Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  E210
 

blackmanteacherreadinghac61.gif predicador1 image by bibliadeestudioadventista
iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista
Edicion:
 
Biblia de Estudio Adventista

Nota:
 
Deseamos que tu estudio personal sea discernido espiritualmente por medio de la oracion y la reflexion,solo incluimos ocasionalmente notas explicativas cuando lo hemos considerado necesario

Estudios Tematicos Sugeridos:
                                                           SubtemaS: 201.210

 

Mil Aņos de Paz.201

El Milnio.202

Como Postergar tu Funeral.203

Como tener una Mejor salud y Disfrutar de la Vida.204

Bautismo Cristiano.205

Bautismo y Cristo.206

Bautismo y Espiritu Santo.207

Reconciliados con Dios.208

Nueva Creacion.209

Frutos de Arrepentimiento.210


Mil Años de Paz:
0201

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

Mil años de paz

INTRODUCCIÓN

Mientras Banfield, el famoso misionero que prestó servicios en Nigeria, traducía

con la ayuda de un indígena el capítulo 20 de Apocalipsis, se sorprendió mucho

cuando, al llegar al versículo dos, que dice que Satanás será atado por mil años, notó

que la actitud de su ayudante cambiaba de repente. El indígena lo había estado

escuchando casi ensimismado; pero de pronto salió al patio y comenzó a correr de un

lado a otro manifestando una alegría inexplicable. Cuando el traductor se le acercó

para averiguar a qué se debía tan exagerado alborozo, el aborigen le contestó:

“¡Buenas nuevas! ¡No habrá diablo por mil años!”

Por desgracia, este pasaje que habla de Satanás atado ha inducido a millones

de personas a concluir que el milenio (palabra que no existe en ninguna parte de la

Biblia) será un período de mil años de paz, prosperidad, salvación y seguridad, durante

los cuales todos los impíos se convertirán y Jesucristo reinará personalmente en la

tierra. La teoría en que todo esto se basa es que Dios dará alguna vez una nueva

oportunidad a todos para salvarse, y que esto ocurrirá precisamente durante el milenio.

Necesitamos saber si tales ideas son verdaderas o no. Está en juego la esperanza de

nuestra vida eterna.

¿Qué es, después de todo, el milenio? ¿Es cierto que, como interpretó aquel

indígena africano, “no habrá diablo por mil años?” ¿Tendremos otra oportunidad para

salvarnos? ¿Dónde estaremos durante ese lapso? ¿Cuándo comenzará el milenio?

Vamos a examinar a continuación lo que enseña la Palabra de Dios con

respecto a este importante asunto.

1. ¿Dónde están ahora los muertos, y qué ocurrirá algún día con ellos?

ESTÁ ESCRITO:

“No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en

los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de

vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación” (Juan 5:28, 29).

2. ¿Qué muertos resucitarán primero?

ESTÁ ESCRITO:

“No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda

palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4).

 “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta

de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero” (1

Tesalonicenses 4:16).

3. ¿Cuándo resucitarán los impíos?

ESTÁ ESCRITO:

“Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años”

(Apocalipsis 20:5).

Nota: Durante el milenio los impíos no tendrán “una segunda oportunidad”, porque estarán

durmiendo el sueño inconsciente de la muerte.

4. ¿Qué estarán haciendo los santos durante esos mil años?

ESTÁ ESCRITO:

Serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años” (Apocalipsis

20:6).

5. ¿Qué hará Satanás durante los mil años?

ESTÁ ESCRITO:

“Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran

cadena en la mano. Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y

Satanás, y lo ató por mil años; y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre

él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y

después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo” (Apocalipsis 20:1-3).

Nota: Satanás se verá “atado” durante el milenio porque no tendrá a quien tentar, ya que todos los

impíos estarán muertos.

6. Cuando al final de los mil años resuciten los impíos ¿qué intentará hacer con

ellos?

ESTÁ ESCRITO:

“Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. . .

Satanás será suelto de su prisión, y saldrá a engañar a las naciones. . . a fin de

reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar”

(Apocalipsis 20:5-8).

7. ¿Quiénes descenderán del cielo con la Santa Ciudad al final de los mil años?

ESTÁ ESCRITO:

“Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios,

dispuesta como una esposa ataviada para su marido” (Apocalipsis 21:2).

Y vendrá Jehová mi Dios, y con él todos los santos” (Zacarías 14:5).

8. ¿Qué harán Satanás y los impíos cuando vean que la Ciudad Santa ha

descendido del cielo?

ESTÁ ESCRITO:

“Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los

santos y la ciudad amada” (Apocalipsis 20:9).

9. Cuando Satanás y los impíos se unan para pelear contra Dios, ¿qué sucederá

con ellos?

ESTÁ ESCRITO:

“Y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. . . Y el que no se halló

inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego” (Apocalipsis 20:9, 15).

10. De las cenizas de nuestro planeta quemado, ¿qué creará Dios?

ESTÁ ESCRITO:

“Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva,

en los cuales mora la justicia” (2 Pedro 3:13).

“Vi un cielo nuevo y una tierra nueva” (Apocalipsis 20:1).

CONCLUSIÓN

Los últimos dos capítulos de las Sagradas Escrituras contienen una descripción

del glorioso porvenir que aguarda a los redimidos, y una clara descripción de las

características de la patria eterna de los que se hayan preparado para disfrutar de sus

bienaventuranzas.

“Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra

pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén,

descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí

una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él

morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.

Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más

llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Y el que estaba sentado

en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque

estas palabras son fieles y verdaderas (Apocalipsis 21:1-5).

El profeta Isaías corrobora esta afirmación del inspirado escritor

neotestamentario con la siguiente declaración: “Porque he aquí que yo crearé nuevos

cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento.

Mas os gozaréis y os alegraréis para siempre en las cosas que yo he creado; porque

he aquí que yo traigo a Jerusalén alegría, y a su pueblo gozo” (Isaías 65:17, 18).

Amigo/a, el glorioso amanecer está por despuntar. El drama de los siglos está

por culminar con el magnífico desenlace del regreso de Jesús para la final implantación

del reino de Dios en esta tierra. La gran esperanza milenaria que hizo palpitar el

corazón de los patriarcas, profetas, apóstoles y cristianos de todos los siglos está por

cristalizarse ante nuestros ojos.

En vista de todo esto, conviene recordar el consejo de San Pedro, “Puesto que

todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y

piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en

el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo

quemados, se fundirán! Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos

y tierra nueva, en los cuales mora la justicia. Por lo cual, oh amados, estando en

espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e

irreprensibles, en paz” (2 Pedro 3:11-14).

MI DECISIÓN PERSONAL

Creo que Dios creará una tierra nueva donde reinará la justicia.

Hoy resuelvo, por la gracia de Dios, seguir a Cristo y prepararme para el

reino que Dios concederá a los vencedores

 

 

Derechos Reservados ©  Está Escrito Televisión


El Milenio:
0202

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

EL MILENIO

Hemos escuchado la palabra “milenio” muchas veces estos últimos años. Creo

que está en el vocabulario de todos. Así como 10 años son una década y 100 años son

un siglo, 1000 años son un milenio, derivado de dos palabras en latín: mille que

significa “mil” y annus que significa “año”. Todos escuchamos de la crisis que nunca

ocurrió en el año 2000 (Y2K). Y a esta altura ya estamos acostumbrados a escribir las

fechas correctamente luego del año 2000. Pero, ¿qué del milenio que la Biblia

menciona? ¿Qué nos enseña el libro de Apocalipsis? En realidad, la palabra específica

“milenio” no aparece en la Biblia, pero la idea de un período especial de mil años sí. Es

más, la expresión “mil años” aparece seis veces, una vez en cada versículo de

Apocalipsis 20:2-7. Es un concepto importante, porque el milenio es, en cierto sentido,

el horario de Dios de los eventos finales, revela el horario que Dios piensa usar cuando

baje la cortina del drama de la historia de este mundo.

Dios dice en 1 Corintios 14:40, “Pero hágase todo decentemente y con orden”.

Y el Señor, siendo un Dios de orden, tiene todo organizado en una forma maravillosa.

Por ejemplo, todo estudio del futuro debe incluir los cuatro grupos de personas: los

justos viviendo cuando Cristo regrese, los impíos vivos. Los justos ya muertos, y los

impíos muertos. El milenio de la Biblia perfectamente acomoda a esos cuatro grupos.

Ahora consideremos los eventos bajo tres títulos: Eventos antes, durante y después del

Milenio.

A – Eventos ANTES del milenio

Evento #1 - La marca de la Bestia es dada

Apocalipsis 13:16, 17 - La bestia Anticristo pone en vigor su marca con amenazas

coercivas.

Apocalipsis 14:9, 10 - Pero Dios nos advierte en contra de esto.

Evento #2 - Nuestro tiempo de gracia se cierra

Apocalipsis 22:11, 12 - Jesús acepta la decisión de cada uno como definitiva y dice que

vendrá pronto.

Evento #3 - Caen las siete plagas

Apocalipsis 15: 1, 8 - Siete ángeles derraman la ira de Dios.

Apocalipsis 16: 1-17 - Las siete postreras plagas castigan a aquellos que tienen la

marca de la Bestia.

Evento #4 - La Segunda Venida de Cristo es espectacular

Mateo 24:30, 31 - Cristo regresa “con poder y gran gloria” para juntar a su pueblo fiel.

Mateo 25:31 - Cuando viene en su gloria, todos los santos ángeles lo acompañan.

Apocalipsis 1:7 - Mientras Cristo junta a sus redimidos en el rapto, “todo ojo le verá”.

Evento #5 - Los justos muertos son resucitados

1 Tesalonicenses 4:16 - Los creyentes muertos en Cristo se levantan “primero” –antes

que los fieles vivientes.

Apocalipsis 20:6 - “La primera resurrección” es para aquel “bienaventurado y santo”,

quienes estarán “con él (Cristo) mil años”. La palabra primera, implica una segunda.

Habrá dos resurrecciones, con 1000 años de separación.

Juan 5:28, 29 - La “resurrección de vida” es opuesta a la “resurrección de

condenación”, 1000 años más tarde.

Evento #6 - Los justos vivos son arrebatados

1 Tesalonicenses 4:17 - Los santos vivientes son entonces arrebatados para “recibir al

Señor en el aire”.

Evento #7 - Los malvados vivos son muertos cuando cristo viene

2 Tesalonicenses 1:7-10 - Cristo tomará “retribución a los que no conocieron a Dios, ni

obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo”.

2 Tesalonicenses 2:8 - Cristo “destruirá con el resplandor de su venida”.

Isaías 13:9 - El Señor convertirá la tierra en soledad y raerá de ella a sus pecadores.

Isaías 66: 15, 16 - “He aquí... los muertos de Jehová serán multiplicados”.

B - Eventos DURANTE el milenio

Evento #8 - En la tierra: Satanás será “atado” con nadie a quien tentar

Apocalipsis 20:1-3, 7 - Satanás es atado con “una gran cadena” y echado al “abismo...

hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un

poco de tiempo”.

¿Son literales (1) la “gran cadena” que aprisiona a Satanás y (2) el “abismo” que

forma su “prisión”? El Diablo es real y literal. Jesús mismo dijo “Yo veía a Satanás caer

del cielo como un rayo”. Lucas 10:18. Pero el ángel Lucifer, quien se hizo el Diablo

llamado Satanás, es un ser sobrenatural. Como dijo Pablo: “Porque no tenemos lucha

contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los

gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en

las regiones celestes”. Efesios 6:12

La simple lógica nos dice que no hay una cadena literal o un abismo o prisión

que pueda retener a un ser sobrenatural. Más importante, las sagradas Escrituras nos

dicen lo mismo. Un día luego de navegar por el Mar de Galilea: ellos (los discípulos)

“vinieron al otro lado del mar, a la región de los gadarenos. Y cuando salió él de la

barca, en seguida vino a su encuentro, de los sepulcros, un hombre con un espíritu

inmundo; que tenía su morada en los sepulcros, y nadie podía atarle, ni aun con

cadenas. Porque muchas veces había sido atado con grillos y cadenas, mas las

cadenas habían sido hechas pedazos por él, y desmenuzados los grillos; y nadie le

podía dominar”. Marcos 5:1-9.

Pregúntate, si un hombre poseído por el diablo podía fácilmente romper las

cadenas con fuerza sobrehumana, ¿sería posible sujetar al príncipe de los diablos con

una? Así que, ¿qué clase de “cadena” es ésta que Dios usa para atar a Satanás? Es

una cadena de circunstancias que atan al diablo más segura que cualquier cadena

literal alguna vez forjada. Nota las circunstancias en que se encuentra Satanás durante

este tiempo: En primer lugar, todos los justos, que de todas maneras no estuvieron

dispuestos a escucharlo, han sido llevados al cielo. Todos los malvados han sido

muertos. ¡Así que la tierra entera está despoblada sin que haya quedado nadie para

que Satanás pueda tentar! Los profetas del Antiguo Testamento previeron esta

situación:

Jeremías 25:33 – ¡Los impíos muertos “no se endecharán ni se recogerán ni serán

enterrados” – ¡Porque no habrán sobrevivientes para hacer todas esas cosas!

Isaías 26:21 – Cuando el Señor regrese “la tierra…no encubrirá ya más a sus muertos”

Isaías 24:1, 3, 22 “Jehová vacía la tierra… La tierra será enteramente vaciada”.

¡Cuán efectiva es esta cadena de circunstancias! Satanás está firmemente limitado,

“atado” por circunstancias fuera de su control. Pero, ¿qué es el “abismo”? La palabra

griega traduce el “abismo” como abussos de donde sacamos la palabra abismo. Todas

las versions modernas de la Biblia traducen esta palabra de Apocalipsis 20:1 como

“abismo”. Abussos es exactamente la misma palabra traducida en griego que se usa

en el Antiguo Testamento en Genesis 1:2, donde dice “la tierra estaba desordenada y

vacía”. El profeta Jeremías recibió luz divina a esta pregunta cuando, siglos atrás, miró

por el corredor del tiempo con el ojo de la inspiración y testificó: “Miré a la tierra, y he

aquí que estaba asolada y vacía; y a los cielos, y no había en ellos luz. Miré a los

montes, y he aquí que temblaban, y todos los collados fueron destruidos. Miré, y no

había hombre, y todas las aves del cielo se habían ido. Miré, y he aquí el campo fértil

era un desierto, y todas sus ciudades eran asoladas delante de Jehová, delante del

ardor de su ira. Porque así dijo Jehová: Toda la tierra será asolada; pero no la destruiré

del todo” (Jeremías 4: 23-27). La tierra está desolada, sin forma y vacíasin ningún

habitante humano!

¿Qué período de la historia estaba viendo cuando escribió, “miré, y no había

hombre?” Podríamos pensar que era el comienzo de la semana de creación, porque (1)

“no había hombre” antes que Dios formase a Adán, el primer hombre, y porque (2)

Jeremías dijo “la tierra… estaba sin forma y vacía” lo cual era verdad en ese momento.

Pero aunque esas dos descripciones coinciden con ese período, notamos que

Dios pone una tercera descripción en el passage que no coincide: Jeremías dice que el

vió “todas las ciudades… desoladas”. Esta visión no puede ser de la semana de

creación, porque el hombre no había edificado ciudades antes de ser creado!

El único tiempo en la historia humana cuando la profecía puede describir a la

tierra teniendo “ningún hombre” es durante el milenio mientras la tierra esté despoblada

y sin seres vivientes, “vacía”, como lo leímos antes.

En ese tiempo “todas las ciudades” serán “desrrumbadas”, totalmente niveladas

por la devastación de las siete postreras plagas que trae consigo un terrible terremoto y

un pulverizador granizo.

Evento #9 – En el cielo: los santos asisten en el juicio

Apocalipsis 20:4 - Los redimidos se sentaron en tronos, y “recibieron facultad de

juzgar”.

Lucas 22:30 - Jesús desea que “os sentéis en tronos juzgando a las doce tribus de

Israel”.

1 Corintios 6:2, 3 - Los santos juzgarán al mundo y a los ángeles, los ángeles que

cayeron con Lucifer. Aún los prcedimientos legales humanos no disponen de un caso

en un instante. Todo el proceso tiene varias etapas:

o Primero, hay una investigación de todos los hechos pertinentes lo cual

llamamos el juicio.

o Segundo, hay una decisión que llamamos veredicto.

o Luego hay una evaluación que llamamos evaluación del jurado.

o Finalmente hay una ejecución del veredicto que se llama ejecución de

sentencia.

El mismo proceso se ve en el Juicio Final de la humanindad. Los primeros dos

pasos se llevan a cabo en el cielo antes del regreso de Jesús (Daniel 7:9, 10), porque

el paso uno, la investigación o “juicio”, debe preceder al paso dos cuando Cristo

anuncie su “veredicto” de que cada persona moralmente manchada o inmunda debe

quedar así (Apocalipsis 22:11). Y el paso cuatro, la “ejecución” de muerte final de los

impíos, tendrá lugar después que los mil años hayan terminado.

Pero el paso tres, es donde se les concede a los santos redimidos en el cielo el

privilegio de conducir una “revisión judicial” de los casos de los impíos que yacen

muertos sobre la tierra. Dios sabe que porque algunas personas no serán salvas, serán

extrañadas por los santos, sin embargo él no quiere corazones doloridos en el cielo.

Así que Dios nos permitirá hacer preguntas acerca de su decisión de por qué algunos

no serán salvos, tales como:

o “¿Por qué la tía Marta, o el abuelo, no están allí? Eran buenas personas”.

o “Sí, ¿y qué del Pastor Sánchez o González? ¡Dios cometió un error si es

que se perdieron”!

Entonces un ángel los llevará a los libros de registros del cielo, ahora abiertos para

exámen, y tristemente revelará pecados no perdonados, pecados no borrados

desconocidos al mundo, desconocidos aún de amigos cercanos y de amados. Dios es

demasiado sabio para permitir que aún un vestigio de duda permanezca en las mentes

acerca de su justicia. Aunque los malvados de todas las edades sufrieron la primera

muerte común a todo hombre, Dios no los destruirá en la segunda muerte en la lago de

fuego hasta que esta revisión de su juicio esté completa. En otras palabras, Dios se

asegura que el Evento #14 no se lleve a cabo hasta que el Evento #9 haya sido

plenamente completado.

C. – Eventos DESPUÉS del milenio

Evento #10 - Los malvados son resucitados. Ahora sí Satanás es soltado

Apocalipsis 20:3, 5a, 7 – Aquel “bienaventurado y santo” tiene parte en la primera

resurrección. “Pero los otros muertos [los impíos] no volvieron a vivir hasta que se

cumplieron mil años… Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su

prisión”. Una vez más tendrá gente a quien tentar.

Evento #11 - La Santa Ciudad desciende del cielo de Dios

Apocalipsis 21:2, 10 – La Nueva Jerusalén, preparada y adornada como una esposa

para su marido, desciende.

Evento #12 - Los impíos rodean la santa ciudad de Dios

Apocalipsis 20:7-9 – Cuando los impíos vuelven a vivir, Satanás es suelto de su prisión

y sale a engañarlos, para reunirlos a la batalla contra la ciudad amada.

Evento #13 - Los impíos son juzgados ante el “gran trono blanco” de Dios

Apocalipsis 11-13 – “Los libros fueron abiertos” ante el Gran Trono Blanco, para juzgar

a los perdidos.

Romanos 14: 10-12 – Cada rodilla se doblará y cada lengua confesará y dará cuenta a

Dios.

Evento #14 - Los impíos son destruidos por fuego

Apocalipsis 20: 9, 14, 15 – Cuando los impíos rodean la santa ciudad para atacarla,

llueve fuego del cielo y los devora. Este lago de fuego es la segunda muerte.

Apocalipsis 21:8 –Los impíos de toda clase tienen su parte en este lago de fuego.

Evento #15 - La tierra es purificada por fuego y hecha nueva

2 Pedro 3:10-13 – “Los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que

en ella hay serán quemadas… todas estas cosas han de ser deshechas”.

Apocalipsis 21: 1, 5 – Pero “el que estaba sentado en el trono dijo: he aquí, yo hago

nuevas todas las cosas”.

Salmos 37:11; Mateo 5:5 – Los redimidos bienaventurados “heredarán la tierra”, la

tierra nueva.

Isaías 65:17, 21-25 – Los redimidos construirán casas, plantarán viñas, y disfrutarán la

Tiera Nueva.

Isaías 66:22, 23 –En la gloriosa Tierra Nueva vendremos a adorar a Dios de sábado en

sábado.

 

Derechos Reservados ©  Está Escrito Televisión


Como postergar tu Funeral:
0203

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

Cómo postergar tu funeral

INTRODUCCIÓN

Piensa por un momento ¿que ocurriría si de pronto la enfermedad el dolor y la

muerte desaparecieran de la tierra?

Los hospitales del mundo serían para otro uso. Los centenares de millones de

pacientes que cada año ingresan estarían en sus casas. Los billones que gastan en

salud se utilizarían en otras cosas. Los millones de doctores, deberían dedicarse a otra

cosa.

El mundo fue así una vez, sin médicos, enfermeras y hospitales. Los seres

humanos eran perfectos en cuerpo y mente, reflejaban la imagen de su Creador. Todas

sus facultades operaban en perfecta armonía con las leyes que Dios había puesto.

Desafortunadamente el pecado entró muy pronto y deshizo la armonía con su

Creador. El cuerpo humano sufrió la penalidad de la enfermedad y la muerte. Sus

facultades mentales y físicas se nublaron. Y así su deseo de servir a Dios se debilitó.

Su naturaleza espiritual cambió.

La relación íntima que existe entre la salud y una vigorosa experiencia espiritual,

a veces es pasada por alto. Pero la Biblia nos enseña claramente a cerca de esta

relación. Todo lo que afecta el cuerpo, afecta la mente, y la mente es el centro vital

para nuestra relación espiritual con Dios.

Obviamente Satanás, conociendo esto, busca dañar el cuerpo y con eso

consigue el control de la mente, o viceversa. El presenta cosas agradables a los ojos,

así fue como venció a Eva. Millones hoy son esclavos de las drogas, acohol y tabaco,

exceso de comida, falta de ejercicio.

Cuando Cristo vino, claramente demostró que su propósito era restaurar al ser

humano en su totalidad, física, mental y espiritual. En su primer sermón Jesús enfatizó

su misión de restaurar cada aspecto del ser humano (Lucas 4:16-21; Lucas 19:10;

Hechos 10:38).

Hay una razón divina en el énfasis del cuidado de la salud. La conección entre la

mente y el cuerpo es tan íntima que lo que afecta a una afecta a la otra. Los médicos

saben muy bien que la condición de la mente puede afectar las funciones físicas del

cuerpo. La digestión, la respiración, el pulso, las funciones intestinales, pueden ser

afectadas por la mente.

“No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda

palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4).

1. ¿Qué instrucción específica que abarca todo nuestro estilo de vida nos da Dios

en Apocalipsis 14:7?

ESTÁ ESCRITO:

Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad

a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas” (Apocalipsis

14:7).

2. ¿Cómo glorificamos a Dios? ¿Dar gloria Dios tiene algo que ver con nuestros

hábitos de salud?

ESTÁ ESCRITO:

“¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en

vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados

por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los

cuales son de Dios” (1 Corintios 6:19, 20).

Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria

de Dios” (1 Corintios 10:31).

3. ¿Qué ferviente llamado nos hace el apóstol Pablo con relación a nuestros

cuerpos?

ESTÁ ESCRITO:

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis

vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto

racional” (Romanos 12:1).

4. El grupo que está esperando a Jesús ¿le rendirá a él todos sus hábitos

físicos?

ESTÁ ESCRITO:

“Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu,

alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo”

(Romanos 5:23).

5. ¿Qué enseña la Biblia sobre el uso de sustancias intoxicantes y bebidas

alcohólicas?

ESTÁ ESCRITO:

“El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora, y cualquiera que por ellos

yerra no es sabio” (Proverbios 20:1).

¿Para quién será el ay? ¿Para quién el dolor? ¿Para quién las rencillas? ¿Para

quién las quejas? ¿Para quién las heridas en balde? ¿Para quién lo amoratado de los

ojos? Para los que se detienen mucho en el vino, para los que van buscando la

mistura. No mires al vino cuando rojea, cuando resplandece su color en la copa. Se

entra suavemente; mas al fin como serpiente morderá, y como áspid dará dolor. Tus

ojos mirarán cosas extrañas, y tu corazón hablará perversidades” (Proverbios 23:29-

33).

6. ¿Qué clara advertencia nos hace Dios que se aplica a todos los que

contaminan sus cuerpos con alcohol, drogas o tabaco?

ESTÁ ESCRITO:

¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?

Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de

Dios, el cual sois vosotros, santo es” (1 Corintios 3:16, 17).

7. ¿Cuál era la dieta que Dios les dio originalmente a los seres humanos?

ESTÁ ESCRITO:

“Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está

sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para

comer” (Génesis 1:29).

“Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás

comer” (Génesis 2:16)

8. ¿Cuántos tipos de animales introdujo Noé en el arca?

ESTÁ ESCRITO:

“De todo animal limpio tomarás siete parejas, macho y su hembra; mas de los

animales que no son limpios, una pareja, el macho y su hembra. También de las aves

de los cielos, siete parejas, macho y hembra, para conservar viva la especie sobre la

faz de la tierra” (Génesis 7:2, 3).

9. ¿Cómo podemos determinar si un animal es limpio o inmundo?

ESTÁ ESCRITO:

“Habló Jehová a Moisés y a Aarón, diciéndoles: Hablad a los hijos de Israel y

decidles: Estos son los animales que comeréis de entre todos los animales que hay

sobre la tierra. De entre los animales, todo el que tiene pezuña hendida y que rumia,

éste comeréis. Pero de los que rumian o que tienen pezuña, no comeréis éstos: el

camello, porque rumia pero no tiene pezuña hendida, lo tendréis por inmundo” Levítico

11:1-4, 7).

10. ¿Qué nos dice Dios acerca del puerco o cerdo?

ESTÁ ESCRITO:

“También el cerdo, porque tiene pezuñas, y es de pezuñas hendidas, pero no

rumia, lo tendréis por inmundo. De la carne de ellos no comeréis, ni tocaréis su

cuerpo muerto; los tendréis por inmundos” (Levítico 11:7 .

11. ¿Qué principios generales nos dio Dios sobre los productos del mar?

ESTÁ ESCRITO:

“Esto comeréis de todos los animales que viven en las aguas: todos los que

tienen aletas y escamas en las aguas del mar, y en los ríos, estos comeréis. Pero

todos los que no tienen aletas ni escamas en el mar y en los ríos, así de todo lo que se

mueve como de toda cosa viviente que está en las aguas, los tendréis en abominación”

(Levítico 11:9-10).

12. ¿Qué sorprendente promesa le hizo Dios a Israel si seguía sus principios de

salud?

ESTÁ ESCRITO:

“Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de

sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna

enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu

sanador” (Exodo 15:26).

13. ¿Qué dice la Biblia que les sucederá a los que se mantengan en rebeldía

contra Dios contaminando sus cuerpos con determinadas prácticas, a pesar de

saber qué es lo mejor?

ESTÁ ESCRITO:

“Los que se santifican y los que se purifican en los huertos, unos tras otros, los

que comen carne de cerdo y abominación y ratón, juntamente serán talados, dice

Jehová” (Isaías 66:17).

14. ¿Qué les promete Dios en la Biblia a los que deseen vencer a los hábitos

físicos que los dominaron durante años?

ESTÁ ESCRITO:

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13).

15. ¿De dónde procede el poder para lograr la victoria? ¿Cómo podemos

recibirlo?

ESTÁ ESCRITO:

Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio

potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:12).

CONCLUSIÓN

La Biblia está llena de buenos consejos para sacar el máximo partido de la vida.

En Juan 10:10 Jesús nos asegura que él desea que vivamos una vida más abundante.

En 3 Juan 1:20 Juan expresa el deseo de que sus amigos tengan salud tanto espiritual

como física.

Los antiguos griegos hacían una distinción entre los aspectos físicos y

emocionales de la vida. Para ellos, las cosas espirituales eran muy importantes; y las

cuestiones físicas no lo eran tanto. Esas ideas ingresaron en el cristianismo con el

transcurso de los años y comenzamos a pensar que nuestro Dios no se interesa por

nuestro bienestar físico. Sin embargo, la Biblia revela que hay una estrecha vinculación

entre nuestra relación con Dios y nuestra salud física. En Exodo 15:26 y 23:25, Dios les

dijo a los israelitas que si se mantenían en íntima relación con él, y seguían sus

mandamientos, disfrutarían de mejor salud. Dios se denomina a sí mismo como

“Jehová tu sanador”.

Uno de los primeros principios de la buena salud es tener la certeza de que

estamos en armonía con Dios. Una buena salud espiritual se volcará sobre la salud

física.

El segundo principio es simple: lo que ingresas en tu cuerpo es lo que obtendrás

de él. No olvides que tu cuerpo no te pertenece. 1 Corintios 6:19, 20 enseña que Dios

ha comprado nuestros cuerpos con la sangre de su Hijo, y por lo tanto le pertenecen.

Eso convierte a nuestros cuerpos en una posesión muy cara y valiosa; y saber que le

pertenecen a otra persona debería estimularnos para cuidarlos mejor. ¿Cuál es la

mejor manera de cuidarlos? Consulta el Manual del Propietario, ¡la Biblia! Piensa en

alguna de las cosas que las personas introducen rutinariamente en sus cuerpos, ¡y

encima se sorprenden cuando caen enfermas!

Se espera que glorifiquemos a Dios con nuestros cuerpos (1 Corintios 6:19, 20).

Y al consultar su Palabra, Dios espera que encontremos los tesoros de la paz y de

salvación y longevidad que nos ofrece en ella.

MI DECISIÓN PERSONAL

Decido entregar mi cuerpo para que sea el templo donde habite el Espíritu

Santo. Decido introducir en mi cuerpo sólo aquellas cosas que le darán gloria a

Dios.

Por la gracia de Dios quiero comenzar a practicar los principios bíblicos de

salud.

Derechos Reservados ©  Está Escrito Televisión


Como tener una Mejor salud y Disfrutar de la Vida:
0204

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

¡Algunas personas piensan que cada uno de nosotros tiene predeterminado el

momento en que va a morir, que no hay nada que podamos hacer al respecto, de modo

que los hábitos saludables son de poca importancia! Esa actitud está totalmente

desconectada de toda la evidencia científica que claramente demuestra que nuestras

elecciones diarias afectan nuestra probabilidad de vivir una vida larga y saludable.

Apocalipsis 12:9 desenmascara a Satanás como engañador, y afirma que “engaña al

mundo entero”. Engaña a millones de cristianos haciéndoles creer que no importa

cómo traten a sus cuerpos, siempre y cuando sus “corazones” estén bien con Dios.

Ellos aceptan los placeres pasajeros de algunas indulgencias físicas degradantes, tales

como las drogas, el alcohol, el tabaco, sustancias alimenticias perjudiciales e

inmoralidad sexual, y en el proceso destruyen tanto su cuerpo como su alma. Escucha

estas claras palabras en Apocalipsis 21:27: “No entrará en ella [la Santa Ciudad]

ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que

están inscritos en el libro de la vida del Cordero.” Quienes degradan sus cuerpos con

abominaciones estarán fuera de la ciudad.

Sin embargo, Apocalipsis 14:7 nos insta: “Temed a Dios y dadle gloria...”; y darle

gloria involucra un compromiso de todo nuestro ser, de nuestro estilo de vida. Observa

en 1 Corintios 6:19-20 y 10:31: “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu

Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque

habéis sido comprados por precio [redimidos por la sangre de Jesús]; glorificad, pues, a

Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios. . . Si, pues,

coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.” En Romanos

12:1 Pablo apela fervientemente a que “presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo,

santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.” Las autoridades en el campo de

la medicina preventiva nos dicen que las prácticas de nuestro estilo de vida nos están

matando. Nuestras elecciones contribuyen a la enfermedad y a la muerte prematura o a

la salud y a una larga vida. Echemos una mirada a algunas prácticas que están

destruyendo millones de vidas, y a lo que podemos hacer al respecto

¿Estás desesperado por fumar? El sexto mandamiento dice, en Éxodo 20:13,

“No matarás”. El Dr. Linus Pauling, uno de los pocos científicos que alguna vez ganó

dos Premios Nobel, dijo que cada cigarrillo que fumas reduce tu vida en 14 . minutos.

En otras palabras, fumar es cometer un suicidio lento. El tabaco produce cientos de

miles de muertes cada año debido al cáncer, al enfisema y a las enfermedades

cardíacas. Pero Cristo puede librarte de este hábito adictivo y destructor así como sanó

a los enfermos hace 2000 años. La Biblia dice en Mateo 7:7-8: “Pedid, y se os dará;

buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que

busca, halla; y al que llama se le abrirá”. ¡Tú puedes ser liberado; por el poder y la

gracia de Dios, puedes dejar de fumar!

¿Estás luchando la Batalla de la botella? El alcohol afecta nuestro cerebro, el

órgano a través del cual el Espíritu Santo se comunica con nosotros. ¡Es por eso que el

diablo fabricó el alcohol en el laboratorio del infierno, porque el alcohol mata el cerebro!

Después de que una persona ha tomado algunos tragos, no tiene muchas inhibiciones;

por eso la bebida y la inmoralidad sexual van de la mano. Beber va unido a la caída

moral. Proverbios 20:1 dice: “El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora, y

cualquiera que por ellos yerra no es sabio”. El alcohol ocasiona crímenes, problemas

matrimoniales serios, problemas familiares y problemas relacionados con el trabajo;

todo como resultado de beber. No me hablen de “beber responsablemente”. ¡No existe

tal cosa! Te vuelves irresponsable cuando bebes porque el alcohol te engaña. Acerca

del alcohol Shakespeare dijo: “¡Oh, Dios! Cómo pueden los hombres colocar en sus

bocas un enemigo que les roba el cerebro”.

La dieta original del hombre: Cuando Dios creó la raza humana, le dio una

magnífica dieta compuesta de granos, oleaginosas y frutas; una dieta vegetariana.

Génesis 1:29. La dieta que Dios dio provee proteína muy adecuada. Animales fuertes

como el caballo y la vaca obtienen toda la proteína que necesitan de la avena, el maíz

y otros granos que comen. Obtienen su proteína de primera mano, de la tierra, y crecen

grandes y fuertes. El hombre que los mata y come su carne está obteniendo proteína

de segunda mano. No fue sino hasta el tiempo del diluvio de Noé que Dios autorizó al

hombre a comer carne. ¡El promedio de vida antes del diluvio era de 900 años! Génesis

5:5; 5:27; 9:29. Pero justo después del diluvio, debido a que la inundación catastrófica

había arrancado los árboles y las plantes, y temporariamente había destruido toda

vegetación, Dios le dio a Noé y a su familia autorización para comer carne. ¡E

inmediatamente la vida del hombre fue acortada cientos de años! Desde entonces, los

hombres han vivido vidas mucho más cortas. No es un pecado comer carne, porque

Dios dio autorización para hacerlo. Pero si comes mucha carne, tendrás más grasa

animal en tu dieta y en tus arterias. Así que debes reducir ese consumo elevado de

grasa en tu dieta. Si deseas la mejor dieta, por supuesto, elegirás una dieta

vegetariana, como era el plan de Dios.

Animales limpios e inmundos: La distinción que Dios hace entre animales

limpios e inmundos se remonta a mucho antes de que existiera una nación judía. En

Génesis 7:2 Dios se la menciona a Noé, siglos antes de Abraham, o del primer judío.

Cuando observamos la constitución anatómica de los animales, comprendemos que se

remonta a la creación: los animales limpios tienen pezuña hendida y rumian; los

animales acuáticos limpios tienen escamas y aletas: Levítico 11 y Deuteronomio 14. La

distinción hecha por Dios de limpio e inmundo no fue solamente para el tiempo del

Antiguo Testamento. Isaías 66:15-17 muestra que seguirá estando en vigencia cuando

Jesús regrese. “Porque he aquí que Jehová vendrá con fuego . . . y los muertos de

Jehová serán multiplicados. . . . Los que comen carne de cerdo y abominación y ratón,

juntamente serán talados, dice Jehová.” Dios nunca dijo que podíamos comer animales

inmundos! No debiéramos anhelarlo. Alguien hizo notar que “fue un hombre valiente el

primero en comer una ostra!”

Podemos aprender a controlar nuestro apetito. Podemos comer para vivir en vez

de vivir para comer. No necesitamos estar entre aquellos de quienes habla Dios en

Filipenses 3:19: “El fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre.”

Gustosamente el Señor nos ayudará a santificar nuestro paladar si se lo pedimos. En

vez de comida chatarra, podemos aprender a disfrutar del mejor combustible que

nuestros cuerpos merecen.

La visión de Pedro: Algunos podrán preguntarse acerca de la extraña visión

que tuvo Pedro en Hechos 10:1-35, cuando vio toda clase de animales inmundos y

Dios le dijo: “Levántate y come.” La respuesta de Pedro demuestra que durante los tres

años y medio que estuvo con Jesús, nunca escuchó de algún cambio en el status de

los alimentos inmundos. ¿Pero qué significado tenía? Pedro mismo, quien al comienzo

estuvo confundido, lo explica en los versículos 28, 34, 35: “A mí me ha mostrado Dios

que a ningún hombre llame común o inmundo . . . Comprendo que Dios no hace

acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace

justicia”. Y Pedro inmediatamente comenzó a enseñar acerca de Cristo a los gentiles, a

quienes antes había despreciado. La visión de Pedro se refería a personas, no a

comidas. La Biblia se interpreta a si misma, si tan solo se lo permitimos.

Recibimos nuestra salud como un depósito sagrado. El descuido de esta

maquinaria inapreciable llamada nuestro cuerpo es un insulto al Creador.¡Jesús quiere

que estemos saludables! Él puede ayudarnos a cambiar nuestro estilo de vida

descuidado y autodestructivo, por uno que el cielo pueda aprobar. En Juan 15:5 Jesús

dice: “Separados de mí nada podéis hacer”. Por otro lado, el apóstol Pablo proclama

triunfantemente en Filipenses 4:13: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Sin

Cristo, no podemos hacer nada. ¡Con él, podemos hacer todas las cosas! Jesús dice:

“Entrégame todo, y permíteme hacer milagros en tu vida. Coloca tu vida en el altar y

dame tu corazón. ¡Mis brazos están extendidos para darte la bienvenida!”

3 Juan 1:2 - Dios desea que prosperemos y que tengamos salud.

1 Tesalonicenses 5:23 - La santificación incluye el cuerpo, la mente y las emociones

tanto como las facultades espirituales.

Romanos 12:1 - Debiéramos presentar nuestros cuerpos como un “sacrificio vivo” para

Dios.

1 Corintios 6:19-20 - Tu cuerpo es el templo de Dios. Cada uno de nosotros debiera

“glorificar a Dios” en nuestro cuerpo.

1 Corintios 10:31 - Cualquier cosa que comas o bebas hazlo para la gloria de Dios.

Proverbios 20:1 - “El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora”, y engañan a

muchos.

Proverbios 23:29-32 - No bebas vino fermentado. Produce tristeza, miseria y

contenciones. Y al final, “como serpiente morderá, y como áspid dará dolor.”

Isaías 5:11 - Ay de aquellos que se intoxican con bebida fuerte o vino.

Proverbios 31:4-5 - El vino y la bebida fuerte no son para los reyes ni los príncipes,

porque su efecto tóxico pervierte el juicio sabio.

Apocalipsis 5: 10 - Debido a que somos reyes y sacerdotes para Dios, necesitamos

mentes claras.

Génesis 1:29 - La dieta original del hombre fue vegetariana; consistía en frutas, granos

y oleaginosas.

Génesis 7:2 - Noé entendió la diferencia entre animales limpios e inmundos. Como

Dios le permitió comer alimentos limpios en el momento del diluvio, éstos entraron de a

siete; pero los inmundos de a dos.

Levítico 11:1-12 - Los animales limpios deben tener pezuña hendida o dividida y deben

rumiar. Los animales inmundos son los que, como el cerdo, no tienen las

características mencionadas. Los animales acuáticos limpios deben tener tanto aletas

como escamas.

Isaías 66:15-17 - Quienes se rebelan en contra de los parámetros dietéticos de Dios no

estarán en el reino.

Isaías 65:1-5 - Dios cataloga el comer animales inmundos juntamente con la idolatría

pagana.

Hechos 10:9-16 - La sábana de Pedro con toda clase de animales inmundos,

incluyendo ratas, caimanes y buitres. Dios le dice que se levante y coma. ¡Pedro se

horroriza! ¿Qué quiere decir Dios? El versículo 17 indica que Pedro no está seguro.

Hechos 10:28 y 34 - Pedro explica que la visión no se aplica a la comida sino a llamar

inmundos a los gentiles. En esta visión, Dios derriba la barrera racial de prejuicio.Pedro

ahora está abierto para testificar a los gentiles. La visión se refiere al hecho de que por

medio de la cruz, todas las barreras entre las personas son derribadas.

Filipenses 4:13 - Dios provee fortaleza espiritual para vencer hábitos físicos.

Hebreos 4:15-16 - Jesús fue tentado como nosotros. Él ayunó 40 días y venció; de

modo que nosotros, también, podemos recibir su “ayuda”, su poder para vencer.

 

Derechos Reservados ©  Está Escrito Televisión


Bautismo Cristiano:
0205

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

Bautismo y Fe

Marcos 16:15,16

Bautismo y Arrepentimiento

Hechos 2:38

Preparación para el Bautismo

Hechos 16:31-33

Significado Espiritual

Hechos 22:16

Tito 3:5

Apocalipsis 1:5

1 Pedro 3:21


Bautismo y Cristo:
0206

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

Ejemplo Divino

Mateo 3:13

En el Nombre de Cristo

Mateo 28:19

Galatas 3:27

Romanos 6:3,4,8

Colosenses 3:1

Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.

Colosenses 2:12


Bautismo y Espiritu Santo:
0207

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

En el Bautismo de Cristo

Mateo 3:16-17

Promesa del Espiritu

Hechos 2:38

Recibiendo al Espiritu

Hechos 10:47,48

1 Corintios 12:12,13


Reconciliados con Dios:
0208

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

El ruego divino

2 Corintios 5:20

Reconciliación como Ministerio

2 Corintios 5:18

Condiciones para la Reconciliación

Romanos 5:10

Frutos de la Reconciliación

Colosenses 1:20

El Precio de la Reconciliación

Isaias 53:5

1 Pedro 2:24

Reconciliación y Cristo

Juan 1:29

Romanos 5:11

Dios y Reconciliación

2 Corintios 5:19

Isaias 53:6

Instrumento de Reconciliación

Efesios 2:16

Proposito de la Reconciliación

Colosenses 1:21-22


Nueva Creacion:
0209

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

Instrumento de Conversión

 1Pedro 1:23

El poder de la Palabra

Salmo 33:6

Lo de mayor Valor

Galatas 6:15

Resultados

2 Corintios 5:17

Hechos 9:1-22

Hechos 26:1-23


Frutos de Arrepentimiento:
0210

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

Respuesta Sincera

Salmo 38:18

Tristeza Espiritual y Mundana

2 Corintios 7:10

La Tristeza según Dios

2 Corintios 7:11

Responsabilidad con Dios

Mateo 3:8

Arrepentimiento y la obra de Dios

Romanos 2:4

Juan 3:10


 


 
  Conocen nuestro sitio 445310 visitantes (1652583 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!