Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W115
 


  BibliadeEstudioAdventistaHebreos 5.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Hebreos


 

Heb 5:1  Porque todo sumo pontífice, que de entre hombres se toma, en pro de hombres constituido es en lo para con Dios, a fin de ofrecer dones y hostias por pecados;
Heb 5:1  Por lo cual, preteriendo la del principio del Cristo palabra(a) , a la perfección dirijámonos, no de nuevo fundamento echando de penitencia de muertas obras y fe en Dios,
Heb 5:2  que condolerse pueda de los ignorantes y errantes; ya que también él cercado está de flaqueza;
Heb 5:2  de bautismos(b)  doctrina y de imposición de manos, de resurrección de muertos y juicio eterno.
Heb 5:3  y, por ella, debe, así como por el pueblo, así también por sí mismo ofrendar por pecados.
Heb 5:3  Y esto haremos, si lo permitiere Dios.
Heb 5:4  Y no se toma alguno el honor, sino el que es llamado por Dios; así como Aarón.
Heb 5:4  Pues imposible(c)  que, los que una vez han sido iluminados, y han gustado el don el celestial y partícipes han sido hechos del Espíritu santo,
Heb 5:5  Así también el Cristo no a sí mismo se glorificó, haciéndose sumo pontífice, sino el que le habló: (Sl. 2,7) . Hijo mío eres tú: yo hoy te he engendrado;
Heb 5:5  y la hermosa han gustado de Dios palabra y las virtudes del venidero siglo(d) ,
Heb 5:6  así como también en otro lugar dice: (Sl. 109,4) Tú, sacerdote por el siglo, según el orden de Melquisedec.
Heb 5:6  y han recaído; otra vez se renueven a penitencia; crucificando otra vez, para sí, al Hijo de Dios y exhibiendo(e) .
Heb 5:7  Quien, en los días de su carne, y plegarias y súplicas al que podía salvarle de muerte, con clamor intenso y lágrimas, ofreciendo; y escuchado por la reverencia(a) ,
Heb 5:7  Pues tierra que se ha embebido, la sobre ella a menudo caída lluvia, y genera hierba útil a aquéllos por quienes también se cultiva; ha participado de bendición de Dios;
Heb 5:8  con ser Hijo, aprendió, de lo que padeció, la obediencia;
Heb 5:8  pero, produciendo espinas y abrojos, réproba(f)  y de maldición cerca; cuyo fin en quema.
Heb 5:9  y, consumado, hízose para todos los obedientes a él, causante de salud eterna;
Heb 5:9  Pero persuadidos estamos, cuanto a vosotros, amados, de lo mejor y próximo a salud; aunque así hablamos.
Heb 5:10  designado por Dios pontífice sumo, según el orden de Melquisedec.
Heb 5:10  Que no injusto Dios, para olvidarse de vuestra obra y del amor que habéis demostrado para con su nombre, habiendo servido a los santos y sirviendo.
Heb 5:11  De quien tenemos mucha palabra, y mal declarable, que decir, ya que tardos os habéis hecho de los oídos.
Heb 5:11  Pero anhelamos que cada uno de vosotros demuestre empeño en el pleno aseguramiento de la esperanza, hasta el fin,
Heb 5:12  Puesto que, debiendo ser maestros, por el tiempo, de nuevo necesidad tenéis de que se os enseñe cuáles(b)  los rudimentos del principio de los dichos de Dios(c) , y habéis venido a tener necesidad de leche, no de sólido manjar.
Heb 5:12  para no tardos haceros, sino imitadores de los que, por fe y longanimidad, heredan las promesas.
Heb 5:13  Pues, todo el que participa de leche, inexperto(d) , de palabra de justicia(e) ; que párvulo es;
Heb 5:13  Pues a Abrahán prometiendo Dios, ya que a nadie tenía mayor por quien jurar, juró por sí mismo,
Heb 5:14  pero, de perfectos es el sólido manjar, de los que, por el hábito, los sentidos ejercitados tienen para discernimiento y de bello y de malo.
Heb 5:14  diciendo: (Gen. 22,16) . «En verdad, bendiciendo te he de bendecir, y multiplicando, multiplicarte.
Heb 5:15  Y así, longanimándose, alcanzó la promesa.
Heb 5:16  Pues hombres por el mayor juran y de toda, para ellos, controversia fin en firmeza(g) , el juramento;
Heb 5:17  en lo que, más abundantemente queriendo Dios demostrar a los herederos de la promesa lo inmutable de su determinación, interpuso el juramento;
Heb 5:18  a fin de que, por dos cosas inmutables,(h)  en las cuales imposible(i)  que mienta Dios, poderosa consolación tengamos los que nos hemos refugiado a asirnos a la propuesta esperanza.
Heb 5:19  La que como áncora tenemos del alma y segura y firme, y que entra en lo interior del velo;
Heb 5:20  adonde precursor por nosotros entró Jesús, según el orden de Melquisedec, sumo pontífice hecho por el siglo.  

 


 

Heb 5:1  Pues todo pontífice tomado de entre los hombres, en favor de los hombres es instituido para las cosas que miran a Dios, para ofrecer dones y sacrificios por los pecados,
Heb 5:2  para que pueda compadecerse de los ignorantes y extraviados, por cuanto él está también rodeado de flaqueza,
Heb 5:3  y a causa de ella debe por sí mismo ofrecer sacrificios por los pecados, igual que por el pueblo.
Heb 5:4  Y ninguno se toma por sí este honor, sino el que es llamado por Dios, como Arón.
Heb 5:5  Y así Cristo no se exaltó a sí mismo, haciéndose pontífice, sino el que le dijo: “Hijo mío eres tú, hoy te he engendrado.”
Heb 5:6  Como también dice en otra parte: “Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec.”
Heb 5:7  El cual, habiendo ofrecido en los días de su vida mortal oraciones y súplicas con poderoso clamor y lágrimas al que era poderoso para salvarle de la muerte, fue escuchado en razón de su piedad.
Heb 5:8  Y aunque era Hijo, aprendió por sus padecimientos la obediencia,
Heb 5:9  y, perfeccionado, vino a ser para todos los que le obedecen causa de salud eterna,
Heb 5:10  declarado por Dios Pontífice según el orden de Melquisedec.
Heb 5:11  Sobre lo cual tenemos mucho que decir, de difícil inteligencia, porque os habéis vuelto torpes de oídos.
Heb 5:12  Pues los que después de tanto tiempo debíais ser maestros, necesitáis que alguien de nuevo os enseñe los primeros rudimentos de los oráculos divinos, y os habéis vuelto tales, que tenéis necesidad de leche en vez de manjar sólido.
Heb 5:13  Pues todo el que se alimenta de leche no es capaz de entender la doctrina de la justicia, porque es aún niño;"
Heb 5:14  mas el manjar sólido es para los perfectos, los que, en virtud de la costumbre, tienen los sentidos ejercitados en discernir lo bueno de lo malo.

 


 

Heb 5:1  Pues todo pontífice tomado de entre los hombres, en favor de los hombres es instituido para las cosas que miran a Dios, para ofrecer dones y sacrificios por los pecados,
Heb 5:2  para que pueda compadecerse de los ignorantes y extraviados, por cuanto él está también rodeado de flaqueza,
Heb 5:3  y a causa de ella debe por sí mismo ofrecer sacrificios por los pecados, igual que por el pueblo.
Heb 5:4  Y ninguno se toma por sí este honor, sino el que es llamado por Dios, como Arón.
Heb 5:5  Y así Cristo no se exaltó a sí mismo, haciéndose pontífice, sino el que le dijo: “Hijo mío eres tú, hoy te he engendrado.”
Heb 5:6  Como también dice en otra parte: “Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec.”
Heb 5:7  El cual, habiendo ofrecido en los días de su vida mortal oraciones y súplicas con poderoso clamor y lágrimas al que era poderoso para salvarle de la muerte, fue escuchado en razón de su piedad.
Heb 5:8  Y aunque era Hijo, aprendió por sus padecimientos la obediencia,
Heb 5:9  y, perfeccionado, vino a ser para todos los que le obedecen causa de salud eterna,
Heb 5:10  declarado por Dios Pontífice según el orden de Melquisedec.
Heb 5:11  Sobre lo cual tenemos mucho que decir, de difícil inteligencia, porque os habéis vuelto torpes de oídos.
Heb 5:12  Pues los que después de tanto tiempo debíais ser maestros, necesitáis que alguien de nuevo os enseñe los primeros rudimentos de los oráculos divinos, y os habéis vuelto tales, que tenéis necesidad de leche en vez de manjar sólido.
Heb 5:13  Pues todo el que se alimenta de leche no es capaz de entender la doctrina de la justicia, porque es aún niño;"
Heb 5:14  mas el manjar sólido es para los perfectos, los que, en virtud de la costumbre, tienen los sentidos ejercitados en discernir lo bueno de lo malo. 

 


 

Heb 5:1  el cual sepa sobrellevar y condolerse de aquellos que ignoran y yerran, como quien se halla igualmente rodeado de miserias.
Heb 5:2  Y por esta razón debe ofrecer sacrificio en descuento de los pecados, no menos por los suyos propios que por los del pueblo.
Heb 5:3  Ni nadie se apropie esta dignidad, si no es llamado de Dios, como Aarón.
Heb 5:4  Así también, Cristo no se arrogó la gloria de hacerse sumo sacerdote, sino que se la dio el que le dijo: Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy.
Heb 5:5  Al modo que también en otro lugar dice: Tú eres sacerdote eternamente, según el orden de Melquisedec.
Heb 5:6  El cual en los días de su carne mortal, ofreciendo plegarias y súplicas con gran clamor y lágrimas a aquel que podía salvarse de la muerte, fue oído en vista de su reverencia.
Heb 5:7  Y cierto que aunque era Hijo de Dios, aprendió como hombre, por las cosas que padeció, a obedecer.
Heb 5:8  Y así consumado o sacrificado en la cruz, vino a ser causa de salvación eterna para todos los que le obedecen,
Heb 5:9  siendo nombrado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec.
Heb 5:10  Sobre lo cual podríamos deciros muchas y grandes cosas, pero son cosas difíciles de explicar, a causa de vuestra flojedad y poca aplicación para entenderlas.
Heb 5:11  El caso es que debiendo ser maestros si atendemos al tiempo que ha pasado ya, de nuevo necesitáis que os enseñen a vosotros cuáles son los primeros rudimentos de la palabra de Dios, o doctrina cristiana, y habéis llegado a tal estado, que no se os puede dar sino leche, mas no alimento sólido.
Heb 5:12  Pero quien se cría con leche, no es capaz de entender el lenguaje de perfecta y consumada justicia, por ser un niño en la doctrina de Dios.
Heb 5:13  Mientras que el manjar sólido es de varones perfectos; de aquellos que con el largo uso tienen ejercitados los sentidos espirituales en discernir el bien y el mal.
Heb 5:14  Dejemos, pues, a un lado las instrucciones que se dan a aquellos que comienzan a creer en Jesucristo, y elevémonos a lo que hay de más perfecto, sin detenernos en echar de nuevo el fundamento hablando de la penitencia de las obras muertas o pecados anteriores al bautismo , de la fe en Dios, 

 


 

Heb 5:1  Porque todo sumo sacerdote tomado de entre los hombres es constituido a favor de los hombres en lo que a Dios se refiere, para que presente ofrendas y sacrificios por los pecados;
Heb 5:2  para que se muestre paciente con los ignorantes y extraviados, puesto que él también está rodeado de debilidad;
Heb 5:3  y por causa de ella debe ofrecer por los pecados, tanto por sí mismo como también por el pueblo.(A)
Heb 5:4  Y nadie toma para sí esta honra, sino el que es llamado por Dios, como lo fue Aarón.(B)
Heb 5:5  Así tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino el que le dijo:
 Tú eres mi Hijo,
 Yo te he engendrado hoy.(C)
Heb 5:6  Como también dice en otro lugar:
 Tú eres sacerdote para siempre,
 Según el orden de Melquisedec.(D)
Heb 5:7  Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte,(E) fue oído a causa de su temor reverente.
Heb 5:8  Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia;
Heb 5:9  y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen;
Heb 5:10  y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec. 

Advertencia contra la apostasía
 
Heb 5:11  Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír.
Heb 5:12  Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.
Heb 5:13  Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño;(F)
Heb 5:14  pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal. 
 

 


 

Heb 5:1  Porque todo sumo sacerdote es tomado de los hombres, constituido en lugar de los hombres en lo que a Dios toca, para que ofrezca presentes y sacrificios por los pecados;
Heb 5:2  que se pueda compadecer de los ignorantes y errados, porque él también está rodeado de flaqueza;
Heb 5:3  por causa de la cual debe, así también por sí mismo, como por el pueblo, ofrecer por los pecados.
Heb 5:4  Ni nadie toma para sí la honra, sino el que es llamado de Dios, como Aarón.
Heb 5:5  Así también el Cristo no se glorificó a sí mismo haciéndose Sumo Sacerdote, sino el que le dijo: Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy:
Heb 5:6  Como también dice en otro lugar: Tú eres Sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec.
Heb 5:7  El cual en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído por su temor reverente.
Heb 5:8  Y aunque era el Hijo (de Dios,) por lo que padeció aprendió la obediencia;
Heb 5:9  en la cual consumado, fue hecho causa de eterna salud a todos los que le obedecen;
Heb 5:10  nombrado por Dios Sumo Sacerdote, según la orden de Melquisedec.
Heb 5:11  Del cual tenemos mucho que decir, y difícil de declarar, por cuanto sois tardos para oír.
Heb 5:12  Porque debiendo ser ya maestros de otros , si miramos el tiempo, tenéis necesidad de volver a ser enseñados, de cuáles sean los primeros elementos de las palabras de Dios, y sois hechos tales que tenéis necesidad de leche, y no de mantenimiento firme.
Heb 5:13  Que cualquiera que participa de la leche, es inhábil para la palabra de la justicia, porque es niño;
Heb 5:14  mas de los perfectos es la vianda firme, es a saber de los que por la costumbre tienen ya los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal. 

 


 

Heb 5:1  For every high priest taken from among men is ordained for men in things pertaining to God, that he may offer both gifts and sacrifices for sins:
Heb 5:2  Who can have compassion on the ignorant, and on them that are out of the way; for that he himself also is compassed with infirmity.
Heb 5:3  And by reason hereof he ought, as for the people, so also for himself, to offer for sins.
Heb 5:4  And no man taketh this honour unto himself, but he that is called of God, as was Aaron.
Heb 5:5  So also Christ glorified not himself to be made an high priest; but he that said unto him, Thou art my Son, to day have I begotten thee.
Heb 5:6  As he saith also in another place, Thou art a priest for ever after the order of Melchisedec.
Heb 5:7  Who in the days of his flesh, when he had offered up prayers and supplications with strong crying and tears unto him that was able to save him from death, and was heard in that he feared;
Heb 5:8  Though he were a Son, yet learned he obedience by the things which he suffered;
Heb 5:9  And being made perfect, he became the author of eternal salvation unto all them that obey him;
Heb 5:10  Called of God an high priest after the order of Melchisedec.
Heb 5:11  Of whom we have many things to say, and hard to be uttered, seeing ye are dull of hearing.
Heb 5:12  For when for the time ye ought to be teachers, ye have need that one teach you again which be the first principles of the oracles of God; and are become such as have need of milk, and not of strong meat.
Heb 5:13  For every one that useth milk is unskilful in the word of righteousness: for he is a babe.
Heb 5:14  But strong meat belongeth to them that are of full age, even those who by reason of use have their senses exercised to discern both good and evil. 

 


 

Heb 5:1  Porque todo Sumo Sacerdote es tomado de entre los hombres y está puesto en favor de los hombres en lo que se refiere a Dios para ofrecer dones y sacrificios por los pecados;
Heb 5:2  y puede sentir compasión hacia los ignorantes y extraviados, por estar también él envuelto en flaqueza.
Heb 5:3  Y a causa de esa misma flaqueza debe ofrecer por los pecados propios igual que por los del pueblo.
Heb 5:4  Y nadie se arroga tal dignidad, sino el llamado por Dios, lo mismo que Aarón.
Heb 5:5  De igual modo, tampoco Cristo se apropió la gloria del Sumo Sacerdocio, sino que la tuvo de quien le dijo: = Hijo mío eres tú; yo te he engendrado hoy. =
Heb 5:6  Como también dice en otro lugar: = Tú eres sacerdote para siempre, a semejanza de Melquisedec. =
Heb 5:7  El cual, habiendo ofrecido en los días de su vida mortal ruegos y súplicas con poderoso clamor y lágrimas al que podía salvarle de la muerte, fue escuchado por su actitud reverente,
Heb 5:8  y aun siendo Hijo, con lo que padeció experimentó la obediencia;
Heb 5:9  y llegado a la perfección, se convirtió en causa de salvación eterna para todos los que le obedecen,
Heb 5:10  proclamado por Dios Sumo Sacerdote = a semejanza de Melquisedec. =
Heb 5:11  Sobre este particular tenemos muchas cosas que decir, aunque difíciles de explicar, porque os habéis hecho tardos de entendimiento.
Heb 5:12  Pues debiendo ser ya maestros en razón del tiempo, volvéis a tener necesidad de ser instruidos en los primeros rudimentos de los oráculos divinos, y os habéis hecho tales que tenéis necesidad de leche en lugar de manjar sólido.
Heb 5:13  Pues todo el que se nutre de leche desconoce la doctrina de la justicia, porque es niño.
Heb 5:14  En cambio, el manjar sólido es de adultos; de aquellos que, por costumbre, tienen las facultades ejercitadas en el discernimiento del bien y del mal.

 


 

Heb 5:1  Todo sumo sacerdote es escogido de entre los hombres, nombrado para representarlos delante de Dios y para hacer ofrendas y sacrificios por los pecados.
Heb 5:2  y como el sacerdote está sujeto a las debilidades humanas, puede tener compasión de los ignorantes y los extraviados;
Heb 5:3  y a causa de su propia debilidad, tiene que ofrecer sacrificios por sus pecados tanto como por los pecados del pueblo. [1]
Heb 5:4  Nadie puede tomar este honor para sí mismo, sino que es Dios quien lo llama y le da el honor, como en el caso de Aarón. [2]
Heb 5:5  De la misma manera, Cristo no se nombró Sumo Sacerdote a sí mismo, sino que Dios le dio ese honor, pues él fue quien le dijo:
"Tú eres mi hijo;
yo te he engendrado hoy."[3]
Heb 5:6  y también le dijo en otra parte de las Escrituras:
"Tú eres sacerdote para siempre,
de la misma clase que Melquisedec."[4]
Heb 5:7  Mientras Cristo estuvo viviendo aquí en el mundo, con voz fuerte y muchas lágrimas oró y suplicó a Dios, que tenía poder para librarlo de la muerte;[5] y por su obediencia, Dios lo escuchó.
Heb 5:8  Así que Cristo, a pesar de ser Hijo, sufriendo aprendió lo que es la obediencia;
Heb 5:9  y al perfeccionarse de esa manera, llegó a ser fuente de salvación eterna para todos los que lo obedecen,
Heb 5:10  y Dios lo nombró Sumo Sacerdote de la misma clase que Melquisedec.
Heb 5:11  Tenemos mucho que decir sobre este asunto, pero es difícil explicarlo, porque ustedes son lentos para entender.
Heb 5:12  Al cabo de tanto tiempo, ustedes y a deberían ser maestros; en cambio, necesitan que se les expliquen de nuevo las cosas más sencillas de las enseñanzas de Dios. Han vuelto a ser tan débiles que, en vez de comida sólida, tienen que tomar leche.
Heb 5:13  y los que se alimentan de leche son como niños de pecho, incapaces de juzgar rectamente.
Heb 5:14  La comida sólida es para los adultos, para los que y a saben juzgar, porque están acostumbrados a distinguir entre lo bueno y lo malo. 

 


 

Heb 5:1  Porque todo sumo sacerdote tomado de entre los hombres es nombrado a favor de los hombres sobre las cosas que tienen que ver con Dios, para que ofrezca dádivas y sacrificios por los pecados.
Heb 5:2  Puede tratar con moderación a los ignorantes y errados, puesto que él también está cercado de su propia debilidad,
Heb 5:3  y a causa de ella le es preciso hacer ofrendas por los pecados, tanto por sí mismo como por el pueblo.
Heb 5:4  También, el hombre no toma esta honra por su propia cuenta, sino únicamente cuando es llamado por Dios, así como también [lo fue] Aarón.
Heb 5:5  Del mismo modo también, el Cristo no se glorificó a sí mismo mediante llegar a ser sumo sacerdote, sino [que fue glorificado por aquel] que habló respecto a él: “Tú eres mi hijo; yo, hoy, yo he llegado a ser tu padre”.
Heb 5:6  Así como dice también en otro lugar: “Tú eres sacerdote para siempre a la manera de Melquisedec”.
Heb 5:7  En los días de su carne [Cristo] ofreció ruegos y también peticiones a Aquel que podía salvarlo de la muerte, con fuertes clamores y lágrimas, y fue oído favorablemente por su temor piadoso.
Heb 5:8  Aunque era Hijo, aprendió la obediencia por las cosas que sufrió;
Heb 5:9  y después de haber sido perfeccionado vino a ser responsable de la salvación eterna para todos los que le obedecen,
Heb 5:10  porque ha sido llamado específicamente por Dios sumo sacerdote a la manera de Melquisedec.
Heb 5:11  En lo que respecta a él tenemos mucho que decir y difícil de explicar, puesto que ustedes se han hecho embotados en su oír.
Heb 5:12  Porque, en realidad, aunque deberían ser maestros en vista del tiempo, de nuevo necesitan que alguien les enseñe desde el principio las cosas elementales de las sagradas declaraciones formales de Dios; y han llegado a ser como quienes necesitan leche, no alimento sólido.
Heb 5:13  Porque todo el que participa de leche no conoce la palabra de la justicia, porque es pequeñuelo.
Heb 5:14  Pero el alimento sólido pertenece a personas maduras, a los que mediante el uso tienen sus facultades perceptivas entrenadas para distinguir tanto lo correcto como lo incorrecto.

 


 

Heb 5:1  Dios elige a los jefes de los sacerdotes para que ayuden al pueblo, y para que presenten las ofrendas y sacrificios, para que Dios los perdone.
Heb 5:2  Y como a esos sacerdotes también les resulta difícil obedecer a Dios, pueden mostrarse pacientes con los ignorantes y pecadores.
Heb 5:3  Por eso tienen que presentar ofrendas y sacrificios, para que Dios perdone los pecados del pueblo, y también los de ellos.
Heb 5:4  Pero nadie puede ser jefe de los sacerdotes sólo porque así lo quiere, sino que Dios es quien lo elige y le da ese honor. Así lo hizo Dios cuando escogió a Aarón como jefe de los sacerdotes.
Heb 5:5  Cristo no llegó a ser Jefe de Sacerdotes porque así lo quiso, sino que Dios lo eligió y le dio ese honor. Fue Dios quien le dijo: «Tú eres mi Hijo; desde hoy soy tu padre.»
Heb 5:6  En otra parte de la Biblia también le dijo: «Tú eres sacerdote para siempre, como lo fue Melquisedec.»
Heb 5:7  Cuando Cristo estuvo aquí en el mundo, oró mucho a Dios, y con lágrimas le rogó que lo librara de la muerte, pues Dios tenía poder para hacerlo. Y como Cristo siempre fue obediente, Dios contestó su oración.
Heb 5:8  Aunque él era Hijo de Dios, por medio del sufrimiento aprendió lo que significa obedecer siempre a Dios.
Heb 5:9  Así, una vez que Cristo hizo todo lo que Dios le mandó, se convirtió en el salvador que da vida eterna a todos los que lo obedecen.
Heb 5:10  Por eso Dios también lo nombró Jefe de Sacerdotes, como lo fue Melquisedec.
Heb 5:11  Hay mucho más que decir acerca de este asunto, pero no es fácil explicarles a ustedes todo, porque les cuesta mucho entender.
Heb 5:12  Con el tiempo que llevan de haber creído en la buena noticia, ya deberían ser maestros. Sin embargo, todavía necesitan que se les expliquen las enseñanzas más sencillas acerca de Dios. Parecen niños pequeños, que no pueden comer alimentos sólidos, sino que sólo toman leche.
Heb 5:13  Son como niños recién nacidos, que aún no pueden distinguir entre lo bueno y lo malo.
Heb 5:14  En cambio, los que sí saben distinguir entre lo bueno y lo malo, y están acostumbrados a hacerlo, son como la gente adulta, que ya puede comer alimentos sólidos.

 


 

Heb 5:1  Porque todo Kohen HaGadol tomado de entre los hombres es nombrado para actuar en defensa del pueblo con referencia a las cosas de YAHWEH; para ofrecer ofrendas por los pecados.
Heb 5:2  El puede tener compasión con los ignorantes y con los que se extravían, ya que él también está sujeto a debilidades.
Heb 5:3  También, por causa de sus debilidades, tiene que ofrecer sacrificios por sus propios pecados, así como por los del pueblo.
Heb 5:4  Y nadie toma este honor sobre sí mismo, sino el que es llamado por YAHWEH, así como lo fue Aharon.
Heb 5:5  Así que tampoco el Mashíaj se glorificó a sí mismo pa ra ser Kohen Gadol; sino que fue el Unico quien le dijo: "Tú eres mi Hijo; Hoy me he convertido en tu Padre."[Sal 2:7]
Heb 5:6  También como El dice en otro lugar: "Tú eres kohen para siempre, para ser comparado con Melki-Tzedek."[Sal 110:4]
Heb 5:7  Durante la vida de Yahshúa en La Tierra, El ofreció oraciones y peticiones, llorando con gran clamor y derramando lágrimas al HaKadosh que tiene el poder de salvarlo de la muerte; y fue escuchado por causa de Su Kedushah.
Heb 5:8  A pesar de que El era el Hijo, aprendió obediencia por medio de sus sufrimientos.
Heb 5:9  Y después que todo se cumplió, se convirtió en la fuente de Salvación eterna para todos los que le obedecen;[20]
Heb 5:10  ya que había sido proclamado Kohen Gadol por YAHWEH para ser comparado con Melki- Tzedek.
Heb 5:11  Tenemos mucho más que decir sobre este tópico, pero es difícil de explicar, porque ustedes se han vuelto rezagados para entender.
Heb 5:12  ¡Porque ya para ahora debían de ser maestros! ¡Necesitan que se les expliquen de nuevo los puros rudimentos de la palabra de YAHWEH! ¡Ustedes necesitan leche y no alimento sólido!
Heb 5:13  Cualquiera que tiene que tomar leche, todavía es un bebé sin experiencia en aplicar la palabra acerca de la justificación.[21]
Heb 5:14  Pero la comida sólida es para los maduros, para aquellos que sus facultades están entrenadas para distinguir lo bueno de lo malvado.[22]

 


 

Heb 5:1  "Todo sumo sacerdote judío es escogido de entre los hombres. Este sacerdote está encargado de ayudar al pueblo en su servicio a Dios, haciendo ofrendas y sacrificios por los pecados."
Heb 5:2  "Él es un hombre débil como los demás, por eso es comprensivo con los que pecan por ignorancia."
Heb 5:3  "El sumo sacerdote ofrece sacrificios por los pecados de la gente, pero como él también tiene debilidades, tiene que ofrecer sacrificios por sus propios pecados."
Heb 5:4  "Es un honor ser un sumo sacerdote, pero nadie escoge por sí mismo este trabajo, sino que tiene que ser llamado por Dios, tal como fue llamado Aarón."
Heb 5:5  "Lo mismo sucede con Cristo: no fue él, sino Dios, quien le dio el honor de ser sumo sacerdote. Dios le dijo: ""Tú eres mi Hijo, hoy me he convertido en tu Padre""."
Heb 5:6  "Y en otro texto dice: ""Serás sacerdote para siempre, de la misma manera que Melquisedec""."
Heb 5:7  "Cuando Cristo vivió en la tierra, oró a Dios y le pidió ayuda, porque era el único que lo podía salvar de la muerte. Jesús oró llorando y suplicando a gritos, y Dios respondió a sus oraciones porque Jesús era humilde y hacía todo lo que agradaba a Dios."
Heb 5:8  "A pesar de ser su Hijo, aprendió a obedecer por medio de todo lo que sufrió."
Heb 5:9  "Así que Jesús cumplió con todo lo que tenía que hacer. Por eso, todos los que lo obedecen pueden tener salvación eterna"
Heb 5:10  y Dios nombró a Jesús sumo sacerdote tal como hizo con Melquisedec.
Heb 5:11  "Tenemos mucho que contarles sobre esto, pero es difícil de explicar porque ustedes son lentos para entender."
Heb 5:12  "Ya es hora de que sean maestros, pero todavía necesitan a alguien que les explique las primeras letras acerca de las enseñanzas de Dios. Todavía necesitan las enseñanzas que son como leche pues no están listos para la comida sólida."
Heb 5:13  El que se alimenta con leche todavía es un bebé y no sabe cómo reconocer el bien.
Heb 5:14  La comida sólida es para los que han crecido espiritualmente y para aquellos que por la práctica han aprendido la diferencia entre lo bueno y lo malo.

 


 
  Conocen nuestro sitio 445354 visitantes (1653263 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!