Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  E130
 

blackmanteacherreadinghac61.gif predicador1 image by bibliadeestudioadventista
iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista
Edicion:
 
Biblia de Estudio Adventista

Nota:
 
Deseamos que tu estudio personal sea discernido espiritualmente por medio de la oracion y la reflexion,solo incluimos ocasionalmente notas explicativas cuando lo hemos considerado necesario

Estudios Tematicos Sugeridos:
                                                           SubtemaS: 121.130

 

El codigo de la Felicidad.121

La Ley y la Gracia.122

Principios que noCambian.123

El Dia del Seņor.124

Tierra Vendida.125

Herencia Sacerdotal.126

Devolucion de la Tierra.127

Linderos Sagrados.128

Destruccion de la Tierra.129

Tierra Prometida.130


El Codigo de la felicidad:
0121

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

El código de la felicidad

INTRODUCCIÓN

Cuéntase que uno de los monarcas de la antigüedad, con el afán de estimular a

sus súbditos a vivir vidas buenas y puras, promulgó una ley en virtud de la cual

disponía que a todo súbdito del reino que cometiese adulterio o fornicación se le

quitasen ambos ojos.

Quiso la fatalidad que el propio hijo del monarca fuera el primero que infringiera

la ley. Llegada la noticia a oídos del rey, éste pasó algunas horas de angustiosa

incertidumbre sobre lo que debía hacer. Por una parte, sus sentimientos paternales

clamaban con toda la fuerza del corazón humano para que se perdonara al joven. Pero

por otro lado esto no podía ser, puesto que en el imperio, una vez sellada la ley con

anillo real, debía ponerse en efecto, sin tener en cuenta de quién se trataba.

Después de horas de angustioso conflicto el rey lanzó un suspiro de alivio, y

escribió este decreto: “Las leyes de mi reino no pueden dejar de cumplirse. Cúmplase

la ley en este caso. Esta exige dos ojos como castigo por la falta cometida. Quítese uno

a mi hijo y otro a mí”.

El Monarca supremo del universo promulgó una ley que ha regido desde la

eternidad y continuará en vigencia por la eternidad. No puede dejar de cumplirse. Es la

base de su gobierno, y su falta de cumplimiento acarrea consecuencias inevitables.

Esa ley fue violada por el hombre. Este cometió “pecado”, que según la Palabra

de Dios es “transgression de la ley”, y desgraciadamente, “la paga del pecado es

muerte”.

El monarca antiguo ofreció pagar él mismo la mitad de la culpa, pero la Divinidad

decidió hacerse cargo de todo el castigo por el pecado de los hombres; por eso dicen

las Sagradas Escrituras que Dios “cargó en Cristo el pecado de todos nosotros”.

1. ¿Quién escribió y promulgó la ley de Dios?

ESTÁ ESCRITO:

“Entonces Jehová dijo a Moisés: Sube a mí al monte, y espera allá, y te daré

tablas de piedra, y la ley, y mandamientos que he escrito para enseñarles” (Exodo

24:12).

“No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda

palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4).

 Estas palabras habló Jehová a toda vuestra congregación en el monte, de en

medio del fuego, de la nube y de la oscuridad, a gran voz; y no añadió más. Y las

escribió en dos tablas de piedra, las cuales me dio a mí” (Deuteronomio 5:22).

2. ¿Con qué hermosas palabras se refirieron, el rey David en el Antiguo

Testamento y el apóstol Pablo en el Nuevo Testamento, a la ley de Dios?

ESTÁ ESCRITO:

La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová

es fiel, que hace sabio al sencillo” (Salmos 19:7).

Mejor me es la ley de tu boca Que millares de oro y plata” (Salmo 119:72).

“De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y

bueno” (Romanos 7:12).

3. ¿Qué bendiciones promete Dios a los que guardan sus mandamientos?

ESTÁ ESCRITO:

“Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para

guardar y poner por obra todos sus mandamientos. . . vendrán sobre ti todas estas

bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios. Bendito serás tú en la

ciudad, y bendito tú en el campo. . . Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar.

Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir. . . Jehová te enviará su bendición

sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano. . . Y te hará Jehová

sobreabundar en bienes. . . Si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que

yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas” (Deuteronomio 28:1-13).

4. ¿De qué disfrutarán los que guardan los mandamientos de Dios?

ESTÁ ESCRITO:

“¡Oh, si hubieras atendido a mis mandamientos! Fuera entonces tu paz como un

río, y tu justicia como las ondas del mar” (Isaías 48:18).

Mucha paz tienen los que aman tu ley, y no hay para ellos tropiezo” (Salmos

119: 165).

5. ¿Durante cuánto tiempo permanecerán en vigencia los mandamientos de la ley

de Dios?

ESTÁ ESCRITO:

“Cercano estás tú, oh Jehová, y todos tus mandamientos son verdad. Hace ya

mucho que he entendido tus testimonios, que para siempre los has establecido”

(Salmos 119:151, 152).

“Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni

una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido” (Mateo 5:18).

6. ¿Qué pacto, que incluye su santa ley, hará Dios con en pueblo en los últimos

días?

ESTÁ ESCRITO:

“Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel Después de aquellos

días, dice el Senor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las

escribiré; y seré a ellos por Dios, y ellos me serán a mí por pueblo” (Hebreos 8:10).

“Este es el pacto que haré con ellos después de aquellos días, dice el Señor:

Pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las escribiré” (Hebreos

10:16).

7. ¿Anulamos la ley de Dios, por el hecho de creer en Cristo y tener fe en él?

ESTÁ ESCRITO:

“Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos

la ley” (Romanos 3:31).

8. ¿Tendrá Dios un pueblo en el tiempo final que aceptará y obedecerá todos sus

mandamientos a pesar de la ira del diablo?

ESTÁ ESCRITO:

“Entonces el dragón (diablo) se llenó de ira contra la mujer (iglesia); y se fue a

hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los

mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo” (Apocalipsis 12:17).

“Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de

Dios y la fe de Jesús” (Apocalipsis 14:12).

CONCLUSIÓN

LA LEY DE DIOS

I

No tendrás dioses ajenos delante de mí.

II

No te harás imagen, ni ninguna semejanza de cosa que esté arriba en el cielo, ni abajo

en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra: No te inclinarás a ellas, ni las honrarás;

porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre

los hijos, sobre los tercero y sobre los cuartos, a los que me aborrecen, y que hago

misericordia en millares a los que me aman y guardan mis mandamientos.

III

No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová

al que tomare su nombre en vano.

IV

Acordarte has del día de reposo, para santificarlo: seis días trabajarás, y harás toda tu

obra; mas el séptimo día será reposo para Jehová tu Dios: no hagas en él obra alguna,

tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está

dentro de tus puertas: porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, la mar y

todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día: por tanto Jehová bendijo

el día del reposo y lo santificó.

V

Honra a tu padre y a tu madre, porque tus días se alargue en la tierra que Jehová tu

Dios te da.

VI

No matrás.

VII

No cometerás adulterio.

VIII

No hurtarás

IX

No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

X

No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni

su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.

MI DECISIÓN PERSONAL

Acepto que la ley de Dios fue establecida para siempre.

Anhelo obtener la paz de que disfrutan los que guardan los mandamientos

de Dios.

Deseo que Dios escriba su ley en mi corazón.

 

Derechos Reservados ©  Está Escrito Televisión


La Ley y la Gracia:
0122

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

LA LEY Y LA GRACIA

La mayor parte de las personas procuran hacer de su hogar un refugio de las

tensiones de la vida en un mundo frío y difícil. Intentan hacerlo un lugar de amor y

seguridad. Pero los futuristas nos dicen que el hogar está encaminado hacia unos

cambios muy dramáticos. La verdadera pregunta es: ¿Cómo sobrevivirán los valores

de la familia en el siglo 21? ¿Cómo será la vida de tu hogar en el siglo 21? Algunas de

las estadísticas parecen ser buenas nuevas. La mayoría de los futuristas están de

acuerdo en que pasaremos mucho mas tiempo en casa en el siglo 21.

Pero también hay noticias que nos preocupan acerca de cuan facilmente pueden

entrar en el hogar costumbres dañinas. Hoy hay más y más avenidas para la entrada

de material peligroso e inmoral. Sabemos cuán rápido un virus o una mentira se puede

difundir a millones por el Internet. Individuos perturbados pueden intentar obtener el

nombre y dirección de un miembro de la familia a través del e-mail. Grupos fanáticos y

sectas extrañas descubren que el Internet es una gran forma de esparcir su

propaganda. Cualquier loco ahora puede tener un web site.

En los siguientes años veremos los televisores de alta definición con imágenes

tal claras como fotos luminosas. Pero ¿qué del contenido, los mensajes que nos llegan

tan persistentemente? Si encendemos el televisor, ya no vemos familias. La familia

está fuera, y el sexo y la violencia dentro. Un experto nos dice que nuestra sociedad

“celebra el desorden mientras que lo condena”.

Valores diferentes compiten por nuestra atención y nuestra lealtad. Nuestros

hijos están expuestos a muchas versiones del bien y el mal. Así que una parte muy

importante de proteger a la familia es ayudarles a hacer buenas elecciones, ayudarles

a poder distinguir los valores. Tienen que ver por sí mismos la diferencia entre

saludable y malsano, entre lo moral e inmoral.

Apocalipsis 14:7 dice, “Temed a Dios y dadle gloria, porque la hora de su juicio

ha llegado”. Dios está juzgando al mundo. Y el tiene una norma muy clara en la cual

basará sus juicios de bien y mal. Santiago 2:10-12, hablando de los diez

mandamientos, dice que seremos “juzgados por la ley de la libertad”. La ley de Dios es

la norma divina por la que seremos juzgados. Es la ley de la libertad porque el permiter

que la gracia de Dios transforme nuestros corazones para poder obedecerle nos libera

de la esclavitud del pecado.

Nota lo que Apocalipsis 11:19 dice que Juan vio en el cielo: “el templo de Dios

fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo”. Juan nos está

mostrando que el templo en el cielo contiene el arca del pacto, que contiene los Diez

Mandamientos. La ley de Dios es una transcripción del carácter de Dios, una

descripción de su voluntad. Nos muestra claramente la diferencia entre el bien y el mal.

Esta verdad acerca de la ley de Dios y su juicio ha estado desapareciendo entre

los Cristianos en años recientes. Los creyentes no quieren hablar mucho de esto.

Muchos no quiere pensar sobre esto. Y parte de la razón que estamos luchando por

proteger a nuestras familias es porque le hemos dado la espalda a la ley de Dios por

tanto tiempo. Sólo queremos hablar del evangelio, no comprendiendo que el juicio y la

ley son parte del evangelio. La razón por la cual Jesús murió en la cruz fue para

“justificarnos” en el juicio, para justificarnos ante la ley de Dios.

Pero hemos perdido nuestro sentido de responsabilidad ante un Dios santo y el

sentido de que él tiene una gran Norma de comportamiento, algo contra lo cual medir

nuestras vidas. La Biblia define el pecado en 1 Juan 3:4 como, “el pecado es

transgresion de la ley”. Pecado es violar el código de conducta del cielo.

En Juan 14:15 Jesús dice, “Si me amáis, guardad mis mandamientos”. El amor

no me induce a hacer lo que quiero, me lleva a hacer lo que a Él le agrada. 1 Juan 2:3,

4 agrega estas palabras poderosas: “Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si

guardamos sus mandamientos. El que dice: yo le conozco, y no guarda sus

mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no esta en él”. Cuando estamos

comprometidos con Cristo, cuando verdaderamente le conocemos y nos rendimos a él,

la respuesta natural es obedecerle.

En un nivel práctico, la ley de Dios obra como un espejo para yudarnos a ver

problemas específicos en nuestras vidas, pecados específicos. En Romanos 7:7 Pablo

dice: “Pero yo no conocí el pecado sino por la ley. Porque tampoco conociera la

codicia, si la ley no dijera: no codiciarás”. Romanos 3:20 agrega, “Por medio de la ley

es el conocimiento del pecado”. La ley de Dios revela lo que es el pecado. Define el

pecado. No somos salvos por la ley. Somos salvos por la gracia. Efesios 2:8, 9,

“Porque por gracia soys salvos por medio de la fe... no por obras, para que nadie se

glorie”. La salvación llega sólo por medio de la gracia. Pero la gracia nos induce a

obedecer, no a desobedecer. “Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues

no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia”. Romanos 6:14. En este versículo Pablo

declara que no seremos dominados por el pecado, el quebrantamiento de la ley,

porque la gracia de Dios, su misericordia para redimirnos de nuestra culpa pasada y su

poder obrando en nuestra vida, nos capacitará para obedecer a Dios.

La gracia y la fe no invalidan la ley de Dios. Romanos 3:31 pregunta: “¿Luego

por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley”. Así que

la fe, lejos de deshacer los mandamientos de Dios, nos lleva a guardarlos. Cristo

mismo dijo en Mateo 5:17, “No penséis (en otras palabras, ¡ni se te ocurra pensar!) que

he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para

cumplir”. Si Dios hubiese optado por destruir su ley y asi bajar su norma de justicia,

entonces Jesús no hubiese tenido que morir en la cruz, porque entonces no hubiese

habido penalidad que pagar.

La ley simplemente revela que somos pecadores, no nos puede salvar. Pero lo

que la ley sí puede hacer es llevarnos a los brazos de un Salvador que sí nos salva.

Vemos nuestra debilidad, nuestro pecado, y clamamos, “¡Ayúdanos”! Así es como en

Gálatas 3:24 dice que la ley nos conduce a Cristo. Salmo 19:7 dice, “La ley de Jehová

es perfecta, que convierte el alma”. Pero para muchos, la ley ya no hace eso, porque

ha perdido su poder. Aun en algunas iglesias se enseña que Dios no tiene normas

absolutas y que su ley ya no es relevante para nuestras necesidades. Algunos

mantienen que la ley de Dios ya se descartó para dar lugar al Reino de Gracia. Pero

quitar la norma del bien y el mal trae caos.Estamos cosechando desenfreno,

inmoralidad y rebelión.

Se estima que más de 35 millones de leyes han sido escritas por seres humanos

para controlar el comportamiento. Pero con sólo diez preceptos breves, el

Todopoderoso formalizó el código que cubre toda la conducta humana. Y este código

se hizo para que perdure, ¡el mismo dedo de Dios lo grabó en tablas de piedra! En

realidad, la ley de Dios ha existido desde la eternidad. Salmo 111:7-9 dice, “Fieles son

todos sus mandamientos”. Afirmados eternamente y para siempre... Para siempre ha

ordenado su pacto”. Mucho antes del Sinaí, o incluso de Adán y Eva, esa norma

inmutable del bien había sido la base del gobierno del cielo. La mayor parte de los

ángeles vivieron felices con esos preceptos y fueron bendecidos. Satanás y sus

conspiradores intentaron hacer sus propias leyes, resultando en un trágico conflicto y la

pérdida del paraíso. Cuando Adán y Eva quebrantaron su confianza en Dios en el

Jardín del Edén, su mundo se derrumbó a sus pies.

En Hebreos 8:10 Dios promete: “Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre

su corazón las escribiré; y seré a ellos por Dios, y ellos me serán a mí por pueblo”.

Podemos ser transformados por la gracia de Dios —tan transformados que con amor

obedezcamos su ley. ¿Te gustaría decir, “Jesús, en un mundo sin ley, yo anhelo

guardar tu ley. Por favor, cámbiame por dentro?”

Salmos 111:7, 8 - Los mandamientos de Dios son el código eterno de conducta del

cielo que permanece firme para siempre.

Romanos 3:20 - La ley de Dios, revelando el pecado, nos lleva a ver nuestra culpa y

nos conduce a Jesús.

Salmo 19:7 - La ley de Dios es “perfecta”, una agencia divina conduciéndonos a la

conversión.

Salmos 19:11 - En guardar sus mandamientos hay una gran recompensa.

Romanos 6:14 - No estamos “bajo la ley” como un medio de salvación, a salvación

viene totalmente y siempre por la gracia. (Efesios 2:8)

Romanos 6:15 - Aunque no estamos bajo la ley, esto no nos da libertad de quebrantar

la Ley de Dios.

1 Juan 2:4 - En la Biblia, el pecado está literalmente y expresamente definido como

quebrantar la ley de Dios.

Santiago 2:10-12 - Los Diez Mandamientos son como una cadena de eslabones: si se

rompe uno, toda la cadena se rompe.

Isaías 59:1, 2 - El pecado, o el quebrantar la ley de Dios, nos lleva a separación de

Dios y muerte eterna. (Romanos 6:23)

Romanos 3:31 - Cuando somos salvos por la fe, deseamos guardar la ley de Dios.

(Hebreos 10:7; Juan 8:29)

Juan 14:15 - El amor siempre nos conduce a obedecer. Jesús dijo, “Si me amáis,

guardad mis mandamientos”.

1 Juan 5:3 - “Este es el amor de Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus

mandamientos no son gravosos”.

1 Juan 2:4, 5 - “el que dice: yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es

mentiroso, y la verdad no esta en él”.

Hebreos 8:10; 10:16 - En el nuevo pacto, Jesús escribe su ley en nuestros corazones.

Salmos 40:8 - El pone en nuestro corazón el deseo de hacer su voluntad.

Proverbios 28:9 - “El que aparta su oido para no oir la ley, su oración también es

abominable”.

Apocalipsis 14:12 - El pueblo de Dios de los últimos días guarda sus mandamientos por

la fe.

Apocalipsis 12:17 - Su remanente, como los fieles de todas las edades, guardan su ley.

EL MAYOR ENGAÑO DE LA HISTORIA

Una historia fascinante de la mitologa griega nos advierte en contra del engaño

disfrazado con ropaje religioso. Los griegos, no pudiendo derrotar a los troyanos,

decidieron usar el engaño. Edificaron un enorme caballo de madera y lo trajeron a la

puerta de la ciudad de Troya, declarando que era una ofrenda para la diosa Atena.

Pero soldados griegos armados estaban escondidos dentro del caballo. Los griegos lo

dejaron fuera de las puertas de Troya, subieron a sus barcos y se fueron.

Los troyanos se alegraron en recibir este regalo del favor divino, abrazándolo

como un símbolo de victoria de sus dioses. Pero esa noche, una vez que el caballo

estuvo dentro de la ciudad, cientos de soldados griegos saltaron de adentro por una

puerta secreta. Estos soldados abrieron las puertas de la ciudad para que otros griegos

que habían regresado entrasen. La ciudad fue incendiada. Los troyanos habían

aceptado una falsedad y fueron derrotados por ese engaño. Una ofrenda para sus

dioses, un símbolo religioso en el cual al comienzo se regocijaron, fue en realidad parte

del plan engañoso del enemigo.

¿Será que hay un caballo de Troya en la iglesia cristiana? ¿Será que millones

podrían ser engañados y no saberlo? Tal vez hemos aceptado la así llamada “ofrenda

a Dios” que es en realidad una falsedad bajo disfraz religioso. Déjenme hablar claro:

Los engaños más grandes de Satanás son engaños religiosos. Satanás disfraza al

error de verdad. Es un adversario muy astuto que hará cualquier cosa por engañarnos,

incluyendo el substituir un falso día de adoración religiosa en lugar del Sábado de los

Diez Mandamientos! El engaño maestro de Satanás, su caballo de Troya bajo el disfraz

de religión, es un día falso de adoración.

Aunque parezca increíble, la Biblia lo predice. ¡Dios vio de antemano que un

poder rival se atrevería a intentar cambiar su santa ley! El Diablo sabe que si puede

iniciar un cambio en los diez mandamientos, escritos con el propio dedo de Dios sobre

tablas de piedra, él puede abrir las puertas para que toda otra clase de especie de

falsedades fluyan dentro de la iglesia cristiana. Veamos cómo ocurrió...

El sueño asombroso de Daniel:

En Daniel 2 leemos acerca del sueño del rey

Nabucodonosor de una gran imagen. Veremos el capítulo siete, donde Daniel mismo

tuvo un sueño y vio cuatro

“bestias” levantarse del mar.

Estos sueños divinamente

inspirados están llenos de

significado vital para nosotros

hoy. El capítulo siete de Daniel

es como un repetición

instantánea del capítulo dos de

Daniel, solo que es mejor,

porque agrega más detalles y

mira las cosas desde una

perspectiva diferente. El sueño

de Daniel empieza en los días

de Babilonia, pero nos lleva a

través de los días de Babilonia,

Medo-Persia, Grecia, y Roma,

los cuatro imperios mundiales.

Nos lleva a través de los

primeros días del cristianismo y

nos muestra cómo, después de

la muerte de Cristo y sus

discípulos en los primeros siglos,

se levantaría un poder que

intentaría cambiar el Sábado.

Lee Daniel 7:1-8 y. Note

que la cuarta bestia era

indescriptible, ¡no como un león,

un oso, un leopardo, o nada que

Daniel hubiese visto antes! La

cuarta era una bestia espantosa,

poderosa, con hierro en los

dientes y diez cuernos. Y de

esos diez cuernos, Daniel vio

salir otro cuerno. Este “cuerno

pequeño” llegó a ser un gran poder. Daniel 7:8 dice, “Este cuerno tenía ojos como de

hombre, y una boca que hablaba grandes cosas ”, el versículo 20 dice, “grandes

cosas”. Y este cuerno pequeño intentó cambiar los mandamientos y la misma Ley de

Dios.

Develando los símbolos:

Algunos creen que el interpretar las profecías es en

realidad la especulación de cada persona. Pero 2 Pedro 1:21 dice, “Porque nunca la

profecía fue traída por voluntad humana”. Eso quiere decir que no depende de lo que

yo personalmente pienso que la profecía significa, no debería darle mi propia

interpretación privada, porque la Palabra de Dios se explica a sí misma, si se lo

permitimos. Dios nos dice claramente en Daniel 7:17 y 23 que “Estas cuatro grandes

bestias son cuatro reyes que se levantarán... La cuarta bestia será un cuarto reino en la

tierra”. Así que estas bestias no son cuatro reyes individuales sino cuatro reinos o

imperios mundiales sucesivos. Es más, la Biblia dice que la cuarta bestia “será un

cuarto reino en la tierra”. Aun hoy usamos bestias o animales como símbolos. Usamos

al oso Ruso como el símbolo de ese país, al león real para Inglaterra, al águila para los

Estados Unidos. Así como usamos animales como símbolo de las naciones, así

también lo hace Dios.

¿Qué reinos o naciones representan las bestias del sueño de Daniel? Los

capítulos 2 y 7 de Daniel contienen paralelos notables. Por ejemplo, la última parte de

la imagen tenía diez dedos, y la última bestia tiene 10 cuernos. Los cuatro metales y las

cuatro bestias simbolizan los mismos cuatro imperios mundiales. La cuarta bestia es el

Imperio Romano que cayó en 476 d.C. y fue dividido en las naciones modernas de

Europa representadas por los diez cuernos. Este punto en la historia fue después de la

muerte de Cristo, después de la iglesia apostólica. En esos días cuando Roma estaba

siendo dividida, algo sucedió. En Daniel 7:8 el profeta vió esos diez cuernos, las diez

divisiones de Roma, y vió salir de entre ellos un cuerno pequeño que tenía “ojos como

los ojos de un hombre, y boca que hablaba grandes cosas”.

El misterioso cuerno pequeño: ¿

Dónde se levantaría este poder? No en Asia,

no en Africa o Sudamérica, pero de “entre” los diez cuernos, lo cual significa que del

Imperio Romano, de Roma. ¿Cuándo se levantaría este poder? Daniel 7:24 nos dice

“después” de la caída de Roma y su subsecuente ruptura en el 476 d.C. Este cuerno

tenía “ojos como de hombre”. 1 Samuel 9:9 dice que un profeta era llamado un

“vidente” porque el veía con la sabiduría de Dios y de por adelantado. Pero este poder

llamado cuerno pequeño no tiene los ojos de Dios, sino ojos de hombre. Este poder

está basado no en la sabiduría divina de Dios, sino en la sabiduría humana.

Algo de este cuerno pequeño lo hizo fundamentalmente diferente a los otros diez

cuernos. Daniel 7:24 dice que este poder llamado cuerno pequeño sería “diferente a los

anteriores”, a los otros diez. Las primeras diez divisiones del Imperio Romano llegaron

a ser las naciones modernas de Europa occidental y son todos de naturaleza política.

Este “cuerno pequeño” sería “diferente” sería ser un poder religioso (o por lo menos un

híbrido, siendo parte religioso y parte político, una entidad religioso–política).

Daniel 7:8, 11, 20 enfatiza que este “cuerno pequeño” tenía “una boca y hablaba

grandes cosas”. Traducciones modernas dicen “se jactaba”, “palabras pomposas”, etc.

Finalmente, Daniel 7:25 divulga que “él (el poder llamado cuerno pequeño) hablaría

grandes cosas contra el Altísimo”. Claramente, entonces, Dios nos está diciendo que

este pode, este poder religioso que es “diferente” de todos los otros poderes de

Europa, este poder que se levantaría en Roma luego de la caída y división del Imperio

Romano, se jactaría de grandes cosas y decretos. ¡Hablaría pomposamente,

jactanciosamente, aún diciendo tener poder infalible para cambiar la Ley de Dios y el

día de adoración!

Sabemos que la iglesia Católica Romana es responsable de este cambio

predicho por dos razones: (1) es la única institución que podría haberlo hecho, y (2)

¡admite haberlo hecho! El Catecismo es un libro de preguntas y respuestas usado

como el manual oficial de entrenamiento para instruir a nuevos miembros de esa

iglesia. En la página 50 del El Catecismo del Converso leemos: “PREGUNTA: ¿Cuál es

el día de reposo? RESPUESTA: El sábado es el día de reposo. PREGUNTA: ¿Por qué

observamos el domingo en vez del Sábado? RESPUESTA: Observamos el domingo

en vez del sábado porque la Iglesia Católica transfirió la solemnidad del sábado al

domingo”. ¡Vez tras vez, en muchas fuentes oficiales, la iglesia osadamente admite

haber cambiado el día!

La tradición no cuenta. El pensamiento popular dice que la tradición, si es

antigua y de larga vida, debe ser honrada. ¡Si fuese así, entonces la prostitución, como

“la profesión más antigua del mundo” merece gran respeto de todos nosotros! Pero

cuán antigua sea una práctica no tiene nada de peso en cuanto a cuán válida es. La

Antiguedad del error prueba sólo que hemos estado equivocados por mucho tiempo!

Además, si lo que nos debe impresionar es la antiguedad de una tradición, entonces no

hay argumento, ¡el séptimo día sábado es el día del Señor, porque nos lleva hasta la

misma Creación, sin ninguna discusión! Jesús dió la opinión del cielo en cuanto a las

tradiciones de los hombres en Mateo 15:3, 6, 9 y dijo claramente que es adorarle “en

vano”.

Una cuestión de autoridad.

Algunas personas preguntan: ¿Qué importa qué

día sea”? No es un asunto de días, sino de dueño. No estamos hablando simplemente

de días. Estamos hablando de dueños o alianzas, lealtad al dueño de nuestra vida. En

el análisis final, ¿quién es nuestro Dueño? ¿Jesús, o líderes de la iglesia? Días, como

tales, no son importantes, pero la Biblia lo es. ¿Seguiremos las tradiciones de hombres

errados o la Palabra de Dios? La elección es nuestra. El apóstol Pedro declaró

audazmente: “es menester obedecer a DIOS antes que a los hombres”. Hechos 5:29.

Examinando Daniel 7:25.

Cuando Dios predijo que el poder del cuerno

pequeño “pensaría en cambiar los tiempos y la ley”, se refería a leyes divinas. Las

leyes de los hombres, como leyes de tránsito, de impuestos, etc. cambian con tanta

frecuencia que ni son dignas de mención y no estarían mencionadas en la Biblia. Y el

único de los Diez Mandamientos de Dios que tiene que ver con el tiempo es el cuarto

mandamiento, tocante al sábado. ¿Pero por qué dice la profecía que el cuerno

pequeño “pensaría” en cambiar la ley? ¿Puede algún poder terrenal realmente cambiar

la ley escrita con el dedo de Dios? ¡No, pero el cuerno pequeño se atrevería a “pensar”

en cambiar la Ley de Dios! La Biblia católica, version Douay, traduce Daniel 7:25 de la

siguiente manera: “y se pensará capaz de cambiar los tiempos y la ley”.

De Génesis a Apocalipsis.

El primer cardenal designado por la iglesia Católica

Romana en los Estados Unidos fue el Cardenal James Gibbons, Arzoobispo de

Baltimore. Fue un erudito brillante. En su libro, La Fe de Nuestros Padres, del cual se

vendieron millones de copias en América, sto es lo que él dice en la página 89: “usted

puede leer la Biblia del Génesis al Apocalipsis, y no encontrará una sóla línea que

autorice la santificación del Domingo. Las Escrituras exigen la observancia religiosa del

Sábado, un día que nosotros (los Católicos) nunca santificamos”.

Derechos Reservados ©  Está Escrito Televisión


Principios que no Cambian:
0123

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

Principios que no cambian

INTRODUCCIÓN

Durante la guerra civil española de 1936 a 1939, el alcánzar de Toledo estuvo

sometido a un bombardeo constante de 42 días por parte de las fuerzas

gubernamentales. El comandante del alcánzar decidió resistir a toda costa. Pero los

sitiados lograron capturar a su hijo, y de inmediato telefonearon al comandante:

“Ríndase. Tenemos a su hijo”. Y para demostrar que era así, hicieron que el muchacho

mismo hablara por teléfono:

—Me dicen, papá, que si no te rindes me matarán.

Hubo un prolongado silencio. ¿Sacrificaría sus principios el comandante debido

a su profundo amor por su hijo?

—Mi hijo –respondió conmovido—, encomienda tu alma a Dios. Grita ¡Viva

España! Y muere como patriota. Adiós, hijo mío.

Así, aunque en una escala infinatamente mayor, sucedió con Dios. Entregó a su

Hijo a la muerte del Calvario, porque sus principios no podían ser quebrantados, y para

que el hombre, al mirar el costo pagado por su desobediencia, entendiera la magnitud

de su pecado y hallara gracia y poder para obedecer la ley. Y ésta es la prueba del

verdadero amor. Jesús dijo: “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (S. Juan

14:15).

El Decálogo será el código con el cual se juzgará al hombre. Las Sagradas

Escrituras dicen: “El fin de todo el discurso oído es éste: Teme a Dios, y guarda sus

mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a

juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala” (Eclesiastés 12:13,

14). “Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de

libertad” (Santiago 2:12).

1. Cuál es el día del Señor?

ESTÁ ESCRITO:

“Porque el Hijo del Hombre es Señor del día del sábado” (Mateo 12:8).

2. ¿Cuál de los siete días de la semana es sábado?

ESTÁ ESCRITO:

“No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda

palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4).

“Seis días se trabajará, mas el día séptimo es sábado de reposo consagrado a

Jehová” (Exodo31:15).

3. ¿Qué día de la semana observó Cristo, nuestro Salvador?

ESTÁ ESCRITO:

“Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día del sábado entró en la

sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer” (Lucaqs 4:16).

4. ¿Qué dijo Cristo acerca de la ley en el sermón del monte?

ESTÁ ESCRITO:

No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido

para abrogar, sino para cumplir” (Mateo 5:17).

5. ¿Se puede cambiar alguna parte de la ley de Dios?

ESTÁ ESCRITO:

“Pero más fácil es que pasen el cielo y la tierra, que se frustre una tilde de la ley”

(Lucas 16:17).

6. ¿Deja de tener vigencia la ley de Dios sobre los cristianos que tienen fe en

Cristo?

ESTÁ ESCRITO:

“¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que

confirmamos la ley” (Romanos 3:31).

7. ¿Cómo podemos saber que realmente conocemos a Cristo?

ESTÁ ESCRITO:

“Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus

mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es

mentiroso, y la verdad no está en él” (1 Juan 2:3, 4).

8. ¿Qué día de la semana guardaron los seguidores de Cristo después de su

muerte en la cruz?

ESTÁ ESCRITO:

“Y las mujeres que habían venido con él desde Galilea, siguieron también, y

vieron el sepulcro, y cómo fue puesto su cuerpo. Y vueltas, prepararon especias

aromáticas y ungüentos; y descansaron el sábado, conforme al mandamiento” (Lucas

23:55, 56).

9. ¿Qué día de la semana observó San Pablo?

ESTÁ ESCRITO:

“Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres sábados discutió con

ellos” (Hechos 17:2).

“Y discutía en la sinagoga todos los sábados, y persuadía a judíos y a griegos”

(Hechos 18:4).

10. ¿De qué modo podemos demostrar que amamos a Cristo y que somos sus

seguidores?

ESTÁ ESCRITO:

“Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14:15).

El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo” (1 Juan 2:6).

CONCLUSIÓN

BENDICIONES

Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar

y para poner por obra todos sus mandamientos…, vendrán sobre ti todas estas

bendiciones:

Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. Bendito el fruto de tu

vientre (tus hijos)… Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. Bendito serás

en tu entrar y bendito en tu salir… Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros,

y sobre todo aquello en que pusieres tu mano…

“Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo… cuando guardares los

mandamientos de Jehová tu Dios…

“Y te hará Jehová sobreabundar en bienes

“Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo…

Te pondrá Jehová por cabeza y no por cola; y estarás encima solamente, y

no estarás debajo si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te

ordeno hoy, para que los guardes y cumplas” (Deuteronomio 28:1-13).

MALDICIONES

Acontecerá si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir todos

sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy…, que vendrán sobre ti todas

estas maldiciones:

“Maldito serás tú en la ciudad, y maldito tú en el campo. Maldita tu canasta y tu

artesa de amasar. Maldito el fruto de tu vientre (tus hijos)… Maldito serás en tu entrar, y

maldito en tu salir. Y Jehová enviará contra ti la maldicion, quebranto y asombro de

todo cuanto pusieres mano e hicieres…

“Jehová te herirá con la úlcera de Egipto, con tumores, con sarna, y con

comezón de que no puedas ser curado…

“Y no serás prosperado en tus caminos; y no serás sino oprimido y robado todos

los días, y no habrá quien te salve…

“Y vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te perseguirán y te alcanzarán

hasta que perezcas; por cuanto no habrás atendido a la voz de Jehová tu Dios, para

guardar sus mandamientos” (Deuteronomio 18:15-45).

MI DECISIÓN PERSONAL

 

La Palabra de Dios dice que Cristo y sus seguidores guardaron el sábado.

Yo también deseo hacerlo.

 

Es mi deseo seguir a Cristo, hacer lo que él hizo, y andar como él anduvo.

 

Derechos Reservados ©  Está Escrito Televisión


El dia del Señor:
0124

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

EL DIA DEL SEÑOR

Al comienzo de 1991, el satélite llamado Cosmic Background Explorer (COBE)

comenzó a enviar información a la tierra que causó sensación en los círculos

científicos. La información que mandó comprobó sin lugar a dudas que el universo tuvo

un comienzo. Esto es importante, porque la idea que algunas personas tienen del

universo no deja lugar a Dios. No pueden creer que hay un Creador personal detrás de

todo. Cuando las personas quitan a Dios del cuadro, simplemente dicen que el universo

siempre ha existido, es eterno. Ese es su punto de partida.

La pregunta básica sobre los orígenes no deja muchas alternativas: O

comenzamos con Dios o comenzamos con la materia, cualquiera de las cuales siempre

ha existido. Pero el proyecto COBE demuestra que el universo no siempre ha existido.

Tiene que haber tenido un comienzo, lo cual reduce las alternativas a una. Eso es lo

que causó tanto revuelo. Como dijo un astrónomo de Berkley: “Lo que hemos

encontrado es evidencia de un nacimiento del universo... Es como mirar a Dios”. Esta

reciente información científica apunta en la dirección de un Dios Creador.

En el último libro de la Biblia, Apocalipsis, se presenta a Dios como el centro, el

Creador del universo. Juan fué arrebatado en una visión a una escena increíble en el

trono del cielo. Lo que él vio era tan deslumbrante como para estar casi más allá de

toda descripción, algo que sólo veríamos en nuestros sueños más grandiosos. Por

ejemplo, Apocalipsis 4:8 dice que cuatro seres vivientes declaraban sin cesar, “Santo,

santo, santo, Dios todopoderoso, quien era, es y ha de venir” Era una escena de

jubilosa adoración. Entonces los veinticuatro ancianos se postraron ante Dios y

declararon: “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú

creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas”. Apocalipsis 4:11.

El Señor es ciertamente un Dios increíble y glorioso, porque Él es el Creador. La

misma base de toda adoración es esta: ¡Nosotros no evolucionamos, Dios nos creó!

Dios brilla a través de todo el libro de Apocalipsis como el Creador del universo.

Apocalipsis 10:6 habla de “el que vive por los siglos de los siglos, que creó el cielo y las

cosas que están en él, y la tierra y las cosas que están en ella”. Apocalipsis 14:7 nos

urge a “temed a Dios y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a

Aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas”.

Apocalipsis no presenta a Dios como una escencia tenebrosa e imprecisa, o un

símbolo abstracto. Él es el Todopoderoso Creador, el Padre de la humanidad. Y por lo

tanto nosotros somos más que piel y huesos más que un accidente biológico. ¡Somos

su creación! Pero las personas han perdido de vista esto hoy en día. Las personas han

sido separadas de su Dios Creador. Él ha disminuido en tamaño y poder. Él ya no es

digno de nuestra alabanza genuina y de nuestra adoración. Él es digno sólo de un

rápido saludo al cielo. La teoría Darwiniana de la evolución llegó, y de repente Dios ya

no era necesario. Sin embargo, Dios nos llama a adorarle como el Creador (Apocalipsis

14:7). ¿Cómo hacemos eso? ¿Cómo adoramos al Creador del cielo y la tierra? ¿Ha

dejado él un símbolo eterno de su poder creador, una señal de verdadera adoración en

una era de evolución?

Regresemos a nuestros orígenes para poder comprender nuestro destino.

Regresemos al libro de los comienzos, Génesis, para poder comprender el libro de los

finales, Apocalipsis. Dios creó el mundo en seis días literales. Luego de crear a Adán y

Eva en el sexto día, Génesis 2:1 dice, “Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y

todo el ejército de ellos”. ¡No llevó millones o billones de años! “Porque él dijo, y fue

hecho; Él mandó, y existió”. Salmo 33:9.

Pero el relato del Génesis no termina allí. Génesis 2:2 continúa: “Y acabó Dios

en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo”.

¡Dios descansó! ¿Por qué? No porque estuviese cansado, porque Isaías 40:28 nos

dice que Dios nunca se cansa. El Creador del universo se permitió la satisfacción de

gozar su creación completada. Y entonces, complacido con los resultados en los

últimos seis días de la tierra, Dios hizo algo especialmente significativo. Génesis 2:3

nos dice, “Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la

obra que había hecho en la creación ”.

Dios santificó el séptimo día, apartándolo como santo, un tiempo especial para

recordarnos de nuestros comienzos, ¡nuestras raíces! Siempre que separemos el

séptimo día para adorar al Creador, nunca perderemos de vista quienes somos, de

dónde venimos o cuál es nuestro destino eterno. Dios sabía que era esencial para el

ser humano, aún en el Edén, separar el séptimo día como un día de reposo y

adoración. Al final de la semana, Adán y Eva celebraron el cumpleaños del mundo con

su Creador.

El Cuarto Mandamiento, Exodo 20:8-11, repite la verdad del sábado que Dios

enseñó en el Edén. “Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días

trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no

hagas en él obra alguna… Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar,

y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová

bendijo el día de reposo y lo santificó”.

Si los hombres y mujeres siempre hubiesen recordado este memorial de la

creación de Dios, los problemas tan prevalentes hoy. la falta de sentido en la vida, la

crisis de identidad, la pérdida de estima propia, nunca hubiesen surgido. ¡No habría

evolucionistas, ni escépticos, ni agnósticos! Nunca fue la intención confinar el sábado a

Israel. ¡Dios dio el sábado a Adán y Eva dos mil años antes de que hubiese algún judío!

Dios no restringió una bendición tal a sólo un raza. En ningún lugar de la Biblia se lo

llama “el sábado de los judíos”. En Marcos 2:27 Jesús lo hace bien claro que “el día de

reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo”,

indicando a toda la humanidad.

Más que un memorial de la creación, el sábado es un recordativo semanal de

nuestra relación con Dios, un reconocimiento de la divinidad de Dios: “santificad mis

días de reposo, y sean por señal entre mí y vosotros, para que sepáis que yo soy

Jehová vuestro Dios”. Ezequiel 20:20. Y el poder creativo usado en santificar, hacer

santo, el sábado es el mismo poder que Dios usa hoy para santificar a hombres y

mujeres pecadores; por lo tanto, nuestro creador es también nuestro Redentor: “Y les

di también mis días de reposo, para que fuesen por señal entre mí y ellos, para que

supiesen que yo soy Jehová que los santifico”. Ezequiel 20:12.

¿Pero qué día es el sábado? ¿Cómo podemos estar seguros qué día es el

séptimo? Lucas 23:54-24:1 menciona tres días consecutivos (1) el día de preparación,

o viernes santo; (2) el primer día de la semana, o domingo de Pascua; y (3) el sábado o

séptimo día entre medio de los dos. No hay duda cuál era el sábado en el tiempo de

Jesús.

Jesús guardó fielmente el sábado como era “su costumbre”, su práctica habitual.

Lucas 4:16. Y el esperaba que los cristianos aun estuviesen guardando el sábado

cuarenta años después de su muerte cuando Jerusalén fue destruída. Él dijo en Mateo

24:20: “Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo” Y sus

seguidores guardaron el sábado después de su resurrección. El libro de Hechos

registra 84 reunions sabáticas que tuvo Pablo. Por ejemplo, Hechos 13:42, 44 dice que

no sólo judíos sino gentiles adoraban con Pablo en el séptimo día sábado del Señor.

Isaías 66:22, 23 nos dice que los redimidos celebrarán el sábado a través de toda la

eternidad. Apocalipsis 14:12 describe aquellos que estarán preparados para

encontrarse con Jesús cuando el venga: “Aquí está la paciencia de los santos, los que

guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”. En Juan 14:15 Jesús dice, “Si me

amáis, guardad mis mandamientos”. ¡Y uno de esos mandamientos nos dice

“acuérdate” del día sábado, una señal entre Dios y el hombre para siempre! Tenemos

una cita con Dios cada semana. Las recompensas de guardar el sábado son el

rejuvenecimiento físico, el descanso mental y la renovación espiritual. ¡Es un regalo

invalorable y precioso!

Apocalipsis 14: 6, 7 - El mensaje final de Dios a la humanidad es que adoren a su

Creador.

Apocalipsis 4:11 - La base de toda adoración es el hecho de que Dios nos hizo.

Juan 1:1-3, 10, 14; Colosenses 1:16 - Siendo que Jesús fue el agente activo en la

creación, el llamado final de Apocalipsis de adorar al Creador es un llamado a dar

honra a Jesús.

Exodo 20:8-11 - Le adoramos a Él como creador al guardar el sábado.

Genesis 2:1-3 - El sábado fue apartado en la creación: Dios descansó en el séptimo

día, bendijo al séptimo día, y lo santificó.

Marcos 2:27 - Jesús dice, “el sábado”, dado a Adán y Eva dos mil años antes del

primer judío fue “hecho para el hombre”, es decir, para toda la humanidad.

Ezequiel 20:12, 20 - El sábado fue establecido para toda la humanidad como una

señal doble entre Dios y su pueblo, una señal de santificación y una señal del

señorío divino de Dios.

Lucas 4:16 - Jesús siempre guardó el sábado fielmente, “como era su costumbre”.

Mateo 24:20 - Jesús sabía que los cristianos guardarían el sábado en el año 70

d.C. en la destrucción de Jerusalén, casi 40 años después de su resurrección.

Hechos 13:42, 44 - El apóstol Pablo no sólo guardó el sábado sino que también se

reunió en ese día para adorar a Dios con toda la ciudad, tanto con judíos como

gentiles.

Hechos 16:13 - Siendo que no había una religión cristiana establecida en Filipos,

Pablo se reunió privadamente en un ambiente de campo con un grupo de creyentes

en sábado.

Apocalipsis 1:10 - Al final del primer siglo, el Señor tenía un día especial, el “día del

Señor”. Apocalipsis 1:10 no revela cual es el día del Señor, pero Mateo 12:8,

Marcos 2:28, Lucas 6:5 e Isaías 58:13 sí.

Mateo 12:8 - “Porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo”. Si el Hijo del

Hombre es “Señor” del sábado, entonces el sábado es el día del Señor.

Lucas 23:54-56, 24:1 - Este pasaje enumera tres días en sucesión:

El día que Cristo murió —el de preparación— VIERNES.

El día que Cristo descansó en la tumba —el SÁBADO.

El día que Cristo resuscitó —el primer día— DOMINGO.

Por lo tanto el sábado es claramente el séptimo día de la semana.

Hebreos 13:8 - Jesús nunca cambia. Él es “el mismo ayer, hoy, y por los siglos”.

Derechos Reservados ©  Está Escrito Televisión


Tierra Vendida:
0125

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

Para Sepultura de Sara:

Genesis 23:15
23:14 Respondió Efrón a Abraham, diciéndole: 
23:15 Señor mío, escúchame: la tierra vale cuatrocientos siclos de plata; ¿qué es esto entre tú y yo? Entierra, pues, tu muerta....
Para Faraon:
Genesis 47:20 
47:20 Entonces compró José toda la tierra de Egipto para Faraón; pues los egipcios vendieron cada uno sus tierras, porque se agravó el hambre sobre ellos; y la tierra vino a ser de Faraón.;....
Comprada por Booz:
Ruth 4:3 
4:3 Luego dijo al pariente: Noemí, que ha vuelto del campo de Moab, vende una parte de las tierras que tuvo nuestro hermano Elimelec.....
Para David:
2 Samuel 24:24 
24:24 Y el rey dijo a Arauna: No, sino por precio te lo compraré; porque no ofreceré a Jehová mi Dios holocaustos que no me cuesten nada. Entonces David compró la era y los bueyes por cincuenta siclos de plata....
Para Jacob:
Genesis 33:19 
33:19 Y compró una parte del campo, donde plantó su tienda, de mano de los hijos de Hamor padre de Siquem, por cien monedas......
Para Omri:
1 Reyes 16:24 
16:24 Y Omri compró a Semer el monte de Samaria por dos talentos de plata, y edificó en el monte; y llamó el nombre de la ciudad que edificó, Samaria, del nombre de Semer, que fue dueño de aquel monte.....


Herencia Sacerdotal:
0126

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

Varios:

Numeros 18:20
18:20 Y Jehová dijo a Aarón: De la tierra de ellos no tendrás heredad, ni entre ellos tendrás parte. Yo soy tu parte y tu heredad en medio de los hijos de Israel....
Numeros 26:62 
26:62 De los levitas fueron contados veintitrés mil, todos varones de un mes arriba; porque no fueron contados entre los hijos de Israel, por cuanto no les había de ser dada heredad entre los hijos de Israel;....
Deuterenomio 10:9 
10:9 por lo cual Leví no tuvo parte ni heredad con sus hermanos; Jehová es su heredad, como Jehová tu Dios le dijo.).....
Deuterenomio 12:12 
12:12 Y os alegraréis delante de Jehová vuestro Dios, vosotros, vuestros hijos, vuestras hijas, vuestros siervos y vuestras siervas, y el levita que habite en vuestras poblaciones; por cuanto no tiene parte ni heredad con vosotros.....
Deuterenomio 14:27 
14:27 Y no desampararás al levita que habitare en tus poblaciones; porque no tiene parte ni heredad contigo.....
Deuterenomio 18:2 
18:2 No tendrán, pues, heredad entre sus hermanos; Jehová es su heredad, como él les ha dicho.....
Josue 13:14 
13:14 Pero a la tribu de Leví no dio heredad; los sacrificios de Jehová Dios de Israel son su heredad, como él les había dicho......
Josue 14:3
14:3 Porque a las dos tribus y a la media tribu les había dado Moisés heredad al otro lado del Jordán; mas a los levitas no les dio heredad entre ellos......


Devolucion de la Tierra:
0127

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

Citas Afines:

Levitico 25:23,33
25:23 La tierra no se venderá a perpetuidad, porque la tierra mía es; pues vosotros forasteros y extranjeros sois para conmigo
25:33 Y el que comprare de los levitas saldrá de la casa vendida, o de la ciudad de su posesión, en el jubileo, por cuanto las casas de las ciudades de los levitas son la posesión de ellos entre los hijos de Israel.....
Nehemias 5:11
5:11 Os ruego que les devolváis hoy sus tierras, sus viñas, sus olivares y sus casas, y la centésima parte del dinero, del grano, del vino y del aceite, que demandáis de ellos como interés......


Linderos Sagrados:
0128

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

Etica al fijar Limites:

Deuterenomio 19:14
19:14 En la heredad que poseas en la tierra que Jehová tu Dios te da, no reducirás los límites de la propiedad de tu prójimo, que fijaron los antiguos.....
Maldicion por alterarlos:
Deuterenomio 27:17 
27:17 Maldito el que redujere el límite de su prójimo. Y dirá todo el pueblo: Amén;....
Violacion de esta Ley:
Job 24:2 
24:2 Traspasan los linderos,Roban los ganados, y los apacientan.....
Oseas 5:10 
5:10 Los príncipes de Judá fueron como los que traspasan los linderos; derramaré sobre ellos como agua mi ira......Respecto:
Proverbios 22:28 
22:28 No traspases los linderos antiguos Que pusieron tus padres....
Proverbios 23:10 
23:10 No traspases el lindero antiguo, Ni entres en la heredad de los huérfanos.....


Destruccion dela Tierra:
0129

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

En el Fin del Siglo

Mateo 13:39,40...49,50
13:39 El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles.
13:40 De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo.
13:49 Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entre los justos,
13:50 y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.
Deseando conocer los Tiempos:

Mateo 24:3 
24:3 Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, 
diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?;....
Preparacion para el tiempo Final:
Mateo 28:20 
28:20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.....
El mensaje de Dios:
Hebreos 9:26 
9:26 De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado....
Isaias 28:22 
28:22 Ahora, pues, no os burléis, para que no se aprieten más vuestras ataduras; porque destrucción ya determinada sobre toda la tierra he oído del Señor, Jehová de los ejércitos....
2 Pedro 3:7 
3:7 pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos....


Tierra Prometida:
0130

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

Prometida a Abraham:

Genesis 12:7
12:7 Y apareció Jehová a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré esta tierra. Y edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido....
Genesis 13:15 
13:15 Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre....
Recordando la Promesa:
Genesis 50:24 
50:24 Y José dijo a sus hermanos: Yo voy a morir; mas Dios ciertamente os visitará, y os hará subir de esta tierra a la tierra que juró a Abraham, a Isaac y a Jacob.
Entregada por Palabra de Dios:
Exodo 6:8
6:8 Y os meteré en la tierra por la cual alcé mi mano jurando que la daría a Abraham, a Isaac y a Jacob; y yo os la daré por heredad. Yo JEHOVÁ.....
Levitico 20:24 
20:24 Pero a vosotros os he dicho: Vosotros poseeréis la tierra de ellos, y yo os la daré para que la poseáis por heredad, tierra que fluye leche y miel. Yo Jehová vuestro Dios, que os he apartado de los pueblos.....
Confiando en la Promesa:
Zacarias 2:12 
14:8 Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel......
Un nombre para la Tierra:
Hebreos 11:9 
11:9 Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa;....
Promesa recordada por Angeles:
Jueces 2:1 
2:1 El ángel de Jehová subió de Gilgal a Boquim, y dijo: Yo os saqué de Egipto, y os introduje en la tierra de la cual había jurado a vuestros padres, diciendo: No invalidaré jamás mi pacto con vosotros.....
Perdiendo el cumplimiento de la Promesa:
Josue 5:6
5:6 Porque los hijos de Israel anduvieron por el desierto cuarenta años, hasta que todos los hombres de guerra que habían salido de Egipto fueron consumidos, por cuanto no obedecieron a la voz de Jehová; por lo cual Jehová les juró que no les dejaría ver la tierra de la cual Jehová había jurado a sus padres que nos la daría, tierra que fluye leche y miel......


 



 
  Conocen nuestro sitio 448148 visitantes (1667943 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!