Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  W107
 


  BibliadeEstudioAdventistaSantiago 2BibliadeEstudioAdventista

La version Reina Valera 1990 con comentarios de elena White,referencias biblicas y otros complementos (Por editar)se encuentra en las subpaginas de Santiago


 

Stg 2:1  Hermanos míos, no en acepciones de personas tengáis la fe de nuestro Señor Jesucristo de la gloria(a) .
Stg 2:2  Pues, si entrare en vuestra reunión un varón de anillos de oro, en vestimenta esplendorosa; y entrare también un pobre en sórdida vestimenta;
Stg 2:3  y miráreis al que lleva la vestimenta la esplendorosa, y dijereis: «Tú, siéntate aquí bellamente»; y al pobre dijereis: «Tú, párate allí, o siéntate debajo del escabel mío»;
Stg 2:4  ¿no habéis juzgado(b)  en vosotros mismos y héchoos jueces de pensamientos malos?
Stg 2:5  Oíd, hermanos míos amados: ¿no ha elegido Dios a los pobres para el mundo, ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?
Stg 2:6  Y vosotros habéis deshonrado al pobre. Los ricos ¿no se enseñorean de vosotros y ellos os arrastran a tribunales?
Stg 2:7  ¿No blasfeman ellos el bello nombre el invocado sobre vosotros?
Stg 2:8  Si a la verdad ley cumplís regia, según la escritura: (Lev.19,18). Amarás a tu prójimo como a ti mismo; bellamente hacéis;
Stg 2:9  mas, si personas aceptáis, pecado obráis, siendo redargüidos por la ley como transgresores.
Stg 2:10  Pues, quienquiera que toda la ley guardare, pero ofendiere en una cosa, ha sido de todas hecho reo.
Stg 2:11  Pues, el que dijo: No adulterarás, dijo también: No matarás; y si no adulterares, matares, empero, te has hecho transgresor de ley.
Stg 2:12  Así hablad y así haced, como por ley de libertad habiendo de ser juzgados.
Stg 2:13  Pues el juicio inmisericordioso al que no ha hecho misericordia; gloríase, empero, misericordia contra juicio.
Stg 2:14  ¿Cuál, el provecho, hermanos míos, si fe dijere alguno tener, pero obras no tuviere? ¿Acaso puede la fe salvarle?
Stg 2:15  Y si hermano o hermana desnudos están, y privados del diario sustento;
Stg 2:16  y les dijere uno de entre vosotros: «Id en paz, calentaos y hartaos», pero no les diereis las cosas necesarias del cuerpo: ¿cuál el provecho?
Stg 2:17  Así también la fe, si no tuviere obras, muerta está en sí misma.
Stg 2:18  Empero dirá alguno: «Tú fe tienes, y yo obras tengo», muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré, por mis obras, mi fe.
Stg 2:19  Tú crees que uno es Dios; bellamente haces; también los demonios creen, y se estremecen.
Stg 2:20  Pero ¿quieres conocer, oh hombre vano, que la fe, sin las obras, muerta es?
Stg 2:21  Abrahán, nuestro padre, ¿no por obras justificóse, ofreciendo a Isaac, su hijo, sobre el altar?
Stg 2:22  ¿Ves que la fe cooperó a sus obras y por las obras la fe se consumó?
Stg 2:23  Y cumplióse la escritura la que dice: (Gen. 15,6) Y creyó Abrahán a Dios e imputósele a justicia y amigo de Dios fue llamado(c) .
Stg 2:24  ¿Veis que por obras, justificado es el hombre, y no por la fe solamente?
Stg 2:25  Y asimismo también Rahab, la ramera, ¿no por obras fue justificada(d) , acogiendo a los mensajeros y, por otro camino lanzándoles?
Stg 2:26  Pues, así como el cuerpo, sin espíritu, muerto es, así también la fe, sin las obras; muerta es.  

 


 

Stg 2:1  Hermanos míos, no juntéis la acepción de personas con la fe de nuestro glorioso Señor Jesucristo.
Stg 2:2  Porque si, entrando en vuestra asamblea un hombre con anillos de oro en los dedos, en traje magnífico, y entrando asimismo un pobre con traje raído,
Stg 2:3  fijáis la atención en el que lleva el traje magnífico y le decís: Tú siéntate aquí honrosamente; y al pobre le decís: Tú quédate ahí en pie o siéntate bajo mi escabel,"
Stg 2:4  ¿no juzgáis por vosotros mismos y venís a ser jueces perversos?
Stg 2:5  Escuchad, hermanos míos carísimos: ¿No escogió Dios a los pobres según el mundo para enriquecerlos en la fe y hacerlos herederos del reino que tiene prometido a los que le aman?
Stg 2:6  Y vosotros afrentáis al pobre. ¿No son los ricos los que os oprimen y os arrastran ante los tribunales?
Stg 2:7  ¿No son ellos los que blasfeman el buen nombre invocado sobre nosotros?
Stg 2:8  Si en verdad cumplís la ley regia de la Escritura: Amarás al prójimo como a ti mismo, bien hacéis;"
Stg 2:9  pero, si obráis con acepción de personas, cometéis pecado, y la Ley os argüirá de transgresores.
Stg 2:10  Porque quien observe toda la Ley, pero quebrante un solo precepto, viene a ser reo de todos;"
Stg 2:11  pues el mismo que dijo: No adulterarás, dijo también: No matarás. Y si no adulteras, pero matas, te has hecho transgresor de la Ley.
Stg 2:12  Hablad y juzgad como quienes han de ser juzgados por la ley de la libertad.
Stg 2:13  Porque sin misericordia será juzgado el que no hace misericordia. La misericordia aventaja al juicio.
Stg 2:14  ¿Qué le aprovecha, hermanos míos, a uno decir: Yo tengo fe, si no tiene obras? ¿Podrá salvarle la fe?
Stg 2:15  Si el hermano o la hermana están desnudos y carecen de alimento cotidiano,
Stg 2:16  y alguno de vosotros les dijere: Id en paz, que podáis calentaros y hartaros, pero no les diereis con qué satisfacer la necesidad de su cuerpo, ¿qué provecho les vendría?
Stg 2:17  Así también la fe, si no tiene obras, es de suyo muerta”
Stg 2:18  Mas dirá alguno: Tú tienes fe y yo tengo obras. Muéstrame sin las obras tu fe, que yo por mis obras te mostraré la fe.
Stg 2:19  ¿Tú crees que Dios es uno? Haces bien. Mas también los demonios creen y tiemblan”
Stg 2:20  ¿Quieres saber, hombre vano, que es estéril la fe sin las obras?
Stg 2:21  Abraham, nuestro padre, ¿no fue justificado por las obras cuando ofreció sobre el altar a Isaac, su hijo?
Stg 2:22  ¿Ves cómo la fe cooperaba con sus obras y que por las obras se hizo perfecta la fe?
Stg 2:23  Y cumplióse la Escritura que dice: Pero Abraham creyó a Dios, y le fue imputado a justicia y fue llamado amigo de Dios.
Stg 2:24  Ved, pues, cómo por las obras y no por la fe solamente se justifica el hombre.
Stg 2:25  Y, asimismo, Rahab la meretriz, ¿no se justificó por las obras, recibiendo a los mensajeros y despidiéndolos por otro camino?
Stg 2:26  Pues como el cuerpo sin el espíritu es muerto, así también es muerta la fe sin las obras.

 


 

Stg 2:1  Hermanos míos, ustedes han confiado en nuestro poderoso Señor Jesucristo, así que no deben tratar a unas personas mejor que a otras.
Stg 2:2  Imagínense que un rico, vestido con ropa muy fina y con un anillo de oro, entra en donde ustedes se reúnen, y que al mismo tiempo entra un pobre, vestido con ropa muy gastada.
Stg 2:3  Si ustedes atienden mejor al rico y le dicen: «Ven, siéntate en el mejor lugar», pero al pobre le dicen: «Quédate allí de pie», o «Siéntate en el suelo»,
Stg 2:4  serán como los malos jueces, que favorecen a unos más que a otros.
Stg 2:5  Escúchenme bien, hermanos queridos: Dios eligió a la gente pobre de este mundo para que la confianza en Dios sea su verdadera riqueza, y para que reciban el reino que él ha prometido a los que lo aman.
Stg 2:6  ¿Cómo se atreven ustedes a maltratar y despreciar a los pobres? ¿Acaso no son los ricos quienes los maltratan a ustedes y los meten en la cárcel?
Stg 2:7  ¿Acaso no son los ricos los que insultan a nuestro Señor?
Stg 2:8  Si ustedes obedecen el mandamiento más importante que Dios nos ha dado, harán muy bien. Ese mandamiento dice: «Recuerden que cada uno debe amar a su prójimo como se ama a sí mismo.»
Stg 2:9  Pero si ustedes les dan más importancia a unas personas, y las tratan mejor que a otras, están pecando y desobedeciendo la ley de Dios.
Stg 2:10  Si ustedes obedecen todas las leyes, menos una de ellas, es lo mismo que si desobedecieran todas.
Stg 2:11  Porque el mismo Dios que dijo: «No sean infieles en su matrimonio», también dijo: «No maten». Por eso, si tú eres fiel en el matrimonio, pero matas, eres culpable de haber desobedecido la ley de Dios.
Stg 2:12  En el día del juicio, Dios nos juzgará de acuerdo con la ley que nos libera del pecado. Por eso, debemos tener mucho cuidado en todo lo que hacemos y decimos.
Stg 2:13  Porque Dios no tendrá compasión de quienes no se compadecieron de otros. Pero los que tuvieron compasión de otros, saldrán bien del juicio.
Stg 2:14  Hermanos en Cristo, ¿de qué sirve que algunos de ustedes digan que son fieles a Dios, si no hacen nada bueno para demostrarlo? ¡Así no se van a salvar!
Stg 2:15  Si alguien no tiene ropa ni comida,
Stg 2:16  y tú no le das lo que necesita para abrigarse y comer bien, de nada le sirve que tú le digas «Que te vaya bien, abrígate y come hasta que te llenes».
Stg 2:17  Lo mismo pasa con la fidelidad a Dios: de nada nos sirve decir que le somos fieles, si no hacemos nada que lo demuestre. Esa clase de fidelidad está muerta.
Stg 2:18  A los que dicen que son fieles a Dios, pero no hacen lo bueno, yo les podría decir: «Tú dices que eres fiel a Dios, y yo hago lo que es bueno. Demuéstrame que es posible ser fiel a Dios sin tener que hacer lo bueno, y yo te demostraré que soy fiel a Dios por medio del bien que hago.
Stg 2:19  Tú crees que existe un solo Dios. ¡Muy bien! Pero hasta los demonios creen en él y tiemblan de miedo.
Stg 2:20  No seas tonto. Debes aceptar que de nada te sirve decir que eres fiel a Dios y confiar en él, si no haces lo bueno.
Stg 2:21  Nuestro antepasado Abraham agradó a Dios cuando puso a su hijo Isaac sobre el altar, para sacrificarlo. Y Dios lo aceptó por eso.
Stg 2:22  La confianza que Abraham tuvo en Dios se demostró con todo lo que hizo, y por medio de todo lo que hizo su confianza llegó a ser perfecta.»
Stg 2:23  Así se cumplió lo que dice en la Biblia: «Abraham confió en la promesa de Dios, y por eso Dios lo aceptó». Fue así como Abraham se hizo amigo de Dios.
Stg 2:24  Como pueden ver, Dios nos acepta por lo que hacemos, y no sólo por lo que creemos.
Stg 2:25  Así le sucedió a Rahab, la prostituta. Dios la aceptó por haber recibido y escondido a los espías en su casa, y por ayudarlos también a escapar por otro camino.
Stg 2:26  Así como un cuerpo sin alma está muerto, también la confianza en Dios está muerta si no va acompañada de buenas acciones. 

 


 

Stg 2:1  Porque si entrando en vuestra congregación un hombre con sortija de oro y ropa preciosa, y entrando al mismo tiempo un pobre con un mal vestido,
Stg 2:2  ponéis los ojos en el que viene con vestido brillante, y le decís: Siéntate tú aquí en este buen lugar, diciendo por el contrario al pobre: Tú estate allí en pie, o siéntate acá a mis pies,
Stg 2:3  ¿no es claro que formáis un tribunal injusto dentro de vosotros mismos, y os hacéis jueces de sentencias injustas?
Stg 2:4  Oíd, hermanos míos muy amados: ¿No es verdad que Dios eligió a los pobres en este mundo para hacerlos ricos en la fe y herederos del reino que tiene prometido a los que le aman?
Stg 2:5  Vosotros, al contrario, habéis afrentado al pobre. ¿No son los ricos los que os tiranizan, y no son ésos mismos los que os arrastran a los tribunales?
Stg 2:6  ¿No es blasfemado por ellos el buen nombre de Cristo , que fue sobre vosotros invocado?
Stg 2:7  Si es que cumplís la ley regia de la caridad conforme a las Escrituras: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis;
Stg 2:8  pero si sois aceptadores de personas, cometéis un pecado, siendo reprendidos por la ley como transgresores.
Stg 2:9  Pues aunque uno guarde toda la ley, si quebranta un mandamiento, viene a ser reo de todos los demás.
Stg 2:10  Porque aquel que dijo: No cometerás adulterio, o no fornicarás, dijo también: No matarás. Conque aunque no cometas adulterio, ni forniques, si matas, transgresor eres de la ley.
Stg 2:11  Así habéis de hablar y obrar, como que estáis a punto de ser juzgados por la ley evangélica o de la libertad.
Stg 2:12  Porque aguarda un juicio sin misericordia al que no usó de misericordia; pero la misericordia sobrepuja al rigor del juicio.
Stg 2:13  ¿De qué servirá, hermanos míos, el que uno diga tener fe, si no tiene obras? ¿Por ventura la fe podrá salvarle?
Stg 2:14  Caso que un hermano o una hermana estén desnudos y necesitados del alimento diario,
Stg 2:15  ¿de qué les servirá que alguno de vosotros les diga: Id en paz, defendeos del frío y comed a satisfacción, si no les dáis lo necesario para reparo del cuerpo?
Stg 2:16  Así la fe, si no es acompañada de obras, está muerta en sí misma.
Stg 2:17  Sobre lo cual podrá decir alguno al que tiene fe sin obras: Tú tienes fe, y yo tengo obra, muéstrame tu fe sin obras, que yo te mostraré mi fe por las obras.
Stg 2:18  Tú crees que Dios es uno; haces bien; también lo creen los demonios, y se estremecen.
Stg 2:19  Pero ¿quieres saber, ¡oh hombre vano!, cómo la fe sin obras está muerta?
Stg 2:20  Abrahán nuestro padre, ¿no fue justificado por las obras cuando ofreció a su hijo Isaac sobre las aras?
Stg 2:21  ¿Ves cómo la fe acompañaba a sus obras, y que por las obras la fe vino a ser consumada?
Stg 2:22  En lo que se cumplió la Escritura, que dice: Creyó Abrahán a Dios, y le fue imputado por justicia, y fue llamado amigo de Dios.
Stg 2:23  ¿No véis cómo el hombre se justifica por las obras, y no por la fe solamente?
Stg 2:24  A este modo Rahab la ramera, ¿no fue así mismo justificada por las obras, hospedando a los exploradores que enviaba Josué, y despachándolos por otro camino?
Stg 2:25  En suma, como un cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin las obras está muerta.
Stg 2:26  No queráis muchos de vosotros, hermanos míos, hacer de maestros, considerando que os exponéis a un juicio muy riguroso. 

 


 

Stg 2:1  

Amonestación contra la parcialidad
  Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas.
Stg 2:2  Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y con ropa espléndida, y también entra un pobre con vestido andrajoso,
Stg 2:3  y miráis con agrado al que trae la ropa espléndida y le decís: Siéntate tú aquí en buen lugar; y decís al pobre: Estate tú allí en pie, o siéntate aquí bajo mi estrado;
Stg 2:4  ¿no hacéis distinciones entre vosotros mismos, y venís a ser jueces con malos pensamientos?
Stg 2:5  Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?
Stg 2:6  Pero vosotros habéis afrentado al pobre. ¿No os oprimen los ricos, y no son ellos los mismos que os arrastran a los tribunales?
Stg 2:7  ¿No blasfeman ellos el buen nombre que fue invocado sobre vosotros?
Stg 2:8  Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo,(A) bien hacéis;
Stg 2:9  pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores.
Stg 2:10  Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos.
Stg 2:11  Porque el que dijo: No cometerás adulterio,(B) también ha dicho: No matarás.(C) Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley.
Stg 2:12  Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad.
Stg 2:13  Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio. 

La fe sin obras es muerta
 
Stg 2:14  Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?
Stg 2:15  Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día,
Stg 2:16  y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha?
Stg 2:17  Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.
Stg 2:18  Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.
Stg 2:19  Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan.
Stg 2:20  ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?
Stg 2:21  ¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar?(D)
Stg 2:22  ¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras?
Stg 2:23  Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia,(E) y fue llamado amigo de Dios.(F)
Stg 2:24  Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe.
Stg 2:25  Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino?(G)
Stg 2:26  Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta. 
 

 


 

Stg 2:1  Hermanos míos, no tengáis la fe de nuestro Señor Jesús, el Cristo glorioso, en acepción de personas.
Stg 2:2  Porque si en vuestra reunión entra algún varón que trae anillo de oro, vestido de preciosa ropa, y también entra un pobre vestido de vestidura vil,
Stg 2:3  y tuviereis respeto al que trae la vestidura preciosa, y le dijereis: Siéntate tú aquí bien; y dijereis al pobre: Estate tú allí en pie, o siéntate aquí debajo de mi estrado;
Stg 2:4  ¿vosotros no juzgáis en vosotros mismos, y sois hechos jueces de pensamientos malos?
Stg 2:5  Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe, y herederos del Reino que prometió a los que le aman?
Stg 2:6  Mas vosotros habéis afrentado al pobre. ¿No os oprimen los ricos con tiranía, y ellos os llevan con violencia a los juzgados?
Stg 2:7  ¿No blasfeman ellos el buen nombre que es invocado sobre vosotros?
Stg 2:8  Si en verdad cumplís vosotros la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis;
Stg 2:9  pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y sois acusados de la ley como rebeldes.
Stg 2:10  Porque cualquiera que hubiere guardado toda la ley, y ofendiere en un punto, es hecho culpable de todos.
Stg 2:11  Porque el que dijo: No cometerás adulterio; también ha dicho: No matarás. Y, si no hubieres cometido adulterio, pero hubieres matado, ya eres hecho transgresor de la Ley.
Stg 2:12  Así hablad, y así obrad, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad.
Stg 2:13  Porque juicio sin misericordia será hecho con aquel que no hiciere misericordia; y la misericordia se gloría contra el juicio.
Stg 2:14  Hermanos míos, ¿qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene las obras? ¿Por ventura esta tal fe le podrá salvar?
Stg 2:15  Y si el hermano o la hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día,
Stg 2:16  y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les diereis las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿qué les aprovechará?
Stg 2:17  Así también la fe, si no tuviere las obras, es muerta en sí misma.
Stg 2:18  Mas alguno dirá: Tú tienes la fe, y yo tengo las obras; muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.
Stg 2:19  Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan.
Stg 2:20  ¿Mas oh hombre vano, quieres saber que la fe sin obras es muerta?
Stg 2:21  ¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro Padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar?
Stg 2:22  ¿No ves que la fe obró con sus obras, y que la fe fue completa por las obras?
Stg 2:23  ¿Y que la Escritura fue cumplida, que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue imputado a justicia, y fue llamado amigo de Dios?
Stg 2:24  Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe.
Stg 2:25  Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió los mensajeros, y los echó fuera por otro camino?
Stg 2:26  Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta. 

 


 

Stg 2:1  My brethren, have not the faith of our Lord Jesus Christ, the Lord of glory, with respect of persons.
Stg 2:2  For if there come unto your assembly a man with a gold ring, in goodly apparel, and there come in also a poor man in vile raiment;
Stg 2:3  And ye have respect to him that weareth the gay clothing, and say unto him, Sit thou here in a good place; and say to the poor, Stand thou there, or sit here under my footstool:
Stg 2:4  Are ye not then partial in yourselves, and are become judges of evil thoughts?
Stg 2:5  Hearken, my beloved brethren, Hath not God chosen the poor of this world rich in faith, and heirs of the kingdom which he hath promised to them that love him?
Stg 2:6  But ye have despised the poor. Do not rich men oppress you, and draw you before the judgment seats?
Stg 2:7  Do not they blaspheme that worthy name by the which ye are called?
Stg 2:8  If ye fulfil the royal law according to the scripture, Thou shalt love thy neighbour as thyself, ye do well:
Stg 2:9  But if ye have respect to persons, ye commit sin, and are convinced of the law as transgressors.
Stg 2:10  For whosoever shall keep the whole law, and yet offend in one point, he is guilty of all.
Stg 2:11  For he that said, Do not commit adultery, said also, Do not kill. Now if thou commit no adultery, yet if thou kill, thou art become a transgressor of the law.
Stg 2:12  So speak ye, and so do, as they that shall be judged by the law of liberty.
Stg 2:13  For he shall have judgment without mercy, that hath shewed no mercy; and mercy rejoiceth against judgment.
Stg 2:14  What doth it profit, my brethren, though a man say he hath faith, and have not works? can faith save him?
Stg 2:15  If a brother or sister be naked, and destitute of daily food,
Stg 2:16  And one of you say unto them, Depart in peace, be ye warmed and filled; notwithstanding ye give them not those things which are needful to the body; what doth it profit?
Stg 2:17  Even so faith, if it hath not works, is dead, being alone.
Stg 2:18  Yea, a man may say, Thou hast faith, and I have works: shew me thy faith without thy works, and I will shew thee my faith by my works.
Stg 2:19  Thou believest that there is one God; thou doest well: the devils also believe, and tremble.
Stg 2:20  But wilt thou know, O vain man, that faith without works is dead?
Stg 2:21  Was not Abraham our father justified by works, when he had offered Isaac his son upon the altar?
Stg 2:22  Seest thou how faith wrought with his works, and by works was faith made perfect?
Stg 2:23  And the scripture was fulfilled which saith, Abraham believed God, and it was imputed unto him for righteousness: and he was called the Friend of God.
Stg 2:24  Ye see then how that by works a man is justified, and not by faith only.
Stg 2:25  Likewise also was not Rahab the harlot justified by works, when she had received the messengers, and had sent them out another way?
Stg 2:26  For as the body without the spirit is dead, so faith without works is dead also. 

 


 

Stg 2:1  Hermanos míos, no entre la acepción de personas en la fe que tenéis en nuestro Señor Jesucristo glorificado.
Stg 2:2  Supongamos que entra en vuestra asamblea un hombre con un anillo de oro y un vestido espléndido; y entra también un pobre con un vestido sucio;
Stg 2:3  y que dirigís vuestra mirada al que lleva el vestido espléndido y le decís: «Tú, siéntate aquí, en un buen lugar»; y en cambio al pobre le decís: «Tú, quédate ahí de pie», o «Siéntate a mis pies».
Stg 2:4  ¿No sería esto hacer distinciones entre vosotros y ser jueces con criterios malos?
Stg 2:5  Escuchad, hermanos míos queridos: ¿Acaso no ha escogido Dios a los pobres según el mundo como ricos en la fe y herederos del Reino que prometió a los que le aman?
Stg 2:6  ¡En cambio vosotros habéis menospreciado al pobre! ¿No son acaso los ricos los que os oprimen y os arrastran a los tribunales?
Stg 2:7  ¿No son ellos los que blasfeman el hermoso Nombre que ha sido invocado sobre vosotros?
Stg 2:8  Si cumplís plenamente la Ley regia según la Escritura: = Amarás a tu prójimo como a ti mismo, = obráis bien;
Stg 2:9  pero si tenéis acepción de personas, cometéis pecado y quedáis convictos de transgresión por la Ley.
Stg 2:10  Porque quien observa toda la Ley, pero falta en un solo precepto, se hace reo de todos.
Stg 2:11  Pues el que dijo: = No adulteres, = dijo también: = No mates. = Si no adulteras, pero matas, eres transgresor de la Ley.
Stg 2:12  Hablad y obrad tal como corresponde a los que han de ser juzgados por la Ley de la libertad.
Stg 2:13  Porque tendrá un juicio sin misericordia el que no tuvo misericordia; pero la misericordia se siente superior al juicio.
Stg 2:14  ¿De qué sirve, hermanos míos, que alguien diga: «Tengo fe», si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarle la fe?
Stg 2:15  Si un hermano o una hermana están desnudos y carecen del sustento diario,
Stg 2:16  y alguno de vosotros les dice: «Idos en paz, calentaos y hartaos», pero no les dais lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve?
Stg 2:17  Así también la fe, si no tiene obras, está realmente muerta.
Stg 2:18  Y al contrario, alguno podrá decir: «¿Tú tienes fe?; pues yo tengo obras. Pruébame tu fe sin obras y yo te probaré por las obras mi fe.
Stg 2:19  ¿Tú crees que hay un solo Dios? Haces bien. También los demonios lo creen y tiemblan.
Stg 2:20  ¿Quieres saber tú, insensato, que la fe sin obras es estéril?
Stg 2:21  Abraham nuestro padre ¿no alcanzó la justificación por las obras cuando = ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? =
Stg 2:22  ¿Ves cómo la fe cooperaba con sus obras y, por las obras, la fe alcanzó su perfección?
Stg 2:23  Y alcanzó pleno cumplimiento la Escritura que dice: = Creyó Abraham en Dios y le fue reputado como justicia = y fue llamado amigo de Dios.»
Stg 2:24  Ya veis cómo el hombre es justificado por las obras y no por la fe solamente.
Stg 2:25  Del mismo modo Rajab, la prostituta, ¿no quedó justificada por las obras dando hospedaje a los mensajeros y haciéndoles marchar por otro camino?
Stg 2:26  Porque así como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.

 


 

Stg 2:1  Ustedes, hermanos míos, que creen en nuestro glorioso Señor Jesucristo, no deben hacer discriminaciones entre una persona y otra.
Stg 2:2  Supongamos que ustedes están reunidos, y llega un rico[a] con anillos de oro y ropa lujosa, y lo atienden bien y le dicen: "Siéntate aquí, en un buen lugar",
Stg 2:3  y al mismo tiempo llega un pobre vestido con ropa vieja, y a este le dicen: "Tú quédate allá de pie, o siéntate en el suelo";
Stg 2:4  entonces están haciendo discriminaciones y juzgando con mala intención.
Stg 2:5  Queridos hermanos míos, oigan esto: Dios ha escogido a los que en este mundo son pobres, para que sean ricos en fe y para que reciban como herencia el reino que él ha prometido a los que lo aman;
Stg 2:6  ustedes, en cambio, los humillan. ¿Acaso no son los ricos quienes los explotan a ustedes, y quienes a rastras los llevan ante las autoridades?
Stg 2:7  ¿No son ellos quienes hablan mal del precioso nombre que fue invocado sobre ustedes?
Stg 2:8  Ustedes hacen bien si de veras cumplen la ley suprema, tal como dice la Escritura: "Ama a tu prójimo como a ti mismo."[b]
Stg 2:9  Pero si hacen discriminaciones entre una persona y otra, cometen pecado y son culpables ante la ley de Dios. [c]
Stg 2:10  Porque si una persona obedece toda la ley, pero falla en un solo mandato, resulta culpable frente a todos los mandatos de la ley. [d]
Stg 2:11  Pues el mismo Dios que dijo: "No cometas adulterio", dijo también: "No mates."[e] Así que, si uno no comete adulterio, pero mata, y a ha violado la ley.
Stg 2:12  Ustedes deben hablar y portarse como quienes van a ser juzgados por la ley que nos trae libertad. [f]
Stg 2:13  Pues los que no han tenido compasión de otros, sin compasión serán también juzgados, pero los que han tenido compasión saldrán victoriosos en la hora del juicio.
Stg 2:14  Hermanos míos, ¿de qué le sirve a uno decir que tiene fe, si sus hechos no lo demuestran? ¿Podrá acaso salvarlo esa fe?[g]
Stg 2:15  Supongamos que a un hermano o a una hermana les falta la ropa y la comida necesarias para el día;
Stg 2:16  si uno de ustedes les dice: "Que les vaya bien; abríguense y coman todo lo que quieran", pero no les da lo que su cuerpo necesita, ¿de qué les sirve?
Stg 2:17  Así pasa con la fe: por sí sola, es decir, si no se demuestra con hechos, es una cosa muerta.
Stg 2:18  Uno podrá decir: "Tú tienes fe, yo tengo hechos. Muéstrame tu fe sin hechos; yo, en cambio, te mostraré mi fe con mis hechos."
Stg 2:19  Tú crees que hay un solo Dios, y en esto haces bien; pero los demonios también lo creen, y tiemblan de miedo.
Stg 2:20  No seas tonto, y reconoce que si la fe que uno tiene no va acompañada de hechos, es una fe inútil.
Stg 2:21  Dios aceptó como justo a Abraham, nuestro antepasado, por lo que él hizo cuando ofreció en sacrificio a su hijo Isaac. [h]
Stg 2:22  Y puedes ver que, en el caso de Abraham, su fe se demostró con hechos, y que por sus hechos llegó a ser perfecta su fe.
Stg 2:23  Así se cumplió la Escritura que dice: "Abraham creyó a Dios, y por eso Dios lo aceptó como justo."[i] y Abraham fue llamado amigo de Dios. [j]
Stg 2:24  Ya ven ustedes, pues, que Dios declara justo al hombre también por sus hechos, y no solamente por su fe.
Stg 2:25  Lo mismo pasó con Rahab, la prostituta; Dios la aceptó como justa por sus hechos, porque dio alojamiento a los mensajeros y los ayudó a salir por otro camino. [k]
Stg 2:26  En resumen: así como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe está muerta si no va acompañada de hechos. 

 


 

Stg 2:1  Hermanos míos, ustedes no tienen la fe de nuestro Señor Jesucristo, nuestra gloria, con actos de favoritismo, ¿verdad?
Stg 2:2  Pues, si entra en una reunión de ustedes un varón con anillos de oro en los dedos y con ropa espléndida, pero entra también un pobre con ropa sucia,
Stg 2:3  pero ustedes miran con favor al que lleva la ropa espléndida y dicen: “Tú toma este asiento aquí en un lugar excelente”, y dicen al pobre: “Tú quédate de pie”, o: “Toma tú ese asiento allá debajo de mi escabel”,
Stg 2:4  tienen distinción de clases entre sí y han llegado a ser jueces que dictan fallos inicuos, ¿no es verdad?
Stg 2:5  Escuchen, mis amados hermanos. Dios escogió a los que son pobres respecto al mundo para que sean ricos en fe y herederos del reino, que él prometió a los que lo aman, ¿no es verdad?
Stg 2:6  Ustedes, sin embargo, han deshonrado al pobre. Los ricos los oprimen a ustedes, y los arrastran ante los tribunales, ¿no es verdad?
Stg 2:7  Blasfeman contra el nombre excelente por el cual ustedes fueron llamados, ¿no es verdad?
Stg 2:8  Por eso, si ustedes practican el llevar a cabo la ley real según la escritura: “Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo”, hacen bastante bien.
Stg 2:9  Pero si continúan mostrando favoritismo, están obrando un pecado, porque son censurados por la ley como transgresores.
Stg 2:10  Porque cualquiera que observa toda la Ley, pero da un paso en falso en un solo punto, se ha hecho ofensor respecto de todos ellos.
Stg 2:11  Porque el que dijo: “No debes cometer adulterio”, también dijo: “No debes asesinar”. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero sí asesinas, te has hecho transgresor de ley.
Stg 2:12  Sigan hablando de tal modo y sigan haciendo de tal modo como lo hacen los que van a ser juzgados por la ley de un pueblo libre.
Stg 2:13  Porque al que no practica misericordia se le hará [su] juicio sin misericordia. La misericordia se alboroza triunfalmente sobre el juicio.
Stg 2:14  ¿De qué provecho es, hermanos míos, que alguno diga que tiene fe, pero no tenga obras? Esa fe no puede salvarlo, ¿verdad?
Stg 2:15  Si un hermano o una hermana están en estado de desnudez y carecen del alimento suficiente para el día,
Stg 2:16  y sin embargo alguno de entre ustedes les dice: “Vayan en paz, manténganse calientes y bien alimentados”, pero ustedes no les dan las cosas necesarias para [su] cuerpo, ¿de qué provecho es?
Stg 2:17  Así, también, la fe, si no tiene obras, está muerta en sí misma.
Stg 2:18  No obstante, alguien dirá: “Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe aparte de las obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras”.
Stg 2:19  Tú crees que hay un solo Dios, ¿verdad? Haces bastante bien. Y sin embargo los demonios creen y se estremecen.
Stg 2:20  Pero, ¿quieres saber, oh hombre vano, que la fe aparte de las obras es inactiva?
Stg 2:21  ¿No fue declarado justo por obras nuestro padre Abrahán después que hubo ofrecido a Isaac su hijo sobre el altar?
Stg 2:22  Contemplas que [su] fe obró junto con sus obras, y por [sus] obras [su] fe fue perfeccionada,
Stg 2:23  y se cumplió la escritura que dice: “Abrahán puso fe en Jehová, y le fue contado por justicia”, y vino a ser llamado “amigo de Jehová”.
Stg 2:24  Ustedes ven que el hombre ha de ser declarado justo por obras, y no por fe solamente.
Stg 2:25  De la misma manera, también, Rahab la ramera, ¿no fue declarada justa por obras, después que hubo recibido hospitalariamente a los mensajeros y los hubo enviado por otro camino?
Stg 2:26  En verdad, como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.

 


 

Stg 2:1  Hermanos míos, ustedes han confiado en nuestro poderoso Señor Jesucristo, así que no deben tratar a unas personas mejor que a otras.
Stg 2:2  Imagínense que un rico, vestido con ropa muy fina y con un anillo de oro, entra en donde ustedes se reúnen, y que al mismo tiempo entra un pobre, vestido con ropa muy gastada.
Stg 2:3  Si ustedes atienden mejor al rico y le dicen: «Ven, siéntate en el mejor lugar», pero al pobre le dicen: «Quédate allí de pie», o «Siéntate en el suelo»,
Stg 2:4  serán como los malos jueces, que favorecen a unos más que a otros.
Stg 2:5  Escúchenme bien, hermanos queridos: Dios eligió a la gente pobre de este mundo para que la confianza en Dios sea su verdadera riqueza, y para que reciban el reino que él ha prometido a los que lo aman.
Stg 2:6  ¿Cómo se atreven ustedes a maltratar y despreciar a los pobres? ¿Acaso no son los ricos quienes los maltratan a ustedes y los meten en la cárcel?
Stg 2:7  ¿Acaso no son los ricos los que insultan a nuestro Señor?
Stg 2:8  Si ustedes obedecen el mandamiento más importante que Dios nos ha dado, harán muy bien. Ese mandamiento dice: «Recuerden que cada uno debe amar a su prójimo como se ama a sí mismo.»
Stg 2:9  Pero si ustedes les dan más importancia a unas personas, y las tratan mejor que a otras, están pecando y desobedeciendo la ley de Dios.
Stg 2:10  Si ustedes obedecen todas las leyes, menos una de ellas, es lo mismo que si desobedecieran todas.
Stg 2:11  Porque el mismo Dios que dijo: «No sean infieles en su matrimonio», también dijo: «No maten». Por eso, si tú eres fiel en el matrimonio, pero matas, eres culpable de haber desobedecido la ley de Dios.
Stg 2:12  En el día del juicio, Dios nos juzgará de acuerdo con la ley que nos libera del pecado. Por eso, debemos tener mucho cuidado en todo lo que hacemos y decimos.
Stg 2:13  Porque Dios no tendrá compasión de quienes no se compadecieron de otros. Pero los que tuvieron compasión de otros, saldrán bien del juicio.
Stg 2:14  Hermanos en Cristo, ¿de qué sirve que algunos de ustedes digan que son fieles a Dios, si no hacen nada bueno para demostrarlo? ¡Así no se van a salvar!
Stg 2:15  Si alguien no tiene ropa ni comida,
Stg 2:16  y tú no le das lo que necesita para abrigarse y comer bien, de nada le sirve que tú le digas «Que te vaya bien, abrígate y come hasta que te llenes».
Stg 2:17  Lo mismo pasa con la fidelidad a Dios: de nada nos sirve decir que le somos fieles, si no hacemos nada que lo demuestre. Esa clase de fidelidad está muerta.
Stg 2:18  A los que dicen que son fieles a Dios, pero no hacen lo bueno, yo les podría decir: «Tú dices que eres fiel a Dios, y yo hago lo que es bueno. Demuéstrame que es posible ser fiel a Dios sin tener que hacer lo bueno, y yo te demostraré que soy fiel a Dios por medio del bien que hago.
Stg 2:19  Tú crees que existe un solo Dios. ¡Muy bien! Pero hasta los demonios creen en él y tiemblan de miedo.
Stg 2:20  No seas tonto. Debes aceptar que de nada te sirve decir que eres fiel a Dios y confiar en él, si no haces lo bueno.
Stg 2:21  Nuestro antepasado Abraham agradó a Dios cuando puso a su hijo Isaac sobre el altar, para sacrificarlo. Y Dios lo aceptó por eso.
Stg 2:22  La confianza que Abraham tuvo en Dios se demostró con todo lo que hizo, y por medio de todo lo que hizo su confianza llegó a ser perfecta.»
Stg 2:23  Así se cumplió lo que dice en la Biblia: «Abraham confió en la promesa de Dios, y por eso Dios lo aceptó». Fue así como Abraham se hizo amigo de Dios.
Stg 2:24  Como pueden ver, Dios nos acepta por lo que hacemos, y no sólo por lo que creemos.
Stg 2:25  Así le sucedió a Rahab, la prostituta. Dios la aceptó por haber recibido y escondido a los espías en su casa, y por ayudarlos también a escapar por otro camino.
Stg 2:26  Así como un cuerpo sin alma está muerto, también la confianza en Dios está muerta si no va acompañada de buenas acciones.

 


 

Stg 2:1  Mis hermanos, practiquen la fe de nuestro Adón Yahshúa, el glorioso Mashíaj, sin mostrar favoritismos.
Stg 2:2  Supongan que un hombre viene a la sinagoga usando anillos de oro y ropa costosa, y también un hombre pobre vestido de harapos.
Stg 2:3  Si muestran más respeto al hombre de las ropas costosas, y le dicen: "Toma este buen lugar aquí", mientras al hombre pobre dicen: "Tú te pones de pie allá," o "siéntate en el suelo a mis pies,"
Stg 2:4  Entonces, ¿no están creando distinciones entre ustedes? ¿Se han hecho jueces con motivos malignos?[19]
Stg 2:5  Escuchen, mis amados hermanos, ¿no ha escogido YAHWEH a los pobres del mundo para ser ricos en fe y para recibir el Reino prometido a los que le aman?
Stg 2:6  ¡Pero ustedes desprecian a los pobres! ¿No son los ricos, quienes los oprimen y los arrastran hacia los tribunales?
Stg 2:7  ¿No son ellos, los que insultan el buen Nombre de El, a quien ustedes pertenecen?
Stg 2:8  Si en verdad ustedes logran la meta de la Toráh del Reino en conformidad con el pasaje que dice: "Ama a tu prójimo como a ti mismo,"[Le 19:18] bien hacen.
Stg 2:9  Pero si muestran favoritismos, sus obras constituyen pecado, ya que son declarados culpables de trasgresión bajo la Toráh.[20]
Stg 2:10  Porque una persona que guarda toda la Toráh, pero falla en un punto, es culpable de violarla toda.
Stg 2:11  Porque el que dijo: "No cometerás adulterio,"[Ex 20:14, De 5:18] también dijo: "No asesinarás."[Ex 20:13, De 5:17] Ahora, si no cometen adulterio pero sí asesinan, se han vuelto transgresores de toda la Toráh.
Stg 2:12  Permanezcan hablando y actuando como personas que serán juzgadas por una Toráh que da libertad.
Stg 2:13  Porque el juicio será sin misericordia para los que no tienen misericordia; pero la misericordia triunfa sobre el juicio.[21]
Stg 2:14  ¿De qué sirve, mis hermanos, si alguno asegura que tiene fe, pero no tiene obras? ¿Podrá esta "tal fe" salvarle?
Stg 2:15  Supongan que un hermano o hermana está sin ropa y sin comida para el diario,
Stg 2:16  y alguno le dice: "¡Shalom! ¡Mantente abrigado y come hasta saciarte!," sin darle lo que necesita. ¿De qué le sirve?
Stg 2:17  Así que, la fe sola, si no está acompañada con obras, está muerta.[22]
Stg 2:18  Pero alguien dirá: ¡Tú tienes fe y yo tengo obras, muéstrame esta fe tuya sin las obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras!
Stg 2:19  ¿Tú crees que "Elohim es uno"?[De 6:4] Haces muy bien; también los demonios lo creen, ¡el sólo pensarlo, los hace temblar de miedo!
Stg 2:20  Pero, pobre hombre, ¿quieres ser mostrado que "tal fe" apartada de las obras es estéril?[23]
Stg 2:21  ¿No fue Avraham avinu declarado justificado por sus obras, cuando ofreció su hijo Yitzjak sobre el altar?
Stg 2:22  ¿Pueden ver que su fe actuó junto con sus obras? Y por las obras, la fe fue perfeccionada;
Stg 2:23  y el pasaje del Tanaj se cumplió, donde dice: "Avraham tuvo fe en YAHWEH, y le fue acreditado por justificación."[Ge 15:6] El, hasta fue llamado amigo de YAHWEH.[Is 41:8, 2Cr 20:7]
Stg 2:24  Se dan cuenta que la persona es declarada justificada por las obras y no solamente por la fe.[24]
Stg 2:25  Asimismo, ¿no fue Rajav la prostituta, también declarada justificada por sus obras, cuando recibió los mensajeros y los despidió por otro camino?
Stg 2:26  En verdad, igual que el cuerpo sin ruaj está muerto, así también la fe sin obras está muerta.[25]

 


 

Stg 2:1  "Hermanos míos, ya que tienen fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo, no se consideren mejores que los demás."
Stg 2:2  "Supongan que dos hombres entran a su reunión: uno con anillo de oro y muy bien vestido, el otro muy pobre y mal vestido."
Stg 2:3  "Y supongan que ustedes dan especial atención al hombre que está bien vestido y le dicen: ""Tome asiento, aquí hay un buen lugar"" y le dicen al hombre pobre: ""Usted quédese parado allí"" o ""siéntese en el suelo""."
Stg 2:4  "Si actúan así, están juzgando mal. ¿Hacer eso no es discriminar?"
Stg 2:5  "Escuchen, mis queridos hermanos: Dios escogió a los pobres del mundo para hacerlos ricos en la fe; ellos recibirán de herencia el reino que Dios prometió a los que lo aman."
Stg 2:6  Pero ustedes no han mostrado respeto por el pobre. ¡Eso es absurdo! ¿Acaso no son los ricos los que los explotan a ustedes? ¿No son ellos mismos los que los arrastran a los tribunales?
Stg 2:7  "¿No son ellos quienes han hablado mal del buen nombre de Cristo, el Señor de ustedes?"
Stg 2:8  "Lo que ustedes deberían hacer es cumplir la ley que rige sobre todas las demás, tal como está en las Escrituras: ""Ama a los demás como te amas a ti mismo""."
Stg 2:9  "Pero si ustedes están pecando al discriminar a los demás, son culpables de violar esa ley."
Stg 2:10  "Pues si ustedes cumplen toda la ley de Dios pero la desobedecen en un solo punto, son culpables de desobedecer toda la ley."
Stg 2:11  "Puesto que Dios dijo: ""No cometas adulterio"", y también dijo: ""No mates"", si no cometen adulterio pero matan a alguien, ustedes son culpables de violar la ley."
Stg 2:12  La ley que libera a la gente será la que los juzgue a ustedes. Eso deben tenerlo en cuenta ustedes en todo lo que digan y hagan.
Stg 2:13  Dios juzgará sin compasión a los que no han tenido compasión de los demás. ¡La compasión triunfa sobre el juicio!
Stg 2:14  "Hermanos míos, ¿de qué puede servir que alguien diga que tiene fe si no hace el bien? ¿Lo podrá salvar esa clase de fe?"
Stg 2:15  Supongamos que un hermano o hermana tiene necesidad de vestido o comida.
Stg 2:16  "Llega uno de ustedes y le dice: ""¡Que Dios lo bendiga, abríguese y aliméntese!"" Sin embargo, si no le da lo que realmente necesita en ese momento, ¿de qué sirve?"
Stg 2:17  "De la misma manera, si la fe no está acompañada de hechos, así sola está muerta."
Stg 2:18  "Pero alguien puede decir: ""Tú tienes fe, y yo tengo hechos. Demuéstrame tu fe sin hechos y yo te demuestro mi fe con mis hechos""."
Stg 2:19  ¿Crees que hay un solo Dios? ¡Qué bien! Pero los demonios también creen que hay un solo Dios y tiemblan de miedo.
Stg 2:20  "No seas tonto, la fe sin hechos no sirve para nada. ¿Sabes por qué?"
Stg 2:21  Nuestro antepasado Abraham consiguió la aprobación de Dios por medio de sus hechos cuando ofreció a su hijo Isaac en el altar.
Stg 2:22  Ahora puedes ver que la fe de Abraham iba de la mano con sus hechos. Su fe se perfeccionó con el bien que hizo.
Stg 2:23  "Es así como se cumplió lo que dicen las Escrituras: ""Abraham creyó a Dios, y Dios tomó en cuenta la fe de Abraham y lo aprobó"". Por esa razón, Abraham fue llamado ""amigo de Dios""."
Stg 2:24  "Como puedes ver, Dios aprueba a un hombre no solamente por la fe que tenga, sino también por lo que haga."
Stg 2:25  "Otro ejemplo es Rahab, la prostituta. Fue aprobada por Dios por lo que hizo cuando recibió a los mensajeros de Dios en su casa y luego los ayudó a escapar por otro camino."
Stg 2:26  "De manera que así como un cuerpo que no tenga espíritu está muerto, así también una fe que no tenga hechos está muerta."

 


 
  Conocen nuestro sitio 445338 visitantes (1652767 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!