te colmaré de bendiciones y te acrecentaré en gran manera. =
Heb 6:15  Y perseverando de esta manera, alcanzó la Promesa.
Heb 6:16  Pues los hombres juran por uno superior y entre ellos el juramento es la garantía que pone fin a todo litigio.
Heb 6:17  Por eso Dios, queriendo mostrar más plenamente a los herederos de la Promesa la inmutabilidad de su decisión, interpuso el juramento,
Heb 6:18  para que, mediante dos cosas inmutables por las cuales es imposible que Dios mienta, nos veamos más poderosamente animados los que buscamos un refugio asiéndonos a la esperanza propuesta,
Heb 6:19  que nosotros tenemos como segura y sólida ancla de nuestra alma, y = que penetra hasta más allá del velo, =
Heb 6:20  adonde entró por nosotros como precursor Jesús, hecho, a = semejanza de Melquisedec, = Sumo = Sacerdote para siempre. =

 


 

Heb 6:1  Así que sigamos adelante hasta llegar a ser adultos, dejando a un lado las primeras enseñanzas acerca de Cristo. No volvamos otra vez a las cosas básicas, como la conversión y el abandono de las obras que llevan a la muerte, o como la fe en Dios,
Heb 6:2  las enseñanzas sobre el bautismo, el imponer las manos a los creyentes, la resurrección de los muertos y el juicio eterno.
Heb 6:3  Es lo que haremos, si Dios lo permite.
Heb 6:4  Porque a los que una vez recibieron la luz, y saborearon el don de Dios, y tuvieron parte en el Espíritu Santo,
Heb 6:5  y saborearon el buen mensaje de Dios y el poder del mundo venidero,
Heb 6:6  si caen de nuevo, y a no se les puede hacer volver a Dios, porque ellos mismos están crucificando otra vez al Hijo de Dios y exponiéndolo a la burla de todos.
Heb 6:7  Son como la tierra que bebe la lluvia que cae en abundancia sobre ella: si da una cosecha útil a los que la trabajan, recibe la bendición de Dios;
Heb 6:8  pero si da espinos y cardos, no vale nada; cae bajo la maldición de Dios, y finalmente será quemada.
Heb 6:9  Pero aunque hablamos así, queridos hermanos, estamos seguros de que ustedes se encuentran en el primer caso, es decir, en camino de salvación.
Heb 6:10  Porque Dios es justo, y no olvidará lo que ustedes han hecho y el amor que le han mostrado al ayudar a los del pueblo santo, como aún lo están haciendo.
Heb 6:11  Pero deseamos que cada uno de ustedes siga mostrando hasta el fin ese mismo entusiasmo, para que se realice completamente su esperanza.
Heb 6:12  No queremos que se vuelvan perezosos, sino que sigan el ejemplo de quienes por medio de la fe y la constancia están recibiendo la herencia que Dios les ha prometido.
Heb 6:13  Cuando Dios hizo la promesa a Abraham, juró por sí mismo, porque no había otro superior a él por quien jurar;
Heb 6:14  y dijo: "Sí, yo te bendeciré mucho y haré que tu descendencia sea numerosa."[1]
Heb 6:15  Abraham esperó con paciencia, y recibió lo que Dios le había prometido.
Heb 6:16  Cuando los hombres juran, lo hacen por alguien superior a ellos mismos; y cuando garantizan algo mediante un juramento, y a no hay más que discutir.
Heb 6:17  Pues bien, Dios quiso mostrar claramente a quienes habían de recibir la herencia que él les prometía, que estaba dispuesto a cumplir la promesa sin cambiar nada de ella. Por eso garantizó su promesa mediante el juramento.
Heb 6:18  De estas dos cosas que no pueden cambiarse y en las que Dios no puede mentir, recibimos un firme consuelo los que hemos buscado la protección de Dios y hemos confiado en la esperanza que él nos ha dado.
Heb 6:19  Esta esperanza mantiene firme y segura nuestra alma, igual que el ancla mantiene firme al barco. Es una esperanza que ha penetrado hasta detrás del velo[2] en el templo celestial,
Heb 6:20  donde antes entró Jesús para abrirnos camino, llegando él a ser así Sumo Sacerdote para siempre, de la misma clase que Melquisedec. [3] 

 


 

Heb 6:1  Por esta razón, ya que hemos dejado la doctrina primaria acerca del Cristo, pasemos adelante a la madurez, y no pongamos de nuevo un fundamento, a saber, arrepentimiento de obras muertas, y fe para con Dios,
Heb 6:2  la enseñanza acerca de bautismos y la imposición de las manos, la resurrección de los muertos y el juicio eterno.
Heb 6:3  Y esto lo haremos, si Dios en realidad lo permite.
Heb 6:4  Porque es imposible tocante a los que una vez por todas han sido iluminados, y que han gustado la dádiva gratuita celestial, y que han llegado a ser participantes de espíritu santo,
Heb 6:5  y que han gustado la excelente palabra de Dios y los poderes del sistema de cosas venidero,
Heb 6:6  pero que han caído en la apostasía, revivificarlos otra vez al arrepentimiento, porque de nuevo fijan en un madero al Hijo de Dios para sí mismos y lo exponen a vergüenza pública.
Heb 6:7  Por ejemplo, la tierra que embebe la lluvia que a menudo viene sobre ella, y que luego produce vegetación apropiada para aquellos para quienes también se cultiva, recibe en cambio una bendición de Dios.
Heb 6:8  Pero si produce espinos y abrojos, es rechazada, y está próxima a ser maldecida; y termina por ser quemada.
Heb 6:9  Sin embargo, en el caso de ustedes, amados, estamos convencidos de cosas mejores y de cosas acompañadas de la salvación, aunque estamos hablando de esta manera.
Heb 6:10  Porque Dios no es injusto para olvidar la obra de ustedes y el amor que mostraron para con su nombre, por el hecho de que han servido a los santos y continúan sirviendo.
Heb 6:11  Pero deseamos que cada uno de ustedes muestre la misma diligencia a fin de tener la plena seguridad de la esperanza hasta el fin,
Heb 6:12  para que no se hagan indolentes, sino que sean imitadores de los que mediante fe y paciencia heredan las promesas.
Heb 6:13  Porque cuando Dios hizo su promesa a Abrahán, puesto que no podía jurar por nadie mayor, juró por sí mismo,
Heb 6:14  diciendo: “De cierto, bendiciendo te bendeciré, y multiplicando te multiplicaré”.
Heb 6:15  Y así, después que [Abrahán] hubo mostrado paciencia, obtuvo [esta] promesa.
Heb 6:16  Porque los hombres juran por el que es mayor, y su juramento es el fin de toda disputa, ya que para ellos es una garantía legal.
Heb 6:17  De esta manera, Dios, cuando se propuso demostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, intervino con un juramento,
Heb 6:18  a fin de que, mediante dos cosas inmutables en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos nosotros, los que hemos huido al refugio, fuerte estímulo para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros.
Heb 6:19  Esta [esperanza] la tenemos como ancla del alma, tanto segura como firme, y entra cortina adentro,
Heb 6:20  donde un precursor ha entrado a favor nuestro, Jesús, que ha llegado a ser sumo sacerdote a la manera de Melquisedec para siempre.

 


 

Heb 6:1  Por eso, sigamos aprendiendo más y más, hasta que lleguemos a ser cristianos maduros. Dejemos de ocuparnos de las primeras enseñanzas que se nos dieron acerca de Cristo, y no sigamos hablando de cosas simples. Dejemos de hacer lo malo, sigamos a Cristo, y dejemos de pecar para no morir. Ya sabemos que debemos confiar en Dios,
Heb 6:2  y que debemos bautizarnos; también sabemos que los que creen en Cristo reciben el Espíritu Santo, que los muertos volverán a vivir, y que habrá un juicio final.
Heb 6:3  Claro que todo esto lo seguiremos enseñando, si Dios así nos lo permite.
Heb 6:4  Pero los que dejan de creer en Cristo ya no pueden volver a ser amigos de Dios, aunque alguna vez hayan creído que el mensaje de Dios es la verdad, y con gusto lo hayan recibido como un regalo. Si dejan de creer en Cristo, lo que habrán hecho será volver a clavarlo en la cruz y burlarse de él ante todo el mundo. No importa que hayan recibido el Espíritu Santo junto con los demás, ni que hayan sabido lo bueno que es el mensaje de Dios, ni lo poderoso que Dios será en el nuevo mundo, si dejan de creer en Cristo ya no podrán volver a él.
Heb 6:7  En esto la gente es como un terreno. Los que creen en Cristo son como el terreno que recibe mucha lluvia y produce una buena cosecha para el sembrador, y Dios lo bendice.
Heb 6:8  Pero los que dejan de creer son como un terreno que sólo produce plantas con espinas: no sirve para nada, y Dios lo maldice. Al final, se le prende fuego.
Heb 6:9  Mis queridos hermanos, aunque les decimos estas cosas, estamos seguros de que ustedes no han dejado de creer, sino que siguen confiando en Dios. Eso es lo mejor para ustedes, pues así serán salvados.
Heb 6:10  Dios es justo, y nunca olvidará lo que ustedes han hecho, y siguen haciendo, para ayudar a su pueblo elegido. De esa manera, ustedes también demuestran que aman a Dios.
Heb 6:11  Deseamos que sigan con ese mismo entusiasmo hasta el fin, para que reciban todo lo bueno que con tanta paciencia esperan recibir.
Heb 6:12  No queremos que se vuelvan perezosos. Más bien, sin dudar ni un instante sigan el ejemplo de los que confían en Dios, porque así recibirán lo que Dios les ha prometido.
Heb 6:13  Dios le hizo a Abraham esta promesa: «Yo te bendeciré mucho, y haré que tengas muchos descendientes.» Cuando Dios le juró a Abraham que cumpliría esta promesa, tuvo que jurar por sí mismo, porque no tenía a nadie más grande por quien jurar.
Heb 6:15  Abraham esperó con paciencia, y Dios cumplió su promesa.
Heb 6:16  Cuando alguien jura, usa el nombre de alguien más importante, para ponerlo por testigo.
Heb 6:17  Por eso, cuando Dios quiso asegurar que cumpliría su promesa, juró que daría lo prometido sin cambiar nada.
Heb 6:18  Ahora bien, como Dios no miente, su promesa y su juramento no pueden cambiar. Esto nos consuela, porque nosotros queremos que Dios nos proteja, y confiamos en que él nos dará lo prometido.
Heb 6:19  Esta confianza nos da plena seguridad; es como el ancla de un barco, que lo mantiene firme y quieto en el mismo lugar. Y esta confianza nos la da Jesucristo, que traspasó la cortina del templo de Dios en el cielo, y entró al lugar más sagrado.
Heb 6:20  Lo hizo para dejarnos libre el camino hacia Dios, pues Cristo es para siempre el Jefe de Sacerdotes, como lo fue Melquisedec.

 


 

Heb 6:1  Por lo tanto, dejando atrás las lecciones iniciales del Mashíaj, vayamos adelante hacia la madurez de confiar en YAHWEH, no echando otra vez el fundamento de volvernos a obras que conducen a muerte,
Heb 6:2  e instrucciones acerca de lavados, semijah, de la resurrección de los muertos y castigo eterno.
Heb 6:3  Y, permitiéndolo YAHWEH, esto es lo que haremos.[23]
Heb 6:4  Porque cuando aquellos que ya han sido iluminados, han probado el don celestial, han sido hechos participes del Ruaj HaKodesh;
Heb 6:5  y han probado la bondad de la palabra de YAHWEH y los poderes del olam habah;
Heb 6:6  y entonces han caído extraviados, es imposible renovarlos para que se vuelvan de su pecado, siempre y cuando por ellos mismos siguen ejecutando en la estaca al Hijo de YAHWEH de nuevo, y siguen exponiéndole a desprecio público.
Heb 6:7  Porque la tierra que se satura de agua con las lluvias, después hace crecer una cosecha útil a sus dueños, recibe una bendición de YAHWEH;
Heb 6:8  Pero si sigue produciendo espinas y cardos, falla la prueba, y está cerca de ser maldecida;[Gn 3:18] al final termina por ser quemada.[24]
Heb 6:9  Ahora, aunque hablemos de este modo, queridos amigos, estamos confiados de que ustedes tienen las mejores cosas, las cuales son la consecuencia que conlleva al haber recibido salvación.
Heb 6:10  Porque YAHWEH no es tan injusto como para olvidar el trabajo de ustedes y el amor que mostraron para con El en sus anteriores servicios a su pueblo, y en el servicio actual también.
Heb 6:11  Por lo cual, queremos que cada uno de ustedes siga teniendo la misma diligencia hasta el final, cuando su esperanza sea realizada;
Heb 6:12  para que no se hagan rezagados, sino que sean imitadores de los que por su confianza y paciencia están recibiendo lo que ha sido prometido.[25]
Heb 6:13  Porque cuando YAHWEH hizo su promesa a Avraham, prestó un juramento de hacer lo que había prometido; y ya que no había nadie mayor que El para hacer el juramento, juró por El mismo,[Ge 22:16]
Heb 6:14  y dijo: "Yo en verdad, bendiciendo, te bendeciré y multiplicando, te multiplicaré;"[26] [Ge 22:17]
Heb 6:15  Y entonces, después de haber esperado con paciencia, Avraham vio la promesa cumplida.[27]
Heb 6:16  Ahora bien, los hombres hacen juramento por alguien mayor que ellos mismos, y la confirmación del juramento pone término a toda disputa.
Heb 6:17  Por lo cual, cuando YAHWEH quiso demostrar todavía más convincentemente el carácter inmutable de sus intenciones a los que iban a recibir lo que había prometido, añadió un juramento a la promesa;
Heb 6:18  para que por medio de dos cosas inmutables, que en ningunas de las cuales YAHWEH puede mentir, nosotros, que hemos escapado para tomar posesión firme de la esperanza puesta ante nosotros, seríamos fuertemente alentados.
Heb 6:19  Nosotros tenemos esta esperanza como un ancla firme y segura para nosotros mismos, una esperanza que va directamente a lo que está dentro del parojet,
Heb 6:20  donde uno anteriormente ha entrado por amor a nosotros, a saber, Yahshúa, quien se ha convertido en el Kohen Gadol para siempre, para ser comparado con Melki-Tzedek. [28][Sal 110:4]

 


 

Heb 6:1  Así que dejemos atrás las primeras enseñanzas acerca de Cristo. ¡Maduremos! No volvamos a lo que ya se nos enseñó. Al comienzo aprendimos a confiar en Dios y a dejar lo inútil y lo malo que hacíamos.
Heb 6:2  "En ese tiempo nos enseñaron sobre los bautismos, la imposición de las manos, la resurrección de los muertos y el juicio eterno."
Heb 6:3  "Si Dios lo permite, seguiremos adelante con enseñanzas más avanzadas."
Heb 6:4  "Es imposible que los que deciden separarse del camino de Dios vuelvan otra vez a él. Hablo de los que ya conocieron la verdad y recibieron el don de Dios. Ellos participaron también del Espíritu Santo y disfrutaron el excelente mensaje de Dios y los grandes poderes del mundo que está por venir. Cuando se separan del camino de Dios, están crucificando a Cristo otra vez y lo exponen a la burla de todos."
Heb 6:5  "Es imposible que los que deciden separarse del camino de Dios vuelvan otra vez a él. Hablo de los que ya conocieron la verdad y recibieron el don de Dios. Ellos participaron también del Espíritu Santo y disfrutaron el excelente mensaje de Dios y los grandes poderes del mundo que está por venir. Cuando se separan del camino de Dios, están crucificando a Cristo otra vez y lo exponen a la burla de todos."
Heb 6:6  "Es imposible que los que deciden separarse del camino de Dios vuelvan otra vez a él. Hablo de los que ya conocieron la verdad y recibieron el don de Dios. Ellos participaron también del Espíritu Santo y disfrutaron el excelente mensaje de Dios y los grandes poderes del mundo que está por venir. Cuando se separan del camino de Dios, están crucificando a Cristo otra vez y lo exponen a la burla de todos."
Heb 6:7  "Por ejemplo, hay tierra que recibe bastante lluvia, se cuida y se siembra en ella. Si produce plantas que den buen fruto, esa tierra tiene la bendición de Dios."
Heb 6:8  Pero esa tierra no vale la pena si sólo crecen en ella espinos y maleza. Corre el riesgo de caer bajo maldición de Dios y terminará destruida con fuego.
Heb 6:9  "Estimados hermanos, lo que acabamos de decir es duro, pero estamos convencidos de que ustedes son como tierra buena donde se cultiva la salvación."
Heb 6:10  Dios no es injusto para olvidarse de todo el trabajo que han hecho y recordará que ustedes le han demostrado su amor ayudando al pueblo de Dios y que continúan haciéndolo.
Heb 6:11  Queremos que cada uno de ustedes siga esforzándose así toda la vida hasta que vean completamente realizada su esperanza.
Heb 6:12  "No queremos que se vuelvan perezosos. Más bien, sigan el ejemplo de los que reciben las promesas de Dios porque tienen fe y paciencia."
Heb 6:13  "Dios le hizo una promesa a Abraham, y como no había nadie más grande que él por quién jurar, juró por sí mismo. Así que él se comprometió consigo mismo a cumplir esa promesa."
Heb 6:14  "Dios dijo: ""Verdaderamente te bendeciré y te daré muchos descendientes""."
Heb 6:15  Abraham esperó con paciencia que eso se cumpliera y recibió lo prometido.
Heb 6:16  "Los seres humanos usan el nombre de alguien más grande que ellos para darle seriedad a una promesa. Al hacerlo así, afirman que lo dicho es verdad y eso termina toda discusión entre ellos."
Heb 6:17  "De igual manera, Dios quería demostrar que su promesa era confiable y que la gente iba a recibir lo prometido. Dios dijo que algo sucedería y lo afirmó con una promesa."
Heb 6:18  Hay dos cosas imposibles: que Dios mienta y que no cumpla lo que promete. Esas dos cosas nos dan confianza a los que nos refugiamos en él. Nos fortalecen para continuar en la esperanza que Dios nos da.
Heb 6:19  Tenemos esa esperanza tan fuerte y segura como un ancla que sostiene el alma. Nuestra esperanza llega más allá de la cortina del Lugar Santísimo del cielo.
Heb 6:20  "Jesús ya entró allí y abrió camino para nosotros, convirtiéndose para siempre en sumo sacerdote de la misma clase de Melquisedec."

 


 
  Conocen nuestro sitio 446911 visitantes (1663104 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!