Biblia Adventista - Biblia de Estudio
  E120
 

blackmanteacherreadinghac61.gif predicador1 image by bibliadeestudioadventista
iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista
Edicion:
 
Biblia de Estudio Adventista

Nota:
 
Deseamos que tu estudio personal sea discernido espiritualmente por medio de la oracion y la reflexion,solo incluimos ocasionalmente notas explicativas cuando lo hemos considerado necesario

Estudios Tematicos Sugeridos:
                                                           SubtemaS: 111.120

 

La Profecia mas larga de la Historia.111

Una Prediccion del tiempo del Fin.112

Las buenas Nuevas acerca del juicio.113

el Juicio,estudio adicional.114

Tierra Arendada.115

Tierra para descansar.116

Leyes de Herencia de la Tierra.117

Tierra Productiva.118

Nombres dados a la Tierra.119

Division de la Tierra.120


La Profecia mas larga de la Historia:
0111

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

La profecía más larga de la Biblia

INTRODUCCIÓN

Una expedición de exploradores del Ártico se perdió irremediablemente en la

nieve helada. Se habían quedado sin víveres. Sólo tenían unas pocas raciones magras.

Habían perdido el contacto por radio con la base. De pronto, se pusieron frenéticos. En

medio de su desesperación, uno de ellos había divisado una columna de humo en el

horizonte. Ese humo alegró sus espíritus. La ayuda estaba en camino. Alguien sabía

que estaban perdidos y se acercaba para llevarlos de regreso a casa.

Nuestro mundo está buscando fervientemente un mensaje de esperanza. El libro

de Apocalipsis describe una “columna de humo” en el lejano horizonte. Jesús está en

camino. Viene para llevarnos a casa. Nuestra lección de hoy expone una de las

profecías más sorprendentes de la Biblia. El mensaje final de Jesús para los últimos

días anuncia: “La hora de su juicio ha llegado” (Apocalipsis 14:7).

En esta lección estudiaremos dónde se realiza este juicio y cuándo comenzó. Si

estamos viviendo en el tiempo del fin, en la hora del juicio divino, esto debe causar un

impacto en nuestra manera de vivir.

Aunque el Apocalipsis revela que la hora del juicio de Dios ha llegado, no nos

dice cuándo. Para descubrir cuándo comenzó el juicio debemos ir al libro profético de

Daniel. Las profecías de Daniel nos dan la clave para entender los misterios del

Apocalipsis. Esos dos libros fueron diseñados por Dios para que se los estudie juntos.

La profecía de los 2,300 días de Daniel 8 y 9 constituyen el período profético

más significativo de las Escrituras. Su comprensión enmudece a los escépticos y

fortalece la fe de los creyentes. Es un asombroso exponente de las matemáticas

bíblicas, que manejan las cifras del futuro con admirable exactitud. Su estudio exige la

aplicación de la inteligencia a la investigación de la historia y la sensibilidad de la

conciencia a las advertencias de Dios.

1. De acuerdo con el profeta Daniel, ¿dónde se realiza el juicio? Daniel 7:9, 10?

ESTÁ ESCRITO:

“Estuve mirando hasta que fueron puestos tronos, y se sentó un Anciano de

días, cuyo vestido era blanco como la nieve, y el pelo de su cabeza como lana limpia;

su trono llama de fuego, y las ruedas del mismo, fuego ardiente. Un río de fuego

“No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda

palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4).

procedía y salía de delante de él; millares de millares le servían, y millones de millones

asistían delante de él; el Juez se sentó, y los libros fueron abiertos” (Daniel 7:9, 10).

2. ¿Cuándo se realiza ese juicio en el cielo y qué dice el profeta Daniel que le

ocurrirá al santuario celestial al final de los 2.300 días proféticos?

ESTÁ ESCRITO:

“Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario

será purificado” (Daniel 8:14).

3. ¿A qué equivale un día en la profecía bíblica?

ESTÁ ESCRITO:

“Conforme al número de los días, de los cuarenta días en que reconocisteis la

tierra, llevaréis vuestras iniquidades cuarenta años, un año por cada día” (Números

14:34).

Día por año, día por año te lo he dado” (Ezequiel 4:6).

4. ¿ Qué significado tenía para todo israelita la purificación o restauración del

santuario? ¿Era una clase de juicio?

ESTÁ ESCRITO:

“En el mes séptimo, a los diez días del mes, afligiréis vuestras almas, y ninguna

obra haréis, ni el natural ni el extranjero que mora entre vosotros. Porque en este día

se hará expiación por vosotros, y seréis limpios de todos vuestros pecados

delante de Jehová”.

“Ningún trabajo haréis en este día; porque es día de expiación, para

reconciliaros delante de Jehová vuestro Dios. Porque toda persona que no se afligiere

en este mismo día, será cortada de su pueblo” (Levítico 23:28, 29).

5. ¿Qué parte de la profecía se aplica directamente al pueblo de Daniel (los

judíos)?

ESTÁ ESCRITO:

Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad”

(Daniel 9:24).

6. ¿Cuándo dijo el ángel que iban a comenzar las setenta semanas?

ESTÁ ESCRITO:

“Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y

edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos

semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos” (Daniel

9:25).

7. ¿Cuándo fue publicado el decreto que disponía la restauración y edificación de

Jerusalén?

ESTÁ ESCRITO:

“Este Esdras subió de Babilonia. . . Y con él subieron a Jerusalén algunos de los

hijos de Israel, y de los sacerdotes, levitas, cantores, porteros y sirvientes del templo,

en el séptimo año del rey Artajerjes. Y llegó a Jerusalén en el mes quinto del año

séptimo del rey” (Esdras 7:6-8).

8. ¿Qué habría de ocurrir cerca del final de las setenta semanas?

ESTÁ ESCRITO:

Ungir al Santo de los santos” (Daniel 9:24).

“Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no

por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su

fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones. Y por otra

semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el

sacrificio y la ofrenda” (Daniel 9:26, 27).

9. ¿Hasta qué época de la historia llegaría esta visión?

ESTÁ ESCRITO:

“Pero él me dijo: Entiende, hijo de hombre, porque la visión es para el tiempo

del fin. La visión de las tardes y mañanas que se ha referido es verdadera; y tú guarda

la visión, porque es para muchos días” (Daniel 8:17, 26).

10. Justo antes de la terminación de los 2,300 días proféticos y del comienzo del

juicio, qué mensaje mundial dado por Dios comienza a predicar su pueblo?

ESTÁ ESCRITO:

“Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para

predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a

gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y

adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas”

(Apocalipsis 14:6, 7).

11. ¿Qué amonestación nos presenta Dios a través del apóstol Pablo?

ESTÁ ESCRITO:

“Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora

manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha

establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien

designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos” (Hechos 17:30, 31).

CONCLUSIÓN

El propósito final de Dios es limpiar o purificar al universo del pecado. Algunas

personas serán purificadas por el fuego. Se aferran a sus pecados. No logran rendir

sus pecados. Se endurecen en rebelión contra Dios y rechazan someterse a su

señorío. En la presencia de un Dios Santo, el pecado es un material combustible.

Nuestro Dios es un fuego consumidor del pecado, dondequiera que se encuentre

(Hebreos 12:29). La imponente presencia de Dios consume a los pecadores con el

glorioso resplandor de su venida.

Otras personas serán purificadas por la sangre. Hoy Dios nos invita a acudir a él.

Nos invita a aceptar su misericordia. Desea perdonar nuestros pecados. Desea

cambiar nuestras vidas. Anhela que respondamos a su amor que fluye de una antigua y

áspera cruz donde el Salvador del mundo, con sus manos ensangrentadas, fue colgado

por nosotros.

MI DECISIÓN PERSONAL

___ Querido Señor, entrego a ti mi vida débil y pecaminosa; tómala y hazla tuya.

Decido aceptar a Jesús como mi Salvador, Señor y Sumo Sacerdote en el juicio.

Derechos Reservados ©  Está Escrito Televisión

 

 


Una prediccion del Tiempo del Fin:
0112

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

UNA PREDICCIÓN DEL TIEMPO DEL FIN

Daniel 7:9, 10, dice: “Estuve mirando hasta que fueron puestos tronos, y se

sentó un Anciano de días... millares de millares le servían, y millones de millones

asistían delante de él; el juez se sentó, y los libros fueron abiertos.” Noten que dice,

“fueron puestos tronos”. Tronos, en plural. Evidentemente el Anciano de días, Dios

mismo, permite que otros seres celestiales presidan con él en juicio. Esa idea es

reforazada por la frase, “el juez se sento”.

Evidentemente las decisiones de Dios no son simplemente un asunto de decreto

divino. Él está dispuesto a proceder en un ambiente de corte, acompañado por otros en

sus tronos, y delante de millares y millares de testigos. El juicio final de Dios no es una

decisión privada sino un asunto público, que muchos presenciarán. Cuando la corte se

sentó, nos dice Daniel, “los libros fueron abiertos”. El Dios Omnipotente no necesita un

recordativo de los hechos, pero ha escogido hacer del juicio final un asunto de dominio

público; toda la evidencia esta registrada en blanco y negro.

En Apocalipsis 20:12, Juan el Revelador confirma la escena: “Y vi a los muertos,

grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue

abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que

estaban escritas en los libros, según sus obras”. Dios no quiere solo satisfacerse a sí

mismo en el juicio; él también quiere satisfacer a todos los testigos del procedimiento.

La evidencia es presentada para confirmar el veredicto.

Los nueve jueces en la Corte Suprema de los Estados Unidos tienen personas

asignadas que hacen las investigaciones en cada caso. Quieren obtener la mayor

información posible antes de tomar sus decisiones. Lo mismo es verdad aquí: parece

haber un exhaustivo trabajo de investigación. La corte se sienta; los libros son abiertos.

Antes de que los salvos y los perdidos sean finalmente juzgados, Dios amablemente

revisa la evidencia en una investigación abierta y exhaustiva.

¿Dónde es que toma lugar este juicio? Obviamente, en Daniel 7:9, 10, el profeta

fue dirigido al cielo, a la sala del trono del universo. Allí Daniel vio a la suprema corte

del universo reunirse en el santuario celestial. Los libros fueron abiertos allí. La última

investigación judicial de Dios toma lugar allí.

¿Y que acerca del cuándo? ¿Cuándo es que comienza? Los versículos

adyacentes de Daniel 7:8 y 11, nos dicen que el poder del cuerno pequeño hablaba

grandes palabras aquí en la tierra mientras que este proceso celestial comienza. Y

recordarás que en Apocalipsis 14:7 nos dice: “Temed a Dios, y dadle gloria, porque la

hora de su juicio ha llegado”. Nota que el texto no dice “vendra”, tiempo futuro, sino “ha

llegado”. El mismo texto claramente declara que antes que Cristo regrese, un mensaje

irá a todo el mundo anunciando la hora del juicio. Así que debemos buscar un tipo de

juicio que ocurre antes de la Segunda Venida de Cristo.

El profeta Daniel nos da el factor tiempo en Daniel 8:14, la profecía más larga de

la Biblia: “Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será

purificado”. ¿Qué significa esto, “el santuario será purificado”? El sistema sacrificial del

Antiguo Testamento hacía que el pueblo de Dios sacrificara aniamles inocentes que

representaban a Cristo quien llevaría la culpa del pecador arrepentido. Unas pocas

gotas de la sangre del animal era esparcidas en el santuario. Así el pecado era

transferido del pecador al animal y luego al santuario. Todo el año, los pecados

simbólicamente se acumulaban en el santuario, y por eso el servicio anual de limpieza

era requerido. Cada año, los hebreos participaban del día de la expiación. Entonces era

cuando el santuario era purificado. Levítico 16:29, 30: “En el mes séptimo, a los diez

días del mes, afligiréis vuestras almas, y ninguna obra haréis... porque en este día se

hará expiación por vosotros, y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de

Jehová”.

El Día de Expiación era el día del juicio solemne para el pueblo de Dios. Los

judíos escudriñaban sus corazones, afligían sus almas y arreglaban las cuentas con

Dios. Esos sacrificios diarios de animales apuntaban a Cristo, pero la limpieza anual

del santuario apuntaba a otra cosa: Se refiere a un proceso muy específico de juicio

que se lleva a cabo antes del fin de la historia de este planeta. ¿Cuándo comenzó este

proceso? Daniel 8:14 dice, despues de 2300 días el santuario sería purificado. Daniel

mismo no comprendía lo que esto significaba. Estaba perplejo. Así que Dios mandó un

ángel para que le explicara. Dios dice en Daniel 8:16, 17: “Gabriel, enseña a este la

visión. Vino luego cerca de donde yo estaba... pero el me dijo: entiende, hijo de

hombre, porque la visión es para el tiempo del fin”.

Obviamente, si la vision se extiende hasta el cierre del tiempo, hasta “el fin”,

entonces los 2300 días se aplican al santuario celestial de Dios, porque el santuario

terrenal y su sistema de sacrificios sería obsoleto después de la muerte de Cristo. Los

estudiosos de la Biblia saben que un día representa un año en profecía bíblica.

Ezequiel 4:6 nos dice, “día por año te he dado”. Así que los 2300 días proféticos

representan 2300 años literales.

Gabriel explica más acerca de los 2300 días, ese período de tiempo fue dividido

en dos segmentos. Primero él dice esto, Daniel 9:24: “Setenta semanas estan

determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad”. Setenta semanas se

relacionan a “tu pueblo”, los judíos. Setenta semanas equivalen a 490 días, o, en

profecía, a 490 años. En este período los judíos tendrían su última oportunidad de

cumplir con la obra que Dios les había dado. Si fracasaban, Dios tendría que usar otros

medios para cumplir sus propósitos. Esas setenta semanas o 490 años fueron

“determinados” o cortados de los 2300 días o años. Los restantes 1,810 años llevarían

a un evento llamado “purificación del santuario” o el tiempo de juicio.

La llave maestra para abrir esta profecía completa está en Daniel 9:25: “Sabe,

pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén

hasta el Mesías Príncipe, habrá siente semanas, y sesenta y dos semanas...” Cuando

Daniel recibió esta profecía, su pueblo, los judíos, estaba exiliado, cautivo en Babilonia.

Jerusalén estaba en ruinas. El ángel le dijo a Daniel que esta vez la profecía

comenzaría cuando el decreto oficial fuese dado, permitiendo a los judíos regresar a su

hogar y reedificar a Jerusalén. Tenemos una fecha precisa de ese evento: Artajerjes,

rey de Persia, dio exactamente ese decreto en el otoño del 457 a.C. Así que tenemos

una fecha de inicio: Las setenta semanas, o 490 años, comenzaron en el 457 a.C., y

los 2300 días de los cuales son una parte también comenzaron en 457 a.C.

En estas profecías Daniel predice (1) la fecha del bautismo de Cristo, (2) la fecha de su

muerte, y (3) el tiempo cuando el evangelio sería rechazado por la nación judía y

proclamado por el mundo gentil. La profecía declara que desde el decreto para

restaurar a Jerusalén hasta la venida del Mesías serían 62 + 7 semanas, un total de 69

semanas proféticas, o 483 años literales. Si agregamos 483 años al 457 a.C., nos lleva

al 26 d.C. Pero no hubo un año cero en la historia, así que debemos agregar un año, lo

que nos lleva al 27 d.C. En ese mismo año, Jesús fue bautizado y comenzó su

ministerio, predicando, “el tiempo se ha cumplido”.

El ministerio de Cristo duró precisamente tres años y medio, hasta el 31 d.C.

Entonces, Daniel 9:26, 27 predice, “se quitará la vida al Mesías... a la mitad de la

semana hará quitar el sacrificio y la ofrenda”. En medio de la semana número 70, la

última semana dedicada a la nación judía, los sacrificios llegarían a su fin. Y cuando

Cristo murió, el enorme velo del templo fue razgado en dos por una mano divina.

Mateo 17:51. Tres años y medio más tarde, en el 34 d.C., el primer mártir cristiano,

Esteban, fue apedreado por los judíos, sellando así su rechazo del evangelio. Las

setenta semanas cortadas de la profecía de los 2,300 días están claramente

comprobadas. ¿Pero qué de el tiempo restante de la profecía? Luego de las 70

semanas o 490 años comenzando desde 457 a.C., aún tenemos 1,810 años. Si

agregamos 1,810 años al 34 d.C. —donde dejamos las 70 semanas— llegamos a

1844.

La Biblia predijo que entonces el santuario sería purificado; la hora del juicio

comenzaría en el cielo, en el santuario celestial. Al enfrentarnos con el juicio, nuestro

caso parece desesperado. Pero 1 Juan 2:1 dice: “Estas cosas os escribo para que no

pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo

el justo”. Tendremos un abogado experto en ese día: Jesús, quien nunca ha perdido un

caso. Su gran argumento es el Calvario, la evidencia es la Cruz. ¡Y el ganará cada vez!

Daniel 8:14 - “Y el dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el

santuario será purificado”.

Daniel 8:16 - Daniel no comprendía, así que Dios envió un ángel: “Gabriel,

enseña a éste la visión”.

Daniel 8:17 - Gabriel explicó, “la visión es para el tiempo del fin”.

Daniel 9:20-27 - Gabriel también explicó que las 70 semanas proféticas o 490

años literales estaban determinadas o cortadas de los 2,300 días para el pueblo

judío; que el Mesías vendría durante este período y sería muerto a la mitad de la

última semana (70), y que el período comenzaría con el decreto de reedificar a

Jerusalén.

Esdras 6:14 - El decreto real de Artajerjes de reedificar Jerusalén, que estaba en

ruinas, entró en efecto en el 457 a.C.

La primera porción de la profecía de los 2,300 días, o 490 años pertenecientes al

pueblo de Daniel, los judíos, terminó en el 34 d.C. Los restantes 1,810 años

concluyeron en 1844. Ver el gráfico de tiempo a continuación:

 

Derechos Reservados ©  Está Escrito Televisión


Las buenas nuevas acerca del Juicio:
0113

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

Las buenas nuevas acerca del juicio

INTRODUCCIÓN

Hemos descubierto una verdad sorprendente. Estamos viviendo en la hora del

juicio. La Biblia menciona el juicio más de mil veces. En 1844, el reloj profético de Dios

marcó la hora. El mensajero angélico de Apocalipsis anunció: “La hora de su juicio ha

llegado” (Apocalipsis 14:7). Cristo demuestra en el juicio que es plenamente justo y

bondadoso en su tratamiento del problema del pecado. Se decide cada caso para vida

o para muerte. El universo entero reconoce que Dios ha hecho todo lo posible para

salvar a cada ser humano.

En el juicio, con el corazón lleno de infinito amor, Dios pregunta: “¿Hay algo más

que podría haber hecho?” No hubiera podido hacer más. El amor ha hecho todo lo

posible. El universo entero canta al unísono: “El Cordero que fue inmolado es digno de

tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza”

(Apocalipsis 5:12).

El amor incomparable de Dios se manifiesta en el juicio. Todo el cielo se detiene

para considerar las decisiones que cada persona tomó a la luz de del increíble deseo

de Dios por salvarlos. La lección de hoy desarrolla la importancia de nuestras

decisiones en el siglo XXI.

1. ¿Cómo describe la Biblia a la formidable escena del juicio de Dios en las cortes

celestiales?

ESTÁ ESCRITO:

“Estuve mirando hasta que fueron puestos tronos, y se sentó un Anciano de

días, cuyo vestido era blanco como la nieve, y el pelo de su cabeza como lana limpia;

su trono llama de fuego, y las ruedas del mismo, fuego ardiente. Un río de fuego

procedía y salía de delante de él; millares de millares le servían, y millones de

millones asistían delante de él; el Juez se sentó, y los libros fueron abiertos” (Daniel

7:9, 10).

2. ¿A cuántos alcanza el juicio de Dios?

ESTÁ ESCRITO:

“No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda

palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4).

“Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de

Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el

cuerpo, sea bueno o sea malo” (2 Corintios 5:10).

“De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí” (Romanos

14:12).

3. ¿Qué registros proporcionarán en el juicio una descripción exacta de nuestras

vidas?

ESTÁ ESCRITO:

“Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron

abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados

los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras”

(Apocalipsis 20:12).

4. ¿Quiénes tienen sus nombres en el libro de la vida?

ESTÁ ESCRITO:

“Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas que

combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los

demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida” (Filipenses

4:3).

El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del

libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles”

(Apocalipsis 3:5).

5. ¿Qué registra Dios en su “libro de memoria”?

ESTÁ ESCRITO:

“Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero; y

Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de él para los que temen

a Jehová, y para los que piensan en su nombre” (Malaquías 3:16).

6. ¿Son realmente registrados nuestros pecados ante Dios?

ESTÁ ESCRITO:

“Aunque te laves con lejía, y amontones jabón sobre ti, la mancha de tu pecado

permanecerá aún delante de mí, dijo Jehová el Señor” (Jeremías 2:22).

7. ¿Cuán detallado es el juicio? ¿Cuán profundamente se indaga en nuestras

vidas personales?

ESTÁ ESCRITO:

“Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella

darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus

palabras serás condenado” (Mateo 12:36, 37).

“El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus

mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a

juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala” (Eclesiastés

12:13, 14).

8. ¿Permanecerá algo oculto ante Dios? 1 Corintios 4:5

ESTÁ ESCRITO:

“Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual

aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los

corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios” (1 Corintios 4:5).

9. ¿Tiene Dios en cuenta las circunstancias de nuestras vidas en el juicio?

ESTÁ ESCRITO:

“Y de Sion se dirá: Este y aquél han nacido en ella, y el Altísimo mismo la

establecerá. Jehová contará al inscribir a los pueblos: Este nació allí” (Salmos 87:5, 6).

“Jesús les respondió: Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; mas ahora, porque

decís: Vemos, vuestro pecado permanece” (Juan 9:41)

“Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco;

porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al

que mucho se le haya confiado, más se le pedirá” (Lucas 12:48).

10. ¿Quién presidirá las sesiones del juicio?

ESTÁ ESCRITO:

“Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo” (Juan 5:22).

11. ¿Quién es nuestro abogado defensor?

ESTÁ ESCRITO:

“Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere

pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo” (1 Juan 2:1).

12. Cuando Satanás nos condena en el juicio, ¿qué le dice Jesús?

ESTÁ ESCRITO:

“Me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de

Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle. Y dijo Jehová a Satanás:

Jehová te reprenda, oh Satanás; Jehová que ha escogido a Jerusalén te reprenda.

¿No es éste un tizón arrebatado del incendio?” (Zacarías 3:1, 2).

13. ¿Qué tipo de vestimentas usaba Josué y qué nuevas vestiduras le dio nuestro

Señor?

ESTÁ ESCRITO:

“Y Josué estaba vestido de vestiduras viles, y estaba delante del ángel. Y

habló el ángel, y mandó a los que estaban delante de él, diciendo: Quitadle esas

vestiduras viles. Y a él le dijo: Mira que he quitado de ti tu pecado, y te he hecho vestir

de ropas de gala” (Zacarías 3:3, 4).

14. ¿Cuál es la norma de Dios en el juicio?

ESTÁ ESCRITO:

“Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la

libertad” (Santiago 2:12).

CONCLUSIÓN

¿En qué se relaciona el santuario con el juicio? ¡En todo! Cada año se

celebraban siete fiestas especiales en el santuario, y cada una de ellas señalaba algo

que Jesús habría de hacer por nosotros. Por ejemplo, en la Pascua se sacrificaba un

cordero, que señalaba a la muerte de Jesús en la cruz. La fiesta de las Primicias

señalaba a la resurrección (véase 1 Corintios 15:20). Esas fiestas están todas

descriptas en Levítico 23. Una de esas fiestas, conocida como el “Día de la Expiación”

(o Yom Kippur) tenía una solemnidad especial. Se la conocía como un día de juicio. Se

debía tener la seguridad de que todas las cosas estaban en orden con Dios, so pena

de ser erradicado del pueblo para siempre (ver Levítico 23:26-29). Y hasta el día de

hoy, en ese día solemne muchos judíos se saludan entre sí con la expresión: “Que tu

nombre esté sellado en el libro”.

Daniel 8 está dirigiendo nuestra atención a esta fiesta solemne; un día de juicio.

¡Era el día en el cual el sumo sacerdote purificaba el santuario! Durante todo el año, el

pueblo sacrificaba animales (que señalaban simbólicamente a la cruz), confesaba sus

pecados sobre ellos, y la sangre era llevada al interior del santuario. Era un símbolo de

Jesús quien toma nuestros pecados sobre sí mismo y presenta su sangre ante el trono

de Dios en nuestro favor. Sólo había un problema con la disposición. El santuario era

también la morada de Dios; y el pecado no puede existir ante la presencia de Dios para

siempre. Por eso, una vez por año el sumo sacerdote limpiaba el santuario de todos los

pecados que habían sido transferidos simbólicamente; era el día del juicio. Levítico

16:15, 16 nos proporciona una descripción de lo que sucedía. Todos los años, en el

décimo día del séptimo mes, se realizaba un servicio especial para purificar al santuario

de los pecados. Y un día, en el juicio, Dios le pondrá fin al pecado para siempre. Se

terminará el tiempo para que los pecadores puedan reclamar el don de la salvación.

Daniel 8 señala el día del juicio; no cabe ninguna duda. Dios nos está

advirtiendo, en su amor, que el tiempo se acaba. Uno de estos días será demasiado

tarde para confesar tus pecados y aceptar el don gratuito de la salvación. Uno de estos

días será demasiado tarde para seguir a Jesús. Las cortes del Cielo culminarán su

tarea y todas las decisiones serán definitivas.

Uno de estos días, será demasiado tarde. ¿Cuándo será? No sabemos con

exactitud cuándo terminará el juicio, porque no sabemos cuándo ocurrirá la Segunda

Venida.

Dios es amor y justicia. Es difícil entender como ambos términos se

complementan. Lo más terrible ante sus ojos en el universo es el pecado. Pero lo más

precioso a sus ojos es el pecador, sus criaturas. Si así no fuera, no hubiese pagado un

precio tan alto. Ahora, ¿cómo manifestar justicia y a la vez misericordia? ¿Cómo

eliminar el pecado y a la vez salvar al pecador?

Hay una acusación pendiente y el carácter de Dios ha de ser vindicado ante el

universo. El diablo dice: Si Dios es justo, entonces todos deben morir por ser

pecadores. Si Dios es amor y es misericordia, entonces nadie debe morir. En la cruz, la

justicia y el amor se encontraron. Por lo tanto, ¿dónde se encuentra la respuesta y

nuestra única seguridad en el juicio?

1. En la justicia de Cristo y su obra redentora en la cruz.

2. En el Santuario celestial y en su obra mediadora y de juicio.

¿Dónde encontraban los israelitas su seguridad? En el santuario, en una obra de juicio.

Derechos Reservados ©  Está Escrito Televisión


El juicio,estudio Adicional:
0114

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

ESTUDIO ADICIONAL

La hora del juicio

Apocalipsis 14:6,7 La hora de su juicio ha llegado.

Hechos 17:31 Ha establecido un día.

Daniel 8:14 Hasta 2300 días.

La escena del juicio

Daniel 7:9,10 El juez se sentó y los libros se abrieron.

Daniel 7:13 El Hijo del hombre se acerca al trono.

Los elementos del juicio (juez, acusado, fiscal, abogado, testigos, ley, evidencias)

Juan 5:22 Todo el juicio ha dado al Hijo.

2 Corintios 5:10 Todos compareceremos.

Romanos 14:12 Cada uno dará cuenta a Dios.

La buenas nuevas acerca del juicio – Página 6

Apocalipsis 1:10 Ha sido lanzado fuera el acusador.

1 Juan 2:1 Abogado tenemos, a Jesucristo.

Hebreos 4:14-16 Puede compadecerse de nosotros.

Mateo 18:10 Los ángeles ven siempre el rostro del Padre.

Salmo 34:7 El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le

temen.

Salmo 4:8 En paz me acostaré y asimismo dormiré.

Santiago 2:12 Juzgados por la ley de la libertad.

Santiago 2:11 Los diez mandamientos.

Eclesiastés 12:13, 14 Teme a Dios y guarda sus mandamientos.

Daniel 7:10 Los libros fueron abiertos.

Salmo 56:8 Escritas en un libro.

Malaquías 3:16 Libro de memorias delante de él.

Eclesiastés 11:9 Sobre todas estas cosas te juzgará Dios.

Eclesiastés 12:14 Dios traerá a juicio toda acción.

1 Corintios 4:5 Sacará a luz las cosas ocultas y las intenciones.

Hebreos 4:13 Todas las cosas están desnudas ante sus ojos.

Mateo 12:37, 38 De toda palabra ociosa darán cuenta en el día del

juicio.

Mi respuesta al llamado de Cristo

Mateo 10:32, 33 Al que me confiese yo le confesaré ante mi Padre.

Apocalipsis 3:5 Al que venciere, no borraré su nombre del libro de lavida.

Apocalipsis 21:27 Entrarán solo los que estén insciptos en el libro de lavida.

Veredicto

Apocalipsis 22:11 El que es injusto sea injusto, el que es santo

santifíquese.

La recompensa o el castigo

Apocalipsis 22:12 Vengo para recompensar a cada uno según sean susobras.

 

Derechos Reservados ©  Está Escrito Televisión


Tierra Arrendada:
0115

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

A Labradores Malvados 1:

Mateo 21:33-41
21:33 Oíd otra parábola: Hubo un hombre, padre de familia, el cual plantó una viña, la cercó de vallado, cavó en ella un lagar, edificó una torre, y la arrendó a unos labradores, y se fue lejos.
21:34 Y cuando se acercó el tiempo de los frutos, envió sus siervos a los labradores, para que recibiesen sus frutos.
21:35 Mas los labradores, tomando a los siervos, a uno golpearon, a otro mataron, y a otro apedrearon.
21:36 Envió de nuevo otros siervos, más que los primeros; e hicieron con ellos de la misma manera.
21:37 Finalmente les envió su hijo, diciendo: Tendrán respeto a mi hijo.
21:38 Mas los labradores, cuando vieron al hijo, dijeron entre sí: Este es el heredero; venid, matémosle, y apoderémonos de su heredad.
21:39 Y tomándole, le echaron fuera de la viña, y le mataron.
21:40 Cuando venga, pues, el señor de la viña, ¿qué hará a aquellos labradores?
21:41 Le dijeron: A los malos destruirá sin misericordia, y arrendará su viña a otros labradores, que le paguen el fruto a su tiempo.....
A Labradores Malvados 2:
Marcos 12:1-9 
12:1 Entonces comenzó Jesús a decirles por parábolas: Un hombre plantó una viña, la cercó de vallado, cavó un lagar, edificó una torre, y la arrendó a unos labradores, y se fue lejos. 
12:2 Y a su tiempo envió un siervo a los labradores, para que recibiese de éstos del fruto de la viña. 
12:3 Mas ellos, tomándole, le golpearon, y le enviaron con las manos vacías. 
12:4 Volvió a enviarles otro siervo; pero apedreándole, le hirieron en la cabeza, y también le enviaron afrentado. 
12:5 Volvió a enviar otro, y a éste mataron; y a otros muchos, golpeando a unos y matando a otros. 
12:6 Por último, teniendo aún un hijo suyo, amado, lo envió también a ellos, diciendo: Tendrán respeto a mi hijo. 
12:7 Mas aquellos labradores dijeron entre sí: Este es el heredero; venid, matémosle, y la heredad será nuestra. 
12:8 Y tomándole, le mataron, y le echaron fuera de la viña. 
12:9 ¿Qué, pues, hará el señor de la viña? Vendrá, y destruirá a los labradores, y dará su viña a otros......


Tierra para Descansar:
0116

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

Año Sabatico:

Exodo 23:10-11
23:10 Seis años sembrarás tu tierra, y recogerás su cosecha;
23:11 mas el séptimo año la dejarás libre, para que coman los pobres de tu pueblo; y de lo que quedare comerán las bestias del campo; así harás con tu viña y con tu olivar.....
Exodo 25:4 
25:4 Pero el séptimo año la tierra tendrá descanso, reposo para Jehová; no sembrarás tu tierra, ni podarás tu viña....

Deuterenomio 15:1 
15:1 Cada siete años harás remisión.....
Deuterenomio 31:10 
31:10 Y les mandó Moisés, diciendo: Al fin de cada siete años, en el año de la remisión, en la fiesta de los tabernáculos,.....


Leyes de Herencia de la Tierra:
0117

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

Leyes:

Numeros 27:8
27:8 Y a los hijos de Israel hablarás, diciendo: Cuando alguno muriere sin hijos, traspasaréis su herencia a su hija.....
Numeros 33:54
33:54 Y heredaréis la tierra por sorteo por vuestras familias; a los muchos daréis mucho por herencia, y a los pocos daréis menos por herencia; donde le cayere la suerte, allí la tendrá cada uno; por las tribus de vuestros padres heredaréis. ....
Numeros 36:7
36:7 para que la heredad de los hijos de Israel no sea traspasada de tribu en tribu; porque cada uno de los hijos de Israel estará ligado a la heredad de la tribu de sus padres....
Deuterenomio 21:16
21:16 en el día que hiciere heredar a sus hijos lo que tuviere, no podrá dar el derecho de primogenitura al hijo de la amada con preferencia al hijo de la aborrecida, que es el primogénito; ....
Ezequiel 46:16
46:16 Así ha dicho Jehová el Señor: Si el príncipe diere parte de su heredad a sus hijos, será de ellos; posesión de ellos será por herencia.....


Tierra Productiva:
0118

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

Rica en Oro:

Genesis 2:12
2:12 y el oro de aquella tierra es bueno; hay allí también bedelio y ónice...
Rica en Productos Agricolas:
Genesis 4:3 
:3 Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová.....
Tierra abundante:
Exodo 3:8 
3:8 y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo....
Genesis 8:22
8:22 Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche.....
En Poblacion:
Genesis 6:1 
6:1 Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas,....
Genesis 9:7
9:7 Mas vosotros fructificad y multiplicaos; procread abundantemente en la tierra, y multiplicaos en ella....
Tierra Rica:
Deuterenomio 8:7-10
8:7 Porque Jehová tu Dios te introduce en la buena tierra, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes y de manantiales, que brotan en vegas y montes; 
8:8 tierra de trigo y cebada, de vides, higueras y granados; tierra de olivos, de aceite y de miel; 
8:9 tierra en la cual no comerás el pan con escasez, ni te faltará nada en ella; tierra cuyas piedras son hierro, y de cuyos montes sacarás cobre. 
8:10 Y comerás y te saciarás, y bendecirás a Jehová tu Dios por la buena tierra que te habrá dado.....
 
Produccion Agricola:
Deuterenomio 26:15 
26:15 Mira desde tu morada santa, desde el cielo, y bendice a tu pueblo Israel, y a la tierra que nos has dado, como juraste a nuestros padres, tierra que fluye leche y miel.....
Grandes Cosechas:
Genesis 41:47
 
41:47 En aquellos siete años de abundancia la tierra produjo a montones. .....
Numeros 13:23 
13:23 Y llegaron hasta el arroyo de Escol, y de allí cortaron un sarmiento con un racimo de uvas, el cual trajeron dos en un palo, y de las granadas y de los higos......
Jeremias 2:7
2:7 Y os introduje en tierra de abundancia, para que comieseis su fruto y su bien; pero entrasteis y contaminasteis mi tierra, e hicisteis abominable mi heredad. .....


Nombres dados a la Tierra:
0119

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

Beula:

Isaias 62:4
62:4 Nunca más te llamarán Desamparada, ni tu tierra se dirá más Desolada; sino que serás llamada Hefzi-bá, y tu tierra, Beula; porque el amor de Jehová estará en ti, y tu tierra será desposada....
Prometida:
Hebreos 11:9 
11:9 Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa;....
De los Hebreos:
Genesis 40:15 
40:15 Porque fui hurtado de la tierra de los hebreos; y tampoco he hecho aquí por qué me pusiesen en la cárcel.....
De Israel:
1 Samuel 13:19 
13:19 Y en toda la tierra de Israel no se hallaba herrero; porque los filisteos habían dicho: Para que los hebreos no hagan espada o lanza....
Santa:
Zacarias 2:12 
2:12 Y Jehová poseerá a Judá su heredad en la tierra santa, y escogerá aún a Jerusalén.....
De Canaan:
Genesis 12:5 
12:5 Tomó, pues, Abram a Sarai su mujer, y a Lot hijo de su hermano, y todos sus bienes que habían ganado y las personas que habían adquirido en Harán, y salieron para ir a tierra de Canaán; y a tierra de Canaán llegaron....
De los Judios:
Hechos 10:39
10:39 Y nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén; a quien mataron colgándole en un madero.....
Seca:
Genesis 1:10 
1:10 Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio Dios que era bueno......
Gloriosa:
Daniel 8:9 
8:9 Y de uno de ellos salió un cuerno pequeño, que creció mucho al sur, y al oriente, y hacia la tierra gloriosa......
Del Señor:
Sofonias 3:8 
9:3 No quedarán en la tierra de Jehová, sino que volverá Efraín a Egipto y a Asiria, donde comerán vianda inmunda......
Buena:
Mateo 13:8 
13:8 Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno......


Division de la Tierra:
0120

iglesiaadventista.gif image by bibliadeestudioadventista

De las  Tribus:

Ezequiel 47:13,14
47:13 Así ha dicho Jehová el Señor: Estos son los límites en que repartiréis la tierra por heredad entre las doce tribus de Israel. José tendrá dos partes. 
47:14 Y la heredaréis así los unos como los otros; por ella alcé mi mano jurando que la había de dar a vuestros padres; por tanto, esta será la tierra de vuestra heredad.....
Del Reino:
1 Reyes 11:35 
11:35 Pero quitaré el reino de la mano de su hijo, y lo daré a ti, las diez tribus;....
En Provincias:
1 Reyes 4:7 
4:7 Tenía Salomón doce gobernadores sobre todo Israel, los cuales mantenían al rey y a su casa. Cada uno de ellos estaba obligado a abastecerlo por un mes en el año......
En Provincias Romanas:
Lucas 3:1 
3:1 En el año decimoquinto del imperio de Tiberio César, siendo gobernador de Judea Poncio Pilato, y Herodes tetrarca de Galilea, y su hermano Felipe tetrarca de Iturea y de la provincia de Traconite, y Lisanias tetrarca de Abilinia,


 


 
  Conocen nuestro sitio 446985 visitantes (1663627 clics a subpáginas) ¡Que nuestro Dios ensanche tu Territorio!