Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W111
 


  BibliadeEstudioAdventistaHebreos 1.BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Hebreos


 

Heb 1:1  Habiendo múltiple y multímodamente, en lo antiguo, Dios hablado a los padres en los profetas;
Heb 1:2  en el último de estos días, nos ha hablado en el Hijo; a quien puso heredero de todo, por(a)  quien también hizo los siglos;
Heb 1:3  El cual, siendo destello de la gloria e imagen de la substancia de él, y sustentándolo todo con la palabra de su poder, habiendo purificación de los pecados hecho, sentóse a la diestra de la majestad en lo excelso;
Heb 1:4  tanto mejor hecho(b)  que los ángeles, cuanto más excelente que ellos ha heredado nombre.
Heb 1:5  Porque ¿a quién dijo alguna vez de los ángeles: (Sl. 2,7) . Hijo mío eres tú yo hoy te he engendrado? Y de nuevo: (2 S. 7:14) . ¿Yo seréle en padre y él seráme en hijo?
Heb 1:6  Y, cuando de nuevo, introdujo al Primogénito en el orbe, dice: (Sal. 103,4) . Y adórenle todos los ángeles de Dios.
Heb 1:7  Y cuanto a los ángeles, dice: (Sl. 44,7) . «El que hace a sus ángeles ráfagas y a sus ministros de fuego llama».
Heb 1:8  Y cuanto al Hijo: (Sal. 44,7-8) . El trono tuyo, el(c)  Dios, por el siglo del siglo; vara de rectitud, la vara de tu reino.
Heb 1:9  Amaste justicia, y odiaste iniquidad; por esto te ungió Dios, tu Dios, con óleo de alborozo, sobre tus copartícipes. (Sl. 101,26-28).
Heb 1:10  Y: Tú, en los principios, Señor, la tierra cimentaste, y obras de tus manos son los cielos;
Heb 1:11  ellos perecerán, pero tú permaneces; y todos, como vestidura se envejecerán;
Heb 1:12  y, cual si manto les mudarás y se mudarán; pero tú el mismo eres, y tus años no desfallecerán.
Heb 1:13  Y ¿a quién de los ángeles ha dicho alguna vez: (Sl. 109,1) Siéntate a mi diestra hasta que yo ponga tus enemigos escabel de tus pies?
Heb 1:14  ¿Acaso no todos son ministeriales espíritus, que, en ministerio son enviados por los que han de heredar la salud?  

 


 

Heb 1:1  Muchas veces y en muchas maneras habló Dios en otro tiempo a nuestros padres por ministerio de los profetas;"
Heb 1:2  últimamente, en estos días, nos habló por su Hijo, a quien constituyó heredero de todo, por quien también hizo el mundo;"
Heb 1:3  el cual, siendo esplendor de su gloria e impronta de su sustancia, y sustentando todas las cosas con su poderosa palabra, después de haber realizado la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,
Heb 1:4  hecho tanto mayor que los ángeles, cuando heredó un nombre más excelente que ellos.
Heb 1:5  Pues ¿a cuál de los ángeles dijo alguna vez: “Tú eres mí Hijo, yo te he engendrado hoy?” Y luego: “Yo seré para El padre, y El será Hijo para mí.”
Heb 1:6  Y de nuevo cuando introduce a su Primogénito en el mundo dice: “Adórenle todos los ángeles de Dios.”
Heb 1:7  De los ángeles dice: “El que hace a sus ángeles vientos y a sus ministros llamas de fuego.”
Heb 1:8  Pero al Hijo: “Tu trono, ¡oh Dios!, subsistirá por los siglos de los siglos, cetro de equidad es el cetro de tu reino.
Heb 1:9  Amaste la justicia y aborreciste la iniquidad, por eso te ungió Dios, tu Dios, con óleo de exaltación sobre tus compañeros.”
Heb 1:10  Y “Tú, Señor, al principio, fundaste la tierra, y los cielos son la obra de tus manos.
Heb 1:11  Ellos perecerán, pero tú permaneces, y todos, como un vestido, envejecerán,
Heb 1:12  y como un manto los envolverás, y como un vestido se mudarán; pero tú permaneces el mismo, y tus años no se acabarán.”
Heb 1:13  ¿Y a cuál de los ángeles dijo alguna vez: “Siéntate a mi diestra, mientras pongo a tus enemigos por escabel de tus pies?”
Heb 1:14  ¿No son todos ellos espíritus administradores, enviados para servicio, en favor de los que han de heredar la salud?

 


 

Heb 1:1  Hace mucho, mucho tiempo, los profetas comunicaron el mensaje de Dios a nuestros antepasados. Lo hicieron muchas veces y de muchas maneras.
Heb 1:2  Pero ahora, en estos últimos tiempos, Dios nos lo ha comunicado por medio de su Hijo. Porque por medio de él Dios creó el universo, y lo hizo dueño de todas las cosas.
Heb 1:3  El Hijo de Dios nos muestra el poder y la grandeza de su Padre. El Hijo de Dios es igual en todo a su Padre, y con su gran poder hace que el universo siga existiendo. El Hijo de Dios logró que Dios nos perdonara nuestros pecados, y después subió al cielo para sentarse a la derecha del trono de su Padre.
Heb 1:4  El Hijo de Dios llegó a ser superior a los ángeles, pues Dios le dio un nombre mucho más importante que el de ellos.
Heb 1:5  Porque nunca Dios le dijo a ningún ángel: «Tú eres mi Hijo; desde hoy soy tu padre.» Tampoco dijo de ningún ángel: «Yo seré para él como un padre, y él será para mí como un Hijo.»
Heb 1:6  Y cuando Dios envió a su Hijo a este mundo, ordenó: «Que todos mis ángeles lo adoren.»
Heb 1:7  Además, cuando Dios habla acerca de los ángeles, dice: «Mis ángeles son el viento, y mis sirvientes son relámpagos.»
Heb 1:8  Pero, cuando habla de su Hijo, Dios dice: «Tu reinado durará para siempre, y usarás tu poder en favor de la justicia.
Heb 1:9  Te complaces en lo bueno, y rechazas la injusticia. Yo te declaro mi rey favorito, ¡el rey más feliz de la tierra!»
Heb 1:10  Y también dice: «Señor, en el principio tú afirmaste la tierra; tú mismo hiciste los cielos,
Heb 1:11  pero se irán gastando, como la ropa, y un día los destruirás. Pero tú te mantendrás firme;
Heb 1:12  siempre serás el mismo, y tus años no tendrán fin.»
Heb 1:13  Dios nunca le dijo a ningún ángel: «Siéntate a la derecha de mi trono, hasta que yo derrote a tus enemigos.»
Heb 1:14  Porque los ángeles son solamente espíritus que sirven a Dios, y él los envía para ayudar a toda la gente que Dios habrá de salvar. 

 


 

Heb 1:1  nos ha hablado últimamente en estos días, por medio de su Hijo Jesucristo, a quien constituyó heredero universal de todas las cosas, por quien creó también los siglos y cuanto ha existido en ellos.
Heb 1:2  El cual siendo como es el resplandor de su gloria y vivo retrato de su sustancia, y sustentándolo y rigiéndolo todo con sola su poderosa palabra, después de habernos purificado de nuestros pecados, está sentado a la diestra de la majestad en lo más alto de los cielos,
Heb 1:3  hecho tanto más superior y excelente que los ángeles, cuanto es más aventajado el nombre que recibió por herencia o naturaleza.
Heb 1:4  Porque ¿a cuál de los ángeles dijo jamás: Hijo mío eres tú, yo te he engendrado hoy? ¿Y así mismo: Yo seré padre suyo, y él será hijo mío?
Heb 1:5  Y otra vez al introducir a su primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios.
Heb 1:6  Así mismo en orden a los ángeles dice la Escritura: El que a sus ángeles o embajadores los hace espíritus o ligeros como el viento, y a sus ministros activos como la ardiente llama;
Heb 1:7  mientras al Hijo le dice: El trono tuyo, ¡oh Dios!, subsistirá por los siglos de los siglos; cetro de rectitud, el cetro de tu reino;
Heb 1:8  amaste la justicia y aborreciste la iniquidad; por eso, ¡oh Dios!, el Dios y Padre tuyo te ungió con óleo de júbilo mucho más que a tus compañeros.
Heb 1:9  Y en otro lugar se dice del hijo de Dios: Tú eres, ¡oh Señor!, el que al principio fundó la tierra, y obras de tus manos son los cielos,
Heb 1:10  ellos perecerán, mas tú permanecerás siempre el mismo, y todos como vestidos se envejecerán,
Heb 1:11  y como un manto o ropa así los mudarás, y quedarán mudados; pero tú eres para siempre el mismo, y tus años o tus días nunca se acabarán, pues eres eterno.
Heb 1:12  En fin, ¿a qué ángel ha dicho jamás: Siéntate tú a mi diestra, mientras tanto que pongo a tus enemigos por tarima o estrado de tus pies?
Heb 1:13  ¿Por ventura no son todos ellos unos espíritus que hacen el oficio de servidores o ministros enviados de Dios, para ejercer su ministerio en favor de aquellos que deben ser los herederos de la salud?
Heb 1:14  Por tanto, es menester que observemos con mayor empeño las cosas que hemos oído de su boca, a fin de que no quedemos por desgracia del todo vacíos. 

 


 

Heb 1:1  

Dios ha hablado por su Hijo
  Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas,
Heb 1:2  en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;
Heb 1:3  el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,
Heb 1:4  hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos. 

El Hijo, superior a los ángeles
 
Heb 1:5  Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás:
 Mi Hijo eres tú,
 Yo te he engendrado hoy,(A) y otra vez:
 Yo seré a él Padre,
 Y él me será a mí hijo?(B)
Heb 1:6  Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice:
 Adórenle todos los ángeles de Dios.(C)
Heb 1:7  Ciertamente de los ángeles dice:
 El que hace a sus ángeles espíritus,
 Y a sus ministros llama de fuego.(D)
Heb 1:8  Mas del Hijo dice:
 Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo;
 Cetro de equidad es el cetro de tu reino.
Heb 1:9  Has amado la justicia, y aborrecido la maldad,
 Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo,
 Con óleo de alegría más que a tus compañeros.(E)
Heb 1:10  Y:
 Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra,
 Y los cielos son obra de tus manos.
Heb 1:11  Ellos perecerán, mas tú permaneces;
 Y todos ellos se envejecerán como una vestidura, 
Heb 1:12  Y como un vestido los envolverás, y serán mudados;
 Pero tú eres el mismo,
 Y tus años no acabarán.(F)
Heb 1:13  Pues, ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás:
 Siéntate a mi diestra,
 Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies?(G)
Heb 1:14  ¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación? 
 

 


 

Heb 1:1  Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas,
Heb 1:2  en estos postreros tiempos nos ha hablado por el Hijo, al cual constituyó por heredero de todo, por el cual asimismo hizo los siglos;
Heb 1:3  el cual siendo el resplandor de su gloria, y la misma imagen de su sustancia, y sustentando todas las cosas con la palabra de su potencia, habiendo hecho la purgación de nuestros pecados por sí mismo, se sentó a la diestra de la majestad en las alturas,
Heb 1:4  hecho tanto más excelente que los ángeles, por cuanto alcanzó por herencia más excelente nombre que ellos.
Heb 1:5  Porque ¿A cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, hoy yo te he engendrado, Y otra vez: Yo seré a él Padre, y él me será a mí Hijo?
Heb 1:6  Y otra vez, cuando metiendo al Primogénito en la redondez de la tierra, dice: Y adórenlo todos los Angeles de Dios.
Heb 1:7  Y ciertamente de los ángeles dice: El que hace a sus ángeles espíritus, y a sus ministros llama de fuego.
Heb 1:8  Mas al Hijo: Tu trono, oh DIOS; por el siglo del siglo; vara de equidad la vara de tu Reino;
Heb 1:9  amaste la justicia, y aborreciste la maldad; por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros.
Heb 1:10  Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra; y los cielos son obras de tus manos;
Heb 1:11  ellos perecerán, mas tú eres permanente; y todos ellos se envejecerán como una vestidura;
Heb 1:12  y como un vestido los envolverás, y serán mudados; pero tú eres el mismo, y tus años nunca se acabarán.
Heb 1:13  Pues, ¿A cuál de los ángeles dijo jamás: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies?
Heb 1:14  ¿No son todos espíritus servidores, enviados en servicio por amor de los que son los herederos de la salud? 

 


 

Heb 1:1  God, who at sundry times and in divers manners spake in time past unto the fathers by the prophets,
Heb 1:2  Hath in these last days spoken unto us by his Son, whom he hath appointed heir of all things, by whom also he made the worlds;
Heb 1:3  Who being the brightness of his glory, and the express image of his person, and upholding all things by the word of his power, when he had by himself purged our sins, sat down on the right hand of the Majesty on high;
Heb 1:4  Being made so much better than the angels, as he hath by inheritance obtained a more excellent name than they.
Heb 1:5  For unto which of the angels said he at any time, Thou art my Son, this day have I begotten thee? And again, I will be to him a Father, and he shall be to me a Son?
Heb 1:6  And again, when he bringeth in the firstbegotten into the world, he saith, And let all the angels of God worship him.
Heb 1:7  And of the angels he saith, Who maketh his angels spirits, and his ministers a flame of fire.
Heb 1:8  But unto the Son he saith, Thy throne, O God, is for ever and ever: a sceptre of righteousness is the sceptre of thy kingdom.
Heb 1:9  Thou hast loved righteousness, and hated iniquity; therefore God, even thy God, hath anointed thee with the oil of gladness above thy fellows.
Heb 1:10  And, Thou, Lord, in the beginning hast laid the foundation of the earth; and the heavens are the works of thine hands:
Heb 1:11  They shall perish; but thou remainest; and they all shall wax old as doth a garment;
Heb 1:12  And as a vesture shalt thou fold them up, and they shall be changed: but thou art the same, and thy years shall not fail.
Heb 1:13  But to which of the angels said he at any time, Sit on my right hand, until I make thine enemies thy footstool?
Heb 1:14  Are they not all ministering spirits, sent forth to minister for them who shall be heirs of salvation? 

 


 

Heb 1:1  Muchas veces y de muchos modos habló Dios en el pasado a nuestros Padres por medio de los Profetas;
Heb 1:2  en estos últimos tiempos nos ha hablado por medio del Hijo a quien instituyó heredero de todo, por quien también hizo los mundos;
Heb 1:3  el cual, siendo resplandor de su gloria e impronta de su sustancia, y el que sostiene todo con su palabra poderosa, después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,
Heb 1:4  con una superioridad sobre los ángeles tanto mayor cuanto más les supera en el nombre que ha heredado.
Heb 1:5  En efecto, ¿a qué ángel dijo alguna vez: = Hijo mío eres tú; yo te he engendrado hoy; = y también: = Yo seré para él Padre, y él será para mi Hijo? =
Heb 1:6  Y nuevamente al introducir a su Primogénito en el mundo dice: = Y adórenle todos los ángeles de Dios. =
Heb 1:7  Y de los ángeles dice: = El que hace a sus ángeles vientos, y a sus servidores llamas de fuego. =
Heb 1:8  Pero del Hijo: = Tu trono, ¡oh Dios!, por los siglos de los siglos; = y: = El cetro de tu realeza, cetro de equidad. =
Heb 1:9  = Amaste la justicia y aborreciste la iniquidad; por eso te ungió, ¡oh Dios!, tu Dios con óleo de alegría con preferencia a tus compañeros. =
Heb 1:10  Y también: = Tú al comienzo, ¡oh Señor!, pusiste los cimientos de la tierra, y obras de tu mano son los cielos. =
Heb 1:11  = Ellos perecerán, mas tú permaneces; todos como un vestido envejecerán; =
Heb 1:12  = como un manto los enrollarás, = como un vestido, = y serán cambiados. Pero tú eres el mismo y tus años no tendrán fin. =
Heb 1:13  Y ¿a qué ángel dijo alguna vez: = Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por escabel de tus pies? =
Heb 1:14  ¿Es que no son todos ellos espíritus servidores con la misión de asistir a los que han de heredar la salvación?

 


 

Heb 1:1  En tiempos antiguos Dios habló a nuestros antepasados muchas veces y de muchas maneras por medio de los profetas.
Heb 1:2  Ahora, en estos tiempos últimos, nos ha hablado por su Hijo, mediante el cual creó los mundos y al cual ha hecho heredero de todas las cosas.
Heb 1:3  Él es el resplandor glorioso de Dios, la imagen misma de lo que Dios es y el que sostiene todas las cosas con su palabra poderosa. [1] Después de limpiarnos de nuestros pecados, se ha sentado en el cielo, a la derecha del trono de Dios, [2]
Heb 1:4  y ha llegado a ser superior a los ángeles, pues ha recibido en herencia un título mucho más importante que el de ellos.
Heb 1:5  Porque Dios nunca dijo a ningún ángel:
"Tú eres mi Hijo;
yo te he engendrado hoy."[3]
Heb 1:6  Pero en otro lugar, al presentar a su Hijo primogénito al mundo, dice:
"Que todos los ángeles de Dios
lo adoren."[4]
Heb 1:7  Respecto a los ángeles, Dios dice:
"Hace que sus ángeles sean como
vientos,
y como llamas de fuego sus servidores."[5]
Heb 1:8  Pero respecto al Hijo, dice:
"Tu reinado, oh Dios, es eterno,
y es un reinado de justicia.
 
Heb 1:9  Has amado lo bueno y odiado lo malo;
por eso te ha escogido Dios, tu Dios, [6]
y te ha colmado de alegría
más que a tus compañeros."[7]
Heb 1:10  También dice:
"Tú, oh Señor, afirmaste la tierra
desde el principio;
tú mismo hiciste el cielo.
 
Heb 1:11  Todo ello dejará de existir,
pero tú permaneces para siempre.
Todo ello se gastará como la ropa;
 
Heb 1:12  ¡lo doblarás como se dobla un vestido,
lo cambiarás
como quien se cambia de ropa!
Pero tú eres el mismo;
tu vida no terminará."[8]
Heb 1:13  Dios nunca dijo a ninguno de los ángeles:
"Siéntate a mi derecha,
hasta que yo haga de tus enemigos
el estrado de tus pies."[9]
Heb 1:14  Porque todos los ángeles son espíritus al servicio de Dios, enviados en ayuda de quienes han de recibir en herencia la salvación. 

 


 

Heb 1:1  Dios, que hace mucho habló en muchas ocasiones y de muchas maneras a nuestros antepasados por medio de los profetas,
Heb 1:2  al fin de estos días nos ha hablado por medio de un Hijo, a quien nombró heredero de todas las cosas, y mediante el cual hizo los sistemas de cosas.
Heb 1:3  Él es el reflejo de [su] gloria y la representación exacta de su mismo ser, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder; y después de haber hecho una purificación por nuestros pecados se sentó a la diestra de la Majestad en lugares encumbrados.
Heb 1:4  De modo que ha llegado a ser mejor que los ángeles, al grado que ha heredado un nombre más admirable que el de ellos.
Heb 1:5  Por ejemplo, ¿a cuál de los ángeles dijo él alguna vez: “Tú eres mi hijo; yo, hoy, yo he llegado a ser tu padre”? ¿Y otra vez: “Yo mismo llegaré a ser su padre, y él mismo llegará a ser mi hijo”?
Heb 1:6  Pero cuando introduce de nuevo a su Primogénito en la tierra habitada, dice: “Y que todos los ángeles de Dios le rindan homenaje”.
Heb 1:7  También, respecto a los ángeles dice: “Y hace a sus ángeles espíritus, y a sus siervos públicos una llama de fuego”.
Heb 1:8  Pero respecto al Hijo: “Dios es tu trono para siempre jamás, y [el] cetro de tu reino es el cetro de rectitud.
Heb 1:9  Amaste la justicia, y odiaste el desafuero. Por eso Dios, tu Dios, te ungió con [el] aceite de alborozo más que a tus socios”.
Heb 1:10  Y: “Tú en [el] principio, oh Señor, colocaste los fundamentos de la tierra misma, y los cielos son [las] obras de tus manos.
Heb 1:11  Ellos mismos perecerán, pero tú mismo has de permanecer de continuo; e igual que una prenda de vestir exterior todos ellos envejecerán,
Heb 1:12  y los envolverás igual que una capa, como una prenda de vestir exterior; y serán cambiados, pero tú eres el mismo, y tus años nunca se acabarán”.
Heb 1:13  Pero ¿con respecto a cuál de los ángeles ha dicho él alguna vez: “Siéntate a mi diestra, hasta que coloque a tus enemigos como banquillo para tus pies”?
Heb 1:14  ¿No son todos ellos espíritus para servicio público, enviados para servir a favor de los que van a heredar la salvación?

 


 

Heb 1:1  Hace mucho, mucho tiempo, los profetas comunicaron el mensaje de Dios a nuestros antepasados. Lo hicieron muchas veces y de muchas maneras.
Heb 1:2  Pero ahora, en estos últimos tiempos, Dios nos lo ha comunicado por medio de su Hijo. Porque por medio de él Dios creó el universo, y lo hizo dueño de todas las cosas.
Heb 1:3  El Hijo de Dios nos muestra el poder y la grandeza de su Padre. El Hijo de Dios es igual en todo a su Padre, y con su gran poder hace que el universo siga existiendo. El Hijo de Dios logró que Dios nos perdonara nuestros pecados, y después subió al cielo para sentarse a la derecha del trono de su Padre.
Heb 1:4  El Hijo de Dios llegó a ser superior a los ángeles, pues Dios le dio un nombre mucho más importante que el de ellos.
Heb 1:5  Porque nunca Dios le dijo a ningún ángel: «Tú eres mi Hijo; desde hoy soy tu padre.» Tampoco dijo de ningún ángel: «Yo seré para él como un padre, y él será para mí como un Hijo.»
Heb 1:6  Y cuando Dios envió a su Hijo a este mundo, ordenó: «Que todos mis ángeles lo adoren.»
Heb 1:7  Además, cuando Dios habla acerca de los ángeles, dice: «Mis ángeles son el viento, y mis sirvientes son relámpagos.»
Heb 1:8  Pero, cuando habla de su Hijo, Dios dice: «Tu reinado durará para siempre, y usarás tu poder en favor de la justicia.
Heb 1:9  Te complaces en lo bueno, y rechazas la injusticia. Yo te declaro mi rey favorito, ¡el rey más feliz de la tierra!»
Heb 1:10  Y también dice: «Señor, en el principio tú afirmaste la tierra; tú mismo hiciste los cielos,
Heb 1:11  pero se irán gastando, como la ropa, y un día los destruirás. Pero tú te mantendrás firme;
Heb 1:12  siempre serás el mismo, y tus años no tendrán fin.»
Heb 1:13  Dios nunca le dijo a ningún ángel: «Siéntate a la derecha de mi trono, hasta que yo derrote a tus enemigos.»
Heb 1:14  Porque los ángeles son solamente espíritus que sirven a Dios, y él los envía para ayudar a toda la gente que Dios habrá de salvar.

 


 

Heb 1:1  En tiempos pasados, YAHWEH habló en muchas y variadas maneras a los padres por medio de los profetas.
Heb 1:2  Pero ahora, en el ajarit-hayamim, El nos ha hablado por medio de su Hijo, a quien ha constituido dueño de todo, y por medio de El creó el universo.[1]
Heb 1:3  Su Hijo es el resplandor de la Shejinah, la misma expresión de la esencia de YAHWEH, sosteniendo todas las cosas con su poderosa Palabra; y después, por medio de sí mismo, hizo purificación para los pecados, se sentó a la mano derecha del HaGuedulah BaMeromim.[2][Sal 110:1]
Heb 1:4  Por lo tanto, El ha venido a ser superior a los malajim, y El Nombre que YAHWEH le ha dado es superior al de ellos.
Heb 1:5  Porque, ¿a cuál de los malajim, YAHWEH alguna vez dijo: "Tú eres mi hijo; Hoy me he convertido en tu Padre?"[Sal 2:7] Y YAHWEH nunca dijo a un malaj: "Yo seré su Padre y El será mi Hijo."[2S 7:14, ICr 17:13]
Heb 1:6  Y otra vez, cuando YAHWEH trae a su primogénito al mundo, dice: "Que todos los malajim de Elohim le adoren a El."[Sal 97:7]
Heb 1:7  En verdad, cuando habla de malajim dice: "...Quien hace a sus malajim brisas y a sus siervos llamas de fuego;"[Sal 104:4]
Heb 1:8  pero al Hijo, El dice: "Tu trono, Oh Elohim, permanecerá por siempre y para siempre; Tú gobiernas tu Reino con cetro de equidad;
Heb 1:9  Tú has amado la justicia y odiado la perversidad.[3] Por lo tanto, Oh Elohim, tu Elohim te ha ungido[4] con el aceite de alegría en preferencia a tus compañeros";[Sal 45:6 -7]
Heb 1:10  y, "En el principio, YAHWEH, Tú pusiste los fundamentos de la tierra; el cielo es la obra de tus manos.
Heb 1:11  Ellos desaparecerán pero Tú permanecerás; como la ropa todos se envejecerán;
Heb 1:12  y los doblarás como saco. Sí, ellos serán cambiados como ropa, pero Tú permaneces el mismo, tus años nunca acabarán."[Sal 102:25-27]
Heb 1:13  Además, ¿a cuál de los malajim, les fue dicho jamás: "Siéntate a mi mano derecha hasta que ponga a tus enemigos como estrado para tus pies"?

 


 

Heb 1:1  "En el pasado, Dios habló a nuestro pueblo muchas veces y de diferentes maneras por medio de los profetas."
Heb 1:2  "Ahora que estamos en los últimos días, Dios nos ha hablado de nuevo a través de su Hijo. Él creó todo el universo por medio de su Hijo, a quien escogió para que fuera dueño de todo lo que existe."
Heb 1:3  "El Hijo muestra la grandeza de Dios; es la imagen perfecta de todo lo que Dios es, sostiene todo el universo por medio de su poderosa palabra, nos limpió de nuestros pecados y después se sentó a la derecha del trono de Dios en el cielo."
Heb 1:4  Dios lo ha hecho mucho más importante que los ángeles porque su nombre es más importante que el de ellos.
Heb 1:5  "Dios nunca le dijo esto a ninguno de los ángeles: ""Tú eres mi Hijo, hoy me he convertido en tu Padre"". Tampoco dijo de ningún ángel: ""Yo seré su Padre, y él será mi Hijo""."
Heb 1:6  "También, al presentar Dios a su Hijo mayor al mundo, dice: ""Que todos los ángeles de Dios lo alaben""."
Heb 1:7  "Dios dice acerca de los ángeles: ""Él hace que sus ángeles sean como vientos, y sus siervos como llamas de fuego""."
Heb 1:8  "Pero de su Hijo dice: ""Tu trono, oh Dios, seguirá por siempre, gobernarás en tu reino con justicia."
Heb 1:9  "Amas el bien y odias el mal. Así que Dios, tu Dios, te ha dado una gran alegría, más grande que la que les dio a tus compañeros""."
Heb 1:10  "Dios también dice: ""Al principio, Señor, hiciste la tierra y tus manos hicieron el cielo."
Heb 1:11  "Todo esto desaparecerá, pero tú permanecerás. Todo se desgastará como la ropa."
Heb 1:12  "Lo doblarás como se dobla un abrigo y lo cambiarás como cambiarse de ropa. Pero tú nunca cambias, y tu vida nunca terminará""."
Heb 1:13  "Dios nunca le dijo a ningún ángel: ""Siéntate a mi derecha hasta que ponga a tus enemigos bajo tu poder""."
Heb 1:14  "Todos los ángeles no son más que espíritus al servicio de Dios, y son enviados para ayudar a los que recibirán la salvación."

 


 
  Conocen nuestro sitio 445338 visitantes (1652789 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!