Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W110
 


  BibliadeEstudioAdventistaSantiago 5BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Santiago


 

Stg 5:1  Ea; ahora, los ricos, llorad ululando sobre vuestros infortunios los que llegan.
Stg 5:2  Vuestra riqueza podrida está, y las vestiduras vuestras apolilladas están;
Stg 5:3  el oro vuestro y la plata se han enmohecido, y el moho de ellos en testimonio os será y comerá vuestras carnes, como fuego. Habéis atesorado para los últimos días(a) .
Stg 5:4  He aquí el jornal de los obreros los que segaron vuestras regiones, el defraudado por vosotros, grita; y los clamores de los que han cosechado, en las orejas del Señor sabaot(b)  ha entrado.
Stg 5:5  Os habéis holgado sobre la tierra, y lujuriado, nutrido vuestros corazones para día de degüello.
Stg 5:6  Condenasteis, matasteis al justo: no os resiste.
Stg 5:7  Longanimaos, pues, hermanos, hasta la parusia(c)  del Señor. He aquí el labrador aguarda el precioso fruto de la tierra, longanimándose con él, hasta coger el temprano y el tardío.
Stg 5:8  Longanimaos también vosotros; confirmad vuestros corazones; que la parusia del Señor se ha acercado.
Stg 5:9  No os lamentéis, hermanos, unos contra otros, para que no se os juzgue; he aquí el juez a las puertas está.
Stg 5:10  Por dechado tomad, hermanos, del sufrimiento y la longanimidad, a los profetas, que hablaron en el nombre de Señor.
Stg 5:11  He aquí felicitamos a los que sufrieron: el sufrimiento de Job habéis oído y el fin de Señor visto; pues de muchas entrañas(d)  es el Señor, y misericordioso—
Stg 5:12  Pero, ante todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra; ni otro alguno juramento; y sea de vosotros el «Sí; sí»; y el «No; no»; porque bajo de juicio no caigáis.
Stg 5:13  ¿Sufre alguno entre vosotros? Ore. ¿Goza alguno? Cante.
Stg 5:14  ¿Enférmase alguno entre vosotros? Llame a sí a los presbíteros de la iglesia, y oren sobre él, ungiéndole con óleo, en el nombre del Señor.
Stg 5:15  Y la oración de la fe salvará al enfermo; y levantarále(e)  el Señor; y si pecados hubiere hecho, perdonaránsele.
Stg 5:16  Confesaos, pues, unos a otros los pecados y orad los unos por los otros; para que sanéis. —Mucho puede plegaria de justo asidua.
Stg 5:17  Elías hombre era pasible igual a nosotros; y con oración oró que no lloviera, y no llovió sobre la tierra, años tres y meses seis;
Stg 5:18  Y de nuevo oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra brotó su fruto.
Stg 5:19  Hermanos míos, si alguno entre vosotros se extraviare de la verdad, y le convirtiere alguno;
Stg 5:20  conozca que, quien convirtiere a pecador de extravío de su camino, salvará el alma de él de muerte y cubrirá muchedumbre de pecados(f) .  

 


 

Stg 5:1  Y vosotros los ricos llorad a gritos sobre las miserias que os amenazan.
Stg 5:2  Vuestra riqueza está podrida; vuestros vestidos, consumidos por la polilla;"
Stg 5:3  vuestro oro y vuestra plata, comidos del orín, y el orín será testigo contra vosotros y roerá vuestras carnes como fuego. Habéis atesorado para los últimos días.
Stg 5:4  El jornal de los obreros que han segado vuestros campos, defraudado por vosotros, clama, y los gritos de los segadores han llegado a los oídos del Señor de los ejércitos.
Stg 5:5  Habéis vivido en delicias sobre la tierra, entregados a los placeres, y habéis engordado para el día de la matanza.
Stg 5:6  Habéis condenado al justo, le habéis dado muerte sin que él os resistiera.
Stg 5:7  Tened, pues, paciencia, hermanos, hasta la venida del Señor. Ved cómo el labrador, con la esperanza de los preciosos frutos de la tierra, aguarda con paciencia las lluvias tempranas y las tardías.
Stg 5:8  Aguardad también vosotros con paciencia, fortaleced vuestros corazones, porque la venida del Señor está cercana.
Stg 5:9  No os quejéis, hermanos, murmurando unos de otros, para que no incurráis en juicio; mirad que el Juez está a las puertas."
Stg 5:10  Tomad, hermanos, por modelo de tolerancia y de paciencia a los profetas, que hablaron en nombre del Señor,
Stg 5:11  Ved cómo ahora aclamamos bienaventurados a los que padecieron. Sabéis la paciencia de Job, el fin que el Señor le otorgó, porque el Señor es compasivo y misericordioso.
Stg 5:12  Pero ante todo, hermanos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni con otra especie de juramento; que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para no incurrir en juicio."
Stg 5:13  ¿Está afligido alguno entre vosotros? Ore. ¿Está de buen ánimo? Salmodie.
Stg 5:14  ¿Alguno entre vosotros enferma? Haga llamar a los presbíteros de la Iglesia y oren sobre él, ungiéndole con óleo en el nombre del Señor,
Stg 5:15  y la oración de la fe salvará al enfermo, y el Señor le aliviará, y los pecados que hubiere cometido le serán perdonados.
Stg 5:16  Confesaos, pues, mutuamente vuestras faltas y orad unos por otros para que os salvéis. Mucho puede la oración fervorosa del justo.
Stg 5:17  Elías, hombre era, semejante a nosotros, y oró para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra durante tres años y seis meses;"
Stg 5:18  y de nuevo oró, y envió el cielo la lluvia, y produjo la tierra sus frutos.
Stg 5:19  Hermanos míos, si alguno de vosotros se extravía de la verdad y otro logra reducirle,
Stg 5:20  sepa que quien convierte a un pecador de su errado camino salvará su alma de la muerte y cubrirá la muchedumbre de sus pecados.

 


 

Stg 5:1  Ahora escúchenme ustedes, los ricos: lloren y griten de dolor por todo lo que muy pronto van a sufrir.
Stg 5:2  Sus riquezas se pudrirán, y la polilla les comerá la ropa.
Stg 5:3  El dinero que han estado juntando en estos últimos tiempos se oxidará, y ese óxido será el testigo que los acusará en el juicio final, y que los destruirá como un fuego.
Stg 5:4  Ustedes no les han pagado el sueldo a sus trabajadores, y el Señor todopoderoso ha oído las protestas de ellos. Ese dinero que no han pagado también los acusará delante de Dios.
Stg 5:5  Ustedes los ricos han vivido con mucho lujo, y se han dado la gran vida en esta tierra. Han engordado tanto que parecen ganado listo para el matadero.
Stg 5:6  Injustamente han acusado y matado a personas inocentes, que ni siquiera podían defenderse.
Stg 5:7  Pero ustedes, hermanos, tengan paciencia y no se desesperen, pues ya pronto viene Cristo el Señor. Hagan como el campesino, que con paciencia espera la lluvia, y también espera que la tierra le dé buenas cosechas.
Stg 5:9  No se quejen unos de otros, para que Dios no los castigue, pues él es nuestro juez, y ya pronto viene.
Stg 5:10  Sigan el ejemplo de los profetas, que hace mucho tiempo anunciaban el mensaje de Dios. Nosotros los admiramos porque fueron pacientes y soportaron el sufrimiento. Y seguramente se acuerdan de Job, y de cómo soportó con valor los sufrimientos y, al final, Dios lo trató muy bien. Y es que Dios es muy bueno y amoroso con los que sufren.
Stg 5:12  Sobre todo, queridos hermanos, no juren ni por el cielo ni por la tierra, ni por ninguna otra cosa. Cumplan más bien con su palabra. Cuando digan «sí», que sea «sí»; y cuando digan «no», que sea «no». ¡No vaya a castigarlos Dios por no cumplir con su palabra!
Stg 5:13  Si alguno de ustedes está triste, póngase a orar. Si está alegre, alabe a Dios con cánticos.
Stg 5:14  Si alguno está enfermo, que llame a los líderes de la iglesia, para que oren por él; entonces ellos le untarán aceite y le pedirán al Señor que lo sane.
Stg 5:15  Si oran con confianza, Dios les responderá y sanará al enfermo, y si ha pecado también lo perdonará.
Stg 5:16  Por eso, confiesen sus pecados unos a otros, y oren unos por otros, para que Dios los sane. La oración de una persona buena es muy poderosa, porque Dios la escucha.
Stg 5:17  Por ejemplo, el profeta Elías era en todo igual a todos nosotros; pero le pidió a Dios con mucha confianza que no lloviera, ¡y durante tres años y medio no llovió sobre la tierra!
Stg 5:18  Después volvió a orar, ¡y llovió y la tierra dio sus cosechas!
Stg 5:19  Hermanos en Cristo, si alguno de ustedes deja de confiar en la verdad que ha aprendido, y otro le devuelve la confianza,
Stg 5:20  quiero que sepan esto: quien hace que un pecador deje de pecar, salva de la muerte al pecador y logra que Dios le perdone sus muchos pecados. 

 


 

Stg 5:1  Podridos están vuestros bienes, y vuestras ropas han sido roídas de la polilla.
Stg 5:2  El oro y la plata vuestra se han enmohecido, y el orín de estos metales dará testimonio contra vosotros, y devorará vuestras carnes como un fuego. Os habéis atesorado ira para los últimos días.
Stg 5:3  Sabed que el jornal que no pagasteis a los trabajadores, que segaron vuestras mieses, está clamando contra vosotros; y el clamor de ellos ha penetrado los oídos del Señor de los ejércitos.
Stg 5:4  Vosotros habéis vivido en delicias y en banquetes sobre la tierra, y os habéis cebado a vosotros mismos como las víctimas que se preparan para el día del sacrificio.
Stg 5:5  Vosotros habéis condenado al inocente, y le habéis muerto, sin que os haya hecho resistencia alguna.
Stg 5:6  Pero vosotros, ¡oh hermanos míos!, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador, con la esperanza de recoger el precioso fruto de la tierra, aguarda con paciencia que Dios envíe las lluvias temprana y tardía.
Stg 5:7  Esperad, pues, también vosotros con paciencia, y esforzad vuestros corazones, porque la venida del Señor está cerca.
Stg 5:8  No queráis, hermanos, quejaros unos contra otros, a fin de que no seáis condenados en este terrible día. Mirad que el juez está a la puerta.
Stg 5:9  Tomad, hermanos míos, por ejemplo de paciencia, en los malos sucesos y desastres, a los profetas, que hablaron en el nombre del Señor.
Stg 5:10  Ello es que tenemos por bienaventurados a los que así padecieron. Oído habéis la paciencia de Job, y visto el fin del Señor. Estad de buen ánimo, porque el Señor es misericordioso y compasivo.
Stg 5:11  Sobre todo, hermanos míos, no queráis jurar ni por el cielo, ni por la tierra, ni con otro juramento alguno. Mas vuestro modo de asegurar una cosa sea: Sí, sí; no, no; para que no caigáis en condenación jurando falso o sin necesidad.
Stg 5:12  ¿Hay entre vosotros alguno que está triste?; haga oración. ¿Está contento?; cante salmos.
Stg 5:13  ¿Está enfermo alguno entre vosotros?; llame a los presbíteros de la Iglesia, y oren por él, ungiéndole con óleo en el Nombre del Señor.
Stg 5:14  Y la oración nacida de la fe salvará al enfermo, y el Señor le aliviará; y si se halla con pecados, se le perdonarán.
Stg 5:15  Confesad, pues, vuestros pecados uno a otro, y orad los unos por los otros para que seáis salvos; porque mucho vale la oración perseverante del justo.
Stg 5:16  Elías era un hombre pasible semejante a nosotros, y pidió fervorosamente que no lloviese sobre la tierra de Israel, y no llovió por espacio de tres años y seis meses.
Stg 5:17  Hizo después de nuevo oración; y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto.
Stg 5:18  Hermanos míos, si alguno de vosotros se desviare de la verdad, y otro le redujere a ella,
Stg 5:19  debe saber, que quien hace que se convierta el pecador de su extravío, salvará de la muerte al alma del pecador, y cubrirá la muchedumbre de sus propios pecados.
Stg 5:20  Pedro, apóstol de Jesucristo, a los judíos que viven fuera de su patria, dispersos por el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia Menor y Bitinia, 

 


 

Stg 5:1  

Contra los ricos opresores
  ¡Vamos ahora, ricos! Llorad y aullad por las miserias que os vendrán.
Stg 5:2  Vuestras riquezas están podridas, y vuestras ropas están comidas de polilla.
Stg 5:3  Vuestro oro y plata están enmohecidos; y su moho testificará contra vosotros, y devorará del todo vuestras carnes como fuego. Habéis acumulado tesoros para los días postreros.(A)
Stg 5:4  He aquí, clama el jornal de los obreros que han cosechado vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado por vosotros; y los clamores de los que habían segado han entrado en los oídos del Señor de los ejércitos.(B)
Stg 5:5  Habéis vivido en deleites sobre la tierra, y sido disolutos; habéis engordado vuestros corazones como en día de matanza.
Stg 5:6  Habéis condenado y dado muerte al justo, y él no os hace resistencia. 

Sed pacientes y orad
 
Stg 5:7  Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía.
Stg 5:8  Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca.
Stg 5:9  Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta.
Stg 5:10  Hermanos míos, tomad como ejemplo de aflicción y de paciencia a los profetas que hablaron en nombre del Señor.
Stg 5:11  He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job,(C) y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo.(D)
Stg 5:12  Pero sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro juramento; sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis en condenación.(E)
Stg 5:13  ¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración. ¿Está alguno alegre? Cante alabanzas.
Stg 5:14  ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite(F) en el nombre del Señor.
Stg 5:15  Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados.
Stg 5:16  Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.
Stg 5:17  Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses.(G)
Stg 5:18  Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto.(H)
Stg 5:19  Hermanos, si alguno de entre vosotros se ha extraviado de la verdad, y alguno le hace volver,
Stg 5:20  sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados.(I) 
 

 


 

Stg 5:1  Ea ya ahora, oh ricos, llorad aullando por vuestras miserias que os vendrán.
Stg 5:2  Vuestras riquezas están podridas; vuestras ropas están comidas de polilla.
Stg 5:3  Vuestro oro, y plata están corrompidos de orín, y su orín os será testimonio en contra, y comerá del todo vuestras carnes, como fuego. Habéis allegado tesoro para los postreros días.
Stg 5:4  He aquí, el jornal de los obreros que han segado vuestras tierras (el cual por engaño no les ha sido pagado de vosotros) clama, y los clamores de los que habían segado, han entrado en los oídos del Señor de los ejércitos.
Stg 5:5  Habéis vivido en deleites sobre la tierra, y sido disolutos, y habéis recreado vuestros corazones como en el día de matar sacrificios .
Stg 5:6  Habéis condenado y muerto al justo, y él no os resiste.
Stg 5:7  Pues, hermanos, sed pacientes hasta la venida del Señor. Mirad que el labrador espera el precioso fruto de la tierra, esperando pacientemente, hasta que reciba la lluvia temprana y tardía.
Stg 5:8  Sed también vosotros pacientes, y confirmad vuestros corazones, porque la venida del Señor se acerca.
Stg 5:9  Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados. He aquí, el juez está delante de la puerta.
Stg 5:10  Hermanos míos, tomad por ejemplo de aflicción, y de paciencia, a los profetas que hablaron en nombre del Señor.
Stg 5:11  He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y piadoso.
Stg 5:12  También hermanos míos, ante todas las cosas no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por otro cualquier juramento; mas vuestro sí sea sí; y vuestro no, no; para que no caigáis en condenación.
Stg 5:13  ¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración. ¿Está alguno alegre? Cante.
Stg 5:14  ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la Iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el Nombre del Señor;
Stg 5:15  y la oración de fe hará salvo al enfermo, y el Señor lo aliviará; y si estuviere en pecados, le serán perdonados.
Stg 5:16  Confesaos vuestras faltas unos a otros, y rogad los unos por los otros, para que seáis sanos. Porque la oración eficaz del justo, es muy poderoso.
Stg 5:17  Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y rogó en oración que no lloviese, y no llovió sobre la tierra tres años y seis meses.
Stg 5:18  Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto.
Stg 5:19  Hermanos, si alguien de entre vosotros ha errado de la verdad, y alguno le convirtiere,
Stg 5:20  sepa este tal que el que hubiere hecho convertir al pecador del error de su camino, salvará un alma de muerte, y cubrirá multitud de pecados. 

 


 

Stg 5:1  Go to now, ye rich men, weep and howl for your miseries that shall come upon you.
Stg 5:2  Your riches are corrupted, and your garments are motheaten.
Stg 5:3  Your gold and silver is cankered; and the rust of them shall be a witness against you, and shall eat your flesh as it were fire. Ye have heaped treasure together for the last days.
Stg 5:4  Behold, the hire of the labourers who have reaped down your fields, which is of you kept back by fraud, crieth: and the cries of them which have reaped are entered into the ears of the Lord of sabaoth.
Stg 5:5  Ye have lived in pleasure on the earth, and been wanton; ye have nourished your hearts, as in a day of slaughter.
Stg 5:6  Ye have condemned and killed the just; and he doth not resist you.
Stg 5:7  Be patient therefore, brethren, unto the coming of the Lord. Behold, the husbandman waiteth for the precious fruit of the earth, and hath long patience for it, until he receive the early and latter rain.
Stg 5:8  Be ye also patient; stablish your hearts: for the coming of the Lord draweth nigh.
Stg 5:9  Grudge not one against another, brethren, lest ye be condemned: behold, the judge standeth before the door.
Stg 5:10  Take, my brethren, the prophets, who have spoken in the name of the Lord, for an example of suffering affliction, and of patience.
Stg 5:11  Behold, we count them happy which endure. Ye have heard of the patience of Job, and have seen the end of the Lord; that the Lord is very pitiful, and of tender mercy.
Stg 5:12  But above all things, my brethren, swear not, neither by heaven, neither by the earth, neither by any other oath: but let your yea be yea; and your nay, nay; lest ye fall into condemnation.
Stg 5:13  Is any among you afflicted? let him pray. Is any merry? let him sing psalms.
Stg 5:14  Is any sick among you? let him call for the elders of the church; and let them pray over him, anointing him with oil in the name of the Lord:
Stg 5:15  And the prayer of faith shall save the sick, and the Lord shall raise him up; and if he have committed sins, they shall be forgiven him.
Stg 5:16  Confess your faults one to another, and pray one for another, that ye may be healed. The effectual fervent prayer of a righteous man availeth much.
Stg 5:17  Elias was a man subject to like passions as we are, and he prayed earnestly that it might not rain: and it rained not on the earth by the space of three years and six months.
Stg 5:18  And he prayed again, and the heaven gave rain, and the earth brought forth her fruit.
Stg 5:19  Brethren, if any of you do err from the truth, and one convert him;
Stg 5:20  Let him know, that he which converteth the sinner from the error of his way shall save a soul from death, and shall hide a multitude of sins. 

 


 

Stg 5:1  Ahora bien, vosotros, ricos, llorad y dad alaridos por las desgracias que están para caer sobre vosotros.
Stg 5:2  Vuestra riqueza está podrida y vuestros vestidos están apolillados;
Stg 5:3  vuestro oro y vuestra plata están tomados de herrumbre y su herrumbre será testimonio contra vosotros y devorará vuestras carnes como fuego. Habéis acumulado riquezas en estos días que son los últimos.
Stg 5:4  Mirad; el salario que no habéis pagado a los obreros que segaron vuestros campos está gritando; y los gritos de los segadores han llegado a los oídos del Señor de los ejércitos.
Stg 5:5  Habéis vivido sobre la tierra regaladamente y os habéis entregado a los placeres; habéis hartado vuestros corazones en el día de la matanza.
Stg 5:6  Condenasteis y matasteis al justo; él no os resiste.
Stg 5:7  Tened, pues, paciencia, hermanos, hasta la Venida del Señor. Mirad: el labrador espera el fruto precioso de la tierra aguardándolo con paciencia hasta recibir las lluvias tempranas y tardías.
Stg 5:8  Tened también vosotros paciencia; fortaleced vuestros corazones porque la Venida del Señor está cerca.
Stg 5:9  No os quejéis, hermanos, unos de otros para no ser juzgados; mirad que el Juez está ya a las puertas.
Stg 5:10  Tomad, hermanos, como modelo de sufrimiento y de paciencia a los profetas, que hablaron en nombre del Señor.
Stg 5:11  Mirad cómo proclamamos felices a los que sufrieron con paciencia. Habéis oído la paciencia de Job en el sufrimiento y sabéis el final que el Señor le dio; porque = el Señor es compasivo y misericordioso. =
Stg 5:12  Ante todo, hermanos, no juréis ni por el cielo ni por la tierra, ni por ningún otra cosa. Que vuestro sí sea sí, y el no, no; para no incurrir en juicio.
Stg 5:13  ¿Sufre alguno entre vosotros? Que ore. ¿Está alguno alegre? Que cante salmos.
Stg 5:14  ¿Está enfermo alguno entre vosotros? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que oren sobre él y le unjan con óleo en el nombre del Señor.
Stg 5:15  Y la oración de la fe salvará al enfermo, y el Señor hará que se levante, y si hubiera cometido pecados, le serán perdonados.
Stg 5:16  Confesaos, pues, mutuamente vuestros pecados y orad los unos por los otros, para que seáis curados. La oración ferviente del justo tiene mucho poder.
Stg 5:17  Elías era un hombre de igual condición que nosotros; oró insistentemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra durante tres años y seis meses.
Stg 5:18  Después oró de nuevo y el cielo dio lluvia y la tierra produjo su fruto.
Stg 5:19  Si alguno de vosotros, hermanos míos, se desvía de la verdad y otro le convierte,
Stg 5:20  sepa que el que convierte a un pecador de su camino desviado, salvará su alma de la muerte y = cubrirá multitud de pecados. =

 


 

Stg 5:1  ¡Oigan esto, ustedes los ricos! ¡Lloren y griten por las desgracias que van a sufrir!
Stg 5:2  Sus riquezas están podridas; sus ropas, comidas por la polilla.
Stg 5:3  Su oro y su plata se han enmohecido, y ese moho será una prueba contra ustedes y los destruirá como fuego. Han amontonado riquezas en estos días, que son los últimos.
Stg 5:4  El pago que no les dieron a los hombres que trabajaron en su cosecha, está clamando contra ustedes; y el Señor todopoderoso ha oído la reclamación de esos trabajadores. [a]
Stg 5:5  Aquí en la tierra se han dado ustedes una vida de lujo y placeres, engordando como ganado, ¡y ya llega el día de la matanza!
Stg 5:6  Ustedes han condenado y matado a los inocentes sin que ellos opusieran resistencia.
Stg 5:7  Pero ustedes, hermanos, tengan paciencia hasta que el Señor venga. El campesino que espera recoger la preciosa cosecha, tiene que aguardar con paciencia las temporadas de lluvia.
Stg 5:8  Ustedes también tengan paciencia y manténganse firmes, porque muy pronto volverá el Señor.
Stg 5:9  Hermanos, no se quejen unos de otros, para que no sean juzgados; pues el Juez está ya a la puerta. [b]
Stg 5:10  Hermanos míos, tomen como ejemplo de sufrimiento y paciencia a los profetas que hablaron en nombre del Señor.
Stg 5:11  Pues nosotros consideramos felices a los que soportan con fortaleza el sufrimiento. Ustedes han oído cómo soportó Job sus sufrimientos, y saben de qué modo lo trató al fin el Señor, [c] porque el Señor es muy misericordioso y compasivo.
Stg 5:12  Sobre todo, hermanos míos, no juren: ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ninguna otra cosa. Cuando digan "sí", que sea sí; y cuando digan "no", que sea no, para que Dios no los condene. [d]
Stg 5:13  Si alguno de ustedes está afligido, que ore. Si alguno está contento, que cante alabanzas.
Stg 5:14  Si alguno está enfermo, que llame a los ancianos[e] de la iglesia, para que oren por él y en el nombre del Señor lo unjan con aceite.
Stg 5:15  Y cuando oren con fe, el enfermo sanará, y el Señor lo levantará; y si ha cometido pecados, le serán perdonados.
Stg 5:16  Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros para ser sanados. La oración fervorosa del justo tiene mucho poder.
Stg 5:17  El profeta Elías era un hombre como nosotros, y cuando oró con fervor pidiendo que no lloviera, dejó de llover sobre la tierra durante tres años y medio. [f]
Stg 5:18  Después, cuando oró otra vez, volvió a llover, y la tierra dio su cosecha. [g]
Stg 5:19  Hermanos míos, si alguno de ustedes se desvía de la verdad y otro lo hace volver,
Stg 5:20  sepan ustedes que cualquiera que hace volver al pecador de su mal camino, lo salva de la muerte y hace que muchos pecados sean perdonados. 

 


 

Stg 5:1  Vamos, ahora, ricos, lloren, aullando por las desdichas que les sobrevienen.
Stg 5:2  Sus riquezas se han podrido, y sus prendas de vestir exteriores han quedado apolilladas.
Stg 5:3  Su oro y plata están enmohecidos, y el moho de estos servirá como testimonio contra ustedes y comerá sus carnes. Algo semejante al fuego es lo que ustedes han acumulado en los últimos días.
Stg 5:4  ¡Miren! El salario que se debe a los obreros que cosecharon sus campos, pero el cual es retenido por ustedes, sigue clamando, y los gritos por auxilio de los segadores han entrado en los oídos de Jehová de los ejércitos.
Stg 5:5  Ustedes han vivido en lujo sobre la tierra y se han dado al placer sensual. Han engordado sus corazones en el día del degüello.
Stg 5:6  Han condenado, han asesinado al justo. ¿No se les opone él?
Stg 5:7  Ejerzan paciencia, por lo tanto, hermanos, hasta la presencia del Señor. ¡Miren! El labrador sigue esperando el precioso fruto de la tierra, aguardándolo con paciencia hasta que recibe la lluvia temprana y la lluvia tardía.
Stg 5:8  Ustedes también ejerzan paciencia; hagan firme su corazón, porque se ha acercado la presencia del Señor.
Stg 5:9  No exhalen suspiros unos contra otros, hermanos, para que no vayan a ser juzgados. ¡Miren! El Juez está de pie delante de las puertas.
Stg 5:10  Hermanos, tomen por modelo de sufrir el mal y de ejercer paciencia a los profetas, que hablaron en el nombre de Jehová.
Stg 5:11  ¡Miren! Pronunciamos felices a los que han aguantado. Ustedes han oído del aguante de Job y han visto el resultado que Jehová dio, que Jehová es muy tierno en cariño, y misericordioso.
Stg 5:12  Sin embargo, sobre todo, hermanos míos, dejen de jurar, sí, ya sea por el cielo o por la tierra o por cualquier otro juramento. Pero que su Sí signifique Sí, y su No, No, para que no caigan bajo juicio.
Stg 5:13  ¿Hay alguno que esté sufriendo el mal entre ustedes? Que se ocupe en orar. ¿Hay alguno que se sienta contento? Que cante salmos.
Stg 5:14  ¿Hay alguno enfermo entre ustedes? Que llame a [sí] a los ancianos de la congregación, y que ellos oren sobre él, untándo[lo] con aceite en el nombre de Jehová.
Stg 5:15  Y la oración de fe sanará al indispuesto, y Jehová lo levantará. También, si hubiera cometido pecados, se le perdonará.
Stg 5:16  Por lo tanto, confiesen abiertamente sus pecados unos a otros y oren unos por otros, para que sean sanados. El ruego del hombre justo, cuando está en acción, tiene mucho vigor.
Stg 5:17  Elías era hombre de sentimientos semejantes a los nuestros, y, no obstante, en oración oró que no lloviera; y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses.
Stg 5:18  Y volvió a orar, y el cielo dio lluvia y la tierra produjo su fruto.
Stg 5:19  Hermanos míos, si alguno de entre ustedes se deja extraviar de la verdad y otro lo hace volver,
Stg 5:20  sepan que el que hace volver a un pecador del error de su camino salvará su alma de la muerte y cubrirá una multitud de pecados.

 


 

Stg 5:1  Ahora escúchenme ustedes, los ricos: lloren y griten de dolor por todo lo que muy pronto van a sufrir.
Stg 5:2  Sus riquezas se pudrirán, y la polilla les comerá la ropa.
Stg 5:3  El dinero que han estado juntando en estos últimos tiempos se oxidará, y ese óxido será el testigo que los acusará en el juicio final, y que los destruirá como un fuego.
Stg 5:4  Ustedes no les han pagado el sueldo a sus trabajadores, y el Señor todopoderoso ha oído las protestas de ellos. Ese dinero que no han pagado también los acusará delante de Dios.
Stg 5:5  Ustedes los ricos han vivido con mucho lujo, y se han dado la gran vida en esta tierra. Han engordado tanto que parecen ganado listo para el matadero.
Stg 5:6  Injustamente han acusado y matado a personas inocentes, que ni siquiera podían defenderse.
Stg 5:7  Pero ustedes, hermanos, tengan paciencia y no se desesperen, pues ya pronto viene Cristo el Señor. Hagan como el campesino, que con paciencia espera la lluvia, y también espera que la tierra le dé buenas cosechas.
Stg 5:9  No se quejen unos de otros, para que Dios no los castigue, pues él es nuestro juez, y ya pronto viene.
Stg 5:10  Sigan el ejemplo de los profetas, que hace mucho tiempo anunciaban el mensaje de Dios. Nosotros los admiramos porque fueron pacientes y soportaron el sufrimiento. Y seguramente se acuerdan de Job, y de cómo soportó con valor los sufrimientos y, al final, Dios lo trató muy bien. Y es que Dios es muy bueno y amoroso con los que sufren.
Stg 5:12  Sobre todo, queridos hermanos, no juren ni por el cielo ni por la tierra, ni por ninguna otra cosa. Cumplan más bien con su palabra. Cuando digan «sí», que sea «sí»; y cuando digan «no», que sea «no». ¡No vaya a castigarlos Dios por no cumplir con su palabra!
Stg 5:13  Si alguno de ustedes está triste, póngase a orar. Si está alegre, alabe a Dios con cánticos.
Stg 5:14  Si alguno está enfermo, que llame a los líderes de la iglesia, para que oren por él; entonces ellos le untarán aceite y le pedirán al Señor que lo sane.
Stg 5:15  Si oran con confianza, Dios les responderá y sanará al enfermo, y si ha pecado también lo perdonará.
Stg 5:16  Por eso, confiesen sus pecados unos a otros, y oren unos por otros, para que Dios los sane. La oración de una persona buena es muy poderosa, porque Dios la escucha.
Stg 5:17  Por ejemplo, el profeta Elías era en todo igual a todos nosotros; pero le pidió a Dios con mucha confianza que no lloviera, ¡y durante tres años y medio no llovió sobre la tierra!
Stg 5:18  Después volvió a orar, ¡y llovió y la tierra dio sus cosechas!
Stg 5:19  Hermanos en Cristo, si alguno de ustedes deja de confiar en la verdad que ha aprendido, y otro le devuelve la confianza,
Stg 5:20  quiero que sepan esto: quien hace que un pecador deje de pecar, salva de la muerte al pecador y logra que Dios le perdone sus muchos pecados.

 


 

Stg 5:1  Lo próximo, una palabra para los ricos: ¡Lloren y aúllen sobre las opresiones que se avecinan para ustedes!
Stg 5:2  Sus riquezas se han podrido, sus ropas han sido comidas por la polilla.
Stg 5:3  ¡Su oro y plata están corroídos, y su corrosión será evidencia en contra de ustedes y devorará sus carnes como fuego! ¡Este es el ajarit-hayamim, y han estado acumulando sus riquezas!
Stg 5:4  ¡Escuchen! Los jornales que fraudulentamente han rehusado pagar a sus empleados, los que han segado sus campos están clamando en contra de ustedes, y los gritos alborotados de los que trabajaron en la cosecha han llegado a los oídos de YAHWEH-Tzavaot.
Stg 5:5  Han vivido una vida en lujos y deleites de sus propios apetitos aquí en la tierra; en tiempo de matanza han seguido, sin restricción, comiendo hasta deleitar sus corazones.
Stg 5:6  Han condenado, han asesinado al inocente; y ellos no han puesto resistencia.[36]
Stg 5:7  Así que, hermanos, sean pacientes hasta que el Adón regrese. Miren como el labrador espera el precioso "fruto de la tierra"; él es paciente hasta que vengan las lluvias de otoño y primavera.[37][De 11:14, Je 5:24, Jl) 2:23]
Stg 5:8  Ustedes también sean pacientes; mantengan en alto su valor, porque el regreso del Adón está cerca.[38]
Stg 5:9  No murmuren el uno contra el otro, hermanos, para que no vengan a condenación. ¡Miren, el juez está en pie a la puerta![39]
Stg 5:10  Hermanos, tomen como ejemplo de sufrimiento y de paciencia a los profetas que hablaron en Nombre de YAHWEH.
Stg 5:11  Miren, reconocemos como benditos a esos que perseveraron. Ustedes han oído de la perseverancia de Iyov, y saben cual fue el propósito de YAHWEH. YAHWEH es muy compasivo y misericordioso. [Ge 34:6; Sal 103:8, 111:4]
Stg 5:12  Sobre todo, hermanos, no hagan juramentos, no juren ni "por el cielo," ni "por la tierra," ni bajo ninguna otra fórmula; más bien, que su sí sea simplemente sí, y su no sea simplemente no, para que no caigan en condenación. I
Stg 5:13  ¿Hay alguno entre ustedes pasando por aflicción? Debe orar. ¿Hay alguno que se sienta bien? Debe cantar cantos de alabanza.
Stg 5:14  ¿Hay alguno entre ustedes enfermo? Debe llamar a los ancianos de la Asamblea. Ellos orarán por él y frotarán aceite de oliva sobre él en El Nombre del Adón.
Stg 5:15  La oración ofrecida con confianza sanará al que está enfermo. El Adón restaurará su salud, y si ha cometido pecados, serán perdonados.
Stg 5:16  Por lo tanto, abiertamente reconozcan sus pecados el uno al otro, y oren el uno por el otro, para que sean sanados. La oración de una persona justificada es poderosa y efectiva.
Stg 5:17  Eliyah era sólo un ser humano semejante a nosotros; a pesar de eso, oró fervientemente para que no lloviera, y ninguna lluvia cayó sobre La Tierra por tres años y seis meses.
Stg 5:18  Entonces, oró otra vez, y el cielo dio lluvia, y La Tierra produjo sus cosechas.[40]
Stg 5:19  Mis hermanos, si alguno de ustedes se extravía de la verdad, y alguno es la causa de que regrese,
Stg 5:20  deben saber que el que devuelva a un pecador de sus sendas de extravío, lo salvará de la muerte y cubrirá una multitud de pecados.[41][Pr 10:12]

 


 

Stg 5:1  "¡Oigan, ricos! Siéntanse tristes y lloren por todo lo que van a sufrir."
Stg 5:2  Sus riquezas se pudrirán y las polillas se comerán su ropa.
Stg 5:3  El oro y la plata que ustedes tanto valoran ya están perdiendo valor. Esa basura será la evidencia en su contra el día del juicio. Su afán por las riquezas pasajeras los consumirá como fuego. Ustedes han amontonado todo eso en un mundo que llega a su fin.
Stg 5:4  "Pues robaron el sueldo a los que trabajaron en la cosecha de sus tierras, y ahora ellos se quejan a gritos contra ustedes. Tampoco pagaron a los que cosecharon sus tierras. Los gritos de ellos también han llegado a oídos del Señor Todopoderoso."
Stg 5:5  Ustedes han llevado una vida de lujos aquí en la tierra y se han dado gusto en todo lo que han querido. Se han engordado tal como se engordan los animales para el día de la matanza.
Stg 5:6  Ustedes han condenado y matado a gente inocente y ellos no se les han resistido.
Stg 5:7  "Hermanos, tengan paciencia hasta que el Señor regrese. Recuerden que el campesino espera con paciencia a que pasen las épocas de lluvia para que la tierra produzca frutos."
Stg 5:8  Ustedes también deben esperar con paciencia. Manténganse firmes porque el Señor regresa pronto.
Stg 5:9  "Hermanos, no se sigan quejando unos de otros para que no sean declarados culpables. Miren, el juez está esperando en la puerta, listo para entrar."
Stg 5:10  "Hermanos, sigan el ejemplo de paciencia y sufrimiento de los profetas que hablaron en el nombre del Señor."
Stg 5:11  A ellos les decimos afortunados porque resistieron. Ustedes han oído de la paciencia de Job y saben el buen final que el Señor le dio. Todo esto demuestra que el Señor está dispuesto a perdonar y es muy compasivo.
Stg 5:12  "Pero sobre todo, hermanos míos, no juren por el cielo ni por la tierra, ni hagan ningún otro tipo de juramento para probar lo que dicen. Cuando digan ""sí"" que signifique ""sí"" y cuando digan ""no"" que signifique ""no"", para que no sean juzgados por Dios."
Stg 5:13  "Si alguien está en problemas, que ore a Dios. Si alguien está feliz, que cante alabanzas."
Stg 5:14  "Si alguno está enfermo, que les pida a los ancianos líderes de la iglesia que oren por él y que lo unjan con aceite en el nombre del Señor."
Stg 5:15  "La oración hecha con fe sanará al enfermo y el Señor lo levantará. Si ha cometido pecados, el Señor lo perdonará."
Stg 5:16  "Por eso, confiésense sus pecados unos a otros, y luego oren unos por otros. Hagan eso para que Dios los sane. La oración de quien está bien con Dios es poderosa y efectiva."
Stg 5:17  "Elías fue un ser humano como cualquiera de nosotros, y pidió que no lloviera, y no llovió por tres años y medio."
Stg 5:18  "Después oró otra vez, llovió y la tierra produjo sus cosechas."
Stg 5:19  "Hermanos míos, alguno de ustedes puede haberse extraviado del camino de la verdad. También es posible que otro de ustedes lo ayude a volver."
Stg 5:20  "Recuerden esto: el que lo ayude a volver de su error, lo ha rescatado de la muerte eterna, y así verá muchos pecados perdonados."

 


 
  Conocen nuestro sitio 446901 visitantes (1663031 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!